Printer Friendly

GANAR LA SEDE. LA POLITICA INTERNACIONAL DE LOS JUEGOS OLIMPICOS DE 1968.

La ciudad de Mexico obtuvo la sede de los XIX Juegos Olimpicos de la era moderna en la reunion del Comite Olimpico Internacional (en adelante COI) celebrada en Baden-Baden, Republica Federal Alemana, en octubre de 1963. En aquella reunion la capital nacional recibio 30 votos, Detroit 14, Lyon 12 y Buenos Aires 2. No es un dato menor que la ciudad de Mexico haya obtenido en la primera ronda la mitad mas uno de los votos necesarios (es decir, 30 de 58 votos emitidos). En la historiografia disponible se ha tratado de dar respuesta a las razones de esa victoria fulminante y existen aportaciones utiles al respecto. (1)

Los festejos del cincuentenario del inicio de la revolucion mexicana en 1960 y los Juegos Olimpicos de 1968 parecen delimitar y encapsular, en un estilo celebratorio (aunque en el segundo caso menos identitario de lo que tiende a suponer la historiografia) un momento culminante del oficialismo priista clasico: conmemorar una revolucion propia, endogena, inimitable, y proyectarla al mundo en clave olimpica, en los primeros juegos celebrados en America Latina y en cualquier nacion de habla espanola. (2) Se presentaba la oportunidad de imaginar, planear y ejecutar el mayor y mas importante proyecto internacional de los gobiernos de la posrevolucion, proyecto que por definicion tenia alcances planetarios.

Las ideas, los proyectos y las expectativas nacen, circulan y arraigan de manera un tanto misteriosa pero sus trayectorias y resultados son inteligibles. Las perplejidades pre y pos 1968 se proyectan tambien desde el corazon de los Juegos en toda su complejidad historiografica. La pregunta mas obvia no ha sido respondida: ?que significan los Juegos Olimpicos para la historia contemporanea? Dicho en otras palabras, y para darle sustancia a la historia mas inmediata, ?cuanto importan los Juegos para entender la insercion de Mexico en la coyuntura global, justo cuando la geopolitica adquirio un sesgo especial durante el gobierno de John F. Kennedy en Estados Unidos?; ?cuanto y como para entender que el movimiento estudiantil de 1968 irrumpio, y esto es crucial, en otra clave geopolitica y emocional--la de Lyndon B. Johnson y la de Gustavo Diaz Ordaz?--; ?cuanto importan los Juegos, en fin, para restablecer la discusion sobre el nacionalismo cultural mexicano, sus alcances y limites? (3)

Este articulo propone un escrutinio detallado de las circunstancias geopoliticas que llevaron a designacion de la ciudad de Mexico como sede olimpica en 1968 y de los actores locales que contribuyeron al exito de esa empresa. Se trata en principio de evitar el peligro de "naturalizar" la sede de 1968 como si fuera obvio que esta correspondia a la capital nacional. Pero mas importante aun es la necesidad de reconstruir y entender la sede en un marco que incluya las dinamicas globales y regionales de la Guerra Fria (especialmente lo que podriamos llamar el momento Kennedy), las tendencias geopoliticas del COI y la naturaleza y oportunidad del proyecto mexicano y sus hombres.

En este articulo argumento que la sede de los Juegos Olimpicos de 1968 se obtuvo en medio, a pesar y gracias a la Guerra Fria, en las condiciones peculiares que definio para el mundo (en este caso sobre todo para Mexico) el fracaso de Bahia de Cochinos (abril de 1961), la ereccion del Muro de Berlin (agosto de 1961) y la crisis de los misiles sovieticos en Cuba (octubre de 1962). El gobierno de la ciudad de Mexico solicito formalmente la sede el 7 de diciembre de 1962; (4) pero hay otro dato: John F. Kennedy visito la ciudad de Mexico en junio de 1962; no hay testimonio alguno de que haya tratado el tema de la sede mexicana en sus entrevistas con el presidente Adolfo Lopez Mateos pero si existe evidencia sobrada de que se refirio a los exitos sociales y economicos de la revolucion mexicana en sus discurso publicos. (5) En los margenes de una problematica internacional harto mas compleja y delicada tal secuencia de hechos debe tener cierto valor explicativo. En todo caso es mas justo inferir que la sede se obtuvo gracias al posicionamiento de Lopez Mateos en la politica internacional (por ejemplo el apoyo irrestricto al gobierno de Washington en la crisis de octubre) (6) y al usufructo que hizo su gobierno de las bondades de la revolucion mexicana, justo cuando esta adquirio un estatus privilegiado como contraejemplo de la revolucion cubana.

Pero los meritos del pasado eran solo una parte. Para alcanzar la sede habia que hacer politica en el presente y en el futuro inmediato. Por ello desde Mexico se planteo una estrategia geopolitica (de baja intensidad, claro esta) que recuperaba los issues del momento. La sede se gano justo cuando se prefiguraba una politica de paises no alineados para disputar el monopolio olimpico al COI; eso lo supieron en su momento algunos representantes del gobierno mexicano. Mas aun, se gano, y esto es crucial, porque la diplomacia y los lideres de la burocracia olimpica local aprendieron y acumularon conocimientos de sus experiencias previas (la sede olimpica se habia solicitado al menos en tres ocasiones, con motivo de los Juegos de 1952, 1956 y 1960).

?CUANTAS CIUDADES PARA 1968?

En practicamente todos los estudios que analizan la disputa por la sede de los Juegos Olimpicos de 1968 se consigna que la decision se dirimio entre cuatro ciudades: Buenos Aires, Detroit, Lyon y Mexico. Si bien es cierto que fueron esas cuatro las ciudades que comparecieron, argumentaron y fueron votadas en el congreso del COI en Baden-Baden, se ha pasado por alto que no fueron las unicas que se postularon. En los anos y meses previos a la reunion decisiva de octubre de 1963 se presentaron asimismo las precandidaturas de Berlin, El Cairo, Lausana, Manila y Viena. (7) Las cinco fueron descartadas antes del congreso. ?Por que? La legislacion olimpica daba al presidente del COI y su comite ejecutivo facultades amplias para hacer una preseleccion de candidaturas (con base en criterios de viabilidad financiera y tecnica, y de pertinencia politica) de tal suerte que el congreso resultara en una reunion manejable para los intereses de la burocracia olimpica.

A la luz de la informacion disponible no hay manera de saber cuales fueron las razones exactas para descartar cuatro de esas cinco ciudades. En cambio algo muy importante podemos inferir del caso de Berlin, que ya habia sido la sede de los Juegos de 1936. (8) Mas de 25 anos despues, en una ciudad recien dividida por el Muro, el momento y el tono apremiante de la solicitud y la respuesta resultan ilustrativos. Willy Brandt, alcalde, solicito en marzo de 1963 la candidatura en un documento que apostillo como "estrictamente confidencial". Mas importante sin duda era la informacion adicional: que las autoridades de Berlin oriental estaban al tanto de la solicitud y la apoyaban. La respuesta del COI fue tajante: ponia como condicion que hubiera un acuerdo entre los dos comite olimpicos alemanes, algo que Brandt parecia haber allanado cuando aseguro que las autoridades del otro lado del Muro estaban al tanto; pero ademas se adujo que debia ser la propia ciudad de Berlin, y no el comite ejecutivo del COI en nombre de aquella, quien debia presentar la candidatura. (9) Dado el tiempo transcurrido entre la solicitud berlinesa y la respuesta del COI, aquello era una negativa tajante a considerar la candidatura, aun cuando cierta prensa consideraba a Berlin como una de las favoritas todavia en junio de 1963. (10)

La propuesta de Berlin tiene vertientes a considerar y contribuye a esclarecer las circunstancias del ulterior exito mexicano. En primer lugar porque establece las zonas indeterminadas, los intersticios en los cuales es posible imaginar comportamientos relativamente autonomos de los actores de la Guerra Fria respecto de la polaridad Washington-Moscu. La iniciativa del socialdemocrata Brandt se dio sin consultar propiamente al gobierno federal aleman (con sede en Bonn, de origen socialcristiano y partidario de una alianza a ultranza con la OTAN). Mas aun, la solicitud llego a las oficinas del COI en Lausana apenas unos 18 meses despues de que el Muro fue construido; todo apunta a que se trato de una iniciativa de Brandt y de su circulo mas allegado que pretendian colocar ante un hecho a todos los involucrados en la administracion de Berlin. (11)

En segunda instancia la propuesta de Berlin (como la mexicana) muestra las potencialidades de las guerras culturales en la segunda posguerra y cuyo espacio natural eran las organizaciones internacionales no gubernamentales al estilo del COI (o, en otro plano, de la Cruz Roja Internacional o las iglesias). Como algunos historiadores han senalado, las politicas relacionadas con la afirmacion y difusion de valores no "politicos" (libertad y compromiso en la creacion artistica, genio cientifico o desempeno deportivo) fueron campos y trincheras culturales excepcionalmente importantes en la lucha ideologica y propagandistica en la Guerra Fria. (12)

Tomando en cuenta las tendencias anteriores es posible imaginar el juego de Brandt y sus calculos para una Berlin olimpica. Destaca en primer lugar su intencion de hacer una primera horadacion en el Muro: ganar la sede y organizar los juegos implicaba un escenario urbano abierto e integrado, al menos momentaneamente. Aunque quiza era un calculo demasiado optimista, la apuesta era razonable pues daba una salida honrosa al gobierno de Berlin oriental y sobre todo a los sovieticos, quienes desde un principio estuvieron conscientes de la tremenda derrota propagandistica que el Muro significaba. De hecho, Nikita Jrushov parecio no ser del todo ajeno a la iniciativa. Mas alla, la candidatura de Berlin impulsada por su alcalde fue uno de los primeros indicios del camino de la socialdemocracia alemana hacia la normalizacion de relaciones con el bloque sovietico. A partir de 1969, y ya con Brandt como canciller federal, esa politica de distension con la Union Sovietica y Polonia (que incluia el reconocimiento de facto de la Republica Democratica Alemana) seria conocida como ostopolitik, un ejemplo de la autonomia relativa de los actores en la Guerra Fria. (13)

En otras palabras, es probable que Brandt estuviera pidiendo ayuda en un sentido muy preciso: una suerte de candidatura de unidad, impulsada desde y por el COI como tal (lo que claramente iba contra la normatividad olimpica), que evitara a la excapital de Alemania las incertidumbres de cualquier seleccion en un organo colegiado cuyo comportamiento es siempre de pronostico reservado. Si ello no era justo para el resto de las ciudades candidatas, resultaba entendible para la urbe mas conflictuada y mas expuesta a los rigores de la Guerra Fria. Si Berlin (occidental) iba por la sede olimpica tenia que conquistarla por aclamacion, incluso (o sobre todo) aliada con los comunistas allende el Muro.

Otras son las historias de las ciudades que comparecieron en Baden-Baden y fueron derrotadas. La saga de Buenos Aires ha sido larga y accidentada. A la fecha Buenos Aires ha solicitado la sede de los Juegos Olimpicos de 1936 (que gano Berlin), de 1956 (Melbourne), de 1968 (Mexico) y de 2004 (Atenas). Un presidente de la Republica, Marcelo T. de Alvear (1922-1928), fue ademas miembro del COI entre 1922 y 1930. Alvear renuncio a su membresia, molesto por lo que considero un manejo sesgado del COI en favor de Berlin. Pero la prueba de fuego vino en abril de 1949, en el congreso de Roma. Buenos Aires perdio la sede olimpica por un solo sufragio en la cuarta ronda de votacion (Melbourne 21, Buenos Aires 20); como un documento oficial recordaria mas tarde, seis delegados latinoamericanos se ausentaron de la sala en el momento culminante. El gobierno de Juan Domingo Peron habia depositado grandes esperanzas en la candidatura de 1956; justo por esa razon no seria imposible que alguien hubiera convencido a los delegados latinoamericanos de ausentarse, en lo que parecio una maniobra contra Peron y su gobierno. No es casualidad que al mismo tiempo de la puja por la sede olimpica, Buenos Aires estuviera absorta y luego cumpliera con exito la empresa de organizar los I Juegos Panamericanos, entre febrero y marzo de 1951. Eso constituyo un exito de propaganda para el gobierno de Peron. (14)

Como era de rigor, Buenos Aires documento la viabilidad de su candidatura para los juegos de 1968 con los compromisos explicitos del intendente de la ciudad y del presidente electo de la Republica, Arturo Illia. (15) Pero ni de lejos se repitio el desempeno de 1949 en Roma. La ciudad solo obtuvo dos votos, en la unica ronda de Baden-Baden. ?Que paso? Solo recientemente algunos estudios se han ocupado de sistematizar el analisis de las votaciones que convierten a una ciudad en sede olimpica. Paul D. Poast ha sugerido que el exito de una candidatura depende--al menos a partir de 1960--sobre todo de dos variables: el desempeno economico del pais en la decada previa y la rotacion interregional o intercontinental de la sede. Su analisis disminuye--sin anularlo del todo--el peso especifico de otros factores en la decision sobre la sede: el papel de las grandes corporaciones privadas, como las televisoras estadounidenses o la Coca Cola (uno de los grandes patrocinadores); la sobrerre-presentacion de europeos en el COI; los sobornos; las preferencias del presidente en turno del COI; el temor del boicot de Estados Unidos a una sede. (16)

En el modelo anterior, util en muchos sentidos, esta ausente una variable referida a la estabilidad del modelo politico de la ciudad/pais sede. Puesto que unos juegos olimpicos se asignan entre cinco y siete anos antes de su realizacion, es altamente probable--sugiero enfaticamente--que los miembros del COI, y sobre todo su dirigencia, consideren que la ciudad elegida solo podra realizar los trabajos de financiamiento, organizacion y propaganda en un contexto de estabilidad y continuidad politica. De ahi que Brundage recordara que "debido a las condiciones politicas inciertas de Argentina la propuesta de Buenos Aires no resultaba atractiva". (17) Claro esta que el binomio estabilidad/continuidad no se mide con el rasero de los valores democraticos--que conste--sino en sus propios terminos: estabilidad y continuidad. Asi se explica que en la segunda posguerra hayan sido sedes olimpicas ciudades en regimenes politicos que solo con buena voluntad podian considerarse--en su momento--democraticos, aunque sin duda eran (o, mejor aun, parecian) estables a la manera autoritaria: ciudad de Mexico (1968), Moscu (1980), Seul (1988) y Beijing (2008).

La estabilidad politica es condicion necesaria pero no suficiente. La saga de Detroit es ilustrativa. En primer lugar destaca el hecho de que la capital del automovil mantuvo una feroz, despiadada competencia con Los Angeles en los meses previos a la formalizacion de su candidatura para los Juegos de 1968. Es necesario tener presente que en la decada de 1960 estaba ya vigente una disposicion del COI que ordenaba que cuando hubiese dos o mas ciudades de un mismo pais pretendiendo la sede de unos juegos, el Comite Olimpico nacional debia decidir cual de ellas prevaleceria. Dada la naturaleza descentralizada de su ambiente olimpico y dada la autonomia y pluralidad de los grupos de interes en Estados Unidos aquello se convirtio en una guerra civil que incluyo a politicos nacionales y locales, grupos economicos (las empresas automotrices respaldando a Detroit y comerciantes y hoteleros del sur de California apoyando a Los Angeles) y periodistas.

A la postre se impuso Detroit, en una victoria pirrica. La ciudad movilizo los recursos disponibles, al grado que llego a Baden-Baden con la etiqueta de favorita. En una comunicacion que era en realidad un acto de propaganda, el presidente del comite organizador incluyo todas las firmas imaginables de las fuerzas vivas de la ciudad (el gobernador del estado, alcaldes, congresistas, lideres de empresas y sindicatos). El expresidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower, incorporado al comite organizador, dejo claro que a las orillas del lago Michigan querian la sede; en esa logica el COI fue informado de inmediato de una resolucion del Congreso federal en apoyo a Detroit. Mas aun, tanto Robert Kennedy, a cargo del Departamento de Justicia, como el alcalde y el presidente del Comite Olimpico Estadounidense insistieron en que no habria problemas de visado para ningun deportista o directivo olimpico, viniera del pais que viniera, algo que en plena Guerra Fria preocupaba sobremanera al COI. (18)

Lyon era otra finalista. Segunda ciudad francesa a principios de la decada de 1960, tenia la ventaja de la prosapia. Pierre de Coubertain, un frances, habia fundado el Comite Olimpico Internacional y los Juegos modernos. Francia tuvo un gran ascendiente en el ambiente olimpico antes de la segunda guerra mundial. De hecho Paris fue sede olimpica en 1900 y 1924. En las decadas sucesivas esa influencia parece haber disminuido, aunque en 1963 uno de los dos vicepresidentes del COI era frances. Al contrario de un invertebrado Estados Unidos, el modelo centralizado, jacobino, del Estado frances parece haber jugado contra la candidatura de Lyon. Segun algunos analisis, el gobierno frances nunca estuvo seguro de apoyar unos juegos que no fueran en la capital nacional, con todo y las politicas descentralizadoras de la V Republica (fundada en 1958). El argumento es un tanto excesivo pero algo valdra si se considera que la Ciudad Luz era directamente administrada por el presidente Charles de Gaulle mientras que Lyon estaba en manos de un alcalde del Partido Radical. El caso es que para los mandones del COI existia un conflicto abierto entre el gobierno nacional y el Comite Olimpico Frances. Pero habia mas: dada la independencia del gaullismo en politica exterior, el gobierno nacional se reservaba el derecho de admision al pais, como lo demostraba la negativa reciente de otorgar visas a deportistas de la Republica Democratica Alemana para una competencia oficial. En un documento confidencial Brundage atribuyo erroneamente ese comportamiento a los compromisos que Francia tenia con la OTAN. (19) NO; esa discrecionalidad, esa autonomia, era un asunto sobre todo frances.

Los alcances y limites endogenos de las ciudades con aspiraciones olimpicas, hayan llegado o no a la fase ultima en Baden-Baden en octubre de 1963, son una de las dimensiones de analisis en la historia de los Juegos. Pero tal nivel no puede constituir una explicacion exhaustiva. Existia una dimension geopolitica, en el sentido amplio del termino. Para el momento en que la ciudad de Mexico solicito y obtuvo la sede de 1968 otro proceso estaba en pleno desarrollo y tuvo un impacto considerable sobre la decision del COI. En principio eran las consecuencias directas, tangibles, del proceso de descolonizacion en Africa, Asia y el Caribe. En otras palabras, al aumentar el numero de estados independientes en la segunda posguerra se incremento tambien el numero de jugadores en el circo planetario del deporte organizado. Ese reacomodo hizo posible una suerte de conflicto norte/sur que, entreverado con la Guerra Fria, amenazo la hegemonia (o mejor dicho, el monopolio) del COI en el deporte internacional.

La amenaza vino de Indonesia. Su capital, Yakarta, fue designada sede de los IV Juegos Panasiaticos, que se celebraron en el otono de 1962. Pero seguramente por influencia de Ahmed Sukarno, presidente de Indonesia, ni Israel ni Taiwan recibieron invitacion para asistir a la justa deportiva. El COI respondio con la suspension de Indonesia como miembro activo, con el argumento de que cualquier discriminacion por motivos politicos o religiosos estaba expresamente prohibida por la carta olimpica. Lo que no esperaban los jerarcas del COI en Lausana, y especialmente Brundage, fue el abierto desafio de Sukarno. Como respuesta a la suspension, Indonesia emprendio la organizacion de los llamados Games of the New Emerging Forces (Ganefo) que se programaron para inaugurarse el 10 de noviembre de 1963 en Yakarta. Es seguro que este desafio al COI recibio apoyo financiero de la Republica Popular China, de la misma manera que los IV Juegos Panasiaticos de 1962 se beneficiaron de una generosa contribucion financiera y tecnica de la Union Sovietica. Notese, por si hiciera falta, que la apertura de los Ganefo tuvo lugar apenas 20 dias despues de la reunion de Baden-Baden donde se decidio la sede de 1968; necesariamente la disidencia de Indonesia y sus implicaciones futuras estuvieron en la mente de dirigentes y miembros del COI durante todo 1963.

Hubo mas: a pesar de las amenazas del COI y de las federaciones deportivas internacionales de suspender a los atletas que participaran en los Ganefo, los indonesios pudieron reunir unos 3 000 deportistas de 48 paises, sobre todo de Africa, Asia y America Latina. La Union Sovietica y sus aliados en Europa oriental tambien asistieron, aunque se cuidaron de no enviar a sus deportistas de primera linea por temor a que estos quedaran inhabilitados para asistir a los Juegos Olimpicos de Tokio, el ano siguiente. Para el COI la amenaza de una division norte/sur en la clientela olimpica no podia tomarse a la ligera por mas que antes y despues de los juegos de Yakarta algunos de sus dirigentes utilizaran un lenguaje desdenoso, de negacion algo pueril ante la amenaza. Pero los sintomas estaban ahi: pugnas y malos entendidos entre el COI y algunas federaciones internacionales (la de atletismo, futbol, natacion, levantamiento de pesas) acerca del asunto de quien debia sancionar a los atletas que acudieron a Yakarta. El COI pretendia que fueran las federaciones; estas, que el COI. Ademas, los Ganefo estaban en vias de institucionalizarse pues al momento de clausurarse los juegos de Yakarta se establecio una direccion permanente, lo que significaba establecer un organismo paralelo al COI. Incluso se programo la siguiente edicion de los Ganefo, en 1967, con sede nada menos que en El Cairo, es decir, la capital del Egipto de Nasser. (20)

La relacion de Mexico con los Ganefo fue obviamente cuidadosa. Como aspirante a la sede olimpica resultaba muy peligroso un paso en falso, que hubiese descarrilado sus aspiraciones. El asunto no era sencillo: una delegacion oficial indonesia viajo a Mexico en agosto de 1963, de paso en una gira para promocionar sus juegos alternativos en America Latina. (21) Pero al mismo tiempo el surgimiento de una amenaza politica e ideologica al monopolio del COI tenia ventajas. La mas importante era que llamaba la atencion sobre el hecho de que los juegos se habian celebrado solo en ciudades de paises desarrollados, ricos. La amenaza de los Ganefo reforzo el principal argumento implicito de los mexicanos en Baden-Baden, es decir, que era necesario flexibilizar los criterios de seleccion de la sede olimpica para que mas ciudades (sobre todo de paises en vias de desarrollo) tuvieran posibilidades de organizar unos Juegos. En ese sentido, la reunion de Yakarta habria favorecido--sugiero--mas a la candidatura mexicana que a Detroit o Lyon, por ejemplo. Quiza una parte significativa de los miembros del COI entendieron el mensaje: redirigir el esfuerzo olimpico a un pais "emergente" era preferible a una escision norte/sur, pobres/ricos, alineados/no alineados en el deporte internacional. Y por eso los postulantes mexicanos hicieron una rara maniobra en el escenario: una vez obtenida la sede olimpica en octubre, en noviembre enviaron a Yakarta una delegacion "no oficial" en la que destacaban los mariachis. Como escribio en 1965 un divertido analista de The RAND Corporation, "uno puede asumir que los mariachis fueron un exito en Indonesia". (22)

LA CANDIDATURA Y SUS HOMBRES (Y UNA MUJER)

La solicitud mexicana de la sede de los Juegos Olimpicos de 1968 no era la primera en la historia. Desde finales de la decada de 1940 el gobierno nacional habia mostrado interes en obtenerla. El presidente de la Republica Miguel Aleman encomendo esa tarea a Marte R. Gomez, miembro del COI desde 1934. Gomez hizo todo lo posible para llevar votos a su causa en el congreso de Roma (1949) pero la verdadera disputa resulto, como vimos antes, entre Buenos Aires y Melbourne, la que a la postre se quedaria con los juegos de 1956. (23) Mexico insistio y en 1955 solicito la sede de los Juegos de 1960; se formo incluso un comite de invitacion con el aval del presidente de la Republica. Nuevo fracaso, aunque en esta segunda ocasion se trabajo con mas tiempo y sapiencia en pos de la sede, una vez mas utilizando los buenos oficios del ingeniero Gomez. (24)

Marte R. Gomez (1896-1973) fue un personaje clave para el exito de la sede olimpica de 1968. Su carrera publica estuvo vinculada desde su juventud temprana a la Revolucion. Originario de Tamaulipas, hijo de un coronel porfirista, todavia como alumno de Ingenieria Agricola e Hidraulica de la Escuela Nacional de Agricultura se sumo en 1915 a las comisiones agrarias que deslindaban las haciendas como condicion del reparto de tierras (trabajo en el Morelos zapatista y luego en Queretaro y Campeche). Asi inicio una carrera politica cercana al agrarismo oficialista (pero no identica) y a sus organismos de gestion y financiamiento. Fue diputado local y luego federal entre 1928 y 1930; como senador por Tamaulipas pidio licencia en mayo de 1930 para una suerte de autoexilio en Francia, enemistado en grado sumo con el fugaz presidente de la Republica Pascual Ortiz Rubio. En Paris se aboco a aprender frances y a viajar por Europa.

Al renunciar Ortiz Rubio a la primera magistratura las cosas mejoraron para el ingeniero Gomez. Fue asesor, subsecretario y secretario de Hacienda en el gobierno de Abelardo Rodriguez. El presidente Lazaro Cardenas lo nombro en 1935 ministro plenipotenciario ante los gobiernos de Francia y Austria y embajador ante la Sociedad de las Naciones, donde llevo la posicion mexicana en el asunto de la invasion italiana a Etiopia. Regreso a Mexico para ser postulado y luego elegido gobernador de Tamaulipas (1937-1940) por el oficialismo. El presidente Manuel Avila Camacho (1940-1946) lo designo secretario de Agricultura--alta responsabilidad en la epoca--y lo mantuvo en el cargo toda su administracion. Ahi acabo su papel estelar en la politica; no muy avenido con el presidente Miguel Aleman (que no obstante le pidio ayuda para buscar la sede olimpica), Gomez fue acusado en la prensa de haber introducido la fiebre aftosa a Mexico, merced a la importacion de ganado cebu brasileno. Fue entonces cuando fundo la empresa Worthington de Mexico S.A. (fabricante de bombas hidraulicas, compresoras), en sociedad con la matriz estadounidense, y la dirigio hasta su muerte. (25)

Gomez tenia una personalidad compleja, llena de matices. Escribio unos 40 libros, sobre todo relacionados con el asunto de la propiedad de la tierra y la produccion agropecuaria. Fue ademas promotor de la pintura mural y coleccionista de arte contemporaneo, sobre todo de la obra de Diego Rivera. (26) Su adhesion al COI data de 1934; no es dificil imaginar que establecio los contactos necesarios durante su estadia en Paris, aunque no sabemos con quien se relaciono en el ambiente olimpico ni con que meritos fue admitido. (27) Ciertamente fue una persona comprometida con el deporte, seguramente por influencia de su padre, quien lo obligaba en su ninez a correr largas distancias cada dia antes de ir a la escuela y luego a hacer una rutina de ejercicios vespertinos. En 1932, un par de anos antes de su ingreso al COI, y despues de asistir a su propio peculio como espectador a los Juegos Olimpicos de Los Angeles, Gomez detallo al secretario de Educacion Publica los problemas de organizacion deportiva que limitaban los triunfos en una escala internacional. (28)

La otra figura de la sede mexicana fue Jose de Jesus Clark Flores (1908-1971). Nieto de un ingeniero britanico en el negocio de la construccion de ferrocarriles, nacio en Durango, y se educo en el Colegio Militar y en la Universidad de Guadalajara, donde se titulo de ingeniero. En el ejercito combatio a los escobaristas en 1929; fundo y dirigio la Direccion General de Trasmisiones del ejercito durante once anos (1943-1954). En la decada de 1940, en el servicio de las armas, llego a Baja California y descubrio las delicias de hacer negocios en la frontera, especialmente en Ensenada, Tijuana y Mexicali. Se convirtio en un prospero, riquisimo empresario en varios ramos, sobre todo en el desarrollo inmobiliario y la obra publica. Su carrera empresarial adquirio impulso durante el gobierno de Miguel Aleman, lo cual lo llevaria a un amenazante ostracismo en la presidencia de Adolfo Ruiz Cortines (1952-1958). Sobrevivio a esos avatares y llego a general de division en 1964.

Desde la decada de 1940 se involucro en la organizacion y direccion de asociaciones deportivas (la Federacion Mexicana de Basquetbol, el Comite Olimpico Mexicano). Por encargo del presidente Aleman, Clark gano para la ciudad de Mexico los II Juegos Panamericanos (a celebrarse en 1955), apabullando a los chilenos con metodos no muy ortodoxos. (29) Dado su ascenso en la burocracia deportiva local y su preeminencia en America Latina, Clark Flores fue reclutado por el COI en 1952. Pronto se convirtio en hombre de todas las confianzas y amigo personal de su presidente, Avrey Brundage (en esas afinidades peso, quiza, que ambos eran exitosos empresarios en el ramo de la industria de la construccion). Ese ano el todavia coronel viajo a los Juegos Olimpicos de Helsinki y escribio una memoria de la participacion mexicana. Lo notable del documento es que presto atencion pormenorizada menos a los resultados deportivos que a las formas y mecanismos de organizacion en una ciudad olimpica: "Helsinki dio al deporte mexicano algo mas valioso que triunfos utilitarios: [dio] la medida exacta de como puede emprenderse el camino del exito". Para Clark "el exito" significaba obtener la sede olimpica, su gran obsesion la decada siguiente. (30)

Si se quiere ver asi, la busqueda de la sede de los Juegos de 1968 reunio dos trayectorias politicas relevantes en el medio siglo: por un lado, un veterano de la Revolucion que no fue militar pero que tuvo amplia experiencia, sobre el terreno, en el reparto agrario, en su racionalizacion burocratica, financiera y empresarial, y en las batallas diplomaticas del Estado mexicano en los anos treinta (Gomez); por el otro, un personaje tipico del momento alemanista, un hombre de negocios exitoso que inicio su carrera empresarial desde el servicio en el ejercito y que se convirtio en el mandamas de todo el deporte organizado a lo largo de las decadas de 1950 y 1960 (Clark).

Marte era 12 anos mayor que Jose de Jesus y la correspondencia entre ambos no sugiere que fueran amigos. Marte, que anduvo deslindando terrenos en tierras Zapatistas, que era amigo de Diego y Frida, que se carteaba libremente con Emilio Portes Gil, Lazaro Cardenas y Manuel Avila Camacho, autor de decenas de libros y embajador en la Sociedad de las Naciones en momentos clave de la historia contemporanea instruia a Clark sobre itinerarios en Europa (que ver, cuanto tiempo dedicar a una ciudad, etc.), lo criticaba por concentrar cargos en el deporte organizado y le recordaba que nadie era indispensable. (31) Pero Clark tenia sus fortalezas, en absoluto desdenables: controlaba el Comite Olimpico Mexicano y la Confederacion Deportiva Olimpica Mexicana (esta, el brazo presupuestal del gobierno nacional en el deporte) pero sobre todo era amigo y una especie de delegado en America Latina de Avery Brundage, presidente del COI.

Una mujer estuvo muy cerca de los acontecimientos que llevaron la sede de 1968 a la ciudad de Mexico: Cristina Mujica. Ella no era politica ni miembro del servicio exterior ni empresaria ni funcionaria del deporte, a la manera de Gomez o Clark. Al momento en que la ciudad de Mexico solicito la sede trabajaba como secretaria particular de Avery Brundage en Chicago. Mujica mantenia no obstante una relacion epistolar sistematica y calida con Marte R. Gomez, con quien colaboro, a principios de la decada de 1940, y a sus escasos 21 anos, tambien como su secretaria de confianza. (32) Quiza no sea un dato menor que una mexicana trabajara en la administracion de los asuntos cotidianos aunque no siempre menudos del empresario y presidente del COI. El 19 de julio de 1963, unos tres meses antes del congreso de Baden-Baden, Marte R. Gomez, su exjefe, escribio a Mujica enumerando las razones mas puntuales por las que la ciudad de Mexico deberia ganar la sede de los Juegos de 1968. Era como un guion para construir un argumento pero era tambien una solicitud de informacion a una fuente privilegiada: faltaba saber "cual sera el numero de votos de los miembros del Comite Olimpico Internacional" que haran la "mayoria" para ganar la sede. En otras palabras, los mexicanos querian saber por anticipado el numero de total de votos en el congreso del COI que decidiria la sede de 1968 para entonces calcular cuantos delegados habria que ganar desde ya, por ejemplo y "concretamente [los] de Brasil". (33) Gomez escribio a Mujica, claro esta; pero, ?acaso no estaba escribiendo, al mismo tiempo, a Brundage?

Unos dias antes, el 15 de julio, Mujica "transcribio" a Gomez y a Clark "ciertos argumentos" escuchados por ahi que "podrian ser muy utiles para los miembros mexicanos del Comite Olimpico Internacional". (Los unicos mexicanos en el COI eran precisamente Gomez y Clark.) En unos cuantos parrafos entrecomillados Mujica presenta un solido argumento contra las objeciones de que la ciudad de Mexico pudiera ser sede olimpica debido a su altura sobre el nivel del mar:
Los juegos olimpicos pertenecen al mundo y este se compone de montanas
y valles; desiertos y praderas; secciones humedas y secas; paises
permanentemente nevados y paises torridos [...] Cuando se dice que una
ciudad de cinco millones de habitantes es demasiado alta, se pisa un
terreno muy peligroso. Porque si 7000 pies se considera como altitud
excesiva, ?acaso puede decirse que 5 000 o 6 000 pies ya no lo son?
?Donde termina de considerarse la altitud excesiva? [...] Lo ideal es
que los juegos olimpicos vayan donde mas favorezcan al movimiento
olimpico. (34)


LA SEDE

Con la experiencia acumulada en los intentos previos, los promotores de la candidatura olimpica volvieron a la carga. Es posible distinguir tres niveles de operacion casi simultaneos para impulsar la sede mexicana. En primera instancia habia que ganar la voluntad de Avery Brundage y sortear los obstaculos de la pequena pero prejuiciada burocracia olimpica de Lausana. Ademas habia que organizar la promocion--oficiosa--de la sede por medio de embajadores y consules. Y por ultimo habia que conquistar la voluntad de miembros del COI con capacidad de voto, con capacidad de decision, quienes en principio se iban a reunir en octubre de 1963 en Nairobi, Kenia, y lo hicieron finalmente en Baden-Baden, Alemania.

En abril de 1960 Marte R. Gomez escribio al secretario de Relaciones Exteriores Manuel Tello y enumero cuatro razones por las cuales Brundage debia recibir la condecoracion del Aguila Azteca "en una categoria adecuada a sus merecimientos": la merecia como "distinguido estudiante de ingenieria", como "distinguido atleta", como "propulsor del deporte" a tal grado que era presidente del COI y, finalmente, "por su marcada simpatia para Latinoamerica y muy particularmente para Mexico". Por cierto, agregaba Gomez, el canciller Tello debia recordar que "el senor Brundage ha[bia] recibido condecoraciones de muchos paises, entre ellos ultimamente de Japon". (35) No lo dijo Gomez, pero se entiende: Tokio seria la sede de los juegos olimpicos de 1964. La estrategia de Gomez funciono. Dos anos despues, en abril de 1962, Brundage recibio el Aguila Azteca; en la ciudad de Mexico se reunio en ceremonias y banquetes con funcionarios y diplomaticos nacionales y extranjeros, incluido el embajador de Estados Unidos. (36)

Llego el tiempo de formalizar. El 4 de julio de 1963 el jefe del Departamento del Distrito Federal, Ernesto P. Uruchurtu, decreto la creacion del comite de invitacion, cuya responsabilidad era proponer la candidatura y argumentar en pro de la sede de 1968. El comite se integro con Jose de Jesus Clark (presidente), Marte R. Gomez (vicepresidente), y Alejandro Carrillo, Josue Saenz, Federico Mariscal, Manuel Guzman, Eduardo Hay, Armando Moraila, Antonio Estopier y Lorenzo Torres. (37) Para ese entonces, no obstante, ya se habia dado un paso decisivo en el tramite. Desde el 7 de diciembre del ano anterior Uruchurtu habia solicitado formalmente a Brundage la sede para la ciudad, por mas que Otto Mayer, chancellor del COI (es decir, su administrador), escribiera una carta amenazante a Clark diciendo que la candidatura no existia porque no habia sido solicitada por la mas alta autoridad de la capital, lo que era patentemente falso. (38) Mayer no era amigo de los mexicanos (y probablemente era el hombre de Lyon en el COI); de hecho existen declaraciones tempranas suyas (quiza de principios de 1963) descartando la candidatura de la ciudad de Mexico debido a la altura sobre el nivel del mar, y la de Buenos Aires por problemas politicos. (39)

Quedo claro de aquella escaramuza que la estrategia no podia circunscribirse a los tiempos y rituales del COI, por mas que se estuviese ganando la voluntad de su presidente, el senor Brundage, con eso del Aguila Azteca. De todos modos era necesaria una estrategia mas amplia, que pasaba por el servicio exterior del Estado mexicano. Cuando Julio Moragas, presidente del Comite Olimpico de Puerto Rico, escribio a Brundage para informar que los paises de Centroamerica y del Caribe habian decidido en San Salvador (El Salvador) apoyar la candidatura de la ciudad de Mexico, de seguro resumia los trabajos previos de convencimiento y cooptacion de parte de los mexicanos. (40) En junio de 1963 la Secretaria de Relaciones Exteriores giro instrucciones al embajador en Moscu, Gabriel Lucio, para que "en la primera oportunidad y de manera sumamente discreta" hiciera del conocimiento de los miembros sovieticos del COI "el topico de la sede de los proximos juegos olimpicos", eso si, "sin llegar a proponer o a solicitar abiertamente [el apoyo a] la candidatura de Mexico" salvo "que su interlocutor ofrezca su apoyo mutuo proprio". En cualquier caso, y salvando las formas, "es conveniente que los incluya [a los miembros sovieticos del COI] [...] en las listas de personalidades de ese pais que como cosa normal y rutinaria son invitados a las funciones sociales de la embajada de Mexico". Y el encargado de negocios en Helsinki informaba poco despues que los miembros finlandeses del COI fueron invitados a la embajada a una recepcion presidida por el secretario de Relaciones Exteriores Manuel Tello, pero que no acudieron "por encontrarse de vacaciones". (41) Y una vez obtenida la sede, Marte R. Gomez agradecio a Eduardo Espinosa y Prieto, embajador en Varsovia, haber seguido la consigna de cultivar "la amistad del miembro del Comite Olimpico Internacional que es nacional de ese pais", es decir, Polonia. (42) COI ?Cual fue la eficacia de la campana del gobierno de Lopez Mateos en favor de la ciudad de Mexico? Lo unico seguro es que a la candidatura habia que presentarla como sustentada en un amplio abanico de apoyos y entusiasmos mas alla de las fronteras. Por una parte eso significaba una campana global, o al menos focalizada en varios ambitos que debian corresponder a la correlacion de fuerzas en el COI. Tal estrategia debia a su vez usufructuar el posicionamiento internacional del gobierno de Adolfo Lopez Mateos, que se habia abierto, con discrecion, a las posibilidades de la nueva geopolitica de las naciones no alineadas, (43) no obstante es de sobra sabido que Estados Unidos sobre determina las relaciones internacionales de Mexico. Es justo aqui cuando la cronologia y los contenidos del momento Kennedy en las relaciones de Washington con America Latina facilitaron el camino hacia Mexico 68. Mas alla del espinoso caso cubano--donde la autonomia mexicana acabo siendo funcional a Estados Unidos--, una actitud recatada de Kennedy y su gobierno respecto de las aspiraciones mexicanas resulto fundamental. Si bien Detroit competiria con la ciudad de Mexico (y el presidente Kennedy envio a Baden-Baden un discurso filmado para apoyar su candidatura), lo mas probable es que Washington no militara contra la ciudad de Mexico. Es probable que Washington haya apoyado a Mexico por omision, es decir, no militando en su contra. Sabemos con mas certeza, en todo caso, que en la Casa Blanca redescubrieron las potencialidades del boicot a una sede olimpica, en el contexto de la Guerra Fria, solo a partir del primer gobierno de Richard M. Nixon (1969-1973). (44)

Un hecho a destacar: la candidatura de la capital nacional no genero una desconfianza ideologica o politica relevante; sus detractores estadounidenses y franceses--tan poderosos como prejuiciados--y sus aliados en el COI adujeron solo limitaciones tecnicas, financieras, organizativas o aun geograficas (la altura) de la ciudad. Quiza consideraron que tales argumentos eran suficientes para descarrilar la candidatura. No imaginaron que la ciudad se convertiria, en una dialectica del descarte, en optima: como no era una urbe estadounidense ni francesa, los del bloque sovietico y a su manera los africanos y algunos asiaticos podian reconocerse en la ciudad de Mexico, al menos en la medida justa para votarla.

Pero una cosa eran las ventajas comparativas de la ciudad de Mexico en la politica internacional de 1963 y otra alcanzar los votos necesarios de los cardenales del olimpismo, quienes se reunirian en un conclave que exigia algo mas que el halito del Espiritu Santo. Ahi la politica casi dejaba de serlo y se convertia en algo pedestre. Unos tres meses antes de que se tomara la decision sobre la sede Jose de Jesus Clark Flores escribio a Otto Mayer, el ya citado chancellor del COI en Lausana; entre bromas y veras lo acuso de ser el hombre de Lyon en el COI y de filtrar a los medios que la ciudad francesa era la favorita. La carta, inteligente y punzante, remataba con la noticia de que Clark estaba enviando la reproduccion de una joya zapoteca del siglo xv ("as ugly as We mexican indians are") para la esposa de Mayer. (45) Si bien es necesario mantener bajo control la hipotesis de que la compra de voluntades es el unico momento eficiente en la obtencion de la sede olimpica, (46) en el caso de 1968 ciertos testimonios insisten en Mayer. En el verano de 1965 una publicacion senalo que el exito mexicano debia mucho al "regalo" de 10 000 dolares que Clark hizo a Otto Mayer para mitigar su animo pro frances. (47)

En todo caso, el horizonte de las voluntades necesarias para ganar la sede era mas amplio que solo los personajes de mayor peso especifico. Como se observa en el anexo, los miembros presentes en la apertura del congreso del COI el dia 16 de octubre de 1963 eran 62. Sin embargo, solo se repartieron y contabilizaron 58 boletas; ello quiere decir que cuatro agremiados estuvieron en la apertura pero no en el momento de la votacion, el dia 18, para elegir la sede de los juegos olimpicos de 1968. (48) Dada la asistencia de 58 miembros, el numero magico para ganar la sede era 30, es decir, la mitad (29) mas uno (30).

El voto para decidir una sede olimpica es individual y secreto, y se deposita en urna; una vez escrutados, se destruyen los votos. Por tanto solo es posible especular, a partir de informacion indirecta, como la ciudad de Mexico alcanzo los 30 votos necesarios. El cuadro 1 expone las lineas de una hipotesis general. En principio habrian votado por la ciudad de Mexico, es mi interpretacion, miembros del COI que provenian de cuatro bloques geografico-politicos: los de America Latina (incluyendo a los dos mexicanos pero exceptuando al argentino, que debio votar por Buenos Aires), los africanos, el bloque socialista europeo, los asiaticos y un independiente. Si esto hubiera sido asi, la candidatura mexicana habria asegurado 25 votos.

?De donde provinieron los cinco votos restantes? Necesariamente de miembros del COI adscritos a otros bloques: el estadounidense, el de la Commonwealth y el de Europa occidental. Brundage declaro mas tarde que voto por Detroit; podemos conceder que los otros dos estadounidenses se fueron tambien con aquella ciudad. Asumo que los miembros de la Commonwealth (Gran Bretana y sus excolonias y dominios mas importantes: Australia, Canada, Irlanda, Nueva Zelanda y Sudafrica) no votaron tampoco por la ciudad de Mexico; segun hechos y circunstancias posteriores en aquellos paises no hubo simpatias por la candidatura mesoamericana. (49)

Quedan los europeos que no pertenecian al bloque sovietico ni a la comunidad britanica. El sentido comun nos dice que se debe descontar a los tres franceses, que votaron por Lyon. En cambio es probable que el unico miembro espanol del COI (Pedro Ibarra, baron de Guell) haya votado por la ciudad de Mexico (en momentos criticos posteriores de la zaga, los espanoles mantuvieron una discreta posicion cercana a los intereses de la sede mexicana). Ya tenemos 26 votos por la sede mexicana.

Establecer la procedencia de los cuatro votos restantes es asimismo un ejercicio de especulacion. Pero ya en esa ruta es dable suponer que los alemanes se alinearon con la ciudad de Mexico. Los alemanes tenian dos buenas razones. En primer lugar, y como vimos antes, Berlin habia presentado su candidatura a los juegos de 1968, signada en solitario por Willy Brandt, alcalde de la excapital del Reich, pero con el apoyo del comite olimpico de la Republica Federal Alemana (de hecho el Comite Olimpico de la Republica Democratica Alemana no tenia reconocimiento del COI en ese momento). Brundage condiciono el tramite a que ambos comites olimpicos se unificaran. Tal vez los alemanes occidentales interpretaron esa condicion--poco delicada, inoportuna y redundante pues era de presumirse un acuerdo previo--como una manera de favorecer las candidaturas de Detroit o Lyon, dos ciudades de paises beneficiarios de la division alemana y berlinesa. Pero habia otra razon: los alemanes podrian haber imaginado que si Berlin fracaso rumbo a 1968, otra ciudad alemana podria prevalecer en el futuro. Y Munich obtuvo la sede de 1972, es decir, la de los Juegos que siguieron a los de Mexico. ?Votaron los alemanes por la ciudad de Mexico para que luego los mexicanos votaran por Munich? Los alemanes tenian dos miembros en el COI. Habriamos llegado a 28 votos.

Y tal vez los italianos. Segun evidencia disponible, una vez ganada la sede en medios periodisticos italianos se daba por hecho que los juegos de 1968 estarian inspirados en los de Roma de 1960. Si tal cosa fuera asi ya el hecho de aceptar como modelo la olimpiada romana suponia una eleccion: que los organizadores mexicanos preferian la experiencia italiana a la de Tokio en 1964, el antecedente mas inmediato. En 1965, Marcello Garroni, subsecretario del Comite Olimpico Italiano, hizo dos viajes a Mexico para asesorar al comite organizador en los proyectos arquitectonicos y de ingenieria de las instalaciones y en la formacion del programa propiamente dicho. Es cierto tambien que en las estancias de Garroni en la ciudad de Mexico un importante equipo de arquitectos e ingenieros de la Secretaria de Obras Publicas (unas 80 personas) se reunio con el italiano para discutir los programas arquitectonicos y urbanisticos de los Juegos. Mas aun, dirigentes y tecnicos del Comite Organizador viajaron a Roma para recibir informes e instruccion ese mismo ano. (50)

De todos modos no sabemos si existia un interes especial de los italianos

por apoyar la sede mexicana; se entiende, eso si, que fueron ellos los principales detractores europeos del liderazgo de Brundage, sobre todo en relacion con el papel de los comites olimpicos nacionales en la toma de decisiones del COI. Para lo que interesa aqui los miembros italianos del COI eran dos, y con ellos se habrian completado los 30 votos necesarios.

Otra opcion, inscrita a fuego en la Guerra Fria: los votos de los finlandeses en el COI, dos en total. Como vimos antes, el propio secretario de Relaciones Exteriores procuro reunirse con ellos en Helsinki, aunque sin exito. ?Por que? A lo largo de la segunda posguerra la politica de Finlandia estuvo sobredeterminada por sus relaciones con la Union Sovietica, su vecina y con la cual sostuvo una cruenta confrontacion belica entre 1939 y 1944 (con un parentesis). Lo que alguna literatura sobre la Guerra Fria llamo "finlandizacion" no era sino el reconocimiento de las asimetrias dramaticas--sobre todo militares--entre el poderio sovietico (vencedor en la guerra mundial) y el de su vecina; reconocido tal desequilibrio, Finlandia entretejio una politica que buscaba no entrar en conflicto con los intereses geoestrategicos y economicos de los sovieticos. Desde la firma del Tratado de Paris en 1947 (es decir, la paz definitiva con la Union Sovietica) y el de Amistad y Cooperacion finlandes-sovietico en 1948, esa politica tuvo sus momentos y altibajos, pero claramente prevalecio y estuvo vigente hasta la disolucion de la URSS. (51) Si, como todo parece indicar, los sovieticos y sus aliados en Europa oriental apoyaban incluso con entusiasmo la candidatura de la ciudad de Mexico (que ademas competia con una ciudad estadounidense y una francesa), ?es imaginable que los delegados finlandeses votaran de otro modo que los sovieticos en el COI? No es un dato menor que los Juegos Olimpicos de 1952 se celebraron en Helsinki y pasaron a la historia como los primeros en que participo la Union Sovietica.

Pero hay otras posibilidades, tal vez mas fincadas en la casualidad o las simpatias personales, en caso de que las premisas anteriores no resultaran validas o fuesen insuficientes. Por ejemplo, y una vez asegurada la sede de los Juegos, Marte R. Gomez hizo saber a Rafael Fuentes, embajador en La Haya, su agradecimiento por el apoyo recibido para "conseguir las simpatias de los miembros" holandeses del COI; en respuesta, el embajador Fuentes escribio que Jonkheer van Kempenaer se habia comunicado con el a su regreso de Baden-Baden "para comentar nuestro triunfo"; y remato el embajador Fuentes: "estoy seguro que Holanda estuvo con nosotros". (52)

A MANERA DE CONCLUSION

La sede de los XIX Juegos Olimpicos modernos fue asignada a la ciudad de Mexico porque sus impulsores aprovecharon una coyuntura internacional altamente favorable. Esa coyuntura incluia una imagen del pais y de la ciudad, un reacomodo profundo de la geopolitica del COI, una cierta neutralidad del gobierno estadounidense al respecto y un trabajo diplomatico fino y sistematico del gobierno y de los cabecillas olimpicos locales. En cierta forma, y para efectos de la sede en disputa, el momento Kennedy se convirtio en el momento Lopez Mateos.

Pero con la obtencion de la sede olimpica de 1968 vino un caudal de expectativas. Estas son uno de los fenomenos socioculturales mas complejos de estudiar para el historiador del mundo contemporaneo. El simil con la caja de pandora es en este sentido pertinente. En primer lugar porque resulto obvio casi desde el principio que la sede mexicana no convencio a una buena cantidad de organismos, medios y personajes del mundo olimpico. Al menos hasta principios de 1968 los archivos y los periodicos de varios paises estan plagados de noticias sobre el retraso de las obras, sobre la no idoneidad de la ciudad de Mexico para acoger los juegos (por la altura sobre el nivel del mar) y sobre la incapacidad financiera de los organizadores locales.

Ganar la sede era un triunfo internacional pero era al mismo tiempo el inicio de otra cosa. Aunque con frecuencia ha sido uno de los topicos preferidos de los organizadores mexicanos (para celebrar lo que ellos mismo juzgan como un exito), es cierto que en adelante el escepticismo y la resistencia internacional generaron enormes tensiones y delinearon problemas no previstos para los organizadores y para el gobierno mexicano. Destaco dos: las dificultades inherentes al manejo de una noticia global y extendida en el tiempo (la sede se gano cinco anos antes de la inauguracion de los Juegos) que no estaba sujeta a las politicas de control que caracterizaban a la politica de comunicacion del gobierno nacional y, en segundo lugar, la organizacion de una reunion de alcance planetario que necesariamente se entreveraba con la circunstancia mexicana: el proyecto olimpico debia encajar en una ciudad y en una sociedad que se transformaban no solo debido a sus dinamicas de largo plazo (demografia, urbanizacion, cambio cultural) sino tambien en virtud de las expectativas generadas por la naturaleza ecumenica y totalizadora de los Juegos Olimpicos. En otras palabras, los Juegos representaron una novedad radical en la cultura politica y en las practicas del gobierno mexicano. De ahi, tal vez, su potencial subversivo.

ANEXO

Miembros del Comite Olimpico Internacional en la inauguracion del Congreso de Baden-Baden, Alemania occidental, octubre de 1963
Comision ejecutiva:

Avery Brundage, presidente         Estados Unidos
Armand Massard, vicepresidente     Francia
Marques de Exeter, vicepresidente  Gran Bretana
Karl Ritter von Halt               Alemania (Republica Federal)
Ryotaro Azuma                      Japon
G.D. Sondhi                        India
Constantin Andrianov               URSS
Mohammed Taher                     Egipto
Miembros del COI
Willi Daume                        Alemania (Republica Federal)
Mautner von Markof                 Austria
Hugh Weir                          Australia
Mario L. Negri                     Argentina
Valdimir Stoytchev                 Bulgaria
A. Sidney Dawes                    Canada
Julio Gerlein Comelin              Colombia
Miguel A. Moenk                    Cuba
Joseph Gruss                       Checoslovaquia
A. Rivera Bascur                   Chile
Principe Axel                      Dinamarca
Ivar Vind                          Dinamarca
A.D Touny                          Egipto (R.A.U.)
Baron de Guell                     Espana
John Jewett Garland                Estados Unidos
Douglas F. Roby                    Estados Unidos
Jorge B. Vargas                    Filipinas
J.W. Rangell                       Finlandia
Erik von Franckell                 Finlandia
Conde de Beaumont                  Francia
Francois Pietri                    Francia
Lord Luke                          Gran Bretana
Jean Ketseas                       Grecia
Duque de Esparta                   Grecia
C.F. Pahud de Mortanges            Holanda
Shalindra Singh                    Independiente
Lord Killanin                      Irlanda
Benedikt G. Waage                  Islandia
Giorgio de Stefani                 Italia
Conde Paolo Thaon de Revel         Italia
Sh. Takaishi                       Japon
R.S. Alexander                     Kenya
Principe Francois--Joseph          Liechtenstein
Gabriel Gemayel                    Libano
Principe Jean                      Luxemburgo
Hadj Mohammed Benjelloun           Marruecos
Jose de J. Clark Flores            Mexico
Marte R. Gomez                     Mexico
Principe Pierre de                 Monaco
Sir A. Ademolo                     Nigeria
O. Ditlev-Simonsen                 Noruega
Sir Arthur Porrit                  Nueva Zelanda
Syed Wajid Ali                     Pakistan
Agustin Sosa                       Panama
W. Reczek                          Polonia
Alexandru Siperco                  Rumania
Reginald Honey                     Sudafrica
Gustav Dyrssen                     Suecia
Bo Ekelend                         Suecia
Marc Hodler                        Suiza
Albert Mayer                       Suiza
Suat Erler                         Turquia
Aleksi Romanov                     URSS
Boris Bakrac                       Yugoslavia

FUENTE: ACOI, Minutes of the 60 Session of the IOC, Baden-Baden, 16 de
octubre de 1963.


SIGLAS Y REFERENCIAS

AAB    Archivo de Avery Brundage, Union Atletica de California, Los
       Angeles, E.U.
ACOI   Archivo del Comite Olimpico Internacional, Comite Olimpico
       Internacional, Lausana, Suiza.
ACOJO  Archivo del Comite Organizador de los Juegos Olimpicos, Archivo
       General de la Nacion, ciudad de Mexico.
ASRE   Archivo Historico Diplomatico Genaro Estrada, Secretaria de
       Relaciones Exteriores, ciudad de Mexico.


BASS, Amy (ed.)

In the Game. Race, Identity and Sports in the Twentieth Century, Nueva York, Palgrave Macmillan, 2005.

BREWSTER, Claire, y Keith BREWSTER

"The Rank Outsider: Mexico City's Bid for the 1968 Olympic Games", en The International Journal of History Sport, 2009, 26:6. http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/09523360902739264.

BREWSTER, Claire

"Changing Impressions of Mexico for 1968 Games", en BREWSTER (ed.), 2010.

BREWSTER, Keith (ed.)

Reflections on Mexico '68, Oxford Wiley-Blackwell, 2010.

CARMONA, Roberto

Biography of Jose de Jesus Clark Flores. Man of honor, Brigham, Young University, Department of Physical Education, 1981.

CARY, Noel D.

"Olympics in Divided Berlin? Popular Culture and Political Imagination at the Cold War Frontier", en Cold War History, 11: 3 (ago. 2011).

CAUTE, David

The Dancer Defects: the Struggle for Cultural Supremacy during the Cold War, Oxford y Nueva York, Oxford University, 2003.

CLARK, Jose de Jesus y Antonio ISSE

Juegos Olimpicos de Helsinki, 1952, s.p.i., s.f. [1952].

DAUNCEY, Hugh

"Lyon '68: The Games that Weren't or the Intermediate Event Zone of a Non--Olympics", en BREWSTER (ed.), 2010.

ESPY, Richard

The Politics of Olympics Games, Berkeley, University of California Press, 1979.

FIELD, Russell

"The Olympic Movement's Response to the Challenge of Emerging Nationalism in Sport: an Historical Reconsideration of Ganefo", Canada, University of Manitoba, 2010.

GADDIS, John Lewis

Nueva historia de la Guerra Fria, Mexico, Fondo de Cultura Economica, 2012.

GARCIADIEGO, Javier

"La politica de la historia: las conmemoraciones de 2010", en PANI y RODRIGUEZ KURI, 2012, pp. 333-370.

GARDUNO, Ana

"Marte R. Gomez ?el coleccionista de la Revolucion?", en Memorias de la XIII Reunion de Historiadores de Mexico, Estados Unidos y Canada. Mexico y sus Revoluciones [en prensa].

GOMEZ, Marte Rodolfo

Vida politica contemporanea: cartas de Marte R. Gomez, Mexico, Fondo de Cultura Economica, 1978, 2 volumenes.

GONZALEZ PARRODI, Carlos

Memorias y olvidos de un diplomatico, Mexico, Fondo de Cultura Economica, 1993.

GUTTMANN, Alien

The Games Must Go On: Avery Brundage and the Olympic Movement, Nueva York, Columbia University Press, 1984.

JUDT, Tony

"The Crisis: Kennedy, Khrushev, and Cuba", en Reappraisals. Reflections on the Forgotten Twentieth Century, Nueva York, Penguin Books, 2009, pp. 314-340.

"Whose Story is It?, en Reappraisals. Reflections on the Forgotten Twentieth Century, Nueva York, Penguin Books, 2009, pp. 368-392.

JUSSILA, Osmo, Seppo HENTILA y Jukka NEVAKIVI

Finlandia. Historia politica (1809-1999), traduccion del sueco de Jesus Pardo, Madrid, Espasa, 1999.

KLINGE, Matti

Breve historia de Finlandia, traduccion de Ursula Ojamen y Joaquin Fernandez, Helsinki, Editora Otava, 1995.

KRAUZE, Enrique

La presidencia imperial. Ascenso y caida del sistema politico mexicano, Mexico, Tusquets, 1997.

KROTEE, March L.

"An Organizational Analysis of the International Olympic Comitee", en SEGRAVE y CHU (eds.), 1988.

La ciudad de Mexico

La ciudad de Mexico presenta su candidatura para la organizacion de los Juegos Olimpicos de 1960, s.p.i., 1955.

LARGE, David C.

Berlin, Nueva York, Basic Books, 2000.

LOAEZA, Soledad

Clases medias y politica en Mexico. La querella escolar, 1959-1963, Mexico, El Colegio de Mexico, 1988.

MANDELL, Richard D.

The Nazi Olympics, Nueva York, Macmillan, 1984.

MARTIN, Edwin McCammon

Kennedy and Latin America, Lanham, University Press of America, 1994.

MUSACCHIO, Humberto

Diccionario enciclopedico de Mexico, ilustrado, Mexico, Sector de Orientacion Pedagogica, 1997.

PALOMAR, Miguel de

Diccionario de Mexico, Mexico, Panorama, 1991.

PANI, Erika y Ariel RODRIGUEZ KURI (coords.)

Centenarios. Conmemoraciones e historia oficial, Mexico, El Colegio de Mexico, 2012.

PAUKER, Ewa T.

"Ganefo I: Sports and Politics in Djakarta", en Asian Survey, 5: 4 (abr. 1965).

POAST, Paul D.

"Winning the Bid: Analyzing the International Olympic Committees Host City Selections", en International Interactions, 33 (ene.-mar. 2007).

RAPOPORT, Mario

Estados Unidos y el peronismo: la politica norteamericana en la Argentina, 1949-1955, Buenos Aires, Grupo Editor Latinoamericano, 1994.

RODRIGUEZ KURI, Ariel

"Hacia Mexico 68. Pedro Ramirez Vazquez y el proyecto olimpico", en Secuencia, Revista de historia y ciencias sociales, 56 (abr.-jun. 2003).

SANTOS, Ana

"El 50 aniversario de la Revolucion mexicana: entre la continuidad y el agotamiento del discurso de la revolucion permanente", en PANI y RODRIGUEZ KURI, 2012, pp. 51-76.

SARANTAKES, Nicholas E.

"The Olympics and the Cold War. Moscow versus Los Angeles: the Nixon White House wages Cold War in the Olympic selection process", en Cold War History, 9: 1 (2009).

SCHLESINGER, Arthur M. Jr.

Los mil dias del presidente Kennedy, Barcelona, Ayma, 1965.

SCOBIE, Alex

Hitler's State Architecture. The Impact of Classical Antiquity, University Park y Londres, The Pennsylvania State University Press, 1990.

SEEN, Alfred

Power, Politics and the Olympic Games: A History of the Power Brokers, Events and Controversies that Shaped the Games, Champaign, IL, Human, Kinetics, 1999.

SEGRAVE, Jeffry O. y Donald CHU (eds.)

The Olympic Games in Transition, Champaign, Human Kintetics Books, 1988.

TORRES, Cesar

"Stymied Expectations. Buenos Aire's Persistent Efforts to Host Olympic Games", en Olympika, xvi (2007).

WHITERSPOON, Kevin B.

Before the Eyes of the World. Mexico and the Olympic Games, DeKalb, Northern Illinois University Press, 2008.

WILKIE, James Wallace, y Edna MONZON

Mexico visto en el siglo XX: entrevistas de historia oral, Mexico, Instituto de Investigaciones Economicas, 1969.

ZOLOV, Eric

"Toward an Analytical Framework for Assessing the Impact of the 1968 Student Movement on U. S.-Mexican Relations", en Journal of Iberian and Latin American Research, 9:2 (2003).

"The Harmonizing Nation: Mexico and the 1968 Olympics", en BASS (ed.), 2005.

Ariel Rodriguez Kuri

El Colegio de Mexico

Fecha de recepcion: 10 de agosto de 2013

Fecha de aceptacion: 15 de noviembre de 2013

(*) Una version preliminar de este trabajo se presento en abril de 2013 en el Seminario Permanente de Historia Social con el titulo "Mexico 68. La politica de la sede olimpica". Agradezco a Clara E. Lida, directora del seminario, su invitacion, y a todos los participantes por sus comentarios; de manera muy especial a Jean-Francois Prud'homme por su aguda replica.

(1) Por ejemplo, WHITERSPOON, Before the Eyes, pp. 10-47, y BREWSTER y BREWSTER, "The Rank Outsider".

(2) Para acercarse a las conmemoraciones del cincuentenario de la Revolucion, GARCIADIEGO, "La politica de la historia", pp. 345-350 y SANTOS, "El 50 aniversario de la Revolucion"; para el discurso de los juegos en ese marco, RODRIGUEZ KURI, "Hacia Mexico 68".

(3) Para sustanciar esas preguntas sobre la brevisima pero fundamental era Kennedy remito a testimonios y estudios como el de SCHLESINGER, LOS mil dias de Kennedy; MARTIN, Kennedy and Latin America, y sobre todo JUDT, "The Crisis". Para Mexico ZOLOV, "Toward an Analytical Framework" y "The Harmonizing Nation". Sin embargo, nuestras perspectivas y respuestas son distintas; vease RODRIGUEZ KURI, "Hacia Mexico 68".

(4) La solicitud formal en AAB, c. 178, de Uruchurtu a Brundage, 7 de diciembre de 1962.

(5) Para un testimonio de un colaborador cercano del presidente Kennedy, breve pero contundente, SCHLESINGER, LOS mil dias del presidente Kennedy, p. 561; uno mas amplio es el de MARTIN, Kennedy and Latin America, pp. 154-175. Una vision de conjunto sobre la visita del presidente Kennedy y su importancia para la politica mexicana, en LOAEZA, Clases medias y politica en Mexico, pp. 339 ss, en especial p. 375.

(6) KRAUZE, La presidenaa imperial, pp. 290-291.

(7) Para las precandidaturas de El Cairo, Lausana, Manila y Viena, ACOI, Vil-1968 S /SD g: Mexico City Corr 1962-1963; del alcalde de Viena al COI, junio de 1963; de Randall a Zanchi, 4 de octubre de 1963; de la municipalidad de Lausana al COI, 24 de octubre de 1962; de Otto Mayer a Toure (Comite Olimpico de Egipto), 28 de noviembre de 1962; de Regino Ilanan (Comite Olimpico de Filipinas) al COI, 21 de agosto de 1957.

(8) Los Juegos de Berlin son quiza los mejor estudiados de la historia olimpica moderna y los que han producido algunos de los textos de mayor calidad. Vease, por ejemplo, LARGE, Berlin; MANDELL, The Nazi Olympics; SCOBIE, Hitler's State Architecture.

(9) Para la solicitud de Brandt y la respuesta, ACOI, VIL-1968 CAND SD3, Berlin, cand 1963; del alcalde de Berlin (Willy Brandt) al COI, 27 de marzo de 1963; de Otto Mayer a Willy Brandt, 11 de junio de 1963.

(10) ASRE, c. 27, DAC 68-1 (III), exp. DAC 68-1 (4 (a) parte), 1963, del consul de Mexico en Sacramento, California a la DGSC, 2 de julio de 1963. Se trata de un reporte sobre una nota publicada en la revista Parade, de junio 30.

(11) CARY, "Olympics in Divided Berlin?". El autor senala que apenas unos trabajos (sobre todo en lengua alemana) se han detenido en la propuesta de Brandt pero la han tomado siempre a la ligera. Avrey Brundage ni siquiera menciona la precandidatura de Berlin en sus memorias (escritas entre 1971 y 1972): AAB, c. 330, "The Olympic Story", cap. XV.

(12) Para una argumentacion respecto de la necesidad de una historia de la guerra fria en terminos mas amplios y comprehensivos vease JUDT, "Whose Story is It?" (que es una critica al modelo de interpretacion de GADDIS, Nueva historia de la Guerra Fria, pp. 147 ss.); vease asimismo CAUTE, The Dancer Defects, pp. 1-51; SARANTAKES, "The Olympics and the Cold War".

(13) Para estos razonamientos me inspiro en CARY, "Olympics in Divided Berlin?" y GADDIS, Nueva historia de la Guerra Fria, pp. 147 ss.

(14) Para una vision panoramica de Buenos Aires en su busqueda de la sede olimpica vease TORRES, "Stymied Expectations"; hacia 1949 la relacion del gobierno peronista con Estados Unidos era complicada; vease RAPOPORT, Estados Unidos y el peronismo, pp. 35 ss.; para el retiro de los delegados latinoamericanos en el congreso de Roma vease ACOI, VIL 1968 S CAND SD 5 Buenos Aires; folleto "Buenos Aires aspira a los juegos olimpicos de 1968", s/f, p. 17.

(15) ACOI, VIL 1968 S CAND SD 5 Buenos Aires; folleto "Buenos Aires aspira a los juegos olimpicos de 1968", s/f, p. 17; VIL 1968 S Cand Buenos Aires SD4: del intendente municipal (Alberto Prebisch) a Brundage, 11 de febrero; del presidente electo de Argentina (Illia) al Comite Olimpico de Argentina, 14 de agosto; del presidente y del secretario del Comite Olimpico de Argentina a los miembros del COI, 20 de agosto; de Mayer al alcalde de Buenos Aires, 7 de noviembre. Todas las comunicaciones son de 1963.

(16) POAST, "Winning the Bid", pp. 75-91.

(17) AAB, c. 330, "The Olympic Story", cap. XV.

(18) Para identificar las debilidades de Detroit esta el documento confidencial firmado por Brundage y seguramente dirigido a normar las declaraciones publicas de los miembros del comite ejecutivo del COI; AAB, c. 250, "Observations on the Selection of Mexico City as the Host for the Games of the XIX Olympiad in 1968", 12 de noviembre de 1963. Para la ofensiva en todos los frentes de Detroit ACOI, VIL 1968 S CAND SD6: Detroit Corr 1962-1963: de Eisenhower a Mayer, 25 de junio; de Raby a Mayer, 8 de julio; de Cavanagh a Mayer, 7 de agosto; de Matthaei a De Stefani, 11 de septiembre; de Cavanagh a Mayer, 27 de septiembre; de Mayer al encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Suiza, 7 de octubre; de Murray al COI, 11 de octubre. Todas las comunicaciones son de 1963. Ademas WHITERSPOON, Before the Eyes, pp. 34-37; BREWSTER, "Changing Impressions of Mexico for 1968 Games", pp. 25-28; BREWSTER y BREWSTER, "The Rank Outsider", p. 756.

(19) AAB, c. 250, "Observations on the Selection of Mexico City as the Host for the Games of the XIX Olympiad in 1968", 12 de noviembre de 1963. Ademas DAUNCEY, "Lyon '68: The Games that Weren't"; BREWSTER, "Changing Impressions of Mexico for 1968 Games", pp. 25-28; BREWSTER y BREWSTER, "The Rank Outsider", p. 756.

(20) Para un analisis temprano de la significacion de los Ganelo vease PAUKER, "Ganelo I"; ademas SEEN, Power, Politics and the Olympic Games, pp. 128-133; ESPY, The Politics of Olympic Games, pp. 80-81; FIELD, "The Olympic Movement's Response".

(21) Sobre el viaje de los representantes de Sukarno a Mexico vease el testimonio y analisis de Marte R. Gomez: de Gomez a Manuel Tello (secretario de Relaciones Exteriores), 19 de agosto de 1963; de Gomez a Jose de Jesus Clark Flores (presidente del Comite Olimpico Mexicano), 29 de agosto de 1963, ambas misivas en GOMEZ, Vida politica contemporanea, II, pp. 519-521 y 522-523.

(22) PAUKER, "Ganefo I", p. 184.

(23) Sobre estos esfuerzos ver la correspondencia de Marte R. Gomez; de Gomez a Sigfrid Edstrom (presidente del COI), 10 de diciembre de 1948; de Gomez a Miguel Aleman (presidente de la Republica), 15 de enero de 1949; de Gomez a Jose Ruben Romero, 15 de enero de 1949, en GOMEZ, Vida politica contemporanea, I, pp. 872, 876 y 877. Antes, a mediados de 1948, se hizo un tramite informal ante algun miembro britanico del COI (quiza el Conde de Exeter) para recabar apoyo para los Juegos de 1952; el acercamiento lo hizo el embajador en Londres Carlos Gonzalez Parrodi; vease GONZALEZ, Memorias, p. 107.

(24) Vease la correspondencia de Marte R. Gomez donde esboza la estrategia en vistas a la sede de 1960: de Gomez a Miguel Aleman, 21 de abril de 1950; de Gomez a Manuel Tello (secretario de Relaciones Exteriores), 22 de febrero de 1952; de Gomez a Jaime Torres Bodet (director de la UNESCO en Paris), 5 de junio de 1952; de Gomez a Carlos Serrano (embajador en Paris), 27 de agosto de 1952; de Gomez a Jose Angel Ceniceros (secretario de Educacion Publica), 2 de diciembre de 1952; de Gomez a Clark Flores, 2 de mayo de 1955; todas en Gomez, Vida politica contemporanea, I, pp. 919, 971, 982, 995, 1114. La solicitud formal de la sede de 1960 consta en tres documentos distintos: "Acuerdo del Departamento del Distrito Federal", 4 de mayo de 1955; mensaje de Ernesto P. Uruchurtu (jefe del Departamento del Distrito Federal) al COI, 23 de mayo de 1955; "Acuerdo del Departamento del Distrito Federal para integrar el comite de invitacion", 23 de mayo de 1955; todos en La dudad de Mexico presenta su candidatura para la organizacion de los Juegos Olimpicos de 1960.

(25) Esta resena de su vida esta basada en la extensa entrevista disponible en WILKIE y MONZON, Mexico visto en el siglo XX, pp. 73-140, y en la correspondencia publicada en GOMEZ Vida politica contemporanea, 2 volumenes.

(26) Una relacion de libros y folletos en GOMEZ, Vida politica contemporanea, I, pp. 18-19; para su trayectoria como coleccionista de arte mexicano GARDUNO, "Marte R. Gomez ?el coleccionista de la Revolucion?".

(27) Para la afiliacion de Gomez al COI vease el mensaje de A. Berdez (secretario del COI) a Gomez, marzo de 1934, en Gomez, Vida politica contemporanea, I, p. 400.

(28) De Gomez a Narciso Bassols (secretario de Educacion Publica), 18 de agosto de 1932 en GOMEZ, Vida politica contemporanea, I, pp. 376-380.

(29) Para estos aspectos de la vida de Clark me baso en CARMONA, Biography; MUSACCHIO, Diccionario enciclopedico de Mexico, ilustrado, 1, p. 353; PALOMAR, Diccionario de Mexico, p. 348.

(30) La fecha de afiliacion de Clark en el COI, en KROTEE, "An Organizational Analysis of the International Olympic Comitee", p. 131. El informe de 1952 se encuentra en CLARK e ISSE, Juegos Olimpicos de Helsinki. La amistad de Brundage y Clark es comentada por GUTTMANN, The Games Must Go On, p. 239.

(31) Ejemplos de instrucciones y reganos: de Gomez a Clark, 22 de enero de 1952; de Gomez a Clark, 2 de mayo de 1955, en GOMEZ, Vida politica contemporanea, I, pp. 962-963 y 1114-1115.

(32) Para ejemplos de la correspondencia entre Cristina Mujica y Marte R. Gomez, donde se tocan temas como religion y laicismo en Mexico, la estrella ascendente de la URSS en el panorama internacional (incluyendo el deporte olimpico), la importancia de un trabajo terminado a tiempo o la salud de Marte, vease de Gomez a Mujica, 23 de marzo de 1959; de Mujica a Gomez, 30 de marzo de 1959; de Gomez a Mujica, 13 de julio de 1959; de Gomez a Mujica, 3 de enero de 1960; de Gomez a Mujica, 4 de junio de 1960, todas en GOMEZ, Vida politica contemporanea, II, pp. 169, 170, 194,230, 262.

(33) De Gomez a Mujica, 19 de julio de 1963, en GOMEZ, Vida politica contemporanea, II, p. 515.

(34) AAB, c. 178, de Mujica a Gomez y Clark, 15 de julio de 1963.

(35) De Gomez a Tello, 6 de abril de 1960, en GOMEZ, Vida politica contemporanea, II, p. 247.

(36) Para noticias de esas reuniones vease la misiva de Gomez a Antonio Carrillo Flores (embajador en Washington), 3 de mayo de 1962, en GOMEZ, Vida politica contemporanea, II, p. 442.

(37) AAB, c. 178, de Uruchurtu a Clark, 4 de julio de 1963.

(38) Vease la solicitud formal en AAB, c. 178, de Uruchurtu a Brandage, 7 de diciembre de 1962; para la amenaza, la carta de Mayer a Clark, 3 de enero de 1963.

(39) AAB, c. 178, s/f.

(40) AAB, c. 178, de Moragas a Brundage, 22 de agosto de 1963.

(41) ASRE, Genaro Estrada, Departamento de Concentraciones. Topograficas: B2-106-4(15): al embajador Gabriel Lucio, 5 de junio de 1963; Direccion de Asuntos Culturales, c. 23, exp. DAC--57-1 (3 (a) parte): de Salvador Alva (encargado de negocios) a Jose Goroztiza (subsecretario), 9 de julio de 1963.

(42) De Espinosa (embajador en Varsovia) a Gomez, 9 de diciembre de 1963; de Gomez a Espinosa, 19 de diciembre de 1963, en GOMEZ, Vida politica contemporanea, II, pp. 530 y 537.

(43) Para un resumen apretado de la politica exterior de Lopez Mateos, sus paradojas, aciertos y fallas, vease COVARRUBIAS, "Politica exterior", pp. 265-300.

(44) SARANTAKES, "The Olympics and the Cold War". El fortalecimiento de Mexico en la perspectiva estadounidense del gobierno de Kennedy se puede apreciar en MARTIN, Kennedy and Latin America.

(45) ACOI, Vil-1968 S/ SD g: Mexico City corr. 1962-1963. De Clark a Meyer, 27 de junio de 1963.

(46) Para una vision mas compleja, en lo que podriamos llamar un modelo multifactorial que explica la obtencion de la sede olimpica, vease el ya citado articulo de POAST, "Winning the Bid", pp. 75-91.

(47) ACOI, JO, 1968 S, COJO, Correspondencia 1963-1966. Revista Confidencial, XXIII: 33 (23 ago. 1965).

(48) Para el numero de boletas repartidas ACOI, Minutes of the 60 Session of the IOC, Baden-Baden, October 16th-20th 1963. En este mismo documento viene el orden del dia de cada jornada.

(49) Al respecto vease Rodriguez Kuri, "?Sudafrica en Mexico ? Un problema geopolitico de los juegos olimpicos de 1968", presentado en el seminario del Centro de Estudios Internacionales, 11 de octubre de 2012.

(50) Como se observa, la vindicacion del modelo romano viene de los propios italianos; vease las notas de prensa (traducidas al espanol por el Comite Organizador) en ACOJO, c. 386, exp. 477, "Los juegos de 1968 en Mexico en el espiritu de Roma", Corriere della Sera (29 die. 1965); "Garroni regresa a Mexico. La antorcha sobre la piramide", Corriere dello Sport, s.f.; y de Marcello Garroni al Comite Organizador, 16 de junio de 1965. Se han citado los documentos en una discusion mas amplia del "modelo" inspirador de los juegos mexicanos; vease RODRIGUEZ KURI, "Hacia Mexico 68".

(51) Para documentar la delicada situacion geopolitica finlandesa en la segunda posguerra, incluyendo las relaciones politicas y economicas complejas, tensas y al final exitosas con la Union Sovietica vease JUSSILA, HENTILA y NEVAKIVI, Finlandia, en especial pp. 273 ss; para el concepto de finlandizaon, p. 353. Vease asimismo KLINGE, Breve historia de Finlandia, pp. 144-145. Agradezco a Clara E. Lida haber senalado las particularidades geopoliticas de Finlandia en la segunda posguerra mundial.

(52) De Gomez a Fuentes (embajador en La Haya), 30 de octubre de 1963; de Fuentes a Gomez, 8 de noviembre de 1963, en GOMEZ, Vida politica contemporanea, II, pp. 530 y 537.
Cuadro 1

HIPOTESIS DE VOTACION EN EL CONGR ESO DEL COMITE OLIMPICO
INTERNACIONAL, BA DEN-BADEN, REPUBLICA FEDERAL ALEMANA, OCTUBRE DE 1963

Bloque/Votos       Votos potenciales  Votos para la ciudad de Mexico

Africa              5                  5
Asia                6                  6
America Latina      7                  6
Europa occidental  26                  5
Europa oriental     7                  7
Estados Unidos      3                  0
Commonwealth        7                  0
Independiente       1                  1
Totales*           62                 30

FUENTE: Anexo.

(*) Sabemos que votaron solo 58 miembros. Sin embargo, no es posible
imputar por bloque las cuatro ausencias; por tanto, el total de votos
potenciales es de 62 pero la definicion de mayoria (la mitad mas uno)
se calcula sobre los 58 votos emitidos (es decir, 30 votos).
COPYRIGHT 2014 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Kuri, Ariel Rodriguez
Publication:Historia Mexicana
Date:Jul 1, 2014
Words:13610
Previous Article:DESDE LA OTRA ORILLA: ALICE RUHLE-GERSTEL Y OTTO RUHLE. LA EXPERIENCIA DEL EXILIO POLITICO DE IZQUIERDA EN MEXICO 1935-1943.
Next Article:APROXIMACION A LA RECIENTE HISTORIOGRAFIA MEXICANA DE ARQUITECTURA.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters