Printer Friendly

Fundaciones canonicas privadas promovidas por institutos religiosos en los sectores de la educacion y de la sanidad.

Resumen: Existen en Espana numerosas fundaciones promovidas por Institutos de Vida Consagrada, principalmente en el ambito de la ensenanza, para agrupar bajo la titularidad y la direccion del nuevo ente fundacional los centros educativos de los Institutos. Algunas han sido constituidas directamente por institutos religiosos. Los que no son titulares de la potestad de regimen han de contar con la intervencion del ordinario del lugar (de la Conferencia episcopal, si pretendiera constituirse una fundacion canonica de ambito nacional). Algunos institutos religiosos, sin embargo, han procedido a la creacion de fundaciones civiles para continuar desempenando sus actividades propias. A la vista de las dudas canonicas que estan surgiendo en torno al fenomeno, la Conferencia Episcopal Espanola ha establecido unos criterios basicos sobre el regimen de fundaciones canonicas privadas y ha creado un Consejo Episcopal de Fundaciones Canonicas para ejercer el protectorado.

Palabras clave: Fundaciones autonomas, Institutos de vida consagrada, Conferencia Episcopal Espanola, Personalidad juridica privada, Escuela catolica.

Abstract: There are many foundations in Spain promoted by Institutes of Consecrated Life, especially in the field of education, whose role is to group the schools run by such Institutes in terms of ownership and management. Some have been established directly by religious institutes. Those without the power of governance must draw on the intervention of the regional Ordinary (or the Episcopal Conference, if the intention is to constitute a canonical foundation of national scope). Some religious institutes, however, set up civil foundations so as to continue to carry out their own activities. In view of the canonical questions emerging in relation to this phenomenon, the Spanish Episcopal Conference has established basic criteria for the canonical system of private foundations and set up a Council on Canonical Foundations to exercise a protectorate role in this regard.

Keywords: Autonomous Pious Foundations, Institutes of Consecrated Life, Spanish Episcopal Conference, Private Juridical Persons, Catholic School.

Private Canonical Foundations Promoted by Religious Institutions in the Fields of Education and Health

1. EL FENOMENO SOCIAL QUE SE ENCUENTRA EN LA BASE DE LAS NUEVAS FUNDACIONES DE RELIGIOSOS

El Boletin Oficial de la Conferencia Episcopal Espanola de diciembre de 2013 da noticia de la creacion por parte de la Asamblea Plenaria de un denominado Consejo Episcopal de Fundaciones Canonicas y publica su Reglamento (1).

No resulta frecuente, como es natural, que en el seno de la Conferencia se constituya un nuevo organismo. Es incluso sorprendente si se tiene en cuenta la acusada sensibilidad de la institucion para evitar todo aquello que pueda suponer un incremento del aparato burocratico, que tienda a convertir la Conferencia en una curia intermedia entre las diocesis y la Santa Sede. Las razones conducentes a la aprobacion por la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Espanola de noviembre de 2013 del citado organismo han debido ser, por lo tanto, de mucho peso.

Las fundaciones de las que se ocupara el Consejo, como se indica en el numero 1 del texto, seran principalmente las promovidas por Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostolica en el ambito de la educacion y en el socio-sanitario.

No es el momento de detenerse en el comentario pormenorizado del Reglamento. Baste por ahora decir que, segun el articulo 5, el mencionado Consejo es el organo destinado a ejercer el protectorado eclesial sobre estas fundaciones, como resulta de todo punto logico, en atencion a que son fundaciones creadas por la propia Conferencia en conformidad con lo establecido por el ordenamiento canonico (2).

Mas importante que la novedad del organo es el fenomeno que esta en su base y ha propiciado su creacion. Durante los ultimos anos han surgido en Espana numerosas fundaciones promovidas por Institutos de Vida Consagrada, principalmente en el ambito de la ensenanza, para agrupar bajo la titularidad y la direccion del nuevo ente fundacional los centros educativos de los Institutos.

La iniciativa encontraria justificacion, segun sus promotores, en dos tipos de motivos. El primero de caracter tecnico. Los centros educativos reclaman en la actualidad una gestion altamente profesionalizada, que se extiende a diferentes areas, como la pedagogica, la administrativa, la juridica o la laboral. Se comprende que pequenas comunidades religiosas, carentes del deseable relevo generacional, afronten dificultades para la adecuada gestion de los centros. Es razonable suponer que la Fundacion se encuentre en mejores condiciones para desarrollar esa tarea. El Equipo directivo de la Fundacion supervisara la direccion de los centros dependientes y les prestara el apoyo necesario por medio de servicios comunes (en materia pedagogica, laboral o juridica, por ejemplo).

El segundo motivo seria mas bien de indole economica. Con la figura de la fundacion, los institutos religiosos buscarian limitar su responsabilidad patrimonial. La separacion entre la entidad fundacional y el Instituto evitaria que el eventual fracaso economico de alguno de los centros de ensenanza arrastrara al Instituto mismo al naufragio patrimonial.

El fundamento y la supuesta eficacia de las motivaciones aludidas me parecen discutibles, pero el hecho es que en Espana existen ya numerosas fundaciones promovidas por institutos de vida consagrada en el ambito de la ensenanza, de caracteristicas y naturaleza juridica diversa.

Hay algunas constituidas directamente por institutos religiosos que se encuentran capacitados por el Derecho canonico para hacerlo, por disponer de la necesaria potestad eclesiastica de regimen en el fuero externo. Me refiero a los institutos clericales de Derecho pontificio, que pueden actuar a tenor de lo previsto en el canon 596 [seccion] 2 (3). Asi ha surgido, por ejemplo, la Fundacion Loyola, fundacion canonica autonoma, con personalidad propia, erigida en 1998 por el Preposito General de la Compania de Jesus en virtud de las facultades que le confiere el Derecho canonico comun y propio de la Compania (4). De manera analoga se constituyeron durante los anos noventa del siglo pasado la Fundacion Domingo Lazaro, de la Compania de Maria (Marianistas) (5) y la Fundacion Proyecto Don Bosco, de los Salesianos (6).

El ambito de actuacion de estas fundaciones se extiende al conjunto del territorio nacional o a una parte significativa del mismo, en el que se localizan los centros incorporados a la entidad. En todos los casos se han constituido como fundaciones canonicas privadas.

Los llamados institutos religiosos laicales--algunos masculinos y todos los femeninos--no son titulares de la potestad de regimen y no pueden crear por si mismos las correspondientes fundaciones canonicas; han de contar con la intervencion del ordinario del lugar (de la Conferencia episcopal, si pretendiera constituirse una fundacion de ambito nacional). Este segundo fue el caso de la Fundacion Educacion Catolica (FEC), promovida por la Federacion de Religiosos de la Ensenanza (FERE) y erigida por la Conferencia Episcopal Espanola, en virtud de las facultades que le confiere el canon 312 [seccion] 1, 2 del Codigo de Derecho Canonico, por acuerdo tomado en la Asamblea Plenaria de 22 de mayo de 1992. La Fundacion agrupa a un nutrido conjunto de centros educativos de institutos religiosos diversos (7).

Un episodio sorprendente del fenomeno que estoy relatando es el de la constitucion, por parte de los institutos religiosos, de fundaciones civiles que pasan a ostentar la titularidad y a hacerse cargo de la direccion de los centros de ensenanza de los religiosos. Es el caso, por ejemplo, de la Fundacion Educativa Santo Domingo, que acoge colegios de las Dominicas (8), de la Fundacion Educativa Francisco Coll, de las Hermanas de la Anunciata (9), o de la Fundacion Educativa Doctrina Cristiana (10).

Este abandono del ordenamiento canonico por parte de entidades creadas por institutos de vida consagrada, que han desarrollado durante largo tiempo una actividad de inspiracion religiosa y que se proponen continuar ejerciendo a pesar de su veste civil, suscita dudas desde el punto de vista juridico y para desvelarlas habria que aportar argumentos sumamente consistentes.

En el sector de la sanidad, el recurso al ordenamiento secular para la gestion de ciertas actividades propias de los religiosos ha sido aun mas acusada que en el ambito de la ensenanza.

Una gran cantidad de institutos de vida consagrada dedicados al mundo de la salud constituyeron la <<Federacion de Religiosos Socio-sanitarios>>. Sus origenes se remontan al ano 1970, cuando la Congregacion para los Religiosos y los Institutos Seculares erigio una entidad que agrupo a los institutos de las religiosas. En 1984, hizo lo propio con los religiosos del sector y en 1988 ambas organizaciones se fusionaron con el nombre de Federacion Espanola de Religiosos Sociosanitarios (FERS).

Fue constituida como entidad de Derecho pontificio, con personalidad juridica propia, integrada por los superiores mayores de los institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostolica, dedicados en Espana a actividades sanitarias y asistenciales. La FERS, respetando el espiritu, la autonomia y las formas propias de cada instituto, tenia como finalidad colaborar, en comunion con la jerarquia de la Iglesia, en la actividad pastoral de la salud y de la enfermedad. Sus objetivos especificos se expresaban en terminos como los siguientes: <<crear espacios de reflexion en torno a la cultura humanizadora al servicio del evangelio; impulsar y animar la presencia de la Vida Consagrada junto a los enfermos y ancianos; favorecer la comunion en la Diocesis en todo lo referente a los enfermos y ancianos>>.

Pues bien, la Asamblea General de la Federacion Espanola de Religiosos Socio-sanitarios decidio en 2006 iniciar el proceso de extincion de la entidad canonica--66 institutos integraban la Federacion en ese momento--y acordo la creacion de la <<Fundacion de Religiosos para la Salud>>, que se llevo a cabo el 12 de noviembre de 2007. Se trata de una fundacion de caracter civil, creada al amparo de la ley 50/2002 de Fundaciones, y acogida a la Ley 49/2002 del Regimen fiscal de las entidades sin animo de lucro (11).

Segun los estatutos, la Fundacion no mantiene relacion alguna con la jerarquia catolica. Tampoco se alude en ningun momento a una eventual inspiracion religiosa de sus actividades. Unicamente se expresa su dependencia de la <<Federacion Espanola de Religiosos de Ensenanza--Titulares de Centros Catolicos>> (FERE-CECA), cuya Junta directiva, a tenor del articulo 12 de los Estatutos, designa a ocho miembros del Patronato de la Fundacion. En la Disposicion adicional segunda de los mismos Estatutos se hace notar que la <<Fundacion de Religiosos para la Salud>> asume la antiguedad de <<la Federacion Espanola de Religiosos Socio-sanitarios, una vez que esta ultima sea disuelta, a todos los efectos ante todas las Administraciones Publicas, de caracter local o autonomico, y otros organismos, publicos o privados, para subrogarse en las obligaciones y derechos vigentes en la actualidad como a los efectos de consideracion de sus requisitos y registro para la concurrencia a subvenciones>> (12).

Retornado al ambito de la ensenanza, hay que advertir que en fecha reciente han comenzado a erigirse por la Conferencia Episcopal Espanola una nueva serie de fundaciones canonicas privadas, promovidas por institutos religiosos como, entre otras, la Fundacion Escuela Viva, en 2011 (13); varias fundaciones de la familia de Escolapias, en 2012 (14); la Fundacion Educativa ACI, de las Esclavas del Sagrado Corazon (15), y la Fundacion Educativa Franciscanas de Montpellier (16), ambas asimismo en 2012.

Los institutos de vida consagrada dedicados a actividades sanitarias, en cambio, no parece que se hayan dirigido hasta ahora a la Conferencia Episcopal solicitando la ereccion de fundaciones canonicas analogas a las constituidas en el sector educativo y se mantiene la naturaleza civil de la entidad constituida en 2007.

La referencia a estos hechos es suficiente para entrever la existencia de una realidad socio-religiosa interesante, que plantea no pocos interrogantes desde el punto de vista del Derecho canonico.

2. EL CARACTER PRIVADO DE LAS FUNDACIONES. NORMAS GENERALES DEL CODIGO DE DERECHO CANONICO

El criterio de la Conferencia Episcopal es atribuir a este tipo de fundaciones promovidas por los religiosos, en todos los casos, la personalidad juridica de caracter privado. La uniformidad de la solucion y su continuidad a lo largo del tiempo--desde 1992 a 2012--no significa, sin embargo, que esta formula sea indiscutible; es mas, habria argumentos, a mi parecer, para sostener razonablemente que la personalidad publica se ajustaria mejor a la naturaleza de estas entidades.

No es este el lugar para desarrollar los detalles del regimen canonico de las fundaciones, que doy por suficientemente conocido (17). Me propongo simplemente llamar la atencion sobre las diversas y relevantes consecuencias que se siguen de la calificacion de estas entidades como publicas o privadas, que se proyectan sobre tres aspectos principales (18).

El primero afecta a la diversa representatividad de la Iglesia por parte de unas y otras. Las personas juridicas publicas, como es bien sabido, actuan in nomine Ecclesiae (19). En segundo lugar, los bienes de la fundacion publica--tanto la dote como el patrimonio--son eclesiasticos y quedan sujetos a las normas del Libro V del Codigo de Derecho Canonico, mientras que los bienes de las fundaciones privadas pertenecen a particulares y se rigen por sus estatutos (20). El tercer aspecto se refiere al grado de dependencia de la fundacion respecto de la autoridad eclesiastica. Esta diferencia no es tan acusada en el momento constitutivo, si se tiene en cuenta que es tambien la autoridad eclesiastica quien otorga a las fundaciones privadas la ineludible personalidad juridica y la que aprueba sus estatutos (21). En cambio, si que resulta relevante la diferencia en el regimen de gobierno. Las fundaciones publicas se encuentran sujetas a la alta direccion de la autoridad eclesiastica (22), que se extiende al control de sus bienes mediante la exigencia de determinadas licencias para realizar algunos actos de administracion y la rendicion de cuentas anual (23). Las fundaciones privadas, en cambio, gozan de autonomia para la asignacion de cargos de gobierno y para la administracion de sus bienes, y se someten a una vigilancia minima por parte de la autoridad (24).

En cualquier caso, la Conferencia Episcopal ha reconocido el caracter privado de estas fundaciones, por lo que hay que concluir que son entidades que actuan en su propio nombre y no en el de la Iglesia; que sus bienes son propiedad de particulares y no patrimonio eclesiastico; y que gozan de autonomia en su regimen de gobierno.

3. REGIMEN ESPECIFICO DE LAS FUNDACIONES PROMOVIDAS POR LOS RELIGIOSOS APROBADAS POR LA CONFERENCIA EPISCOPAL. ANALISIS DE LOS ESTATUTOS

No basta conocer el esquema general disenado por el Codigo en la materia sino que es necesario comprobar como se reciben las normas del Derecho canonico en el regimen especifico de las entidades objeto de este estudio. Me interesan especialmente las fundaciones constituidas por la Conferencia Episcopal a partir de 2011, porque responden al modelo mayoritario y que en el futuro va a encontrar, previsiblemente, una aplicacion mas amplia.

Del analisis de los estatutos destacaria dos notas iniciales reveladoras del verdadero ser de estas fundaciones. La primera es la dependencia total respecto de la entidad fundadora (el instituto de vida consagrada), que no solo promueve, sino que ejercen el control absoluto de la entidad. Aunque las fundaciones tengan <<personalidad juridica propia e independiente ... y plena capacidad juridica y de obrar>> (25) se rigen <<por la voluntad de la entidad fundadora>> (26).

Los fines, por otra parte, constituyen siempre un elemento clave para identificar a las fundaciones. En los estatutos de las que aqui interesan sobresalen, porque se refieren a lo esencial de sus actividades, los de asumir la titularidad de los centros o crear otros nuevos y tambien dirigir centros de titularidad ajena.

Por lo demas, los contenidos estatutarios son marcadamente homogeneos, lo que no tiene nada de casual porque responden a un mismo patron.

En efecto, tras una negociacion entre las organizaciones representativas de los institutos religiosos y la Conferencia Episcopal, esta ultima aprobo el documento <<Criterios basicos para el regimen de fundaciones canonicas privadas constituidas por Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostolica y erigidas por la Conferencia Episcopal Espanola>>, publicado en el Boletin Oficial de 31 de diciembre de 2013 (27).

La Conferencia Episcopal Espanola asume el caracter privado de estas fundaciones (transige con ello, quiza habria que decir) pero senala unos puntos de obligada observancia que habran de acogerse de manera explicita en los estatutos de estas entidades.

Los mencionados criterios afectan a dos materias, la orientacion religiosa de las fundaciones y su regimen economico.

En relacion con lo primero, se hace constar que el caracter propio de la fundacion sera el del Instituto, que se sustancia, a la postre, en una neta identidad catolica. La fundacion contara con un servicio de asistencia religiosa --es una consecuencia practica de lo anterior--que, entre otras cosas, incluira la puesta a disposicion de los beneficiarios de una capilla o lugar apropiado para la celebracion de actos religiosos de culto. Se establece, asimismo, que la entidad fundadora mantendra el control sobre los organos de gobierno de la fundacion, mediante el nombramiento de al menos dos tercios de los miembros del patronato y se reservara el derecho de cesar a los designados en caso de que actuen contra el caracter propio de la fundacion y de la entidad. La Conferencia Episcopal reclama que se le presente la memoria anual de la fundacion, con referencia expresa a las medidas adoptadas para la tutela de la identidad catolica y se especifica que el Superior Mayor es responsable ante la Conferencia de las dificultades que se susciten sobre la efectiva orientacion catolica. Se menciona el derecho de visita de la entidad fundadora, sin perjuicio de las competencias propias de la Conferencia Episcopal y del Ordinario del lugar. En el caso de que la situacion del instituto religioso promotor comprometa la continuidad de la identidad catolica de la fundacion, el propio instituto designara una entidad eclesiastica de caracter publico para que la sustituya o bien la Conferencia autorizara a la que deba asumir ese cometido. Asimismo, la Conferencia podria llegar a sustituir a la entidad fundadora en el caso de que esta incumpla gravemente sus obligaciones.

En materia economica los criterios aprobados se resumen en los puntos que a continuacion se indican. La transferencia de bienes del Instituto a la fundacion se sujeta a lo prescrito en Libro V del Codigo, sobre bienes temporales de la Iglesia, y se recomienda que los estatutos recojan tambien las normas codiciales en materia de administracion de bienes, y especialmente las relativas a la enajenacion. La fundacion rendira cuentas anualmente a la Conferencia y las sometera asimismo a una auditoria externa, cuyo resultado habra de presentar tambien a la Conferencia. La responsabilidad civil, por ultimo, se regira por lo previsto en la Ley de Fundaciones del Estado.

Las restantes normas estatutarias no afectadas directamente por lo dispuesto en los <<Criterios basicos>>--sobre gobierno, patrimonio, modificacion, fusion y extincion de las fundaciones--completan el regimen juridico de la entidad, en conformidad, naturalmente, con las disposiciones generales del Derecho canonico y los criterios de la Conferencia.

Sobre la base de los estatutos de estas fundaciones, me interesa fijar la atencion sobre cinco aspectos que presentan un mayor interes para el analisis juridico:

1 La transferencia de bienes y derechos de la entidad fundadora a la fundacion.

2 Las normas sobre administracion de bienes.

3 La responsabilidad civil de los patronos.

4 Las competencias de la Conferencia Episcopal en el regimen de las fundaciones.

5 Las competencias del Obispo diocesano.

4. LA TRANSFERENCIA DE BIENES Y DERECHOS DE LA ENTIDAD FUNDADORA A LA FUNDACION

La entidad fundadora de la que hablamos es siempre una persona juridica publica--el institutos de vida consagrada o un conjunto de ellos--por lo que sus bienes son indudablemente eclesiasticos. No hace falta anadir mas para concluir que cualquier acto de transferencia de bienes desde la entidad a la nueva fundacion se encontrara sujeto a las normas del Libro V del Codigo de Derecho Canonico.

Si el valor de los bienes transferidos superase la cantidad establecida por el Derecho, se requeriria licencia de la autoridad competente, a tenor del canon 1291. Ademas, segun el canon 1293, para la enajenacion de bienes, cuyo valor excede la cantidad minima determinada, se requiere causa justa, tasacion de la cosa y observancia de aquellas otras cautelas prescritas por la legitima autoridad para evitar un dano a la Iglesia.

En el supuesto de los institutos religiosos, que es el que aqui propiamente interesa, hay que tener en cuenta que la validez de una enajenacion requiere la licencia del Superior competente dada por escrito, con el consentimiento de su consejo, segun lo prescrito en el canon 638 [seccion] 3. Pero si se trata de una operacion en la que se supere la suma determinada por la Santa Sede para cada region se requiere ademas la licencia de la misma Santa Sede. Los institutos religiosos, como se ve, no se encuentran vinculados por el criterio de la Conferencia Episcopal determinante de la cantidad a partir de la cual se requiere la licencia de la Santa Sede para enajenar bienes eclesiasticos, en el caso de que esta haya fijado una cantidad distinta (28).

En definitiva, habra que estar en cada caso al valor de los bienes transferidos a la nueva persona juridica canonica privada para determinar la persona autorizante del acto, a tenor del Derecho (el Superior, en un caso; el Superior y la Sede Apostolica, en otro).

Si el regimen canonico de control sobre las enajenaciones se aplica a la transferencia de patrimonio de una persona juridica publica a otra de la misma naturaleza, con mayor motivo habra de observarse--y con mayor cautela supervisarse--la operacion que tenga como beneficiaria a una persona juridica canonica privada, porque da lugar a una salida de bienes del patrimonio de la Iglesia.

Ciertamente, los bienes transferidos continuaran al servicio de una finalidad eclesial, sostenida ahora por la fundacion privada, pero ello no quita que la operacion economica haya de realizarse con arreglo a las normas del Derecho patrimonial de la Iglesia.

En la practica, las entidades fundadoras parece que no estan transfiriendo propiedades a las nuevas fundaciones, sino solamente el derecho de uso sobre los bienes muebles e inmuebles necesarios para desarrollar la actividad educativa (29).

De tal manera--mediante la cesion del derecho de uso--los institutos religiosos pretenden evitar la intervencion de la autoridad, porque no sufriria menoscabo el patrimonio eclesiastico. No esta de mas recordar, sin embargo, que segun el canon 1295, a la enajenacion se equipara cualquier operacion de la que pueda resultar perjudicada la situacion patrimonial de la persona juridica (30). Lo que podria darse en operaciones de cesion de derechos como las indicadas, en virtud de las cuales los bienes eclesiasticos podrian quedar sometidos a cargas in perpetuum o por largo plazo. En todo caso, habria que tratar de cuantificar el montante de la operacion.

Por otra parte, la dotacion dineraria constitutiva de la fundacion suele ser muy pequena, de manera que no requiera licencia de la autoridad.

Bien podria suceder que, aun no habiendo transferencia de bienes eclesiasticos en el momento constitutivo de la fundacion privada, la politica del instituto religioso consistiera en incrementar a posteriori su patrimonio (de la fundacion), mediante la derivacion de bienes que en otras circunstancias irian dirigidos al instituto mismo. Seria un recurso indirecto o mediato para evitar el control de la autoridad eclesiastica sobre los bienes eclesiasticos.

5. LAS NORMAS SOBRE ADMINISTRACION DE BIENES

Las personas juridicas privadas administran libremente los bienes que poseen, como corresponde a un patrimonio que no es de titularidad eclesiastica sino de particulares (31). Los estatutos de la fundacion especificaran las normas de gestion patrimonial segun el criterio del fundador, dentro, naturalmente, del marco legal aplicable a las fundaciones, que puede establecer normas de obligado cumplimiento sobre algunas materias, como el origen de las rentas y de otros recursos (por ejemplo: actividades comerciales legitimas), la aplicacion de los medios economicos disponibles (porcentaje de beneficios que debe retornar a la fundacion) o la llevanza de la contabilidad.

De acuerdo con la recomendacion contenida en los criterios basicos aprobados por la Conferencia Episcopal, los estatutos de las fundaciones suelen acoger una norma especifica segun la cual <<los actos de enajenacion patrimonial se someten a la licencia de la autoridad eclesiastica, segun las normas del Derecho Canonico>>. Una disposicion de este estilo comporta el arrastre del conjunto normativo del Titulo III del Libro V del Codigo (sobre los contratos, y principalmente sobre la enajenacion), que habra de observar integramente la entidad en la gestion de su patrimonio.

La fundacion Escuela Viva, por ejemplo, senala expresamente que los actos de enajenacion patrimonial se someteran a la licencia de la Santa Sede, sin ulteriores salvedades (32). Significa por tanto que ha de recurrir a la autoridad mas alta cualquiera que sea el monto de la operacion, siempre que la actuacion economica supere la cantidad minima para la que no se requiere licencia.

La Conferencia Episcopal, por lo tanto, no interviene en estas operaciones. Puede resultar discutible, pero no es contrario a lo dispuesto en el canon 1292: <<Cuando el valor de los bienes cuya enajenacion se propone, se halla dentro de los limites minimo y maximo que fije al Conferencia Episcopal para su respectiva region, la autoridad competente se determina por los propios estatutos, si se trata de personas juridicas no sujetas al Obispo diocesano>>. Y los estatutos, como acabo de decir, senalan directamente a la Santa Sede.

Si que indican los estatutos, sin embargo, que se presentara anualmente a la Conferencia Episcopal Espanola la oportuna informacion economica. No se trata de la rendicion de cuentas prevista en el canon 1287 para las personas juridicas publicas, porque no es propiamente un acto de control por parte de la autoridad sino de mera informacion (33).

La informacion economica prescrita incluye el balance, la cuenta de resultados y la memoria. El Derecho canonico no tiene una doctrina particular en estas materias y hay que entender estos conceptos segun el sentido que encuentran en la ciencia economica y en la legislacion del Estado. El balance es el documento cifrado que contiene el patrimonio de la fundacion, integrado por el conjunto de bienes y derechos de su titularidad (activo), y por el conjunto de obligaciones y fondos propios (pasivo) referido a la fecha de cierre correspondiente (34). La cuenta de resultados (o de perdidas y ganancias) es el documento contable que cuantifica la renta de la fundacion, determina de forma separada los ingresos y gastos, expresando por diferencia los resultados del ejercicio (35). La memoria completara, ampliara y comentara la informacion contenida en el balance y en la cuenta de perdidas y ganancias (36). La memoria economica a la que ahora nos referimos es distinta de la memoria de actividades que tambien ha de presentarse a la Conferencia Episcopal segun el criterio 1.3, en la que constaran, entre otros datos, las acciones requeridas para mantener la identidad catolica de la fundacion.

En los estatutos de estas fundaciones no se establecen especiales requisitos de forma en cuanto a la llevanza de la contabilidad y a la presentacion de los documentos, que se practicara, cabe suponer, de acuerdo con la praxis del sector.

La auditoria externa, de acuerdo con la norma correspondiente de los criterios basicos aprobados por la Conferencia Episcopal, respondera a lo establecido por la ley civil, que normalmente vincula su caracter obligatorio a que los activos de la fundacion superen ciertas cantidades o a que el numero de trabajadores alcance una determinada cifra.

6. RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS PATRONOS

Intimamente relacionado con el tema de la administracion de los bienes se encuentra el aspecto de la responsabilidad civil de los organos de gobierno de la fundacion. En los <<criterios basicos>> de la Conferencia Episcopal no se introduce una norma especifica sobre este aspecto, sino que se remite a lo que disponga la ley civil, si bien anade a continuacion una clausula de dudoso sentido: <<sin que en ningun caso recaiga responsabilidad subsidiaria en la entidad fundadora, la diocesis o la Conferencia Episcopal>>. Los estatutos de las fundaciones se limitan normalmente a reproducir el criterio establecido por la Conferencia (37).

La ley espanola vigente determina que los patronos responderan solidariamente frente a la fundacion de los danos y perjuicios que causen en los supuestos de realizacion de actos contrarios a la ley, a los estatutos o sin la diligencia debida. Se exime de responsabilidad a quienes hayan votado en contra del acuerdo, y a quienes prueben que, no habiendo intervenido en su adopcion y ejecucion, desconocian su existencia o, conociendola, hicieron todo lo conveniente para evitar el dano o, al menos, se opusieron expresamente a aquel (38).

En las fundaciones objeto de este estudio la mayoria de los patronos son superiores de los institutos que constituyen la entidad fundadora. Es un dato relevante a la hora de determinar el grado de la responsabilidad efectiva que estos podrian llegar a asumir. En el caso de los miembros de institutos religiosos, puede darse que no dispongan de patrimonio personal (39). Aunque el Derecho del Estado no otorgue eficacia a los actos de desposesion total o incluso de declaracion de la incapacidad para adquirir bienes temporales que los religiosos realicen en el ordenamiento canonico, la renuncia efectiva a los bienes en favor de su instituto se habra producido y la carencia de patrimonio personal sera inevitable.

Si a lo anterior se anade que los patronos son nombrados por la entidad fundadora y que el Patronato mismo se encuentra bajo el pleno control del instituto de vida consagrada que promueve la fundacion, es dificilmente admisible la irresponsabilidad patrimonial del mismo en caso de insolvencia de los patronos. Mas bien al contrario, el instituto se vera obligado a responder en todo caso, porque los patronos no lo haran personalmente y su presencia en la fundacion es por cuenta del instituto religioso, de quien en realidad la entidad depende.

Hay que considerar, asimismo, que estas fundaciones carecen de un patrimonio significativo (a no ser que se haya constituido posteriormente). La dotacion dineraria suele ser minima y la aportacion del instituto religioso se limita normalmente a la cesion del derecho de uso sobre los inmuebles del centro de ensenanza, de modo que no contribuyen a un efectivo soporte patrimonial de la entidad.

En cambio, resulta clara la ausencia de responsabilidad de la Conferencia Episcopal y de las diocesis en el caso de insolvencia de la fundacion. Ciertamente, la Conferencia Episcopal Espanola cumple un papel decisivo en la constitucion de la fundacion, en la medida en que aprueba sus estatutos y reconoce su personalidad juridica canonica. Pero no interviene en su actividad de gobierno, que depende enteramente de la entidad fundadora, sino pues se limita a ejercer los cometidos que sobre la tutela de las personas juridicas privadas le encomienda el Derecho canonico. El refuerzo de algunas de esas competencias, segun los terminos de los <<criterios basicos>> aprobados en 2013, no es bastante para fundamentar juridicamente un regimen de dependencia que obligue a la Conferencia Episcopal a responder subsidiariamente de las deudas de la fundacion. Menos sentido aun tendria involucrar a la autoridad diocesana en este tipo de procesos, por cuanto esta solamente interviene en la vida de la fundacion a proposito de eventuales autorizaciones para su implantacion en la diocesis, pero no interviene de ningun modo en el gobierno economico de la fundacion ni en su control. Sin olvidar, por otra parte, que ni siquiera la <<licencia>> de la autoridad eclesiastica para la enajenacion de bienes o para otros actos de administracion extraordinaria da lugar a un traslado de responsabilidad al superior (40).

Estas alusiones me sirven para introducir los dos ultimos aspectos que deseo tratar: las competencias de la Conferencia Episcopal y del Obispo diocesano en relacion con las fundaciones objeto de estudio.

7. COMPETENCIAS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL

Aunque he hecho referencia a algunas de las competencias en la materia de la Conferencia Episcopal a lo largo de estas paginas, me parece oportuno hacer una presentacion sistematica y exhaustiva de todas ellas, de acuerdo con lo que establece el Codigo y los denominados <<Criterios basicos>>.

En el momento constitutivo la intervencion de la Conferencia es esencial pues a ella le corresponde la aprobacion de los estatutos y el otorgamiento de la personalidad juridica (lo que suele calificarse como la <<ereccion>>, aunque se trate de entidades privadas) (41).

Ademas, los criterios basicos establecen que las fundaciones presenten una memoria anual de actividades, dando cuenta de las medidas para mantener la identidad catolica (1.3). La Conferencia puede dirigirse al superior mayor del instituto de quien dependa la entidad fundadora para que responda de la orientacion catolica de la entidad (1.6). Entre las formas de disolucion de la fundacion se encuentra la decision de la Conferencia Episcopal Espanola, tomada a tenor de las normas del Derecho canonico (1.5). Se tipifican dos cualificadas intervenciones de la Conferencia en el caso de que la entidad fundadora no se encuentre en condiciones de garantizar la identidad catolica de los centros educativos y de que esta incumpla gravemente sus obligaciones respecto a la fundacion. En el primer caso, la Conferencia deberia autorizar a la nueva entidad encargada de asumir esa responsabilidad que no puede cumplir la fundacion. En el segundo, podria llegar a sustituir a la entidad fundadora por otra entidad de tutela lo mas acorde posible con el caracter propio de la fundacion. En materia economica, la fundacion tendra que presentar a la Conferencia Episcopal las cuentas y la preceptiva auditoria externa.

8. COMPETENCIAS DEL OBISPO DIOCESANO

Las relaciones entre las fundaciones objeto de estudio y la autoridad eclesiastica no se concentran exclusivamente en la Conferencia Episcopal sino que tienen al obispo diocesano como el otro polo de la relacion. La autoridad local goza, con arreglo al Derecho universal, de unas determinadas competencias sobre las actividades religiosas desarrolladas en la diocesis, que no se pueden obviar (42). Seria una erronea comprension del Derecho canonico concluir que la combinacion de los dos elementos especificos de estas fundaciones promovidas por institutos de vida consagrada--el caracter nacional y la naturaleza canonica privada--permitiria neutralizar la legitima competencia del obispo en relacion con estas entidades.

La vigilancia episcopal sobre las fundaciones de ensenanza cuenta con un factor anadido de complejidad. Me refiero a que la actividad que desempenan parece ser parte del munus docendi Ecclesiae (al menos lo era mientras dependia del instituto, porque los centros de ensenanza de los religiosos tienen la consideracion de Escuela catolica).

La Escuela catolica es una categoria formalmente establecida por el Derecho de la Iglesia (43). Conforme al canon 803 [seccion] 1 <<Se entiende por escuela catolica aquella que dirige la autoridad eclesiastica competente o una persona juridica eclesiastica publica, o que la autoridad eclesiastica reconozca como tal mediante documento escrito>>. Naturalmente, el criterio formal presupone los aspectos sustanciales, como senala el paragrafo 2: <<La ensenanza y educacion en una escuela catolica debe fundarse en los principios de la doctrina catolica; y han de destacar los profesores por su recta doctrina e integridad de vida>>; y el paragrafo 3 se ocupa de la denominacion catolica, que ninguna escuela, aunque en realidad sea catolica, puede adoptar sin el consentimiento de la autoridad eclesiastica competente.

Otras normas de referencia a los efectos de lo que seguidamente vamos a tratar son los canones 801 y 806 [seccion] 1. Segun el primero, <<los institutos religiosos que tienen por mision propia la ensenanza, permaneciendo fieles a esta mision suya, procuren dedicarse a la educacion catolica tambien por medio de sus escuelas, establecidas con el consentimiento del Obispo diocesano>>. El segundo declara que <<Compete al Obispo diocesano el derecho de vigilar y de visitar las escuelas catolicas establecidas en su territorio, aun las fundadas o dirigidas por miembros de institutos religiosos; asimismo le compete dictar normas sobre la organizacion general de las escuelas catolicas; tales normas tambien son validas para las escuelas dirigidas por miembros de esos institutos, sin perjuicio de su autonomia en lo que se refiere al regimen interno de esas escuelas>> (44).

El traspaso de la titularidad academica de los centros de una persona juridica publica--el instituto de vida consagrada--a una privada--la fundacion--podria incidir sobre la naturaleza de la actividad eclesial desarrollada, un aspecto delicado que en otros sectores de actividad--la sanidad, la asistencia social, la cultura--no se plantea en terminos identicos.

Lo que esta en juego es la eventual privatizacion de una actividad ejercida hasta ahora in nomine Ecclesiae. Pienso que esta problematica es mas grave que la relativa a la privatizacion del patrimonio economico, es decir, la perdida del caracter de bienes eclesiasticos de los que pasen a manos de una persona juridica privada (aspecto que suele polarizar la atencion cuando se abordan estos temas y que en relacion con el que ahora tratamos es secundario).

?Cual sera la situacion canonica de los centros que pasan de una entidad publica a otra privada? La respuesta determinara el tipo de intervencion del obispo diocesano en ese proceso y en la vida subsiguiente de las escuelas.

Se hace necesario distinguir entre los centros que eran formalmente catolicos antes de pasar a la nueva fundacion de los que no lo eran y de los de nueva creacion o que fueron asumidos por la fundacion posteriormente, una vez iniciada su actividad.

8.1. Centros formalmente catolicos

Lo mas frecuente sera que las escuelas integradas en la fundacion sean formalmente catolicas porque fueron creadas por personas canonicas publicas (los institutos de vida consagrada) y estaban sujetas a su direccion. Esta es la condicion exigida por el canon 803 [seccion] 1 para considerar a un centro integrado en la categoria <<Escuela catolica>>. Por otra parte, si desarrollaban efectivamente su actividad educativa en la diocesis es que obtuvieron en su dia el consentimiento del obispo, con arreglo a lo prescrito por el canon 801.

Una interpretacion literal del canon 803 [seccion] 1 haria exigible que el centro traspasado de una persona juridica publica a una privada obtuviera un nuevo reconocimiento escrito de la autoridad eclesiastica para continuar siendo Escuela catolica, pues la titularidad habria dejado de corresponder al instituto religioso.

Los derechos del obispo, sin embargo, se encontrarian suficientemente tutelados en este caso mediante la comunicacion oportuna por parte de la entidad fundadora del cambio de titularidad. Podria resultar excesivo exigir al instituto religioso que solicite una nueva autorizacion escrita para el desarrollo de una actividad ejercida durante anos, teniendo en cuenta que se pretende mantener la identidad catolica del centro y que la Conferencia Episcopal ha establecido cautelas razonables para aprobar los estatutos de la nueva fundacion y dotarla de personalidad juridica.

En el procedimiento de aprobacion por parte de la Conferencia Episcopal deberia comprobarse, en todo caso, que los obispos de cada una de las diocesis en las que la fundacion contara con centros establecidos han sido informados efectivamente (en este sentido, la certificacion del acto mediante el cual el obispo se da por enterado habria de incorporarse al expediente).

La consecuencia sera que las competencias del obispo diocesano enumeradas en el canon 806 en relacion con tales centros permanecen intactas--vigilancia y visita, por una parte, y posibilidad de emanar normas sobre la organizacion general, por otra--.

8.2. Centros no formalmente catolicos, de nueva creacion o asumidos por la fundacion posteriormente

Los centros de ensenanza no formalmente catolicos, aunque lo sean de hecho, no se encuentran sujetos a control alguno de eclesialidad y no tienen la condicion de Escuela catolica. Si se incorporan a una fundacion canonica privada promovida por un instituto de vida consagrada y desean gozar de ese estatus, deberan obtener el reconocimiento de la autoridad eclesiastica dado por escrito. Cometido de la autoridad sera constatar que, segun los terminos estatutarios, la dependencia respecto de la fundacion y de esta respecto de la entidad fundadora se encuentra suficientemente asegurada (mediante los criterios de nombramiento de los miembros del Patronato o de otros organos de gobierno).

El mismo regimen de reconocimiento del obispo dado por escrito se aplicaria a los centros creados por la fundacion o a los asumidos por esta en un momento posterior a su constitucion.

Una persona juridica privada no es capaz de hacer por si misma <<Escuela catolica>>, de manera que no hay otro camino que solicitar el reconocimiento expreso de la autoridad competente mediante documento escrito. En el texto del decreto habria que fijar los criterios de intervencion de la autoridad para garantizar la integridad de los requisitos sustanciales de la educacion catolica en el centro docente.

?Que se puede decir, finalmente, a proposito de fundaciones civiles que asumen escuelas catolicas? Ya se sabe que la hipotesis, desgraciadamente, existe. En tales casos los centros pierden la condicion de catolicos, porque pasan a ser dirigidos por una persona juridica civil. Resulta inverosimil que en esas circunstancias los centros educativos llegaran a obtener el reconocimiento de la autoridad competente para ser considerados de nuevo parte de la Escuela catolica. Lo razonable seria que la autoridad eclesiastica requiriese a la entidad fundadora--el instituto de vida consagrada--la constitucion de la fundacion con arreglo al ordenamiento de la Iglesia, para no dar por buena semejante irregularidad canonica.

Si la fundacion civil promovida por un instituto de vida consagrada procediera a la creacion de nuevos centros o asumiera otros que nunca fueron Escuela catolica, tampoco podrian ser objeto de reconocimiento expreso por la autoridad eclesiastica. El antijuridico proceso de constitucion de la fundacion civil habria viciado su evolucion posterior.

Distinto seria el caso de una fundacion civil, no promovida por personas canonicas publicas sino por entidades civiles o simples ciudadanos, que deseara obtener para sus centros el titulo--no solo la denominacion--de Escuela catolica. Podria obtenerlo por la via del reconocimiento por escrito de la autoridad competente.

Es dudoso, sin embargo, que en centros de ensenanza dependientes de entidades civiles pueda establecerse un regimen de dependencia de la autoridad eclesiastica en materias tan sensibles como las que exige la garantia de la catolicidad de la ensenanza. No se puede obviar la realidad de que la sujecion de los centros educativos al Derecho del Estado es muy intensa y mas aun en el caso de los centros concertados, que tienen en la practica un regimen semipublico. Aunque no sea una garantia plena, la titularidad eclesial de los centros coloca a estos en una posicion de mayor firmeza ante del Derecho del Estado.

9. VALORACION FINAL

El reconocimiento en la Iglesia de la personalidad juridica privada es una de las novedades destacables de la nueva codificacion canonica, que remite inmediatamente a la eclesiologia del Concilio Vaticano II. La innovacion no consiste en un simple expediente tecnico, sino que responde a una comprension profunda del ser y de la mision de la Iglesia, que ha conducido al reconocimiento de los derechos de los fieles y de la autonomia que les corresponde (45).

En efecto, es congruente con la naturaleza de la Iglesia que los fieles, no solo en cuanto personas singulares sino en colaboracion o asociados entre si, tomen parte en la unica mision del Pueblo de Dios, pero actuando en su propio nombre y no en el de la autoridad de la Iglesia. La iniciativa de los fieles que se expresa en la constitucion de personas juridicas privadas no es una realidad extrana a la vida eclesial. Lo que resultaria ajeno a la eclesiologia conciliar y codicial seria mas bien la adopcion de una perspectiva excesivamente autoritativa--por no decir autoritaria--que redujera la multiforme actividad eclesial al exclusivo esquema de lo publico.

En consonancia con lo dicho hasta ahora, la proliferacion de entidades canonicas de caracter privado--que no por ello se situan en un rango de menor eclesialidad sino de diferente modo de realizarla--nada tiene, en principio, de criticable. Ahora bien, conviene cerciorarse en cada caso de que la iniciativa responda verdaderamente al impulso de los fieles y no se busque servirse de la figura de la personalidad privada para fines estrategicos.

Aqui es donde afloran mis objeciones al modelo de las fundaciones promovidas por los institutos de vida consagrada objeto de este estudio. Me parece dudosa en estos casos la calificacion como entidades de naturaleza privada porque la actividad no es en realidad fruto de la iniciativa de los fieles sino de una persona canonica publica--el instituto de vida consagrada--que ha venido desarrollando una actividad publica y que pretende continuar ejercitandola en los mismos terminos. Asi sucede indudablemente en el sector de la ensenanza, desde el momento en que los centros educativos de los religiosos se integran en la categoria canonica <<Escuela catolica>>.

A mi parecer, el caracter privado de estas fundaciones es pura ficcion, como se demuestra, a la postre, del analisis de su efectivo regimen juridico, que de ninguna manera puede considerarse propio de una persona canonica privada.

Habra que comprobar con el paso del tiempo si este modelo de fundacion que aqui hemos analizado desde la perspectiva juridica es efectivo y se adecua a la actividad que se pretende desarrollar o es fuente de tensiones entre la autoridad eclesiastica y los institutos de vida consagrada o entre estos y las fundaciones que regentan. Desde una perspectiva juridica se puede asegurar que del fenomeno descrito se siguen ya efectos indeseables. En la ciencia del Derecho, la manipulacion de las categorias da lugar a la difuminacion de los perfiles propios de cada una y propicia, finalmente, la confusion y la falta de rigor. El caso de estas fundaciones es una manifestacion mas de la tendencia perceptible en el Derecho canonico reciente, tambien de ambito universal, a incrementar el control sobre las personas juridicas privadas, que daria como resultado una suerte de nuevas entidades tuteladas, como un tertium genus entre publicas y privadas.

Me atrevo a apuntar otra linea de critica al fenomeno de las fundaciones promovidas por los religiosos, que conecta con la implantacion en el ambito eclesial de un tipo de fundacion que en la doctrina juridica civil suele denominarse <<organizativa>> o <<de gestion>>, por contraposicion con el tipo de fundacion canonica clasica, de caracter eminentemente patrimonial y rentista. Se trata de un evidente influjo secular, porque esa diferencia de modelos fundacionales responde a la cultura del Derecho del Estado y ha sido posible por los cauces que ha abierto la legislacion civil. El resultado ha sido la proliferacion de fundaciones sin patrimonio, constituidas con una dotacion dineraria meramente testimonial, y que pretenden vivir de las subvenciones publicas. Es conocido el fin que tantas de ellas han tenido cuando los fondos publicos han disminuido drasticamente. No puede decirse que el modelo descrito resulte contrario al Derecho canonico, pero es igualmente cierto que se encuentra bastante alejado de su tradicion mas genuina.

El fenomeno de las fundaciones de ambito nacional promovidas por los institutos de vida consagrada ha propiciado un efecto favorable, si bien indirecto y no buscado (hablo ahora en terminos estrictamente juridicos y no entro en la valoracion de las realizaciones educativas y pastorales de estas fundaciones, que seguramente merecera un juicio sumamente positivo). Ha servido para que la Conferencia Episcopal Espanola haya sentado las bases normativas y de organizacion que permitan ejercer la debida vigilancia canonica (la practica de un verdadero <<Protectorado eclesial>>) sobre las fundaciones de ambito nacional. Retomo en este punto el discurso del inicio sobre la creacion del Consejo Episcopal de fundaciones, organo de la Conferencia vinculado a la Comision Permanente. Me parece que las diocesis deberian transitar por la misma senda si se pretende responder a los cometidos que el Derecho canonico confia a los obispos en materia de vigilancia de las fundaciones que operan en su ambito territorial.

Ante una legislacion civil absorbente y un protectorado estatal maximamente controlador no cabe reivindicar una supuesta autonomia canonica fundada sobre el ejercicio de un protectorado eclesial que en realidad no existe.

La presion estatal en esta materia podria contribuir, como ha sucedido en otros casos, a que el Derecho canonico particular desarrolle su propio ordenamiento y a que afine su tecnica juridica.

RECIBIDO: 7 DE SEPTIEMBRE DE 2015 / ACEPTADO: 28 DE SEPTIEMBRE DE 2015

Jorge OTADUY

Profesor Ordinario de Derecho Eclesiastico del Estado

Facultad de Derecho Canonico. Universidad de Navarra

jorotaduy@unav.es

Bibliografia

Aguilera Soler, C., Fundaciones, capellanias y causas pias en el patrimonio de la Iglesia. Instituciones canonicas y reordenacion juridica, Asociacion Espanola de Canonistas, Salamanca 1979, 11-36.

Andres, D. J., El Derecho de los religiosos (Comentario al Codigo), Publicaciones Claretianas, Madrid 1984.

Aznar Gil, F. R., La administracion de los bienes temporales de la Iglesia, Publicaciones Universidad Pontificia, Salamanca (2) 1993.

Begus, C., Diritto patrimoniale canonico, Lateran University Press, Citta del Vaticano 2007.

Beneyto Berenguer, R., Las fundaciones religiosas de la Iglesia Catolica: fundaciones pias autonomas, Asociacion Espanola de Fundaciones, Madrid 2007.

--, <<Fundacion pia>>, en J. Otaduy--A. Viana--J. Sedano (eds.), Diccionario General de Derecho Canonico, IV, Thomson Reuters Aranzadi, Pamplona 2013, 163-170.

--(dir.), Reflexion y perspectivas de futuro de las Fundaciones Autonomas, Thomson Reuters Aranzadi, Pamplona 2013.

Campo Ibanez, M., S.J., Vivere sine proprio: la pobreza individual de los religiosos. Estudio del canon 668 del vigente Codigo de Derecho Canonico y su relacion la legislacion civil espanola, Extracto de tesis doctoral, Facultad de Derecho canonico, Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2009.

Cito, D., sub c. 801, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, III/1, Eunsa, Pamplona 3 2002, 240-242.

--, sub c. 806, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, III/1, Eunsa, Pamplona 32002, 261-263.

Cusack, B. A., <<Escuela catolica>>, en J. Otaduy--A. Viana--J. Sedano (eds.), Diccionario General de Derecho Canonico, III, Thomson Reuters Aranzadi, Pamplona 2013, 710-714.

De Paolis, V, Los bienes temporales de la Iglesia, BAC, Madrid 2012.

Garza Medina, L., Significado de la expresion Nomine Ecclesiae en el Codigo de Derecho Canonico, Editrice Pontificia Universita Gregoriana, Roma 1998.

Hervada, J., Elementos de Derecho constitucional canonico, Eunsa, Pamplona (3) 2014.

Mantecon, J., sub c. 1295, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, IV/1, Eunsa, Pamplona 32002, 166-167.

Marcuzzi, P. G., Le fondazione pie (cann. 1303-1310), I beni temporali delia Chiesa, Libreria Editrice Vaticana, Citta dei Vaticano 1999, 225-264.

Martin, M., Las fundaciones religiosas en el Derecho espanol. Especial referencia al Derecho autonomico, Universidad de Almeria, Almeria 1995.

Miras, J., <<Licencia>>, en J. Otaduy--A. Viana--J. Sedano (eds.), Diccionario General de Derecho Canonico, V, Thomson Reuters Aranzadi, Pamplona 2013, 179-181.

Morgante, M., L'amministrazione dei beni temporali della Chiesa, Piemme, Casale Monferrato 1993.

Perez de Heredia y Valle, I., Libro V del CIC. Bienes temporales de la Iglesia, Siquem, Valencia 2002.

Rincon-Perez, T., sub c. 596, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, II/2, Eunsa, Pamplona 3 2002, 1473-1479.

--, La vida consagrada en la Iglesia latina. Estatuto teologico-canonico, Eunsa, Pamplona (2) 2011.

--, Codigo de Derecho Canonico, Edicion Anotada a cargo del Instituto Martin de Azpilcueta, Eunsa, Pamplona (8) 2015.

Rubio Rodriguez, J. J., Las fundaciones benefico-religiosas en el Derecho comun y espanol. (Estudio historico-juridico), El Almendro, Cordoba 1985.

--, Concepto de causa pia en los juristas clasicos espanoles. Estudio historico-juridico, Ius Canonicum 25, 49 (1985) 145-156.

Schouppe, J.-P., Derecho patrimonial canonico, Eunsa, Pamplona 2007.

Traserra Cunillera, J., Las fundaciones pias autonomas, Facultad de Teologia de Barcelona, Barcelona 1985.

Trivero, L., Pie volonta e pie fondazioni. I beni temporali della Chiesa, XXII Incontro di Studio Passo della Mendola, Glossa, Milano 1997, 93-115.

(1) BOCEE, 92, 31 de diciembre de 2013, 155-156.

(2) Vid. principalmente cann. 114-123, sobre las personas juridicas en la Iglesia, y 1303, sobre las fundaciones pias.

(3) Vid. D. J. Andres, El Derecho de los religiosos (Comentario al Codigo), Publicaciones Claretianas, Madrid 1984, 35-38 y 89-108; T. RINCON-PEREZ, mb c. 596, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, II/2, Eunsa, Pamplona J2002, 1473-1479; Idem, La vida consagrada en la Iglesia latina. Estatuto teologico-canonico, Eunsa, Pamplona 22 011, 167-168.

(4) Vid. http://www.fundacionloyola.es/institucional/ (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<La Fundacion Loyola es una obra apostolica de la Compania de Jesus dedicada a la Educacion en el ambito de la Provincia jesuitica de Andalucia y Canarias. Asi se define en el Articulo 1 de sus Estatutos:

La Fundacion Loyola Andalucia y Canarias, erigida como fundacion canonica autonoma, con personalidad juridica propia, por el Preposito General de la Compania de Jesus en virtud de las Facultades que le confieren el Derecho Canonico comun y el propio de la misma Compania de Jesus, es una obra apostolica de la misma sin animo de lucro.

Fue erigida por el Padre General de la Compania de Jesus, Peter Hans Kolvenbach, con fecha 24 de enero de 1998, para atender a la promocion y direccion de sus colegios en Andalucia y Canarias. Posteriormente, con fecha 25 de mayo de 1998, fue inscrita en el registro de Fundaciones Religiosas del Ministerio de Justicia espanol (No 159 de la Seccion Especial, Grupo F).

La Compania de Jesus en Andalucia-Canarias transfiere la Titularidad de sus colegios a la recien creada Fundacion en virtud de un convenio que se firma el 31 de julio de 1998.

Gestiona actualmente tres colegios en Andalucia y uno en Canarias y edita, ademas, una revista de educacion llamada "Dialogo Familia-Colegio" que publica seis numeros cada curso>>.

(5) Vid. http://femdl.micolegio.es/ver_apartado.aspx?id=14083 (ultima consulta 1 de agosto de 2015). La Fundacion se aprobo en 2001 y la nueva titularidad de los centros fue efectiva a partir del curso 2002-2003.

(6) http://www.proyectodonbosco.com/index.asp (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<En la Asamblea capitular de 1998, el Inspector con su Consejo acordo la creacion de una fundacion canonica, destinada a desarrollar la accion social de la Inspectoria Salesiana, con unidad de gestion y garantia de estabilidad. Y a partir de 2007, fecha de union de las dos Inspectorias del Sur de Espana, es la Fundacion Proyecto Don Bosco la que coordina toda la accion social de la nueva Inspectoria Maria Auxiliadora.

Como nota caracteristica, la nueva fundacion se presenta como obra de la Familia Salesiana inspectorial. Se define como entidad sin animo de lucro, de ambito nacional, compartida con los grupos seglares que colaboran de forma institucional en nuestras obras, llamados a formar parte del maximo organo de gobierno y de otras estructuras de animacion. Asi quedo reflejado en la carta fundacional, firmada solidariamente por los representantes de los grupos instituidos de la Familia Salesiana, ante un notario de Cordoba, el dia 26 de octubre de 1998. El Rector Mayor, D. Vecchi, firmo el Decreto de ereccion el 24 de agosto de 1998 y fue inscrita en el Registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia el 12 de enero de 1999>>.

(7) http://fimdacioneducacioncatolica.com/ (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<Fundacion Educacion Catolica es una fundacion canonica, la primera de las Fundaciones creada por FERE-CECA, que surge en 1992 para dar respuesta a una incipiente realidad religiosa en Espana como era la falta de vocaciones y poder asi mantener la Educacion Catolica de calidad en nuestro pais. Desde entonces, hemos asumido la titularidad de Centros de ensenanza catolicos con el objetivo de garantizar su continuidad y sostenibilidad.

En la actualidad, integran la Fundacion 22 colegios en los que cursan estudios mas de 16.000 alumnos en ensenanzas desde segundo ciclo de Educacion Infantil hasta Bachillerato o Ciclos Formativos de Grado Medio. Contamos con un equipo de educadores formado por 1.300 profesores y 100 trabajadores de administracion y servicios>>.

(8) http://www.fesd.es/ (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<La Fundacion Educativa Santo Domingo--FESD--surge en el ano 2007, tras un largo periodo de reflexion y estudio, por iniciativa de algunas entidades de la Familia Dominicana que se constituyen en fundadoras.

Estas entidades o instituciones son: la Provincia de Espana de la Orden de Predicadores, frailes dominicos; la Provincia Santo Domingo de Guzman de la Congregacion de Dominicas de la Anunciata; la Provincia de Santa Catalina de Siena de la Congregacion de Dominicas de la Anunciata; la Provincia de Santa Catalina de Siena de la Congregacion de Santo Domingo; la Congregacion de Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario; la Provincia de Santa Maria del Pino de las Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia; el Vicariato Regional de Espana de la Provincia de Nuestra Senora del Rosario de la Orden de Predicadores, frailes dominicos. La Fundacion Educativa Santo Domingo se crea para acoger a los centros educativos dominicanos con el fin de impulsar su promocion y continuidad en fidelidad al carisma de santo Domingo. Desde el 2007 hasta nuestros dias se han ido incorporando progresivamente a la Fundacion quince centros de estudios en los que se imparte Educacion Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato, en doce ciudades y siete comunidades autonomas del territorio nacional--Aragon, Asturias, Castilla-La Mancha, Galicia, Madrid, Navarra, Valencia--formando anualmente a mas de 9.000 alumnos>>.

(9) http://fundacioneducativafranciscocoll.es/ (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<La Fundacion Educativa Francisco Coll (FEFC) es una institucion sin animo de lucro. Se constituye el 26 de diciembre de 2007, con la finalidad de seguir manteniendo una oferta educativa cristiana de futuro, desde el carisma de la Anunciata, en los Centros, dando una mayor importancia a la mision compartida entre laicos y religiosas, para continuar con la mision educativa evangelizadora. El Protectorado de Fundaciones es ejercido por la Administracion General del Estado, con el objeto de velar por el correcto ejercicio del derecho de fundacion y asegurar la legalidad de la constitucion y funcionamiento de las fundaciones.

El Patronato es el organo de gobierno de la Fundacion, a la cual representa y administra de acuerdo con la Ley y los Estatutos. Es el que marca las grandes lineas de pensamiento y actuacion. Al Patronato, como organo de gobierno y de representacion de la Fundacion, le corresponde cumplir y hacer cumplir las finalidades y objetivos fundacionales mediante el impulso, direccion y supervision de los centros, conservar el patrimonio fundacional y administrar los bienes y derechos de la Fundacion manteniendo plenamente su rendimiento y utilidad, siempre de acuerdo con los Estatutos y la Ley de Fundaciones>>.

(10) http://www.fundaciondoctrinacristiana.es/ (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<La Fundacion Educativa Doctrina Cristiana fue constituida por la Congregacion Misioneras de la Doctrina Cristiana, en Madrid, el 22 de febrero de 2008. Su ambito de actuacion se extiende, inicialmente a las Comunidades Autonomas de Andalucia, Extremadura y Madrid>>.

(11) http://www.fundacionfrs.es/#!/conocenos (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<La Asamblea General de la Federacion De Religiosos Socio-sanitarios, en su proceso de extincion, acordo el 12 de noviembre de 2007 la creacion de la Fundacion de Religiosos para la Salud.

La Fundacion desarrolla su labor de promocion humanitaria en la Cooperacion Internacional para el Desarrollo con actividades y proyectos.

Es una fundacion de caracter civil, creada al amparo de la ley 50/2003 (sic) de Fundaciones, y acogida a la ley 49/2002 del Regimen fiscal de entidades sin animo de lucro.

Inscrita en el Registro estatal de Fundaciones Asistenciales del Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad, por orden Ministerial del 3 de junio de 2008, inscrita bajo el numero 28-1504. Inscrita en el Registro de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (ONGD) de la Agencia Espanola de Cooperacion Internacional (Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperacion).

FRS es ONGD calificada en "salud" por la Agencia Espanola de Cooperacion Internacional para el Desarrollo>>.

(12) Como se puede comprobar, la Fundacion civil sustituye completamente a la FERS, entidad canonica publica.

(13) http://www.escuelaviva.org/ (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<La XCVIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Espanola celebrada en Madrid el 23 de noviembre de 2011 ha aprobado los estatutos de la Fundacion canonica privada "Escuela Viva" y ha erigido dicha Fundacion, que tiene como objetivo garantizar la continuidad de los centros educativos catolicos.

La Fundacion "Escuela Viva" viene a completar la labor que la Fundacion "Educacion Catolica" promovida por FERE-CECA, viene desarrollando desde 1992.

"Escuela Viva" desarrolla sus actividades, preferentemente, en la Comunitat Valenciana y en la Region de Murcia.

Es un servicio que "Escuelas Catolicas" presta a aquellas escuelas catolicas que puedan tener dificultades para asegurar el futuro de su mision evangelizadora>>.

(14) Fundacio escolapies www.fundacioescolapies.es; fundacion escolapias montal www.fundacionescolapiasmontal.org; fundacion educativa escolapias www.fe-escolapias.org (ultima consulta 1 de agosto de 2015).

(15) http://fundacioneducativaaci.com/ (ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<La "FUNDACION EDUCATIVA ACI" se constituye el 20 de diciembre de 2012 y en septiembre de 2013 entran a formar parte de ella los colegios que las Esclavas tienen en Espana. Es una obra apostolica de la Congregacion de Esclavas del Sagrado Corazon de Jesus en Espana. Con ella se ha creado un nuevo cauce para seguir promoviendo la educacion evangelizadora segun la tradicion de la Congregacion, en continuidad con la labor que se ha venido desarrollando a lo largo de mas de un siglo.

Se ha constituido como Fundacion canonica erigida por la Conferencia Episcopal Espanola y la Congregacion, como Entidad Fundadora, es responsable de expresar, garantizar y dar continuidad a los principios que definen el tipo de educacion que se expresa en el Caracter Propio>>.

(16) http://www.feffnont.es/ ultima consulta 1 de agosto de 2015). <<Tras mas de un siglo de labor educativa, la Congregacion de Franciscanas del Espiritu Santo, para garantizar el futuro de sus colegios, promueve la FUNDACION EDUCATIVA FRANCISCANAS DE MONTPELLIER, erigida en diciembre de 2012 por la Conferencia Episcopal. La Fundacion tiene por Mision garantizar la continuidad de los valores educativos de la Congregacion, el Caracter Propio y su estilo y pedagogia, enmarcados en la vision cristiana de Jesus de Nazaret y en los valores de la familia franciscana.

El 1 de septiembre de 2013 la Fundacion asume la Direccion de nuestros colegios>>.

(17) Entre los estudios monograficos sobre fundaciones autonomas publicados en Espana destacan J. TRASERRA CUNILLERA, Las fundaciones pias autonomas, Facultad de Teologia de Barcelona, Barcelona 1985, 101 p.; R. BENEYTO Berenguer, Las fundaciones religiosas de la Iglesia Catolica: fundaciones pias autonomas, Asociacion Espanola de Fundaciones, Madrid 2007, 142 p. De este ultimo autor se puede consultar la sintesis elaborada para el Diccionario General de Derecho Canonico: R. Beneyto Berenguer, <<Fundacion pia>>, en J. Otaduy--A. Viana--J. Sedano (eds.), Diccionario General de Derecho Canonico, IV, Thomson Reuters Aranzadi, Pamplona 2013, 163-170 (en adelante, DGDQ. Otras publicaciones especificas sobre fundaciones autonomas: C. Aguilera Soler, Fundaciones, capellanias y causas pias en el patrimonio de la Iglesia. Instituciones canonicas y reordenacion juridica, Asociacion Espanola de Canonistas, Salamanca 1979, 11-36; R. Beneyto Berenguer (dir.), Reflexion y perspectivas de futuro de las Fundaciones Autonomas, Thomson Reuters Aranzadi, Pamplona 2013, 220 p.; P. G. Mancuzzi, Le fondazione pie (cann. 1303-1310), I beni temporali della Chiesa, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 1999, 225-264; M. Martin, Las fundaciones religiosas en el Derecho espanol. Especial referencia al Derecho autonomico, Universidad de Almeria, Almeria 1995, 41-56; J. J. RUBIO RODRIGUEZ, Las fundaciones benefico-religiosas en el Derecho comun y espanol. (Estudio historico-juridico), El Almendro, Cordoba 1985, 205 pp.; J. J. Rubio RODRIGUEZ, Concepto de causa pia en los juristas clasicos espanoles. Estudio historico-juridico, Ius Canonicum 25, 49 (1985) 145-156; L. Trivero, Pie volonta e pie fondazioni. I beni temporali della Chiesa, XXII Incontro di Studio Passo della Mendola, Glossa, Milano 1997, 93-115.

Los manuales de Derecho patrimonial se ocupan, naturalmente, de las fundaciones autonomas. Vid. F. R. Aznar Gil, La administracion de los bienes temporales de la Iglesia, Publicaciones Universidad Pontificia, Salamanca T993, 223-255; C. Begus, Diritto patrimoniale canonico, Lateran University Press, Citta del Vaticano 2007, 135-150; V. De Paolis, Los bienes temporales de la Iglesia, BAC, Madrid 2012, 299-306; M. MORCANTE, L'amministrazione dei beni temporali della Chiesa, Piemme, Casale Monferrato 1993, 173-184; I. Perez de Heredia y Valle, Libro V del CIC. Bienes temporales de la Iglesia, Siquem, Valencia 2002, 215-239; J.-P. SCHOUPPE, Derecho patrimonial canonico, Eunsa, Pamplona 2007, 124-130.

(18) Del canon 116 CIC se desprende logicamente que las fundaciones--como las corporaciones--pueden ser publicas o privadas. La doctrina se pronuncia explicitamente y de manera casi unanime sobre este punto. Cff. V De Paolis, Los bienes temporales de la Iglesia, cit., 300; P. G. MANCUZZI, Le fondazione pie ..., cit., 225; C. BEGUS, Diritto patrimoniale canonico, cit., 138; Morgante define a las fundaciones como entidades publicas, aunque esa afirmacion no me parece suficiente para entender que niegue la existencia de fundaciones privadas en el Derecho de la Iglesia: M. MORGANTE, L'amministrazione dei beni temporali della Chiesa, cit., 174; Segun el parecer de Traserra, la mayoria de las fundaciones creadas al amparo del Codigo de 1917--los entonces denominados <<institutos colegiales>> o <<institutos pios>>--serian de naturaleza privada por razon de los fines a cuyo servicio se encontraban y la falta de vinculacion a la jerarquia eclesiastica: J. Traserra Cunillera, Las fundaciones pias autonomas, cit., 44. En contra de extender esa presuncion, F. R. Aznar Gil, La administracion de los bienes temporales de la Iglesia, cit., 242.

(19) Vid. can. 116 [seccion] 1. Un estudio sistematico que intenta precisar el dificil sentido de la expresion es el realizado por L. Garza Medina, Significado de la expresion Nomine Ecclesiae en el Codigo de Derecho Canonico, Editrice Pontificia Universita Gregoriana, Roma 1998, 189 p.; vid., en especial, 137-150.

(20) Por mas que algunos autores pretendan atribuir al patrimonio de las personas juridicas privadas la condicion de <<bienes eclesiales>>, categoria desconocida por el Codigo vigente. Cfr. C. Begus, Diritto patrimoniale canonico, cit., 138; P. G. MANCUZZI, Le fondazione pie ..., cit., 225.

(21) Vid. can. 322. El exiguo regimen juridico de las fundaciones pias en el Codigo de Derecho canonico se completa con las normas generales sobre las personas juridicas y mediante la aplicacion analogica de las normas sobre asociaciones, a las que hare en lo sucesivo frecuente referencia.

(22) Vid. can. 315.

(23) Vid. can. 319.

(24) Vid. cann. 321, 324 y 325.

(25) Estatutos de la Fundacion Escuela Viva, art. 2.

(26) Ibid., art. 1 [seccion] 2.

(27) BOCEE, 92, 31 de diciembre de 2013, 153-154.

(28) Como explica T. Rincon, <<no opera en este ambito (de los institutos religiosos) el minimo legal, mientras que el maximo para el que se requiere la licencia de la Santa Sede no lo determinan las Conferencia Episcopales, sino la propia Santa Sede. Es decir, no ha prevalecido en el nuevo Codigo el criterio de los primeros esquemas de revision segun el cual la cuantia establecida por las Conferencia Episcopales seria tambien de base para la enajenacion de bienes de los institutos religiosos (cfr. Communicationes 12 [1980] 180>>. T. Rincon-Perez, Codigo de Derecho Canonico, Edicion Anotada a cargo del Instituto Martin de Azpilcueta, Eunsa, Pamplona (8) 2015, 457.

(29) Digo <<parece>> porque este particular no suele mencionarse en los Estatutos ni en las Escrituras de constitucion de las fundaciones. Cabe suponer que la transmision de derecho se realizara mediante acuerdos entre el Instituto religioso y la fundacion correspondiente.

(30) Cfr. J. Mantecon, sub c. 1295, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, IV/1, Eunsa, Pamplona 3 2002, 166-167. Hace notar que se equiparan a la enajenacion, por ejemplo, el arrendamiento, la concesion del usufructo, el establecimiento de hipotecas, la aceptacion de servidumbres, la enfiteusis, la cesion de la administracion <<in perpetuum>>, la transaccion etc.

(31) Asi lo establece el canon 325 para las asociaciones.

(32) Asi se establece en el articulo 24 [seccion] 6.

(33) Sin perjuicio de que constituya un medio para ejercer la vigilancia de la autoridad eclesiastica sobre las personas privadas a la que se refiere el canon 325.

(34) Vid. Real Decreto Legislativo 1564/1989, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anonimas, arts. 175-188.

(35) Ibid., arts. 189-198.

(36) Ibid., arts. 199-201.

(37) La formulacion de la clausula y su ubicacion en el texto de los <<criterios basicos>> me parece criticable, porque se mezclan dos cosas distintas: la responsabilidad de las personas fisicas y de las personas juridicas; de los patronos y de la fundacion misma.

(38) Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones. Los terminos literales del articulo 17 son los siguientes:

<<1. Los patronos deberan desempenar el cargo con la diligencia de un representante leal.

2. Los patronos responderan solidariamente frente a la fundacion de los danos y perjuicios que causen por actos contrarios a la Ley o a los Estatutos, o por los realizados sin la diligencia con la que deben desempenar el cargo. Quedaran exentos de responsabilidad quienes hayan votado en contra del acuerdo, y quienes prueben que, no habiendo intervenido en su adopcion y ejecucion, desconocian su existencia o, conociendola, hicieron todo lo conveniente para evitar el dano o, al menos, se opusieron expresamente a aquel.

3. La accion de responsabilidad se entablara, ante la autoridad judicial y en nombre de la fundacion:

a) Por el propio organo de gobierno de la fundacion, previo acuerdo motivado del mismo, en cuya adopcion no participara el patrono afectado.

b) Por el Protectorado, en los terminos establecidos en el articulo 35.2.

c) Por los patronos disidentes o ausentes, en los terminos del apartado 2 de este articulo, asi como por el fundador cuando no fuere Patrono>>.

(39) Segun el can. 668 [seccion] 4, en efecto <<Quien, por la naturaleza del instituto, debe renunciar totalmente a sus bienes, haga esa renuncia antes de la profesion perpetua de manera que tenga efectos a partir del dia de la profesion, y sea valida tambien, si es posible, en el derecho civil. Lo mismo hara el profeso de votos perpetuos que de acuerdo con el derecho propio, desee renunciar total o parcialmente a sus bienes, con licencia del Superior general>>. Vid. M. Campo Ibanez, S.J., Vivere sine proprio: la pobreza individual de los religiosos. Estudio del canon 668 del vigente Codigo de Derecho Canonico y su relacion la legislacion civil espanola, Extracto de tesis doctoral, Facultad de Derecho canonico Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2009, en especial, 56-69.

(40) La autoridad que concede la licencia no hace suyo el acto de enajenacion y no asume, en consecuencia, responsabilidad en relacion con el mismo. Cfr. V. De Paolis, Los bienes temporales de la Iglesia, cit., 261; F. R. Aznar Gil, La administracion de los bienes temporales de la Iglesia, cit., 413. Por su parte, I. Perez De Heredia y Valle, Libro V del CIC. Bienes temporales de la Iglesia, cit., 195, escribe: <<Si se da la licencia imprudentemente, seria quien da la licencia tambien responsable de los danos, en razon de la falta de diligencia debida en el cumplimiento de sus especial deber de tutelar los bienes, una transgresion no necesariamente dolosa, pero si al menos responsable de culpa>>. Sobre la Licencia, en terminos generales, puede consultarse: J. Miras, <<Licencia>>, en DGDC, V, 179-181.

(41) Vid. can. 322 en relacion con el 312.

(42) Por citar algunas: consentimiento el Obispo para la ereccion de una casa (vid. cann. 609 [seccion] 1, 611 y 733); criterios de sujecion al obispo en la realizacion de los apostolados (vid. cann. 678, 680, 681).

(43) B. A. Cusack, <<Escuela catolica>>, en DGDC, IV, 710-714.

(44) D. Cito, sub c. 801, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, III/1, Eunsa, Pamplona 3 2002, 240-242; IDEM, sub c. 806, en Comentario exegetico al Codigo de Derecho Canonico, III/1, Eunsa, Pamplona 3 2002, 261-263.

(45) Una referencia basica a la condicion juridica de fiel a la luz de la doctrina conciliar puede encontrarse en J. Hervada, Elementos de Derecho constitucional canonico, Eunsa, Pamplona 3 2014, 89-94.
COPYRIGHT 2015 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:fundaciones
Author:Otaduy, Jorge
Publication:Ius Canonicum
Article Type:Ensayo
Date:Dec 1, 2015
Words:13112
Previous Article:Las fundaciones canonicas en Espana. Derecho particular diocesano y realidad social.
Next Article:Sentencia del Tribunal de la Rota Romana. Coram Erlebach de 13 de junio de 2013.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |