Printer Friendly

Fuentes para la Historia del Arte en territorios de las Ordenes Militares: el Juzgado de Iglesias (1695-1836).

[en] Documentary Sources for Art History in the Territories of the Military Orders: the Juzgado de Iglesias (1695-1836)

Sumario: Competencias del consejo de las ordenes sobre las iglesias parroquiales. Primeras medidas para el socorro de las iglesias. Establecimiento del juzgado de iglesias. Nuevo impulso al juzgado de iglesias por miguel verdes montenegro. La produccion documental del juzgado de iglesias. Iglesias pertenecientes al territorio de las ordenes y bajo jurisdiccion del juzgado de Iglesias

Senor: ... El lamentable estado en que se halla esta pobrecita mi iglesia parroquial de los Santos Martires de la villa de Brozas de la que, como prelado, aunque indigno, soy responsable en todos sus trabajos por lo que hace a mi parte; asi senor, quisiera que por las entranas de Jesuchristo oyera mi suplica y quisiera que tuviera debido efecto. Ya estara Ussia enterado de la situacion tan deporable [sic] en que se halla dicha Yglesia. Primeramente, sin lugar ni parte decente en que se pueda colocar el Santissimo Sacramento a causa de estar amenazando una ruina el altar maior, no obstante hallarse apontonado por todos lados, y haver tenido que quitar de alli al Senor; si le ponemos en los colacterales las aguas que baxan por sus bobedas llenan de agua los altares y hueco del templo; a esto acompana la mucha fyligresia que pasa de sietezientos vecinos, y no poder colocarse casi nada de gente en dicha yglesia. Le digo a Usia con ingenuidad que esto no pareze santuario y me temo que suzeda lo que a la yglesia parroquial de la villa de Almendralexo ... (2)

Con estas palabras se dirigia el 21 de marzo de 1788 el parroco de los Santos Martires de Brozas al Juzgado de Iglesias solicitando el reparo del templo. Hacia varias decadas que se conocia en el Consejo de las Ordenes la situacion de la iglesia, pero los arreglos no acababan de producirse por los continuos pleitos que se suscitaban entre quienes debian sufragar los gastos. Dos anos despues, en 1790, cedieron las vigas y la boveda de la capilla bautismal se desplomo sepultando a dos maestros de obras que estaban reconociendo su estado. Una situacion similar se habia producido en Almendralejo: su iglesia parroquial habia sufrido grandes danos a raiz del terremoto de 1755, pero las obras necesarias para su arreglo tardaron tanto en llegar que en 1777 se vieron abajo sus bovedas (3).

No son casos excepcionales. A fines del siglo XVII, las iglesias parroquiales y otros edificios religiosos del territorio de las Ordenes Militares de Santiago, Calatrava y Alcantara se hallaban en una situacion lastimosa. Muchos de los templos amenazaban ruina, algunos de ellos se vinieron abajo o tuvieron que ser demolidos ante el riesgo de que pudieran sepultar a sus feligreses; otros estaban gravemente danados por los temporales o por la desidia y el abandono. Muchas iglesias se habian quedado pequenas para albergar a la poblacion creciente de ciertas localidades, mientras que en otros lugares, se seguian celebrando los oficios divinos en lugares que habian quedado despoblados. Junto con las fabricas, lo interiores tampoco tenian una situacion mejor: las grietas dejaban al descubierto graves problemas estructurales que llevaron a la demolicion parcial o total de muchos edificios y la construccion de otros nuevos, a lo que se unian techumbres podridas por las goteras o retablos comidos por la carcoma. Mientras tanto, las soluciones tardaban en llegar porque daban lugar a largos pleitos en el Consejo de las Ordenes por determinar a quienes correspondia costear las obras.

El problema venia de mucho mas atras. Desde los origenes de las Ordenes Militares, se creo una situacion muy excepcional en torno a la jurisdiccion eclesiastica de estos territorios que quedaron en su mayoria exentos de la jurisdiccion de las respectivas diocesis. Por otro lado, los diezmos, primicias y otras rentas de origen eclesiastico pasaron a formar parte de las rentas de las encomiendas, de las Mesas Maestrales o incluso de algunas instituciones como conventos y colegios de las ordenes, por tanto, nunca quedo claro a quien correspondia sufragar los gastos del sostenimiento de los templos, lo que los acabo llevando a estado de ruina.

Para remediar esta situacion surge en el seno del Consejo de las Ordenes el Juzgado de Iglesias, una oficina especifica destinada al cuidado de las iglesias radicadas en el territorio de las ordenes. Establecida en 1695, esta institucion fue responsable de toda una campana de reparaciones de templos y de construccion de otros nuevos, asi como del "adecentamiento" de sus retablos, organos, fachadas, y objetos de culto. En la rica documentacion que genero esta oficina podemos encontrar todo un capitulo de la Historia del Arte y la Arquitectura en los territorios situados actualmente en Andalucia, Castilla La Mancha, Castilla Leon, Murcia y Andalucia. Su rica documentacion nos permite conocer la situacion de los edificios primitivos con anterioridad a las reformas acometidas en el siglo XVIII, los efectos causados por los desastres naturales, como el terremoto de 1755, o por las guerras. Tambien permite estudiar el progresivo cambio del gusto Barroco al Neoclasico que llevo a tapar frescos y encargar nuevos retablos, cuadros y tallas. Algunos expedientes nos han permitidos fechar con mayor precision las obras en las iglesias (4). En muchas de ellas intervinieron arquitectos de renombre como Ventura Rodriguez, Manuel Larra Churriguera, Jose de Hermosilla, Jose de Toraya o Guillermo Casanova, junto con toda una nomina de maestros de obra y artifices locales menos conocidos.

El objetivo de este trabajo es dar a conocer esta institucion que produjo tan interesante documentacion, poniendo en relieve todas las posibilidades que ofrece para la investigacion y dando las claves fundamentales para facilitar su consulta.

Competencias del Consejo de las Ordenes sobre las iglesias parroquiales

Para comprender el problema de las iglesias en el territorio de ordenes es necesario, en primer lugar, conocer sus peculiaridades en cuanto a la jurisdiccion eclesiastica. Desde su nacimiento en el siglo XII, las ordenes militares fueron estableciendo sus senorios en amplios territorios, fomentando la repoblacion de vastas zonas y estableciendo una extensa red parroquial. La bula fundacional de la Orden de Santiago, otorgada por el papa Alejandro III en 1175, le concedia "todas las rentas, diezmos, y derechos eclesiasticos de todas aquellas iglesias que fueran nuevamente levantadas en los territorios desiertos arrebatados a los musulmanes". Como contrapartida "la orden garantizaria la manutencion de sus beneficios y fabrica ..." (5). De manera paralela, aunque la bula fundacional de la Orden de Calatrava de 1164 no lo reconociera explicitamente, la orden ejercia su jurisdiccion sobre las iglesias establecidas entre los Montes de Toledo y Sierra Morena. Para la orden de Alcantara, las bulas de 1177 y de 1183 confirmaban la sujecion directa de la orden al papado. Sucesivos privilegios pontificios fueron configurando los territorios de las Ordenes de Santiago, Calatrava y Alcantara como senorios con amplias atribuciones jurisdiccionales tanto en lo temporal como en lo espiritual, con una jurisdiccion eclesiastica vere nullius, es decir, no sujetas a la autoridad de sus obispos aunque estuvieran enclavadas en territorio de su diocesis, sino directamente dependientes de la Sede Apostolica.

Pronto surgieron conflictos abiertos con los obispos para delimitar las competencias en lo que se refiere al gobierno espiritual de estos territorios. Los principales puntos de disputa se referian a la percepcion de los diezmos y las rentas parroquiales, por un lado, y a cuestiones relativas al ejercicio de la jurisdiccion eclesiastica: nombramiento del clero parroquial, fundacion de iglesias, ermitas, conventos y todo tipo de establecimiento religioso, derecho de visita, y aspectos relacionados con la cura de almas y correccion de los fieles. Las distintas concordias entre los obispos y las ordenes militares fueron delimitando las prerrogativas de las diocesis y las ordenes militares, pero los conflictos fueron una constante a lo largo de todo el periodo de existencia de las Ordenes hasta su desaparicion en el siglo XIX (6).

En lineas generales, las ordenes militares y, a partir del siglo XVI, el Consejo de las Ordenes, asumieron la percepcion de los diezmos y rentas eclesiasticas (aunque en algunos casos, como en el Arzobispado de Toledo, estaban repartidos entre la diocesis y las ordenes militares), la ereccion de parroquias, su sostenimiento y provision de sus curatos, la autorizacion para la fundacion de conventos, hospitales y cofradias, el derecho de visita tanto de las parroquias como de todos los establecimientos religiosos bajo su jurisdiccion. La jurisdiccion eclesiastica ordinaria se ejercia por medio de los priores de las ordenes y las distintas vicarias y tribunales eclesiasticos que fueron estableciendo en su territorio. La Orden de Santiago contaba con dos grandes prioratos, el de San Marcos de Leon y el de Ucles, tres provisores y dieciocho vicarias. Por su parte, la Orden de Calatrava contaba con un Gran Prior y una vicaria vere nullius en Martos. La Orden de Alcantara contaba con un Gran Prior y los prioratos de Zalamea, Magacela y Rollan (7).

La incorporacion de los maestrazgos de las tres ordenes a la Corona a principios del siglo XVI concedia a los monarcas hispanos, como administradores perpetuos, toda la jurisdiccion sobre las ordenes militares, incluyendo la eclesiastica. Para su gobierno se establecio el Consejo de las Ordenes Militares, consejo real y apostolico, con amplia jurisdiccion civil y eclesiastica, y atribuciones gubernativas, judiciales y territoriales. Por bula de 1524 Clemente VII confirmo la jurisdiccion eclesiastica ordinaria del Consejo, que actuaria como tribunal de apelacion de los tribunales eclesiasticos establecidos en su territorio, con capacidad para conocer las causas decimales, beneficiales y matrimoniales. Actuaba tambien como tribunal privativo para "corregir, encarcelar y castigar" a los caballeros de las tres ordenes, conociendo en primera instancia las causas criminales que se sustanciaran contra ellos. Asi mismo, era tribunal privativo para los clerigos religiosos y monjas de sus conventos, y tenia capacidad para juzgar en primera instancia las causas criminales graves de los subditos que habitaran en los territorios bajo su jurisdiccion (8).

Los conflictos por la jurisdiccion eclesiastica fueron una constante a lo largo de toda la Edad Moderna y no cesaron hasta bien entrado el siglo XIX (9). Felipe II obtuvo por bula del papa Gregorio XIII la facultad para "componer amigablemente todas las diferencias movidas sobre diezmos, visitas, jurisdiccion y otros derechos eclesiasticos". En 1585 se establecio la Junta Apostolica, compuesta en un principio por miembros del Consejo de las Ordenes, a la que se sumarian despues consejeros de los de Castilla, Indias e Inquisicion, para solucionar los conflictos entre los obispados y las jurisdicciones exentas en asuntos como el cobro de diezmos, las visitas o derecho de patronato (10).

El panorama resultante era muy complejo ya que la jurisdiccion eclesiastica no era uniforme, sino diferente de unos territorios a otros y cambiante segun se iban solucionando los conflictos con los obispos por medio de sucesivas concordias o prerrogativas pontificias. Como consecuencia la distribucion geografica de los territorios bajo jurisdiccion eclesiastica de las ordenes militares no siempre era coincidente con la de la jurisdiccion temporal. Por ejemplo, las iglesias radicadas en los territorios del antiguo reino de Valencia (como Fradel, Sagra, Orcheta) o del antiguo reino de Aragon (como Cenet, Enguera, Montalban), dependian de sus respectivas diocesis, salvo las de la Encomienda de Alcaniz. Las parroquias del partido de Zorita y Almoguera de la Orden de Calatrava dependian en lo espiritual del Arzobispado de Toledo, aunque la Orden tenia las prerrogativas de visitar iglesias, ermitas y cofradias. Las iglesias del Partido de Ocana de la Orden de Santiago dependian del Arzobispado de Toledo o del obispo de Cuenca. Por otra parte, en tiempos de Carlos V y Felipe II, muchas localidades fueron enajenadas del poder temporal de las ordenes militares y vendidas a particulares, pero se mantuvieron bajo la jurisdiccion eclesiastica del Consejo de Ordenes y no bajo la de su diocesis respectiva (11). En otros casos, pasaron a engrosar los senorios nobiliarios que asumieron tambien determinadas prerrogativas, como la provision de los curatos. Es el caso, por ejemplo, de Arquillo o Villa del Arco, de la Orden de Alcantara, que paso a pertenecer al Duque de Arco (12).

En lo que respecta al sostenimiento de las iglesias, desde muy pronto surgieron conflictos entre los comendadores, la mesa maestral y los pueblos sobre a quien o quienes correspondia sufragar el mantenimiento de las fabricas, ornamentos, libros y objetos de culto de las iglesias parroquiales situadas en los territorios de las ordenes militares. En el capitulo de la Orden de Santiago de 1502 se determino que esos gastos debian recaer en los pueblos, aunque se establecio que en aquellos lugares donde los diezmos y rentas correspondieran a los comendadores y la mesa maestral se separara cada ano un dezmero, denominado "casa canama", para contribuir con estos gastos (13).

Tambien en las Definiciones de la Orden de Calatrava encontramos disposiciones relativas a la necesidad de reparar los templos que "estan para caerse, o caidas y casi assoladas", dandose disposiciones especificas para la casa de San Benito de Sevilla y la iglesia de Alcaniz y otras de Aragon. Se establece, ademas, que ninguna persona pueda erigir "capilla, iglesia, monasterio ermita, oratorio ni santuario, sin tener primero para ello expresa licencia de su Magestad, como Administrador de la Orden, o del capitulo general, so pena, que el que lo hiziere sin licencia, se le derribe y eche por el suelo, como cosa que fue hecha por fuerca, o no se derribando, su Magestad pueda disponer dello a su voluntad, dandolo a quien fuere servido y la dotazion que asi se hiziere quede para su iglesia matriz" (14).

Segun las Definiciones de la Orden de Alcantara, debia ser el Maestre quien repara las iglesias que estuvieran a su cargo, y los comendadores las iglesias de sus encomiendas, guardandose ademas lo dispuesto en el Concilio de Trento, sesion veintiuna, capitulo VII, de forma que el Maestre, comendadores y las personas que tuvieran parte en los diezmos contribuyeran por la parte que les correspondiera (15). Respecto a los lugares enajenados de la orden, se establecia que se debia mantener el ejercicio de la jurisdiccion eclesiastica ordinaria como se ejercia antes de la enajenacion temporal, ya que en lo espiritual seguian dependiendo del Consejo de Ordenes, siendo de su competencia la presentacion y provision de los beneficios curados y la visita espiritual, y debemos de entender, por tanto, incluido el cuidado de las iglesias (16). Por ultimo, se prohibia que los arciprestes, curas o mayordomos de las iglesias hicieran obras nuevas o compraran plata, ornamentos, campanas o libros sin licencia del visitador de la Orden, o en su ausencia, del Consejo (17).

Asi pues, a partir del siglo XVI correspondia al Consejo de las Ordenes la autorizacion y supervision de las obras realizadas en las iglesias de su territorio. Para ello partian de la informacion que les remitian los visitadores que periodicamente recorrian los territorios de las ordenes o de las solicitudes que remitian los parrocos, priores o concejos solicitando aprobacion para acometer una reforma y, en muchos casos, apoyo economico.

Primeras medidas para el socorro de las iglesias

Como ya se ha expresado mas arriba, a fines del siglo XVII la situacion de las iglesias parroquiales era tan deplorable que el Consejo de las Ordenes comenzo a promover de oficio medidas para su socorro y reparo, empezando, en primer lugar, por la asignacion de fondos economicos fijos con que sufragar estos gastos.

La primera medida que conocemos se limita a las iglesias de la Orden de Santiago. El Breve de Clemente X de 27 de julio de 1671 (18) concedia autorizacion para que del Tesoro de las medias annatas de las encomiendas de la Orden de Santiago se sacaran por una vez treinta mil ducados para ornamentos y reparos de sus iglesias. Se disponia ademas que las medias anatas de las encomiendas de Santiago se aplicaran, en primer lugar, al reparo de las casas de las encomiendas, tal y como se hacia hasta entonces, segun las necesidades que se justificaban en la descripcion de la encomienda que debia realizarse antes de dar posesion al comendador. Despues de ejecutados estos reparos, el sobrante debia invertirse en reparos y ornamentos de aquellas iglesias cuyas rentas y fabrica no bastaren para cubrir sus necesidades, antes que en la adquisicion de juros, censos y propiedades para el aumento de la encomienda, como se practicaba hasta entonces. En el caso de las iglesias dependientes de la Mesa Maestral y que, por tanto, carecian de vacantes y medias annatas de encomiendas, se arbitraba como alternativa las rentas del denominado "Tesoro del Fuerte de Santiago", una consignacion fija de las rentas maestrales destinada a los reparos de las fortalezas de la Orden. Se disponia que el sobrante de estos gastos se aplicara a reparos y ornamentos de las iglesias de la Mesa Maestral (19).

En los ultimos anos del siglo XVII se buscaron nuevas soluciones, poniendose el foco en las alcaidias de las ordenes militares. Por Real Decreto de 28 de mayo de 1685 el rey solicito el parecer del Consejo de Ordenes sobre si se debian suprimir, segun fueran vacando, las alcaidias de las fortalezas de las tres Ordenes Militares por haber cesado el motivo con que se instruyeron, con la intencion de que este gasto se aplicara a otras necesidades mas urgentes. El Consejo de Ordenes elevo consulta el 9 de enero de 1688, dando su parecer favorable a la supresion de las alcaidias y sugiriendo que sus importes se aplicaran al reparo y ornamento de las iglesias, "que por no haver tenido ninguna situacion fixa y competente se hallan en tan miserable estado que sin gran dolor no se puede referir a S.M" (20). En conformidad con el parecer del Consejo, por Real Decreto de 14 enero de 1688 (21) se ordeno cesar este gasto y emplear estos caudales a reparos y ornamentos de las iglesias, iniciandose los tramites para solicitar la confirmacion apostolica necesaria para su validacion, que se conseguiria por medio de la confirmatoria de Inocencio XI de 12 de junio de 1688 (22). Estas medidas aseguraban una consignacion fija para el cuidado de las iglesias que afectaba no solo a los salarios de maravedis y granos de los alcaides a cargo de la Mesa Maestral, sino tambien a otras rentas y bienes de las alcaidias, como el arrendamiento de dehesas. Sin embargo, el cumplimiento de estas disposiciones no fue inmediato, ya que se siguieron concediendo alcaidias en los anos siguientes: las de Almaden y Canta el Gallo a Ignacio Velarde en 1690, la de la Pena de Martos a Isabel Maria de Legazpi en 1691, la de Porcuna a Maria Josefa de Marban y la de Zorita al Duque de Pastrana en 1693. En 1704, por motivo de la controversia suscitada por la concesion al Marques de la Alameda de la Alcaidia del Convento y Puente de Alcantara; el Rey solicito un breve derogatorio para poder mantener esta gracia y no aplicar sus rentas a las iglesias, pretension que fue negada por el papa (23).

Establecimiento del Juzgado de Iglesias

A pesar de estas disposiciones, el problema del reparo de las iglesias no se habia solucionado. Una consulta de 8 de febrero de 1695 daba cuenta de nuevo del estado de ruina de las iglesias del territorio de ordenes, solicitandose otros medios para su mantenimiento pues no bastaba con los caudales de las alcaidias. Se sugeria que, puesto que las rentas de las Mesas Maestrales se componian mayoritariamente de los diezmos, "que son por los sagrados canones los primitivos para aquellos fines", se asignara de ellas una cantidad anual para el mantenimiento de sus fabricas y del culto divino. Tambien se manifestaba la necesidad de que hubiera un ministro del consejo con comision especial para tomar informe del estado de las iglesias, dar las providencias convenientes y poder proceder contra los comendadores que debian cuidar y asistir a las iglesias de sus encomiendas (24). Carlos II aprobo los medios propuestos por el Consejo para el reparo de las iglesias y por Real Cedula de 22 de febrero de 1695 nombro al Cardenal Alonso de Aguilar como Juez Privativo Protector de las Iglesias de las Ordenes, con "la superintendencia en administrar, cobrar y distribuir los efectos aplicados, y que en adelante se aplicaren para el reparo y culto de las iglesias". Le daba asi mismo amplia facultad para conocer y proceder contra parrocos, comendadores y todos aquellos obligados a contribuir a las iglesias, proceder en las causas y negocios pendientes, determinar en justicia y gobierno lo tocante a las iglesias; librar y consignar cantidades para los reparos. Se le otorgaba todo el poder y autoridad necesaria para el desempeno de este negocio, mandando inhibirse a cualquier otro tribunal y reservando la apelacion ante el Consejo de las Ordenes. Es el acto fundacional de lo que en adelante se conocera como Juzgado de Iglesias (25).

Con el cambio de dinastia, una serie de circunstancias pusieron en riesgo la continuidad del Juzgado de Iglesias. Tras los vaivenes de la Guerra de Sucesion, la nueva planta dada al Consejo de Ordenes en 1715 mantuvo el Juzgado de Iglesias. Por Real Cedula de 29 de enero de 1716 (26) se confirmo el Juzgado con el nombramiento de Vicente Perez de Araciel como nuevo Juez Protector, restituyendolo a la misma planta, reglas y metodos establecidos en su fundacion. No tardaria en proponer algunos cambios para su mejor funcionamiento. En su representacion de 19 de febrero de 1717 solicitaba, entre otras cosas, alterar la planta del Juzgado, pasando de un relator del Consejo y un fiscal a los dos relatores, uno para lo tocante a la Orden de Santiago y otro para lo de Calatrava y Alcantara y un defensor, con funciones gubernativas y judiciales. Tambien proponia que los caudales que se percibian en el Juzgado por la Mesa Maestral y ramos de alcaidias se pusieran en un arca de dos llaves, llevandose libros donde se anotaran los caudales que entraran y salieran de ella en virtud de libramientos, y otras disposiciones relativa a la toma de cuentas.

Sin embargo, en 1717, la Junta de Caballeros Procuradores de las tres ordenes y el fiscal remitieron una serie de representaciones al Consejo denunciando excesos del Juzgado y solicitando su supresion, de forma que los asuntos relacionados con las iglesias se vieran en el Consejo, como sucedia con anterioridad a su establecimiento. Los motivos de queja eran diversos. En primer lugar, denunciaban indefension, ya que las apelaciones realizadas ante el Consejo de Ordenes de las providencias dictadas por el Juez Protector apenas se tenian en consideracion al argumentar los miembros del Consejo que el Juez de iglesias estaba mejor informado. Tambien acusaban al Juzgado de falta de conocimiento practico de los lugares, estado y necesidades de las iglesias, ya que las decisiones se tomaban en virtud de los informes que remitian regularmente los curas de los pueblos, partes interesadas, que muchas veces carecian de realidad o "por ansia de mejoria o grandeza, sin mudarse a lo competente segun el porte de lugares y iglesias, de que ha resultado que para conseguir opulencia y nuebas fabricas han ayudado a que se arruinen las iglesias...". Censuraban tambien a los ministros del Juzgado de Iglesias, en especial al Defensor de Iglesias, al que denominaban "ofensor" o "destructor", acusandoles de salarios excesivos y poco celo en su trabajo, y de no despachar los asuntos de aquellos interesados que no les pagaban derechos. Por ultimo, acusaban al Juzgado de haber condenado a los comendadores a contribuir con grandes cantidades al sostenimiento de templos sin tener obligacion para ello, y de no existir cuentas justificativas de los caudales que habian entrado en poder del Juzgado27. A pesar de estas graves acusaciones, el Consejo se mostro favorable a la permanencia del Juzgado, aunque dictando algunas restricciones para su funcionamiento que se aprobaron por Real Decreto de 22 de marzo de 1718. Finalmente, despues de distintas representaciones y consultas, por resolucion de 21 de junio de 1718, Felipe V confirmo el Juzgado de Iglesias con un nuevo reglamento de funcionamiento que puso fin a estas controversias, centrado especialmente en la forma como se debian sustanciar las causas contra los interesados en los diezmos y la toma de cuentas.

Nuevo impulso al Juzgado de Iglesias por Miguel Verdes Montenegro

El nombramiento de Miguel Verdes Montenegro como Juez Protector por Real Cedula de 18 de septiembre de 1740 supuso el inicio de una nueva etapa para el Juzgado, quizas la mas productiva. A el se debe su consolidacion institucional gracias al establecimiento de nuevos metodos de trabajo que aseguraban una informacion veraz y fiable sobre las necesidades de los templos y la situacion economica de los mismos, asi como todo un cuerpo normativo para su funcionamiento, que estaria vigente hasta la supresion de esta institucion en 1836.

En el "Auto instructivo para luz y gobierno de los senores Jueces en su ingreso al ejercicio del Juzgado", fechado en 18 de febrero de 1751, daba cuenta de las disposiciones que habia ido tomando para el mejor funcionamiento del Juzgado. Las primeras estaban dirigidas a reunir toda la informacion necesaria para el manejo del Juzgado, pues, como indicaba,
   Haviendo entrado a servir el expresado Juzgado sin mas luces que
   las generales comprehendidas en mi titulo, sin papeles de donde
   adquirirlas por su lastimoso extravio causado de falta de
   inventarios y de archivo, assi de los de Gobierno como de los
   pertenecientes a cada parroquia, y a la administracion de los
   fondos consignados; de cuio defecto procedia seguirse una practica
   inconstante, en la que me era preciso continuar mendigando de los
   subalternos noticias confusas y equivocadas: viendo que una
   comision tan grave comprehensiva de tantos cabos como la presente
   necesitaba reglas fixas patentes a los jueces para su desempeno, me
   he contemplado en la obligacion de buscarlas y disponerlas sin
   perdonar a costa ni travaxo.


Para solucionar esta situacion, ordeno recoger toda la informacion relativa al funcionamiento del Juzgado. Recogio los autos de gobierno anteriores a su ejercicio en el llamado "Libro del Gobierno primitivo del Juzgado de Iglesias" (28), reuniendose en cuaderno separado los autos de gobierno emitidos en su tiempo. Ademas, realizo una busqueda de antecedentes en las diferentes oficinas, copiando las mas importantes en los llamados "Libro del Gobierno Actual del Juzgado de Iglesias" (29) y "Libro del Gobierno de la Hacienda del Juzgado" (30).

Por otra parte, emprendio una investigacion exhaustiva sobre las propiedades y rentas pertenecientes a cada parroquia y el estado en que se hallaba cada una en cuanto a su fabrica y objetos de culto. Por auto de 7 de abril de 1742 se mandaba a cada parroquia hacer inventario de sus rentas y propiedades, indicando ademas, gastos anuales, numero de vecinos, sacerdotes y clerigos de menores, quienes eran los perceptores de los diezmos y con que porcentaje debian contribuir para su fabrica y congrua del parroco. Ademas, debian hacer descripcion de la fabrica material de la iglesia y su sacristia, "expresando si es de boveda, su figura, traza y estado que tiene; la extension de largo y ancho, sin tocar en lo perteneciente a su altura por no ser necesaria esta circunstancias; numero de altares y sus medidas, capillas que hubiere y si alguna es de patronato, a quien pertenece este derecho y si acostumbra a repararla y ornamentarla o si este gasto recae en la iglesia; estado del organo". En caso de que fueran precisos algunos reparos, se debian reconocer y tasar por el maestro de arquitectura o albanileria que eligiera el juez de comision. Asimismo, debia hacerse inventario de ornamentos, "expresando los vasos sagrados y demas alhajas de oro o plata, la circunstancia de ser sobredorada o blanca y la figura y peso de cada una, con la prevencion de que cada una de dichas alhajas se escriba en un capitulo o parrafo separado, dejando la mitad del papel por margen donde a su tiempo se pueda ir anotando las que se renovase o consumiese"; y tambien descripcion de los ornamentos de seda y lana, separados por colores negro, morado y verde, con expresion del estado y calidad de cada uno, los ornamentos de lino como corporales, manteles, albas, etc. Por ultimo, debia incluir el inventario los misales, manuales y libros de coro, y las "pinturas, colgaduras y otras alhajas" que pertenecieran a la iglesia. Las diligencias originales venidas de las iglesias en virtud del auto de 7 de abril de 1742 se encuadernaron en varios libros, ordenadas por orden y partido, de forma que se pudiera tener una vision general del estado de las iglesias y cuales eran las necesidades mas urgentes31. Siguen constituyendo hoy en dia una fuente de inestimable valor por el detalle de sus informaciones. Como complemento, por auto de 22 de agosto de 1742 ordeno el Juez Protector que las diligencias contenidas en los libros anteriores y los autos que se encontraron en el archivo correspondientes a reparos y ornamentos realizados en cada parroquia se extractasen en legajos de papel horadado, que fueron posteriormente encuadernados en tres libros, uno de cada orden, anadiendose indices geograficos para facilitar su consulta. Estos libros se convirtieron en una herramienta fundamental para el funcionamiento del Juzgado al ofrecer una informacion veraz y extractada sobre todo lo ejecutado hasta entonces en las Iglesias, de manera que se pudiera conocer de manera rapida no solo cuales eran las rentas con que contaba la iglesia y quienes debian contribuir a su sostenimiento, sino tambien cuales habian sido las ultimas obras realizadas u ornamentos adquiridos. Aunque se dejo espacio en blanco a continuacion de cada parroquia para que el escribano siguiera anotando las intervenciones en los templos en tiempos sucesivos, parece que este requisito no se cumplio mas alla del tiempo de Miguel Verdes, pues las anotaciones no alcanzan la decada de 1760 (32).

La investigacion concluyo con un prorrateo general de lo que en cada parroquia correspondia a cada perceptor de sus diezmos, de manera que se pudiera hacer con mayor facilidad y justicia el reparto de las cantidades con que cada uno de los interesados debia contribuir a los gastos concretos que se aprobaran para cada iglesia (33). El resultado que arroja este instrumento es muy ilustrativo de la complejidad de la situacion: por un lado, encontramos localidades en las que solo su encomienda era perceptora de los diezmos, en otras correspondian a la Mesa Maestral, pero existian localidades en las que los diezmos estaban repartidos entre varios interesados que, por tanto, debian contribuir en diferente proporcion a los reparos. Es el caso, por ejemplo, de Alhambra (Ciudad Real), cuyos interesados eran la Mesa Maestral con el 24%, la Encomienda de Alhambra con el 64%, la de Membrilla con el 11% y la Encomienda de Bastimentos con el 1%. Desde otra perspectiva, observamos que habia encomiendas que tenian intereses en numerosas poblaciones, siendo el caso mas extremo el de la Encomienda de los Bastimentos de Leon de la Orden de Santiago, con intereses en 42 localidades, o los Bastimentos de Castilla en 20. Por su parte, la Mesa Maestral debia contribuir en el sostenimiento de 154 iglesias parroquiales, 79 de la Orden de Santiago, 43 de Calatrava y 32 de Alcantara.

La Mesa Maestral y los perceptores de los diezmos solo estaban obligados a contribuir si los caudales de las fabricas no eran suficientes para cubrir las necesidades de los templos. Ante las sospechas de mala administracion, por auto de 11 de mayo de 1744 se mandaba al Defensor que solicitara la recta administracion de los caudales de fabrica para evitar los abusos de que las Justicias y pueblos los invirtieran en otros usos, en perjuicio de los interesados en los diezmos. Esto suscito numerosas controversias con las parroquias, pero seria ratificado por las reales resoluciones de 1 de abril y de 12 de agosto de 1750 (34), por las que se concedia facultad al Juzgado de Iglesias para examinar los derechos, rentas y fondos pertenecientes a las fabricas de las iglesias y tomar las providencias necesarias para su legitima administracion y recaudacion.

Por ultimo, junto con el examen detallado de las rentas pertenecientes a las iglesias se emprendio una investigacion exhaustiva de las rentas aplicadas por el Consejo de Ordenes al cuidado de Iglesias, que ascendia a las siguientes cantidades anuales: un cuento de maravedis de las Mesas Maestrales, los salarios de las alcaidias suprimidas de las tres ordenes, y el remanente del tesoro del Fuerte de Santiago, que ascendia a 750.000 maravedis. Por auto de 24 de mayo de 1744 se manda hacer descripcion de los ramos de alcaidias administradas por el Juzgado, determinandose tambien el arrendamiento anual de sus frutos para que se supiera siempre su importe liquido. De manera similar, en virtud de Real Orden de 10 de abril de 1749 el Juzgado percibe "en especie de dinero" en lugar de en granos las cantidades correspondientes a los salarios de las alcaidias, lo que facilitaba enormemente la administracion (35). Asi mismo, se revisaron las cuentas de los caudales del Juzgado hasta fin de 1741, iniciandose desde entonces cuenta nueva una vez clarificado todo el procedimiento de percepcion y justificacion.

Junto con esta importante investigacion y sistematizacion de la informacion necesaria para el buen funcionamiento del Juzgado, la labor de Miguel Verdes Montenegro se complemento con la reforma de la planta del juzgado y todo un corpus normativo que estaria vigente hasta su supresion. A la "Instruccion comprensiva de la practica del Juzgado y respectiva al oficio de escribano" (36), de 2 de diciembre de 1744, seguirian otras instrucciones especificas para el defensor (37) y para el tesorero (38). Finalmente, por Real Decreto de 27 de octubre de 1757 se aprueba el reglamento para los ministros subalternos (39), fijando definitivamente su planta y asignando salarios fijos que se debian satisfacer del fondo de los caudales de las iglesias. Segun este reglamento, la composicion y funciones del Juzgado seria la siguiente:

--Juez Protector de las Iglesias de las Ordenes

--Defensor de las Iglesias: su funcion era velar por que cada parroquia particular se hallara decentemente asistida "sin exceso ni miseria a proporcion de los pueblos y sus circunstancias", evitar los dispendios y enganos en las subastas de obras y fabrica de ornamentos, asegurar el recobro y entrada de caudales en el arca del Juzgado a su tiempo y seguir los pleitos contra los perceptores de diezmos.

--Abogado: debia defender las causas y dirigir al defensor en el modo de introducirlas y seguirlas.

--Escribano relator: ejercia tambien el oficio de relator, en primera instancia y en grado de apelacion, de manera similar a como lo ejercian los escribanos de provincia y en otros tribunales de primera instancia.

--Tesorero: debia recoger los siete libramientos anuales de la Contaduria de Maestrazgos y percibir las cantidades de ramillos de las alcaidias. Era el unico responsable de manejar los caudales del arca del Juzgado, que solo debian salir en virtud de libramiento despachado por el Juez, siendo responsable de la quiebra o falta de moneda. Ademas, debia presentar las cuentas anuales ante la Contaduria del Consejo.

--Contador: debia tomar la razon del ingreso y salida de caudales en el arca del Juzgado, confrontar la cuenta del tesorero con su libro de intervencion, adicionarla y presentarla en el plazo de un mes al Consejo para su aprobacion.

--Oficial de Pleitos: se encargaba de recoger los pleitos del correo y pasarlos segun la orden del Juez a los oficios de Escribano, Defensor y Abogado, y practicar algunas diligencias con los fabricantes de ornamentos.

En 1757, indicaba Miguel Verdes Montenegro que desde su toma de posesion en 1741,
   la comision se halla oy en la ultima perfeccion de que es capaz,
   facilitando el camino para el pronto conocimiento y remedio de la
   necesidad de cada Parrochia, sin confusion ni engano, y
   recuperados, reglados y puestos en claro los fondos en diferentes
   tiempos consignados para estas urxencias, que no suelen dar tregua
   para los recursos de libramientos de V.M. en Mesas Maestrales sobre
   consultas del Consexo, habiendo formalizado la quenta de suerte que
   sin desperdicio con suma claridad se lleva y presenta en el Consejo
   en donde con vista fiscal y facil pleno conocimiento de todo
   ingreso y data se aprueva en cada ano sin retardacion ... (40).


Su labor al frente del Juzgado fue fundamental, y dejo sentadas las bases sobre las que seguiria actuando, sin apenas modificacion, hasta su supresion definitiva en 1836 (41).

En 1769 se elevo una consulta sobre la necesidad de proveer la iglesia del Priorato de San Benito de Toledo de ornamentos para el culto divino sugiriendose se costeara su importe por la Mesa Maestral, a la que correspondian sus reparaciones segun las Definiciones. La resolucion real a esta consulta muestra el interes de que todos los asuntos relacionados con las iglesias y ornamentos se centralizasen a traves del Juzgado, cuyo procedimiento estaba plenamente establecido y ofrecia garantias para todas las partes involucradas. Su respuesta es contundente: "... declaro ahora que asi esta iglesia, como las demas de igual naturaleza que sean de las ordenes, deben correr por la via del Juzgado de Iglesias sus reparos y ornamentos, aunque no produzcan diezmos, ni sean parroquias, ni esten en los pueblos donde las ordenes ejerzan jurisdiccion ecclesiastica, sin que el Consejo se mezcle en primera instancia, debiendo governarse en todo por los reglamentos del Rey de mi padre de los anos 1709 y 1719, que sirven de norma en dicho juzgado" (42).

La produccion documental del Juzgado de Iglesias

A lo largo de sus 140 anos de funcionamiento, el Juzgado de Iglesias produjo una abundante documentacion que se conserva hoy en la Seccion Ordenes Militares del Archivo Historico Nacional (43). El Juzgado tenia una escribania propia con sus procedimientos documentales bien establecidos. Como era habitual, el escribano ejercia tambien de archivero, y entre sus responsabilidades se hallaba el control de la gestion de los expedientes y autos del Juzgado, un aspecto que Miguel Verdes Montenegro no dejo sin reglamentar. El 14 de mayo de 1744 dicto el "Auto comprensivo de lo que debe practicarse en el resguardo de papeles del Juzgado", que determinaba, entre otras cosas, la necesidad de realizar un inventario de todos los procesos, libros y papeles con expresion del numero de hojas y separacion de partidos y clases, y que se colocaran en los estantes con sus cartelas y rotulatas correspondientes. Mandaba asi mismo llevar un "libro de conocimiento", es decir, un registro en el que asentara la entrega y recibo de los libros y papeles en el archivo del Juzgado, y su transito de unas oficinas a otras. El escribano tenia tambien obligacion de presentar a fin de cada ano una relacion de los expedientes causados y su estado, para que, bajo supervision del Juez protector, se fueran anadiendo en el inventario, poniendolos en legajos separados con los correspondientes a su lugar y partido (44). Aunque no hemos localizado ni el inventario ni el libro de conocimiento que se citan en este auto, si tenemos algunos inventarios parciales que han sido de gran ayuda en el proceso de identificacion de la documentacion producida por el Juzgado. En primer lugar, contamos con un inventario de los papeles del Juzgado que se entregaron al escribano Joaquin de Rozas Negrete a continuacion del auto de 14 de mayo 1744 (45). Tras su fallecimiento en 1773, se ordena hacer de nuevo inventario con asistencia del Defensor y partes legitimas, haciendo constar tanto las causas conclusas como las inconclusas, con expresion del numero de piezas y folios de que consta cada proceso, su procedencia y fecha de inicio (46). En algun momento se hicieron transferencias de los procesos finalizados a los archivos que las escribanias de camara del Consejo de las Ordenes tenian en el Hospital de Santiago de los Caballeros de Toledo, para lo referente a la Orden de Santiago, y en el Priorato de San Benito de Toledo para lo referente a las ordenes de Calatrava y Alcantara (47).

En 1811, a raiz de la supresion del Consejo de Ordenes por Real Decreto de 18 de agosto de 1809, el escribano de camara del Juzgado de Iglesias, Juan Antonio Montero, expone ante la Junta de Negocios Contenciosos la necesidad de hacerse cargo de los papeles del extinguido Juzgado. La Junta manda buscar un lugar adecuado para albergar esos papeles y determina su traslado a la Casa de los Consejos, a la pieza que ocupaba con anterioridad la Contaduria General de Encomiendas, que habia pasado a la Direccion General de Bienes Nacionales (48). Suprimido definitivamente el Juzgado de Iglesias en 1836, su ultimo escribano, Jose de Anduaga Martinez, que habia pasado como oficial de la Secretaria de la Presidencia del Tribunal Especial de las Ordenes, solicita en 11 de febrero de 1839 que se le abonaran 1.398 reales de los alquileres del cuarto donde aun permanecian los papeles del extinguido Juzgado de Iglesias (49).

Pocas noticias tenemos de lo que sucedio despues, pero esta situacion nos ayuda a comprender la dispersion y desorden generalizado con que han llegado al Archivo Historico Nacional no solo los papeles del Juzgado sino los de todo el Consejo de las Ordenes. Los libros y legajos del Juzgado de Iglesias se dispersaron y han llegado a nosotros completamente revueltos entre la documentacion que se acumulaba en los archivos que las escribanias de camara en Toledo y el propio Consejo de las Ordenes. Hoy en dia nos encontramos en proceso de identificacion y organizacion con el fin de ofrecer su facil consulta a los investigadores.

De manera general, entre la documentacion generada por el Juzgado de Iglesias podemos distinguir dos tipos de fuentes documentales. Por un lado, algunas series documentales ofrecen informacion condensada o de caracter recopilatorio, que nos permite conocer el panorama general y obtener abundancia de datos sobre amplias zonas geograficas, como por ejemplo obtener una cronologia de las principales intervenciones en cada uno de los templos y la nomina de artifices que van desde los arquitectos reconocidos, hasta maestros tallistas, plateros, organistas, casulleros o vendedores de seda y libros. Por otro lado, otras fuentes ofrecen informacion muy detallada de cada una de las intervenciones concretas llevadas a cabo en las iglesias, especialmente los llamados "autos de reparos y ornamentos".

En el primer grupo podemos incluir los libros e instrumentos que mando realizar Miguel Verdes Montenegro ya citados mas arriba:

--"Libro del Gobierno actual del Juzgado de Iglesias" (1695-1757). AHN,OM,L.901. Mandado formar por Miguel Verdes Montenegro en 1748. Recoge copias de los principales autos de gobierno y disposiciones para el funcionamiento del Juzgado de Iglesias fechadas desde el establecimiento del Juzgado en 1695 hasta la promulgacion del Reglamento de 1757.

--"Libro del Gobierno primitivo del Juzgado de Iglesias" (1693-1740). AHN,OM,L.902. Mandado hacer por Miguel Verdes Montenegro, reune los autos originales del gobierno del Juzgado con anteriores a su ejercicio en orden cronologico. La mayor parte se refiere a nombramientos de ministros del Juzgado y consignacion de salarios.

--"Libro del gobierno de la Hacienda del Juzgado de Iglesias, dispuesto y reglado por Miguel Verdes Montenegro, Juez actual protector de ellas" (1751-1765). AHN, OM, L. 900.

-- "Libros de diligencias practicadas en las iglesias de las Ordenes Militares en virtud del auto de Miguel Verdes Montenegro de 22 de agosto de 1742". En 10 volumenes:

* AHN, OM, L. 19. Orden de Santiago. Iglesias del Provisorato de Merida.

* AHN, OM, L. 20. Orden de Santiago. Iglesias de Jerez, Valencia, Andalucia, Leon y Galicia.

* AHN, OM, L. 21. Orden de Santiago. Iglesias del Provisorato de Merida.

* AHN, OM, L. 22. Orden de Santiago. Iglesias del Campo de Montiel y Sierra de Segura.

* AHN, OM, L. 23. Orden de Santiago. Iglesias de Murcia.

* AHN, OM, L. 24. Orden de Santiago. Iglesias del Priorato de Ucles, partido de Ocana y varias.

* AHN, OM, L. 310. Orden de Calatrava. Iglesias del partido de Almagro y Campo de Calatrava.

* AHN, OM, L. 311. Orden de Calatrava. Iglesias del partido de Martos.

* AHN, OM, L. 456. Orden de Alcantara. Iglesias del partido de Alcantara en los dos lados del Tajo, que son Alcantara, Brozas y Gata.

* AHN, OM, L. 457. Orden de Alcantara. Iglesias de los partidos de La Serena, Zalamea y Rollan.

--"Libros horadados" (1742), en los que se extractan los libros anteriores en tres volumenes, uno por cada orden:

* AHN, OM, L. 18: Orden de Santiago.

* AHN, OM, L. 309: Orden de Calatrava.

* AHN, OM, L. 455: Orden de Alcantara.

La documentacion economica y contable tambien es muy interesante y ofrece abundantisimos datos, ya que generalmente ofrece informacion de los pagos realizados a arquitectos, maestros de obra, pintores, tallistas, plateros, doradores, campaneros, etc. por lo que pueden ser una fuente fiable para la datacion de obras y atribucion a sus artifices. Tambien son interesantes desde el punto de vista de historia economica y local. Destacan las siguientes series:

--Libros de entrada y salida de caudales en el arca del tesoro del Juzgado de Iglesias: Mandados componer en virtud de auto de Miguel Verdes Montenegro para el control de los caudales del arca del Juzgado de Iglesias. Se debian llevar dos libros, uno de entrada y otro de salida, en el que, por orden cronologico, se asentaban las partidas que entraban y salian, anadiendose en cada asiento las rubricas del Juez Protector, del Tesorero y del Escribano del Juzgado. Asi mismo, existia tercer libro para los "caudales extraordinarios", es decir, aquellos que no procedian de las Mesas Maestrales sino de encomiendas, multas y rentas de fabrica.

--Cuentas de cargo y data pertenecientes al Juzgado de Iglesias: son las cuentas rendidas anualmente por el Tesorero del Juzgado de los caudales que habian entrado y salido del arca de caudales de las iglesias, que debian ser posteriormente reconocidas por la Contaduria General de Encomiendas, Prioratos y Dignidades de las Ordenes Militares y sus tesoros y por la Contaduria de la Intervencion para su aprobacion. En la data incluye informacion de los libramientos por pagos a arquitectos, tallistas, pintores, plateros, doradores, campaneros, etc.

--Recados de justificacion de cuentas del Juzgado de Iglesias: son libramientos u ordenes de pago remitidas por el Juez Protector al tesorero en virtud de las cuales se realizaban los pagos del Juzgado, complementarias a las cuentas anuales. Contienen rubricas del juez protector y del escribano del Juzgado de Iglesias, asi como las diligencias de toma de razon y rubricas por el contador de las encomiendas y por el de habilitacion del Consejo (50).

Sin duda la documentacion mas rica en detalles corresponde con los llamados Autos sobre reparos y ornamentos, es decir, los expedientes concretos de cada intervencion en cada iglesia, ya sea reparos en sus fabricas, reedificacion de capillas o torres, adquisicion de nuevos objetos de culto, sustitucion del retablo, de campanas o de nuevos organos. El procedimiento sobre como debian sustanciarse estos autos de reparos y ornamentos estaba bien establecido en el Juzgado (51). Una vez se tenia noticia de la necesidad de reparos u ornamentos en una iglesia, se iniciaban los "autos de primeras diligencias", cuyo fin era verificar las necesidades y circunstancias concretas. Para ello, se citaba a todos interesados en los diezmos (normalmente a los administradores o arrendadores de las encomiendas, en lugar de los comendadores) junto con el cura, la justicia de la villa y maestros de obras. En el caso de las poblaciones de la orden de Santiago, se citaba tambien al Concejo como parte interesada, de acuerdo con lo dispuesto en los Establecimientos, cap.17, tit.17. Se realizaba el reconocimiento de la fabrica por los maestros de obra y la tasacion de los reparos necesarios. En los casos de surtimiento de ornamentos, alhajas y vasos sagrados, se debia hacer inventario de los mismos para su cotejo con los que constaran en el Juzgado. Asi mismo, se debia remitir un testimonio de las cuentas de fabrica tomadas al mayordomo, con el fin de comprobar si los caudales propios de la iglesia eran suficientes para cubrir los gastos. Estas diligencias volvian al Juzgado y se pasaban al Defensor junto con los demas autos que hubiere en el Juzgado respectivos a la misma iglesia, de modo que con la consulta de antecedentes se pudiera valorar la urgencia de la necesidad segun el tiempo transcurrido desde los ultimos reparos o surtimientos. Una vez justificada la necesidad, si habia reparos que ejecutar se sacaban a pregon en la misma villa y lugares del entorno, con citacion de los interesados, senalandose un tiempo fijo para el remate. Se emitia entonces escritura de fianza y certificacion del coste de la obra para proceder al "rateo", es decir, el reparto de las cantidades entre todos los que debian contribuir segun el Prorrateo general realizado en tiempos de Miguel Verdes Montenegro, y se despachaban los respectivos libramientos. Aunque en principio eran causas ejecutivas, con frecuencia derivaban en causas contenciosas por las reclamaciones y diferentes pretensiones de los interesados, alargandose el procedimiento durante anos, incluso, decadas. La informacion que contienen estos autos es muy rica, ya que abarca todo el proceso desde el reconocimiento de los reparos hasta su finalizacion, incluyendo diferentes proyectos, muchos no realizados, contratos con los artifices, pagos y, en muchas ocasiones, una interesante documentacion grafica. En algunos casos, particularmente para la orden de Santiago, se incluyen testimonios de vecindarios que aportan una interesante informacion socioeconomica de cada uno de los pueblos. En la actualidad se han identificado cerca de mil autos de repararos y ornamentos, aunque hay que tener en cuenta que es un numero muy inexacto por la practica que se seguia de unir todos los autos relativos a una misma iglesia para que sirvieran de antecedente.

Iglesias pertenecientes al territorio de las ordenes y bajo jurisdiccion del Juzgado (52) de Iglesias

Iglesias de la Orden de Santiago:

--Abaran (Murcia)

--Aceuchal (Badajoz)

--Ahillones (Badajoz)

--Alange (Badajoz)

--Albala (Caceres)

--Albaladejo (Ciudad Real)

--Albanchez (Jaen)

--Alcubillas (Ciudad Real)

--Alcuescar (Caceres)

--Aledo (Murcia)

--Alhambra (Ciudad Real)

--Aljucen (Badajoz)

--Almedina (Ciudad Real)

--Almendralejo (Badajoz)

--Almoharin (Caceres)

--Ameixide, Santa Maria (Lugo) es anejo de Goberno

--Arguijuela (Caceres)

--Arroyo de San Servan (Badajoz)

--Arroyomolinos de Leon (Huelva)

--Arroyomolinos de Montanchez (Caceres)

--Azuaga (Badajoz)

--Baltar, San Pedro Fiz de (Pastoriza, Lugo)

--Barceino (Barceo, Salamanca)

--Barceo (Salamanca)

--Barjacobas (Pias, Zamora)

--Barra, Santa Maria de la (Orense). Tiene por anexo Ucelle

--Barreras (Villasbuenas, Salamanca)

--Barruecopardo (Salamanca). Tiene por anejos Penausende, Prestamo y Vicaria

--Bayonas (Villarrodrigo, Jaen)

--Beas de Segura (Jaen)

--Benameji (Cordoba)

--Benatae (Jaen)

--Benquerencia (Caceres)

--Berlanga (Badajoz)

--Bienvenida (Badajoz)

--Blanca (Murcia)

--Botija (Caceres)

--Bullas (Murcia), es anejo de Cehegin

--Cabezamesada (Toledo)

--Cabeza la Baca (Badajoz)

--Calamonte (Badajoz)

--Calera de Leon (Badajoz)

--Calzadilla (Caceres)

--Campillo de Llerena (Badajoz)

--Campo de Criptana (Ciudad Real)

--Campobecerros (Orense), tiene por anejo a Portacamba

--Cantagallo (Salamanca)

--Canamares (Villahermosa, Ciudad Real)

--Canaveral de Leon (Huelva)

--Caravaca de la Cruz (Murcia)

--Carballo, San Julian de (Friol, Lugo)

--Carmonita (Badajoz)

--Carracedo, Santiago de (Peroxa, Orense)

--Carrascalejo (Aljucen, Badajoz)

--Carrizosa (Ciudad Real)

--Casar de Palomero (Caceres)

--Casas de Don Antonio (Caceres)

--Casas de Reina (Badajoz), tiene por anejo a Trasierra

--Castellar de Santiago de la Mata (Ciudad Real)

--Cehegin (Murcia), tiene por anejo a Bullas

--Cerezal de Penahorcado (Salamanca)

--Chiclana de Segura (Jaen)

--Codosedo, Santa Maria (Sarreaus, Orense), tiene por anejo a Santa Magdalena de Paradinas.

--Cordobilla de Lacara (Badajoz)

--Corral de Almaguer (Toledo)

--Covelo, San Juan (Palas de Rei, Lugo)

--Cozar (Ciudad Real)

--Creciente, San Pedro (Pontevedra)

--Cubillos (Zamora)

--Destriana (Leon)

--Don Alvaro (Badajoz)

--Dosbarrios (Toledo)

--Esparragalejo (Badajoz)

--Esperante, San Pedro de (Folgoso de Courel, Lugo), tiene por anejo Seoane

--Ferez (Albacete)

--Folgoso do Courel (Lugo)

--Fontanillas de Castro (San Cebrian de Castro, Zamora) (53)

--Fuenllana (Ciudad Real)

--Fuente de Cantos (Badajoz)

--Fuente del Arco (Badajoz)

--Fuente del Maestre (Badajoz)

--Fuentes de Leon (Badajoz)

--Fuentiduena del Tajo (Madrid)

--Garabanes, San Pedro (Orense)

--Garrovilla, La (Badajoz)

--Genave (Jaen)

--Goberno, San Martin (Castro de Rey, Lugo), tiene por enejo Ameixide

--Granja de Torrehermosa (Badajoz)

--Guadalcanal (Sevilla). Iglesia de Santa Maria

--Guadalcanal (Sevilla). Iglesia de Santa Ana

--Guadalcanal (Sevilla). Iglesia de San Sebastian

--Higuera de Llerena (Badajoz)

--Hinojosa del Valle (Badajoz)

--Hinojosos, Los (Cuenca)

--Horcajo de Santiago (Cuenca)

--Hornachos (Badajoz)

--Hornos (Jaen)

--Jerez de los Caballeros (Badajoz). Iglesia de San Miguel

--Jerez de los Caballeros (Badajoz).

Iglesia de Santa Maria

--Jerez de los Caballeros (Badajoz). Iglesia de San Bartolome

--Jerez de los Caballeros (Badajoz). Iglesia de Santa Catalina

--Letur (Albacte)

--Lietor (Albacete)

--Llera (Badajoz)

--Llerena (Badajoz). Iglesia de Santa Maria de la Granada

--Llerena (Badajoz). Iglesia de Santiago.

--Lobon (Badajoz)

--Maguilla (Badajoz), es anejo de Casar de Palomero

--Marchagaz (Caceres)

--Medina de las Torres (Badajoz)

--Meiraos, Santa Maria (Folgoso do Courel, Lugo)

--Membrilla (Ciudad Real)

--Merida (Badajoz). Iglesia de Santa Maria

--Merida (Badajoz). Iglesia de Santa Olalla

--Miguel Esteban (Toledo)

--Milano, El (Salamanca)

--Mirandilla (Badajoz)

--Monesterio (Badajoz)

--Montanchez (Caceres)

--Montemolin (Badajoz)

--Montiel (Ciudad Real)

--Montijo (Badajoz)

--Moratalla (Murcia)

--Mota del Cuervo (Cuenca)

--Narla (Friol, Lugo), es anejo de Seruela

--Nava de Santiago (La) (Badajoz)

--Nerpio (Albacete)

--Noblejas (Toledo)

--Ojos (Murcia)

--Oliva de Merida (Badajoz)

--Olmillos de Castro (Zamora), es anejo de Perilla

--Orcera (Jaen)

--Ossa de Montiel (Albacete)

--Palenciana (Cordoba)

--Palomas (Badajoz)

--Palomero (Caceres)

--Paradinas, Santa Magdalena (Sarreaus, Orense), es anejo de Codosedo

--Pedro Munoz (Ciudad Real)

--Penausende (Zamora)

--Peralejos de Abajo (Salamanca)

--Perilla de Castro (Zamora), tiene por anejo a Olmillo

--Pias (Zamora), es anejo de Porto

--Piedrahita de Castro (Zamora)

--Pliego (Murcia)

--Porto (Zamora), tiene por anejos Barjacoba, Pias y San Agustin

--Portocamba (Castelo do Val, Orense), es anejo de Campo Becerros

--Pozorrubio (Cuenca)

--Puebla de Almoradiel (La) (Toledo)

--Puebla de Don Fadrique, actualmente Villa de Don Fadrique (Toledo)

--Puebla de la Calzada (Badajoz)

--Puebla de la Reina (Badajoz)

--Puebla de Sancho Perez (Badajoz)

--Puebla del Principe (Ciudad Real)

--Puebla del Prior (Badajoz)

--Puerta de Segura, La (Jaen)

--Quintanar de la Orden (Toledo)

--Quintela, Santa Maria de (Castro de Rey, Lugo)

--Reigada, San Salvador (Monforte de Lemos, Lugo)

--Reina (Badajoz)

--Retamal (Badajoz)

--Ribera del Fresno (Badajoz)

--Ricote (Murcia)

--Roas, San Miguel (Cospeito, Lugo)

--Saceda, San Silvestre (Folgoso de Courel, Orense)

--Salcedo, San Juan (Pobra do Brollon, Lugo)

--Saldeana (Salamanca)

--Salvatierra de Santiago (Caceres)

--San Cebrian de Castro (Zamora), tiene por anejos el despoblado de Fontillas y su ermita y el despoblado de San Pelayo

--San Pedro de Merida (Badajoz)

--Santa Cruz de la Zarza (Toledo). Iglesia de Santiago

--Santa Cruz de la Zarza (Toledo). Iglesia de San Miguel

--Santa Cruz de los Canamos (Ciudad Real)

--San Juan de Saa (Vilar de Santos, Orense)

--San Munio de la Vega (Orense)

--Santa Maria de los Llanos (Cuenca)

--Santiago de la Espada (Jaen)

--Santos de Maimona (Badajoz)

--Saucelle (Salamanca)

--Segura de la Sierra (Jaen)

--Segura de Leon (Badajoz)

--Seoane do Courel (Folgoso do Courel, Lugo), es anejo de Esperante

--Siles (Jaen)

--Socovos (Albacete)

--Socuellamos (Ciudad Real)

--Solana (La) (Ciudad Real)

--Terrinches (Ciudad Real)

--Toboso (El) (Toledo)

--Tomelloso (Ciudad Real)

--Torre de Juan Abad (Ciudad Real)

--Torre de Santa Maria (Caceres)

--Torremayor vease Arguijuela (Caceres)

--Torremejia (Badajoz)

--Torremocha (Caceres)

--Torrenueva (Ciudad Real)

--Torres de Albanchez (Jaen)

--Torres de Montiel (Ciudad Real), despoblado

--Totana (Murcia)

--Trasierra (Badajoz), es aneja a Casas de Reina

--Trujillanos (Badajoz)

--Ucelle, Santa Maria (Coles, Orense)

--Ulea (Murcia), anejo de Villanueva de Ulea

--Usagre (Badajoz)

--Valdefuentes (Caceres)

--Valdemorales (Caceres)

--Valderrodrigo (Salamanca)

--Valencia de las Torres (Badajoz)

--Valencia del Ventoso (Badajoz)

--Valle de Matamoros (Badajoz)

--Valle de Santa Ana (Badajoz)

--Valverde de Llerena (Badajoz)

--Valverde de Merida (Badajoz)

--Vilar de Donas (Palas de Rey, Lugo)

--Vilar de Santos (Orense). Vease San Julian de Saa

--Villaescusa de Haro (Cuenca)

--Villafranca de los Barros (Badajoz)

--Villagonzalo (Badajoz)

--Villahermosa (Ciudad Real)

--Villamanrique (Ciudad Real)

--Villamanrique de la Condesa (Sevilla)

--Villamayor de Santiago (Cuenca)

--Villanueva de Alcardete (Toledo)

--Villanueva de Infantes (Ciudad Real)

--Villanueva de la Fuente (Ciudad Real)

--Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)

--Villanueva de Ulea (Murcia), actualmente Villanueva del Rio Segura

--Villanueva del Ariscal (Sevilla), tiene como anejo Benazuza

--Villarejo de Salvanes (Madrid)

--Villarrodrigo (Jaen)

--Villarrubia de Santiago (Toledo)

--Villasbuenas (Salamanca)

--Visuna, Santa Eugemia de (Folgoso do Courel, Lugo)

--Yeste (Albacete)

--Zarza de Alange (Badajoz)

--Zarza de Montanchez (Caceres)

--Zarza de Tajo (Cuenca)

Iglesias para las que no se libran despachos en el Juzgado, sin reconocer los fundamentos con que se piden:

--Avellino, en Napoles

--Acebron (Cuenca)

--Almendros (Cuenca)

--Alpages (sitio Real)

--Baltanas (Palencia)

--Carrascosa del Campo (Cuenca)

--Castroverde (Valladolid)

--Cenet (Alicante)

--Cieza (Murcia)

--Colmenar de Oreja (Madrid

--Enguera (Valencia)

--Fuente de Pedro Naharro (Cuenca)

--Fuentelespino de Haro (Cuenca)

--Fradel, en Valencia

--Guaza de Campos (Palencia)

--Lorqui (Murcia)

--Montalban y sus aldeas (Teruel)

--Museros (Valencia)

--Ontigola (Toledo), sitio real

--Orcheta (Alicante)

--Pozuelo de la Orden (Valladolid)

--Quintanilla del Olmo (Zamora)

--Ravellinos de Campos (Zamora)

--Rozalen del Monte (Cuenca)

--Saelices (Cuenca), Ocana

--Salamanca, iglesia de Sancti Spiritus

--Sagra (Alicante)

--San Coloizo, en Napoles

--Sobrescobio (Asturias)

--Tarancon (Cuenca)

--Torrubia del Campo (Cuenca)

--Tribaldos (Cuenca)

--Ucles (Cuenca)

--Valencia, Iglesia de San Jaime, agregado a Musero

--Villalba de Lamprana (Zamora)

--Villamanrique de Tajo (Madrid)

--Villaescusa de Haro (Cuenca)

--Villatobas (Toledo)

--Villanueva de la Huerva (Zaragoza)

--Villafafila (Zamora)

--Villabraz (Leon)

--Villarrubio (Cuenca)

--Villar de la Encina (Cuenca)

Iglesias de la Orden de Calatrava:

--Abanilla (Murcia)

--Abenojar (Ciudad Real). Tiene por anexos Cabezarados y Luciana.

--Agudo (Ciudad Real). Tiene por anexo a la Puebla de don Rodrigo.

--Alamillos (Ciudad Real). Es anexo de Almaden.

--Alcolea de Calatrava (Ciudad Real). Tiene por anexo a Portezuelos.

--Aldea del Rey (Ciudad Real). Es anexo de Calzada de Calatrava.

--Almaden (Ciudad Real). Tiene por anexos a San Benito y Alamillos.

--Almagro (Ciudad Real). Iglesia de San Bartolome.

--Almagro (Ciudad Real). Iglesia de la Madre de Dios. Tiene por anexo a Bolanos

--Almodovar del Campo (Ciudad Real). Tiene por anexos a Tierertafuera y las ermitas del Retamal, Navacerrada y Fontanosas.

--Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real). Tiene por anexo Villamayor.

--Bolanos de Calatrava (Ciudad Real). Es anexo de la Iglesia de la Madre de Dios de Almagro.

--Brazatortas (Ciudad Real). Es anexo de Puertollano.

--Cabezarados (Ciudad Real). Es anexo de Abenojar.

--Cabezarrubias (Ciudad Real). Es anexo de Mestanza.

--Calanda (Teruel)

--Calzada de Calatrava (Ciudad Real). Tiene por anexo Aldea del Rey.

--Canada de Calatrava (Ciudad Real). Es anexo de Corral de Calatrava.

--Caracuel de Calatrava (Ciudad Real)

--Carrion de Calatrava (Ciudad Real)

--Corral de Calatrava (Ciudad Real). Tiene por anexos Caracuel y Canada de Calatrava.

--Daimiel (Ciudad Real). Iglesia de San Pedro.

--Daimiel (Ciudad Real). Iglesia de Santa Maria.

--Fuencaliente (Ciudad Real). Tiene por anexos Ventillas y sus caserias.

--Granatula de Calatrava (Ciudad Real)

--Gargantiel (Almadanejos, Ciudad Real). Es anexo de Saceruela.

--Higuera de Calatrava (Jaen). Tiene por anexo Santiago de Calatrava. Tambien figura como Higuera de Martos.

--Hinojosa de Puertollano (Ciudad Real)

--Jamilena (Jaen). Es anexo de Santa Ana de Martos.

--Lopera (Jaen)

--Luciana (Ciudad Real). Es anexo de Abenojar.

--Manzanares (Ciudad Real)

--Martos (Jaen). Iglesia de Santa Maria.

--Martos (Jaen). Iglesia de Santa Marta.

--Martos (Jaen). Iglesia de Santa Ana y San Amador. Tiene por anexo a Jamilena.

--Mestanza (Ciudad Real). Tiene por anexos a Cabezarrubias y San Lorenzo, con las ermitas de la Antigua y San Ildefonso.

--Miguelturra (Ciudad Real)

--Moral de Calatrava (Ciudad Real)

--Porcuna (Jaen)

--Pozuelo de Calatrava (Ciudad Real)

--Pozuelos, Los (Ciudad Real). Es anexo a Alcolea de Calatrava.

--Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real). Es anexo de Agudo.

--Puertollano (Ciudad Real). Tiene por anexos a Brazatortas, Vinuelas y otras alquerias.

--Retamal (Almodovar del Campo, Ciudad Real). Es anexo de Almodovar del Campo. Tambien denominado Caserias de Retamal o Caserias de Almodovar.

--Saceruela (Ciudad Real). Tiene por anexos a Gargantuel y Valdemancos.

--San Benito (Ciudad Real). Es anexo a Almaden.

--San Lorenzo de Calatrava (Ciudad Real). Es anexo de Mestanza.

--Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real)

--Santiago de Calatrava (Jaen). Es anexo de Higuera de Calatrava. Tambien figura como Santiago de Martos

--Tirteafuera (Almodovar del Campo. Ciudad Real)

--Torralba de Calatrava (Ciudad Real)

--Torredonjimeno (Jaen). Iglesia de Santa Maria.

--Torredonjimeno (Jaen). Iglesia de Santa Ana.

--Valdemanco de Esteras (Ciudad Real). Es anexo de Saceruela.

--Valdepenas (Ciudad Real)

--Ventillas (Fuencaliente, Ciudad Real). es anexo del Priorato de Fuencaliente.

--Villamayor de Calatrava (Ciudad Real). Es anexo de Argamasilla.

--Vinuelas. Es anexo de Puertollano.

--Viso del Marques (Ciudad Real).

Iglesias para las que no se libran despachos en el Juzgado:

--Alamo (Cordoba)

--Arjona (Jaen)

--Arjonilla (Jaen)

--Aragon-diferentes iglesias

--Belmez (Cordoba)

--Fuente Ovejuna (Cordoba)

--Abanilla (Murcia)

--Higuera de Martos

--Moratilla (Guadalajara) en Zorita

--Piedrabuena (Ciudad Real)

--Viso de Santa Cruz

Iglesias de la Orden de Alcantara:

Acehuche (Caceres)

--Alcantara (Caceres). Iglesia de Ntra. Sra. De Almocovar

--Alcantara (Caceres). Iglesia de Ntra. Sra. De la Encarnacion Antigua

--Alcorneo (despoblado)

--Azagala (Caceres)

--Arquillo o Villa del Arco No se libran despachos, pues pertenece al Duque de Arco y no tiene obligacion de reparos

--Benquerencia (Caceres)

--Brozas (Caceres). Iglesia de Santa Maria

--Brozas (Caceres). Iglesia de los Santos Martires

--Cabeza del Buey (Badajoz)

--Cadalso (Caceres)

--Campanario (Badajoz)

--Campo de Alcantara, hoy denominado Campo Lugar (Caceres). Tiene por anejos Santibanez, Hernan-Perez y la Torrecilla. Denominacion actual: Campo Lugar

--Carbajo (Caceres)

--Castuera (Badajoz)

--Cedillo (Caceres). Es anejo de Herrera

--Ceclavin (Caceres)

--Cilleros (Caceres)

--La Coronada (Badajoz)

--Eljas (Caceres)

--Esparragosa de la Serena (Badajoz)

--Esparragosa de Lares (Badajoz)Estorninos (Caceres) Aldea de Alcantara

--Fresno, despoblado en el termino de Gata, cuya iglesia esta arruinada

--Galizuela (Esparragosa de Lares, Badajoz)

--Gata (Caceres). Tuvo como anejo Fresno

--La Guarda (Badajoz)

--La Haba (Badajoz)

--Herrera de Alcantara (Caceres). Tiene como anejo a Cedillo

--Herreruela (Caceres)

--Hernan-Perez (Caceres). Es anejo de Campo de Alcantara.

--Higuera de la Serena (Badajoz), tambien figura como Higuera de Zalamea

--Magacela (Badajoz)

--Majadas. Despoblado.

--Malpartida de la Serena (Badajoz)

--Mata de Alcantara (Caceres)

--Mayorga. Dehesa y heredamiento con capilla.

--Membrio (Caceres)

--Monterrubio de la Serena (Badajoz)

--Moraleja (Caceres)

--Navas del Madrono (Caceres)

--Navasfrias (Salamanca)

--Peraleda de Zaucejo (Badajoz) Piedras Albas (Caceres). Es aldea de Alcantara

--Piedrabuena (Badajoz). Dehesa y castillo en que hay una capilla.

--Portezuelo (Caceres)

--Quintana de la Serena (Badajoz)

--Rollan (Salamanca). Tiene por anejo Garcigrande

--Salamanca. Iglesia de la Magdalena.

--Salorino (Caceres)

--San Vicente (Badajoz)

--Sancti-Spiritus (Badajoz)

--Santiago de Alcantara (Caceres)

Santibanez (Caceres). Es anejo de Campo de Alcantara

--Torre de Don Miguel (Caceres)

--Torrecilla de los Angeles (Caceres). Es anejo de Campo de Alcantara

--Valencia de Alcantara (Caceres). Iglesia de Ntra. Sra. De la Encarnacion.

--Valencia de Alcantara (Caceres). Iglesia de Ntra. Sra. De Rocamador

--Valle de la Serena (Badajoz). Figura tambien como Valle de Zalamea

--Valverde del Fresno (Caceres)

--Villa del Rey (Caceres)

--Villanueva de la Serena (Badajoz)

--Villasbuenas (Salamanca)

--Zalamea de la Serena (Badajoz)

--Zarza (La) (Badajoz)

--Zarza la Mayor (Caceres)

http://dx.doi.org/10.5209/CHMO.60666

Berta Garcia del Real Marco (1)

Recibido: 6 de noviembre de 2017 / Aceptado: 17 de abril de 2018

(1) Archivo Historico Nacional E-mail: berta.garcia@mecd.es

(2) Archivo Historico Nacional (en adelante, AHN),OM-Archivo_Historico_Toledo, Exp. 85274.

(3) AHN, OM-Archivo_Historico_Toledo, Exp. 72794

(4) Sirva de ejemplo la iglesia de Santa Maria de Brozas: a partir de su analisis estilistico se habia datado a fines del siglo XVI; sin embargo, la documentacion del Juzgado de Iglesias ha permitido comprobar que la iglesia se termino en el siglo XVIII bajo supervision de Manuel de Larra Churriguera, sobre las trazas primitivas de Ybarra del siglo XVI. Martin Nieto, D. A.: "Dos obras ineditas del arquitecto Manuel de Larra Churriguera: Santa Maria de Brozas y Santa Maria de Almocovar de Alcantara", Revista de Estudios Extremenos, 59, 3 (2003), pp. 1221-1258.

(5) Vease el texto traducido de la bula en Alvarez de Araujo y Cuellar, A.: Recopilacion historica de las cuatro ordenes militares de Santiago, Calatrava, Alcantara y Montesa, Madrid, 1866, pp.49 y ss.

(6) Torres Jimenez, R.: "Las Ordenes Militares y su proyeccion eclesiastica y religiosa" en Historia de la Iglesia en Castilla-La Mancha, Ciudad Real, 2010, pp. 35-49. Corral Val, L.: "La orden de Alcantara durante la edad media segun la documentacion pontificia: sus relaciones institucionales con las diocesis, el Cister, otras ordenes militares y la monarquia", Hispania Sacra, 50 (1998), pp. 5-34.

(7) Guillamas, M.: Resena historica del origen y fundacion de las Ordenes Militares y bula de incorporacion a la Corona Real de Espana", Madrid, Imprenta del Colegio de Sordo-Mudos y Ciegos, 1851.

(8) Sobre la jurisdiccion eclesiastica del Consejo de Ordenes vease, Mendo, A.: De las Ordenes Militares. De sus principios, gobierno, privilegios, obligaciones, y de todos los casos morales que pertenecen a los cavalleros y religiosas de las mismas Ordenes, Madrid, en la Imprenta de Juan Garcia Infanzon, 1681.

(9) Rodriguez Lopez-Brea, C. M.: "Conflictos de jurisdiccion eclesiastica en la Espana de finales del Antiguo Regimen: los limites del episcopalismo borbonico" en Hispania Sacra, 54 (2002), pp. 69- 83.

(10) Sobre la Junta Apostolica vease la Novisima Recopilacion, lib. II, tit. X.

(11) A este respecto, las Definiciones de Alcantara establecen claramente en su capitulo X que "Las presentacion y provision de los beneficios de las villas y lugares de nuestra orden es y pertenece al Maestre, y aunque sean enagenados tiene en ellos lo espiritual". Difiniciones de la Orden y Cavalleria de Alcantara, con la historia y origen della, Madrid, 1633.

(12) No se pretende en este articulo hacer una revision exhaustiva de la situacion en cuanto a jurisdiccion eclesiastica de cada una de las localidades del territorio de las Ordenes pues esa tarea constituye en si misma toda una investigacion que excede los objetivos de este trabajo. Se incluye como anexo una relacion de las iglesias que estaban bajo supervision del Consejo de Ordenes, segun los datos recopilados por el propio Juzgado de Iglesias en 1742.

(13) Queda recogido en los Establecimientos de la Orden de Santiago, titulo 17, cap.1. Regla y establecimientos nueuos de la Orden, y Caualleria del gloriosso Apostol Santiago : conforme lo acordado por el Capitulo General que se celebro en esta Corte el ano de mil seiscientos y cinquenta y dos, y se fenecio en el de seiscientos y cinquenta y tres, Madrid, 1655.

(14) Definiciones de la Orden y Cavalleria de Calatrava, conforme al capitulo general celebrado en Madrid, ano MDLI, Madrid, Diego Diaz de la Carrera, impresor del Reyno, 1561. Titulo quinto, capitulos I a III.

(15) Difiniciones de la Orden y Cavalleria de Alcantara, con la historia y origen della, Madrid, 1633, Titulo 9, cap. IV.

(16) Ibidem, titulo 9, cap. X.

(17) Ibidem, titulo 9, cap. XXX

(18) Copia en AHN, OM, L. 900, fols. 101-109. Tambien publicada en el Bularium Equestris Ordinis Sancti Iacobi, Madrid, 1729, p. 613, p. 613.

(19) Esta disposicion tampoco se cumplio, ya que por Real Cedula de Carlos II de 31 de agosto de 1695 el residuo del Tesoro del Fuerte de Santiago se aplico a alimentos de las religiosas del Convento de Santa Olalla de Merida. Vease copia del Acuerdo del Consejo de Ordenes de 18 de marzo de 1722 sobre pertenencia al Juzgado de Iglesias del Residuo del Fuerte de Santiago, sobre el que pendia pleito con el Convento de religiosas de Santa Olalla de Merida, copiado en AHN, OM, L. 900, fol. 111.

(20) Copia en AHN, OM, L. 900, fols.1-2.

(21) Copia en AHN, OM, L. 900, fol.3.

(22) Copia en AHN, OM, L. 900, fols.7-9. Incluida tambien en el Bularium Equestris Ordinis Sancti Iacobi, Madrid, 1729, p. 615.

(23) AHN, OM, L. 901, fol. 146 y ss.

(24) Copia de esta consulta y su resolucion en AHN, OM, L. 901, fol. 35-40. Vease tambien Novisima recopilacion, Titulo IX, Ley I).

(25) Real Cedula de 25 de febrero de 1695. Original en AHN, OM, L. 903, fol. 2. Copia en AHN, OM, L. 901, fols. 40v-43v.

(26) Real Cedula de 29 de enero de 1716. Original en AHN, OM, L. 903, fol. 158 y ss. Copia e n AHN, OM, L. 901, fols. 43v-48.

(27) No he localizado las representaciones de la Junta de Procuradores, pero todas ellas se extractan en la Consulta de 27 de febrero de 1718, copiada en AHN, OM, L. 901, fols. 79v-107v. Vease en fols. 112v a 162 la respuesta representacion del Juez Protector, Vicente Araciel, de 17 de abril de 1718, defendiendose a estas acusaciones.

(28) AHN, OM, L. 903.

(29) AHN, OM, L. 901.

(30) AHN, OM, L. 900.

(31) Como resultado se formaron diez libros, seis para la Orden de Santiago (AHN, OM, L. 19 a 24), dos para la de Calatrava (AHN, OM, L. 310-311) y otros dos para Alcantara (AHN, OM, L. 456- 457).

(32) "Libro horadado que contiene la relacion de las iglesias para la cuales se libran despachos en el juzgado con expresion de los bienes, rentas, diezmos y gastos de cada una", de Santiago: AHN, OM, L. 18; de Calatrava, AHN, OM, L. 309; de Alcantara, AHN, OM, L. 455.

(33) No se ha localizado aunque se incluye tabla impresa resumida al principio de los "libros horadados" citados en la nota 32.

(34) Copiadas en AHN, OM, L. 901, fols. 299-311v.

(35) Copia en AHN, OM, L. 900, fols. 302 y ss.

(36) Copia en AHN, OM, L. 901, fols. 313 y ss.

(37) "Instruccion de lo que corresponde al oficio de Defensor de las Iglesias de las Ordenes que estan a cargo de su Juzgado", otorgada por Miguel Verdes Montenegro el 1 de enero de 1749. AHN, OM, L. 901, fol. 293-299.

(38) "Instruccion formada por el Sr. Juez Protector de las Iglesias, D. Miguel Verdes Montenegro, aprovada por el Consexo en 27 de febrero de 1755 compreensiva de las obligaciones del Thesorero" (AHN, OM, L. 901, fol.349-354).

(39) Original en AHN, OM, 3706, n. 76. Copia en AHN, OM, L. 901, fols. 331-334. Tambien recogido en la Novisima Recopilacion, Tomo 2, Titulo IX, Ley II.

(40) Representacion al Rey por la via de Gracia y Justicia de Miguel Verdes Montenegro, sobre reglamento de Ministros subalternos y salarios que deben gozar por sus respectivos empleos, de 15 de enero de 1757 (AHN, OM, L. 901, fols. 316v-328v.)

(41) El Real Decreto de 30 de julio de 1836, (publicado en la Gaceta de 1 de agosto de 1836) supone la reforma definitiva del Consejo de Ordenes, unico consejo que se mantiene durante el periodo liberal, aunque alterando profundamente sus funciones y estructura. Sus competencias quedaran limitadas al ejercicio de la jurisdiccion eclesiastica y la concesion de habitos a los caballeros, perdiendo todas sus competencias en cuanto a administracion territorial, judicial y hacendistica. Por el articulo segundo de este decreto se suprime el juzgado de iglesias, pasando sus negocios a la secretaria del Consejo. Por R.O. De 1 de mayo de 1837 pasara a denominarse Tribunal Especial de las Ordenes Militares.

(42) "Asiento de expedientes que pasan al fiscal, escribania de camara y demas ministros subalternos", AHN, OM, L. 402, fol. 29.

(43) Sobre los fondos del Consejo de las Ordenes en el Archivo Historico Nacional vease, Romero Fernandez-Pacheco, J. R.: "Los archivos medievales de las ordenes militares en el Archivo Historico Nacional", en Torres Jimenez, R. y Ruiz Gomez, F. (eds.):Ordenes militares y construccion de la sociedad occidental, Madrid, Silex, 2013, pp. 31-72; y los trabajos de Alvarez-Coca Gonzalez, M. J.: "El Consejo de las Ordenes Militares", Cuadernos de Historia Moderna 15 (1994), pp. 297-323 y "El Consejo de las Ordenes y el Archivo Historico Nacional: historia de una excepcion al sistema archivistico de la Administracion", en Lopez-Salazar Perez, J. (coord.): Las Ordenes Militares en la Peninsula Iberica: volumen II. Edad Moderna, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2000, pp. 1235-1270.

(44) AHN, OM, L. 901, fols. 214v-217.

(45) AHN, OM, L. 901, fols. 10-14. No hemos localizado los libros inventario que se citan.

(46) El inventario de los pleitos correspondientes a la Orden de Santiago en AHN, OM, 4028, y a las Ordenes de Calatrava y Alcantara en AHN, OM, 4029.

(47) Dentro de los fondos custodiados en el Archivo Historico Nacional, los fondos procedentes de estas dos instituciones se conocen comunmente como "Archivo Historico de Toledo", por haber formado parte del archivo establecido en Toledo entre 1866 y 1896 para recoger los papeles procedentes de las instituciones desamortizadas de la ciudad. Esta circunstancia continua reflejandose hoy dia en la signatura. Buena parte de estos legajos estaba aun sin identificar y han sido recientemente puestos a disposicion de los investigadores. De los tejuelos originales hemos podido deducir que se realizaron, al menos, dos remesas desde el Juzgado de Iglesias.

(48) "Expediente formado sobre trasladar los papeles de la comision del Juzgado de Iglesias y de la Escribania de Camara de la Orden de Santiago". 1811. AHN, Consejos, 51580, exp. 10. Las Juntas de Negocios Contenciosos fueron establecidas por Jose Napoleon, por decreto de 6 de febrero de 1809, para la resolucion provisional de los asuntos contenciosos que se hallaban pendientes del suprimido Consejo Real mientras se acometia la reforma de los tribunales de Justicia determinada por la Constitucion de Bayona.

(49) "Registro de expedientes y acuerdos del Tribunal Especial de las Ordenes" (1837-1839), AHN, OM, L. 1408, fol. 402.

(50) Este tipo de fuentes ha sido utilizada por Dionisio Martin Nieto en diferentes articulos, como por ejemplo Martin Nieto, D. A.: "Noticias de artistas del siglo XVIII en los territorios de la Orden de Alcantara", Revista del Seminario de Estudios Cacerenos, 58 (2003), pp. 11-44. Sirva de ejemplo del potencial que puede ofrecer este tipo de documentacion.

(51) Vease la "Representacion de Araciel al Rey de 17 de abril de 1718" en AHN, OM, L. 901, fols. 112v-162 y tambien "Instruccion comprensiva de la practica del Juzgado y respectiva al oficio de escribano", de 1748, en fols. 313 y ss.

(52) Datos tomados de las tablas o abecedarios impresos realizados por el Juzgado de Iglesias, que se encuadernaron al principio de los "Libros horadados".

(53) Anexo de Castro Torafe, despoblado en 1742. La ermita de nuestra senora de Realengo habia sido antes parroquia.

Leyenda: Diseno de retablo para la iglesia parroquial de Torrenueva (Ciudad Real), por Jose Castell. 1791. AHN, OM, MPD. 113. (Procede del AHN_ARCHIVO_HISTORICO_ TOLEDO, exp. 76128).

Leyenda: Planos de la iglesia de Nuestra Senora de Rocamador de Valencia de Alcantara (Caceres). AHN, OM, MPD. 230, 231 y 232. (Proceden de AHN, OM-AHN, ARCHIVO_HISTORICO_TOLEDO, exp. 85235).

Leyenda: Planos de la iglesia de Nuestra Senora de Rocamador de Valencia de Alcantara (Caceres). AHN, OM, MPD. 230, 231 y 232. (Proceden de AHN, OM-AHN, ARCHIVO_HISTORICO_TOLEDO, exp. 85235).

Leyenda: Planos de la iglesia de Nuestra Senora de Rocamador de Valencia de Alcantara (Caceres). AHN, OM, MPD. 230, 231 y 232. (Proceden de AHN, OM-AHN, ARCHIVO_HISTORICO_TOLEDO, exp. 85235).

Leyenda: Diseno de organo para la iglesia de San Pedro de Torredonjimeno (Jaen). Ca. 1683. AHN, OM, MPD. 314. (Procede de AHN, OM-ARCHIVO_HISTORICO_TOLEDO, exp. 88147).

Leyenda: Fachada norte de la iglesia de San Pedro de Daimiel (Ciudad Real), por Pedro Villasenor. 1782. AHN, OM, MPD. 320 (Procede de AHN, OM-ARCHIVO_HISTORICO_TOLEDO, exp. 88156).

Leyenda: Plano de la iglesia parroquial de Granatula de Calatrava (Ciudad Real). Ca.1717. AHN, OM, MPD. 332 (Procede de AHN, OM- ARCHIVO_HISTORICO_TOLEDO, exp. 88160).
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia del Real Marco, Berta
Publication:Cuadernos de Historia Moderna
Date:Jan 1, 2018
Words:13524
Previous Article:Reforma y gestion de la deuda publica. La Junta de Caudales Comunes de Mallorca (1758-1812).
Next Article:?Por que la Leyenda Negra? ?Por que ahora?
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters