Printer Friendly

Francisco Jose Prieto Fernandez, Las figuras cambiantes de Jesus en la literatura cristiana antigua.

Francisco Jose PRIETO FERNANDEZ, Las figuras cambiantes de Jesus en la literatura cristiana antigua, Salamanca: Publicaciones Universidad Pontificia (<<Plenitudo Temporis. Estudios sobre los origenes y la antiguedad cristiana>>, 10), 2009, 378 pp., 17 x 24, ISBN 978-84-7299-834-6.

La presente monografia corresponde a la tesis doctoral realizada por el autor bajo la direccion del Prof. Ramon Trevijano y defendida brillantemente en la Facultad de Teologia de la Pontificia Universidad de Salamanca en octubre de 2008. En ella se aborda el estudio de la cristologia subyacente a las manifestaciones que Cristo hace de si mismo apareciendose en diversas formas y figuras, es decir, la llamada polimorfia de Cristo. El estudio abarca desde los escritos del Nuevo Testamento hasta Origenes de Alejandria, periodo en el que se concentran los testimonios mas significativos de esa polimorfia, tal como se ve en los Hechos apocrifos de los Apostoles. Con Origenes, el unico autor eclesiastico que se hace cargo de las representaciones polimorficas de Cristo, el tema adquiere un nuevo giro, centrandose en los diferentes nombres de Cristo, o epinoias, que, segun Prieto, <<constituye la recepcion y modificacion en terminos de soteriologia y epistemologia espiritual de la polimorfia de Cristo>> (p. 276).

El libro esta estructurado en cuatro capitulos. En el primero se presenta la investigacion sobre el tema a partir de mediados del siglo pasado. Diversos autores han ido explicitando el concepto hasta llegar a una definicion aceptada por la mayoria, de la que se hace eco el autor: <<la aparicion de un ser divino (o de su ambito), para nuestro caso Cristo o su apostol (Hechos Apocrifos), sucesiva o simultaneamente, en varias formas distintas de la suya propia y que como tales son vistas por uno o varios testigos: los referidos por el texto o los mismos lectores que perciben el sentido de lo narrado>> (p. 59). En esta perspectiva se llega a incluir tambien la polinomia, o atribucion de distintos nombres a la misma persona. Continua siendo debatido el tema del origen de tales representaciones, proponiendose desde el Aion helenistico (o tiempo eterno que aparece como pasado, presente y futuro), hasta el culto solar del dios egipcio Horus; pero, segun el autor, <<mas que fuentes inspiradoras de la polimorfia de Cristo, son expresiones, no exentas de valencia propedeutica, de una aspiracion comun sobre la economia de las manifestaciones divinas integradas en varios contextos religiosos: la divinidad que manifiesta en su presencia polimorfa su condescendencia y solicitud salvifica por los hombres>> (p. 58), sin que sea suficiente proponer un origen unico. Asimismo, a partir del sentido que algunos autores atribuyen a la polimorfia (una forma de progreso espiritual en aquela quien se le revela la divinidad, o una revelacion segun las cualidades de las personas que la reciben) el autor establece una propuesta interpretativa abarcante: <<las diversas formas cambiantes de Cristo son una acomodacion pedagogica a las posibilidades cognitivas de los discipulos en consonancia con su propio progreso espiritual>> (p. 55). Habria sido quizas oportuno destacar que, a diferencia de la metamorfosis o polimorfia en ambito helenistico que se refiere a la divinidad, aqui se trata de diversas formas adoptadas por Cristo en cuanto hombre, relacionadas con aquella <<forma>> que ya habia adquirido en la Encarnacion (cfr. Fil 2,6-7), como se vera despues en Origenes.

En el segundo capitulo se estudian las <<escenas de polimorfia en los textos neotestamentarios>> en los que Jesus se manifiesta en <<otra forma>> distinta a la suya habitual, como son la Transfiguracion y las apariciones pascuales. Para el autor esos pasajes no reflejan propiamente el fenomeno de la polimorfia, aunque si dejan translucir <<medios de expresion de inspiracion polimorfa>> (p. 122), con el significado de que, tras la resurreccion, Cristo <<ha experimentado una transformacion profunda propia de su nueva condicion gloriosa>> (p. 123), y de que se adapta a la capacidad de comprension de los testigos y muestra su solicitud por ellos. Los rasgos de polimorfia, que pudieran tener un parecido a relatos helenisticos, son, segun el autor, un recurso literario y narrativo, un medio de <<expresar lo inexpresable, el misterio siempre trascendente de la divinidad, o sea, el misterio mismo de la gloria de Cristo>> (p. 124). El autor ha dejado de lado textos como la aparicion a Pablo en el camino de Damasco o las visiones de Juan en Apocalipsis, por considerar, con razon, que no dan pie a una inspiracion polimorfa.

En el tercer capitulo, el mas amplio, F. J. Prieto estudia la polimorfia de Cristo en los cinco grandes Hechos Apocrifos de los Apostoles, siguiendo el orden cronologico que parece mas coherente segun la critica reciente, y fijandose en la dependencia que puede haber entre ellos. Comienza con Hechos de Juan donde con mas abundancia se habla de la polimorfia de Cristo. Analiza el discurso de Juan sobre la polimorfia del Senor en HchJn 87-93; 103-105 donde dice que los apostoles al ser llamados, y en otros momentos, lo ven cada uno de una edad distinta (nino, joven, anciano) y con distintas dimensiones y caracteristicas de su cuerpo; la aparicion de Cristo a una de las protagonistas, Drusiana, como un joven bello y bajo la figura del apostol (HchJn 73,1-4; 76,17); y la oracion de esta dirigiendose a Cristo como <<polimorfo en tu rostro>> (HchJn 82,3-6). El autor deduce de ello que en HchJn la encarnacion es completamente ignorada: <<Cristo es presentado como el Dios polimorfo y trascendente>> (p. 136). En el debatido tema sobre la orientacion doctrinal de estos Hechos, el autor, parece inclinarse por considerarlos en su conjunto de una tendencia que niega la humanidad de Jesus, incluso <<mas alla del docetismo>> (p. 135); sin embargo, tras el estudio de los textos, concluira que <<la polimorfia en HchJn pretende mostrar a los fieles que el Senor no es simplemente un hombre, sino, sobre todo, el Dios inmutable y trascendente que no esta condicionado por los limites temporales y espaciales>> (p. 240). En Hechos de Pedro, la polimorfia de Cristo se encuentra en su version de la Tranfiguracion (HchPe 20), y en una vision de las viudas que lo contemplan unas como anciano, otras como joven bello y otras como nino (HchPe 21). Dentro del caracter edificante de estos Hechos, Prieto ve en la polimorfia de Cristo <<la adaptabilidad de la revelacion a cada hombre>>, mientras que en HchJn predominaba <<la iniciativa divina de revelarse mediante ... una manifestacion polimorfa>> (240). Ve por tanto una complementariedad entre ellos. Es interesante, como bien senala el autor, el ejemplo de polinimia que aparece en el c. 20--se mencionan hasta dieciocho nombres--, indicando que de Cristo se puede decir todo y nada lo dice completamente. En Hechos de Andres vuelve a recogerse la aparicion del Senor como un joven hermoso (HchAn 32,5-8); pero el rasgo mas original, aunque dicho de pasada, es que Cristo se presenta bajo la figura del apostol (HchAn 46,12-14). La misma polimorfia se encuentra en Hechos de Pablo y Tecla (c. 21) y en Hechos de Pablo de un papiro de Hamburgo (3,28-29) que el autor estudia de manera mas breve, pues es ellos no se desarrolla propiamente el tema; se trata de incisos ocasionales. No sucede lo mismo en Hechos de Tomas, por lo que Prieto se inclina a considerarlo dependiente de HchJn. En dos ocasiones Tomas invoca al Senor como <<Jesus polimorfo>> (HchTom 48; 153), y en otras varias Cristo se aparece bajo la forma de Tomas, y lo que es mas llamativo, el propio apostol cambia de aspecto y es denominado como el hombre que tiene dos formas (HchTm 6-7; 34), <<refiriendose quizas a la aparicion de Tomas en su propia figura y a las manifestaciones de Cristo como apostol>> (p. 234). En estos Hechos, interpreta Prieto, la polimorfia actua como <<reconocimiento de su (del apostol) relacion especial con aquel al que representa>> (p. 241). Tambien es significativa la polinomia aplicada a Jesus en HchTom 47-48, donde encontramos una letania de atributos divinos y funciones salvadoras para glorificarle. Un rasgo especifico de HchTom es la capacidad de polimorfia aplicada al demonio (cc. 43-44) que <<pretende confundir y evitar la conversion mientras que la de Cristo es una manifestacion de providencia y de socorro a favor de los fieles>> (p. 241).

El autor concluye su analisis de los Hechos Apocrifos senalando que la tipologia base de la polimorfia esta en las tres edades (nino, joven, anciano) o su variante dimorfa (nino/joven, hombre adulto), cuyo origen lo ve, como mas verosimil, en Egipto. Dicha polimorfia en los Hechos Apocrifos <<muestra como la permanente solicitud de Cristo por sus fieles se hace presente y acompana la mision de los apostoles>> (p. 242), siguiendo una <<pedagogia de acomodacion>>, ya que <<solo en la medida que el Senor toma la iniciativa de manifestarse en diversas formas, adaptadas a la comprension de cada uno, es posible percibir algo de la inasible trascendencia divina>> (p. 243). Esto se acentua, segun el autor, por el calificativo de <<bello>> o <<hermoso>> en la apariencia de joven, que expresaria <<tanto la inefable naturaleza divina, como su bondad>> (p. 242). Como rasgo propio de la polimorfia en esas obras el autor senala la aparicion de Cristo en la figura del apostol, poniendose asi de relieve <<la autoridad de la mediacion y que este es el instrumento por excelencia de la economia de Dios entre los hombres>> (p. 243). No se ve clara, sin embargo, la afirmacion de que ello <<sea un ejemplo evidente del modo helenizante de considerar en el cristianismo del s. II a la figura del apostol: hombre divino y taumaturgo>> (p. 243), pues los milagros los realizan en nombre de Cristo el unico <<hombre divino>>. Como tampoco es evidente la valoracion final de que, aplicada a Cristo, la polimorfia <<permite afirmar su trascendencia divina, pero vacia de sentido los acontecimientos de su encarnacion y su muerte>> (p. 244). La polimorfia como tal no parece implicar negacion de su verdadera humanidad, que no deja de darse por supuesta; al menos tal como la comprendera Origenes.

En el capitulo IV, dedicado a <<Origenes y la tradicion sobre la polimorfia>>, el autor da cuenta primero de las alusiones de Origenes a las formas cambiantes de Jesus, poniendo de relieve que para este autor <<la posibilidad misma de multiples formas en Cristo ... tiene su raiz en la acomodacion fundamental de Dios al hombre: la kenosis del Hijo en la encarnacion>> (p. 248), en tomar forma de siervo conservando a la vez su divinidad. Aunque Origenes conoce la tradicion de la polimorfia, se rija unicamente en la Transfiguracion, donde ve la pedagogia divina que se adapta a la capacidad de comprension de cada uno. Tras un analisis de las fuentes, tanto helenisticas como cristianas, en las que Origenes ha podido conocer la tradicion de la polimorfia, Prieto presenta la doctrina origeniana de las epinoias o titulos de Cristo, una de las claves de su cristologia, como <<recepcion y modificacion en terminos de soteriologia y epistemologia espiritual de la polimorfia de Cristo>> (p. 276). Las epinoias, va senalando el autor, responden para Origenes a que el Salvador, a diferencia de la simplicidad del Padre, llega a ser muchas cosas, aun siendo uno, a favor de la salvacion de los hombres. Asimismo, expone la clasificacion hecha por Origenes entre las epinoias que tienen una dimension ontologica (Sabiduria, Logos, Vida, Verdad, Justicia) y las soteriologicas (Luz, primogenito de entre los muertos, Pastor, Medico y redencion), mostrando tambien como <<a la diversidad de nombres corresponden las diversas etapas de la experiencia espiritual del creyente>> (p. 289). El rasgo mas original e interesante del estudio de F. J. Prieto es, sin duda, la relacion que establece entre las epinoias y la polimorfia en Origenes, en cuanto que ambas coinciden en mostrar que <<la medida de la revelacion es proporcional a la capacidad de aquellos que la contemplan>> (p. 290); y, en lo que se refiere a polimorfia en la Transfiguracion, la perspectiva desde la que contempla Origenes como ascension del camino espiritual del creyente; las epinoias: <<son la expresion de las etapas del camino recorrido en el retorno al Padre por la mediacion de Cristo>> (p. 292). Ahora bien, cabe preguntarse si este ultimo rasgo puede apreciarse en la polimorfia presente en los Hechos Apocrifos.

El libro termina con una amplisima bibliografia bien ordenada, asi como unos indices (biblico, de autores antiguos y modernos) de gran utilidad para su consulta. Ahi, asi como en la lectura del libro, especialmente en las abundantes e interesantisimas notas a pie de pagina, puede verse que, aunque directamente se estudian el Nuevo Testamento, los Hechos Apocrifos y Origenes, se tienen asi mismo en cuenta otros textos de la antiguedad en los que aparece el fenomeno de la polimorfia y que han sido estudiados por autores recientes, tales como por ej. el Evangelio de Pedro, o, dentro de la corriente gnostica, el Apocrifo de Juan.

La obra viene sin duda a llenar cierta laguna existente en la investigacion espanola sobre el cristianismo de los primeros siglos. A la vez abre un camino para profundizar en la cristologia de los titulos o los nombres de Cristo, no solo atendiendo a su significado como ha venido siendo lo tradicional, criticado por planteamientos recientes de la Cristologia, sino yendo a la cuestion ontologica fundamental de la pluralidad de su revelacion siendo Uno, y a la dimension soteriologica y progreso espiritual que conlleva el conocimiento de Cristo en sus diversas formas y nombres. Por tratarse de una obra de investigacion, la lectura del libro puede requerir ciertamente una formacion biblico teologica previa; pero tal como se presenta el texto, aligerado con la introduccion de abundantes notas a pie de pagina, se lee con facilidad y gusto. Solo queda agradecer al autor esta importante aportacion.
COPYRIGHT 2013 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Aranda, Gonzalo
Publication:Scripta Theologica
Article Type:Resena de libro
Date:Apr 1, 2013
Words:2533
Previous Article:La Suma de la doctrina cristiana de san Pedro Canisio: la universalizacion de la catequesis de Juan de Avila.
Next Article:Aurelio Fernandez, ?Hacia donde camina Occidente? Pasado, presente y futuro de la cultura del siglo XXI.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |