Printer Friendly

Fernando Bermejo Rubio, El evangelio de Judas. Texto bilingue y comentario.

Fernando BERMEJO RUBIO, El evangelio de Judas. Texto bilingue y comentario, Salamanca: Sigueme, 2012, 174 pp., 12x19, ISBN 978-84-301-1796-3.

F. Bermejo, actualmente investigador en el Departamento de filologia griega de la Universidad Complutense de Madrid, nos ofrece en este volumen de la <<Biblioteca de Estudios Biblicos Minor>> una revisada edicion critica del texto copto del Evangelio de Judas, una traduccion al castellano anotada, y un estudio introductorio de este controvertido texto, hallado en Egipto, parece ser, en torno a 1978.

Este evangelio, del que no hay mas versiones, se encontro en un codice (llamado de Al-Minya o <<Tchacos>>) que contenia tambien otros textos (La epistola de Pedro a Felipe; Iakkobos; el Libro de Allogenes; y, quiza, Corpus Hermeticum XIII), pero las tremendas vicisitudes por las que paso, desde su hallazgo hasta nuestros dias, han contribuido a un no despreciable deterioro del texto. De hecho, y a pesar de que despues del primer hallazgo, se encontraron otros fragmentos, el evangelio--que es un texto, al menos tal y como lo tenemos en el momento presente, bastante corto--esta lleno de lagunas y complicaciones textuales. Todo esto dificulta sobremanera su estudio, y hace que su explicacion este llena de hipotesis, en ocasiones completamente contrarias entre ellas. En cuanto al sentido de conjunto del evangelio, la disparidad de propuestas queda clara en el epigrafe <<El problema hermeneutico: interpretaciones del Evangelio de Judas>> (pp. 56-64). Para su trabajo, Bermejo se apoya con frecuencia en los estudios de L. Jenott, L. Painchaud, H.-J. Klauck, G. Wurst, F. Williams, B. Ehrman, A. Pinero, y M. Meyer.

La edicion del texto copto que hace Bermejo merece una valoracion positiva. Para los conocedores del idioma es muy importante poder enfrentarse con el texto <<original>>--Bermejo apunta que predomina la opinion de que el original de este evangelio era en griego, quiza datado de mediados del siglo II, mientras que esta traduccion copta seria al menos de un siglo y medio mas tarde (pp. 31-33); en el que se indican las lagunas, las reconstrucciones, etc. Bermejo incluye una traduccion tanto al inicio del libro (pp. 13-24) como al final, en columna paralela al texto copto (pp. 80-163). Ademas de algunas aclaraciones en nota a pie de pagina, en pp. 75-76 el autor indica sus lecturas divergentes respecto a la edicion critica que usa como base (la de R. Kasser y otros, de 2007, mas la edicion de los nuevos Fragmentos, de H. Krosney y otros, de 2010). Tambien el conocimiento de este texto sirve, como dice Bermejo, para conocer mejor la historia de la recepcion de la figura de Judas (p. 71). No coincido, sin embargo, en la opinion de que realmente nos encontremos ante un <<evangelio>> (pp. 35-36), por un lado porque no esta claro que buenas noticias pueda traer ni para el mismo Judas ni para sus contemporaneos; y mucho menos, si se trata de una buena nueva referente a Jesus, al que no se presenta, tal y como aparece en la tradicion canonica, ni como revelador del Padre, ni como salvador de todos los hombres.

Respecto a la introduccion y a las notas de Bermejo, la opinion no puede ser tan favorable. Sin animo de ser exhaustivo, querria senalar algunas de las afirmaciones algo desconcertantes o, cuando menos, altamente discutibles, que se encuentran a lo largo del libro. En todo caso, me gustaria remitir a un breve pero claro e incisivo libro de Tom Wright, Judas and the Gospel of Jesus, de 2006, publicado en castellano por la editorial DDB, en 2008, con el titulo Judas y el evangelio de Jesus. El Judas de la fe y el Iscariote de la historia, en el que, de una forma amena y rigurosa, el biblista ingles fija muy bien las coordenadas en las que hay que situar este documento, el cual, afirma Wright, no nos dice nada ni del Jesucristo real ni del Judas real. Es mas, se trata de un texto que, en realidad, nada dice al hombre de hoy, y eso aunque <<la amplia tendencia gnostizante del protestantismo norteamericano>> no deje de proponer al gnosticismo como alternativa adecuada al cristianismo clasico (WRIGHT, Judas, pp. 129-133).

Bermejo, que se situa netamente en la perspectiva de una concepcion conflictiva de los origenes del cristianismo, da una importancia desmedida al valor de este evangelio y a la persona de Judas, llegando a citar en este sentido, sin comentar el contexto, hasta al mismo San Jeronimo: Si non ludas dominum prodidisset, quomodo nos saluabamur? (p. 62, n. 110). Una primera lectura reposada del evangelio nos ayuda a valorar mejor las afirmaciones de Bermejo. La sensacion que queda tras esta lectura no puede ser sino desconcertante --por mucho que quiera encontrarsele hasta una estructura compleja e hilada al texto (pp. 53 y 55)--, aunque no es muy diversa de la que se tiene despues de leer cualquier otra obra gnostica (dicho sea de paso, en el libro de Bermejo hay una continua invitacion a dejar de lado la calificacion de gnostico para este evangelio, y en general tambien, cosa que queda remarcada al escribir la palabra gnostico entrecomillada). Para Bermejo, el Evangelio de Judas es un escrito representativo de las opiniones de una comunidad de cristianos probablemente enfrentada con lo que el llama, con cierto tono despectivo, la Gran Iglesia (cfr. p. 40), lo cual reflejaria el ambiente de multiplicidad y conflictividad que habia en el cristianismo primitivo (cfr. pp. 43-45; 69-70). Sin embargo, muchas de las cosas que el dice, o no se encuentran claramente en el texto, o estan <<sacadas>> de la interpretacion que se da al conjunto del codice de Al-Minya, incluyendo los otros textos que lo componen.

La introduccion y las notas de Bermejo parecen funcionar con una reconstruccion de la situacion de la Iglesia primitiva, en la que el Evangelio dejadas representaria a una faccion contraria a la tradicion de los Doce apostoles, a la institucionalizacion, a la jerarquia eclesiastica, al caracter sacrificial de la muerte de Cristo, a la Eucaristia y al Bautismo, al menos tal y como los celebraba la Gran Iglesia (p. 44). Es un poco sorprendente la reconstruccion que Bermejo hace del pensamiento de esta teorica comunidad (que estaria criticando con fuerza a otra forma de ver la Iglesia, y a los sacrificios que los sacerdotes de la Gran Iglesia ofrecian), y en concreto del pensamiento del autor del Evangelio de Judas (texto, en opinion de Bermejo, sin ninguna duda cristiano: pp. 27 y 43), mas habida cuenta del caracter casi fragmentario que a menudo presenta el manuscrito. Para ello aduce el uso que en el se hace de nomina sacra y de diversas referencias a tradiciones sinopticas, mezcladas con cosmogonia <<gnostica>> (p. 49).

Todas estas referencias, a las que se suman expresiones como <<historia mitologica de la creacion>> (p. 45, n. 54), <<corrientes protoortodoxas>> (p. 33, n. 23), o las referencias a la reescritura quiza arbitraria de la historia por parte de los evangelios canonicos (p. 69, n. 128), o la pregunta al lector sobre que habria sido del cristianismo si quiza hubiese triunfado otra faccion diversa a la que <<triunfo>>, por ejemplo, hacen ver que el autor tiene bastantes dudas sobre lo que es la Iglesia cristiana, y tambien sobre que el cristianismo que hoy vivimos sea el que Jesucristo habia querido que fuese ... si es que Jesus habia querido que fuese algo en concreto, o simplemente se trataba de una especie de exhortacion al bien, en la que cabian muchas posiciones diversas ..., o si es que el mismo Judas fue un personaje historico (cfr. p. 69, n. 127), o si es que Jesus murio (no es que el autor niegue esto, pero el tono de una de sus frases plantea una cierta duda: <<la muerte de Jesus, algo que parece haber sucedido en torno al 30 e.c.>>: p. 32), etc.

Opina Bermejo que quiza Ireneo interpreto mal la naturaleza del Evangelio de Judas que menciona en sus obras y que--aunque esto no esta claro--relaciona con los cainitas (aunque quiza este evangelio ni siquiera se trate del mismo texto del que estamos aqui hablando: p. 41). Sin embargo, el Evangelio de Judas es claramente un escrito gnostico, de marcadisimo caracter dualista, y que tiene muy poco de cristiano, salvo el uso de nombres o tradiciones cristianas. No creo que a este texto se le pueda encontrar una logica clara, ni que, de fondo, refleje un sistema de pensamiento elaborado. El evangelio menciona personas y nociones cristianas, pero su parecido con la teologia cristiana es minimo. Opina Bermejo que este evangelio reflejaria una disputa interior de los cristianos, aunque poco mas adelante apunta que, segun algunos, quiza reflejaria una disputa interior entre facciones gnosticas (p. 44, n. 51). Bermejo habla continuamente de <<formas del cristianismo>>: pienso que hay formas tan deformadas que ya no pueden llamarse cristianas, porque no queda en ellas nada reconociblemente cristiano ... si es que esas formas en algun momento llegaron a ser cristianas. No todo el que se dice cristiano es cristiano. Y mas cuando el Jesus del que se habla apenas tiene que ver con el Cristo de los cristianos: el Jesus del Evangelio de Judas aparece y desaparece de la escena, sin acabar de aclarar lo que dice o lo que hace, se limita a constatar que todos los que sirven al dios malo no se salvaran, y que tan solo lo haran unos pocos perfectos, etc.

Como ya se ha dicho, en el Evangelio de Judas aparece con claridad un rechazo a la jerarquia de la Iglesia, a los Doce apostoles, al caracter expiatorio del sacrificio de Cristo, y a la Eucaristia celebrada por los apostoles. Es mas, Jesus se rie de ellos con frecuencia. Judas es definido como el <<decimotercer daimon>> (expresion cuya interpretacion es muy discutida: pp. 64-68). De Judas, ademas, dice Jesus en este evangelio: <<tu los excederas a todos (o a los que ofrecen sacrificio a Saklas, o a los sacrificios que estos ofrecen), pues sacrificaras al hombre que me porta>> (p. 155). La interpretacion de estas expresiones es muy oscura, tal y como explica el mismo Bermejo. Jesus <<revela>> a Judas cosas antes de que este le entregue (pp. 34-35). El Evangelio de Judas no describe ni la Pasion ni la muerte de Jesus, ni su resurreccion. Estos son algunos ejemplos de la complejidad de las imagenes y del lenguaje de este texto que, en definitiva, como dice el mismo Bermejo, no aporta nada util cara a la historia de Jesus y de los apostoles, aunque si, dice el, cara a la historia del cristianismo y de su literatura, en opinion de el <<en gran parte perdida>> (p. 69) (no se entiende muy bien que significa esto: ninguna obra de la Antiguedad se ha conservado tan bien como el Nuevo Testamento, los unicos textos que, entre todos los otros, apocrifos o hereticos, de los que conservamos totalidad o parte, nos sirven para reconstruir la predicacion de Jesus y la historia de la primera expansion del cristianismo).

Llama la atencion que Bermejo situe, defacto, el Evangelio de Judas a la misma altura que la literatura canonica (pp. 35-36), con la que tendria claras diferencias <<ideologicas>> (p. 36). El Evangelio de Judas es un texto del que solo se conserva una version, un manuscrito. De hecho, podria ser obra de una persona aislada o de un grupo marginal. ?A que comunidad estaria representando? El mismo Panarion de Epifanio nos habla de multitud de herejias en la Antiguedad. Las habia, y muchas. Pero, ?es eso muestra de un conflicto interno dentro de la Iglesia, o se trata, sin embargo, de algo similar a lo que ocurre hoy dia, cuando de la noche a la manana surgen cientos de nuevas sectas, que lo que pretenden es <<fundar>> un nuevo cristianismo, adecuado a sus necesidades y sus gustos? En realidad, el Evangelio de Judas ni pone en entredicho el <<cristianismo tradicional>> (cfr. WRIGHT, Judas, p. 11), ni es de utilidad cara a una mejor comprension de la vida de Jesus, de Judas, o de la historia de la Iglesia primitiva.
COPYRIGHT 2014 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Caballero, Juan Luis
Publication:Scripta Theologica
Article Type:Resena de libro
Date:Aug 1, 2014
Words:2172
Previous Article:Juan Antonio Gil-Tamayo (ed.), Obras completas de san Cipriano de Cartago.
Next Article:Walter Kasper, Iglesia catolica. Esencia, realidad, mision.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters