Printer Friendly

Fernanda Bustamante. 2014. Escritura del desacato. A ritmo desenfadado. Narrativas dominicanas del nuevo milenio.

Fernanda Bustamante. 2014. Escritura del desacato. A ritmo desenfadado. Narrativas dominicanas del nuevo milenio. Santiago, Republica Dominicana: Editorial Cuarto Propio. 276 pp. ISBN: 9978-956-260-692-9.

La cancion "Caribe atomico" (1998) de Aterciopelados recoge varios topicos maritimos basurales que describen El Caribe como un espacio geografico de desenfrenados ritmos naturales ("soplan vientos pestilentes:"; "un caldo de cultivo"; "un mar muerto vertedero de basura"). De igual modo, se puntualiza aqui la metalica textura maritima desde lo politico-ecologico: "el pez plutonio", "olas de acero y plata", "el mar brilla radioactivo". Todos estos elementos se contrapuntean en la imagen utopica de El Caribe como "un lugar paradisiaco de romance y aventura" (Aterciopelados 1998). En Escritura del desacato. A ritmo desenfadado. Narrativas dominicanas del nuevo milenio de Fernanda Bustamante se tematizan estos aspectos con objeto de estudiar el caleidoscopio sincretico literario, editorial y socio-cultural de la diaspora dominicana.

Bustamante aborda la dificil distribucion de las letras dominicanas en el entramado latinoamericano, en particular, a traves del trazo de islas desfragmentadas hilvanadas por los sonoros hilos del desacato, de la irreverencia de textualidades basadas en apocalipticas poeticas retoricas de lo abyecto, de lo urbano y de lo popular mitico, musical y oral siguiendo "estrategias esteticas" del sujeto inmerso en la contextualizacion discursiva temporal-ideologica (pos)trujilliana. El tono politico aborda con soltura la tension editorial mostrando voces alternativas que abren flujos discursivos poetico-literarios de una literatura anticademisista mostrando El Caribe como un vertedero discursivo de violencia.

El primer capitulo acentua la ficcionalizacion de lo dominicano, la industria de la distribucion del libro y la orfandad de estas literaturas en campos de investigacion. Esto permite hablar de una narrativa eclipsada caribena cuya identidad se articula en la historia, el mito y el discurso etnografico centripeto: "Otro-dentro", "Otro-colonizado", "Otromarginado", "Otro-aniquilado" (27). Las sonoridades del desacato comprenden intertextos musicales (bachatas, boleros o merengues) que contextualizan personajes miticos y una narrativa fragmentada que da paso a una critica falta de estructuras economicas. Esto dialoga con la imagen del ritornelo deleuziano para la musica asimetrica, el devenir del hombre y su mundo, por lo tanto, estas sonoridades poseen una potencia de desterritorializacion que atraviesa el espacio del sujeto en cuestion (307). El tono sonoro aqui es una irreverencia ante "la oficialidad de un sujeto blanco, de cultura europea, de religion catolica y heterosexual" (33), significa ademas un cantar errante nomade subversivo.

Este estudio se subdivide en dos partes, la primera de ellas, se trasladan en dos capitulos las figuras transgresoras del exotismo y del entramado caribeno en cuyos planos urbanisticos ("laberinto de pelusas", 48) esta atrapado el sujeto haitiano sintetico, desechable o basural de una ciudad de la furia apocalipticamente distopica. La segunda parte, se compone de cuatro capitulos estructurados por el estudio de la obra poetica, audiovisual y de performance de cuatro narradores dominicanos contemporaneos: Juan Dicent, Rita Indiana Hernandez, Rey E. Andujar y Frank Baez. Estos autores construyen una retorica poetica de la violencia anclada en la figura de la repeticion junto con el uso de la anafora, de elementos ludicos, de juegos onomatopeyicos, deicticos y del absurdo, de elementos pop, entretejidos textuales de la parodia y la satira que componen el analisis en torno a tres problematicas: la fragmentacion familiar y el duelo migratorio; la incapacidad del retorno; los resultados de la inmigracion (124-125).

En "Continuidades y dialogos", titulo de la primera parte, se configura la ciudad de Santo Domingo de finales de la decada de los anos noventa como eje de un discurso urbano epistemico, estructural y subjetivo. La imagen del ciclon de 1930 se gesta como discurso patriarcal urbano en la construccion de ciudades Eden cosificando el marketing turistico dominicano contrapuesto con los espacios donde circulan los discursos incomodos: la pobreza, la mafia y el soborno de instituciones (44). Dentro de este topico, la novela de Rita Indiana Hernandez La estrategia de Chochueca (2003) [2004] representa un mapeo de lo humano en una panoramica caotica urbana de lo caido, lo abyecto (4850). Igualmente se tematiza el sujeto naufrago en la insularidad urbana amenazada de ciclones: "Santa Barbara es un hervidero de hormigas. La gente saca colchones, la ropa mojada, los muebles; aprovecha la esperanza que genera un poco de sol para airear lo rescatado, lo recuperable" (50). Asimismo, resalta el motivo de la calle, sus bordes, hoyos y zanjas para el acueducto, por eso, la lectura del borde urbano se centra en los banos de sangre, en leer la ciudad bajo el signo de la desestabilizacion (53). Lo abyecto corre a traves de las alcantarillas con la imagen del rio Ozama en la novela Candela de Juan Dicent agregando: "lo repugnante y asqueroso de estos escenarios de la inmundicia se magnifica con la presencia de fluidos corporales que terminan por construir la imagen escatologica de la ciudad" (55). La ciudad se muestra con la distopia del mundo, de lo catastrofico, con la idea del huracan o maremoto como una proyeccion politica.

El problema del sujeto haitiano se enfoca desde la sensacion de aislamiento y deriva, de naufragio, retornando al principio historico; la contextualizacion de la condicion colonial del modelo identitario monolitico basado en la tradicion hispanofila catolica y heterosexual del sujeto moderno. Bustamante acentua en su estudio la imagen del haitiano a traves de la figura de la abuela que relata el recuerdo personal en torno a la matanza de 1937 en la novela Candela de Andujar cuyo escenario representa la ciudad vertical suturada: "Candela es frontera [...] su cuerpo una fusion geografica. Puede interpretarse como costura, comarca fragil, de ambos lados de La Espanola..." (81). Un "yo" invisible e hibrido allegado a la identidad antillana del contrapunto musical en una escritura del registro oral y escrito legitimado en las relaciones de poder en tensiones de lo viril y lo mariano como en el video clip de "Da pa lo do" de Rita Indiana (89-93).

En "Narradores del nuevo milenio" de la segunda parte se presentan detalladamente las poeticas de estos cuatro narradores, nace del concepto de lo insular y de la frontera de una identidad dominicana (contra)nostalgica que dialoga con una reflexion del lenguaje llevada a la practica por medio de la oralidad. En la narrativa de Juan Dicent, cuyo centro espacial es el triangulo Bonato-Santo Domingo-Nueva York y cuyas novelas Summertime, o bien, Winterness, se tematiza la tension migratoria entre el aqui-alla abordando el sujeto esquizofrenico con un pie en el pasado colonial y el acelerado mundo del mass media. Dicent plantea esto con el concepto de una literatura textovisual y con la metafora de la Pangea, Bustamante agrega al respecto: "[...], estas nuevas tecnologias narrativas estan generando una literaturapangeica en cuanto es posible reunir espacial, temporal y materialmente todas las realidades, y con ello, problematizar la nocion de limite" (111). El registro digital de este nuevo genero permite a Dicent delinear otros espacios como plataforma de discusion, denuncia social y politica a traves de la parodia satirica de modo se acentua una "estetica del hipertexto" (115-116). Esta retorica del texto entretejido a traves de una poetica retorica de la paradoja y de la parodia se establece un recurso ludico de voces literarias nomades con objeto de travestir o camuflar la realidad poco paradisiaca. De igual modo, Rita Indiana Hernandez prepara su discurso a partir del sujeto huerfano, demente senil, silenciado y marginado, un antiheroe de bordes sometido a estructuras patriarcales jerarquicas de instituciones educacionales, politicas y religiosas (144-147). Las textualidades ludicas orales/escritas/visuales-closet de una burguesia lumpen se compone de yuxtaposiciones retoricas de juegos infantiles para establecer una relacion paterno-filial y asi acentuar el termino "mariconcito", junto a una homosexualidad velada, en una sociedad dominicana allegada a estructuras metadictatoriales (pos)franquistas de los ochenta y noventa. Las "tecnologias del yo" homoeroticas se sustenta en una generacion mediatica en el enfermo subdesarrollo citadino donde se negocia en/ desde la metafora corporales la nocion de masculinidad y de una sexualidad disidente, tal como atiende en las novelas Amorcidio (2007), o bien, Candela (2007) de Rey E. Andujar. Por ultimo, cabe mencionar que dentro de las tecnologias de la primera persona se asoma la poetica de Frank Baez, por ejemplo, en Literatura y periodismo. Una tradicion de relaciones promiscuas, o bien, en En Rosario no se baila cumbia, la autonarracion, su mercantilizacion estetico-politica de la cronica latinoamericana de lo freak marginal, de la cultura popular del gimnasio o de los mercados de segunda mano, del regateo, de cantadas en coro.

El metodo de A ritmo desenfadado tras presentar el contexto historico-cultural y politico de las letras dominicanas es realizar una lectura de cuatro narradores a partir de la resena-resumen ofreciendo de este modo un "cimarronaje" editorial de letras "invisibles" y "silenciadas" por el poder institucional frente al registro oral y local no institucionalizado. Resultan de igual modo interesantes los disenos graficos politizados iniciandose el libro con una visualizacion de la isla en un vaso de agua junto a la mano enguantada representada por el poder dominicano colonial, terrateniente y militar. Esto se cierra en la conclusion con la misma imagen del vaso en la introduccion derribado por un libro haciendo sonar las letras del tono cimarron con agua derramada (253). Fernanda Bustamante publica A ritmo desenfadado en la editorial Cuarto Propio/ Cielonaranja, cabe destacar que esta editorial traza paradigmas de voces del pensamiento critico de Chile y el extranjero vetados por la dictadura.

Referencias

Aterciopelados. 1998. Caribe atomico. Bogota: BMG Ariola.

Bustamante, Fernanda. 2017. Archivos. Santo Domingo-Berlin: Cielonaranja.

Navarro, C. Alberto. 2001. Introduccion al pensamiento estetico de Gilles Deleuze. Valencia: Tirant.

Cynthia Carggiolis Abarza

Departamento de Filologia Romanica

Ruhr-Universitat Bochum, Alemania

<Cynthia.CarggiolisAbarza@rub.de>
COPYRIGHT 2017 Instituto de Estudios del Caribe
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Carggiolis Abarza, Cynthia
Publication:Caribbean Studies
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2017
Words:1587
Previous Article:Violent Times as Never Before? Violence and Caribbean Development.
Next Article:Guy Pierre. 2015. La crise de 1929 et le developpement du capitalisme en Haiti. Une perspective de longue duree et une conjoncture perdue.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters