Printer Friendly

Feminismo, Iglesia Catolica y derechos sexuales y reproductivos en el Chile post-dictatorial.

Resumen: La sexualidad y la reproduccion se han tornado en las ultimas decadas campos de disputas entre sectores antagonicos, generando una dinamica regional de avances y regresiones en la agenda de derechos sexuales y reproductivos. Chile no ha sido la excepcion, y muchas reformas en estas materias han sido frenadas por la oposicion ejercida por los sectores mas conservadores, mientras otras simplemente no han llegado siquiera a abrirse a discusion publica. La literatura suele destacar la existencia de dos grandes causas que pueden explicar los obstaculos para el reconocimiento de estos derechos en el pais: la influencia que ha tenido la jerarquia catolica en el delineamiento de politicas sexuales, y el debilitamiento de los movimientos feministas y de mujeres en el periodo post-dictatorial. El presente articulo analiza ciertos factores que buscan iluminar las causas de estos dos procesos. En el caso de la Iglesia Catolica, se consideran dos factores que explicarian la influencia de esta institucion en el delineamiento de las politicas sexuales de la post-dictadura: la autoridad moral conferida a la misma por su rol social y politico desempenado durante el siglo XX, y el rol otorgado por las elites a la iglesia en la busqueda del consenso politico durante los noventa. Para el caso del feminismo, se analizan en tanto los procesos de normalizacion del discurso, la devaluacion de la militando y la institucionalizacion del movimiento como factores explicativos de su debilitamiento en la capacidad para incidir en las politicas sexuales.

Palabras claves: Iglesia Catolica: feminismo; Chile; derechos reproductivos: derechos sexuales.

Abstract: In the last decades, sexuality and reproduction have become areas of disputes between antagonistic actors, generating a regional dynamic of advances and retreats on the sexual and reproductive rights agenda. In Chile, many reforms in these areas have been stopped by conservative opposition, while others simply have not even become publicly discussed. Current literature highlights the existence of two major causes that can explain the obstacles to the recognition of these rights in the country: the influence of Catholic hierarchy in the shaping of sexual politics and the weakening of feminist and women movements in the post-dictatorial period. This article pretends to analyzes some factors that can clarify the causes of these two processes. In the case of the Catholic Church, I consider two factors that could explain the influence of this institution in the delineation of post-dictatorial sexual politics. First, the moral authority conferred to the church because of its social and political activity throughout the twentieth century, and second, the role given to it by the elites in the achievement of political consensus during the nineties. In the case of feminism, I analyze the process of normalization of its discourse, the devaluation of militancy and the institutionalization of the movement, as explanatory factors of the weakening of its ability to impact sexual politics.

Key Words: Catholic Church; Feminism: Chile: Reproductive Rights; Sexual Rights.

**********

Feminism, Catholic Church and Sexual and Reproductive Rights in the PostDictatorial Chile

Desde la decada de los setenta y hasta la actualidad, en America Latina los movimientos feministas han buscado politizar espacios que tradicionalmente se han considerado como parte del ambito privado y/o personal. Las relaciones de genero y las formas de comprender el cuerpo y la sexualidad han sido enarbolados por estos movimientos como lugares de reivindicacion politica, en su busqueda por denunciar los diversos discursos y practicas que han perjudicado histo-ricamente a algunos sectores especificos de la sociedad en base a sus expresiones sexuales y de genero (ademas de clase, raza o etnia), y por avanzar en el reconocimiento de sus derechos.

Como parte de este proceso de politizacion y articulacion de demandas, y producto de los logros a nivel internacional que significaron la Conferencia Internacional sobre la Poblacion y Desarrollo (El Cairo, 1994) y la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995), a partir de los anos ochenta y noventa las feministas comenzaron a establecer la agenda de los derechos sexuales y reproductivos como un eje central de su lucha. (1) Estos derechos se introducen en el campo de accion de los feminismos no solo como una estrategia para efectivizar cambios legales, sino como un paradigma alternativo a las formas tradicionales de comprender la sexualidad y las formas de regulacion sobre los cuerpos que operan en las sociedades contemporaneas. (2) Aunque la agenda de los derechos sexuales y reproductivos esta en constante construccion y revision critica, ya que los contextos de su aplicacion son variados, y las miradas y posiciones politicas que cohabitan en el interior de los movimientos son heterogeneas, es posible dar cuenta de la existencia de algunos puntos que suelen ser centrales dentro de la misma. Asi, las demandas por la legalizacion del aborto, la incorporacion de una educacion sexual laica en las escuelas, el acceso a metodos anticonceptivos seguros, el derecho a la no discriminacion por motivos de genero o sexualidad, la configuracion de politicas sexuales que no se funden sobre la base de la heterosexualidad obligatoria (3) o la conyugalidad, entre otras, hacen parte de esta busqueda por el reconocimiento de los derechos asociados a la sexualidad y la reproduccion. Todas estas demandas hacen parte, de un modo mas amplio, de lo que algunos/as autores/as asumen como luchas por la ampliacion de la 'ciudadania sexual'. (4) Entendida como aquella ciudadania que contempla el ejercicio efectivo de derechos sexuales y de derechos reproductivos, asi como la expresion subjetividades politicas que no demarquen exclusiones en base al sexo, el genero o la sexualidad, (5) la ciudadania sexual se erige como el marco que expresa las demandas de movimientos feministas (y tambien de la diversidad sexual) por el reconocimiento de derechos de sectores historicamente marginados.

Si bien en las ultimas decadas los feminismos han conseguido importantes logros, la concrecion de politicas que atiendan a las demandas establecidas en el marco de los derechos sexuales y reproductivos no ha estado exenta de tensiones. Entre los principales opositores a esta agenda, la jerarquia de la Iglesia Catolica se ha posicionado como uno de los actores de mayor peso en la region. Su vision respecto de una sexualidad exclusivamente reproductiva, heterosexual, adulta y conyugal, colisiona directamente con la agenda feminista, volviendose una franca oposicion al reconocimiento de los derechos en cuestion. (6)

De este modo, la sexualidad y la reproduccion se han tornado en las ultimas decadas campos de disputas entre sectores antagonicos. Esto ha generado una dinamica regional de avances y regresiones en la agenda de derechos sexuales y reproductivos, observandose hoy en dia lugares que han avanzado en el reconocimiento de ciertos derechos, y retrocedido en otros. Asi, lejos de ser lineal, la dinamica de esta agenda es discontinua y variable. Considerense por ejemplo el caso de Mexico. Mientras en el Distrito Federal se observo un importante avance cuando en el 2007 se despenalizo la interrupcion voluntaria del embarazo hasta las doce semanas de gestacion, inmediatamente despues algunos otros estados del pais realizaron enmiendas constitucionales para proteger la vida del feto desde el momento de la fecundacion. (7)

Chile no ha sido la excepcion, y aunque en las ultimas dos decadas se han observado importantes avances en el reconocimiento de las demandas feministas y de los movimientos de mujeres, (8) muchas reformas han sido frenadas por la oposicion que han tenido los sectores mas conservadores, mientras otras simplemente no han llegado siquiera a abrirse a discusion publica. Asi por ejemplo, cuando el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle implemento las Jornadas de Conversacion sobre Afectividad y Sexualidad (JOCAS) en las escuelas, la iniciativa fue fuertemente rechazada por la Conferencia Episcopal chilena, y dejada de lado finalmente por el gobierno; el aborto sigue estando penalizado en todas sus formas y sin excepcion de no punibilidad desde que en 1989 Pinochet declarara su ilegalidad; (9) Chile no conto con una ley divorcio sino hasta el ano 2004, siendo hasta entonces el unico pais del mundo que no contaba con una legislacion que regulase las rupturas matrimoniales; los intentos por promulgar una ley marco sobre derechos sexuales y reproductivos han quedado estancados en dos ocasiones (10) dentro del parlamento, sin llegar a ser discutidos en ninguna oportunidad. Estos son algunos ejemplos que grafican no solo los desafios aun pendientes en materia de derechos sexuales y reproductivos en el pais, sino tambien la obstaculizacion a la que esta agenda se ha enfrentado para avanzar en su reconocimiento.

La literatura existente suele destacar la existencia de dos grandes causas, perfectamente compatibles entre si, que pueden explicar las dificultades que han tenido estos derechos para ser reconocidos en el pais, y materializarse en politicas publicas y reformas legales concretas. Una primera posicion resalta el importante peso que ha tenido la jerarquia de la Iglesia Catolica chilena en el delineamiento de politicas sexuales opuestas a los nuevos paradigmas sobre la sexualidad y la reproduccion, en especial a partir de la decada del noventa." Otra posicion, en tanto, ha destacado el debilitamiento de los movimientos feministas y de mujeres, (12) en los ultimos veinte anos, y su consecuentemente escasa influencia en la determinacion de la agenda politica nacional. (13) Ambas dimensiones han conformado obstaculos para el avance de algunos de los temas especificos de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos en el pais.

Dado lo anterior, en el presente articulo analizo ciertos factores que buscan profundizar las causas por las que la jerarquia de la Iglesia Catolica adquirio tanta fuerza politica en Chile durante la post-dictadura (14) y, contrariamente, por las que los movimientos feministas se debilitaron. En este sentido planteo algunas reflexiones acerca de los procesos sociopoliticos de la historia reciente del pais que parecen haber incidido en la reconfiguracion de las practicas, demandas y estrategias de estos dos actores en el Chile de los anos noventa y principios del siglo XXI.

Lejos de presentar el analisis de ambos factores desde una perspectiva positivista que considera que la realidad social puede ser explicada mediante leyes universales de causa-efecto, asumo tanto a los movimientos feministas como a la jerarquia catolica como actores sociales que ademas de construir la realidad, estan sujetos a estructuras que condicionan su actuar. (15) En este sentido, los avances y retrocesos que ha sufrido la dinamica de reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos en Chile debe comprenderse como un proceso radicalmente situado en un lugar y tiempo determinados. Asi, la idea es reflexionar acerca de la concatenacion de factores sociales, economicos, politicos e institucionales en el pais, que puede servir para explicar los roles politicos de la jerarquia de la Iglesia Catolica y de los feminismos en Chile, y la consecuente dinamica que ha atravesado el actual proceso de reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos. Por ultimo, el analisis propuesto no debe considerarse como exhaustivo en su capacidad explicativa. Mas bien se plantea como una contribucion para reflexionar sobre los origenes de los obstaculos de esta agenda en el pais, sin perjuicio de otros elementos o enfoques que puedan otorgar nuevas luces respecto de este tema.

La Iglesia Catolica: de autoridad moral a garante de la democracia

En las ultimas decadas del siglo XX, los mandatos de Karol Wojtyla y Joseph Ratzinger a la cabeza de la Iglesia Catolica consagraron una agenda vaticana marcada por un fuerte enfasis en temas asociados a la defensa de un orden sexual conservador fundado en los principios morales catolicos. Si el gobierno de Wojtyla priorizo durante los setenta y ochenta una politica opositora al comunismo, a la teologia de la liberacion y al relativismo cultural o moral, entendidos todos como amenazas para la fe, el posterior debilitamiento del socialismo marco un desplazamiento en dicha politica, enfatizando al relativismo como el enemigo central para la iglesia. (16) Entendido como un eufemismo para hablar de moral sexual, (17) el relativismo moral supone la idea de una perdida en la hegemonia de valores que se asumen como universales, y que dictarian las pautas de un orden sexual "correcto" a ojos de la iglesia, esto es, un orden sexual reproductivo, heterosexual y conyugal. Desde esta posicion, la jerarquia catolica ha establecido una politica opositora de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos, descalificandolos como expresiones del relativismo moral y la decadencia de los valores a nivel global. (18) La preocupacion vaticana por el relativismo moral que cobro especial fuerza desde los anos noventa, y se ha mantenido hoy bajo el mandato de Ratzinger, ha acrecentado asi la importancia asignada por el Vaticano a la vigilancia de la sexualidad, priorizando Influir en las agendas y politicas publicas a fin de garantizar y defender un orden sexual basado en el dogma catolico. (19)

En Chile, la incidencia de la jerarquia de la Iglesia Catolica en el delineamiento de las politicas publicas referidas a la sexualidad es hoy evidente, a pesar de la separacion formal que existe desde 1925 entre esta y el Estado. (20) Su oposicion a la promulgacion de una ley de divorcio, a la legalizacion del aborto (incluso por causales especificas como violacion, anencefalia o riesgo de vida materna), a la distribucion gratuita de anticoncepcion de emergencia, a la educacion sexual laica en las escuelas, entre otros temas, ha logrado truncar el avance de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos en estos ultimos veinte anos, desde el retorno de Chile a la democracia en 1990. (21)

Un ejemplo que puede resultar paradigmatico de la fuerte influencia eclesiastica durante este periodo es el episodio ocurrido en los noventa en torno a las Jornadas de Conversacion sobre Afectividad y Sexualidad (JOCAS) impulsadas por el gobierno, y la oposicion que desperto esta politica en la Iglesia Catolica. Las JOCAS constituyeron una politica impulsada por el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, orientada a constituir en las escuelas espacios de ensenanza y conversacion en torno a temas relacionados con la sexualidad y la afectividad entre ninos/as y jovenes. Desde una perspectiva no necesariamente acorde a la posicion que defiende el Vaticano (centrada en aspectos biologicos y afectivos, y no en cuestionamientos morales), se buscaba Involucrar tanto al cuerpo docente de cada establecimiento educacional como a estudiantes y apoderados/as. (22) El rechazo de la Iglesia Catolica a esta politica se hizo ver con fuerza durante 1996, desde el momento en que la Conferencia Episcopal chilena solicito la revision e inmediato retiro de las JOCAS. Pese a que la primera reaccion del gobierno fue favorable a la continuidad de esta politica y a la no revision de la misma, el recrudecimiento de los argumentos opositores por parte de la Iglesia Catolica (vinculados con la supuesta vulneracion del derecho de las familias a decidir sobre la educacion de sus hijos/as, asi como al abordaje sanitarista que daba el gobierno a estas instancias, en desmedro de una mirada moral), junto con la alianza que encontro en la derecha politica, hizo que el gobierno terminase cediendo ante la presion. El otorgamiento de un mayor peso relativo a los padres y las madres de los/as estudiantes en las jornadas, asi como el confinamiento de las JOCAS a la administracion del Ministerio de Educacion, desligando de la gestion a las carteras de salud (MINSAL), de la mujer (SERNAM) y juventud (INJUV), devinieron en el debilitamiento de esta politica. (23) Finalmente, luego de un intento por parte del gobierno por reactivar las JOCAS en el ano 2000, el programa fue definitivamente suspendido tras las protestas de la Iglesia Catolica y la Federacion de Colegios Catolicos. (24)

Lo ocurrido con las JOCAS es un caso paradigmatico de la incidencia de la jerarquia de la Iglesia Catolica en materia de politica sexual. Otro ejemplo de su influencia remite al lobby que ejercio desde inicios de la decada del dos mil en contra de la distribucion de la denominada "pildora del dia despues", y que derivo en el congelamiento de su suministro publico entre 2008 y comienzos de 2010. Tras varias presentaciones judiciales que buscaron fallidamente prohibir el acceso de las mujeres a esta tecnologia contraceptiva, (26) el 2007 un grupo de 31 parlamentarios/as presento un requerimiento de inconstitucionalidad que buscaba prohibir su suministro (y tambien el de los dispositivos intrauterinos) en los servicios publicos de salud. (26) En abril de 2008, el Tribunal Constitucional decreto la inconstitucionalidad de la entrega de anticoncepcion de emergencia en los hospitales nacionales. (27) Si bien en este caso la jerarquia eclesiastica no consiguio influir en el posicionamiento de los gobiernos de turno, quienes sostuvieron una constante voluntad por garantizar el acceso publico a la anticoncepcion de emergencia, la alianza de la iglesia con la derecha politica y algunos sectores de la Concertacion, especialmente los Democrata Cristianos, devino en un fuerte lobby y una eficaz estrategia judicial que detuvo por mas de un ano su entrega en el sistema sanitario. La articulacion entre la jerarquia catolica y los sectores politicos conservadores fue decisiva. (28) Tanto fue asi que, por ejemplo, en las audiencias concedidas por el Tribunal Constitucional para escuchar los argumentos de distintos organismos a favor y en contra del requerimiento de inconstitucionalidad, se hicieron parte actores catolicos que abogaron a favor de este, como fue el caso de la presentacion realizada por Patricio Zapata en representacion del Centro de Estudios del Evangelio. (29)

Asi, en las ultimas dos decadas la Iglesia Catolica ha ejercido constantemente presiones de diversa indole, mediante lobby, alianzas con sectores politicos, declaraciones en los medios o seguimientos y apoyo de procesos judiciales, a fin de cerrar los debates o evitar la ejecucion de politicas publicas o la sancion de leyes que favorezcan de uno u otro modo la agenda de los derechos sexuales y reproductivos. Temas como el aborto, en definitiva, han quedado fuera del debate publico, pese a los intentos de sectores feministas y de mujeres por posicionar estos topicos en la agenda politica.

?Como explicar la fuerte incidencia de la Iglesia Catolica en el delineamiento de las politicas sexuales desde el retorno a la democracia en Chile? ?Que factores incidiran en la perpetuacion de este rol protagonico de la jerarquia eclesiastica en el delineamiento juridico y politico de la sexualidad de finales del siglo XX y principios del XXI? Desde una vision historica, creo que hay por lo menos dos factores, interrelacionados entre si, que pueden explicar esta fuerte influencia de la Iglesia Catolica en la politica sexual durante el periodo post-dictatorial: la autoridad moral conferida a la iglesia chilena por su rol social desempenado a lo largo del siglo XX, y en especial durante el periodo autoritario, y el rol otorgado a la misma en la busqueda del consenso politico y la estabilidad democratica durante los noventa.

a) La autoridad moral de la jerarquia catolica en Chile

El primer factor a considerar hace relacion con la "autoridad moral" conferida por la elite politica a la jerarquia catolica en Chile, a raiz de sus acciones politicas y sociales realizadas a lo largo del siglo XX. Los roles desempenados por la Iglesia Catolica chilena en materia social y politica durante el siglo pasado parecen haberle otorgado una cierta legitimidad en materia moral que le habria abierto determinados espacios politicos necesarios para devenir en un actor clave en la diagramacion de las politicas sexuales durante los anos noventa. Concretamente, me refiero a la labor social desempenada por esta en ayuda a los sectores marginados y carenciados a lo largo del siglo XX, y a la defensa que hizo de los derechos humanos de las victimas de la dictadura militar de Pinochet entre 1973 y 1990. (30)

Durante el siglo XX, la Iglesia Catolica jugo un papel determinante en la organizacion del sindicalismo campesino, el impulso a la reforma agraria durante la decada de los sesenta, el desarrollo de organizaciones barriales en sectores marginados que habian surgido tras la migracion campo-ciudad, entre otros. (31) Asi, desde los anos veinte, y a lo largo de gran parte del siglo pasado,
   las preocupaciones por las condiciones de vida de
   los sectores populares queda[ron] relegadas al ambito
   de intervencion de la Iglesia o a la autogestion de los
   propios trabajadores. La caridad y el mutualismo se
   convirtieron, entonces, en la via de solucion a parte
   de los problemas del mundo popular. (32)


Alli donde el Estado no llegaba, operaba la Iglesia Catolica. Su compromiso con la justicia social le permitio ocupar, de este modo, un espacio que la consolido no solo como un actor politico clave, sino que reforzo su autoridad en materia social y hasta moral. (33)

Tras el golpe militar de 1973, se abriria un nuevo espacio de accion politica para la jerarquia eclesiastica catolica, que terminaria por robustecer su legitimacion como actor politico y autoridad moral. Ante el terrorismo de Estado y la politica de violacion a los derechos humanos ejercida por el gobierno militar encabezado por Pinochet, la Iglesia Catolica ejercio un rol central en la defensa de estos derechos, especialmente a traves de la Vicaria de la Solidaridad fundada por el cardenal Raul Silva Henriquez poco tiempo luego de ocurrido el golpe militar:
   Hasta el fin de la dictadura la Vicaria ayudo a un
   promedio de 90.000 personas por ano. Unos 11.000
   recibieron asistencia juridica. Entre 1973 y 1988 presento
   --conjuntamente con su antecesor institucional--unos
   9.000 cargos de violacion de la Constitucion, de los
   cuales sin embargo, apenas 23 fueron tratados
   juridicamente. Gracias a la labor de la Vicaria no hubo
   en Chile casos de desaparecidos despues de 1977.
   Tambien el numero de casos de tortura disminuyo
   notablemente. (34)


Si bien la labor de la Iglesia Catolica durante el periodo autoritario se baso mas en acciones concretas que implicaron la movilizacion de diversos recursos, y no tanto en apelaciones morales, (35) lo cierto es que el lugar ocupado durante la dictadura como ferrea opositora del gobierno le otorgo un peso significativo como autoridad moral en la sociedad post-dictatorial. El ejercicio de esta autoridad, sin embargo, no supone durante el periodo democratico un acotamiento automatico de parte de las autoridades y elites politicas a las disposiciones morales de la iglesia. Antes bien, implico (y sigue implicando) el ejercicio de una suerte de "cobro de factura" que se desplego (y despliega) en las acciones de lobby en contra de politicas sexuales contrarias a las disposiciones vaticanas. (36) Tal como lo grafica Maria Isabel Matamala Vivaldi,
   Durante la dictadura (1973-1990), el sector conciliar
   de la Iglesia protegio la vida de miles y denuncio las
   violaciones a los derechos humanos. [...] El
   protagonismo de la Vicaria de la Solidaridad fue
   utilizado en la democracia emergente para presionar
   y subordinar a la Concertacion directamente, o
   mediante el Partido Democrata Cristiano. (37)


Guillermo Nugent (38) caracteriza esta situacion bajo el concepto de "factura moral", esto es, el ejercicio de una critica selectiva que entabla la Iglesia Catolica frente a determinados temas de la agenda politica y social, (39) a cambio de ciertas prerrogativas tutelares en materia moral y sexual. Nugent lo ejemplifica con la siguiente frase; "hoy estoy contra la dictadura y la desaparicion de las personas ... pero cuando llegue la democracia no toquen el tema del divorcio o de la ensenanza obligatoria de religion catolica en las escuelas publicas". (40)

El poder de la factura moral radica en el peso que la propia elite politica le ha otorgado a la Iglesia Catolica en su capacidad de influir sobre el electorado. Es decir, la factura opera en base al imaginario que circula en los sectores politicos respecto de la capacidad de la jerarquia eclesial para movilizar electores/as a favor o en contra de un/a candidato/a, dado la autoridad moral que representaria para la ciudadania por su compromiso anterior a favor de los derechos humanos y las cuestiones sociales. (41)

En este sentido, la autoridad moral de la jerarquia de la Iglesia Catolica se materializa en un intenso poder de negociacion con el Estado y los partidos politicos, quienes le ceden la capacidad de incidir directamente sobre las politicas sexuales. Asi, se pone en cuestion la idea de que la Iglesia Catolica seria "progresista" en materia social y conservadora en politica sexual y de genero, ya que el conservadurismo de su jerarquia en determinados temas es sustentado por un ejercicio politico progresista en otras areas. (42)

Esto es lo que ocurre en el Chile de los noventa y de principios del siglo XXI. Una vez asumida la democracia, la jerarquia eclesial comienza a rehacer sus alianzas politicas, esta vez asociandose con la derecha conservadora, (43) y cobra a la coalicion gobernante las facturas de su desempeno anterior con el fin de oponerse al avance de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos que implicaba temas como el aborto, la educacion sexual, el divorcio o las politicas de prevencion del VIH. (44)

b) La jerarquia catolica como garante del consenso y la estabilidad politica

Un segundo factor que considero que puede servir para comprender la incidencia politica de la jerarquia catolica en la politica sexual del periodo post-dictatorial chileno, es el rol otorgado por los sectores politicos a esta institucion como garante del consenso politico y social.

La democracia en Chile no llego, como fue el caso de Argentina, por un debilitamiento y desgaste de la autoridad militar que se haya hecho insostenible. Antes bien, el reflorecimiento gradual de una sociedad civil que comenzo a perder el temor a la protesta tras la crisis economica de 1982, (45) junto con la apertura a la negociacion entre las elites gobernantes y contra-elites que pavimentaron el camino para pactar la transicion, fueron factores determinantes para la realizacion del plebiscito nacional de 1988 y la consecuente llegada del primer gobierno post-dictatorial. (46)

En este proceso, la jerarquia de la Iglesia Catolica chilena jugo un papel central, especialmente en la promocion del "Acuerdo Nacional para la Transicion Plena a la Democracia" suscrito en 1985 por once partidos, tanto de derecha como de izquierda. (47) Por primera vez luego del golpe militar, las elites politicas gobernantes y opositoras se sentaron a discutir el modo de avanzar hacia la democracia, llegando a un acuerdo unico respecto del proceso:
   el Acuerdo Nacional ponia una vez en la discusion
   publica la pregunta sobre cuanto tiempo mas iban los
   militares a mantenerse en el poder. Estos resultados
   fueron solamente posibles gracias a la iniciativa
   tomada por [el cardenal] Fresno y gracias al espacio
   que el dio a las conversaciones politicas. En aquella
   situacion Fresno fue el hombre adecuado en el
   momento justo. (48)


Tras el Acuerdo Nacional, la capacidad de la Iglesia Catolica para aunar fuerzas antagonicas habia quedado demostrada. Y esa capacidad devendra en un capital politico esencial durante los primeros gobiernos democraticos, dado el contexto politico-institucional de la democracia chilena de los noventa que se caracterizaria por un constante temor al conflicto y la primacia de logicas politicas consensuales.

El paso del autoritarismo hacia la democracia consistio fundamentalmente en un modelo de transicion pactada donde las fuerzas democraticas accedieron a acatar las reglas del juego impuestas por la Constitucion de 1980. (49) Adicionalmente, los resultados del plebiscito de 1988 (50) habian dejado en claro el fuerte apoyo que la dictadura y los militares concitaban en una importante parte de la poblacion chilena. (51) Esto, sumado a los "enclaves autoritarios" (52) que habia heredado la democracia (entre los que se incluia la inamovilidad del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y de Orden, cargo que ocuparia Pinochet inmediatamente retornada la democracia, asi como el establecimiento de ex comandantes de las Fuerzas Armadas como "Senadores Designados"), constituyeron todos factores que contribuyeron a crear un regimen que se percibiria como altamente inestable, "vigilado" de cerca por los militares. Esta situacion politico-institucional propicio un clima politico donde predominaba la idea de que cualquier 'error', cualquier tension con los militares o que cuestionara el orden publico imperante, abriria posibilidades ciertas de un eventual retorno al autoritarismo. De hecho, los episodios del denominado 'boinazo' y del 'ejercicio de enlace', (53) incentivaron sin dudas este temor, procurando consecuentemente una politica estatal orientada hacia la moderacion y el consenso, por sobre la consolidacion del modelo democratico, el restablecimiento pleno de la justicia y el respeto por los derechos humanos. Como indica Kathya Araujo, a partir de 1990 la esfera publica chilena quedo caracterizada, por "la preeminencia de criterios consensuales, el temor al conflicto, la restriccion del debate y una representacion desigual de los distintos sectores sociales". (54) En este sentido, el Chile post autoritario es construido buscando evitar y disolver los conflictos, impugnando los desacuerdos para crear la sensacion de una sociedad fundada sobre el consenso respecto del modelo (economico, politico y social) heredado desde la dictadura. Siguiendo a Tomas Moulian, "el consenso aparece como una resultante de una sociedad atemorizada, donde la simulacion de acuerdos es una condicion de sobrevivencia en un mundo de divisiones reales, vivas y activas". (55)

Todo este contexto politico institucional posiciono a la Iglesia Catolica en un lugar privilegiado como fuerza garante del consenso y, por tanto, del orden politico de esta incipiente democracia. Su demostrada capacidad para llamar al dialogo y lograr acuerdos politicos que tendieran hacia el centro y la moderacion, la erigieron como un actor que parecia vital para sostener el regimen democratico ante los fantasmas del autoritarismo. De este modo, la influencia de la jerarquia eclesial en el delineamiento de ciertas politicas publicas de sexualidad se debe, ademas de la factura moral que cobraba (y aun cobra), al rol que las mismas fuerzas democraticas de los noventa le otorgaron como garante del orden politico, lo que le concedio una inusitada capacidad de negociacion politica en materia de moral sexual.

Comprendase la diferencia: mientras la factura moral tiene que ver con una suerte de 'enrostramiento' de la iglesia hacia el Estado por toda la labor social y politica ejercida por esta durante el siglo XX, y en especial durante la dictadura militar, el caracter de garante del consenso politico y del orden democratico es una envestidura que los propios actores politicos le otorgan a jerarquia catolica. Asi, si la factura moral es un capital politico adquirido por el rol que desempeno en el pasado, la investidura de 'garante del consenso' responde un rol politico actual que se le otorga durante la post-dictadura. Son los actores politicos que temian un eventual retorno del autoritarismo quienes confieren a la Iglesia Catolica una importancia tal en la estabilidad y gobernabilidad politica, que le otorgan las herramientas necesarias para negociar con las elites gobernantes la configuracion de ciertas politicas, como aquellas que se vinculaban con la sexualidad y la reproduccion. Si a esto sumamos que la alianza establecida entre la jerarquia catolica y la derecha politica (56) tras el retorno a la democracia (57) implicaba que cualquier friccion de la Concertacion con la iglesia suponia tensar ademas la relacion del oficialismo con la derecha, es posible asumir la preeminencia de un escenario propicio para que la jerarquia catolica efectivizara su lobby contrario a los derechos sexuales y reproductivos mediante la idea del consenso. Asi, en consonancia con la tesis de Mala Htun, la articulacion entre la Iglesia Catolica y el gobierno cerro ventanas de oportunidad que posibilitaran reformas de ampliacion y reconocimiento de estos derechos en el pais. (58)

Por supuesto, tras la detencion de Pinochet en Londres en 1998, y el posterior proceso judicial al que se enfrento en tribunales chilenos hasta su muerte en 2006, "se expandio un espacio de desmitificacion sobre el modelo de desarrollo chileno, puesto que la sociedad fue tomando conciencia de que ella era capaz de tolerar mucha mas critica y pluralidad de lo pensado". (59) Asi, el caracter de garante de la democracia con el que los actores politicos concebian a la iglesia, ha venido transformandose a lo largo del siglo XXI. Pese a esto, la imagen de la Iglesia Catolica chilena como apaciguadora del conflicto social aun no se ha desvanecido. Baste recordar los esfuerzos realizados por esta, con la venia del gobierno de Sebastian Pinera durante el 2010, para llegar a un acuerdo entre el Estado y un grupo de mapuche presos que habian iniciado una huelga de hambre en reclamo por la aplicacion de la Ley Antiterrorista en su contra. De esta manera, aunque de un modo distinto al que operaba en los anos noventa, aun en la actualidad es posible observar caracteristicas propias del rol politico que adquirio la jerarquia catolica chilena tras el retorno de Chile a la democracia, y que sin dudas constituyen parte de sus herramientas de negociacion aun vigentes.

El feminismo chileno de la post-dictadura

Si bien es clave comprender los motivos por los que la jerarquia catolica chilena ha adquirido la tuerza suficiente para obstaculizar el avance de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos en el pais, tambien resulta central entender el paralelo debilitamiento y fragmentacion de los sectores feministas durante los anos noventa. (60) Mientras que en otros paises de la region los movimientos feministas han sido claves en la configuracion de leyes y politicas publicas referidas a la sexualidad en los ultimos anos, (61) en Chile esta influencia no se ha visto con tanta fuerza. Si bien esto se debe en parte a la potente injerencia de sectores conservadores en la politica chilena, el debilitamiento de los sectores feministas tras el retorno a la democracia es un factor que tambien ha sido gravitante. (62) En este sentido, algunas de las demandas que han sido mas representativas de los feminismos latinoamericanos en las ultimas decadas, como la legalizacion o despenalizacion del aborto, (63) no pudieron ser posicionadas en la agenda politica de ninguno de los cuatro gobiernos consecutivos de la Concertacion, (64) salvo fugaces excepciones que tendieron muchas a veces a remitirse a los periodos de campana electoral.

?Como explicar esta debilidad del movimiento para posicionar la agenda de los derechos sexuales y reproductivos en la agenda politica nacional? ?Solo la fuerza de la jerarquia catolica explica esta falta? Muy por el contrario, creo que esto tambien se explica, al menos parcialmente, por la forma en que el contexto politico e institucional chileno de la decada de los noventa incidio sobre los sectores feministas, dando lugar a tres procesos interrelacionados que confluyeron en un consecuente debilitamiento del feminismo en la post-dictadura. Estos procesos pueden resumirse bajo los conceptos de a) normalizacion del discurso y las demandas feministas, b) devaluacion de la militando y c) institucionalizacion del movimiento. (65)

a) Normalizacion del discurso y las demandas feministas

El feminismo en Chile tiene una larga trayectoria. Las luchas de las mujeres de finales del siglo XIX y a lo largo de XX por reivindicar sus derechos civiles en pos de mejores condiciones laborales y de ejercicio de autoridad, y de derechos politicos, como el sufragio universal en la decada del cincuenta, constituyen parte de la historia de un feminismo que entraria en una nueva etapa con la llegada de la dictadura en 1973 (66) y, posteriormente, con el retorno a la democracia en 1990.

A lo largo de los anos setenta y ochenta, el feminismo chileno asumio la lucha politica por los derechos y reivindicacion de las mujeres como una lucha intimamente ligada a la oposicion al regimen militar. Como indicaba la emblematica feminista chilena Julieta Kirkwood, (67) el autoritarismo observado en la politica de la epoca evidenciaba el autoritarismo que tambien se ejercia en los espacios 'privados', como la familia, la educacion o las fabricas, y la imposicion de roles de genero y sexuales dentro de estos. Asi, la politizacion feminista de los espacios privados, de la sexualidad, de las labores 'femeninas' como construcciones politicas regidas por formas de poder autoritarias, era asumida como una lucha directamente relacionada con la oposicion hacia la dictadura, asi como tambien hacia las formas tradicionales de hacer politica en Chile. (68) "La lucha de las feministas de este periodo fue siempre concebida como parte del movimiento opositor al regimen, constituyendo este el punto de encuentro con los otros sectores del movimiento de mujeres". (69)

Pero el retorno a la democracia constituiria un nuevo escenario que cambiaria la politica feminista de la epoca. En medio de un contexto politico dominado por el temor al conflicto, en lo que se denomino 'la democracia de los acuerdos', la moderacion de los discursos desplazo al caracter conflictivo y antagonico de la politica de las decadas anteriores. (70) Como mencionaba anteriormente, el fantasma de un eventual retorno de la dictadura, en el marco de una democracia vigilada de cerca por las fuerzas del autoritarismo dadas las disposiciones de la Constitucion de 1980 (la que constituyo el marco legal a traves del cual se ejecuto de hecho el retorno a la democracia), incito la busqueda de la mesura en la toma de decisiones politicas, constituyendose en un dispositivo de normalizacion de los discursos politicos.

En este contexto, el potencial critico que habia marcado al feminismo chileno de los anos setenta y ochenta, comenzo a impregnarse de la logica de moderacion de los discursos asociada al relato de la post-dictadura. La desenfrenada busqueda del consenso puede ser pensada como una suerte de pedagogia discursiva (71) que obligo "a marginar de sus circuitos de habla aquellas posturas mas confrontacionales, y a rebajar el tono de los debates valoricos (aborto, divorcio, etc.)" (72) para eliminar el antagonismo entre el feminismo y las posiciones mas conservadoras respecto de los temas de genero y sexualidad.

Por supuesto, esto no significo que las feministas adoptaran una mirada complaciente con el Chile de los noventa y los procesos politicos que lo caracterizaron. Muy por el contrario, como muestran Marcela Rios Tobar, Lorena Godoy Catalan y Elizabeth Guerrero Caviedes, (73) muchas feministas que habian tenido un rol activo en el movimiento durante la dictadura veian con escepticismo el modelo democratico posterior y sus logicas de moderacion. Sin embargo, estas miradas criticas no llegaron a plasmarse en el discurso publico de la epoca, silenciadas bajo los estrictos dispositivos de normalizacion discursiva. "El consenso actuo como una garantia normativa destinada a sujetar los desarreglos de lo social, forzando--para ello--la unanimidad de las conductas y de los discursos en torno a las consignas oficiales de la moderacion y de la resignacion". (74)

La legalizacion del divorcio, la despenalizacion del aborto o la implementacion de politicas de educacion sexual laica, entre otros, quedaron por fuera de la agenda politica de los noventa, y los intentos por posicionar alguno de estos temas en los debates politicos terminaron por sucumbir ante la imperante 'normalizacion' discursiva. Como senala Tomas Moulian, "El consenso se convirtio en una conminacion al silencio. Romperlo significaba situarse en un terreno dramatico, cuya violacion seria atentar contra el proceso, danarlo". (75)

b) Devaluacion y fragmentacion de la militando y la accion colectiva

El panorama politico de la post-dictadura no solo modero las retoricas de critica de los discursos feministas. El temor al conflicto y al resquebrajamiento de la democracia trajo consigo, ademas, una devaluacion de la sociedad civil y de la militando politica como expresiones de participacion legitimadas por el sistema politico. Recordemos, como indica Rovira Kaltwasser, (76) que el proceso de negociacion en los ochenta para abrir el juego a la posibilidad del retorno a la democracia, estuvo constituido por un dialogo entre las elites gobernantes y las opositoras, quedando excluida la sociedad civil. En los noventa, los consensos buscados por la nueva democracia mantuvieron este sistema de exclusiones, operando en base a acuerdos inter-elites. Al parecer, el riesgo de incluir a otros actores que no dominaran la logica de la moderacion y de la contencion de la critica y el conflicto constituia un riesgo que la democracia no podia correr. (77)

Asimismo, la inusitada consolidacion del modelo economico neoliberal impuesto por la dictadura militar, y reforzado luego por la Concertacion, supuso profundos cambios en la matriz de la accion colectiva y de participacion politica que repercutieron en los modos de organizacion de la sociedad civil. Garreton (78) explica que la matriz sociopolitica que domino la historia latinoamericana desde el derrumbe de las oligarquias a comienzos del siglo XX hasta el advenimiento de las dictaduras militares, se caracterizo por ser de tipo estatal nacional popular. Esto es, una matriz fundada sobre el modelo economico de industrializacion por sustitucion de importaciones, la accion colectiva organizada en base al populismo, un fuerte movimiento obrero, formulas politicas que combinaban autoritarismo con democracia, etcetera. Pero las dictaduras militares desarticularon esta matriz, e intentaron su recomposicion
   reduciendo drasticamente la dimension politica y de
   movilizacion social e Intentando reorganizar el capitalismo
   dentro de los marcos de la economia mundial
   disminuyendo el papel del Estado y generalizando los
   mecanismos de mercado. Solo el caso chileno logro
   una cierta forma de estructuracion neo-liberal. (79)


La nueva matriz socio-politica chilena, fundada sobre la logica del capitalismo neoliberal, impuso un modelo de agenciamiento basado en el consumo, el mercado y el beneficio individual, en desmedro del interes colectivo, la ciudadania y la asociatividad. La organizacion civil se redujo a "acciones principalmente defensivas, con una convocatoria y ambito de accion reducidos y sin referentes de concertacion social, ni sectoriales ni territoriales", (80) incapaz de afectar las pautas de integracion socioeconomicas o politicas. De este modo, los movimientos sociales, incluido los feministas, se vieron envueltos en un contexto politico y economico que mermo su capacidad de convocatoria, compromiso y organizacion colectiva, desplazandose hacia logicas fundadas en el calculo racional de mercado y el consumo.

La exclusion de la sociedad civil propiciada por la democracia de los acuerdos, asi como esta nueva matriz socio-politica, devaluaron la accion colectiva de la militando feminista como mecanismo de participacion politica en el contexto de la post-dictadura. Como indica Tomas Moulian, la democracia de los anos noventa supuso la despolitizacion del debate publico, "la desaparicion de las divergencias respecto de los fines". (81) Asi, buscar la mesura Implicaba eliminar el conflicto de la politica, sustituyendolo por una logica tecnocrata, propia del capitalismo neoliberal, donde el fin ultimo e inapelable es siempre el desarrollo economico, el crecimiento, lo que automaticamente neutraliza cualquier conflicto politico reduciendolo a meras discusiones tecnicas sobre cual seria la mejor via para lograr ese desarrollo. "Las nuevas reglas de adecuacion politica [...] hicieron que lo profesional desplazara y reemplazara a lo militante, y que lo operativo adquiriera mayor urgencia que lo discursivo". (82)

Aunque no devino en una absoluta fragmentacion o desaparicion, los marcos discursivos e institucionales de los noventa marcaron una evidente desmovilizacion del movimiento feminista chileno y de las mujeres en general. (83) "Las feministas pierden su cohesion y, por tanto, el rol politico protagonico que habian tenido en la lucha por reconquistar la democracia". (84)

Los movimientos feministas pierden su capacidad de convocatoria e interpelacion, sumidos en logicas neoliberales de desacreditacion del agenciamiento colectivo. En este contexto, la militancia feminista se vio socavada por una devaluacion generalizada de la accion colectiva, en un escenario donde las decisiones politicas pasaban mas por dialogos inter-elites. Asi, el feminismo vio mermados sus recursos politicos para dar impulso al reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, y su debilitamiento lo alejo de los espacios de establecimiento de agendas.

c) Institucionalizacion feminista

Finalmente, un tercer proceso que puede explicar en parte la escasa capacidad del feminismo en Chile para incorporar la agenda de los derechos sexuales y reproductivos en la agenda politica nacional de la post-dictadura, dice relacion con la institucionalizacion que marco a parte del movimiento tras el retorno de la democracia.

En 1991 el gobierno de Patricio Aylwin creo el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), institucion con rango ministerial que estaria encargada de crear y coordinar politicas de igualdad y no discriminacion de genero. Este hito, asumido por muchas feministas como una conquista central del movimiento, constituyo una importante oportunidad para incidir directamente en las politicas publicas del pais. En efecto, inspirado en los marcos normativos establecidos por la Convencion Sobre la Eliminacion de Todas las Formas de Discriminacion Contra la Mujer (CEDAW), el SERNAM impulso en sus inicios acciones orientadas a realizar reformas legales que eliminasen la discriminacion contra la mujer, a promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la participacion politica de mujeres y la posterior transversalizacion del enfoque de genero en las politicas publicas. (85)

Este naciente escenario transformo el proceso de participacion politica de las feministas, muchas de las cuales abandonaron las organizaciones sociales en las que militaban, para incorporarse a la labor estatal desde esta nueva institucionalidad. (86) Sin dudas, las promesas asociadas a esta nueva forma de participacion desde el Estado eran grandes, mas aun considerando que el nacimiento del SERNAM habia sido una respuesta a las demandas de las organizaciones de mujeres opositoras a la dictadura. (87)

Pero pese de las conquistas de la institucion, entre las que se pueden contar la visibilizacion de la violencia contra la mujer, o los problemas de las jefas de hogar, gran parte de la agenda promovida por el movimiento feminista fue escasamente asumida desde el SERNAM. (88) Temas como la creacion de una ley de divorcio, las cuotas de genero para acceso a cargos publicos, el aborto u otros temas de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos, quedaron por fuera de las lineas programaticas de la institucion. El trabajo del SERNAM no pudo desvincularse del registro dominante de la Democracia Cristiana, (89) muchas veces conservador en materia sexual, encontrandose a su vez con una importante presion desde los sectores de la derecha reticentes a los abordajes feministas del genero y sexualidad. (90) Esta resistencia que encontro la agenda del feminismo, tanto desde la derecha como desde algunos actores de la misma Concertacion, instauro en el SERNAM un enfoque de politicas y estrategias dominado por las nociones de mujer-madre y mujer-familia, que excluyo los aportes de los sectores mas criticos del movimiento feminista que no comulgaban con los idearios de la familia nuclear, patriarcal y heterosexual. Asi, segun explica Nelly Richard, (91) parte del movimiento que no ingreso en el Estado termino por desplazarse hacia los centros academicos de las universidades chilenas, y hacia ONG que pasaron a asimilar la agenda estatal y a responder a las demandas de mayor informacion especializada para ser traducida en politicas publicas.

De este modo, la institucionalizacion de la que fue parte el movimiento feminista con la creacion del SERNAM, lejos de profundizar el impacto del abordaje del feminismo en el Estado y las politicas sexuales, contribuyo a la fragmentacion del movimiento y a la moderacion de las posiciones de algunas feministas. Los avances en materia de lucha contra la violencia de genero o contra la desigualdad laboral dominaron (y aun dominan) el registro estatal, en desmedro las tematicas mas 'fuertes' de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos, como el aborto, por ejemplo.

Entrado el siglo XXI, el Estado chileno se ha mostrado mas receptivo a algunas de las demandas mas importantes del feminismo chileno, como fue el caso de su defensa ante los casos de judicializacion en contra de la anticoncepcion de emergencia. Sin embargo, aun hay muchos temas que encuentran una ferrea resistencia para ser incorporados en las agendas gubernamentales, en especial cuando se trata de derechos sexuales y reproductivos. (92)

Reflexiones finales

La agenda de los derechos sexuales y reproductivos ha constituido un lugar de alto interes para los feminismos latinoamericanos. Los avances y retrocesos en estas materias son diversos, y varian en base a los contextos politicos y sociales de cada pais. Mientras la accion de los movimientos feministas ha conseguido en algunos lugares la aprobacion de leyes y politicas favorables para sus agendas, las conquistas evidenciadas en otros han tendido a ser mas moderadas.

Chile sin dudas ha tenido importantes avances en las ultimas decadas. Las politicas contra la violencia de genero y la promocion de la participacion de la mujer en el trabajo, entre otras, han sido logros relevantes desde el retorno de la democracia en 1990. Pese a esto, los avances en materia de derechos sexuales y reproductivos han encontrado ferreas resistencias, y la diagramacion de la politica sexual chilena ha estado fuertemente influenciada por visiones conservadoras y reticentes a las miradas criticas de los feminismos contemporaneos.

Es dable asumir que estas resistencias pueden explicarse en parte por la influencia que ha tenido la jerarquia de la Iglesia Catolica chilena en la diagramacion de las politicas de sexualidad, asi como por el debilitamiento del movimiento feminista en el Chile post-dictatorial. Ambos fenomenos tienen causas multiples, intimamente ligadas a los contextos sociopoliticos configurados durante el gobierno militar y el retorno a la democracia, lo que denota la importancia de una mirada historica que permita leer la actualidad a partir del pasado reciente.

Sin dudas el panorama politico y social en Chile esta sufriendo transformaciones ineditas. La revitalizacion de los movimientos sociales (muchos encabezados por jovenes nacidos y nacidas en democracia) y las protestas que han tenido (y estan teniendo) lugar desde hace poco tiempo en reclamo de una mejor calidad y acceso a la educacion, mayor descentralizacion politico-administrativa, respeto por los derechos humanos de los pueblos originarios, resguardo del medio ambiente, entre otras, parecen ser sintomas de una naciente reconfiguracion del espacio social y politico chileno. Asimismo, el avance de una cierta tendencia a valorar la diversidad de opiniones y a perder el temor al conflicto (93) que ha venido desarrollandose desde los comienzos del siglo XXI, podrian abrir nuevas posibilidades para la revitalizacion del agenciamiento colectivo y el ejercicio de ciudadania sexual mas plena.

Por supuesto, es muy pronto para evaluar y analizar estas transformaciones, pero es de esperar que estas devengan en cambios que permitan una mayor penetracion de los enfoques y demandas feministas en la configuracion de las agendas politicas y la diagramacion de las politicas sexuales. Este dinamico escenario puede constituir una nueva oportunidad politica para los derechos sexuales y reproductivos en Chile.

Referencias

ANSALDI, Waldo. "La democracia en America Latina, mas cerca de la precariedad que de la fortaleza". Sociedad, n. 19, p. 23-54,2001.

ARAUJO, Kathya. "Sobre ruidos y nueces: debates chilenos en torno a la sexualidad". In: VAGGIONE, Juan Marco (Comp.). El activismo religioso conservador en Latinoamerica. Cordoba: Ferreyra Editor/Catolicas por el Derecho a Decidir, 2010. p. 77-108.

BELGRANO RAWSON, Milagros. "Ley de matrimonio igualitario y aborto en Argentina: notas sobre una revolucion incompleta". Revista Estudos Feministas, v. 20, n. 1, p. 173-188, 2012.

BERGALLO, Paola. 'Aborto y justicia reproductiva: una mirada sobre el derecho comparado". Cuestion de Derechos, n. 1,p. 20-44,2011.

BROWN, Josefina. "Movimiento de mujeres/feminismo/s: tensiones y desafios en la Argentina de los noventa". Confluencia, ano 2, n. 5, p. 73-93, 2005.

BUTLER, Judith. "Against Proper Objects: Introduction." Differences: A Journal of Feminist Cultural Studies, v. 6, n. 2/3, p. 1-26,1994.

CASAS, Lidia "La saga de la anticoncepcion de emergencia en Chile: avances y desafios". Serie Documentos electronicos FLACSO, n. 2, 2008. Disponible en: <http://issuu.com/flacso.chile/docs/2008.1 1.genero. Acceso en: 10 mayo 2012.

--. "Sexualidad y derechos de la adolescencia en Chile: de la negacion al castigo". Reproductive Health Matters en Espanol, n. 6, p. 122-133, 2009.

CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE. Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los catolicos en la vida politica. 2002. Disponible en: <http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20021124_politica_sp.html >. Acceso en: 10 mayo 2012. COSSMAN, Brenda. "Sexuality, Queer Theory, and 'Feminism After': Reading and Rereading the Sexual Subject." McGill Law Journal, v. 49, p. 847-876, 2004.

DE BARBIERI, Teresita. "Derechos reproductivos y sexuales: encrucijada en tiempos distintos". Revista Mexicana de Sociologia, v. 62, n. 1, p. 45-59, 2000.

DE LA MAZA, Gonzalo. "Sociedad civil y democracia en Chile". In: PANFICHI, Aldo (Coord.). Sociedad civil, esfera publica y democracia en America Latina. Andes y Cono Sur. D.F.: Fondo de Cultura Economica, 2003. p. 211-240.

DIDES, Claudia. Voces en emergencia: el discurso conservador y la pildora del dia despues. Santiago de Chile: FLACSO, 2006.

FRANCO, Jean. "Invadir el espacio publico; transformar el espacio privado". Debate Feminista, ano 4, v. 8, p. 267287,1993.

--. "Deponer a El Vaticano: el proyecto secular del feminismo". Debate Feminista, ano 14, v. 27, p. 28-44,2003.

GARRETON, Manuel Antonio. "Movilizacion popular bajo el regimen militar en Chile: de la transicion invisible a la democratizacion politica". In: ECKSTEIN, Susan (Comp.). Poder y protesta popular: movimientos sociales latinoamericanos. D.F.: Siglo XXI, 2003a. p. 292-312.

--. Incomplete Democracy. Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2003b.

--. "Sociedad civil y ciudadania en la problematica latinoamericana actual". In: CHERESKY, Isidoro (Comp.). Ciudadania, sociedad civil y participacion politica. Buenos Aires: Mino y Davila, 2006. p. 145-159.

GODOY, Carmen Gloria. Acerca de la familia cristiana: discurso catolico, familia y generos 1925-2004.2005. Tesis para optar al grado de Magister en Genero y Cultura Universidad de Chile, Santiago de Chile, 2005. Disponible en: <http://www.cybertesis.cl/tesis/uchile/2005/godoy_c/html/index-frames.html>. Acceso en: 10 mayo 2012.

GODOY ARCAYA, Oscar. "La transicion chilena a la democracia: pactada". Revista Estudios Publicos, n. 74, p. 80106, otono 1999.

GOICOVIC DONOSO, Igor. "Del control social a la politica social: la conflictiva relacion entre los jovenes populares y el Estado en la historia de Chile". Ultima Decada, n. 12, p. 103-123, marzo 2000.

GUTIERREZ, Maria Alicia. "Voces polifonicas: sexualidades e identidades de genero". In: VAGGIONE, Juan Marco (Comp.). El activismo religioso conservador en Latinoamerica. Cordoba: Ferreyra Editor/Catolicas por el Derecho a Decidir, 2010. p. 109-148.

HAAS, Liesl. "The Catholic Church in Chile." In: SMITH, Christian; PROKOPY, Joshua (Ed.). Latin American Religion in Motion. Nueva York/Londres: Routledge, 1999.

HTUN, Mala. Sex and the State: Abortion, Divorce, and the Family Under Latin American Dictatorships and Democracies. Cambridge: Cambridge University Press, 2003.

KIRKWOOD, Julieta. Ser politica en Chile: las feministas y los partidos. Santiago de Chile: FLACSO, 1986.

MAFFIA, Diana. "Ciudadania sexual: aspectos personales, legales y politicos de los derechos reproductivos como derechos humanos". Feminaria, ano 14, n. 26/27, p. 2627,2001.

MATAMALA VIVALDI, Maria Isabel. "La iglesia vaticana y su poder en Chile, a pesar de los crimenes". In: TORRES ESCUDERO, Carmen (Coord.). Miradas y reflexiones feministas. Sebastian Pinera, ano uno: conmociones y exigencias sociales. Santiago de Chile: Fundacion Instituto de la Mujer, 2011. p. 43-74.

MORAN FAUNDES, Jose Manuel; VAGGIONE, Juan Marco. "Ciencia y religion (hetero)sexuadas: el discurso cientifico del activismo catolico conservador sobre la sexualidad en Argentina y Chile". Contemporanea--Revista de Sociologia da UFSCar, v. 2, n. 1, p. 159-185, 2012.

MOULIAN, Tomas. Chile actual: anatomia de un mito. Santiago de Chile: LOM/Arcis, 1997.

NUGENT, Guillermo. "El orden tutelar: para entender el conflicto entre sexualidad y politicas publicas en America Latina". In: NUGENT, Guillermo et al. La Trampa de la moral unica. Lima: Fundacion Ford/IWHC, 2005. p. 6-35.

O'DONNELL, Guillermo; SCHMITTER, Phillip; WHITEHEAD, Lawrence. Transitions from Authoritarian Rule: Tentative Conclusions about Uncertain Democracies. Baltimore/Londres: The Johns Hopkins University Press, 1986.

OLEA, Raquel; GRAU, Olga; PEREZ PRADO, Francisca. El genero en apuros. Santiago de Chile: LOM/La Morada, 2000.

PECHENY, Mario. 'Yo no soy progre, soy peronista' ?Por que es tan dificil discutir politicamente sobre aborto? Lima, 2005. Disponible en: <http://www.ciudadaniasexual.org/reunion/M5%20Pecheny.pdf>. Acceso en: 10 mayo 2012.

PECHENY, Mario; DE LA DEHESA, Rafael. "Sexualidades y politicas en America Latina: un esbozo para la discusion". In: DIALOGO LATINOAMERICANO SOBRE SEXUALIDAD Y GEOPOLITICA, 24 ago. 2009, Rio de Janeiro. Disponible en: <http://www.sxpolitics.org/pt/wp- content/uploads/2009/10/sexualidades-y-politicas-en-america-latinarafael-de-la-dehesa-y-mario-pecheny.pdf>. Acceso en: 10 mayo 2012.

PENAS DEFAGO, Maria Angelica; CAMPANA, Maximiliano Nicolas. "Programa Nacional de Salud Sexual y Procreacion Responsable. Analisis de los debates en los medios de prensa de la sancion de la Ley 25.673". In: PENAS DEFAGO, Maria Angelica; VAGGIONE, Juan Marco (Comp.). Actores y discursos conservadores en los debates sobre sexualidad y reproduccion en Argentina. Cordoba: Ferreyra Editor/Catolicas por el Derecho a Decidir, 2011. p. 23-48.

PNUD. Informe de desarrollo humano. El poder: ?para que y para quien? Santiago de Chile: PNUD, 2004.

--. Desarrollo Humano en Chile 2010. Genero: los desafios de la igualdad. Santiago de Chile: PNUD, 2010.

RICH, Adrienne. "Compulsory Heterosexuality and Lesbian Existence." In:--. Blood, Bread, and Poetry. Nueva York: Norton Paperback, 1986. p. 23-75.

RICHARD, Nelly. "La problematica del feminismo en los anos de la transicion en Chile". In: MATO, Daniel (Comp.). Estudios Latinoamericanos sobre cultura y transformaciones sociales en tiempos de globalizacion 2. Buenos Aires: CLACSO, 2001. p. 227-239.

RIOS TOBAR, Marcela; GODOY CATALAN, Lorena; GUERRERO CAVIEDES, Elizabeth. ?Un nuevo silencio feminista? La transformacion de un movimiento social en el Chile posdictadura. Santiago de Chile: Centro de Estudios de la Mujer/Editorial Cuarto Propio, 2003.

ROBLES, Victor Hugo. Bandera hueca: historia del Movimiento Homosexual de Chile. Santiago de Chile: Editorial ARCIS/ Editorial Cuarto Propio, 2008.

ROVIRA KALTWASSER, Cristobal. "Chile: transicion pactada y debil autodeterminacion colectiva de la sociedad". Revista Mexicana de Sociologia, v. 69, n. 2, p. 343-372, 2007.

SHEPARD, Bonnie. "The 'Double Discourse' on Sexual and Reproductive Rights in Latin America: The Chasm between Public Policy and Private Actions." Health and Human Rights, v. 4, n. 2, p. 110-143, 2000.

SHEPARD, Bonnie; CASAS BECERRA, Lidia. "Abortion Policies and Practices in Chile: Ambiguities and Dilemas." Reproductive Health Matters, v. 15, n. 30, p. 202-210, 2007.

STRASSNER, Veit. "La Iglesia chilena desde 1973 a 1993: de buenos samaritanos, antiguos contrahentes y nuevos aliados. Un analisis politologico". Teologia y Vida, v. 47, p. 76-94, 2006.

STUVEN, Ana Maria. "El feminismo en retirada. A proposito del libro Right-wing Women in Chile: Feminine Power and the Struggle Against Allende, 1964-1973, de Margaret Power". Estudios Publicos, n. 90, p. 311 -334, otono 2003.

SZTOMPKA, Piotr. Sociologia del cambio social. Madrid: Alianza Editorial, 1995.

URRIOLA PEREZ, Ivonne. "El genero: ?ruptura del consenso politico en Chile? 1989-2000". Historia Actual Online, n. 16, p. 101-108, primavera 2008. Disponible en: <http://www.historia-actual.org/Publicaciones/index.php/haol/article/view/255/243>. Acceso en: 10 mayo 2012.

VAGGIONE, Juan Marco. "Las familias mas alla de la heteronormatividad". In: MOTTA, Cristina; SAEZ, Macarena (Comp.). La mirada de los jueces: sexualidades diversas en la jurisprudencia Latinoamericana. Bogota: Siglo del Hombre Editores, 2008a. p. 13-87.

--. "Umbrales de lo religioso: las politicas del Vaticano". Le Monde Diplomatique, Edicion Cono Sur, n. 104, p. 46, 2008b.

--. "Introduccion". In: MORAN FAUNDES, Jose Manuel; SGRO RUATA, Maria Candelaria; VAGGIONE, Juan Marco (Ed.). Sexualidades, desigualdades y derechos: reflexiones en torno a los derechos sexuales y reproductivos. Cordoba: Ciencia, Derecho y Sociedad Editorial, 2012. p. 13-55.

[Recebido em 6 de marco de 2012 reapresentado em 21 de junho de 2012 e aceito para publicacao em 12 de setembro de 2012]

Jose Manuel Moran Faundes

Universidad Nacional de Cordoba

(1) Para algunas referencias historicas de los derechos sexuales y reproductivos, ver Teresita DE BARBIERI, 2000.

(2) Juan Marco VAGGIONE, 2012.

(3) La heterosexualidad obligatoria o compulsiva es un termino adoptado por Adrienne Rich (1986) para hacer referencia al mandato cultural que, asumiendose como una regla universal, supone que el deseo erotico de los hombres esta siempre dirigido hacia las mujeres, y viceversa.

(4) Brenda COSSMAN, 2004; y Diana MAFFIA, 2001.

(5) Entiendo al genero y la sexualidad como categorias intimamente entrelazadas. En este sentido, siguiendo a Judith Butler, considero que una ciudadania sexual que se entienda exclusivamente en base a la sexualidad y no contemple las diferencias de genero, esta condenada a reproducir nociones historicamente hegemonicas del universal masculino y patriarcal. Asimismo, una ciudadania sexual que no contemple la reproduccion, sera ciega ante los mandatos culturales de sexualidad reproductiva y maternidad que se ciernen sobre los cuerpos de las mujeres en Occidente (Judith BUTLER, 1994).

(6) VAGGIONE, 2008a

(7) Paola BERGALLO, 2011.

(8) Por ejemplo, la aprobacion de la Ley 20.418 en 2010 fue sin dudas un logro en el marco de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos, ya que mediante esta se logro restituir la entrega gratuita de anticoncepcion de emergencia en los servicios publicos del pais, y garantizar ademas su entrega en los consultorios municipales, luego de que en 2008 el Tribunal Constitucional decretara la inconstitucionalidad de su entrega en el sistema publico de salud.

(9) Recien en septiembre de 2011 la Comision de Salud del Senado aprobo por tres votos contra dos la Iniciativa de legislar tres proyectos de ley que habian sido presentados sobre la materia, pese a que desde 1991 han habido sucesivas iniciativas legislativas para despenalizar el aborto que han quedado entrampadas en el Parlamento sin llegar a discutirse (Bonnie SHEPARD y Lidia CASAS BECERRA, 2007). Las Iniciativas de legislar los tres proyectos aprobados por la comision, fueron rechazadas por el Senado en abril de 2012.

(10) En el ano 2000 se presento por primera vez un proyecto de ley marco sobre derechos sexuales y reproductivos. Tras su estancamiento, el 2008 se envio un segundo proyecto con algunas reformulaciones, el cual, hasta la techa, tampoco ha llegado a ser discutido en el Congreso.

(11) Kathya ARAUJO, 2010; Jean FRANCO, 2003; Carmen Gloria GODOY, 2005; Maria Isabel MATAMALA VIVALDI, 2011; y SHEPARD, 2000.

(12) Si bien es cierto que la agenda de los derechos sexuales y reproductivos no solo ha sido abrazada por los feminismos, sino tambien por algunos sectores de la diversidad sexual, en el presente trabajo solo me abocare al analisis de los primeros. Estoy consciente de que un analisis exhaustivo del Impacto y los obstaculos en el avance de la agenda de los derechos sexuales y reproductivos en el pais necesitaria incluir el recorrido de los movimientos LGBT. Quedo en deuda para realizar ese recorrido.

(13) Raquel OLEA, Olga GRAU y Francisca PEREZ PRADO, 2000; Nelly RICHARD, 2001; Marcela RIOS TOBAR, Lorena GODOY CATALAN y Elizabeth GUERRERO CAVIEDES, 2003; y Ivonne URRIOLA PEREZ, 2008.

(14) Hablo de la 'post-dictadura' para referirme al periodo que comienza en 1990 con el 'retorno a la democracia'. Utilizo este termino para destacar las disposiciones politicas e institucionales propias de la dictadura que se mantuvieron en Chile luego de 1990. Asimismo, en lo que sigue me refiero a la 'democracia', consciente de las dificultades conceptuales que Implica llamar democratico a un regimen que es considerado por muchos/as como una mera transicion.

(15) Piotr SZTOMPKA, 1995.

(16) Maria Alicia GUTIERREZ, 2010.

(17) VAGGIONE, 2008b.

(18) Mario PECHENY y Rafael DE LA DEHESA, 2009.

(19) HTUN, 2003. De hecho, la vigilancia sexual y la necesidad por influir en las politicas sexuales de los gobiernos, ha activado en las ultimas dos decadas nuevas formas de activismo catolico que involucran no solo a la curia romana, sino ademas a la comunidad de fieles. Ver Jose Manuel MORAN FAUNDES y Juan Marco VAGGIONE, 2012.

(20) Consagrada por el articulo 10 de la Constitucion Politica de 1925.

(21) Mala HTUN; 2003; y SHEPARD, 2000.

(22) Como indica Lidia Casas (2009, p. 124-125), Las JOCAS se trataban "de un evento masivo, donde se convoca a todos los participantes a trabajar en grupos pequenos en sesiones de 90 minutos durante tres dias. Al final del proceso, se esperaba que la escuela y el resto de la comunidad hubieran identificado las necesidades y fortalezas para integrar la sexualidad y el tema de las relaciones al curriculo escolar".

(23) ARAUJO, 2010.

(24) CASAS, 2009.

(25) CASAS, 2008.

(26) El recurso buscaba impugnar el acceso a estos anticonceptivos contemplado por las Normas Nacionales de Regulacion de la Fertilidad.

(27) La restitucion de la entrega del farmaco ocurrio recien a comienzos del 2010, cuando la presidenta Michelle Bachelet promulgo la Ley 20.418.

(28) Para una revision de las articulaciones entre la jerarquia catolica y sectores politicos en el caso de la anticoncepcion de emergencia, ver Claudia DIDES, 200o.

(29) CASAS, 2008.

(30) GODOY, 2005; SHEPARD, 2000; y Veit STRASSNER, 2006.

(31) Gonzalo DE LA MAZA, 2003.

(32) Igor GOICOVIC DONOSO, 2000, p, 110.

(33) SHEPARD, 2000.

(34) STRASSNER, 2006, p. 83.

(35) STRASSNER, 2006.

(36) Liesl HAAS, 1999; y SHEPARD, 2000.

(37) MATAMALA VIVALDI, 2011, p. 53.

(38) Guillermo NUGENT, 2005.

(39) Recordemos, respecto de la selectividad, que la postura de esta Institucion respecto a las violaciones a los derechos humanos durante las dictaduras militares fue radicalmente distinta y hasta contradictoria a lo largo de los distintos paises de la region latinoamericana.

(40) NUGENT, 2005, p. 9.

(41) Mario Pecheny (2005) presenta una notable critica respecto del escaso sustento empirico que tiene la tesis de la capacidad de la Iglesia para influir en el electorado argentino, el que podria ser traducido, con algunos matices, al caso chileno.

(42) NUGENT, 2005.

(43) Esta alianza la establece fundamentalmente con los partidos politicos Union Democrata Independiente (UDI), ligada al ala mas pinochetista, y Renovacion Nacional (RN), con un ideario de derecha mas moderado.

(44) STRASSNER, 2006.

(45) DE LA MAZA, 2003; y Manuel Antonio GARRETON, 2003b.

(46) Oscar GODOY ARCAYA, 1999; Guillermo O'DONNELL, Phillip SCHMUTER y Lawrence WHITEHEAD, 1986; y Cristobal ROVIRA KAL1WASSER, 2007.

(47) GODOY ARCAYA, 1999.

(48) STRASSNER, 2006, p. 86.

(49) GODOY ARCAYA, 1999.

(50) Mientras que la opcion de que no continuara la dictadura gano con el 54,7% de los votos, la opcion de que si continuara gobernando Pinochet obtuvo la nada despreciable proporcion del 43% de votos.

(51) Waldo ANSALDI, 2001; y ROVIRA KALTWASSER, 2007.

(52) Los 'enclaves autoritarios' fueron definidos originalmente por Manuel Antonio Garreton (2003b) como aquellos elementos de un regimen anterior que persisten en el regimen democratico interfiriendo con la consolidacion de la democracia.

(53) El llamado 'ejercicio de enlace' fue un episodio ocurrido en 1990, donde las tropas del ejercito liderado por Pinochet se acuartelaron como una medida de presion para evitar que la justicia investigara los dudosos movimientos de dinero de la familia del entonces Comandante en Jefe. Posteriormente, en 1993, Pinochet realizo otra medida de presion para frenar la investigacion de la justicia, denominada 'boinazo', donde los comandos de paracaidistas del ejercito rodearon el edificio de las Fuerzas Armadas.

(54) ARAUJO, 2010, p. 86.

(55) Tomas MOULIAN, 1997, p. 39.

(56) Pese a la ferrea oposicion de la Iglesia Catolica chilena a la violacion de los derechos humanos durante la dictadura militar, no debe sorprender la posterior alianza entre esta y la derecha ligada al autoritarismo, puesto que era (y en parte lo sigue siendo hoy dia) una derecha que, en materia de moral sexual, esta fuertemente asociada a la posicion oficial de la jerarquia catolica,

(57) SHEPARD, 2000.

(58) HTUN, 2003.

(59) ROVIRA KALTWASSER, 2007, p. 363.

(60) Por razones de espacio y de delimitacion del objeto de analisis, omito el caso de los movimientos por la diversidad sexual, como indique antes. Dichos movimientos, configurados en los ochenta y noventa de manera fuerte en torno a la tematica del SIDA y la penalizacion a la 'sodomia', estan atravesados por una historia y unas logicas que si bien se entrecruzan en ciertos aspectos con las de los feminismos, presentan tambien distancias que obligan a ampliar los margenes analiticos. Para un recorrido historico de estos movimientos en Chile, ver Victor Hugo ROBLES, 2008.

(61) En Argentina, por ejemplo, tanto en la creacion como en el seguimiento del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreacion Responsable (2002-2003), la sociedad civil ha tenido un rol protagonico, a traves de organismos no gubernamentales tales como el Consejo Asesor del programa (Maria Angelica PENAS DEFAGO y Maximiliano Nicolas CAMPANA, 2011). Asimismo, la accion politica de los movimientos feministas y de mujeres fue central en la liberalizacion del aborto en Colombia (2006) y en el Distrito Federal de Mexico (2007) (BERGALLO, 2011).

(62) RICHARD, 2001; y URRIOLA PEREZ, 2008.

(63) Por supuesto, muchas demandas feministas aun distan de ser reconocidas. El caso de la legalizacion del aborto en Argentina es un ejemplo. Si bien se senalaba el rol central que ha tenido la sociedad civil en dicho pais en la configuracion de ciertas politicas sexuales, ni en el desfavorable contexto del gobierno de Menem y su alianza con la iglesia, ni en el actual contexto kirchnerista, la demanda por el aborto legal ha logrado aunar apoyos suficientes para avanzar en una reforma legislativa, por lo que la ampliacion de la ciudadania sexual aun esta incompleta (Milagros BELGRANO RAWSON, 2012; y Josefina BROWN, 2005).

(64) Esto no significa que ninguna de las demandas feministas hayan entrado en agenda. Como se indico, la defensa de los gobiernos de Lagos y Bachelet a la distribucion publica de la anticoncepcion de emergencia son un ejemplo, asi como la creacion de politicas de igualdad laboral. Sin embargo muchos temas quedaron excluidos, como la legalizacion del aborto, la promulgacion de una ley marco de derechos sexuales y reproductivos, o lo creacion de cuotas de genero poro cargos legislativos, entre otros.

(65) Estas categorias estan inspiradas en los antecedentes conceptuales presentados por RICHARD, 2001.

(66) Ana Maria STUVEN, 2003.

(67) Julieta KIRKWOOD, 1986.

(68) FRANCO, 1993.

(69) RIOS TOBAR, GODOY CATALAN y GUERRERO CAVIEDES, 2003, p. 52.

(70) ARAUJO, 2010.

(71) OLEA, GRAU y PEREZ PRADO, 2000.

(72) RICHARD, 2001, p. 230.

(73) RIOS TOBAR, GODOY CATALAN y GUERRERO CAVIEDES, 2003.

(74) RICHARD, 2001, p. 228.

(75) MOULIAN, 1997, p. 39.

(76) ROVIRA KALTWASSER, 2007.

(77) Tomas Moulian (1997) considera que la practica politica de los gobiernos de la post-dictadura consistio en una simulacion donde se buscaba seducir y conseguir 'certificados de buena conducta' de parte de los sectores empresariales, militares (Pinochet incluido) y de derecha. Evidentemente, la sociedad civil no era parte de este juego.

(78) GARRETON, 200o.

(79) GARRETON, 2006, p, 149.

(80) DE LA MAZA, 2003, p. 23.

(81) MOULIAN, 1997, p. 37.

(82) RICHARD, 2001, p. 230.

(83) No seria justo plasmar la Imagen del feminismo de los anos noventa como un movimiento totalmente debilitado e intrascendente. Muy por el contrario, hay que recordar que en esa epoca surgen nuevos sectores dentro del feminismo (lesbicos, jovenes, regionales, entre otros) y se fundan una serle de nuevas organizaciones de mujeres. Sin embargo, lo que intento destacar en estas paginas es que a pesar de los nuevos procesos que vivio el movimiento en la epoca post-dictatorial, las configuraciones economicas y politicas limitantes de la accion colectiva y del discurso critico de los noventa obstruyeron el actuar del feminismo, debilitandolo como movimiento y obturando su capacidad para delinear las politicas sexuales.

(84) RIOS TOBAR, GODOY CATALAN y GUERRERO CAVIEDES, 2003, p. 244.

(85) PNUD, 2010.

(86) RICHARD, 2001.

(87) PNUD, 2010.

(88) RICHARD, 2001; RIOS TOBAR, GODOY CATALAN y GUERRERO CAVIEDES, 2003; y URRIOLA PEREZ, 2008.

(89) RICHARD, 2001.

(90) FRANCO, 2003.

(91) RICHARD, 2001.

(92) SHEPARD y CASAS BECERRA, 2007.

(93) PNUD, 2004; y ROVIRA KALTWASSER, 2007.
COPYRIGHT 2013 Instituto de Estudos de Genero - Centro de Filosofia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Moran Faundes, Jose Manuel
Publication:Revista Estudo Feministas
Date:May 1, 2013
Words:12851
Previous Article:As criticas ao genero e a pluralizacao do feminismo: colonialismo, racismo e politica heterossexual.
Next Article:"Os deuses nao ficarao escandalizados": ascendencias e reminiscencias de femininos subversivos no sagrado.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |