Printer Friendly

Family policies. A critical review based on the uniqueness of family experiences/ Politicas familiares. Una revision critica a partir de la singularidad de las experiencias de familia/ Politicas de familia. Uma revisao critica baseada na singularidade das experiencias familiares.

Introduccion

Existe una vasta literatura regional que aborda la compleja relacion entre familia y politicas sociales, siguiendo el clasico contrapunto entre espacio publico y privado, para definir en dicha interseccion, las responsabilidades de los agentes en la provision de bienestar. En el marco de una sociogenesis del Estado de Bienestar, el planteo predominante se ha basado, por un lado, en unos supuestos productivistas propios del enfoque bienestarista del siglo XX, y por otro, en la existencia de familia. Ello redunda en una interpretacion economica del bienestar como en un resistente familiarismo.

Tambien reconocemos algunas rupturas. Por un lado, las politicas de cuidado emergieron como reaccion a la mercantilizacion de los recursos de proteccion y afecto como funciones familiares, reubicando el cuidado en su esencia ontologica, como condicion de la interdependencia. En segundo lugar, el reconocimiento de una pluralidad de familias en los discursos tecnicos como de sentido comun (asi como de nineces) ha dado lugar a una renovada sociologia de la familia como a una perspectiva socio-juridica que vincula las politicas sociales con la regulacion normativa y la realizacion de justicia en el ambito publico y privado. En tercer lugar, los significados atribuidos del "ser familia" han sido problematizados desde la vision del "hacerse" individuo, generando en ese devenir, modos de relacionamiento (relatedness), de establecer relaciones, vinculos y conexiones entre las personas que no tienen por que coincidir con los vinculos de parentesco (CARSTEN, 2000) o del emparentamiento (kinning) (HOWELL, 2004), buscando desplazar la consanguinidad como eje del sistema cultural familiar.

Es a partir de estas anotaciones que se propone problematizar el campo de las politicas familiares, tomando como punto de partida la experiencia de familia, desde un analisis microsocial con enfasis en la perspectiva del sujeto, en lo que refiere tanto a sus comportamientos y creencias como a lo que las instituciones esperan de aquel.

Estado y familias

En aquellas sociedades como la argentina, donde el Estado ha sido motor del desarrollo moderno, y el crecimiento economico se alcanzo recien a mediados del siglo XX con la expansion del trabajo asalariado en el sector industrial, los ciclos familiares y los lugares de residencia se definieron en funcion del trabajo y la regulacion estatal. Ello determino la organizacion de la vida cotidiana, tal como lo han demostrado diversos estudios a la hora de explicar la desestructuracion de la vida familiar a partir de la caida por la crisis economica y el desempleo, como por las angustias ante las reorientaciones de la politica social. Fueron mas escasos los trabajos que--a la inversa--indagaron acerca de los conflictos familiares como desestabilizadores de la insercion laboral de sus miembros, como en torno a las resistencias individuales y grupales a los esquemas de normalizacion fundantes de los programas sociales. En cualquier caso, lo importante es que se cimento una memoria familiar que de generacion en generacion transmitiria esa cultura del trabajo, asi como un tipo de demandas constantes y crecientes al sistema de seguridad social y asistencia estatal. Sin embargo, en dicha idealizacion se oculto y desatendio la contracara del desarrollo industrial con el sostenimiento del sector informal urbano, combinando actividades formales e informales, legales e ilegales. Asimismo, un sostenido proceso de maternalizacion de las mujeres y politizacion de la maternidad (NARI, 1994) conllevo la feminizacion de la pobreza como de la politica social.

En la actualidad, ese funcionamiento social y familiar se evanesce en el pasaje de al menos tres generaciones sin empleo fijo, mientras se mantiene el discurso de la laboralidad como si los cambios en la empleabilidad no hubieran ocurrido. En el campo de la politica social se revela una linea de continuidad entre la politica de minimos o basicos iniciada en America Latina en los 90', acompanando la tendencia hacia una flexicurity (flexibilidad laboral y seguridad social) actualizada en los programas de transferencia condicionada y reafirmada en la nocion de "piso de proteccion social" (OIT, 2012), junto a una focalizacion en problemas especificos a ciertas categorias sociales y en aspectos ligados directamente al control social y la penalizacion.

Por otra parte, la modelizacion que deriva de la mirada heteronormativa y la planificacion condicional como practica tipica en el diseno de politicas sociales son aspectos que pueden explicar los posibles fallos en la intervencion con familias. Respecto de lo primero, la heterenormatividad refiere a la construccion del dimorfismo sexual en la cultura occidental, destacando su caracter inmanente y natural como estructurante de la forma familiar. La distincion entre hombre y mujer, las dos normas para la vida humana (ANNAS, 1996) y el modelo del cuidador y proveedor unicos, hacen que ninguna experiencia y expectativa sea indiferente al hecho que seamos hombres o mujeres. Por su parte, el hecho que el modelo de familia nuclear se haya efectivamente impuesto en la sociedad occidental contemporanea tiene sin embargo particularidades en funcion de la posicion de clase: Donzelot (1998) advertia al menos dos modelos en la sociedad capitalista al referirse a la familia popular (objeto por excelencia de la politica social) y a la familia burguesa. Respecto de lo segundo, la politica social dirigida a las familias asumio en la region las caracteristicas de una planificacion condicional, es decir, basados en el "si ... entonces": si se presenta la circunstancia "x", se aplica la intervencion "y". Subyace una verdadera planificacion de la familia a partir de la definicion de un modelo homogeneo que permitio aplicar la logica condicional y compensatoria (KRMPOTIC, 2009).

Offe (1995) entiende que algunos de los siguientes supuestos que denomina productivistas--se han vuelto cuestionables: a) la mayoria de la gente vive en familia y deriva sus medios de subsistencia de los ingresos compartidos, proveyendo de una red de seguridad "micro" a partir de la cual potencia la actividad de cada uno de sus miembros; b) la mayoria de las familias tiene como minimo un sosten de familia empleado regularmente (aun en condicion de subempleo, precariedad o informalidad); c) que hay un sistema civil de actores colectivos que media y negocia ante los conflictos, y brinda una "meso" red de apoyo social a las categorias que representan; y d) que el Estado provee de un "macro" mecanismo suplementario de seguridad y asistencia para cubrir los fallos del sistema como las necesidades residuales no cubiertas por el micro y el meso sistema.

Se sigue pensando la politica familiar como un aligeramiento de las responsabilidades familiares a traves de descuentos o compensaciones frente a tales cargas. Son debiles las acciones tendientes a reforzar la capacidad decisional y el ejercicio de las titularidades, como a regular las funciones de cuidado y de control social. Algunos autores sostienen que en lugar de ser valoradas por su carencia o deficit y hasta penalizadas, las familias sean recompensadas en su propia forma de ser: sea por el reconocimiento del trabajo en el hogar, por la asistencia a las personas mayores, por la pertinencia de cuidados especiales en casos de capacidades disminuidas, por los logros educativos de los jovenes, o en materia de salud de sus miembros, etc. Asi una prestacion por maternidad no vale solo por el monto y la capacidad de compra, sino por las relaciones contextualizadas en la red comunitaria que promueve dicho recurso monetario. Se trata del pasaje del codigo de inclusion por el dinero, al codigo relacional en terminos de Donati (2004) o a una ciudadania profunda, deep citizenship (CLARKE, 1996).

El Estado produce a las familias mediante definiciones juridicas como desde los objetivos de politica publica. Si bien desde ambos planos regulatorios (juridico y politico) ha logrado inculcar unas formas y categorias de percepcion, unos recursos cognitivos y evaluativos en los distintos sectores sociales, en especial los mas desventajados, elevando la tolerancia y el conformismo con una reduccion de las disonancias, tambien es cierto que no llega a todos los rincones del territorio. Es asi que la mirada sobre los margenes del Estado nos introduce en un acontecer familiar disonante, en contextos de ilegalidad, de economia informal, con ciudadanias cercenadas y pertenencias parciales, y desorden institucional (DAS; POOLE, 2004).

La conformidad respecto de clases y modelos de familia en lugar de arreglos familiares emergentes de construcciones sociales, coadyuvan en un estandar profesional anclado en los limites de la normalidad. Illich (2002) acuno el concepto de iatrogenia social para referirse asi al dano profesional --indebido, incorrecto, involuntario--como al modo sociopolitico de transmision, cuando la burocracia institucional aumenta el stress de los usuarios, multiplica una dependencia incapacitante, genera nuevas necesidades, reduce los niveles de tolerancia al malestar, y cuando la asistencia se convierte en un item estandarizado.

Experiencia de familia

Sabemos que predomina una concepcion de familia (kinship) como sistema cultural cuyo simbolo central es la consanguinidad, sustrato de la vision occidental del parentesco. La sangre--junto con otras sustancias biogeneticas como el esperma u ovulos--representan la verdad genealogica, origen de la verdad biografica, componente basico de la identidad individual (RIVAS RIVAS, 2009). Compartir y transmitir una misma sangre como resultado del acto sexual es el elemento natural que legitima el establecimiento de un tipo de relaciones sociales, filiales, conyugales, fraternas, que se van extendiendo de forma ascendente y descendente hasta conformar la malla genealogica. No obstante, algunos han procurado enfocar el proceso de devenir persona. La nocion de relacionamiento a partir de las concepciones emic acerca de los modos de establecer relaciones y de estar relacionados (CARSTEN, 2000), o del emparentamiento (HOWELL, 2004) enfatizan la capacidad de agencia de sus miembros y nos introducen en la creacion y continuidad de unos vinculos como producto de actos conscientes y deliberados.

Tambien resulta productivo hacer una revision de las funciones familiares. Siguiendo a Segalen (2013), ello implica transitar por vivencias transitorias como cristalizadas--sobre el socializar, educar y escolarizar, sobre el habitar y la construccion del "en casa", sobre el trabajar, como respecto de la funcion de vincular y transmitir lazos, patrimonios, movilidad y memoria familiar (normas, reflexividad y reviviscencia). La esfera intima y familiar es pensada como un lugar especifico de intercambios, que Giddens (1991) denomina relacion pura, incondicional y gratuita, en un registro que se enfrenta a la logica contractual.

El papel de la familia es clave en el plano cognoscitivo, en la medida que en ese marco se elaboran las percepciones acerca de los recursos y las oportunidades de vida (amplia gama de recursos, o enfrentados a fragmentos de evidencia en contrario), ampliando o restringiendo el margen de maniobra para afrontar necesidades y padecimientos, en funcion de la disponibilidad de saberes: para encontrar un trabajo, para aprender destrezas, a depender de los ahorros personales o de la ayuda de la familia o vecinos, a llevar una vida saludable, a hacernos cargo de un hijo o de una infraccion cometida.

Considerar la experiencia de familia nos aleja de sus efectos normativos e ideales, para abordar las vivencias encarnadas en sujetos y contextos particulares, en los que la familia adquiere un grado de significatividad. Retomando a Schutz (1974) podemos reconocer unas "significatividades intrinsecas", que son el resultado de nuestras elecciones, de nuestras decisiones espontaneas, que hasta cierto punto podemos controlar y cambiar; y otro conjunto de 'significatividades impuestas', en tanto sometidas a sucesos que, si bien nos afectan, son ajenas a nuestro control en el sentido del 'ser arrojado al mundo' como aspecto inherente a la condicion humana. Puede inferirse de ello que cuanto mayor sea la distancia social, o mas debil y extrana la relacion entre hermanos, o padre e hijo, por ejemplo, sera

menos discernible para el coparticipe el lugar que aquel ocupa en el cosmos social, tanto menor es la zona de significatividades intrinsecas compartidas y tanto mayor la zona de las significatividades impuestas. (SCHUTZ, 1974. p. 127).

Dicha situacion conduce al hecho de que "cada vez somos menos duenos de determinar por nosotros mismos lo que es y lo que no es significativo para nosotros" (SCHUTZ, 1974, p. 128).

Decimos que las relaciones familiares son producto de acciones conscientes y deliberadas. La accion crea poder y se opone al poder, en un equilibrio entre el determinismo y la libertad de accion, entre el padecer y el decidir. Sera la conciencia que volcara la balanza hacia uno u otro extremo. La conciencia--que siempre es conciencia de algo--establece el limite de lo posible a partir de las vivencias y las experiencias para cada historia singular. Ello no implica desestimar el conjunto de posibilidades reales que nos ofrece la comunidad, pero es desde la conciencia individual que se padece lo impuesto y se decide hacer lo disponible en el escenario social. Siguiendo con Schutz (1974), la situacion biografica define el modo de ubicarnos en el escenario de la accion, interpretar sus posibilidades y enfrentar sus desafios: "el" mundo se convierte en "mi" mundo.

Preferimos entonces comprender la familia como organizacion abierta en constante devenir, situada en el entramado sujeto-vinculo-cultura. Como tal se instituye en el ambito basico de socializacion humana, en tanto es la encargada de insertar al sujeto en la cultura. De este modo, es productora y reproductora de modelos vinculares, asi como generadora de subjetividad y fundante del psiquismo. Es en el espacio singular de encuentro con el otro que modifica e inscribe marcas en nuestra psiquis. De esa manera, la familia como organizacion vincular, ligada a una red social, recibe al nino/nina en un encuentro humanizante que obedecera a dos codigos diferentes: el de la disposicion genetica, y el del mundo humano que lo espera para asignarle un lugar. En este encuentro de inscripciones y transcripciones la familia se constituye en el dispositivo primordial, pero no unico, de transmitir no solo un codigo familiar sino tambien cultural.

La experiencia de Matias

Un joven--al que llamaremos Matias--tiene hoy dia 22 anos y una historia de vida que nos podra ayudar a desenredar algunos aspectos de la madeja conceptual. Conocimos estos pormenores mediante entrevistas en profundidad en un proceso que se inicio en 2014 a partir de un contacto espontaneo en una oficina publica de un Municipio del Conurbano Bonaerense donde el trabajaba. Los intercambios se repitieron durante 2016 ya orientados por una guia de entrevista, en su lugar de trabajo y en su domicilio, de acuerdo con los criterios del consentimiento informado. Al respecto, se explicito que el respeto por la vida privada era el principio rector que estructuraba la indagacion, dejando en claro que la informacion recabada seria utilizada exclusivamente con fines academicos. La participacion fue voluntaria, con el compromiso de proteger su identidad a traves del anonimato y dejando siempre abierta la posibilidad de interrumpir la entrevista cuando el joven asi lo deseara. La interpretacion se nutrio de los intercambios y lecturas en el marco de un proyecto de investigacion mayor en el que se abordaba el papel de la cultura en la resolucion de conflictos vitales1. Para este material seleccionamos algunos parrafos a fin de ilustrar las que presentaremos como singularidades y limitaciones de la intervencion con familias.

Matias es el mayor de cinco hermanos. Con un padre (biologico) alcoholico y violento, su madre (biologica) abandona hace muchos anos el hogar conyugal junto a cuatro de sus hijos. Desde los 6 hasta los 17 anos, Matias vivio solo con su padre. Tiene carisma, impresiona como un joven trabajador, responsable y de modos cordiales. Ello pone en juego nuestro propio prejuicio: historia de sufrimiento y carencias con un resultado que contrasta con las previsiones teoricas.

"Me dejo con mi viejo y se salvo ella y los salvo a mis hermanos, Pero ... ?y yo?". "Yo se que el la podia matar, pero ella tambien sabia y se fue y me dejo ahi".

"Mi papa me golpeaba tanto. veia las estrellas"

Dice el joven que el cinto y las trompadas eran practicamente cotidianos, hasta con una llave francesa en la cabeza. "Nos mudamos muchas veces: San Petersburgo, Puerta de Hierro y Santos Vega" (2).

Singularidad: se produce lo inesperado en estos roles trastocados. La madre abandona y deja sin cuidado. Matias queda a cuidado de quien no se espera cuidado: es el padre, y a quien se le atribuye la violencia. La situacion pasa inadvertida por la mayoria de los servicios sociales y comunitarios, quienes no ponen atencion en el nino, !pues claro, no estaba con su madre! Se hace patente aquella asercion de Chejter (1992) acerca del "sexo natural del Estado", respecto de un Estado de bienestar "de y para" mujeres, sosteniendo sus intervenciones en el binomio madre-hijo, a traves de la movilizacion e interpelacion constante y un cambio social que pivotea sobre el dinamismo de aquellas (KRMPOTIC; ALLEN, 2003).

Limitaciones: al no cumplirse los supuestos sobre los que operan los programas sociales no hay practicamente intervencion reparadora ni compensadora: hogar con dos varones, sin proveedor, con cuidador que mas bien refleja las patologias del cuidado, en tanto negacion del cuidado esencial en el maltrato de personas, de la casa y de si mismo, como en el descuido, en la carencia y la incompletud (KRMPOTIC, 2016; BOFF, 2011). Por su parte, los sucesivos cambios de domicilio inhiben los seguimientos profesionales e impactan sobre la continuidad de las intervenciones. Las derivaciones entre servicios sociales no se concretan, tampoco el intercambio fructifero de informacion. Los servicios de bienestar precisan de un domicilio relativamente estable. El tiempo es necesario para establecer vinculos de reciprocidad con vecinos y redes comunitarias. Asimismo, el contexto barrial ilustra cabalmente la nocion de capital social negativo (PORTES, 1999).

"Mi padre no trabajaba, se ganaba algun dinero vendiendo drogas ... no conoci otros familiares de el. tampoco sus conocidos podian ayudarme" "Deje la escuela antes de terminar la primaria, y hacia changas en el barrio. Muchas veces mi papa no me abria la puerta de casa para dormir. y pasaba hambre porque con lo que ganaba gracias que me alcanzaba para comprar un sandwich y se lo daba a mi viejo. el no me obligaba a darselo, se lo daba porque no queria que sufra"

"Nunca consumi drogas, pero si inhalaba pegamento porque era la unica manera de no tener hambre y frio"

Singularidad: el servicio social escolar no logro resultado satisfactorio; segun el relato tampoco se revelaron otras instituciones amparando al nino. Pernoctar en la calle, inhalar pegamento y tener hambre no fueron advertidos por las redes comunitarias ni oficiales.

Limitaciones: podemos presumir que--por la actividad del padre--las relaciones eran restringidas, con personas que dificilmente pudieran ocupar el rol de referentes afectivos para Matias. Asimismo, los profesionales suelen plantear objeciones para el ingreso a barrios criticos por su peligrosidad. Las redes de organizaciones e instituciones funcionan en base a intercambios y beneficios reciprocos. En la medida que no hay reciprocidad, las solicitudes y derivaciones no se concretan. Hace tiempo sostenemos una definicion compleja de exclusion social, con la incorporacion de indicadores referidos al desorden institucional, a la falta de control del territorio con las dificultades inherentes al funcionamiento de los organismos publicos, como del civismo (civicness) como base para la organizacion ciudadana (QUINTI, 1999).

Cuando Matias tenia aproximadamente 17 anos, su madre y una tia materna lo contactaron:

"Me convencieron de ir a vivir con ellos. Lo hice por mis hermanos. porque les costaba vincularse con mama"

"Ella no sabe que hacer para que la perdone, pero yo no puedo y tampoco quiero porque ella se salvo y salvo a mis hermanos y a mi no"

Para sus 18 anos, Matias estaba en pareja y la joven embarazada. Estaban construyendo la casa en un terreno que les cedio la tia (apoyo fundamental de la familia ampliada, quien por entonces ostentaba un cargo de representacion politica a nivel local). Convivian en la vivienda aun sin terminar, demostrando un vinculo fuerte con la joven. Conto que iba a tener una nina y se lo veia feliz y orgulloso. Sin embargo, cada tanto reaparecia la violencia, pero junto a ello la superacion convertida en actividad fisica:

"Tengo que volver a practicar boxeo. me sirve para largar el odio y la bronca. A veces siento ira y deseos de pegar. Eso me pasa desde mas joven y boxear me hace sentir mejor"

"Una vez me tuvieron que sacar a un tipo de las manos, si me dejaban lo mataba". "Lo habia encontrado maltratando a mi papa en casa" "No, pero no voy a permitir que nadie se meta con mi viejo. conmigo era malisimo y mas de una vez senti ganas de matarlo, pero no voy a permitir que nadie lo humille, en todo caso yo soy el unico que lo puede lastimar"

Agrega contundente: "pero nunca le pegue".

Singularidad: significatividades impuestas, como la defensa del honor y el rechazo a la humillacion de su padre. Como contracara, una dura sancion a la madre al no perdonar su abandono, algo inconsistente con su percepcion del rol de madre.

Despues de unos meses sin verlo y preguntar a varios companeros por Matias, nos informan de que estaba detenido en la carcel de Olmos (provincia de Buenos Aires). Su padre habia sido asesinado en una gresca por ajuste de cuentas, y su reaccion fue la de vengarlo, enfrentando y matando a las dos personas involucradas. Matias contrajo matrimonio en la prision con aquella joven, quien ya cuidaba de la hija en comun. Tiempo despues sabemos por terceros--inexplicablemente dada la indole del delito--que ya estaba libre.

Singularidad: por lo general observamos como recaen en los mas carentes y vulnerables los procesos de seleccion, segregacion y castigo que operan las instituciones encargadas del control social. Sin embargo, la historia de este padre e hijo muestran que formaron parte del area de fuga, filtros y selectividad, pero a la inversa. Cuando le corresponde una sancion penal, Matias transita por un confinamiento carcelario breve, y la causa se evanesce (podemos suponer, por comentarios de terceros, una cierta influencia politica ejercida por su tia en su encausamiento). Quizas siga bajo proceso (no lo sabemos) aunque en libertad y con una vida organizada. Aqui los beneficios, que en general atribuimos a los sectores mas aventajados de la sociedad, funcionaron en favor de Matias.

De su vida actual conocemos que tiene un trabajo y convive con su pareja y la pequena hija de ambos. Desde su situacion biografica y trasmision intergeneracional de saberes--aun a pesar de las carencias materiales y existenciales--consigue afirmarse en el empleo y sostener la unidad familiar, construir un "en casa" y una experiencia de habitar, conformando una tipica familia nuclear con proveedor y cuidador unicos. La conjuncion de familia y politica a traves de un miembro de la red de parentesco ha sido una combinacion virtuosa de poder y recursos que Matias supo aprovechar.

Conclusiones

La historia de Matias revela el fracaso de las intervenciones estatales y profesionales, incluso en lo que respecta a la institucionalizacion de la marginacion, salvo por la breve experiencia de confinamiento. En la tension entre lo impuesto y lo disponible transcurrio su vida, pero que lejos de mostrar pasividad ante lo dado, exhibio aquello en lo insistimos: capacidad de agencia para conseguir sobrellevar la pobreza y construir su identidad.

Dado que la intervencion estatal se ha concentrado en la normalizacion de las familias marginadas a traves del control sobre las mujeresmadres y los ninos, el hogar de Matias quedo fuera de su alcance. Padre e hijo no fueron beneficiarios de lo que les corresponderia por derechos de ciudadania, e incluso transitaron por los margenes en la informalidad y la ilegalidad. De esa manera, no constituyeron objeto de la tarea clasificatoria propia de los diagnosticos sociales, con todo el potencial iatrogenico que de ello se desprende. Aqui, no hay "efecto del significante" por el que Matias dejaria de ser Matias para ser un joven sin escolarizacion, sufriente de abuso y violencia parental, padre precoz y homicida. En definitiva, toda una sustitucion metaforica-metonimica por la que se pierde de vista el caso singular y sus particularidades.

Los padres, como tambien otros agentes, tienen el poder para determinar el camino a seguir ante lo que socialmente se define como problema, asi como respecto de las soluciones que tambien se ajustan a una serie de convenciones que definimos como regiones de significatividad. En este caso, la autoridad parental emergio en ultima instancia como otorgando un cierto orden al caos, aunque brindando discontinuos sentimientos de seguridad, no siempre ampliando el arco de posibilidades de mejora en el bienestar.

La experiencia de familia encarnada en Matias adquirio un grado de significatividad. Significatividades intrinsecas, que le permitieron decidir en favor de su propia construccion familiar. Desde las vivencias de una familia disgregada y con significatividades impuestas, construyo una experiencia significativa de familia. Ello le proveyo inscripciones y transcripciones de un codigo familiar pero tambien cultural. Cabal muestra de la convergencia entre las potencialidades personales, la interaccion social (el hacer-con y el hacerse-con) y la situacion social (conjunto de posibilidades sociales) para definir modos de relacionamiento y emparentamiento. Convergencia que no se expresa en una historia como herencia, tampoco en la idealizacion de una satisfaccion plena. En definitiva, Matias construye familia en sintonia con lo que las instituciones esperan de el, aun sin la intervencion directa de aquellas y sus agentes. Asimismo, la deuda social existe: al sufrimiento--material, vital y existencial--podriamos dejar de sumarle mas sufrimiento, sino atenuar, acompanar y sanar como responsabilidad profesional y colectiva.

DOI: 10.12957/REP.2018.39413

Recebido em 29 de junho de 2018.

Aprovado para publicacao em 30 de julho de 2018.

Referencias

ANNAS, J. Las mujeres y la calidad de vida: ?dos normas o una? In: NUSSBAUM, M. y A. Sen (Comp.). La calidad de vida. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1996.

BOFF, L. Saber cuidar. Etica do humano, compaixao pela terra. Rio de Janeiro: Vozes, 2011.

CARSTEN, J. Cultures ofrelatedness: new approaches to the study of kinship. Cambridge: Cambridge University Press, 2000.

CHEJTER, S. El sexo natural del Estado. Mujeres: alternativas para la decada de los noventa. Montevideo: Nordan-Comunidad, 1992.

CLARKE, P. B. Deep citizenship. London/Chicago: Pluto Press, 1996.

DAS, V.; POOLE, D. (Ed.). Anthropology in the margins of the State. Santa Fe: Sar Press, 2004.

DONATI, P. Nuevas politicas sociales y Estado social relacional. Reis (Revista Espanola de Investigaciones Sociologicas), n. 108, 2004.

DONZELOT, J. La policia de las familias. Madrid: Pre-Textos, 1998.

GIDDENS, A. Modernity and self-identity. Self and society in the Late Modern Age. Cambridge: Polity, 1991.

HOWELL, S. ?Quien soy yo, entonces? Perspectivas de los adoptados transnacionales acerca de la identidad y la etnia. In: MARRE, D.; BESTARD, J. (Ed.). La adopcion y el acogimiento. Presente y perspectivas. Barcelona: Universitat de Barcelona, 2004.

ILLICH, I. Limits to medicine. Medical nemesis: the expropriation of health. London: Marion Boyars Publishers, 2002.

KRMPOTIC, C. E pur si muove. En busqueda de un nuevo patron familiar (o las dificultades para aceptar el mestizaje). In: DE MARTINO, M. (Comp.). Infancia, familia y genero. Multiples problematicas, multiples abordajes. Montevideo: Ed. Cruz del Sur, 2009.

--. Relatos del no-cuidado. (En)clave Comahue, Rio Negro, n. 21, 2016.

KRMPOTIC, C.; ALLEN, I. Trayectoria familiar, ciclos politicos y bienestar. Buenos Aires: Espacio Ed., 2003.

NARI, M. Politicas de maternidad y maternalismo politico. Buenos Aires: Biblos, 2004.

OFFE, C. Un diseno no productivista para las politicas sociales. In: LO VUOLO, R. et al. Contra la exclusion. La propuesta del ingreso ciudadano. Buenos Aires: Ciepp-Mino y Davila, 1995.

PORTES, A. Capital social: sus origenes y aplicaciones en la sociologia moderna. In: CARPIO, J.; NOVACOVSKY, I. De igual a igual. El desafio del Estado ante los nuevos problemas sociales. Buenos Aires: Siempro/Flacso/ Fondo de Cultura Economica, 1999.

QUINTI, G. Exclusion social: el debate teorico y los modelos de medicion y evaluacion. In: CARPIO, J.; NOVACOVSKY, I. De igual a igual. El desafio del Estado ante los nuevos problemas sociales. Buenos Aires: Siempro/Flacso/ Fondo de Cultura Economica, 1999.

RIVAS RIVAS, A. M. Pluriparentalidades y parentescos electivos. Revista de Antropologia Social, n. 18, 2009.

SCHUTZ, A. Estudios sobre teoria social. Buenos Aires: Amorrortu, 1974. SEGALEN, M. Sociologia de la familia. Mar del Plata: Eudem, 2013.

Claudia Sandra Krmpotic *

* Doctor en Servicio Social por la Universidad Catolica de Sao Paulo (Brasil), con Postdoctorado Interdisciplinar en Ciencias Humanas, por la Universidad Federal de Santa Catarina (Brasil). Investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas, Buenos Aires, Argentina. Correspondencia: Av. de Mayo 1437, 1 "A", Ciudad Autonoma de Buenos Aires. CP C1085ABE. Email: <claudia.k@conicet.gov.ar>.

(1) Con referencia al proyecto acreditado "La dimension cultural en la resolucion de conflictos vitales en escenarios diversos". PROINCE PIDC A 203. Universidad Nacional de La Matanza. Programacion 2016-2017.

(2) Barrios caracterizados por concentrar altos indices de pobreza, delincuencia, consumo y comercializacion de drogas.
COPYRIGHT 2018 Universidade do Estado do Rio de Janeiro- Uerj
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Krmpotic, Claudia Sandra
Publication:Em Pauta
Article Type:Ensayo
Date:Dec 1, 2018
Words:4715
Previous Article:On the dimensions of fatherhood in adolescence/ Sobre las dimensiones de la paternidad en la adolescencia/ Sobre as dimensoes da paternidade na...
Next Article:Families and social assistance: reflections on the Continued Payment Benefit (BPC) and the Bolsa Familia (PBF) programs/ Familias e assistencia...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters