Printer Friendly

Familia y linaje en un contexto imperial: los Rodriguez de Figueroa.

Kin and Lineage in an Imperial Context: the Rodriguez de Figueroa Family

INTRODUCCION

El presente articulo forma parte de un proyecto de investigacion mas amplio, centrado en el estudio del proceso de formacion de la sociedad espanola en el archipielago filipino y su dinamica, asi como de sus conexiones con otros territorios de los reinos de Indias, en particular con el virreinato de la Nueva Espana. Se trata de un tema hasta ahora no abordado por los investigadores, al menos desde la perspectiva filipinista. Los estudios existentes van poco mas alla de los hechos de la conquista, pero no se detienen en las relaciones trabadas entre los conquistadores, el proceso de avecindamiento y la genesis de una sociedad peculiar marcada por el aislamiento, la lejania y su caracter fronterizo. (2) Tampoco ha sido abordado el fenomeno de la conquista de Filipinas en su estrechisima conexion con la realidad novohispana, mas alla de algunos estudios relativos a determinadas expediciones pobladoras. Esto supone que la dinamica social en los primeros anos de la presencia espanola en las Islas de Poniente constituye un tema aun por tratar, fundamental para entender el proceso de organizacion institucional (el fracaso de la primera Audiencia y su posterior reimplantacion), las relaciones entre los distintos grupos sociales que comienzan a perfilarse muy pronto (conquistadores, encomenderos, funcionarios) y el caracter que marcara a la precaria presencia espanola en Filipinas.

Por medio del estudio de la trayectoria vital y profesional de los Rodriguez de Figueroa, se abordan algunos aspectos del proceso de organizacion de la sociedad espanola en Filipinas, asi como el mantenimiento de poderosos vinculos con la Nueva Espana y con Jerez de la Frontera, localidad gaditana de la que parte de la familia era oriunda. (3)

LA FAMILIA RODRIGUEZ DE FIGUEROA: ORIGEN Y AVECINDAMIENTO EN LA NUEVA ESPANA

Los origenes familiares de los Rodriguez de Figueroa no estan absolutamente claros. De Esteban Rodriguez, conquistador de Filipinas, el padre Colin afirma que fue "persona de nobleza, ejecutoriada en Espana en contradictorio juicio, aunque habia nacido en Africa de padres portugueses, que asistian en aquellas plazas en servicio de su Rey". Montero y Vidal, por su parte, asegura que era hijo de padres portugueses pero natural de las posesiones espanolas en Africa. (4) Algunas fuentes senalan concretamente Tanger como su lugar de nacimiento, pero en la real cedula firmada en Madrid a 15 de noviembre de 1574, por la que se le insta a acudir al gobernador de Filipinas para que gratificara los servicios prestados en la conquista de dichas islas, se le reconoce como natural de la ciudad de Jerez de la Frontera. (5)

Ciertamente, en la documentacion consultada, su familia aparece vinculada a esta ciudad gaditana, donde se habian avecindado sus padres, el doctor don Duarte Rodriguez de Figueroa y dona Isabel Gonzalez en torno de 1550. Su traslado a tierras peninsulares no supuso, sin embargo, la ruptura total de sus lazos con Africa, y andando el tiempo, al menos un miembro de esta familia consta como avecindado en Tanger, probablemente dedicado a las actividades comerciales, que fueron la vocacion familiar dominante.

Esteban Rodriguez de Figueroa tenia cinco hermanos: Francisco, Alvaro, Juan, Andres y Antonia, quienes usaron apellidos diferentes, lo que dificulta seguir su rastro en los documentos. (6) A excepcion de Antonia, de quien casi nada sabemos, todos ellos emigraron a Indias antes o despues, probando suerte en empresas de conquista o participando en la actividad comercial; a veces, sumaron ambas ocupaciones, tal es el caso de Esteban.

El primero de los miembros de la familia cuyo paso a Indias esta registrado es Juan, y su licencia de pasajero esta fechada el 25 de octubre de 1574. Paso a Nueva Espana en calidad de mercader y siendo soltero. (7) Seis anos despues, en 1580, fue su hermano Andres Duarte, tambien soltero, quien obtuvo la licencia para pasar al Nuevo Reino de Leon en la expedicion de Luis de Carvajal. (8) En 1597 paso Francisco Gonzalez de Figueroa con su esposa, dona Isabel de Esquivel, y sus tres hijos (don Jeronimo, dona Ana y dona Sebastiana), tambien a Nueva Espana llamado por sus familiares. (9) En el momento de iniciar su viaje, Francisco contaba con mas de 60 anos y su mujer mas de 57, y ninguno de los hijos que les acompanaban estaba casado.

Desconocemos el momento en que lo hizo Esteban. Montero y Vidal dice que paso "siendo muy joven", y los documentos lo senalan como vecino antiguo de la ciudad de Mexico, donde residia tambien su hermano Alvaro, y desde donde marcho a las Islas de Poniente en el ano 1564, formando parte de la expedicion de Miguel Lopez de Legazpi. (10)

Alvaro y Esteban son, por lo tanto, los primeros en cruzar el oceano y buscar fortuna en Indias. Es facil suponer que fueron ellos quienes atrajeron a la Nueva Espana a sus hermanos. En 1574, diez anos despues de la partida de Esteban a Filipinas, es precisamente Alvaro quien realiza las instancias necesarias a fin de que se reconocieran los meritos y servicios de Esteban Rodriguez, asi como su condicion de hijodalgo. El objetivo era lograr mayores mercedes por los servicios prestados a la corona. A fin de acreditarlos, incorporo a su instancia 17 testimonios jurados que proporcionan datos interesantes acerca de la historia de la familia. Por ellos sabemos que sus padres habian sido vecinos de Jerez de la Frontera por mas de 24 anos y que ellos y los hijos que aun residian alli eran tenidos por "caballeros hijosdalgo de solar conocido". (11) Si aceptamos la veracidad de lo afirmado por estos testigos, los Rodriguez de Figueroa se habrian establecido en Jerez en torno de 1550. En el momento en que se toman estas declaraciones ya habia fallecido el padre, pero su viuda continuaba residiendo con alguno de sus hijos en Jerez.

Por medio de estas declaraciones sabemos tambien que la ciudad de Jerez de la Frontera incluyo a Francisco Gonzalez y a sus hermanos en la nomina de "caballeros cuantiosos", imponiendoles asi la obligacion de realizar ciertos servicios, como participar en los alardes. Francisco entablo pleito y logro sentencia favorable por la que se le reconocio como caballero hijodalgo, "y lo borraron y quitaron del padron de caballeros contiosos". (12) A partir de este momento, quedo acreditada definitivamente, tanto para el como para sus hermanos, la condicion de caballeros hijodalgos, gozando de las exenciones y preeminencias correspondientes.

A pesar de su traslado progresivo a Indias, los Rodriguez de Figueroa no rompieron sus lazos familiares y sentimentales con Jerez. Alli permanecio un resto de la familia nuclear y otros parientes con los que mantuvieron nexos de afecto y negocios que perdurarian a lo largo de los anos.

ESTEBAN RODRIGUEZ DE FIGUEROA Y LA CONQUISTA DE FILIPINAS

Como ya se ha senalado, Esteban Rodriguez de Figueroa paso de Mexico a Filipinas en el ano 1565 en la expedicion de Miguel Lopez de Legazpi, formando parte de la compania del capitan Martin de Goiti. (13) Fue, pues, uno de los primeros conquistadores de las Islas de Poniente y tambien uno de sus primeros pobladores. En estas empresas de descubrimiento y conquista conto con el apoyo de su hermano Alvaro, avecindado en Mexico y dedicado al comercio, quien le remitio regularmente armas y pertrechos militares. Las empresas militares de Esteban Rodriguez fueron, pues, una via de reinversion de los beneficios obtenidos por Alvaro en su actividad mercantil. Asi, en la expedicion de Legazpi gastaron los hermanos 400 pesos de oro comun; una vez en las islas, los envios de armas, ropas y pertrechos continuaron. (14)
   [...] y en la ida el dicho Esteban Rodriguez gasto muchos pesos de
   oro y despues aca ha visto que el dicho Alvaro Rodriguez, su
   hermano vecino de esta ciudad de Mexico, en todos los navios que
   han ido de estas partes para las dichas islas, siempre ha enviado
   arcabuces, celadas, espadas, polvora y otras armas, municiones para
   la guerra y, asimismo, vestidos y calzado para su persona, y otras
   provisiones en que ha gastado muchos pesos de oro. (15)


Esta circunstancia seria aducida en el momento de solicitar para Esteban nuevas mercedes que recompensaran no solo los servicios prestados a la corona y el haber puesto en riesgo su vida en las entradas realizadas en las islas, sino haberlo hecho "a su costa y mincion", destacandose siempre como valiente y buen soldado. Segun uno de los testimonios recabados a tal fin, los envios de armas y ropas que hacia Alvaro eran "en cantidad", lo que puede indicar que Esteban Rodriguez abastecia a una parte de la hueste conquistadora. (16)

El exito de la jornada de las Islas de Poniente le reporto, conforme a la practica habitual en estas ocasiones, las primeras recompensas. Asi, fue nombrado alcalde mayor y caudillo de la gente de guerra de la villa del Santisimo Nombre de Jesus e Isla de Pintados. La conquista de Cebu fue el primer momento de una trayectoria militar jalonada por el exito y sostenida economicamente desde Mexico.

En 1575 participo en la campana librada por los espanoles contra el corsario Limahon, en Pangasinan. Gaspar de San Agustin refiere que acudio a la jornada con "seis buenas embarcaciones" y 200 indios de Pintados, conducidos a su costa. Una de estas embarcaciones, que era de las mejores de la armada, fue elegida para capitana. (17)

Mas tarde, en 1578, el gobernador don Francisco de Sande le encomendo realizar una entrada en la isla de Jolo, empresa que dirigio y culmino con el sometimiento de su rey, Rajailog Pangilan, que paso a la condicion de tributario del monarca espanol. (18) Segun Antonio de Morga, la isla, aunque no era grande si estaba bien poblada con unos 3 000 hombres, todos mahometanos; una parte de ellos fue encomendada al capitan Pedro de Oseguera quien, andando el tiempo, terminaria por emparentar con nuestro personaje.

De regreso de la campana de Jolo, Rodriguez de Figueroa recalo en la isla de Mindanao, "y la vio y reconocio el rio y poblazones principales della, y redujo a paz y amistad de los espanoles otras poblazones y naturales de la misma isla en el camino de las pacificadas". (19) Probablemente este contacto con la isla le haria concebir su proyecto de conquista; proyecto que, como veremos en otro apartado de este trabajo, tardo mucho en poder poner en practica.

Fernando Lopez Leon, quien compartio con el el viaje desde Mexico y los trabajos de la conquista, dijo de don Esteban que sus cualidades como soldado le granjearon fama y respeto, de modo que "cuando iba a hablar al dicho adelantado Miguel Lopez de Legazpi, le recibia muy bien y le hacia toda merced y regalo, y trataba a su persona como hombre principal y persona que tenia meritos para ello". (20)

Sus servicios fueron recompensados con encomiendas en Panay, Caraga y Camarines. Este seria el punto de partida de la importante fortuna que llego a amasar en las islas gracias a sus actividades comerciales con Mexico y Peru, empresas en la que conto con la colaboracion de su hermano Alvaro, "hombre poderoso en Mexico". (21)

Ademas de su participacion en las campanas de conquista, las fuentes nos proporcionan alguna informacion sobre otros episodios de su vida en estos anos. Asi, por medio del padre Colin sabemos que Rodriguez de Figueroa solicito insistentemente al provincial de la Compania, entonces el padre Antonio Sedeno, que le enviara sacerdotes para convertir a los indios de sus encomiendas del partido de Tigbauan, cerca de Arevalo. Aprovechando la estrecha amistad que mantenia con el gobernador Gomez Perez Dasmarinas, logro su objetivo gracias a una combinacion de perseverancia, influencias y resolucion, rasgos todos que definen bien su caracter. En efecto, al tener noticia de la llegada a Manila de un nuevo jesuita, envio a una persona de su confianza a la ciudad con cartas para el gobernador y el padre provincial, pero tambien con todo lo necesario para el inmediato traslado del religioso. De esta forma y por la via de los hechos consumados, consiguio que el padre Pedro Chirino fuera trasladado de Taytay y asignado a las misiones de Tigbauan, y que cada semana se desplazara hasta la villa de Arevalo, donde residia Rodriguez de Figueroa con su familia y algunos otros espanoles. (22) Sin duda, colaboraron al exito de su empeno las estrechas relaciones que mantenia con la Compania de Jesus y su proyecto de patrocinar en Manila la fundacion de un colegio-seminario bajo la direccion de los jesuitas. Montero y Vidal pondera las cualidades y el comportamiento de los primeros encomenderos, entre los que se contaba Esteban Rodriguez:
   Los encomenderos elegidos por Legazpi, justos, bondadosos,
   desinteresados, valientes, fueron verdaderos padres para sus
   gobernados y prestaron grandisimos servicios a la causa de Espana.
   Desgraciadamente, esta util institucion decayo por los abusos y
   vejamenes que cometieron los sucesores de aquellos excelentes
   patricios. (23)


Luis Merino, por su parte, al estudiar la primera sociedad espanola asentada en las islas destaca su pobreza de valores humanos y la escasez de "personalidades completas y atrayentes entre el elemento militar y civil"; entre estos contados personajes, proximos al modelo del soldado renacentista, enumera precisamente a Esteban Rodriguez de Figueroa. (24)

Gaspar de San Agustin refiere la participacion de Rodriguez de Figueroa en el conflicto suscitado entre un encomendero de Mindanao y el religioso agustino que doctrinaba a sus indios. El asunto termino por desembocar en un enfrentamiento entre el gobernador de Filipinas y los religiosos, a los que privo del servicio de los indios para ellos y para las iglesias. Entre los encomenderos que intercedieron en favor de los religiosos se encontraba Rodriguez de Figueroa. (25) A pesar de estos episodios y de la estrecha relacion que mantuvo con la Compania de Jesus, sorprende que las cronicas de la orden no le presten apenas atencion, tratandose de un notable benefactor, gracias al cual se erigio el Colegio de San Jose de Manila. Probablemente, el dramatico final de su primer matrimonio contribuyo a oscurecer un tanto su figura.

La muerte del gobernador Gomez Perez Dasmarinas a manos de los bogadores chinos de su galera cuando se dirigia a la campana de las Molucas (1593) fue un momento determinante en la vida de Rodriguez de Figueroa. Segun refieren las fuentes, al gobernador se le habia entregado una real cedula que le autorizaba a designar a su sucesor, en tanto el rey decidia sobre el asunto. Dasmarinas mostro tal cedula a diversos individuos relevantes haciendoles entender a cada uno que seria designado. Entre los escogidos figuro precisamente Rodriguez de Figueroa, a quien incluso mostro un nombramiento redactado en su favor. Este hecho y la estrecha relacion que mantenia con el gobernador debieron hacerle concebir serias esperanzas de ser el elegido para asumir la gobernacion de las islas tras el asesinato de Dasmarinas. Por eso, en cuanto tuvo noticias de lo sucedido, se apresuro a viajar a Manila donde ya habia asumido el poder con caracter interino el licenciado Pedro de Rojas.

Pero igualmente abrigaba esperanzas el hijo del gobernador fallecido, don Luis Dasmarinas, a quien se mando llamar. Asi pues, acudieron ambos a Manila, con mucha gente en su compania y con grandes expectativas. Parece ser que ambos contaban con un grupo nutrido de partidarios; en el caso de Rodriguez de Figueroa, sin duda, forjado en las empresas de conquista:
   [...] cada uno en su pecho se prometio que habia de entrar en el
   gobierno, entendiendo que el gobernador le dejaba nombrado, y con
   esta esperanza, ambos juntos, con los mejores navios y gente de la
   armada, vinieron a Manila con la brevedad que pudieron, a un mismo
   tiempo. (26)


La noticia de la muerte del gobernador provoco gran consternacion entre la poblacion espanola, a la que siguio una considerable inquietud porque la preparacion de la empresa del Maluco habia dejado desguarnecida a Manila y porque de inmediato comenzaron a circular rumores acerca de quien seria su sucesor. El asesor de Gomez Perez Dasmarinas, que habia asumido con caracter interino el mando, abrigaba tambien esperanzas e insistia al agustino fray Diego Munoz para que le mostrara los documentos reservadisimos que antes de su partida habia dejado Dasmarinas para el caso en que algo le sucediera.

Seguramente el religioso conocia el contenido de tales documentos y el nombre del escogido para la sucesion y por eso no mostro dichos papeles hasta la llegada a las puertas de la ciudad de don Luis Dasmarinas, a fin de que estuviera en condiciones de asumir de inmediato el poder. Cuando por fin se hicieron publicos, se supo que el elegido habia sido don Luis y que Rodriguez de Figueroa figuraba en segundo lugar en la lista, de modo que sus expectativas quedaron frustradas. Regreso a su residencia en la villa de Arevalo donde continuo esperando la aprobacion real de las capitulaciones para la conquista de Mindanao acordadas con el gobernador fallecido. (27)

POBLAR LAS ISLAS DE PONIENTE: FAMILIA, PODER Y PRESTIGIO

En 1585 a Esteban Rodriguez de Figueroa le encontramos casado con una hija del licenciado Melchor Davalos, oidor de la Audiencia de Manila, en la que tenia planteados varios pleitos. Segun denuncio el fiscal de este tribunal, el capitan le estaba creando serios problemas a la Audiencia. Melchor Davalos, por su parte, tomo la pluma para informar al rey que su yerno habia sufrido graves agravios de parte del presidente de dicho tribunal. Segun su denuncia, Rodriguez de Figueroa habia construido, a instancias del gobernador Gonzalo Ronquillo, un navio de 300 toneladas y lo tenia en el puerto de Manila dispuesto para partir, pero retenido porque no se le daba la necesaria licencia. Ademas de esto, habia prestado una galera de su propiedad para la guerra del Maluco y no le habia sido devuelta; de modo que ni se le pagaba la embarcacion, ni se le devolvia. Para el oidor Davalos, las consecuencias de este comportamiento iban mas alla de un agravio particular: "Y de esta manera no habra quien se anime para hacer navios ni galeras, y perderse ha la reputacion de ensenorear las islas". (28)

Resulta evidente que don Esteban disfrutaba de una situacion economica mas que desahogada y sabemos que participaba intensamente en la actividad comercial de las islas, sorteando incluso las leyes. Francisco de las Misas, factor y veedor de la Real Hacienda de Filipinas, denuncio en 1596 los fraudes que se producian al aprovechar el trasiego de naves en el archipielago; entre otros casos, menciona lo sucedido con la nao de Rodriguez de Figueroa que se despacho a Panay, viaje que sirvio para cargar, de manera clandestina, toneladas de generos escamoteados al control de los oficiales reales. (29)

Don Esteban era un personaje en quien confluian el prestigio bien ganado como soldado, el poder economico y la prestancia social propia de quien a su condicion de miembro de la "nobleza de conquista" habia sumado un matrimonio ventajoso con la hija de un oidor en ejercicio.

Esta alianza fue muy comentada en la cerrada sociedad espanola de Filipinas; el propio gobernador, don Santiago de Vera, envio informes a Mexico, mas para denunciar los abusos del oidor que para atacar a su yerno, de quien dice era "hombre muy rico y honrado" y que poseia "una de las buenas encomiendas de esta tierra". (30)

Este matrimonio contravenia la prohibicion de que los jueces se casaran o casaran a sus hijos con personas residentes en el distrito de su Audiencia y, ademas, no era el unico matrimonio que el oidor Davalos habia acordado. (31) Efectivamente, un hijo suyo acababa de casarse con una viuda encomendera y estaba tratando de casar a otra hija con Bernardino de Sande, tambien rico encomendero. (32) En realidad, estaba buscando acomodo a la extensa prole con la que se habia instalado en las islas. Esto no parece que le provocara escrupulo alguno y tampoco gran inquietud, muy probablemente porque sabia que no era el unico infractor y porque confiaba en que el rey terminara por transigir con una practica frecuente en estos anos en Filipinas.

No obstante, el matrimonio del capitan Rodriguez de Figueroa terminaria tragicamente, ya que, como informo el fiscal al rey, aquel "mato a su mujer y a un sobrino suyo, hijo de su hermano, diciendo que le cometian adulterio, el cual probo con algunas indias de su casa, aunque no los hallo in fragante". (33)

Segun el testimonio del fiscal, se le impuso una condena de seis anos de destierro y 5 000 pesos de multa, ademas del pago de las costas. Este informe esta fechado en julio de 1589, cuando el proceso habia concluido y se conocia, por tanto, su sentencia. Con todo, este episodio no parece haber sido inconveniente para que volviera a contraer matrimonio, lo que nos habla de la consideracion en que se tenian los sucesos violentos desencadenados por la "necesidad" de limpiar la honra ultrajada. (34) Su segunda esposa fue dona Ana Briceno de Oseguera, hija de don Pedro de Oseguera, rico encomendero salido del grupo de los primeros conquistadores de las islas. (35)

Si contrastamos esta fecha con la carta enviada por el licenciado Geronimo de Salazar y Salcedo al rey dandole cuenta del fallecimiento del adelantado, fechada a su vez en 1603, en la que se afirma que su hija mayor, Margarita, contaba algo mas de once anos, se deduce que la nina nacio en torno de 1591, que el segundo matrimonio de Rodriguez de Figueroa debio tener lugar como muy tarde en 1590, probablemente muy poco tiempo despues de que fuera sentenciado por dar muerte a su mujer y a su supuesto amante, y mientras debia estar cumpliendo la condena de destierro.

Retana afirma que el matrimonio se celebro "por el ano 1591", cuando Rodriguez de Figueroa residia en las Visayas. (36) Su segunda esposa seria la madre de las dos hijas del capitan Rodriguez de Figueroa: dona Margarita y dona Juana.

LA MUERTE DEL ADELANTADO RODRIGUEZ DE FIGUEROA Y LAS DISPUTAS POR EL CONTROL DE SU HERENCIA

La experiencia acumulada por Rodriguez de Figueroa en la conquista de Filipinas persuadio al gobernador Gomez Perez Dasmarinas de que era la persona adecuada para afrontar la conquista de la isla de Mindanao. Rodriguez de Figueroa tenia su residencia en la villa de Arevalo, en el partido de Tigbauan perteneciente a la isla de Panay, es decir, cerca del objetivo de la nueva empresa. Segun asegura Colin, se ofrecio de buena gana para hacerla a su costa y negocio las condiciones, que acepto el gobernador en nombre del rey. Las capitulaciones fueron enviadas a la corte para su confirmacion, pero la respuesta se demoro cuatro anos. (37) Llegaron despues de la muerte de Dasmarinas y cuando Rodriguez de Figueroa, frustradas sus esperanzas de acceder a la gobernacion de las islas y desesperado por la tardanza de la confirmacion real, habia tomado la resolucion de embarcarse para Espana con su familia en una nave que ya tenia preparada en el puerto de Ilo-ilo. Sorpresivamente, en junio de 1595, recibio una carta del nuevo gobernador dandole la noticia de que la respuesta real habia llegado y que las capitulaciones habian sido ratificadas. Rodriguez de Figueroa recibia por anticipado los titulos de gobernador de Mindanao y capitan general de la empresa "para que entrara con mas azeros". (38) La decision fue rapida: despacho su nao para la Nueva Espana y se volco en la preparacion de una jornada que resultaria aciaga. (39)

Rodriguez de Figueroa acometio la empresa de la conquista de Mindanao en abril de 1596 partiendo de Oton con una hueste formada por 214 espanoles y 1 500 indios armados a su costa. En los ultimos dias de dicho mes llego a Buayen, donde los moros se habian fortificado.
   [...] iban todos tan ganosos de ser cada uno el primero en la
   ocasion, que el Maese de Campo no pudo retenerlos. Salto
   mas gente de la que se pretendia y empenose la tierra adentro.
   Y como tardasen, cuidadoso el General, quiso salir en persona
   a ver lo que alla pasaba. (40)


Espada en mano y con la rodela asida, salto a tierra con la sola compania de un criado cebuano y dos espanoles. Fue sorprendido por un mindanao armado de un campilan, quien le asesto un golpe en la cabeza que resulto fatal.

Juzga el padre Colin que la muerte de Rodriguez de Figueroa fue debida a un comportamiento temerario a causa de la preocupacion por sus soldados y a un exceso de valor que le llevo a confiarse demasiado; un error dificil de explicar de otro modo en quien contaba con una intensa experiencia militar en tierras filipinas y que conocia la preferencia de los indios por los ataques por sorpresa. Lo cierto es que su muerte paralizo la empresa de Mindanao y sumergio a su familia en un tiempo lleno de zozobras.

La noticia de la muerte de Esteban Rodriguez de Figueroa llego a Manila con el hermano Gaspar Gomez, de la Compania de Jesus, quien acompano el traslado de sus restos mortales, que recibirian sepultura en la capilla mayor de la iglesia del colegio de San Jose, cuyo patronazgo ostentaba. (41)

Sus hijas contaban entonces con 11 y 6 anos de edad y quedaron bajo la custodia de su madre, dona Ana Briceno de Oseguera, mientras que la defensa de sus intereses economicos y la gestion de su patrimonio quedaban en manos del tutor designado por su padre en el testamento redactado inmediatamente antes de marchar a la jornada de Mindanao.

Dona Ana no permanecio viuda mucho tiempo; siguiendo una practica habitual en las islas y presionada probablemente por la necesidad de gestionar un patrimonio considerable, termino por contraer nuevas nupcias. Antes tuvo que enfrentarse a los requerimientos de Juan de la Jara, maese de campo de su marido en la campana de Mindanao, quien se precipito a enviar confidentes a Arevalo para persuadir a la viuda de contraer nuevas nupcias con el. A fin de acelerar un asunto que tanto le interesaba, el mismo abandono Mindanao y marcho a Oton, para tratar el tema en persona. Antonio de Morga, privilegiado espectador de estos acontecimientos desde su estrado en la Audiencia de las islas, informo al rey, en carta fechada en 1o de julio de 1598, de los manejos de Juan de la Jara para casarse con la viuda del adelantado "de grado o por la fuerza", a fin de controlar su fortuna y la propia empresa de Mindanao. (42)

Al final, dona Ana se unio a don Gonzalo Ronquillo de Ballesteros, "caballero hijodalgo notorio" y sobrino del gobernador de las islas don Gonzalo Ronquillo de Penalosa (1580-1585), con quien habia viajado a Filipinas. (43) En junio de 1597 aparece ya casada.

Es en este contexto cuando comienzan a circular por Manila los rumores acerca de pretendientes a la mano de la hija mayor de Rodriguez de Figueroa, Margarita. Y es que la joven, pese a su corta edad, era un partido muy deseable; habia heredado de su padre, entre otros bienes, las encomiendas de Tibagua (Panay), Guas y Libon (Camarines). De ellas decia el gobernador Francisco Tello: "cobrara mas de tres mil tributos, con que podra casarse honradamente cuando tenga edad para ello". La inopinada muerte de su padre precipito los acontecimientos y convirtio a Margarita en una pieza codiciada en torno de la cual se tejieron complejas redes de intereses. (44)

En efecto, el licenciado Jeronimo de Salazar y Salcedo, a la sazon fiscal de la Audiencia, informo en una extensa carta al rey de las habladurias al respecto. Asi, aseguro que el propio gobernador Tello le habia comentado que sabia por el oidor Morga que su companero de estrado, Tellez de Almazan, estaba planeando el matrimonio de dona Margarita con un hijo suyo y que por eso habia sentenciado a su favor el pleito que sobre los gastos de la conquista de Mindanao se vio en la Audiencia. Enterado el fiscal de esta noticia, hizo averiguaciones hasta convencerse de que se trataba de un bulo, ya que la viuda de Rodriguez de Figueroa, ya casada con don Gonzalo de Ballesteros, tenia acordado casar a su hija con un cunado suyo, don Luis de Ballesteros.
   [...] y fue publico en esta ciudad que el licenciado don Antonio de
   Ribera Maldonado, oidor de esta Real Audiencia, pretendia casarse
   con la dicha dona Margarita de Figueroa; y otros decian que
   pretendian se casase con ella don Bernardino del Castillo, su
   hermano; y tambien habia quien decia que un hijo del licenciado
   Cristobal Tellez de Almazan; y otros, del doctor Antonio de Morga
   pretendian el propio casamiento. Pero todos fueron dichos sin
   fundamento, y a que no di credito porque procure hacer diligencias
   para saber la verdad y tuve por cierto que no lo era lo que se
   decia [...]; y muchas veces oi decir al licenciado Cristobal Tellez
   de Almazan abominar del negocio, diciendo que sin licencia de V.M.
   no consentiria por ningun acaecimiento que hijo ni hija suya se
   casara. (45)


Este proyecto se frustro por el fallecimiento de dona Ana Briceno de Oseguera (1601), que fue la ocasion de plantearse el destino de las ninas, quienes hasta ese momento habian vivido con su madre y, por supuesto, tambien el control de su herencia. La pelea termino en un pleito ante la Audiencia "para que no hubiese negociaciones ni cosas ilicitas en sus casamientos por ser muy ricas". (46)

Tres personajes intentaron hacer valer sus derechos en este asunto: su abuela materna, dona Beatriz Osorio, mujer de Juan de Bustamente, contador de la Real Hacienda; el capitan Francisco de Mercado, "de los hombres principales" de la ciudad y a quien Rodriguez de Figueroa senalo como tutor y curador de sus hijas en su testamento; y el capitan don Andres Duarte de Figueroa, tio de las ninas y recien llegado a las islas. (47)

El fallo de la Audiencia favorecio a este ultimo, y se le entregaron las ninas y el manejo de sus haciendas. Esta sorprendente decision se atribuyo a los intereses del oidor Antonio de Ribera Maldonado, empenado en conseguir el patrimonio de las ninas mediante alianzas matrimoniales. Y es que ambos eran "casamientos muy ricos y de mucha renta y hacienda"; pero mas el de Margarita porque tenia una dote de 30 000 ducados y mas de 3 000 pesos de renta en una encomienda, lo que la convirtio en un partido muy codiciado y en centro de las comidillas de la ciudad de Manila. (48)

Algun pretendiente recien llegado a Filipinas intento conseguir su mano, pero resulto desairado; la boda de Margarita era una cuestion que debia resolverse dentro de la sociedad espanola de las islas y estaba claro que no se permitiria que un advenedizo se llevara la presa. El camino mas seguro para lograrlo era adular a su tutor, Andres Duarte, convertido en una figura relevante y muy controvertida; "hombre soltero y desalinado", tuvo la habilidad de aprovechar la codicia del oidor Ribera Maldonado para conseguir sentencias que favorecieran los intereses de Margarita y Juana en los varios pleitos que estaban planteados en la Audiencia, en particular el relativo a la conquista de Mindanao, que era el mas cuantioso de todos. Era publico en Manila que si habia conseguido ser tutor de sus sobrinas era por la prevaricacion del mencionado oidor.

Margarita contrajo matrimonio con don Juan Tello, hermano de don Francisco Tello, gobernador de las islas entre 1596 y 1602, y que contaba en el momento de realizarse el compromiso con 40 anos. (49) No es posible determinar cuando se celebro el enlace, pero en julio de 1604 figuran como matrimonio. Tampoco esta claro el tiempo que Margarita permanecio bajo la tutela de su tio; lo cierto es que su fortuna fue invertida por aquel "en tratos y contratos", muy probablemente en el comercio del galeon, contra el parecer del tutor designado por su padre que preferia invertirla en rentas por ser mas seguras.

En cuanto a la segunda hija de Rodriguez de Figueroa, Juana, su corta edad la preservo de los complejos proyectos matrimoniales que se tejieron con profusion en torno de Margarita. Sabemos que su tio y tutor decidio regresar a la Peninsula con ella y que se embarcaron en la nao San Antonio de Padua, de cuyo naufragio no se salvo ningun pasajero (1603). Colin refiere como el padre jesuita Raymundo de Prado, notable por su fama de santo, desaconsejo el viaje que habria de resultar funesto:
   A otro caballero, llamado Duarte de Figueroa, pariente cercano
   de otro insigne bienhechor nuestro, aconsejo [el padre Raymundo
   del Prado] que no se embarcase para la Nueva Espana
   en la ocasion que lo hizo y que dejase para otro ano el llevar a
   Espana a su sobrina, la heredera de nuestro bienhechor, con su
   hacienda, y no lo hizo por parecerle que nunca tendria mejor
   ocasion ni oportunidad que la de una nao que el habia armado
   y tenia a la vela aquel ano, y asi se embarco. Mas a pocos dias
   despues de engolfado, echo de ver el grande yerro que habia
   hecho en no creer al padre Raymundo, pues los temporales fueron
   tan recios que trastornaron la nao con perdida de hacienda
   y gente, sin que se salvase persona ninguna. (50)


Don Juan Tello asumio entonces la defensa de los intereses de Margarita, que ya eran sus propios intereses, y pleiteo por la herencia de Juana. Segun el testamento de Esteban Rodriguez, si alguna de sus hijas moria siendo menor de edad y sin testar, su herencia debia pasar a la Compania de Jesus para la construccion de un colegio en Manila. El 23 de junio de 1605, el provincial de los jesuitas, padre Gregorio Lopez, pidio que se le entregaran los bienes pero don Juan Tello, en representacion de su esposa, apelo. La Audiencia desestimo su reclamacion en 23 de junio de 1606. Esta resolucion permitio la fundacion del Colegio de San Jose de Manila, en 28 de febrero de 1610, dandose asi cumplimiento a la voluntad del adelantado Rodriguez de Figueroa. (51)

Mas tarde, en 1611, volvemos a encontrar a Margarita pleiteando, esta vez para defender su derecho a las encomiendas recibidas de su padre, contra el Colegio de Santa Potenciana de Manila que habia entrado a disfrutarlas. Parece ser que cuando Margarita abandono junto a su esposo las islas, olvido pedir permiso para conservarlas a pesar de su ausencia. Al no hacerlo, con el paso del tiempo fueron declaradas vacas y los tributos de las encomiendas de Guas y Libon se entregaron al Colegio de Santa Potenciana (1610).

Entre los alegatos presentados para defender los derechos de Margarita a la posesion de las encomiendas a perpetuidad, destaca la afirmacion de que se vio obligada a acompanar a su marido a Espana y que este no le informo de lo que sucederia con sus encomiendas. Sin embargo, otras fuentes refieren como el entonces teniente general de Filipinas, don Juan Tello, fue condenado a exilio por la sentencia a muerte que dicto contra Antonio Leiton por el asesinato del alferez Gregorio Alvarado (1606). Esta fue la ocasion en la que su mujer, Margarita, le acompanaria a Espana, perdiendo el derecho a sus encomiendas. (52)

Margarita obtuvo la restitucion de sus encomiendas el 11 de mayo de 1611, pero la cuestion del resarcimiento de las perdidas por los tributos no percibidos quedo pendiente. (53)

LA FAMILIA RODRIGUEZ DE FIGUEROA EN MEXICO

En tanto Esteban participaba en las campanas de conquista en las Islas de Poniente, su hermano Alvaro, miembro del Consulado de Mexico, se dedicaba al comercio en la capital del virreinato. Como ya se ha senalado, parte de su patrimonio seria reinvertido en las propias empresas filipinas cuyo exito retroalimento las actividades comerciales de la familia al proporcionarles un enlace fiable con el mercado asiatico. (54)

Los exitos militares de Esteban le reportaron a este prestigio, relaciones y encomiendas; tambien dinero y la posibilidad de operar en la encrucijada comercial en que se constituyeron las islas Filipinas. De este modo, y contando con el apoyo de Alvaro, alterno las campanas militares con una dedicacion intensa al comercio triangular en el Pacifico. Las fuentes refieren que llego a poseer una nao propia (Santa Margarita) y a comerciar mas alla de los limites establecidos por la corona, con el Peru, donde muy probablemente contaba con contactos. (55)

La red comercial tejida entre Manila, Nueva Espana y Peru atrajo andando el tiempo a otro miembro de la familia. Se trata de don Francisco Suarez de Figueroa, hijo de Duarte de Figueroa y sobrino de Jeronimo, caballero veinticuatro de Jerez, quien obtuvo licencia para pasar a Peru en 1626. Segun el registro de la Casa de la Contratacion, contaba 30 anos y estaba soltero. (56) Era la tercera generacion de los Rodriguez de Figueroa, lo que demuestra la vocacion comercial de la familia y la estabilidad de la red tejida.

Es muy probable que el exito de Alvaro y Esteban atrajera a la Nueva Espana a otros hermanos o familiares que se animaron a cruzar el oceano para establecerse en tierras americanas. Asi sucedio con Duarte Rodriguez, primo de Esteban y sus hermanos, que aparece avecindado en la ciudad de Mexico en 1574, quiza dedicado a la actividad comercial con ellos. El es el unico familiar de Esteban Rodriguez que declara bajo juramento en la informacion sobre el origen, la hidalguia y los servicios prestados a la corona por aquel en tierras filipinas. Tambien dio fe del envio de armas y pertrechos desde la Nueva Espana, asegurando que todas estas cosas "habian pasado por sus manos", lo que indica que de algun modo el estaba implicado tambien en esta empresa. (57) Pocos meses despues de prestar declaracion, obtuvo licencia del virrey Martin Enriquez para pasar a Espana "a negocios y a emplear su hacienda"; en 1577 lo encontramos de nuevo gestionando su regreso a tierras mexicanas. (58)

Mas llamativo es el caso de Juan Rodriguez de Figueroa, hermano de Alvaro y Esteban, quien ademas de fungir como un mercader de posibles, compro en 1594 el oficio de alguacil mayor de la corte y chancilleria de la ciudad de Mexico, cargo obtenido a la muerte de su titular, don Diego de Mercado y Penalosa. Dicho oficio fue rematado en 80 000 pesos de plata quintada "pagados de contado". (59)

Segun consta en los registros del Consulado de Mexico sobre el cobro de los derechos de averia por las mercancias que llegaban de Acapulco procedentes de Filipinas, en los anos 1595 y 1596, Juan Rodriguez de Figueroa pago el gravamen que correspondia a 56 000 pesos de mercancias, de los cuales unicamente 270 correspondian al trafico realizado por el. Asimismo, pago mas de 51 000 pesos en nombre de su hermano Esteban y 1 700 pesos por Alvaro. Segun senala Valle Pavon, entre los tres hermanos adeudaban una suma equivalente a 9.7% del comercio realizado en 1596, lo que da una idea de la intensidad de su actividad mercantil. (60)

Las actividades comerciales de los hermanos los convirtieron en hombres ricos y poderosos. Juan se caso en Mexico con dona Beatriz Pacheco de Estrada, enlazando asi con un linaje al que habia pertenecido Francisco Vazquez de Coronado, gobernador y capitan general de Nueva Galicia. Tuvieron tres hijos que heredaron los nombres de ilustres antepasados de ambas familias: don Alvaro, don Fernando y don Nuno.

Del primero de ellos las cronicas de la orden dominica en la que profeso nos proporcionan datos. Asi sabemos que Alvaro nacio en octubre de 1596 y dos o tres anos despues quedo huerfano de padre y madre; a los 17 anos ingreso en la orden de Santo Domingo, a la que estaba muy vinculada su familia materna. Dias despues de su profesion y conforme a las instrucciones que el habia dado, fue abierto su testamento en el que senalaba como beneficiaria de su herencia a dicha orden. Unicamente no pudo legarle unas casas "que son de las grandes y buenas que hay en la ciudad", en las que deseaba erigir un colegio que debia llamarse de San Pedro Martir. Segun la cronica de fray Alonso Franco, su deseo no llego a materializarse "porque el albacea de su padre contradijo y defendio ser mayorazgo y venir de derecho, por falta de fray Alvaro, a su hermano don Fernando, y asi este caballero las posee y tiene hasta el dia de hoy". (61) Este mayorazgo habia sido constituido por su tio Alvaro Rodriguez y donado despues a su hermano Juan, pasando a su muerte los derechos a sus hijos.

En cuanto a Alvaro Rodriguez, es poco lo que conocemos de el, mas alla de su intensa dedicacion al comercio y de la buena relacion que parece ser mantuvo siempre con su hermano Juan, a quien nombro heredero en su testamento y a quien hizo donacion del mayorazgo que habia establecido. La documentacion consultada ofrece informacion fragmentaria y no es posible a partir de lo hasta ahora encontrado trazar aqui su trayectoria vital o profesional. Entre los datos hallados relativos a sus anos en la Nueva Espana, resulta significativo el hecho de haber otorgado en 1584 una fianza por importe de 1 000 pesos como fiador de Hernando de Medina, depositario general de la ciudad de Mexico. (62)

Tambien hay constancia de que tanto Alvaro como sus hermanos tuvieron relacion con el escritor Juan Ruiz de Alarcon; aquel le lego en su testamento 400 pesos para sufragar los gastos de su viaje de regreso a Mexico. En mayo de 1607, el dramaturgo otorgo poder a un abogado para que gestionara el cobro de dicho legado a los herederos de Alvaro. Willard King, quien califica este episodio como "un pequeno enigma", lo atribuye a la posible existencia de relaciones familiares o comerciales con los Rodriguez de Figueroa; de hecho, Juan asistio al acto en el que se recibio a Ruiz de Alarcon como licenciado en ambos derechos, que tuvo lugar en 1609 en Mexico. (63)

Aunque Alvaro fue, sin duda, un hombre audaz y con iniciativa en los negocios (asi lo prueba la reinversion de parte de sus ganancias en la empresa de Filipinas), no se sustrajo a la tentacion, frecuente entre los comerciantes de la Nueva Espana, de desviar parte de sus capitales hacia empresas mas seguras, como la compra de bienes urbanos o la inversion en rentas y juros. (64)

Alvaro no murio en Mexico sino que regreso a la Peninsula, a Jerez de la Frontera, desde donde continuo desarrollando una intensa actividad comercial. Asi lo prueban los autos relativos a un pleito interpuesto contra el por el capitan Pedro de Iturriza, dueno de nao, por el importe de 15 pipas de vino que fueron cobradas indebidamente al maestre de la nao, Esteban de Leste, de quien era cesionario aquel. (65)

Este retorno a la Peninsula no era infrecuente entre los tratantes indianos que habian hecho fortuna; la anoranza, el deseo de una vida mas sosegada y la tendencia al abandono u ocultamiento de la actividad mercantil desarrollada se encontraban con frecuencia detras de estos regresos. (66) Alvaro no resulto una excepcion y al igual que hicieron otros indianos, invirtio parte de su fortuna en obras pias. (67)

LOS VINCULOS FAMILIARES CON LA PENINSULA

Los Rodriguez de Figueroa nunca rompieron sus vinculos comerciales, familiares y afectivos con la Peninsula, fortalecidos incluso con nuevos lazos. Tal fue el caso de la hija del adelantado de Mindanao, Margarita. Su matrimonio con don Juan Tello de Guzman habria de traerla a Espana. Probablemente, el matrimonio se establecio en Sevilla, de donde procedia la familia de don Juan; de hecho, en el censo de Manila de 1634 no figuran ya como vecinos. (68) Tal vez nunca regresaron a Filipinas y por eso las encomiendas de Guas y Libon fueron reclamadas de nuevo por el Colegio de Santa Potenciana en 1617.

Don Juan y dona Margarita serian padres de don Juan Gutierrez Tello de Guzman y Medina, caballero de Calatrava, en quien confluyo la nobleza del linaje paterno y la fortuna de su abuelo, el adelantado de Mindanao. (69) Andando el tiempo, contrajo matrimonio con dona Isabel de Manara Vicentelo de Leca, rica heredera de una familia de comerciantes avecindada en Sevilla. (70) Su trayectoria vital emerge en la documentacion iluminada por la relevancia social propia del linaje de los Tello de Guzman.

Pero los vinculos de los Rodriguez de Figueroa se manifiestan en especial fuertes con Jerez de la Frontera. Aqui quiza permanecio la unica hermana, Antonia, y aqui se establecio Jeronimo de Figueroa (hijo de Francisco Gonzalez) a su regreso de Nueva Espana; tambien aqui vino a morir Alvaro. Su testamento, otorgado en Jerez el 1 de marzo de 1603, proporciona informacion muy interesante acerca de la situacion de su familia. (71)

En el momento de firmar su ultima voluntad en el lecho en el que se encontraba postrado, se reconoce como vecino de Jerez residente en la collacion de San Marcos, y ferviente catolico. Atras, en tierras mexicanas, quedaban familia y negocios; estos ultimos confiados a varios administradores: el doctor Juan de Salcedo, Baltasar de los Rios, Juan de Valdes y su propio hermano, Juan Rodriguez de Figueroa.

En Mexico, Alvaro habia constituido un mayorazgo sobre propiedades urbanas que dono mas tarde a su hermano Juan Rodriguez y a sus hijos y herederos; esto sucedia en 1600, tal vez poco antes de su regreso definitivo a la Peninsula. (72)

Alvaro nombro herederos en su testamento a los tres hijos de su hermano Juan y a otros dos sobrinos: Duarte Magallanes y el ya citado Jeronimo Figueroa (hijo de su hermano Francisco), que a la sazon ejercia como caballero veinticuatro en el propio Jerez. Todos ellos recibirian una parte de su herencia que quedaria siempre vinculada a titulo de mayorazgo. La parentela femenina fue ignorada, a excepcion de su hermana, Antonia de Figueroa, a quien le lego una esclava.

Los bienes que poseia en Mexico quedaron confiados a los administradores arriba mencionados, a quienes les encargo invertir en juros, bienes raices o negocios que produjeran interes e incrementaran el valor de la herencia. Incluso autorizo el envio de dinero desde Mexico a la Peninsula, en caso de que no fuera posible alli comprar juros, inversion preferida por Alvaro.

En cuanto a Duarte Magallanes de Figueroa, sobrino de Alvaro, no podemos anadir mas que mantiene la vinculacion de los Rodriguez de Figueroa con las tierras africanas, ya que en el testamento se dice que es vecino de Tanger.

En el momento en que Alvaro otorga testamento, su hermano Juan probablemente ya habia fallecido en Mexico. Su hijo Nuno lo haria unos anos despues, lo que, unido a la profesion religiosa de Alvaro, hizo que los bienes de la familia tanto en su rama materna como paterna confluyeran en Fernando. Un voluminoso expediente fechado en 1629 nos informa que habia contraido matrimonio con dona Francisca de Solis y Villegas, que no tenian hijos, y que se encontraba en una situacion economica apurada, ya que tenia pleitos en la Audiencia sobre la herencia de su padre, habia hecho frente a cuantiosas deudas dejadas por su suegro, y arrastraba frecuentes enfermedades. Ante esta situacion, acudio al rey solicitando se le confirmara la encomienda de la mitad de la provincia de Tlapa, que rentaba unos 900 tributos anuales. En la documentacion que acompana a esta suplica, Fernando explica la imposibilidad de recurrir a la herencia recibida de su tio Alvaro Rodriguez, por tratarse de bienes vinculados, al tiempo que manifiesta su preocupacion por la situacion en la que quedaria su mujer si el fallecia sin descendencia, ya que dicha herencia recaeria en primos que residian en Jerez de la Frontera. (73)

Fue el fallecimiento de Fernando la ocasion para que su viuda desplegara una intensa actividad encaminada a lograr que se declarara finalizado el vinculo que impedia la venta de las propiedades heredadas de Alvaro Rodriguez de Figueroa, a fin de recuperar el importe de la dote que habia aportado al matrimonio. Se trataba de evitar que el mayorazgo recayera en sus parientes politicos residentes en Jerez de la Frontera. En este empeno, dona Francisca de Solis conto con el apoyo de su cunado dominico, Alvaro.

La Audiencia de Mexico dicto sentencia favorable a las pretensiones de la demandante en 1654 y la confirmo cuatro anos mas tarde. Esta resolucion fue apelada ante el Consejo de Indias por Francisco Esteban Suarez de Figueroa, hijo de Jeronimo de Figueroa y sobrino, por tanto, del fundador del vinculo. Muerto Fernando en Mexico, le correspondia el mayorazgo a su hermano Alvaro quien, por ser religioso no podia recibirlo. Debia pasar, por tanto, a Duarte de Magallanes de Figueroa, hermano de Jeronimo de Figueroa, y despues, a este. Puesto que en el momento de plantearse este pleito ambos habian muerto y parece que Duarte no habia dejado descendencia, el mayorazgo debia pasar al hijo de Jeronimo, el reclamante Francisco Esteban Suarez de Figueroa, caballero veinticuatro de Jerez al igual que su padre, de quien seguramente habia heredado el oficio. La sentencia del Consejo de Indias, dictada en 27 de junio de 1670, revoco la dictada por la Audiencia de Mexico y asento el legitimo derecho de Francisco Esteban Suarez de Figueroa al mayorazgo instituido 70 anos atras por Alvaro. (74)

CONCLUSIONES

El estudio de la familia Rodriguez de Figueroa nos ilustra sobre el proceso de creacion de redes familiares que desde tierras peninsulares se extendieron al Nuevo Mundo, actuando de manera eficaz como sosten en un movimiento de penetracion en tierras abiertas a la conquista.

Partiendo de los dominios portugueses de Africa, los Rodriguez de Figueroa se establecieron en tierras gaditanas y, desde alli, emigraron a la Nueva Espana en un movimiento que fue atrayendo progresivamente a distintos miembros de la familia.

Desde Mexico y mediante una intensa y fructifera dedicacion al comercio, fueron capaces de concebir y acometer empresas mayores. La proyeccion de los intereses de los Rodriguez de Figueroa en tierras del Pacifico les llevaria a participar en la conquista de Filipinas y en el proceso de organizacion de la primera sociedad espanola de las islas; tambien, en su vida economica centrada en el comercio con Oriente, Mexico y Peru. El sentido de la oportunidad y el arrojo de los Rodriguez de Figueroa solamente serian contenidos tras la muerte de Esteban en las playas de Mindanao. Muy poco despues de este aciago suceso, la poderosa presencia del adelantado seria reemplazada por la de otro hermano, quien, lejos de las aspiraciones de gloria de aquel, procuro el medro familiar jugando con habilidad con la codicia de la "alta" sociedad espanola de Manila.

Para el corto numero de espanoles que entonces estaban avecindados en la capital de las islas, la fortuna del adelantado, amasada con el fruto de las encomiendas e incrementada con el comercio, resultaba muy tentadora. De ahi la compleja red de intereses tejidos en torno de la joven heredera, y los dimes y diretes que amenizaron las tertulias de una ciudad pequena y aficionada a los rumores. Estos se centraron no solo en las disputas por la mano de la joven sino tambien en la forma en que su tio y tutor gestionaba la fortuna en juego, y que probablemente tenia mucho que ver con las practicas seguidas por la familia desde anos atras: el comercio en el Pacifico.

Mientras tanto, la tupida red familiar se extendia por la Nueva Espana y Peru (manteniendo la conexion con la Peninsula) y sostenia con eficacia sus actividades comerciales: habia llegado a constituir un complejo entramado comercial, aun no completamente desvelado, sobre la base de los vinculos de parentesco.

La actividad economica de la familia muestra una tension entre la tendencia a formas tradicionales de inversion (empresas de conquista, bienes inmobiliarios, juros) y la adaptacion a los nuevos tiempos (participacion en el Consulado de Mexico). Los Rodriguez de Figueroa siguieron la practica habitual de reinvertir los beneficios en la obtencion de oficios publicos, tanto en la Peninsula como en America, oficios que reportaban prestigio e influencia social (alguacilazgo, veinticuatrias). El regreso de Alvaro sigue la pauta de los regresos de muchos indianos a sus patrias chicas: sin descuidar sus negocios, muestra gran empeno en favorecer obras pias y en garantizar la perpetuacion de la fortuna y la memoria del apellido mediante la constitucion de un mayorazgo que persistira al menos 70 anos despues de su fundacion.

El mantenimiento de vinculos con la patria chica (Tanger o Jerez de la Frontera) nos habla de la existencia de fuertes lazos familiares que permiten mantener la unidad de una red de intereses que para el primer tercio del siglo xvii implicaba a cuatro continentes y cuyo funcionamiento, para el caso estudiado, requiere de mayores estudios.

Fecha de recepcion: 3 de octubre de 2012

Fecha de aceptacion: 7 de febrero de 2013

Marta Maria Manchado Lopez

Universidad de Cordoba (Espana)

SIGLAS REFERENCIAS
AGI   Archivo General de Indias, Sevilla, Espana.
AGN   Archivo General de la Nacion, Mexico.
AGS   Archivo General de Simancas, Valladolid, Espana.


ALBERRO, Solange "La familia conversa novohispana: familia hispana", en GONZALBO AIZPURU (coord.), 1991, pp. 227-242. Inquisicion y sociedad en Mexico 1571-1700, Mexico, Fondo de Cultura Economica, 1988.

CABRERO, Leoncio "La espiritualidad de la hueste de Legazpi: la conquista pacifica de las islas Filipinas", en SARANYANA, TINEO, PAZOS, LLUCH-BAIXAULLI Y FERRER (eds.), 1990, vol. 1, pp. 125-149.

CHACON JIMENEZ, F., J. Hernandez Franco y F. GARCIA GONZALEZ (eds.) Familia y organizacion social en Europa y America, siglos XVXX, Murcia, Editum, 2007.

COLIN, Francisco Labor evangelica. Ministerios apostolicos de los obreros de la Compania de Jesus, fundacion y progresos de su Provincia en las islas Filipinas, Madrid, Joseph Fernandez de Buendia, 1663.

COMBES, Francisco Historia de Mindanao y Jolo por el Padre Francisco Combes de la Compania de Jesus. Obra publicada en Madrid en 1667, y que ahora con la colaboracion del Padre Pablo Pastells de la misma Compania, saca nuevamente a la luz W. E. Retana, Madrid, 1897.

FRANCO, Alonso Segunda parte de la Historia de la Provincia de Santiago de Mexico, orden de Predicadores en la Nueva Espana, por Alonso Franco, Mexico, Imprenta del Museo Naval, 1900.

GARCIA-ABASOLO, Antonio "La expansion mexicana hacia el Pacifico: la primera colonizacion de Filipinas (1570-1580)", en Historia Mexicana, xxxii:1 (125) (jul.-sep. 1982), pp. 55-88.

"The private environment of the Spaniards in the Philippines", en Philippine Studies, 43 (1996), pp. 349-373.

GARCIA GONZALEZ, Francisco "La edad y el curso de la vida. El estudio de las trayectorias vitales y familiares como espejo social del pasado", en CHACON JIMENEZ, HERNANDEZ FRANCO y GARCIA GONZALEZ (eds.), 2007, pp. 89-108.

GASPAR DE SAN AGUSTIN Conquistas de las islas Filipinas (1565-1615), edicion de Manuel Merino, Madrid, Consejo Superior de Investigacion Cientifica, Instituto "Enrique Florez", 1975.

GONZALBO AIZPURU, Pilar (coord.) Familias novohispanas. Siglos XVI al XIX, Mexico, El Colegio de Mexico, 1991.

GONZALEZ BELTRAN, Jesus M. "Constitucion y reproduccion de una oligarquia urbana: los Veinticuatros de Jerez de la Frontera en el siglo XVII", en Revista de Historia Moderna. Anales de la Universidad de Alicante, 19 (2001), pp. 55-56.

HIDALGO NUCHERA, Patricio Encomienda, tributo y trabajo en Filipinas (1570-1608), Madrid, Ediciones Polifemo, 1995.

KING, Willard F. Juan Ruiz de Alarcon, letrado y dramaturgo. Su mundo mexicano y espanol, Mexico, El Colegio de Mexico, 1989.

LONG, Janet y Amalia ATTOLINI LECON (coords.) Caminos y mercaderes de Mexico, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 2010.

MANCHADO LOPEZ, Marta Maria "Familias y estrategias matrimoniales en Manila a principios del siglo XVII. El caso del oidor Antonio de Ribera Maldonado", en USUNARIZ y GARCIA BOURRELLIER (eds.), 2008.

MARTINEZ LOPEZ-CANO, Maria del Pilar "Los comerciantes de la ciudad de Mexico en el siglo XVI. Hipotesis para su estudio", en LONG y ATTOLINI LECON (coords.), 2010, pp. 551-572.

MERINO, Luis Estudios sobre el municipio de Manila, vol. I. El cabildo secular: aspectos fundacionales y administrativos, Manila, The Intramuros Administration, 1983.

"Estudios municipales de Manila", en Estudio Agustiniano, XII: 1-3 (1987), pp. 893-985.

MONTERO Y VIDAL, Jose Historia general de Filipinas. Desde el descubrimiento de dichas islas hasta nuestros dias, Madrid, Imprenta y Fundicion de Manuel Tello, 1887.

MORGA, Antonio de Sucesos de las islas Filipinas, edicion de Francisca Perujo, Mexico, Fondo de Cultura Economica, 2000.

Sucesos de las islas Filipinas. Nueva edicion enriquecida con los escritos ineditos del mismo autor, por W. E. Retana, Madrid, Victoriano Suarez, 1909.

Recopilacion Recopilacion de Leyes de los Reynos de las Indias, edicion facsimilar de la cuarta impresion hecha en Madrid el ano 1791, Madrid, 1943.

REVUELTAS, Eugenia El discurso de Juan Ruiz de Alarcon, Zamora, Michoacan, El Colegio de Michoacan, 1999.

RIVAROLA Y PINEDA, Juan Felix Francisco de Parte segunda Monarquia espanola, blason de su nobleza ... Madrid, imprenta de Alfonso de Mora, 1736.

RODRIGUEZ RODRIGUEZ, Isacio y JESUS ALVAREZ FERNANDEZ Diccionario biografico agustiniano. Provincia de Filipinas, vol. i (1565-1588), Valladolid, Estudio Agustiniano, 1992.

SALAZAR Y CASTRO, Luis de Guia genealogica de la Casa de Lara, justificada con instrumentos y escritores de inviolable fe, Madrid, Imprenta Real, 1697.

SARANYANA, Josep-Ignasi, Primitivo Tineo, Anton M. PAZOS, Miguel LLUCH-BAIXAULLI y Maria Pilar FERRER (eds.)

Evangelizacion y teologia en America (siglo XVI): X Simposio Internacional de Teologia de la Universidad de Navarra, Pamplona, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 1990.

SOUTO MANTECON, Matilde "Creacion y disolucion de los consulados de comercio de la Nueva Espana", en Revista Complutense de Historia de America, 32 (2006), pp. 19-39.

USUNARIZ, Jesus M. y Rocio GARCIA BOURRELLIER (eds.) Padres e hijos en Espana y el mundo hispanico. Siglos XVI y XVIII, Madrid, Visor Libros, 2008.

VALLE PAVON, Guillermina del "Los mercaderes de Mexico y la transgresion de los limites al comercio pacifico en Nueva Espana, 1550-1620", en Revista de Historia Economica, XXIII:I (2005), pp. 213-240.

VILA VILAR, Enriqueta Los Corzo y los Manara. Tipos y arquetipos del mercader con Indias, Sevilla, Universidad de Sevilla, 2011.

ZUNIGA, Jean-Paul Espagnols d'outre-mer: emigration, metissage et reproduction sociale a Santiago du Chile, au XVIIe siecle, Paris, Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, 2002.

(1) Este trabajo, y el proyecto de investigacion del que forma parte, se han enriquecido con las sugerencias e indicaciones de los evaluadores anonimos, cuyas aportaciones agradezco sinceramente.

(2) Entre los contados trabajos existentes se encuentra el de GARCIA-ABASOLO, "La expansion mexicana hacia el Pacifico". Sin embargo, como bien recoge el autor en el titulo, se trata de una perspectiva mexicana; tambien del mismo autor, "The private environment of the Spaniards in the Philippines".

(3) Sobre las potencialidades de los estudios sobre trayectorias familiares, vease GARCIA GONZALEZ, "La edad y el curso de la vida", pp. 89-108.

(4) COLIN, Labor evangelica, t. III, lib. III, cap. III, p. 342. MONTERO y VIDAL, Historia general de Filipinas, t. I, p. 109.

(5) AGI, Patronato, 52, R. 7.

(6) Informacion sobre los meritos y calidad de Esteban Rodriguez de Figueroa. Mexico, 2 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 7v. Testamento de Alvaro Rodriguez de Figueroa. Jerez de la Frontera, 1o de marzo de 1604. AGI, Escribania, 172A. Pieza Tercera, ff. 8-14.

(7) AGI, Pasajeros, L. 5, E. 3471.

(8) AGI, Pasajeros, L. 6, E. 3620. Por una real cedula de 14 de marzo de 1580 se le autorizo a llevar ciertas armas a Filipinas. AGI, Filipinas, 339, L. 1, f. 167v.

(9) AGI, Contratacion, 5254, N. 1, R. 48. La licencia esta fechada en 24 de mayo de 1597.

(10) Informacion de los meritos y servicios de Esteban Rodriguez de Figueroa. Mexico, 2 de enero de 1574 y real cedula. Madrid, 15 de noviembre de 1574. Ambos en AGI, Patronato, 52, R. 7.

(11) Peticion de Alvaro Rodriguez de Figueroa, vecino de la ciudad de Mex co. Mexico, 2 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 7r. La posibilidad de que los Rodriguez de Figueroa contaran con antepasados cristianos nuevos, sugerida agudamente por uno de los evaluadores de este trabajo, no he podido confirmarla en las fuentes consultadas. No obstante, existen muchos aspectos de la trayectoria de los miembros de esta familia que ciertamente concuerdan con las practicas habituales entre los integrantes de esta comunidad. ALBERRO, "La familia conversa novohispana", pp. 227-242. Vease tambien ALBERRO, Inquisicion y sociedad, pp. 418-419.

(12) Declaracion jurada de Alonso Gomez de Casta, natural de Jerez de la Frontera y residente en las minas de Zuetepejue. Mexico, 2 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 8v.

(13) Declaracion jurada de Andres de Mirandaola, factor y veedor del rey en las Islas de Poniente. Mexico, 4 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 15v. Mirandaola era sobrino de fray Andres Urdaneta.

(14) Declaracion jurada de Juan de Alsocio, mercader natural de Jerez de la Frontera y vecino de la ciudad de Mexico. Mexico, 2 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 13v.

(15) Declaracion jurada de Antonio de Esquivel. Mexico, 2 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 9r.

(16) Declaracion jurada de Gaspar Perez. Mexico, 4 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 14v.

(17) Gaspar de San Agustin, Conquistas, lib. 2o, p. 427.

(18) Combes, Historia de Mindanao y Jolo, p. 731.

(19) MORGA, Sucesos de las islas Filipinas, p. 23.

(20) Declaracion jurada de Fernando Lopez Leon, alguacil mayor de la ciudad de Manila. Mexico, 4 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40, fol. 16r.

(21) COLIN, Labor evangelica, t. III, lib. III, cap. III, p. 342.

(22) COLIN, Labor evangelica, t. II, lib. II, cap. XXVI, pp. 319-320. Estos sucesos ocurrieron, segun el autor, en 1593. Gaspar de San Agustin senala que fueron los agustinos los primeros en entrar en estas tierras, que despues se confiaron a clerigos hasta que Rodriguez de Figueroa dio entrada a los jesuitas "de quienes era muy devoto". GASPAR DE SAN AGUSTIN, Conquistas, lib. 2, p. 532.

(23) MONTERO Y VIDAL, Historia general de Filipinas, p. 42. Vease CABRERO, "La espiritualidad de la hueste de Legazpi", vol. 1, pp. 125-149.

(24) MERINO, Estudios sobre el municipio de Manila, vol. 1, p. 64.

(25) GASPAR DE SAN AGUSTIN, Conquistas, lib. 2, pp. 556-557.

(26) MORGA, Sucesos de las islas Filipinas, p. 39.

(27) La real cedula que facultaba a Dasmarinas a designar a su sucesor fue firmada en El Escorial, el 21 de agosto de 1589. El escrito con la terna de candidatos fue firmado ante el secretario de gobierno, Juan de Cuellar, el 18 de junio de 1593. El designado en tercer lugar fue Juan de Bustamante. Rodriguez RODRIGUEZ Y ALVAREZ FERNANDEZ, Diccionario, vol. 1, p. 313.

(28) Melchor Davalos, al rey. Manila, 20 de junio de 1585. AGI, Filipinas, 18A, R. 3, N. 19/9.

(29) AGI, Filipinas, 29, N. 61. La carta esta fechada en Manila, 16 de junio de 1596.

(30) El gobernador Santiago de Vera, al arzobispo (probablemente de Mexico). Manila, 20 de junio de 1585. AGI, Filipinas, 6, R. 6, N. 58\1, fol. 3. Davalos contestaria que el gobernador, recien llegado a las islas, habia casado a una sobrina con el capitan Pedro de Chaves, a quien poco despues hizo maese de campo.

(31) Leyes LXXXII y LXXXIV de la Recopilacion. Recopilacion, t. I, pp. 390-391.

(32) Melchor Davalos no nego estos hechos sino que, consciente de su gravedad, intento justificarlos: "y de creer es que [...] no se me mandaron traer aqui para que a los varones metiese frailes ni a las hembras monjas (en tierra de moros), y hombre soy yo, y cualquiera de ellos lo es, para servir a V. M. en dos dias mas que mis emulos en anos; y si un pleito tiene mi yerno y otro mi hijo, jueces hay que conocen de ellos, y no soy el que tiene que juzgarlos, de manera que no haya inconveniente". Davalos al rey. Manila, 20 de junio de 1585. AGI, Filipinas, 18A. R. 3, N. 19/6.

(33) El fiscal Ayala, al rey. Manila, 15 de julio de 1589. AGI, Filipinas, 18A, R. 7, N. 49. Anadia el fiscal: "Yo le segui el pleito y se condeno en revista en seis anos de destierro y cinco mil pesos para vuestra Real Camara, y gastos de justicia, y otras cosas".

(34) En 20 de junio de 1585, escribia Davalos al rey: "[...] son muy virtuosos mis hijos y dos hijas, como quien los pario, y no han dadome a mi ni a nadie pesadumbre". AGI, Filipinas, 18A, R. 3, N. 19/9.

(35) Testamento de Esteban Rodriguez de Figueroa, gobernador y capitan general de la isla de Mindanao. Arevalo, 16 de marzo de 1596. AGI, Ultramar, 610. Vease tambien MERINO, "Estudios municipales de Manila", p. 56.

(36) W. E. Retana, Indicaciones biograficas a la obra de MORGA, Sucesos de las islas Filipinas, t. II, p. 566.

(37) Capitulacion para la conquista de Mindanao. Manila, 12 de mayo de 1591. AGI, Patronato, 25, R. 58.

(38) COMBES, Historia de Mindanao y Jolo, p. 90.

(39) COLIN, Labor evangelica, t. III, lib. III, cap. III, p. 343.

(40) COLIN, Labor evangelica, t. III, lib. III, cap. III, p. 344.

(41) Sobre la tumba se coloco una lamina de bronce con sus titulos, el blason de sus armas y el distico occubuit ferro; sed non superatus ab hoste: Ensis, qui vitam sustulit, ipse dedit. COLIN, Labor evangelica, lib. III, cap. III, p. 345.

(42) MORGA, Sucesos de las islas Filipinas, apendice 7, pp. 263-266.

(43) En 1601 desempena el oficio de alcalde ordinario del cabildo. Manila, 20 de julio de 1601. AGI, Filipinas, 35, N. 42.

(44) "Memoria de las personas benemeritas que hay en las islas Filipinas." Esta relacion fue remitida por dicho gobernador al rey, con carta fechada en Manila, a 12 de julio de 1599. AGI, Patronato, 25, R. 54. Datos tomados de MERINO, Estudios sobre el municipio de Manila, p. 74.

(45) El licenciado Jeronimo de Salazar y Salcedo, al rey. Manila, 4 de julio de 1603. AGI, Filipinas, 19, R. 4, N. 65.

(46) Declaracion jurada de don Juan Ronquillo del Castillo, general de las galeras de las islas Filipinas y alguacil mayor de la Real Audiencia. Manila, 29 de marzo de 1604. AGI, Filipinas, 19, R. 6, N. 97/5, fol.14.

(47) Declaracion jurada del maese de campo Agustin de Arceo. Manila, 21 de marzo de 1604. AGI, Filipinas, 19, R. 6, N. 97/5, fol. 72. Afirma que Andres Duarte era "hombre honrado" pero estaba soltero y eso no favorecia que las ninas estuvieran en su casa con el recato debido; ademas, era intimo amigo del oidor Ribera Maldonado, que solia frecuentar la casa de noche para verlas. Francisco Mercado de Andrade era natural de Segovia. Paso a Filipinas con el gobernador Gonzalo Ronquillo. AGI, Contratacion, 5227, N. 1, R. 10. Fue nombrado regidor por el gobernador Gomez Perez Dasmarinas y confirmado por real provision de 12 de mayo de 1596. AGI, Filipinas, 339, L. 2, fol. 140r.-141r. Luis Merino lo incluye en la lista de alcaldes correspondiente a los anos 1591-1595; en 1598 ocupo la plaza de alguacil mayor. MERINO, Estudios sobre el municipio de Manila, pp. 166 y 171. En 1604 disfrutaba de al menos cuatro encomiendas en las provincias de Cagayan y la Laguna de Bay. HIDALGO NUCHERA, Encomienda, pp. 264 y 285-287.

(48) Declaracion jurada del licenciado Bustamante de Andrada, regidor de Manila. Manila, 8 de abril de 1604. AGI, Filipinas, 19, R. 6, N. 97/5, fol. 140.

(49) De don Juan Tello nos dice el capitan Cristobal de Azcueta que era "caballero y mayorazgo". Declaracion jurada de Cristobal de Azcueta. Manila, 4 de julio de 1604. AGI, Filipinas, 19, R. 6, N. 97/4/28. Vease MANCHADO LOPEZ, "Familias y estrategias matrimoniales en Manila", pp. 125-158.

(50) COLIN, Labor evangelica, t. III, lib. III, cap. XXXVII, p. 530.

(51) Ejecutoria del pleito seguido entre Religiosos de la Compania de Jesus y el general don Juan Tello de Guzman como marido de dona Margarita Figueroa, sobre los bienes [de] su hermana Dona Juana, dada en Manila 23 de junio de 1606. Edward E. Ayer Manuscript Collection (Newberry Library). Ayer Ms. 1446.

(52) Testimonio de autos seguidos en 1606 por don Juan Tello de Guzman, teniente general de las Yndias Filipinas: en que condeno a muerte a Antonio Layton por haber muerto al alferez Gregorio Alvarado, y por la Real Audiencia se mando que no se le pagasen a dona Margarita de Figueroa, mujer de dicho don Juan Tello sus encomiendas. Newberry Library. Manuscript. Ayer Ms. 1447. Segun el resumen de estos documentos, el propio general Tello solicito antes de su partida una ampliacion del plazo permitido a los encomenderos para ausentarse de sus encomiendas (de 4 a 10 anos).

(53) Documentos relativos al pleito entre Margarita de Figueroa y el Colegio de Santa Potenciana sobre la posesion de las encomiendas de Guas y Libon. Manila, 8 de julio de 1611. Newberry Library. Manuscript. Ayer Ms. 1382.

(54) MARTINEZ LOPEZ-CANO, "Los comerciantes de la ciudad de Mexico en el siglo xvi", en LONG y ATTOLINI LECON (coords.), Caminos y mercaderes de Mexico, p. 561.

(55) Guillermina del Valle Pavon apunta una posible relacion familiar con Baltasar Rodriguez, a quien el virrey Marques de Villa Manrique habia concedido licencia para comerciar con bienes chinos en Peru, en 1587. VALLE PAVON, "Los mercaderes de Mexico", p. 229.

(56) Informacion y licencia. AGI, Contratacion, 5396, N. 60. Obtuvo la licencia en 12 de abril de 1626. AGI, Pasajeros, L. 11, E. 73. Recibian el nombre de "veinticuatro" por especial privilegio los regidores del cabildo de Jerez. Estos oficios, concedidos originariamente por merced real, pasaron a convertirse en vendibles y terminaron por ser patrimonializados por la oligarquia local. Fueron codiciados como medio de ennoblecimiento, de obtener prestigio social o de controlar politica y economicamente el municipio.

(57) Declaracion jurada de Duarte Rodriguez. Mexico, 2 de enero de 1574. AGI, Patronato, 52, R. 7, N. 13/40.

(58) AGI, Indiferente General, 2058, N. 44, 1/6.

(59) El remate tuvo lugar el 22 de abril de 1594; el titulo fue firmado por el virrey don Luis de Velasco al dia siguiente, el mismo en el que realizo el correspondiente juramento. La confirmacion real del cargo fue concedida el 27 de febrero de 1595. AGI, Mexico, 175, N. 7.

(60) VALLE PAVON, "Los mercaderes de Mexico", p. 229.

(61) Segunda parte de la Historia de la Provincia de Santiago de Mexico, orden de Predicadores en la Nueva Espana, por Alonso Franco, cap. XXIII, libro III, p. 506.

(62) Fechado en 18 de febrero de 1584. AGN, Reales Cedulas Duplicadas, vol. D2, exp. 248, f. 142.

(63) King, Juan Ruiz de Alarcon, pp. 78 y 133. Juan Ruiz de Alarcon procedia de una familia con ascendientes conversos, alguno de los cuales habia tenido problemas con el Santo Oficio. Revueltas, El discurso de Juan Ruiz de Alarcon. Tal vez esta circunstancia explique la relacion existente entre Ruiz de Alarcon y los Rodriguez de Figueroa. Segun investigaciones que he realizado con posterioridad a la redaccion del presente trabajo, Alvaro no solo le dejo la cantidad arriba consignada sino que sufrago los gastos de sus estudios de leyes en Salamanca.

(64) En el Archivo General de Simancas se conserva documentacion relativa a dos juros a favor de Alvaro. Juro a favor de Alvaro Rodriguez de Figueroa y el monasterio del Espiritu Santo. AGS, CME, 514.11; Juro a favor de Alvaro Rodriguez de Figueroa y el colegio de la Compania de Jesus en Jerez de la Frontera. AGS, CME, 672.10.

(65) AGI, Contratacion, 764 y 893. Estan fechados en 1606 y 1601, respectivamente.

(66) SOURO MANTECON, "Creacion y disolucion de los consulados", pp. 19-39.

(67) En el Archivo General de Simancas se conserva, en la seccion de Contaduria Mayor de Hacienda, la documentacion relativa a una fundacion cuyo patronato ostentaba Alvaro, en el monasterio dominico del Espiritu Santo, de Jerez de la Frontera. AGS, CME, 514.11.

(68) MERINO, "Estudios municipales de Manila", pp. 893-985.

(69) SALAZAR Y CASTRO, Guia genealogica de la Casa de Lara, t. III, p. 489.

(70) RIVAROLA Y PINEDA, Parte segunda Monarquia espanola, p. 223. VILA VILAR, Los Corzo y los Manara.

(71) Testamento de Alvaro Rodriguez de Figueroa. Jerez de la Frontera, 1o de marzo de 1603. AGI, Escribania, 172A.

(72) Donacion por via de vinculo de las casas que dejo Alvaro Rodriguez de Figueroa. Mexico, 4 de febrero de 1600. AGI, Escribania, 172A.

(73) Expediente de confirmacion de la encomienda de Tlapa a Francisco de Figueroa. AGI, Mexico, 242A, N. 57. La peticion de Fernando de Figueroa esta fechada en diciembre de 1626. Le fue confirmada la encomienda por real cedula fechada en Madrid, 13 de marzo de 1630. AGI, Indiferente, 452, L. A12, ff. 204v.-206.

(74) Pleito de Francisco Esteban Suarez de Figueroa, vecino y veinticuatro de Jerez de la Frontera, con Antonio de Figueroa, vecino de Mexico, sobre la posesion del vinculo fundado en dicha ciudad por Alvaro Rodriguez de Figueroa, fenecido en 1669. AGI, Escribania, 172A. Sobre la presencia de los Figueroa en las veinticuatrias de Jerez, vease GONZALEZ BELTRAN, "Constitucion y reproduccion de una oligarquia urbana", pp. 55-56.
COPYRIGHT 2014 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Manchado Lopez, Marta Maria
Publication:Historia Mexicana
Date:Mar 1, 2014
Words:13421
Previous Article:Las nuevas ordenes religiosas en las tramas semantico-espaciales de la ciudad de Mexico, siglo XVI.
Next Article:El pensamiento de Bartolome de Las Casas en el discurso sobre el indigena. Una perspectiva comparada en las colonias americanas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters