Printer Friendly

Factores asociados al desarrollo de formas sintomaticas de hipercalciuria idiopatica en ninos de la fundacion cardioinfantil.

Resumen

La hipercalciuria idiopatica (HI) es un trastorno metabolico frecuente, con curso clinico, la mayoria de las veces asintomatico. Sin embargo, en algunos pacientes se manifiesta clinicamente con hematuria, polaquiuria, disuria, incontinencia urinaria, enuresis y dolor abdominal o lumbar, los cuales afectan las actividades diarias de los ninos y motivan consultas medicas repetitivas, con los costos que esto genera. Se requiere de la sospecha clinica y el conocimiento de la enfermedad para su diagnostico y tratamiento oportunos.

Objetivo. Determinar los factores relacionados con el desarrollo de la forma sintomatica de HI, para lo cual se estudiaron: la magnitud de la calciuria, el antecedente familiar de urolitiasis, el genero, la edad y la excrecion de oxalato de calcio. El proposito final fue ampliar y difundir el conocimiento de la enfermedad dentro de la comunidad medica.

Materiales y metodos. Se realizo un estudio analitico de casos y controles para determinar la relacion existente entre los factores mencionados y la presencia de sintomas de HI. La poblacion de estudio estuvo compuesta por 60 pacientes con diagnostico establecido de HI, de la consulta de Nefropediatria de la Fundacion Cardioinfantil, con edades entre los 2 y los 13 anos. La metodologia consistio en un estudio no pareado con 1,4 casos por cada control. Para el analisis estadistico de las asociaciones entre los factores en estudio y la HI sintomatica se utilizo la prueba exacta de Fisher y el Ji cuadrado de Pearson con un nivel de significancia del 5% (p<0,05). Para establecer la fuerza de la asociacion se calculo la razon de disparidad (OR) y el intervalo de confianza del 95%. Ademas, se determinaron las variables que explican en conjunto la HI sintomatica, controlando las variables de confusion con un modelo de regresion logistica incondicional a un nivel de significancia del 5% (p<0,05).

Resultados. Se establecieron asociaciones entre los siguientes factores y la presencia de sintomas de HI en ninos: el genero masculino (p = 0,006; OR = 6,2; IC = 1,6-24,5) y la magnitud de la calciuria (p = 0,003). Con menor diferencia estadistica se encontraron el antecedente familiar positivo de urolitiasis (p = 0,018; OR = 4,889; IC = 1,26-19,48) y el incremento en la edad (p = 0,044). La presencia de oxalato de calcio en el uroanalisis no se relaciono con los sintomas de HI (p = 0,2; OR = 0,59; IC = 0,17-1,49).

Conclusiones. Los valores elevados de calciuria (mayor a 6 mg/kg/dia) y el genero masculino, se asocian con la presencia de sintomas de HI en ninos. Adicionalmente, se observaron, con frecuencia, en el grupo de pacientes sintomaticos, la presencia de ninos de edades mayores y el antecedente familiar positivo de litiasis renal, aunque no se evidencian diferencias significativas para estos dos factores. El hallazgo de cristales de oxalato de calcio en el uroanalisis no se relaciono con los sintomas de HI.

Palabras clave: hipercalciuria idiopatica, sintomas, ninos, calcio orina, pediatria.

Idiopathic hypercalciuria: risk factors for symptomatic forms in children in the fundacion cardioinfantil

Summary

Idiopathic Hypercalciuria (IH) is a metabolic disease, in most cases asymptomatic, but some patients express complaints consistent with hematuria, polaquiuria, dysuria, urinary incontinence, enuresis and abdominal or back pain, that affects activities of children, can lead to repetitive consult and secundary cost. Is necessary the clinical suspect for oportune diagnosis and treatment.

Objective. To determine the factors that hasten the development of symptomatic Hypercalciuria: calciuria magnitude, urolithiasis family history, gender, age and urinary excretion of calcium oxalate. The final purpose is to spread the knowledge of the disease in the medical community.

Materials and methods. We studied 60 children between two and thirteen years with IH diagnosis at an outpatient clinic, in a not matched case-control study (1,4 : 1 ratio), to determine the relationship between factors and IH symptoms. In stadistical analysis of associations we used the Fisher test and Chi squared of Pearson in significancy level of 5% (p<0.05). For determine the association force we calculed the odds ratios (OR) with 95% confidence intervals (95% CIs). Also, the variables that in conjunct explain symptomatic IH, controling the confussional variables with an inconditional logistic regression analysis, with a significancy level of 5% (p<0.05).

Results. We established the associations betwen the folowing factors and symptomatic IH: male gender (p = 0.006; OR = 6.2; IC = 1.6-24.5) and calciuria magnitude (p = 0,003). With low stadistic difference, we found positive family history of urolithiasis (p = 0.018; OR 4.889 (IC = 1.26-19.48) and age increment (p = 0.044). The presence of urine calium oxalate doesn't show relation with IH symptoms (p = 0.2; OR = 0.59; IC = 0.17-1.49).

Conclusions. Children with elevated values of calciuria (above 6 mg/kg/day) and male gender, may have a higher risk of symptomatic IH. Urolithiasis familiar history and age increment were frequent in patients with symptoms, without stadistic diferences. The presence of urine calcium oxalate doesn't influence IH symptoms.

Key words: Idiopathic, hypercalciuria, children, symptomatic, urine calcium, pediatric.

Introduccion

La hipercalciuria idiopatica (HI) es un trastorno metabolico frecuente y poco reconocido. Segun la poblacion pediatrica estudiada, la incidencia varia entre el 2 y el 6%, cursando la mayoria de las veces en forma subclinica [1,2,3]. En adultos se calcula entre el 3 y el 14% [4], a diferencia del 60% de incidencia en adultos con urolitiasis [3]. Dada la posibilidad de que ninos con este trastorno se conviertan en formadores de calculos en la vida adulta [2,5,6,7,8], es importante la deteccion temprana de la enfermedad [1]. Entre el 30 y el 80% de los casos de litiasis en ninos se deben a HI [9,10].

Hipercalciuria en ninos se define como el aumento sostenido en la excrecion de calcio expresado en el hallazgo de este en orina de 24 horas mayor a 4 mg/kg [1,2,3,11]. En menores de 2 anos, dada la dificultad para la recoleccion de orina para el estudio tradicional de 24 horas, se valora en cociente urinario calcio/creatinina en muestra aislada, con la desventaja de tener menor exactitud [3,11,12].

La menor parte de los pacientes evidencian la patologia con manifestaciones variadas [1,2,13] y, a diferencia de los adultos, predominan los trastornos no calculosos [1] como: hematuria [14] y sintomas urinarios bajos [15-17]. La disuria y el dolor abdominal o lumbar [18] son mas frecuentes en pacientes con microcalculos, aun en ausencia de hematuria [16]. La hematuria recurrente y el dolor abdominal se presentan en ninos mayores; mientras que la infeccion urinaria y los sintomas urinarios bajos son mas frecuentes en menores de 6 anos [1].

Se ha documentado HI en el 27 a 33% de los ninos con hematuria aislada [1,19]. El 17% de los pacientes con hematuria desarrollan calculos renales a los 5 anos de seguimiento [20]. Esta asociacion se presenta especialmente si hay historia familiar de urolitiasis [15].

No se conocen los factores relacionados con la manifestacion sintomatica de la enfermedad. Esta establecido y aceptado el punto de corte en el valor de calcio en orina para hacer el diagnostico de HI (4 mg/kg/dia), pero no se ha determinado el valor a partir del cual es mas probable su expresion sintomatica. En otras palabras, no se conoce la asociacion entre la magnitud de la calciuria y la aparicion de sintomas secundarios a esta.

Con el tratamiento adecuado se logra cambiar el curso cronico de la HI [21], evitando la morbilidad secundaria a la presencia de sintomas y a la aparicion de comorbilidades como infeccion urinaria recurrente [22,23], dolor abdominal recurrente, enuresis, talla baja y, posteriormente, en la vida adulta, mayor frecuencia de patologias como litiasis renal [16,17,24], osteopenia y fracturas [25,26].

El tratamiento inicial de la hipercalciuria es dietetico, dirigido a reducir la calciuria [5] e incrementar la eliminacion urinaria de factores inhibidores de la litogenesis [27]. Los cambios en la alimentacion para ninos en riesgo, o con HI ya establecida, son sencillos. Limitar la ingesta de alimentos ricos en sodio [28], comida "chatarra", embutidos, enlatados y algunos quesos que contienen bastante sal [27,29]. Limitar los oxalatos presentes en el chocolate, te, cafe, nueces. La restriccion moderada de proteinas de origen animal aminora, ademas, el perfil litogenico en los pacientes [30]. Aumentar la ingesta de potasio [28,31] con frutas como: sandia, melon, pera, banano, naranja, mandarina, uvas, melocoton, cereza, ciruela, uvas pasas, kiwi, pomelo. Verduras como zanahoria, coliflor, lechuga, tomate y tuberculos como la papa. Ademas, es favorable el incremento de cereales integrales y el pescado azul o los suplementos de aceite de higado de bacalao, los cuales contienen acidos grasos omega 3 que, al sustituir los precursores de PGE2, cambian el espectro de los prostanoides biologicamente activos en una direccion favorable [27]. El ingreso de liquido debe ser alto para mantener un flujo elevado de orina, pero no tan excesivo que cause otras complicaciones como enuresis [28].

Una ingesta deficitaria en calcio influye negativamente en la densidad mineral osea [27], por tanto, se recomienda suministrar al menos 800 mg/dia en lactantes y preescolares, y 1.000 mg/dia en escolares y 1.200 mg/dia en adolescentes. La supresion de los productos lacteos origina una dieta nutricionalmente inadecuada, con lo cual el aporte de calcio permanece muy por debajo de las recomendaciones internacionales [32].

Las medidas especificas se implementan si a pesar del cumplimiento de la dieta anotada persisten hipercalciuria intensa, episodios de infeccion urinaria, sintomas limitantes, o si se trata de un caso de litiasis, nefrocalcinosis y osteopenia progresiva, para lo cual estaria indicado el tratamiento farmacologico [1,27] con citrato de potasio [33], o hidroclorotiazida [34]. Los bifosfonatos reducen la calciuria y mejoran la densidad mineral osea en adolescentes con osteoporosis e hipercalciuria [35].

Siendo sencillo el diagnostico y costo-efectivo el manejo de esta patologia, se justifica difundir el conocimiento existente, con miras a mejorar su deteccion. El presente estudio brinda informacion importante al caracterizar los pacientes propensos a perpetuar su morbilidad por sintomas de HI. Se analizan los factores que intervienen en el desarrollo de formas sintomaticas de HI. Adicionalmente se describe la forma de presentacion de la enfermedad en ninos colombianos.

Materiales y metodos

Diseno

Estudio analitico retrospectivo de casos y controles con grupos no relacionados.

Poblacion

Pacientes mayores de 2 anos que acuden a la consulta del servicio de Nefrologia Pediatrica de la Fundacion Cardioinfantil, con diagnostico de hipercalciuria idiomatica (HI), segun el parametro aceptado mundialmente de una calciuria mayor a 4 mg/kg/dia, los cuales fueron identificados revisando la base de datos del servicio.

Criterios de exclusion. Datos incompletos, comorbilidad con sindrome nefritico, sindrome nefrotico, enfermedades urologicas que causan sintomas urinarios bajos (vejiga inestable, malformacion genitourinaria).

Definicion de casos. Pacientes con HI sintomatica (uno o mas de los siguientes: hematuria, enuresis, polaquiuria, disuria, incontinencia) que motivan la consulta o los detectados en la revision por sistemas. En otras palabras, la enfermedad o el desenlace son los sintomas de HI.

Definicion de controles. Pacientes con HI en quienes no se encuentran sintomas segun la historia clinica.

Tamano de la muestra. Mediante una prueba piloto se revisaron registros clinicos de 20 pacientes; posteriormente se utilizo el programa Statcalc de EpiInfo, version 6; se clasificaron como enfermos los pacientes con HI sintomatica y como no enfermos, los sujetos con HI asintomatica.

Para una confiabilidad del 95% y poder del 80%, y una relacion no enfermos/enfermos de 1:1,5, se calculo el tamano de la muestra para el factor "calciuria mayor a 6 mg/kg/dia". Es importante aclarar que todos los pacientes que ingresaron al estudio presentaban valores patologicos de calciuria mayores a 4 mg/kg. Luego se tomo arbitrariamente un incremento del 50% en valor patologico para estudiarlo como factor relacionado con HI sintomatica, debido a que uno de los objetivos de la investigacion era determinar que tan elevada debia ser la calciuria para relacionarse con la expresion de sintomas de HI.

En dicha prueba piloto se encontro una prevalencia del 20% de exposicion en no enfermos y del 60% en el grupo de enfermos. El resultado obtenido en EpiInfo indico que el tamano de la muestra debia ser de 57 pacientes (24 controles y 33 casos).

Finalmente se logro reunir datos de 25 controles y 35 casos.

Procedimiento

Se realizo una busqueda de las historias clinicas de pacientes pediatricos con diagnostico de HI, en la base de datos del servicio de Nefrologia Pediatrica de la Fundacion Cardioinfantil (FCI). La totalidad de los pacientes incluidos en el estudio tenia el diagnostico confirmado, razon por la cual, de antemano, estaban descartadas las causas de hipercalciuria secundaria.

No se incluyeron pacientes menores de 2 anos de edad por la dificultad para valorar sus sintomas; ademas porque requieren otro tipo de examenes y unidades de medida para el diagnostico (relacion calcio/creatinina en muestra aislada).

A continuacion se realizo la recoleccion de datos por medio de un formato especialmente disenado. En las historias clinicas del servicio de Nefrologia Pediatrica de la FCI se encontro un registro claro y detallado de las variables en estudio.

Para la sistematizacion se procedio asi: 1) se digito la informacion en programa Excel 2003, 2) se depuraron frecuencias simples y cruces logicos, y 3) y se llevo a cabo el procesamiento en SPSS para Windows version 13.

Analisis estadistico

En la descripcion de las variables cualitativas se utilizaron distribuciones de frecuencias y porcentuales; para las variables numericas, las medidas de tendencia central, como el promedio y la mediana; por ultimo, para variabilidad se utilizaron el minimo, el maximo y la desviacion estandar. Para evaluar la asociacion entre los factores en estudio (el valor de calcio en orina, el genero masculino, el antecedente familiar de litiasis renal y el incremento en la edad), y la HI sintomatica, se utilizo la prueba exacta de Fisher (valores esperados <5) y la prueba Ji cuadrado de Pearson (> = 5) a un nivel de significancia del 5% (p<0,05). Adicionalmente, para establecer la fuerza de la asociacion, se calculo la razon de disparidad (Odds Ratio: OR) y el intervalo de confianza del 95%. Se determinaron las variables que explican en conjunto la HI sintomatica, controlando las variables de confusion con un modelo de regresion logistica incondicional a un nivel de significancia del 5% (p<0,05).

Resultados

El promedio de edad de la muestra estudiada fue de 6,82 anos, con un rango entre los 2 y los 13 anos. La mayoria de los pacientes fueron escolares (40%), seguidos por preescolares (33,3%) y, por ultimo, los puberes (26,7%).

Los sintomas mas frecuentes en orden jerarquico fueron: incontinencia urinaria (28,3%), hematuria (25%), polaquiuria (20%), enuresis (18,3%), disuria (16,6%), finalmente, el dolor abdominal (10%).

Predomino el genero femenino (68,3%), pero, como veremos a continuacion, en los hombres la enfermedad se comporto de manera diferente, con una expresion clinica notable, por lo cual la mayor parte estaban en el grupo de casos.

Analisis de casos y controles

El numero total de pacientes fue 60, de los cuales 35 correspondian a casos y 25 al grupo de controles. Se estudiaron las siguientes variables: sexo, edad, valor de calciuria, antecedente familiar de urolitiasis, presencia de oxalato de calcio en parcial de orina, en busca de asociaciones positivas para el desarrollo de sintomas de HI.

Distribucion por genero. En el grupo de casos fue mas frecuente el genero masculino (45,7% vs. 12%) con una relacion aproximada de 4:1, lo cual muestra diferencias significativas entre los grupos (p = 0,006). El OR mostro una fuerte asociacion con el genero masculino; es decir, que en este genero se presentaron con mayor frecuencia sintomas de HI, mientras la poblacion femenina fue, en su mayoria, asintomatica.

Magnitud de calciuria. El promedio del valor de calciuria fue significativamente mayor en el grupo de casos (7,286 mg/kg) comparado con el grupo control (5,456 mg/kg), lo cual muestra una diferencia en la excrecion de calcio urinario entre los dos grupos, es decir, los pacientes con valores mas altos de calciuria se ubicaron en el grupo de casos (p = 0,003).

Antecedente familiar de urolitiasis. Al analizar la asociacion existente entre el antecedente familiar positivo de litiasis renal y la presencia de sintomas de HI, se observo que en el grupo de casos fue mas frecuente el antecedente positivo (40% vs 12%), lo que muestra una diferencia significativa entre los grupos (p = 0,018). Se presento 3,8 veces mas en los casos segun lo muestra el OR encontrado.

Distribucion por edad. En el grupo de casos, los pacientes tenian un mayor promedio de edad (7,43 anos) en comparacion con el grupo control (5,96 anos), encontrando una diferencia significativa entre los grupos (p = 0,044). En otras palabras, predominaron los sintomas en los ninos de mayor edad, mientras que en el grupo de preescolares, la frecuencia de pacientes con y sin sintomas fue la misma.

Presencia de oxalato de calcio en uroanalisis. No se encontro asociacion entre la presencia de oxalato de calcio en el uroanalisis y los sintomas de HI. Dicho hallazgo fue mas frecuente en el grupo control (P = 0,2 y OR = 0,59), lo cual descarta la relacion.

Determinacion de punto de corte en valor de calciuria para expresion clinica de la enfermedad. Se identifico el punto de corte en el valor de calciuria, con mayor sensibilidad (60%) y especificidad (80%) para la presencia de sintomas de HI; al superarlo es mas probable la expresion clinica de la enfermedad

Analisis multivariado

Se construyo un modelo de regresion logistica con las 4 variables que mostraron significancia estadistica en el analisis bivariante para HI sintomatica.

En conjunto se obtuvieron 2 como significativas: la calciuria mayor a 6 mg/kg/dia y el genero masculino (metodo de seleccion de modelo paso a paso hacia atras de Wald). Este modelo mostro que es 5,5 veces mas probable que un paciente presente sintomas de HI cuando tiene un valor mayor a 6 mg/kg/dia, ajustando las otras variables, lo cual evidencio una relacion significativa (IC 95%: 1,526-27,792).

Ademas, al pertenecer al genero masculino, la sintomatologia de HI fue 4,7 veces mas probable que en el genero femenino, mostrando una relacion significativa (IC 95%: 1,206-27,039).

El antecedente familiar de litiasis renal y el mayor promedio en edad, aunque se presentaron con mayor frecuencia en el grupo de los casos, no alcanzaron a mostrar diferencias significativas.

DISCUSION

En Colombia, Gonzalez y Gastelbondo determinaron el nivel de calciuria en ninos sanos de la Sabana de Bogota, encontrando como valor normal una cifra de calcio menor a 2 mg/kg en orina de 24 horas [36]. En Venezuela se ha descrito como normal un valor de calciuria menor a 2,5 mg/kg/dia [37].

En el presente trabajo se tomaron solo ninos hipercalciuricos, con diagnostico confirmado de HI para investigar por que unos pacientes presentaban sintomas y otros no, ademas si estos sintomas eran mas probables con valores altos de calciuria.

La mayoria de los pacientes incluidos en el estudio consultaron por sintomas nefrourologicos de HI, y entraron al estudio como casos. En una menor proporcion se detecto HI como parte del estudio de comorbilidades (episodios de infeccion urinaria recurrente o alteraciones en el parcial de orina en pacientes asintomaticos), es decir, no acudieron por sintomas de HI y formaron parte de los controles.

En los estudios descriptivos sobre las manifestaciones clinicas de los ninos con HI [15-17], los tres sintomas predominantes son hematuria, disuria y polaquiuria. Adicionalmente, en este trabajo se encontraron, en orden de frecuencia, hematuria, incontinencia urinaria y polaquiuria. Los sintomas de HI limitan la actividad y el rendimiento del nino, ademas de ocasionar consultas repetitivas y confusiones en el medico tratante, quien, usualmente, plantea un enfoque erroneo del caso.

El hecho de tener mayor expresion de sintomas en ninos mayores, como se observa en los resultados, puede deberse a que en estas edades verbalizan facilmente las quejas, a diferencia de los pacientes mas pequenos. Aunque otros estudios han determinado que los sintomas urinarios bajos son mas frecuentes en menores de 6 anos [1].

En una serie de casos de HI, Penido et al, en Brasil, con 471 pacientes [15], determinaron un promedio de calciuria de 6,67 mg/kg/dia. En nuestro estudio se encontro un valor similar (6 mg/kg/dia) a partir del cual es probable la presencia de sintomas de HI.

Se reconoce el papel del antecedente familiar de urolitiasis en HI. Rodriguez et al, en Espana, estudiaron 305 ninos sanos, identificando HI en 26 casos (8,52%), de los cuales el 53,84% tenian historia familiar de urolitiasis [2]. Es importante asociar dicho antecedente no solo con la predisposicion para padecer de HI, sino tambien para facilitar su manifestacion en formas de mayor morbilidad por sintomas; dicha asociacion se encontro en la presente investigacion.

No existian investigaciones en la literatura sobre los factores facilitadores de progresion de HI de una forma subclinica a una forma sintomatica. El objetivo principal de este trabajo fue determinar que caracteristicas de un nino se asocian con la expresion clinica de la enfermedad. Dentro de los resultados se establecieron, en orden de importancia, la magnitud de la calciuria y el genero masculino. Con una menor significancia estadistica, se detectaron el antecedente familiar de urolitiasis y el incremento en la edad, observados con mayor frecuencia dentro del grupo de casos.

De los factores estudiados solo la calciuria es modificable. Se ha comprobado que la dieta recomendada para HI disminuye la excrecion de calcio en orina [5,9,27-29]. Se sabe que luego de 3 meses de dieta recomendada, se puede normalizar la calciuria en la mayoria de los casos sujetos [9] y al ser el unico factor sobre el cual se puede intervenir, practicamente determina la progresion o persistencia de sintomas de HI. A partir de 6 mg/kg/dia de calciuria, aumenta la especificidad para relacionar sintomas urinarios con el diagnostico de HI.

Los demas factores analizados: genero masculino, escolares o puberes y antecedente familiar positivo, son de utilidad ya que pueden caracterizar a un paciente en riesgo de cronicidad y evolucion torpida de no realizarse un adecuado manejo.

Las medidas terapeuticas en HI son faciles de seguir, teniendo como pilar fundamental el cambio en la dieta del nino, con las recomendaciones saludables mencionadas al inicio. Estas, a la vez, contribuyen no solo a mejorar trastornos frecuentes en la actualidad, y en ascenso, como lo son: obesidad, estrenimiento, migrana, alergias, enfermedad acidopeptica, entre otras, sino, ademas, a prevenir el riesgo cardiovascular asociado, por ejemplo, a hipertension arterial y dislipidemia.

La medicion de la excrecion urinaria de calcio debe formar parte del estudio del nino con las manifestaciones mencionadas. Al igual que en aquellos pacientes con trastornos nefrourologicos sin causa definida, o ante la presencia de antecedentes familiares de litiasis renal o hematuria macroscopica [38]. En la consulta del nino sano, al encontrar el antecedente familiar de urolitiasis, se debe descartar la HI y, en caso de encontrarla, inculcar a tiempo una alimentacion adecuada, dada la relacion con mayor severidad clinica de la enfermedad.

Los costos no solo son causados por la intervencion medica sino tambien, indirectamente, por incapacidades y ausentismo escolar. El motivo de consulta a nivel de ambulatorio por enuresis, dolor abdominal, dolores oseos y, en consulta prioritaria o de urgencia, por hematuria y sintomas urinarios bajos, se pueden aminorar con el adecuado diagnostico y control de la HI, lo cual solo se lograra a traves del conocimiento de la enfermedad.

Finalmente, es importante anotar que es necesario el cumplimiento de medidas dietarias y el control medico periodico para mantener niveles bajos de calciuria y, si es posible, el diagnostico y seguimiento de los pacientes desde la atencion primaria.

CONCLUSIONES

La presencia de valores elevados de calciuria (mayor a 6 mg/kg/dia) y el genero masculino se asocian con la presencia de sintomas de hipercalciuria idiopatica (HI) en ninos. El antecedente familiar de litiasis renal y la mayor edad se observan frecuentemente en los ninos con sintomas de HI, sin mostrar diferencias significativas. El hallazgo de cristales de oxalato de calcio en el uroanalisis no se relaciono con los sintomas de HI.

Agradecimientos

Al apoyo permantente brindado por el Departamento de Investigaciones de la Universidad del Rosario, en especial a la doctora Angela Maria Gutierrez, epidemiologa clinica y al doctor Milciades Ibanez, asesor estadistico.

A las contribuciones del doctor Ricardo Gastelbondo, nefrologo pediatra, al Departamento de Pediatria y al personal de archivo de la Fundacion Cardioinfantil.

Recibido: 7 de mayo de 2007

Aceptado: 29 de agosto de 2007

REFERENCIAS

[1.] Heiliczer JD, Canonigo BB, Moore ES. Noncalculi urinary tract disorders secondary to idiopathic hypercalciuria in children. Pediatr Clin North Am 1987;34(3):711-8.

[2.] Rodriguez M, Mateos P. Hipercalciuria idiopatica en ninos. R Pediatria At Primaria 1999;1(2):73-80.

[3.] Butani L, Kalia A. Idiophatic hypercalciuria in children-how valid are the existing diagnostic criteria? Pediatr Nephrol 2004;19(6):577-82.

[4.] Pak C, Briton F, Peterson R. Ambulatory evaluation of nephrolithiasis: classification, clinical presentation and diagnosis criteria. Am J Med 1980;69(1):19-30.

[5.] Borghi, L. Schianchi, T. Comparison of two diets for the prevention of recurrent stones in idiopathic hypercalciuria. N Engl J Med 2002;346(2):77-84.

[6.] Moore ES, Coe FL, McMann BJ. Prevalency and metabolic caracteristics of Idiopathic Hypercalciuria in children. J Pediatr 1978;92(6):906-10.

[7.] Vachvanichsanong P, Malagon M, Moore ES. Urinary tract infection in children associated with idiopathic hypercalciuria. Scand J Urol Neprhol 2001;35(2):112-6.

[8.] Ammenti A, Neri E, Agistri R, Beseghi U, Bacchini E. Idiopathic hypercalciuria in infants with renal stones. Pediatr Nephrol 2006;21(12):1901-3.

[9.] Stapleton FB, Mckay CP. Urolithiasis in children: the role of hypercalciuria. Pediatr Ann 1987;16(12): 980-984.

[10.] Lopez MM. Urolithiasis in children. Pediatr Nephrol 1995;9(6):120-125.

[11.] Stapleton FB. Hematuria associated with hypercalciuria and hiperuricosuria: A practical approach. Pediatr Nephrol 1994;8 (6):756-61.

[12.] Alconcher LF, Castro C. Urinary calcium excretion in healthy school children. Pediatr Nephrol 1997;11(2):186-8.

[13.] Vachvanichsanong P, Malagon M, Moore ES. Urinary incontinence due to idiopathic hypercalciuria in children. J Urol 1994;152(4):1226-8.

[14.] Lo C, Zucker Y, Gauthier BG. Diagnostic yield of parathyroid hormone testing in children evaluated for hypercalciuria. Clin Pediatr (Phila) 2004;43(8):725-7.

[15.] Penido MG, Diniz JS, Moreira ML. Idiophatic Hypercalciuria presentation of 471 cases. J Pediatr (Rio J) 2001;77(2):101-4.

[16.] Polito C. La Manna A. Clinical Presentation and natural course of idiopathic hypercalciuria in children. Pediatr Nephrol 2000;15(3):211-4.

[17.] Escribano J, Rodriguez V, Rovira A. Manifestaciones clinicas, evolucion y riesgo de urolitiasis de la hipercalciuria idiopatica en la infancia. An Esp Pediatr 1997;46(2):161-6.

[18.] Vachvanichsanong P, Malagon M, Moore ES. Recurrent abdominal and flank pain in children with idiopathic hypercalciuria. Acta Paediatr 2001;90(6):643-8.

[19.] Stapleton FB, Roy S, Noe HN. Hypercalciuria in children with hematuria. N Engl J Med 1984;310(21):13451348.

[20.] Garcia CD, Miller LA, Stapleton FB. Natural history of hematuria associated with hipercalciuria in children. Am J Dis Child 1991;145(10):1204-07.

[21.] Huang J, Coman D, McTaggart SJ, Burke JR. Long-term follow-up of patients with idiopathic infantile hypercalcaemia. Pediatr Nephrol 2006 Nov 21(11):1676-80.

[22.] Lopez M, Castillo L, Chavez J. Hypercalciuria and recurrent urinary tract infection in venezuelan children. Pediatr Nephrol 1999;13(5):433-437.

[23.] Stojanoviae VD, Miloseviae BO, Djapiae MB, Bubalo JD. Idiopathic hypercalciuria associated with urinary tract infection in children. Pediatr Nephrol 2007 Sep 22(9):1291-5.

[24.] Lerolle N, Lantz B. Risk factors for nephrolithiasis in patients with familial idiopathic hypercalciuria. Am J Med 2002;113(2):99-103.

[25.] Penido MG, Lima EM, Marino VS. Bone alterations in children with idiopathic hypercalciuria at the time of diagnosis. Pediatr Nephrol 2003;18(2):133-9.

[26.] Garcia-Nieto V, Navarro JF. Bone mineral density in children with idiopathic hypercalciuria. Pediatr Nephrol 1997;11(5):578-83.

[27.] Yanes M, Garcia-Nieto VM, Zamorano M. Hipercalciuria idiopatica. Generalidades, diagnostico y seguimiento en atencion primaria. BSCP Can Ped 2005;29(1):47-53.

[28.] Alon US, Zimmerman H, Alon M. Evaluation and treatment of pediatric idiopathic urolithiasis-revisited. Pediatr Nephrol 2004;19(5):516-20.

[29.] Straub M, Hautmann RE. Developments in stone prevention. Curr Opin Urol 2005;15(2):119-26.

[30.] Giannini S, Nobile M, Sartori L. Acute effects of moderate dietary protein restriction in patients with idiopathic hypercalciuria and calcium nephrolithiasis. Am J Clin Nutr 1999;69(2):267-71.

[31.] Alexies V, Osorio A, Uri S. The relationship between urinary calcium, sodium, and potassium excretion and the role of potassium in treating idiopathic hypercalciuria. Pediatrics 1997;100(4): 675-81.

[32.] Fernandez, Rodriguez. Influencias de la dieta en la hipercalciuria idiopatica. An ESP Pediatr 1997;46: 362-366.

[33.] Perrone HC, Toporovski J. Urinary inhibitors of crystallization in hypercalciuric children with hematuria and nephrolithiasis. Pediatr Nephrol 1996;10(4): 435-7.

[34.] Hymes LC, Warshaw BL. Thiazide diuretics for the treatment of children with idiopathic hypercalciuria and hematuria. J Urol 1987;138(5):1217-19.

[35.] Barrios E, Rodriguez I, Rial JM, Garcia-Nieto V. Tratamiento con alendronato en pacientes con osteoporosis juvenil. An Esp Pediatr 2002;56(Supl. 4):153-7.

[36.] Gonzalez LE, Gastelbondo R. Determinacion de la calciuria en ninos sanos en la Sabana de Bogota municipio de Tocancipa. Avances Pediatricos 2007;vol 8 No 1.

[37.] Patel HP, Bissler JJ. Hematuria in children. Pediatr Clin North Am 2001;48(6):1519-37.

[38.] Ramirez C. Calciuria en ninos sanos. Arch Ven Puer y Ped 1994;57:118-124.

Carolina Ulloa Baron, MD, esp. (1)

(1) Pediatra Universidad del Rosario. Correo electronico: ulloab@hotmail.com
Tabla 1. Valor de calciuria para expresion clinica
de HI. Ninos con HI de la Fundacion Cardioinfantil

Valor de calciuria
(mg/kg/dia)          Sensibilidad   Especificidad

5,05                    0,714           0,52
5,60                    0,657           0,64
6,05                    0,600           0,80
6,55                    0,457           0,88
6,90                    0,400           0,92

Tabla 2. Modelo predictivo de regresion para sintomas de HI.
Ninos con HI de la Fundacion Cardioinfantil

                                            Intervalo de confianza
                                               95% para razon de
                                                disparidad (OR)

                                              Limite     Limite
                              p      OR      inferior   superior

Calciuria > 6 mg/kg/dia     0,011   6,512      1,526     27,792
Genero masculino            0,028   5,709      1,206     27,039
Antecedente familiar        0,890   3,850      0,814     18,216
  positivo de urolitiasis
Mayor promedio de edad      0,212   1,156      0,921     1,4500
COPYRIGHT 2008 Universidad del Rosario
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Articulos originales
Author:Ulloa Baron, Carolina
Publication:Revista Ciencias de la Salud
Date:Jan 1, 2008
Words:5562
Previous Article:La EPOC: concepto de los usuarios y medicos tratantes respecto al manejo y plan de atencion.
Next Article:Comportamiento epidemiologico de la sepsis nosocomial en la Unidad de Recien Nacidos de la Fundacion Cardioinfantil.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters