Printer Friendly

Factores asociados a la aparicion temprana de la menarca: una revision narrativa.

Factors associated to the early menarche: A narrative revision

INTRODUCCION

La menarca constituye un hecho biologico rodeado de multiples factores psicosociales que afectan la manera en que se experimenta, lo que a su vez tiene consecuencias psicologicas y sociales a corto y largo plazo (Karapanou y Papadimitriou, 2010). Este fenomeno es parte inherente de la vida de la mujer, a pesar de lo cual el momento en que ocurre implica diversos retos para cada nina o joven. Su aparicion de forma temprana la coloca en una situacion de vulnerabilidad con respecto a aquellas chicas que se desarrollan mas lentamente. Las ninas han madurado endocrina y reproductivamente, pero no en los aspectos afectivos, cognitivos y psicosociales, lo que altera el equilibrio con ese desarrollo (Karapanou y Papadimitriou, 2010).

El objetivo del presente trabajo fue, en consecuencia, llevar a cabo una revision narrativa de los modelos teoricos propuestos para poder comprender la aparicion de la menarca temprana (MT en lo sucesivo), asi como sus consecuencias en el corto y el largo plazo. A pesar de la importancia que tiene la menarca en la vida de las mujeres, la MT ha sido poco abordada en la literatura cientifica y se ha ignorado por completo en Latinoamerica. Es necesario entender estos aspectos del desarrollo puberal como un primer paso para que terapeutas y educadores puedan dar apoyo a las ninas que presentan MT.

Para hacer la referida revision, se consultaron las bases de datos PsycInfo, MEDLINE, EBSCO, SpringerLink y Elsevier de los ultimos diez anos. Se emplearon las palabras "menarche" "early menarche", "age at menarche", "the family and ealry menarche", "stress at early menarche" y "early puberty timing". Todos los articulos fueron elegidos segun su relevancia y relacion con el tema revisado, habiendose encontrado un total de 156 textos relacionados con la menarca y la menarca temprana, de los cuales 24 correspondian a los aspectos biologicos, 46 a la edad de aparicion de la menarca y 83 a los aspectos psicosociales, los cuales incluian temas como estres, familia, depresion, ansiedad, modelos teoricos y adolescencia temprana. Finalmente, se seleccionaron unicamente los 51 articulos con los cuales se elaboro la presente revision narrativa.

Pubertad vs. adolescencia

La pubertad es el periodo en que se alcanza el crecimiento total y la madurez reproductiva, asi como la modificacion en la organizacion de las redes neuronales que impactan en la construccion de la esfera afectiva y cognoscitiva (Lopez, Errasti y Santiago, 2011). La pubertad en las mujeres se encuentra delimitada por la aparicion de la menarca, la cual ocurre entre los estadios III y IV de Tanner. En esta etapa de vida, la joven logra su maximo desarrollo fisico, lo que permite que el cerebro alcance asimismo la madurez. Durante el periodo anterior y posterior a la aparicion de la menarca, la joven debe adaptarse a diversas circunstancias biologicas, psicologicas y sociales propias del crecimiento que experimenta (Domenech, Rey y De la Fuente, 2010). Asimismo, el cerebro logra un importante desarrollo, por lo que los circuitos neuronales muestran una gran actividad, y las conexiones limbico-corticales que participan en el analisis de situaciones de riesgo, toma de decisiones, planeacion, autorregulacion de conductas y control de impulsos se encuentran en plena construccion, influidos por los factores neuroendocrinos y ambientales (Vigil et al., 2011). Para lograr un desarrollo optimo, se necesitan experiencias de vida y ambiente psicosocial estables.

Casi la totalidad de las ninas comienzan su desarrollo entre los 8 y los 12 anos, dos anos antes de que aparezca la menarca; no obstante, un grupo pequeno de ninas manifiesta un desarrollo reproductivo adelantado.

Debe diferenciarse la MT del desarrollo puberal precoz; este ultimo se refiere a la aparicion de los caracteres sexuales antes de los 8 anos y se considera una condicion patologica (Adams, 2008; Short y Rosenthal, 2008); en cambio, la MT es una condicion de temporalidad en la que no existe una alteracion clinicamente determinada (Temboury, 2009). Por otra parte, el concepto de adolescencia explica con mayor precision los cambios psicologicos y sociales que ocurren. Durante dicha etapa, la joven se replantea el papel que tiene hoy y que tendra en la vida adulta.

En una sociedad posmoderna como la actual, la adolescencia se ha extendido muchos anos, principalmente en los paises desarrollados, lo que hace evidente un claro desfase entre la madurez biologica y la psicosocial (Gluckman y Hanson, 2006; Patton y Viner, 2007; Walvoord, 2010). El joven vive situaciones contradictorias, incomprensibles y excesivas, a pesar de lo cual se percata de que es una epoca comoda y con escasa responsabilidad, pero que a la vez entrana la posibilidad de comportarse como un adulto joven (Di Segni y Obiols, 2006). El ambiente social, constituido principalmente por su familia, escuela y amistades, contribuye a modelar su conducta y le proporciona referentes, valores y espacios de expresion. Mientras tanto, aquellos que le rodean se percatan de su transformacion y modifican su actitud, exigiendole o permitiendole diversas conductas.

Por su parte, la ciencia, tecnologia, medios de comunicacion, situaciones politicas e injusticias sociales comienzan a construir su identidad social. El adolescente se encuentra en una crisis general, lo cual puede generar altos niveles de estres debido a su nueva manera de interpretar el mundo. Por tanto, comienza a realizar ajustes: mientras mas fortalezas tenga, mas gozara de mecanismos apropiados de adaptacion, y entonces se llevara a cabo una transicion sana.

Si bien la pubertad es una etapa biologica muy definida de desarrollo, la adolescencia es un periodo de desarrollo psicologico y social. Ambos procesos deben transcurrir de forma reciproca y equilibrada. Sin embargo, en las ninas con MT la madurez psicosocial no corre paralelamente a la biologica. Ademas, en general el desarrollo psicosocial de los adolescentes se ha extendido hasta la juventud, observandose en las jovenes que presentan MT un desfase aun mayor que el vivido por sus pares con menarca a la edad promedio en su contexto (Gluckman y Hanson, 2006; Patton y Viner, 2007).

Para explicar las posibles causas de la MT, se ha propuesto una serie de hipotesis acerca del adelanto de la edad promedio de la menarca en todo el mundo, hipotesis que se centran en la regulacion neuroquimica que controla la secrecion de las gonadotropinas. En primera instancia, se encuentran las asociadas con la mejor calidad en la alimentacion y con un indice de masa corporal (IMC) mas alto, factores que se hallan presentes en jovenes urbanos, de nivel socioeconomico medio-alto y de familias con escolaridad superior (Enas y Nisreen, 2010; Papadimitriou, Fytanidis, Douros, Bakoula y Nicolaidou, 2008; Rah, Ahmed, Arju, Labrique y Rashid, 2009). Una mejor alimentacion da como resultado un IMC mayor, lo que provoca una aceleracion del desarrollo sexual, factor que se ha observado en ninas con IMC elevado u obesidad (Currie et al., 2012). En cambio, en las ninas premenarcas con trastornos alimenticios, es decir, que manifiestan sentimientos inadecuados por su imagen corporal, miedo a la gordura y exageradas reacciones antes y despues de comer, muestran tasas de crecimiento y peso insuficientes, asi como retraso de la menarca (Swenne y Thurfjel, 2003). Las evidencias halladas en ninas y en atletas jovenes han permitido identificar que aquellas que comenzaron una actividad fisica de alto rendimiento siendo premenarcas, comienzan a menstruar a mayor edad, en comparacion con las que empezaron dicha actividad como atletas despues de la menarca (Claessens et al., 2003). En este sentido, el trabajo pionero de Frisch (1974) refiere que, para que aparezca la menarca, la nina necesita 17% de grasa corporal, una estatura de 158.5 cm y un peso de 47.8 k (datos para Estados Unidos), lo que demuestra que el organismo requiere de un estado optimo para que pueda mantener el proceso de reproduccion (Carranza, 2011; DiVall y Radovick, 2008).

Para alcanzar tal condicion, se han senalado diversos factores de crecimiento y nutricionales, entre los que se cuentan la leptina, la kisspeptina y el glutamato (Carranza, 2011; DiVall y Radovick, 2008; Karapanou y Papadimitriou, 2010; Vigil et al., 2011). Dichas moleculas son consideradas como estimulantes de las gonadotropinas; sin embargo, esos mecanismo requieren de acciones regulatorias de tipo inhibitorio, como las producidas por el GABA (Caro, 2012).

En un reciente metaanalisis, Dvornyk y Haq (2011) han concluido que existen mas de cincuenta genes relacionados con la edad de aparicion de la menarca; por ejemplo, en las ninas caucasicas se describen por lo menos los genes LIN28B y TMEM38B, pero aun hay muchos mas, que difieren segun la etnia. Los autores concluyen que todavia es prematuro para que puedan identificarse los genes responsables de la menarca. Por su parte, Carranza (2011) senala dos genes relacionados con el adelanto de la menarca: el Oct-4 y el TIF-1. Estos y otros factores implican una serie de condiciones biologicas determinadas que hacen posible el crecimiento y la maduracion sexual.

En segundo termino, y siguiendo con la hipotesis de la activacion hormonal, se encuentran las evidencias relacionadas con el hecho de vivir situaciones sociales desfavorecedoras, constantes y frecuentes que pueden surgir en las etapas tempranas del desarrollo (Blumstein, 2006; Enas y Nisreen, 2010; Mendle, Natsuaki, Leve, Ryzin y Ge, 2011). Es en este punto que los factores psicosociales se engarzan con el control neurobiologico de la madurez sexual. Las consecuencias de vivir situaciones que entranan un alto nivel de distres elevan el cortisol y movilizan el eje hipofisis-hipotalamo-adrenal (HHA), que a su vez activa el eje hipofisis-hipotalamo-gonadal (HHG), estimulando las gonadotropinas y acelerando el desarrollo de la madurez sexual, lo que explica de mejor manera la aparicion de la menarca antes de los 11 anos (Carranza, 2011; Kronenberg, Melmed, Polonsky y Larsen, 2009). Un ejemplo de ello es que las ninas de casas-hogar que por lo menos han sufrido abuso sexual y fisico durante dos anos en la infancia temprana, muestran un desarrollo sexual adelantado (Mendle et al., 2011).

Los investigadores han hecho enfasis en el papel que desempena la estructura familiar en el desarrollo de la vida reproductiva de las jovenes, de modo que han surgido diversos modelos explicativos de la aceleracion reproductiva. El modelo de la teoria de la historia de vida (THV), por ejemplo, que explica la aceleracion del desarrollo reproductivo, propone que las ninas responden a su entorno familiar y a su contexto ecologico; luego entonces, ambientes familiares negativos y contextos con carencias aceleran la aparicion de la menarca. En dicha teoria se plantea que las ninas de entre 5 y 7 anos de edad atraviesan por un periodo sensible de aprendizaje. De alguna manera, las pequenas son mas susceptibles a las estrategias y patrones de conducta de sus padres, que son una de las formas de entrenamiento para su vida reproductiva futura (Belsky, Steinberg y Draper, 1991; Ellis y Essex, 2007; Kim, Smith y Palermiti, 1997; Quinlan, 2003). Siguiendo el modelo THV, la ocurrencia de la MT en condiciones de distres ambiental es una adaptacion desde el punto de vista evolutivo ya que implica una mayor descendencia. Las ninas con MT se hallan disponibles para la reproduccion durante mas anos, a pesar de que tienen una menor posibilidad de que sus hijos sobrevivan debido a las condiciones adversas por las que que atraviesan; por esa razon, tienen mas tiempo para intentar procrear (Coall y Chisholm, 2003).

Factores como los conflictos, la violencia, la carencia de amor en el hogar, el divorcio de los padres, el maltrato fisico y emocional, un inadecuado estilo de crianza, la inestabilidad familiar y las actitudes incorrectas de los padres son contraproducentes para las ninas pequenas (Lien, Haavet y Dalgard, 2010).

El modelo de Belsky et al. (1991) propone dos tipos de desarrollo psicosexual que conducen a diferentes estrategias reproductivas en la etapa adulta. Dichos autores consideran que el desarrollo ecologico-social en los ninos depende del contexto familiar, de los estilos de crianza de los padres y del desarrollo psicologico propio. Cuando los pequenos encuentran un contexto familiar y un estilo de crianza desventajosos, con pocos elementos psicologicos para enfrentar la vida, tienden a mostrar un comportamiento agresivo, mientras que las ninas manifiestan ansiedad y depresion. Los autores proponen que dichos factores estresantes producen la maduracion sexual adelantada y la aparicion temprana de la menarca (Belsky et al., 1991; Coall y Chisholm, 2003).

La relacion con la madre tambien constituye un factor que puede producir altos niveles de distres o eustres y afectar el desarrollo de la nina. Una madre exigente, autoritaria y controladora, con conductas y actitudes negativas hacia la sexualidad, genera suficiente distres (Ellis, 2005; Ellis y Essex, 2007). Los trastornos en el estado de animo, los sentimientos de infelicidad y la poca atencion de la madre contribuyen a la generacion de ambientes negativos. Las exigencias que la madre impone sobre su hija primogenita al delegarle responsabilidades que esta aun no pueden afrontar, coadyuvan a acelerar el desarrollo sexual (Belsky et al., 1991; Hoier, 2003). Por el contrario, los terapeutas han identificado en la practica clinica que una madre que acompana a su hija preadolescente brindandole informacion, respondiendo sus dudas y comunicandose positivamente, facilita considerablemente la adaptacion de esta a esa etapa de vida (Gillooly, 2004).

Por otra parte, la figura del padre tambien tiene un papel primordial en la crianza, en la percepcion y generacion de estres y en la construccion de determinados patrones de conducta. Se ha demostrado que la presencia de un padre o de un buen padrastro fungen como factores protectores; por lo contrario, hay un numero cada vez mayor de ninas con MT que tienen un padre ausente (Hoier, 2003). El modelo de escasez propone que la aceleracion de la menarca ante la ausencia del padre se debe a un mecanismo de adaptacion causado por la insuficiencia de una figura masculina. Sin embargo, todavia falta esclarecer otros puntos importantes, como la relacion directa que puede haber entre la presencia del padre o un padrastro y el adelanto de la menarca en ninas gemelas, asi como la dificultad de diferenciar entre los factores geneticos y los del medio ambiente (Mendle et al., 2009).

Otra situacion con un alto nivel de distres es la migracion; de hecho, se observa que en las familias de migrantes hay muchas ninas con MT (Liena, Dalgarda, Heyerdahlb, Thoresenc y Bjertnessa, 2006). En suma, la estabilidad familiar y emocional es indispensable para el desarrollo psicologico y social equilibrado de las ninas.

Consecuencias psicosociales de la MT a corto plazo

Apariencia corporal y aspecto fisico

Al parecer, las jovenes que experimentan su primer sangrado menstrual en la edad promedio de su contexto parecen adaptarse rapidamente a los cambios que enfrentan, mientras que las chicas con MT tienen mas consecuencias psicosociales negativas. Uno de los factores que comienzan a provocar problemas es el aspecto fisico, ya que se manifiestan mas tempranamente los caracteres sexuales secundarios y el aumento de la estatura, lo que les da la apariencia de que tienen mayor edad que el resto de sus pares. Las ninas que muestran MT suelen tener un mayor IMC, lo que da como resultado el cambio en la distribucion de la grasa corporal, lo que se relaciona con la insatisfaccion y la angustia por su figura; ademas, tienen mas problemas escolares y de conducta (Blumstein, 2006; Karapanou y Papadimitriou, 2010; Lien et al., 2010; Uche-Nwachi et al., 2007; Wronka y Skachmara, 2005). Por consiguiente, las chicas con MT se someten a mas dietas para reducir el peso ya que la percepcion que tienen de su figura es inadecuada (Gaudineau et al., 2010). Otro factor relacionado con el aspecto fisico es que las jovenes con MT parecen mas maduras y son mas atractivas para los hombres de mayor edad. En algunos casos, tal situacion puede ser relevante ya que adquieren un estatus mayor que sus companeras y son mas populares, pero algunas de ellas suelen sentirse presionadas e intimidadas, haciendoles mas dificil enfrentar dichas experiencias (Mendle, Turkheimer y Emergy, 2007).

Salud mental

Los investigadores sugieren que las ninas con MT manifiestan un mayor nivel de sintomatologia depresiva que persiste hasta cinco anos despues de ocurrida aquella (Ge, Conger y Elder, 2001; Kim et al., 1997). Algunas evidencias mas recientes refieren que en las ninas que maduran anticipadamente se incrementa el riesgo de que exhiban sintomas depresivos, principalmente debido a que la MT se asocia a situaciones de vida con altos niveles de distres (Joinson, Heron y Lewis, 2011). La depresion puede ser producto de los factores hormonales propios de la edad; pese a ello, los cambios endocrinos, aunados a los cambios fisicos rapidos e inesperados, dificultan la capacidad para adaptarse a dicha etapa de vida. Por ejemplo, a las jovenes con MT les es mas dificil establecer amistades nuevas y tener una vida social estable, lo que suele provocar en ellas un estado de animo negativo (Mendle et al., 2007). Se han encontrado en estas jovenes estados de ansiedad comorbidos a la depresion. En esta linea se encuentran algunos datos que muestran un aumento de sintomas suicidas y conductas autodestructivas (Deng et al., 2011), asi como trastornos alimenticios, niveles elevados de ansiedad, sintomas psicosomaticos, conductas adictivas y ausentismo escolar (Kaltiala-Heinoa, Marttunenc, Rantanend y Rimpel, 2003). Gaudineau et al. (2010) refieren que las jovenes con MT tienen asimismo mas problemas de abuso de alcohol y drogas que las jovenes con menarca ocurrida a la edad promedio.

Inmadurez cognitiva

Algunos autores proponen la hipotesis de que las ninas con MT no han alcanzado su madurez cognitiva y no son capaces de medir las consecuencias de sus actos, tomar decisiones y prevenir situaciones de riesgo (Allison y Hyde, 2013; Harden y Mendle, 2011). En muchas ocasiones, estas ninas tienen que comenzar a asumir compromisos y a resistir las exigencias de jovenes de mayor edad, principalmente porque las observan fisicamente mucho mas maduras. Dicha hipotesis afirma que para ello es necesario que los circuitos neurales que regulan la conducta emocional y cognitiva acaben de establecerse. Se supone que la mielinizacion, la poda neural y la apoptosis, el crecimiento neuronal y dendritico y la organizacion y activacion neural de diversas estructuras requieren de las hormonas sexuales, pero tambien de ciertas situaciones de vida en tiempo y forma (Patton y Viner, 2007; Vigil et al., 2011). Estas transformaciones son necesarias en periodos criticos, por lo que la aparicion adelantada de la menarca vuelve a colocar a las ninas en una situacion desventajosa.

Sensibilidad al estres

Desde el punto de vista psicologico per se, los ninos y adolescentes tienen dificultades para afrontar de forma adecuada situaciones estresantes debido al poco control de su entorno; es decir, no pueden tomar decisiones con facilidad y dependen de los adultos que les rodean (Trianes, 2002). Existe la hipotesis de que la aparicion de la menarca es un suceso que aumenta las conductas preexistentes y las inclinaciones de la personalidad. Las situaciones inesperadas, ambiguas, inciertas y novedosas producen un mayor nivel de estres y acentuan las tenencias adaptativas y no adaptativas de la joven (Allison y Hyde, 2013). La aparicion de la MT se considera una situacion cronologicamente inesperada y, por tanto, estresante. Tal suceso no le permite prepararse emocional y cognitivamente para tener un nuevo papel en la vida. Por su parte, Lazarus y Folkman (1986) postulan que cuando un acontecimiento ocurre demasiado pronto, como es el caso de la MT, las ninas no se encuentran preparadas cognitivamente para afrontar ese nuevo papel ya que se hallan sometidas a mayores presiones y exigencias, lo que genera que exhiban respuestas desadaptadas.

Conducta sexual y busqueda de pareja en las MT

La busqueda de pareja es un acontecimiento importante en la vida de todo ser humano; sin embargo, la posibilidad de relacionarse con alguien implica ciertas habilidades cognitivas y emocionales que afirmen la posibilidad de hacer una evaluacion de la persona a elegir. Esto se realiza con base en ciertos criterios, construidos principalmente en la familia. Las ninas con MT tienden a buscar pareja a una edad precoz; por una parte, su desarrollo hormonal funciona adecuadamente y aparece el interes por el sexo opuesto; pese a ello, sus habilidades cognoscitivas y afectivas no son suficientes como para permitirle tomar buenas decisiones. Algunos estudios refieren que estas ninas buscan relacionarse rapidamente con hombres, en algunos casos de mayor edad. Al parecer, la nina tiene la necesidad de sentirse protegida y cuidada por un varon, lo que esta asociado a la ausencia del padre (Hoier, 2003). Tambien se ha observado que las ninas con MT manifiestan mas pronto conductas de coqueteo y tienen mas novios (Kim et al., 1997).

Consecuencias psicosociales de la MT a largo plazo

Conducta sexual y reproductiva

En un trabajo longitudinal realizado en Nueva Zelanda por Boden, Ferguson y Horwood (2011) se estudiaron los efectos adversos de la MT en las jovenes, hallandose que esta condicion se relacionaba con mas embarazos e infecciones de transmision sexual despues de los 18 anos de edad. En aquellas ninas que habian vivido una infancia marginal, la MT se vinculaba con trastornos de ansiedad despues de esa edad. No obstante, algunos datos no fueron coincidentes con los encontrados en otros estudios, ya que no se identifico una relacion entre salud mental, delincuencia, abuso de sustancias, nivel educativo, desempleo y edad al momento de la menarca. Los autores atribuyen el resultado a las diferencias metodologicas. Se ha reportado que la primera relacion sexual se asocia con la aparicion de la MT puesto que el inicio de la actividad sexual si esta vinculada con la madurez (Mendle et al., 2007). Hallazgos recientes han determinado que la inteligencia y el rendimiento academico estan conectados con el retraso de la primera relacion sexual, pero no por si mismos sino por factores familiares asociados, como el nivel socioeconomico, la escolaridad, el coeficiente intelectual de los padres y el origen etnico, entre otros (Harden y Mendle, 2011). Como ya se menciono, las ninas con MT suelen vivir en condiciones mas desventajosas en los aspectos antes mencionados.

Relaciones sociales y busqueda de pareja

Se ha demostrado que las jovenes con MT buscan ser mas independientes de sus padres, prefieren salir con jovenes a mas temprana edad, optan por tener mas novios e inician conductas de coqueteo mas facilmente; ademas, comienzan su vida sexual anticipadamente y, por lo tanto, tienen mas embarazos en la adolescencia. Al mismo tiempo, tienen mas dificultades para elegir pareja y para planear su vida en el corto plazo en la compania de un hombre; a la vez, emplean un estilo de crianza inadecuado con sus hijos (Chisholm, Qurinlivan y Petersen, 2005; Hoier, 2003; Kaltiala-Heinoa et al., 2003; Mendle et al., 2009).

Desarrollo escolar y laboral

Hay pocos estudios que prueben que las habilidades cognoscitivas e intelectuales de las jovenes con MT se asocian a una desventaja educativa. Su bajo rendimiento escolar se relaciona no con su capacidad cognitiva, sino mas bien con sus escasas habilidades para responder a las demandas escolares y para evitar los distractores (Mendle et al., 2007). Las ninas con MT tienden a suspender sus actividades academicas por embarazos, relaciones de pareja precoces o dificultades economicas, todo lo cual les impide el acceso a los niveles superiores de educacion. Solamente 2% de ellas llegan a la educacion superior, y en consecuencia tienen menos posibilidad de encontrar trabajos con mejores salarios (Mendle et al., 2007). Ademas, las ninas con MT provienen en mayor proporcion de ambientes con carencias o de padres divorciados o ausentes, lo que disminuye la posibilidad de que alcancen mejores niveles educativos debido a dificultades economicas (Mendle et al., 2007).

CONCLUSIONES

En la presente revision narrativa se destaca como los modelos teoricos explicativos de la aparicion de la MT integran a un organismo biologico con fisiologia propia, y como dicho organismo esta influido por una gran cantidad de factores de su medio ambiente, todo lo cual tiene un impacto decisivo en su vida adulta.

?Que acciones podrian emprenderse para apoyar a las ninas con MT? A partir de la bibliografia revisada, se debe poner enfasis en la importancia del nucleo familiar. Las condiciones de vida y el estilo de crianza adecuados son imprescindibles para favorecer el crecimiento y desarrollo de los infantes. Por tal razon, los padres deben hacer conciencia sobre el compromiso y la responsabilidad. Es asi necesario crear espacios para una convivencia armonica y emocionalmente estable (Kaltiala-Heinoa et al., 2003). Se puede asegurar que un contexto que proporcione un ambiente con estabilidad afectiva, autoestima, optimismo, tolerancia, empatia, ayuda y responsabilidad entre sus integrantes favorece un desarrollo armonico. Los estilos de crianza empleados por los padres deben ser mucho mas proactivos y proporcionar a sus hijos una mayor seguridad en si mismos y aportarles estrategias de afrontamiento efectivas.

La convivencia y la cercania entre ambos padres son modelos a seguir, necesarios para proporcionar sentimientos de confianza, amor y proteccion. Dicho estilo de vida debe ocurrir durante toda la infancia, lo que evitaria las circunstancias de distres que viven las ninas con MT.

Las madres desempenan un papel fundamental en la educacion de sus hijas en lo relativo a la menstruacion, y en el caso de las ninas con MT es imprescindible ese soporte emocional. Despues de mas de veinte anos de practica como psicoterapeuta familiar, Gillooly (2004) sugiere que los terapeutas pueden ayudar a las madres de sus pacientes adolescentes reeducandolas para que mejoren la relacion con sus hijas y dandoles herramientas para que puedan apoyarlas en esta etapa del desarrollo y se favorezca asi una comunicacion asertiva.

Son varios los autores que indican que las instituciones educativas tienen un importante papel en el desarrollo de las ninas. Sin embargo, en Mexico los profesores no tienen libertad para tratar temas de salud reproductiva y sexualidad fuera de lo indicado en los textos oficiales, por lo cual, para tratarlos, requieren la autorizacion de la institucion y de los padres de familia. En varios de los articulos revisados se sugiere que los sistemas educativos deben comprometerse mucho mas en la promocion y mejora de la educacion sexual y salud reproductiva, pues la educacion se considera la base de la prevencion (Coall y Chisholm, 2003; Glukman y Hanson, 2006; Walvoord, 2010). Es, pues, deseable que los maestros reciban el entrenamiento adecuado no solo para tratar la menstruacion como un evento biologico, sino las implicaciones sociales y emocionales que tiene. De igual manera, los docentes deben prepararse para mejorar sus competencias para el manejo y control emocional de las ninas con MT en los espacios educativos y puedan asi detectar la necesidad de remitir a las ninas a un servicio de atencion psicologica cuando, por ejemplo, vivan estas en ambientes emocionalmente inestables. Instancias como la Secretaria de Educacion Publica estan obligadas a trabajar con mayor empeno para apoyar a la infancia vulnerable, que es el caso de las ninas con MT.

Por su parte, las instituciones de salud deben concentrar sus esfuerzos en crear mecanismos para la intervencion preventiva y remedial. La educacion sobre la salud reproductiva es indispensable, principalmente para las madres, pues son ellas las que en mayor medida proporcionan informacion y guia a sus hijas, tanto verbalmente como por su condicion de ser el modelo a seguir (Gillooly, 2004).

Por otra parte, se requiere una mayor atencion a la salud mental en la infancia. La deteccion temprana y acertada de los diversos problemas que sufren las ninas es determinante para que estos no tengan repercusiones en etapas posteriores.

En la agenda de investigacion para la construccion del DSM-V se sugiere llevar a cabo investigaciones con una perspectiva evolutiva y neurobiologica mediante las cuales se indaguen las consecuencias de las experiencias adversas en las etapas tempranas de vida, especialmente considerando el trauma infantil y su relacion con el genero (Narrow, First, Sinvovatka y Regier, 2009). Asimismo, dilucidar los mecanismos neurobiologicos, sociales y psicologicos implicados en la ocurrencia de la MT hara posible tener mejores elementos para comprenderla de una forma integral, y de esta manera mejorar los mecanismos de atencion de ninas, adolescentes y mujeres adultas en cuanto que constituyen un continuo. Sin lugar a dudas, la MT es una condicion que merece la atencion de muy diversos expertos dedicados a la atencion de la salud mental y a la educacion de la infancia y la adolescencia. En futuras investigaciones debe considerarse una perspectiva de sistemas multiples a fin de que se logre comprender no unicamente la etiologia de la MT, sino tambien el impacto psicosocial en las ninas que la experimentan. Por ello, se hace patente la necesidad de realizar mas estudios sobre esta condicion, sobre todo en la poblacion mexicana. Finalmente, sera de gran interes conocer los factores que protegen a las ninas con MT y que no muestran repercusiones psicologicas negativas.

REFERENCIAS

Adams, H.P. (2008). Menstruation in adolescents. What's normal, what's not. Annals of the New York Academy of Sciences, 1135, 29-35. DOI: 10.1196/annals.1429.022.

Allison, C. y Hyde, S. (2013). Early menarche: confuence of biological an contextual factors. Sex Roles, 68, 55-64. DOI: 10.1007/s11199-011-9993-5.

Belsky, J., Steinberg, L. y Draper, P. (1991). Childhood experience, interpersonal development, and reproductive strategy: An evolutionary theory. Child Development, 62, 647-670.

Blumstein, R. (2006). Early menarche: A review of research on trends in timing, racial differences, etiology and psychosocial consequences. Sex Roles, 54, 315-322. DOI: 10.1007/s11199-006-9003-5.

Boden, J.M., Ferguson, D. y Horwood, L.J. (2011). Age menarche and psichosocial outcomes in a New Zealand birth cohort. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychitry, 50(2), 132-140.

Caro, l.F. (2012). Leptin action in pubertal development: Recent advances and unanswered questions. Trends in Endocrinology and Metabolism, 23(1), 9-15.

Carranza, S. (2011). Introduccion a la endocrinologia ginecologica. Mexico: Trillas.

Chisholm, J.S., Qurinlivan, J.A. y Petersen, R.W. (2005). Early stress predicts age at menarche and first birth, adult attachment, and expected lifespan. Human Nature, 16(3), 233-265.

Claessens, A.L., Bourgois, J., Beunen, G., Philippaerts, R., Thomis, M., Lefevre, J. y Vrijens, J. (2003). Age at menarche in relation to antropometric characteristics, competition level and boat category in elite juniors rowers. Annales of Human Biology, 30(2), 148-159.

Coall, D. y Chisholm, J.S. (2003). Evolutionary perspectives and pregnancy: maternal age at menarche and infant birth weigth. Social Science & Medicine, 57, 1771-1781.

Currie, C., Ahluwalia, N., Godeau, E., Gabhainn, N., Due, P. y Currie, D. (2012). Is obesity at individual and national level associated with lower age at menarche? Evidence from 34 countries in the Health Behaviour in School-aged Children Study. Journal of Adolescent Health, 50, 621-626. DOI: 10.1016/jjadohealth.2011.10.254.

Deng, F., Tao, F., Wany., Hao, J., Su, P. y Caoy, S. (2011). Early menarche and psychopathological symptoms in young Chinese woman. Journal of Women's Health, 20(2), 207-213.

Di Segni, O.S. y Obiols, G. (2006). Adolescencia, posmodernidad y escuela. Buenos Aires: Noveduc.

DiVall, S. y Radovick, S. (2008). Pubertal development an menarche. Annals of the New York Academy of Sciences, 1135, 19-28.

Domenech L., E., Rey S., F. y De la Fuente J., E. (2010). Desarrollo evolutivo normal. En E. C. Soutullo (Ed.): Manual de psiquiatria del nino y del adolescente (pp. 37-52). Madrid: Medica Panamericana.

Dvornyk, V. y Haq, W. (2011). Genetics of age at menarche. Human Reproduction Update, 18(2), 198-210. DOI: 10.1093/humupd/dmr050.

Ellis, B.J. (2005). Determinant of pubertal timing: An evolutionary develpmental approach. En B. J. Ellis y D. F. Bjorklund (Eds.): Origins of the social mind: Evolutionary psychology and child development. New York: The Guilford Press.

Ellis, B.J. y Essex, M.J. (2007). Family environments, adrenarche, and sexual maturation: a longitudinal test of a live history model. Child Development, 78(6), 1799-1817.

Enas, A. y Nisreen, M.I. (2010). Assessment of the influencing factors on age of menarche among girls in Tikrit city. Tikrit Medical Journal, 16(2), 129-133.

Frisch, E. (1974). A method of prediction of age of menarche from heigth and weigt at ages 9 through 13 years. Pediatrics, 53(3), 384-390.

Gaudineau, A., Ehlinger, V., Vayssiere, C., Joiret, B., Arnaud, C. y Godeau, E. (2010). Factors associeated with early menarche: Results from the French Health Behaviour in School-aged Children (HBSC) study. BMC Public Health, 10(175), 1-7.

Ge, X., Conger, R. y Elder, G. (2001). Pubertal transition, stressful life events, and the emergence of gender differences in adolescent depressive symptoms. Developmental Psychology, 37(3), 404-417. DOI: 10.1037//0012-1649.37.3.404.

Gillooly, J.B. (2004). Making menarche positive and powerful for both mother and daugther. Woman and Therapy, 27(3/4), 23-35.

Gluckman, P. y Hanson, M. (2006). Evolution, development and timing of puberty. Endocrinology and Metabolism, 17(1), 8- 11.

Harden, K.P. y Mendle, J. (2011). Why don't smart teens have sex? A behavioral genetic approach. Child Development, 82(4), 1327-1344. DOI: 10.1111/j.1467-8624.2011.01607.x.

Hoier, S. (2003). Father absence and age at menarche: a test of four evolutionary models. Human Nature, 14(3), 209-233.

Joinson, C., Heron, J. y Lewis, G. (2011). Timing of menarche and depressive symptoms in adolescent girls from a UK cohort. The British Journal of Psychiatry, 198, 17-23.

Kaltiala-Heinoa, R., Marttunenc, M., Rantanend, P. y Rimpel, M. (2003). Early puberty is associated with mental health problems in middle adolescence. Social Science & Medicine, 57, 1055-1064.

Karapanou, O. y Papadimitriou, A. (2010). Determinants of menarche. Reproductive Biology and Endocrinology, 8(115), 2- 8.

Kim, K., Smith, P.K. y Palermiti, A. (1997). Conflict in childhood and reproductive development. Evolution and Human Behavior, 18, 109-142.

Kronenberg, H.M., Melmed, S., Polonsky, K.S. y Larsen, P.R. (2009). Williams, Tratado de Endrocrinologia. Madrid: Elsevier.

Lazarus, R.S. y Folkman, S. (1986). Estres y procesos cognitivos. Barcelona: Martinez Roca.

Lien, L., Haavet, R. y Dalgard, F. (2010). Do mental health and behavioural problems of early menarche persist into late adolescence? A three year follow-up study among adolescent girls in Oslo, Norway. Social Science & Medicine, 71, 529- 533. DOI: 10.1016/j.socscimed.2006.01.003.

Liena, L., Dalgarda, F., Heyerdahlb, S., Thoresenc, M. y Bjertnessa, E. (2006). The relationship between age of menarche in mental distress in Norwegian adolescent girls and girls from different immigrant groups in Norway: Results from an urban city cross-sectional survey. Social Science & Medicine, 63, 285-295. DOI: 10.1016/j.socscimed.2006.01.003.

Lopez M., N., Errasti A., T. y Santiago, E. (2011). Estrogenos y desarrollo del cerebro femenino en la adolescencia: anticoncepcion de emergencia. Cuadernos de Bioetica, 22, 185-200.

Mendle, J., Natsuaki, M., Leve, L., Ryzin, M. y Ge, X. (2011). Associations between early life stress, child maltreatment, and pubertal development among girls in foster care. Jorunal of Research on Adolescence, 21(4), 871-880. DOI: 10.1111/j.1532-7795.2011.00746.x.

Mendle, J., Turkheimer, E. y Emergy, R.E. (2007). Detrimental psychological outcomes associated. Developmental Review, 27, 151-171.

Mendle, J., Van Hulle, C., Brooks-Gunn, J., Emery, R., Herden, K., Turkheimer, E. y Rodgers, J.L. (2009). Associations between father absence and age of first sexual intercourse. Child Development, 80(4), 1463-1480.

Narrow, W., First, M., Sinvovatka, P. y Regier, D. (2009). Agenda de investigacion para el DSM-V: Consideraciones sobre el genero en el diagnostico psiquiatrico. Madrid: Elsevier-Masson.

Papadimitriou, A., Fytanidis, G., Douros, K., Bakoula, C. y Nicolaidou, P. (2008). Age at menarche in contemporary Greek girls: Evidence form levelling-off of the secular trend. Acta Paediatrical, 97, 812-815.

Patton, G. y Viner, R. (2007). Pubertal transitions in health. Lancet, 369, 1130-1139.

Quinlan, R.J. (2003). Father absence, paternal care, and famale reproductive development. Evolution and Human Behavior, 24, 376-390. DOI: 10.1016/S1090-5138(03)00039-4.

Rah, H., Ahmed, A., Arju, U., Labrique, A. y Rashid, M. (2009). Age of onset, nutritional determinants, and seasonal variations in menarche. Journal of Health Population Nutrition, 6, 802-807.

Short, M. y Rosenthal, S. (2008). Psychosocial development and puberty. Annals of the New York Academy of Sciences, 1135, 36-42.

Swenne, I. y Thurfjel, B. (2003). Clinical onset and diagnosis of eating disorders in premenarcheal girls is preceded by inadequate weight gain and growth retardation. Acta Pediatrical, 92, 1133-1137. DOI: 10.1080/08035250310005224.

Temboury, M.M. (2009). Desarrollo puberal normal. Pubertad precoz. Pediatria de Atencion Primaria, 11, 127-142.

Trianes, M.V. (2002). Ninos con estres. Como evitarlo, como tratarlo. Mexico: Alfaomega Nancea.

Uche-Nwachi, E., Odekunle, A., Gray, J., Bethel, T., Burrows, Y., Carter, J. y Workman, T. (2007). Mean age of menarche in Trinidad and its relationship to body mass index, ethnicity and mothers' age menarche. Journal of Biological Sciences, 7(2), 66-71.

Vigil, P., Orellana R., F., Cortes M., E., Molina C., T., Switzer B., E. y Klaus, H. (2011). Endocrine modulation of the adolescent brain: A review. Journal of Pediatric and Adolescent Gynecology, 1-8.

Walvoord, E. (2010). The timing of puberty: is it changing? does it matter? Journal of Adolescent Health, 47, 433-439.

Wronka, I. y Skachmara, R.P. (2005). Menarcheal age and socio-economic factors in Poland. Annales of Humand Biology, 32(5), 630-638.

Veronica Alcala Herrera (1) y Maria Luisa Marvan (2)

(1) Coordinacion de Psicofisiologia, Facultad de Psicologia de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Av. Universidad 3004, Col. Copilco Universidad, Del. Coyoacan, 04510 Mexico, D.F., Mexico, tel. (55)56-22-22-30, correo electronico: alcalahv@ yahoo.com.mx. Articulo recibido el 25 de octubre de 2012 y aceptado el 15 de agosto de 2013.

(2) Instituto de Investigaciones Psicologicas de la Universidad Veracruzana, Av. Dr. Luis Castelazo Ayala s/n, Col. Industrial Animas, 91190 Xalapa, Ver., Mexico, tel. (228)841-89-00, ext. 13210, correo electronico: mlmarvan@gmail.com.
COPYRIGHT 2014 Universidad Veracruzana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alcala Herrera, Veronica; Marvan, Maria Luisa
Publication:Psicologia y Salud
Date:Jul 1, 2014
Words:6659
Previous Article:Medicion y contrastes en mecanismos regulatorios de la tristeza en hombres y mujeres.
Next Article:Analisis de las relaciones entre la inteligencia emocional y factores asociados a la calidad de vida.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters