Printer Friendly

Fabulas de Slawomir Mrozek.

No es atrevido decir que la obra de Slawomir Mrozek, dramaturgo y narrador, quien vivio en Mexico hasta hace dos anos, continua la de Franz Kafka. Lo que si parece claro es el camino que emprende, en ocasiones realista y psicologico --el de la dramaturgia polaca al termino de la Segunda Guerra Mundial-- y en otros textos, el de una mezcla fantastica y paradojica. Sus parodias son excepcionales. Autor de dramas y comedias inspirados en la tradicion heredada por Witkiewicz y Gombrowicz; de satiras y relatos escritos en las decadas de los cincuenta y sesenta, reunidos en El elefante (Premio Nacional Polaco de Literatura, 1957), Las bodas de Atomville (1962), Juego de azar (Acantilado, 2001), La vida dificil (Acantilado, 2002) y Dos cartas (Acantilado, 2003).

Al proponer la inconsecuencia en sus cuentos y piezas teatrales, Slawomir Mrozek atrapa a un publico indefenso ante el despotismo. Con sarcasmo el escritor enfrenta a la critica de la historia politica de su pais, incluso la de Leszek Kolakovski, autor de El hombre sin alternativa (Alianza Editorial, 1970) uno de los principales opositores al regimen polaco en la mitad del siglo XX.

El imprevisible espectaculo de la gran dramaturgia en relatos como "Moniza Clavier. Historia de un romance" (Dos cartas) se reconoce en el ejercicio de la repeticion, de la terapia causal, del deterioro de los objetos, las palabras y el pensamiento. El poeta Tadeusz Rozewicz contemporaneo de Mrozek, quien tambien le seguia la huella a Kafka con algunos libretos como "La partida del artista del hambre" y "La trampa", expresa frente a la verdad terrible del homicidio ;que puede la cultura, la poesia con todas sus reglas del juego y sus "bellas mentiras"?

Mrozek escruta la antipoesia mediante el monologo interior. Desprestigia con amor a la metafora. Ataca la belleza de la Arcadia adorada del arte. La verdad de su obra es cruda, pero es la definitiva de la carne humana, sangrienta y humillada, para la que pide su trascendencia. En la pieza teatral "Amor en Crimea", drama donde se asoma el oportunista y caricaturesco Lenin, el escritor polaco golpea con guante de goma al lector, transmitiendole registros de las magnitudes de los instrumentos desechados por la cultura politica de izquierda.

La vida de la salvacion recuperada por catolicos, hombres de probidad moral, de buena intencion, sucede en Polonia. Lo manifiestan los personajes del cuento "Alguien que me lleve" (Dos carros). Sacerdote y bufon no pueden llegar a ningun acuerdo hasta que uno de ellos intente transformarse en el otro. La habilidad de Mrozek provoca la oposicion del orgullo que no esta acostumbrado a ceder ante el miedo. Apuesta en contra de los argumentos y conjeturas de la religion sobre el origen del sufrimiento

La obra de Slawomir Mrozek es la presencia del crimen del ser, la tortura, el suicidio, la nada, lo fragmentario, la dinamica pura del teatro. Como si fueran bromas, sus construcciones literarias, en particular "En el molino, querido senor, en el molino ..." (Dos cartas) deja agujeros bajo los puentes, las imagenes del deterioro de una educacion marxista que en su origen significaba la totalidad de las opiniones; la de los fascistas que veian un instrumento judio tanto en la plutocracia como en el movimiento obrero. Sin embargo, los cadaveres de "En el molino, querido senor, en el molino ..." son un elogio al arte de la desaparicion.

A Mrozek necesariamente se le comprende y saborea en el contexto de la historia de Polonia. de su cultura nacional catolica, desde la socialdemocracia, la crueldad de las ocupaciones rusa y alemana, la resistencia, el stalinismo, la lucha de los obreros, el Movimiento de Lech Walesa, pero con mas profundidad, como lo decia en una entrevista que le hizo Antonio Argudin en 1979 para la revista Tramoya, desde esa concentracion creativa que equilibra la tragedia.

Agrego en esa ocasion que si uno quiere aprehender los fenomenos, la vida. no hay que olvidarse del humor. Tal vez estaba pensando en la fabula "Exorcismos" (Juego de azar, 2001), donde son rociados con agua bendita en una parroquia de pueblo, los fantasmas de Dzierzynski, director de la policia politica de Polonia a inicios del siglo XX, Bierut, responsable del terror stalinista en el pais, asi como los empolvados y torpes Engels y Marx.

Ni la literatura ni la historia podran olvidar nunca la sentencia de la cruzada de los ninos aparecida en el libro Puerta del paraiso de Jerzy Andrzejewski: "No es la mentira sino la verdad la que asesina la esperanza". Octavio Paz senalaba en 1981, en el libro Tiempo nublado (1983) esa extrana fusion entre Partido Comunista. Estado e Iglesia. El poeta reflexiona en el ensayo "Cronica de la libertad" de las innumerables mascaradas del comunismo y el socialismo de izquierda en Polonia convertido en catecismo.

Slawomir Mrozek. Dos cartas. Narrativa del Acantilado, 2003; 221pp.
COPYRIGHT 2004 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2004 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Dos cartas
Author:Rios, Gabriel
Publication:Siempre!
Article Type:Resena de libro
Date:Feb 1, 2004
Words:864
Previous Article:Rubens: la exaltacion de la carne.
Next Article:La era del acceso.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters