Printer Friendly

FRONTERAS Y ESPACIOS FRONTERIZOS EDAD MEDIA--EPOCA COLONIAL.

Con el presente dosier nos hemos propuesto establecer pautas de reflexion en torno a un tema de especial interes: la frontera, sus significaciones funcionales y conceptuales, asi como su proyeccion en la America de la primera colonizacion. Los trabajos reunidos en el--ocho en el presente numero, al que habran de sumarse siete mas en el siguiente--han sido elaborados por especialistas, tanto profesores como doctorandos y/o investigadores en formacion, de un total de cinco instituciones academicas universitarias: Universidad Autonoma de Madrid (Espana), CONICET (Argentina), UNAM (Mexico), Universidad Adolfo Ibanez de Santiago de Chile y Universidad Nacional de Costa Rica. Los estudios recogen los trabajos y conclusiones de unas Jornadas Internacionales celebradas en mayo de 2018 en San Jose de Costa Rica, posibilitadas por el apoyo de todas las instituciones implicadas, en el marco y con la financiacion del proyecto de cooperacion interuniversitaria UAM-Santander con America Latina Frontera y espacios fronterizos en la Edad Media peninsular y su proyeccion americana (CEAL-AL/2017-04).

Pensamos que un tema de la actualidad y riqueza interpretativa como es el de la frontera resulta lo suficientemente atractivo y eficaz como para incentivar los estudios medievales focalizados en tres grandes areas de atencion: la confrontacion ideologico militar sobre la base dialectica cristianismo/islam, el intercambio de posturas mas o menos apologeticas sobre las diversas idiosincrasias religiosas, y en general la valoracion del intercambio cultural a partir de sociedades celosas de sus propias tradiciones. Y todo ello sin olvidar ni la dimension intracomunitaria de la nocion de frontera ni la evaluacion de la transferencia de modelos propios de la Peninsula Iberica a la naciente realidad latinoamericana del siglo XVI.

Desde un punto de vista estrictamente historiografico la frontera constituye un concepto polivalente cuya caracterizacion politica, sociologica o cultural viene condicionada por el contexto en el que se desarrolla. Y si la frontera ha sido un elemento importante en la configuracion de todas las sociedades, para el periodo que hemos convenido en llamar Edad Media, adquiere matices y caracteristicas que la convierten en factor referencial para el analisis de la sociedad de la que depende. Es mucho lo que se ha teorizado en torno a la frontera desde los dias de F.J. Turner (The frontier in American History, Nueva York, 1920). Sus novedosos planteamientos, centrados en la decimononica realidad del Oeste americano, fueron capaces de suscitar toda una dinamica de reflexiones que, a partir de la decada de los anos ochenta del pasado siglo, enriquecieron de manera muy notable los puntos de vista en torno a una frontera tan abierta y dinamica como fue la medieval peninsular (R. Bartlett y A. Mackay, eds., Medieval Frontier Societies, Oxford, 1989). Y es que la frontera es la muestra mas palpable, mas inmediata y, si se quiere, mas acentuada en sus rasgos, de la formacion politica, social, cultural e ideologica de la que sirve como limite. Autores como Mackay, Glick, Burns, Gonzalez Jimenez, Lomax u O'Callaghan han considerado la frontera como el factor, que de modo privilegiado, nos permite acercarnos al analisis de una realidad tan compleja como fue la Peninsula Iberica en la Edad Media.

La mas moderna historiografia, de la mano entre otros de Pierre Guichard, Pierre Toubert, Nora Berend, Carlos Laliena, Eduardo Manzano o Pascal Buresi, nos ensena que son fundamentalmente dos los planos relativos a la frontera que, de manera especialmente acusada, se relacionan entre si en el escenario peninsular: el de la significacion de su funcionalidad y el de la caracterizacion de su naturaleza. En efecto, el primero de ellos es el que nos permite hacer el recorrido de su fisonomia desde el caracter militar del limes romano-visigodo al espacio de colonizacion incierta de las 'marcas' alto-medievales, ya sean los 'desiertos estrategicos' de la Hispania cristiana o los tugur andalusies; para llegar, a partir de ahi, a una delimitacion mas precisa, ya desde el siglo XIII, asociada a una fiscalidad de connotaciones soberanistas.

Por su parte, el segundo plano es el que nos descubre, mas alla de las funciones militares, colonizadoras, fiscales o comerciales, el profundo significado del limite en su ambigua percepcion de dique o de puente. En efecto, la frontera normalmente es el frontispicio de una sociedad que toma conciencia de su territorialidad y que, sobre la base de esa identidad consciente, desea, segun las circunstancias, defender sus caracteristicas o exportarlas como cauce de expansion. Asi, desde este punto de vista, la frontera es espacio de encuentros y desencuentros que evidencia la existencia de dos sociedades culturalmente diversas que se construyen a si mismas desde la confrontacion con 'el otro'. Desde luego, la Hispania medieval nos ofrece un laboratorio perfecto para analizar esta realidad en la perspectiva de la dialectica cristiandad/islam. Esa dialectica no se agota, ni mucho menos, en la confrontacion armada; en ella, a una ideologia reconquistadora cristiana, connotada desde el siglo XII con elementos cruzadistas, se opone el yihad, elementos ambos que legitiman la defensa y tambien la agresion. Mas alla de esta manifestacion explicita generadora de una cultura fronteriza de violencia, existen otros elementos de interconexion, a veces no tan patentes, pero desde luego no menos eficaces. Pensemos, por ejemplo, en la dialectica doctrinal, capaz de generar una frontera de dialogo, aunque ese dialogo se revista normalmente de agresiones verbales o, al menos, de defensas apologeticas. No es este el lugar de ejemplificar estas realidades, pero conviene a titulo ilustrativo, pensar en la conocida como Collectio Toletana, un pionero conjunto de textos apologeticos, en los que se incluye la primera traduccion del Coran, la auspiciada por Pedro el Venerable a mediados del siglo XII--la primera de toda la Cristiandad--, que, como no podia ser de otro modo, se materializo en la 'frontera religiosa' de la Peninsula. Por supuesto que estas reflexiones nos llevan directamente al tema mas amplio del intercambio cultural. Pocos espacios del medievo han sido tan activos desde este punto de vista como la Peninsula Iberica. El transito de obras filosoficas o cientificas, sus traducciones, la adecuacion de parametros artistico-formales, en definitiva, el intercambio de ideas, proyectos, visiones y perspectivas vitales, fue marca de identidad de la Hispania medieval.

Naturalmente todo ello nos lleva tambien a hacer una consideracion mas en torno a otro tipo de fronteras, las interiores. Pocas sociedades han sido tan complejas y heterogeneas en su constitucion sociologica como las cristianas del norte o las andalusies del sur. Al margen de topicos de convivencia intercultural, que como todos los topicos a veces--aunque solo a veces--responden a datos de la realidad, lo cierto es que la coexistencia con mas o menos problemas fue una situacion ambiental practicamente permanente en la Hispania medieval, tanto en la cristiana como en al~Andalus: coexistencia de comunidades cristianas arabizadas y de "cristianos viejos", presencia de comunidades judias entre cristianos o musulmanes, interaccion de sectores sunnies de corte tradicional con movimientos ideologicamente mas radicalizados como almoravides y almohades, y un largo etcetera de situaciones 'intermedias', constituyen ejes irrenunciables a la hora de conocer otras tantas conexiones fronterizas que se generan en el interior de las propias sociedades, teoricamente seguras en el aislamiento de sus sistemas fronterizos exteriores.

Ya para para finalizar estas reflexiones de caracter general, deseamos apuntar, y desde luego contemplar en este dosier, el traspaso de esta realidad analizada a la America colonizada por la monarquia hispana en el siglo XVI. Es obvio que esa monarquia es el fruto de las experiencias de confrontacion que, a lo largo de la Edad Media, han tenido lugar en la Peninsula. Concretamente la Corona de Castilla, agente principalisimo en esta tarea de exportacion del modelo peninsular a America, lo que hace, en buena medida, es reproducir la logica fronteriza, teoricamente anulada en la Peninsula con la integracion politico-religiosa de la monarquia de los Reyes Catolicos, al horizonte americano. En el vuelven a imponerse pautas fronterizas, y tanto desde la optica de la coaccion militar como de las estrategias de dialectica cultural, se reproduce en buena medida el modelo hispano. Y es que si el limite del 1500 es absolutamente artificial para poner fin a esa convencion conceptual que es la Edad Media, es evidente que, en lo que se refiere al marco peninsular, excluir el siglo XVI como objeto de estudio es, sin duda, cercenar una dinamica expansiva que obedece a los mismos impulsos que, en su momento, se vieron desarrollados por la ideologia reconquistadora en la Peninsula. Analizar el punto cenital de esa dinamica en la realidad historica de la actual America Latina es una exigencia metodologica de cualquier planteamiento academico minimamente riguroso.

Teniendo presente todo lo indicado, los ocho trabajos reunidos en la primera parte del presente dosier, son una muestra, creemos significativa, de cuanto venimos apuntando. Fernando Ruchesi nos plantea la inevitable asociacion entre frontera e identidad a traves del temprano ejemplo del reino visigodo y mediante interesantes testimonios de los principales intelectuales eclesiasticos del siglo VII. De lo que no cabe duda es de que las fronteras eran privilegiados cauces de intercambio y que por ellas circulaban todo tipo de mercancias e ideas. A mitad de camino entre unas y otras, Ariel Guiance nos muestra el relevante papel que desempenaron las reliquias en el trasvase cultural cristiano-andalusi en la alta Edad Media peninsular.

Lo cierto es que la frontera medieval fue siempre tambien espacio privilegiado para la confrontacion entre las dos formaciones politico-ideologicas que cohabitaban en la Hispania medieval, y Javier Albarran nos proporciona un ejemplo en el que esa confrontacion fronteriza se traduce en elevadas cotas de centralizacion politica para los responsables del yihad andalusi en el siglo X. Pero no es la violencia interreligiosa la unica que se percibe en la Edad Media peninsular. Angel Gordo nos habla de un concejo fronterizo como el de Avila y hasta que punto fue posible comprometer a sus instituciones en una lucha mucho mas que fronteriza, como la que en el siglo XII sostuvieron la reina Urraca de Leon y Castilla y Alfonso I de Aragon y Navarra.

Sin embargo las fronteras son tambien, y en cierto modo sobre todo, mentales e ideologicas. Diego Rodriguez-Pena nos descubre hasta que punto funciono una doble dinamica de integracion y separacion entre los reinos de Leon y Castilla mas alla del periodo de su formal independencia entre 1158 y 1230, y como esa dinamica se relaciona con intereses concretos capaces de articular mentalidades aparentemente contradictorias. Pero si de fronteras mentales e ideologicas hablamos, no podia faltar una alusion al mito del Preste Juan, una construccion idealizada que en la frontera de la conciencia del occidente europeo sirvio de acicate, tambien en Hispania, en epocas de dificultades, tal y como lo plantea Carlos de Ayala.

Pero la dimension americana no podia faltar en esta primera parte de nuestro dosier. A ella pertenecen dos estudios. En primer lugar el de Martin Rios, que reflexiona sobre la proyeccion de la realidad hispanica y su reflejo en la conquista de America a traves del concepto de frontera y sus implicaciones de confrontacion y dialogo. Y en segundo lugar, el de Constanza Cavallero que se plantea preguntas y posibles respuestas en torno a la aparente contradiccion entre politicas misioneras en el marco del Imperio hispanico y la represion de los moriscos del territorio peninsular a partir de comienzos del siglo XVII, una aparente contradiccion que puede ayudarnos a comprender algo mejor otro aspecto de las dinamicas fronterizas: la tension entre un desbordamiento exterior de signo evangelizador y la represion interna de caracter ideologico-religioso.

Carlos de Ayala Martinez *

Universidad Autonoma de Madrid (Espana)

* Catedratico de Historia Medieval. E-mail: carlos.ayala@uam.es
COPYRIGHT 2018 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:de Ayala Martinez, Carlos
Publication:Intus-Legere Historia
Date:Dec 31, 2018
Words:2126
Previous Article:Ricardo Cordoba de la Llave, Los oficios medievales.
Next Article:LA CUESTION DE LA FRONTERA Y SUS CONSTRUCCIONES IDENTITARIAS. LOS VISIGODOS EN EL LARGO SIGLO VII.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters