Printer Friendly

FRONTERAS INTERNAS Y HEGEMONIAS PREDICATIVAS EN CHILE: EL CASO DE LA PATAGONIA AUSTRAL.

INTERNAL BORDERS AND PREDICATIVE HEGEMONIES IN CHILE: THE CASE OF PATAGONIA AUSTRAL

Revisando las logicas fundacionales de los Estados-nacion en Latinoamerica en el siglo XIX, es evidente que algunos de los paises fueron imaginados antes de ser explorados, dibujados por los funcionarios en oficinas capitalinas antes de ser conocidos, incluso estigmatizados o sacralizados por voces canonicas algunos de sus territorios. En el caso de Chile, Charles Darwin, Diego Barros Arana y Benjamin Vicuna Mackenna sancionaron las caracteristicas de grandes extensiones territoriales australes. El naturalista definio a las tierras australes de la Patagonia como "un desierto" por su condicion de despoblada; el historiador definio su territorio como "un inmenso erial, de vegetacion raquitica y espinosa"; y, el urbanista, como "un pedazo de oceano petrificado, esteril e insensible solitario, callado y maldito, que constituia una verdadera imagen del infiemo" (Osses 2008:51).

Hasta avanzado el siglo XX, la Patagonia fue una zona demasiado lejana, dibujada solo en papel, con dificultades para identificar rasgos diacriticos en sus habitantes y carente--en la epocade riquezas minerales importantes que movilizaran interes. La vertiente occidental llevo ese desamparo y aislamiento al extremo; mas de 1.000 km al norte del Estrecho de Magallanes, se mantuvo inaccesible por los campos de hielo, tambien como un territorio enfrentado a la costa del Pacifico en miles de islas y fiordos en el peor clima de America austral. Desde el norte, durante casi todo el siglo XX, la zona de Aysen estuvo desconectada por tierra del resto de Chile. Tan remota e inaccesible es la figura geografica, que tan solo hace casi 15 anos Simon Worrall, en el National Geographic Magazine (2004), dice que ha sido una tierra tan extrana como Timbuktu o Shangrila, un lugar de mitos y leyendas, y para otros una compania textil (la marca Patagonia) mas que un lugar.

Mucho de estas rubricas territoriales tienen que ver con el lugar de enunciacion como senalara E. Said (2002); con las condiciones especificas para producir significado y estructuracion de la recepcion, lo que expresa un conjunto de fuerzas institucionalizadas que decantan en un modo de pensamiento (1). Condicion asociada a la premura burocratica y politica de "fijar fronteras" y construir el mapa para marcar el "territorio nacional" como "acto de vigilancia" y "principio de autoridad" (Harley 2005:82), aunque prescindiendo de conocimiento etnologico y del paisaje; sin considerar las formas de apropiacion ambiental, de ocupacion y movilidad de las poblaciones originarias avecindadas, lo que implico que una soberania como capacidad soberana para satisfacer de manera autonoma sus proyectos y necesidades, se impusiera sobre otras multiples soberanias. El resultado territorial y simbolico de la operacion para establecer en un mapa la linea/limite politica administrativa, se tradujo en bajos niveles de control estatal, pobre asimilacion a la idea de nacion y propension al cambio de identidad nacional, producto de que las relaciones fueron simultaneamente de conflicto y cooperacion. Y, en paralelo, como acertadamente senalan Nunez et al. (2016), el vacio geografico (conocimiento) se convierte en vacio etnico (reconocimiento), en "silencio geografico" y silencio etnico de algunas soberanias, de modo que la huella historica de este limite "que define la territorialidad estatal" (Benedetti y Laguado 2013:453), la frontera como "dispositivo zonal" y como "sucesion de localizaciones" (Benedetti y Laguado 2013:453), comenzaria recien con las asignaciones de tierras a estancieros a comienzos del siglo XX. Condicion que reduce la memoria de la representacion geografica, social y cultural a la ocupacion al ciclo ganadero lanar, los cueros y carneo con destino a Puerto Montt, Tome y Santiago.

Esto significo que, como esfuerzo colonial e ideologico lo susceptible de ser representado espacialmente a traves del regimen discursivo sobre el territorio es lo estatico y no lo errante, como contorno hegemonico de un modo de pensamiento citadino que excluyo el reconocimiento de la adaptacion de otros grupos (i.e. mapuches y tehuelches); la preexistencia nomade costera e interior no se considera (i.e. chilotes continentales), no se reconoce y se encuentra, o es subsumida al codigo binario barbarie-civilizacion.

Se constituyeron asi categorias historicas y geograficas que se convirtieron en referencias obligadas y recurrentes dificiles de sostener con la evidencia empirica, como es la altitud de la cordillera o que esta constituye una barrera natural, sin observar que en la Patagonia los pasos entre el oriente y el occidente son bastante expeditos al seguir las hoyas hidrograficas y los valles transversales, dando forma a un intercambio permanente al margen de la linea de vigilancia, que articulo los espacios perifericos frente a los Estados nacionales (Torres 2002) (2). Se ha convivido en el siglo XIX y XX con la obsesion de creacion de Estados unitarios y uniformes a traves de las lineas demarcatorias administrativas, que establecieron una memoria moderna anclada en batallas epicas y grandes heroes que configuran una memoria civica portable y susceptible de ser distribuida dentro del mapa imaginario de Chile (y tambien en Argentina). Todo ello, sustentado en un deficit mayor de conocimiento y exploracion geografica y etnologica por parte del Estado (Figura 1), que claramente hubo de inducir "transformaciones culturales" para chilenizar y argentinizar a las poblaciones que estaban al margen de contenidos ideologicos del ser nacional, para ayudar a distinguir y distinguirse; sin por ello terminar con un habitus fronterizo preexistente (Baeza 2009:35), porque las poblaciones fronterizas usan tambien los limites para su propio beneficio, convirtiendolo en una especialidad de su saber (i.e. comerciar, traficar). Sin embargo, solo se trataba de "encuadrar las actitudes y las costumbres civicas a los requisitos de una legalidad desconocida hasta entonces" (Maggiori 2012:9), es decir, una exportacion enunciativa de valor ante una linea fija, y fronteras que se movian elasticamente y que operaban como membrana y estaban a distancia de la autoridad del Estado.

El historiador Mateo Martinic refuerza esta tesis de la falta de conocimiento, que se traduciria en el tiempo en condiciones de periferia y bajo agenciamiento estatal: "La ignorancia tradicional de la dirigencia chilena en lo tocante al conocimiento de la geografia nacional--lease austral--, sumada al desinteres politico (no habia votos) y economico (no habia recursos naturales explotables a la vista)" (Martinic 2011:37), son finalmente los causantes del bajo nivel de desarrollo y apropiacion territorial del siglo XX y XXI. Nunez et al. (2017), ve con ello la creacion de una geografia de la marginalidad y la exclusion, ya que no pueden ser estos territorios incorporados al imaginario de la modernidad, el desarrollo y el proyecto de la nacion de las zonas centrales como lo demuestra la Geografia Economica de CORFO (1950, 1960). La ignorancia sobre nada menos que un tercio del territorio y de la evidente figura binacional de la frontera que se imponia sobre el limite, unida a la importancia economica y geografica de la zona del Estrecho de Magallanes como ruta interoceanica, hizo que solo un punto fuera convertido en el lugar mas significativo para la definicion territorial de la Patagonia, quiza la unica y autentica bandera de soberania (3).

Si el territorio de Magallanes fue identificado por unir los dos oceanos mas que por otro valor, en Aysen la presencia fue menos visible para el Estado; la unica accion temprana del Estado consistio en "conceder inmensos espacios de tierra a personas o sociedades que se comprometian a poblarla y hacerla producir" (Carreno 2003:123). Constituyo desde los ultimos anos del siglo XIX y las dos primeras decadas del XX, no solo una tierra de "entre medio" (Bandieri 2011:220; Torres 2002:329) para diferenciarla de las acciones economicas y de las dinamicas poblacionales y culturales de los polos comerciales de MagallanesRio Gallegos-Ushuaia y Bio Bio-Puerto Montt-Rio Negro-Neuquen, sino que sus hombres y mujeres fueron tambien de "entre medio". Los nacidos ahi no tenian actas de nacimiento, disponian de poca o nula informacion de lo nacional, no sabian a que pais recurrir frente al bandolerismo y el correo lo retiraban en Argentina (Ivanoff sf). Crespo y Tozzini (2013), senalan que en Argentina las familias mapuches fueron clasificadas oficialmente como chilenas o campesinas, como modo simplificado de discurso de adscripcion etnica en un territorio poroso e integrado; mientras, en el Chile receptor se forja la anatomia de la asimilacion sin integracion ni reconocimiento, como contenido retorico que "evalua, mide y convence", frente a los que "nombran, ubican y cuentan" (Harley 2005:81).

El poblamiento, desde la perspectiva de la actividad economica capitalista ganadera, que data de comienzos del siglo XX con las grandes concesiones de tierras (Sociedad Industrial del Aisen, Sociedad Ganadera Rio Cisnes y Sociedad Explotadora del Baker) (4), segun Ibar (1973:8) registraba tempranamente solo 200 habitantes; el censo de 1920, reconocia 1.660; y el de 1932, 9.714; Ivanoff (sf:105) sostiene que en el Lago Buenos Aires (General Carrera), solo habia en 1.930, 1211 personas (765 varones y 446 mujeres). Algunos eran chilenos repatriados desde Argentina como resultado del Laudo Arbitral de 1902, los que fueron expulsados en el gobierno de Roca (1898-1904)--que tenia experiencia ganada en limpieza etnica en la "campana del Desierto"--con sus ganados y que se establecieron dispersamente en Futaleufu, Palena, Lago Verde, Valle Simpson, Lago Buenos Aires, Baker y Rio Mayer (Ivanoff sf).

En lo que puede resultar hoy un dato casi anecdotico, en 1903 se concedio por decreto de Estado a don Luis Aguirre, de Punta Arenas, la ocupacion por 20 anos de los Valles de Coyhaique, Niriguao y Manihuales. Comprometiendose, por una parte, a instalar una colonia de 100 familias de origen sajon, es decir, una migracion "con fuerza retorica" y que "impresionaba a burocratas santiaguinos" (Martinic 2014:220-221), valorada como "deseable" y que contaba con la experiencia de la colonizacion alemana en la Araucania; y, por otra, a realizar inversiones que pudiesen ser constatadas al final de la concesion (infraestructuras y poblados). Mientras, del otro lado de la baja cordillera, hubo tempranas decisiones: en 1865 se establecieron las primeras colonias galesas en el valle del Rio Chubut, las que fueron asistidas por el gobierno de Buenos Aires, discutiendo opciones de infraestructuras y servicios para que pudiesen distribuir la produccion triguera y ganadera. Ello, da origen a los poblados de Esquel, Trevelin, Rio Mayo y la Colonia 16 de Octubre (Torres 2002:331).

No hubo colonizacion sajona ni gran infraestructura y si latifundio o "neofeudalismo" (Osorio 2014:22). Frente a la "venta de ilusiones" sobre las caracteristicas del poblamiento, ya que el territorio--preso del discurso modernizador--se imaginaba en Santiago (Martinic 2014:220), "la unica mejora o adelanto consistia en introducir ganado, para lo cual era necesario incendiar los bosques" (Otero 2006:83). En una tierra que parecia infinita, se establecieron tensiones con una apropiacion de terrenos de caracter espontaneo de familias provenientes desde Argentina frente a las de los asignatarios (Ibar 1973:10; Ivanoff sf). Como bien indica Baeza (2009:34), en un largo periplo "muchos de estos colonos habian sido corridos de la zona central de Chile. Instalados luego en Argentina, fueron expulsados por las autoridades, por lo que, por ultimo, buscaron reinstalarse del lado chileno de la frontera".

Esta forma de ocupacion fue sin fundaciones y habilitaciones conducentes a fortalecer la presencia del Estado (Futaleufu, Alto Palena, Lago Verde y Aysen), y tuvo por resultado una frontera inconclusa del lado oriental. Inestable y porosa por la movilidad ligada a oportunidades economicas, de trabajo y redes de parentesco (Saenz 2016); llena de formas de significacion difusas, con acusaciones de mayores rasgos de argentinizacion o chilenidad, con importacion de heroes de lugares centrales, con bautismo de lugares con nombres propios de personajes, actos conmemorativos, con fechas de la liturgia estatal y con el refuerzo de destacamentos militares, por lo que su objetivo no solo buscaba "afirmar la existencia de una unidad politica, sino tambien trabajar para producirla" (Baeza 2009:37). El proceso de produccion de esta argentinidad y chilenidad sui generis, sin romper con las practicas de circulacion historicas (5), por un lado, en la cara oriental produjo el agenciamiento de galeses, chilenos, mapuches (Trevelin), y mas al sur los tehuelches (Rio Mayo); por otra, en la cara occidental, la cohabitacion de chilenos-argentinos, chilotes y chilenos del norte (Futaleufu y Alto Palena). Todos ellos fueron enfrentados a la mas autentica argentinidad y chilenidad, aun cuando muchos no supieran que bandera izar; y, que nunca lograran hacer coincidir la linea con las caracteristicas de la frontera. El territorio de colonizacion de Aysen (actual Provincia de Palena y Region de Aysen), solo adquiere existencia plena en 1927, con el Presidente Carlos Ibanez del Campo, siendo la ultima zona en alcanzar reconocimiento y ser incorporada a la nacion.

Estas procedencias geograficas, raciales y culturales, configuradas como epistemologia geocultural, dejaron como herencia de cultura vivida y la falta de control y agenciamiento estatal, una idea de "region binacional", es decir, "el resultado de complejos territoriales, donde los subsistemas de produccion y circulacion aparecen reflejados a traves de los flujos y redes de relaciones sociales y de mercados" (Bandieri 2011:220; Torres 2002:325). Y, si bien en los ultimos 30 o 40 anos del siglo XX produjo algo del efecto de argentinizar y chilenizar--ya con la presencia de destacamentos militares permanentes--, dejo en la investigacion cuatro problemas etnograficos y etnologicos por resolver en el ambito del mito de lo nacional, la identidad y la estratificacion: (1) el problema de la autenticidad para los habitantes de la zona, es decir, reconocimiento sobre quienes son los primeros, en funcion de que y sus derechos (Figura 2); (2) el problema de los outsiders, es decir, los que llegaron en otro momento y que tambien se sienten pioneros, locales y defensores de la cultura patagonica; (3) la invisibilizacion absoluta de poblacion mapuche, tehuelche y chilota (continental); y, (4) los habitantes mas antiguos de Futaleufu, Alto Palena y Coyhaique son emigrantes en algun sentido, pero abreviadamente esta ideologia nacionalista no adscribe tan claramente al ser chileno como totalidad, sino a un particular modo de serlo en su cotidianeidad. Es decir, hay un gaucho que convive con un huaso "exportado" del Chile central, un chamame con una cueca, una jineteada que tiene al frente una medialuna para el rodeo, lo que significa--al menos--aspectos hibridos.

Entonces, relevamos la idea de frontera como cuestion basal, diferenciandola de la linea/limite politica, ya que se trata de una operacion fundacional de los estudios culturales desde fines del siglo XX. Mas alla de su caracter geografico o geopolitico, la fronterizacion arbitraria corresponde en este caso a un dispositivo pedagogico; el que se encuentra asociado a una forma de enunciacion y administracion de un conjunto de conocimientos y practicas de readaptacion para la definicion de una ciudadania especifica, propio del interes del Estado para generar condiciones de igualdad formal. De este modo, la frontera es por definicion demarcatoria de regulaciones de ingreso-egreso de personas y bienes; expresa limites y diferencias, y actua instruccionalmente como recurso frente a la desviacion. De ahi que, en la Patagonia, conforme a las tempranas y naturalizadas enunciaciones, existan problemas de apreciacion zonal, demandas y necesidades especificas que buscamos discutir.

Fronteras y Territorios: Conceptualizando los Espacios

Hay un concepto que suele acompanar estas reflexiones introducidas: los limites, o mejor aun, de las fronteras. En un sentido moderno, evocador de la construccion de los Estados-nacion de los siglos XIX y XX, la frontera corresponde al complejo infraestructural y taxonomico, y determina lo propio y lo ajeno. Se juegan temas de Estado: influencia, regulacion, control y poder; de orden cultural y economicos, asi como la imagen de la nacion. Por ello, en los marcos de la globalizacion, los antropologos han relevado su importancia frente a re-territorializaciones, como "reto academico" y la necesidad de plantearse la nacion en sus "formas de figuracion" (Vich 2008:11), porque se compromete una vision espacial y tambien temporal. Su sola presencia alude a diferentes memorias sociales.

Las fronteras y sus limites no son solo materiales (alambres, muros), a veces son naturales (mares, rios, cordilleras, bosques, desiertos), y/o simbolicas (imagenes, ideales, utopias). La frontera mas que un limite o linea precisa implica un territorio en el que hay infraestructuras y sistemas de acciones, y por tanto identidades y alteridades sociales en movimiento, asi como cruces, rutas, desbordes, amenazas y transgresiones. Una frontera opera como categoria organizativa de la vida social (Rodriguez et al. 2018); "es una region o zona en la que entran en contacto dos o mas culturas, sociedades, grupos etnicos o modos de produccion distintos" (Hall 2007:247). Es una espacialidad y temporalidad in-between, "entre medio" (Bhabha 1996) de dos o mas actores, que unen al interior y separan del exterior. Implica tanto la inclusion como la exclusion de lugares que se cruzan con la multi-temporalidad territorial, creando cronotopos (interior/pasado nuestro ya incorporado y un exterior/futuro por suceder).

Politicamente, contiene la pretension de la "comunidad imaginada" (Anderson 2006) para que no se desborde; o, en terminos de Chatterjee (2008), llenar de contenido plural un significante vacio, donde existen poblaciones y menos ciudadanos, mas demandas particulares que derechos de corte universal. La frontera dentro de los limites de la nacion abre en su conjunto la posibilidad epistemica para tambien considerarla como intersticio y metafora fundante relacional, superandose el analisis reduccionista de los procesos socioculturales localizados como unidades autonomas y abstractas. Asimismo, las fronteras revelan similitudes y diferencias, dominaciones y rebeldias, en rigor "configuraciones" (Elias 1979:25), porque tambien son lugares polifaceticos, multiculturales, multisignificantes y con formas culturales up down, que crean lenguajes propios, unidades socio-espaciales sui generis, dado por relaciones y escenarios en permanente construccion. Confluyen identidades arraigadas y otras emergentes, experimentandose contrastes y desigualdades; tambien se pueden des-territorializar o se refundan segun las fuerzas politicas y economicas que esten operando. Se redescubren en virtud de nuevos intereses y se recolonizan por la llegada de nuevos actores y agenciamientos; o se abandonan, y las identidades marcadas e inscriptas en el territorio se hibridizan producto de los flujos, se reformulan en funcion de procesos aculturativos o transculturativos.

No siempre las fronteras de los Estados-Nacion son externas. Muchas veces algunos espacios geograficos y etnicos son separados y/o postergados del resto de la poblacion nacional por estigmatizaciones, desconocimiento o presencia-ausencia de recursos, politicas focalizadas o por la misma presencia y subjetividad de funcionarios del Estado, asumiendo condiciones particulares desde la perspectiva de la integracion interterritorial. En el caso chileno, como senala el historiador Jocelyn-Holt (2004:18):
   La atencion que merece la zona australpatagonica
   me parece, pues, fundamental,
   tanto mas incluso, porque es ahi donde se
   seguira centrando nuestro destino geografico
   ultimo o manifiesto, desde aquel entonces
   hasta nuestros dias. Ello sin olvidar el hecho
   de que estos territorios quedaron, desde
   muy temprano, al margen de todo acceso
   y dominio posible... la ironia maxima
   entre nosotros es que sera esta zona, aun
   cuando fuera de nuestro alcance, la que
   persistira como objetivo ulterior de nuestras
   obsesiones.


Estos territorios quedan aislados debido a la jerarquizacion de regiones o marcados como puntos especificos como ocurrio con Punta Arenas y el trafico portuario interoceanico, considerandose la riqueza de recursos economicos, las posibilidades para incorporar infraestructuras, la recuperacion y rentabilidad de las inversiones, zonas politicamente estrategicas y las densidades demograficas (6).

Consideraciones Metodologicas

Presentamos aqui algunos resultados del trabajo de campo realizado entre los anos 2012-2016, en la Region de Los Lagos (provincia de Palena) y la Region de Aysen, zonas en las que se estan desarrollando nuevas formas de territorializacion, debido a la modificacion de los vinculos entre lo local y lo global ocurridos durante las ultimas dos decadas, lo que ha permitido plantear varias cuestiones teoricas. Para lograr este analisis de tipo cualitativo, hicimos registros etnograficos basados en un conjunto de observaciones y entrevistas semiestructuradas realizadas fundamentalmente a pequenos productores, quienes realizan actividades ganaderas (vacunos y ovejas), madereras (lena), turismo rural, pescadores artesanales, transportistas y pequenos comerciantes. Tambien a funcionarios del aparato publico regional de distintos servicios y municipales, ubicados en zonas urbanas y rurales. El objetivo de las entrevistas y descripciones es dar cuenta de una antigua pero renovada ruralidad y demandas urbanas constituidas a partir de la presencia de nuevos actores y fuerzas nacionales y globales (mineras, energeticas, acuicolas, turisticas y simbolicas) que estan operando en el espacio y reconfiguran las posibilidades de reproduccion local hasta ahora conocidas. Esta produccion de datos primarios se complemento con informacion secundaria disponible en distintas bases de datos de instituciones del Estado y tesis de grado, para discutirlas conforme a una hipotesis de trabajo, alojada en un programa de investigacion sobre los procesos de construccion historica y simbolica del territorio patagonico.

Desde el trabajo etnografico, se privilegio una estrategia de registro multilocalizada, de modo de facilitar la imagen de co-construccion territorial, avalada por la evidencia de participacion de actores des-localizados y que afectan los contenidos del territorio. De este modo, triangulamos informacion para indagar desplazamientos, representaciones de sujetos, observando los arraigos y desarraigos, estableciendo tendencias en la movilidad y conociendo las aspiraciones que van dando forma a esta frontera interior.

Territorio y Hegemonia Predicativa en la Patagonia

Lo que ha predominado como fundamento de la territorializacion en la Patagonia chilena ha sido una metanarrativa sobre la soberania del pais, es decir, sobre el limite (o linea), siendo siempre el sur austral una referencia lejana, de saber con poco contenido teorico y conocimiento efectivo para la poblacion del centro. Existe una hegemonia predicativa o geo-referencia simbolica que se pone en juego para construir la identidad como una imagen legitima y una definicion ontologica, que corresponde como sostiene Laclau (2002:122): a "una relacion por la que un contenido particular asume, en un cierto contexto, la funcion de encarnar una plenitud ausente". Sabemos, genealogicamente no hay posibilidad de una representacion de la totalidad dentro de los limites, porque la identidad es siempre relacional; inclusive, porque en el "nosotros" que posibilita una comunicacion intragrupal, siempre aparece una diferencia que permite construir el "ellos".

Se desarrollaron dos actos performativos de hegemonia predicativa y de imagineria simbolica chilena, para dar cuenta de "la larga y angosta faja de tierra", ubicada al sur del mundo. Por una parte, la produccion epica-simbolica para resaltar y mantener vigente una memoria colectiva centrada en el acontecimiento historico que deviene en celebracion civica; por otra, la generacion de espacios publicos y museos que avalan y testimonian la fe en un proceso colectivo, que petrifican los contenidos trascendentes de un ser nacional. Cuestiones que, como sostiene Anderson (2006), permitio que la retorica nacionalista se difuminara a partir de la instruccion publica, apoyado del impreso, el censo y el mapa, que facilitaron la condicion posible de un nosotros que llego al limite austral. Otros paises fueron mas alla; como en el caso de Mexico, donde se conectaron simbolicamente con culturas anteriores a las coyunturas independentistas a traves del desarrollo temprano de la etnologia y potentes guiones museograficos como formas de representacion (Bonfil 1990). Ahi se encuentran los fundamentos de los nacionalismos culturales, las identidades y los cultos iconograficos que atraviesan a Latinoamerica.

En el establecimiento de la nacion genealogica que articula y re-significa herencias y prestamos culturales para que un sujeto pueda nombrarse a si mismo y desde lugares diversos, se prescinde del lugar ocupado en la estructura social y de su ubicacion territorial. En esta omision obsecuente, surgen tres cuestiones importantes que tendran efecto en la constitucion de fronteras externas e internas de Chile, la Patagonia Austral y en la titularidad colectiva: (1) la unidad territorial como bien superior a las diferencias preexistentes, (2) el imaginario del desarrollo como figura del progreso, fe en el futuro, justicia y equidad, y (3) el ideal soberano como principio de autonomia y diferenciacion.

Se debe comunicar y hacer entrar en el universal simbolico la atribucion de titularidad, imponiendose etnocraticamente frente a otras posibles alternativas de legitimidad etnica o religiosa, ya que comportan un sofisma taxonomico (Maiz 2008) que subsume las diferencias interiores propuestas por el limite fronterizo. Es decir, la figura de un nacionalismo civico se iguala con el caracter de una etnicidad homogenea, y esta con el mapa que marca la linea, porque la cultura y la sociedad se constituye como una dimension abstracta, arrebatada de su base territorial como soporte de la experiencia y su sistema de acciones; y, simultaneamente se da lugar al margen, ya que la identidad como esencialismo teleologico que fija el destino del sujeto, no puede imponerse a la totalidad de lo existente. Entonces, como los poblados y ciudades no estan en la linea exactamente, es en estas unidades interiores y de frontera donde se expresa la vincularidad normativa del contrato social y su contradiccion: la igualdad formal para todos (autonomia y libertad) y desigualdad material, social y economica (realidad particular de los sujetos).

A partir de la operacion historiografica que da forma a esta condicion mono-cultural, que hace equivalente lo politico y lo cultural como limite, que pone en evidencia el poder del Estado, su proyecto modernizador y su condicion de clase, se elimina el grado de diversidad--social, cultural y espacialexistente en el colectivo y sus formas de interaccion politica, cientifica, economica, comunicacional, ideologica, social, ambiental y movilidad territorial. Se invisibiliza, que nacer, habitar y experimentar en unas estructuras historicas particulares de la Patagonia Austral (i.e.), determina una condicion permanente de subalternidad, marginalidad y exclusion, injustas en si mismas; impidiendo que se haga efectivo el discurso etico de la igualdad y la simetria no solo desde la orientacion economica, sino como relacion armonica de la corporalidad, la individualidad, la comunidad y la espiritualidad. Asimismo, se arrastran otras cuestiones fundantes que son en esencia territoriales y propias del devenir de la logica republicana nacional: (a) la aplicacion de la ley como acto de hegemonia institucional y de sometimiento; (b) la subyacencia de un contrato social que opera como compromiso de cobertura de las prestaciones del Estado como realizacion funcional del mismo; y (c) un proyecto colectivo, cooperativo y solidario inter-territorio, con funciones formalmente igualitarias como fundamento de la totalidad simbolica cultural.

Sin embargo, como lo demuestra la evidencia empirica, se debe destacar que el Estado no es equivalente a la accion misma, pues se concretiza a traves de la presencia y accion de sus funcionarios, que son los que comunican, llevan o ejecutan la politica publica. No es el Estado per se; lo es en cuanto es capaz de movilizar y desplegar capacidades institucionales y operativas para dar cobertura al contrato social subyacente a la premisa de la unidad, lo que debe ser refrendado en su soporte: el espacioterritorio, que es tambien la representacion del limite. Ello requiere de la accion permanente y renovada de la institucionalidad del Estado nacional, el mercado nacional y la sociedad nacional, ya que se deben hacer coincidir expectativas ciudadanas territorializadas con la administracion del Estado y su despliegue, como practica de corresponsabilidad solidaria. El movil, debe ser la busqueda de integracion regional sobre la base de relaciones no excluyentes, pero dotadas de sentido territorializado a traves de acciones conducentes al bienestar.

Dicho lo anterior, el territorio es el espacio culturalmente apropiado y valorizado simbolica e instrumentalmente por las comunidades, es decir, representado y usado en funcion del trabajo y las actividades cotidianas, por lo que es fuente de subsistencia y de recursos. Es paisaje, apego afectivo, lugar de inscripcion de un pasado (Gimenez 2000:93). Es a posteriori del espacio; "es lo que se hace", "posee", "codicia" y "aspira" a estar sujeto a control (Nogues 1990); revela politicamente un imaginario como "campo de posibles" para este, que constituye el fundamento de la intervencion y su produccion, que su forma sea propio de disputas, de relaciones, hegemonias y construccion de sentido como "orden espacial de la existencia humana... que reflejan y configuran el ser en el mundo" (Soja 1993:101-102). Ello es lo que pone a la vista el espacio, el poder y la frontera (Gimenez 2000; Soja 1993; Nogues 1990). "La naturaleza o el espacio pueden ser concebidos sin limites, pero los territorios habitados y apropiados si los tienen" (Barabas 2004:148). De este modo, como sostiene Cairo (2001:29): "un mapa no reproduce el mundo, lo construye, y, mas aun, naturaliza determinados hechos culturales".

Un territorio--como el patagonico--no solo ofrece lo que pudiesemos llamar recursos escasos sino construcciones y cargas simbolicas que ponen limites al convertirlos en lugar que gira sobre una coordenada oeste-este, representando cartograficamente las relaciones y tensiones entre lenguajes tecnicos representacionales sur-norte y practicas territoriales. Se realizan formalmente en el las presunciones del ideal democratico moderno, asi como la coincidencia y desajustes entre la arbitrariedad del mapa y la experiencia, entre la entidad politica y la entidad cultural, entre lo fijo y el movimiento. Mientras la linea contiene lo que sera permanente, es decir, fortalece controles internos y externos, proyecta y espacializa la hegemonia etnocratica, la experiencia local del movimiento puede estar en mayor o menor medida dominada, protegida o tensionada en la cotidianeidad al no verse escuchada y representada en la discusion publica, la politica publica y las acciones de los funcionarios, ya que conforme a su visibilidad y articulacion estan operando fuerzas retentivas, expulsoras o atractivas que vuelven elasticas las fronteras. Y, ello es reflejo de conflictos en la dimension material y economica, como en la identidad y la etica como ambitos de adscripcion.

La movilizacion politica y la participacion social de las comunidades, especialmente de las mas distantes, de dificil acceso y baja conectividad, esta asociada a cuestiones estructurales, la cercania de fronteras externas y a la misma contingencia, enfrentandose el Ejecutivo a una variable intensidad de validacion y de posible protesta conforme a la provision de bienes y servicios propios de un contrato social (7). De este modo, la identidad genealogica y hegemonia predicativa se enfrenta al juicio de las comunidades perdedoras e interpeladas en el valor del sentido de pertenencia distribuido territorialmente. Cuestion distinta a una alternativa de etno-pluriterritorialidad como sosten de la identidad, la que es distinta del mapa politico.

En este sentido, Augusto Pinochet que habia tenido destinacion militar al sur de Chile, senala en una conferencia en 1993:
   Defino, para una mejor claridad, a las fronteras
   interiores como aquellos espacios terrestres
   --bajo la soberania de Chile--no vinculados total
   y efectivamente a la accion del gobierno central
   y/o regional, donde se dificulta el desarrollo de
   las actividades humanas y productivas, por su
   distancia del nucleo vital y geo-historico del
   pais; la ausencia de vias de comunicaciones; la
   influencia economica y cultural extranjera y la
   percepcion ciudadana colectiva--en cada uno
   de esos espacios geograficos--de constituir
   un ente diferente, separado y/o postergado
   del resto de la poblacion nacional y que
   no alcanza a disfrutar del bienestar general
   debido a factores geograficos adversos (8).


Su tesis es adecuada desde la logica geopolitica y desde el mapa como soporte; sin embargo, y a pesar del esfuerzo comprometido en la construccion de la falsamente atribuida ruta Longitudinal Austral, que constituye un camino nuevo en lugares desconocidos y casi sin pobladores, los mecanismos de circulacion historicos de las poblaciones, asi como los mecanismos de expulsion, permanecen inalterables.

En el ano 2012, hasta el parlamento debio pronunciarse respecto de la protesta acontecida en la region de Aysen, como lo indica el Oficio No. 172/ SEC/12 (6 de marzo de 2012), emanado por el Senado al Presidente de la Republica donde se reiteran algunos de los moviles del conflicto: "El menoscabo de los pescadores artesanales, por la pesca sin control que se hace desde las otras regiones, la precariedad de los funcionarios publicos y municipales, respecto a otras entidades del Estado, como Fuerzas Armadas, Poder Judicial, carabineros y medicos, y la falta de condiciones de accesibilidad hacia el resto del pais, en que se debe utilizar territorio argentino o transporte maritimo, sujeto a cupos, itinerarios o condiciones climaticas, y algunas embarcaciones inseguras, todas estas de alto costo, nunca equivalentes a la movilidad que se tiene en el resto del pais".

La poca visibilidad del pais interior, de los poblados y centros urbanos de frontera en sus urgencias, expresado en tiempo cronologico (satisfaccion de la demanda) y existencial (vida cotidiana), obliga a que las localidades y zonas no ganadoras o no integradas--a condiciones de justicia y equidaddeban necesariamente buscar alianzas con sectores academicos, ambientalistas y sensibilidades politicas para tener tribunas comunicacionales, o inclusive alzar una bandera argentina como expresion maxima. La posibilidad de que los conflictos sociales y ambientales sean visibilizados, esta en que estos lleguen a tener manifestaciones de descontento y solidaridad en la capital--que concentra mas del 40 % de la poblaciono que localmente se afecten actividades colaterales propias del gobierno central (paralizaciones, tomas, bloqueos). Si no aparecen en las pantallas no existen, por lo que en la frontera interior un problema social no constituye problema publico.

Fronteras Internas e Insularidad Patagonica

Sin sostener determinismos geograficos, en unos 4.200 km lineales, y marcado por la cordillera de los Andes, el oceano Pacifico, el desierto de Atacama y los campos de hielo sur y norte, se ha generado una condicion insular desde el punto de vista de las fronteras. Internamente se vive una condicion particular desde la perspectiva de la integracion interterritorial, la geografia, las comunicaciones, los desplazamientos, la economia, lo social y lo cultural, incubando la figura de fronteras propiciadas por jerarquizacion de territorios a traves de la inversion en obras publicas y privadas, y las densidades demograficas que aseguran las "rentabilidades sociales".

En este nivel, las fronteras internas son resultado de elaboraciones historicas como los procesos de colonizacion, la definicion de las redes de caminos, la extension del ferrocarril, los puertos, aerodromos y las infraestructuras de almacenamiento, que responden a logicas temporales y hegemonias discursivas, que califican cuestiones ligadas a una dotacion inicial y relativa de recursos naturales y factores productivos, que corresponden a las areas estrategicamente importantes, menores o inexistentes dentro del mapa.

La Subsecretaria de Desarrollo Regional (SUBDERE), reconociendo las dificultades propias del heterogeneo, disperso y a la vez concentrado poblamiento de Chile, a traves de una matriz de oposicion y medicion aislamiento-integracion, define -al igual que Pinochet--la condicion de frontera interior como aislamiento, en funcion del acceso a un conjunto de servicios. Senala, considerando la provision de servicios, que: (a) una localidad aislada corresponde a la relacion existente "entre los componentes de Aislamiento Estructural" (variables morfologicas, clima y Division Politico Administrativa); (b) "que su Grado de Integracion corresponde a la capacidad que tiene el sistema regional para atenuar estas condiciones desventajosas y lograr niveles de integracion que permitan que los territorios sobrepasen, aminoren o mitiguen las condiciones de aislamiento, y puedan acceder a las dinamicas y servicios sociales, economicos, politicos, y civicos, entre otros de los que gozan la mayoria de los habitantes del pais" (SUBDERE 2012:11-12). En la misma direccion, Correa y Salas mencionan Zonas Extremas o Especiales, refiriendose "a territorios que se caracterizan por niveles de aislamiento critico, poblacion escasa y altamente dispersa, con presencia deficitaria del aparato publico y bajo nivel de desarrollo socioeconomico" (Correa y Salas 2015:13). Por lo que, "en la medida que se habita una localidad con condiciones de aislamiento, se esta en presencia de una situacion desventajosa en relacion a otras localidades y territorios del pais" (SUBDERE 2012:7).

Con este reconocimiento, en un analisis de mas de 3.600 localidades por parte de la SUBDERE, en las fronteras tenemos economias de escala, economias de urbanizacion y economias de localizacion. De modo que, la configuracion regional desde la perspectiva externa como interna seria el balance de las fuerzas y los efectos operantes que determina un conjunto de coberturas concentradas, debiles o inexistentes que limitan los repertorios de posibilidades de las comunidades dentro del contractualismo tradicional. Y, uno de los efectos evidentes, quiza el mayor en terminos formales, es el de la participacion democratica: el proceso de aportacion libre de los ciudadanos a la conduccion politica.

Chile: un Archipielago de Islas Continentales y No Continentales

Precisamente, la condicion descrita es la que nos permite reflexionar en torno a la siguiente tesis: Chile, aunque constitucionalmente posee un regimen politico unitario e indivisible, etnograficamente y etnologicamente tal condicion parece una busqueda infructuosa cuando se analiza la distribucion de los bienes sociales, la riqueza, los sistemas de oportunidades y las percepciones y reclamos ciudadanos. Mas aun, la evidencia--a traves de una serie de conflictos socio-ambientales (INDH 2012)demuestra que el pais esta constituido por un conjunto de islas continentales y no continentales con desigual posibilidad de ser escuchadas y que fragmentan el imaginario de la unidad nacional, las que constituyen las fronteras internas propias del deficit de agenciamiento del Estado en terminos territoriales o la falta de confianza en el. Por tanto, una revocacion de este modelo, hace necesaria una transformacion estructural de los fundamentos del Estado, una revision de los derechos que consagra la Constitucion sobre la existencia y el territorio habitado, y una discusion sobre una renta minima garantizada para permanecer en zonas de aislamiento.

El Estado, por cierto, llego con tardanza a muchos lugares, como ocurre en la Patagonia. Pero tambien existen evidencias etnograficas e institucionales que indican que el Estado no acaba de llegar. Argumentos existen de todo tipo para avalar tal aseveracion: (a) determinismos geograficos, (b) precariedad del Estado en terminos de disponibilidad de recursos, (c) estigmatizaciones espaciales sobre bio-regiones, (d) priorizacion o jerarquias de areas de interes. Pero, en lo substantivo, cuando se piensa en el aislamiento como frontera, existe una ausencia de pensamiento estrategico en terminos de Morrisey (1997:13), en la medida que han faltado meritos creativos para generar una perspectiva comun en la diferencia; una debilidad en la generacion y reflexion respecto de como avanzar de manera satisfactoria en la articulacion de las acciones asociadas a los subsistemas que permiten hacer la vida dentro de un marco de opciones multiples conforme a intereses, capacidades, recursos y geografia local.

De este modo, la reflexion sobre las fronteras internas es un tema infinitamente productivo, especialmente en terminos de la justicia territorial como pluriterritorialidad. Y lo es mas en la actualidad en la perspectiva de la globalizacion como condicion glocalizada (Robertson 2003), es decir, de afectacion de fuerzas visibles e invisibles, y estimulos diversos en intensidad que pueden simplemente ubicarse de manera a-espacial y sin conexion--aparente--con lo local, aunque pueden reformular el sistema de acciones local a traves de nuevas formas de control del territorio. Nos parece por tanto, que al hablar de fronteras la discusion obligada es sobre gobernabilidad, gestion, transparencia, rendicion, derechos, desarrollo y seguridad como proteccion, todas cuestiones propias de una logica politica interterritorial, "porque [en Chile] el caracter de la unidad del Estado y la calidad de la ciudadania varia funcional y territorialmente" (Garcia 2015:31). Y, como hemos indicado mas arriba, la dimension pedagogica que marca la linea de frontera, esta severamente cuestionada en lo formal y lo empirico.

Entonces, por una parte se debe comprender la diferencia radical entre los aspectos territoriales y funcionales de la politica, ya que mucho de lo que acontece en el territorio de manera localizada es la concrecion del poder que permite la validacion de las preferencias de los ciudadanos (i.e. votos); asi como tambien se juega de manera prioritaria en las areas de frontera interior y limites con los paises vecinos, la identidad y reconocimiento mutuos que se otorgan gobernantes y gobernados (9). Por otra, porque "el territorio no es un soporte pasivo de localizacion potencial sino el medio activo en el que los actores desarrollan redes de cooperacion e intercambio, originando la innovacion y la creatividad" (Artesi 2007:349). Y, en el caso de la Patagonia, aparece un pais desconocido en el centro politico: el pais de habitus horizontal; el del ir y venir en el cotidiano para la visita medica o traer alimentos, con invernadas y veranadas a uno u otro lado de la cordillera, con redes de trabajo transfronterizas, con filiaciones politicas y consanguineas existentes desde siempre.

Las fronteras interiores (tambien areas o zonas especiales) realzan las asimetrias regionales, la concentracion de oportunidades y distribucion de bienes sociales, que privilegian las areas metropolitanas centrales y las regiones exportadoras.

Villa O'Higgins: el Simbolismo del Procer en el Abandono o en el Exilio

Villa O'Higgins queda al final del camino. Esta al final de la Carretera Austral, cerca de los Campos de Hielo Sur; y, antes del mes de noviembre es dificil llegar. Los turistas que arriban con el estio colman la oferta de albergues rapidamente, agotan los pasajes para embarcarse en Puerto Bahamondes a navegar el lago y visitar glaciares, y, si tienen vehiculos adecuados cruzan a Argentina, o se regresan por los interminables kilometros de ripio, cuestas y curvas por donde llegaron. En el lugar viven unas 600 personas, con un unico establecimiento escolar que solo permite completar la educacion basica, y que obliga a emigrar al norte a quienes califican y tienen los recursos para continuar estudiando, con altos indices de desercion escolar (10), con internet precario, con "caja vecina" como unico servicio bancario, con una primera bomba de bencina instalada a partir del 2014. Cuando no hay combustible, se paraliza todo: transporte y calefaccion. Faltan los insumos basicos: "se come lo que llega"; "hoy nos queda una porcion de pollo, y dos trozos de carne... pueden ser con arroz o papas. No hay mas" (registro realizado en diciembre de 2015). Villa O'Higgins es la frontera interna, y la gente asi lo retrata: la vida es muy dura. La soledad mata; pero, se vive tranquilo"; "esto toma vida, los negocios tienen movimiento mientras dura el verano. Hasta los alojamientos se hacen pocos" confiesa un lugareno, un empresario local reflexionando en que quedan pocas semanas para el fin de la temporada (registro realizado en febrero de 2015).

Mientras se discutia en el Congreso, en Valparaiso, una ley que "podia" autorizar la venta de farmacos genericos en supermercados, a 1.720 km, en Villa O'Higgins (latitud: 49o. 20' Sur Longitud: 72[grados]. 18' Oeste, y 265 msm), la comuna mas austral de la region de Aysen, sus habitantes no contaban con farmacia y supermercado, y la ronda medica se realiza cada 15 o 30 dias, solo si las condiciones climaticas lo permiten (11). La Villa fundada en 1966, que lleva el nombre del "padre de la patria", corresponde al unico nucleo poblacional de la zona. Se llega por la carretera austral (ruta G7), un camino ripiado que en algunos casos no supera los siete metros de ancho. La apertura de la ruta de penetracion la ejecuto el Cuerpo Militar del Trabajo a partir de 1976, con un contingente de varios miles de trabajadores, soldados, conscriptos y jefes de hogar desempleados bajo un subsidio a la cesantia (Plan de Empleo Minimo), mas oficiales y profesionales. A la fecha se extiende por 1.250 km, hasta Villa O'Higgins, a unos 775 km al sur de Puerto Montt (en linea recta), con 260 km de caminos laterales, de un total que se espera completar de 2.175 km hasta Puerto Natales, en Magallanes.

Las localidades mas cercanas son Caleta Tortel (500 hab.) a 150 km, Cochrane (3.000 hab.) a 230 km y El Chalten, Argentina a 110 km, cruzando el lago O'Higgins y Laguna del Desierto. La ciudad mas cercana es Coyhaique, la Capital regional de la region de Aysen, con una poblacion superior a las 59.000 personas (segun proyecciones censales) y localizada a 571 km. de distancia, que implica dos dias de viaje. Ahi se encuentra el hospital base y pueden satisfacerse algunas de las demandas de salud (12). En Villa O'Higgins, como en todas las localidades rurales de la Patagonia, se conocen solo dos enfermedades: "las que se curan en casa, y las que matan". Cuando se trata de vender los animales, base de su actividad economica, una barcaza en el Lago O'Higgins, en el lado chileno, y San Martin en el argentino, pasa una vez al ano. Villa O'Higgins es frontera con Argentina, y su puesto fronterizo en el paso El Bruna fue desalojado, lo mismo que el Marconi, y el reten [de carabineros] Laguna Redonda fue desocupado en el ano 2000. El paso Rio Mayer (ribera norte), el paso Rio Mosco, el paso Lago O'Higgins--San Martin, el paso Marconi y el paso Dos Lagunas, no tienen complejos fronterizos y Carabineros opera en funcion de aduanas. Tambien esta desconectado de "El Chalten", el poblado fronterizo espejo, uno de los lugares mas exclusivos de turismo de elite, considerado por algunos "la capital mundial de trekking", y donde turistas cruzan la frontera sin ningun control (Diario el Mercurio, 22 de junio de 2013).

La cronica periodistica, que luego dio lugar a reportajes televisivos, es elocuente. Distancia, aislamiento y carencias diversas; un sorprendente "otro Chile". Un registro de campo (Villa O'Higgins 2015), refuerza esta idea: "Chile llega hasta Puerto Montt en forma clarita, despues empieza algo raro hasta Punta Arenas". El testimonio se sustenta en la ausencia de coordenadas territoriales que permitan una imagen extendida del territorio como soporte de una continuidad, ya que no existe la idea de kilometros lineales en la Patagonia, porque estos son substituidos por horas aproximadas y tentativas de viaje. Como sostiene el handbook Lonely Planet de los viajeros: la seguridad de un viaje en bus, solo esta asegurada cuando uno confirma en la ventanilla de la terminal de autobuses la salida (13). El recorrido por la region de Aysen solo es posible si las condiciones climaticas lo permiten, y si los ripiados caminos no estan cortados por la crecida de un rio, una nevada, la caida de un arbol o el desprendimiento de parte de un cerro.

Los embarques que llegan a la region proveniente del centro del pais, arriban a Puerto Chacabuco, un pequeno puerto de carga para una region que tiene 91.492 habitantes y 108.494 [km.sup.2], equivalentes al 14,3% del territorio nacional. Desde ahi los camiones con suministros deben recorrer casi 600 km, para luego aguardar uno de los tres viajes semanales en verano, o los dos en invierno, que realiza la barcaza para cruzar el Fiordo Mitchell y llegar a Villa O'Higgins. Tras unos 50 minutos de navegacion, otros 100 km deben avanzar por un camino angosto para recien llegar a la comuna mas austral de la region, flanqueada por el limite de la experiencia viajera nacional: Campo de Hielo Sur (14).

Por cierto, la distancia y el transporte son parte de los altos costos de vida, como el que implica contar con un bidon de gas en una localidad donde las temperaturas oscilan en invierno entre--15[grados]C y 8o.C. Practicamente en todas las localidades interiores los productos aumentan su valor hasta en 150% en relacion a Coyhaique. Es decir, el valor del flete supera el valor del producto, mayormente cuando se trata de insumos para construccion. Asi, la sumatoria de carencias, es lo que configura una distancia simbolica y material en las zonas australes en relacion al centro del pais, ya que hay un rezago estructural, un deficit politico, economico, de servicios y de profesionales, porque las rentabilidades sociales solo se miden por costos, numero de habitantes y votos validamente emitidos.

Entonces, los habitantes viven una bipolaridad para dar forma a su existencia. Cuando requieren de un servicio o tienen una necesidad que obliga a desplazamiento territorial: ?van a Chile o Argentina como entidad politica?; o, afirmativamente en terminos de referencia simbolica y habla: "van a Chile (al norte), o "van a Argentina" (al este). No hay respuesta unica; las informaciones radiofonicas de Argentina son tan importantes como las de Chile, y son tan valiosos los pesos argentinos como los chilenos.

Magallanes y Aysen: Lejos de Chile

Magallanes y Aysen son las regiones australes que reclaman al centralismo politico su indiferencia dentro de una asignacion presupuestaria de tipo mercantilista, que condiciona la asignacion de recursos en funcion de su demografia, a pesar de la inmensa riqueza que pueden representar en el imaginario verde del mundo. Sinteticamente, se trata de regiones perdedoras: viven de los subsidios del Estado de Chile, del empleo publico (civil y militar), obras publicas como la construccion de la carretera Austral (Aysen), y no pueden administrar su propia riqueza. Sus hospitales no cuentan con especialistas, escuelas y universidades de calidad, servicios de transporte eficiente e infraestructuras culturales. Su economia ha sido de enclave y de cortos ciclos. En Magallanes explotacion aurifera, ovejas con fines lanares e hidrocarburos; en Aysen, primero ovejas; ahora salmoneras, hidroelectricidad, torres eolicas y forestales.

Las actividades han tenido ciclos muy cortos, a pesar que los imaginarios locales y predicativos nacionales hayan quedado anclados en estas labores productivas. Sin embargo, lo senalado instala una cuestion basica: la union entre la voluntad politica o la afirmacion politica y la ciencia y sus aplicaciones territoriales. Esto, como senala Boisier (2006:149150) porque se generan "lugares productivos discontinuos", porque el territorio se constituye de manera diferenciada, inclusive al interior de las propias regiones.

En toda la zona patagonica se habla de manera corriente de "ir a Chile", cuando se va hacia el norte, es decir, a Puerto Montt como referencia, a 1.000 km de Santiago, la capital. El registro revela un enclaustramiento y discontinuidad en terminos de movilidad y de limitadas referencias circulantes para hacer la vida, lo que deviene en una situacion de distancia afectiva; un sentimiento de un pais diferente, que arrastra la idea de lejania y abandono como cuestion permanente: es "estar aparte", "de ser una region lejana", "un pais distinto", "es vivir en una isla que te ahoga", "hay que vivir el invierno aqui, para saber lo que es vivir en la Patagonia. Esto te inmoviliza", "aqui no hay nada... si no te mueves, a los dos meses te quieres volver" (registros realizados en Coyhaique, en julio de 2016). Una maestra rural relata en La Tapera: "los sueldos son atractivos para venir a trabajar aca, pero la lejania te pasa la cuenta en terminos de familia y desarrollo profesional; y eso se hace cada vez mas duro"; otro docente agrega: "leo tres libros al mes, con ello evito que el campo me atrape". Y, un alcalde confiesa: "aqui no elegimos a los profesores; llegan los que se animan a venir. No podemos decidir nada" (registros realizados en la Tapera, en julio de 2016).

El sentimiento configura una multiplicidad de identidades minimas, anonimas y unicas alojadas en el Chile interior patagonico, apareciendo etnograficamente la idea de islas no conectadas entre ellas, aunque constituyen un gran archipielago. Por ello, hemos registrado en nuestras entrevistas que cuando se sale a estudiar hacia las regiones del centro del pais, "se descubre un mundo nuevo", "el sol y la calle, la vida al aire libre"; "se descubren las librerias, los cines, los espectaculos"; "se hace cada vez mas dificil volver... y cuando vamos [a ver a la familia], uno se quiere regresar. ya siente que los amigos no son los mismos. Por eso, a veces uno se inventa que tiene que estudiar en enero, pero la verdad es que uno no quiere volver" (registro realizado en Coyhaique, en 2015 a un profesional recien titulado). Y, conforme a su socializacion resulta casi natural--tanto en Magallanes como en Aysen--la siguiente disyuntiva al terminar la educacion secundaria: "?te quedas o te vas?" (15).

De este modo, es solo con el afianzamiento tardio de los hitos fronterizos hace 50 anos, tanto por parte de Gendarmeria en Argentina y Carabineros en Chile que custodian las fronteras, que la alteridad como nacionalidad se ha constituido en una preocupacion efectiva, aunque sin resultados. No obstante ello, en algunas localidades fronterizas, por la existencia de redes familiares a ambos lados de la frontera, el limite y la nacionalidad para muchos habitantes es casi una formalidad, porque con el proceso de circulacion laboral o comercial, coincidentemente segun los funcionarios municipales de la Comuna de Futaleufu (enero de 2014) y Palena (enero de 2014): "algunos siempre reclaman derechos y beneficios en los dos paises. Hay muchos que tienen tierras alla y aca, y residen en los dos paises".

El nacionalismo castrense propicio iniciativas integradoras, como el desarrollo temprano de la aviacion a cargo de la Fuerza Aerea desde 1930, creando una red de aerodromos en toda la Patagonia, convirtiendo al avion en el medio de transporte caracteristico de un extenso territorio, frente a un poblamiento sin ferrocarril ni carreteras. La aviacion fue una alternativa para atenuar la desconexion y el abandono, ofreciendo una forma mas barata de conectividad y medianamente efectiva para una poblacion escasa y dispersa. Sin embargo, ha tenido sus propias limitaciones, pues los unicos aeropuertos grandes y operables todo el ano, se consolidaron en los espacios planos mas proximos a las ciudades de Coyhaique (Aysen) y Punta Arenas (Magallanes). El resto del territorio vio proliferar una vasta red de aerodromos que se ha constituido en la mas densa de todo el pais: el 45,8% del total nacional de estas estructuras se concentran en la Patagonia (Direccion de Aeropuertos, 2013), aunque la operatividad se ubica en un 50% anual.

Conforme a lo senalado, los elementos culturales y de identidad atribuidos a una nacion son dificiles de pesquisar cotidianamente en grandes extensiones de la Patagonia chilena, por lo que claramente existen diferencias al aludir a la "chilenidad" entre lo estatalnacional y lo territorial como circuito localizado en territorios de frontera y zonas aisladas, ya que no coinciden Estado, nacion y territorio como unidad de frontera. Asi, la percepcion de donde empieza y donde termina el pais, es una cuestion muy reciente, asi como la misma idea de pertenecer a el. A pesar de haber existido hipotesis de guerra con Argentina, las comunas cordilleranas de Chile de la provincia de Palena generan un circuito binacional eficiente con Esquel y Trevelin; Coyhaique con Rio Mayo, Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn; Chile Chico con los Antiguos; y, Punta Arenas con Rio Gallegos (Figura 3).

Mas aun, como corolario, todos nuestros registros de campo indican que hasta los anos sesenta, en el poblado cordillerano de Futaleufu, Carabineros informaba a los habitantes--como mandato en terminos de produccion de sentidos--"en que lugar de la frontera se encontraban", que "debian elegir entre ser chilenos o argentinos" y "en que direccion se encontraba cada pais" (entrevista a un funcionario de Carabineros jubilado, 2014), como si las personas estuvieran plena conciencia de la geografia politica y en condiciones de establecer diferencias substantivas a partir del habitar y su movilidad. Hasta esos anos,"uno podia tener los animales domesticos en Argentina y la lena en Chile, y uno que sabia, si estaba dentro de su propiedad" (en Futaleufu, 2013); casi todos los contactos, interacciones y la cultura "eran argentinas" (i.e.simbolismos en el vestir y el habla), por lo que entendera que cuando fue necesario afianzar hitos y deslindes limitrofes internacionales, recien estas poblaciones obligaron al gobierno central a iniciar contactos regulares con estos poblados fronterizos, para "chilenizarlos" y hacer soberania, ya que "la nacion queda lejos" (Nunez 2017).

Cuando en el Valle de California, donde la frontera esta separada por un rio, existen personas que siendo "chilenas", o sintiendose tales, reconocen "haber realizado el servicio militar en Argentina", la operacion misma de adscripcion a una nacionalidad es artificial, porosa y deja de tener sentido. Prima la epistemologia geocultural; la que define un limite fisico que otorga simultaneamente espesor a la identidad como igualdad y diferencia. Mientras, y asi lo creemos, la condicion fronteriza es la de una "configuracion" en terminos de Norbert Elias (1979); zonal, binacional, de interacciones y dependencia reciproca.

Conclusiones

El que la carretera austral (ruta G7) no lograra completar la conexion por tierra, con un camino susceptible de usarse todo el ano, y con un estandar adecuado para el transporte mas expedito como la Ruta 40 en el lado argentino, que con mas de 5.000 km une al pais entre la frontera con Bolivia y el Estrecho de Magallanes, explica algunas de las dificultades que hemos senalado entre limite, frontera, soberania (s), identidad y pais interior. La discontinuidad de la conectividad es una hipotesis mas para explicar el fracaso de la definicion territorial de la Patagonia chilena y se mantenga como la frontera interior o la "tierra de entre medio", frente al desarrollo economico neo-capitalista y tecnocratico. Su aislamiento permanente propicio el estancamiento demografico, con una cadena de efectos perversos: escasez de mano de obra calificada y profesionales, y falta de desarrollo de oficios urbanos; pobreza en el mercado de alimentos, bienes y servicios accesibles; transporte caro para sus habitantes, crecimiento urbano reducido, centralizado y despoblamiento de grandes extensiones rurales.Tengase presente la fragilidad territorial a traves del caso del poblado de Chaiten, en Palena, despues de las epicas protestas y demandas para su refundacion asociadas a la catastrofe del 2008. La puerta de entrada a la Patagonia Austral, en terminos demograficos se contrajo, porque su poblacion, con las temporalidades emocionales, politicas, academicas y economicas comprometidas en el proceso, descubrio en su dispersion otros repertorios de posibilidades (Mandujano et al. 2016).

Si en el pasado, estas tierras de "entre medio" hubo de ser administrada, generar fomento, ofrecer seguridad y colonizar, mucho de ello parece pendiente en esta historia--de algo mas de cien anos--amputada y con omisiones. Antes, a la distancia: ?que podia ser resuelto con eficacia?. Todo estaba lejos. Ahora, aparentemente mas cerca: ?que puede ser cumplido con eficiencia dentro del contrato social del Estado? La comprension de la frontera como binacionalidad y movimiento, sigue concibiendose como un problema tecnico y no cultural por el mundo politico.

Existe un pais interior y una frontera interior porque hay un deficitario milieu, es decir, condiciones politicas, sociales, culturales e institucionales que conecten con el imaginario nacional y su hegemonia predicativa. Con ello, es evidente que se trata de una frontera interior. La debilidad regional en la Patagonia esta en la incapacidad de reunir a traves de la accion del Estado y sus funcionarios un conjunto de elementos propios de un desarrollo territorial que permita elevar la calidad de vida, relativa a cuestiones como: (1) el bienestar; (2) la sostenibilidad; (3) la gobernabilidad y participacion local; (4) la defensa de la identidad y el desarrollo; y, (5) el ordenamiento del territorio para generar arraigo y constituir polos de atraccion. En estos territorios, lo publico debe ser asumido por la gente y el Estado.

El desarrollo territorial integrado y un proyecto colectivo requieren de equidad territorial y solidaridad interterritorial. Una conjuncion de estas variables y procesos descentralizadores podrian ayudar a disminuir el sentimiento de "ser otro desvalorizado" en relacion al resto del pais. Las fronteras interiores como las de Aysen y Palena refieren a un pais inarmonico y de una desigualdad ideologica, juridica, politica, economica y cultural. Las limitaciones de las poblaciones que habitan el pais interior, es decir, la frontera dentro de la propia frontera, terminan por hablar de una poblacion y un territorio imbuido dentro de unos marcos con pocas alternativas de diferenciacion interna, y con gran dependencia externa. Las deficiencias en la conectividad y el alto costo para salir y entrar a estos territorios, y los problemas para los desplazamientos internos son la evidencia mas tangible de la supervivencia de la frontera de principios del siglo XX y de mecanismos permanentes de expulsion y de una condicion monocromatica en el paso del tiempo.

Es necesario aumentar la descentralizacion del poder en el territorio nacional y regional. La descentralizacion es una de las herramientas de articulacion para implementar nuevas politicas de integracion, que permitan autonomia de acuerdo a los recursos naturales y materiales, porque ayudaria a traer procesos de democratizacion y nuevas formas de participacion de la ciudadania. He ahi, una aspiracion y constatacion paradojica.

Agradecimientos: Este trabajo es resultado del proyecto de investigacion Fondecyt 1120795, "Etnografia de la colonizacion y recolonizacion en los territorios de frontera de Chiloe Continental. Actores, intercambios y conflictos", y 1161013, "De los ensamblajes locales, regionales y nacionales a los ensamblajes globales. Etnografia y politica de las relaciones de sujecion local en el area de influencia de la Carretera Austral, la provincia de Palena y la region de Aysen". Agradecemos al programa Fondecyt haber apoyado estas investigaciones, asi como a los evaluadores y su disposicion, cuyos acertados comentarios y sugerencias permitieron mejorar este articulo.

Referencias Citadas

Anderson, B. 2006. Comunidades Imaginadas. Reflexiones sobre el Origen y la Difusion del Nacionalismo. Fondo de Cultura Economica, Mexico, D.F.

Artesi, L. 2007. Desarrollo local y turismo. Notas sobre nuevos enfoques teoricos y metodologicos para la implementacion de politicas en la Patagonia Austral. En Ciudadania y Territorio y Desarrollo Endogeno. Resistencias y Mediaciones de las Politicas Locales en las Encrucijadas del Neoliberalismo, coordinado por R. Zarate y L. Artesi, pp. 347-361, Editorial Biblos, Buenos Aires.

Baeza, B. 2009. Fronteras e Identidades en la Patagonia Central (1885-2007). Protohistoria Ediciones, Rosario.

Bandieri, S. 2011. Historia de la Patagonia. Editorial Sudamericana, Buenos Aires.

Barabas, A. 2004. La construccion de los etnoterritorios en las culturas indigenas de Oaxaca. Desacatos. Revista de Antropologia Social 14:145-168.

Benedetti, A. e I. Laguado 2013. El espacio fronterizo argentinochileno. Definicion de categorias operativas y primera aproximacion descriptiva. En Fronteras en Movimiento e Imaginarios Geograficos. La Cordillera de los Andes como Espacialidad Sociocultural, editado por A. Nunez, R. Sanchez y F. Arenas, pp. 451-483. PUC, Instituto de Geografia y RIL Editores, Santiago.

Bhabha, H. 1996. Culture's In-between. En Questions of Cultural Identity, editado por S. Hall y P. Du Gay, pp. 53-60. Sage, London.

Boisier, S. 2006. Imagenes en el Espejo. Aportes a la Discusion sobre Crecimiento y Desarrollo Territorial. Editorial Puerto de Palos, Santiago.

Bonfil, G. 1990. Mexico Profundo. Una Civilizacion Negada. CONACULTA-Grijalbo, Mexico, D.F,

Cairo, H. 2001. Territorialidad y fronteras del Estado-nacion: Las condiciones de la politica en un mundo fragmentado. Politica y Sociedad 36:29-38.

Carreno, L. 2003. Los sucesos de Chile Chico, 1917-1918. Un episodio del poblamiento de Aisen. Revista de Historia Social y de las Mentalidades 7:121-147.

Chatterjee, P. 2008. La Nacion en Tiempo Heterogeneo y otros Estudios Subalternos. Siglo XXI--CLACSO, Buenos Aires.

Cheyre, J. 2012. Entrevista. Santiago: Radio Universidad de Chile. Consultado en: http://derecho.uc.cl/Derecho-UC-en-los-medios/ profesor-juan-emilio-cheyre-analiza-el-conflicto-de-aysen-enradio-universidad- de-chile.html

CORFO 1950. Geografia Economica de Chile. Tomo I y II. Santiago.

CORFO 1960. Geografia Economica de Chile. Tomo III y IV. Santiago.

Correa, L. y A. Salas (eds.) 2015. Prefacio. En Gobernabilidad, Desarrollo y Seguridad en las Zonas Extremas. Academia Nacional de Estudios Politicos y Estrategicos, Santiago.

Crespo, C. y M. Tozzini 2013. Fronteras identitarias a la sombra de la gran frontera estatal. Omisiones y tensiones en las construcciones del pasado en la Comarca Andina del Paralelo 42o., Patagonia Argentina. En Fronteras en Movimiento e Imaginarios Geograficos. La Cordillera de los Andes como Espacialidad Sociocultural, editado por A. Nunez, R. Sanchez y F. Arenas, pp. 357-386. PUC, Instituto de Geografia y RIL Editores, Santiago.

Direccion de Aeropuertos 2013. Red Aeroportuaria Nacional. Ministerio de Obras Publicas [http://www.aeropuertos.gov.cl/ Paginas/default.aspx: 22 de julio 2013].

Elias, N. 1979. El Proceso de Civilizacion. Fondo de Cultura Economica, Mexico, D.F.

Garcia, V. 2015. Politicas publicas y zonas extremas en el norte y sur de Chile: aproximaciones desde el marco de las coaliciones promotoras. En Gobernabilidad, Desarrollo y Seguridad en las Zonas Extremas de Chile. ANEPE, Santiago.

Gimenez, G. 2000. Territorio, cultura e identidades. La region sociocultural. En Cultura y Region, editado por J. Martin-Barbero, F. Lopez y A. Robledo, pp. 87132. CES/Universidad Nacional/ Ministerio de Cultura, Bogota.

Harley, J. 2005. La Nueva Naturaleza de los Mapas. Ensayos sobre la Historia de la Cartografia. Fondo de Cultura Economica. Mexico, D.F.

Ibar, J. 1973. Aisen. Hombres y Naturaleza. Imprenta de La Armada, Valparaiso.

Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) 2012. Mapa de Conflictos Socio-Ambientales en Chile. Santiago.

Ivanoff, D. (sf) La guerra de Chile Chico. http://www. memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0012980.pdf

Jocelyn-Holt, A. 2004. Historia General de Chile. 2, Los Cesares Perdidos. Editorial Sudamericana, Santiago.

Laclau, E. 2002. Misticismo, Retorica y Politica. Fondo de Cultura Economica, Buenos Aires.

Maiz, R. 2008. La Frontera Interior. El Lugar de la Nacion en la Teoria de la Democracia y el Federalismo. Tres Fronteras Ediciones, Murcia.

Maggiori, E. 2012. La Cruzada Patagonica de la Policia Fronteriza. Ediciones Remitente Patagonia, Gaiman.

Mandujano, F, J. Rodriguez y S. Reyes 2016. El Estado y localidades aisladas en la Patagonia chilena: una tensa relacion en la ultima frontera interior de America Latina. Bitacora. Revista Urbano Territorial 26:83-92.

Mandujano, F. y J. Rodriguez 2016. "La catastrofe del 2008 en la provincia de Palena: reflexiones sobre su impacto y particularidades en la Patagonia Occidental. Magallania 44 (2):69-85.

Martinic, M. 2011. Magallanes en el Ordenamiento Territorial de Chile Republicano. Su Expresion Cartografica (1853-1884) Magallania 39 (2):37-45.

Morrisey, G. 1997. Pensamiento Estrategico. Prentice Hall, Mexico, D.F.

Nogues, J. 1990. Los nacionalismos y la geografia. Geocritica: 5-39.

Nunez, A., B. Baeza y M.C. Benwell 2017. Cuando la nacion queda lejos: fronteras cotidianas en el paso Lago Verde (AysenChile)--Aldea Las Pampas (Chubut-Argentina). Revista de Geografia Norte Grande 66:97-116.

Nunez, A., R. Molina, E. Aliste y A. Bello 2016. Silencios geograficos en patagonia-aysen: territorio, nomadismo y perspectivas para re-pensar los margenes de la nacion en el siglo XIX. Magallania 44 (2):107-130.

Osses, H. 2008. Patagonia. Ficcion y Realidad. Zagier y Urruty, Buenos Aires.

Otero, L. 2006. La Huella del Fuego. Historia de los Bosques Nativos. Poblamiento y Cambios en el Paisaje del Sur de Chile. Pehuen, Santiago.

Osorio, M. 2014. Antiguas Historias del Valle Simpson. Nire Negro Ediciones, Coyhaique.

Pinochet, A. 1993. "Ejercito de Chile: posibles elementos a considerar en su proyeccion futura". Conferencia, 19 de agosto. Santiago, Chile.https://fas.org/irp/world/chile/holzmann.htm

Robertson, R. 2003. Glocalizacion: tiempo-espacio y homogeneidadheterogeneidad. En Cansancio del Leviatan: Problemas Politicos de la Mundializacion, coordinado por J.C. Monedero FernandezGala, pp. 261-284. Trotta, Madrid.

Rodriguez, J., N. Gissi y F. Mandujano 2018. Nuevas territorializaciones y justicia social en la Patagonia chilena: una aproximacion desde la antropologia politica. En Etnografias del Poder. Formas Actuales de Dominacion en el Mundo Rural, Hernan Salas Editor, IIAUNAM, Mexico, D.F. (en prensa).

Rodriguez, J., N. Gissi y P. Medina 2015. Lo que queda de Chile: La Patagonia, el nuevo espacio sacrificable. Revista Andamios 12 (27):335-356.

Saenz, J. 2016. Territorio Rural y sus Transformaciones ante Procesos de Globalizacion en la Subregion Transandina de la Provincia de Palena, Patagonia Chilena. Memoria para optar al titulo de Antropologo Social, Departamento de Antropologia, Universidad de Chile.

Said, E. Orientalismo 2002. Orientalismo. Debate, Barcelona.

Senado de Chile (6 de marzo de 2012), Oficio No. 172/SEC/12.

Soja, E. 1993. Geografias Pos-Modernas. A reafirmando do espago na teoria social critica. Jorge Zahar Editor, Rio de Janeiro.

Subsecretaria de Desarrollo Regional (SUBDERE). 2012. Estudio identificacion territorios aislados 2011. http://www.subdere.gov. cl/documentacion/estudio-identificaci%C3%B3n-de-territoriosaislados-2011 Descargado el 15 de septiembre de 2017.

Torres, S. 2002 La zona cordillerana del Chubut-Aysen. Una sociedad fronteriza en la primera mitad del siglo XX. Anuario del IEHS, UNCPBA 17:325-346.

Vich, V. 2008. Presentacion. En La Nacion en Tiempo Heterogeneo y Otros Estudios Subalternos. Editado por P. Chaterjee. Siglo XXI--CLACSO, Buenos Aires.

Worrall, S. 2004. Land of the Living Wind. National Geographic, Jan.

Notas

(1) La construccion corporativa es una forma de aceptacion y autorizacion de las posibilidades de lectura, asi como de su justificacion como relacion hegemonica y de poder. Entonces, una imagen del territorio como regimen discursivo, ofrece los elementos de diagnostico, de identificacion de problemas y soluciones, asi como las metodologias y tecnicas de correccion (Said 2002).

(2) Por ejemplo, Susana Torres sostiene que en las primeras decadas del siglo XX, del lado argentino de proveia de ganado vacuno, mientras que desde el lado chileno ingresaban productos manufacturados. Tambien, existian inversiones capitalistas que poseian sus patrimonios en uno y otro lado de la frontera.

(3) Actualmente, los unicos centros poblados son Punta Arenas (1848), Porvenir (1894), Puerto Natales (1911), Puerto Williams (1953) y Cerro Sombrero (1958). La region de Magallanes y la Antartica chilena, posee una extension 132.291 km1 2 3, equivalente al 17,5% del territorio nacional, y segun el Censo de 2002 posee una poblacion de 150.886 habitantes, equivalente al 1% del total nacional.

(4) Sobre este punto, y como elemento de conflicto y control territorial, Danka Ivanoff (sf) describe el proceso de acaparar tierras y ampliacion de la frontera ganadera en Aysen por parte de los controladores de toda la region extrema austral de Chile y Argentina, el que posteriormente da forma a la llamada "guerra de Chile Chico" (1918) o "sucesos del Lago Buenos Aires". Senala que las grandes concesiones que se inician en el ano 1901, son resultado de fusiones o traspasos de derechos que quedaron en manos de J. Menendez, M. Brawn, F. Campos, G. Blanchard y J. Nogueira, quienes litigan sobre ocupaciones de los errantes expulsados de Argentina.

(5) La circulacion de los chilenos en la vertiente oriental de la cordillera, esta documentada hasta Comodoro Rivadavia, tanto en el pasado como en el presente cercano, ya que durante la dictadura civico militar fue un lugar de refugio para los disidentes y perseguidos.

(6) En otro trabajo (Rodriguez et al. 2015), nos hemos referido ampliamente al lugar que ocupa actualmente la Patagonia en el imaginario de la economia mundial. En este sostenemos: que es uno de los pocos lugares del mundo donde hay tierras disponibles y fuentes de recursos abundantes, demandados por la economia global. Se le identifica como un lugar no contaminado, con importante biodiversidad, rios de flujo libre y de gran potencial energetico; remoto, poco asequible, con habitantes aislados y distanciados, con servicios deficientes producto del centralismo del Estado nacional. Se identifican, ademas, distintos actores e imaginarios que estan generando una rescritura del territorio con fines diferenciados y contradictorios, como el Estado, los capitales, las comunidades, grupos ambientalistas, migrantes por cambio de estilo de vida y otros con intereses ideologicos.

(7) Para el caso de la Patagonia, son esclarecedores el Llamado "conflicto de Magallanes" (2011) y el "movimiento social del Aysen" (2012). El primero, precipitado por un alza indiscriminada del gas, decidida en Santiago; y, el segundo, un acumulado historico que incluia quitar el impuesto especifico a los combustibles, sueldos regionalizados, universidad publica regional, procedimientos vinculantes a traves de plebiscitos, entre otros.

(8) Anos despues, Juan Emilio Cheyre, Jefe del Ejercito, con una mirada geopolitica habla del fracaso de la regionalizacion y de la invertebracion del pais, en la medida que en cuatro decadas no se logro autonomia regional y local ni integracion a traves de una carretera longitudinal que fue pensada en los anos 60, comenzada a construir a mediados de los 70 y que permanece inconclusa en el 2017.

(9) Nos referimos concretamente a dos cuestiones centrales que se manifiestan con mayor o menor intensidad ante coyunturas y que son reflejos de malestares regionales que reclaman por el "abandono" o que demandan "tratos especiales": (a) intereses emancipatorios de algunas regiones y zonas como Magallanes, Isla de Pascua y la Araucania, las que ya tienen emblemas distintivos que coexisten con la bandera y escudo nacional; (b) la presencia de banderas argentinas en areas de frontera austral.

(10) Solo el 2018 se ha implementado la educacion secundaria. Con anterioridad, la unica posibilidad de continuar estudios medios era abandonando el poblado, lo que tenia incidencia en aspectos afectivos como el desarraigo, y en lo economico. Es decir, por una parte, los estudiantes debian partir para no volver hasta terminado el ano escolar; por otra, implicaba un sacrificio economico dificil de sostener para las familias.

(11) En la region de Aysen, con una poblacion estimada de 107.334 personas al ano 2014, la comuna de Coyhaique, capital regional cuenta con 5 farmacias. Aysen la segunda ciudad en importancia, sus casi 30.000 habitantes cuentan con tres establecimientos. Las comunas de Cochrane y Chile Chico, cuentan con un establecimiento. Lago Verde, Cisnes, Guaitecas, O'Higgins, Tortel y Rio Ibanez no tienen. Las farmacias corresponden a una actividad privada.

(12) Los registros de campo y las entrevistas asi como la informacion secundaria habla de deficit profesionales especializados y falta de algunos servicios basicos como una unidad de cuidados intensivos pediatricos. Esto significa que, frente a brotes como influenza, los ninos deben ser derivados a centros hospitalarios fuera de la region.

(13) Lo mismo ocurre con las barcazas para cruzar los lagos patagonicos.

(14) El viaje hasta Villa O'Higgins corresponde a un imperdible para los turistas extranjeros por la belleza de la ruta, y porque despues de Groenlandia y la Antartica, el Campo de hielo Sur y Norte corresponden a la tercera reserva mundial de agua dulce. Sin embargo, reconocen una decepcion inversamente proporcional: despues de dos dias de viaje, se encuentran sin disponibilidad de alojamiento y escasos servicios de alimentacion.

(15) Se trata de una formalizacion aglutinante de registros, los que fueron realizados en entrevistas en Coyhaique, Aysen y Punta Arenas. Estos indican una perspectiva "perversa", en la medida que en los ultimos anos de educacion secundaria, los adolescentes y sus familias, conforme a redes de apoyo y recursos, deben tomar la decision que favorezca la ampliacion de expectativas.

Juan Carlos Rodriguez Torrent [1], Nicolas Gissi Barbieri [2] y Fernando Mandujano Bustamante [3]

[1] Centro de Investigaciones en Vulnerabilidades e Informalidades Territoriales (CINVIT), Facultad de Arquitectura Universidad de Valparaiso, Avenida el Parque 570-Valparaiso, Chile. juancarlosrodriguezt@yahoo.com

[2] Departamento de Antropologia, Universidad de Chile, Av. Ignacio Carrera Pinto 1045, Nunoa, Santiago, Chile. ngissi@uchile

[3] Facultad de Educacion, Universidad de Playa Ancha, Av. Playa Ancha 850- Valparaiso, Chile. fm@upla.cl

Recibido: octubre 2017. Aceptado: junio 2018.

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562018005001501. Publicado en linea: 6-agosto-2018.

Leyenda: Figura 1. Territorio de la Patagonia Chilena-Argentina. Fuente: elaboracion de los autores con base en el Mapa general de la Patagonia del Instituto Geografico Militar (IGM-Chile). Escala 1: 5.000.000. Patagonia Chilena-Argentina. Source: Authors' own elaboration based on the general Map of Patagonia of the Geographic Military Institute (IGM-Chile). Scale 1: 5,000,000.

Leyenda: Figura 2. Fotografia en la que se ve representada la distincion y la autenticidad. Tomada en septiembre de 2017, por Juan Saenz Passeron. Photograph representing distinction and authenticity. Photograph taken by Juan Saenz Passeron in September 2017.

Leyenda: Figura 3. Flujo de movilidad e intercambio en la Patagonia NorCentral. Mobility and exchange flow in north central Patagonia.
COPYRIGHT 2018 Universidad de Tarapaca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rodriguez Torrent, Juan Carlos; Gissi Barbieri, Nicolas; Mandujano Bustamante, Fernando
Publication:Revista Chungara. Revista de Antropologia Chilena
Date:Oct 1, 2018
Words:13569
Previous Article:UNA DESCRIPCION FENOMENOLOGICA DEL "OBJETO ARQUEOLOGICO".
Next Article:LA PARADOJA ENTRE CULTURA Y REALIDAD: EL ESFUERZO DE CRIAR NINOS Y NINAS MAPUCHE EN COMUNIDADES INDIGENAS DE CHILE.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters