Printer Friendly

FORMAS DE LUZ (EL SENTIDO DE LA MELANCOLIA): No tuvo razon Dante Alighieri o el rostro anverso de Garramuno.

Monica Braun, Directora de la Editorial Nieve de Chamoy, resolvio mi dilema para comentar Formas de luz (el sentido de la melancolia), una novela por demas incomoda con la que el escritor colombiano Marco Tulio Aguilera Garramuno gano el Premio Bellas Artes de Novela Jose Ruben Romero 2017.

La novela publicada por la Universidad Veracruzana, coincide con la publicacion de otra novela de Marco Tulio: La honesta lujuria, editada precisamente por la vanguardista empresa cultural Nieve de Chamoy. Braun participo en la FILU para difundir La honesta lujuria, un libro mas angosto en volumen que Formas de luz que es un pliego de 457 paginas, pero de una gran valia literaria.

Monica fue vecina de pagina de Garramuno en el ya mitico Sabado, suplemento cultural de unomasuno, que dirigio el viajero pornotopico Huberto Batis. Por eso lo que dijo la autora de Sexo chilango, distingue perfectamente una de otra, son las faces de una moneda: mientras La honesta lujuria continua la pantagruelica mision de Marco Tulio, Formas de luz es, explicitamente, su anverso.

Formas de luz no es sencillo calificarla dentro de la orbita Garramuno. Recordemos que, aparte de la natacion, el deporte favorito de Aguilera es levantarle las naguas a la hirsuta ciudad capital. Y aunque su obra en general ha buscado la paradoja y las contradicciones conservadoras para provocar efectos morales, Garramuno ya dejo atras la etapa de la truculencia y los giros bruscos en la ultima reunion total de sus cuentos. Por ello Formas de luz es el anverso de Marco Tulio.

No obstante la tremenda crisis que lo aquejo, fisica y animicamente, no leemos a un escritor afligido. La desidealizacion erotica no lo inundo de afliccion. Formas de luzes, en el mas amplio sentido de la palabra, la novela mas acabada del colombiano.

A diferencia del brioso autor que leemos en Cuentos para antes, despues y en lugar de hacer el amor, ahora nos place con otro nivel de escritura que, en efecto, ronda entre la depresion y la melancolia. Aunque, es preciso anticiparse, la anoranza no se Imposta en estos circulos trazados por el mismo Dante.

Como toda buena novela, Formas de luz muestra una declaracion de principios que es bellisima como estampa: desde su casa, en el emblematico Cerro de Macuiltepetl, su vista ya no alcanza a ver la cascada de Naolinco. Cultivo Ventura un jardin del cielo, sembro un arbol, "crecieron sus ramas", amarro una soga ... y se colgo.

Inmediatamente aparece el tiempo como infierno, el obstaculo mas grande para el erotomano curioso; el tiempo, su paso inexorable, es para Ventura la imposibilidad infinita de curiosear por el arcano de las otras mujeres que no son Beatriz.

La curiosidad de este Pushkin vanidoso, este Ventura que puso la literatura por encima de su familia, es vencida por el tiempo. El infierno, dice el narrador de Formas de luz, tiene muchas puertas. Ya no se vislumbra el escorzo de la carretera rumbo a Veracruz. Y Ventura entra el infierno por varias de ellas. Si, Formas de luz es una Divina Comedia en pueblo casposo.

El escritor toco fondo, exhibe su abismo existencial pero continua con el obsesivo formalismo hasta pulir su pieza literaria con una rigurosa forma de espulgar adjetivos muertos. Sin embargo, con ello no debe entenderse que el libro se exima del resto de las caracteristicas que distinguen a este personaje proclive a la faramalla, como lo es Marco Tulio.

No encontramos, en este aspecto, una requerida redencion estilistica porque Marco Tulio es capaz del autoescarnio asi sea en el peor de los escenarios posibles, porque apenas confiesa rezarle a Dios y lo mezcla de inmediato con la puntada de incluir a Edgar Alian Poe.

Lo que si es que, amansado ese ser egocentrico por la enfermedad y el animo alicaido, no cede a utilizar un lenguaje planidero ni la estructura de Formas de luz es quejumbrosa a pesar de hallarse motivos suficientes para estetizar el crepusculo de un idolo.

El escritor de Formas de luz mantiene su estatus repetitivo y obsesivo, circular hasta la medula, y atosiga en consecuencia; aunque, y bien vale la pena resaltar la tozudez de Garramuno, sigue ofreciendo un deleite estetico que es por supuesto su manera de vivir.

Mas acabado, deciamos de Formas de luz, porque es el libro mas acicalado de los que tiene Aguilera. El frenaptero ha confesado que elimino de la primera version de Formas de luz, !mas de 700 paginas!

Todo ese perfil arrojado que tiene el misionero Amado de los Santos Dionisio Luna de La honesta lujuria, se oscurece por completo en el Ventura ensimismado de Formas de luz. Melancolico, claro esta, deprimido hasta el abismo, sedado, Ventura sucumbe a esa redencion sarcastica y risuena de Amado para reparar la soledad de las mujeres.

Se puede decir que en Formas de luz el falocentrismo de Garramuno sufre un severo trance, pero a la vez es en si misma renovacion.

Formas de luz es el derrumbe del hogar del crapula. Los lujuriosos, segun Dante, caminan por su circulo con la garganta reseca. Formas de luz es el anverso de Ventura. Es el otro lado de Marco Tulio. Es el dark side of the moon de Garramuno.

El personaje que interpreta Garramuno es uno, hosco, agresivo y hasta lanzado, agresivo; pero ese es el personaje que alardea su machismo y el superavit de ego, porque el que deambula por los pasillos de la feria es mas jocoso y ligero de lo que uno supone. Es, en verdad, infantil. Gozoso, orgulloso de sus bromas, malito, hace chacota del mundo intelectual.

Luego del festin postcoital, viene el tedio tras la repeticion y la extincion de la llama.

No obstante que el hombre es humillado por el neurologo y el psiquiatra, ni el Tegretol ni el Rivotril redimen la novela en clave bipolar. A distancia se nota que este Ventura, el de Formas de Luz, este homo triste post coitum, permite a Garramuno encontrarse con un esplendido anverso.

El ego, una vez mas, mantuvo a flote a un ser menguado, Ventura, una maquina que se habia descargado, y que era practicamente imposible recuperarse y todavia pudo asirse a los ecos de sus propias convicciones.

Premio Nacional de Novela Jose Ruben Romero, autor de La vida inutil de Pito Perez, se establecio en 1978 y es otorgado anualmente por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). El laureado esta cerca de la septima decada pero el se siente de 14 anos. Hay fina Ironia, un proceso de madurez evidente, como en sus cuentos decantados.

La luz resurge en la novela con la sana maledicencia que es sello de Garra. Brota del cataclismo moral y airoso escucha la "Rapsodia para contralto" de Brahms. Garramuno atina al citar al melancolico William Styron quien, como el, habia sido presa del panico y desgobierno, hundido bajo una marea toxica en la bilis negra. Ventura afirma sin remilgos: El objetivo de la melancolia es poner a prueba la paciencia y la fe, por ello, "La ociosidad es la almohada del diablo".

La fuerza del Colombias disfruta del placer de estar explorando un territorio desconocido. La salud mental llega como la frase de Onettl en El pozo: la posibilidad de convertir en victoria cada una de las derrotas cotidianas.

Por eso Ventura ya es el mismo cuando dice que nunca olvido una pelicula de Natasia Kinski donde estuvo desnuda todo el tiempo, o cuando saca a colacion la poesia del filme Emmanuelle donde Sylvia Kristel se erige en simbolo erotico; o cuando, ocurrente, plantea la posibilidad de un concurso de curricula para satisfacer los egos del mundo intelectual de Xalapa.

La formula de la paz de Formas de luz se antoja sabia: Todo pasa, hasta lo mas inexplicable. Por eso, aunque la novela no lo ocupa, conviene citar a San Juan de la Cruz: "Era una pasion por la mirada, y en su mirada estaban los ojos antes del tiempo; dice su padre que el tiempo es melancolia, y cuando se para lo llamamos eternidad".

En consecuencia, el pleito con Alighieri es definitorio. No, no tiene razon Dante, Marco Tulio: en el infierno no se pierde la esperanza. El infierno es, en realidad, la unica puerta verdadera del cielo. Esta es la luz de Aguilera Garramuno, con la que gano el Premio Bellas Artes de Novela Jose Ruben Romero 2017.

Formas de luz (El sentido de la melancolia) sera presentada por Joaquin Diez-Canedo, Jaime Labastida y el autor (modera Adriana Cerda) el miercoles 4 de julio a las 19:00 horas en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes.
COPYRIGHT 2018 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Martinez Gomez, Raciel D.
Publication:Siempre!
Article Type:Resena de libro
Date:Jul 1, 2018
Words:1544
Previous Article:MUJER ATORMENTADA POR EL AMOR Y LA LITERATURA: Una mirada a ... Maria Luisa Bombal.
Next Article:HEGEMONIA TEATRAL DEL NEOLIBERALISMO: Politizacion, concientizacion y debate.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters