Printer Friendly

Exilio o refugio en Espana (veinticinco anos despues).

En 1979, con motivo de una conversacion en casa de mi familia, el teologo dominico Henri-Marie Feret me informo que su Orden habia estado exiliada en el pais al que yo me aprestaba a trasladarme como investigador (1). En la vispera de mi partida hacia la Casa Velazquez (Madrid), el me conto que los dominicos franceses fueron a repoblar un convento de Salamanca y de otros lugares espanoles, en el siglo xix y a comienzo del siglo XX. Anadio que otras Ordenes habian estado tambien implicadas en este movimiento, justamente en el periodo que yo habia pensado estudiar durante mis tres anos de estancia en Madrid, pues, bajo la direccion del Prof. Jean-Baptiste Duroselle, me disponia a preparar mi tesis de Estado sobre las relaciones franco-espanolas desde la Restauracion monarquica (1874) hasta los anos 1930.

Tome nota de la propuesta del P. Feret y decidi incorporar a mi tesis algunos detalles de esos <<exilios>>, consciente de que no era un especialista en historia religiosa. Ahora bien, como sucede tambien en otras escuelas francesas de investigacion situadas en el extranjero (Atenas, Roma, El Cairo y Extremo Oriente), los miembros de la Seccion Cientifica de la Casa Velazquez (la antigua Ecole des Hautes Etudes Hispaniques, nombre que recuperaria mas tarde) estaban obligados a publicar anualmente en los Melanges de la Casa Velasquez, creados para acoger principalmente, desde 1965, los articulos de los miembros.

Trabajando sobre aspectos generales de las relaciones franco-espanolas completamente abandonas entonces me lance, pues, sobre esa aventura migratoria provocada por la Republica francesa y sufrida por la restauracion monarquica espanola. Situada entre la historia religiosa, diplomatica y politica, la cuestion--ciertamente inedita--merecia una atencion destacada. Falto de bibliografia cientifica, se imponia consultar los escritos de los medios catolicos de la epoca, de las mismas congregaciones y de sus amigos, sin descuidar los archivos diplomaticos franceses, espanoles y vaticanos, los fondos del gobierno espanol y los archivos de la judicatura. Consegui realizar varias estancias en la Ecole Francaise a Rome en calidad de <<colega madrileno>>. Gracias a la ayuda del director de la Casa, Didier Ozanam, sensible a este tipo de estudios, estas investigaciones dieron lugar a tres publicaciones entre 1981 y 1983. Con mas experiencia y audacia, podria haber sacado quiza una obra fundamental de la masa imponente de documentos originales, ineditos y olvidados y entonces recopilados. Aunque pude constatar una importante laguna historiografica, no quise dar a esta investigacion colateral una amplitud excesiva, que frenase la investigacion principal, y, por ello, no me permiti mas tiempo de trabajo en Roma y en sus alrededores.

En todo caso, la amplitud de la cronologia era evidente. La antiguedad de los exilios--politicos y religiosos--como tema recurrente en las relaciones francoespanolas, era innegable. Desde los tiempos de la Liga catolica, uno de cuyos refugiados dio origen a la fundacion de San Luis de los Franceses--todavia activo en Madrid--hasta los ultimos exilios de los anos 1939-40, pasando por la Revolucion francesa, los anos 1880 y los anos de las medidas que ahora nos ocupan, las migraciones forzosas constituyen un retazo notable de la historia europea (2).

1. Una primera investigacion sobre la migracion religiosa de 1880-1882

De los tres primeros articulos que publique, dedique el primero al flujo exclusivamente masculino de los anos 1880-1882, mal conocido (3). Provocado por dos decretos gubernamentales dirigidos a bloquear la influencia religiosa en el sistema educativo frances, este exilio concernio ante todo a los jesuitas, que fueron expulsados: mas de 250, salidos de los noviciados del sur de Francia (Pau, Toulouse) y del importante escolasticado de Vals (Haute-Loire), se refugiaron en Castilla (4). El segundo decreto, de 29 de marzo de 1880, exigio un procedimiento de reconocimiento a otras grandes congregaciones que estas rechazaron. Algunas de ellas, principalmente meridionales, tuvieron que cruzar la frontera espanola y alejarse de ella, porque el gobierno frances habia obtenido del espanol la prohibicion de que se estableciesen en las provincias limitrofes frailes juzgados sediciosos. Entre los exiliados habia asuncionistas, benedictinos--que restauraron la prestigiosa abadia de Santo Domingo de Silos (Burgos), reintroduciendo en Espana el canto gregoriano relanzado por Solesmes y Liguge--, capuchinos, carmelitas, franciscanos, maristas y dominicos ... De estos ultimos me habia hablado el P. Feret: los predicadores fijaron su residencia en Salamanca donde restauraron el viejo convento de San Esteban saqueado por las tropas napoleonicas, y en Belmonte (provincia de Cuenca), en un castillo puesto a su disposicion por la ex emperatriz Eugenia de Montijo. Algunos miembros de la tercera orden dominica, dedicados a la ensenanza, se instalaron algun tiempo en Vitoria. Para los dominicos, el exilio fue el regreso a la tierra de su fundador Santo Domingo de Guzman.

Habria que anadir a esta relacion, miembros de congregaciones menos conocidas, como los canonigos regulares de San Juan de Letran--en realidad una comunidad franco-italiana--, los padres de las Misiones Africanas, los misioneros del Sagrado Corazon, los padres de los Sagrados Corazones de Jesus y Maria (picpucianos). Unas doce congregaciones, que representaban un contingente entre novecientas y mil personas, pasaron a Espana. Estas estadisticas merecen algun comentario. Con relacion al total, ?que peso tuvo la migracion a Espana? Algunas comunidades de origen frances ya estaban establecidas al otro lado de los Pirineos, bien desde la Revolucion francesa (trece Ordenes femeninas) o desde los anos 1870 (tres congregaciones masculinas, entre las cuales los Hermanos de las Escuelas Cristianas). Se consagraban principalmente a la beneficencia y, sobre todo, a la ensenanza. Tales instituciones, fuertemente hispanizadas, ayudaron activamente a los exiliados. Con todo, los recien llegados estuvieron mas pendientes de si mismos: en ellos primo el reclutamiento de los futuros cuadros franceses en los escolasticados, alumnados y en otros noviciados, antes que cualquier otra actividad. Les falto apertura al nuevo marco geografico y humano. Se limitaron a aprender espanol para las cosas indispensables. Esperaban una rapida vuelta a Francia, lo cual no fue obstaculo, en algunos casos, como los benedictinos y los dominicos, para tomar contacto con la cultura religiosa y profana del pais de acogida y hacer una inmersion en ella. De estos casi mil religiosos emigrados, muchos pudieron regresar a Francia al cabo de dos o tres anos. Otros desconfiaron por mas tiempo, como los jesuitas, la mayoria de los cuales no volvio hasta 1897. En cuanto a los benedictinos de Silos, la mayoria decidio quedarse en su nuevo emplazamiento.

[ILUSTRACION OMITIR]

Esta primera etapa, caracterizada por cierta prevencion, fue bastante breve. De inmediato--entre 1881 y 1900--otras congregaciones francesas (diez femeninas y cinco masculinas) establecieron sus casas en el reino espanol, donde reinaba la calma y la tranquilidad, aunque en prudente expectativa (5).

2. La migracion de 1901-1914

Mi segundo articulo narraba el movimiento de los exiliados-refugiados de los anos 1901-1914 (6), que corresponden al periodo debatido en este coloquio *. Los flujos hacia el extranjero se desplegaron a lo largo de varios anos. Los primeros refugiados se presentaron en Espana en 1901. Los ultimos se establecieron en verano de 1914. En esta vasta y lenta migracion--que no conocio la prohibicion de instalarse junto a la frontera, como antano--, los refugiados padecieron las afrentas del anticlericalismo espanol, que, en veinte anos (entre 1880 y 1900), se habia desarrollado notablemente. Los medios liberales y republicanos espanoles protestaron frecuentemente contra la <<invasion>> de religiosos y religiosas llegados de Francia. Las caricaturas estigmatizaron con frecuencia la irrupcion de esos <<aprovechados>> avidos de prebendas.

La gran novedad del movimiento de comienzos de siglo fue la llegada masiva de mujeres: 168 comunidades frente a 161 grupos masculinos. Es dificil establecer una estadistica fiable, pues las entradas fueron incesantes, al ritmo de las medidas tomadas por Francia, despues de la ley de asociaciones de 1901 hasta la ley de separacion (1905-1906) y los correspondientes decretos de aplicacion de esta. Despues de 1906, la situacion se paralizo, aunque hubo todavia esporadicos flujos protagonizados por algunas comunidades religiosas. Entre 1907 y 1911 hubo tambien algunas salidas de Espana, aunque raras, hacia otros paises, como los asuncionistas, que marcharon a Belgica. En 1909, a causa de la agitacion social de Barcelona, una comunidad de clarisas se fue a Holanda. Habria que anadir que seis congregaciones--tres de hombres y tres de mujeres--se limitaron a completar los efectivos de sus casas ya instaladas al otro lado de los Pirineos.

Los lugares de refugio respondieron a criterios bien precisos. Pais Vasco (41%) y Cataluna (35%) contaron con el mayor numero de asentamientos: mas de las tres cuartas partes, de las cuales casi una cuarta parte en Guipuzcoa, la mas pequena de las provincias espanolas. San Sebastian y sus alrededores se cubrieron de residencias francesas. De las 49 provincias, 29 fueron afectadas por la migracion. La fronte ra hispano-portuguesa, con excepcion de Pontevedra, no tuvo ningun establecimiento de religiosos exiliados. Asi mismo, la mayor parte de la meseta--con excepcion de Madrid--no atrajo flujos migratorios. El deseo de una retorno rapido se habia impuesto. Esperandolo, pretendian asegurar las relaciones con la <<ingrata patria>> (7).

[ILUSTRACION OMITIR]

La vida de las comunidades exiliadas no fue placentera. En Barcelona, tres casas francesas fueron destruidas en verano de 1909, durante la Semana Tragica, cuando fueron saqueados numerosos establecimientos religiosos (8). La amenaza de una politica restrictiva de las Ordenes religiosas planeaba igualmente con su pesada inquietud sobre las comunidades francesas. Finalmente los liberales de Jose Canalejas, presidente del Consejo en 1910, no pudieron aplicar la <<ley del candado>>.

Las actividades de las comunidades se diversificaron. A pesar de la ayuda de las casas generalicias y de algunos generosos mecenas, muchas no contaban con medios suficientes de subsistencia. Por este motivo, una de ellas--muy celebre por cierto--se dedico a la elaboracion y el negocio de licoreria, actividad que ha mantenido hasta finales del siglo xx. Los cartujos, en efecto, habian transferido una parte de sus destilerias--y, sobre todo, sus secretos de fabricacion--desde Voiron (Isere) a Tarragona. Su exito provoco preocupaciones, antes que la justicia francesa les permitiera comercializar los productos que habian sido objeto de embargo por parte de las autoridades y de falsificacion. Acomodandose a usos mas tradicionales, las demas comunidades refugiadas se dedicaron a la ensenanza, a la beneficencia, a la pastoral o a la contemplacion, con el complemento de algunas tareas mas o menos retribuidas.

?Que relieve tuvo el refugio espanol de comienzos de siglo, que afecto a unas tres mil personas personas de ambos sexos, en el contexto europeo? Hay que hacer balance por zonas geograficas. Pasaron a Espana de 2.600 a 2.700 religiosos entre 1901 y 1914 (9). A estas cifras habria que anadir los <<supervivientes>> de los establecimientos de 1880--en torno a una centena--y los religiosos y religiosas que llegaron a Espana al margen del exilio. Esta es la razon de la diferencia estadistica entre los <<exiliados>> por precaucion--globalmente los de 1880--y los exiliados por persecucion, unos veinte anos mas tarde.

3. Despues de 1914

Mi ultimo articulo en Melanges de la Casa Velazquez presentaba el compromiso patriotico de las comunidades y de los individuos durante la gran guerra de 1914-1918 y el lento retorno a la madre patria, que se prolongo hasta las visperas del segundo conflicto mundial (10). No insistiremos aqui, pero ese retorno plantea la terrible cuestion del paso del tiempo y de la perdida de la memoria. Si se piensa que la ultima religiosa partida para el <<exilio>>, una benedictina de Bourges, fallecio en 1951 en Onate (Guipuzcoa), nada nos queda ya del recuerdo de esos flujos migratorios, silenciados por el franquismo y la discrecion eclesiastica (11).

En definitiva: ?veinte anos despues que puedo encontrar de interesante en ese largo trabajo? Ante todo--y fue duro el aprendizaje--la complejidad y amplitud de las migraciones religiosas. Habia establecido, en el segundo articulo, un entramado de lectura que mostraba la variedad de situaciones de cada una de las congregaciones que cruzo los Pirineos. Constituyendo un <<abanico de destinos>>, siete combinaciones de base--con una quincena de variantes--muestran las decisiones que pudieron influir sobre la eleccion del destino del exilio congregacionista (12). La situacion geografica de las regiones de origen ofrece muchas ensenanzas, aunque la respuesta sea conocida de antemano. Segun las posiciones geograficas de partida, las tradiciones historicas y las trayectorias institucionales de cada congregacion, Espana podia ser destino masivo o, por el contrario, minoritario o inexistente. La proximidad jugaba mucho. Pocas fueron las comunidades situadas al norte del Loire y al este del Rodano que buscaron refugio en la peninsula iberica.

Otra perspectiva concierne a la clasificacion rigurosa que habria que establecer entre las distintas congregaciones refugiadas, segun que fuesen contemplativas, dedicadas a la ensenanza o <<autoformadoras>> **. En Espana, si las primeras fueron poco numerosas (en torno al 16% de las comunidades), las segundas fueron ampliamente mayoritarias (63%) y las terceras formaron en torno a un tercio del total (18%). Un cuarto tipo, las congregaciones dedicadas a la beneficencia, apenas alcanzo un insignificante 3%.

?Hubo lugares de acogida mas favorables a las instituciones contemplativas, o a las ensenantes o a las dedicadas a la accion social? ?Hubo politicas masivas de <<autoformacion>> con vistas a la continuidad (alumnados, noviciados u otros seminarios), es decir, pensando solo en la renovacion generacional mientras duraba la estancia en el extranjero, con los ojos puestos casi exclusivamente en el regreso a Francia? La autoconservacion parece haber sido el caso de las migraciones de 1880. Con relacion al siglo XX, sin embargo, aunque se aprecia un inmenso trabajo de inmersion en un pais catolico de acogida, cabe preguntarse si ciertas Ordenes mayores francesas se sintieron exoneradas de esa inmersion, como alguna vez se ha dicho.

En otros terminos: aqui nos preocupa ante todo el impacto de las actividades llevadas a cabo durante el exilio en Espana o al retorno de esas comunidades a Francia. En tal contexto hay que subrayar un hecho importante: el exilio de 1880 fue, por asi decir, <<egoista>>, pues las Ordenes concernidas se ocuparon fundamentalmente de sus escolasticados, alumnados y de otros centros de formacion; por el contrario, la migracion de comienzos del siglo XX--mas escalonada y variada--se mostro deseosa de adaptarse a las condiciones locales. ?Queda esto tambien probado por los estudios en los otros paises de acogida? En todo caso, la labor educativa de las multiples comunidades ha sido estudiada concienzudamente por Maitane Ostolaza, una colega vasco-espanola, que ha consagrado su esfuerzo a Guipuzcoa, que fue la provincia tipo, en un periodo que llega hasta la guerra civil espanola de 1936 (13). ?Ha sido Ostalaza imitada fuera de Espana? ?Acaso en el origen de practicas pedagogicas, que con frecuencia rompieron con tradiciones locales, no hallamos establecimientos franceses, que facilitaron el mantenimiento o el desarrollo de la lengua francesa, marco en el que se cultivo la francofilia de las elites espanolas? Algunas formas de aprendizaje u otras formas de expresion (deporte, teatro, canto, academias, amistades), ?pueden remitirse a los usos pedagogicos de algunos establecimientos franceses? La bibliografia originada por esas congregaciones ofrece pistas, pero es insuficiente para obtener una vision de conjunto. ?Cual puede haber sido el papel de algunos colegios franceses en la eclosion de las identidades regionalistas o nacionalistas? Pensamos en los casos vasco, navarro y catalan.

Seria igualmente interesante valorar el peso de estos exilios en las colonias francesas de acogida. Yo aludi a este aspecto en la tesis que presente en enero de 2000. Al sur de los Pirineos, los exiliados constituyeron el grueso de la colonia francesa instalada en las provincias fronterizas con Francia. En otros lugares de Espana, su peso fue tambien considerable. En torno al 12 o 13% de los franceses residentes en Espana en 1910 eran hombres y mujeres creyentes. La gran dificultad es discernir los verdaderos <<exiliados>> de otros religiosos y religiosas franceses, en el contexto de la solidaridad existente entre ellos (porque muchos conventos acogieron a exiliados, incorporandolos a su vida cotidiana). Ademas, el desarrollo o crecimiento de los religiosos franceses fue desigual, segun los sexos: mas del 83% para los hombres y apenas el 10% para las mujeres, entre 1900 y 1910. A partir del estallido del conflicto europeo de 1914, las comunidades, exiliadas o no, se acordaron masivamente de sus origenes, en la esperanza mas o menos confesada de un pronto retorno a una patria pronto victoriosa. Separar estos refugiados de sus compatriotas seria un error.

Es tambien interesante preguntarse si la presencia y el desarrollo de las congregaciones exiliadas, provoco algun debate entre los espanoles, sobre un fondo anticlerical y/o francofobo. La caricatura y la imagineria piadosa hicieron su agosto. No seria poco interesante un estudio mas reposado de este fenomeno. Ademas, ?en que medida los exiliados supusieron un problema diplomatico en las relaciones bilaterales? Se sabe que el flujo de 1880 suscito los temores de la III Republica, todavia reciente y poco solida, pidiendo que se prohibiera la instalacion de esas comunidades en la zona fronteriza. ?Cuales pudieron ser las reacciones de otras potencias extranjeras ante tales movimientos? ?Acaso llegaron a pensar en instrumentalizar los aspectos mas dramaticos e inhumanos del flujo migratorio para aislar la gran republica de Europa? Se sabe que la acogida de algunas comunidades en el II Reich aleman fue utilizada en la guerra de 1914-1918 con fines propagandisticos por los servicios alemanes en la Peninsula iberica. De alguna manera, !la tolerancia del casco prusiano enfrentada a la intolerancia del gorro frigio!

?Que queda de esos exilios en nuestros dias? ?Acaso se conserva una memoria especifica? ?Quedan construcciones, cementerios, archivos, testimonios, practicas, usos (espirituales o culturales)? Esto exigiria otro coloquio, en el centenario de la ley de separacion, con muchos interrogantes sobre la revocacion de esa ley o su reforma.

In fine: de los <<exilios>> de precaucion (1880) o de persecucion (siglo xx) han surgido estrategias de expansion mas o menos controladas. No hubo nunca, de hecho, un verdadero exilio. El termino <<refugio>>--empleado hace anos, de forma recurrente aunque no sistematica--me parece mas adecuado. Convendra saber si en otros paises de acogida las congregaciones sufrieron tales tribulaciones que no repetirian ahora la experiencia. Conviene preguntarse ademas, si hubo algo especifico frances en este exilio religioso o no lo hubo.

ANEXOS
Tabla estadistica de religiosos franceses refugiados en
Espana 1901-1914

A. Por provincias

Provincias          Comun.      Comun.     Total   Porcentajes
                  masculinas   femeninas

1. Guipuzcoa          39           43        82       24,9%
2. Girona             29           24        53       16,1%
3. Barcelona          22           19        41       12,5%
4. Vizcaya            11           12        23        7,0%
5. Navarra             8           12        20        6,0%
6. Lleida             11            7        18        5,5%
7. Oviedo              3           11        14        4,3%
8. Baleares           12            2        14        4,3%
9. Burgos              6            5        11        3,3%
10. Alava              4            5         9        2,7%
11. Huesca             3            3         6        1,8%
12. Logrono            2            3         5        1,5%
13. Cordoba            -            4         4        1,2%
14. Canarias           3            1         4        1,2%
15. Madrid             -            3         3        0,9%
16. Santander          2            1         3        0,9%
17. Zaragoza           3            -         3        0,9%
18. Tarragona          1            2         3        0,9%
19. Ciudad Real        -            2         2        0,6%
20. Sevilla            -            2         2        0,6%
21. Almeria            1            -         1        0,3%
22. Cadiz              -            1         1        0,3%
23. Granada            -            1         1        0,3%
24. Guadalajara        -            1         1        0,3%
25. Murcia             -            1         1        0,3%
26. Palencia           -            1         1        0,3%
27. Pontevedra         -            1         1        0,3%
28. Soria              1            -         1        0,3%
29. Valencia           -            1         1        0,3%
Total                161          168       329      100,0%

Fuente: Jean-Marc Delaunay, De nouveau au sud des Pyrenees:
congregations francaises et refuges espagnols 1901-1914,
en <<Melanges de la Casa de Velazquez>>, XVIII/1 (1982) 286.

B. Por grandes areas geograficas

Grandes regiones          Total de comunidades   Porcentaje

1. Pais Vasco y Navarra           134              40,6%
2. Cataluna                       115              35,0%
3. Castillas                       19               5,8%
4. Paises cantabricos              18               5,5%
5. Aragon y Valencia               15               4,6%
6. Baleares                        14               4,3%
7. Andalucia                       10               3,0%
8. Canarias                        4                1,2%
Total                             329              100,0%

Fuente: ibidem, p. 279. Advertencia: Hay una diferencia de
una unidad entre el total de 1981 y el de 2003 (329 en
lugar de 328, por el olvido de un comunidad masculina en
Guipuzcoa). Vease la nota 9.


Jean-Marc Delaunay

Catedra de Historia Contemporanea

Universite Paris-3 Sorbonne Nouvelle

Centre Censier, 13 rue Santeuil

F-75005 Paris

jmdelaun@univ-paris3.fr

* 1901-1904: Les lois anticongreganistes et le grand exil des religieux francais (Lyon, 13-14-15 juin 2003).

** Con este neologismo, que traducimos literalmente del frances (<<ordres autoformateurs>>), el Prof. Delaunay se refiere a aquellas congregaciones que programaron una estrategia de conservacion, procurando casi exclusivamente asegurar los relevos institucionales internos, sobre todo con vistas al gobierno, pensando en su regreso a Francia, y que prestaron menor atencion a su insercion en le nuevo entorno (N de la R.).

(1.) Sobre el P. Henri-Marie Feret (1904-1992), cfr. Francois Leprieur, Quand Rome condamne, Plon, Paris 1989, 785 pp., que trata del apoyo dado por los teologos a los sacerdotes obreros en los anos 1930-1950.

(2.) Jean-Marc DELAUNAY, L 'Espagne, terre d'accueil pour les Francais de l'exil (fin XVIIIeme-debut XXerm s.), en <<Materiaux pour l'Histoire de notre temps>>, 67 (Paris-Nanterre 2002) 36-40.

(3.) Jean-Marc DELAUNAY, Des refugies en Espagne: les religieux francais et les decrets du 29 mars 1880, en <<Melanges de la Casa de Velazquez>>, XVII (1981) 291-319.

(4.) En Ucles (provincia de Cuenca) y en Ona (provincia de Burgos). Este ultimo centro fue trasferido a Vitoria.

(5.) Todas las listas en los anexos del articulo citado en la nota 3, pp. 312-318.

(6.) Jean-Marc DELAUNAY, De nouveau au sud des Pyrenees: congregations francaises et refuges espagnols 19011914, en <<Melanges de la Casa de Velazquez>>, XVIII/1 (1982) 259-287.

(7.) El detalle por provincias y areas geograficas puede verse en los anexos.

(8.) Joan Conelly ULLMAN, La Semana Tragica. Estudio sobre las causas socioeconomicas del anticlericalismo en Espana (1898-1912), Ariel, Barcelona 1972, pp. 614-624.

(9.) En Mefiance cordiale, Les relations franco-espagnoles au debut du XXe siecle (1899-1914), these d'Etat. Univ. Paris I Pantheon-Sorbonne, 2000, vol. 3, pp. 1198-1215, el autor repara un olvido relativo a los padres sacramentinos, que habian fundado una casa en Tolosa (Guipuzcoa). Conviene anadir una unidad a las cifras de mi articulo de 1982, p. 286, que solo reportaban 328 comunidades.

(10.) Jean-Marc DELAUNAY, La Grande Guerre ou la cle du retour, en <<Melanges de la Casa de Velazquez>>, XIX (1983) 347-368.

(11.) En 1981 pude conversar todavia con dos religiosas del convento St-Pierre du Mas-Grenier (Tarn et Garonne), alumnas, antes de 1914, del colegio de Port-Bou de las benedictinas de la ensenanza de Toulouse.

(12.) Jean-Marc Delaunay, De nouveau au sud des Pyrenees, cit. en nota 6, pp. 267-270.

(13.) Maitane OSTOLAZA ESNAL, Entre religion y modernidad. Los colegios de las Congregaciones Religiosas en la construccion de la sociedadguipuzcoana contemporanea, 1876-1931, Universidad del Pais Vasco (<<Historia contemporanea>>, 20), Bilbao 2000, 365 pp.; Id., Un exil dore. Les congregations religieuses francaises et l'essor de l'enseignement catholique en Guipuzcoa, 1900-1931, en <<Revue d'Histoire de l'Eglise de France>>, 220 (2002) 197-220.
COPYRIGHT 2005 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Estudios: El exilio religioso frances (1901-1905)
Author:Delaunay, Jean-Marc
Publication:Anuario de Historia de la Iglesia
Article Type:Report
Date:Jan 1, 2005
Words:4200
Previous Article:La acogida italiana.
Next Article:Memoria del exilio congregacionista e historiografia: balance del coloquio internacional de Lyon.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |