Printer Friendly

Exemplum in contrarium y enumeratio de las Lamentaciones de Jeronimo Gracian de la Madre de Dios.

EXEMPLUM IN CONTRARIUM AND ENUMERATIO OF THE LAMENTACIONES BY JERONIMO GRACIAN DE LA MADRE DE DIOS

El siglo XVI--en particular, despues de Trento--, y los comienzos del XVII fueron prodigos en cuanto a sermones se refiere. (1) Las reprensiones desempenaban una doble funcion: "difundir la palabra evangelica y, como vehiculo de propaganda ideologica, preservar el statu quo politico y social" (Aladro 170). Constituian, como el teatro, un "fuerte polo de atraccion de la vida socio-cultural" (Cerdan, "Emergencia" 63). Los templos, incluso, se convertian en el lugar idoneo para pasar lista a los fieles y juzgar a los ausentes.

El ars predicandi (2) deberia manifestar "la condicion modelica de toda la Historia, a menudo sentida como summa de casos morales dignos de imitacion, como eterno sermon predicado por Dios a los hombres" (Aragues Aldaz, "Preceptiva" 88). Asi, la oratoria sagrada del Barroco (a diferencia de la profana) no tenia mas remedio que gravitar alrededor de la vida de los santos y martires como modelos de vida, en razon de que "la piedad popular estuvo enfocada en hallar modelos de imitacion" (Arce 2). La literatura ejemplar, como se le ha denominado, aceptaba, aun, recuperar a personajes o ideologias que debian repudiarse por constituir un mal ejemplo para la doctrina cristiana. (3)

En todo caso, el proposito del predicador era guiar la conducta humana "en la direccion que marca la mentalidad predominante y en la asuncion de los valores tradicionales y oficiales, en crisis segun la conciencia del hombre del seiscientos" (Nunez Beltran 34). Todo ello, con estricto apego a lo dictado por el Concilio de Trento: no es posible una "libre" interpretacion de las Sagradas Escrituras y han de seguirse las ensenanzas del Magisterio de la Iglesia.

En el siglo XVII fue notable la produccion literaria con la clara intencion de mover los afectos. El instruir, deleitar y doblegar agustiniano, desprendido de De la doctrina cristiana, se vigorizaba: se debia ensenar, pues la sociedad barroca era, casi toda, analfabeta; deleitar, para entretener al oyente, no aburrirlo, y doblegar, para que el feligres no desviara su camino hacia otras creencias.

Tratandose de persuadir, lo de menos eran los argumentos. Aun, aquellos altamente falaces. Esto era licito, pues la retorica eclesial tenia como fin conducir a las almas a su salvacion, como queda esclarecido en Retorica eclesiastica de fray Luis de Granada y en no pocos manuales de la epoca. (4) A diferencia de la dialectica--especulativa, intelectiva--, la retorica religiosa debia concitar a la accion de la grey: volverla virtuosa. Como disputaba ante el pueblo, el eclesiastico bien podia adoctrinar a sus fieles mas con "ejemplos y emociones que con razonamientos filosoficos" (Granada 157).

Con el ejemplo se pretende probar la argumentacion, mediante la narratio de res certae sin dejar de contribuir al ornato. (5) Para Fox Morcillo, por mencionar uno de tantos tratadistas, el exemplum es la forma caracteristica de la narracion breve, y debe ir enderezado a la "recta institucion de la vida humana" (Pineda Gonzalez 40). Don Benito Arias Montano, por su parte, dispenso poca importancia al ejemplo en su Rhetorium, y los que llego a brindar fueron, en su mayoria, tomados de la Biblia. (6) Asi el exemplum es "poner por delante de los ojos" un caso ante el creyente, sin descuidar el decoro; evitar la "jactancia viciosa", escribia Granada; procurar el buen ornato en las frases y elegir bien el genero por el cual se exponia el argumento. Pero, sobre todo, mover los afectos, como ya se ha dicho. (7)

Esto lo tuvo muy presente fray Jeronimo Gracian de la Madre de Dios. En sus Diez lamentaciones del miserable estado de los ateistas de nuestros tiempos (en adelante, Lamentaciones), se dirigia a "nuestros Espanoles (a quien principalmente entiendo aprovechar), [porque] no son menester controversias ni razones Theologas, para que crean" (4). (8)

Que el carmelita no procurase escribir "libros grandes, o de teologia, o de sermones, etc., como parece convenia a tan grandes letras", para Cristobal Marquez, (9) fue asumido por el propio religioso, quien "escribio lo que le parecio podia aprovechar mas a las almas y a pobres y ricos (que asi lo hacen libros pequenos, que cuestan poco de comprar) y conforme a sus ocupaciones" (301). (10) Era un propagandista de la fe, como le nombro Steggink; un defensor de la ortodoxia eclesial, aprecio Navarro. Un proposito confeso, en varias cartas y obras, era escribir para un gran publico raso y con poca ilustracion, y parecia una obsesion suya allegarse de recursos y buscar mecenas que patrocinaran sus escritos, como en un tiempo lo fueron Jean de Bretigny, el marques de Guadaleste o la condesa del Castellar. En Flandes, "destinaba la mayor parte de su tiempo a la edicion y difusion de sus obras, lo que, por otra parte, constituia una de las principales razones que le habian motivado para acudir a dicho territorio" (Pizarro 69). Mudarse fue la ocasion de "escribir, pulir, redondear, imprimir en varias lenguas" como el frances, el italiano, el castellano y el latin (Sorolla, "La peregrinacion" 33). En muchas ocasiones publico sin licencias.

Lamentaciones es, entonces, de tipo "atenuado" o "simple", atendiendo la clasificacion del autor de la Retorica a Herenio (libro al que sigue de cerca Luis de Granada), es decir, "desciende hasta el lenguaje mas comun y cotidiano" (Retorica a Herenio IV: 10, 24). Y, en general, ese es el tono de sus obras. Gracian, en otra obra, se declaraba en contra de los sermones de aquellos que "han gastado mucho tiempo en estudiar retoricas, palabras compuestas y puntos mas delicados de Metafisica" ("Exhortacion" 124).

Segun Granada, un estilo simple debe llegar "hasta el uso mas corriente de la lengua en si". De hecho, en el opusculo que nos ocupa, fray Jeronimo no procuro dar citas textuales ni siquiera para ofrecer los nombres correctos de los libros o de sus autores, pues, finalmente, el publico al que pretendia dirigirse era el cortesano; la soldadesca que prestaba sus servicios en los Paises Bajos, donde se mudo para predicar y escribir. (11) Sin embargo, no desaprovechaba la ocasion que le brindaba publicar un nuevo libro para disputar a alto nivel; en particular, cuando se trataba de condenar actividades o creencias hereticas. La controversia y la apologia las conocia bien, pues atacaba en la misma medida que era acusado, como cuando fue despojado de su habito como carmelita descalzo, (12) y luego, devuelto por Clemente VIII pero como carmelita calzado, en 1607, antes de partir a Flandes, (13) en donde murio. (14)

Aprobada, esta si, Lamentaciones salio en 1611, para despues aparecer en la lista de Libros Prohibidlos en ediciones sucesivas desde 1632 y todavia, en el Indice de 1873, junto con Concepto del divino amor sobre los ocho capitulos de los Cantares. Fue rescatada de los archivos hasta 1959, gracias al trabajo del carmelita Otger Steggink y, en 1977, siguiendo a la edicion principe, por Emilia Navarro de Kelley.

Respecto a los motivos de la prohibicion especulare al final de este trabajo, pues lo central es revisar el complicado sistema de enumeracion y ejemplificacion del fraile, y su modo de mover afectos mediante de la acumulacion y la amplificacion, siguiendo antiguos tratados retoricos que aun se consultaban a principios del siglo XVII. En particular, como se anticipo, estare revisando de continuo la Retorica eclesiastica (Lisboa, 1576) de fray Luis de Granada, manual que gozo de una popularidad que, en palabras de Manuel Lopez-Munoz, "acaso, no habia tenido otra obra de teoria retorica religiosa desde los Ecclesiastae de Erasmo de Rotterdam" en toda Europa (11). (15)

Construccion de las Lamentaciones

La obra es un buen caso de exemplum in contrarium o antiexemplum. (16) Los exempla de Gracian estan presentados para que el lector no los siga. Por su parte, las enumeratio quisieran tener el fin de ser memorizables con alguna facilidad.

Lamentaciones esta capitulada en diez partes (igual numero de lamentaciones), quiza bajo la influencia de la ordenacion realizada por el jesuita Jesus Antonio Possevino--fallecido ese mismo ano de 1611--, quien, citado por Gracian, "refiere diez Atheismos desde el capitulo quinto hasta el 7, en que caen los hereges de nuestros tiempos" (Lamentaciones 157-158). Se trata de un catalogo de las herejias, descritas de modo muy generico y a veces vago, que proliferaban en la Europa postridentina.

La Lamentacion primera corresponde al exordio, en el cual, como se recomendaba, el carmelita ya buscaba mover los afectos anunciando llanto, lagrimas y sufrimiento por tanto horror derivado del ateismo, al que consideraba
   el abismo de todos los pecados, y heregias: pielago de todas las
   abominaciones, fin de todos los males; cumbre de todos los errores;
   y el estado mas miserable, a que en este mundo las almas pueden
   llegar. Que assi como todos los rios entran en la mar, y todas las
   lineas del circulo uan a parar al mismo centro, y el infierno es lo
   sumo de todos los males: assi el Atheismo es el infierno de todos
   los errores. (6-7)


Su definicion era preambulo, no de un elogio sino de una censura o disuasion, (17) y si bien aclaraba en varios lugares no tener como fin la controversia, acabo haciendolo, como bien advirtio Steggink. Lamentaciones es una obra deliberativa que, cuando fue necesario, echo mano de la demostracion o la apologia. (18) Me parece que, al final, fray Gracian logro crear un discurso deliberativo-disuasorio, tomando lo que pudo de la Lamentacion como forma poetica hebrea, heredada del Antiguo Testamento. (19) Es pues, una obra intergenerica. Su intencion es advertir los peligros que corrian los feligreses al prestar oido a discursos de predicadores hereticos, ya que podian convertirlo a su secta y perder la gracia de la salvacion. El genero deliberativo-disuasorio le sirvio a Gracian para estructurar de la segunda a la octava lamentaciones, en lo que Aristoteles y Granada denominaban la sospecha, la narracion y la demostracion. Estos siete capitulos corresponden a igual numero de tipos de ateistas: blasfemos; carnales, sensuales o epicureos; libertinos; hipocritas; espirituales o perfectistas; politicos, y cristianos desalmados. Al describirlos, Gracian buscaba que el lector fuese capaz de censurar sus procederes y creencias.

Como se estimo desde los tratados grecolatinos, era provechoso enfatizar lo corrompido (contra lo virtuoso) para condenar. Luis de Granada sugeria que, tratandose de censurar, el predicador se allegase mas a las causas de los vicios que a los vicios en si mismos, para asi poder refrenarlos "al recordar y amplificar sus efectos y todos los males que traen consigo" (173). Es decir: memoria y exageracion. Si los pecados de otros se presentan ante los ojos de un piadoso, entre mas funestos parezcan, mas precavido lo tendran y la prudencia sera buena consejera para evitar su propia condenacion. Un predicador como Gracian debia fustigar, entonces, a partir de la fechoria develada y tratar de "arrancar por completo de las mentes de los oyentes este tamano y patentisimo peligro y que tantos actos criminales engendra a partir de si mismo" (Granada 393). De este modo, el carmelita presentaba sus lamentos. Como se indicaba en Retorica eclesiastica, convertia la hipotesis (lapropositum) en tesis (la controversia), (20) y asi, una induccion optima: (21) los ateos (anabaptistas, espiritualistas, perfectistas, etc.) hierven en Europa y danan la "verdadera fee" con sus proposiciones hereticas y, por tanto, es menester combatirlos. Veamos como logra tal proposito.

Los argumentos para la hipotesis estan acomodados con un orden (los siete tipos de ateistas), que ensayan ir de lo menos malo a lo muy malo. Se valen--siguiendo a Granada--del uso de lugares (loci) artificiales o inartificiales:: los primeros son "los que estan en la sustancia misma de la cosa o los que a ella se le ayuntan con algun criterio", mientras que los segundos se refieren a "autoridades y testimonios, ya divinos, ya humanos, e igualmente variados ejemplos, esto es, dichos o hechos seneros" (168). Dicho de otro modo, los artificiales requieren inventio y los inartificiales, repetitio. Como sea, unos y otros lugares requieren ejemplos y testimonios "en parte divinos, en parte humanos", para asi abrirnos
   [...] un campo infinito de demostraciones y argumentos, toda vez
   que cualquier cosa que en cualquier lugar, sea en las letras
   divinas, en los sagrados Canones y Concilios o en los libros y
   ensenanzas de los filosofos, los historiadores y todos los sabios,
   se contiene, a este lugar le sirve. (169)


Para la invencion de sus lugares, lo de cotidiano en Gracian fue recurrir a estos topicos, recurso propio de la amplificacion. Su favorito fue--como tantos escritores barrocos--culpar al diablo de los males que ocurren a la humanidad.

La induccion graciana consistio--del modo en que se proponia en Retorica eclesiastica--en "descender a las circunstancias especificas de las personas y explicar con que calamidades los aflige" (Granada 195). La tactica de descender a los especificos tenia como proposito demostrar una proposicion a partir de casos concretos (exempla). (22) La peroracion tenia que ofrecer un discurso lleno de "luz y utilidad" para, asi, invitar a los oyentes a "explorarse a si mismos y juzgar que deben pensar de si" (225).

Si el fraile carmelita comenzo Lamentaciones anunciando que el ateismo era el mayor mal del mundo, luego fue descendiendo a casos especificos, hipoteticos, que le servieron para ejemplificar e inducir. Por ejemplo, los ateos blasfemos estan capitaneados por Giovanni Valentino Gentile; los carnales o sensuales, por Teodoro de Beza; (23) los hipocritas, por "Loy de Schalledecker"; (24) los libertinos, por "David George" (25) y los espirituales o perfectictas, por un tal "Arent Bares". (26) En el caso de los ateos politicos, prefirio generalizar: para no "yr tan lexos" se encuentran "los del Magistrado de los Olandeses" que no son cristianos, luteranos ni calvinistas y, mucho menos, anabaptistas; "siguiendo solamente lo que les esta bien para sus navegaciones, y traficos, y augmento y conservacion de sus interesses, y por solo este fin guardan la policia que vemos en su Republica" (230). Con los ultimos--los ateos cristianos desalmados--antes bien fue cauto: (27) no suministro datos con la excusa de que "ay muchos viuos, o ha poco que murieron, y [es mejor] no dar ocasion de murmurar a los que los conocen y conocieron poco ha" (17). El lector debia conformarse con saber que estos anonimos pecadores "[son] bautizados, y profesan y siguen la fee de lesu-Christo: pero no hazen menos dano en la Iglesia Catholica, que los demas Atheistas que hemos nombrado" (232).

Si alguien desde el pulpito se buscaba "que los hombres aborrezcan el estigma de la impudicia, en cuanto que haya expuesto los males que acompanan a este vicio, podra descender a las circunstancias especificas de las personas y explicar con que calamidades los aflige" (Granada 195). Cada ejemplo brindado debia adornarse y exagerarse para que, "una vez que hayamos amplificado la gravedad del pecado mortal o la atrocidad y eternidad de los suplicios que sufren los que han sido condenados al infierno, con validez podremos prender el fuego contra esos que tan facilmente, sin remordimiento alguno de conciencia, tantas fechorias cometen por nada" (221). El metodo graciano seguia al granadino: bajar a casos concretos, ejemplificar y "quemar vivo" al infame personaje. Tomare el caso de los ateos epicureos. Gracian eligio lugares inartificiales para afirmar que nacieron, justamente, con Epicuro y que, desde antano, Virgilio y Lucrecio censuraban sus creencias. Pero el argumento del fraile carmelita es falaz: primero, afirma que el filosofo confesaba "aver Dios", pero, como ateo es tambien el concupiscente, si Epicuro es concupiscente, entonces es ateo. En parte, el uso de este tipo de enredos se debe a una imprecision de origen, deliberada y enganosa: el carmelita afirmaba que el ateismo es estar "sin Dios", lo cual querria decir, en efecto, no creer en Dios bajo ninguna denominacion religiosa. Pero en varias ocasiones variaba tal definicion hasta llegar a incluir a todos aquellos que no siguen a la Iglesia de Roma: los "sin Dios", es decir, los ateos--como se denominan en el siglo XXI--tambien son "todos los que estan en peccado mortal" y los "hereges". Los primeros incurren en el pecado de "negar a Dios" y los segundos, "hablan mal contra su divina esencia, o viven sin ley y sin razon".

Despues de tratar el lugar inartificial en la historia de Epicuro, pasa a una veloz revision de antiguas herejias, como las de los gnosticos, los nicolaitas y hasta los borborianos--todos ellos, como se ve, de diferentes siglos--hasta "descender" al ejemplo del calvinista Teodoro de Beza. (28) Llevaba a cabo lo sugerido en el manual de Granada: ir a un caso concreto y senalar las circunstancias (29) de las cosas o de las personas. Pero tambien hacia notacion--descripcion de un prototipo o de algo destacable de una persona--. En circunstancias como esta, fray Jeronimo echaba mano de los recursos del genero demostrativo, como cuando Teodoro de Beza resulto ser un "Licenciado en Leyes" que vivio en Francia; hacia 1550 comenzo a hacer "sus maldades y deshonestidades" y se la paso acusando y defendiendose de otros iguales a el; es el caso, a raiz de una apologia escrita por Claudio de Santes, que publico una controversia; luego, Tilmano Heshusio (30) escribio una controversia contra Beza "y contra s u Mo. Calvino, donde se cuentan sus errores y blasfemias", como haber ordenado asesinar al duque de Guisa. Y no contento con ello, Beza continuo escribiendo contra los obispos franceses y haciendo
   [...] otras muchas cosas que quiero callar, por decir los baquetes,
   glotonerias, y borracherias, con que el y sus companeros, que era
   diez Frayles Apostatas, viuian en la Ciudad de Pissiaco, y las
   deshonestidades increybles q cometia en tanto grado que le
   llamauan, marido de todas las mugeres de su tierra. (36-37)


Encarrerado, a punto de "prender el fuego" contra el calvinista, introdujo un argumento de dificil verificacion:
   Cuentan muchas [deshonestidades de el] en particular Grabiel
   Fabricio, y luan Betus, como lo que le acaescio con vna Senora muy
   principal: con quien (estando para predicar) se encerro mas de
   quatro horas peccado co ella. (37)


Gracian parecio darse cuenta de la fragilidad de tal corrillo, pues el hecho de que los testigos lo viesen entrar y salir, no aseguraba que dentro estuviese pecando. Decidio, entonces, dar la vuelta a la pretermision, afirmando que los "pecados deshonestos" de Beza, al final, no eran relevantes como para tildarlo de ateista carnal, pero si la "desuerguenca con que escriuio muchas Satyras y versos Latinos, peores que de Marcial, ni Ovidio de Arte amandi" (37).

De este ejemplo ya muy concreto, y el mas bajo en la escala de la acomodacion, formulaba un silogismo, aqui reconstruido, cuyas premisas son falsas tambien: a) la deshonestidad es madre de la herejia y cuando llega a lo sumo, se vuelve ateismo; b) las principales herejias que ha habido en la historia, casi todas han nacido del vino y de Venus. Un lector atento debe inferir, entonces, que la deshonestidad surge de la bebida y la voluptuosidad, pero Gracian ya no ahondaba en el punto, pues poco le importaba si era verdadero o falso el hecho de que Beza hubiese seducido a la senora principal, o si las herejias germinan al calor del lecho y de la embriaguez. No, porque el predicador, segun Granada, debe confirmar y exornar como los dialecticos, pero, sobre todo, emocionar de forma suave o fuerte, y descender a lo especifico. Y si Beza era calvinista--y todos los calvinistas (y luteranos y anabaptistas) ya eran censurados--, que mas daba afirmar que se amancebaba con tal o cual y si se emborrachaba, comia de mas, brindaba o era asiduo visitante de tabernas.

Otra caracterizacion muy bien construida en Gracian, con el claro objetivo de causar repudio en sus lectores, es la amplificacion ofrecida para otro "capitan" (de los ateos hipocritas): Loy de Schaliedekker. Si la Retorica eclesiastica insistia --como se ha visto--en conocer bien los estados del animo popular para incidir en ellos a traves del discurso, este lider religioso era presentado como un "burges, vil, soez, ydiota, ignorante, de baxa condicion, y de officio mecanico de trastexador" (Lamentaciones 161). (31) Habia comenzado en Amberes su ministerio, repartiendo blasfemias tales como que Dios no hace caso a las cosas de los hombres; que no hay resurreccion, infierno ni juicio final; que el alma es impecable; que no debe haber temor de Dios ni guardarse ninguna ley; animaba a todos sus adeptos--segun el carmelita--, a seguir cada cual su vida, "buscando por la via que pudiere mas gustos, deleytes y hazienda, para cumplir sus desseos y appetitos, con condicion, que para no ser castigado, y viuir en el mundo con reputacion y estima, le finja muy obseruante de aquella fee y ley, que se sigue en la tierra donde viue" (163). Este retrato de Schaliedekker es verosimil, no necesariamente cierto, pero de alli tomo Gracian el entimema por signo, para comprobar lo general por la via de lo particular: si este "trastexador" se comporta de este modo, todos los de su "secta" actuaran bajo los mismos principios: confesarse de una fe, pero, en la intimidad, seguir la suya particular. Para este ejemplo concreto, de nuevo utilizo los recursos del genero demostrativo.

El arbol genealogico del ateismo

Ademas del exemplum, (32) el metodo de predicacion de Granada invitaba al religioso a que fuese capaz de determinar la raiz del problema sobre el que iba a disertar para saber como combatirlo. De nuevo: mas que describir los vicios, las causas de los vicios, porque todo lo que se discute tiene su propia genealogia (rerum omnium genealogia), segun la Retorica eclesiastica:: si se sabe el origen de algo, de forma facil se colegiran el genero, la especie, la diferencia, la definicion, las propiedades, los accidentes; sus partes, el todo; las causas y los efectos que "por naturaleza estan en todo". Es como un "arbol genealogico (cual el que pintan los teologos) que los tiene como afines ante si y tras de si, a diestra y siniestra" (Granada 167): ante si, el genero de la cosa, el todo, sus partes y las causas de que procede la cosa; en el lugar posterior, los efectos que siguen a las causas, y a diestra y siniestra, la diferencia de la cosa, su definicion, sus cualidades propias y sus accidentes. Y todos estos atributos--agregaba el fraile dominico--son lugares "casi a manera de prontuarios", de donde parten todos los argumentos ya sea para demostrar o para amplificar (167).

Y a la busqueda de esa genealogia se dispuso fray Jeronimo Gracian en el proceso de acomodacion de sus numeros y ejemplos especificos, (33) de principio a fin. Y aqui, la clasificacion se torna compleja por momentos, interminable, y muchas veces, forzada. Bien senalo Steggink que el "plan del opusculo revela el tan caracteristico gusto de divisiones buscadas y construcciones bizarras" que aparecen en todas las obras del padre Gracian (72). Vamos a enredarnos con el en ese laberinto numerologico en donde la consigna era que sus clasificaciones se ajustaran a dos, a tres, a siete, a diez y a doce tipos o formas. Para no abrumar, solo me referire a tres de ellos. (34)

Las enumeraciones con tres (35) corresponden a: a) tres formas de libertad de los libertinos; b) tres generos de libertinos: rebeldes, desobedientes y seguidores de su propio espiritu; c) tres generos de pecadores: principiantes, pecadores que reconvienen su mal camino y desalmados; d) tres personas de Dios: Padre, Hijo y Espiritu Santo; e) tres partes contrarias a estas tres personas divinas: obstinacion, insensibilidad y dureza de corazon; f) tres enemigos del hombre cristiano: diablo, mundo y carne; g) trenza de tres cuerdas que alientan a los ateos: ignorancia, pasion y malicia, y h) tres fines que hay para decir los diez errores de los ateistas: recopilar lo dicho en las Diez Lamentaciones, explicar que en ellos se encierra toda la maldad y revelar que disputarles es tiempo perdido.

Las enumeraciones de siete son: a) siete tipos de ateistas; b) siete tipos de ateistas espirituales (o Volcommen), los cuales, a su vez, corresponden a siete "maneras de mal espiritu, a quien siguen estos hereges espirituales": pitonisas, esenios, mesalianos, begardos y beguinas, alumbrados y dejados, cristianos de mal espiritu, y anabaptistas; c) siete puertas por las que entran siete malos espiritus: curiosidad vana; libertad danosa; visiones y revelaciones falsas; union, extasis y raptos enganosos; sensualidad disfrazada; herejia y errores encubiertos, y silencio perjudicial; d) siete raices (o fuentes, o principios o causas) por las que existe el ateismo: que actuen los tres enemigos del hombre cristiano, ya mencionados en el parrafo anterior; la ignorancia, la pasion y la malicia; la soberbia, la lujuria y la avaricia; el propio Lutero y su doctrina; las controversias entre protestantes; el mal ejemplo de algunos catolicos, y la blandura de la corona ante los herejes que van surgiendo en otras partes de sus dominios; e) los siete dones del Espiritu Santo (los cuales no menciona); f) los siete danos y estragos del ateismo: el que se causa en las Indias Occidentales; el que profesan moros y judios; el de los catolicos que viven mal y en pecado; el perjuicio que causan entre los buenos cristianos; el dano a los sacramentos; la destruccion de todas las virtudes, y, para sorpresa, el ultimo de los danos del ateismo, el mayor, es que es "irremediable".

Hay que tener paciencia con los numeros, pues aun falta el mas importante: el diez, que clasifica en cinco ocasiones: a) diez lamentaciones del miserable estado de los ateistas de nuestro tiempo (titulo del libro cuya explicacion ofrece en la expositio); b) diez los atributos de Dios trino: infinidad, inmensidad, eternidad y omnipotencia, del Padre; bondad, sabiduria, misericordia y justicia, del Hijo, y providencia y gloria divina, del Espiritu Santo; c) diez abominaciones de los ateistas como diez son los cuernos de la "cuarta bestia de dientes de hierro", descrita por el profeta Daniel: falta de caridad; corrupcion de carne; pecados nefandos; omisiones en las obligaciones de cada uno; gula y embriaguez; malas palabras, injurias y murmuraciones; rencores, enemistades y falta de amor al projimo; falta de temor; falta de oracion, y escrupulos impertinentes; d) a su vez, diez los pecados y maldades de los ateistas: aborrecen a Dios; blasfeman; son lujuriosos; padecen gula; desobedecen a las autoridades y se rebelan contra ellas; son soberbios; avariciosos; maliciosos; enganan, actuan perversamente y con hipocresia, y son duros de corazon. Por ultimo, de la forma mas abreviada posible para no fastidiar al lector, diez errores de los ateistas: niegan que haya Dios; rechazan que el alma sea inmortal; son sensuales; afirman que la suya es la verdadera ley y la verdadera fe; sostienen que el suyo es el verdadero sentido de la Sagrada Escritura; pregonan que el alma es impecable; que ninguna ley es verdadera; que todas las leyes son buenas y santas; que se debe gobernar a cada uno por "razon de Estado" (lo cual equivale a hacer de la criatura el ultimo fin, y a Dios, un medio para conseguirlo), y, por ultimo, que no hay infierno ni juicio, asi como tampoco temor de Dios.

Muchas de las enumeraciones estan forzadas, como adelantabamos. Esto es debido a que Gracian reconocia la importancia biblica de ciertos numeros (como el diez y el siete) y queria hacerlas calzar, (36) como el autor del Apocalipsis, al que recurre muchas veces como lugar biblico; en este libro se habla de siete espiritus, siete cabezas, siete iglesias, siete sellos, siete copas, siete estrellas, siete candeleros, etcetera. Tambien se menciona a la fiera que sale del mar con diez cuernos (y diez turbantes) y asi como siete cabezas. (37)

El dragon bermejo del ateismo

Si le tomamos la palabra a Granada, quien ponderaba como el mas fecundo de los lugares a aquel "que se toma de los efectos y de los adjuntos", al final no fue relevante descubrir si las clasificaciones de Gracian fueron idoneos lugares artificiales o inartificiales. Es verdad que pudo perder a mas de un lector (pensemos en uno de esos soldados espanoles que confesaba en Amberes) en tal enredo de tipos, atributos, errores, maneras, danos, dones, fines y generos, entre otros. Memorizar este arbol genealogico del ateismo habria sido muy dificil. Pero su objetivo era trabajar en los efectos de su auditorio y de sus lectores castellanos: es tan horroroso y diversificado el ateismo que parece un dragon. Este mitico animal--con claras y fuertes alusiones, de nuevo al Apocalipsis--es el lugar comun mas destacado de las Lamentaciones. Parece ser que la idea de llamarlo "dragon bermejo del ateismo" (38) fue tomada de dos obras del padre Luis de la Puente, quien consideraba a esta criatura como el "padre de las mentiras": los predicadores y maestros herejes "ensenan por instigacion de Satanas, y de la carne inclinada a costumbres bestiales, y del mundo falso enganador, y lisonjero" (Guia espiritual 904). (39) De la Puente veia a esta "bestia monstruosa" como un "dragon", por su astucia, ponzona y soberbia; de color bermejo, "por la crueldad"; coronado con siete cabezas, "por los muchos demonios que trae en su compania para derribarnos en los siete pecados mortales", y por diez cuernos "por los muchos tiranos de quien se sirue para perseguir a los justos" (904).

Para Gracian, los ateos eran incitados por el "dragon bermejo del ateismo", (40) una de las formas fisicas del demonio, hipotesis ya presentada en una obra anterior, El soldado catolico. (41) Asi pues, cada tipo de ateismo era una de las cabezas del dragon; (42) cada una de ellas poseia una "corona" o "vicio" o "polvo" o "abominacion" que las distinguia y a un "capitan" dirigiendolas, como se ha pormenorizado. (43)

Conclusiones

Fray Jeronimo Gracian fue, en efecto, un escritor prolifico, pero poco agudo. Cristobal Marquez se limito a expresar que "escribia bien" (292); (44) no obstante, esto parece no haberle preocupado de mas, si sus fines no eran los de un gramatico o erudito sino los de un propagador de la fe, que acude a un publico de entender sencillo y a quien puede escandalizar. En palabras de Steggink, Gracian era un "orador sagrado" poco afecto a la profundizacion y fugitivo de las elucubraciones teologicas. Lo suyo era "popularizar la ascetica y mistica y llegar con sus opusculos al gran publico". Por tal razon, el fraile era un escritor descuidado, tanto en su redaccion como en sus afirmaciones.

En esta obra presentada, queda al descubierto que sus fuentes eran escritos o recuerdos de platicas que cultivaba, versando sobre esta obsesion suya por las herejias, a las que se dedico a seguir de cerca los ultimos anos de su vida. (45) Se pueden encontrar frases como "heme informado de quien lo sabe bien", "assi me conto quien lo vio por sus ojos", "me han dado relacion de personas que la siguen, que tratan su espiritu", o "como me he informado, de quien los ha leydo", por mencionar unas. Para las Lamentaciones, su chivato principal fue un tal Juan Reynero, mencionado dos veces. Incluso, en una negligencia observada, afirmo haber consultado al famoso jesuita Jesus Antonio Possevino, al que consideraba "doctissimo y religiossisimo", pero nunca lo cito ni parafraseo, salvo al iniciar la Lamentacion sexta, y luego en la septima, senalando que escribio contra Bodino y Borneo en el capitulo 26 del Libro I, de su BibliothecL SacrL, sin informar el alegato. Resulta tan evidente que los nombres y datos proporcionados se deben a murmuraciones, que ofrecio variadas castellanizaciones para sus nombres. Algunos ejemplos: Jacobo Scaderck es tambien Jacobo Schader, Jacobus Chader o Jacobus Schadefchd; el Henrrico Galli es Henrico Galo unas veces, o Henrico Hallo, otras. Sin embargo, hay que reconocer su buena memoria, aunque sea imprecisa. De hecho, su primer biografo la considero tan "monstruosa que [se] pasmaban los que la experimentaron en sus sermones raros y extraordinarios en el gravisimo auditorio de Alcala de Henares, Roma y otros en que predico" (Marquez 292).

No me parece central que el proposito de su obra sea establecer una controversia con los capuchinos franceses y flamencos, partidarios de la mistica renana, aunque es verdad que la Lamentacion quinta esta mas o menos dedicada a ellos. Sin embargo, aprovecho la ocasion, para lo cual echo mano del genero judicial en unos cuantos parrafos. Ya antes, en su Apologia (Bruselas 1609), habia comenzado a tirar dardos contra esta doctrina, cuya cabeza visible era Benoit de Canfield. (46) La polemica con los "perfectistas" franceses, documentada por Steggink, implico que luego de la publicacion de las Lamentaciones, un capuchino desconocido (se presume que fue Cipriano Crousers de Amberes) publicara diecinueve "correcciones" bajo el titulo Apologiegeneralee la vie spirituelle touchant l'union de l'esprit avec Dieu. En su "lamentacion lamentable", el anonimo fraile acusaba al espanol de no dar "ninguna prueba de haber leido personalmente las obras censuradas; se basa exclusivamente en los relatos de sus informadores, sin citar ni una sola vez el libro del Palacio del divino amor de que la supuesta definicion de la perfeccion debiera ser tomada" (Steggink 81). (47) Como si lo hubiese previsto, el propio Gracian se deslindaba de la doctrina perfectista, de la cual lo habian acusado de alentar en tiempos pasados:

Ya me han dicho que de cosas que yo he escrito en mi Dilucidario, (48) hablado de los fines del espiritu, y de la vnion del alma, han tomado algunos ocasion, y dadome por author de su doctrina. Mas que hemos de hazer? tambien de la Biblia toman los hereges (declaradola mal) occasion de sus errores. (Lamentaciones 153-154)

Lamentaciones, por otra parte, es una obra que permite repasar las herejias europeas de principios del XVII y la manera en que se diseminaban. Si fue prohibida, como afirma Steggink, en razon de que mas valdria no introducir el tema entre los espanoles de la peninsula, pues alli no habia ateos, el trabajo de Gracian habria sido vano. De cualquier forma, el tambien carmelita la hallo prohibida en el Index de 1632, 18 anos de su fallecimiento, pero desestimo la posibilidad de que su repulsa se debiese a una presion de los capuchinos: "no hay motivo [para] admitir tal cosa", afirmo, sin dar mayores explicaciones. Emilia Navarro, por su parte, opino que, si ese fue el criterio, ignorar la existencia de un mal no equivalia a su abolicion, pero no especula acerca de posibles causas.

Desprendido del analisis literario, ya por ultimo quiero aportar aqui un elemento mas acerca de la censura de las Lamentaciones. Gracian partio de la idea--confusa a proposito--de que herejes y ateos son la misma cosa. Sin embargo, consciente de la ambiguedad, supo distinguir entre los no creyentes en ningun Dios de ningun credo, y los creyentes en Dios de otras religiones. Por lo menos en cuatro ocasiones pareciera defender a los seguidores de las iglesias reformadas, bajo el argumento de que, al menos, tienen a su Dios. El primero de los casos se presenta cuando se ha referido a un Arnoldo Bernardo, autor de unos versos (no los cita) en donde exaltaria los dones de la "libertad de escritura"; esto es, que cada uno lea la Biblia como su espiritu la entiende, "sin hazer caso de todas las declaraciones q huuiera dado Caluino, Luthero, y todos los Doctores y Concilios Papistas" (60-61). Si se observa, a Calvino y a Lutero da el mismo rango de autoridad que al Papa y al magisterio de la Iglesia.

El segundo caso se encuentra cuando critica a los creyentes "camaleones" o "jibias" que mudan su color de piel para disfrazarse y fingir que siguen una u otra fe. Por ejemplo, Sabastian Franch, autor de Tegen Schrift (segun su trasliteracion: "quiere decir contra la escritura"), en donde afirmo que hay contradicciones en la Biblia y las fue mostrando, para llegar a la conclusion de que "ninguna cosa della se ha de creer, y q por la misma causa la fee de los Christianos es falsa, y infiere lo mismo de todas las leyes y fees del mudo" (176). Aqui, Gracian da a entender que los calvinistas y los luteranos, cuando menos, no son hipocritas: lo declaran y no cambian de religion segun las circunstancias.

El tercer caso lo hallamos en torno a los ateistas politicos (los maquiavelistas). Es tan "pestilencial" su doctrina que no solo han escrito en contra suya los catolicos sino hasta los reformados. "Un Caluinista escriuio vn libro intitulado Antimachiauelo, que (aunque esta inficionado con los errores de Caluino) descubre muy al viuo los de Machiauelo" (190). En esta logica, deberia preferirse a un calvinista que desenmascara a un maquiavelista, que a un hereje de esta ralea.

El cuarto y ultimo caso lo encontramos al finalizar la Lamentacion novena. Se le siente cansado de tanto discutir: "Porque contra qualquier herege se puede disputar, mas contra los Atheistas no se puede arguyr, que ni aprouecha contra ellos la Theologia ni las demas sciencias" (281). De tal suerte que, de males a males, mejor un tete a tete con un calvinista que con un cabal ateo que niega, de origen, la existencia de Dios.

Desde el principio de su obra, denuncio que hacia falta tomar medidas extremas en contra del ateismo, creciente en Europa a causa de la "remission, blandura, y el afloxar en el castigo y destruycion de los hereges, que auian de executar con rigor los Principes Catholicos" (271-272). Por ello, todo parece indicar que, con su escandalizador texto buscaba llamar la atencion de la Inquisicion respecto a lo que el, en particular, atestiguaba desde Holanda: los reformados se infiltraban en America (en su dedicatoria al cardenal Bernardo de Rojas, revelaba el "gran dano" que estaban haciendo en las Indias de Espana los viajeros holandeses, con su ideologia atea). (49)

Al final de las Lamentaciones, sin embargo, su preocupacion se quedaba con llanto y ruegos a Dios por ver como "aquellos miserables Gentiles" americanos escuchaban, por un lado, la importancia de venerar las imagenes de virgenes y santos que ensenaban los catolicos espanoles y, del otro, que tal era "idolatria".
   [Los protestantes se la pasan] llamandonos a los Catholicos
   Idolatras, por la adoracion de las Imagines, [y] persuadenles que
   les ensenan la verdadera fee de Christo, fingiendose verdaderos
   Christianos, y professores de la fee Catholica, e Iglesia
   reformada, abren puerta a sus passiones, sensualidad, y apetitos,
   prometiendoles seguridad de la vida eterna. Pues vn pobre Gentil
   enganado con tan fuertes lazos del infierno, [?]como querra oyr, ni
   creer la fee Catholica, que le ensena penitencia y aspereza de
   vida? (275-276)


Si la corona espanola no hacia caso a estas llamadas de atencion, ya exhausto de demostrar, deliberar y disuadir, (50) el panorama no solo para sus oyentes, sino para si mismo era poco halagueno. Nada como quejarse: a llorar como Jeremias "para que se entienda, que es tiempo perdido, y afrenta de buenos entendimientos querer disputar, ni razonar contra estos: porque niegan los principios de todas las razones" (298-299). ?Que armas quedan entonces?, se preguntaba. Solo tratar a los ateos
   [...] como a bestias, y hazer el caso dellos que se haze de los
   irracionales, y boluerse el alma a Dios pidiendole que in chamo &.
   freno maxillas eorum constringat, y llorar su desuentura, y que
   (pues el solo sin ayuda de ninguna criatura crio sus animales
   racionales) el torne a sus entendimientos el vso de la razon, y
   libre su Iglesia de tanto dano dandonos a todos luz, para que
   acertemos a seruirle como conviene. FIN. (299-300)


En Lamentaciones quedan bien establecidas las preocupaciones de los religiosos que vivian fuera de Espana y que alzaban su voz de alerta contra los que consideraban peligros para la "verdadera fee". (51) En el particular caso de fray Jeronimo, se atisba que gran parte de sus obras escritas en Holanda eran algo asi como un entretenimiento, una forma de no desligarse de su lengua castellana, y, sobre todo, de consolarse por los muchos golpes que habia recibido como carmelita descalzo, tras la muerte de la madre Teresa, su protectora. Quiza nunca pudo reponerse del todo de aquel episodio, cuando se le retiro el habito de carmelita descalzo. Tendra razon Sorolla Manero cuando afirma que entonces, y durante los anos por venir, se sintio "marginado interiormente, en el ambito de su Iglesia y de su magisterio espiritual. Pesaba sobre el una grave calumnia: relajacion y trato indebido con las descalzas que afectaba su honor de cristiano y de carmelita" (28).

Para finalizar, el trabajo de Gracian revela la mentalidad contrarreformista espanola: no es aceptable ninguna denominacion cristiana no romana, y cualquier divergencia debe ser vista como un proceder del demonio, y sus emulos, como sacrilegos. La pluma debe servir a la defensa de los dogmas o para el ataque a los blasfemos.

Bibliografia

Aladro, Jorge. "Algunos aspectos de la sociedad de los Siglos de Oro vistos desde el pulpito." Actas del VI Congreso Internacional de AISO I. Eds. Maria Luisa Lobato y Francisco Dominguez Matito. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2004: 169-181.

Aragues Aldaz, Jose. "Preceptiva, sermon barroco y contencion oratoria: el lugar del ejemplo historico." Criticon 84-85 (2002): 81-99.

Aragues Aldaz, Jose. Deus Concionator: Mundo predicado y retorica del exemplum en los Siglos de Oro. Amsterdam/Atlanta: Rodopi, 1999.

Arce Escobar, Viviana. "El sermon. Palabra dramatizada y control social. Antonio Ossorio de las Penas, un predicador en la Nueva Granada del siglo XVII." Historiay espacio 32 (2009): 1-23.

Arias Montano, Benito. Los Rhetoricorvm Libri Qvattvor. Ed. y trad. Maria Violeta Perez Custodio. Badajoz: Diputacion Provincial/CSIC/ UCA, 1995.

Aristoteles. Retorica. Ed. y trad. Quintin Racionero. Madrid: Gredos, 2008.

Azaustre Galiana, Antonio. "Algunas influencias de la oratoria sagrada en la prosa de Quevedo." Criticon 84-85 (2002): 189-216.

Cerdan, Francis. "La emergencia del estilo culto en la oratoria sagrada del siglo XVII." Criticon 58 (1993): 61-72.

Cerdan, Francis. "La oratoria sagrada del siglo XVII: un espejo de la sociedad." Actas del IV Congreso Internacional de AISO I. Eds. Maria Cruz

Garcia de Enterria y Alicia Cordon Mesa. Alcala: Universidad de Alcala, 1996. 23-44.

Frederichs, Julius. De secte der Loisten, Of, Antwerpsche Libertijnen (1525-1545): Eligius Pruystinck (Loy De Schaliedecker) En Zijne Aanhangers. Ed. Emile Braekman. Aanhanger: Gent and Den Haag, 1891.

Gracian de la Madre de Dios, Jeronimo. Diez lamentaciones del miserable estado de los ateistas nuestro tiempo. Bruselas: Roger Velpio y Huberto Antonio, 1611.

Gracian de la Madre de Dios, Jeronimo. El soldado catolico. Bruselas: Roger Velpio y Huberto Antonio, 1611.

Gracian de la Madre de Dios, Jeronimo. "Exhortacion para ir a predicar el Santo Evangelio a la gentilidad y a las tierras de infieles y herejes." Luis Rosales. Jeronimo Gracian. Cronica cautiverio y mision. Madrid: Ediciones Fe, 1952. 124-142.

Gracian de la Madre de Dios, Jeronimo. Zelo de la propagacion de lajee, en que se contiene una exortacion, para ir a predicar la fee Catholica a las tierras de Idolatras, Infieles y herejes, y se declara la disposicion que ay en algunos Reynos para recibirla. Bruselas: Ivan Mommart, 1609.

Granada, Luis de. Retorica eclesiastica, o metodo de predicar. Trad. y estudio preliminar Manuel Lopez-Munoz. Calahorra: Instituto de Estudios Riojanos, 2010.

Hernandez Mercedes, Maria del Pilar. "El bestiario alegorico en el Dilucidario del verdadero espiritu de Jeronimo Gracian de la Madre de Dios." Actas del II Congreso Internacional de Hispanistas de los Siglos de Oro 1. Coord. Manuel Garcia Martin. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1993. 473480.

Laplana, Roque. Dissertacion academica de el buen gusto en la oratoria sagrada, ilustrada con una oracion moral que dicta el modo de oir con fruto la palabra divina. Zaragoza: Joseph Fort, 1763.

Lopez-Munoz, Manuel. "Un episodio en la historia de la comunicacion: la Ecclesiastica rhetorica, de fray Luis de Granada." Retorica eclesiastica, o metodo de predicar. Luis de Granada. Trad. y estudio preliminar Manuel Lopez-Munoz. Calahorra: Instituto de Estudios Riojanos, 2010. 11-60.

Marquez, Cristobal. Excelencias, vida y trabajos del Padre Fray Gracian Jeronimo Gracian de la Madre de Dios, Carmelita. Estudio introductorio y ed. Pablo Maria Garrido y Henar Pizarro Llorente. Madrid: Ediciones Carmelitas, 2012.

Marsoller, M. de. Vida de san Francisco de Sales, Obispo y Principe Ginebra. Trad. Mariano de Godoy. Zaragoza: Imprenta Real, 1835.

Mata y Araujo, Luis de. Lecciones elementales de literatura, aplicadas especialmente a la castellana. Madrid: Imprenta de Don Norberto Llorenci, 1839.

Nunez Beltran, Miguel Angel. La oratoria sagrada de la epoca del Barroco. Doctrina, cultura y actitud ante la vida desde los sermones sevillanos del siglo XVII. Sevilla: Universidad de Sevilla/Fundacion Focus-Abengoa, 1997.

Pineda Gonzalez, Maria Victoria. "La tradicion del 'exemplum' en el discurso historiografico y politico de la Espana imperial." Revista de Literatura 67. 133 (2005): 31-48.

Pizarro Llorente, Henar. "Jeronimo Gracian de la Madre de Dios. Ultimas aportaciones historiograficas." Cristobal Marquez. Excelencias, vida y trabajos del Padre Fray Gracian Jeronimo Gracian de la Madre de Dios, Carmelita. Estudio introductorio y ed. Pablo Maria Garrido y Henar Pizarro Llorente. Madrid: Ediciones Carmelitas, 2012. 53-74.

Ponce de la Fuente, Constantino, y Jeronimo Gracian de la Madre de Dios. Beatus vir: carne de hoguera. Exposicion del primer Salmo seguido de Diez lamentaciones del miserable estado de los ateistas nuestros tiempos. Ed. y estudio preliminar Emilia Navarro Kelley. Madrid: Editora Nacional, 1977.

Puente, Luis de la. Guia espiritual en que se trata de la oracion, meditacion y contemplacion de las Diuinas visitas y gracias extraordinarias. Madrid: Vda. de Alonso Martin, 1614.

Puente, Luis de la. De la perjiccion del christiano en todos los estados, oficios y ministerios de la Gerarquia, y Republica Eclesiastica IV. Pamplona: Carlos de Labayen, 1616.

Retorica a Herenio. Ed. y traduccion Salvador Nunez. Madrid: Gredos, 1997.

Rosales, Luis. "Prologo." Jeronimo Gracian. Cronica de cautiverio y mision. Madrid: Ediciones Fe, 1952. 5-9.

Santa Maria, Francisco de. Historia general profetica de la orden de Nuestra Senora del Carmen I. Valencia: en casa de los herederos de Chrisostomo Garriz, 1643.

Schokel, Luis Alonso. Manual de poetica hebrea. Madrid: Cristiandad, 1988.

Sorolla Manero, Maria del Pilar. "La peregrinacion autobiografica de AnastasioJeronimo (Gracian de la Madre de Dios)." ILit. LVIII. 125 (2001): 21-37.

Sorolla Manero, Maria del Pilar. "Ana de Jesus cronista de la fundacion del primer Carmen descalzo de Paris." Bulletin Hispanique 95. 2 (1993): 647-672.

Steggink, Otger. "Estudio preliminar." Jeronimo Gracian de la Madre de Dios. Diez lamentaciones del miserable estado de los ateistas de nuestro tiempo. Ed. y estudio preliminar Otger Steggink. Madrid: Instituto de Estudios Politicos, 1959. 8-95.

Teresa de Jesus, Santa. Escritos de Santa Teresa II. Ed. M. Rivadeneyra. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1862.

Torres, Juan de. Philosophia moral de principes para su buena crianca y gouierno, y para personas de todos estados. Burgos: luan Baptista Varesio, 1602.

Valades, Diego. Retorica cristiana. Trad. Tarsicio Herrera. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2003.

Valera, Cipriano de. La Biblia, que es, los sacros libros del Viejo y Nuevo Testamento. 2a ed. Amsterdam: Lorenzo lacobi, 1602.

Beatriz Gutierrez Mueller *

Benemerita Universidad Autonoma de Puebla

Benemerita Universidad Autonoma de Puebla

* cuca599@hotmail.com

Recepcion: Noviembre de 2013 Aceptacion: Septiembre de 2014 Reception: November, 2013 Acceptance: September, 2014

(1) "Miguel Herrero Garcia clasifica la Oratoria Sagrada Espanola de los siglos XVI y XVII en cinco etapas. La primera, etapa primitiva o heroica, ocupa el siglo XVI. Es la epoca de grandes santos, ascetas y misticos, predicadores. La segunda, Edad de Oro, llena los primeros lustros del siglo XVII. Existe una pleyade de predicadores que se han formado en la escuela del siglo anterior. La tercera, [es una] epoca de crisis La cuarta, epoca del Triunfo del Barroco (1633-1664). Finalmente, la quinta etapa significa la decadencia y coincide con el reinado de Carlos II" (Nunez Beltran 30).

(2) Francis Cerdan senala que, en los Siglos de Oro, no hubo en realidad una linea fronteriza entre la oratoria escrita y la hablada. El arte de predicar "recapitula forzosamente un arte de escribir (ars scribendi) y un arte de decir (ars dicendi) y pone en obra todos los medios adecuados a la finalidad de toda oratoria, que es el persuadir" ("Emergencia" 61).

(3) Esta concepcion continuo asi hasta el siglo XIX. Por ejemplo, a finales del XVIII, el fraile Roque Laplana afirmaba en su Dissertacion academica ... que la oratoria sagrada debe "persuadir con pureza y hermosura, quanto conduce para gloria, y culto de Dios, y salud de las Almas; de modo, que su fin ultimo es el obsequio, y veneracion de la Divina Magestad, y la salvacion del Genero Humano" (5). En Lecciones elementales de literatura ..., el sermon o platica debe ser "una oracion persuasiva. Toda persuasion se debe fundar en la conviccion; i el orador sagrado se ha de dirigir primero al entendimiento, instruyendo i ensenando despues al corazon" (Mata 187).

(4) Para Diego Valades, que publico su manual en 1579 (tres anos despues del de Granada), la retorica cristiana es "el arte de encontrar, tratar y disponer todo lo que pertenece a la salvacion de las almas" (47).

(5) La definicion de exemplum, en sentido estricto, aparece en la obra de Quintiliano. Se trata de formas breves "de caracter narrativo validas para la argumentacion: Rei gestae aut ut gestae utilis as persuadendum id, quodintenderis, commemoratio (Aragues Aldaz, Deus ... 35-36).

(6) Lo mismo para Valades: los ejemplos deben sacarse de la "uberrima fuente y origen de los bienes, o sea de la Sagrada Escritura, segun la interpretacion Vulgata que nuestra sacrosanta madre Iglesia romana, que es de autoridad inviolable, ha aprobado como autentica en tan largo uso de siglos" (295).

(7) Segun los antiguos tratados retoricos, los argumentos se probaban de forma irrefutable o probable. La verosimilitud era incluso mas recomendable que la verdad y una forma de lograrla era por la via de la induccion. Desde la Retorica de Aristoteles se establecia de forma muy clara que en la demostracion de los argumentos, tanto en la dialectica como en la retorica "se dan la induccion, el silogismo y el silogismo aparente"; esto es, el uso del ejemplo, del entimema y del entimema aparente (Aristoteles I, 1356b).

(8) La edicion empleada es la principe de 1611, editada en Bruselas por Roger Velpio y Huberto Antonio.

(9) La primera biografia de Gracian, durante mucho tiempo, fue atribuida de forma equivocada a Andres del Marmol, la autoria de Cristobal Marquez fue aclarada por Pablo Maria Garrido en "El P. Fr. Cristobal Marquez, O. Carm., y su biografia del P. Fr. Jeronimo Gracian (1619)" (Marquez 19-51).

(10) El carmelita Luis Rosales considera que su estilo "frecuentemente coloquial, es sencillo, popular, directo, a veces caido y desmanado, pero siempre encendido, polemico, de lucida y humilde inteligencia. Su estilo literario tambien es accion, como lo fue todo en su vida, y su lenguaje es abundante, sencillo, casi oral, lleno de terminos expresivos y familiares" (8).

(11) "Mis ocupaciones (Illust.mo. Senor) en estos Payses son, el Pulpito y Confessionario: que no falta (assi de los Cortesanos y Soldados, como de otros naturaleza deste mismo pays) quien entienda nuestra lengua: y pueda aprovechar su alma" (Gracian, Lamentaciones 2-3). En el estudio preliminar de nuestra obra, Henar Pizarro Llorente acota el ambiente del fraile, en Flandes, a un publico hispanohablante debido a su desconocimiento de las lenguas locales. Alli, ademas de confesar a la milicia y predicar en la capilla archiducal, ayudaba a la labor fundacional de Ana de Jesus (69). En "La peregrinacion autobiografica de Anastasio-Jeronimo (Gracian de la Madre de Dios)", Sorolla afirma lo contrario: que con Ana de Jesus y con Ana de san Bartolome "se mantuvo fisicamente alejado a la defensiva de cualquier calumnia que pudiera afectar a su persona o a las propias monjas, en un prudente y solitario distanciamiento" (36).

(12) "Las convulsiones incubadas desde antiguo, en el seno de la orden, practicamente desde 1582, ano de la muerte de Santa Teresa, afloran y culminan de 1591 a 1592, provocando la expulsion o el exilio, el encarcelamiento o la marginacion de las personalidades fundamentales de la reforma teresiana" (Sorolla, "La peregrinacion" 22).

(13) Su ida a Flandes, segun Sorolla, estuvo relacionada con la buena relacion que el padre Gracian habia cultivado con el archiduque Alberto, en aquel tiempo, gobernador de los Paises Bajos, a traves de Felipe Folch de Cardona ("La peregrinacion" 31).

(14) Segun se lee en Cronica de cautiverio y mision, Gracian confiesa haber acudido a varias congregaciones religiosas para ser admitido con su habito, como los cartujos, franciscanos descalzos, capuchinos "y ninguno me lo quiso dar, y vine desechando de todas las ordenes como el mas infame religioso que habia en el mundo" (Sorolla "La peregrinacion" 28). Sorolla sostiene que el cardenal Pedro de Deza fue quien le dio un "espaldarazo intelectual" cuando fue resarcido su honor como carmelita, y lo nombro teologo para el Santo Oficio, tarea que realizo durante cinco anos (30).

(15) Cristobal Marquez revelo que fray Gracian era asiduo lector de las obras de Granada, en particular las misticas (98).

(16) El uso del exemplum tiene una dilatada historia que aqui no es posible extender. Solo referir el destacado tratado retorico de Erasmo, que tanta influencia obtuvo en Europa; en el se hacia hincapie en la importancia de proporcionar el nombre del autor del ejemplo (en Gracian, poner el nombre al mal ejemplo); enseguida, la accion ejemplar, amplificar los hechos y circunstancias; la evidentia, y, por ultimo, comparar el ejemplo con el caso del lector u oyente (Azaustre 190).

(17) Los exordios de los discursos epidicticos se obtienen del elogio, la censura, el consejo, la disuasion y de las disculpas dirigidas al auditorio (Aristoteles III, 1415a 5).

(18) Sin embargo, para Granada, el lamento no es deliberativo sino un recurso necesario para las causas judiciales, pues el proposito es "doblegar el estado de animo de los jueces o de los oyentes e inclinarlo a la misericordia" (347), y no es el caso de la obra que aqui se estudia.

(19) Al traducir san Jeronimo la Biblia al latin (La Vulgata), el libro de los Eikha, que mas tarde se llamo Qinot, recibio el nombre de Lamentations y se continuo con la tradicion expuesta, desde la Biblia de los Setenta, de la que Jeremias era su autor. En hebreo, los Qinot son llantos, lamentos, lagrimas y la qina o nehi es el genero que se sigue para una lamentacion. Segun Luis Alonso Schokel, '"qina significa con frecuencia elegia, en nuestro sentido moderno (diverso del latino). Se aplica a la lamentacion funebre por una persona por el pueblo de Israel, por naciones paganas Por otra parte, nehi es propiamente lamentacion (27).

(20) "La tesis indaga sobre todo tipo de cosas sin designacion de personas, tiempos, lugares o similares; la hipotesis, una por una sobre las circunstancias que estan implicadas en las personas, tiempos y lugares. Una tesis es si conviene o no casarse, una hipotesis, si le conviene o no al filosofo, o al viejo, o a Pompello, en este tiempo, en aquel lugar, con aquellas costumbres, casarse con una mujer extranjera, sin dote, viejecilla, doncella, con Julia" (Granada 163).

(21) Las tesis son infinitas mientras que las hipotesis son finitas, escribe Luis de Granada en otra parte (185).

(22) El jesuita Jean Maior, en su Enumeratio authorum, qui ex profeso exemplorum libros script serum vel suis operibus crebra exempla intersperserunt dio cuenta de todos los autores que habian incluido ejemplos en sus obras, desde sus origenes. Tal libro "constituye un instrumento bibliografico de inestimable valor para conocer la historia del genero en la etapa barroca, y mas aun, para descubrir de nuevo esa continuidad sentida en el momento de la nueva 'literatura ejemplar' y sus modelos medievales, citados profusamente en el elenco" (Aragues Aldaz, Deus 142).

(23) De estos personajes, todos pertenecieron a alguna de las iglesias reformadas. El suizo-italiano Gentile, por comentar, fue opositor a Calvino por antitrinitario; llamo a un debate sobre el tema, pero antes de verificarse fue apresado y ejecutado en 1566 a instancias de Teodoro de Beza y Heinrich Bulliger. Beza, a su vez, era un afamado calvinista cuya preocupacion se centro en la unificacion de todos los protestantes.

(24) Se trata de Loy (o Looi) de Schaliedekker (o Schaliedecker), pseudonimo de Eligius Pruystinck. Efectivamente, entre 1525 y 1545 fundo una secta llamada los "loisistas", "loisisistas" o los "libertinos de Amberes", como les llamaban. Como bien refiere fray Jeronimo, llamo la atencion de Lutero y Melanchton de inmediato, quienes trataron de reconvenirlo sin buenos resultados hasta que lo apresaron y quemaron vivo por hereje, en Amberes, en 1546 (Frederichs).

(25) Jean David Joris o Joristen hizo su ministerio en Holanda, convertido al anabaptismo de corte anarquista, de donde tuvo que huir perseguido por los espanoles y luteranos. Su obra mas conocida es Twonderboeck. Murio en Basilea con el pseudonimo de Jan von Brugge (o Jan von Binningen). Fray Jeronimo reproduce lo que de el se decia: que se llamaba a si mismo el "tercer David" y "engano este muchas mugercillas, que (dexando a sus maridos) se yuan tras el, enfrascadas en sus vicios sensuales, y enganadas con visiones y reuelaciones, q dezia tenia del cielo". Sepultado con "gran pompa" a instancia de Bullinger, al tiempo fue desenterrado y sus huesos, quemados (Lamentaciones 67).

(26) Acerca del tal Arendt Bares, no me fue posible saber su nombre original. Podria tratarse de Arendt de Jagher o de alguno de los hermanos Michiel y Gillis Bernaerts.

(27) No asi, como ya se ha dicho, con los capuchinos franceses, con quienes tenia una polemica personal.

(28) Francisco de Sales fue el enviado de Clemente VIII para entrevistarse con Beza y reconvenirlo de volver al catolicismo, en el que se habia criado. Dichas conversaciones se llevaron a cabo en 1596 y se encuentran resenadas en Marsoller (178-188). En otra parte de Vida de san Francisco de Sales tomo esta breve descripcion de Beza: "los calvinistas le miraban como a un hombre extraordinario; y la reputacion que gozaba entre ellos no podia ser mayor" (Marsoller 150).

(29) Son trece: nombre, sexo, nacion, patria, parentesco, edad, dignidad, crianza o educacion, fortuna, habito, inclinacion, decision, hechos (sucesos o discursos).

(30) Tambien escrito como Tilman o Tilemanno Hesushio, fue un protestante que revivio el arrianismo.

(31) Esto de trastejeador viene porque, segun Gracian, eso significaba el apellido del lider religioso, en la lengua de Flandes (Lamentaciones 162).

(32) Aragues hace notar el constante uso del exemplum historicum en la configuracion de los sermones barrocos, visto como "casi un simbolo en ese programa de contencion y respeto por la tradicion historica de la Elocuencia", tan util para la persuasion ("Preceptiva" 84).

(33) Gracian encontro en la enumeracion una forma practica de llevar a cabo sus narraciones. Sus correspondientes diez modos de "descaminarse" de esa perfeccion tambien se exponen en la Declamacion en favor de la beata Teresa de Jesus, publicada tambien en 1611. (Todo parece indicar que fue escrita al mismo tiempo que Lamentaciones). Los diez modos de "descaminarse" son: el "aumento" de los anabaptistas o menonitas, como ya reitera en la obra que hemos venido estudiando; el "olvido" es de los que acusan a Dios de "olvidarse de las cosas humanas", asi que no hay juicio ni infierno y cada uno "puede vivir a sus anchuras"; el tercero, los que niegan los sacramentos; el cuarto, los que interpretan la Biblia como quieren y niegan los concilios y testimonios de la Iglesia y a sus doctores; el quinto, destruyen el sacerdocio y quieren "que todos, hasta los bodegoneros, sean sacerdotes, y derriban los templos, imagenes y monasterios"; el sexto, los que se burlan de todas las ceremonias de la Iglesia "y dan muy mal ejemplo con su vida"; el septimo, los que quitan la misa, el oficio divino, van contra la gracia y el libre albedrio como en los nuevos articulos de Hesia, impresos y publicados en Zelandia, en 1608; el octavo, que la union y perfeccion sea pasiva "y que el libre albedrio no tenga parte en ella", ademas de negar la obediencia al Papa y a los prelados; el noveno, incitan a pelear contra los monarcas, tomando las armas, para alcanzar la libertad; el decimo, predican la libertad de conciencia y que cada quien se salve en la ley que quiera. Estos diez corresponden, en realidad, a toda la gama de cristianos reformados y, en particular, a los anabaptistas (Escritos de Santa Teresa 495).

(34) Los que dejo fuera son el 2 y el 12, por ser los menos presentes. El numero dos solo lo emplea, con alguna relevancia, para hacer la clasificacion de los principes buenos y malos. El doce es para "doce buenos principes", con claras reminiscencias a los discipulos de Jesus, que actuan, cada uno, con base en igual numero de valores y los cuales tienen, a su vez, a representantes de "malos principes": 1) Cristo-Anticristo: razon; 2) Abraham-Principes de Sodoma : Fe; 3) Jacob-Esau: consejo; 4) Moises-el Faraon: la ley; 5) Samuel-Saul: el culto divino; 6) David-Hely: el valor; 7) Ezequias-Acaz: el temor de Dios y la penitencia; 8) Josafat-Roboan: la justicia; 9) Onias-Jason: la verdad; 10) Pedro-Pilatos: obediencia al Papa; 11) Juan-Herodes: celo, y 12) apostoles de Cristoprincipes de los judios, escribas y fariseos: paz.

(35) Recuerdese la importancia de la triparticion en la retorica, pero, sobre todo, en la simbologia cristiana. En el inciso d) destaca la union hipostatica de las tres personas de Dios.

(36) Aunque el numero biblico por excelencia--sobre todo en el Nuevo Testamento--ha sido el doce, el siete ha tenido una especial relevancia desde la tradicion judaica.

(37) Un ejemplo de como fuerzapecados o abominaciones para que se ajusten a sus numeros esta en el caso de la lujuria. Este vicio lo hallamos en las clasificaciones siguientes: es una de las diez abominaciones de los ateistas, asi como uno de los diez pecados y maldades de los ateistas, pero tambien uno de los diez errores de los ateistas, asi como uno de los siete malos espiritus (en ambos les llama sensualidad o sensualidad disfrazada). Por si fuera poco, la lujuria es tambien una de las siete raices, fuentes, principios o causas del ateismo, uno de los tres enemigos del hombre (aqui le llama pasion y en otro momento carne), y uno de los hilos de la trenza que forma el ateismo (los otros dos son la ignorancia y la malicia).

(38) El Apocalipsis habla de cuatro jinetes, uno de los cuales cabalga sobre un caballo de color rojo. En las traducciones barrocas, se le conocia como el "dragon bermejo" y, como se ha de recordar, en el relato se le colocan siete cabezas con siete diademas cada una, y diez cuernos (Vllera 86a).

(39) A su vez, son tres los tipos, siguiendo a Juan (Apocalipsis 16, 13) porque los vio salir de tres bocas, del dragon, de la bestia y del falso profeta, y a la vez eran tres espiritus inmundos a modo de ranas. Entonces, segun el jesuita De la Puente en De la perfeccion cristiana, son tres porque "en unos predomina mas la sabiduria terrena, y auarienta, en otros la animal, y sensual, y en otros la diabolica, y ambiciosa" (586-587).

(40) Para otro contemporaneo, el carmelita Francisco de Santa Maria, en su Historia general profetica de la orden de Nuestra Senora del Carmen, es bermejo porque asi es el color de su ira y sangre de los martires, y tambien por la sangre derramada (206).

(41) Segun el Apocalipsis, este dragon es el que despoja a la mujer de su hijo varon, recien parido. En El soldado catolico de Gracian, dicho dragon es Lutero, y posee siete cabezas y diez cuernos porque se contradice siete veces en lo que escribio y sus diez astas representan a igual numero de heresiarcas adversos a la Iglesia Catolica. Lutero es el mismo dragon del idolo Bel, aparecido en Daniel (193).

(42) Las cabezas parecen ser tomadas de Apocalipsis 13, 1, en donde se senala, como se dijo lineas atras, que en la vision de Juan salio del mar una fiera con diez cuernos y siete cabezas. Esta fiera "parecia un leopardo, con patas como de oso y boca como de leon" a quien el dragon delego su poder, su trono y una autoridad grande. En Lamentaciones es un dragon con siete cabezas.

(43) La idea de corona tambien nace en el Apocalipsis. Por ejemplo, el jesuita Juan de Torres advierte que estas se deben a la idea de rey, denotando que "como Reyes comprenden debaxo de su jurisdicion otros vassallos" (488).

(44) Su primer biografo proporciona la larga lista de obras que dejo escritas en donde cultivo varios generos: la controversia, la apologia, el tratado, la parafrasis o el sermon, entre los cuales hay que destacar Dilucidario del verdadero espiritu, el cual trata la doctrina de Santa Teresa de Jesus, de la que fue coadjutor y confesor. En vida, ambos se defendieron mutuamente.

(45) De hecho, segun Steggink, a mediados de 1614 envio a la Corte de Madrid un memorial sobre la infiltracion protestante en Espana y en las Indias, titulado Centellas del fuego de herejia que pueden saltar de los paises de Flandes en Espana.

(46) Autor de La regla de perfeccion, cuyo primer volumen fue publicado en 1608. La obra fue prohibida en 1689. El capuchino murio en 1611, cuando se publico Lamentaciones.

(47) Gracian, en efecto, refiere por su nombre a Benedicto Anglo de Canfield, sin mencionar su obra, y afirma haber leido el Palacio del divino amor de fray Lorenzo de Paris sin citar ni un fragmento. Para el, ambos son "atheistas espirituales" que cometen "errores, illusiones y enganos" (Lamentaciones 93).

(48) Dilucidario del verdadero espiritu (Madrid, 1604) es, en opinion de Maria del Pilar Hernandez, su obra mas conocida e importante, que lo acerco a la corriente mistica espanola, y en el cual tambien emplea enumeraciones y ejemplos, lo mismo que comparaciones entre animales biblicos y pecados (Hernandez 473-480).

(49) Acusar a los herejes se halla en varias de sus obras como una obsesion. En Zelo de la propagacion de la fee, por ejemplificar, dice saber que los holandeses suelen imprimir los itinerarios de sus viajes a las Indias Orientales, y en donde se constatan los "grandes danos, que pueden hazer en la fee, introduciendo en aquella Gentilidad la heregia" (s/n).

(50) Afirma que, despues de haber publicado varios libros con ese proposito, se dio cuenta de que era "tiempo perdido, dineros mal gastados, y trabajos sin provecho hazer imprimir y sacar a luz estos libros", ademas de haber ya "hartas controversias" escritas, en castellano y otras lenguas. Varias veces emplea la pretericion como figura retorica, para introducir intenciones o informaciones que es preferible no ahondar. Una muy clara es esta, referida a si disputa o no, y la otra, cuando busca esquivar el hecho de no brindar ningun nombre de espanol que incurra en alguno de los siete tipos de ateismo salvo la inicial mencion a Casiodoro de Reina y Cipriano Valera, y mas adelante, a un tal Gaspar Lucas, un supuesto "alumbrado" que oficiaba en una parroquia de Jaen.

(51) Bien senala Cerdan que la oratoria de este periodo era un reflejo de la sociedad: "Si el predicador es el agente, el instrumento de adoctrinamiento del pueblo cristiano, tambien es el fruto de una marcada ideologia directamente ligada a un momento historico muy preciso" ("Espejo" 26). En Gracian se ve claramente la funcion del predicador ortodoxo como un caza-herejes.
COPYRIGHT 2014 Universidad Autonoma Metropolitana Iztapalapa
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gutierrez Mueller, Beatriz
Publication:Signos Literarios
Date:Jul 1, 2014
Words:12163
Previous Article:"Canta el amor, espigan los donceles". El discurso a media voz de Porfirio Barba Jacob.
Next Article:Gloria Vergara Mendoza y Ociel Flores Flores, COORDS. Hermeneutica de la literatura mexicana Contemporanea.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters