Printer Friendly

Evaluacion de Tecnologias Sanitarias (ETESA) una Vision Global del Concepto y de sus Alcances.

Health Technology Assessment (HTA). An Overview of the Concept and its Scope

Economia de la salud: En un clima de creciente demanda de nuevos y mejores servicios de atencion sanitaria y de restricciones economicas significativas, las disciplinas de economia de la salud y de evaluacion de tecnologias sanitarias (ETESA), se han convertido en marcos referenciales de la practica clinica basada en la evidencia (Goeree & Diaby, 2013).

Economia de la salud, es una ciencia economica que estudia la accion de las leyes, objetivos economicos, condiciones, factores que aseguran la satisfaccion maxima de las necesidades de la sociedad en la atencion medica y proteccion de la salud de la poblacion, de la asignacion eficiente de la salud y de los recursos de atencion con gastos minimos de trabajo social y manual (Gray & Lorgelly, 2010; Goeree & Diaby). Integra las teorias economicas, sociales, clinicas y epidemiologicas, para el estudio de los mecanismos determinantes y condicionantes de la produccion, distribucion, consumo y financiamiento de los servicios de salud (Oppong et al, 2013).

Evaluacion economica: La evaluacion economica, es un conjunto de tecnicas que se utilizan para comparar las opciones abiertas para el decisor, en una situacion de eleccion relacionada con un conjunto de posibles cursos de accion. Involucra una serie de aspectos objetivos, subjetivos y elementos eticos, sociales y politicos.

Tradicionalmente, la economia de la salud y evaluacion economica han sido ampliamente utilizados en el desarrollo de politicas y toma de decisiones; y han ido teniendo un rol relevante en la informacion de decisiones clinicas individuales (Goeree & Diaby).

Si se quiere maximizar el bienestar social, hay que tener en cuenta los costes de toda decision que afectan directa o indirectamente la asignacion de recursos; ya que la limitacion de estos y la busqueda de mayor eficiencia, justifican plenamente la utilizacion de metodos de evaluacion economica en la toma de decisiones (OPS, 2017; Tanvejsilp & Ngorsuraches, 2014).

Tecnologia sanitaria (TS): Las TS son equipos, dispositivos, instrumentos, tecnicas, procedimientos medicos y quirurgicos, medicamentos, programas sanitarios, sistemas de informacion, organizacion y de apoyo de los servicios de salud, destinados a la prevencion, tratamiento y rehabilitacion de situaciones clinicas especificas, y a mejorar la calidad de vida de los personas y de la sociedad (Tanvejsilp & Ngorsuraches; Vallejos et al., 2014; OPS, 2017).

Evaluacion de tecnologias sanitarias (ETESA). ETESA es un campo amplio con base en diferentes disciplinas; y en especial, de herramientas de economia en salud y evaluacion economica (Goeree & Diaby). Es muy util para ayudar en el desarrollo de politicas sanitarias basadas en la mejor evidencia; y para orientar de mejor forma la asignacion de los siempre escasos recursos en salud (Ju & Hewson, 2014).

Por otro lado, ETESA es la forma integral de investigar las consecuencias tecnicas, legales, economicas, eticas y sociales que ocurren a lo largo del tiempo, asi como los efectos directos o indirectos, deseados e indeseados, que se derivan del uso de una TS (Kuhn-Barrientos, 2014; Gagnon, 2014; Lysdahl et al., 2016; OPS, 2017).

El objetivo de la ETESA, es contribuir a la toma de decisiones en la practica clinica, en la implementacion de politicas sanitarias; que incluye: planificacion de gastos y recursos, con optima asignacion de los mismos, ya sean tecnologicos o de innovacion y desarrollo (Youngkong, 2014).

El analisis estructurado de una ETESA requiere de: una TS, un conjunto de TS relacionadas, y de un problema relacionado con la TS. Los componentes del proceso de ETESA son la valoracion de la TS y el informe del proceso (Teutsch & Berger, 2005) (Fig. 1); posterior al cual se debe llegar a una recomendacion respecto de la ETESA realizada (Fig. 2). Un ejemplo del desarrollo y alcance del espectro de las TS en America Latina y el Caribe se puede apreciar en la Figura 3 (OPS, 2000; Yglesias Bedoya, 2007).

Por otra parte, los criterios a considerar en ETESA son: eficacia, efectividad, eficiencia, utilidad; seguridad/riesgo; necesidad (demografica, economica y epidemiologica); equidad, idoneidad e impacto social (etico, psicologico, organizativo, legal), etc. (Conde Olasagasti, 1998; Gagnon; Gagnon et al., 2014).

Eficacia: Expresa, el efecto o el resultado de una TS aplicada a individuos de una poblacion determinada, para resolver un problema concreto, en condiciones ideales o experimentales (ensayos clinicos controlados, con asignacion aleatoria). Sus limitaciones se relacionan con que: la generalizacion de los resultados es cuestionable, ya que estos se evaluan en condiciones optimas o de laboratorio; solo se comparan efectos comunes de las alternativas (cuando no son comunes, se debe describir la probabilidad y magnitud de estos efectos). Se mide en funcion de actividades programadas y efectivamente realizadas (Actividades efectivamente realizadas / Actividades programadas).

Efectividad: Corresponde a la medida del efecto de una TS aplicada a individuos de una poblacion determinada, para resolver un problema concreto, en la practica clinica habitual (condiciones reales). Sus limitaciones se relacionan con que: se deben describir, de forma similar a la eficacia, los efectos no comunes que resultan del uso de TS comparadas. Aunque la generalizacion de resultados es mas factible; la efectividad de una TS puede diferir entre pacientes, centros o lugares, debido a la variabilidad inter e intrapersonal. Se mide en funcion de objetivos alcanzados y propuestos (Objetivos alcanzados / Objetivos propuestos).

Eficiencia: Corresponde a la medida de relacion entre resultados obtenidos o consecuencias derivadas del uso de una TS y los recursos invertidos en ello. Se mide en funcion del grado de utilizacion real y efectiva de los recursos en relacion con la utilizacion programada (Utilizacion efectiva / Utilizacion programada del recurso).

Utilidad: Corresponde a la medida de la calidad de vida y su duracion. Se refiere al grado subjetivo de bienestar que las personas experimentan en diferentes estados. En la evaluacion, la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS), se utiliza el concepto "valor asignado a la duracion de la vida, modificado por deterioros, percepciones, estados funcionales y oportunidades sociales; sobre los que influyen enfermedad, tratamiento y politica sanitaria". Se mide de forma multidimensional, utilizando cuestionarios; los que pueden ser especificos para una entidad nosologica (para una enfermedad o un rango estrecho de enfermedades); o genericos (pueden ser aplicados a un amplio abanico de problemas sanitarios). Ahora bien, es importante comprender que la eleccion del instrumento de medicion dependera de la condicion clinica en la que se aplique la TS que va a evaluarse, la variable que interesa medir y el entorno cultural de la poblacion en la que se va a aplicar. Entre las mas utilizadas, destacan los cuestionarios: QALY (anos ajustados por calidad), Euro- QOL (el propio individuo valora su estado de salud, por ende, es util para asignacion de recursos sanitarios); AVAD (anos de vida ajustados a discapacidad), HYES (anos equivalentes de salud, que permite incorporar las preferencias del sujeto), etc. (Manterola et al., 2013, 2014).

Otros criterios a evaluar son: Seguridad/Riesgo, que corresponde a una medida de riesgo de los efectos no deseados que pueden aparecer como consecuencia de la aplicacion de una TS; esto significa, que se ha de determinar que los beneficios del uso de la TS sean superiores a los riesgos. Necesidad, que corresponde a una medida de la demanda percibida de utilizar una TS (real o potencial), especifica en un contexto sanitario, segun criterios demograficos, economicos y epidemiologicos. Equidad, que se evalua mediante la posicion socio-economica, que corresponde al desglose de salud alcanzada por intervenciones en subgrupos de la poblacion segun causas: legitimas e ilegitimas, modificables y no modificables (Espinoza & Cabieses, 2014). Impacto social, que puede evaluarse mediante determinantes sociales de la salud; que permiten entre otras, informar y mejorar la toma de decisiones en salud, aportando recomendaciones para optimizar los resultados, con especial enfasis en los grupos mas vulnerables (Conde Olasagasti; Adam & Permanyer-Miralda, 2013).

Por otro lado, las tecnicas para realizar evaluaciones economicas, tienen en comun que los recursos utilizados son comparados con los resultados, los que se pueden expresar como: Eficacia, Efectividad, Utilidad y Beneficio. Estos, pueden ser evaluados de forma parcial y total. La evaluacion parcial se puede realizar en terminos de: Descripcion de consecuencias, de costes y consecuencias, de eficacia y efectividad; y de analisis de costes. Por su parte, la evaluacion total se puede realizar en terminos de: Minimizacion de costes, Coste-efectividad, Coste-utilidad y Coste-beneficio.

Estudios parciales:

Estudios de descripcion de las consecuencias: No hay comparacion de las alternativas, ni analisis de costes. Suele evaluarse un programa o un servicio.

Descripcion de costes: Se analiza el comportamiento de costes, sin considerar las alternativas ni consecuencias; por ejemplo estudios de coste por enfermedad.

Descripcion de costes y consecuencias: No se consideran alternativas. Se incluyen solamente los costes y resultados de una enfermedad.

Analisis de la eficacia y efectividad: Consideran alternativas y resultados, sin embargo adolecen de estimaciones de coste.

Analisis de costes: Comparan alternativas y tienen en cuenta costes, pero no incluyen los resultados.

Estudios totales o completos:

Minimizacion de costes: Es el mas simple. Se comparan dos o mas alternativas que tienen un mismo resultado sanitario (efectividad). Solo se puede identificar la alternativa menos costosa.

Coste-efectividad: Util para comparar dos o mas alternativas, donde los recursos se expresan en unidades monetarias y los efectos sobre la salud en unidades especificas no monetarias de efectividad (medidas de efectividad). Permite expresar los efectos en las mismas unidades utilizadas en ensayos clinicos y en la practica clinica. Sin embargo, solo permite seleccionar entre opciones similares y que tengan efectos medidos en la misma unidad; por lo cual, los resultados pueden presentarse de dos formas: Coste-efectividad media (Coste / Efectividad = pesos por unidad de efectividad); Coste-efectividad incremental (Coste A - Coste B / Efecto A - Efecto B).

Coste-beneficio: Su caracteristica principal es que tanto costos como efectos de las alternativas comparadas se miden en unidades monetarias; por ende, permite comparar opciones cuyos resultados se miden en unidades diferentes, lo que es util para comparar alternativas de areas distintas. De este modo, los resultados de un analisis de coste-beneficio, pueden expresarse como cocientes de coste-beneficio o como valor neto (Coste / Beneficio o Coste - Beneficio).

Coste-utilidad: Permite integrar en el analisis no solo cantidad de vida ganada (anos de vida), sino calidad de vida obtenida. Las unidades obtenidas son Anos de Vida Ajustados por Calidad (AVAC). Permite comparar: diferentes tipos de intervenciones o programas sanitarios distintos. Contempla ademas cantidad y calidad de vida en los sujetos a los que se dirige. Los resultados se presentan de forma similar a los de los estudios de coste-efectividad, substituyendo el denominador de la fraccion por los AVAC, es decir Coste / AVAC.

Ciclo de vida de una TS: Es el proceso de evolucion que tiene una TS en el tiempo. En una primera etapa, solo se encuentra a disposicion de unos pocos consumidores, para posteriormente ser conocida por todo el mercado; y finalmente, cuando se encuentra saturada u obsoleta, saldra del mercado.

Por ello, toda TS tiene un ciclo de vida, que se diferencia en la duracion de cada fase. Para estudiar los ciclos de las TS se genera una "curva S" (Foster, 1986); con la que se puede determinar la duracion de cada fase del ciclo de vida de una TS (Fig. 4); de modo tal que, a medida que aumenta su nivel de conocimiento requerira de mayores esfuerzos para incrementar el rendimiento esperado de la TS (Banta et al.).

Ejemplos de TS emergentes

La evaluacion economica, no es la panacea frente a los problemas de limitacion de recursos. Sin embargo, permite reducir arbitrariedades en la toma de decisiones sobre el uso de los recursos disponibles. Por ejemplo:

1. Dispositivos de asistencia ventricular percutaneos (Health Quality Ontario, 2017).

2. Tecnologias para la reduccion de patogenos aplicadas al plasma para uso clinico (Cicchetti etal., 2016).

3. Tratamiento de la infeccion por Clostridium difficile con microbiota fecal (Health Quality Ontario, 2016a).

4. Pruebas cutaneas para la rinitis alergica (Health Quality Ontario, 2016b).

5.Uso clinico de los medios sociales para mejorar la calidad de la atencion en salud mental (Di Napoli et al., 2015).

6. Disenos de punto final en estudios de dolor cronico (Rycroft et al, 2015).

Razones para implementar un programa de ETESA

Existe una serie de razones para implementar un programa de ETESA; entre las que destacan: el incremento creciente del gasto en salud (Figs. 5 y 6), en especial en presencia de recursos limitados; la presion del sistema y de la industria de salud por introducir una TS sin valoracion suficiente; los registros disponibles sobre el gasto de un pais en TS respecto del gasto total en salud (en especial cuando no existen registros, o son insuficientes); la valoracion inexacta de los usuarios respecto de calidad y seguridad en atencion sanitaria, por desconocimiento del impacto social y etico. Porque aunque las nuevas TS pueden mejorar la calidad de la atencion en salud, no siempre ofrecen ganancia neta en coste-efectividad, seguridad e impacto social, etc. (Castillo-Riquelme & Santelices, 2014).

Entonces, las motivaciones para implementar un programa de ETESA, tienen que ver con proporcionar certidumbre y reducir riesgos en la toma de decisiones; conocer las alternativas tecnicas, sus costes y beneficios; lograr un impacto en los resultados sanitarios; favorecer el uso racional de recursos con resultados efectivos; y generar informacion util en la toma de decisiones en salud, en los diferentes niveles del sistema.

Por otra parte, existen una serie de barreras a la implementacion de un programa de ETESA (Castillo-Riquelme & Santelices); como la falta datos e informacion para aplicar esta evaluacion (implica en sus inicios importar datos y aplicarlos a la realidad en la que se requiere implementar); la resistencia de la industria farmaceutica, los equipos clinicos y los profesionales sanitarios; los intereses comerciales de implementacion y masificacion de TS que no aportan a la poblacion; y, las dificultades en la implementacion, porque existen pocas pruebas respecto a que las evaluaciones influyan en la toma de decisiones en el uso de TS o en los resultados sanitarios.

Etesa y evidencia cientifica

El analisis de la evidencia distingue entre estudios de buena y mala calidad. Es posible que se haya realizado investigacion cientifica sobre un tema, pero que no se realizara con una metodologia de calidad. En ese caso las conclusiones se basan en evidencia cientifica de mala calidad. La atencion sanitaria basada en la evidencia cientifica es aquella que esta fundamentada en la utilizacion de informacion valida y fiable, resultado de la investigacion, evaluada rigurosamente y recogida en un documento o informe (Conde Olasagasti).

Que ocurre cuando no hay evidencias? Se pueden conducir estudios de investigacion, esperar el resultado de estudios en marcha y generar consenso de expertos.

Se pueden implantar una TS sin evaluacion previa? Ninguna tecnologia se deberia implantar sin una previa evaluacion. Esto, bajo la premisa de garantizar la seguridad del paciente. Sin embargo, esto no siempre es asi, puesto que, algunas TS se utilizan en la practica con estudios de baja o muy baja calidad (solo por recomendaciones de expertos).

Ejemplo 1.

Cual es la efectividad de la colecistectomia laparoscopica (CL)? Se planteo como pregunta secundaria Que queremos saber de la CL? Luego, se estructuraron los siguientes apartados: CL vs. colecistectomia laparotomica, CL en grupos especiales de pacientes, Profilaxis antibiotica en CL, Colangiografia intraoperatoria de rutina en CL, Lesiones de la via biliar asociadas a la CL, Utilizacion de variantes tecnologicas para la realizacion de una CL, y CL como cirugia mayor de corta estancia (Manterola et al., 2007a).

A continuacion, se realizaron busquedas sensibles en las siguientes bases de datos: Biblioteca Cochrane Plus 2006, MEDLINE (PubMed, 1986-2006), EMBASE (Dialog Star; 1986-2006), TRIP Database y Agencias Internacionales de Evaluacion de Tecnologias; considerando todo tipo de estudios sobre efectividad de CL. Se realizo una clasificacion global de la evidencia (aplicando la propuesta GRADE que clasifica la evidencia en alta, moderada y baja (Guyatt et al., 2001), teniendo en cuenta el diseno de los estudios (aplicando la propuesta de niveles de evidencia del Centro de Medicina Basada en la Evidencia de Oxford (CEBM, 2009); la validez interna (se usaron los criterios propuestos por el Scottish Intercollegiate Guidelines Network (Scottish Intercollegiate Guidelines Network, 2004), de resumen y se aplico escala de Jadad), la evaluacion de si la evidencia era directa o indirecta, la consistencia y la precision de los resultados, asi como la existencia de otros factores, como el posible sesgo de publicacion. Con esta metodologia, se obtuvieron los siguientes resultados:

CL vs. colecistectomia laparotomica: Se encontro evidencia a partir de 3 revisiones sistematicas (RS), 2 ensayos clinicos (EC), 1 guia de practica clinica (GPC) y 2 estudios de cohortes. La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: La CL respecto a la tecnica abierta, se asocia a un mayor tiempo operatorio, una menor estancia hospitalaria y un curso postoperatorio con una mejor calidad de vida en pacientes con colecistitis cronica y aguda. La CL se muestra como un procedimiento seguro aunque existe un riesgo de lesiones de la via biliar asociadas con esta tecnica. Estas lesiones se asocian a la curva de aprendizaje del procedimiento y generalmente requieren cirugias de reparacion complejas que implican costes significativos (Calidad alta).

CL en grupos especiales de pacientes: Se encontro evidencia a partir de 1 RS, 3 EC, 7 estudios de cohortes, 1 estudio de casos y controles (CC) y 7 series de casos (SC). La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: La CL se muestra como un procedimiento seguro en algunos subgrupos especiales de pacientes como ancianos, embarazadas, pacientes con cirrosis e hipertension portal Child A y B y EPOC (Calidad baja).

Profilaxis antibiotica en CL: Se encontro evidencia a partir de 1 RS, 1 EC y 1 GPC. La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: el uso en pacientes de bajo riesgo, respecto a no usarla, no ofrece beneficios adicionales en terminos de disminucion de la tasa de complicaciones infecciosas postoperatorias (Calidad alta).

Colangiografia intraoperatoria de rutina en CL: Se encontro evidencia a partir de 1 estudio de cohorte y 1 SC. La evidencia disponible sobre la necesidad de la realizacion de una colangiografia intraoperatoria de rutina en el curso de la CL es escasa (Calidad baja).

Lesiones de la via biliar asociadas a la CL: Se encontro evidencia a partir de 1 CC, 2 estudios de corte transversal y 5 SC. La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: Existe riesgo de lesiones de la via biliar asociadas. Se asocian a la curva de aprendizaje. Generalmente requieren cirugias de reparacion complejas que implican costes significativos (Calidad moderada).

Utilizacion de variantes tecnologicas: Se encontro evidencia a partir de 11 EC, 1 estudio de cohortes y 5 SC. La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: Se han descrito multiplicidad de variantes para la realizacion de una CL. Entre estas se encuentran la CL sin neumoperitoneo, la reduccion del numero de puertos de acceso, la utilizacion de "mini instrumentos", el uso de sistemas roboticos y la utilizacion de diversos sistemas de diseccion. No obstante la evidencia disponible no permite conocer la eficacia relativa de las mismas (Calidad moderada).

CL como cirugia mayor de corta estancia: Se encontro evidencia a partir de 1 estudio de cohortes y 4 SC. No hay evidencia de mayores complicaciones en CL en regimen de cirugia mayor ambulatoria o de corta estancia (Calidad baja).

Ejemplo 2.

Cual es la efectividad de las resecciones hepaticas por via laparoscopica? Se planteo como pregunta secundaria Que queremos saber de las resecciones hepaticas por via laparoscopica? Luego, se estructuraron los siguientes apartados: Tratamiento laparoscopico de los quistes hepaticos, de los tumores hepaticos, y resecciones hepaticas via laparoscopica (Manterola etal., 2007b).

A continuacion, se realizaron busquedas sensibles en las siguientes bases de datos: Biblioteca Cochrane Plus 2006, MEDLINE (PubMed, 1986-2006), EMBASE (Dialog Star; 1986-2006), TRIP Database y Agencias Internacionales de Evaluacion de Tecnologias; considerando todo tipo de estudios sobre efectividad de resecciones hepaticas via laparoscopica. Se realizo una clasificacion global de la evidencia (aplicando la propuesta GRADE que clasifica la evidencia en alta, moderada y baja (Guyatt etal.), teniendo en cuenta el diseno de los estudios (aplicando la propuesta de niveles de evidencia del Centro de Medicina Basada en la Evidencia de Oxford (CEBM); la validez interna (se usaron los criterios propuestos por el Scottish Intercollegiate Guidelines Network (Scottish Intercollegiate Guidelines Network), de resumen y se aplico escala de Jadad), la evaluacion de si la evidencia era directa o indirecta, la consistencia y la precision de los resultados, asi como la existencia de otros factores, como el posible sesgo de publicacion. Con esta metodologia, se obtuvieron los siguientes resultados:

Tratamiento laparoscopico de los quistes hepaticos: Se encontro evidencia a partir de 1 RS, 1 estudios de cohortes y 9 SC. La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: Existen diferentes opciones tecnicas, que van desde el simple destechamiento de las lesiones a la reseccion total de estas; sin embargo, la calidad de la evidencia sobre la eficacia del tratamiento laparoscopico de quistes hepaticos, respecto a la via laparotomica, es baja. El riesgo de confundir un quiste hidatidico hepatico con un quiste no parasitario del higado, debe ser considerado antes de la toma de decisiones, para reducir riesgos de complicaciones intra y postoperatorias (Calidad baja).

Tratamiento laparoscopico de los tumores hepaticos: Se encontro evidencia a partir de 3 estudios de cohortes y 2 SC. La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: Existen diferentes opciones de tratamiento laparoscopico para los tumores hepaticos, entre las que destacan el tratamiento resectivo y las terapias no resectivas como la inyeccion de etanol, la ablacion por crioterapia y radiofrecuencia, y la coagulacion por microondas. Estas opciones terapeuticas podrian ser consideradas en pacientes con contraindicacion quirurgica formal (Calidad baja). No se dispone de estudios comparativos respecto a la eficacia y seguridad del tratamiento laparoscopico resectivo no resectivo en tumores hepaticos.

Resecciones hepaticas via laparoscopica: Se encontro evidencia a partir de 1 RS, 3 estudios de cohortes y 8 SC. La evidencia recogida permitio resumir los siguientes hechos: Existe evidencia que las resecciones hepaticas por via laparoscopica se asocian con menor estancia hospitalaria y una reduccion de las perdidas hematicas para respecto de las resecciones por via abierta. La evidencia disponible sobre la morbilidad y mortalidad de las resecciones hepaticas laparoscopicas es escasa. La informacion disponible sugiere que podria ser similar a la observada en las resecciones por via abierta (Calidad baja). No se dispone de estudios comparativos sobre la eficacia y seguridad de las resecciones hepaticas por via laparoscopica.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Adam, P. & Permanyer-Miralda, G. Research in health sciences, co-responsibility and social impact. Med. Clin. (Bare.), 141(6)254-6, 2013.

Banta, H. D.; Behney, C. J. & Willems, J. S. Toward Rational Technology in Medicine: Considerations for Health Policy. New York, Springer, 1981.

Castillo-Riquelme, M. & Santelices, C. E. Foundations for the institutionalization of health technology assessment in Chile. Rev. Med. Chil., 142Suppl. 1:S50-4, 2014.

Centre for Evidence-Based Medicine (CEBM). OCEBM Levels of Evidence. Oxford, Centre for Evidence-Based Medicine, 2009. Disponible en: http:// www.cebm.net/ocebm-levels-of-evidence

Cicchetti, A.; Berrino, A.; Casini, M.; Codella, P.; Facco, G.; Fiore, A.; Marano, G.; Marchetti, M.; Midolo, E.; Minacori, R.; Refolo, P.; Romano, F.; Ruggeri, M.; Sacchini, D.; Spagnolo, A. G.; Urbina, I.; Vaglio, S.; Grazzini, G. & Liumbruno, G. M. Health Technology Assessment of pathogen reduction technologies applied to plasma for clinical use. Blood Transfus., 14(4):287-386, 2016.

Conde Olasagasti, J. L. Evaluation de Tecnologias Medicas Basada en la Evidencia. Madrid, Agencia de Evaluacion de Tecnologias Sanitarias, Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Sanidad y Consumo, 1998. Disponible en: http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-organizacion/ fd-estructura-directiva/fd-subdireccion-general-evaluacion-fomento-investigacion/ fd-centros-unidades/fd-agencia-evaluacion-tecnologias-sanitarias/fd-publicaciones- aets/evaluacion_tecnologias.pdf

Di Napoli, W. A.; Nollo, G.; Pace, N. & Torri, E. Can clinical use of Social Media improve quality of care in mental Health? A Health Technology Assessment approach in an Italian mental health service. Psychiatr. Danub., 27Suppl. 1:S103-10, 2015.

Espinoza, M. A. & Cabieses, B. Equidad en salud y evaluacion de tecnologias sanitarias en Chile. Rev. Med. Chile, 142Suppl. 1:S45-9, 2014.

Foster, R. N. The S-Curve: A New Forecasting Tool. Londres, Macmillan, 1986.

Gagnon, M. P. Hospital-based health technology assessment: developments to date. Pharmacoeconomics, 32(9):819-24, 2014.

Gagnon, M. P.; Desmartis, M.; Poder, T. & Witteman, W. Effects and repercussions of local/hospital-based health technology assessment (HTA): a systematic review. Syst. Rev., 3:129, 2014.

Goeree, R. & Diaby, V. Introduction to health economics and decision-making: Is economics relevant for the frontline clinician? Best Pract. Res. Clin. Gastroenterol., 27(6):831-44, 2013.

Gray, E. & Lorgelly, P. K. Health economics education in undergraduate medical degrees: an assessment of curricula content and student knowledge. Med. Teach., 32(5):392-9, 2010.

Guyatt, G.; Schunemann, H.; Cook, D.; Jaeschke, R.; Pauker, S.; Bucher, H. & American College of Chest Physicians. Grades of recommendation for antithrombotic agents. Chest, 119(1 Suppl.):3S-7S, 2001.

Health Quality Ontario. Fecal microbiota therapy for Clostridium difficile infection: A health technology assessment. Ont. Health Technol. Assess. Ser., 16(17):1-69, 2016a.

Health Quality Ontario. Percutaneous ventricular assist devices: A health technology assessment. Ont. Health Technol. Assess. Ser., 17(2):1-97, 2017.

Health Quality Ontario. Skin Testing for Allergic Rhinitis: A Health Technology Assessment. Ont. Health Technol. Assess. Ser., 16(10):1-45, 2016b.

Ju, H. & Hewson, K. Health technology assessment and evidence-based policy making: Queensland Department of Health experience. Int. J. Technol. Assess. Health Care, 30(6):595-600, 2014.

Kuhn-Barrientos, L. Health Technology Assessment: conceptual framework and international perspective. Rev. Med. Chile, 142 Suppl. 1:S11-5, 2014.

Lysdahl, K. B.; Oortwijn, W.; van der Wilt, G. J.; Refolo, P.; Sacchini, D.; Mozygemba, K.; Gerhardus, A.; Brereton, L. & Hofmann, B. Ethical analysis in HTA of complex health interventions. B. M. C. Med. Ethics, 17:16, 2016.

Manterola, C.; Pineda, V.; Vial, M. & Grupo MInCir. Efectividad del tratamiento laparoscopico de la colelitiasis y la coledocolitiasis. Revision global de la evidencia. Rev. Chil. Cir., 59(3):198-207, 2007a.

Manterola, C.; Pineda, V.; Vial, M. & Grupo MInCir. Efectividad del tratamiento laparoscopico de quistes y tumores hepaticos. Revision global de la evidencia. Rev. Chil. Cir., 59(4)264-71, 2007b.

Manterola, D. C.; Urrutia, S. & Otzen, H. T. Health-related quality of life. Measurement tools to assessing upper gastrointestinal surgery outcomes. Int. J. Morphol., 31(4)1517-23, 2013.

Manterola, D. C.; Urrutia, V. S. & Otzen, H. T. Health-related quality of life. Measurement tools to assessing upper gastrointestinal surgery outcomes. Rev. Chil. Cir., 66(3)274-82, 2014.

Oppong, R.; Mistry, H. & Frew, E. Health economics education in undergraduate medical training: introducing the health economics education (HEe) website. B. M. C. Med. Educ., 13:126, 2013.

Organizacion Panamericana de la Salud (OPS). Organizacion Mundial de la Salud (OMS). Evaluacion de Tecnologias Sanitarias (ETS). Washington D. C., Organizacion Panamericana de la Salud, 2017. Disponible en: http:// www.paho.org/hq/index.php?option = com_ content&view = article&id = 9229%3A2013- tecnologiassanitarias&catid=5870%3Aassessment&Itemid=41687&lang=es

Organizacion Panamericana de la Salud (OPS). Organizacion Mundial de la Salud. El desarrollo de la evaluacion de las tecnologias en salud en America Latina y el Caribe. 4a ed. Washington D. C., Organizacion Panamericana de la Salud, 2000. Disponible en: http://apps.who.int/medicinedocs/ documents/s16572s/s16572s.pdf

Rycroft, C. E.; Hirst, M.; Dunlop, W. C.; Pirk, O.; Mullins, D. & Akehurst, R. The Suitability of end point designs for health technology assessment in chronic pain studies. Value Health, 18(8):987-93, 2015.

Scottish Intercollegiate Guidelines Network. SIGN50: A Guidelines Developers' Handbook. Edinburgh, SIGN, 2004.

Tanvejsilp, P. & Ngorsuraches, S. Defining the scope of health technology assessment and types of health economic evaluation. J. Med. Assoc. Thai., 97 Suppl. 5:S10-6, 2014.

Teutsch, S. & Berger, M. L. Evidence synthesis and evidence-based decision making: related but distinct processes. Med. Decis. Making, 25(5):487-9, 2005.

Vallejos, C.; Bustos, L.; de la Puente, C.; Reveco, R.; Velasquez, M. & Zaror, C. The main methodological aspects in Health Technology Assessment. Rev. Med. Chil., 142Suppl. 1:S16-21, 2014.

Yglesias Bedoya, A. Analisis Comparativo de Politicas y Normatividad Relacionada con la Evaluacion de Tecnologia Sanitaria en los Paises de la Sub Region Andina. Lima, Organismo Andino de Salud-Convenio Hipolito Unanue, 2007. Disponible en: http://www.orasconhu.org/sites/default/files/ AnalisisTecnolog%20Sanitaria.pdf

Youngkong, S. Application of HTA research on policy decision-making. J. Med. Assoc. Thai., 97Suppl. 5:S119-26, 2014.

Direccion para correspondencia:

Dr. Carlos Manterola Delgado

Departamento de Cirugia y CEMyQ.

Universidad de La Frontera.

Manuel Montt 112, oficina 408

Temuco

CHILE

E-mail: carlos.manterola@ufrontera.cl

Recibido : 28-06-2017

Aceptado: 30-01-2018

Carlos Manterola (1); Tamara Otzen (1, 2); Mayra Castro (3, 4) & Luis Grande (5)

(1) Centro de Excelencia en Estudios Morfologicos y Quirurgicos (CEMyQ), Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.

(2) Universidad de Tarapaca, Arica, Chile.

(3) Instituto de Salud Materno Infantil (ISAMI), Ecuador.

(4) Programa de Doctorado en Ciencias Medicas, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.

(5) Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mediques (IMIM), Barcelona, Espana.

Leyenda: Fig. 1. Dos componentes elementales del proceso de ETESA. La valoracion de la TS y el informe. Adaptado de "Evidence synthesis and evidence-based decision making; Related but distinct processes" (Teutsch & Berger, 2005).

Leyenda: Fig. 2. Llegando a una recomendacion de ETESA.

Leyenda: Fig. 3. El alcance del espectro de las Tecnologias de Atencion a la Salud en America Latina y el Caribe. Adaptado de "El desarrollo de la evaluacion de las tecnologias en salud en America Latina y el Caribe" (OPS, 2000; Yglesias Bedoya, 2007).

Leyenda: Fig. 4. El ciclo de vida de la tecnologia. Adaptado de "Toward rational technology in medicine: considerations for health policy" (Banta et al., 1981).

Leyenda: Fig. 5. Evolucion del gasto en salud publica y privada de Chile entre 2003 y 2011.

Leyenda: Fig. 6. Sistema de salud chileno. Evolucion del gasto per capita en salud 2001-2011.
COPYRIGHT 2018 Universidad de La Frontera, Facultad de Medicina
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Manterola, Carlos; Otzen, Tamara; Castro, Mayra; Grande, Luis
Publication:International Journal of Morphology
Date:Sep 1, 2018
Words:4893
Previous Article:Historia de la Asociacion Centroamericana de Anatomia (1965-2014).
Next Article:Estructura Trabecular Mandibular en Preservacion de Reborde Alveolar Utilizando Diferentes Materiales de Injerto Despues de la Exodoncia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |