Printer Friendly

Etnografia con los movimientos de lucha por el derecho a la vivienda en el sur de Europa: retos metodologicos en la investigacion colaborativa para la accion social.

Ethnography of housing movements struggling in Southern Europe: methodological challenges in collaborative research for social action

Etnografia com os movimentos de luta pelo direito a moradia no sul da Europa: desafios metodologicos na pesquisa colaborativa para a acao social

Por lo tanto, el problema no descansa simplemente en abrir, impensar o reestructurar las ciencias sociales como algunos estudios sugieren, sino mas bien en poner en cuestion sus propias bases.

Catherine Walsh, ?Son posibles unas ciencias sociales/culturales otras?

Introduccion

La crisis economica comenzada en 2007 con el estallido de la burbuja inmobiliaria, desato una enorme tragedia en el Estado espanol, poniendo en evidencia la ausencia de alternativas habitacionales para un numero creciente de personas que habian hipotecado sus vidas y suenos. Una decada despues, los desahucios no han cesado. En este contexto, en los ultimos anos han surgido movimientos que luchan por el derecho a una vivienda digna, como es el caso de "Stop Desahucios-15M Granada" (6) (de ahora en adelante: Stop Desahucios), junto al que estamos investigando desde finales de 2015. (7) El proposito de estas paginas es el de compartir nuestro proceso de construccion de una etnografia colaborativa con este movimiento, y se concibe como una tentativa para repensar algunas de las practicas metodologicas (8) mas instauradas en el canon etnografico, con el objetivo de contribuir desde nuestros saberes encarnados a descolonizar la investigacion en ciencias sociales.

?Por que sentimos esta necesidad? En gran medida porque entendemos que las maneras de escribir, narrar y representar el mundo que nos rodea, se han basado en una continuada denostacion y no reconocimiento de los grupos y colectivos con los que trabajamos, una invisibilizacion que no nos ha permitido pensar desde otras cosmogonias y cosmovisiones. Desde el siglo XVIII, la herencia positivista sustentada en una epistemologia cartesiana, ha ido consolidando escenarios de dualismos multiples, que han jugado un papel central en los modos de investigar y en las formas de construir significados e interpretaciones sobre la realidad social (veanse Lander, 2000; Castro-Gomez, 2005). Las pretensiones de objetividad y universalidad que han caracterizado a la ciencia nunca dejaron de ser polemicas: mas aun, han sido sometidas a numerosos cuestionamientos por rechazar sistematicamente la validez de los saberes del otro, de todos los otros (Lander, 2008, p. 249), especialmente de las otras. De esta manera, las ciencias sociales han quedado atrapadas en un "provincialismo eurocentrado" (Chakrabarty, 2000), un reduccionismo epistemico y metodico que limita los generadores y portadores de otros saberes no academicos a objetos de estudio o a lo sumo a meros/as "informantes". Este reduccionismo no solo es frecuente en metodologias monologicas y academicistas, sino que tambien se reproduce en investigaciones militantes que tienden a instrumentalizar al "otro" como nueva "vanguardia" de un proceso de transformacion social unidireccional y exogena (Dietz, 2012). En este articulo queremos aportar la experiencia de una investigacion que, aun elaborandose desde un posicionamiento activista y una vocacion transformadora, se aleja de todo tipo de vanguardismo y trata de cuestionar la autoridad epistemologica tradicionalmente asignada al saber academico.

El texto procede de la siguiente manera: primero contextualizaremos las coordenadas desde las que habitamos esta etnografia, (9) haciendo referencia a sus territorios--Granada, Andalucia (Estado espanol)--, entendidos como Sur global, y a las personas junto a las que estamos luchando/investigando; hablaremos por tanto del grupo Stop Desahucios. A continuacion, recorreremos algunas experiencias (no todas) de nuestro proceso colaborativo, para cuestionar la dicotomia entre "saberes expertos" y "saberes no expertos" y los procederes "disciplinados" de las metodologias hegemonicas. Luego, resaltaremos la centralidad acordada en nuestra etnografia colaborativa al "pluriversalismo metodologico" y a la subjetivacion politica. Finalmente, concluiremos recapitulando cuales han sido nuestros principales aprendizajes hasta la fecha y formulando algunas inquietudes sobre como continuar el proceso.

La luchas por la vivienda en Granada, Andalucia: procesos de subjetivacion politica desde el Sur global

El acceso a una vivienda digna es un problema estructural en todo el Estado espanol, y esta relacionado con el enfoque propietario y especulativo que las administraciones publicas han venido asumiendo desde muy temprano en este ambito. Ya en 1959, el ministro franquista de Vivienda Jose Luis de Arrese afirmaba: "No queremos una Espana de proletarios sino de propietarios". Desde entonces, ha habido una sustancial continuidad en las medidas tomadas, que han beneficiado la especulacion y han favorecido una estrecha relacion entre la administracion publica y el capital privado (Arico, Mansilla y Stanchieri, 2016). De este modo, riqueza y suelo se han desplazado de lo publico a lo privado por medio de practicas de desvalorizacion/revalorizacion, perjudicando a la poblacion en el acceso tanto a la vivienda como a la ciudad. Dentro de este contexto, Andalucia vive una situacion aun peor, siendo una de las regiones mas empobrecidas de Europa. Segun el Informe 2016 de la Red Europea contra la Pobreza, es la comunidad espanola con la tasa de riesgo de pobreza mas alta y con la segunda tasa mas alta de pobreza extrema; sus hogares viven una grave situacion de privacion y mas del 10% de la poblacion acumula retrasos en el pago de los gastos de su vivienda habitual (EAPN, 2016). Solo en el primer trimestre de 2017, se produjeron 3000 desahucios (EFE, 2017).

Ubicada en la parte oriental de Andalucia, la ciudad de Granada en las ultimas dos decadas se ha visto afectada en todos los pilares que definen al modelo de ciudad capitalista: habitabilidad, movilidad y espacio publico (GEA La Corrala, 2016, p. 20). En 1994, solo dos anos despues de megaeventos celebrados en Sevilla (capital andaluza) como el "Quinto Centenario del [llamado] Descubrimiento de America" y la "Exposicion Universal", (10) el barrio historico del Albaicin de Granada adquirio por parte de la UNESCO la nomenclatura de Patrimonio de la Humanidad, anteriormente poseida solamente por el conjunto monumental de la Alhambra, que ocupaba un espacio mas reducido, ubicandose en los terminos externos del barrio. Cada vez mas, capitales externos y fondos privados determinaron la transformacion urbana de la ciudad, dando lugar a procesos de gentrificacion que afectaron varias zonas centricas, expulsando a los/las vecinas/os que no podian asumir los costes de los barrios "revitalizados" y empujandolos hacia las nuevas conurbaciones edificadas en el area metropolitana (GEA La Corrala, 2016, p. 262). Todos estos procesos han generado, entre otras cosas, un relevante aumento en los precios del alquiler, que estan inflacionados por el incremento de los apartamentos turisticos y de la poblacion universitaria. (11) Dicho problema ha sido empeorado por las distintas reformas estatales de las leyes de arrendamiento de alquiler, que han favorecido cada vez mas la propiedad privada, caso de la reciente "Ley del desahucio express" (2009).

Es en este contexto de empobrecimiento y perdida del derecho fundamental a la vivienda que estamos realizando una etnografia colaborativa junto al colectivo Stop Desahucios, un movimiento conformado principalmente por personas y familias que luchan de manera conjunta para enfrentar los desahucios y la perdida del hogar habitual por impago de hipotecas--pero tambien lucha por asuntos relacionados con el alquiler o con otros tipos de problematicas--. En el Estado espanol existen centenares de grupos parecidos, muchos de los cuales forman parte de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), movimiento fundado en 2009 que representa un actor central dentro de esta lucha. El colectivo granadino junto al que luchamos/investigamos no forma parte oficialmente de la PAH, si bien su forma organizativa, reivindicaciones y practicas de accion colectiva son muy parecidas. Su origen se remonta al Movimiento del "15M" (12) granadino, cuando la Asamblea General que acampaba en la centrica Plaza del Carmen vio la necesidad de constituir un grupo de trabajo especificamente dedicado a tratar la cuestion de los desahucios. Posteriormente, cuando la asamblea del 15M decidio abandonar la plaza y radicarse en el territorio, empezaron a constituirse asambleas en los barrios y pueblos aledanos. En el termino municipal de Granada existen actualmente dos asambleas de Stop Desahucios, que son aquellas con las que estamos llevando a cabo la etnografia colaborativa: la de la zona Centro (la mas antigua) y la del barrio Zaidin (la mas numerosa, reune hasta 50 personas). En la provincia de Granada, existen actualmente mas de una decena de asambleas, que se reunen semanalmente para abordar cuestiones diversas, como el seguimiento de la situacion de las personas afectadas (los llamados "casos") o la organizacion de acciones reivindicativas semanales ante entidades bancarias. Puede verse una de estas acciones en la figura 1.

La composicion de cada asamblea es variada, pues la lucha por el derecho a la vivienda ha afectado tanto a clases populares--trabajadores de la construccion y el sector servicios, principalmentecomo clase media--pequenos empresarios, profesionales liberales--y poblacion en riesgo de exclusion social--poblacion gitana, migrante y empobrecida--. Su diversidad y pluralidad se reflejan tambien en la falta de un programa politico preconcebido y de un horizonte ideologico concreto; de alguna manera, el grupo es:

la reinvencion de sus modos de ser en el mundo [lo que] inevitablemente se da en un contexto de hibridacion cultural y de dialogo de saberes: en un encuentro de logicas y de modos de ser como estrategias confrontadas de apropiacion y de reapropiacion de territorios en una ecosfera finita, como controversias y conflictos, alianzas y sinergias. (Rivera et al., 2016, p. 18)

Es importante subrayar otra caracteristica que diferencia a Stop Desahucios, y en general a los actuales movimientos espanoles por el derecho a la vivienda, de experiencias anteriores de lucha, como el llamado movimiento "altermundialista" o "anti-globalizacion" de finales de los anos noventa/principios de dos mil: la mayoria de las personas que lo conforman no son definibles como "activistas" politicos, sino que se trata de personas o familias "afectadas" por un problema de vivienda que se unen al grupo para tratar de solucionarlo. (13) Esto, por lo menos, es lo que suele acontecer en un principio, cuando las personas afectadas llegan a una de las asambleas del movimiento, a menudo invadidas por sentimientos de soledad, tristeza y fracaso personal (por no haber podido llevar a cabo su propio proyecto vital, por haber perdido el trabajo, por no haber sido capaces de pagar la hipoteca, etc.). Vease como lo expresaba un companero al hablar de sus recuerdos sobre el movimiento:

Mi primer recuerdo es como si vas a alcoholicos anonimos, una cosa asi, porque eso de levantarte y decir "hola, me llamo ...", fue asi, que tienes un problemon, y lo expones. Y bueno, cuando me aconsejaron que no pagara, mucho miedo, como eso no lo tenia yo en mente, el no pagar, me ha abierto un poco la mente, y es verdad que he estado pagando montones de anos de mi vida al banco, y al final, y estoy igual o peor cuando empece, y trabajo para el banco. Y entonces ahora lo veo distinto, me alegro de haberlo hecho, aunque todavia no he solucionado el problema. (Companero participante del grupo de debate del 18/10/2016)

Sin embargo, a traves de las practicas de asesoria, escucha y cuidado colectivo, asi como a traves de las distintas acciones reivindicativas, poco a poco se van empoderando, retoman confianza en si mismas y recuperan las riendas de su vida, para convertir su drama personal en un asunto publico, que merece ser dado a conocer, y que termina siendo interpretado como la consecuencia de una injusticia social a la que cabe oponerse de manera solidaria y colectiva. La siguiente narracion hecha por una companera es un ejemplo de experiencia de empoderamiento:

?Que es lo que he encontrado en Stop Desahucios? En Stop Desahucios Granada 15M, es decir, la posibilidad de decir, aqui me crezco, es decir, yo habre tocado suelo, pero desde aqui me crezco, es decir, no vais a poder conmigo. Yo recuerdo que todos esos miedos, es decir, no quiero llamarlo miedo, quiero enfrentarme a todo esto y quiero pelearlo, salir adelante, y todavia me cuesta mucho, me emociono ... pero para mi ha representado un lugar en el que la gente puede volver a recuperar su dignidad como persona. Eso es lo que a mi, a veces, me hace ver que la asamblea es muy importante, donde la gente recupere eso, es decir, puedes venir muy destrozado, pero eres una persona, volver a recuperar toda tu fuerza, y tienes cosas que hacer y tienes cosas que decir. (Companera participante del grupo de debate del 1/03/2016)

Las personas afectadas van conociendo a otras que comparten los mismos problemas, se reconocen como actores politicos, empiezan a desidentificarse de la sensacion de "fracaso" y de la estigmatizacion social a la que han sido sometidas. Dentro del grupo tienen lugar: "practica[s] de ocuparse de si, de cuidar de si, en la medida en que ocuparse de si mismo es estar dispuesto a la posibilidad inmanente de transformarme radicalmente en otro [...]. Pero ese cuidado de si implica de cierto modo el cuidado de los otros" (Cortes, 2012, p. 224).

En este proceso, lo que antes habia sido relegado a la esfera intima y privada, se vuelve ahora objeto de una lectura politica que, sin negar las fragilidades individuales dentro de una abstracta y pretendidamente superior "racionalidad revolucionaria", mas bien las rescata, las pone en juego y las vuelve productivas (Fernandez-Savater, 2008, p. 112). Estas practicas de "manejo de un dano" (Ranciere, 2000, p. 149) no estan por tanto orientadas a la eliminacion del sufrimiento individual, sino mas bien a su (re)politizacion en clave social y colectiva. (14) Dicho con otras palabras: a traves de las practicas solidarias que hemos brevemente resenado, las personas "afectadas" terminan "desidentificandose", o "desclasificandose" de sus anteriores identificaciones individualistas fomentadas por el neoliberalismo, para formar "un 'uno' que no es un yo sino la relacion de un yo con un otro" (Ranciere, 2000, pp. 148-149); desaprenden las formas subjetivas que les han sido impuestas para dar lugar a aprendizajes nuevos e inesperados (Gonzalez, Aguilera y Torres, 2012, p. 54); se convierten en "seres alterados con respecto a si mismos, no identicos a si, y que sin embargo no dejan de reconocer su compromiso personal con esas situaciones que los desprenden de si mismos" (Tassin, 2012, pp. 38-39). Vistas desde esta perspectiva, estas dinamicas apuntan a un potente proceso de subjetivacion politica.

Una vez esbozados los principales elementos del contexto, en el apartado sucesivo abordaremos las andanzas colaborativas experimentadas hasta ahora. Lo haremos sin pretension de completitud, sino profundizando en algunos momentos especificos, que aprovecharemos para ahondar en la reflexion metodologica alrededor de algunos ejes centrales.

Sobre la construccion del proceso colaborativo

En el presente apartado haremos un recorrido por nuestra experiencia de campo, aunque no abordaremos todas las decisiones tomadas, sino que nos centraremos en algunas practicas, comentadas por orden cronologico, que tomaremos como ejemplos para articular una reflexion metodologica mas amplia. Primero vamos a tratar los comienzos del trabajo de campo, con el objetivo de cuestionar la autoridad etnografica entendida como saber experto, para posteriormente centrarnos en los "grupos de debate" llevados a cabo en una asamblea y en el recien empezado proyecto transmedia, surgido desde el trabajo sostenido con dichos grupos. Finalmente, a partir de estos ejemplos argumentaremos la importancia de un enfoque "pluriversalista metodologico", orientado a descolonizar la investigacion, y conceptualizaremos nuestra etnografia colaborativa como un proceso de subjetivacion politica.

No hay saberes expertos: la necesidad de "tener paciencia" y de generar "dispositivos de escucha"

Las coordenadas en las que se sustenta nuestro trabajo no apuntan a la colaboracion desde una perspectiva puramente experimental ("colaborar por colaborar"), sino que se arraigan en un posicionamiento militante-activista. Por eso, partimos de una implicacion politica, epistemologica y metodologica en nuestro quehacer investigativo. Asi, aunque al comienzo del proyecto compartieramos muchos interrogantes, dudas e incognitas, una cuestion la teniamos muy clara: no queriamos hacer investigacion como la estaban haciendo otros grupos--y nosotras mismas la habiamos hecho en algunos proyectos anteriores--, reproduciendo las jerarquias de poder de la investigacion clasica de corte positivista-extractivista, (15) que habla en nombre de las personas que estudia. Nuestra intencion era la de superar el modelo explicativo cartesiano de dicotomias tales como "saber experto-saber no experto", "teoria-practica", "racionalidad-sentimientos", "objetividad-subjetividad", "sujeto-objeto", "sujeto de estudio-objeto de estudio", etc. Sin embargo, la vinculacion de nuestro proyecto con Stop Desahucios no venia de una peticion de su parte, de una demanda que fuese clara y objetivable; sino que mas bien surgia de motivaciones, compromisos y experiencias de militancias varias de quienes escribimos estas lineas que--siendo investigadoras, vecinas, activistas, simpatizantesnos planteabamos que, desde nuestros multiples posicionamientos, podiamos estar de otra manera en nuestros barrios y hacer investigacion junto con los movimientos. En otras palabras, no era esta una colaboracion entendida en forma de consultoria (Lassiter, 2005) o una investigacion "por demanda", esto es:

una antropologia supeditada a la demanda de los que anteriormente habian sido objeto de nuestra observacion; una antropologia atenta e interpelada por lo que esos sujetos nos solicitan como conocimiento valido que pueda servirles para acceder a un bienestar mayor, a recursos y, sobre todo, a la comprension de sus propios problemas. (Segato, 2015, p. 13)

Puesto que lo ultimo que queriamos hacer era hablar desde una posicion de saber experto, cuando nos presentamos a las dos asambleas, Centro y Zaidin, como investigadoras (dado que a algunas de nosotras nos conocian ya como activistas), desde el principio dejamos muy claro que no teniamos unos objetivos definidos, porque esperabamos que surgiesen colectivamente del grupo, para que estuviesen relacionados con sus necesidades y expectativas; pero tambien con nuestras posibilidades y capacidades en tanto que antropologas. No obstante, muy poco tiempo despues de empezar esta experiencia, nos vimos interpeladas por dos peticiones que nos ponian en un lugar de autoridad, y que nos generaron ciertas incomodidades. En cuanto a la primera demanda, tenia que ver con una peticion para asesorar a la Asamblea del Zaidin sobre el funcionamiento de las "titulizaciones" hipotecarias, (16) un asunto que desconociamos por completo y que, aun pudiendo buscar informacion al respecto, no teniamos intencion de abordar, pues responder a este tipo de demandas chocaba frontalmente con nuestros puntos de partida. Mas aun, en poco tiempo vimos como el propio grupo --en cuestion de semanas--activo un proceso de autoformacion, se documento al respecto y consiguio erigirse en experto de estas y otras cuestiones relacionadas. La segunda demanda, procedente de miembros de la Asamblea Centro, fue para que realizasemos "formacion politica". A esta peticion accedimos en primera instancia, aunque no sin recelos: no estabamos seguras de querer situarnos en esa posicion, dado que de nuevo nos interpelaba en tanto que "expertas"; pero es cierto que habia algunas cuestiones que creiamos importante trabajar, y que el propio grupo--parte del grupohabia detectado desde hace tiempo: la recurrente confusion entre "politico" y "partidista". Siendo asi, y habiendo debatido sobre ello a nivel interno entre las companeras del equipo, decidimos aceptar el reto. Es cierto que en su momento entendimos que el formato que podia tomar dicha formacion nos permitiria iniciar procesos de reflexion mas profundos sobre el funcionamiento del grupo, pero diversas casuisticas obligaron a que la iniciativa no tuviese excesiva continuidad. (17) Despues de estas dos experiencias comprendimos que no queriamos dejarnos "instrumentalizar" en tanto que poseedoras de "saberes expertos", porque principalmente eran saberes que nos eran otorgados y se presuponia que disponiamos de ellos (cuando realmente no era asi). Nuestro principal rechazo surgio porque entendiamos que no era cuestion simplemente de hacer aquello que algunos miembros del grupo decidiesen de forma espontanea para "sentirnos utiles para el grupo". Rechazamos responder a estas demandas porque entendimos que lo mas importante era activar procesos colectivos que pudieran construir de forma conjunta la co-investigacion. De lo anterior, descienden dos sugestiones que hemos ido asimilando sobre la marcha: en primer lugar, estar en un proceso colaborativo no implica aceptar sin mas todas las peticiones formuladas y ponerse al servicio del grupo--grupo que, ademas, es diverso y atravesado por relaciones de poder-, menos aun cuando se nos pide hacer algo que no podemos/queremos hacer. Es decir, entendemos la colaboracion en la medida de las posibilidades y siempre de forma negociada. La "colaboracion es [por lo tanto] selectiva; es acordada (propuesta y demandada)" (Katzer y Sampron, 2012, p. 66). Al considerar las propuestas de las personas involucradas en la investigacion es mas facil identificar procesos y preguntas clave (Rappaport, 2010) desde donde situarnos y pensar conjuntamente; pero eso no puede imponerse a nuestras posibilidades y voluntades en tanto que agentes participes del grupo. En segundo lugar, aprendimos a reivindicar la lentitud de los procesos: esta coyuntura nos obligo a ser pacientes, sobre todo en los inicios, para que las propias dinamicas de los grupos en los que transitabamos y de los que formabamos parte fuesen transformandose en procesos investigativos susceptibles de revertir reflexiones utiles en el funcionamiento cotidiano del colectivo. Como apunta Smith (2016), para iniciar un proceso de descolonizacion metodologica es preciso cuestionarse "quien definio el problema de la investigacion" y "para quien es relevante y para quien vale la pena" una investigacion determinada. En este sentido, para que el proceso se convirtiera en una construccion colectiva, los temas de investigacion no podian corresponderse con las exigencias de un grupo reducido de personas, sino que se necesitaba construir "dispositivos de escucha" que permitieran detectar las tematicas mas relevantes de una manera colectiva y sin prisas. Sin estas dos condiciones, dificilmente el giro colaborativo podria darse.

Indisciplinando el metodo: de los grupos de debate al proyecto transmedia

Despues del sentimiento de fracaso al no prosperar el grupo de "formacion politica", dejamos pasar algunas semanas. Era necesario darnos tiempo, tanto para reflexionar sobre lo acontecido como para que las redes de afectos y alianzas que ibamos tejiendo pudieran afianzarse. Despues de una reunion del equipo, en la que habiamos debatido sobre como salir del impasse, decidimos impulsar un proceso de escucha: en el caso concreto de la Asamblea del Zaidin, propusimos que la herramienta a utilizar para llevarlo a cabo podrian ser unos "grupos de debate", compuestos por una cantidad reducida de personas de la asamblea. (18) La idea era que, a partir de las tematicas de interes emergidas en los grupos, en un segundo momento pudieran definirse colectivamente los principales rasgos de la investigacion: en este sentido, los grupos de debate tendrian tambien una funcion de legitimacion del conocimiento producido dentro del propio colectivo. Como ya hemos mencionado, el cuestionamiento de la autoridad etnografica formaba parte de nuestro bagaje previo; sin embargo, otra--y mas dificil--cosa seria incorporar dicho cuestionamiento en los habitos investigativos diarios. Asi, en la practica de los grupos nos empenamos a fondo en dar el mismo valor a todas las enunciaciones, tratamos de deslegitimar nuestros saberes como academicas y optamos por visibilizar la diversidad epistemica existente. Conforme ibamos dinamizando sesiones, (19) emergieron cuestiones que, en primera instancia, fueron entendidas de manera diferente al proposito de las mismas, o generaron diversos entendimientos segun la interpretacion de cada companero, lo que nos llevo a matizar, reelaborar, redefinir las cuestiones desde el propio grupo, en sesiones posteriores, hasta que se recogiesen todas las interpretaciones o puntos de vista presentes sobre el tema en cuestion--se estaba construyendo lo que Santos llama una "traduccion epistemica" (Santos, 2009)--. (20) Finalmente, de los grupos de debate fueron surgiendo muchas y muy diversas propuestas y saberes: desde temas relacionados con los "cuidados"; problematicas que tienen que ver con procesos de empoderamiento--o inexistencia de los mismos--entre personas del grupo; hasta conseguir que la experiencia en Stop Desahucios sea algo mas que la presencia en una plataforma para solucionar problemas relacionados con la vivienda ("pasarlo bien" en las acciones de protesta, que las mismas no supongan una experiencia traumatica para las personas, que a traves de la accion, ademas de reivindicar derechos habitacionales, se logre desestigmatizar a las personas afectadas por problemas de hipoteca, etc.). A continuacion (figura 2), puede verse un mapa de ideas surgido en uno de esos encuentros.

En el momento en que escribimos, la produccion de conocimiento critico y autorreflexivo llevada a cabo en los grupos esta incidiendo directamente en el movimiento, tanto porque se ha vislumbrado la hipotesis de nuestra "retirada" del papel de "moderadoras" de los mismos, para que en dicha actividad nos den el relevo otros/as companeras/os de la asamblea, como porque en mas de una ocasion, durante las asambleas, hemos escuchado intervenciones de companeras/os hechas a partir de propuestas y observaciones emergidas en los grupos de debate. Se genera asi una "fluidez" y una dinamica de "intercambio" entre los temas de los grupos de debate y las cuestiones abordadas en la asamblea, en las que las propias fronteras entre "investigacion" y "activismo" a veces se desdibujan. Este proceso de "desautorizacion" del equipo academico, o cuando menos de relativizacion de su papel, nos parece muy importante, puesto que queremos romper con el axioma por el cual "la investigacion es una parte importante del proceso de colonizacion, ya que se ocupa de definir el conocimiento legitimo" (Smith, 2016, p. 233). Otra de las cuestiones actuales mas sentidas, emergida en los grupos de debate, ha sido la dificultad relativa a la comunicacion social, esto es, la manera en que Stop Desahucios (se) comunica con la sociedad y como esta lo percibe y actua con respecto al movimiento. De ahi, se ha resaltado la importancia de generar lenguajes, narrativas e historias que puedan "enganchar" a mas personas y asentar la proyeccion publica y mediatica del propio colectivo en el contexto granadino. De esta forma era sugerida por un companero la necesidad de comunicar de otra manera:

Una forma de atraer, y hacer que esto sea atractivo es hacer una mega campana de marketing [...] aqui lo que hay que hacer es utilizar redes sociales, para que las personas hablen bien o no hablen bien, cuenten su problema, como lo han solucionado, los pasos que han dado, con videos, en plan reportaje documental, en las redes vean que la gente ha solucionado sus problemas, y que la gente escuche muchos casos, la gente eso lo ve porque las redes sociales estan a la orden del dia. (Companero participante del grupo de debate del 25/10/2016)

A partir de esta enunciacion, hemos empezado a trabajar sobre la propuesta de un proyecto transmedia: con esta expresion nos referimos a aquellos "cuentos", "narraciones" y "relatos" que se desarrollan utilizando distintas plataformas. Pueden estar formados por documentos sonoros, archivos visuales, intervenciones en el espacio publico, una plataforma de Internet, etc., pero cada uno de estos documentos guarda una relacion con los demas, y todos juntos, contribuyen a "contar una historia". Una historia hecha de varias historias, dado que se trata de materiales creativos, abiertos y colaborativos, donde cada cual puede contribuir a traves de lo que tiene y de lo que sabe/quiere/puede hacer/aprender a hacer. Pensamos que crear/divulgar saberes a partir de otros formatos, sin limitarnos al texto escrito de procedencia academica (especialmente bajo forma de articulo cientifico), es otra manera de descolonizar la investigacion e impulsar la subjetivacion politica.

Al hilo de la experiencia narrada, consideramos que la aportacion central de los grupos de debate, en terminos metodologicos, es la necesidad de "indisciplinar" la practica etnografica. ?A que nos referimos? Es cierto que, en la disciplina antropologica, existe un amplio consenso sobre la imposibilidad de hacer "protocolos de actuacion" o recetarios concisos sobre como hacer una investigacion etnografica. No obstante, se nos ha ensenado que la eleccion de los metodos y las tecnicas estara condicionada por los interrogantes de la investigacion, es decir el que de la investigacion. A su vez, el que--el objeto teorico de estudio--habra de ser plasmado, justificado y fundamentado en un diseno de investigacion. Segun el tema de investigacion, antes de comenzar el trabajo de campo, sera necesario senalar que tecnicas se utilizaran para la produccion de datos, cuales son las ventajas de unas tecnicas frente a otras, y cuales son las razones que justifican la seleccion de unas frente a otras. En cambio, en nuestro proceso de los grupos de debate, ni los ques, ni los comos los podiamos determinar ni planificar a priori. Mas aun, la eleccion de las denominadas "tecnicas" la hemos realizado una vez que conociamos al grupo, sus preferencias, sus tiempos, sus potencialidades y sus vulnerabilidades, y una vez definidas las tecnicas, no las hemos utilizado para dar respuesta a unos interrogantes teoricos-analiticos: mas bien, hemos volteado el proceso, y hemos desplegado diferentes procedimientos para construir los ques junto a las/los companeras/os de Stop Desahucios. Por tanto, en conclusion de este apartado, la idea que queremos recalcar es que hemos aterrizado los dispositivos de escucha con base en las realidades de los grupos, lo que nos ha supuesto indisciplinar los aprendizajes previos que traiamos interiorizados. Aprendimos a escucharnos de forma tranquila y pausada y tratamos de olvidar los ritmos y la premuras habituales de cualquier proceso de investigacion, muchas veces ajenos a los biorritmos y necesidades cotidianas (parar desahucios, enfermedades, acciones, cuidados de hijos/ as y personas dependientes, asambleas, imposiciones laborales, etc.) de las personas afectadas. Optamos por salir de los protocolos y estandarizaciones del conocimiento elaborados sin contexto, de manera abstracta y general, para apostar por un conocimiento en mudanza (Haber, 2011). Un conocimiento encarnado y atravesado en practicas y experiencias durante el camino recorrido. En dicho camino estamos aprendiendo y desaprendiendo, y sin duda, ya no somos las mismas que comenzamos esta aventura hace dos anos.

Practicar el pluriversalismo metodologico para descolonizar la investigacion: la etnografia colaborativa como subjetivacion politica

Como ya hemos mencionado, entendemos nuestra etnografia colaborativa como un intento por contribuir a la descolonizacion de la investigacion. Desde nuestra experiencia hemos querido pensar que uno de los posibles pasos para comenzar a hacerlo, es tratar de fugarnos del universalismo metodologico y desplegar en cambio un pluriversalismo metodologico: esto es, practicar formas dialogicas y horizontales de escucha, dispositivos creativos y plurales que se adaptasen siempre al grupo y no a la inversa, como generalmente ha tendido a realizarse en un gran numero de investigaciones. Nuestra responsabilidad politico-epistemica (Walsh, 2015) significa no anteponer ni proyectar a priori un diseno (plan de trabajo, aunque fuera pensado y representado como una mera "hoja de ruta") sin conocer y compartir antes que es mas adecuado y responde mejor a cada grupo (el propio grupo debia decidir). Por tanto, solo a posteriori:

podemos presentar un minucioso trabajo de reconstruccion de lo actuado, pero no podemos predeterminarlo [...]. No es ello posible si entendemos que la practica decolonial, insta, entre otras cosas, a invertir la logica investigativa, en pos de emparentarnos con las urgencias mundanas y descender del podio de la ciencia tan moderna como colonial. (Borsani, 2014, p. 165)

Debemos acomodarnos a las incertidumbres, a los imprevistos, a las mudanzas (Haber, 2011) que nos despistan y desorientan, porque las investigaciones, para poder ser una apuesta real de co-labor, (21) para pensarse y habitarse como practicas de saberes-haceres, deben dejarse atravesar y encarnar por las vivencias diarias. Esta dinamica de co-labor hemos tratado de habitarla como procesos rizomaticos, sin centros ni reglas predeterminadas, que nos puedan ayudar a indisciplinarnos, a desaprender lo aprendido y apostar por conocimientos inacabados, inconclusos, pero siembre vividos y sentidos. En los terminos de Haber, podriamos incluso afirmar que la nuestra es una "Nometodologia":

Investigacion es seguir las huellas. Investigacion indisciplinada es seguir el negativo de las huellas que persisten aun no estando, es escuchar lo no dicho de las palabras. Metodologia disciplinada es seguir la secuencia protocolizada de acciones para alcanzar un conocimiento, trazar el camino que se ha de seguir. Nometodologia es seguir todas aquellas posibilidades que el camino olvida, que el protocolo obstruye, que el metodo reprime. Es conocimiento en mudanza. (Haber, 2011, p. 29)

Finalmente, llamamos la atencion sobre otro aspecto central. Anteriormente hemos comentado los importantes procesos de subjetivacion politica que tienen lugar dentro de Stop Desahucios. Pensamos que la etnografia colaborativa no solamente es un potente instrumento al servicio de los procesos de subjetivacion politica del grupo; (22) es mas, tal como la entendemos, es en si misma un proceso de subjetivacion politica. Profundicemos la cuestion: existe una fuerte tendencia, en los manuales de investigacion, a abordar de forma separada los metodos de las tecnicas de investigacion, diferenciando entre las dimensiones practicas y teoricas. Sin embargo, es una separacion que resulta cuanto menos paradojica, si tenemos en cuenta que la experiencia investigadora en las ciencias sociales indica que dicha escision no solo es ficticia, sino que resulta poco favorecedora para el propio proceso de investigacion. Mas aun, nos resulta poco operativo separar la teoria de la practica porque como apunta Villasante, "la construccion del conocimiento implica tambien lo energetico-vital de los otros sentidos (tocar, gustar, oler) a traves del hacer, del sentirse co-protagonista, y no solo del observar o del conversar sobre ello" (Villasante, 2007, p. 78). En terminos parecidos, Piedrahita observa que la nocion de "pensamiento" no puede ser reducida a su dimension estrictamente cognitiva-mental, pues aglutina "corporalidades, localizaciones, perspectivas y contextos" (Piedrahita, 2012, p. 35) y se compone de "la afectividad y el deseo como fuerza creadora impulsora de estas otras formas de pensar" (Piedrahita, 2012, p. 34). De hecho, en lo concreto de nuestra experiencia con Stop Desahucios, nos costaria mucho diferenciar los momentos de "teorizacion" de aquellos de "trabajo empirico", o incluso de "accion politica". Estos momentos se encuentran remezclados, al igual que nos encontramos remezcladas nosotras, con nuestras posicionalidades y nuestros quehaceres, en los que el activismo y la investigacion se imbrican y a menudo se confunden. Tal como lo plantea Malo:

La coproduccion de conocimiento critico genera cuerpos rebeldes. El pensamiento sobre las practicas de rebeldia da valor y potencia a esas mismas practicas. El pensamiento colectivo genera practica comun. Por lo tanto, el proceso de produccion de conocimiento no es separable del proceso de produccion de subjetividad. (Malo, 2004, p. 35)

Es que cuando los procesos te atraviesan y se habitan de manera encarnada, el/a "investigador/a" deviene necesariamente en uno mas del grupo, y cada miembro del grupo deviene en investigador, porque de forma activa todas participamos en la construccion colectiva por medio de una declasificacion y de desaprendizajes de los papeles y roles previamente aprendidos e interiorizados en muchas investigaciones. No hay partes individuales que puedan dotarse de sentido fuera del grupo, y en ese sentido, la investigacion colaborativa que estamos habitando es tambien un proceso de subjetivacion politica.

?Conclusiones? Mas bien aprendizajes, interrogantes, inquietudes ...

Con nuestro articulo hemos querido sumarnos a las incipientes contribuciones epistemologicas que se estan dando por parte de etnografos/as que estan pensando desde y sobre escenarios, acontecimientos y colectivos concretos del Sur Global, desde modos de hacer etnografia que pueden "llegar a subvertir la experiencia sensible de quien investiga, los alcances teoricos y empiricos del oficio etnografico y la relacion del etnografo con las comunidades" (Jaramillo y Vera, 2013, p. 26). Nos hemos detenido en desmenuzar como entendemos esa otra etnografia, que no es convencional ni por demanda, que no parte de un diseno de investigacion preestablecido, ni cuenta con tecnicas precisas, sino que nace del deseo de activar procesos corales de construccion de saberes y que se vale de instrumentos que sean reconocidos por las personas con las que nos hemos comprometido a participar de los procesos. En este recorrido hemos aprendido a dejar de tener prisa, porque el proceso no nos pertenecia, y los ritmos, asi como la agenda, debian de ser marcados colectivamente. Desde el atrevimiento indisciplinario nos hemos dejado seducir por un pluriverso metodologico que nos interrogue sobre los que y los como, entendiendolo ante todo como una responsabilidad politico-epistemica y una necesidad acuciante de descolonizar las practicas de investigacion. Nuestro objetivo ha sido articular un proceso de co-investigacion que incorporara todo tipo de saberes (diversidad epistemologica), porque entendiamos que la "insurgencia conceptual epistemica" (Walsh, 2015) significaba en gran medida poner la investigacion al servicio de Stop Desahucios, y aterrizar dicha insurgencia escuchando y aprendiendo junto al grupo: en este sentido, la etnografia colaborativa deviene en un proceso de subjetivacion politica.

Aun con todo, nos preguntamos con Hale: "?en un mundo saturado de relaciones coloniales, hasta que punto es posible un metodo de investigacion descolonizado?" (2011, p. 493). Ante la dificultad de responder la pregunta en terminos abstractos y tajantes, aportaremos una consideracion desde lo concreto de nuestra experiencia.

En este sentido, y al margen de los aprendizajes que hemos enunciado, tambien tenemos inquietudes con respecto de los escenarios futuros de la investigacion. En particular, nos preocupa que tanto el incipiente proyecto transmedia, como el proceso de co-analisis de los materiales generados lleguen a ser profundamente colaborativos: hasta ahora, en efecto, hemos detectado temas de interes y hemos debatido colectivamente sobre ellos, pero otra cosa seria establecer una colaboracion mas a largo plazo, sostenida en el tiempo, y cuyos ritmos no dependeran unicamente de la voluntad de las personas implicadas, sino tambien--entre otras cosas--de las "urgencias activistas", de la precariedad--vivencial, laboral, existencial--de todas nosotras, asi como de los constrenimientos supuestos por una institucion tan colonial como es la Universidad--que subvenciona y patrocina el presente proyecto-. Por tanto, somos conscientes de las posibles limitaciones y tambien sabemos que esta etnografia colaborativa no reviste un papel prioritario dentro de la ajetreada agenda de Stop Desahucios, tan ocupado (como es logico) en responder rapida y eficazmente a multitud de prioridades relacionadas con los desahucios y otros problemas de vivienda. Pero estas complicaciones no nos agobian; es mas, al no querer asumir ningun papel de "vanguardia", tampoco las consideramos tales. Seria peligroso si, movidas por nuestra urgencia de descolonizar la investigacion, terminaramos imponiendoselas a nuestras/os companeros/as de lucha, dando lugar a un metadiscurso colaborativo que, aun siendo enunciado desde un planteamiento decolonial, terminaria coaccionando de facto la diversidad epistemica presente en el grupo.

Referencias

Abu-Lughod, L. (2012). Escribir contra la cultura. Andamios. Revista de Investigacion Social, 9(19), 129-157.

Arico, G., Mansilla, J.A. y Stanchieri, M.L. (Coords.). (2016). Barrios corsarios. Memoria historica, luchas urbanas y cambio social en los margenes de la ciudad neoliberal. Barcelona: Pol-len Edicions.

Arribas, A. (2014). Logicas emergentes de accion colectiva y practicas colaborativas de investigacion. Apuntes para una Antropologia junto y con los movimientos sociales. Gazeta de Antropologia, 30(1), s/p. Recuperado de http://www.gazeta-antropologia.es/?p=4454

Borsani, M.E. (2014). Reconstrucciones metodologicas y/o metodologias a posteriori. Astrolabio, 13, 146-168.

Castro-Gomez, S. (2005). La hybris del punto cero. Ciencia, raza e ilustracion en la Nueva Granada (1750-1816). Bogota: Instituto Pensar, Pontificia Universidad Javeriana.

Chakrabarty, D. (2000). Provincializing Europe: postcolonial thought and historical difference. Princeton: Princeton University Press.

Clifford, J. y Marcus, G. (Eds.). (1986). Writing culture: the poetics and politics of Ethnography. Berkeley: University of California Press.

Cortes, R.A. (2012). La subjetivacion politica como efecto de gobierno. Aspectos teoricos-metodologicos a proposito de pensar de otra manera la ciudadania. En C. Piedrahita, A. Diaz y P. Vommaro (Comps.), Acercamientos metodologicos a la subjetivacion politica: debates latinoamericanos (pp. 217-229). Bogota: Universidad Distrital Francisco Jose De Caldas--CLASCO.

Dietz, G. (2012). Multiculturalismo, interculturalidad y diversidad en educacion:: una aproximacion antropologica. Mexico: FCE.

EFE. (2017). Los desahucios aumentan tras siete trimestres de descensos. Granadahoy.com. Recuperado de http://www.granadahoy.com/espana/ desahucios-aumentan-trimestres-descensos_0_1145285506.html

European Anti Poverty Network. (2016). Sexto Informe. El Estado de la pobreza. Seguimiento del indicador de riesgo de pobreza y exclusion social en Espana 2009-2015. Andalucia. Recuperado de http://www.eapn.es/estadodepobreza/

Fernandez-Savater, A. (2008). Politizar el sufrimiento. Minerva, 7, 111-112. Recuperado de http://www.circulobellasartes.com/revistaminerva/articulo. php?id=233

Fernandez-Savater, A. (2017). Del paradigma del gobierno al paradigma del habitar: por un cambio de cultura politica. Eldiario.es. Recuperado de http:// www.eldiario.es/interferencias/paradigma-gobierno-habitar_6_491060895. html

Gaja, F. (2015). Reparar los impactos de la burbuja constructora. Scripta Nova. Revista Electronica de Geografia Y Ciencias Sociales, XIX(517), 1-37. Recuperado de http://revistes.ub.edu/index.php/ScriptaNova/article/view/15121/18324

Gonzalez, M.I., Aguilera, A. y Torres, A. (2012). Investigar subjetividades y formacion de sujetos en y con organizaciones y movimientos sociales. En C. Piedrahita, A. Diaz y P. Vommaro (Comps.), Acercamientos metodologicos a la subjetivacion politica: debates latinoamericanos (pp. 49-70). Bogota: Universidad Distrital Francisco Jose De Caldas--CLASCO.

Grupo de Estudios Antropologicos La Corrala. (Coords.) (2016). Cartografia de la ciudad capitalista. Transformacion urbana y conflicto social en el estado espanol. Madrid: Traficantes de Suenos.

Haber, A. (2011). Nometodologia payanesa: Notas de Metodologia Indisciplinada. Revista Chilena de Antropologia, 23, 9-49.

Hale, C. (2011). Entre el mapeo participativo y la "geopirateria": las contradicciones (a veces constructivas) de la antropologia comprometida. En X. Leyva et al. (Eds.), Conocimientos y practicas politicas: reflexiones desde nuestras practicas de conocimiento situado Tomo II (pp. 482-512). Chiapas--Ciudad de Mexico--Ciudad de Guatemala--Lima: CIESAS--UNICACH--PDTG-UNMSM.

Jaramillo, J. y Vera, J.P. (2013). Etnografias desde y sobre el Sur global. Reflexiones introductorias. Universitas Humanistica, 75, 13-34.

Katzer, M. L. y Sampron, A. (2011). El trabajo de campo como proceso. La "etnografia colaborativa" como perspectiva analitica. Revista Latinoamericana de Metodologia de la Investigacion Social, 2(1), 59-70. Recuperado de http:// www.relmis.com.ar/ojs/index.php/relmis/article/view/26/21

Lander, E. (2000). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires: Clacso.

Lander, E. (2008). La ciencia neoliberal. Tabula Rasa, 9, 247-283. Recuperado de http://www.revistatabularasa.org/numero-9/12lander.pdf

Lassiter, L. E. (2005). The Chicago Guide to Collaborative Echography. Chicago: Chicago University Press.

Malo, M. (2004). Prologo. En VV.AA. (Ed.), Nociones Comunes. Experiencias y ensayos entre investigacion y militancia (pp. 13-40). Madrid: Traficantes de Suenos.

Piedrahita, C. (2012). Una perspectiva en investigacion social: el pensar critico, el acontecimiento y las emergencias subjetivas. En C. Piedrahita, A. Diaz y P. Vommaro (Comps.), Acercamientos metodologicos a la subjetivacion politica: debates latinoamericanos (pp. 31-45). Bogota: Universidad Distrital Francisco Jose De Caldas--CLASCO.

Ranciere, J. (2000). Politica, identificacion y subjetivacion. En B. Arditi (Ed.), El reverso de la diferencia. Identidad y politica (pp. 145-152). Caracas: Nueva Sociedad.

Rivera, S., Domingues, J., Escobar, A. y Leff, E. (2016). Debate sobre el colonialismo intelectual y los dilemas de la teoria social latinoamericana. Cuestiones De Sociologia, 14, 1-22. Recuperado de http://www.cuestionessociologia.fahce. unlp.edu.ar/article/view/CSn14a09

Santos, B. de S. (2009). Una epistemologia del Sur. La reinvencion del conocimiento y la emancipacion social. Mexico: Siglo XXI Editores.

Santos, B. de S. (2010). Para descolonizar Occidente. Mas alla del pensamiento abismal. Buenos Aires: Clacso.

Segato, R. (2015). La critica de la colonialidad en ocho ensayos y una antropologia por demanda. Buenos Aires: Prometeo.

Smith, L.T. (2016). A descolonizar las metodologias. Investigacion y pueblos indigenas. Santiago de Chile: LOM Ediciones.

Tapias, C. y Espinosa, N. (2010). En el plano, los escenarios y la puesta en escena etnografica. Una conversacion con Joanne Rappaport y Cesar Abadia. Tabula Rasa, 13, 341-362. Recuperado de http://www.scielo.org.co/pdf/tara/ n13/n13a15.pdf

Tassin, E. (2012). De la subjetivacion politica. Althusser/Ranciere/Foucault/ Arendt/Deleuze. Revista de Estudios Sociales, 43, 36-49.

Villasante, T. (2007). Seis saltos que practicamos por los caminos de la complejidad social. Politica y Sociedad, 44(1), 73-94. Recuperado de http://revistas.ucm.es/ portal/modulos.php?name=Revistas2_Historico&id=P0S0&num=P0S0070713

Walsh, C. (2012). ?Son posibles unas ciencias sociales/culturales otras? En A. Arribas, N. Garcia, A. Alvarez y A. Ortega (Eds.), Tentativas, contagios, desbordes. Territorios del pensamiento (pp. 55-71). Granada: Universidad de Granada.

Walsh, C. (2015). Notas pedagogicas desde las grietas decoloniales. Clivajes. Revista de Ciencias Sociales, 4, 1-11.

doi: 10.11144/Javeriana.uh86.emld

Antonia Olmos Alcaraz (2)

Universidad de Granada, Espana antonia@ugr.es

Ariana S. Cota (3)

Grupo de Estudios Antropologicos La Corrala, Espana ariana@correo.ugr.es

Aurora Alvarez Veinguer (4)

Universidad de Granada, Espana auroraav@ugr.es

Luca Sebastiani (5)

Universidade de Coimbra, Portugal lucasebastiani@ces.uc.pt

Recibido: 20 de julio de 2017

Aceptado: 18 de junio de 2018

Disponible en linea: 28 de diciembre de 2018

(1) El texto presentado corresponde a un articulo de investigacion elaborado a partir de nuestra participacion en el proyecto "Procesos emergentes y agencias del comun: praxis de la investigacion social colaborativa y nuevas formas de subjetivacion politica", Proyecto I+D+i (Convocatoria 2014), del Programa estatal de fomento de la investigacion cientifica y tecnica de excelencia [Ministerio de Economia y Competitividad del gobierno de Espana (Referencia: CSO2014-56960-P)].

(2) Doctora en Antropologia. Profesora Contratada Doctora, Departamento de Antropologia Social, Universidad de Granada. Vecina de la ciudad de Granada.

(3) Master Europeo en Estudios de las Mujeres y del Genero (GEMMA). Investigadora-militante en Ciencias Sociales. Grupo de investigacion OTRAS. Perspectivas Feministas en Investigacion Social, Grupo de Estudios Antropologicos La Corrala, Red Doc Next Network--European Cultural Foundation--y Asociacion Iberica de investigadores, documentalistas y difusores del graffiti y del arte urbano.

(4) Doctora en Antropologia. Profesora Titular, Departamento de Antropologia Social, Universidad de Granada. Vecina de la ciudad de Granada.

(5) Doctor en Antropologia Social, Universidad de Granada. Desde septiembre de 2017 es investigador postdoctoral en el Centro de Estudos Sociais (CES), Universidade de Coimbra. Militante socio-politico, activista de Stop Desahucios15M Granada.

(6) Para mas informacion: https://afectadosporlahipotecagranada.com/

(7) El proyecto se sustenta en diferentes estudios de caso de caracter colaborativo, desarrollados desde centros academicos de Granada, Barcelona, Nueva York y Veracruz. En relacion al estudio de caso que nos ocupa en este articulo, parte de las/os del equipo de investigacion estamos realizando trabajo de campo en Granada (con Stop Desahucios) y parte en Barcelona (con la Obra Social, movimiento originado de la PAH), aunque en estas paginas reflexionaremos solamente sobre nuestras experiencias en Granada. Los miembros del equipo de Barcelona son Rocio Garcia Soto y Borja Inigo Fernandez Alberdi.

(8) Partimos de la nocion de metodologia como una serie de pasos que tenemos que dar para solucionar algo, el modo en que enfocamos los problemas y buscamos las respuestas.

(9) Hacemos referencia a la nocion de "habitar la investigacion" porque remite a lo vivencial, a su dimension encarnada y vivida que atraviesa el acontecer cotidiano que opera y ocurre en todos los planos y esferas del dia a dia (emocionales, racionales, afectivas, etc.). La nocion de habitar nos permite reformular la manera de estar y vivir en la investigacion, lo que necesariamente implica un cambio en la responsabilidad epistemologica y politica de nuestro compromiso con la investigacion (vease Fernandez-Savater, 2017).

(10) Dichos acontecimientos supusieron el pistoletazo de salida de la transformacion de las ciudades andaluzas por medio de megaeventos, la atraccion de capitales inversores y el turismo de masas. Ambos eventos fueron contestados por amplios sectores de la poblacion. Ver mas en https://expo92nadaquecelebrar.wordpress.com/

(11) Granada es un importante centro academico, con una Universidad cuya poblacion ronda las 60 000 personas. Ademas, el "turismo universitario" del estudiantado favorece el alquiler temporal de habitaciones antes que el mantenimiento de los inmuebles en su conjunto, empujando a las familias trabajadoras que buscan un piso estable y en condiciones a recurrir a las hipotecas mas que en otras ciudades.

(12) El movimiento "15M", o de los/las indignados/as, es el actor colectivo surgido a raiz de las acampadas en las plazas espanolas de mayo de 2011, enmarcadas dentro del ciclo de protestas conocido como "indignacion global".

(13) En todo caso, somos conscientes del caracter simplista de esta dicotomia, y la usamos principalmente por razones de brevedad y de claridad expositiva. Muchas veces, en realidad, los posicionamientos de cada cual se encuentran mas matizados.

(14) En los terminos de Fernandez-Savater: "El desafio que tenemos ante nosotros hoy es asumir el malestar como fuente de una nueva forma de politizacion que no pretenda cerrar la herida ("olvidate de tus problemas personales y ven a militar, la revolucion es salud"), sino mantenerla abierta como un vinculo vivo entre lo existencial y lo politico del que se pueda extraer potencia de creacion, de emancipacion, de transformacion" (2008, p. 111).

(15) Este enfoque clasico, por supuesto, ha sido desafiado desde muchos paradigmas y marcos teoricos, entre ellos el construccionismo social, el enfoque interpretativo, el postmoderno o el postcolonial; Clifford y Marcus, por ejemplo, nos hablan de las representaciones etnograficas como "verdades parciales" (1986). Abu-Lughod (2012, p. 136) anade que "es necesario reconocer que son verdades posicionadas". Pero el giro decolonial, ademas, trata de posicionarse criticamente y no asumir sin mas la existencia de un "sujeto cognoscente" que esta legitimado para articular un metodo de conocimiento objetivo para aprehender el mundo, o en palabras de Castro-Gomez, trata de cuestionar la existencias de "una hybris del punto cero" (2005).

(16) Proceso por el cual cualquier activo no negociable pero susceptible de generar ingresos, como una hipoteca, se transforma en otro compuesto de activos negociable en el mercado de valores (vease Gaja, 2015).

(17) En un primer momento entendimos que la demanda de "formacion politica" procedia de un grupo importante de personas que frecuentaban la Asamblea Centro. Mas adelante, vimos que era una peticion de pocas personas pero muy visibles y activas; la falta de un espacio propio para realizar las reuniones por parte de esta asamblea hizo que se dificultara mucho establecer una periodicidad en los encuentros; y la poca participacion semana tras semana hizo que nos planteasemos dejar esta iniciativa cuando apenas habia arrancado.

(18) A diferencia de los grupos de discusion procedentes de la sociologia cualitativa, los grupos de debate estan integrados por personas que se conocen de antemano y que seguiran interactuando despues de la realizacion de los mismos. No buscan por tanto una generalizacion de la experiencia a analizar, sino que se nutren de su implantacion en contextos concretos. Ademas, el nombre "grupos de debate" fue decidido por las propias personas afectadas, durante uno de los primeros encuentros realizados.

(19) En el momento en que escribimos este articulo, hemos realizado 15 grupos de debate, cada uno de ellos de dos horas de duracion aproximadamente.

(20) La ecologia de saberes que propone Santos (2010), emerge como respuesta al modelo unico de saber cientifico universal (monocultura cientifista), e incorpora otros tipos de saberes que se sustentan en una diversidad epistemologica, en la que se reconocen y no se invisibilizan otras formas de conocimiento mas alla del cientifico.

(21) Hablamos de tentativa de co-labor porque escribimos desde una experiencia que no ha finalizado y se encuentra en proceso.

(22) Puesto que se pregunta por la "relevancia" (Arribas, 2014, p. 6) de los asuntos a investigar no desde una perspectiva abstractamente teorica, sino en funcion de los intereses, las prioridades y la utilidad que la investigacion asume para el propio grupo, para sus saberes y sus practicas politicas, en sus contextos especificos.

Leyenda: Figura 1. Accion protesta de Stop Deshaucios-15M Granada frente a entidad bancaria

Leyenda: Figura 2. Mapa de ideas surgido de grupo de debate
COPYRIGHT 2018 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Olmos Alcaraz, Antonia; Cota, Ariana S.; Alvarez Veinguer, Aurora; Sebastiani, Luca
Publication:Revista Universitas Humanistica
Date:Jul 1, 2018
Words:9233
Previous Article:Notas sobre el uso de la etnografia y la teoria fundamentada en ciencia politica. Un analisis amplio de la participacion politica y el Estado en...
Next Article:La foto-etnografia como metodologia de investigacion para el estudio de manifestaciones conmemorativas contestatarias en el espacio publico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters