Printer Friendly

Estudios de vida cotidiana en arqueologia. El caso de un grupo domestico maya del periodo clasico.

Resumen

Objetivo. Construir, desde los rasgos arqueologicos de una unidad domestica, la vida cotidiana social y politica de un colectivo humano que habito las planicies noroccidentales de Yucatan entre 550/600 y 750/800 d. C. Metodologia. Para lograr este objetivo relacionaremos informacion proveniente del analisis ceramico, litico, arquitectonico y osteologico. Resultados. A traves del exhaustivo analisis de un contexto habitacional en el sitio periferico Cholul, al norte de la ciudad de Merida, se plantean discusiones y resultados sobre distintos temas referentes al grupo domestico que vivio alli tales como la salud y la enfermedad, la estructura politica y social del grupo, las relaciones de genero y parentesco. Conclusion. Es un hecho que el grupo humano que se desarrollo durante la segunda mitad del periodo Clasico al norte de la actual ciudad de Merida alcanzo cierto grado de prosperidad material.

Palabras clave: mayas, vida cotidiana, grupos domesticos, parentesco, genero.

DAILY LIFE STUDIES IN ARCHAEOLOGY. THE CASE OF A DOMESTIC MAYAN GROUP IN THE CLASSIC PERIOD

Abstract

Objective. To build, from the archaeological characteristics of a domestic unit, social and political everyday life of a human group that inhabited the northwestern plains of Yucatan between 550/600 and 750/800 A. D. Methodology. To achieve this objective, information from the ceramic, lithic, architectural and osteological analysis was related. Results. Through the comprehensive analysis of a housing context in the peripheral site of Cholul, North of the city of Merida, discussions and outcomes on various topics relating to the domestic group who lived there, such as health and disease issues, the political and social structure of the group, gender relations and kinship, were considered. Conclusion. It is a fact that the human group that developed during the second half of the Classic period North of the present city of Merida reached a degree of material prosperity.

Key words: Mayan, daily life, domestic groups, kinship, gender.

Introduccion

El presente trabajo es resultado de varias etapas de investigacion, la cual surge a raiz de mi tesis de licenciatura denominada "Crecimiento de una unidad domestica", presentada en la Universidad Autonoma de Yucatan en 1997. Desde entonces, por varios anos, junto con otros colegas, he publicado diferentes aspectos del grupo domestico al que hago referencia en el presente articulo. Entre los aspectos que he venido investigado se encuentran diversos temas referentes a la salud y a las enfermedades de los individuos que lo constituyeron, la estructura politica y social del grupo, las actividades de genero, el parentesco, entre otros. Estas investigaciones se han abordado por separado, pero por ahora estamos en la posibilidad de--al unir los diferentes resultados--realizar una sintesis que nos permita ver al grupo social en su conjunto y asi vincular a los individuos con el sostenimiento colectivo, el bienestar general y la reproduccion social sin exclusiones de genero, edad o estatus. En otras palabras, la vida y su sostenimiento seran el eje para entender la vida cotidiana del grupo domestico de la estructura 1-A del sitio periferico Cholul en Yucatan, Mexico.

El trabajo que a continuacion se presenta tiene como objetivo construir, desde los rasgos arqueologicos de una unidad domestica, la vida cotidiana social y politica de un colectivo humano que habito las planicies noroccidentales de Yucatan entre 550/600 y 750/800 d. C. Para lograr este objetivo cruzaremos informacion proveniente del analisis ceramico, litico, arquitectonico y osteologico. El grupo domestico cuyos restos materiales analizaremos en las siguientes paginas, formaba parte de una comunidad que vivio en la periferia de la antigua ciudad maya de Ich Canziho, hoy en dia, conocida como Merida.

Relaciones y practicas de la vida cotidiana. Reflexiones teoricas

La premisa de la cual partimos para entender la vida cotidiana es la practica. La practica, como herramienta teorico-metodologica, es basica para entender e interpretar a los individuos y a las sociedades en los vestigios arqueologicos. La practica se entiende de igual forma en el presente que en el pasado.

Desde el presente, en el ambito sociologico, una propuesta que pretende entender como los individuos le dan sentido a su vida cotidiana es la etnometodologia. Como aplicacion del individualismo metodologico, la etnometodologia aspiro rescatar a la persona comun para entender al mundo real. En palabras de Harold Garfinkel (como se cito en Alexander, 1992), la etnometodologia analiza los metodos que emplea la gente para realizar las diferentes operaciones de su vida cotidiana como comunicar, tomar decisiones, razonar. Dicho proyecto teorico, si bien pretende rescatar el lenguaje ordinario de las personas contemporaneas, es un referente importante para el estudio de las interacciones pasadas entre los individuos y entre estos y su entorno (cosas, medio ambiente, espacios). En este caso proponemos entender las acciones de un grupo de individuos a traves de tres tipos de objetos: (i) el objeto social, referente a los individuos o la colectividad; (ii) los objetos fisicos, referente a las entidades empiricas que no solo deben ser consideradas como producto de las acciones humanas sino tambien como agentes que interactuan con los individuos y (iii) los objetos culturales, como referentes simbolicos del grupo (costumbres, ideas, creencias, entre otros). La teoria de la accion, segun Talcott Parson (1999, p. 17-34), desarrolla estos tres tipos de objetos; aunque en el estudio de los sistemas sociales. Vale la pena senalar que aun cuando en el presente estudio hacemos mayor referencia a las practicas de los individuos, no se pretende hacer a un lado a la estructura y al sistema. No negamos la estructura sino su factibilidad de separarse de las practicas humanas, pues estas dan sentido a las relaciones. En otras palabras, como apuntan Schutz y Luckmann,
el mundo cotidiano se constituye como una region de la accion humana en
que el hombre puede intervenir y modificar mientras opera en ella
mediante su organismo animado. Al mismo tiempo, las objetividades y
sucesos que se superponen en este ambito (incluyendo los actos
significativos y resultados de las acciones de otros hombres) limitan
su libertad de accion. En este ambito mundano el individuo se enfrenta
ante obstaculos que pueden ser superados, asi como ante fronteras
insuperables. (1977, p. 25, como se cito en Victoria, 2012, p. 11)


Ahora bien, para el estudio de la vida cotidiana en arqueologia, debemos, los objetos mencionados lineas atras (social, fisico y cultural), tenerlos en constante interaccion. Lo que nos acercara, como pretende tambien la etnometodologia, a conocer la concepcion del mundo de la gente comun; la cual en este estudio esta referida a un grupo domestico del periodo Clasico del norte de Yucatan (1).

La orientacion teorico-metodologica del presente trabajo relaciona al grupo domestico como grupo de actividad, la accion y su realidad mundana tomando a la vida como eje central. Por lo mismo, no podemos dejar de pensar en los indicadores que son indispensables para hablar de la cotidianeidad tales como los enterramientos, los ajuares, las actividades manifiestas, las paleopatologias, las relaciones de reciprocidad, el parentesco, entre otros (2).

Grupos domesticos y cotidianeidad en el registro arqueologico

Los grupos domesticos son grupos de actividad cuyos miembros realizan actividades rutinarias de sobrevivencia. Durante el proceso de interaccion se forjan estructuras de actividades significativas que les otorgan a los individuos, a las cosas y a los espacios, la capacidad de agencia. Con ello, las "actividades de vida" permiten que las relaciones interpersonales (estructuradas significativamente y procesualmente) ayuden a la conformacion de la identidad individual, personal y colectiva.

Los individuos que forman parte de todo grupo domestico interactuan cotidianamente en diferentes espacios y lugares en los que dejan reflejadas sus actividades rutinarias. Las unidades habitacionales o domesticas son, entonces, los contextos fisicos donde se llevan a cabo relaciones singulares de interaccion cotidiana que estan referidas a la produccion, al consumo, a la reproduccion, a la muerte y a la socializacion.

En el registro arqueologico es posible observar la recurrencia de las estructuras arquitectonicas, las actividades plasmadas en ellas y su especializacion. Esto permite entender a los espacios sociales funcionando como unidades domesticas o extradomesticas. Las unidades extradomesticas pueden ser de caracter economico, politico-ideologico o ambas cosas a la vez. Estos espacios son especiales y singulares, no son casos unicos, pero su presencia es cuantitativamente menor que los domesticos. Por su parte estos ultimos presentan una regularidad de actividades y un patron arquitectonico semejantes (Sanahuja, 2007). Fueron ocupados por individuos unidos en muchas ocasiones por relaciones consanguineas o de afinidad, aunque son las actividades llevadas a cabo las que definen al grupo.

En las unidades domesticas del pasado se llevaron dia a dia actividades de produccion, alimentacion y consumo, de atencion y cuidado de los miembros vulnerables tales como ninos, ancianos y enfermos, de limpieza y cuidado de los espacios y por su puesto de descanso. Ademas, y quizas no a diario, pero si en parte de su vida, debian enfrentarse a la muerte, a las enfermedades y a los fenomenos naturales por lo que para su explicacion y control tuvieron que crearse mitos, deidades y rituales.

De manera general podemos decir que en las unidades domesticas conviven hombres y mujeres de distintas edades y rol social. Las relaciones que entre los miembros se tejen son de distinta indole pudiendo, incluso, ser de tipo coercitivo.

Los arqueologos y arqueologas que solo se interesan por las estructuras politicas, el poder, la guerra, las dinastias gobernantes y todo el simbolismo que gira alrededor de ello, suelen discriminar a las unidades habitacionales debido a que se tiene la idea erronea de que no estan relacionadas con lo publico o lo politico. No obstante, los grupos domesticos tuvieron una vida politica que tambien puede ser investigada en el registro arqueologico.

El trabajo que estoy desarrollando pretende entender los espacios donde un grupo domestico del periodo Clasico del norte de Yucatan llevo a cabo su vida cotidiana. La cotidianeidad se ve reflejada en la arquitectura, los entierros, los ajuares y el material de superficie hallado in situ. En este espacio, que he denominado Grupo 1, se establecieron relaciones entre sus miembros. Mi intencion es entender estas relaciones pero sin separar la politica de la cultura, de las relaciones personales del trabajo y del sostenimiento de la vida (Sanahuja, 2007, p. 51).

Localizacion y descripcion del contexto

El presente trabajo es resultado del analisis contextual del Grupo 1 del sitio periferico Cholul, excavado en el ano de 1994. Este grupo formo parte de un complejo habitacional localizado dos kilometros al sur de la poblacion de Cholul y 200 metros al norte del periferico de la ciudad de Merida (ver figura 1).

El monticulo estudiado era parte de un arreglo habitacional formado por un basamento de forma irregular sobre el cual se encontraron los restos de tres edificaciones. Esto es, sobre una plataforma de 40 metros de largo por 36 metros de ancho aproximadamente y un metro de altura se asentaban tres estructuras: una ubicada en el extremo norte o estructura 1-A, otra en el sur o estructura 1-B y la tercera en el este o estructura 1-C. Estas tres estructuras delimitaban un patio central (Pool, 1997; Pool y Hernandez, 2007).

La estructura 1-A, orientada al norte, media 14,5 m de largo por 6,1 m de ancho y estaba conformada por una crujia doble y dos cuartos laterales. En el interior de esta estructura, y en diferentes niveles de piso, se encontraron 25 entierros: varios de ellos acompanados por ricos ajuares constituidos por vasijas ceramicas, instrumentos utilitarios de hueso, silex y obsidiana, ornamentos de concha y jadeita, entre otros. Cuatro entierros mas se encontraron en otras areas del patio circundante.

[FIGURE 1 OMITTED]

Con base en el sistema constructivo se observo que la estructura 1-A tenia semejanza con los edificios de Dzibilchaltun en especial con el Templo de la Casa de las Siete Munecas (Huchim y Pool, 1995, p. 5). El techo de boveda (encontrado en el derrumbe) elaborado con lajas sobrepuestas recuerda las tecnicas de albanileria que Andrews (1965) reporto para el Clasico temprano y tardio y que en Oxkintok han sido consideradas como estilo Oxkintok temprano (Arias y Pool, 2003, p. 54; Morales, 2008).

La estructura 1-B cerraba el patio en el lado sur y se localizo a 26 metros de la estructura 1-A. Esta construccion era una plataforma baja de planta rectangular que media 10,5 m de largo por 8 m de ancho. La estructura 1-B fue construida sobre una estructura absidal orientada esteoeste, de aproximadamente 5 m de largo por 3 m de ancho. Esta estructura estaba conformada por dos recintos que se encontraban divididos por un muro orientado norte-sur (ver figura 2).

[FIGURE 2 OMITTED]

La estructura 1-C no fue explorada, pero presentaba mas o menos las mismas caracteristicas de superficie con dimensiones y rasgos arquitectonicos (como laja de boveda) semejantes a la estructura 1-A (ver figura 2).

Analisis de los objetos fisicos, sociales y culturales

En el presente apartado analizaremos los tres tipos de objetos, que como mencionamos al inicio de este articulo, son necesarios para entender las acciones de los individuos.

Actividades de construccion y modificacion de los espacios sociales y simbolicos

De acuerdo al analisis ceramico y al analisis arquitectonico de la estructura 1-A, el ciclo de vida y la historia del grupo domestico del sitio periferico Cholul se dio en un lapso de 150 a 200 anos. Dicho desarrollo tuvo sus inicios en el Clasico Temprano y finalizo en el Clasico Tardio (550/600 y 750/800 d. C), representado por la faceta tardia del complejo Yahalcab y las facetas 1 y 2 del complejo Okinal (Pool, 1997, p. 160-173). Durante este tiempo, la estructura principal o 1-A fue el espacio simbolico y social mas importante del grupo, ya que fue objeto de diferentes modificaciones durante seis etapas de crecimiento (ver figura 3). En dicho espacio se construyeron y desarrollaron diferentes identidades, se relacionaron hombres y mujeres de diferentes edades y rol social. La estructura politica y social del grupo tambien cambio a traves del tiempo, reflejando un claro desarrollo economico que tuvo su climax en la etapa VI, hacia 800 d. C.

Durante el proceso de desarrollo aparecieron diferentes jefes o cabezas del grupo. Estos fueron quienes, al parecer, mandaron a realizar los cambios y modificaciones a la estructura 1-A. Los jefes del grupo fueron deducidos por la asociacion de los enterramientos a las diferentes etapas de crecimiento y a la riqueza de los ajuares. Por su puesto ello no pudo haber sido posible sin un adecuado manejo de la teoria antropologica acerca de los grupos domesticos (Pool, 1997). Las modificaciones principales realizadas por dichos personajes fueron las siguientes (ver figura 3):

Las dos primeras etapas no fueron muy claras. Un muro de estilo megalitico encontrado debajo del cuarto 4 indica la presencia de una plataforma Preclasica (400 a. C. y 200 d. C), anterior al desarrollo de la estructura 1-A (Pool, 1997).

En la etapa III el individuo conocido como el entierro 11 mando levantar las paredes de mamposteria de dos recintos, uno al oeste (el cuarto 1) y otro al norte (cuarto 3). Los accesos frontales que comunicaban al exterior eran amplios, no asi el que comunicaba el interior de los cuartos que era angosto.

[FIGURE 3 OMITTED]

Despues de la muerte del jefe del grupo, su lugar fue ocupado por un individuo que identificamos como el entierro 9b. Al igual que su antecesor mando levantar otros dos cuartos, uno al sur (cuarto 2) del recinto norte y otro mas en el lado este (etapa IV). La actividad constructiva de este personaje siguio el mismo estilo arquitectonico que el anterior, pues los accesos de los cuartos hacia el exterior los mando hacer amplios mientras que los accesos que comunicaban al interior fueron angostos.

La conformacion de esta estructura recuerda en parte la descripcion que el obispo Landa (1997, p. 41) hizo sobre la forma en como los 'indios' construian sus casas. De acuerdo al obispo, las casas maya en el siglo XVI se conformaban por un cuarto delantero y otro posterior. El primero servia para recibir a los huespedes y no tenia puerta si no que toda era abierta conforme a lo largo de la casa, caracteristica observada en la estructura 1-A hasta la etapa VI.

La etapa V se caracterizo por la presencia de una mujer adulta como jefa del grupo, el entierro 15. La modificacion arquitectonica que esta mujer mando realizar se centro en el recinto este. Al parecer, desmantelo dicho cuarto y en su lugar construyo otro de mayores dimensiones (cuarto 4) sobre un zocalo de piedras planas. Ademas, el acceso al exterior fue construido con piedras rectangulares bien labradas estilo Puuc (Pool, 1997, p. 170), diferenciandose de los otros accesos construidos con bloques de piedra irregulares toscamente labradas. Tambien mando a construir un espacio que posiblemente funciono como area de almacenamiento entre el cuarto 4 y los cuartos 2 y 3 (figura 3). Al morir la jefa del grupo su lugar fue ocupado por un varon adulto, al que denominamos entierro 9a.

Antes de la etapa VI, el techo de la estructura 1-A era de material perecedero. El nuevo jefe del grupo mando entonces hacer las ultimas modificaciones: los techos de palma, excepto el del cuarto 4, fueron sustituidos por bovedas saledizas elaboradas con lajas toscamente labradas y cortadas (3). Los cambios en la techumbre originaron modificaciones en los paramentos quedando clausuradas las entradas que comunicaban los cuartos 1, 2 y 3, asi como la que comunicaba el area de almacenamiento (ver figura 3). Los amplios accesos que comunicaban el cuarto 1 con el exterior y el cuarto 2 con el 3 fueron reducidos, el primero a una entrada de 0,96 m y el segundo a un acceso de 1,30 m de ancho. Las modificaciones tambien incluyeron la construccion de un portico que comunico el cuarto 2 con el exterior y las banquetas de los cuartos 1 y 3.

Al parecer la estructura 1-A y su espacio social circundante fueron abandonados repentinamente por factores poco claros. Una explicacion hipotetica podria estar relacionada con la excesiva cantidad de cuerpos enterrados en los cuartos 2 y 3 (que fueron los recintos principales) (4) en las dos ultimas etapas de desarrollo (ver tabla 1 y figura 4).

La estructura 1-A fue la principal del grupo y presentaba un espacio netamente privado o domestico por lo que en su ultima etapa tambien fue utilizada como una casa de gestion (Pool, 1997, p 179), la cual nos recuerda tambien el nimha o casa grande Quiche (Carmack, 1981). La importancia de este espacio se manifesto por todo el tiempo que fue utilizado y modificado. En este espacio las identidades del grupo se construyeron y preservaron. No debemos olvidar que los edificios suelen ser marcadores importantes donde se establece y hace visible la identidad social a traves de la conmemoracion de personajes importantes, grupos de personas, eventos e ideas por medio de la construccion y los rituales que se llevan a cabo en ellos (Hendon, 2005).

[FIGURE 4 OMITTED]

Como hemos visto, cada etapa de desarrollo de la estructura 1-A estuvo relacionada con la presencia de diferentes jefes de grupo. Esto recuerda que en otros lugares como Tikal (en Guatemala), las modificaciones de los edificios importantes eran realizadas cada vez que un "jefe de familia" era sucedido por otro (Haviland, 1981,1988).

La sucesion de estatus en el grupo que estamos analizando incluyo, ademas, a una mujer adulta (entierro 15). Si la asociacion edad-sexo-ofrenda-etapa de construccion esta indicando la importancia politica y social que tuvieron los individuos, a su vez, estamos viendo una variacion en la estructura politica interna del grupo a traves del tiempo. Aunque la tendencia parece cargarse del lado del varon, los estatus y roles sociales mas importantes no estaban vetados para las mujeres (tabla 1 y tabla 2).

Se sabe que en el ambito publico del poder politico maya, las mujeres y los hombres podian tomar parte con una participacion algunas veces dividida por lineas de genero y en otras ocasiones no. Segun Cash (1998), en los altos niveles de la sociedad, hombres y mujeres fueron representados con igualdad tanto de poder como de derechos. Aunque esta nocion es discutible, en el sitio periferico Cholul, existe evidencia de que en la esfera domestica la funcion politica principal pudo ser desempenada tanto por hombres como por mujeres. Por lo que podemos considerar--en el caso de los mayas del periodo Clasico--que ciertos modelos de organizacion sociopolitica practicados por las elites gobernantes, tambien se hayan reproducido en esferas sociales inferiores tal como sucede en el grupo objeto de estudio (Hernandez y Pool, 2004, p. 260).

Relaciones de parentesco y endogamia

La informacion etnografica indica que los grupos domesticos no estan necesariamente conformados por familias o por individuos relacionados consanguineamente. Sin embargo, en este caso, el contexto arqueologico y los resultados del analisis oseo indican la existencia de relaciones consanguineas y afinidades endogamas. El entierro 10 (varon joven) y el entierro 20 (mujer joven) compartieron como parte de sus ofrendas mortuorias, un mismo vaso de ceramica del tipo Chochola modelado. Un 60 % del vaso, incluyendo la pared modelada, se relaciono con el varon del entierro 10 mientras que el resto de la vasija, incluyendo la pared lisa, se relaciono con la mujer del entierro 20 (Pool, 1997, 2003). Ademas, el primero presento dos anomalias: la espondilitis anquilosante y la hiperostosis porotica. La primera enfermedad se presenta normalmente en grupos con endogamia intensa, mientras que la segunda se relaciona con la anemia hereditaria (Arias, como se cito en Pool, 1997; Civera, 1986). De acuerdo a los datos anteriores se deducen tres posibilidades para los individuos identificados como los entierros 10 y 20:
(i) eran hermanos y su relacion era consanguinea. Como dato
complementario ambos individuos tenian mas o menos la misma edad (Arias
y Pool, 2003),

(ii) eran afines y su relacion era de matrimonio (Pool, 2003, p. 156;
Pool y Hernandez, 2007, p. 160).


Sin embargo, aunque dichos individuos fueron depositados en el mismo cuarto, no correspondieron a la misma etapa. El entierro 10 se asocio con la etapa III mientras que el entierro 20 con la etapa V. Entonces, hablamos de una tercera posibilidad:
(iii) la mujer identificada como entierro 20 fue descendiente del varon
identificado como entierro 10.


Otro dato que apoya la idea de que el grupo estuvo conformado por relaciones de parentesco y, muy probablemente, por relaciones endogamas es el que se obtuvo del entierro 17 depositado en el cuarto 2 en la etapa VI. De acuerdo al analisis realizado (por el antropologo fisico Jose Manuel Arias Lopez) dicho individuo padecio de osteoartritis, enfermedad que puede ser ocasionada tambien por factores geneticos (Arias y Pool, 2003; Steinbock, 1976).

Si bien la conformacion de los grupos domesticos no se basa en las relaciones de parentesco, ello no significa que estos tipos de relaciones no ocurran. Lo mismo se puede decir de las relaciones de afinidad. Como hemos visto, en el grupo estudiado, hay ciertas evidencias que apoyan la existencia de relaciones de parentesco consanguineo y de matrimonio. Por otra parte, la presencia de dichas relaciones explica la conformacion del contexto y la de ciertas enfermedades.

Enfermedad, morfologia osea y posicion social

El desarrollo material alcanzado por este grupo se manifesto en la calidad y cantidad de los ajuares funerarios, asi como en el progreso arquitectonico de la estructura principal. El analisis de los 25 individuos encontrados bajo la estructura 1-A permitio, ademas, observar cambios morfologicos y anomalias en los huesos que parecen relacionarse con las actividades de un grupo con cierta importancia social.

Al menos un individuo del grupo sufrio cambios degenerativos en las vertebras producidos por osteoartritis (individuo del entierro 17) (ver figura 5). El minucioso analisis osteologico, llevado a cabo en este individuo, habla de personas que en la infancia llevaron a cabo actividades fisicas intensas (Arias y Pool, 2003, p. 37-50).

[FIGURE 5 OMITTED]

En su etapa adulta este individuo estuvo hasta cierto punto inutilizado para realizar actividades fisicas fuertes, ya que por su enfermedad debio sufrir de dolores agudos en la region lumbar. En esta region de la columna se le detecto un espolon (5) y una fractura tal vez provocada por una fuerte caida. Durante su etapa de adulto este individuo formo parte de un grupo domestico cuyos miembros estaban relacionados bajo algun tipo de parentesco en el contexto de una familia nuclear o extensa. Todos ellos realizaban algun tipo de actividad productiva o, bien, de servicios (Arias y Pool, 2003, p. 49; Pool y Hernandez, 2007, p. 165). Este grupo tenia acceso a cierta calidad de bienes y recursos por lo que su importancia social fue evidente. La cantidad y calidad de ofrendas en los enterramientos aumentaron con el tiempo. Aunado a lo anterior, tambien se observo que las actividades sedentarias fueron creciendo al parecer como reflejo del estatus y rol social del grupo. Al efectuar los analisis metricos en el resto de los individuos se encontro, ademas, que la morfologia osea se hizo mas gracil hacia las etapas constructivas tardias y se agudizo en la etapa VI, es decir, donde se ubica el entierro 17 (Arias y Pool, 2003, p. 53-58).

La tendencia general del grupo es la de presentar escaso desarrollo muscular, resultado de una escasa actividad fisica. No obstante, los cambios arquitectonicos en la estructura principal conducen a pensar en el aumento y especializacion de la mano de obra especificamente en la etapa VI; momento en el que ocurren las mayores modificaciones tales como la construccion de un portico delantero y la colocacion de un techo de boveda.

El conjunto de hechos sociales y biologicos parece indicarnos la formacion de una incipiente clase acomodada que vivia de la extraccion de los excedentes de otros grupos menos privilegiados. Esta condicion se veria reflejada en el estatus biologico de los miembros del grupo que a pesar de no presentar una mejoria en su talla, si podemos afirmar que existio una gracilizacion en su morfologia osea (Arias y Pool, 2003, p. 58) como efecto de un tipo de vida sedentaria. No debemos olvidar que para el momento del contacto con los europeos, Landa (1997, p. 41) menciona que el pueblo o la gente de menores recursos eran los que construian las casas de los senores. Tal vez este fue el caso del grupo domestico estudiado.

Estatus y relaciones de genero

De los 29 individuos rescatados en el Grupo 1 del sitio periferico Cholul se lograron identificar 13 varones y 9 mujeres (Arias y Pool, 2003; Pool y Hernandez, 2007). Los ajuares funerarios asociados a estos entierros tendieron a ser de mejor calidad y cantidad en los varones que en las mujeres. Aunque las diferencias observadas de manera general no fueron tan marcadas, es probable que haya existido una relativa jerarquia entre los generos (Pool y Hernandez, 2007, p. 154). Las escasas diferencias en el trato funerario que se les dio a hombres y mujeres en la epoca prehispanica han sido bien documentadas entre otros por Pyburn (2004, p. 226) y Rathje (1982).

Sobre esta aparente jerarquia, es importante mencionar que de los cuatro individuos identificados como los jefes del grupo, un varon es el que tuvo la mayor cantidad de ofrendas en su ajuar funerario (entierro 9a relacionado con la etapa VI). Dos objetos de este personaje llaman la atencion: un vaso policromo del tipo Zacatel Crema Policromo que tenia como decoracion una estera o pop, simbolo de autoridad (el unico de su tipo encontrado en este contexto) de origen petenero, y un pectoral con rostro antropomorfo elaborado en jadeita (Pool, 1997). Un baston labrado de hueso o baston de mando, que indudablemente es indicador tambien de jerarquia, aparecio en el entierro de otro varon (entierro 11 relacionado con la etapa III). Los dos entierros fueron depositados en el cuarto 3 (ver tablas 1 y 2 y figura 4).

Otros rasgos culturales importantes que pudieron haber funcionado como diferenciador social indistintamente del genero fue la practica de la deformacion craneana y la mutilacion dentaria. Estas practicas estuvieron relacionadas con los entierros mas ricos. Tenemos, por ejemplo, que de cuatro sujetos en los que se presento la primera practica dos fueron tambien jefes del grupo (entierros 11 y 9a).

Con respecto a la mutilacion dentaria de tres individuos donde se presento esta practica, dos fueron jefes del grupo (entierro 15 (mujer) y de nuevo el entierro 11) (Pool, 1997). Otros sujetos a quienes tambien se les practico la deformacion craneana y la mutilacion dentaria fueron los entierros 10 y 19. El entierro 10 fue un varon joven depositado en el cuarto 4, mientras que el entierro 19 se trato de una mujer joven depositada en el cuarto 1; espacio que, como veremos a continuacion, fue exclusivo para las labores domesticas y de descanso (Arias y Pool, 2003; Hernandez y Pool, 2004; Pool, 1997).

Labores y espacios domesticos

Los artefactos domesticos por excelencia son los metates. Estos elementos generalmente han sido relacionados con las actividades de molienda y son los objetos diagnosticos para distinguir a las unidades domesticas o habitacionales (Fry, 1969; Ringle and Andrews, 1988). La otra pieza que originalmente acompano a las piedras de moler fue la mano de metate con la cual se ejercia la accion de desgaste (percusion). En el grupo en estudio cabe la posibilidad de que estos artefactos hayan sido utilizados para moler maiz, cacao, sal o hierbas, aunque tambien es probable que algunos metates hayan servido para lavar ropa (Horsfall, 1987, como se cito en Anderson, 1996, p. 334-335).

En Mesoamerica se han reportado diferentes tipos de metates. En el centro y norte de Yucatan los metates apodos de piedra caliza son un implemento utilitario caracteristico del area. Hoy en dia, es comun ver a la poblacion campesina que habita en las cercanias de algun sitio arqueologico reutilizar estos artefactos usandolos para dar de comer a sus animales domesticos o para almacenar agua. Normalmente los designan con el nombre de pilas.

Siendo los metates uno de los elementos de subsistencia mas importante de los grupos domesticos, a continuacion sera descrito cada uno de estos artefactos que se encontraron en el Grupo 1 como indicadores fehacientes de las actividades domesticas localizadas y personalizadas de los miembros del grupo.

En total fueron encontrados ocho metates, de estos ocho: cuatro fueron reutilizados en los muros de retencion del basamento (6), dos fueron depositados en el interior del cuarto 1 y dos mas fueron encontrados fuera del mismo (ver figuras 2 y 6). A continuacion describiremos cada uno de estos elementos y luego analizaremos los contextos para su interpretacion.
Metate 1. Se encontro formando parte del muro norte (ampliacion) del
basamento, fue colocado en direccion este-oeste y midio 80 centimetros
de largo por 55 centimetros de ancho.

Metate 2. Fue encontrado formando parte del muro de retencion oeste del
basamento a dos metros de distancia del cuarto 1. Fue colocado en
direccion este-oeste y midio 120 centimetros de largo por 75
centimetros de ancho. La superficie de molienda midio 85 centimetros
por 30 centimetros.

Metate 3. Se encontro formando parte del muro de retencion sur del
basamento (cuadro E-20). Fue colocado de lado y en direccion nortesur y
midio 50 centimetros de largo por 40 centimetros de ancho.
 Metate 4. Igual que el anterior se encontro formando parte del muro de
retencion sur del basamento (cuadro C-18). Fue colocado de lado y en
direccion norte-sur. Tuvo como medidas 65 centimetros de largo por 30
centimetros de ancho.

Metate 5. Metate encontrado in situ colocado cerca de la esquina norte
del cuarto 1 de la estructura 1-A. Midio 60 centimetros de largo por 40
centimetros de ancho y se orientaba norte-sur. La superficie de
molienda fue de 55 centimetros por 30 centimetros.

Metate 6. Se encontro in situ cerca de la esquina sur del cuarto 1.
Midio 40 centimetros de largo por 38 centimetros de ancho con una
superficie de molienda de 35 centimetros por 20 centimetros y se
orientaba este-oeste.

Metate 7. Fue el mas pequeno. Se encontro en el interior del cuarto 1
colocado practicamente en medio y adosado a la pared este. Midio 25
centimetros de largo por 12 centimetros de ancho y tenia una
orientacion este-oeste.

Metate 8. Fragmento de metate tipo losa elaborado en basalto. Se
encontro debajo de labanqueta sur del cuarto 1 y tuvo como medidas 22
centimetros de largo por 16 centimetros de ancho.


De todos los metates encontrados, el metate 8 fue el unico que se elaboro de un material extrano en la region. El basalto es un material de origen volcanico cuyos yacimientos naturales se localizan en las tierras altas de Guatemala y en el Sur de Veracruz (Proskouriakoff, 1962, como se cito en Anderson, 1996, p. 331). Los otros siete metates fueron elaborados en piedra caliza y eran de tipo pila. En tres metates (2, 5 y 6) fue posible determinar la superficie de molienda siendo para el metate 2 de 2550 centimetros cuadrados, en el metate 5 fue de 1650 centimetros cuadrados y en el metate 6 de 700 centimetros cuadrados.

En un estudio realizado en el area maya, Horsfall (1987) observo diferencias interesantes respecto al uso de los metates. En metates cuyas superficies oscilaban entre 200 y 1600 centimetros cuadrados el autor reconocio que eran utilizados para moler cacao, sal y hierbas. Los metates que reconocio para moler maiz presentaban superficies que oscilaban entre 400 y 2200 centimetros cuadrados. Finalmente, los metates para lavar ropa presentaron valores entre 1200 y 2400 centimetros cuadrados de superficie (Horsfall, 1987, como se cito en Anderson, 1996, p. 334-335).

De acuerdo a los resultados ofrecidos por Horsfall (Anderson, 1996), y comparando los datos de la estructura 1-A, podria pensarse que el metate 2 sirvio para lavar ropa antes de ser reutilizado como parte del muro mientras que los metates 5 y 6 posiblemente fueron utilizados para la molienda de algun tipo de grano como el maiz.

Los metates encontrados en el interior del cuarto 1 y los que se localizaron inmediatamente afuera del mismo, estan indicando que en ese recinto se llevaron a cabo actividades domesticas. La presencia de metates ha sido tomada como un indicador de actividad domestica femenina relacionada con la molienda de maiz y otros granos alimenticios. Resulta interesante que en el cuarto 1 se encontro enterrada una mujer joven (entierro 19) (ver figuras 2, 4 y 6).

Las labores domesticas en todo el ciclo de crecimiento del grupo parece ser que no variaron de lugar, pues los artefactos y los restos de los individuos que participaron de estas labores estuvieron bien localizados.

En las primeras etapas (I y II) del asentamiento observamos una ausencia de entierros en la estructura, a excepcion de los entierros encontrados en el extremo oeste del basamento sobre los que posteriormente se construyeron la estructura 1-A, 1-B y 1-C. De estas primeras etapas solo detectamos los muros de una primera plataforma en la que posteriormente se construyo la estructura 1-A (Pool, 1997). Posiblemente, se trataba de un grupo domestico pequeno que vivia sobre este basamento en casas de materiales perecederos.

[FIGURE 6 OMITTED]

Como mencionamos lineas atras, en los muros oeste y norte del basamento, se encontraron formando parte del mismo tres metates desgastados posiblemente utilizados desde las primeras etapas hasta su desecho. Por tanto, consideramos que las actividades domesticas se llevaban a cabo en los patios oeste y norte de la estructura 1-A desde los inicios del grupo.

Correspondiendo a etapas posteriores se encontraron relacionadas con el cuarto 1 (como hemos mencionado) tres metates apodos de caliza. Dos exteriores situados en el patio oeste (metates 5 y 6) y uno en el interior sobre el piso (metate 7). Tambien se encontro un fragmento de un metate tipo losa de basalto (metate 8). Otro dato interesante fue la identificacion de importantes concentraciones de desechos ceramicos y liticos en el costado norte de la plataforma, posiblemente un basurero.

De acuerdo con la informacion comparativa de los espacios con actividad domestica, es probable que esta area estuviera siendo utilizada por una(s) mujer(es) para la molienda y la preparacion de alimentos y bebidas. La presencia del entierro 19 en el cuarto 1, arriba mencionado y depositada en la etapa III, induce a esta interpretacion. Posiblemente haya sido una de las mujeres del grupo encargada de realizar las labores domesticas en esta etapa (Pool y Hernandez, 2007).

Las labores domesticas en los espacios aledanos a la estructura 1-A siguieron realizandose despues de abandonada la estructura. Sobre el escombro de dicha estructura se encontro el entierro 6, que estuvo asociado con una mano de metate de 15 cm de largo por 7 cm de grosor elaborado en piedra caliza. Otros dos fragmentos se encontraron formando parte del relleno del basamento (Pool, 1997).

El entierro 9b depositado en la etapa IV es de particular importancia dado que su ofrenda la constituye cinco vasijas de ceramica, un macerador de piedra, una figura de ceramica representando un mono y un malacate de coral. Esta diversidad y la particularidad de las ofrendas sugiere (como mencionamos en otro momento) que se trata de un personaje importante que dirigio al grupo domestico desde el cuarto 3. Sus artefactos asociados: el macerador (7), el malacate de coral y la representacion de un pequeno recipiente hueco en forma de mono, ademas de la ubicacion de su entierro en el cuarto central de la estructura 1-A, podrian identificarlo con un artista/escribano maya (Inomata et al., 2002; Pool y Hernandez, 2007).

La relacion entre el hombre adulto (9b) y la mujer joven (9c) en la etapa IV nos habla de una alianza matrimonial. El hombre se dedicaba a las labores de escriba y la mujer pudo haberse dedicado a la organizacion de las labores domesticas. A esta le depositaron como ofrendas varias vasijas de funcion culinaria (Pool y Hernandez, 2007, p. 158).

En la ultima etapa se encuentra el entierro 8c que es la unica mujer representada en la muestra de la etapa VI. Presenta una figurilla antropomorfa de estuco con la cabeza desprendida y sus restos carecen del femur derecho. Es evidente la asociacion entre las caracteristicas de la figura y la mujer enterrada, ya que la figura de estuco presenta solo cuatro dedos en la mano derecha. Al parecer, esta representando rituales de extraccion de huesos en restos femeninos. Fuentes coloniales indican que hubo extraccion de huesos femeninos como reliquias para los guerreros principalmente dedos de las mujeres muertas en parto (Pool y Hernandez, 2007, p. 159).

Finalmente el entierro 17, varon joven, depositado en el cuarto 2, en la etapa VI, presento como parte de su ajuar dos agujas de hueso de venado posiblemente relacionadas con alguna actividad concerniente a la manufactura de productos de fibra o a la manufactura de redes (Pool y Hernandez, 2007, p. 159). El mismo caso ocurrio para el entierro 21 depositado en el cuarto 4 en la atapa V Llama la atencion que, aunque estos individuos vivieron en momentos distintos y fueron enterrados en diferentes cuartos, desde un plano horizontal fueron colocados uno cerca del otro solo separado por el arranque de la pared que delimita ambos cuartos.

Costumbres funerarias

Una practica que, si bien no se llevo a cabo todos los dias pero si con regularidad, fue el trato a sus muertos. Las practicas observadas en este caso reflejan la forma en que concebian a la muerte en lo abstracto y a los muertos en lo concreto. En general fueron tres las posiciones utilizadas para acomodar a sus muertos: decubito lateral derecho flexionado, decubito dorsal extendido y decubito ventral extendido. La primera posicion fue utilizada mas con las mujeres y la segunda con los varones (Arias y Pool, 2003; Pool, 1997).

Cabe la posibilidad de que la posicion de los entierros marcaba una tendencia diferenciadora entre los generos, pero tambien de estatus, dado que la mujer que llevo el liderazgo del grupo en la etapa V fue situada en una posicion diferente a la de las otras mujeres. La mujer fue puesta en posicion decubito dorsal extendido, posicion que se relaciono mas con los varones (Pool y Hernandez, 2007, p. 163-164).

Llama la atencion el entierro 9a (varon adulto), ya que fue el individuo con mayor riqueza funeraria. El estatus social de este individuo no se diferencio unicamente por su ajuar, tambien por la posicion en la que fue enterrado. Esto es, decubito ventral extendido siendo el unico entierro que presento esta posicion.

Por otra parte, resulta interesante mencionar que de los cuatro personajes mas importantes en todas las etapas de crecimiento de la estructura 1-A, tres fueron depositados en el cuarto 3 e incluyen a los entierros 11 (etapa III), 9b (etapa IV) y 9a (etapa VI). El entierro 15 (etapa V) fue depositado en el cuarto 2. En otras palabras, los tres varones de mayor estatus fueron enterrados en el cuarto principal. La mujer mas importante fue depositada en el cuarto delantero (cuarto 2). De estos datos podemos concluir que, aunque la funcion politica principal no diferencio aparentemente a los sexos, en el trato post mortem los varones recibieron un trato de mayor jerarquia.

Conclusiones

Es un hecho que el grupo humano que se desarrollo durante la segunda mitad del periodo Clasico al norte de la actual ciudad de Merida alcanzo cierto grado de prosperidad material. Aun desde la esfera domestica, la trascendencia social y politica que los miembros del grupo tuvieron en vida se mantuvo despues de la muerte.

Una primera conclusion a la que llegamos es que ciertos modelos de estructura social y politica manejados por las elites gobernantes tambien fueron reproducidos por sectores sociales menos privilegiados. Vale la pena senalar que tradicionalmente se ha aceptado la simple diferenciacion entre la elite y la no elite en la sociedad maya prehispanica. Aunque pareciera que la sociedad maya estaba dividida entre "ricos y pobres", existen contextos que nos hacen pensar en la existencia de grupos intermedios con estructuras politico-sociales semejantes a las de las elites gobernantes. El contexto que se ha presentado es un ejemplo de estas clases intermedias de no elite. La dinamica social cotidiana en este tipo de grupos se ve claramente reflejada en el contexto arqueologico tal como se ha descrito y analizado en el presente trabajo. Sin embargo aun en otro nivel de la sociedad la autoridad en el gobierno del grupo, el control hacia la comunidad, la apropiacion de excedentes y el acceso a bienes de prestigio fueron, al parecer, parte del modo de vida del grupo domestico estudiado. Dicho grupo se distinguio no solo por sus relaciones laborales, sino tambien por sus relaciones parentales.

Algo que tambien caracterizo al grupo fue el matrimonio entre sus propios miembros. La endogamia practicada se reflejo en ciertas enfermedades que se detectaron en algunos individuos. Al respecto, vale la pena comentar que en el entierro 20 se encontro un vaso del tipo Guayacan Compuesto que tiene modelado un rostro deformado (Pool, 1997, p. 223). Aunque en un principio dicha imagen fue interpretada como paralisis facial, al observarlo detenidamente se nota que representa a una persona muerta que en vida adolecio de algun mal congenito. Cabe senalar que en comunidades del sur del Estado de Yucatan, he observado casos de individuos que presentan sindromes caracterizados por retraso mental y malformaciones fisicas cuyos padres son parientes cercanos. El rostro del vaso descrito me recuerda este tipo de individuos. Por otra parte, existen datos etnohistoricos y etnograficos que apoyan la idea de que ciertos grupos mayas practicaban la endogamia, aunque para ciertos autores sea una endogamia relativa, reforzando con ello nuestra interpretacion (Eggan, 1934; Landa, 1997; Pool, 2003).

Parte importante por considerar en el grupo analizado son las labores complementarias entre los generos, sin una absoluta diferenciacion. La sucesion de estatus, por ejemplo, no discrimino generos. Al respecto, es importante mencionar que en el mundo maya prehispanico las inscripciones jeroglificas del Clasico manifiestan que muchas mujeres tuvieron importante relevancia politica, asi como trascendencia simbolica.

Asimismo, es probable que algunos individuos varones se hayan apropiado simbolicamente de elementos indicadores de actividades que tradicionalmente han sido consideradas como femeninas. Tenemos, por ejemplo, el entierro 9b en el que se encontro--formando parte de su ajuar--un malacate de coral. Esto es interesante por dos motivos: en primer lugar, los malacates son elementos asociados a la actividad femenina del tejido. En segundo lugar, debemos recordar que para el periodo Clasico son comunes las representaciones de gobernantes masculinos apropiandose simbolicamente de lo femenino y viceversa.

El punto es, que el personaje clasificado como el entierro 9b fue uno de los jefes del grupo domestico que gozo de una indudable jerarquia social. Su apropiacion de un elemento femenino simplemente respondio a un "mundo de vida" cotidiano y tradicional.

La vida cotidiana del grupo domestico estudiado tambien se reflejo en la aparente multifuncionalidad de la estructura principal. Los patios norte y oeste evidenciaron ser los espacios domesticos por excelencia donde muy probablemente se llevaron a cabo actividades de limpieza, de preparacion de alimentos y de descanso como en el cuarto 1.

Las actividades servicio-administrativas y de recepcion se llevaron a cabo en los cuartos 2 y 3. El portico construido en el cuarto 2, asi como una banqueta que por su forma y colocacion aparento ser un trono en el cuarto 3, sugieren dichas funciones (ver figura 7).

[FIGURE 7 OMITTED]

Al respecto, es importante mencionar que en el Peten, durante el Clasico Tardio, aparecen vasos policromos con motivos decorativos en el que se representan a gobernantes sentados en bancos/tronos (Bardsley, 1996, p. 197). Los rasgos que presenta dicha estructura hacen pensar en una casa grande o de gestion tipo nimha Quiche, el lugar donde segun Carmack (1981) se llevaban a cabo reuniones relacionadas con la vida politica de los linajes.

La multifuncionalidad cotidiana y la morfologia de la estructura principal recuerdan tambien las unidades domesticas en el suroeste del Peten guatemalteco. En estructuras localizadas en esta region, el cuarto central se empleaba para actividades administrativas y para la recepcion de visitas. Los cuartos laterales se asociaban con actividades domesticas, uno de los cuales pudo haber sido utilizado por la mujer para la preparacion de comida y almacenamiento y otro como area de trabajo y descanso para el hombre (Inomata y Stiver, 1994, p. 5). Como podemos ver, estamos hablando de la misma naturaleza de la estructura 1-A.

Tenemos que reconocer que el contexto domestico al que nos hemos referido en el presente trabajo presenta rasgos hasta el momento unicos en el norte de Yucatan. Los objetos materiales (datos arquitectonicos y ceramicos) muestran una importante relacion con manifestaciones culturales que aparecen tambien en otros sitios mayas como Dzibilchaltun y Oxkintok (Pool, 1997). Pero ciertos objetos sociales y culturales tambien recuerdan a la cultura del Peten.

Las diferentes manifestaciones culturales que finalmente observamos, reflejan las interacciones que existieron entre diferentes sitios y regiones del area maya durante el periodo Clasico (ver figura 8). Dichas interacciones pudieron ser de indole comercial o bien politica. Sabemos que Oxkintok tuvo conexiones importantes con el area del Peten (Varela and Braswell, 2003, p. 249-271); mientras que el grupo domestico analizado, tal como he detallado en otro trabajo (Pool, 1997), manifesto tambien ciertos rasgos ceramicos y arquitectonicos relacionados con la cultura de Oxkintok; todo ello a finales del Clasico Temprano y principios del Clasico Tardio. Los rasgos sociales y culturales observados en el Grupo 1 del sitio periferico Cholul, expresan las relaciones dinamicas que se llevaron a cabo durante este tiempo. En esta compleja red de interacciones no solo participaron los grandes asentamientos y sus respectivas elites. Tambien debieron involucrarse (aunque tal vez de manera indirecta) a traves de la apropiacion y el consumo otros grupos que, si bien no gozaron del estatus politico de los grupos gobernantes, si obtuvieron cierto desarrollo material y economico.

Por tanto, es posible que estas relaciones (que incluyeron tambien el traslado de ideas) hayan repercutido en la conformacion de las diferentes identidades sociales, culturales y politicas del Grupo 1, mismas que hoy en dia se ven expresadas en el registro arqueologico como rastro de su cotidianeidad.

Referencias bibliograficas

Alexander, J.C. (1992). Las teorias sociologicas desde la Segunda Guerra Mundial. Analisis multidimensional. Barcelona, Espana: Gedisa.

Anderson, B. (1996). Reporte de los metates tipo "pila" de Chichen liza, Yucatan, registrados durante la temporada de campo de 1995. Texto mecanuscrito sin publicar.

Andrews, W. (1965). Archaeology and Prehistory in the Northern Maya Lowlands. En G. Willey, Handbook of Middle American Indians, Vol. 2. Austin, USA: University of Texas Press.

Arias, J.M. y Pool, M.N. (2003). Un caso de osteofitosis en un Grupo domestico del Clasico Tardio Maya: ?sedentarizacion o estres fisico?". Arqueologia, 30, 37-50.

Arias, J.M. y Pool, M.N. (2003). Analisis de la variabilidad biologica y social en el ambito diacronico en un grupo domestico: Periferico-Cholul, Yucatan. Mexicon, 25 (2), 53-58.

Bardsley, S. (1996). Benches, brothers and lineage lords of Copan. En G. Robertson, M. Macri and J. McHarge (Ed.), Palenque Round Table. San Francisco, USA: Pre-Columbian Art Research Institute.

Carmack, R.M. (1981). The Quiche Maya of Utatlan: The Evolution of a Highland Guatemala Kingdom. Oklahoma, USA: University of Oklahoma Press.

Cash, C. (1998). Blood woman, blood queen: An exploration of gender, politics and theMaya. Austin, USA: University of Texas.

Civera, M. (1986). La adaptacion biocultural como un problema interdisciplinario. Anales de Antropologia, 23 (1), 331-348.

Eggan, F. (1934). The Maya kinship system and cross-cousin marriage. American Anthropologist, 36, 188-202.

Fry, R.E. (1969). Ceramics and settlement in the periphery of Tikal, Guatemala (Ph. D. dissertation). Department of anthropology, University of Arizona, Tucson, USA.

Haviland, W.A. (1981). Dower houses and minor centers at Tikal Guatemala: An Investigation into the identification of valid units in settlement hierarchies. En W. Ashmore (Ed.), Lowland Maya Settlement Patterns. Albuquerque, USA: University of New Mexico Albuquerque.

Haviland, W.A. (1988). Musical hammocks at Tikal: Problems with reconstructing household composition. En W. Ashmore and R. Wilk (Ed.), Household and Community in the Mesoamerican Past. Albuquerque, USA: University of New Mexico Press.

Hernandez, A. y Pool, M.N. (2004). Genero, parentesco y sucesion de estatus en un Grupo Domestico del Periodo Clasico. Temas Antropologicos, 26 (1-2), 239-266.

Hendon, J. (2005). El papel de los enterramientos en la construccion y negociacion de la identidad social en los mayas prehispanicos. En A.C. Ruiz, M.H. Ruz y M.J. Iglesias (Ed.), Antropologia de la eternidad: la muerte en la cultura maya. Ciudad de Mexico, Mexico: Sociedad Espanola de Estudios Mayas, Universidad Nacional Autonoma de Mexico.

Huchim, J. y Pool, M.N. (1995). Rescate arqueologico en el Periferico-Cholul. 56 Aniversario del INAH. Merida, Yucatan, Mexico.

Inomata, T. et al. (2002). Domestic and Political Lives of Classic Maya Elites: The Excavation of Rapidly Abandoned Structures at Aguateca, Guatemala. Latin American Antiquity, 3 (3), 305-330.

Inomata, T. and Stiver, L. (1994). Floor asemblages from elite households of Aguateca, Guatemala and their socioeconomic implications. 93rd Annual Meeting of the American Anthropological Association. Atlanta, USA.

Landa, D. (1997). Relacion de las cosas de Yucatan. Merida, Mexico: Editorial Dante.

Morales, R.A. (2008). Excavacion y restauracion en Oxkintok, Yucatan. Estructura CA-4, CA-26 y CA-27 (tesis de pregrado). Facultad de Ciencias Antropologicas de la Universidad Autonoma de Yucatan, Merida, Yucatan, Mexico.

Parsons, T. (1999). El sistema social. Madrid, Espana: Alianza editorial.

Pool, M.N. (1997). Crecimiento de una unidad domestica (tesis de pregrado). Facultad de Ciencias Antropologicas de la Universidad Autonoma de Yucatan, Merida, Yucatan, Mexico.

Pool, M.N. (2003). Sistemas de descendencia y parentesco entre los mayas prehispanicos. Critica al modelo de linaje (tesis de posgrado). Facultad de Ciencias Antropologicas de la Universidad Autonoma de Yucatan, Merida, Yucatan, Mexico.

Pool, M.N. (2011). Vida social y politica de un grupo domestico del periodo Clasico. En R. Cobos y L. Fernandez (Coord.), Vida cotidiana de los antiguos mayas del norte de la peninsula de Yucatan. Merida, Mexico: Ediciones de la Universidad Autonoma de Yucatan.

Pool, M.N. y Hernandez, A. (2007). Las relaciones de genero en un grupo domestico de las planicies yucatecas. En M.J. Rodriguez (Coord.), Las mujeres en Mesoamerica Prehispanica. Foluca, Mexico: Universidad Autonoma del Estado de Mexico.

Pyburn, A. (2004). Ungendering the Maya. Ungendering Civilization. New York, USA: Routledge.

Ringle, W.M. and Andrews, W. (1988). Formative residences at Komchen, Yucatan, Mexico. En W. Ashmore and R. Wilk (Ed.), Household and Community in the Mesoamerican Past.

Albuquerque, USA: University of New Mexico Press.

Sanahuja, Y. (2007). La cotidianidad en la Prehistoria. La vida y su sostenimiento. Barcelona, Espana: Icaria Antrazyt.

Schutz, A. y Luckman, T. (1977). Las estructuras del mundo de la vida. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu editores.

Steinbock, R. (1976). Paleopathological diagnosis and interpretation. Springfield, USA: Thomas Publishers.

Varela, C. and Braswell, G.E. (2003). Teotihuacan and Oxkintok: New Perspectives from Yucatan. En G.E. Braswell (Ed.), The Maya and Teotihuacan. Reinterpreting Early Classic Interaction. Austin, USA: University of Texas Press.

Victoria, A.I. (2012). Vida cotidiana. Analisis comparativo entre grupos domesticos de las tierras bajas mayas durante el periodo clasico (tesis de pregrado). Facultad de Ciencias Antropologicas de la Universidad Autonoma de Yucatan, Merida, Yucatan, Mexico.

Wilk, R. and Rathje, W. (1982). Household Archaeology. American Behavioral Scientist, 25 (6), 617-639.

MARCOS NOE POOL CAB (**)

Redbido: 28 de enero de 2015

Aprobado: 30 de agosto 2015

Articulo de investigacion

(*) Articulo de investigacion cientifica.

(**) Docente investigador dela Universidad Autonoma de Yucatan. Doctor en Antropologia en la especialidad de Arqueologia por la Universidad Nacional Autonoma de Mexico. E-mail: poolcab@hotmail.com.

(1) La periodicidad cultural del area maya generalmente aceptada: Preclasico Medio (800-400 a. C.); Preclasico Tardio (400/300 a. C. y 200/300 d. C); Clasico Temprano (300-600 d. C); Clasico Tardio (600 d. C. y 800 d. C); Clasico Terminal (800 d. C. y 900/1000 d. C); Posclasico Temprano (1000/1100 d. C. y 1300 d. C.) y Posclasico Tardio (1300-1500 d.C).

(2) Sanahuja (2007) ofrece una propuesta interesante para el estudio de la cotidianeidad mediante el registro arqueologico.

(3) Este tipo de boveda recuerda al estilo arquitectonico Oxkintok Temprano (Morales, 2008).

(4) El cuarto 2 se orientaba al sur y media 6,30 m de largo por 2,15 m de ancho. El cuarto 3 se ubicaba al norte del cuarto 2 y media 6,10 m de largo por 2,25 m de ancho.

(5) El entierro 17 presento un espolon en la vertebra lumbar 4 que crecio en sentido longitudinal abarcando la lumbar 5. En las caras de estas vertebras se presentaron intervertebrales nodulos de Schmorl, formados generalmente cuando los discos cartilaginosos intervertebrales son destruidos en su etapa de formacion y con mas frecuencia durante la ninez cuando son sometidos a esfuerzos fisicos y el sujeto soporta cargas pesadas (Merbs, como se cito en Arias y Pool, 2003, p. 43).

(6) En el muro de retencion sur de la estructura 1-B tambien se encontro formando parte del mismo un metate de 80 centimetros de largo por 65 centimetros de ancho situado boca abajo y con un agujero en el fondo. Este agujero pudo haberse producido como parte de un ritual para 'matar' el metate o bien por la accion de uso cuando se utilizo esta pieza en el pasado.

(7) Los maceradores de piedra se les ha relacionado con la elaboracion de papel, por lo mismo se asocia con la escritura y el trabajo de escriba. Sin embargo, el papel tambien se utilizaba para envolver a los idolillos en ciertos rituales que incluian los domesticos.
Tabla 1. Relacion de los entierros en la estructura 1-A. En negrillas
se identifican los jefes del grupo en cada etapa.

Etapas de    Numero de Entierro
Crecimiento

I            12
II            1, 2 y 23
III          10, 11, 22, 24 y 19
IV            9b, 9c y 18
V            13, 14, 15, 16, 20 y 21
VI            7, 8a, 8b, 8c, 8d, 9a y
             17

Tabla 2. Sucesion de estatus en el grupo domestico del sitio periferico
Cholul.

Etapa  Sexo          Entierro

VI     Varon adulto   9a
V      Mujer adulta  15
IV     Varon adulto   9b
III    Varon joven   11
COPYRIGHT 2015 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cab, Marcos Noe Pool
Publication:Antropologia y Sociologia: Virajes
Date:Jul 1, 2015
Words:10116
Previous Article:L'oublie de la rue: el olvido de la calle como espacio publico de encuentro.
Next Article:Turismo del paisaje y paisaje del turismo: transformaciones en la vereda Boquia, Salento (Quindio, Colombia).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |