Printer Friendly

Estrella verde.

Nunca olvidare la estrella verde en la noche de Yucatan

Octavio Paz

Demos inicio con una conjetura simple. (1) Supongamos que nuestro amigo el gran Martin Solares se alzara de pie ahora y en un arrebato, un tanto ingenuo y patetico, confesara a la concurrencia que acaba de recibir informacion fidedigna de que ha sido exaltado alla, en Mexico, a la primera magistratura de la nacion. Y en efecto, Martin Solares es ya presidente electo de Mexico. Nosotros lo felicitamos, sin duda, aunque la designacion no nos asombra demasiado, debido a que en la conjetura que estamos proponiendo, hay en Mexico 6,811 presidentes de la Republica electos. ?Y por que son precisamente 6,811 y no menos o mas? Conviene hacer historia y tener muy presente que, en la conjetura, el numero de 6,811 fue obtenido al azar, con un cubilete de dados, en la Camara de Diputados, y fue aprobado por aclamacion casi histerica de todos los partidos, y desde entonces nos rige. 6,811 presidentes. Eso si, cada uno cota su programa politico, su ideario, su gabinete nombrado. Si bien, hay que recordarlo, 6,810 de esos presidentes son electos, es cierto, pero solo son presidentes nominales.

Una situacion asi, tan del todo hipotetica y fantasiosa, en mi sufrido pais, pertenece al surrealismo, en este caso el surrealismo politico. Pero ?en que consiste su condicion surrealista? En que en ella se rompe la regularidad que une a las cosas con un lazo que nos aparece como necesidad racional, un principio de razon suficiente como el que proclamo Leibniz, segun el cual de todo debe poder darse una razon satisfactoria, y aqui no hay ninguna: la proliferacion de presidentes, asi como el numero de ellos, 6,811, es inexplicable, carece de causa o finalidad. El lazo de regularidades, aqui roto, podemos llamarlo "dato de vinculacion", porque en efecto todo esta vinculado racionalmente con todo y la racionalidad de lo contingente se basa en estas regularidades.

Puede haber pintura, poesia, cine, novela surrealista, pero no musica, ?por que? Porque la musica consiste propiamente en la vinculacion racional de sonidos y, si la rompemos, la musica desaparece. Tratar de hacer musica sin dato de vinculacion seria como tratar de hacer musica sin sonidos.

Regularidades. En el hocico de la hiena esta la lengua, roja, y el marfil de los colmillos. Esta el hambre imperiosa, el abuso numerico, el fuerte sabor de las carnes corrompidas, la risa sarcastica. En el hocico de la hiena no brilla la estrella verde de Yucatan que vio Paz cuando era joven, ni esta el mosquitero que Horacio, en una de sus satiras, reprocha a los soldados de Marco Antonio y Cleopatra como afeminamiento. Pero si ponemos en ese hocico algo como eso, si por ejemplo, abre la hiena la boca y oimos alla dentro teclear la maquina de escribir en la que Scott Fitzgerald escribio Tierna es la noche, entonces en esa escena tenemos obturado el dato de vinculacion y aparece el surrealismo.

La aventura surrealista consistio en. explorar las consecuencias esteticas y morales de romper el dato de vinculacion. Esta exploracion no partia de cero: hay cuatro campos donde se rompen, merced a su naturaleza, las regularidades y nos permiten atisbar que puede haber en la otra orilla, la orilla de lo inexplicable. Son solo cuatro porque hay menos cosas bajo el sol de las que suena tu filosofia. Y estos son: primero, los fenomenos paranormales (telepatia, precognicion, etc.), junto a todas las variedades de la magia; segundo, el azar, lo accidental, por definicion inexplicable; tercero, la psicopatologia, el mundo de la locura y de lo inconciente, y, por ultimo, los suenos.

No creo que Octavio Paz se apasionara por ninguno de estos cuatro caminos a lo inexplicable. Hay otro, sin embargo, que lo cruza, y es el que siguio Paz porque ese es el camino de la poesia moderna. Observemos que, en poesia, la imagen poetica suele obturar y entremezclar regularidades. Si sostengo, como Arreola, que "el apostolado de la hiena no ha sido vano porque es el animal que mas discipulos ha alcanzado entre el genero humano", me apoyo en una regularidad para hacer una observacion socarrona y, acaso, justa. Pero si insinuo, por ejemplo, que la hiena es "carcajada amarilla, jorobada de hiel, Cuasimodo relampagueante de la noche africana", ya estoy haciendo mezcolanzas de regularidades, y por tanto, poesia.

En la poesia moderna se capto muy pronto el lado estetico de la ruptura del dato de vinculacion. Por ejemplo, la llamada "enumeracion caotica" no hace sino aprovechar el valor estetico de lo inmotivado o acausal, y por ello inexplicable.
   Para buscar mi infancia Dios Mio
   comi limones estrujados, establos,
   periodicos marchitos,
   pero mi infancia era una rata que
   huia por un jardin oscurisimo


Al torrencial genio literario de Garcia Lorca le costo trabajo incorporar el surrealismo a su poesia, y lo llevo a una edad de oro en Poeta en Nueva York. A Paz, en cambio, le fue sencilla la asimilacion. Como sabemos, Paz salio al mundo cuando el movimiento surrealista estaba ya enteramente articulado. La poesia hizo surrealista a Paz. La poesia y el clarividente rechazo de Breton a abrazar la ortodoxia comunista.

Y, en todo caso, el surrealismo significo un ambito de libertad, pues era "un gran momento de la juventud del mundo", como proclamo Cardoza y Aragon que milito en el en los anos veinte.

El surrealismo caracterizo el tiempo de Paz, como el romanticismo o el barroco identificaron otras epocas. No sabemos por que el siglo que vio un desarrollo sin precedentes de la ciencia y la tecnologia tuvo, como modelos esteticos, el arte primitivo, por un lado, y la magia, el ocultismo y los suenos por otro. No sabemos ni podemos saber ... porque una epoca, como un individuo, no puede nunca desentranar que es lo importante y peculiar de su propia vida: esa es zona de tiniebla, de sombra, de noche, que nos envuelve como "una silenciosa cascada de plumas negras", segun observo el maestro que hoy nos congrega.

(1) Escrito base de una disertacion en el seminario "Octavio Paz y el surrealismo", organizado por el Instituto Cervantino de Paris, en esa ciudad, en 2000.
COPYRIGHT 2007 Editorial Vuelta, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Octavio Paz y el surrealismo
Author:Hiriart, Hugo
Publication:Letras Libres
Date:Jan 1, 2007
Words:1121
Previous Article:El perfume de Tom Tykwer.
Next Article:Inciativas de ley.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters