Printer Friendly

Estatus, poder y construccion del paisaje en el centro monumental de Moxviquil, Chiapas, Mexico.

Durante el periodo Clasico Tardio (300 d.C.-900 d.C.), Los Altos de Chiapas se transformaron en una red de pequenas unidades politicas. En estos poblados, pequenos centros civico- ceremoniales situados en cumbres de cerros desempenaban diversas necesidades politicas, economicas, religiosas y posiblemente defensivas, de la poblacion aledana (Adams, 1961; Culbert, 1965). A pesar de su distancia geografica de los grandes centros mayas situados en las tierras bajas, estos "centros menores" (Ianonne y Connell, 2003) reflejan una relacion entre forma y significado a diferentes de niveles (Rapoport, 1982). En los centros menores de Los Altos de Chiapas como Moxviquil, estas formas y significados incluian la codificacion de principios cosmologicos, el refuerzo de los niveles sociales y de las relaciones de poder, y la utilizacion del entorno construido para condicionar el movimiento de los individuos por medio de la vista panoramica, por lo cual frecuentemente servian tanto para propositos defensivos como para el control social.

Las excavaciones realizadas por Frans Blom y Clarence Weiant en Moxviquil entre 1952 y 1593 aportan valiosas pruebas sobre el paisaje construido en el centro monumental de Moxviquil. Actualmente podemos abordar estos temas gracias a los esfuerzos de conservacion del Museo Na Bolom, antes residencia de Blom en San Cristobal de Las Casas y ahora convertido en hotel y museo, donde se archivaron cuidadosamente cuadros, mapas, fotografias y objetos de las dos temporadas de excavaciones de Blom y Weiant en 1952 y 1953, los cuales se hallan disponibles para su estudio. En 2006 y 2008, Elizabeth Paris paso varios meses catalogando, organizando y reanalizando estos materiales. Confiamos en que los resultados de estos esfuerzos, como los que se presentan en este articulo y en otras publicaciones, difundan a una audiencia mas amplia el trabajo realizado por Blom y Weiant.

El entorno construido: forma y significado

Desde hace tiempo, los cientificos sociales han reconocido que el entorno construido envia mensajes a diversos publicos y a diferentes niveles (Rapoport, 1982; A. T. Smith, 2003; Smith, 2008). Rapoport (1982) clasifica su significado en tres categorias generales. El significado de nivel mas alto se relaciona con las cosmologias, con las visiones del mundo y con el dominio de lo sagrado y, al abordar un conocimiento de caracter esoterico, generalmente estaba restringido a pocas personas. El significado de nivel medio transmite mensajes sobre las relaciones de identidad, el nivel social y las relaciones de poder. El significado de nivel bajo se refiere a la relacion entre arquitectura y comportamiento, y al efecto del entorno construido sobre el comportamiento de las personas, sus emociones y sus modos de actuar. Juntos, estos tres niveles de significado componen los "paisajes culturales", definidos por Cullen (1971) como "el arte de dar coherencia visual y organizativa a un conjunto de edificios, calles y espacios que conforman el entorno urbano" y son el resultado del modo en que los individuos experimentan, perciben, interpretan y representan el entorno construido (A. T. Smith, 2003).

Aunque durante mucho tiempo los arqueologos se han sentido atraidos por los aspectos del significado del nivel alto, estos son casi imposibles de interpretar en el registro arqueologico sin solidas fuentes etnograficas o etnohistoricas a partir de las cuales se puedan crear analogias. Muchas analogias son mitos de creacion o mitos de origen del grupo etnico en cuestion e interpretan la localizacion espacial y las formas de construccion de edificios, monumentos, puntos de acceso, calzadas y caminos como un reflejo de la ubicacion respectiva de la tierra y sus elementos geograficos sagrados (montanas, cuevas, cuerpos de agua, formaciones de rocas), con relacion a los cielos y al inframundo (Aguilar et al., 2005; Ashmore, 1991, 1992, 2005; Ashmore y Sabloff, 2002; Brady, 1991; Brady y Ashmore, 1999; Heyden, 1975; McCafferty, 2002; Schele y Freidel, 1990). Otras propuestas se basan en las alineaciones para explicar los emplazamientos de edificios y calzadas con relacion a fenomenos astronomicos y elementos naturales del paisaje (Aveni, 1999; Closs, 1979: Malville y Putman, 1993) o interpretan el diseno de edificios con base en numeros sagrados y ritmos celestes (Mannikka, 1996).

El ejemplo mas comun en cuanto al significado de nivel medio en estados mas antiguos consiste en utilizar la monumentalidad para expresar el poder politico y el control (Trigger, 1990). En el paisaje geopolitico, estos significados de nivel medio se producen en el mundo fisico a traves de barreras y fronteras fisicas, demarcaciones de diferencias, de hegemonias, de exclusion e inclusion, en claves evocadoras que senalan independencia o lealtad, y en la representacion del propio orden del mundo politico (A.T. Smith, 2003). Los edificios monumentales --aquellos que tienen mas tamano del necesario para propositos utilitarios--evocan mensajes sobre la capacidad del Estado para llevar a cabo grandes proyectos, para transformar el desorden en orden y para forzar a los individuos a adaptarse a las necesidades sociales (Blanton, 1989).

El significado del nivel bajo en los estados antiguos se ha abordado por medio de acercamientos que buscan interpretar como las dimensiones practicas del paisaje se experimentan desde el interior de un espacio particular. Adam T. Smith (2003: 73) las describe como "experiencias espaciales", en las cuales cuerpos y objetos se distribuyen, se transportan, se comunican, se administran y se dividen en el paisaje. Esta idea toma en cuenta tanto el desplazamiento por espacios terminados como las tecnicas y tecnologias de construccion. Su modelo tambien incorpora la percepcion espacial y el modo en que los actores perciben los espacios fisicos a traves de senales, signos, claves y codigos, y los reproducen por medio de representaciones como mapas o ilustraciones. Las experiencias compartidas en un entorno comun pueden ser la base de una identidad compartida, dado que son afines la interpretacion de la naturaleza del mundo, asi como las experiencias y las practicas mediante las cuales la gente trabaja para llegar a ciertas metas que son percibidas como comunes (Yaeger, 2003: 123). Smith (2008: 14) adapta este concepto para debatir sobre "la interaccion de paisajes culturales", concepto que define como un proceso de interaccion entre las personas y el entorno construido en las ciudades. Su propuesta incluye el acceso a espacios, el movimiento por el ambiente construido, la visibilidad de los elementos y los efectos conductuales de la monumentalidad cuando se abordan a traves de datos arqueologicos. Otros enfoques relacionados con los anteriores son el analisis de acceso (Hopkins, 1987), la visualizacion por linea de vista (Inomata, 2001), el analisis visual y las caracteristicas visuales de los rituales reales escenificados en la epoca clasica maya (Inomata, 2006).

Estos tres tipos de significado componen los "paisajes culturales", definidos por Cullen (1981) como "el arte de dar coherencia visual y organizacion al conjunto de edificios, calles y espacios que conforman el entorno urbano". El acercamiento de Smith (2007: 7) a la planeacion urbana analiza el orden de los edificios y los espacios en los ambitos urbanos por medio de la disposicion de los edificios, la formalidad y monumentalidad del diseno, la ortogonalidad y otras formas de orden geometrico, su acceso y la visibilidad. Examina tambien la uniformidad de inventarios arquitectonicos, la disposicion de los espacios, la orientacion y la metrologia.

Forma y significado en centros urbanos mayas

Dado que las ciudades mayas varian ampliamente en tamano, forma, organizacion e inventarios arquitectonicos, se han hecho muchos intentos de acercarse a la planeacion de las ciudades mayas desde las perspectivas de significado de los niveles alto, medio y bajo. Wendy Ashmore y Jeremy Sablofff (Ashmore, 1991, 1992, 1999; Ashmore y Sabloff, 2002) han definido varios principios organizacionales de planeacion de sitios para la arquitectura civico-ceremonial del periodo Clasico Tardio maya relacionados con el significado del nivel alto a partir del Popol Vuh y otras fuentes etnograficas y etnohistoricas de la religion maya, los cuales aplican a varias ciudades mayas de las tierras bajas del periodo Clasico Tardio como Copan, Tikal, Sayil, Seibal y Xunantunich. Estos principios son:

1. Marcada referencia a un ej'e norte-sur en la organizacion del sitio.

2. Complementariedad formal y funcional o dualismo entre norte y sur.

3. La adicion de elementos en el este y el oeste para formar un triangulo con el norte, y la frecuente supresion de marcas de posicion en el sur.

4. La presencia de un juego de pelota, en muchos casos, como transicion entre el norte y el sur.

5. El uso frecuente de calzadas para destacar las conexiones entre los elementos citados y para subrayar la unidad simbolica de todo el conjunto.

Ashmore y Sabloff (2002) describen con precision las desviaciones de estos principios en los sitios con fuertes componentes del Preclasico o Clasico Terminal. En particular, advierten que el eje este-oeste es mas comun en la arquitectura monumental de los sitios del Preclasico, mientras que los sitios con componentes preclasicos y clasicos, como Seibal, con frecuencia presentan el eje de orientacion este-oeste. Adicionalmente, se ha dedicado mucho trabajo en algunos sitios concretos a vincular elementos especificos con creencias religiosas, con representaciones del universo, con los puntos cardinales o con fenomenos celestes como el hogar de tres piedras o tenamaste (Ashmore y Sabloff, 2002; Brady y Pruefer, 2005; Pugh, 2001; Schele y Freidel, 1990; Yaeger, 2003). En los sitios habitados durante cientos de anos, los gobernantes y los nobles de alto rango podian ampliar o cambiar los centros monumentales ya existentes, o financiar la construccion de nuevos conjuntos civico-ceremoniales, de tal manera que diferentes conjuntos de un mismo sitio pueden reflejar ideas diversas sobre el trazado de un sitio maya a lo largo del tiempo (Barnhard, 2000; Harrison, 1999).

El trazado de las ciudades mayas tambien combino una amplia variedad de elementos de planificacion disenados para reforzar el nivel social, el poder y otros elementos del nivel medio de significado propuesto por Rappoport (Rappoport, 1990; Chase et al, 1990; Demarest, 1992; Fash, 1998; Folan, etal, 2001; Houston, 1998 a,b,c; Inomata y Houston, 2001; Kowalski, 1999; Miller, 1998; Webster, 1998). Los mayistas han senalado que:

... La arquitectura civil frecuentemente esta orientada a situar a los lideres politicos y/o religiosos en posiciones donde transmitan autoridad; para que todos conocieran tales emplazamientos, los lugares a menudo se senalan con multiples y profusos mensajes que indican autoridad mediante la utilizacion de los simbolos propios de cada cultura (Ashmore 1991: 199).

En especial, las elites y los gobernantes mayas disponian las ubicaciones de la arquitectura monumental como palacios, templos (incluidos los templos destinados al enterramiento de los gobernantes), estelas y otros monumentos, en lugares que transmitian autoridad, como la cima de los cerros naturales o artificiales, o en areas de acceso especialmente restringido como las plazas. La arquitectura con frecuencia proyectaba un gran contraste visual entre los templos altos, verticales, y las amplias y llanas plazas. Las estelas e inscripciones se exhibian de manera prominente para glorificar a los gobernantes y los mostraban con frecuencia asociados a seres sobrenaturales (ancestros, deidades, etcetera) o participando en actos asociados con el poder o rituales religiosos, o mostrando grandes destrezas en la guerra o en el juego de pelota. Estas imagenes evocaban a los ancestros reales de los regimenes politicos urbanos, quienes asi confirmaban su poder politico, su nivel social y su acceso a recursos (McAnany, 1998: 272). La posicion relativa de las plataformas de los templos y plazas, de las terrazas, y la relativa apertura de las plataformas y corredores, habrian sido el escenario de actividades especiales religiosas y administrativas destinadas a engrandecer su prestigio ante la poblacion o ante un selecto publico de la elite (Yaeger, 2003). Las ciudades planificadas mayas frecuentemente imitaban la organizacion civico-ceremonial, la orientacion y los inventarios arquitectonicos de sus aliados politicos o de las autoridades (Ashmore y Sabloff, 2002). Sin embargo, la construccion de la arquitectura no monumental puede representar, de manera similar, estrategias politicas al crear y reforzar las divisiones sociales (Pugh, 2001: 37), aunque aparenten ser inocuas y parezcan haber sido creadas por razones pragmaticas (Eco, 1997: 182-185).

Aunque factores de preservacion, asi como la distancia temporal y cultural entre los investigadores modernos y los mayas antiguos, impiden una compresion completa o una reproduccion de las experiencias espaciales que ocurrian en las ciudades mayas, los investigadores han logrado comprender estas experiencias reconstruyendo la arquitectura y los inventarios arquitectonicos, los caminos y puntos de acceso, las cuencas visuales y las representaciones de ciudades mayas, particularmente la vida de la elite en la corte pintada sobre vasijas y murales. El inventario arquitectonico de Kubler (1961) de ciudades mayas incluia el camino/vereda, la plataforma, el recinto, el juego de pelota y edificios de varios tipos. Tambien identifico que las plazas y recintos se crearon como marcos que cerraban el espacio. Asimismo, argumento que toda la arquitectura maya podia verse como una elaboracion basada en tres elementos fundamentales: la plataforma, la choza y la vereda. Las escaleras anaden un cuarto elemento critico que debe considerarse como un elemento distinto de la plataforma o la choza (Miller, 1998: 188). Sin embargo, los sitios mayas incluian otros elementos que no estaban comprendidos en estos cuatro, como los juegos de pelota, las estelas y altares, los arcos, los sistemas de desague y los sistemas de fortificacion como muros y terraplenes.

En las ciudades mayas, los edificios, las plazas y las veredas que conducian a ellos, a traves de ellos, o pasaban delante de ellos, eran los lugares destinados a la actividad y a la evocacion de la memoria social de acciones pasadas (Chase y Chase, 1998). Los templos, los juegos de pelota y las residencias de las elites, asi como las viviendas del comun del pueblo, frecuentemente contenian ofrendas y entierros, y a menudo se edificaron sobre fases de construccion previas, donde en muchos casos se habian depositado ofrendas de terminacion de construccion (Chase y Chase, 1998: 299). Algunas actividades de las elites asociadas con edificios o emplazamientos fisicos (o con actos de construccion de la poblacion trabajadora) pueden recrearse en la mente por medio de los grabados o pinturas ubicados en las fachadas de los edificios, en las paredes de las terrazas, en las cresterias, en las esculturas y en las estelas, las cuales a menudo presentaban imagineria religiosa (Schele, 1998). Estos grabados y pinturas tambien solian incluir textos jeroglificos y/o escenas que representaban o describian elementos arquitectonicos y eventos asociados a ellos (Stuart, 1998).

Otros aspectos de la experiencia espacial corresponden a como los mayas crearon y utilizaron la topografia de manera selectiva durante el pasado prehistorico, lo cual incluia tanto el uso selectivo de la topografia natural como la creacion de topografia artificial por medio de terrazas, plataformas y edificios altos. En numerosas ciudades mayas como Tikal (Scarborough, 1998), Palenque (Barnhart, 2001), Tonina (Becquelin y Baudez, 1982), Bonampak (Pina Chan, 1961) y Utatlan (Wallace y Carmack, 1977), los centros civico-ceremoniales tienden a estar ubicados en emplazamientos topograficamente elevados y los edificios de estos centros se destinaron para templos altos y palacios, los cuales contaban con una visibilidad excelente sobre extensas zonas del sitio (Barthes, 1979). Desde las areas topograficamente mas bajas y los asentamientos perifericos, la visibilidad sobre la mayor parte del sitio seria relativamente escasa dado que los muros de contencion y la topografia ondulada ocultarian las vistas. Sin embargo, las estructuras grandes del centro civico-ceremonial si se divisarian. El acceso a las plazas del centro civico-ceremonial con frecuencia era controlado por la ubicacion de los edificios directamente contiguos uno del otro, la construccion de plataformas elevadas, los muros de las terrazas o fortificaciones y la localizacion de veredas o pequenos senderos, escalinatas, rampas y calzadas. La topografia a menudo reforzaba las divisiones de estatus social y economico dado que las ceremonias, la actividad ritual, el consumo y las residencias de alto rango se localizaban en los niveles topograficos superiores, mientras que las actividades productivas y las viviendas de estatus inferior estaban ubicadas en los niveles mas bajos (Folan et al., 2001). Se ha identificado este patron en otros sitios de Mesoamerica como en Xochicalco y El Palmillo (Feinmen, et al. 2006; Hirth, 2000).

El centro monumental de Moxviquil

Moxviquil esta situado sobre la vertiente norte del valle de Jovel, en un area escarpada y montanosa de Los Altos centrales de Chiapas, lugar donde actualmente se localiza la ciudad de San Cristobal de Las Casas. Aunque Los Altos de Chiapas nunca tuvieron una poblacion urbana tan grande y densa como sus contrapartes de las tierras bajas mayas, albergaron una diversidad de pequenas entidades politicas durante los periodos Clasico Tardio (600 a.C.-1000 a.C.) y Posclasico (1000 a. C.-1524 a.C.) (Adams, 1961; Culbert, 1965; McVicker, 1969, 1974; Paris, si). Estas unidades politicas probablemente estaban relacionadas por alianzas politicas y redes economicas a traves de las cuales intercambiaban obsidiana, ambar, ceramica fina, conchas marinas y otros productos (Paris, s.f.). Con base en los tipos de ceramica recuperados en el centro monumental de Moxviquil (Paris et al., s.f.), asi como en las fechas de radiocarbono obtenidas en zonas residenciales cercanas (Paris, s.f.), el sitio parece haberse establecido durante la fase temprana del periodo Clasico Tardio, siendo contemporaneo a otros centros monumentales pequenos ubicados a lo largo de Los Altos de Chiapas como el cerro Ecatepec (Culbert, 1965), Yerba Buena (Bryant, 1988; Culbert, 1965) y Rancho San Nicolas (Culbert, 1965). Los asentamientos parecian concentrarse durante este periodo en los centros monumentales, pero se expandieron a traves de las numerosas cimas de los cerros vecinos durante el periodo Posclasico Temprano (Paris, s.f.). Durante el periodo Posclasico Tardio, cantidades menores de ceramica de este periodo estudiadas sugieren que la poblacion disminuyo o se reasento (Paris, s.f.), posiblemente en nuevas entidades politicas que estan etnograficamente documentadas, como el centro de comercio interregional de Zinacantan o el asentamiento en el cerro fortificado de Chamula (Calnek, 1988: 20). Sin embargo, muchos terrenos del centro monumental de Moxviquil y de su periferia estuvieron poco habitados durante los periodos Posclasico Tardio y Colonial (Blom, 1952a; Paris, s.f.; Paris et al., s.f.).

Los datos sobre el centro monumental de Moxviquil proceden de las excavaciones de Frans Blom y Clarence Weiant realizadas durante dos temporadas, en 1952 y 1953 (Blom, 1952a,b; Blom, 1953a,b,c,d; Blom, 1954a,b; Blom, 1955; Blom, 1988; Blom y Weiant, 1953, 1954; Blom et al., 1995; Weiant, 1952, 1953, 1954a, b). Blom, arqueologo y explorador danes, llego a San Cristobal de Las Casas en 1950 con su esposa, la reportera y antropologa suiza Gertrude Duby. El Lic. Hermelindo Santiago Vital, un maestro local, atrajo la atencion de Blom hacia Moxviquil al mostrarle un tepalcate del sitio con glifos grabados. Una visita al sitio le convencio de su potencial arqueologico. En 1952, Blom y Weiant lograron conseguir fondos y los permisos de excavacion para iniciar su proyecto. Comenzaron limpiando una amplia franja de bosque en los accesos norte y sur del centro monumental del sitio, desde la Estructura D hasta la cima del cerro y la Plaza Superior. Posteriormente, Blom consiguio que ninos de las escuelas de San Cristobal y del cercano barrio de Ojo de Agua subieran a la montana los sabados para recorrer el bosque y recoger los objetos que encontraran en la superficie. Las excavaciones durante la temporada de 1952 se centraron en "El Santuario", un pequeno templo de piedra situado en el extremo occidental de la Plaza Superior. Durante su segunda y mas extensa temporada en 1953, se centro en los templos norte y sur de la Plaza Superior, en la escalinata monumental, en las terrazas residenciales y en la Estructura D, un templo situado en el extremo norte de la Plaza Principal. Durante su trabajo, descubrieron enterramientos y ofrendas, casas de material perecedero y una amplia variedad de objetos, como piezas de ceramica, herramientas y restos de pedernal y obsidiana, figuritas, incensarios y ornamentos. Al concluir la temporada de 1953, las piezas, mapas, fotografias y documentos procedentes de las excavaciones se guardaron o exhibieron en el Museo Na Bolom, residencia de Blom y Duby en San Cristobal de Las Casas. Mas recientemente, las excavaciones realizadas por Paris y Lopez Bravo (Paris, s.f.) han documentado, durante sus excavaciones fuera de los monticulos, varios asentamientos residenciales en la periferia de Moxviquil.

El centro monumental de Moxviquil esta localizado en un eje norte-sur a lo largo de la cima, en la vertiente norte, y en una depresion de varias montanas situada en el extremo norte del valle de Jovel (mapa 1 y foto 1). La Plaza Superior de Moxviquil esta asentada en la cima del cerro, a 2,328 metros, y su Plaza Principal, ubicada en la depresion de la base norte del cerro, se encuentra a una altitud de 2,300 metros (Paris, s.f.). En la base de la montana, sobre su ladera sur, se halla el barrio de Ojo de Agua, a unos 2,100 metros. El lugar recibe este nombre por una vertiente de agua natural que emerge de la base de la montana. Al norte de la montana se encuentran dos arroyos que transcurren paralelamente a cada lado de la Plaza Principal. Uno de ellos recibe el nombre de "La Cordillera de Chupactic", nombrado asi por el ejido en el que se encuentran sus terrenos (Blom 1952b). En general, el clima local es similar al del valle de Jovel y la vegetacion predominante es bosque de encino.

El centro monumental del sitio probablemente se utilizo como centro local administrativo, politico y religioso, como zona habitacional para las elites y sus servidores, y podia tambien haber alojado un mercado para la comunidad circundante. La Plaza Superior (Seccion A) era un pequeno grupo cuadrangular situado en la cima del cerro, con un posible relicario o capilla al oeste (Estructura A), y las residencias de las clases superiores o las estructuras administrativas, donde se encontraron diversos enterramientos reales o de nobles y ofrendas, estarian situadas al norte y al sur (Imagen 1). Sobre la pendiente norte de la ladera del cerro, bajo la Plaza Superior, se encuentra una serie de cinco terrazas artificiales con muros de piedra fortificados (Seccion b), conectadas por una escalinata monumental y sustentadas por cimientos bajos de piedra que probablemente sostuvieron estructuras perecederas de barro y lodo o de bajareque; estas terrazas pueden corresponder a las residencias de elites secundarias y/o de criados, y algunas se asocian a actividades de produccion litica. En el paso situado en la base del cerro hay espacios publicos y estructuras ceremoniales (Secciones c y d): un juego de pelota, una plaza principal y tres pequenos templos o edificios administrativos senalados como Estructuras b, c y d. Las otras tres laderas del cerro de la montana fueron terraceadas, pero eran relativamente empinadas y probablemente ofrecian una defensa natural en epocas de conflicto. Sobre el lado oeste, un pequeno arroyo llamado Ojo de Agua corre en un profundo barranco, mientras que el lado este presenta una pendiente mas suave, y unas veredas que conducen a la plaza principal (hoy en dia y quiza tambien antiguamente) permiten acceder al fondo del valle desde esa direccion. Estos elementos defensivos son comunes en los sitios de Los Altos centrales de los periodos Clasico Tardio y Posclasico Temprano (Adams, 1959, 1961; Culbert 1965; McVicker, 1969, 1974).

En la Seccion A se situan la Terraza Sur y la Plaza Superior (Blom, 1952b). La Plaza Superior descansa sobre la cima de la Terraza 5, ubicada en la cumbre del cerro, y consiste en tres estructuras (designadas como Piramides Oeste, Norte y Sur por Blom y Weiant) que rodean una pequena plaza de aproximadamente 20 metros cuadrados, con un pozo de saqueo sobre el cuarto lado (este) donde anteriormente se encontraba una cuarta estructura (la Piramide Este). Segun los trabajadores locales de Blom, la Piramide Este fue totalmente saqueada y destruida en algun momento a principios del siglo XX. La Plaza Superior estaba dominada por la Piramide Oeste (Estructura A, tambien llamada el Relicario o la Capilla) y una pequena estructura rectangular con una base de ocho por nueve metros (Blom, 1953a) localizada sobre el lado oeste del grupo de la plaza, la cual fue el objetivo principal de las investigaciones de Blom y Weiant en 1952. Un foso excavado en el centro del monticulo revelo una serie de escaleras de piedra (Weiant, 1952; Weiant, 1954a: 31); debajo de uno de los peldanos de la escalera que conduce a la Capilla se encontro un hacha ceremonial de alabastro como las que pueden encontrarse en el Costa del Golfo (Anon, 1954a). El hacha estaba tallada con la forma de una cabeza humana de perfil. En tiempos antiguos se habia quebrado accidentalmente, por lo que fue depositada en el relleno. Nuevas excavaciones revelaron los muros bajos y gruesos de piedra que contenian un "altar" (posiblemente un asiento/trono) en la mitad trasera de la estructura (Anon, 1954a). Sobre el banco se encontraban unas burdas figuras esculpidas en la piedra que Weiant considero como reliquias de un periodo anterior (Weiant, 1952, 1954a: 31). Otro hallazgo consistia en una cabeza de barro finamente esculpida que representaba un hombre viejo con un elaborado tocado, tatuajes en la cara y los dientes delanteros afilados (Blom, 1954b), la cual fue extraida de la tierra negra suelta que habia frente al altar. Una pequena jarra decorada con caras humanas en cada lado se desenterro cerca de la entrada del edificio. Los lados y la parte de atras de la piramide formaban una serie de tres cuerpos o gradas. Weiant creyo que no habia pruebas de que la Capilla hubiera tenido un techo de piedra de arco maya, sino que mas bien los muros habian sido de bajareque, construidos de "barro y lodo" sobre cimientos de piedra y cubiertos por un techo de paja (Weiant, 1954a).

Blom y Weiant tambien excavaron parte de las estructuras situadas en los flancos norte y sur de la Plaza Superior. Sobre el lado norte de la plaza, la Piramide Norte (tambien denominada Monticulo 1) era en 1952 un largo y bajo monticulo que media 12 metros por cuatro en plano (Blom, 1953a). En 1952, la excavacion de un foso sobre el eje revelo una tumba rectangular con muros de piedra a la que se llamo Tumba 1. La Tumba 1 no contenia ninguna pieza ni restos humanos y estaba ubicada directamente debajo de un piso del periodo Posclasico Temprano en el lado sur del monticulo, dentro de la plaza. Las excavaciones de 1953 en la Piramide del Sur (tambien llamada Monticulo Sur) sacaron a la luz algunas de las mas ricas tumbas y ofrendas encontradas en el sitio, como las Tumbas 3, 4, 5 y 6, y la Ofrenda 2. Weiant y sus trabajadores iniciaron con un foso que atravesaba los 40 pies de largo del monticulo de norte a sur. Aproximadamente diez pies al este del centro se encontro un muro que corria en la misma direccion que el foso (Anon, 1954a; Weiant, 1954a); un muro similar se excavo sobre el lado oeste (Weiant, 1954a). Entre los escombros, Weiant encontro dos cabezas de figuritas, un fragmento de una escultura que representaba un jaguar y otra cabeza antropomorfica de piedra (Blom y Weiant, 1954). Los muros paralelos delimitan dos estratos de pisos de estuco (Weiant, 1954a); desde el piso mas alto, Weiant y sus trabajadores observaron un par de lajas verticales de piedra con otra laja de piedra horizontal sobre ellas; se le llamo Tumba 3 (Anon, 1954a). Al levantar las lajas, observaron primero dos tapaderas de incensarios detalladamente modelados (foto 2). Ambos receptaculos representan individuos importantes con tatuajes faciales, elaborados penachos y orejeras (Anon, 1954a); mas concretamente, podrian representar deidades o imagenes de antepasados. Entre ellos descansaba una vasija de barro blanco con un diseno alrededor del borde y un doble fondo con piedritas o bolitas de arcilla que suenan cuando se sacude. La vasija pertenece al tipo Provincia Plano-relief: Unspecified Variety, una variante incisa de una vajilla que se comerciaba interregionalmente, del tipo Balancan Fine Orange, la cual se fabricaba en la region de la Costa del Golfo durante el periodo transicional del Clasico Tardio al Posclasico Temprano (tambien conocido como Fine Orange Z; Smith 1958). Segun Donald Forsyth (comunicacion personal 2009), esta vasija, y todas las otras del tipo Provincia Plano-relief halladas en Moxviquil, probablemente son imitaciones de alta calidad producidas localmente, pero no son importadas. Yacia en la vasija la figurita de un jugador de pelota con todo su vestuario, pero sin cabeza. La ofrenda funeraria tambien contenia un metate pequeno y cinco pequenas sonajas de cuentas de caracolitos (olivesp.) con perforaciones. Se encontraron partes fragmentadas de dos esqueletos humanos: un fragmento del hueso occipital no fusionado de un craneo juvenil y el centro largo de una tibia con la epifisis no fusionada (erroneamente identificado por Weiant como hueso de animal; Anon 1954a). Lo anterior sugiere que estos elementos tal vez indican el enterramiento secundario de un individuo joven de la elite (probablemente de diez anos o mas joven).

En el mismo estrato, bajo la Tumba 3, Weiant y sus trabajadores hallaron una segunda tumba, llamada Tumba 6. Esta tumba contenia una vasija pequena con engobe blanco y con una base anular (tambien Provincia Plano-relief: Unspecified Variety). La Tumba 6 se encuentra ligeramente a un lado de la Tumba 3, a unos 25 cm al sur y otros 25 cm al este. La tumba esta superpuesta a un piso enyesado que cubria toda la plataforma. Bajo este piso enyesado, inmediatamente al norte de estas dos tumbas, se encontro la Ofrenda 2 (foto 3), una cavidad hueca de forma cubica construida con bloques de piedra caliza en un estilo identico a las tumbas (Weiant, 1954a). Contenia dos vasijas cilindricas, una dentro de la otra, de tipos de ceramica no identificados. La vasija mas grande se trataba de un fino vaso de color naranja con decoraciones geometricas incisas; la vasija mas pequena estaba decorada con dos tecnicas: un brillante engobe rojo en el borde con un diseno geometrico en blanco y negro en el cuerpo elaborado con la tecnica de "color-perdido" (pintura en negativo), cubierto con una capa de pintura de estuco verde palido con manchas circulares de color rojo oscuro. Al lado de estas vasijas encontro un plato plano de barro gris con un diseno estampado de glifos falsos, del tipo posteriormente designado como Pues Pseudo-glyph por el Proyecto de la Cuenca Superior del Rio Grijalva (Bryant et al., 2005).

Weiant y sus trabajadores continuaron excavando a lo largo del borde y debajo del piso de estuco que conecta los dos muros (Anon, 1954a), empezando en un extremo y trabajando a lo largo del piso. Poco mas de un metro al norte de la Tumba 3, y 90 cm al norte de la Ofrenda 2, bajo el piso de estuco encontraron otra tumba rectangular de piedra (foto 4), llamada Tumba 4, que media 5.15 por 0.52 metros y que contenia los restos de por lo menos cinco individuos de diversas edades. La tumba tenia quince pies de largo y dos pies de ancho. Los craneos y las mandibulas se encontraban amontonados en cada extremo, mientras que los otros huesos estaban apilados en el centro, lo cual sugeria que se trataba de entierros secundarios (Weiant, 1954a: 34). Los craneos mostraban la deformacion craneal caracteristica de muchos individuos de las elites mayas, la cual conseguian atando tablas de madera con correas en la frente y bajo la base del craneo.

Mas al norte, Weiant y sus trabajadores encontraron una cuarta tumba de piedra a la que llamaron Tumba 5. La tumba contenia un nicho de piedra que se proyectaba hacia el exterior de la pared, donde hallaron una vasija de tres pies con tres solidas protuberancias salientes de barro (Blom, 1953b). Una segunda ofrenda consistia en un cilindro con glifos incisos alrededor en una banda exterior. La tumba tambien contenia un gran numero--no especificado--de femures y tibias amontonados en el centro de la tumba, con fragmentos de craneos de por lo menos ocho personas apilados en la cima. Dos de los fragmentos estan expuestos en Na Bolom y se encontraban disponibles para su estudio. Uno de los fragmentos probablemente correspondia a un maxilar derecho superior de un hombre joven, con el tercer molar recien brotado y con una bifurcacion dental en los incisivos (Tipo Buuikstra y Ubelaker, 1994: 59; Rosario Acosta, comunicacion personal 2009). El otro fragmento era un trozo de mandibula inferior izquierda, el cual conservaba ambos premolares asi como el LM1, pero se le habian caido el LM2 y el LM3, y el hueso se encontraba reabsorbido, lo cual sugeria que el individuo era un poco mas viejo y/o tuvo una mala salud dental.

Debajo de la Plaza Superior, las laderas de las montanas eran muy pendientes y estaban cubiertas de terrazas por todos sus lados. Servian como espacios destinados a viviendas o a la agricultura, controlaban la erosion y reforzaban las defensas. Las terrazas de la ladera sur tenian una pendiente mucho mayor que las del lado norte y no fueron excavadas por Blom y Weiant. Cada una de las cinco terrazas situadas sobre el lado norte de la montana (Seccion B) estaba cenida por un solido muro de contencion hecho de bloques de piedra caliza no trabajados, con una gran escalinata monumental (foto 5) de aproximadamente 15 metros de ancho que se extendia desde la Estructura B hasta la Plaza Superior y que conectaba cada una de las terrazas con la siguiente (Weiant, 1954a). Habia algunas discrepancias entre el mapa de Blom y las descripciones que hizo Weiant de las terrazas en sus articulos y notas. Por ello, la Terraza indicada en el mapa como la numero 5 corresponde a la Terraza 4 en las notas de Weiant, mientras que la Terraza 5 es la que contiene la Plaza Superior. En la descripcion que sigue se utilizan las notas, las descripciones y el sistema de nomenclatura de Weiant.

Weiant tambien excavo la Terraza 4 durante la temporada de 1953 y, mientras trabajaba sobre el Monticulo Sur, le llamaron para observar el importante hallazgo que descubrio el nieto del capataz de 12 anos, Francisco Porras. En la esquina noroeste de la terraza, junto al muro de contencion de la Terraza 5, estaba la Ofrenda 1 (foto 6), la cual contenia una elaborada vasija cilindrica incisa que representaba a la deidad maya K'awiil de perfil, con un elaborado tocado de plumas, un collar, orejeras, y cargando un petate tejido bajo su brazo (erroneamente identificado como el dios de la muerte por Ruz Lhuillier en 1958). La vasija pertenece al grupo ceramico Silho Fine Orange (tambien conocido como Fine Orange X; Smith, 1958), y probablemente se trata de una vasija importada desde la costa del Golfo. Su boca estaba cubierta con una vasija invertida Fine Orange de tres pies. La vasija cilindrica contenia dos colmillos de jaguar, dos colmillos de jabali, dos ornamentos para la nariz--narigueras--y una cuchilla trapezoidal de obsidiana (Weiant, 1954a: 34). En la misma area se encontraron otros restos arquitectonicos que consistian en un muro de piedra y un piso de estuco pintado de rojo (Blom, 1958), lo cual sugeria que esta area funcionaba como residencia de las elites.

La Terraza 3, una amplia terraza residencial que cruzaba transversalmente la escalinata monumental, contenia una serie de muros bajos para estructuras residenciales o para construcciones sencillas de bajareque y con techos de paja; Weiant tambien la escavo en 1953. Cuando estaban retirando la vegetacion de la Terraza 3, Weiant y sus trabajadores, con la ayuda de Lord Edward Montagu que se encontraba de visita (E. Calnek, comunicacion personal 2009; Blom y Weiant, 1954b), recuperaron una amplia variedad de objetos de alta densidad. Destacan las grandes cantidades de puntas de proyectil, "de varios tamanos, desde pequenas puntas de flecha hasta puntas grandes de lanzas o atlatls", encontradas junto a cientos de pedernales del tamano de un puno, lascas parcialmente modificadas, productos rechazados y deshechos (Weiant, 1954a: 32). Tambien encontraron varias astas de venado modificadas para su uso mediante un sistema de talla. Los trabajadores informaron a Blom y a Weiant de que habian localizado dos grandes depositos de pedernal a 1.5 kilometros de distancia, a uno de los cuales pusieron el nombre de sitio de Piedrecitas de Fuego. Desafortunadamente, los esfuerzos de Paris por localizar estos depositos en 2009 no tuvieron exito. (2) Blom y Weiant supusieron que Moxviquil fue un gran taller y arsenal donde se manufacturaban puntas de proyectil, y que cazadores y guerreros habrian viajado desde lejos hasta Moxviquil para comerciar con estas armas (Weiant 1954a: 32).

Durante la temporada de 1952, Weiant y sus hombres estaban excavando la parte oeste de la escalinata, aproximadamente a media distancia entre las Terrazas 2 y 3, cuando observaron una laja de piedra a lo largo del extremo de la escalinata. Tras identificarla como una tumba de piedra, la excavaron inmediatamente y la nombraron Tumba 2. La delgada laja que cubria la tumba habia colapsado y habia aplastado el craneo y los restos post-craneo de un individuo, y habian roto una vasija cilindrica en cientos de pedazos (Vasija num. 93; Blom, 1954b). Al pie de la tumba tambien encontraron un plato gris del tipo Pues Pseudoglyph Pues Variety, una variedad comun hecha con molde, tipica de la cuenca superior del rio Grijalva durante el Clasico Tardio (Bryant et al., 2005). Este plato era identico a la vasija encontrada en la Ofrenda 2; otros tepalcates o fragmentos de platos del tipo Pues Pseudoglyph se encontraron en diversos lugares del sitio (Weiant, 1954a: 31). En el museo Na Bolom se encuentran en exposicion fragmentos de un craneo humano adulto y tres dientes de la mandibula de un individuo joven procedentes de la tumba. El craneo adulto presenta una deformacion tabular vertical y puede ser la calavera descrita brevemente por Romero Molina (1970) y Comas (1960). Los tres incisivos inferiores exhibidos tambien se atribuyen a la Tumba 2 y estan completos y no modificados.

Durante sus excavaciones en el lado opuesto (este) de la escalinata monumental en 1953, Weiant y sus trabajadores descubrieron otra ofrenda designada como Ofrenda 3. Aunque cada autor describe su contenido de distinta manera, si nos basamos en las etiquetas de los objetos y en las fotografias tomadas por Blom y Weiant, incluia numerosas vasijas de ceramica, entre ellas tres jarras policromadas de cuello largo con imagenes de tlacuaches (Yerba Buena Fine: Polychrome Variety), una vasija con un borde ancho y recto decorado con incisiones geometricas, un vaso de base anular curvada, un cajete con paredes inclinadas hacia afuera y decorado con incisiones geometricas, un plato de base anular del tipo Fine Orange con un motivo grabado de greca escalonada y una vasija con paredes curvadas hacia afuera del tipo Ixtapa Orange.

La Terraza 1 contenia restos coloniales y modernos, y la excavaron Blom y sus trabajadores durante la temporada de 1953. El primer hallazgo en la Terraza 1 fue una troje de maiz poscolombina elaborada con piedras tomadas de ruinas precolombinas. Blom reparo en que los trabajadores se acordaban de la existencia de esta troje (Blom, 1958). Ademas, Blom y sus trabajadores descubrieron los cimientos de una pequena capilla construida con palos cubiertos de repello, ornamentada con volutas de estuco alrededor de la puerta que coinciden con el estilo de finales del siglo XVI. Blom propuso que la presencia de la capilla en ese lugar sugeria que el sitio estaba aun ocupado cuando llegaron los espanoles en 1524 (Blom, 1958). Un grupo de frailes dominicos encabezado por el obispo Bartolome de Las Casas llego al valle de Jovel en 1545 y probablemente construyeron la capilla como residencia temporal para los frailes mientras se terminaba de construir su iglesia en el pueblo. Tambien encontraron una moneda de oro con el retrato de Carlos III fechada en 1801, junto con un fierro espanol "con punta de pedernal" que pudo haber servido a los primeros residentes espanoles para encender el fuego (Weiant, 1954a: 33).

Bajo la Terraza 1, Blom y sus trabajadores excavaron la Piramide B, un monticulo grande truncado con una serie de terrazas arriba. Blom dispuso que sus trabajadores excavaran un foso amplio por el centro del monticulo hasta varios pies por debajo del alto piso de la plataforma detras del cerro. Aunque los trabajadores removieron grandes rocas, no encontraron rastros de tumbas o estructuras de piedra. Finalmente, cerca del centro de la base del monticulo, el unico objeto que encontraron en la excavacion fue una cuenta de jade exquisitamente pulida y perforada. Desafortunadamente, el trabajador que la encontro la escondio en el bolsillo de su camisa, aunque uno de sus companeros de trabajo lo noto y reporto el robo. La cuenta fue asi recuperada y Blom y Weiant dieron de baja al culpable (Weiant, 1954a).

En la Seccion C, una serie de plataformas conducen desde la Piramide B, hacia abajo, hasta el juego de pelota. Aunque no se trata de una verdadera escalinata, Blom y Weiant llamaron a esta area Escalinata Norte. El juego de pelota tiene la forma de una "T" del tipo VII de patio cerrado (Taladoire, 1981), muy similar al de otros sitios del Clasico Tardio en Chiapas como Chinkultic, Tenam Puente y Tonina. El juego de pelota tiene cerca de 30 metros de largo, con un callejon de ocho metros de ancho y una anchura total de 14.5 metros (Blom, 1953a). La cancha tiene una orientacion este-oeste y su lado norte linda con la Estructura C (Monticulo 6), un monticulo largo y bajo de aproximadamente seis metros de alto y 20 metros de largo (Anon, 1954a). Blom y sus trabajadores lo excavaron en 1953 mientras Weiant excavaba la Terraza 3.

La Seccion D era la parte norte del centro monumental de Moxviquil y estaba formada por la Plaza Central o Principal y la Estructura D. La Plaza Principal probablemente era el foco principal de las actividades del centro monumental (Anon, 1954a). La plaza era grande y cuadrada, media aproximadamente 45 metros y estaba rodeada sobre sus costados este y oeste por una series de monticulos bajos (Blom, 1950). Su lado norte limita con la Estructura D (Piramide Principal, Monticulo 7), una piramide de tres niveles de aproximadamente 40 metros de largo. Blom excavo un ancho foso que cruzaba la Plaza Principal, el cual aparece localizado en el mapa como una pequena estructura circular en el centro de la plaza. Blom tambien excavo un foso ancho sobre la Estructura D y descubrio una escalinata central con cuatro peldanos hecha de bloques de piedra, pero encontro pocos objetos y ninguna tumba.

En el curso de posteriores investigaciones en el valle, Blom encontro otro enterramiento en una cueva (Blom, 1954b: 131-134; citado tambien por Ruz Lhuillier, 1968: 105). La cueva esta localizada al norte de San Cristobal, a corta distancia (500 metros), al oeste de Moxviquil. Contenia dos craneos fragmentados que presentaban deformacion craneal, junto con algunos huesos dispersos. El agua calcarea que goteaba en la cueva habia fosilizado el deposito entero formando un bloque solido de travertina. A partir de los fragmentos, Blom aun pudo distinguir el tipo de deformacion craneal de tipo (a) antero-posterior, y determino que diferia de la deformacion tabular (b) registrada en los enterramientos de Moxviquil. Segun Blom, la cueva podria haber sido un osario con enterramientos secundarios. Blom menciona brevemente la presencia de algunas ofrendas "toscas" que contrasto con las ricas ofrendas mayas de los entierros de Moxviquil, y tambien sugirio como fecha de enterramiento el periodo Posclasico Temprano. Herberto Morales reporto otra tumba de piedra en el centro monumental de Moxviquil. Esta tumba, que describen en detalle Paris et al. (s.f.), no ha vuelto a localizarse y su origen cronologico es incierto, pero tuvo una decoracion policroma.

Forma y significado en el centro monumental de Moxviquil

Ambas zonas del sitio, la residencial y la publica, reflejan un alto nivel de planeacion urbana, con formas que encierran codigos y refuerzan una variedad de significados de los niveles alto, medio y bajo. En el nivel mas basico, el centro monumental se construyo a partir de trabajos coordinados que habrian requerido mano de obra organizada a mediana escala. El sitio muestra modificaciones de ampliacion de las laderas y superficies para formar terrazas y plazas llanas, asi como la construccion de solidos muros de contencion de piedra en cada terraza, cimientos de piedra en todas las residencias, muros de piedra en el juego de pelota y plataformas de piedra en pendientes, escaleras y cimientos en las Estructuras A, B, C y D. Afortunadamente para los constructores, el centro monumental y los cerros vecinos se encuentran sobre un lecho de piedra caliza del que obtuvieron los materiales necesarios para la construccion. El fondo de roca madre tambien les habria proveido de los recursos para la construccion de los pisos de repello recuperados en la Plaza Superior y sobre la Terraza 4. La estructura superior perecedera de los techos de paja ubicados sobre los cimientos de piedra tambien requirieron mano de obra para su construccion y mantenimiento, aunque el trabajo invertido en estas estructuras sin duda fue mucho menor al destinado a los majestuosos templos y a las bovedas escalonadas de los centros urbanos del Clasico Tardio de Peten (Haviland, 1970) o de la region Puuc (Tourtellot, 1993).

El centro monumental de Moxviquil se puede dividir en dos espacios diferentes: uno residencial en la Plaza Superior y sobre la terraza fortificada de la ladera del cerro, cuyo acceso estaba muy restringido, y otro publico en la parte posterior donde se encuentran grandes templos, el juego de pelota y la Plaza Principal. Aunque las estructuras del este y el oeste de la Plaza Superior pudieron haberse utilizado como santuarios o altares, tal y como originalmente se interpreto, los dibujos sugieren que el "altar" de la Piramide Oeste es realmente un banco que pudo haber sido usado como trono de los gobernantes del sitio. Es mas probable que esta plaza haya acogido las residencias y los espacios administrativos de la familia real. Las numerosas tumbas y ofrendas encontradas bajo los pisos de las estructuras del norte y del sur apoyan esta hipotesis. Las terrazas inferiores tambien estan asociadas con elaboradas tumbas y ofrendas; sin embargo, su posicion mas baja en la ladera del cerro sugiere un estatus inferior a las de la Plaza Superior. Parece mas probable que hayan sido las casas de miembros de la familia real o de otros residentes de alto nivel social y sus sirvientes. Otros habitantes pudieron haber residido en las terrazas situadas al este y al oeste de las areas excavadas. Una posicion mas alta sobre la ladera del cerro hubiera ofrecido a los residentes una mejor vista sobre las actividades en los espacios publicos y las estructuras ceremoniales, mientras que su posicion en cierto modo les ocultaba de las miradas de quienes se encontraban abajo. En concreto, las actividades de los residentes de la Plaza Superior permanecerian totalmente ocultas a la vista de quienes se encontraban abajo debido a la estructura norte.

Ademas de las restringidas lineas de situacion, el acceso fisico a las residencias de las elites sobre las terrazas superiores estaba relativamente limitado en comparacion con las residencias de personas de posicion mas baja situadas en las terrazas inferiores, y con la arquitectura civico-ceremonial localizada principalmente en el paso entre los cerros. Las terrazas sobre la ladera sur eran mucho mas empinadas y mucho mas angostas que las de la ladera norte, y Blom conjeturo que pudieron haberse utilizado para la agricultura, la defensa o para ambos fines (Weiant, 1954a). Sobre la ladera norte, cinco terrazas mas amplias destinadas a residencias estaban conectadas por una escalinata central ancha que constituia el unico acceso para ascender al cerro. El unico medio permanente para desplazarse entre las terrazas era la escalera monumental; los muros de contencion de las terrazas, muy pendientes, impedian el acceso entre las terrazas por los otros lados, aunque pudieron haber existido puntos de acceso no permanentes como escaleras de madera. El acceso a la Plaza Superior estaba estrechamente limitado por las estructuras adyacentes del norte, este y sur, la situacion de la escalinata desde la Terraza 4 en el angulo noroeste de la plaza, y la inclinacion tan pendiente de los muros de contencion de las terrazas. Mientras que el acceso a la arquitectura civico-ceremonial localizada en el paso al norte de la cima del cerro fuera un espacio relativamente abierto en comparacion con las laderas terraceadas, los espacios publicos como la Plaza Principal y el juego de pelota estaban flanqueados por templos como las Estructuras B, C y D. Ademas, la Plaza Principal estaba flanqueada por monticulos bajos sobre los costados este y oeste, desde los cuales probablemente se distribuia el movimiento de los habitantes y forasteros por cada uno de los accesos cuando entraban y salian del espacio.

El inventario arquitectonico y la organizacion espacial del centro monumental de Moxviquil presentan multiples similitudes con otros centros de los periodos Clasico Tardio y Posclasico construidos sobre cumbres de cerros en Los Altos de Chiapas, lo cual sugiere que en la region podian haber existido principios compartidos de planeacion de sitios de alto nivel. Su arquitectura parece mas solida que la de Yerba Buena y Rancho San Nicholas al sureste, sitios que se caracterizan principalmente por una arquitectura de residencias de las elites en la cima de sus cerros y por una mayor arquitectura civico-ceremonial en el paso inferior, como la forma de I del juego de pelota y las grandes plazas (Adams, 1961; Culbert, 1965). Esto contrasta significativamente con otros sitios del valle de Jovel, como el cerro Ecatepec, donde el juego de pelota en forma de I se encuentra en el valle; o sitios ubicados en cumbres de cerros como La Ermita, cuya arquitectura monumental se limita a un sencillo y pequeno recinto en la cima del cerro; o Huitepec, donde todavia no se ha descubierto arquitectura monumental. Tambien difiere significativamente del CV-30 localizado en el fondo del valle y de otros sitios del periodo Posclasico en Los Altos de Chiapas, como los sitios del valle de Ixtapa (McVicker, 1969) o San Gregorio (Culbert, 1965), cuya arquitectura monumental esta distribuida en dos cerros adyacentes (Adams, 1961). Sin embargo, la cantidad de trabajo invertida en la construccion de las terrazas residenciales y los muros de contencion son excepcionalmente altos en comparacion con otros sitios de Los Altos y recuerdan mas a sitios defensivos altos como Canajaste en la cuenca superior del rio Grijalva (Blake, 1985, 2009) o a Topoxte en el Peten (Wurster y Hermes, 2000).

Al igual que Yerba Buena y muchas ciudades de las tierras bajas mayas, el centro monumental de Moxviquil esta orientado sobre el eje norte-sur. De manera similar, todas las estructuras topografiadas estan alineadas casi con exactitud al norte magnetico. El grupo de la Plaza Superior se ajusta a muchos de los principios de planeacion de sitios del Clasico Tardio habituales en los centros de las tierras bajas mayas como Tikal y Copan (Ashmore, 1991: 261); (presumiblemente) los recintos gemelos que constituyen los costados oeste y este de la plaza, junto con las estructuras presumiblemente residenciales de las elites en los costados norte y sur, estaban asociados a cinco de las seis tumbas descubiertas en el centro monumental. Cuatro de las cinco tumbas de la Plaza Superior se relacionan con la estructura del sur, la cual Ashmore asocia con el inframundo. Por otra parte, el juego de pelota se encuentra en una posicion central, entre las partes norte y sur del sitio, a diferencia de otros muchos sitios de las tierras bajas mayas--tambien difiere con las canchas del Cerro Ecatepec y de Yerba Buena--, y esta dispuesto en una orientacion esteoeste, posiblemente debido a las limitaciones de espacio por lo escarpado del terreno. Asimismo, los juegos de pelota en forma de I de Rancho San Nicholas, Campo de Aviacion y La Tortuga estan orientados a 45 grados oeste respecto al norte y todos ellos se hallan sobre colinas o cerros con laderas empinadas (Culbert, 1965; McVicker, 1969).

Las tumbas de Moxviquil arriba descritas (ver tabla 1) estaban directamente asociadas con espacios residenciales de las elites en todo el centro monumental y podian haber sido utilizadas para evocar recuerdos de acciones pasadas (Chase y Chase, 1998), reforzando las reivindicaciones de las elites sobre determinados espacios fisicos o sociales (McAnany, 1995). Las tumbas estaban dispersas en las residencias de las elites, con prominencias que sobresalian de los pisos de repello. Ademas, la mayoria de ellas correspondia a entierros secundarios, lo cual sugiere que fueron sitios activos de rituales mortuorios de las elites en diferentes etapas. La Tumba 4 en particular probablemente funciono como osario donde fueron enterrados muchos individuos de las clases altas juntos de una manera mezclada. Las semejanzas entre las tumbas de Moxviquil y las tumbas contemporaneas en otras zonas de Los Altos de Chiapas, sugieren que las elites de Moxviquil compartian practicas mortuorias y creencias con otras elites gobernantes de la region. Las tumbas de piedra tambien mostraban muchas similitudes con entierros de las elites en valles cercanos, como el Pozo 3 del Clasico Tardio de Yerba Buena (Culbert, 1965) y los entierros transicionales del Clasico Tardio-Posclasico Temprano en el valle de Ixtapa, como La Tortuga, Campo de Aviacion y Los Cocos (McVicker, 1969: 196), aunque muchos de estos entierros fueron primarios y sencillos. En el cerro Ecatepec se descubrieron seis tumbas de piedra y una cista (Culbert, 1965: 19). Las tumbas eran casi identicas a las excavadas en Moxviquil, con disenos rectangulares y pequenos nichos llenos de ofrendas de ceramica, y construidas con pequenas lajas de piedra caliza acomodadas y cubiertas de grandes y delgadas lajas calizas que hacian de techo. Paris y otros colegas encontraron restos de tumbas de piedra rectangulares con muros de lajas acomodadas y cubiertas por grandes lajas en el sitio Salsipuedes en el extremo sureste del valle de Jovel, las cuales salieron a la luz cuando se construyo el estacionamiento de la escuela del Colegio de Bachilleres y de la Escuela de Comercio y Administracion al lado, pero casi se destruyeron completamente durante las obras. Lee (1972) determino la extension geografica de este estilo de tumbas rectangulares de lajas y ofrendas de ceramica del Clasico Tardio fuera del area central de Los Altos hasta municipios del norte como Pantelho y Chenalho. Destaca el hecho de que no se encontraron otros estilos de tumbas, cistas o urnas funerarias en Moxviquil, aunque si los hay en sitios cercanos como Rancho San Nicholas (Culbert, 1965), la Tortuga, Campo de Aviacion y Los Cocos en el valle de Ixtapa (McVicker, 1969: 196), asi como en depositos de la Fase Maravillas en Chiapa de Corzo (Agrinier, 1964: 55-6; Graves 120, 121 y 122). Los enterramientos en cuevas tambien eran habituales en Los Altos de Chiapas. En el cerro Ecatepec se encontraron tres calaveras en una gran cueva (Ruz Lhuillier, 1968) y otra mas cercana a Rancho San Nicholas contenia depositos secundarios de entierros (Culbert, 1965).

En las tumbas de Moxviquil se encontraron elaborados objetos como ceramica, figuritas de barro y otras ofrendas que han transmitido un importante mensaje social sobre la riqueza y el estatus de sus ocupantes. Por ejemplo, la figura del jugador de pelota que se encontro en la Tumba 3 probablemente sirvio para evocar recuerdos sociales de los miembros de la familia real que jugaron en la cancha del sitio; el segundo entierro de la tumba correspondia a un nino o nina demasiado joven para haber jugado el mismo. Las tapaderas de incensarios antropomorfos, con sus caras profusamente cubiertas de tatuajes, la frente inclinada y grandes orejeras, pueden haber representado a los espiritus de los ancestros del nino enterrado. Otros objetos, como la ceramica y la obsidiana del tipo Fine Orange, pudieron evocar, tal vez, las conexiones comerciales interregionales y el consumo ostentoso de objetos de lujo de la familia real. Las ofrendas encontradas en tumbas en otros sitios de Los Altos evocaban significados similares y tambien contenian ofrendas de ceramica no local (Culbert, 1965: 19), por ejemplo, del tipo Tortuga Red-on-buff como Tortuga Variety, Tortuga (Berriozabal) Polychrome; e Ixtapa Fine como Ixtapa Variety, pero tambien de tipos no designados o desconocidos, como cajetes negros gravados y un vaso cilindrico con disenos de un estilo similar a las vasijas de Uaxactun (Jennifer Loughmiller-Newman, comunicacion personal 2010).

Las ofrendas depositadas en las camaras de piedra encontradas en Moxviquil evocan muchos niveles de significados sociales y sugieren que las elites compartian tradiciones a lo largo de Los Altos de Chiapas (Culbert, 1965). Las ofrendas que se encontraron en las areas donde habitaban las elites en Moxviquil, en tumbas cercanas o en contextos similares, contenian invariablemente camaras de piedra cubiertas con lajas delgadas, las cuales se parecen mucho a las tumbas de piedra salvo en su forma y tamano. En ellas, las ofrendas consistian principalmente en objetos de lujo no locales, como vasos de ceramica y otros recipientes para servir, caninos de jaguar, colmillos de jabali, obsidiana u ornamentos de hueso para la nariz, objetos que evocarian la riqueza de la elite, el comercio a traves de largas distancias y eventos festivos. La representacion de K'awaiil en un vaso de tipo Silho Fine Orange en la Ofrenda 1 y la efigie de un tlacuache sobre el largo cuello de una jarra, posiblemente relacionada con el Bakabs/Dios N (Paris et al., s.f.), elevan la posibilidad de que estas ofrendas estuvieran dedicadas a ciertas deidades, aunque tambien podrian estar dedicadas a los ancestros reales. Se necesita mas informacion sobre este punto. Las similitudes entre las ofrendas de Moxviquil y las que se han encontrado en sitios cercanos muestran que las tradiciones de ofrendas, como las tradiciones mortuorias, fueron ampliamente compartidas. Una ofrenda encontrada en el juego de pelota en Yerba Buena es casi identica a las tres ofrendas recuperadas en el centro monumental de Moxviquil; la caja de piedra donde se encontraba media 25 por 45 por 60 cm, con paredes de lajas de piedra caliza y tambien cubierta con lajas de caliza. La ofrenda contenia la mitad de una vasija con una efigie de un sacerdote o dios dibujado y el esqueleto de un pajaro pequeno. Una segunda ofrenda se encontraba depositada en un hueco excavado en la roca madre y contenia una cuenta tubular de jade, una base de espejo con esquinas redondas, un espejo de pirita y unos huesos humanos en fragmentos. De manera similar, en el centro del juego de pelota de Rancho San Nicolas se encontro una ofrenda con los lados de lajas calizas. La ofrenda media 40 por 40 cm y contenia un vaso cilindrico de base plana cubierto de estuco verde y rosado, casi identico a la vasija encontrada en la Ofrenda 2 de Moxviquil. La ofrenda tambien contenia un plato de fondo plano y de borde extendido hacia afuera del tipo local Yerba Buena Fine, y tambien una placa de jade con una depresion central y una perforacion.

En conclusion, el centro monumental de Moxviquil refleja un relativo alto grado de planeacion urbana y de control, tanto en espacios residenciales como publicos. La arquitectura monumental de este sitio reflejaba y reforzaba el estatus de las elites a traves de los niveles de significados alto, medio y bajo: evidenciaba como las elites conocian "propiamente" una ciudad maya del periodo Clasico Tardio haciendose eco de los canones arquitectonicos de los niveles regional e interregional, particularmente con respeto a otros centros monumentales de Los Altos de Chiapas; reforzaba el poder por la ubicacion jerarquica de las residencias de las elites en las laderas verticales, y se controlaba el movimiento de los individuos a traves del paisaje. Ademas, el centro monumental de Moxviquil refleja una considerable inversion de mano de obra por las modificaciones extensivas que se hicieron al paisaje al anadirse terrazas fortificadas y construcciones residenciales para las elites, edificios administrativos, estructuras y espacios civico-ceremoniales. Las continuas ofrendas y rituales mortuorios que se realizaban en elaboradas tumbas de piedra y las ofrendas encontradas en espacios domesticos del nivel social mas alto reforzaron la riqueza, el estatus y la legitimacion de sus ocupantes durante varias generaciones. Estos aspectos reflejan las estrategias de las elites gobernantes de Moxviquil para crear, mantener y reforzar su poder e influencia como reyes de los cerros.

Agradecimientos

Elizabeth Paris: Muchas gracias al Museo Na Bolom por su animo, ayuda y apoyo durante muchos anos y de muchas formas. Tambien por permitirnos el acceso a documentos, informes, fotografias y objetos, y por su apoyo logistico. Agradezco especialmente a la directora Maria Luisa Armendariz Guerra, al coautor y director de investigaciones Thomas A. LeeJr., a todos mis amigos del personal, y a la anterior directora de investigaciones Sophia Pincemin Deliberos. Gracias a todos ustedes por su ardua labor durante anos para preservar estos objetos y archivos y por mantener viva la labor de Frans Blom, dona Trudi Duby de Blom y Clarence Weiant. Muchas gracias al coautor Eric Taladoire por sus brillantes ideas, su asombroso trabajo de detective y su apoyo. Gracias tambien a Donald McVicker por compartir sus recuerdos y sus viejas notas, y a la New World Archaeological Foundation (especialmente a John E. Clark) y a Patrick Culbert por permitirme el acceso a los tepelcates del Proyecto de la Universidad de Chicago y a su magnifica coleccion de ceramica. Gracias a mi asesora Maryilyn Masson y a mis colegas Justin Lowery, Jason Paling y Jared Latimer por su apoyo logistico y su aliento desde el inicio de las investigaciones en 2006. Gracias tambien a John Justeson, Donald Forsyth, Nicholas Hopkins y Chip Morris por compartir sus valiosos conocimientos sobre epigrafia, ceramica y linguistica maya. El apoyo financiero para el trabajo de campo lo recibimos de la Decormier Memorial Scholarship (2006) y de una beca para el mejoramiento de tesis de la Universidad de Albany, SUNY (2007). El apoyo para la redaccion de este articulo nos lo otorgo el P.E.O. Scholar Award (2009).

Eric Taladoire: En primer lugar quiero agradecer a dona Trudi de Blom que me permitiera consultar las notas y documentos de Blom. Tambien deseo agradecer a Donald McVicker, Edward Calnek y Patrick Culbert por su interes y apoyo a estas investigaciones. Al Dr. David Dressing de la Latin American Library de la Universidad de Tulane, a Bob Boyle, especialista en historia local y bibliotecario de la biblioteca y archivos de Weschester, al Explores Club y a Berthold Riese de la Universidad de Bonn, quienes amablemente me proporcionaron datos y documentos. Un agradecimiento muy especial para Wendy Teeter y para el personal de los archivos del Cerro Portezuelo, en UCLA, por sus esfuerzos por recuperar las notas de Brainerd sobre la ceramica de Moxviquil. A Rosario Acosta Nieva, que me hizo observaciones muy pertinentes sobre las practicas funerarias. A Juliette Testard y a Paola Gomez por su apoyo con las investigaciones documentales.

Thomas A. Lee Whiting: Quisiera agradecer a dona Gertrude Duby de Blom por su buena fe y por el gran apoyo que siempre me brindo, especialmente al confiarme los documentos originales de las excavaciones de Moxviquil para su publicacion. Mi agradecimiento tambien a Elizabeth Paris por haber hecho realidad mis ilusiones de llevar el trabajo de campo de Blom y Weiant a la imprenta.

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

Bibliografia

Adams, Robert M. (1959), "Report on an Archaeological Reconnaissance in the Central Highlands of Chiapas, Mexico", en Report on the "Man in Nature" Project of the Department of Anthropology of the University of Chicago in the Tzeltal-Tzotzil-Speaking Region of the State of Chiapas, Mexico, N. A. McQuown. Chicago: Department of Anthropology-University of Chicago (mimeografiado).

Adams, Robert M. (1961), "Changing Patterns of Territorial Organization in the Central Highlands of Chiapas, Mexico", en AmericanAntiquity, 26(3), pp. 341-360.

Agrinier, Pierre (1964), "The Archaeological Burials at Chiapa de Corzo and their Furniture", en New World Archaeological Foundation, num. 12, Provo, UT: Brigham Young University.

Aguilar, Manuel, Miguel MedinaJaen, Tim M. Tucker yJames E. Brady (2005), "Constructing Mythic Space: The Significance of a Chicomoztoc Complex at Actzingo Viejo", en Brady, James E. y K. M. Pruefer (eds.), In the maw of theEarth Monster: Mesoamerican-Ritual Cave Use, pp. 69-85. Austin: University of Texas Press.

Anon (1954), "Dr. Weiant Reports on Archaeological Finds in Chiapas", en Evening Star, num. 11.

Ashmore, Wendy (1991), "Site-planning Principles and Concepts of Directionality Among the Ancient Maya", en Latin American Antiquity, num. 2, pp. 199-226.

Ashmore, Wendy (1992), "Deciphering Maya Architectural Plans", en New Theories on the Ancient Maya, pp. 173-184. Philadelphia: University Museum of the University of Pennsylvania.

Ashmore, Wendy (2005), "The Idea of a Maya Town", en Atkin, Tony y Joseph Rykwert (eds.), Structuring andMeaning in Human Settlement, Philadelphia: University of Pennsylvania.

Ashmore, Wendy y A. Bernard Knapp (1999), Archaeologies of Landscape, Oxford: Blackwell Publishers.

Ashmore, Wendy y Jeremy A. Sabloff (2002), "Spatial Order in Maya Civic Plans", en Latin American Antiquity, num. 13(2), pp. 201-215.

Aveni, Anthony (1999), Stairways to the Stars: Skywatching in Three Great Ancient Cultures, Nueva York: Wiley.

Barnhart, Edwin L. (2001), The Palenque mapping Project: Settlement and Urbanism at an Ancient Maya City, Austin: Unpublished Phd. Dissertation, University of Texas at Austin, Anthropology.

Barthens, R. (1979), TheEiffel Tower andOther Mythologies, Nueva York: The Nooday Press. Becerra, Marcos E. (1932), Nombres geograficos indigenas del estado de Chiapas, Tuxtla Gutierrez: Imprenta del Gobierno de Chiapas.

Becquelin, Pierre y Claude F. Baudez (1982), "Tonina, une cite maya du Chiapas", en Etudes Mesoamericaines num. 4, Paris: Mission Archeologique et Ethnologique Franc-aise au Mexique. Editionnes Recherche sur les Civilisations.

Blake, Thomas Michael (1985), Canajaste: An EvolvingPosclassic Maya State, UMI Microfilms.

Blake, Thomas Michael (2009), "Colonization, Warfare and Exchange at the Postclassic Site of Canajaste, Chiapas, Mexico", en Papers of the New World Archaeological Foundation, num. 70. Provo, UT: Brigham Young University.

Blanton, Richard E. (1989), "Continuity and Change in Public Architecture: Periods I through V of the Valley of Oaxaca, Mexico", en Kowaleski, Stephen A., Gary M. Feinman, Laura Finsten, Richard E, Blanton y Linda M. Nicholas (eds), Monte Alban's Hinterland, Part II: Prehispanic Settlement patterns in Tlacolula, Etla and Ocotlan, the Valley of Oaxaca, Mexico, pp. 409-447. Memoirs, vol. 23. Museum of Anthropology/University of Michigan/Ann Arbor.

Blom, Frans (1952a), Moxviquil, first Maya expedition of the Mayan Order (F. Blom, chief). An exploration and excavation of the ancient buried city of the Mayans, Moxviquil. Manuscrito no publicado en archivo del Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico: C. ARQ 73. INAH 0317.

Blom, Frans (1952b), Informe preliminar sobre las ruinas de Moxviquil. Manuscrito no publicado en el archivo del Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Blom, Frans (1953a), Teocintli, dic., pp. 2-3.

Blom, Frans (1953b), Tumba 5. Manuscrito no publicado en el archivo del Museo Na Bolom. San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Blom, Frans (1953c), Moxviquil. Diario de campo archivado en el Museo Na Bolom. San Cristobal de Las casas, Chiapas, Mexico.

Blom, Frans (1953), Relacion de sus actividades. Manuscrito no publicado. San Cristobal de las Casas, Chiapas, Mexico.

Blom, Frans (1954a), "Ossuaries, Cremations and Secondary Burials Among the Maya of Chiapas, Mexico", en Societedes Americanistes deParis, Journal, num. 43(4), pp. 132-135.

Blom, Frans (1954b), Informe de los trabajos llevados a cabo en Moxviquil. No. 165-8, Archivo INAH, tomo VIII, Chiapas 1952-56.

Blom, Frans (1955), Teocintli. San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico. (Relacion de sus actividades).

Blom, Frans (1958), Las ruinas de Moxviquil, Valle de San Cristobal de Las Casas. Estado de Chiapas. Manuscrito no publicado archivado en el Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Blom, Frans y Clarence W. Weiant (1953), Photographs andDrawings of Moxviquil. Fotografias no publicadas y dibujos archivados en el Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Blom, Frans y Clarence W. Weiant (1954), Informe de los trabajos llevados a cabo en Moxviquil. Manuscrito no publicado archivado en el Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Blom, Frans, Clarence W. Weiant y Thomas A. Lee, Jr. (1995), Moxviquil. Manuscrito no publicado archivado en el Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Brady, James E. (1991), "Caves and Cosmovision at Utatlan", en California Anthropologist, num. 18(1), pp. 1-10.

Brady, James E. y Wendy Ashmore (1999), "Mountains. Caves, Water: Ideational Landscapes of the Ancient Maya", en Ashmore, Wendy y Bernard Kapp (eds.), Archaeologies of Landscape, pp. 124-145. Malden, MA: Blackwell Publishers.

Brady, James E. y Keith M. Pruefer (2005), In the Maw of the Earth Monster: Mesoamerican Ritual Cave Use, Austin: University of Texas Press.

Bryant, Douglas Donne, John E. Clark y David Cheetham (1988), "Ceramic Sequence of the Upper Grijalva Region, Chiapas, Mexico", en Papers of the New World Archaeological Foundation, num. 67, vol. 2, Provo, UT: Brigham Young University.

Bryant, Douglas Donne (1988), "Excavations at House 1, Yerba Buena, Chiapas, Mexico", en Bryant, D.D., E. E. Calnek, J. Thomas A. Lee, Jr. y B. Hayden (eds.), Archeology, Ethnohistory and Ethnoarcheology in the Maya Highlands of Chiapas, Mexico. Provo, UT: Brigham Young University.

Calnek, Edward E. (1988), "Highlands Chiapas Before The Spanish Conquest", en Bryant, D. D., E. E. Calnek, J. Thomas A. Lee, Jr. y B. Hayden (eds.), Archeology, Ethnohistory and Ethnoarchaeology in the Maya Highlands of Chiapas, Mexico. Provo, UT: Brigham Young University.

Chase, Diane Z. A., F. Chase y W. A. Haviland (1990), "The Classic Maya City: Reconsidering the 'Mesoamerican Urban Tradition'", en American Anthropologist, num. 92(2), pp. 499506.

Chase, Diane Z. y Arlen F. Chase (1998), "The Architectural Context of Caches, Burials and Other Ritual Activities for the Classic Period Maya (as reflected at Caracol, Belize)", en Function and Meaning in Classic Maya Architecture, pp. 299-332, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Closs, M. (1979), "Venus in the Maya World: Glyphs, Gods and Associated Phenomena", en Robertson, M.G. y D.C. Jeffers (eds.), Tercera Mesa Redonda de Palenque, vol. IV, Palenque: Pre-columbian Art Research Institute.

Comas, Juan (1960), "Datos para la historia de la deformacion craneal en Mexico", en Historia Mexicana, num. 36, pp. 509-520.

Culbert, T. Patrick (1965), "The Ceramic History of the Central Highlands of Chiapas, Mexico", en Papers of the New World Archaeological Foundation, num. 19, Provo, UT: Brigham Young University.

Cullen, Gordon (1971), The Concise Townscape, London: Architectural Press.

Demarest, Arthur (1992), "Ideology in Ancient Maya Cultural Evolution: Dynamics of Galactic Polities", en Demarest A. y G.W. Conrad (eds.), Ideology and Pre-Columbian Civilizations, pp. 135-157, Santa Fe, NM: School of American Research Press.

Eco, Umberto (1997), "Function and the Sign: Semiotics of Architecture (1986)", en Leach, N. (ed.), Rethinking Architecture: A reader in Cultural Theory, pp. 182-202. Londres: Routledge.

Flash, William L. (1998), "Dyanistic Architectural Programs: Intention and Design in Classic Maya Buildings at Copan and Other Sites", en Function and Meaning in Classic Maya Architecture, pp. 223-270, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research library and Collection.

Feinaman, Gary M., Linda M. Nicholas y Hellen R. Haines (2006), "Socioeconomic inequality and the Consumption of Chipped Stone at El Palmillo, Oaxaca, Mexico", en Latin American Antiquity, num. 17(2), pp. 151-175.

Folan, William J., Joel D. Gunn, y Maria del Rosario Dominguez Carrasco (2001), "Triadic Temples, Central Plazas and Dynastic Palaces: A Diachronic Analysis of the Royal Court Complex, Calakmul, Campeche, Mexico", en Royal Courts of the Ancient Maya, pp. 223-265, Boulder, CO: Westview Press.

Harrison, Peter D. (1999), TheLords of Tikal, Londres: Thames and Hudson. Haviland, Willian A. (1970), "Tikal. Guatemala and Mesoamerican Urbanism", en World Archaeology, num. 2(2), pp.186-198.

Heyden, D. (1975), "An Interpretation of the Cave underneath the Pyramid of the Sun in Teotihuacan, Mexico", en American Antiquity, num. 40(2), pp.131-147.

Hirth, Kenneth G. (2000), Ancient urbanism atXochicalco: TheEvolution and Organization of a Pre Hispanic Society, Salt Lake City: The University of Utah Press.

Hopkins, M. R. (1987), "Networking Analysis of the Plans of Some Teotihuacan Apartment Compounds", en Environment and Planning B: Planning and Design, num. 14, pp. 387-406.

Houston, S. D. (1998a), "Finding Function and meaning in Classic Maya Architecture", en

Houston, S.D. (ed.). Function and Meaning in Maya Architecture, pp. 519-538, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Houston, S. D. (1998b), "Classic Maya Depiction of the Built Environment", en Houston, S.D. (ed.) Function and Meaning in Maya Architecture, pp. 333-372, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Houston, S. D. (ed.) (1998), Function and Meaning in Maya Architecture, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Ianonne, Gyles y Samuel V. Connell (2003), "Perspectives on Ancient Maya Rural Complexity: An Introduction", en Iannonne, Gyles y Samuel V. Connell (eds.),

Perspectives on Ancient Maya Rural Complexity, pp. 1-6, Los Angeles: The Cotsen institute of Archaeology, University of California at Los Angeles.

Inomata, Takeshi (2001), "The Power and ideology of Artistic Creation: Elite Craft Specialists in Classic Maya Society", en CurrentAnthropology, num.42(3), pp.321-349.

Inomata, Takeshi (2006),"PoliticsandTheatricalityinMayaSociety",enArchaeologyofPerformance: Theaters of Power, Community andPolitics, pp. 187-222, California: Altamira/Walnut Creek. Inomata, Takeshi y Stephen D. Houston (eds.) (2001), Royal Courts of the Ancient Maya, Boulder, CO: Westview Press.

Kowalski, Jeff Karl (1999), "Natural order, Social order, Political legitimacy, the Sacred City", en Kowalski, Jeff Karl, Mesoamerican Architecture as a Cultural Symbol, pp. 76-109, Nueva York y Oxford: Oxford University Press.

Kubler, G. (1961), "The Design of Space in Maya Architecture", en Miscellanea Paul Rivet: octogenariodicata, pp. 515-531, Mexico: Universidad Nacional Autonoma de Mexico.

Lee, Thomas A., Jr. (1972), "Jmetic Lubton: Some Modern and Pre-Hispanic Maya Ceremonial Customs in the Highlands of Chiapas, Mexico", en Papers of the New World Archaeological Foundation, num. 29, Provo: Brigham Young University.

Malville, J. M. y C. Putnam (1993), Prehistoric Astronomy in the Southwest, Boulder: Johnson Books.

Mannikka, E. M. (1993), Ankor Wat: time, space and kingship, Honolulu: University of Hawaii Press.

McAhany, Patricia (1998), "Ancestors and the Classic Maya Built Environment", en Houston, Stephen D. (ed.), Function and Meaning in Classic Maya Architecture, Washington, D. C.

McAnany, Patricia Ann (1995), Living with the Ancestors: Kinship and Kingship in Ancient Maya Society, Austin: University of Texas Press.

Mcafferty, Geoffery G. (2002), "Mountain of Heaven, Mountain of Earth: The Great Pyramid of Cholula as Sacred Landscape", en Koontz, Rex, Kathryn Reese-Taylor y Annabeth Headrick (eds.), Landscape and Power in Ancient Mesoamerica.

McVicker, Donald E. (1969), The place of the salt: archaeological survey and excavations in the valley of Ixtapa, Chiapas, Mexico. Tesis no publicada de doctorado, Universidad de Chicago. UMI Dissertation Services. Ann Arbor. Michigan: Anthropology.

McVicker, Donald E. (1974), "Variation in Protohistoric Maya Settlement Patterns", en American Antiquity, num. 39(4), pp. 546-556.

Miller, Mary (1998), "A Design for Meaning in Maya Architecture", en Function and Meaning in Classic Maya Architecture, pp. 187-222,Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Paris, Elizabeth H., Eric Taladoire y Thomas A. Lee, Jr. (2010), "Return to Moxviquil: New Investigations and Old Collections", en Ancient Mesoamerica, en revision, entregado oct. 2010.

Pina Chan, Roman (1961), Bonampak, Mexico: Instituto Nacional de Antropologia e Historia.

Pugh, Timothy W. (2001), Architecture, Ritual and Social Identity at Late Posclassic Zapeten, Peten, Guatemala: Identification of the Kowoj. Tesis de doctorado no publicada, Michigan: Department of Anthropology, Southern Illinois University. Carbondale. UMI dissertations, Ann Arbor.

Rapoport, Amos (1982), TheMeaningof theBuilt Environment, Londres: Sage.

Rapoport, Amos (1990), "Systems of Activities and Systems of Settings", en Domestic Architecture and the Use of Space, pp. 9-20, Nueva York: New Directions in Archaeology/ Cambridge University Press.

Romero Molina, Javier (1970), "Dental Mutilation. Trephination and Cranial Deformation", en Steward, T. Dige (ed.), Handbook of Middle American Indians, vol. 9: Physical Anthropology, pp. 50-67, Austin: University of Texas Press.

Ruz Lhuillier, Alberto (1968), Costumbres funerarias de los antiguos Mayas, Mexico: UNAM. Seminario de Cultura Maya.

Sacarborough, Vernon L. (1998), "Ecology and Ritual. Water Management and the Maya", en Latin American Antiquity, num. 9(2), pp. 135-159.

Schele, Linda (1998), "The Iconography of Maya Architectural Facades during the Late Classic Period", en Houston, Stephen D. (ed.), Function and Meaning in Classic Maya Architecture, pp. 479-518, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Schele, Linda y David Freidel (1990), A Forest of Kings: The Untold Story of the Ancient Maya, Nueva York: William Morrow and Company, Inc.

Smith, Adam T. (2003), The Political Landscape: Constellations of Authority in Early Complex Polities, California: University of California Press.

Smith, Michael E. (2007), "Form and Meaning in the Earliest Cities: A New Approach to Ancient Urban Planning", en Journal of Planning History, num. 6, pp. 3-47.

Smith, Michael E. (2008), Aztec City-State Capitals, Tallahasse: University Press of Florida.

Smith, Robert E. (1958), "The Place of Fine Orange Pottery in Mesoamerican Archaeology", en American Antiquity, num. 24(2), pp. 151-160.

Stuart, David (1998), "'The Fire Enters His House': Architecture and Ritual in Classic Maya Texts", en Stephen D. Houston (ed.), Function and Meaning in Classic Maya Architecture, pp. 373-426, Washington, D.C.: Dumbarton Research Library and Collection.

Taladoire, Eric (1981), "Les terrains de jeu de balle en Mesoamerique et dans le sud-ouest des Etats-Unis", en Etudes Mesoamericaines II, p. 4, Mexico: MAEFM/Coll.

Tourtellot, Gair (1993), "A View of Ancient Maya Settlements in the Eighth Century", en SablofJeremy A. yJohn S. Henderson (eds.), Lowland Maya Civilization in the Eighth Century A.D, pp. 219-241, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Trigger, Bruce (1993), "Monumental Architecture: A Thermodynamic Explanation of Behavior", en World Archaeology, num. 22, pp. 119-132.

Wallace, Dwight T. y Robert M. Carmack (eds.) (1977), Archaeology and Ethnology of the Central Quiche, Albany: University at Albany.

Webster, David (1998), "Classic Maya Architecture: Implications and Comparisons", en Houston, Stephen D. (ed.) Function and Meaning in Classic Maya Architecture, pp. 5-48, Washington, D.C.: Dumbarton Oaks Research Library and Collection.

Weiant, Clarence W. (1952), The Dig at Moxviquil. 1952 Season. Manuscrito no publicado en el archivo del Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Weiant, Clarence W. (1953), Libreta de campo inedita con ilustraciones de ceramica de Moxviquil. En el archivo del Museo Na Bolom, San Cristobal de Las Casas, Chiapas, Mexico.

Weiant, Clarence W. (1954a), Digging in Chiapas, en The Explorers Journal, pp. 30-36.

Weiant, Clarence W. (1954b), "Moxviquil: A Highland Maya Site in Chiapas". Ponencia presentada en la junta anual de la Society for American Archaeology, Albany, N.Y.

Wurster, W. W. y B. A. Hermes (2000), El sitio maya deTopoxte. Ava-Materialien 57, Verlag Philipp von Zabern, Mainz am Rhein.

Yeger, J. (2003), "Understanding the Ties that Bind: The City, the Countryside, and the Nature of Maya Urbanism at Xunantunich, Belize", en Smith, M.L. (ed.), The Social Constructionof AncientCities, pp. 121-155, Washington, D.C.: Smithsonian Books.

* Titulo original "Status, power, and built landscape at the monumental center of Moxviquil, Chiapas, Mexico". Traduccion de Thomas A. Lee y Maria Isabel Rodriguez, revisada y corregida por Victor M. Esponda.

(2) Pudiera ser Saclamanton, paraje del municipio de Chamula, en el distrito de San Cristobal de Las Casas. Sak-laman-ton significa "monton de piedras blancas", del tsotsil sak, blanco, laman, amontonado, y ton, piedra (Becerra, 1932: 277). Se trata del actual pueblo tsotsil que se encuentra mas o menos sobre la misma distancia y rumbo a Moxviquil. Seguramente, las vetas de pedernal utilizadas en el sitio de Moxviquil aun existen en sus tierras (nota de Lee).

Elizabeth H. Paris Eric Taladoire Thomas A. Lee Whiting (1)

(1) Elizabeth H. Paris, Universidad de Albany, Universidad del Estado de Nueva York; Eric Taladoire, Universidad de Paris 1 Pantheon, Francia; Thomas A. Lee Whiting, Centro de Estudios Superiores de Mexico y Centroamerica, Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.
Tabla 1. Tumbas excavadas en el centro monumental de Moxviquil
por Blom y Weiant, 1952-1953 (Paris et al., s.f.).

Tumbas        Ubicacion            Fecha           Tipo       MNI

Tumba 1   Monticulo norte,     Posclasico       Desconocido    0
                                 Temprano         (vacia)
Tumba 2   escalinata           Clasico Tardio   Secundario     2
            monumental
            (entre Terrazas
            2 y 3)
Tumba 3   Monticulo sur        Clasico Tardio   Secundario     1
                                --Posclasico
                                 Temprano
Tumba 4   Monticulo sur        Clasico Tardio   Secundario     5
Tumba 5   Monticulo sur        Clasico Tardio   Secundario     2

Tumba 6   Monticulo sur        Clasico Tardio   Secundario     0
                                --Posclasico
                                 Temprano
Tumba 7   Cueva (500 m oeste   Posclasico       Secundario     2
            del centro           Temprano
            monumental)
Tumba 8   Desconocida          Desconocida      Primario       1

Tumbas                       Ofrendas

Tumba 1   Ninguna
Tumba 2   a. Vaso cilindrico, tipo desconocido
          b. Plato de fondo plano y borde extendido,
          Pues Pseudo-glyph: Pues Variety

Tumba 3   a. Dos tapaderas de incensarios
          antropomorfos, tipo desconocido
          b. Figurita antropomorfa con tocado de plumas
          c. Vasija con paredes curvadas hacia afuera y
          glifos incisos, Provincia Plano-relief
          d. Figurita de jugador de pelota
          e. Cinco cuentas de caracoles de oliva
          f. Pequeno metate
Tumba 4   Ninguna
Tumba 5   a. Vasija de tres pies. Tipo desconocido
          b. Vaso cilindrico con glifos incisos, tipo
          no designado Fine Orange
Tumba 6   a. Vaso de base anular curvada, Provincia
          Plano-relief
Tumba 7   Ninguna
Tumba 8   a. Objetos de madera
COPYRIGHT 2011 Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Paris, Elizabeth H.; Taladoire, Eric; Lee Whiting, Thomas A.
Publication:Anuario del Centro de Estudios Superiores de Mexico and Centro America
Date:Jan 1, 2011
Words:14335
Previous Article:Presentacion.
Next Article:Por los caminos del sur.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters