Printer Friendly

Espanol y portugues en contraste: falsos amigos, historia de la lengua, campo lexico, semantica de prototipos.

1. INTRODUCCION

No son pocas las informaciones que, oriundas de multiples y celebrados trabajos, se documentan a proposito del problema que ahora traemos a colacion en el presente articulo: los llamados heterosemanticos, falsos cognados o, como calco de la expresion francesa "faux amis"--acunada hace ya un tiempo por Koessler & Derocquigny (1928) con referencia a las lenguas francesa e inglesa--, falsos amigos, entre dos lenguas formalmente tan proximas y geneticamente emparentadas como lo son espanol y portugues. Baste con mencionar aqui y ahora, solo a modo de ejemplo, las aportaciones de Beato & Durao (2001), Bugueno Miranda (1998), Camorlinga Alcaraz (2005), Durao (2002; 2004; 2005), Feijoo Hoyos & Hoyos Andrade (1992), Lado (1973), Leiva (1994), Sabino (2006), Schmitz (2001) o Werner (1997; 2006), que, directa o indirectamente, abordan desde perspectivas y objetivos diversos este mismo asunto.

Pues bien, en uno de esos primeros trabajos a los que haciamos alusion y que inauguraban la saga en el ambito de los estudios hispanicos en Brasil (Bugueno Miranda, 1998) se incidia en un aspecto que vamos a destacar a continuacion como esencial para nuestro proposito y que, tal vez, no desperto el interes de la critica como, a nuestro entender, hubiera merecido--nos referimos a la perspectiva historica--, a pesar de que el objetivo del citado investigador se centrase mas en destacar las diferencias de uso, consecuencia del paso del tiempo, y no--como es nuestra pretension demostrar--, en explicar como el origen comun de ambas lenguas nos llevaria a preguntarnos si, en efecto, esas supuestas semejanzas que se dan entre palabras proximas lo son realmente, es decir, si el significado de las palabras en las dos lenguas viene a ser el mismo, por mas que su sentido, por motivos de indole diversa, ya sean achacables a fenomenos onomasiologicos, ya a semasiologicos, haya provocado designaciones particulares y distintas en el uso, esto es, en la aplicacion especifica que a cada termino se le ha venido a asignar en las respectivas lenguas en un determinado corte sincronico.

Lo mismo podemos decir de otro extenso trabajo (Leiva, 1994)--una tesis de maestria, lease en portugues dissertacao de mestrado--, que en sus primeras paginas se detiene tambien en consideraciones historicas con relacion al problema que abordamos, si bien como marco generalizador, para despues apartarse de su proposito inicial y centrarse en justificar el concepto de transferencia en el aprendizaje de lenguas extranjeras como factor desencadenante de la interlengua, en especial, cuando se analizan lenguas como el espanol y el portugues, llevando asi su estudio al ambito del habla y de la linguistica aplicada. A pesar de ello, establece una interesante clasificacion de los falsos cognados en cuatro tipologias, lo que puede servir de guia, pero no es menos cierto que se haria necesario establecer algunas precisiones al respecto de algunos de los ejemplos que ilustraban cada una de ellas, en especial en aspectos tocantes a la determinacion del etimo de algunas de las palabras.

Lo cierto es que, para nosotros, y aun mas si nos paramos a considerar la formacion que debe suponersele al profesor de lenguas extranjeras, de modo muy senalado cuando en la interaccion profesor-alumno, en la clase o fuera de ella, flotan en el ambiente, entremezcladas, lenguas como el portugues y el espanol, explicaciones y analisis de indole etimologica se hacen inexcusables para la consecucion del exito en el proceso de ensenanza-aprendizaje de la lengua meta, y tambien a la hora de entender, comprender y asimilar en su justa medida la verdadera dimension del problema en cuestion. Queremos decir que, mas alla de la obviedad--sentidos diferentes en dos lenguas enfrentadas para palabras formalmente proximas o semejantes--, del equivoco o del error de interpretacion /comprension o, en ocasiones, como bien saben aprovechar en su propaganda las empresas dedicadas a comercializar cursillos de idiomas, de la situacion humoristica o ridicula que provoca el equivoco mencionado, existen otras formas de abordar este asunto desde perspectivas distintas, cosa que pocas veces o casi nunca se ha hecho, y, cuando lo fue, podemos decir que solo de pasada o sin el debido rigor.

En este sentido, pretendemos demostrar que, por el hecho de que portugues y espanol son lenguas romanicas, etimologicamente (geneticamente) provenientes del latin, muchas veces el significado (etimologico) de la palabra original de la que provienen los pares enfrentados realmente se mantiene en las dos lenguas, si bien, a lo largo de la historia respectiva de cada una de ellas, ha especializado su sentido, lo ha generalizado o incluso, en una de las lenguas, o en ambas, ha aparecido algun otro termino que ha hecho variar el sistema, siquiera de forma leve.

Estas consideraciones nos conducen, por un lado, a la necesidad de retomar algunos de los presupuestos que establecio Michel Breal ([1897]/1982)--precursor de la semantica tradicional que, en el siglo xx, habria de encontrar su cima en los trabajos de Ullmann (1965; 1986)--cuando creyo encontrar "dos leyes o principios que, a su juicio, le permitirian clasificar los cambios semanticos que se dan en el ambito de la palabra, analizar las causas que los producen y explicar las razones por las que aparecen o desaparecen las palabras: ley de especializacion y ley de reparticion" (Salvador, 1985: 52).

Por otro lado, la aparicion o desaparicion de las palabras a lo largo de la historia de una lengua no se agota en el propio hecho. Por ello, encontraremos en la aplicacion del concepto de campo lexico al problema de los falsos cognados una forma de explicacion idonea para algunos de los ejemplos que nos disponemos a analizar. En virtud de tal hipotesis, el lexico de cada lengua enfrentada esta organizado en una serie de estructuras que reunen en torno a ellas un grupo de lexemas emparentados por algun o algunos rasgos de significado comun. Cada una de esas estructuras--de caracter paradigmatico--recibe el nombre de campo lexico (Justo Gil, 1990: 32) y la disciplina linguistica que se encarga de su estudio, lexematica (semantica lexica).

Por ultimo, con relacion a los rasgos de significado que caracterizan semanticamente cada lexema (palabra), nos seran de utilidad algunas de las observaciones que, desde la psicologia cognitiva, desarrollo la semantica de prototipos, que trabaja en el ambito de la percepcion cognitiva del hablante con relacion a los rasgos de significado que necesariamente conforman el concepto que representa la palabra, y que tuvo entre sus primeros iniciadores a Koffka (1926), con su ley de constancia de la figura, cuestion que fue posteriormente retomada y puesta en practica con el experimento de las figuras de Labov (1973)--que llego a cuestionar parcialmente la discrecion de los rasgos distintivos de significado en la percepcion real de los objetos mostrados a los informantes--, lo que llevo a Rosch (1975) a proponer que en toda categorizacion/conceptualizacion hay un nucleo o prototipo fijo y unas propiedades o rasgos graduales, lo que le lleva a afirmar que la categorizacion es en ciertos casos borrosa (Alonso-Cortes, 1993).

Una vez expuestos los fundamentos teoricos que presiden nuestro trabajo, asi como el objetivo de incorporar, como necesaria, la perspectiva historica al estudio de los falsos amigos, aplicaremos una metodologia en virtud de la cual analizaremos grupos de palabras que, mas alla, del par enfrentado, se encuentran afectadas directa o indirectamente por la situacion de conflicto, ya sea por la forma (onomasiologia, ya por el significado (semasiologia).

2. SUCESO (ESPANOL)/SUCESO (PORTUGUES)

Tanto la palabra espanola suceso como la portuguesa sucesso provienen del sustantivo latino successus, -us, 'secuencia, sucesion', 'exito' (Corominas y pascual, 1983, II: 12-13), derivado, a su vez, del participio pasivo successus, a, um, del verbo succedo, is, ere, cessum. Este ultimo verbo es tambien palabra derivada, proveniente de otro verbo, cedere, 'retirarse, marcharse', 'no resistir' (Corominas y pascual, 1983, V: 324). Por mas que, al hacer referencia al vocablo portugues, Machado (1995, V: 240) ofrezca un sustancioso ejemplo del siglo XXVI: "Em todas as obras humanas ha bom e mau sucesso, culpa e louvor, gloria e pena ...", donde parece claro el sentido neutro que encerraba la palabra, esto es, ni negativo, ni positivo, Blanquez Fraile (1978: 478) aboga por la teoria de que ya en el propio latin la palabra successus, -us poseia un doble valor: a) 'aproximacion, venida, llegada'; b) evento prospero, favorable'. Y, de hecho, el propio Machado, a pesar del ejemplo aducido, asi parece confirmarlo cuando, un poco antes, define sucesso como "acto de penetrar no interior de [...], aproximacao, chegada, marcha para frente, resultado, triunfo" (Machado, 1995, V: 240).

Ocurre, por otro lado, que tanto en portugues como en espanol se documenta la palabra exito/exito y, en ambas, con el mismo significado: 'resultado feliz de un negocio, actuacion, etc.'; "buena aceptacion que tiene alguien o algo' (DRAE, 2010: 690). Y el problema esta en que en portugues conviven las formas sucesso y exito con el mismo significado, siendo, al menos en Brasil, mas comun en el uso la primera. El conflicto entre las lenguas proximas se produce cuando en espanol suceso significa 'cosa que sucede, especialmente cuando es de alguna importancia" y ademas--solo como cuarta y quita acepcion respectivamente--, 'hecho delictivo', 'accidente desgraciado' (DRAE, 2001: 1428). Considerando estas dos ultimas acepciones del espanol suceso, por oposicion a la acepcion mas actual de sucesso en portugues, cabe hablar del fenomeno de falsos amigos. pero, no olvidemos la acepcion mas generica del termino, que es la primera que aparece en el DRAE, ni perdamos de vista el ejemplo del portugues del siglo XVI que ofrecia Machado. Y, para hacer aun mas curiosa la cuestion, el propio diccionario academico nos puede dar alguna sorpresa cuando leemos la tercera acepcion que atribuye al termino espanol: 'exito, resultado, termino de un negocio', con lo que los falsos amigos no serian tan falsos como podria parecer en un principio.

Porque, en efecto, estos ultimos datos que revelamos nos invitan a considerar que, en realidad, el poder de la etimologia es mayor de lo que en principio pudiera parecer y, desde luego, mucho mayor que aquellos que rechazan, por innecesaria, la perspectiva historica en los estudios linguisticos actuales. Asi, en espanol--y ahi esta el diccionario para atestiguarlo--, suceso tambien puede aplicarse, como en portugues, a un hecho positivo o feliz, si bien, no es lo mas usual hoy en dia, porque historicamente para ese significado de prosperidad se escogio, o mejor, se especializo otra palabra, exito, que posee una particular historia.

En efecto, la palabra exito (tambien la forma portuguesa exito) proviene del verbo latino exire, derivado, a su vez, de ire 'ir', de donde, exire, que significaba literalmente 'ir hacia fuera, ir hacia delante' (Corominas y pascual, 1983, II: 824). De este verbo exire, se formo el verbo castellano antiguo exir, que aun existe en valenciano actualmente, asi como sus derivados: exida (cast.ant.; val.) 'salida' y, por supuesto, exito. Tambien la palabra exito poseia un sentido generico, ni positivo, ni negativo aun en el siglo XVIII, segun documentan Corominas y pascual (1983, III: 462-3): "Moratin habla de un exito infeliz", en el sentido de 'salida o resolucion de algo', aunque ya en el Diccionario de Autoridades, en epoca contemporanea a la del citado autor, se dice de una empresa ardua que "no tendra exito" (con todo, entiendase aqui como 'salida', en sentido abstracto; y solo a partir de el, 'perspectivas o resultados favorables'). precisamente este es el significado que recoge como acepcion del termino portugues exito (Machado, 1995, II: 514): 'acto de sair, saida; morte, fim; resultado; fim, termo'.

Pero, aun hay mas. Porque, al definir exito/exito, han surgido las palabras salida/saida, que poseen su propia etimologia. Estas ultimas derivan del verbo latino sallo, is, ire, salui, saltum, cuyo significado era 'saltar, brincar, dar saltos' (Blanquez Fraile, 1978: 437). Ya desde la epoca de origenes, en el Mio Cid, se documenta el verbo salir con el sentido de 'pasar de dentro afuera', de donde su derivado salida, que se generaliza en castellano, dando lugar a la posterior desaparicion en la lengua espanola de uno de los lexemas en conflicto, exida (Corominas y pascual, 1983, V: 139-40). Por su parte, y con relacion al portugues, Machado (1995, V: 142) documenta la parcial desaparicion de exire cuando redacta el articulo de la palabra sair: "do lat. salire, 'saltar, pular, vibrar [...], sair', que, portanto, se encarregou de substituir parcialmente exire"(subrayado nuestro).

Ahora bien, hemos mencionado, a proposito de la definicion del latin salio, el verbo espanol brincar, con su sentido actual de 'dar saltos, dar brincos". pero, brinco, en portugues, no es un 'salto'. Es mas, se da el caso de que el espanol brincar proviene del portugues brincar, cuyo significado era--y continua siendo--'jugar, retozar'. El vocablo portugues es un derivado del sustantivo brinco, "anillo, sortija, juguete para los ninos', procedente, a su vez, del latin vinculum, i 'atadura, lazo, ligadura" (Blanquez Fraile, 1978: 537). (1) Relacionada con esta ultima etimologia, se encuentra la palabra espanola vinco que el DRAE (2001: 1564) documenta como leonesismo--tengase en cuenta la vecindad con Portugal--, con dos acepciones: una en singular, 'anillo de alambre que se pone en el hocico a los cerdos para evitar que hocen'; y otra en plural, 'pendientes que usan las mujeres formados por un aro de plata'. La forma espanola brinco con el sentido de "saltar como los ninos' puede deberse, segun Corominas y pascual (1983, I: 655-66) a que el termino se aplico, a partir de 1589, a un aro u otro objeto de forma anular, como los que rematan los chupetes de los ninos de teta actualmente. De forma que en Cervantes, Lope de Vega y autores contemporaneos, ya se documenta brinco derivado de brincar como 'salto'.

Entonces, si brinco (<brincar) es salto (<saltar), a su vez, va perdiendo paulatinamente su sentido de 'joya'; por tanto, el espanol ha de buscar otra denominacion, otra palabra, para significar ese valor desviado o metaforico que adquirio la palabra original que lo poseia: pendiente, del latin pendens, tis, participio de presente del verbo pendeo, es, ere, pependi latino, que explica el origen del castellano pender <pendere, 'suspendido, estar colgado de' (Blanquez Fraile, 1978: 348). En espanol, la forma pendiente, presenta dos valores: uno, como sustantivo, equivaldria al brinco del portugues, e incluso a una de las acepciones del leonesismo vinco; la otra, como adjetivo, presenta un significado derivado de su sentido original 'no resuelto', pero, con este valor, entra en conflicto con pendencia, palabra formalmente proxima pero no directamente relacionada con ella desde el punto de vista etimologico, por mas que compartiesen significados fronterizos, de manera que, una vez establecido el conflicto, pendencia especializo su uso, en sentido negativo, primero manteniendo un cierto vinculo con el significado etimologico 'situacion apurada, alarma', para definitivamente desembocar en el sentido actual 'rina, pelea' (Corominas y pascual, 1983, IV: 475-6). Porque, en efecto, pendencia no proviene de pendere --etimo de pendiente--, sino de paenitentia 'pesar', derivada de paenitere "arrepentirse', en portugues antiguo, arrepender-se.

Tenemos, por lo tanto, que pendiente, como sustantivo, solo existe en espanol, con significado equivalente a brinco en portugues. Que el adjetivo pendiente (pendente en portugues) posee el mismo significado en ambas lenguas, derivado del original, con el sentido de 'no concluido, no acabado o no resuelto'. A partir de este ultimo, el espanol otorga al sustantivo pendiente el significado de 'cuesta o declive de un terreno' (DRAE, 2001: 1720). La palabra pendencia en espanol restringio su significado a "contienda, rina' a partir del sentido etimologico derivado de paenitentia, 'arrepentimiento, disgusto', mientras que el portugues especializa el significado de pendencia como 'litigio' al lado de valores semejantes 'briga, contenda', valores todos ellos derivados de otro que entra en conflicto con pendente, por mas que su etimologia sea dispar' 'tempo durante o qual uma causa ou um recurso esta pendente ou correndo' (Ferreira, 1999: 1534).

?Que fenomenos historicos se han producido realmente? Como anticipamos mas arriba, hemos de volver a Breal ([1892]/1982) en busca de auxilio para nuestra explicacion. Habiamos referido dos leyes a proposito de los trabajos de dicho autor, la ley de especializacion de significado y la ley de reparticion de significado. Antes, en un trabajo fundacional, el propio autor habia hablado de una tercera, la ley de especialidad, que consiste en otorgar a una unica palabra la funcion que con anterioridad era realizada por toda una serie de la misma especie. Por su parte, la ley de especializacion afirma que terminos que en la lengua comun tienen un significado general tienden a ser empleados por cada grupo profesional, clase social, etc., con otro mas especifico que comporta la marca de aquello que los representa (Munoz Nunez, 1999: 48-9). Por ultimo, la ley de reparticion sostiene que cada vez que se produce sinonimia en una lengua las voces implicadas en ella tienden a repartir su contenido y acaban por diferenciarse semanticamente (Salvador, 1985: 53).

Mediante dichos conceptos vamos a conseguir explicar la compleja serie de procesos que se han llevado a cabo, en el sentido de que, lejos de lo que habitualmente se suele mostrar, la existencia de esos pares de supuestos falsos amigos no se da por un azar del lenguaje, ni mucho menos de forma aislada con relacion a las dos lenguas enfrentadas en general o al resto de vocablos de cada una de ellas, en particular.

Pues bien, partiamos inicialmente del par suceso (esp.)/ sucesso (port.), palabras que comparten un mismo etimo, el sustantivo latino successus, derivado del verbo succedere, cuyo significado era 'aproximacion, llegada', si bien se apunta, aun en epoca latina, un sentido proximo a 'favorable'. De forma paralela, reparamos en el par exito (esp.)/exito (port.), terminos relacionados etimologicamente con exida, 'salida, fin, termino', documentada en castellano antiguo y en valenciano actual, derivadas todas ellas del verbo latino exire. Encontramos, ademas, documentacion que nos informa de que, en epoca antigua, el portugues sucesso podia ser bom e mau (Machado, 1995, V: 240) y el espanol exito, podia ser infeliz (Corominas y pascual, 1983, III: 462-3). Nos encontramos con dos palabras que poseen dos etimologias diferentes y que originalmente en latin no presentaban el mismo significado, que en su evolucion historica fueron perfilando sus matices significativos, llegando a colisionar en epoca romance. Entonces, aplicando las tesis de Breal ([1892]/1982), podemos decir que, por un lado, para mantener la oposicion preexistente y, al mismo tiempo, para evitar un fenomeno de sinonimia, los respectivos sistemas linguisticos reaccionaron, no de forma impositiva, sino a traves de su realizacion, en el uso. (2) Y ocurrio que en las respectivas culturas o comunidades que hablaban cada lengua se produjeron reacciones dispares, lo que explica la situacion actual. Asi, en espanol, una vez que se llego a una situacion de sinonimia, se produjo una reparticion de significado, esto es, suceso se vinculo esencialmente al significado de 'hecho delictivo', 'accidente desgraciado' (DRAE, 2001: 1428), por oposicion a exito: 'resultado feliz de un negocio, actuacion, etc.'; Ibuena aceptacion que tiene alguien o algo' (DRAE, 2010: 690). Por el contrario, en portugues, una vez que se llego a la situacion de conflicto entre los dos terminos, se mantuvo la sinonimia, pero el habla, al menos en Brasil, suele privilegiar como mas usual la forma sucesso en detrimento de exito. Ahora bien, tanto la reparticion de significado en espanol como en la tendencia a privilegiar en el uso de una de las formas en portugues, se producen una vez que se ha dado una especializacion en el significado adquirido. Asi, se documenta tanto la posibilidad de asociar una valoracion alternativa opuesta, positiva y negativa, al termino sucesso en el portugues del siglo XVI, como al termino exito en el espanol del siglo XVIII.

Ahora bien, ?por que exito/exito se impregnan de nuevos matices de sentido, que los llevan a alejarse del significado originario y, por ende, a crear la situacion de conflicto con suceso/sucesso, llegando a provocar, incluso, la desaparicion del verbo del castellano antiguo exir <lat. exire? para explicar este fenomeno, debemos observar lo que ocurrio con el verbo que vino a sustituir semanticamente al desaparecido exir <lat. exire-salir/sair. Tanto el verbo salir/sair como sus derivados salida/saida provienen del verbo latino salire que, en principio, significaba 'saltar, brincar', de donde se explica, con este mismo valor, el espanol salto, derivado del participio pasado saltum, del mismo verbo salire, pero que, a su vez, en salida (cf. port. saida), comenzo a adquirir el significado de 'lugar por el que se pasa de dentro afuera'. No obstante, a pesar de este desplazamiento de significado, portugues y espanol mantienen aun palabras provenientes de salire que responden al significado etimologico original. Asi ocurre con el verbo portugues salientar, literalmente, 'poner en alto', esto es, 'destacar, llamar la atencion sobre", y con los vocablos espanoles sobresalir y su derivado sobresaliente, literalmente 'exceder en altura', despues usados en sentido figurado. pues bien, el desplazamiento de significado producido en salir <lat. salire y sus derivados en direccion a lo que originalmente significaba exir <lat. exire y sus derivados, fue lo que condujo a que formas romances como exito/exito se contagiaran de nuevos valores, que, a su vez, entraron en conflicto con los que originariamente poseian otras palabras, como suceso/sucesso. (3)

Una vez que salir ha adquirido un nuevo significado, 'dirigirse a un lugar de dentro afuera', el significado etimologico 'dar saltos', debe recaer en una nueva forma. En espanol, se ofrecen dos posibilidades: a) recuperar un verbo poco frecuente en latin clasico, alternativo de salio, saltar, proveniente de salto, as, are, avi, atum, que realmente significaba en epoca clasica 'bailar, danzar con gestos y pantomimas', es decir, realizar otro tipo especifico de saltos (Blanquez Fraile, 1978: 437); b) paralelamente, acrecentar el acervo lexico a traves de la apropiacion--lease aqui prestamo lexico--, de la forma brincar, que el portugues adopto y cuyo origen al parecer es germanico, si bien no se descarta un cruce etimologico entre springan, en el sentido de 'saltar', y de bli(n)kan 'jugar' con el vocablo latino uinc(u)lum; y, entonces, en portugues, primero fue brinco 'juguete' y despues llego brincar cuyo significado, en cualquier caso, era 'jugar, retozar', valor con el que permanece en esta lengua hasta hoy, pero que en espanol se traslada a la casilla vacia de significado que habia dejado sin cubrir perfectamente el verbo salir cuando en castellano adopto el nuevo sentido de exire, olvidando el que poseia en latin salire, entendiendose como un tipo de juego o retozo especifico consistente en 'dar saltos', significado que se comparte con el nuevo valor adoptado para el verbo saltar. (4) Con todo, hoy en espanol, saltar y brincar no son exactamente sinonimos, sino que podemos decir, parafraseando, una vez mas. los conceptos de Breal 1897]/1982), que han repartido su significado, especializandolo a la vez. En efecto, saltar hoy en espanol es 'salvar de un salto un espacio o distancia' (DRAE, 2001: 2015), mientras que brincar significa 'dar brincos o saltos' (DRAE, 2001: 356). Se entiende, por tanto, que un brinco es un tipo de salto, 'subito, leve', pero que no todos los saltos son brincos, luego brincar es saltar, pero no se siempre que se salta se brinca.

Pero, brinco en portugues no significa 'salto', sino que hace referencia a un tipo de joya o adorno que se coloca en el lobulo de la oreja. Con ello, nos las tenemos con un nuevo par de falsos amigos y eso que, en este caso, parece que la historia del termino nos empuja a pensar que el espanol lo tomo prestado del portugues. Como en espanol, por las razones aducidas, tomo en prestamo el verbo brincar como solucion parcial para cubrir el significado etimologico que poseia salir, una vez que habia desplazado su significado, de nuevo se vio obligado a recurrir a otro termino, que logicamente, no va a compartir con el portugues, toda vez que este idioma, con relacion a la palabra brinco, se limito a precisar o especificar su significado original, como ya explicamos: de 'juego, juego de ninos' paso a designar un tipo de juguete en forma de aro que estos utilizaban para jugar, de donde, en virtud de su forma, se aplico tambien a una argolla de tipo circular que se utilizaba como ornamento habitualmente en la oreja. Entra entonces en juego la forma pendiente, que en principio, igual que en portugues (pendente era el participio presente del verbo pender <lat. pendere y que funcionaba como adjetivo, con el sentido 'que cuelga, que pende de, que esta suspenso'. De ahi, por semejanza, se metaforiza el sentido y se aplica a la joya u ornamento que efectivamente pendia de donde se fijaba, surgiendo asi el sustantivo pendiente equivalente significativamente a brinco (portugues) y tambien, por otro lado, en este mismo sentido aqui apuntado, pendiente significa en espanol 'cuesta o declive de un terreno" (DRAE, 2001: 1720).

Por ultimo considerando enfrentados los adjetivos pendiente /pendente, entra en discusion otro par: pendencia/pendencia. La palabra pendencia en espanol restringio su significado a 'contienda, rina' a partir del sentido etimologico derivado de paenitentia, 'arrepentimiento, disgusto', mientras que el portugues especializa el significado de pendencia como 'litigio', al lado de valores semejantes Ibriga, contenda", todos ellos derivados de otro, que entra en conflicto con pendente 'nao concluso', por mas que su etimologia sea dispar' 'tempo durante o qual uma causa ou um recurso esta pendente ou correndo' (Ferreira, 1999: 1534).

3. QUESITO (ESPANOL)/QUESITO (PORTUGUES)

En su Diccionario, Maria Moliner (2007, II: 2458) define quesito como "pequena porcion de queso cremoso, envuelta en papel de aluminio y vendida con otras iguales en una cajita de carton". De esta forma, se trata formalmente de un diminutivo de queso que, sin dejar de serlo, ha sufrido una cierta lexicalizacion especificando en parte su significado, en el sentido de que no a toda porcion de queso puede aplicarsele la designacion quesito, sino solo a aquella que presenta ciertas caracteristicas y cualidades.

Historicamente, la palabra espanola queso, como la portuguesa queijo, proceden del sustantivo latino caseus, i (Corominas y pascual, 1983, IV: 721; Blanquez Fraile, 1978: 87; Machado, 1995, V: 17)). De uso general en todas las epocas, el galorromance, el catalan y el italiano lo sustituyeron por formaticus, de donde las formas actuales fromage (fr.), fromatge (cat.), formaggio (it.). La palabra formaticus aparecia comunmente en latin en combinacion con caseus: caseus formaticus, constructo en el que formaticus hacia referencia al molde perforado en el que se hacia el queso.

Por su parte, la palabra portuguesa quesito proviene del latin quaesitu 'pergunta, questao' (Machado, 1995, V: 17), esto es, presenta una etimologia completamente distinta a la palabra espanola, por mas que ambos vocablos coincidan formalmente en la actualidad en las respectivas lenguas. Su significado especifico es: "ponto ou questao sobre que se pede resposta, opiniao, juizo ou esclarecimiento" (Ferreira, 1999: 1684). A su vez, la forma quaesitus, a, um era en principio el participio de preterito del tambien latino verbo quaero, is, ere, quaesivi o sii, situm (Corominas y pascual, 1983, IV: 717-21), cuyo significado era 'buscar, indagar' (Blanquez Fraile, 1978: 402). Asi pues, no es de extranar que tanto la palabra portuguesa questao, como la espanola cuestion provengan del sustantivo latino derivado de dicho verbo, quaestio, onis (Corominas y pascual, 1983, II: 279), que si bien significaba 'busca', tambien presentaba la nocion de interrogatorio de los cautivos 'en busca" de una informacion. De aqui parte, por extension, una de las acepciones del termino portugues: "Demanda, litigio. ponto em discussao que e levado a Justiga e submetido a decisao de um magistrado" (Ferreira, 1999: 1684), porque, ademas, ya en latin, en Ciceron, se halla la expresion quaestionem instituere de morte alicuius 'abrir un juicio para averiguar la muerte de alguien'. Lo que, a su vez, no obsta para que el termino tambien posea acepciones proximas con el sentido propio del etimo latino "pergunta para esclarecer ou para comprovar conhecimento; indagacao; materia a examinar; polemica; disputa" (Peixoto, 2007: 134).

Todas estas consideraciones nos obligan a comentar un cambio historico que en espanol y en portugues se opero en el sentido que adquirieron los respectivos derivados del verbo quaerere, en origen, 'buscar, pedir', pues querer (esp., port.) paso a tener un sentido volitivo. En este caso, estamos ante una restriccion de significado 'querer--lease 'buscar'--el bien de alguno", 'amar'. Con todo, los derivados de quaerere latino desaparecieron en gran parte del resto de la Romania y como ejemplos proximos podemos aducir los casos del catalan y del frances donde, respectivamente, voler, vouloir mantienen este sentido, formas que en castellano, y con este mismo valor, solo se conservan en derivados, como volitivo o voluntad (vontade, en portugues). Voluntad (esp.), vontade (port.) (5) provienen del sustantivo latino voluntas, atis, (Machado, 1995, V: 406), con el significado de 'acto de voluntad, volicion, facultad de querer', palabra derivada, a su vez, del verbo volo, vis, vult, velle, volui 'querer, desear' (Blanquez Fraile, 1978: 541-2; Corominas y Pascual, V: 839).

Una ultima diferencia espanol-portugues, relacionada con el espectro significativo de voluntad, vontade: la palabra gana, tan presente en espanol en expresiones coloquiales como porque me da la gana, tengo gana(s) de ... El origen de esta palabra es oscuro. Se trata de un vocablo propio del castellano, no comun con otras lenguas romanicas, pero que comparte el catalan (Corominas y Pascual, 1983, III, pp. 62-65). Su etimo remonta probablemente al gotico * gano (fem.) 'avidez', emparentado con el escandinavo antiguo gana 'abrirse la boca, desear con avidez', noruego gana 'quedarse boquiabierto', 'mirar con ansia'. Tiene desde la Edad Media hasta hoy el mismo valor y usos parecidos en espanol y catalan.

Pues bien, por el hecho de que querer en espanol y portugues fueron perdiendo el sentido original de quaerere latino, impregnandose de un sentido volitivo--que otras lenguas romanicas no adoptaron--y abandonando formalmente derivados de volo, velle latino, se hacia necesario en estas dos lenguas recubrir con otro verbo (vocablo) el significado original latino de 'buscar (saber), indagar, interrogar a los cautivos'. Y, asi, surgen las formas preguntar, pregunta (esp.) y las correspondientes perguntar, pergunta (port.), que iban a competir con cuestion, questao con el significado de 'pregunta'. (6) Verbo y sustantivo derivan de formas que se desarrollaron en el latin vulgar en el momento de la reorganizacion de los sistemas linguisticos de las respectivas lenguas romanicas, una vez que la distancia con la lengua de referencia, el latin, era cada vez mayor: *praecunctare < * percontari 'someter a interrogatorio'; la forma vulgar esta influida por cunctari 'dudar, vacilar' (Corominas y pascual, 1983, IV: 635). Ademas de en espanol y en portugues, solo se conservan derivados de este vocablo en sardo: percontare. La forma catalana preguntares castellanismo, usandose demanar, mas proxima al frances demander.

En realidad, percontari, verbo latino, formado por el prefijo per--'mediante, por medio de" y contus 'palo largo, percha', significaba 'sondear, buscar en el fondo del mar'. Mas tarde, por una clara metafora, significo tambien 'sondear a una persona', uso que se mantiene aun en espanol, es decir, someterla a un interrogatorio. La contaminacion del latin vulgar con el verbo cunctari 'dudar, vacilar" fue reflejo, sin duda, de la actitud de quien respondia en el momento del interrogatorio (Buitrago y Torijano, 2007: 198).

Con todo, otras lenguas, como ya hemos dicho, adoptaron demander (fr.), demanar (cat.) para recubrir este significado, lo que no fue obice para que tambien en espanol y portugues existan demandar, demanda, si bien con otros matices significativos diferentes de preguntar, pregunta (perguntar, pergunta). El etimo comun latino para todas las lenguas romances es el verbo demando, as, are, avi, atum, cuyo significado era 'encomendar, confiar, poner a buen seguro' (Blanquez Fraile, 1978: 146; Machado, 1995, II: 298). Este verbo, por su parte, era derivado de mando, as, are, avi, atum, que poseia el significado de 'encargar de, dar una mision', 'confiar, encomendar' (Corominas y pascual, 1983, II: 441; III: 800-1; Machado, 1995, II: 298). Como en espanol y en portugues las formas derivadas de este verbo latino entraron en conflicto con los nuevos vocablos aparecidos en el latin vulgar, hubieron de repartir su significado, de manera que demanda, demandar, a traves de la cuarta acepcion que de la palabra portuguesa en cuestion ofrece Ferreira (1999: 619): "Reclamar, pedir, requerer, exigir: A tarefa demanda muito tempo e competencia", se llega al sentido juridico que, por excelencia, hoy presenta, en dichas lenguas --sexta acepcion de Ferreira--: "Intentar acao judicial ou demanda contra; procesar, acionar".

Pero aun no hemos acabado con la serie de palabras emparentadas historicamente y que debemos mencionar como consecuencia de la toma en consideracion de la pareja de falsos amigos quesito 'porcion de queso de determinada cualidad' (esp.)/quesito 'punto o cuestion sobra la que se pide una respuesta u opinion' (port.). Porque, en efecto, relacionadas con las anteriores, no podemos olvidar otro par de terminos que, por su parte, constituyen un nuevo ejemplo de falsos cognados: exquisito (esp.)/esquisito (port.). Ambas formas provienen de una misma etimologia, el participio de pasado exquisitus, a, um 'rebuscado, escogido, selecto, distinguido, refinado' (Corominas y Pascual, 1983, IV: 719), del verbo exquiro, is, ere, sivi, situm, derivado morfologicamente, a su vez, del prefijo ex--y del verbo quaero, cuyo significado era 'buscar con cuidado, indagar, escudrinar' (Blanquez Fraile, 1978: 190-1).

En este caso, aunque el significado y las respectivas formas se mantuvieron fieles a la del vocablo original, con el tiempo, espanol y portugues restringieron el significado del termino, si bien en sentido opuesto. (7) Asi, en espanol, lo 'rebuscado y escogido' se atribuye a un valor positivo, esto es, "de singular y extraordinaria calidad, primor o gusto en su especie" (DRAE, 2001: 693); por su parte, en portugues lo 'especial o escogido' se entiende en sentido negativo: 'excentrico, estranho, extravagante; de mau aspecto; feio e/ou malvisto; lugar deserto, ermo; caminho dificil e escabroso" (Ferreira, 1999: 823).

4. DISTINTO (ESPANOL)/DISTINTO (PORTUGUES)

La forma distinto en espanol y portugues posee una misma etimologia: se trata del participio del verbo latino distinguo, is, ere, stinxi, stinctum 'separar, dividir', verbo utilizado mas tarde en la logica medieval para establecer distinciones (Corominas y pascual, 1983, II: 506), vocablo compuesto, a su vez, por el prefijo dis--y el verbo stinguo, que significaba 'hacer desaparecer', 'analizar, pesquisar, escudrinar' (Blanquez Fraile, 1978: 161). Entonces, lo que se separa, se divide, se corta, conlleva una diferenciacion de cada una de las partes separadas de un todo (Machado, 1995, II: 347), que es el sentido que hoy posee el verbo distinguir y, consecuentemente, su correspondiente participio (adjetivo) distinto, como se define en Ferreira (1999: 695): "Separado, isolado", lo que no es igual en el sentido en que ya no forma parte de la unidad. Ahora bien, en portugues, aun restringe mas su significado, siendo este el mas comun en el uso: "Que sobresai; notavel, ilustre, eminente, preeminente: orador distinto" (Ferreira, 1999: 695). Es justo en este sentido, como decimos, el mas usual del portugues para este vocablo, en el que entra en conflicto semantico con distinto espanol, lengua en la que para referirse a lo sobresaliente o ilustre se utiliza distinguido, participio debil de formacion romanica, formado a partir del fuerte distinctum latino. Entonces, en la lengua espanola, habiendo dos participios (lease adjetivos) derivados del mismo verbo distinguere, reparte el significado entre ambas palabras, reservando para distinguido el valor ponderativo, y distinto para un valor neutro.

Ahora bien, distinto, tanto en portugues como en espanol, entra en conflicto con el significado de otra palabra, tambien adjetivo derivado del participio de pasado de un verbo: diferente. Asi, el verbo diferir y sus derivados provienen del latin differo, fers, differre, distuli, dilatum 'dispersar, diseminar, llevar en diversos sentidos', lo que implica diversidad, lo que no es igual (Blanquez Fraile, 1978: 155), de forma paralela a como preferente proviene del verbo latino praefero, fers, ferre, tuli, latum (Corominas y pascual, II: 494; Blanquez Fraile, 1978: 375), con el significado de 'presentar, ofrecer, mostrar, llevar delante, poner de manifiesto' (Corominas y pascual, IV: 632-4). Tanto preferente como diferente se corresponden con el participio de presente de los respectivos verbos antes mencionados. pues bien, hoy diferente significa en portugues "que nao e igual; que nao coincide; que diverge; diverso, desigual" (Ferreira, 1999: 680), frente a distinto en esta misma lengua, que, preferentemente, se usa en el sentido de "que sobressai; notavel, ilustre, eminente, preeminente" (Ferreira, 1999: 695). Esto es, en portugues se da un perfecto ejemplo de reparticion de significado, pues cuando dos palabras convergen con sentidos parecidos en un determinado estado de lengua, tienden a repartir sus significados--por mas que aun no sean extranas las acepciones en las que se mantiene la sinonimia, reflejo del comun o, cuando menos, proximo al significado etimologico--. Por el contrario, como el espanol desarrollo el participio (adjetivo) distinguido, este se especializo para expresar el sentido de 'sobresaliente, notable, ilustre', manteniendose una situacion sinonimica entre distinto y diferente. Asi, distinto, en el DRAE (2001: 567) se define como: "que no es lo mismo, que tiene una realidad o existencia diferente de aquello otro de que se trata. Que no es parecido, que tiene diferentes cualidades. Y diferente como "diverso, distinto" (DRAE, 2001: 556).

5. RATO (ESPANOL)/RATO (PORTUGUES)

La palabra espanola rato proviene del etimo latino raptus, us 'arrebatamiento, rapto' (Corominas y pascual, 1983, IV: 795-7), vocablo este ultimo que constituye un doblete por cultismo, rapto, con la acepcion de "impulso subito y violento de alguien provocado por un estado pasional, como la ira o los celos, o de locura" (Moliner, 2007, II: 2843). Observese que en la acepcion "accion de raptar" el sentido instantaneo se mantiene, pues raptar es secuestrar a alguien, particularmente un nino, para obtener un rescate, por ejemplo--pero, de forma rapida, por sorpresa, sin posibilidad de reaccion--. Con todo, para la forma portuguesa raptar < raptare, Machado (1995, V: 40) otorga el valor de "levar, arrastrar com violencia."

Del sentido originario latino se derivan los significados 'tiron, arranque', y figuradamente 'instante, espacio de tiempo (mas o menos prolongado)". Corominas discute la desviacion etimologica que supone el sentido de espacio prolongado de tiempo que ya se documenta en la Edad Media en Berceo, senalando que solo recientemente se entiende rato como un periodo corto de tiempo.

Ahora bien, mas alla de la discusion acerca de la duracion del espacio de tiempo significado por rato, lo que mas llama la atencion en la interface espanol-portugues es que la palabra portuguesa rato no se refiere al espacio de tiempo, sino al "genero de mamiferos roedores, murideos, que apresentam os molares sempre cuspidados, sendo as cuspides dispostas em tres series em relacao ao eixo longitudinal" (Ferreira, 1999: 1709). La etimologia de esta palabra es oscura, segun Machado (1995, V: 42) "vocabulo existente em diversos romances, mas de origem desconhecida." Esto significa, por tanto, que en realidad rato en espanol es una palabra distinta de rato en portugues, a pesar de que en el decurso historico hayan confluido formalmente, tanto en la grafia como practicamente en la pronunciacion.

?Y como se denomina en espanol al mamifero roedor? para responder debemos consultar la entrada rata, que posee una forma masculina que en realidad es un falso aumentativo, raton, si bien diferenciada no solo por el genero, sino por la cualidad, pues se refiere a un tipo o especie de rata. En cualquier caso, vale decir que el rato portugues es el raton espanol, toda vez que rato significaba en espanol ya 'espacio de tiempo--fuera este prolongado o no--'. Cuentan Corominas y pascual (1983, IV: 792-4) que la palabra rata tiene origen oscuro--y en esto coinciden con la apreciacion de Machado--, pues apareciendo en la mayor parte de las lenguas romanicas, el latin tenia mus, termino del que deriva en el vocablo mur que, con ese mismo sentido, aparece en diversos textos medievales. Blanquez Fraile (1978: 311) da noticia de la palabra latina mus, muris, procedente del griego mys. Algunas palabras del espanol mantienen timidamente el parentesco con la palabra latina: un tipo de mus, la mustela (lat. mustela, tambien conocida como comadreja, da nombre a una familia o especie, los mustelidos.

Con todo, no debemos olvidar algunas de las observaciones de Machado (1995) en su diccionario historico del portugues, pues anade una segunda entrada para rato, con etimologia diversa de la anterior, referida al latin raptu--y que documenta con el siguiente ejemplo datado en el siglo XIII: "Mas a pouco rato ouve de fiar ...", ejemplo que nos muestra como, en la epoca de origenes, el sentido "espacio de tiempo" para la forma rato (<raptus) no era ajena a la lengua portuguesa, por mas que despues desapareciera. Aun hay mas: el propio Machado (1995, V: 42) otorga una entrada a la palabra ratao, que remite a rato (mamifero roedor), completamente equivalente al espanol raton, por mas que sea poco o nada comun en la actualidad.

En resumen, y con relacion a la pareja de falsos amigos propuesta inicialmente, podemos decir que en espanol rato como masculino de rata entraba en conflicto con rato, espacio de tiempo, lo que no ocurre en portugues, pues desecho ya desde muy antiguo esa posibilidad, solo documentada por Machado en el siglo XIII. De ahi que, en espanol, se formase un falso aumentativo, raton, que nunca lo fue, pues mas que un masculino generico se refiere a una especie diferente de rata, de tamano menor y no mayor. En verdad, estamos ante sustantivos epicenos, rata, raton (esp.)/rata, rato (port.), en los cuales, como apunta Alonso-Cortes (1993: 156), el contraste de genero no conlleva necesariamente la oposicion macho-hembra, sino mas bien una diferenciacion de especie. Sin embargo, el espanol cuenta con este procedimiento de crear un falso aumentativo o despectivo--en realidad, lexicalizados--cuando analizamos otros pares enfrentados, como en el caso de abeja, frente a sus respectivos masculinos, abejon, abejorro o abejorruco:

"El sufijo--orro, que posee un valor despectivo, aparece lexicalizado como ya hemos comentado en formas como cachorro. pudiera muy bien estarlo en la palabra abejorro, como masculino de abeja, al no contar con la existencia de un hipotetico * abejo." (Miranda poza, 1991: 174)

De la misma forma que rato portugues equivale a raton del espanol por los motivos aducidos, se producen expresiones y sentidos figurados comunes a ambas lenguas. Asi, Ferreira (1999: 1709) documenta en la entrada rato, expresiones como, por ejemplo rato de biblioteca 'individuo maniaco por investigacoes em bibliotecas e arquivos' y en el DRAE (2001: 1291) encontramos la expresion raton de biblioteca 'erudito que con asiduidad escudrina muchos libros (sentido peyorativo)'.

Por ultimo en espanol se dan derivados de rato (<raptare) como ratero, que es el ladron que, en principio, etimologicamente hablando, se lleva cosas de forma rapida, al descuido, y, por extension, cosas de escaso valor, lo que le cualifica como ladron de poca monta. Y, ademas, en el RAE (2001: 1290) la entrada rata incluye como sexta acepcion (coloquial) de ratero, "ladron que hurta cosas de poco valor". para complicar aun un poco mas las cosas, solo a titulo descriptivo, Ferreira (1999: 1709) da como septima acepcion de la voz rato "ladrao" y como decima, "tratante, canalha."

6. BODEGA (ESPANOL)/BODEGA (PORTUGUES)

El vocablo bodega, tanto en espanol como en portugues, deriva del latin apotheca, termino que, a su vez, proviene del griego [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] 'deposito, despensa', derivado del verbo [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] 'depositar', y este, a su vez, de [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], 'poner' (Corominas y pascual, 1983, I: 609; Machado, 1995, I: 98). La aferesis que presenta la forma bodega es debida a confusion temprana con la a del articulo; de hecho, se documenta en castellano antiguo otra forma sin aferesis abdega (1104). El portugues, por su parte, presenta una forma adega "compartimento da casa, de temperatura baixa e constante, em geral subterraneo, onde se guardam azeite, vino e outras bebidas" (Ferreira, 1999: 49) que convive con bodega.

A partir de estos significados, fueron apareciendo otros, por extension, comenzandose a matizar entre el lugar donde se guardan o almacenan mercancias en general, el lugar donde se comercializan tales mercancias y aun el tipo de mercancias. Asi, por ejemplo, en espanol, la palabra bodega alude por igual al lugar de una casa donde se almacenan comestibles, despensa; al lugar interior de los buques, pero en especial, se hace hincapie, como primera acepcion, en el tipo de genero almacenado, restringiendolo al vino (DRAE, 2001). Tal vez, la definicion que ofrece Maria Moliner (2007: 390) resulte esclarecedora de los elementos que resultan pertinentes en la lengua espanola para llegar a la definicion precisa de bodega: "sotano de las casas en donde se guarda el vino. Por extension: almacen de vino guardado en toneles, botellas, etc., aunque no sea subterraneo."

Por su parte, el portugues, al contar con el doblete evolutivo bodega/adega, distribuye los significados, reservando el termino bodega a la 'taberna', esto es, al lugar en el que se comercializan fundamente bebidas, y, en Brasil, ademas, 'pequeno almazem de secos e molhados" (Ferreira, 1999: 312). A su vez, el termino adega se especializo para designar el 'compartimento da casa, de temperatura baixa e constante ...'. Aun se da, por extension, otro sentido: 'o conjunto de bebidas guardadas nesse lugar' (Ferreira, 1999: 49). Por lo tanto, no siempre que decimos bodega en espanol y en portugues nos estamos refiriendo a la misma realidad, falsos amigos, cuya especificidad respectiva se explica por una doble evolucion de la forma latina en portugues.

Pero, ademas de bodega--que comparten espanol y portugues--y adega, que solo tiene el portugues--pues la forma medieval abdega documentada en castellano en el siglo XII se perdio--, existe otro vocablo que posee identica etimologia, tanto en espanol como en portugues: botica (Corominas y Pascual, 1983, I: 643). En espanol primero, durante la Edad Media, fue, en general, 'tienda y lugar de ventas"; pero, despues se especializo en 'tienda de venta de medicamentos": "Farmacia, establecimiento donde se hacen medicinas y se venden especificos" (Moliner, 2007: 406-7), lo que tambien vale para el portugues (Ferreira, 1999: 325). De botica derivaron boticario y tambien botiquin--botequim en portugues--.

Ahora bien, existen desavenencias entre los valores que se asignan respectivamente a botiquin y botequim en espanol y portugues. Para comenzar, Corominas y Pascual (1983, I: 643) lo dan como derivado de la forma griega [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], como bodega y adega, pero Machado (1995, I: 454) lo hace derivar del vocablo del italiano botteghino locale di vendita dei bighietti del teatro', lo que nos parece poco probable, pues hay otras formas de llegar hasta el, como veremos. (8) Lo que interesa tambien, ademas de la etimologia, es constatar que en portugues botequim es el "establecimento comercial onde se servem bebidas em geral (bebidas alcoolicas, refrigerantes, cafe, etc.) e pequenhos lanches; bar" (Ferreira, 1999: 325), mientras que en espanol, botiquin es, sobre todo, la "habitacion, armario o caja portatil donde se tienen medicinas para casos de urgencias" (Moliner, 2007: 407), si bien, circunscribiendo su uso a Venezuela, la Academia se hace eco de un valor generico, tambien en espanol, que viene a coincidir con el del portugues: "establecimiento modesto en donde se expenden bebidas alcoholicas." Estamos, por tanto, ante un nuevo caso de falsos amigos en la interface espanol-portugues. Dado que historicamente tanto en una como en otra lengua se creo un vocablo botiquin/ botequim derivado de botica, que, a su vez, provenia del termino griego [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], origen de las palabras bodega (espanol y portugues) y adega (portugues), en espanol se empleo en el sentido restringido de 'mueble o caja que contiene medicamentos y similares', esto es, lo que se vende en la botica, y en portugues se uso sin esta restriccion, mas en la linea de adega, bodega, 'local donde se venden bebidas'. Ademas, el portugues conoce un derivado regresivo de botequim, boteco, que en Brasil se da como sinonimo del primero, como recoge Ferreira (1999: 325).

Cabria aun preguntarse el porque de la restriccion de significado en el caso del termino espanol botiquin. En este caso tenemos que recurrir a la palabra bote con el sentido preciso con que se define en el DRAE (2001): "recipiente pequeno, comunmente cilindrico, que sirve para guardar medicinas, aceites, pomadas, tabaco y conservas". Es decir, que en las farmacias o boticas habia botes en los que se contenian esas materias y sustancias, y de ahi surgio la forma botiquin, cuando tales botes y sustancias no se hallaban en el local especifico. Ahora bien, observese que en botes se pueden guardar tambien otras materias que no son las propiamente farmaceuticas, en especial, bebidas y comidas, con lo que se entiende no ya la acepcion hispanoamericana del termino en espanol, sino la portuguesa.

Ahora bien, en portugues no existe la palabra bote, pero si que posee otra, pote, que tambien existe en espanol junto a la primera, y con la cual comparte etimologia. Etimologia, ademas, oscura, pues se suele relacionar con el frances pot (Corominas y Pascual, 1983, I: 643; Machado, 1995, IV: 410), si bien los primeros--a diferencia de Machado, que lo relaciona con el sustrato celta--hacen derivar esta forma de potus, que en latin clasico tenia la acepcion de 'bebida', de donde el derivado potione > pocion, pocima (espanol), pocao (portugues), poison (fr.) '[pocion] venenosa', 'veneno'.

Entonces, pote en portugues es "grande vaso de barro para liquidos [...]; recipente de louca, vidro, etc. de largo bocal" (Ferreira, 1999: 1617). En espanol, se refiere a un "tiesto en forma de jarra en el que se plantan y tienen flores", una "vasija redonda, generalmente de hierro, con barriga y boca ancha y con tres pies, que suele tener dos asas pequenas, una a cada lado, y otra grande en forma de semicirculo que se usa para guisar (en el mismo sentido que el pot frances)", "la comida que se hace en el (tambien como en frances)", y vaso de barro alto que se usaba para beber o guardar liquidos y prepararlos" (DRAE, 2001). El punto de inflexion entre unos y otros valores, lo encontramos en la ultima acepcion que para pote ofrece Maria Moliner (2007: 816): "vasija de las que se tienen en las farmacias conteniendo las distintas sustancias".

7. VASO (ESPANOL)/VASO (PORTUGUES)

La palabra espanola vaso, de la misma forma que la portuguesa vaso, provienen etimologicamente de la voz vasum del latin vulgar, forma que procede, a su vez, del latin clasico vas, is, cuyo significado era en latin lo que en espanol actual se denomina vasija, esto es, 'utensilio destinado a contener algo; vaso, vasija, puchero' (Corominas y Pascual, 1983, V: 749-50; Blanquez Fraile, 1978: 526; Machado, V: 378). De esta palabra deriva vasija, que ademas de ser formalmente un diminutivo lexicalizado, como parece sugerir Maria Moliner (2007, II: 3007), "designacion generica aplicable a numerosos recipientes", que en la lengua espanola formaria parte de un hipotetico campo lexico de los 'recipientes' en espanol. A su vez, vasija, que no es desconocido en la lengua portuguesa, que posee no ya vasilha--proveniente del latin vasilia, segun Machado (1995, V: 378)--posee el colectivo vajilla, que en espanol alterna con la metafora de la cualidad por la cosa, loza, termino casi en desuso en la actualidad, siendo su correspondiente portugues louca mas utilizado que en espanol. Tampoco debemos olvidar que de vaso deriva el termino envase--formado, a su vez, por derivacion regresiva a partir del verbo parasintetico envasar--, que posee el significado de 'recipiente dentro del cual se coloca alguna cosa".

Y, antes de continuar, debemos retomar la informacion que ya adelantamos en la introduccion a nuestro trabajo. No solo los aspectos historicos resultan, a nuestro entender, fundamentales para un analisis adecuado del problema de los falsos amigos en lenguas emparentadas geneticamente como espanol y portugues, sino que seria el momento de proponer, ademas, retomar un viejo concepto de la semantica estructural, el de campo lexico-semantico (Coseriu, 1991; Salvador, 1985; Justo Gil, 1990).

En efecto, el estructuralismo linguistico fue el primero en defender de forma mas decidida la posibilidad de sistematizacion del nivel lexico del lenguaje. En virtud de tal hipotesis, el lexico de cada lengua estaria organizado en una serie de estructuras que reunen en torno a ellas un grupo de lexemas emparentados por algun o algunos rasgos de significado comun, denominados semas. Cada una de esas estructuras--de caracter paradigmatico--recibe el nombre de campo lexico:

"En el VIII Congreso Internacional de Linguistas, celebrado en Oslo en 1957, se planteo como problema la posibilidad del estudio estructural del significado, tema tratado en la sesion plenaria del 8 de agosto, donde actuaron como ponentes el creador de la Glosematica, Louis Hjelmslev, y el profesor norteamericano Rulon Wells, de la Universidad de Yale. Puede decirse que, con aquel cambio de impresiones y aquel contraste de pareceres, se echaron las bases de una verdadera semantica estructural. El profesor Bernard Portier, que en aquella ocasion se pronuncio claramente contra las especulaciones esencialmente teoricas, mas preocupadas de su propia coherencia intelectual que de su eficacia, ha publicado un trabajo, Vers une semantique moderne, que es toda una teoria estructural de la Semantica, pero ya ejemplarmente aplicada, y lista para nuevas y sucesivas aplicaciones" (Salvador, 1985: 13).

Pues bien, esta nocion de campo semantico, en su version estructural moderna, interesa en primer lugar a una teoria de la traduccion, porque suministra las demostraciones mas tangibles y mas variadas del hecho de que todo sistema linguistico encierra un analisis del mundo exterior que le es propio, y que se diferencia de otras lenguas u otras etapas de la misma lengua (Mounin, 1971: 94).

Lo que pretendemos demostrar es que, mas alla de las diferencias de sentido que las formas enfrentadas poseen en las respectivas lenguas, habriamos de preguntarnos si, efectivamente, se dan diferencias de significado, toda vez que provienen de un mismo etimo latino. Es decir, que lo que realmente ocurre es que significando en esencia--en el paradigma--lo mismo, las diferencias observables lo son a nivel de habla, como una posibilidad mas en la caracterizacion especifica de cada lengua.

Una vez establecida nuestra hipotesis de trabajo, vayamos a la raiz del supuesto problema que, para nosotros, contemplado desde nuestra perspectiva no lo es tanto o, simplemente, no lo es. En efecto, no son pocos los casos en los que se llama la atencion acerca del hecho de que la voz vaso en espanol no se corresponde directamente con vaso portugues--baste aqui con hacer mencion en nuestro entorno inmediato a las observaciones que al respecto elabora Vicente Masip (2003: 144)--, sino en realidad con el termino copo, formalmente relacionado con el castellano copa, termino que, a su vez, no tiene que ver con copa del portugues--mejor dicho, solo en ciertas ocasiones--, sino que en realidad tiene su correlato portugues en taca, que, por tanto, no tiene una correlacion directa con el castellano taza, que remite, a su vez, al portugues xicara, termino no completamente ajeno al espanol, jicara, si bien especializado en ser un tipo de taza exclusivo para determinados usos y de una forma especifica. Aun habria otros elementos relacionados a los anteriores que irian conformando, segun nuestra propuesta, el correspondiente campo lexico-semantico en cada lengua. Porque, vaso en portugues se corresponde con jarro, jarron en espanol, sin que, por lo demas, falten lexemas con correspondencia biunivoca en los respectivos campos, como por ejemplo, jarra/jarra. O, incluso, tenemos el caso del par caliz/calice, que segun los valores que posee en portugues coincide solo en parte con el que presenta en la lengua espanola.

Podemos, entonces, establecer, a modo de esquema, los siguientes cuadros, que representan los respectivos campos lexicosemanticos de los 'recipientes que contienen liquido (u otro tipo de objetos)" en espanol y portugues:

Tabla 1. Campo lexico 'recipiente" en espanol
Tabla 1. campo lexico 'recipiente' en espanol

              [S.sub.1]   [S.sub.2]   [S.sub.3]   [S.sub.4]

vasijia           +        [+ o -]        +
[vaso.sub.1]      +           +        [+ o -]        +
[vaso.sub.2]      +                       +
taza              +           +           +           +
tazon             +           +           +           +
jicara            +           +           +           +
copa              +           +           +           +
caliz             +           +           +           +
jarra             +           +           +
jarro             +           +           +           +
jarron            +                       +

              [S.sub.5]   [S.sub.6]   [S.sub.7]

vasijia
[vaso.sub.1]      +
[vaso.sub.2]
taza                                      +
tazon                         +
jicara
copa
caliz
jarra
jarro                                     +
jarron

              [S.sub.8]   [S.sub.9]   [S.sub.10]

vasijia
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]
taza
tazon                         +
jicara
copa
caliz
jarra             +
jarro
jarron            +

              [S.sub.11]   [S.sub.12]   [S.sub.13]

vasijia
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]      +            +
taza
tazon
jicara
copa
caliz                                       +
jarra
jarro
jarron            +            +

              [S.sub.14]   [S.sub.15]   [S.sub.16]

vasijia
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]
taza
tazon
jicara            +            +
copa
caliz                                       +
jarra
jarro
jarron

              [S.sub.17]   [S.sub.18]   [S.sub.19]

vasijia
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]
taza
tazon
jicara
copa                                        +
caliz                                       +
jarra             +
jarro             +
jarron            +            +

              [S.sub.20]   [S.sub.21]

vasijia                        +
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]
taza
tazon             +
jicara                         +
copa
caliz
jarra
jarro
jarron


Vasija. "Designacion generica aplicada a numerosos recipientes" (Moliner, 2007, II: 3007)./"Pieza concava y pequena, de barro u otra materia y de forma comun u ordinaria, que sirve para contener especialmente liquidos o cosas destinadas a la alimentacion" (DRAE, 2001: 543).

[Vaso.sub.1]: 'Vasija de vidrio u otro material, de forma generalmente cilindrica o troncoconica, que se emplea para beber" (Moliner, 2007, II: 3007)./"Recipiente de metal, vidrio u otra materia, por lo comun de forma cilindrica, que sirve para beber" (DRAE, 2001: 1543).

[Vaso.sub.2]: "Aplicado a las decorativas usadas para contener flores, etc., vasija" (Moliner, 2007, II: 3007)./"Obra de escultura, en forma de jarron florero o pebetero, que, colocada sobre un zocalo, pedestal o peana, sirve para decorar edificios, jardines, etc.; pieza concava de mayor o menor tamano, capaz de contener algo" (DRAE, 2001: 1543).

Taza. 'Vasija profunda, de diversas formas, en que se toman liquidos" (MOLINER, II: 2830)./"Vasija pequena, por lo comun de loza o de metal y con asa, empleada generalmente para tomar liquidos" (DRAE, 2001: 1455).

Tazon. "Recipiente aproximadamente semiesferico, sin asa, usada igual que las tazas grandes o de desayuno" (Moliner, 2007, II: 2830)./"Recipiente comunmente mayor que una taza, de contorno aproximadamente semiesferico, a veces con pie diferenciado y generalmente sin asa" (DRAE, 2001: 1455).

Jicara. "Tacita pequena con el fondo muy grueso que se usaba particularmente para el chocolate" (Moliner, 2007, II: 1706). / "Vasija pequena, generalmente de loza, que suele emplearse para tomar chocolate" (DRAE, 2001: 893).

Copa. "Vasija para beber, constituida por un cuenco, generalmente de forma acampanada, sostenido sobre un pie" (Moliner, I: 796)./"Vaso con pie para beber" (DRAE, 2001: 439).

Caliz. "Vaso de forma de copa, donde se pone el vino que se consagra en la misa" (Moliner, 2007, I: 491)./"Vaso sagrado de oro o plato que sirve en la misa para echar el vino que se ha de consagrar" (DRAE, 2001: 273).

Jarra. "Vasija de loza, porcelana, cristal, etc., con asa y generalmente con un pico en el borde para echar bien el liquido" (Moliner, 2007, II: 1702)./"Vasija de barro, porcelana, loza, cristal, etc., con cuello y boca anchos y una o dos asas" (DRAE, 2001: 891).

Jarro. "Jarra" (Moliner, 2007, II: 1702)./"Vasija de barro, loza, vidrio o metal, a manera de jarra y con una sola asa" (DRAE, 2001: 891).

Jarron. "Vasija de adorno, por ejemplo para sostener flores, de forma semejante a la de una jarra" (Moliner, II: 1702)./ "Vaso, por lo general de porcelana, artisticamente labrado, para adornar consolas, chimeneas, etc." (DRAE, 2001: 891).

Vasilha. "Vaso para liquidos"; Bra. "Recipiente de uso domestico utilizado particularmente para guardar ou conter alimentos" (Ferreira, 1999: 2050)/"Qualquer vaso usado para guardar liquidos"; Bra. "Tipo de recipiente que serve para conter ou guardar liquidos ou solidos, especialmente alimentos" (Houaiss & Villar, 2001: 2832).

Vaso. "Qualquer objeto concavo proprio para conter substancias liquidas ou solidas"; "Pega analoga que se enche de terra e onde se plantam flores" (Ferreira, 1999: 2050)/"Recipiente concavo, de varios formatos, proprio para conter liquidos ou solidos"; "Esse tipo de objeto feito de material delicado, servindo de pega ornamental, gen. usado como floreira". "Jarro" (Houaiss & Villar, 2001: 2832).

Jarro. "Vaso alto e bojudo, com asa e bico, proprio para agua, e us. em geral, para deitar agua nas maos ou na bacia onde se lavam as maos" (Ferreira, 1999: 1157)/ "Vaso alto, ger. com asa e bico, onde se poe agua, vinho, etc."; "Vaso para decoracao ou para conter flores" (Houaiss & Villar, 2001: 1676).

Copo. "Vaso, em geral cilindrico, sem tampa, que serve para beber" (Ferreira, 1999: 550)./"Recipiente de vidro, cristal, plastico, etc. ger. cilindrico, sem asa e sem tampa, pelo qual se bebe" (Houaiss & Villar, 2001: 831).

Xicara. "Pequena vasilha com asa para servir em especial bebidas quentes, como, p. ex., cafe, cha, leite, etc." (Ferreira, 1999: 2097)./"Pequeno recipiente us. es. para bebidas quentes com asa para facilitar sua manipulacao" (Houaiss & Villar, 2001: 2896).

Taca. "Vaso largo de pouca profundidade, ger. provido de pe, para beber" (Ferreira, 1999: 1914)./"Copo cilindrico com haste, us. para beber vinho, champanhe, conhaque, etc." (Houaiss & Villar, 2001: 2655).

Copa. "Vaso covo; taca; copo" (Ferreira, 1999: 550)/ "Vaso fundo de dimensoes e formas variaveis, para bebidas; taca"; "Des Pega artistica com essa forma ou outra analoga, de metal nobre e com inscricoes alusivas, que se da como premio ao vencedor de uma competicao" (Houaiss & Villar, 2001: 830).

Jarra. "Vaso para agua ou para flores; jarro" (Ferreira, 1999: 1156)./"Recipiente para liquidos; vaso, ger. com asa e bico para acondicionar ou beber agua e vinho" (Houaiss & Villar, 2001: 1676).

Calice. "Vaso empregado na missa para a consagracao do vinho"; "Copo com pe, de pequena dimensao, para vinhos licores e/ou outras bebidas" (Ferreira, 1999: 372)./ "Especie de vaso, quase cilindrico, us. durante a realizacao da santa missa, para a celebracao do vinho"; "copo de forma aprox. semiesferica, alongada ou semelhante a um cone invertido, que tem um pe formado por uma haste mais ou menos comprida e uma base ger. circular; us. para certos tipos de vinho, licores, etc." (Houaiss & Villar, 2001: 575).

Los respectivos campos lexicos han sido establecidos a partir de 23 semas o rasgos minimos de significado que, en cada caso, se revelan como pertinentes para establecer las respectivas oposiciones lexicas entre los miembros enfrentados, conforme informaciones de los repertorios lexicos (diccionarios) mas relevantes de cada lengua. Tales rasgos significativos minimos son los que integran el significado de un signo linguistico y son los que presentan la cualidad de diferenciar una unidad semantica (lexema, palabra) de otra (Justo Gil, 1990: 32). La descripcion de cada uno de ellos es la que se indica a continuacion: [S.sub.1] = 'recipiente'; [S.sub.2] = 'que contiene liquidos'; [S.sub.3] = 'concavo'; [S.sub.4] = 'para beber'; [S.sub.5] = 'cilindrico'; [S.sub.6] = 'semiesferico'; [S.sub.7] = 'con una asa'; [S.sub.8] = 'con una o dos asas'; [S.sub.9] = 'sin asa'; [S.sub.10] = 'con un pico en el borde'; Su = 'decorativo'; [S.sub.12] = 'que contiene flores'; [S.sub.13] = 'de oro, plato o material noble'; = 'de loza'; [S.sub.15] = para tomar chocolate'; = 'sagrado, para consagracion en misa'; [S.sub.17] = 'con boca y cuello ancho'; [S.sub.18] = 'de porcelana o material delicado'; [S.sub.19] = 'con pie'; [S.sub.20] = 'de tamano grande o alto'; [S.sub.21] = 'pequeno'; [S.sub.22] = 'trofeo de competicion deportiva'; S23 = 'para ciertos ncores'.

Ahora bien, por la particularidad idiosincrasica de cada lengua (idioma), algunos de esos rasgos minimos de significado no son relevantes en esencia en los respectivos sistemas: observese, en este sentido que los semas [S.sub.8] = 'con una o dos asas', [S.sub.9] = 'sin asa', [S.sub.14] = 'de loza', [S.sub.15] = 'para tomar chocolate', y [S.sub.17] = 'con boca y cuello ancho' no son pertinentes o relevantes para el establecimiento del campo en los lexemas seleccionados para el portugues, del mismo modo que, en la seleccion de lexemas enfrentados correspondiente al mismo campo en espanol, no son relevantes los semas [S.sub.22] = 'trofeo de competicion deportiva', [S.sub.23] = 'para ciertos licores'.

Asi, por ejemplo, en espanol, [S.sub.14] = 'de loza', [S.sub.15] = 'para tomar chocolate' son pertinentes, esto es, relevantes, para definir lo que es (significa) jicara, que es un tipo de taza en espanol, aquel tipo que, siendo de pequeno tamano ([S.sub.21]), sirve para tomar chocolate y es de loza. Una taza, en terminos generales en espanol, puede ser variable en cuanto a su tamano--por lo tanto, los rasgos que se refieren al tamano mayor o menor no son relevantes en su definicion--y en cuanto al material del que esta fabricada--a diferencia de la especificidad que presenta la jicara--. Sin embargo, el portugues emplea el termino xicara--de la misma etimologia que jicara en espanol, del nahuatl xikalli (Machado, 1995, V: 412)--como generico, no existiendo un termino especifico para aquella xicara que se destina a tomar chocolate. (9) Entonces, cuando en portugues xicara posee el significado generico de taza en espanol, la palabra taca del portugues se refiere fundamentalmente al recipiente con pie que sirve para tomar liquidos, esto es, la copa del espanol, termino que aun existiendo en portugues se especializa o desplaza para otros significados, unos relacionados directamente con el campo, en especial la forma masculina copo--que, a su vez, equivale al espanol vaso--, otros derivados y que casi pierden el significado originario: a) 'trofeo deportivo', sin duda influido por contacto con la lengua espanola en Hispanoamerica, aunque tambien compartiendo sentido con taca; b) "compartimento da casa onde se lavam e se guardam as lougas e talheres de uso diario, certos generos alimenticios, etc. e onde, em geral, ha mesa de refeicoes' (Ferreira, 1999: 550), y por extension, "compartimento em hospitais, hoteis, etc. que atende ao servico dos quartos e ao preparo de alimentos leves" (Houaiss & Villar, 2001: 830). La no existencia de copo en espanol, hace que el generico portugues vaso se especialice en el recipiente por excelencia para beber liquido y, en espanol, comparta usos con el generico, proximo tambien a jarro, que ademas presenta un aumentativo jarron no habitual en portugues, lengua en la que jarro y jarra se refieren mas a recipientes con liquido y para beber que al recipiente de caracter ornamental, para el cual se usa vaso. Por ultimo, caliz en espanol se especializo en el recipiente para consagrar el vino en misa, mientras que en portugues, al lado de dicho significado, se mantiene el de taca (lease copa en espanol) destinada a determinados licores--lo que justifica la presencia de un sema pertinente, [S.sub.23] = 'para ciertos licores', que no aparece, por no pertinente, en la descripcion del campo lexico en espanol--.

Pues bien, confrontando los dos campos lexicos correspondientes a los respectivos sistemas linguisticos (espanol y portugues), observamos, en primer lugar, las siguientes correspondencias lexematicas:
Tabla 3 correspondencias lexematicas
espanol-portugues en el campo lexico
'recipiente'

Espanol           Portugues

vasija         [vasilha.sub.2]
[vaso.sub.1]        copo
[vaso.sub.2]        vaso
jarro           [jarro.sub.2]
jarron             xicara
taza           [calice.sub.1]
caliz               taca
copa           [calice.sub/2]
                [copa.sub.2]
jarra               jarra
                [jarra.sub.1]
jicara               --


Ahora bien, observese que, mas alla del lexema que en cada lengua se especializo en expresar un sentido especifico, las correspondencias no siempre coincidentes se deben a que, en ambas, en realidad poseen el mismo significado. Y esto se produce por dos motivos: primero, porque ambas lenguas proceden historicamente del latin y cuando fueron apareciendo en el curso de la historia otros vocablos procedentes de otras lenguas--jarra, jicara, taza (jarra, xicara, taca)--, los respectivos sistemas linguisticos se fueron reorganizando en cada caso, pues tal organizacion se hacia necesaria porque la aparicion de un nuevo termino entraba en conflicto con el campo de dispersion del vocablo patrimonial o preexistente; en segundo lugar, porque, como muestra el analisis componencial de cada uno de los lexemas descritos en los sistemas linguisticos enfrentados, este presenta una base comun en los respectivos sememas o "conjunto de rasgos significativos minimos que integran el significado de un lexema" (Justo Gil, 1990: 32). En efecto, tanto en portugues como en espanol casi en la totalidad de los lexemas seleccionados aparecen los rasgos [S.sub.1] = 'recipiente', [S.sub.2] = 'que contiene liquidos' y [S.sub.3] = 'concavo'.

Entonces, la pregunta que surge es: ?se trata realmente de terminos heterosemanticos? Porque, en efecto, una cosa es el significado y otra el uso o el sentido inmediato que en cada lengua un determinado vocablo posee. Y es justamente esta vision la que explica el equivoco (a ello volveremos mas adelante). Porque, ademas, en realidad, la posibilidad de deducir a partir de la distribucion de una unidad lexica su significado, entendiendo, a su vez, por distribucion el conjunto de todos los contextos o entornos linguisticos en los que la unidad lexica se encuentra o pueda encontrarse, llevado al extremo, provocaria

el considerar que el significado de una unidad lexica es su uso y las palabras solo tendrian significado en un contexto determinado, olvidando, asi, que las palabras tienen un nucleo significativo fijo y estable independiente del contexto en el que aparecen." (Justo Gil, 1990: 28, el subrayado es nuestro)

En este mismo sentido, no deben sorprendernos en exceso las extensiones de significado--de caracter connotativo o metaforico--que se producen en cada una de las lenguas, como por ejemplo vaso sanitario en portugues, cuando en espanol vaso se emplea para significar lo mismo que el portugues copo, ni, reciprocamente, la metaforizacion paralela del espanol: taza del vater. Piensese que tanto en una como en otra expresion prevalece el significado original latino y arabe respectivamente (vasum < vas, is, tassa), mas alla de las particularidades historicas de uso que fueron contornando la peculiaridad de cada una de las lenguas.

8. CONCLUSION

Hemos abordado en las paginas precedentes un problema que ha sido tratado en no pocas ocasiones y desde otras perspectivas cuando se analizan las relaciones entre el portugues y el espanol en el ambito del vocabulario, y muy en especial, con relacion a los problemas de ensenanza-aprendizaje de lenguas extranjeras, al desarrollo de la interlengua en el aprendiente, asi como a cuestiones atinentes a la interferencia linguistica en general.

Las metodologias--o mejor, si se prefiere, las estrategias--que el profesor de lengua extranjera debe desarrollar en el ejercicio de su actividad docente tienden a fomentar en los ultimos tiempos las cuestiones mas relacionadas con la comunicacion y la interaccion, de caracter pragmatico e inmediatista, con lo que se produce una, a nuestro entender, peligrosa tendencia a olvidar--incluso rechazar--las cuestiones gramaticales y aun mas, si cabe, las referencias historicas.

Sin duda, en funcion de las necesidades especificas del profesor en el aula derivadas del tipo de aprendiente y de ensenanza que cada circunstancia exija, las metodologias y/o estrategias en boga pueden ser validas, pero cuando hablamos de formacion de profesores a nivel universitario, esto es, de formacion de futuros formadores, no podemos dejarnos llevar por el inmediatismo o el pragmatismo, o lo que es lo mismo, dicho en otros terminos, por la comodidad o el simplismo. Porque una cosa es ensenar una lengua --extranjera o no--a alguien que la quiere aprender y otra muy distinta ensenar a ser profesor de esa lengua.

En este sentido, un profesor debe ir mas alla de lo meramente aparente y debe conocer en profundidad las estructuras de la lengua y no solo contentarse con la contemplacion de su dinamica activa en el uso interactivo que proporciona la comunicacion hodierna.

Los fenomenos equivocos a los que abocan, en la interaccion comunicativa, los heterosemanticos o falsos amigos, muy en especial en lenguas tan proximas como el espanol y el portugues, tienen su porque, su explicacion, que va mucho mas alla de la mera anecdota a la que conduce el propio equivoco y se deben a factores que solo se explican desde el conocimiento de la historia de la lengua y que remontan a las lenguas clasicas--latin y griego--y aun a otras--lease aqui arabe o lenguas indigenas de America del Sur--que, en el curso de la historia, por diferentes motivos, entraron en contacto con las lenguas en cuestion y provocaron la reorganizacion de los sistemas linguisticos y de los respectivos valores que asignaban a los vocablos --antiguos e importados--. (10)

Descubrimos, por fin, que las aportaciones de la lexematica --como desarrollo de la semantica estructural--son de especial interes en lo que atane al analisis del significado y que, ademas, el cognitivismo ha llegado a justificar, desde perspectivas radicalmente distantes, la pertinencia del analisis componencial del significado de las palabras, que precozmente proponia aquella, a traves de experimentos de caracter psicologico de aplicacion de la teoria conductista, cuando se pretende investigar los mecanismos que se producen en la mente humana cuando se trata de designar un determinado objeto---en mayor o menor medida conocido--mediante una palabra.

BIBLIOGRAFIA

ALONSO-CORTES, Angel. 1993. Linguistica General. 3a ed. corregida y aumentada. Madrid: Catedra.

BEATO, Ana Paula Marques; DURAO, Adja Balbino Amorim Barbieri. 2001. A influencia da lingua materna na aprendizagem do lexico de uma segunda lingua. Entretextos. Revista da Pos-Graduacao em Letras'-Estudos da Linguagem 2. 23-36.

BLANQUEZ FRAILE, Agustin. 1978. Diccionario manual latino-espanol y espanol latino. Barcelona: Ed. Ramon Sopena.

BREAL, Michel [1897]1982. Essai de Semantique (Sicence des significations). Saint-Pierre de Salerne, Brionne: Gerard Monfort Editeur.

BUGUENO MIRANDA, Felix Valentin. 1998. Sobre algunos tipos de falsos cognados. Anuario Brasileno de Estudios Hispanicos VIII. 21-27.

BUITRAGO JIMENEZ, Alberto; TORIJANO, J. Agustin. 2007. Diccionario del origen de las palabras. Madrid: Espasa-Calpe.

CAMORLINGA ALACARAZ, Rafael. 2005. Do portugues ao espanhol: os pros e os contras da proximidade. In: SEDYCIAS, Joao (org.) O ensino do espanhol no Brasil-passado, presente, futuro. Sao Paulo: Parabola, 195-205.

COROMINAS, Joan; PASCUAL, Jose Antonio 1983. Diccionario Critico Etimologico Castellano e Hispanico. Madrid: Gredos.

COSERIU, Eugenio 1991. Principios de semantica estructural. 2a ed. Madrid: Gredos.

DURAO, Adja Balbino Amorim Barbieri. 2005. Lenguas parecidas, no obstante, diferentes. El estado de la cuestion de los estudios de espanol en Brasil. FIAPE I Congreso Internacional: El espanol, lengua del futuro. Toledo. s.p. [publicacion electronica]. Disponible en la direccion de la Internet: www.mecd.gob.es/redele/Bibliotepa-Virtual/2005/Numeros-Especiales/Mayo_I_FIAPE.htlm Ultimo acceso: 27 de mayo de 2013.

--. 2004. Analisis de errores en la interlengua de brasilenos aprendices de espanol y de espanoles aprendices de portugues. Londrina: Eduel.

--. 2002. !Por detras de la transparencia existe una opacidad! La lectura por estudiantes brasilenos de textos redactados en espanol. Anuario Brasileno de Estudios Hispanicos XII. 13-28.

FEIJOO HOYOS, Balbina Lorenzo; HOYOS ANDRADE, Rafael Eugenio. 1992. Dicionario de falsos amigos do espanhol e do portugues. Sao Paulo: Embajada de Espana/Consejeria de Educacion /Scritta Editorial.

FERREIRA, Aurelio Buarque de Holanda. 1999. Novo Aurelio Seculo XXI--O dicionario da lingua portuguesa. 3a ed. totalmente revista e ampliada. Rio de Janeiro: Nova Fronteira.

HOUAISS, Antonio; VILLAR, Mauro de Salles. 2001. Dicionario Houaiss da Lingua Portuguesa. Rio de Janeiro: Editora Objetiva.

JUSTO GIL, Manuel. 1990. Fundamentos del analisis semantico. Santiago de Compostela: Universidade. Servicio de Publicacions e Intercambio Cientifico.

KOESSLER, Maxime; DEROCQUIGNY, Jules. 1928. Les faux amis ou Les trahisons Du vocabulaire anglais (conseils aux traductuers). Paris : Librairie Vuibert.

KOFFKA, Kurt. 1926. Bases de la evolucion psiquica. Traduccion de J. Gaos. Madrid: Revista de Occidente.

LABOV, William 1973. The Boundaries of Words and their Meanings. In: BAILEY, Charles J.; SHUY, Roger W. (eds.) New Ways of Analizing Variation in English. Washington: Georgetown University Press. 340-73.

LADO, Robert. 1973 Linguistica contrastiva. Madrid: Ediciones Alcala.

LEIVA, Myriam Jeannette Serey. 1994. Falsos cognatos em portugues e espanhol. Dissertacao (Mestrado em Linguistica). Orientadora: Eunice Ribeiro Henriques. Campinas: Instituto de Estudos da Linguagem/Universidade Estadual de Campinas. Disponible en la direccion de la Internet: www.bibliotecadigital.unicamp.br/document/?code=vtls000082335&fd=y Arquivo: Leiva, Myriam Jeanette Serey.pdf. Ultimo acceso: 27 de mayo de 2013.

MACHADO, Jose Pedro. 1995. Dicionario Etimologico da Lingua Portuguesa. (Com a mais antiga documentacao escrita e conhecida de muitos dos vocabulos estudados). 7a ed. Lisboa: Livros Horizonte.

MASIP, Vicente. 2003. Semantica-Curso-oficina sobre sentido e referencia; com um apendice contrastivo portugues/espanhol. Sao Paulo: EPU.

MIRANDA POZA, Jose Alberto. 2010. Introducao a Linguistica. Recife: Editora Universitaria da UFPE.

--. 2007. Espana y America. Tres ensayos de lengua y literatura. Recife: Bagago.

--. 1991. Notas para un estudio de la sufijacion nominal en andaluz y canario. Notas y Estudios Filologicos 6. 147-216.

MOLINER, Maria. 2007. Diccionario de uso del espanol. 3a ed. Madrid: Gredos.

MOUNIN, Georges. 1971. Los problemas teoricos de la traduccion. Madrid: Gredos.

MUNOZ NUNEZ, Maria Dolores. 1999. La polisemia lexica. Cadiz: Universidad de Cadiz, Servicio de Publicaciones.

PEIXOTO, Francisco Balthar. 2007. O interior das palavras. Recife: Editora Universitaria da UFPE.

REAL ACADEMIA ESPANOLA. 2001. Diccionario de la lengua espanola. 22a ed. Madrid: Espasa-Calpe.

ROBERT, Paul. 1977. Le petit Robert. Dictionnaire alfabetique et analogique de la langue frangaise. Redaction dirigee par Alain Rey et Josette Rey-Debove. Paris: Societe du Nouveau Littre.

ROSCH, Eleanor. 1975. Human Categorization. In: Warren, N. (ed.) Advances in Cross Cultural Psychology. London: Academic Press. 1: 1-72.

SABINO, Marilei Amadeo. 2006. Falsos cognatos, falsos amigos ou cognatos enganosos? Desfazendo a confusao teorica atraves da pratica. Alfa, Sao Paulo, 50.2. 251-63.

SALVADOR, Gregorio. 1985. Semantica y lexicologia del espanol. Estudios y lecciones. Madrid: Paraninfo.

SCHMITZ, John Robert. 2001. A problematica dos dicionarios bilingues. In: OLIVEIRA, Ana Maria Pinto Pires de; Isquerdo, Aparecida Negri. (org.) As ciencias do lexico-lexicologia, lexicografia, terminologia. 2a ed. Campo Grande, MS: Editora da UFMS. 1: 161-70.

TRIER, Jost. 1931. Der Deutsche Wordschatz in Sinnberzirk des Verstandes. Die Gesichte eine Sprachilchen Feldes. Heildelberg: C. Winter.

ULLMANN, Stephen. 1986. Introduccion a la semantica francesa. Traduccion y anotacion por Eugenio de Bustos Tovar. Madrid: Instituto de Filologia/Publicaciones de la Revista de Filologia Espanola.

--. 1965. Semantica. Introduccion a la ciencia del significado. Madrid: Aguilar.

WERNER, Reinhold. 2006. El diccionario bilingue y la ensenanza del espanol como lengua extranjera. SIGNUM-Estudos Linguisticos, 9.1. 205-38.

--. 1997. Algunos elementos de una teoria del diccionario bilingue. Cicle de conferencies 95-96. Lexic, corpus i diccionaris. Barcelona: Institut Universitari de Linguistica Aplicada /Universitat Pompeu Fabra. 113-31.

NOTAS

(1) "Ou brincar provenha de springan, no sentido de 'pular', e de bli(n)kan, no de 'gracejar, entreter-se', sendo portanto formas convergentes; ou proceda de um so destes verbos germanicos, sendo a segunda acepcao desenvolvimento da primeira; ou ainda, o substantivo brinco significando 'pingente' seja o latim uinc(u)lum, independente portanto de brinco: o que e certo e que este em portugues adquiriu significados em que o seu correspondente castelhano brincar, 'pular', o nao seguiu, pois se diz ali jugar, juguetear. Brinco: 'brinquedo'. Documentada no sec.XVI com o sentido de 'enfeite, ornamento" e mais concretamente 'enfeite de orelhas" (Machado, I: 465).

(2) "Todas las palabras que debieran ser sinonimas y que incluso lo han sido momentaneamente en el pasado, han adquirido significados diferentes y han dejado de ser intercambiables. La sinonimia seria, pues, un accidente una coincidencia pasajera a la que la lengua pone enseguida remedio" (Salvador, 1985: 53).

(3) Cf. la solucion que ofrecieron otras lenguas romanicas, en especial, las del grupo galorromanico. Asi, en lugar de adoptar derivados del verbo latino salire para recubrir el significado de exire (fr.ant. issir), se recurrio a un verbo sortir y sus respectivos derivados, sortida (cat.), sortie (fr.). La etimologia de sortir es oscura (Robert, 1977: 1837-8). Se sugiere, de un lado, la alteracion del latin clasico surrectus en la forma vulgar * surctus, participio del verbo surgo, is ere, surrexi, surrectum, 'poner en pie, erigir, levantar' (Blanquez Fraile, 1978: 485), a la que se asociaria el nuevo sentido. De otro, mucho mas probable que la tesis anterior, se relaciona sortir con el verbo latino sortior, iris, iri, itus sum 'sacar la suerte, echar la suerte', derivado, a su vez, del sustantivo sors, sortis 'todo objeto que se ponia en una urna o cajita para sacar a suerte' (Blanquez Fraile, 1978: 463).

(4) Ello no quiere decir que, necesariamente, la estructuracion que el sistema lexico de cada lengua va adoptando a lo largo de su evolucion historica haya de cubrir todos los espacios de significado a traves de lexemas especificos. Ni siquiera que, en un determinado corte sincronico, los sistemas lexicos de una lengua dada hayan de cubrir biunivocamente los diferentes significados (Salvador, 1985: 42-3). En efecto, Coseriu (1977), desdice la sugerencia que, en este sentido, parecia realizar Trier (1931) cuando, en los albores de la semantica, definio el campo semantico como un "conjunto de palabras no emparentadas etimologicamente en su mayor parte (ni tampoco unidas entre si por asociaciones psicologicas, individuales, arbitrarias, contingentes) que, colocadas una al lado de otra como las piedras irregulares de un mosaico, recubren exactamente todo un terreno bien delimitado de significaciones, constituido, ora tradicionalmente, ora cientificamente, por la experiencia humana" (Miranda Poza, 2010: 92).

(5) "VONTADE [Do lat. Voluntate] 1. Faculdade de representar mentalmente um ato que pode ou nao ser praticado em obediencia a um impulso ou a motivos ditados pela razao. 2. Sentimento que incita alguem a atingir o fim proposto por esta faculdade; aspiracao; anseio; desejo" (Ferreira, 1999: 2087).

(6) "PERGUNTAR. Esta forma e bastante ant. em Port., se bem que na fase arcaica deste se documente mais raramente que PREGUNTAR. Essa maior vulgaridade nos nossos textos medievais, ao lado do castelhano PREGUNTAR, obriga-nos a preferir a hipotese que tira este voc. do lat. Vulgar * PRAECUNCTARE, * PRECUNTARE ou * PRECONTARE, alteracoes de qualquer destas formas do latim classico: PERCONTARE e PERCUNCTARI 'inquirir, interrogar, questionar; sondar, no sentido moral'. PERGUNTA: deriv. regressivo de PERGUNTAR" (Machado, 1995, IV: 344).

(7) "O sentido moderno [de esquisito] data do sec. XIX, traduz as ideias de 'fendido, separado, dividido', do Gr. schistos, 'separado, dividido' (Machado, 1995, II: 473).

(8) La palabra italiana botteghino, aludida por Machado con el sentido de 'local de pequenas dimensiones', parece mas cercano a los procesos metaforicos a partir del frances boite, en principio, 'recipiente para guardar diversos materiales y cosas, esto es, caja', que a partir del siglo XV se aplico al ambito de la residencia, para referirse a lugares de reducidas dimensiones, por ejemplo, boiste aux cailloux, 'prision'. (apud Centre National de Recherches Textuelles et Lexicales < www.cnrtl.fr/etymologie/boite >). De aqui se deducen los valores actuales del galicismo en espanol y portugues: boite 'sala de fiestas o discoteca'.

(9) Cuando el termino jicara llega al espanol proveniente del nahuatl, se especializa con ese valor y sin duda con ese uso 'para tomar chocolate', ademas de porque el chocolate era tambien un producto importado de America (Corominas y Pascual, 1983, III: 513-514), por mas que en el espanol de America, mas en concreto, en Mexico, America Central y Cuba, jicara posea un sentido mas generico: 'vasija para depositar alimentos" o incluso 'vasija pintada para adorno de la casa', evidentemente, una vez que perdio su valor originario, al chocar con el ya patrimonial taza, si bien procedente a su vez del arabe tassa, 'escudilla', 'tazon', 'caldero' (Corominas y Pascual, V: 443).

(10) Cf. a este respecto lo que dijimos en otro lugar a proposito de las palabras almadia y canoa en virtud de las informaciones contenidas en los textos de los cronistas de Indias (Miranda Poza, 2007: 68-91).

Jose Alberto Miranda Poza

Universidade Federal de pernambuco
Tabla 2. campo lexico 'recipiente' en portugues

                  [S.sub.1]   [S.sub.2]   [S.sub.3]   [S.sub.4]

[vasilha.sub.1]       +           +           +
[vasilha.sub.2]       +        [+ o -]
[vaso.sub.1]          +        [+ o -]        +
[vaso.sub.2]          +                       +
[jarro.sub.1]         +           +           +
[jarro.sub.1]         +                       +
copo                  +           +                       +
xicara                +           +                       +
taca                  +           +                       +
copa                  +                       +
jarra                 +        [+ o -]
[calice.sub.1]        +           +           +           +
[calice.sub.2]        +           +           +           +

                  [S.sub.5]   [S.sub.6]   [S.sub.7]   [S.sub.8]

[vasilha.sub.1]
[vasilha.sub.2]
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]
[jarro.sub.1]                                 +
[jarro.sub.1]
copo                  +
xicara                            +           +
taca                  +
copa
jarra                                         +
[calice.sub.1]
[calice.sub.2]

                  [S.sub.9]   [S.sub.10]   [S.sub.11]

[vasilha.sub.1]
[vasilha.sub.2]
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]                                   +
[jarro.sub.1]                     +
[jarro.sub.1]                                  +
copo
xicara
taca
copa
jarra                             +
[calice.sub.1]
[calice.sub.2]

                  [S.sub.12]   [S.sub.13]   [S.sub.14]

[vasilha.sub.1]
[vasilha.sub.2]
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]          +
[jarro.sub.1]
[jarro.sub.1]         +
copo
xicara
taca
copa                               +
jarra              [+ o -]
[calice.sub.1]
[calice.sub.2]

                  [S.sub.15]   [S.sub.16]   [S.sub.17]

[vasilha.sub.1]
[vasilha.sub.2]
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]
[jarro.sub.1]
[jarro.sub.1]
copo
xicara
taca
copa
jarra
[calice.sub.1]                     +
[calice.sub.2]

                  [S.sub.18]   [S.sub.19]   [S.sub.20]

[vasilha.sub.1]
[vasilha.sub.2]
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]          +
[jarro.sub.1]                                   +
[jarro.sub.1]
copo
xicara
taca                               +
copa
jarra
[calice.sub.1]
[calice.sub.2]                     +

                  [S.sub.21]   [S.sub.22]   [S.sub.23]

[vasilha.sub.1]
[vasilha.sub.2]
[vaso.sub.1]
[vaso.sub.2]
[jarro.sub.1]
[jarro.sub.1]
copo
xicara                +
taca
copa                               +
jarra
[calice.sub.1]
[calice.sub.2]                                  +
COPYRIGHT 2013 Universitas Castellae
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Miranda Poza, Jose Alberto
Publication:Revista Iberoamericana de Linguistica
Article Type:Author abstract
Date:Jan 1, 2013
Words:15512
Previous Article:Samuel Armistead (1927-2013).
Next Article:La influencia del espanol en la lengua tamazight rifena.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters