Printer Friendly

Escritores que se apasionan y se obsesionan por su oficio: diversidad generacional y estilistica.

[ILUSTRACION OMITIR]

La escritura es una actividad, en apariencia, cotidina; es una forma de comunicacion--en notas, bitacoras, apuntes, epistolas, informes--, ademas de ser un elemento fundamental en la formacion mental y el desarrollo intelectual del sujeto; es una aliada en el orden del pensamiento.

El ejercicio, por ejemplo en los diarios personales, permite al escribiente retener, situar y recrear su habla y la que le circunda. Y la expresion oral se fija en la escritura, y asi, sin advertirlo muchas veces, quien redacta esta concentrando elementos de tradicion oral. Lo cierto es que la oralidad se asume opuesta a la escritura; esta, pues, es el lazo entre quien redacta y quien lee. Puede ser recreativa, ludica; esta ultima acepcion no deja de ser vaga, se utiliza en frases persuasivas en campanas que promueven la lectura, cuyo ejercicio es un complejo proceso en el cual el goce no aparece solo: requiere de muchos detalles contextuales y paratextuales. El proceso de lectura tambien requiere de ciertos elementos para quien escribe, asi sea por entretenimiento.

Cuando la escritura forma parte de una actividad profesional o creativa--remunerativa o inmersa en el espacio de la creacion literaria, que no necesariamente genera retribucion economica--los horizontes, los medios y la difusion de los textos poseen rumbos muy distintos.

Con el auge de los blogs y las redes sociales, ahora, se ha estimulado la escritura; se supone, incluso, que se es escritor con solo emprender la escritura de manera cotidiana y darla a conocer. Se ha alimentado, incluso, la ilusion de que cualquiera puede crear una obra literaria, sin advertir que la escritura es una profesion, ademas, inseparable a la lectura.

"Leer y escribir se corresponden--observa Alfonso Reyes--como el concavo y el convexo; el leer llama al escribir, y este es el mayor y verdadero mal que causan los libros".

Pasiones y obsesiones. Secretos del oficio de escribir, compilado por Sandra Lorenzano, contiene las reflexiones, propuestas y digresiones en el IV Encuentro Latinoamericano de Escritores dedicado a Octavio Paz. El titulo no se cine a esas ideas que surgen viscerales y dirigen nuestras vidas desde el inconsciente. Pasion y obsesion se usan a menudo como sinonimas, aunque la primera surge del gusto, el entusiasmo, la propension visceral no sin las intermitencias del pesar y la zozobra--de ahi las raices de su encantamiento--; la segunda navega en la necesidad cuya satisfaccion puede abismar a quien la padece.

La diversidad generacional y estilistica signan esta reunion de textos que abarcan la nota, el boceto fragmentario, la lucida improvisacion oral, la confesion, el cuaderno de diario, el relato fugaz, el cuento, la novela en fragmento y el ensayo con diversos rostros y estilos elaborados por cerca de cuarenta voces en coloquio; multiples origenes y matices al asumir, entender y emprender la lectura y la escritura.

Si un escritor no escribe sobre sus obsesiones--se pregunta Bernardo Esquinca--entonces de que va a escribir, y en contrapunto Alvaro Enrigue senala: "La obsesion que nos junta a todos hoy es la obsesion por la escritura, que es la mas inutil de todas".

Un encuentro llamado "Pasiones y obsesiones"--en opinion del peruano Ivan Thays--solo puede responder a la pregunta "?que es escribir?". Roxana Elvridge-Thomas, por ejemplo, senala que sus obsesiones-pasiones la llevan "a comenzar mucho antes de iniciar el juego. El poema se va gestando poco a poco en mi idea, como proyecto, mucho antes de pasar a las palabras. Investigo, leo y releo, me zambullo en cada tema".

Por su amplio horizonte, el ensayo reina en esta antologia; el texto de mas largo aliento, junto a "Fisicos y novelistas" de Jorge Volpi, es "El poeta como revisor. Notas para relectura de Pasado en claro", de Adolfo Castanon, itinerario a lo largo de uno de los poemas mas extensos de Octavio Paz: Pasado en claro cuyo titulo original fue Tiempo adentro; la primera version (1975) consta de 569 versos; la de 1985, 602 versos con rasgos biograficos junto a "Nocturno a San Ildefonso", "Ciudad de Mexico", "A la mitad de esta frase" y "Petrificada y petrificante".

"La historia de Pasado en claro--dice Castanon--es ante todo una ego-historia; no solo es un texto donde el autor practica un examen de conciencia [...] La crudeza del poema se destila y se disuelve, se enlaza y matiza en acentos no exentos de ternura y afecto [...]; es una obra que, desde su mismo titulo, apunta a la necesidad consciente de la revision, al deber de la autocritica como unica forma de modificar el espejo del pasado. El poema se podria leer como una (auto) critica de los primeros tiempos vividos".

Como complemento, en "La pasion por la correccion" Ignacio Solares evoca sus dias como colaborador en el primer Plural; destaca los empenos de Paz al corregir hasta la ultima nota de la revista sin importar quien fuera su autor. Era la pasion del poeta por cuanto concerniera a la palabra escrita y cuyo encuentro con el surrealismo, anota Solares, tuvo un estimulo proteico que marco su existencia.

Pasiones y obsesiones ... es--aludiendo el titulo arreoliano--varia invencion con multiples intenciones: memoria, imaginacion y reflexion se conjuntan. En algunos casos la ficcion es un hiperrealismo testimonial que solo da cuenta de un habla coloquial (en "Esteban no tenia hermanos"); la defensa de la oralidad--escribir como se habla--exige de un oido decantado y una elaboracion escritural que culmine en el artificio literario que es escribir como se habla: que el habla se integre al estilo y la forma con llaneza. La duda sobre el agotamiento de un genero como la novela aparece Novela fragmentos de Rafael Lemus; mientras que Anamari Gomis establece un lazo, por supuesto inseparable, entre obsesiones y placer.

Desde textos academicos como el de Igor Barreto a muestras de reflexion y estilos decantados como "Elogio del neopreno" de Alvaro Enrigue; la fragmentariedad unitaria en Julieta Garcia Gonzalez o el ensamble generico del fragmento ficcional de Sergio Gonzalez Rodriguez--cuyo personaje concibe un guion para una pelicula sobre multilocaciones mentales--que nos deja un horizonte sintetico sobre la literatura ahora: confronta la tradicion, el infoentretenimiento (la fusion de Internet y las nuevas tecnologias) y el arte-entretenimiento con enfasis en la estetizacion de la vida cotidiana mediante el ensamble del arte, la publicidad, el espectaculo y el consumo.

En la diversidad de registros y estaturas de estilos y horizontes ante la literatura reside la aportacion de Pasiones y obsesiones.

robertogarciabonilla@gmail.com

Pasiones y obsesiones. Secretos del oficio de escribir, Sandra Lorenzano (comp.), Mexico, FCE-Universidad del Claustro de Sor Juana, 2012.
COPYRIGHT 2013 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia Bonilla, Roberto
Publication:Siempre!
Date:Jun 23, 2013
Words:1174
Previous Article:El misterio del Club Bilderberg: sospechas y versiones.
Next Article:En gira de trabajo, reitera: puso en servicio varias obras publicas: Olvera Ruiz su vision municipalista.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters