Printer Friendly

Esclavos en coquimbo. Espacios, identidad y doble dimension de la servidumbre de origen Africano (1702-1820).

I. CATEGORIAS RACIALES EN COQUIMBO

Dentro del censo de 1813 (realizado en 13 provincias de Chile exceptuando Concepcion y Santiago) (1), encontramos a Coquimbo, provincia que se extendia desde el sur del valle del Rio Huasco hasta Combarbala, dentro de la zona geografica chilena conocida como Norte Chico. Este territorio se caracterizaba por ser una zona agricola y minera de clima semiarido y por su capital, La Serena, que era uno de los puertos importantes del Reino de Chile, especialmente en su relacion con la mineria (2).

He centrado mi atencion en esta provincia, por ser la primera en cantidad de afrodescendientes de todo el censo, la segunda en la proporcion de estos dentro de su poblacion total, y segunda tambien en su cantidad de esclavos de las 13 provincias censadas (3). Las denominaciones segun origen o grupo socioracial con las que contaba dicho censo eran las siguientes: para los espanoles, existian tres apartados, los 'espanoles americanos', los 'espanoles europeos' y los 'espanoles africanos y canarios'. Se consigno luego, otro apartado para los 'europeos' extranjeros. Luego se ubicaban los cuatro apartados que distribuian a los otros grupos raciales, a saber, 'indios', 'mestizos', 'negros' y 'mulatos'4. De esta manera ordenada fueron cayendo dentro de estas categorizaciones raciales los pobladores de Coquimbo (y de las otras provincias), sin dar espacios a las mezclas yuxtapuestas o confusas de sus habitantes, teniendo que adjuntarse, por su propia identificacion, adscripcion o por designio de algun cura al momento de su bautismo, a una de estas 'castas'5 y categorias raciales. De los resultados finales, con un total de 29.119 habitantes, 5.093 fueron catalogados como mulatos y 140 como negros (el 17,5% y el 0,5% de la poblacion respectivamente), consignandose entre ellos 654 esclavos. Si todos los denominados negros eran esclavos (cosa que no me consta), queda una poblacion de 514 mulatos esclavos, por tanto en su mayor parte los esclavos eran claramente designados como mulatos. Las cosas cambian cuando nos enfrentamos a documentos parroquiales, ya que las denominaciones se amplian hacia una diversificacion de las castas; no obstante, de todos los afrodescendientes registrados en bautismos, matrimonios y defunciones hasta 1797, la mayoria pertenecia a la categoria de mulato, cosa que seguramente no cambiaria para el periodo posterior (6).

En La Serena, todos los esclavos vendidos registrados entre 1759 y 1820 fueron catalogados como 'mulatos' (excepto 3 que eran esclavos sin referencia de casta), a diferencia de la primera mitad del siglo XVIII, donde se registraron ventas de negros en importante cantidad, generalmente llegados desde Callao o Buenos Aires (7); sin embargo, no he observado en ninguna ocasion algun esclavo 'pardo', 'cuarteron', 'moreno' o 'zambo'. Es relevante, ademas, que en general los esclavos denominados mulatos eran naturales de la zona y se vendian entre familias que pudieron tener algun tipo de vinculo mas alla del comercial, como lo explicitan algunas cartas de venta. Por ejemplo, de los 51 esclavos y esclavas registradas entre 1759 y 1820 en las ventas, el 52,9% eran menores de 20 anos, nacidos en las casas de los amos o heredados de padres o familiares, que luego fueron dados en venta, en ocasiones a parientes o a gente de la misma localidad; es decir eran ninos o jovenes "naturales" que circulaban internamente (8).

El mundo social en el que se situaba esta "esclavitud negra" durante el siglo XVIII y XIX, entrelazaba relaciones basadas en la jerarquia propia de una sociedad tradicional, donde los grupos raciales y sociales convergian, en teoria, aglutinados en si mismos (9). Se habia creado mecanismos para que permanecieran "en su lugar", sin embargo estos limites, como es bien sabido, solian rebasarse. Es muy posible que gran parte de estos denominados mulatos en las diferentes fuentes mencionadas, fuesen mas indios o espanoles que negros, y es muy posible tambien que su "coloracion" o condicion la debieran a su origen ilegitimo a partir de las relaciones entre las esclavas y sus amos, tal vez no directamente de sus madres, pero posiblemente de sus abuelas o bisabuelas (10).

En la Provincia de Coquimbo dos zonas destacaron por la presencia de africanos y afromestizos, tanto libres como esclavos. Estas, ademas, operaban como puntos de afluencia poblacional, por el caracter de capital-puerto y area minero-agricola, como fueron La Serena y sus suburbios y el Curato de Limari Bajo, respectivamente. A fines del siglo XVIII, la ciudad puerto de La Serena, unica urbe de la provincia, aun no variaba drasticamente de lo que habia sido cien anos atras, siendo una villa semi-rural, con construcciones poco estilizadas y una vida aun provinciana. Sus calles empolvadas, colindaban prontamente con chacras, y estas con el desierto semiarido que daba paso a las haciendas de criadores de ganado menor, plantadores de trigo, vinas y minerales. Solo unas cuantas casas en ese entonces podian ostentar sus techumbres de tejas y la llegada de comerciantes desde Santiago o Lima cada cierto tiempo sacaban a los pobladores mas acomodados de sus negocios locales. No obstante, la mineria venia incrementando su produccion, lo que se habria de convertir en el sino de Coquimbo y todo el Norte Chico.

Para 1738, La Serena contaba con 262 habitantes declarando oficios segun el padron tributario. De estos, 81 fueron registrados como esclavos, es decir el 30,9%. En ese entonces, la estructura laboral de la ciudad y sus alrededores no ofrecia muchas perspectivas. Dentro de las principales ocupaciones estaban, ademas, los propietarios (grandes, medianos y pequenos), que representan un 21,4% del total de la poblacion con ocupacion registrada. Junto a ellos, encontramos a los trabajadores con oficios especializados con un 19,5%, los inquilinos y peones presentando un 17,5%, y los comerciantes, con un 10,7% (11).

La poblacion de la ciudad se componia principalmente por gente de la elite terrateniente y eclesiastica, sumada a quienes ostentaban oficios especializados. La presencia de peones e inquilinos era reducida, por lo que los oficios mas "bajos" eran los de servidumbre (domestico-agricola) propiamente tal, funciones que eran legadas a los esclavos de origen africano y a los criados libres. 75 anos despues, para la misma ciudad, en el censo de 1813 se registraron 1.210 habitantes declarando oficios. Los grupos segun su labor, mas relevantes eran los jornaleros, los esclavos y los criados libres (12). Criados y esclavos fortalecieron su presencia en la ciudad a razon de la existencia del grupo que disponia de bienes y capital--religiosos, hacendados y comerciantes--(13). Los conventos, por ejemplo, siempre dispusieron de esclavos y, asimismo, las chacras y haciendas administradas por frailes (14).

El servicio domestico era particularidad de los esclavos de origen africano, aunque ya para 1813, vemos el importante porcentaje de criados libres. Estos criados pudieron, asi mismo, ser mulatos u otra casta "indefinida", si consideramos que la poblacion del distrito de La Serena y sus suburbios en ese entonces era de 5.046 habitantes, de los cuales el 14,7% fue catalogado como mulatos o negros (de ellos un tercio era esclavo), mientras el 13,1% lo fue como mestizo y el 10,2% como indios.

Por su parte, en el curato de Limari Bajo (subdividido en 5 distritos segun el censo de 1813 (15)), podemos ver la importante presencia de africanos y afromestizos, que ocuparian mas del 54% de su poblacion, segun el padron de 1778 (16). Aunque, lamentablemente, para este padron no se registraron los esclavos, dispongo de los registros de defunciones, entre 1719 y 1773 (17), donde la poblacion registrada de afrodescendientes fallecidos conformaba el 26,3% del total, de los cuales poco mas de un cuarto era esclavo (18). En el registro de defunciones aparecen algunas pocas partidas con categorias no utilizadas en el padron, como las de 'cuarteron', 'zambo' o bien hay partidas sin categoria clara (solo dicen 'esclavo'), todas ellas se han agregado a los mulatos y demas castas.

En 1813 la poblacion afrodescendiente del curato era de 2.614 (de un total de 8.488 habitantes, es decir el 30,8%), mientras los esclavos conformaban solo el 4,6% de la poblacion afrodescendiente. El distrito de Pachingo era lejos en el que habitaban mas esclavos, con casi la mitad del total de los esclavos del curato de Limari. Con esto se observa que la mayor parte de los afrodescendientes en los distintos distritos tenia variados oficios ya como libres, y no solo criados, inquilinos o peones de mina (19). El resto pudieron, sin duda, ser pequenos propietarios, artesanos o arrieros.

La zona de Limari era principalmente rural, y estaba compuesta de grandes latifundios, minerales e ingenios, ademas de pequenas villas y pueblos de indios. Su economia durante el siglo XVIII se sustentaba en el trabajo de jornaleros o peones principalmente, ademas de campesinos ligados a la tierra, ya sea indigenas (libres o encomendados) o algunos inquilinos mestizos. En este sentido, los esclavos como mano de obra minera o campesina en general, no fueron prioritariamente requeridos hacia fines del siglo; no obstante lo anterior, he podido encontrar un grupo de esclavos mineros en los cerros de Tamaya para la ultima decada del siglo XVIII y la primera del XIX, y esclavos dedicados a labores de pastoreo por la misma zona, en ambos casos pertenecientes a la familia Marin (20). Estos casos pudieron ser excepciones, pues las fuentes dan senales de que los esclavos ya en esta epoca estaban, en general, dedicados a labores domesticas (21).

En este contexto, los esclavos ya para la segunda mitad del siglo XVIII y sobre todo a inicios del siglo siguiente, fueron empleados en diversas labores, intermedias entre el trabajo de campo y la servidumbre domestica. La poca densidad poblacional y la liberalizacion de la mano de obra por el aumento de poblaciones no encomendadas y no esclavas, genero que las faenas de la zona conforme avanzaba el siglo XVIII, se realizaran cada vez mas con peones "libres", por lo tanto las villas rurales y pequenos poblados mineros, operaban como puntos de afluencia. En otra epoca, el laboreo minero era tarea de los indios de encomienda y los esclavos negros y mulatos africanos o naturales de la zona o del Peru (22). No obstante, ya en el 1800, esta mano de obra seria principalmente peonal, es decir no esclava o encomendada, cuya base racial, sin duda, se sustenta ba en el profundo mestizaje producto de la presencia de indigenas, africanos y espanoles (23). De esta forma, serian los esclavos mulatos naturales, ya siendo empleados como domesticos, quienes ganarian el favor de los amos desde fines del siglo XVIII. Podria aventurar que por razones economicas y de facilidad en el intercambio y traslado, los mulatos naturales tenderian a aparecer como la opcion privilegiada para la esclavitud coquimbana, la cual se volvia principalmente de servidumbre.

II. ESCLAVOS EN LA PROVINCIA

?Quienes eran estos mulatos y mulatas? ?Quienes eran y donde estaban estos esclavos? Partiendo con el analisis de las cartas de ventas y defunciones parroquiales, se observa que el peso porcentual entre las esclavas y esclavos 'negros' y 'mulatos', segun las ventas analizadas entre 1702 y 182024, da cuenta de que existia una cantidad levemente superior de mujeres esclavas vendidas, sobre los hombres. Esta situacion se habria manifestado basicamente en el segundo periodo de la muestra (1762-1820), donde mas del 57% de los esclavos vendidos fueron mujeres mulatas (15). No obstante, en las defunciones, vemos un fenomeno contrario: el numero de esclavos hombres es mayor al de las mujeres, en especial en el caso de los hombres negros; a pesar de que, dentro de las defunciones de mulatas y mulatos esclavos, la cantidad de difuntos de un sexo y otro no difiere profundamente.

Al observar la trata externa, segun los registros de compras de esclavos negros en Buenos Aires para Chile (1715-1738), en los casos en que se especifica el sexo de los esclavos siempre la cantidad de hombres es mucho mayor, llegando a ser en promedio el doble de la cantidad de mujeres (26). Las edades de estos esclavos que llegaban desde Rio de la Plata al Reino de Chile, por otra parte, oscilaban entre los 10 hasta los 30 anos, concentrandose en el rango de 13-25 anos. Se puede deducir que los esclavos africanos llegados en el siglo XVIII a Coquimbo por esta via, pudieron ser hombres jovenes o adultos jovenes, y por lo tanto, como llegaban en mayor proporcion morian de esa misma forma (27).

En las ventas, pese a que en el computo final de esclavos de ambos sexos, los mulatos y mulatas son mayoria, durante el primer periodo se equiparan casi con los negros y negras. La cifra de mulatos se dispara hacia fines del siglo XVIII, y especialmente cuando vemos que los esclavos, en general, no son extranjeros (traidos desde Lima o Buenos Aires), sino que son nacidos en la zona. La relativa nivelacion entre los sexos de las defunciones de mulatas y mulatos esclavos, hacen pensar, asimismo, que la gran mayoria de esos esclavos nacian en la zona, por lo que no se producia un desequilibrio artificial entre los sexos de esta casta. Ademas, las negras y negros esclavos tendian a generar descendencia igualmente "mulata", pues segun datos aproximados encontrados en defunciones, el 25% de las negras y negros esclavos casados contraian matrimonio con indios o mestizos, un 33,3% con mulatos o zambos libres o esclavos y solo un 25% lo hacia con negros esclavos (29). Lo anterior evidentemente impulsado por el alto porcentaje de castas y el bajo porcentaje de negros "puros".

Los registros parroquiales y especificamente defunciones, representan una excelente fuente demografica, entre otras razones, porque nos muestran quienes fueron esclavos toda su vida y nunca alcanzaron la libertad. El rango de edades de muerte es muy amplio, va desde esclavos de meses de vida, hasta los 90 anos. Se ha visto que morian mas hombres que mujeres posiblemente a razon de la llegada de mas esclavos africanos de este sexo. Sin embargo, las cartas de venta nos dicen que las mujeres son mayoria. Es posible que para las mujeres fuera mas factible conseguir la libertad, y morir como mulatas e incluso negras libres. De hecho, se puede observar que las edades mas recurrentes de muerte son sobre los 41 anos de edad (en ese rango morian igualmente negros y mulatos). Por su parte, las edades preferidas de venta eran entre 13 y 25 anos, y en segundo lugar, desde recien nacido, junto a la madre e incluso esta embarazada, hasta 12 anos (es decir edades con potencial productivo).

Puedo afirmar que el trafico interno generaba un mercado para esclavos jovenes, y que una vez establecidos con un amo, y vivir durante anos sirviendole, estos podian eventualmente ser liberados (seguramente en mayor proporcion las mujeres) o bien vivir hasta la muerte como esclavos (especialmente los hombres negros). Es posible que esto tenga que ver con las ocupaciones que los esclavos mulatos y negros cumplian para los amos. Las esclavas estuvieron mayormente vinculadas a las casas, y pudieron generar lazos mas cercanos con los amos y las amas, ademas que existia la posibilidad de que tras ser liberadas no abandonaran la casa del amo o ama, por no poseer medios propios de subsistencia y normalmente tener que mantener a uno o mas hijos (30). Los hombres, en parte, ejercieron trabajos en el campo (mineria, labores pastoriles y agricolas), teniendo cierto espectro de libertad y un contacto menor con los amos, lo que no genero la necesidad de libertad legal o la posibilidad de esta (31). Es probable que esta tendencia a libertar a las mujeres esclavas antes que a hombres, cosa que se puede apreciar asimismo en los casos judiciales y cartas de libertad revisadas, haya ayudado a generar una poblacion tan numerosa de afrodescendientes libres, como es el caso del curato de Limari, ya que la condicion de esclavo o de libre era transmitida a traves de la madre (32).

Otro elemento observable es el sexo de los amos/vendedores y los compradores. Mayoritariamente los que vendian y compraban eran hombres (en especial en relacion a los hombres mulatos). En este sentido, era a traves de los "amos" que circulaban mayormente los esclavos. No obstante, para el caso de las mulatas y negras, las ventas se equiparaban en relacion a amos y amas, aunque no en relacion a compradores, en el caso de las mulatas. Esta situacion es indicadora del posible nexo entre ocupacion domestica y relacion esclavas/amas, ya que al ser normalmente un bien de la dote o de herencia, y tenerlas mas "a mano", las mujeres solieron disponer de sus esclavas y ponerlas en venta, cosa que seguramente no pudieron hacer con los esclavos, quienes no cumplieron labores domesticas propiamente tal, o estaban bajo la administracion del esposo o padre y no formaban parte de la dote.

Con respecto a las edades, podemos establecer dos parametros de medida segun las fuentes. Primero, inferir conclusiones sobre las edades de mortalidad de los esclavos en la provincia y evaluar las edades de venta de los mismos. La mayor parte de los esclavos moria en edad adulta, principalmente los negros. Los mulatos tendian a morir en su mayoria sobre los 41 anos de edad, sin embargo se presentan importantes cantidades en edades sobre los 13 anos. La mortalidad infantil de los esclavos (antes de los 12 anos) registrada en la zona de Limari era de 0% para los negros y de un 8,3% para los mulatos (de los que se consigna la edad).

Los esclavos negros (bozales o criollos de Lima, Brasil o Buenos Aires), por su parte, eran traidos con edades superiores a los 10 anos, ademas, estos eran "sobrevivientes". El espantoso viaje por mar hasta las costas americanas y las travesias internas en el continente, mermaban numerosas vidas (34). Luego, al llegar a Chile, estos esclavos eran conducidos a Santiago, desde donde se distribuian los "cargamentos" provenientes del Rio de la Plata hacia las provincias. Otras rutas convergian a Valparaiso, y seguramente ese puerto funcionaba como lugar de expendio de esclavos. No obstante, provenientes del Callao o Arica, algunas fragatas arribaban con los negros esclavos directamente a Coquimbo (35). Los que finalmente llegaban a estas zonas perifericas del Imperio espanol, como lo era el Reino de Chile, y especificamente la provincia de Coquimbo, fueron los que "vivieron", y seguramente vivirian muchos anos mas (36). Por otro lado, es manifiesto el hecho de que en la zona casi no nacian negros, sino que en su mayoria, mulatos (37). Respecto a esto, hay que decir que pudo haber excepciones (38). Con todo, hasta los 25 anos, solo se registra 1 negro esclavo fallecido frente a 15 mulatos esclavos dentro de todo el periodo de la muestra (1720-1781).

En los registros del Asiento Ingles de Buenos Aires con destino Chile, se evidencia la preferencia que existia por esclavos negros jovenes (entre 13 y 25 anos), y eran estos, ademas, los mas costosos. En La Serena vemos tambien como gran parte de las ventas son de jovenes y ninos, y que a medida que el esclavo se acerca a los 20 anos se incrementa su costo. Hacia la segunda parte del periodo analizado para ventas, el comercio de esclavos "ninos" tiende a aumentar: de poco mas de un cuarto del total que representaba para el primer periodo a casi la mitad entre 1762 y 1820 del total de ventas de los consignados con edad. Aparentemente la logica seria la utilidad del esclavo ya desde su infancia y el menor costo (en relacion a los negros y a los esclavos cercanos a los 20 anos), ademas de la posibilidad, en ocasiones, de comprar a la madre con su hijo (de las 72 cartas de venta, 5 son de una madre con sus hijos). Sin embargo, ocurre a veces, que los ninos son vendidos solos (en 18 casos), incluso de edades tan menores como 2 anos (39).

Tanto en defunciones, ventas, asi como en la comparacion entre el padron (1778) y el censo (1813), se observa el mismo fenomeno: un aumento en el tiempo del numero de mulatos sobre negros. En relacion a los esclavos, se puede decir que la esclavitud coquimbana fue "blanqueandose" con el paso de las generaciones (40). Esta "mulatizacion" no se refiere, sin embargo, a una mezcla perfecta entre negro y blanco, ni a los hijos de "matrimonios" entre mulatos, exclusivamente. Segun los registros parroquiales, se puede observar una tendencia a las uniones interraciales mediante el matrimonio con indios o mestizos a pesar que, en gran medida, el grupo mulato como categoria se mantuvo estable durante el siglo. Aunque sabemos que muchos de los que se denominaron 'mulatos' pudieron en rigor ser 'zambos', 'cuarterones' e incluso 'mestizos', o bien, otros tantos que pasaban por 'espanoles' o 'mestizos' tuvieron, a su vez, algo de sangre africana.

III. SISTEMA COLONIAL DE DIFERENCIACION RACIAL

La esclavitud africana, integrando el sistema social de castas colonial que se consolido en el siglo XVIII (41), de alguna manera lo sustentaba y lo validaba. Este sistema de discriminacion interna, funcionaba en la colonia como forma de organizacion social que deviniera de las mezclas de los diferentes grupos que podemos observar, en general, dentro de las provincias de la America espanola. Uno de los elementos relevantes para conocer y comprender a quienes sufrieron la esclavizacion en la provincia chilena de Coquimbo, es la casta a la que pertenecieron, como nombre con el cual se les denominaba haciendolos participes de un conjunto especifico; categoria etnica o racial que, aunque tal vez no los haya identificado internamente como grupo homogeneo, si permite su observacion y el analisis sobre la importancia de agrupaciones racialmente diferenciadas por su componente negro (42). El concepto de casta se utilizaba principalmente para definir a todos los grupos que claramente tenian algun ascendiente negro. En este sentido, si se analizan las lineas de mestizaje en la zona, veremos que practicamente no existieron grupos que carecieran de un antepasado negro, asi como tampoco de indio o espanol (43). La diferencia se generaria en la adhesion y tradicion de cada componente y en la identificacion con un grupo en particular (como los esclavos) unido a los rasgos fenotipicos, en un segundo lugar. Es asi como se aprecia que todo aquel grupo heterogeneo de componentes humanos se iba transformando genericamente en "plebe", especialmente hacia fines del siglo XVIII, cuando las mezclas (tanto culturales como fenotipicas) se tornaban difusas, y paralelamente urgia a las autoridades generar las separaciones sociales correspondientes de modo de aclarar las diferencias de estatus (44).

En terminos de los apelativos para los africanos y sus mixturas, sabemos que existieron algunos cuantos nombres que fueron recurrentes en diferentes lugares del continente, a saber 'negro', 'moreno', 'mulato', 'pardo' o 'zambo'. A estos calificativos, que se utilizaron en casos especificos y que, sin duda, obedecian a ciertas necesidades de cada sociedad en particular, se sumaban otros apelativos de castas, como 'cuarteron'. En las ventas revisadas, sin embargo, las categorias exclusivas de los esclavos eran negro y mulato (con su variante en negra, negrito(a), mulata, mulatillo(a)). Hasta 1759 (en ventas) vemos la utilizacion de negro, en los casos de quienes eran, seguramente, nacidos fuera de Chile y tenian esa condicion, es decir, no estaban mezclados, en apariencia a lo menos. Particularmente en esta zona, segun defunciones, no he registrado ningun pardo o moreno, sin embargo he podido consignar unos pocos zambos, y en menor en cantidad, cuarterones (45).

La denominacion de mulato podria surgir como un indicador de varios elementos. Primeramente, el intento por universalizar las diferencias dentro de un concepto que parece englobar ampliamente la mezcla entre 'negros' y 'blancos' (o 'no negros'). Mulato es el resultado intermedio entre esta mezcla. No eran negros, pues la mayor parte de los esclavos coquimbanos de la epoca eran naturales de la zona, y en general, los negros o esclavos venidos de otras latitudes se casaban o procreaban con sujetos ya mezclados. Ademas, mulato parece ser de uso comun para denominar a un (aparente) afrodescendiente, de modo de no entrar en complicaciones de ascendencia. Es un concepto intermedio que nos dice que podemos ver en aquel sujeto, tanto a un negro como a un 'no negro', a un natural mestizo de "linaje" africano. Una situacion de "transito" o "de paso", pues era el negro el considerado "en propiedad" esclavo (46). No obstante, el mulato si bien no era africano, se caracterizaba por su (pasado) naturaleza esclava (aunque no lo fuera); ello pese a estar, paradojica y posiblemente, mas cerca de la libertad, por su "mezcla de sangre". Tal vez, podemos incluso creer que hasta el negro se transformaba en mulato si nacia en Coquimbo. Si hemos de comparar el padron de 1778 con el censo de 1813, veremos como ocurre una variacion dramatica en las poblaciones espanolas y negras, sin embargo la poblacion mulata crece en un nivel proporcionalmente cercano a la media. Mientras los denominados espanoles aumentan en un 121,7%, los negros disminuyen en un -77%. Los mulatos, por su parte, aumentan en un 79,5%. El porcentaje de variacion de la poblacion total es de un 99,2% de incremento en 35 anos, es decir que casi se dobla la poblacion ?Habra cambiado el criterio de clasificacion, y tal vez los otrora negros naturales fueron mulatos para 1813?

A las especificidades raciales observadas hay otros elementos que acotar. Primero, la nomenclatura se diferencia notoriamente de la encontrada en otras zonas de Chile, por ejemplo en Valparaiso, segun podemos observar en la tesis de Maria Teresa Contreras quien, basandose en registros parroquiales (matrimonios y bautismos), establece que dos tercios de la poblacion afrodescendiente registrada en bautismos entre 1780 y 1820 eran 'pardos'. En Coquimbo, segun documentos parroquiales de Limari analizados por Guillermo Pizarro Vega, de los bautizados entre 1695 y 1797, dos tercios de los afrodescendientes eran 'mulatos'. Ambas revisiones no se refieren solo a esclavos, sino que tambien a libres, pues tanto libres como esclavos eran categorizados en su mayor parte como pardos o mulatos respectivamente. Por otra parte, surge un problema a la hora de intentar la comprobacion de los datos. Sabemos que, tanto el registro parroquial como los censos, son instancias en donde muchas veces es el criterio del encargado de hacer la notacion el que decide como clasificar a la persona que tiene delante, ademas de que nunca se tiene disponibilidad sobre la poblacion total existente. Por lo tanto, podriamos decir que, en cualquiera de estos conjuntos, habria un "margen de error". Tal vez, en parte, este margen de error fuese aparente, pues es tambien posible que la decision de integrar a una persona a una u otra categoria, deviniera de la identificacion de esta misma con una casta en particular, es decir un sentimiento de pertenencia que trasformaria una categoria racial, o parte del total de esta categoria en grupo racial. Segun estudios antropologicos, el concepto de categoria social (y por extension racial) se define como "un agrupamiento estadistico de individuos que tienen en comun uno o varios rasgos a los que ellos mismos no conceden una importancia especial" (47), a distincion de grupo social "definido como conjunto de individuos que, a diferencia de los integrantes de la categoria social, interactuan de manera sistematica, se reunen en un lugar especifico y, sobre todo, atribuyen una importancia particular a sus caracteristica comunes, lo que se expresa en la conciencia de una identidad comun" (48). Es posible que la situacion de servidumbre, cada vez menos en propiedad "esclava", no obstante si dependiente o cautiva de los antiguos amos, haya perpetuado la utilizacion de 'mulato' aplicado a cantidades importantes de poblaciones coquimbanas. Sin embargo, este "error" nos lleva a concebir la idea de que lo que funciona alli no es una vision "objetiva", sino que prima una subjetivacion practica. Es un problema de categorizacion racial en el intento de dar coherencia a la estructura social existente.

Desde esta perspectiva, el concepto de 'raza' puede plantearse, como una construccion social que se comprende en su historicidad (49). De modo particular en la Colonia se desarrollo la idea de diferencia racial (de origen y estatus), a traves del sistema de castas, el cual fue un mecanismo que generaba agrupaciones raciales segun la funcionalidad que cada casta o categoria debia cumplir dentro del rol social de la raza. Estas categorias fueron permeables, tanto por la variedad biologica como por la adscripcion cultural propia de cada grupo que no siempre obedecio a la variable fenotipica.

En el mundo americano se conjugaron tres grupos humanos distintos y complejos dentro de si mismos; estos, inicialmente se diferenciaron por su procedencia geografica y la funcion impuesta que cumplirian en la sociedad en formacion. La raza, determinada inicialmente por el lugar de origen, establecio condicionantes culturales y biologicas, unidas por concepto de estirpe o linaje. Sin embargo, los hechos ratificarian a traves de los siglos los limites movibles entre estas diferencias (50). No obstante esta movilidad intersocial (interracial), existio una legalidad y una mentalidad de casta que emanaba de la documentacion indiana, con el fin de mantener la separacion. El Imperio colonial hispanoamericano consagraria una diferencia integrada de sus componentes; de este modo existia una utilizacion de la diferencia, y una segregacion tendiente al orden (51), cuya separacion en comunidades homogeneamente imaginarias categorizadas por su raza, era impulsada por el Estado quien favorecia a determinadas comunidades, asi convertidas en privilegiadas y con mas ventajas en todos los ordenes sociales e incluso legales, en detrimento de las otras, que se vieron mantenidas en un plano de inferioridad y, en ciertos aspectos, marginacion. Ciertamente, esta diferencia posicionaria al europeo 'blanco' como modelo cultural (mas no como realidad fenotipica) en un lugar privilegiado dentro del orden social, en el cual tanto el indio como el negro ocuparian un lugar subordinado. Por lo tanto, el concepto de raza toma aqui claramente, la nocion de estirpe o linaje, que tiene que ver con un constructo social-tradicional (cultural), mas que con una caracterizacion biologica especifica. Aun asi, el "color" marco los destinos de la mayoria de los que se categorizaron como descendientes de indios y negros. Su apariencia y procedencia seria esencial a la hora de determinar su posicion en la sociedad.

Dentro de la provincia de Coquimbo, debe considerarse a los mulatos no como la mezcla absoluta entre un espanol y un africano, sino mas bien como la constatacion de la existencia de un dinamico mestizaje de origen africano, denominado bajo el apelativo de 'mulato'. En gran medida los habitantes de Coquimbo, en especial de ciertas zonas, que poseian en parte un origen africano eran catalogados de esta manera; incluso en aquellos que pudieron tener una importante ascendencia indigena, no se privilegiaba el uso de 'zambo' (52). Estos afrodescendientes eran mayoritariamente mulatos para los curas parrocos, el delegado encargado del padron o el escribano, pues lo que parecia importar era lo que significaba tener mezcla de sangre negra; es decir, algo, ya sea de manera evidente o soslayada, de aquella condicion de sirviente y cautivo.

Al estudiar la zona, surge la pregunta en algunos investigadores de como pudo ser que existieran tantos mulatos, y que al parecer no hayan dejado ninguna huella en la apariencia de los habitantes actuales (53). Segun mi percepcion, primero que nada los datos pueden existir de manera muy objetiva, cuantificables estadisticamente, con calculos exactos y sumas fenotipicas claras y evidentes; no obstante, en este caso es necesario, ademas de asumir que la muestra nunca representa el total de poblacion, entender las categorias mentales a las que nos estamos remitiendo. Por otro lado, el poner en duda de modo categorico la "sangre" negra de la mayoria o gran parte de los mulatos de la zona en cuestion, pone de manifiesto que no se quiere ver lo que es evidente: que a pesar de tener una raiz africana en dos o tres generaciones anteriores, y muy posiblemente ancestros indigenas, gran cantidad de los pobladores de Coquimbo, y especificamente ciertas zonas (como Limari Bajo),eran asumidos como afromestizos mulatos, sin intencion de aclarar su exacta "mezcla". Esto conlleva a una pregunta ?por que no hay un blanqueamiento de estos mulatos que objetivamente deberian ser zambos, cuarterones o simplemente mestizos? ?Por que sigue reproduciendose su origen africano y servil? Pareciera ser que las "castas" no podian multiplicarse tanto en sus nomenclaturas, cuando era muy dificil discernir verdaderamente cuales eran los origenes de quien se inscribia, y al fin de cuentas la mancha del color que implicaba un pasado negro y esclavo era lo importante de subrayar. Por otra parte, no habia una preocupacion por unificar u homogeneizar racialmente a la poblacion reduciendo los grupos "oficiales" (espanol, indio, negro, mestizo, mulato), pues la separacion racial era lo que generaba las diferencias de estatus. Sin embargo, cabe preguntarse ?adscribian a esta categoria todos los denominados mulatos? ?Se habran identificado ellos con su pasado africano, especialmente quienes no eran esclavos?

No obstante esta reproduccion de la categoria mulata en Coquimbo, en Hispanoamerica existia hacia fines del siglo XVIII, un afan por el blanqueamiento por parte de los que habian sido calificados como casta. Los que nacian libres o bien, luego de salir de la esclavitud, quienes llevaban la mancha del color y con ello de la servidumbre, utilizaron mecanismos de insercion al mundo mestizo e incluso, espanol. Ya para esa epoca las castas habian "pulverizado" la esclavitud y la diversidad de sus miembros, asi como las tacticas individuales para "limpiarse" del deshonor del color desintegraron a su vez a las castas (54). Podria decirse que el esclavo solo le quedaba morir para liberarse de la condicion de cautividad y servidumbre; de modo alegorico, el esclavo "moria" cuando se blanqueaba, pues llevar la marca del color era seguir en la servidumbre. Mientras se era negro o mulato, se era esclavo, aunque fuera esclavo del recuerdo de la esclavitud. Tal vez por ello el afan observado en diversos estudios de salir de la casta por medio de las relaciones interraciales, manumision para los esclavos, ascenso social por medio de oficios y milicias (55).

Hacia el siglo XIX en Coquimbo, se apreciaba que las poblaciones afrodescendientes mulatas, seguian aumentando junto al crecimiento total de la poblacion, a diferencia de los esclavos, que irian disminuyendo en porcentajes, observandose que en la provincia, de la totalidad de los calificados como negros y mulatos, para 1813, no mas del 13% era esclavo. En este sentido, es pertinente preguntarse ?por que los afrodescendientes libres no habran podido ser integrados al mundo mestizo o espanol, si es que en general no poseian un sustrato negro directo como para seguir calificandolos de mulatos?

IV. CATEGORIAS INTERMEDIAS

El racializar los grupos sociales para categorizarlos y estratificarlos, fue una caracteristica distintiva de la dominacion colonial, permitiendo apartar y clasificar a quienes tenian un linaje de antepasado africano. La denominacion 'mulato' fue una de aquellas designaciones oficiales para quienes no eran del todo 'negros' en su origen. Esta categoria intermedia permitio la segregacion de grupos humanos en doble juego dentro de la estructura hispana, y lo vemos manifestado en la particular situacion de Coquimbo. Por un lado, el mantenimiento de la categoria inferior que devenia de la ascendencia africana y con ello la idea servil de este origen, y por otro, la aproximacion a un eventual blanqueamiento e insercion en el mundo de los espanoles, que paradojicamente los relegaba de esta categoria por su origen mezclado.

La organizacion por castas da cuenta de dos modelos convergentes de segregacion: la exclusion y la dominacion. La primera denota una situacion de permanente marginacion de la persona o grupo humano con respecto del grupo dominante. La segunda, integra al grupo o persona racialmente diferente como siervo o mano de obra dentro de un esquema jerarquico de dominacion (56). El mulato, por contener en si un origen negro y por ende, segun los canones hispano-coloniales, un linaje esclavo, era excluido de la esfera de los espanoles y de los mestizos. Los esclavos en Coquimbo, contuvieron en si la marca constante de un recuerdo de ese origen, tanto en su ser mulato como en su condicion de esclavos.

Originalmente denotando a un nacido en la ilegitimidad que consistia la union entre, inicial y principalmente, espanol y negra, el mulato fue excluido del mundo de su progenitor, usualmente un amo, sin embargo no plenamente identificado con el mundo africano de su madre esclava, a razon de la posibilidad de la libertad que le daba sus caracteristicas fisicas mixturadas. Los mulatos de generaciones posteriores no llevarian una carga muy distinta.

La categoria intermedia (como mulato o mestizo) surgiria en America con el encuentro de las poblaciones cuyos origenes eran diversos. En Chile fueron operativas solo algunas categorias, y en Coquimbo observaremos principalmente la de los mulatos. Es entonces esta caracterizacion la que marcaria los destinos de los afrodescendientes esclavos de Coquimbo durante el siglo XVIII y principios del XIX. Estos esclavos, como hibridos a un paso del blanqueamiento, y asimismo a un paso de su origen africano, sufrieron sus destinos en el transitar coquimbano y mas alla de los limites de la provincia. Estos mulatos cautivos serian vendidos como parte de las herencias de sus amos y amas; racialmente mezclados, originarios de la provincia, actuando como piezas intercambiables, ademas, no significaron una valia excesiva, un lujo. Un negro africano costaria el doble o mas del valor que les era asignado a estos mulatos y mulatillos.

Estos esclavos mulatos nacidos en el seno de las familias de La Serena o de las villas, haciendas o pueblos de Coquimbo, fueron "criados" en y para la esclavitud. Habian sido sustentados, alimentados y ensenados para una vida de servidumbre. Aprendieron a ser bienes, partes de una herencia que se vende o entrega. El mulato significaba que pese a no ser un negro africano, de igual modo no habia libertad. Se era mulato, y algo de negro y de esclavo corria por la sangre del mezclado cuyos origenes, sin duda oscuros, se esclarecian en la inmutable servidumbre.

BIBLIOGRAFIA

Libros

Bernand, Carmen. Negros Esclavos y Libres en las ciudades hispanoamericanas. Sevilla: Fundacion Historica Tavera, 2001.

Carmagnani, Marcello. El Salariado minero en Chile Colonial. Su desarrollo en una sociedad provincial: el Norte Chico 1690-1800. Santiago: Editorial Universitaria, 1963.

Cavieres, Eduardo. El comercio chileno en la Economia-Mundo Colonial. Valparaiso: Universidad Catolica de Valparaiso, 1996.

Mellafe, Rolando. La Introduccion de la esclavitud negra en Chile: trafico y rutas. Santiago: Universidad de Chile, 1959.

Mellafe, Rolando. Laesclavituden Hispanoamerica. Buenos Aires: Eudeba, 1964.

Mellafe, Rolando. y Loyola, Lorena. La Memoria de America Colonial. Santiago: Editorial Universitaria, 1994.

Pinto Rodriguez, Jorge (comp.). Dos Informes relativos al Partido de Coquimbo, 1790-1792. La Serena: Universidad de Chile, 1979.

Pinto Rodriguez, Jorge. La Poblacion de La Serena en el Siglo XVIII. Crecimiento y estructura ocupacional en un area urbana del Chile Colonial. La Serena: Universidad Tecnica del Estado, 1979.

Pizarro Vega, Guillermo. La Villa San Antonio del Mar de Barraza, Estudio historico-social de un enclave urbano cabecera del Valle del Limari, 1565-1831. Rosario: Ediciones Barraza, De Jesus Comunicaciones, 2005.

Seed, Patricia. Amar. Honrar y obedecer en el Mexico colonial. Conflictos en torno a la eleccion matrimonial, 1574-1820. Mexico: Ed. Alianza, 1991.

Studer, Elena F.S. de. La trata de Negros en el Rio de la Plata durante el siglo XVIII. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, 1958.

Tardieu, Jean-Pierre. Relaciones interetnicas en America, siglos XVI-XIX. Madrid: Fundacion Historica Tavera, 2000.

Thomas, Hugh. La trata de esclavos. Historia del trafico de seres humanos de 1440 a 1870. Barcelona: Editorial Planeta, 1997.

Wade, Peter. Raza y Etnicidad en Latinoamerica. Quito: Editorial AbyaYala, 2000.

Zuniga Ide, Jorge. La Consanguinidad en el Valle de Elqui. Un estudio de genetica de poblaciones humanas. La Serena: Universidad de Chile, 1981.

Articulos

Araya, Alejandra. "Cuerpos aprisionados y gestos cautivos: el problema de la identidad femenina en una sociedad tradicional (Chile 1700-1850)", Noma dias Serie Monografica, 1(1999): 71-84.

Cadena, Marisol de la. "?Son los mestizos hibridos? Las politicas conceptuales de las identidades andinas". Universitas Humanistica. 61 (2006):51-84.

Contreras Cruces, Hugo. "Las milicias de pardos y morenos libres de Santiago de Chile en el siglo XVIII, 1760-1800".

Cuadernosde Historia. 25 (2006): 93-117. Diaz, Rafael Antonio. "?Es posible la libertad en la esclavitud? A proposito de la tension entre la libertad y la esclavitud en la Nueva Granada". Revista Historia Critica 24 (2002): 49-56.

Estefane Jaramillo, Andres. "Un alto en el camino para saber cuantos somos.... Los censos de poblacion y la construccion de lealtades nacionales. Chile, siglo XIX". Historia 37-1 (2004): 33-59.

Flores Guzman, Ramiro A. "Asientos, companias, rutas, mercados y clientes: Estructura del trafico de esclavos a fines de la epoca colonial (1770-1801)". En Etnicidad y Discriminacion Racial en la Historia del Peru. Tomo II. Lima: Instituto Riva-Aguero, 2003.

Fra Molinero, Baltasar. "Ser Mulato en Espana y America: discursos legales y otros discursos literarios", en Ares Queija, Berta y Stella, Alessandro (coord.), Negros, Mulatos y Zambaigos: derroteros africanos en los mundos ibericos. Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 2000.

Johnson, Lyman L. "La manumision en el Buenos Aires colonial: un analisis ampliado", Desarrollo Economico 17-68 (1978): 637-64.

Klein, Herbert. "Demografia Historica: La poblacion del Obispado de Santiago. 1777-1778". Boletin de laAcademia Chilena de la Historia 72 (1965):57-73.

Lizcano Fernandez, Francisco. "Las etnias centroamericanas enlasegundamitad del siglo XX". Revista Mexicana del Caribe IX/17 (2004): 7-42.

Navarrete, Maria Cristina. "De las 'malas entradas' y las estrategias del 'buen pasaje': el contrabando de esclavos en el Caribe neogranadino, 1550-1690", Historia Critica 34 (2007): 160-183.

Navarrete, Maria Cristina. "La representacion jesuitica de los Etiopes del siglo XVII desde las Cartas Annuas". Memoria y Sociedad 10-21 (2006): 85-106.

Pinto Rodriguez, Jorge. "La Violencia en el Corregimiento de Coquimbo durante el siglo XVIII". Cuadernos de Historia 8 (1988): 73-97.

Ramon, Emma de. "Artifices negros, mulatos y pardos en Santiago de Chile: siglos XVI y XVII". Cuadernos de Historia 25 (2006): 59-82.

Romero, Fernando. "Papel de los descendientes de africanos en el desarrollo economico-social del Peru". Historica IV-1 (1980): 53-93.

Soto, Rosa. "Matrimonio y sexualidad de las mujeres negras en la Colonia". Nomadias Serie Monografica 1 (1999): 61-70.

Vial, Gonzalo. "Aplicacion en Chile de la Pragmatica sobre matrimonio de los hijos de familia". Revista Chilena de Historia del Derecho 6 (1970): 335-362.

Zuniga, Jean-Paul. "'Morena me llaman ...'. Exclusion e integracion de los Afroamericanos en Hispanoamerica: el ejemplo de algunas regiones del antiguo Virreinato del Peru (siglos XVI-XVIII)", en Ares Queija, Berta y Stella, Alessandro (coord.), Negros, Mulatos y Zambaigos: derroteros africanos en los mundos ibericos. Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 2000.

Tesis y seminarios

Campos Nunez, Dagoberto et al. La Doctrina del Limari siglo XVIII, San Antonio del Mar de Barraza. Estudio historico-social. Seminario de Historia regional, La Serena: Universidad de Chile, 1976.

Contreras, Maria Teresa. "Una ausencia aparente. Los africanos y sus descendientes allende Los Andes. Valparaiso, 1770-1820", Tesis para optar al grado de Licenciada en Historia. Universidad de Chile, 2008.

Moraga, Karrizzia. "Promesas de libertad. La manumision graciosa en Chile colonial, 1750-1810", Informe para optar al grado de Licenciada en Historia, Universidad de Chile, 2008.

Publicaciones en linea

Acuna P., Monica et al. "Composicion genetica de la poblacion chilena: las comunidades rurales de los valles de Elqui, Limari y Choapa", Revista Medica de Chile. 128-6 (2000) [En Linea] consultado 15 de abril de 2009 URL:www. scielo.cl/scielo.php?script = sci_ arttext&pid=S0034-9887200000060 0004&lng=es&nrm=iso.

Albornoz, Maria Eugenia. "Claves simbolicas que alimentan la expresion violenta de las diferencias sociales. Chile, siglos XVIII-XIX", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, [En Linea], Coloquios, 2006, puesto en linea el 15 de septiembre de 2006. URL:http://nuevomundo.revu es.org/index2873.html.

Goicovic Donoso, Igor. "Ambitos de sociabilidad y conflictividad social en Chile tradicional. Siglos XVIII y XIX". Revista Escuela de Historia 4/1-4 (2005). [En Linea] consultado 10 de marzo de 2009 URL: http://web.ebscohost.com/ ehost/pdf?vid=4&hid=4&sid=cd4a 1b95-12f0-4c94-bf25-059d659c40 22%40sessionmgr2

(1) Censo de 1813, Levantado por don Juan Egana de orden de la Junta de Gobierno formada por los senores Perez, Infante y Eyzaguirre, Ed. Archivo Nacional, Imprenta de Chile, Santiago, 1953.

(2) Thaddaeus P. Haenke (1794), Descripcion del Reyno de Chile (Santiago: Ed. Nascimiento, 1942) ; Peter Schmidtmeyer Viaje a Chile a traves de Los Andes, (1820) (Buenos Aires: Ed. Claridad, 1947); Eduardo Cavieres, El comercio chileno en la Economia-Mundo Colonial (Valparaiso: Universidad Catolica de Valparaiso, 1996).

(3) Segun el censo, Coquimbo, Colchagua y Curico eran las tres provincias que contaban con la mayoria en poblaciones negras y mulatas.No obstante, surelacion conlosotros gruposdifieren. Mientras enCoquimbolos afrodescendientes representaban un 18% del total, en Colchagua eran el 6% y en Curico el 9%. Asimismo con los esclavos, que en Coquimbo tenian el 2,25%, Colchagua representaban el 1,1%, y en Curico, el 1,3% de la poblacion total.

(4) Es importante senalar que los datos de padrones o censos no demuestran la totalidad de la poblacion existente en las zonas registradas, y que mediante las categorizaciones implementadas no pueden caracterizar ni la complejidad social y racial, ni definir con certeza la identidad a la que cada persona censada adheria. No obstante, estas cifras representan un referente importante en la medida que ofrecen un panorama estandar del peso demografico de cada grupo social principal dentro de una zona determinada. Una revision de la importancia social en la construccion de Estado de los censos del siglo XIX y las dificultades para llevarlos a cabo, ver Andres Estefane Jaramillo, "'Un alto en el camino para saber cuantos somos.. .'.Los censos de poblacion y la construccion de lealtades nacionales. Chile, siglo XIX", Historia 37-1 (2004): 33-59.

(5) Utilizare el termino como tradicionalmente se ha usado para America colonial, es decir como todos los grupos sociales adscriptos a una identificacion racial que deviene del africano (a pesar de que el termino puede contener la idea de mezcla profusa que se genero durante la colonia, no necesariamente originada del africano). Cada region del imperio utilizo de manera particular las categorias raciales que se generaron desde el intento por catalogar las mezclas que surgian en America del triple mestizaje. Algunas de estas ya tenian su origen en la misma peninsula Iberica, donde se conocian los mulatos y morenos, otras fueron creaciones originales del Nuevo Mundo. Ver Fernando Romero, "Papel de los descendientes de africanos en el desarrollo economico-social del Peru", Historica IV-1 (1980): 53-93; Baltasar Fra Molinero, "Ser Mulato en Espana y America: discursos legales y otros discursos literarios", en Berta Ares Queija, y Alessandro Stella (coord.), Negros, Mulatos y Zambaigos: derroteros africanos en los mundos ibericos (Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 2000), 123-147; Jean-Pierre Tardieu, Relaciones interetnicas en America, siglos XVI-XIX (Madrid: Fundacion Historica Tavera, 2000).

(6) Guillermo Pizarro Vega, La Villa San Antonio del Mar de Barraza, Estudio historico-social de un enclave urbano cabecera del Valle delLimari, 1565-1831 (Rosario: Ediciones Barraza, De Jesus Comunicaciones, 2005); Dagoberto Campos Nunez et al., La Doctrinal del Limari siglo XVIII, San Antonio del Mar de Barraza. Estudio historico-social, "Seminario de Historia regional", Universidad de Chile, Sede La Serena, 1976.

(7) Entre 1702 y 1728, del total de ventas, el 44,8% fueron mulatos y el 55,2%, negros esclavos. Entre 1729 y 1758 no hay informacion. Y entre 1759 y 1820 todas las ventas registradas son de mulatos. Archivo Historico Nacional (AHN), Escribanos de La Serena (ELS), Cartas de venas, volumenes 3, 19, 20, 22, 45, 64, 65, 66, 67.

(8) Atendiendo a la clasificacion etaria realizada, basada en las fuentes notariales, generalmente a los esclavos de 12 anos o menos se les inscribe como mulatillo, por lo tanto es hasta esa edad que los he denominado "ninos". Entre 13 y 25, los he clasificado como "jovenes", por ser las edades mas corrientes de venta de esclavos negros llegados desde el extranjero; "adultos" entre 26 y 40, y "de mayor edad" sobre los 41, que igualmente suele significar un limite en relacion con los precios de costo de los esclavos, donde segun la edad y los achaques de estos el costo va disminuyendo.

(9) Sobre relaciones sociales en la sociedad tradicional ver Alejandra Araya, "Cuerpos aprisionados y gestos cautivos: el problema de la identidad femenina en una sociedad tradicional. (Chile 1700-1850)", Nomadias Serie Monografica 1 (1999): 71-84; Igor Goicovic Donoso, "Ambitos de sociabilidad y conflictividad social en Chile tradicional. Siglos XVIII y XIX", Revista Escuela de Historia 4/1-4 (2005) [En Linea]; Maria Eugenia Albornoz, "Claves simbolicas que alimentan la expresion violenta de las diferencias sociales. Chile, siglos XVIII-XIX", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios, 2006 [En Linea].

(10) Respecto de las relaciones amos-esclavas ver Romero, "Papel de los descendientes de africanos... 74-77; Rosa Soto, "Matrimonio y sexualidad de las mujeres negras en la Colonia", Nomadias Serie Monografica 1 (1999): 61-70. Sobre la conformacion genetica de las poblaciones de los valles de Elqui, Limari y Choapa, ver Monica Acuna P. (et al.), "Composicion genetica de la poblacion chilena: las comunidades rurales de los valles de Elqui, Limari y Choapa", Revista Medica de Chile 128- 6 (2000): [En Linea]. Segun esta investigacion, realizada con muestras recopiladas entre 1979 y 1988, basada en un universo de 325 personas de 11 localidades distintas (Alcohuaz, Chapilca, Horcon, Huanta, Pisco Elqui, Vicuna, Combarbala, Ovalle, Tulahuen, Illapel y Salamanca), los resultados arrojaron una proporcion de alrededor de un 50% de mezcla genetica de origen indigena y un 10% de origen negro.

(11) Jorge Pinto Rodriguez, La Poblacion de La Serena en el Siglo XVIII. Crecimiento y estructura ocupacional en un area urbana del Chile Colonial (La Serena: Universidad Tecnica del Estado, 1979), 14.

(12) Jornaleros (21,1%), esclavos (20,8%) y criados libres (20,7%).

(13) Ibid., (1979), 24.

(14) Como se observa en casos de litigios entre frailes y esclavos por su huida, o en escrituras donde se donan esclavos como agradecimiento a algun religioso, pago por censos, o cuando se da la venta de esclavos de una herencia para pagar capellanias. Por ejemplo: AHN, Judicial de La Serena Causas Civiles (JLSC), Legajo 22, pieza 8, 1809: "Convento y hospital San Juan de Dios c. Jose Antonio Godomar: derecho a un esclavo"; ELS, Volumen 3, foja 388, 1716: La ama fallecida, Dona Nicolasa Navarro, dejo estipulado que se vendieran sus esclavos para el pago de la capellania del Convento de San Francisco; Volumen 64, foja 156, 1811: Don Mariano Penafiel hace donacion de una mulatilla, comprada por el un mes antes, al capellan del HospitalSanJuandeDios,frayJoseMariaBacho;foja134,1811:DonaPetroniladeVegayRojasyDonaAntoniaCorbalanentregan siete piezas de esclavos al administrador del Hospital San Juan de Dios, para que los venda y con su valor fuese pagado al convento lo que debian en censos. Tambien se puede rastrear esta presencia en los documentos de los inventarios jesuitas dejados durante su expulsion, los cuales ostentaron una importante cantidad de esclavos. AHN, Jesuitas de Chile, Vol. 5, 1767-1771.

(15) Guamalata (y Valle al oriente y estancias); Barraza (Asiento de Barraza, Tabali y Torre); Talca (hasta Amolanas); Pachingo (hasta el Asiento de Barraza); Chimba (Chimba, Punitaqui y Salala).

(16) Marcello Carmagnani y Herbert Klein, "Demografia Historica: La poblacion del Obispado de Santiago. 1777-1778", Boletin de la Academia Chilena de la Historia 72 (1965): 57-73.

(17) Archivo Arzobispado de Santiago (AAS), Libro Defunciones Limari (LDL), Parroquia San Antonio del Mar y la Purisima Concepcion de Barraza, Libros 1 y 2, 1719-1781. Hasta 1773 consigne todas las partidas. Entre 1774-1781, solo los esclavos africanos y de castas.

(18) Puede presumirse que esta diferencia porcentual entre el padron y el registro parroquial sobre las poblaciones afromes tizas y negras se deberia al dificil transporte y el gasto que significaba un sepelio, y por lo tanto parte de estas poblaciones afrodescendientes esclavas o libres que habitaban en los terminos del curato, habrian tenido dificultades para otorgar cristiana sepultura a sus difuntos o, por lo menos, llevarlos a las parroquias de la zona para su inscripcion y posterior entierro. Otra razon para que la notacion de defunciones no abarcara el total de la poblacion, tiene relacion con la circunstancias de muerte. Segun Mellafe y Loyola, cuando se presentaban las pestes, situacion que en Coquimbo se dio reiteradamente, el miedo cundia, y "tanto fue el temor que nadie se atrevia a cuidar a los enfermos o enterrar los cadaveres de los apestados, quedando asi muchos insepultos ..." Rolando Mellafe y Lorena Loyola, La Memoria de America Colonial (Santiago: Editorial Universitaria, 1994), 109-110.

(19) Puesto que los criados libres ocupaban un 3,4% de la poblacion del curato, mientras que los inquilinos, peones y sirvientes de minas, el 14,4%.

(20) AHN, JLSC, Legajo 82, pieza 7, 1803 "El Procurador de Ciudad [...] del esclavo de Don Jose Fermin Marin sobre que se le conceda nuevo amo."; JLSC, Legajo 74, pieza 19, 1789 "Bentura Ogalde Solicita la Libertad"; Jorge Pinto Rodriguez (comp.), Dos Informes relativos al Partido de Coquimbo, 1790-1792 (Serena: Universidad de Chile, 1979).

(21) Por ejemplo, al ver las razones que se expresaban para otorgar libertad en testamento, como la fidelidad y cuidados entregados al amo, situacion que sin duda se daba en un contexto de mayor cercania, que no se habria producido en un trabajo minero o pastoril, que implicaba un distanciamiento del amo. El caso de Rosario Cortes, quien pide se haga efectiva su libertad, ya que su amo le habia otorgado carta de manumision, la cual ella no utilizo hasta la muerte de este, AHN, JLSC, Legajo 180, pieza 1, 1792. Se pueden mencionar otros casos, como el de Dona Teresa de los Rios, que libera a una familia completa de esclavos negros, AHN, JLSC, Legajo 119, pieza3, 1789.Tambien existen, junto con los casos judiciales, las cartas de libertad que se encuentran en Escribanos de La Serena, por ejemplo Vol. 45, foja 143: Hermanos Galleguillos liberan una esclava de 50 anos, herencia de sus padres; Vol. 19, foja 138v: Don Diego Montero y Cortes, Marques de Piedra Blanca de Guana, libera una mulata esclava de 22 anos, nacida en su casa; asi, otras mas. Todas aluden a los buenos servicios.

(22) Rolando Mellafe, La Introduccion de la esclavitud negra en Chile: trafico y rutas (Santiago: Universidad de Chile, 1959).

(23) Marcello Carmagnani, El Salariado minero en Chile Colonial. Su desarrollo en una sociedad provincial: el Norte Chico 1690-1800 (Santiago: Ed. Universitaria, 1963). Sin embargo, este autor relega a un segundo plano la importancia que tuvo el elemento negro en la constitucion de este mestizo, priorizando el binomio espanol-indio.

(24) AHN, ELS, Cartas de venta, varios volumenes, 1702-1820.

(25) Pues segun los datos, en el primer periodo (1702-1761), los porcentajes son identicos (50% cada sexo).

(26) De los 4.018 esclavos registrados, 2.147 aparecen con su sexo. De ellos, 1.392 (64,8%) son hombres. Elena F.S. de Studer, La trata de Negros en el Rio de la Plata durante el siglo XVIII (Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, 1958), paginas de anexos, s/n.

(27) Con el asiento Ingles decretado en 1713, y la apertura oficial de Buenos Aires como puerto para otras exportaciones extranjeras, los precios de los es clavos tendieron a la baja, por lo que pareceria mas accesible la compra de esclavos. Sobre trata de esclavos en el Peru o en Rio de la Plata, ver Studer, La trata de Negros en elRio de la Plata ...; Ramiro Flores Guzman, "Asientos, companias, rutas, mercados y clientes: Estructura del trafico de esclavos a fines de la epoca colonial (1770-1801)", en Etnicidad y Discriminacion Racial en la Historia del Peru, Tomo II. (Lima: Instituto Riva-Aguero, 2003), 11-41; Rolando Mellafe, La esclavitud en Hispanoamerica (Buenos Aires: Eudeba, 1964).

(28) Fuente: AAS, LDL, Libros 1 y 2, 1719-1781.

(29) Cifra tentativa puesto que en un 16,7% no aparece la casta del conyuge. Ademas la cantidad de esclavos que eran consignados con su estado era poco mas de 30%.

(30) Sobre algunos mecanismos manumitorios en Chile, en relacion a las opciones de los esclavos y esclavas despues de ser liberados, ver Karrizzia Moraga, "Promesas de libertad. La manumision graciosa en Chile colonial, 1750-1810", Informe para optar al grado de Licenciada en Historia, Universidad de Chile, 2008.

(31) Sobre los alcances de las diversidades ocupacionales de los esclavos ver Rafael Antonio Diaz, "?Es posible la libertad en la esclavitud? A proposito de la tension entre la libertad y la esclavitud en la Nueva Granada", Revista Historia Critica 24 (2002): 49-56.

(32) Sobre la manumision, Lyman L. Jonson muestra la frecuencia de las esclavas liberadas sobre los esclavos, en una comparacion entre Buenos Aires, Bahia, Paraty, Lima y Mexico. Los porcentajes de manumisiones femeninas van desde el 58,8% (Buenos Aires entre 1776-1810) hasta el 67,7% Lima entre 1580-1650), respecto de la masculina; ver Lyman L. Johnson, "La manumision en el Buenos Aires colonial: un analisis ampliado", en Desarrollo Economico 17-68 (1978): 639.

(33) En dos casos no se consigna comprador.

(34) Ver Hugh Thomas, La trata de esclavos. Historia del trafico de seres humanos de 1440 a 1870 (Barcelona: Planeta, 1997); Maria Cristina Navarrete, "La representacion jesuitica de los Etiopes del siglo XVII desde las Cartas Annuas", Memoria y Sociedad 10-21 (2006): 85-106 y "De las 'malas entradas' y las estrategias del 'buen pasaje': el contrabando de esclavos en el Caribe neogranadino, 1550-1690", Historia Critica 34 (2007):160-183.

(35) Por ejemplo, el ano 1723 el Capitan Don Antonio Martinez, a nombre de Dona Juana de Valcazar, viuda del Capitan Don Francisco de la Cruz, vecino del Callao, vendio en La Serena dos negras, a 500 pesos cada una, llamadas Maria Josepha y Petrona. Las dos eran negras criollas, la primera se especificaba que de la Ciudad de los Reyes, y de la ultima se puntualizaba que era nacida de una negra bozal de casta conga llamada Jesusa. El vendedor es maestre de la Fragata Nuestra Senora de la Soledad que estaba pronta a partir hacia Arica. Dona Juana otorgo poder a Don Manuel Gonzalez de la Rada, vecino de la Ciudad de los Reyes, el que dio autorizacion al Capitan de la fragata para vender las dos esclavas en La Serena. Las compradoras fueron Dona Agustina de Rojas y Dona Juana Martinez, respectivamente. AH NELS, Vol. 19, fojas 152 y 254v.

(36) Hay defunciones de esclavos que declaran edades tan avanzadas como 90 anos, en especial para negras y negros; como por ejemplo, en 1727 la negra Melchora, perteneciente a Don Marcos y Don Joseph Vega, muere a la edad indefinida entre 70 y 80 anos; o el negro Domingo, muerto en 1733, a los 90 anos de edad, perteneciente a Don Antonio Galleguillos. AAS, LDL, Vol. 1.

(37) En los registros de bautismos de Limari, entre 1695 y 1797, de un universo de 3.480 partidas, 113 (3,2%) fueron de mulatosesclavos, frenteatansolo 15 (0,4%)negrosesclavos. Porsuparte, lascastasdeafrodescendienteslibres(pardos, cuarterones, cholos, zambos, mulatos) sumaban 774 (22,2%) bautizados. Pizarro Vega, (2005), 33.

(38) Uno de los casos judiciales revisados se remite a la reclamacion de la libertad de una familia de negros, pertenecientes a Dona Teresa de los Reyes, la cual los dejo libres a su muerte, y los herederos no cumplieron con el dictamen. Para probar la libertad, los esclavos llamarian a una serie de testigos. Uno de ellos, fue Josepha Reyes, huerfana que crio dona Teresa, y dira "teniendo esta declarante que llevar a la Parroquia de esta Ciudad de la Serena, a que le puciesen el oleo a un Nieto del negro Jose Antonio, parte que la precenta; fue a preguntarle a dicho Don Dionisio si en la partida de los libros Parroquiales, se pondria a aquel negrito por libre, o por Esclavo, y que le respondio: que lo pusieron como libre". AHN, JLSC, Legajo 119, pieza 3, 1789, fojas 23 y 29.

(39) Casos como el de Dona Nicolasa Navarro el ano 1716, que al morir deja en venta a sus esclavas con sus hijos, para el pago de capellanias del Convento de San Francisco. Las esclavas son Lorenza (36 anos) y su hija Rafaela de 1 ano 9 meses (ambas en 550 pesos), y Maria Jesus (24 anos) y su hijo de pecho (ambos en 650 pesos). Tambien deja en venta en solitario una "mulatilla", hija de una esclava de la difunta, de 5 anos, llamada Estefania. AHN, ELS, Vol. 19, fojas 177v, 188 y 158v.Tambien el caso de una esclava de tan solo 2 anos vendida, se registra, asimismo, en 1716, cuando Dona Escolastica de Godoy vende a Catalina, por 125 pesos, ELS, Vol. 19, foja 181v.

(40) Segun las ventas, el 46,7% eran esclavos mulatos para el periodo 1702-1761 y el 53,3% de negros. Para las defunciones, entre 1720-1750, habia un 42,9% de negros esclavos difuntos y un 57,1% de mulatos. En el segundo periodo, en ventas apreciamos un 0% denegros y un94,2% mulatos (un 5,8% sin referencia), yen defunciones un 20,5% de negros, 69,2% de mulatos (y un 10,3% sin referencia).

(41) Tardieu, Relaciones interetnicas en America,...

(42) "... el concepto de categoria etnica (...) es entendido como un conjunto de personas que comparten caracteristicas culturales provenientes de una ascendencia comun, sin que ello implique necesariamente la presencia (que si se manifiesta en los grupos etnicos) de interaccion entre los miembros del conjunto ni de sentimiento de pertenencia a una misma entidad." Francisco Lizcano Fernandez, "Las etnias centroamericanas en la segunda mitad del siglo XX", Revista Mexicana del Caribe IX/17 (2004): 10.

(43) Un indicio para descubrir estos "cruces", pueden darse en el estudio de documentos parroquiales. Para Limari Bajo, esta el mencionado estudio de Pizarro Vega, 2005. Tambien desde la genetica ha sido estudiada la zona, en el mencionado articulo de Acuna P. (et al.), "Composicion genetica de la poblacion chilena ...; Sobre estudios geneticos en el Valle de Elqui, ver Jorge Zuniga Ide, La Consanguinidaden el Valle de Elqui. Un estudio de genetica depoblaciones humanas (La Serena: Universidad de Chile, 1981).

(44) Gonzalo Vial, "Aplicacion en Chile de la Pragmatica sobre matrimonio de los hijos de familia", Revista Chilena de Historia delDerecho 6 (1970): 335-362; Patricia Seed, Amar, honrar y obedecer en el Mexico colonial. Conflictos en torno a la eleccion matrimonial, 1574-1820 (Mexico: Ed. Alianza, 1991); Carmen Bernand, Negros Esclavos y Libres en las ciudades his panoamericanas (Sevilla: Fundacion Historica Tavera, 2001).

(45) AAS, LDL, 1719-1781. No obstante, Guillermo Pizarro Vega consigno algunos pocos 'pardos' que equiparo con la categoria 'cuarteron', categorias que segun estudios sabemos no se refirieron exactamente a lo mismo. Pardo ha sido consignado en las fuentes como un simil de 'mulato', sin embargo cuarteron claramente da a entender que la sangre negra es menor o proviene de una generacion anterior a la de los padres. Ver Maria Teresa Contreras, "Una ausencia aparente. Los africanos y sus descendientes allende Los Andes. Valparaiso, 1770-1820", Tesis para optar al grado de Licenciatura en Historia, Universidad de Chile, 2008.

(46) Romero, "Papel de los descendientes de africanos ... 55.

(47) Lizcano Fernandez, "Las etnias centroamericanas en la segunda mitad ...10-11.

(48) Ibid., 11.

(49) Peter Wade, Raza y Etnicidad en Latinoamerica (Quito: Editorial Abya-Yala, 2000); Marisol de la Cadena, "?Son los mestizos hibridos? La politicas conceptuales de las identidades andinas", Universitas Humanistica 61 (2006): 51-84.

(50) Como ya observo Jean-Paul Zuniga para Santiago, quien alude como los intentos por mantener las distancias raciales a traves de la nominacion por el bautismo, fueron transgredidos por loscuras de Santiago, los cuales no fueron, en ocasiones, muy meticulosos para determinar y especificar la casta u origen. Jean-Paul Zuniga, "'Morena me llaman...'. Exclusion e integracion de los Afroamericanos en Hispanoamerica: el ejemplo de lagunas regiones del antiguo Virreinato del Peru (siglos XVIXVIII)", en Berta Ares Queija, y Alessandro Stella (coord.), Negros, Mulatos y Zambaigos: derroteros africanos en los mundos ibericos (Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 2000), 105- 122.

(51) "Segregacion: Separacion de un Estado en comunidades diferentes por su raza, religion o ideologia y que puede ser motivada por el deseo que sienten las diferentes comunidades de aislarse entre si. Pero se entiende por verdadera segregacion al asesoramiento por el Estado de dicha separacion, quien favorece a determinadas comunidades asi convertidas en privilegiadas, con mas ventajas en todos los ordenes sociales e incluso legales, en detrimento de las otras, que se ven mantenidas en un plano de inferioridad y marginacion". Miguel Navarrete Rojas (editor), Gran Diccionario Enciclopedico (Ediciones Occidente, 1997).

(52) Segun dice Pizarro Vega en el analisis de partidas de bautismos en Limari "... al hacer un seguimiento de los mal llamados mulatos (...), que al concebir hijos nuevamente con espanoles, igualmente estos son bautizados como mulatos, lo que llevaba a consolidar una equivocacion mayor.Todo lo que explicaria que la cifra de nacidos fuera tan alta. Por otra parte, a menudo los en propiedad zambos son citados como mulatos, siendo esta designacion la preferida para zanjar cualquier duda en hibridajes mas complicados como de mestizos con mulatos, cholos con zambos, etc.", p. 38.

(53) Pizarro Vega, La Villa San Antonio del Mar de Barraza, Estudio historico ...

(54) Bernand, Negros Esclavos y Libres en las ciudades...153.

(55) Algunos ejemplos en Emma de Ramon, "Artifices negros, mulatos y pardos en Santiago de Chile: siglos XVI y XVII", Cuadernos de Historia 25 (2006): 59-82; Hugo Contreras Cruces, "Las milicias de pardos y morenos libres de Santiago de Chile en el siglo XVIII, 1760-1800", Cuadernos de Historia 25 (2006): 93-117.

(56) Fra Molinero, "Ser Mulato en Espana y America: discursos ... 123-124.

Montserrat Arre Marfull **

* Este articulo es una profundizacion de la tesis presentada en diciembre de 2008 para optar al grado de Licenciada en Historia por la Universidad de Chile, y titulada "Esclavos en la Provincia de Coquimbo: Espacios e identidad del afrochileno entre 1702 y 1820", la que se realizo dentro del Seminario de grado Afrodescendientes en los paises andinos: integracion de los africanos y sus descendientes en el reino de Chile, dirigido por la profesora Celia Cussen.

** Licenciada en Historia, Universidad de Chile. E-mail: skylan_mont@hotmail.com.
Tabla I.
Venta de esclavos en Coquimbo por sexo y casta 1702-1820

Periodo       Negros   Negras   Mulatos

1702-1761       10       6         5
1762-1820       0        0        21
Total           10       6        26
Porcentaje     12.7     7.6      32.9

Periodo       Mulatas   Total   Porcentaje

1702-1761        9       30         38
1762-1820       28       49         62
Total           37       79        100
Porcentaje     46.8      100        --

Tabla II.
Defunciones de esclavos en Coquimbo por
sexo y casta 1720-1781 (28)

Periodo      Negros   Negras   Mulatos

1720-1750      15       6        12
1751-1781      5        3        13
Total          20       9        25
Porcentaje    23.8     10.7     29.8

Periodo      Mulatas   Total   Porcentaje

1720-1750      16       49         38
1751-1781      14       35         62
Total          30       84        100
Porcentaje    35.7      100        --

Tabla III (33).
Relacion sexo esclavos, amos y compradores en venta

Esclavos      Total     Amo     Ama    Comprador   Compradora
1702-1820     ventas   vende   vende

Negros          10       9       1         5           5
Negras          6        3       3         3           3
Mulatos         26      22       4        22           4
Mulatas         37      19      18        28           7
Total           79      53      26        58           19

Tabla IV.
Edades de muerte esclavos, 1720-1781

Defunciones    Hasta     13 a 25     26 a 40     Sobre 41
casta/edad    12 anos     anos        anos      anos (Mayor
              (ninos)   (Jovenes)   (Adultos)    de edad)

Negros(as)       0          1           3           14
Mulatos(as)      5         10          11           14
S/R casta        0          2           0            0
Total            5         13          14           28
Porcentaje      5.8       15.1        16.3         32.6

Defunciones   S/R    Total   Porcentaje
casta/edad    edad

Negros(as)     11     29        33.7
Mulatos(as)    15     55        64.0
S/R casta      0       2        2.3
Total          26     86        100
Porcentaje    30.2    100
COPYRIGHT 2010 Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Facultad de Filosofia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Arre Marfull, Montserrat
Publication:Tiempo historico
Date:Dec 1, 2010
Words:12170
Previous Article:Feminismo y emancipacion en la prensa obrera femenina Chile, 1890-1915.
Next Article:La republica patricia frente al abismo plebeyo: Chile, 1818.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters