Printer Friendly

Enteroparasitosis en indigenas de la comunidad Japreria, Estado Zulia, Venezuela.

SUMMARY

Parasitic diseases represent a medical, economic and social problem affecting all social classes, but mainly the lower socioeconomic strata. In order to determine the prevalence of enteroparasites in the indians from the Japreria community, in the Perija mountain, Zulia State, Venezuela, 191 fecal samples corresponding to individuals of both sexes, aged 1 month to 86 years were processed. The samples were analyzed by the direct wet mount/lugol method and by the formol-ether concentration technique. The results showed demonstrated a high prevalence of enteroparasites (82.20%) and predominance of poliparasitism (78.98%), with associations between pathogenic and non-pathogenic species. A significant difference in susceptibility between the prevalence of parasites and sex was not observed (p>0.05). The most affected age group were young adults (20-39 years; 25.48%). The most frequent species of protozoa were Blastocystis hominis (46.07%), Entamoeba coli (42.93%) and the Entamoeba histolytica/Entamoeba dispar complex (34.03%). Among helminths, Ancylostomideos (30.89%), Ascaris lumbricoides (9.95%) and Hymenolepis nana (4.19%) occupied the first places. The increased presence of enteroparasites is related to the poor environmental conditions in this indigenous community. These results stress the importance of designing specific control programs to diminish the existing conditioning factors, which would have an impact in the reduction of the parasitic infections.

RESUMEN

Las enfermedades parasitarias representan un problema medico, economico y social, afectando a todas las clases sociales, pero principalmente a los estratos socioeconomicos mas bajos. Para determinar la prevalencia de enteroparasitos en la comunidad indigena Japreria, ubicada en la Sierra de Perija, Estado Zulia, Venezuela, se procesaron 191 muestras fecales correspondientes a individuos de ambos sexos con edades comprendidas entre 1 mes y 86 anos. Las muestras fueron analizadas a traves de los metodos coproparasitologico directo y por la tecnica de concentracion formol-eter. Se encontro una elevada prevalencia de enteroparasitos (82,20%) y un predominio del poliparasitismo (78,98%), con asociaciones entre especies comensales y patogenas. No se observo diferencia significativa de susceptibilidad entre la prevalencia de parasitos y el sexo (p>0,05). En cuanto al grupo etario, el estrato mas afectado resulto ser el de adultos jovenes (20-39 anos; 25,48%). Las especies de protozoarios mas frecuentesfueron Blastocystis hominis (46,07%), Entamoeba coli (42,93%) y el complejo Entamoeba histolytica/Entamoeba dispar (34,03%). Entre los helmintos, Ancylostomideos (30,89%), Ascaris lumbricoides (9,95%) e Hymenolepis nana (4,19%) ocuparon los primeros lugares. La presencia incrementada de enteroparasitos se relaciona con el escaso saneamiento ambiental en esta comunidad indigena, por lo que los resultados avalan la importancia de disenar programas de control especificos para disminuir los factores condicionantes presentes, lo cual tendria impacto en el descenso de las infecciones parasitarias.

RESUMO

As enfermidades parasitarias representam um problema medico, economico e social, afetando a todas as classes sociais, mais principalmente aos estratos socioeconomicos mais baixos. Para determinar a prevalencia de enteroparasitos na comunidade indigena Japreria, situada na Sierra de Perija, Estado Zulia, Venezuela, se processaram 191 amostras fecais correspondentes a individuos de ambos sexos com idades compreendidas entre 1 mes e 86 anos. As amostras foram analisadas atraves dos metodos coproparasitologico direto e pela tecnica de concentracao formol-eter. Encontrou-se uma elevada prevalencia de enteroparasitos (82,20%) e um predominio do poliparasitismo (78,98%), com associacoes entre especies comensais e patogenias. Nao se observou diferenca significativa de susceptibilidade entre a prevalencia de parasitos e o sexo (p>0,05). Quanto ao grupo etario, o estrato mais afetado resultou ser o de adultos jovens (20-39 anos; 25,48%). As especies de protozoarios mais frequentes foram Blastocystis hominis (46,07%), Entamoeba coli (42,93%) e o complexo Entamoeba histolytica/Entamoeba dispar (34,03%). Entre os helmintos, Ancylostomideos (30,89%), Ascaris lumbricoides (9,95%) e Hymenolepis nana (4,19%) ocuparam os primeiros lugares. A presenga incrementada de enteroparasitos se relaciona com o escasso saneamento ambiental nesta comunidade indigena, pelo que os resultados avaliam a importancia em desenhar programas de controle especificos para diminuir os fatores condicionantes presentes, o qual teria impacto no decrescimo das infeccoes parasitarias.

PALABRAS CLAVE / Blastocystis hominis / Enteroparasitos / Indigenas / Japreria /

Introduccion

Desde hace muchos anos las parasitosis intestinales constituyen uno de los principales problemas de salud en los paises en via de desarrollo, afectando a todas las clases sociales y con mayor predominio en los estratos socioeconomicos mas bajos, donde provocan una importante morbimortalidad. La frecuencia y abundancia de las parasitosis intestinales, asi como su diversidad, dependen del entorno en que se desempefie el hombre, pues el organismo humano es por naturaleza el mejor hospedador para muchos parasitos; por lo tanto, es el hospedador mas estudiado y el unico capaz de cambiar de manera notoria el medio ambiente (Medina y Gonzalez, 2002; Botero y Restrepo, 2003).

Se han senalado factores condicionantes que favorecen el contacto entre las especies parasitarias y los individuos; entre los que se encuentran la falta de saneamiento ambiental basico por la indebida disposicion de excretas y basura, el suministro insuficiente de agua potable, la mala higiene personal, el desconocimiento de los mecanismos de infeccion, la desnutricion, la pobreza y la falta de educacion en salud (Botero, 1981; Yarzabal, 1983; Holland et al., 1988). Aunado a esto se encuentran otras costumbres y habitos, como son la falta de uso de calzado y el contacto frecuente con la tierra en el trabajo y el juego, que son importantes vias para la transmision de otras enteroparasitosis cuya puerta de entrada al organismo humano es la piel. Todo ello se ve favorecido por el bajo nivel socioeconomico y educativo presente en algunas comunidades (Botero y Restrepo, 2003).

Las poblaciones indigenas del Estado Zulia, Venezuela, padecen de multiples enfermedades infecciosas y parasitarias que repercuten desfavorablemente sobre su estado de salud. Diversos factores, tanto de orden biologico, cultural, economico, geografico, social y politico, influyen para mantener estas enfermedades y agravar progresivamente sus consecuencias sobre la salud de las comunidades afectadas. Estas comunidades son el resultado de la colonizacion en tiempos de la conquista y se encuentran entre los grupos mas vulnerables del mundo, porque presentan una alta consanguinidad, ya que registran toda clase de uniones entre los individuos que la integran. Por otro lado, no obtienen ingreso monetario alguno o este es muy bajo, viven en condiciones precarias y carecen de acceso adecuado al empleo, la educacion, el agua potable y servicios de atencion de salud. Asi mismo, su nutricion en general es deficiente y causa de muchas de las enfermedades carenciales que padecen (Delgado et al., 1992; Diaz et al., 2006).

Dentro de las enfermedades que comunmente afectan a las comunidades indigenas se encuentran las enteroparasitosis. Trabajos previos realizados en indigenas de la region reflejan que las principales especies identificadas fueron Entamoeba histolytica, Giardia lamblia y Blastocystis hominis entre los protozoarios, y Ascaris lumbricoides, Trichuris trichiura e Hymenolepis nana entre los helmintos (Chourio de L. et al., 1993, 1998; Diaz et al., 1994, 2006; Guevara et al., 2003).

Por lo anteriormente expuesto, se ha planteado la necesidad de determinar la prevalencia de enteroparasitos intestinales en individuos de la Comunidad Indigena Japreria, que habita en el pie de monte de la Sierra de Perija, del Estado Zulia, Venezuela.

Materiales y Metodos

Se estudiaron 191 indigenas de ambos sexos que habitan en la Comunidad Japreria, los que fueron estratificados segun edad y sexo. Los grupos etarios se separaron (Masalan y Gonzalez, 2003) en: lactantes menores (1-11 meses), lactantes mayores (12-23 meses), preescolares (2-6 anos), escolares (7-12 anos), adolescentes intermedios y tardios (13-19 anos), adulto joven (20-39 anos), adulto medio (40-65 anos) y adulto mayor (mayor de 65 anos).

El pie de monte de la Sierra de Perija esta ubicado en el Municipio Rosario de Perija del Estado Zulia, en un area rural que corresponde a la faja climatica mas humeda de dicho municipio, de vegetacion tupida y extensa que corresponde a un bosque humedo pre-montanoso (Fuenmayor, 2000).

Los Japreria son una subclase de la poblacion Yukpa (Delgado et al., 1992). Los pobladores de esta comunidad tienen como caracteristicas ser nomadas de asentamiento disperso con viviendas temporales y tendencia a agruparse en pequenos caserios en condiciones de hacinamiento, por ser familias muy numerosas. Habitan en modestas viviendas construidas con palma y madera; por ser una zona rural carece de servicios basicos y de infraestructura, tales como red de cloacas, acueductos y disposicion de basura. Los habitantes utilizan el agua proveniente de canos y de rios cercanos para los quehaceres domesticos y el aseo personal; defecan a cielo abierto y tienen el habito de andar descalzos.

Para la recoleccion de las muestras se realizo una visita a la comunidad en septiembre 2003, solicitando la autorizacion a sus dirigentes para efectuar el estudio. Se recolecto una muestra de heces de cada uno de los individuos, luego de indicar las recomendaciones a traves de traductores misioneros de la Iglesia Bautista "La Fe". Posteriormente se analizaron las muestras mediante examen macroscopico y microscopico con solucion salina fisiologica (SSF), coloracion temporal con lugol y azul de metileno amortiguado (AMA; Melvin y Brooke, 1971). Este procedimiento se realizo en el mismo sitio de la recoleccion de las muestras.

Una porcion de cada muestra fecal fue conservada en solucion de formol-salino al 7% para su posterior analisis en el Laboratorio de Parasitologia de la Escuela de Bioanalisis de la Universidad del Zulia, para lo cual se utilizo la tecnica de concentracion fecal de formoleter (Melvin y Brooke, 1971).

El analisis estadistico de los datos obtenidos se efectuo a traves del estadistico chi cuadrado ([ji al cuadrado]) usando el paquete Statistix 1.0.

Resultados

Se observo que los parasitos estuvieron presentes en todos los grupos etarios comprendidos en la poblacion objeto de estudio. Del total de individuos estudiados (n=191) se encontro una prevalencia de parasitados del 82,20%, predominando el poliparasitismo (78,98%) sobre el monoparasitismo.

En la Tabla I se clasifican los individuos parasitados por grupo etario, observandose un mayor porcentaje (25,48%; p<0,05) en el grupo de adultos jovenes con edades comprendidas de 20 a 39. El mayor porcentaje de individuos parasitados fue del sexo masculino 87/105 (55,41%) aun asi no se determino diferencias significativa (p>0,05) entre los sexos.

En la Tabla II se evidencia que los protozoarios prevalecieron sobre los helmintos, siendo los protozoos mas frecuentes Blastocystis hominis (46,07%), Entamoeba coli (42,93%) y el complejo Entamoeba histolytica/Entamoeba dispar (34,03%). En cuanto a los helmintos las principales especies encontradas fueron Ancylostomideos (30,89%), Ascaris lumbricoides (9,95%) e Hymenolepis nana (4,19%).

Discusion

Se determino un elevado porcentaje de individuos parasitados (82,20%), lo que coincide con los datos obtenidos por otros investigadores a nivel regional, nacional e internacional. A nivel regional se han efectuado investigaciones particularmente relacionadas con comunidades indigenas que habitan areas rurales. Chourio de L. et al. (1993) reportaron un 94,3% de infectados por geohelmintos en la etnia Yukpa de la Mision de los Angeles del Tocuco, Sierra de Perija, y un 90,8% en indigenas de las etnias paraujana de la Laguna de Sinamaica. Por otro lado, Diaz et al. (1994) encontraron 90,2% y 93,1% de enteroparasitados en dos comunidades indigenas de la Sierra de Perija. Valores similares a los encontrados en este trabajo han sido referidos por otros autores en comunidades con condiciones higienico-sanitarias deplorables y un nivel de vida deficiente. A nivel nacional, Sanchez et al. (1995) reportaron una prevalencia del 80%, y a nivel internacional el estudio de Marcos et al. (2003) en Peru senalo valores del 88,58% y 67,57%. Asi mismo, otros investigadores en Chile, Brasil y Mexico han referido elevadas prevalencias de parasitismo (Otto et al., 1998; Guevara et al., 2003; Oliveira et al., 2003). Recientemente en Argentina, Navone et al. (2006) obtuvieron prevalencias de 87,7; 88,7% y 96,1% en tres comunidades indigenas con similares condiciones de vida.

En lo referente al tipo de parasitismo se encontro un elevado indice de poliparasitismo en la comunidad, observandose en un 78,98% de los casos. Dicha situacion es similar al estudio publicado por Diaz et al. (1994) quienes senalaron 70,30% y 92,60% de poliparasitismo en dos comunidades indigenas. Es importante considerar que el impacto combinado de varias especies de parasitos intestinales es mayor que aquel producido por parasitos individuales (Wilson et al., 1999). El agua pareciera ser el factor principal de esta elevada tasa, pues la mayoria de los parasitos pueden ser transmitidos por via hidrica (OMS, 1981).

Por otra parte, se observa una asociacion entre la presencia de parasitos comensales y patogenos en 87,90% de los individuos poliparasitados, coincidiendo con resultados de otros autores (Devera et al., 2003; Guevara et al., 2003), lo que demuestra una elevada exposicion a diversas fuentes de contaminacion.

La mayor prevalencia (25,48%) presente en el grupo etario de los adultos jovenes con edades entre 20 y 39 anos, es similar a lo reportado por Diaz et al. (1994), donde el grupo etario mas parasitado son los mayores de 15 anos y por Marcos et al. (2003), quienes refieren el mismo grupo etario con un 88,91%. Este hallazgo nos hace suponer que este grupo de individuos tienen grandes posibilidades de infeccion en su trabajo diario, por representar el segmento economicamente activo de la poblacion.

En relacion a la prevalencia de enteroparasitos segun el sexo, no se observo diferencia significativa, lo cual coincide con otros estudios realizados en esta region (Chourio de L. et al., 1993; Diaz et al., 1994; Marcos et al., 2003).

En cuanto a las especies parasitarias identificadas predominaron los protozoarios sobre los helmintos. Dentro de los protozoarios prevalecio B. hominis con 46,07%. Elevadas prevalencias de este parasito (66,7%) han sido referidas en otras regiones del pais por Devera et al. (2003). De hecho, hoy en dia es el protozoario de mayor prevalencia a nivel nacional (Diaz et al., 2000) e internacional (Otto et al., 1998; Mercado et al., 2003). Se trata de un protozoario intestinal muy controversial en lo que respecta a su patogenicidad, pues aunque hasta hace poco era descrito como no patogeno, algunas veces se encuentra asociado a multiples desordenes gastrointestinales (Stenzl y Borehan, 1996).

Dentro de los helmintos se encontro un elevado numero de casos (30,89%) de infeccion por Ancylostomideos. La prevalencia de esta parasitosis se debe a que los habitantes de esta comunidad realizan sus actividades recreativas y laborales descalzos, exponiendose permanentemente al medio ambiente selvatico, donde las condiciones climaticas favorecen el desarrollo de este geohelminto en particular. Ademas, en la vivienda tipo indigena existen condiciones que favorecen el mantenimiento del ciclo de vida de estos parasitos, tales como piso de tierra, ambiente propicio para el desarrollo y mantenimiento de las larvas de este helminto que penetra a traves de la piel (Beaver et al., 1986; Rodriguez y Martinez, 1997). Gomez et al., 2004, realizaron un estudio en indigenas piaroa del Estado Amazonas, Venezuela, y refieren una mayor frecuencia de individuos parasitados por Ancylostomideos, situacion que estuvo asociada al tipo de vivienda indigena. Asi mismo, Navone et al. (2006), estudiaron tres comunidades aborigenes en Argentina, encontrando a Ancylostomideos como la especie de helminto mas prevalente en ellas.

Tal resultado difiere de lo hallado en otras comunidades, donde las especies que mas frecuentemente se observan son A. lumbricoides y T. trichiura, como es el caso de numerosos estudios previos efectuados en la region (Chourio de L et al., 1993, 1998; Diaz et al., 1994, 2006). La epidemiologia de las helmintiasis identificadas en esta comunidad, donde la secuencia de prevalencia de infecciones esta dada por Ancylostomideos, A. lumbricoides y en tercero por H. nana, ha sido reportada en una comunidad rural de Itagua, Paraguay, con similares condiciones higienico-ambientales (Labiano et al., 1999).

Cabe destacar el alto porcentaje observado del complejo E. histolytica/E. dispar (34,03%), cuando se compara con otros trabajos. Diaz et al. (1994, 2006), Marcos et al. (2003) y Guevara et al. (2003) refirieron valores inferiores a los senalados aqui. Aunque no se pudieron efectuar tecnicas de laboratorio especificas que permitiesen la diferenciacion entre E. histolytica y E. dispar, ni se efectuo una revision clinica de los individuos, existe la probabilidad de que muchos pacientes sean portadores de la especie patogena E. histolytica y puedan desarrollar cuadros de amibiasis intestinal o extraintestinal.

Balantidium coli tambien fue identificado, pero en un bajo porcentaje (0,52%), lo que indica que los habitantes de esta comunidad tienen contacto con cerdos infectados, al ser este el principal reservorio de esta zoonosis. La balantidiosis es muy frecuente en el cerdo, donde la prevalencia es considerable (hasta el 80% o incluso el 100% en algunos casos) y se presenta en forma no patogenica. En el hombre es un parasito muy poco frecuente, con prevalencia inferior al 0,1% en el conjunto de la poblacion mundial, ya que el parasito es cosmopolita. En algunas zonas, como ocurre en las Filipinas, nueva Guinea y otras zonas oceanicas y asiaticas, hasta un 5-20% o mas de la poblacion puede ser portadora del parasito. Puesto que los quistes son sensibles y destruidos a pH <5, la posibilidad de adquirir la infeccion es mas probable en personas malnutridas, lo cual es frecuente en poblaciones indigenas, y con acidez gastrica disminuida. Es propia de las zonas rurales y, en ellas, entre los sujetos cuyas ocupaciones laborales como criadores de cerdos y matarifes la propician (Gallego, 1998).

Recibido: 25/10/2006. Modificado: 29/01/2007. Aceptado: 06/02/2007.

REFERENCIAS

Beaver PC, Jung RC, Cupp ED (1986) Parasitologia Clinica. 2a ed. Salvat. Barcelona, Espana. 882 pp.

Botero D (1981) Presencia de parasitosis intestinales endemicas en America Latina. Bol. Ofic. Sanit. Panam. 90: 39-47.

Botero D, Restrepo M (2003) Parasitosis Humanas. 4a ed. Corporacion para Investigaciones Biologicas. Medellin, Colombia. 506 pp.

Chourio de LG, Morales G, Pino L, Diaz I, Araujo M, Rincon W (1993) Geohelmintiasis en comunidades indigenas y suburbanas del estado Zulia-Venezuela. Kasmera 21: 37-64.

Chourio de LG, Rincon W, Castellanos M, Luzardo T, Melean C (1998) Prevalencia parasitaria en una comunidad suburbana del Distrito Maracaibo. Estado Zulia Venezuela. Kasmera 16: 30-50.

Costamagna S, Torno O, Garcia S, Visciarelli E, Osorio J, Santamaria B (1999) Enteroparasitosis en ninos residentes en una zona rural del partido de Carmen Patagones. Providencia de Buenos Aires, Argentina. Parasitol. Dia. 23: 48-52.

Delgado L, Marin H, Aptiz A (1992) El Zulia. Su Espacio Fisico. Academia Nacional de la Historia / Universidad del Zulia. Gobernacion del estado Zulia / Banco de Maracaibo. Maracaibo, Venezuela. 479pp.

Devera R, Cermeno J, Blanco Y (2003) Prevalencia de Blastocistosis y otras parasitosis intestinales en una comunidad rural del Estado Anzoategui, Venezuela. Parasitol. Latinoam. 58: 95-100.

Diaz I, Botero L, Ledesma F, Molero N, Cotte Ch M, Jaouhari R, Quintero W (2000) Prevalencia de enteroparasitosis en individuos que acuden a la unidad docente asistencial de medicina familiar Luis Sergio Perez. Estado Zulia--Venezuela. Kasmera 28: 45-65.

Diaz I, Chourio de LG, Barrios Y, Diaz D (1994) Enteroparasitosis en comunidades de la etnia Yukpa. Estado Zulia--Venezuela. Kasmera 22: 1-27.

Diaz I, Rivero Z, Bracho A, Castellanos M, Acurero E, Calchi M, Atencio R (2006) Prevalencia de enteroparasitosis en ninos de la etnia Yukpa de Toromo, Estado Zulia, Venezuela. Rev. Med. Chile 134: 72-78.

Fuenmayor W (2000) Atlas Estado Zulia, Sintesis socio-historico y cultural. Maracaibo: Planos. Elaboracion de materiales didacticos. 4ta edicion. Maracaibo, Venezuela. 140pp.

Gallego J (1998) Manual de Parasitologia. Morfologia y Biologia de los parasitos de interes sanitario. 1a ed. Universitat de Barcelona. Espana. 491pp.

Gomez J, Botto C, Zent S, Marin A, Sanchez J, Noguera C, Rangel T (2004) Influencia del tipo de vivienda y del tamano de asentamiento de comunidades indigenas piaroa en la transmision de helmintos intestinales. INCI 29: 389-395.

Guevara Y, de Haro I, Cabrera M, Garcia G, Salazar P (2003) Enteroparasitosis en poblaciones indigenas y mestizas de la Sierra de Nayarit, Mexico. Parasitol. Latinoam. 58: 30-34.

Holland CV, Taren DL, Crompton DWT, Nesheim MC, Sanjur D, Barbeau I, Tucker K, Tiffany J, Rivera G (1988) Intestinal helminthiases in relation to the socioeconomic environment of Panamanian children. Soc. Sci. Med. 26: 209-213.

Labiano N, Canese J, Velazquez M, Hawdon J, Wilson M, Hotez P (1999) Epidemiology of Hookworm infection in Itagua, Paraguay: a cross sectional study. Mem. Inst. Osw. Cruz. 94: 583-586.

Marcos L, Maco V, Terashina A, Salmalvides F (2003) Parasitosis Intestinal en poblaciones urbanas y rural de Sandia, Departamento de Puno, Peru. Parasitol. Latinoam. 58: 35-40.

Masalan M, Gonzalez R (2003) Autocuidado del Ciclo Vital. Disponible en: http://www.puc. cl/sw_educ/enferm/ciclo/index. html.

Medina E, Gonzalez M (2002) Parasitosis Intestinales. Madrid, Espana. Revista Monografia de Pediatria 141: 1-3.

Melvin D, Brooke M (1971) Metodos de Laboratorio para el diagnostico de parasitosis intestinales. 1a ed. Interamericana. Mexico. 198pp.

Mercado R, Castillo D, Munoz V (2003) Infecciones por protozoos y helmintos intestinales en pre-escolares y escolares de la columna de colina, Santiago, Chile 2003. Parasitol. Latinoam. 58: 173-176.

Navone G, Gamboa M, Oyhenart E, Orden B (2006) Parasitosis intestinales en poblaciones Mbya-Guarani de la Provincia de Misiones, Argentina: aspectos epidemiologicos y nutricionales. Cad. Saude. Publica 22: 1089-1100.

Oliveira M, Da Silva C, Costa J (2003) Parasitos e comensais intestinais entre individuos de um acampamento de sem-terras na area rural de Uberlandia, Minas Gerais, Brasil. Rev. Inst. Med. Trop. Sao. Paulo. 45: 173-176.

OMS (1981) Infecciones Intestinales por protozoos y helmintos. Serie Informes Tecnicos No 666. Editorial Graficas Reunidas. Ginebra, Suiza. 155 pp.

Otto J, Musleh M, Perez M, Mercado R (1998) Enteroparasitosis en 40 grupos familiares de la localidad de Chauquear, Isla Puluqui, X Region de Chile, 1997. Parasitol. Dia 22: 49-51.

Rodriguez H, Martinez E (1997) Prevalencia de helmintos intestinales en escolares del nivel primario de Quillabamba--Cusco. III Cong. Peruano de Parasitologia. p. 7.

Sanchez R, Hurtado S, Ponce J (1995) Parasitosis Intestinal en Sucre. Rev. Med. Sucre. 41: 64-69

Stenzl J, Borehan L (1996) Blastocystis hominis Revisited. Clin. Microbiol. Rev. 9: 563-84.

Yarzabal A, Botto C, Petralanda I, Aristimuno L, Yarzabal L (1983) Parasitosis intestinales en la poblacion yanomami de la Sierra Parima. En Filariasis humanas en el Territorio Federal Amazonas, Venezuela. Publ. Cient. No 2. PROICET Amazonas. Caracas, Venezuela. pp. 141-148.

Zulbey Rivero. Licenciada en Bioanalisis y M.Sc. en Microbiologia, La Universidad del Zulia (LUZ), Venezuela. Profesora, LUZ, Venezuela. Direccion: Escuela de Bioanalisis, Facultad de Medicina, LUZ. Final Av. 20, al lado de la Maternidad Castillo Plaza, Maracaibo, Venezuela. e-mail: zulbeyrivero@cantv.net

Adriana Maldonado. Licenciada en Bioanalisis y M.Sc. en Epidemiologia, LUZ, Venezuela. Profesora, LUZ, Venezuela. email: adrianam2410@hotmail. com

Angela Bracho. Licenciada en Bioanalisis y Estudiante de Postgrado de Microbiologia, LUZ, Venezuela. e-mail: angelitab60@hotmail.com

Jennifer Gotera. Licenciada en Bioanalisis y Estudiante de Postgrado de Biologia, LUZ, Venezuela. e-mail: jennifergotera@hotmail.com

Ricardo Atencio. Licenciado en Bioanalisis, M.Sc. en Biologia y Estudiante de Postgrado de Microbiologia, LUZ, Venezuela. Bioanalista, Laboratorio Regional de Referencia Virologica, LUZ, Venezuela. e-mail: ratencio40@yahoo.com

Marilyn Leal. Licenciada en Bioanalisis, LUZ, Venezuela.

Rosana Sanchez. Licenciada en Bioanalisis, LUZ, Venezuela.

Carolina Silva. Licenciada en Bioanalisis, LUZ, Venezuela. e-mail: carolinachsm@cantv. net
TABLA I
PREVALENCIA DE ENTEROPARASITOS SEGUN GRUPO
ETARIO EN LOS INDIVIDUOS DE LA COMUNIDAD
JAPRERIA, ZULIA, VENEZUELA

Grupo etario                       Numero de       Parasitados
                                   individuos
                                   estudiados      n        %

Lactante menor (1-11 meses)             7          1       0,64
Lactante mayor (12-23 meses)            6          3       1,91
Pre-escolar (2 a 6 anos)               47         35      22,29
Escolar (7-12 anos)                    33         31      19,75
Adolescentes (13-19 anos)              25         22      14,01
Adulto joven (20-39 anos)              44         40      25,48
Adulto medio (40-65 anos)              20         18      11,46
Adulto mayor (>65 anos)                 9          7       4,46
Total                                 191        157        100

[ji al cuadrado] = 35,15; p<0,05.

TABLA II
PREVALENCIA SEGUN ESPECIES PARASITARIAS
EN INDIVIDUOS DE LA COMUNIDAD JAPRERIA.
ZULIA, VENEZUELA *

Especie parasitaria                       n       %

Protozoarios
  Blastocystis hominis                    88    46,07
  Entamoeba coli                          82    42,93
  Complejo E. histolytica/E. dispar       65    34,03
  Endolimax nana                          46    24,08
  Iodamoeba butschlii                     26    13,61
  Giardia lamblia                         25    13,09
  Chilomastix mesnili                     18     9,42
  Pentatrichomonas hominis                10     5,24
  Balantidium coli                         1     0,52
  Entamoeba hartmanni                      1     0,52
Helmintos
  Ancylostomideos                         59    30,89
  Ascaris lumbricoides                    19     9,95
  Hymenolepis nana                         8     4,19
  Trichuris trichiura                      5     2,62

* Incluidas las asociaciones parasitarias.
COPYRIGHT 2007 Interciencia Association
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:REPORTS/COMUNICACIONES/COMUNICACOES
Author:Rivero, Zulbey; Maldonado, Adriana; Bracho, Angela; Gotera, Jennifer; Atencio, Ricardo; Leal, Marily
Publication:Interciencia
Date:Apr 1, 2007
Words:4014
Previous Article:Susceptibilidad a insecticidas en dos poblaciones de Bemisia tabaci (gennadius) (hemiptera: aleyrodidae) biotipo B colectadas en baja California y...
Next Article:Livestock, nutritive value and local knowledge of fodder trees in fragment landscapes in Chiapas, Mexico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters