Printer Friendly

Ensayos criticos sobre cuento colombiano del siglo XX.

Ensayos criticos sobre cuento colombiano del siglo XX Maria Luisa Ortega, Betty Osorio y Adolfo Caicedo (comps.). Universidad de los Andes. Bogota, 2011

Este texto reune treinta y cuatro articulos a proposito de cuentistas representativos en el plano literario nacional. Debido a la escasa critica especializada sobre el cuento colombiano, Maria Luisa Ortega, Betty Osorio y Adolfo Caicedo se dieron a la tarea de compilar ensayos y monografias de posgrado de los ultimos veinticinco anos, con el proposito de presentar variados puntos de vista y estilos de critica que convergen desde el sustento teorico, el rigor academico y el analisis minucioso. A la par, los compiladores esclarecen que en ningun momento pretenden abarcar la cuentisitica colombiana del siglo pasado, sino presentar una antologia critica sobre las diversas manifestaciones y formas que tuvo el cuento colombiano desde finales del siglo XIX, pues la cronologia que sugiere el titulo no es radical. El libro cuenta con una amplia revision bibliografica de espacios academicos, principalmente en Colombia, Estados Unidos y Espana. En este proceso, se destacan las iniciativas de la Asociacion de Colombianistas y las Jornadas Andinas de Literatura Latinoamericana (JALLA), como promotores de congresos y encuentros que originaron una parte significativa de los textos criticos aqui presentados.

A lo largo de los articulos, se perciben diversas maneras de hacer literatura que se entremezclan con tematicas como el catolicismo, el regionalismo, la violencia, la identidad nacional, lo urbano y lo rural, entre otros. Pero el concepto que atraviesa la antologia es la modernidad, que acompana la vision de los ensayistas de principio a fin. El primer capitulo del libro, "Reflexiones generales", cuenta con una propuesta de Betty Osorio que ubica en El carnero la genesis de la narrativa nacional, y exalta su proliferacion de generos, al tiempo que afirma que su legado poetico y politico es inagotable. Osorio reconoce el incalculable valor del texto de Rodriguez Freyle, pero advierte que es posible censurar al autor neogranadino desde la perspectiva de la injusticia social con los indigenas. En esta primera parte, se encuentran tambien las consideraciones sobre el cuento que expone Adolfo Caicedo, quien reconoce la influencia, sobre los cuentistas colombianos, de Borges, Chejov, Poe, Quiroga, Cortazar, Piglia, entre otros. Caicedo afirma que la tradicion oral, la sorpresa, el suspenso, la brevedad, la intensidad y la tension son caracteristicas propias del genero, pero senala que desde el Grupo de Barranquilla, integrado por figuras como Gabriel Garcia Marquez, Jose Felix Fuenmayor, Alvaro Cepeda Samudio y Alejandro Obregon, se intenta unir el localismo con el universalismo dentro del cuento, practica que surge al realizar una lectura critica y creadora de grandes maestros, entre los cuales se destacan Kafka, Faulkner, Woolf, Sartre, Camus y Hemingway.

El segundo capitulo del texto, "Ingreso a la modernidad", presenta la forma en que Tomas Carrasquilla y Adel Lopez Gomez, mas alla del estigmatizado regionalismo, promueven un proceso de significativa trascendencia dentro de las letras colombianas, pues su narrativa es fiel ejemplo de las transiciones socioculturales del cambio de siglo. Para Betty Osorio, la familia, la mujer, el discurso catolico, la violencia, la educacion y la moral se encuentran en constante tension dentro de los procesos urbanisticos modernos que requieren la desaparicion del campesino para que aflore el hombre urbano. Ligado a esto, la profesora Osorio concluye que tanto con Carrasquilla como con Lopez Gomez se inicia el proceso de construccion de la identidad nacional.

La tercera parte del libro, "Desafios de la modernidad", identifica en las obras de Hernando Tellez, Pedro Gomez Valderrama, Jose Felix Fuenmayor, Gabriel Garcia Marquez y German Espinosa una prosa hibrida entre ensayo y ficcion literaria, con tintes precisos de erotismo, ironia, humor, violencia, historicidad y demonios. Maria Luisa Ortega y Maria Clemencia Rueda estudian la obra de Hernando Tellez, de quien destacan la intencion de conciencia historica que comunican sus personajes desde una esfera intima o publica. Igualmente, Luis Correa Diaz y Maria Luisa Ortega muestran la forma en que Gomez Valderrama ilustra la historia de la America hispanica desde la literatura. La subversion de los hechos historicos se entreteje desde la ficcion del cuento y la argumentacion del ensayo. Seguidamente, Ortega se hace presente para trabajar la estrategia narrativa de Jose Felix Fuenmayor, la cual ubica en un paralelismo con Juan Rulfo a partir de la voz ironizada del personaje urbano con relacion al campesino. Posteriormente, Gene H. Belle-Villada, Isabel Rodriguez Vergara y Hector Hoyos se aproximan a la cuentistica de Garcia Marquez. Los tres criticos rescatan al Nobel como autor del Caribe colombiano desde la narrativa. Ademas, rastrean la influencia del cine, el trato de las mitologias, las tensiones centro-periferia, las multiples influencias literarias, la ubicacion del mundo como lugar comun, su condicion cosmopolita y su estructura rizomatica. Por ultimo, Maria Luisa Ortega analiza el imaginario demoniaco en los cuentos de German Espinosa. Ella presenta una lectura del autor cartagenero desde el dialogo entre el contenido historico y la fijacion de espacios y situaciones sombrias, lobregas, macabras, diabolicas y lujuriosas, que trabaja el autor en su vision moderna del Medioevo.

En el cuarto capitulo, titulado "Una modernidad desencantada", se percibe una irreverencia de los cuentistas frente a las formas y a las tematicas modernas. Alvaro Mutis, Alvaro Cepeda Samudio, Marvel Moreno, Fanny Buitrago, Fernando Cruz Kronfly y Andres Caicedo son estudiados desde la subversion narrativa, la cual crea personajes y atmosferas que permiten tomar distancia de los avatares de la modernidad y apreciar sus efectos. Seymour Menton y Mario Barrero se ocupan de la obra de Mutis. Los dos resaltan la economia del lenguaje del autor y demuestran el resentimiento de Mutis con la modernidad-democratica e intelectual-que obliga a volver al pasado para interpelar el presente. Por otra parte, Adolfo Caicedo afirma que los cuentos de Alvaro Cepeda Samudio no se dejan encasillar en estructuras canonicas e invitan al lector a hilvanar el relato, mientras manifiestan una ironia en la que lo magico es lo cotidiano. A la vez, Lucia Garavito y Laura Trujillo se ocupan de dos escritoras. La primera propone una lectura de los cuentos de Marvel Moreno desde el subtexto que, trabajado como silencio insurrecto, permite la representatividad ideologica en contra del patriarcado, conservador y opresor de la sociedad colombiana. La segunda se centra en senalar la justa reclamacion que hacen los cuentos de Fanny Buitrago para lograr la inclusion de la mujer en la sociedad desdela literatura. De otro lado, Michael Palencia-Roth senala una escritura melancolica en la cuentistica de Fernando Cruz Kronfly, la cual permite visualizar la perdida de identidad que se da por el peregrinaje y el olvido de los espacios. Finalmente, Adolfo Caicedo cierra el capitulo al referir los imaginarios urbanos desde los cuentos de Andres Caicedo. El critico afirma que la poetica del escritor caleno se opone al discurso hegemonico al mezclar su lenguaje gotico y citadino con la cinematografia, los aires musicales, la juventud, el sexo y la marginalidad.

El quinto capitulo, "Narrativas de fin de siglo", muestra una prosa que intenta recoger los mitos de la modernidad desde la diaspora, la industrializacion y la narracion oblicua. Este proceso origina una cuentistica particular que se trabaja en la lectura critica de Maria Mercedes Jaramillo a proposito de los cuentos de Hugo Nino y Flor Romero. El ejercicio de Jaramillo permite apreciar la resistencia cultural de los grupos indigenas mesoamericanos. Los rituales, las cosmovisiones y las estructuras sociales de absoluta riqueza oral se conservan gracias a la fijacion textual de tradiciones orales y variables. Asimismo, Adolfo Caicedo ilustra la fuerte sonoridad de la prosa de Umberto Valverde, que surge como respuesta estetica de la juventud marginada. Hector Hoyos identifica la tension de clases que genera movilidad social arribista en los cuentos de Tomas Gonzalez. Cristo Rafael Figueroa marca, en primer termino, la tragica vision humana del conflicto colombiano en la obra de Andres Elias Florez Brum; y senala, en segundo lugar, la inclusion del departamento de Cordoba dentro del plano literario nacional con la antologia del cuento cordobes. Ademas, Maria Luisa Ortega muestra la forma en la que, a traves de un siglo, Roberto Rubiano Vargas dibuja el rostro mas preciso de Bogota y William Clamurro identifica en los cuentos de Enrique Serrano una vision de la cultura hispanoamericana desde un innegable ancestro: el imperio espanol. En seguida, Gustavo Zuluaga ubica el exito de la prosa de Pablo Montoya al narrar, a partir de una perspectiva diferente, la recurrente violencia en Colombia. Entre tanto, Paola Estrella resalta la manera en la que Albeiro Arciniegas utiliza su natal Pupiales para dialogar con las letras hispanoamericanas y Ana Mercedes Patino ilustra el valor cultural de los grupos wayuu y raizal en los cuentos de Estercilia Simanca y Vicenta Siosi, para la Guajira, y de Loila Pomare, para San Andres.

En el ultimo capitulo, "Cronica y testimonio", Adolfo Caicedo y Lucia Ortiz identifican la narrativa testimonial como literatura que combate el oficialismo, puesto que este tipo de prosa posmoderna le presta la voz al marginal y, se supone, entrega un texto con una minima intervencion del escritor. Con la clara subversion de las formas canonicas se cierra el recorrido por tres decadas de critica especializada que, sin lugar a dudas, agrupa de forma precisa mas de un siglo de cuentistica colombiana y permite un dialogo interpretativo entre obras y lectores en torno al cuento colombiano.

En definitiva, esta compilacion diagrama un camino para la critica especializada a proposito del cuento colombiano y establece un mapa literario que le permite al lector avisado dialogar nuevamente con las obras de algunos cuentistas nacionales. Y para aquellos que apenas se inician en la lectura del cuento colombiano, ofrece un acompanamiento a traves de mas de un siglo de narrativa breve que vincula diversas facetas de la literatura nacional. La lectura de este texto es de absoluta recomendacion para los interesados en las letras colombianas; cada articulo es una pieza pertinente dentro de la ensenanza de la literatura nacional, puesto que presenta diversas hipotesis de lectura sobre los que son, quiza, los autores mas representativos del proceso de modernizacion del cuento colombiano.

Recibido: 15 de marzo de 2012. Aprobado: 4 de mayo de 2012

Farouk Caballero

Universidad de Los Andes
COPYRIGHT 2012 Universidad de Antioquia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Caballero, Farouk
Publication:Estudios de Literatura Colombiana
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2012
Words:1888
Previous Article:Narratio odorum o el sentido del olfato en Cronica de una muerte anunciada de Gabriel Garcia Marquez.
Next Article:Historia de la critica literaria en Colombia. 1850-1950.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |