Printer Friendly

Enrique Soria Mesa, La nobleza en la Espana moderna.

Enrique SORIA MESA, La nobleza en la Espana moderna. Cambio y continuidad. Marcial Pons Historia. Madrid 2007. 372 pags.

Cuando un investigador, en este caso un historiador, escribe una obra de sintesis, suele haber efectuado con anterioridad un estudio analitico de una parte del conjunto, y esta labor previa suele notarse, lo que no es ningun demerito, sino se sobrepasan las proporciones. Pienso en la monografia de Jean Pierre Labatut sobre los duques y pares de Francia y en su posterior obra de sintesis sobre las noblezas europeas en la Edad Moderna, una obra que lamentablemente no se tradujo al castellano.

Para el lector de la obra que resenamos, resultara evidente que Enrique Soria ha investigado previamente sobre los linajes nobiliarios del reino de Granada, antes de escribir una vision general sobre la nobleza en la Espana moderna, pero esta constatacion no constituye ningun inconveniente para que nos ofrecezca una sintesis de conjunto de la nobleza espanola en la Edad Moderna, antes al contrario, porque el autor ha sabido penetrar profundamente en el interior de los mecanismos institucionales, sociales y mentales, amen de los economicos, que permitian la continuidad del estamento nobiliario, o como se suele decir, su reproduccion social.

Evidentemente la obra de Enrique Soria continua la de don Antonio Dominguez Ortiz. En la sintesis que se publico en 1973 con el titulo de Las clases privilegiadas en la Espana del Antiguo Regimen la abundancia informativa que caracterizo siempre la obra de don Antonio adquiria forma bajo unas idea muy claras de las caracteristicas y la estructura interna del estamento nobiliario. Forzando la comparacion, podemos decir que muchas de las ideas de la presente obra habian sido ya esbozadas de algun modo por Dominguez Ortiz, pero sin darles el desarrollo que permiten una nueva investigacion y la utilizacion de conceptos nuevos.

Enrique Soria nos ofrece un contraste entre el ideal y la realidad de la nobleza espanola de la Edad Moderna. Un ideal que estaba basado en primer lugar en la condicion supuestamente inmemorial de los linajes nobiliarios y en segundo sobre la homogeneidad de la condicion nobiliaria en todos y cada uno de los individuos, o mejor dicho las familias, que integraban el estamento, mas alla de las diferencias impuestas por el nivel de riqueza. Por supuesto las dos afirmaciones que la nobleza postulaba de ella misma eran erroneras, por no decir falsas, y el autor se aplica a demostrarlo con pugnacidad, pero tambien con abundancia de ejemplos irrefutables. Frente a la idea de una jerarquia nobiliaria inmutable se nos presenta una realidad cambiante en cuanto a los integrantes concretos del estamento en momentos determinados, pero sin poner en peligro los presupuestos basicos de la organizacion social privilegiada. La obra trata efectivamente de la nobleza, pero sobre todo del ennoblecimiento, es decir de como se convertian en o llegaban a ser consideradas nobles familias que originariamente no lo eran, y tambien como progresaban en la jerarquia social, tanto estos "nuevos" nobles, como los supuestamente viejos, o simplemente anteriores, que muchas veces no lo eran tanto.

La situacion del reino de Granada ofrecia unas condiciones especiales para una perspectiva de estas caracteristicas. La nobleza granadina constituia una jerarquia social creada de nuevo a raiz de la conquista, con nobles venidos de otras areas de la Corona de Castilla, con personas que se habian ennoblecido recientemente, y con un grupo de privilegiados que procedia con toda certeza de la nobleza islamica del reino nazari. La existencia de este ultimo grupo parece que debia plantear problemas conceptuales de no facil solucion para los teoricos de la nobleza de sangre, pero en la practica estos descendientes probados de linaje musulman no encontraron obstaculo para ingresar incluso en las ordenes militares. Este ejemplo granadino sirve de base para comprender la inclusion en la jerarquia nobiliaria de linajes de procedencia india en America. En cuanto a los linaje de procedencia judeo --conversa que consiguieron a pesar de ello la incorporacion en el estamento nobiliario requieren para su explicacion de otra perspectiva mas global de la evolucion social hispana, ya que no derivaban de una conquista fulminante sino que eran fruto de una lenta ascension social, con elementos comunes a los de otros grupos urbanos en ascenso que fueran de procedencia estrictamente cristiana.

El segundo topico sobre la condicion nobiliaria era el de la igualdad basica de sus integrantes. Pero aunque los teoricos de la nobleza, a los que Soria conoce y utiliza con tino, insistieran en esta condicion basica, tenian que reconocer la existencia de una jerarquia interna, que se manifestaba en el lexico y en la concesion por el monarca de titulos especificos. Habia hidalgos y caballeros, habia infanzones, como en Aragon, y ricoshombres, hubo progresivamente nobles titulados, cuyo numero no dejo de crecer durante la Edad Moderna, y de entre estos los hubo que fueron considerados y denominados como "grandes". Sobre este grupo y sus origenes, el propio Enrique Soria ya nos habia ofrecido unas reflexiones criticas y clarificadoras, que aqui repite y amplia No fue ninguna concesion que pueda fecharse en 1520 o en cualquier otra fecha precisa, sino la inflacion de honores que afecto al estamento nobiliario, sobre todo en el siglo XVII, el incremento numerico de los nobles con titulo, el que llevo a fijar la condicion de grande para los mas antiguos y mas ade216 lante a establecer el conocido proceso de estratificacion interna de los mismos grandes en tres clases bien jerarquizadas.

Por otra parte, los limites del estamento nobiliarios nunca estuvieron perfectamente claros por la base. Los que podian mantener un servicio armado a caballo podian ser considerados caballeros, sobre todo si su nivel de riqueza y su estilo de vida se atenia al "more nobilium". Tanto en Castilla como en Aragon habia categorias que podian ser consideradas nobles o no, segun conviniera: los caballeros villanos,. la caballeria de alarde, los ciudadanos honrados. Determinados grados nobiliarios conferian una nobleza personal y otras formas de exencion fiscal aparejadas al servicio del monarca, como las familiaturas de la Inquisicion, podian servir de primer escalon o de via para iniciar el ascenso por la jerarquia nobiliaria.

Entre las formas que facilitaban el acceso a la nobleza, existia la posibilidad de ejercer poderes institucionales que en principio habian sido pensados para la nobleza, pero que terminaron siendo extensivos a los plebeyos ricos, como el mayorazgo. La venalidad de cargos municipales, de otros oficios reales e incluso de senorios, a partir del reinado de Carlos I, permitia a mercaderes ricos y a labradores cuantiosos compartir formas y espacios de poder con los nobles, aun antes de haber formalizado de manera fehaciente su pertenencia al estamento nobiliario. El enlace con familias pertenecientes a la nobleza era buena prueba para afirmar la condicion privilegiada del linaje en cuestion. El autor dedica un extenso capitulo al estudio de los comportamientos familiares, las estrategias matrimoniales, los sistemas de herencia y sus variantes (primogenitura, agnacion), el papel de la Iglesia como colocacion de hijos y sobre todo de hijas, la presencia de hijos ilegitimos perfectamente identificados y conocidos como tales, etc.

Una vez conseguida la asimilacion social de facto y de jure, no faltaria la justificacion genealogica que hiciera remontar la antiguedad del linaje al mitificado tiempo de los godos o al de la conquista de la ciudad de que se tratase por los reyes cristianos. Pero ademas la preeminencia nobiliaria se expresaba por medio de toda una serie de muestras externas de poder, y obviamente de riqueza: desde las prohibiciones que se queria imponer a los plebeyos por medio de las leyes suntuarias, al uso oral y escrito del titulo de don. La heraldica constituia un codigo explicito de la nobleza del linaje, asi como lo eran los enterramientos distinguidos en los mejores lugares de los templos. Soria nos ofrece una buena panoplia de ejemplos pertenecientes a muy diversos linajes de nobleza media y baja.

La obra esta escrita desde un produndo conocimiento y una perspicaz comprension de las formulas a traves de las cuales el estamento de la nobleza se mantuvo, al tiempo que se renovaba interiormente por la aceptacion mas o menos renuente de plebeyos enriquecidos. Este conocimiento del universo nobiliario se extiende mas alla de los limites estrictos del Antiguo Regimen o de la supresion de los mayorazgos y llega a elocuentes alusiones de actualidad. La densidad de la informacion de que dispone el autor se combina con la agudeza conceptual y convierte el libro en obra de referencia obligada. La presentacion de las fuentes es util para quien quiera investigar, la bibliografia es amplia, y el indice onomastico permite orientarse al lector en la selva de apellidos y titulos.
COPYRIGHT 2008 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Publication:Cuadernos de Historia Moderna
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2008
Words:1585
Previous Article:Hernandez Garcia, R.: La industria textil en Palencia durante los siglos XVI y XVII, Valladolid, Universidad de Valladolid.
Next Article:La Guerra de la Independencia y las elites locales: reflexiones en torno al caso sevillano.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters