Printer Friendly

Enclavamiento y desarrollo territorial en la comarca del Almanzora (Almeria).

[fr] Verrouillage et developpment territorial dans la Region d'Almanzora (Almeria)

[en] Locking and territorial development in the Almanzora Region (Almeria)

Sumario. 1. Introduccion. 1.1. Enclavamiento territorial en territorios perifericos. 1.2. Iniciativas planificadas de base endogena y local como alternativa para un desarrollo territorial integrado. 1.3. Metodologia y objetivos. 2. La comarca del Almanzora: un corredor territorial inutilizado por enclavado. 2.1. Aproximacion a su realidad geografica. 2.2. Problemas estructurales actuales: estrategias erraticas e insostenibles. 3. Alternativas para un nuevo desarrollo de base endogena y sostenible. 4. La planificacion como herramienta articuladora del desarrollo territorial. 5. Conclusiones. 6. Referencias. 6.1. Bibliografia. 6.2. Fuentes.

1. Introduccion

1.1. Enclavamiento territorial en territorios perifericos

La idea geografica de enclave o enclavamiento hace referencia a la desconexion y aislamiento de una parte del territorio respecto de los principales flujos que dirigen el desarrollo en su contexto inmediato. Concretado por Labasse (Labasse, 1976) siendo un concepto habitual en la geografia europea de las ultimas decadas (Brunet et al., 1992; Rodriguez Martinez y Sanchez Escolano, 2016), en Espana no ha encontrado eco en el discurso geografico salvo en contadas excepciones, seguramente debido al peculiar -por escasamente autocritico-, marco politico y social instaurado tras la Constitucion de 1978 con el desarrollo del Estado autonomico. Relacionado con la condicion de perifericidad y sus mas evidentes efectos, en este caso el enclavamiento hace hincapie en un aislamiento derivado de decisiones de gestion en la construccion humana del territorio, por lo que en esta idea la dotacion infraestructural, sus caracteristicas, fases de expansion y condiciones de implementacion, ocupan un plano fundamental a la hora de su genesis y caracterizacion (Crevoisier, 1996).

Las infraestructuras de transporte son, en efecto, la base que organiza y encauza los flujos y las dinamicas sobre el territorio, condicionando su desenvolvimiento y evolucion en el tiempo. Esto les concede un protagonismo indudable en los procesos de articulacion y cohesion de los espacios regionales, al conectar los nodos del sistema territorial, reforzando su funcionalidad y determinando las condiciones de conectividad y accesibilidad de los mismos, haciendo referencia, indudablemente, a la capacidad competitiva de un territorio (Ocana, 1999; Alonso y Garcimartin, 2009).

Concretando en el caso de estudio, el correcto entendimiento de la situacion actual en la comarca del Almanzora (Almeria), hace necesario el uso de los terminos enclave-desenclave o enclavamiento-desenclavamiento, sobre todo si nos referimos a los procesos mas determinantes de cuantos definen su actual organizacion territorial y su articulacion en el contexto regional del Sureste espanol (Sanchez Picon, 2011; Carretero y Aznar, 2014). El enclavamiento, que en este caso no puede ser fisico por su condicion de corredor natural -y tambien historico- entre los pasillos intermontanos de las Beticas orientales, es la circunstancia adquirida tras los acontecimientos materiales o economicos recientes (Confederacion espanola de cajas de ahorros, 1974; Junta de Andalucia, 1990; Junta de Andalucia, 1999). Estos han determinado una ausencia estructural de medios e infraestructuras de comunicacion, que situan al area en cuestion en desigualdad de oportunidades de cara a unos sistemas productivos cada vez mas competitivos y especializados. De estos ultimos la zona de estudio ha quedado, en primer lugar, descolgada y, finalmente, apartada, superada por otros territorios que vienen a ocupar su potencial rol en el funcionamiento del espacio, generandose, asi mismo, profundas deficiencias en su propia estructura productiva y cohesion interna (Ocana, 1998; Molto y Hernandez, 2004; Pablo, 2007).

Queda, por tanto, establecida la idea de enclavamiento territorial como una accion situada en un marco de decisiones eminentemente planificadoras y economicas, que podemos agrupar, profundizando en su comprension y funcionamiento, en dos dimensiones o escalas.

Por un lado, la escala regional o estatal, que se manifiesta en el territorio ligada a grandes obras de infraestructura: autovias y autopistas, ferrocarriles, aerodromos, puertos, grandes obras hidraulicas... acciones cuya envergadura las hace depender de los poderes publicos, unicos capaces de romper con el aislamiento geografico del enclavamiento y asumirlas en el contexto de una politica de infraestructuras consecuente con un desarrollo regional lo mas equilibrado posible.

En segundo lugar, la escala local, cenida a la comarca que nos ocupa, cuyo dinamismo interno, a partir de un aprovechamiento eficiente y sostenible de los recursos, puede ayudar a romper las dinamicas derivadas de su ostracismo y relegacion infraestructural en el contexto regional en que se inserta, actuando como precursor primero y refuerzo despues, en el proceso de desenclave.

1.2. Iniciativas planificadas de base endogena y local como alternativa para un desarrollo territorial integrado

En ese marco de reflexion geografica focalizado en la superacion de escenarios sociales y productivos marcados por el enclavamiento territorial, aparece una herramienta que permite erigir escenarios de oportunidad en territorios perifericos y con economias parcialmente desestructuradas. Nos referimos al desarrollo de base endogena y local. Este paradigma cientifico, a partir de la aceptacion de un marco de relaciones global-local que contextualizan al espacio geografico y sus caracteristicas, aporta algunos instrumentos para reenfocar y poner en marcha nuevos procesos de desarrollo ajenos a los soportes tradicionales en los mismos, algo que se ha revelado como imprescindible en los actuales tiempos de crisis economica y social (Rodriguez Martinez, 2001; Vazquez, 2002; Molto y Hernandez, 2002; Pillet, 2004). En este caso, algunas de esas problematicas serian el desempleo, la desigualdad, la falta de dinamismo empresarial o la incorrecta gestion del patrimonio territorial, que ya no podran depender de la ayuda de un Estado -en sus distintas escalas-, cada dia mas endeudado e inoperante, asfixiado por la deriva tomada por las relaciones economicas enmarcadas en el capitalismo liquido y globalizado actual (Cebrian, 2003; Ruiz, 2004; Bauman, 2007). Esto situa sobre la poblacion local y sus organos de gobierno el foco en aquello relacionado con el impulso al desarrollo economico y social, teniendo que definirse a esta escala las caracteristicas, objetivos y estrategias para alcanzarlo, asi como anadiendo la responsabilidad de gestionar, desde el conocimiento y la sensibilidad que da la cercania, el territorio y sus recursos, con un protagonismo muy destacado de las nuevas formas de gobernanza territorial (Mathieu, 2006; Vazquez, 2007; Caravaca y Gonzalez, 2009; Gonzalez, 2011; Gomez, 2011; Bosworth et al., 2016).

Asi, entendemos el desarrollo local como un nuevo punto de vista, util en contextos de crisis y cambio en los que las estructuras de poder y decision tradicionales andan desorientadas sin reconocer su nueva posicion en un marco de relaciones y fuerzas que muta muy rapidamente, y que puede, desde abajo hacia arriba, transformar territorios y permitir avanzar hacia nuevos escenarios de desarrollo territorial integrado (Rodriguez Gutierrez, 1996; Marquez y Rovira, 2002).

En el caso concreto de la comarca del Almanzora, este paradigma constituye una herramienta extraordinariamente util para la articulacion y dinamizacion del territorio. Una accion de cambio y movilizacion de los recursos -desde dentro- para superar, de una forma complementaria a la escala de accion infraestructural que sobrepasa a las capacidades del ambito competencial y presupuestario local, el principal desafio que, en materia territorial, presenta la comarca: su enclavamiento.

1.3. Metodologia y objetivos

A partir de una aproximacion holistica e integradora a la realidad geografica de la comarca del Almanzora, hemos sistematizado, implementando un metodo hermeneutico de trabajo, aquellas ideas e interpretaciones teoricas de la ordenacion racional de los territorios y del desarrollo local que mejor se ajustaban a esta comarca y sus circunstancias. Tras el analisis teorico anterior, y a partir de la construccion de un contexto geografico evolutivo que alcanza el presente, hemos procedido a la elaboracion de teorias explicativas y estrategias que venian a enlazar la fase inicial de analisis y recopilacion de informaciones, con una fase final formada por propuestas para alcanzar un desarrollo territorial integrado en la comarca.

El objetivo principal de este trabajo es reconocer las causas del enclavamiento territorial de la comarca del Almanzora (Almeria). Tras esto, hemos propuesto alternativas que permitan su desenclavamiento a traves de su desarrollo territorial integrado. De forma detallada, este objetivo general puede ser desgranado en una serie de objetivos particulares.

En primer lugar, actualizamos la definicion geografica de enclavamiento y analizamos sus implicaciones territoriales. Ademas, relacionamos esta idea, a partir de una comprension multiescalar de su realidad en el territorio, con el paradigma del desarrollo endogeno y local.

Tras esto, se han reconocido e identificado las claves explicativas del enclavamiento territorial de la comarca del Almanzora (Almeria). Esto es posible tras analizar y valorar criticamente su evolucion territorial reciente y las principales decisiones que, en materia de infraestructuras, han desplegado las administraciones publicas competentes en la materia.

A continuacion, hemos valorado algunas iniciativas implementadas en los ultimos tiempos en la comarca a partir de una nueva concepcion del uso de los recursos locales.

Finalmente, hemos analizado el papel de la planificacion y la ordenacion territorial como instrumentos para construir un territorio mas sostenible a partir de una comprension integral de los problemas de este espacio.

2. La comarca del Almanzora: un corredor territorial inutilizado por enclavado 2.1 Aproximacion a su realidad geografica

La comarca del Almanzora es una realidad administrativa que viene a coincidir, casi exactamente, con la comarca geografica del valle alto y medio del rio Almanzora. Depresion tectonica orientada de Oeste a Este, con una extension de 1.768 km2 y 28 municipios, vierte sus aguas primero en el embalse de Cuevas del Almanzora y, a continuacion, en el mar Mediterraneo (Figura 1). El rio Almanzora -el Rio, a secas y con mayuscula para los habitantes de la zona-, es la referencia paisajistica y el organo vital de este territorio. En su disposicion siguiendo los paralelos, su curso nos deja desde Alcontar hacia el mar un valle practicamente simetrico, con dos vertientes similares en amplitud y extension pero muy diferentes territorialmente. La vertiente derecha corresponde a la umbria de los Filabres, gran eje montanoso almeriense, espacio forestal provincial por antonomasia y unico distrito minero competitivo en la provincia en la actualidad. La margen izquierda corresponde a la solana de las sierras de Lucar y las Estancias, mas aridas, donde la agricultura -almendro- y ganaderia extensivas -de caprino, principalmente- han encontrado un desarrollo historico significativo. En medio de ambas, la estrecha vega irrigada, salpicada de hitos patrimoniales, marca el eje de articulacion comarcal en todos los ambitos, desde el infraestructura! -viario, hidraulico- hasta el urbano o productivo (Ferre, 1979).

La economia del Almanzora, y por extension, la economia almeriense, viene caracterizada desde finales del XVIII por una sucesion, aparentemente ineludible, en la que ciclos de expansion en los que se explota intensiva y desorganizadamente un recurso -ya sea esparto, mineral o productos agricolas- son seguidos de una fase depresiva, muy profunda, a partir de la descomposicion por falta de competitividad del sector economico anteriormente en auge (Puyol, 1975; Sanchez Picon, 1992). Asi, alcanzamos el siglo XX con una comarca viviendo el lento desaparecer, por escasa rentabilidad, del gran pilar economico que marco el siglo XIX, la mineria del hierro, y comenzando a vivir otro ciclo expansivo, el del parral, el cual se consumio, debido a los mismos defectos en su productividad y comercializacion, a mediados de los anos 1970 (Reche, 1988; Suarez, 2015).

El resultado de esta evolucion ciclica es que la comarca alcanza el final de los anos 1970 del siglo XX como un territorio en desestructuracion, que pierde poblacion y no encuentra alternativas que permitan recomponer sectores estrategicos que han desaparecido para no volver, y, salvo honrosas excepciones industriales, comienza a establecerse como una comarca rural mas de la Andalucia Oriental (Torres, 1972; Gomez, 1986; Jorda y Cano, 1989; Ferre, 1989).

A partir de los anos 1980, la zona baja del valle inicia su desarrollo turistico apostando por el exitoso modelo "de sol y playa" que ya triunfaba en los litorales de Malaga y Alicante. Comienzan a implementarse, tambien en esos anos, practicas agricolas intensivas en la zona, muy rentables, favorecidas por la benignidad del clima y la disponibilidad creciente de agua para riego. De hecho y en la actualidad, ya no se denomina a ese sector Bajo Almanzora como era habitual hasta finales del S.XX, sino Levante Almeriense, resultado de su desconexion social y economica, que no paisajistica, con el resto del valle (Kleinpenning, 1967; Sanchez Escolano, 2013; Sanchez Escolano, 2016). El valle medio y alto, en cambio, al perder la mayoria de sus pilares economicos tradicionales -practicamente solo se salva el sector del marmol en esos anos de transicion- y al verse impactado por la perdida de su infraestructura mas importante, la linea ferrea que comunicaba desde Guadix -y, por ende, toda Andalucia- hasta Almendricos -conectandola con el Levante espanol-, se ve sumida en un proceso de estancamiento y falta de expectativas para sus habitantes que condujo al debilitamiento economico y la despoblacion (Tabla 1). Algo de lo que, a duras penas y solo de una forma puntual, se ha ido recuperando en los ultimos lustros (Cozar, 1983; Cozar, 1984; Compan, 1985; Martin, 1988; Feria, 1993; Garcia, 1999; Aznar, 2000) (Tabla 2; Figura 2).

2.2. Problemas estructurales actuales: estrategias erraticas e insostenibles

En la etapa que comprende los anos de enorme dinamismo social y crecimiento economico en Espana que precedieron a la actual crisis, la comarca del Almanzora fue testigo del surgimiento y desarrollo de algunos procesos productivos y de explotacion de los recursos locales que han dejado una profunda huella en su configuracion presente. Estos y sus consecuencias se han venido a sumar al listado de problematicas heredadas desde finales del siglo XX.

En primer lugar, en la comarca tuvo lugar desde el ano 1998, con la imprescindible colaboracion de las entidades locales, un incontrolado y veloz crecimiento del subsector de la construccion (Figura 3). Gran numero de nucleos urbanos crecieron exponencialmente, ya sea por propio dinamismo interno o como destinos turisticos de segunda residencia para extranjeros de toda Europa. Este proceso, unido al desastre estetico que supuso el funcionalismo desarrollista que se impuso en la comarca en las decadas de 1960-80, ha terminado por destruir la identidad y paisaje urbanos de las localidades del valle mas expuestas (Albox, Arboleas, Macael, Olula del Rio o Zurgena). Ademas, dicho ciclo expansivo, con la necesaria aquiescencia de las autoridades y la poblacion local, tuvo su maxima expresion en el surgimiento por doquier de urbanizaciones y viviendas dispersas, excentricas a la trama urbana preexistente y aisladas de la red de servicios mas basica, que han generado uno de los mayores problemas urbanisticos de la Andalucia actual, con miles de casas ilegales que, ahora, o es necesario derribar, con todos los costes sociales del proceso, o integrar, vergonzantemente, en el ordenamiento urbanistico a traves de diversos malabares tecnicos y juridicos.

Junto con esto, la comarca vivio en los primeros anos del siglo XXI dos burbujas mas, si bien de un menor impacto economico. Por un lado, la de los cultivos especulativos por subvencionados (olivar y agrios, principalmente), que invadieron las centenarias huertas junto a los cursos de agua y fomentaron el dispendio hidrico. Ello fue tambien posible a traves de la expansion incontrolada de la zona regable con la transformacion mediante desmontes de zonas forestales o parameras escasamente productivas, muchas hoy abandonadas. La ultima burbuja registrada fue la de las energias renovables, iniciada en un marco de ayudas y subvenciones muy atractivo, que fue dinamitada por el propio gobierno de la Nacion que la impulso en una etapa politica anterior, dejando a decenas de pequenos empresarios y cooperativas afectados en la zona (Figura 4).

Todo ello ha tenido lugar en una comarca que no deja de ser, debido a su aislamiento y desarticulacion interna, un territorio rural del interior oriental andaluz, con todo lo que ello supone en cuanto a su descompensada estructura productiva, los efectos derivados en ella de una politica publica de subvenciones que aniquila la iniciativa empresarial, o los problemas sociales -envejecimiento, huida de jovenes hacia la costa, bajo nivel de formacion profesional general de la poblacion- que caracterizan este tipo de territorios. Frente a ese panorama, cada una de las fases especulativas registradas han supuesto un breve respiro, irreal y costoso, al que ahora hay que hacer frente desde una posicion de debilidad mayor a la que habia antes de comprometer tantos recursos en dichos propositos.

Frente a los desafios comentados, pequenas iniciativas de origen endogeno han ido surgiendo en los ultimos lustros en la comarca. Proyectos que conjugan un aprovechamiento sostenible del territorio con la incorporacion de nuevos valores alejados de la vision especulativa y depredadora en el uso de los recursos, y que sirven de ejemplo a seguir a la hora de enfocar el desarrollo comarcal futuro. Este, debido a los errores cometidos, puede sortear las problematicas economicas, sociales y ambientales que lo aquejan basandose, como en los casos que analizamos a continuacion, en un protagonismo primordial de sus propios habitantes y de las iniciativas que estos impulsan (Cozar y Arias, 2001; Carretero y Aznar, 2012).

3. Alternativas para un nuevo desarrollo de base endogena y sostenible

Pese a ser una comarca historicamente asociada a la explotacion minera -origen del llamado marmol de Macael-, actividad indudablemente endogena que destaca por su antiguedad, repercusion social y modelo de comercializacion innovadora, vamos a centrar nuestro analisis en este caso sobre las actividades mas recientes de desarrollo local, en este caso de marcado caracter sostenible, surgidas en la comarca.

Representando el cambio de modelo de desarrollo registrado en la zona de estudio, sobresale el sector agricola, y dentro de el, el cultivo del almendro ecologico (Figura 5). Historico representante de la mas humilde agricultura de secano, superviviente a todas las crisis y vaivenes economicos del ultimo siglo, una mutacion radical en la explotacion y gestion de los recursos locales tras la crisis iniciada en 2008 le ha convertido en inesperado protagonista del actual modelo de desarrollo comarcal.

Los grupos de desarrollo rural de las comarcas del Almanzora, Los Velez (ambas en la provincia de Almeria) y el Altiplano (Granada), organizan el proyecto AlVelAl. En su conjunto, el territorio AlVelAl alberga la mayor superficie mundial de almendro ecologico de secano -en expansion actualmente-, y sus instituciones apoyan este cultivo como alternativa rentable frente a las apuestas ciclicas y especulativas que han distraido a este territorio de los fundamentos del desarrollo sostenible. Asi, se ha producido una reorientacion en las formas de produccion tradicional en estas comarcas, en una de las apuestas mas solidas por la agricultura familiar, regenerativa y la ganaderia sostenible de cuantas se conocen en Andalucia en la actualidad.

El modelo de sistema productivo en este proyecto se centra en el almendro ecologico de secano integrado con otros elementos autoctonos (plantas aromaticas, miel y ganaderia de la variedad autoctona del cordero segureno). La finalidad es aumentar la productividad, diversificar la economia familiar, restaurar la biodiversidad y dignificar la vida en el campo, generando a su vez un paisaje de alta calidad estetica y visual que puede convertirse, a su vez, en referente patrimonial y sostenedor de una oferta turistica ya en construccion.

El proyecto gira en torno a un modelo de explotacion integral y respetuoso con el medio que aspira a ofrecer retornos en cuatro dimensiones fundamentales: retorno de la inspiracion, retorno del capital social, retorno del capital natural y retorno del capital financiero, todo ello persiguiendo el objetivo ultimo de crear empleo de calidad en la comarca. Esto, sobre una zonificacion del espacio comarcal en tres zonas -zona natural, zona mixta rural-natural y zona economica-, marcandose como plazo de ejecucion 20 anos (www.alvelal.es). En definitiva, un compromiso por mejorar la calidad de vida de agricultores, habitantes de la comarca y visitantes, que encaja a la perfeccion con otras iniciativas sostenibles preexistentes en el territorio (a las que potencia), y que supone una apuesta congruente con los desafios a los que tiene que hacer frente de forma inmediata, ya sea en el ambito social (crear oportunidades para jovenes, dinamizar la economia), como ambiental (cambio climatico).

Ademas, junto con los nuevos aprovechamientos directos e indirectos de este producto y los valores asociados a su produccion ecologica, se pretende reconstruir el debil tejido empresarial y financiero local, buscando en todo momento dinamizar y fortalecer la identidad territorial. Para ello, ya se estan realizando charlas y talleres de formacion y sensibilizacion que alcanzan a colectivos mas alla de los propietarios de tierras de este cultivo.

En definitiva, con su ambicion y presencia constante en la sociedad local, los gestores del proyecto se convierten en dinamizadores y potenciadores del patrimonio cultural y ambiental de su propio territorio.

El proceso de transformacion hacia la calidad realizado por el sector primario comarcal incluye tambien, entre otras, la actividad vitivinicola y la olivicultura. En la ultima decada se han desarrollado nuevas iniciativas empresariales, modernas y competitivas, que situan la marca comarcal en estos campos en mercados de prestigio en los que, hasta ahora, era absolutamente desconocida, generando, por tanto, otras alternativas rentables dentro del sector primario en la zona (Figura 6).

Finalmente, enmarcado en la logica de la apuesta por la multifuncionalidad del mundo rural, encontramos un creciente turismo rural y de naturaleza, que con una oferta diversa y renovada se esta convirtiendo, sobre todo en espacios serranos y alejados del valle principal -aquejados de una falta de expectativas de crecimiento en sectores como el agricola-, en la tabla de salvacion de muchas familias. Impulsor de actividades que le son complementarias, fuente de oportunidades para jovenes y dinamizador empresarial y financiero, en la comarca del Almanzora constituye actualmente una garantia de preservacion y rentabilizacion en el largo plazo de un patrimonio natural y cultural historicamente mal explotado y escasamente valorado por la propia poblacion local (Figura 7).

4. La planificacion como herramienta articuladora del desarrollo territorial

Los planes de ordenacion del territorio, como instrumentos que desarrollan el marco legal en este campo de la intervencion publica, constituyen, en sus distintas escalas de accion, la herramienta de gestion mas completa y cercana a la realidad territorial de cuantas disponemos en la actualidad. La planificacion territorial en Andalucia, ya sea a escala regional -con el Plan de Ordenacion del Territorio de Andalucia-, o subregional -en marcha en distintas areas de la region desde 1999, aunque aun no afecte a nuestra zona de estudio-, suponen el maximo logro registrado a la hora de interpretar y ordenar, de forma participada, el territorio, sus recursos, dinamicas y funcionalidades (Zoido, 2002; Junta de Andalucia, 2006; Junta de Andalucia, 2011).

No pretendemos obviar aqui la gran contradiccion consustancial a la ordenacion del territorio como practica, tecnica y politica. Esta, en su propia concepcion, no deja de ser el producto interventor sobre el territorio enmarcado por un sistema economico tendente a la explotacion intensiva de los recursos y que aspira al crecimiento ilimitado. Hablar de sostenibilidad se convierte, por tanto y de forma recurrente, en un desideratum, en un objetivo hacia el que tender y por el que trabajar mas que en una realidad cierta en el corto plazo. Pese a todo, defendemos la practica activa de esta politica y el despliegue sistematico de sus instrumentos sobre los distintos territorios por aportar un punto de vista mas racional, holistico y participado en la gestion de los mismos, entendiendo que, sin su presencia, los defectos generados por el propio devenir del sistema y por la descoordinacion entre politicas sectoriales serian aun mas grandes y trascendentes.

De esta forma, la planificacion territorial y sus instrumentos de intervencion sobre la realidad espacial ocupan, en nuestro discurso, un papel primordial, considerando este en dos dimensiones principales.

Por un lado, los planes de ordenacion territorial en la escala regional constituyen una herramienta con la capacidad de sintetizar y articular propuestas, coordinar politicas y programas sectoriales, ofreciendo en el caso que nos ocupa la necesaria retroalimentacion en el proceso de superacion del desenclave territorial en todo lo referido a los procesos macro que afectan a la comarca del Almanzora (las grandes infraestructuras logisticas, de transporte, energeticas o de gestion de recursos estrategicos como el agua).

Por otro, y de una forma complementaria, la planificacion subregional aporta la vision global de una comarca con problematicas y desafios comunes, ayudando a integrar en estrategias en pos del beneficio comun la gran cantidad de iniciativas de origen endogeno existentes. Estas, inicialmente aisladas entre si, aumentan su repercusion de manera inteligente al estar integradas en la planificacion, lo que, en estrecha coordinacion con otras politicas locales a las que la ordenacion del territorio engloba administrativamente -urbanismo, principalmente-, refuerzan el ejemplo que suponen en el camino hacia un desarrollo mas cercano a la sostenibilidad para el territorio.

Pero, claro esta, la totalidad de iniciativas registradas en esta materia en la comunidad autonoma andaluza no han sido, independientemente de sus buenas intenciones formales, correctamente enfocadas o han incorporado los puntos de vista que aqui defendemos como propios de esta actividad. De hecho, la ordenacion del territorio ha sido, en este caso, el instrumento que ha respaldado ciertos criterios politicos que, en el fondo y en la forma, han sido los responsables de reforzar el aislamiento y enclaustramiento de la comarca del Almanzora en el actual periodo democratico (Rodriguez Martinez y Sanchez Escolano, 2010).

Partimos del Plan de Ordenacion del Territorio de Andalucia de 2006, documento que consagraba una vision muy particular, casi reduccionista, de la comunidad autonoma. Este basa su modelo territorial en la negacion de la existencia de disparidades o desequilibrios intemos en la region, especialmente aquellos historicos entre su zona Occidental y Oriental, magicamente superados con la institucionalizacion de la comunidad autonoma. Ademas, el Plan de 2006 insiste en la potenciacion del eje del Guadalquivir -desde Sevilla por Cordoba hacia Madrid- como principal sosten articulador interno y de conexion del conjunto de la comunidad con el exterior. Y, en el, Sevilla queda consagrada como centro regional principal.

Esta vision, impuesta politicamente y presente de una u otra forma en todas las propuestas del plan regional y las politicas sectoriales que concierta, no reconocia o infrarrepresentaba algunas de las principales potencialidades para el desarrollo territorial de la comunidad autonoma. Empezando por el desprecio a la evidente fuerza economica y dinamismo demografico de la costa mediterranea y los centros metropolitanos que esta alberga. Continuando por una apuesta mas teorica que real por la construccion del eje transversal de infraestructuras en el Surco Intrabetico, primero con el discutible diseno y los retrasos en la Autovia del 92 - en adelante A92en su zona oriental y, finalmente, con el no desarrollo del eje ferroviario de alta velocidad. Hasta llegar a soslayar, en su modelo territorial, la inclusion de Andalucia en el Arco Mediterraneo de infraestructuras, reforzando como seria deseable su maltratada conexion con Levante, las potencialidades asociadas a su sistema portuario y el desenclave de las zonas productivas litorales del mediterraneo andaluz (Sanchez Escolano, 2016).

La comarca del Almanzora ha visto, en este contexto, la constatacion oficiosa de su posicion secundaria en la comunidad andaluza. Ahi cobran todo su sentido decisiones sectoriales, actualmente bendecidas por la planificacion vigente, como la desaparicion del ferrocarril Guadix-Almendricos en 1985, que articulaba economica y socialmente la comarca desde finales del S.XIX; la apuesta por dirigir la A92 en su ramal norte por los Velez y no atravesando el valle del Almanzora; o la tardanza en la implementacion de obras basicas que han quedado como promesas repetidamente incumplidas en el periodo autonomico: autovia, nueva conexion por ferrocarril, linea electrica Baza-Vera, intervenciones hidraulicas basicas ... todo refiere, en definitiva, al negligente tratamiento recibido desde el gobierno autonomico que ha favorecido, sin lugar a dudas, la postracion comarcal.

Asi, en una logica comun a otros espacios rurales de Andalucia Oriental, la evolucion economica y demografica registrada ha demostrado que las pocas grandes infraestructuras realizadas en esta parte de la comunidad autonoma en las ultimas decadas -autovias A92 y A92 Norte, especialmente-, no han servido para impulsar el desarrollo de estas comarcas. Por lo demas, no se han considerado seriamente instrumentos alternativos a estas grandes acciones para rescatar de la desestructuracion y el aislamiento a las comarcas rurales que, simplemente, atravesaban, y cuyo futuro ha quedado en manos de politicas sectoriales que actuan de forma descoordinada y con una dudosa rentabilidad social -la PAC europea, la politica hidrologica, la de cada consejeria autonomica, etc.- En su lugar, estas grandes infraestructuras han funcionado como las canalizadoras de los flujos que conectan los principales nodos urbanos del Sur y Este peninsular (Sevilla, Granada, Murcia, Alicante), que han reforzado, de facto, su importancia y dinamismo en las ultimas decadas, aumentando por contra la dependencia de los espacios intersticiales que quedaban entre estos nodos y las grandes obras que canalizan dichos flujos (Sanchez Escolano, 2015).

Por eso el ramal norte de la A92 se desplego por los despoblados pasillos intermontanos del norte de Granada y Almeria y no por el valle Almanzora desde Baza a Huercal-Overa: era una autovia disenada para acercar y comunicar mas eficazmente los espacios metropolitanos de Sevilla y Granada con los grandes nodos del Levante, y no para articular este sector de Andalucia Oriental, dinamizar su economia y favorecer con ello procesos de reequilibrio territorial. Esto ultimo se podria haber logrado a traves del reforzamiento de los ejes urbanos y productivos preexistentes -como el del Almanzora-, impulsando, tanto en la escala regional -con infraestructuras- como subregional y local -respaldando el desarrollo endogeno-, sus evidentes potencialidades en este campo, lo que habria evitado, entre otras cosas, la erratica deriva economica sobre la que se ha profundizado en la zona en las ultimas decadas.

Junto a esto, y para mayor agravio, pese al dinamismo alcanzado en algunos sectores criticos para el mantenimiento del equilibrio territorial y el aprovechamiento sostenible de los recursos -agricultura, mineria y urbanismo-, aun no se ha implementado en la comarca la figura ultima y mas acabada de planificacion existente en la comunidad andaluza, el plan subregional de ordenacion del territorio. Con su puesta en marcha se aportaria una vision de conjunto de la comarca y sus problematicas, asi como se impondria un modelo de desarrollo hacia el que dirigir los esfuerzos de administraciones y ciudadania en general, por modestos que estos sean, permitiendo superar el municipalismo imperante y dotando al territorio de herramientas de intervencion globales. Ademas, seria un instrumento imprescindible para potenciar iniciativas locales como las que aqui analizamos e integrar ambas escalas de actuacion -regional y local- sobre el territorio comarcal.

5. Conclusiones

La comarca del Almanzora es en la actualidad un area marcada por fuertes problematicas estructurales. Pese a constituir un pasillo natural de interconexion y articulacion territorial historico en el Sureste espanol, ha visto como, en las ultimas decadas, se reforzaba su aislamiento y desestructuracion productiva, resultado de un conjunto de politicas publicas escasamente sensibles a sus potencialidades para el desarrollo territorial. Debido a lo anterior, ha perdido gran parte del rol de conexion, canalizador de flujos -mercancias, ideas y personas-, que venia desempenando entre areas estrategicas por complementarias en la organizacion de esta parte de la Peninsula Iberica.

Por un lado, hacia el Oeste se encuentra el interior de Andalucia Oriental, que quedo muy afectado por la desestructuracion del mundo rural tradicional y el subsiguiente despoblamiento iniciado en los anos 1960 sobre el que, aun hoy, aunque de forma mas leve, se sigue profundizando. Por otro y hacia el Este, se situa el

Levante espanol que, pese a su pujanza y crecimiento constantes, no ha sido entendido en ningun momento por parte del gobierno autonomico andaluz como la conexion prioritaria de la region en lo que a su articulacion exterior se refiere. Ambos hechos, el hundimiento y postracion del Oriente andaluz, unido al escaso impulso al enlace y salida del conjunto regional hacia Levante, han dejado al valle del Almanzora en pleno siglo XXI como un corredor inefectivo, aislado y con una debilitada funcion territorial.

En resumidas cuentas, a partir de preceptos politicos y empresariales que han sustituido a los propios de la ordenacion del territorio, la zona de estudio ha quedado capitidisminuida por una politica de infraestructuras ajena a la comprension mas minima de su potencial funcion territorial. Los efectos de este enfoque han sido evidentes: el enclavamiento territorial, con la consiguiente desestructuracion economica interna, ha debilitado la estructura productiva, ha favorecido el despoblamiento, aumentado los desequilibrios internos y, en epocas de auge economico general, beneficio el entreguismo de las autoridades y la sociedad local a procesos especulativos a corto plazo con los limitados recursos del territorio (agua, suelo, paisaje y patrimonio cultural).

Por todo lo anterior, la comarca del Almanzora constituye uno de los ejemplos mas flagrantes de una politica planificadora y de ordenacion insensible y sistemica, que se ha destapado como la feliz acompanante de la evolucion macroeconomica en su deriva desequilibrante, y que ademas, no ha sabido leer la situacion de esta parte de la comunidad autonoma de Andalucia como era deseable a la luz de los preceptos y valores propios de una gestion racional de los territorios.

En la actualidad, solo algunas iniciativas aisladas luchan por ser competitivas en la comarca, intentando posicionarse, con muchos problemas, en el volatil contexto actual. En este sentido, los productos agrarios locales, muchas veces unicos y de una elevada calidad, en conjuncion con un nuevo turismo respetuoso con el patrimonio local, a parte de la innovacion asociada al sector del marmol, suponen una salida real para reconducir dinamicas daninas para la viabilidad del modelo territorial, posibilitando alternativas que construyan un espacio de una mayor calidad de vida para sus habitantes.

En este marco, los espacios rurales y alejados de las grandes urbes que rigen y organizan los flujos que marcan el desarrollo en nuestra sociedad, tienen que entender que su viabilidad economica, social y ambiental esta en sus propias manos, a traves del aprovechamiento de sus potencialidades intrinsecas y locales -esas que no se pueden reproducir en masa o deslocalizar-, y que no pueden esperar sine die a la llegada de fondos e ideas desde administraciones superiores, las cuales estan encadenadas a unas dinamicas globales que las desbordan de forma evidente. Ya se han dado pasos en este sentido en la comarca, con iniciativas que conjugan de forma eficiente un cambio de filosofia empresarial e ideologica y que deben ser potenciadas e integradas en una estrategia mas amplia que multiplique su repercusion en el territorio.

Por tanto, no puede demorarse mas la implementacion de un instrumento necesario para la articulacion de un desarrollo mas eficiente y cercano a la sostenibilidad en el aprovechamiento de los recursos. La puesta en marcha del plan subregional de ordenacion del territorio del Almanzora es clave en este sentido. Para poder superar municipalismos cortoplacistas y localistas que asfixian estrategias holisticas de comprension del territorio y sus problematicas, asi como por la posibilidad de implantar un nuevo modelo de desarrollo alejado de actividades especulativas, ciclicas y depredadoras de los recursos locales como las que se han impuesto en la comarca tradicionalmente.

http://dx.doi.org/10.5209/AGUC.57733

6. Referencias

6.1. Bibliografia

Alonso, J.A., Garcimartin, C.E. (2009): "Infraestructuras, competitividad y desarrollo". Cuadernos de informacion economica, 208, 133-144.

Aznar, J. A. (2000): Dinamica demografica y economica de Almeria en el Siglo XX. Almeria, Universidad de Almeria.

Bauman, Z. (2007): Tiempos liquidos. Barcelona, Tusquets.

Bosworth, G., Rizzo, F., Marquardt, D., Strijker, D., Haartsen, T. y Aagaard Thuesen, A. (2016): "Identifying social innovations in European local rural development initiatives". Innovation, Vol. 29, 4, 440-459. dx.doi.org/10.1080/13511610.2016.n76555

Brunet, R., Ferras, R. y Thery, H. (1992): Les mots de la geographie. Dictionaire critique. Paris, Reclus, la Documentation Frangaise.

Caravaca I. y Gonzalez, G. (2009): "Las redes de colaboracion como base del desarrollo territorial". Scripta Nova, revista electronica de geografia y ciencias sociales. Vol. XIII, No289, 1 de mayo de 2009.

Carretero, A. y Aznar, J. A. (2012): "La politica de desarrollo local en la comarca del Marmol en Almeria". Revista de estudios empresariales. Segunda epoca, 1, 113-130.

Carretero, A. y Aznar, J. A. (2014): "El marmol de Macael. Evolucion de los medios de transporte". Tst: Transporte, servicios y telecomunicaciones, 27, 250-261.

Cebrian, A. (2003): "Genesis, metodo y territorio del desarrollo rural con enfoque local". Papeles de Geografia, 38, 61-76.

Compan, D. (1985): "Dinamica locacional reciente de la poblacion en el espacio almeriense: reestructuracion de la red urbana tras la quiebra de la agricultura tradicional y la expansion del turismo y los cultivos extratempranos". Paralelo 37, 8-9, 183-200.

Confederacion Espanola de Cajas de Ahorro (1974): Situacion actual y perspectivas de desarrollo de Andalucia Oriental. 4 Vol. Madrid. Publicaciones del Fondo para la Investigacion Economica y Social.

Cozar, M.E. (1983): "La sierra de los Filabres. Un ejemplo de desertizacion demografica". Actas del VIII Coloquio del Geografos Espanoles. Barcelona, Asociacion de Geografos Espanoles, 261-269.

Cozar, M.E. (1984): La emigracion exterior de Almeria. Granada, Universidad de Granada.

Cozar, E., y Arias, J. (2001): "Desarrollo rural, poblacion y recursos humanos en la provincia de Almeria". En Rodriguez Gutierrez, F. (Coord.): Actas delXVII Congreso de Geografos Espanoles. Oviedo, AGE-Universidad de Oviedo-CeCodet, 298-302.

Crevoisier, O. (1996): "Proximity and territory versus space in regional science". Environment and Planning A, 28 (9), 1683-1697.

Feria, J.M. (1993): El sistema urbano andaluz. Aglomeraciones urbanas, areas de centralidad y ambitos desarticulados. Sevilla, Instituto de Desarrollo Regional, Consejeria de Obras Publicas y Trasportes.

Ferre, E. (1979): El valle del Almanzora. Almeria, Diputacion provincial de Almeria, Caja Rural de Almeria.

Ferre, E. (1989): "Un ejemplo de comarca dependiente: el valle del Almanzora". Baetica, estudios de Arte, Geografia e Historia, 12, 7-20.

Garcia, R. (1999): Cambios estructurales y repercusiones de la Politica Agraria Comun (El Alto Almanzora). Almeria, Universidad de Almeria.

Garcia, A. y Matarin, A. S. (2011): El desarrollo rural frente al despoblamiento en los pequenos municipios. Almeria, Universidad de Almeria.

Gomez, M.L. (1986): "Las areas de montana en la provincia de Almeria: ensayo de delimitacion de un espacio en crisis". Paralelo 37, 10, 95-120.

Gomez, M. L. (2011): "Desarrollo rural Vs. desarrollo local". Estudios Geograficos, Vol. LXXII, 77-102. DOI: 10.3989/estgeogr.201104

Gonzalez, R. (2011): "La identidad local en las visiones de desarrollo". Revista Lider, Vol. 18, 79-94.

Jorda, R. y Cano, G. (1989): "Nucleos y comarcas en la articulacion del territorio almeriense". Paralelo 37, 13, 177-189.

Junta de Andalucia (1990): Bases para la Ordenacion del Territorio de Andalucia. Sevilla, Consejeria de Obras Publicas y Transportes.

Junta de Andalucia (1999): Plan de Ordenacion del Territorio de Andalucia. Bases y Estrategias (Documento de informacion publica). Sevilla, Consejeria de Obras Publicas y Transportes.

Junta de Andalucia (2006): Plan de Ordenacion del Territorio de Andalucia. Sevilla, Consejeria de Obras Publicas y Transportes, Secretaria de Ordenacion del Territorio.

Junta de Andalucia (2011): Diagnostico propositivo del Plan de Ordenacion del Territorio del Almanzora (Almeria). Sevilla, Consejeria de Obras Publicas y Transportes.

Kleinpenning, J. M. G. (1967, traduccion de A. Cabo): "Cuevas del Almanzora: problemas agrarios actuales de un municipio del SE espanol". Estudios geograficos, Vol. 28, 108, 379-402.

Labasse, J. (1976): La organizacion del espacio (Trad. espanola). Madrid, IEAL.

Marquez, J., y Rovira, A. (2002): "El desarrollo local. Una propuesta social y economica con fuerte base territorial". Espacio y desarrollo, 14, 45-57.

Martin, J.L. (1988): Almeria. Paisajes agrarios. Espacio y sociedad. Valladolid, Universidad de Valladolid, Diputacion provincial de Almeria.

Mathieu, N. (2006): "La Geographie rurale frangaise face a la l'utopie du developpement durable. Quelles reactions, quelles perspectives". Boletin de la Asociacion de Geografos Espanoles, 41, 39-67.

Molto, E. y Hernandez, M. (2002): "Desarrollo local, geografia y analisis territorial integrado: algunos ejemplos aplicados". Investigaciones Geograficas, 27, 175-190.

Molto, E. y Hernandez, M. (2004): "La funcionalidad de los medios rurales en las sociedades urbanas". Investigaciones Geograficas, 34, 63-76.

Ocana, M.C. (1998): Almeria. Situacion y perspectivas de la sociedad rural. Almeria, Instituto de Estudios Almerienses.

Ocana, M.C. (1999): "La red de transportes terrestres y los desequilibrios territoriales andaluces". Revista de Estudios Regionales (RER), 54, 251-268.

Pablo, J. de (Ed.) (2007): El desarrollo en el ambito rural de Almeria. Almeria, Universidad de Almeria.

Pillet, F. (2004): "La geografia y las distintas acepciones del espacio geografico". Investigaciones Geograficas, 34, 141-154.

Puyol, R. (1975): Almeria. Un area deprimida del sureste espanol. Estudio Geografico. Madrid, CSIC.

Reche, M. (1988): La mineria de Seron (1870-1970): nacimiento, desarrollo y muerte de las Menas. Almeria, Instituto de Estudios Almerienses.

Rodriguez Gutierrez, F. (1996): "El desarrollo local, una aplicacion geografica. Exploracion teorica e indagacion sobre su practica". Eria, 39-40, 57-73.

Rodriguez Martinez, F. (2001): "Desarrollo territorial y local. Aportaciones desde la Geografia". En Rodriguez Gutierrez, F. (Coord.): Actas del XVII Congreso de Geografos Espanoles. Oviedo, AGE-Universidad de Oviedo-CeCodet, 245-251.

Rodriguez Martinez, F., Sanchez Escolano, L.M. (2010): "La planificacion territorial y el sistema urbano de Andalucia: notas para una reflexion desde la geografia". Cuadernos Geograficos, 47 (2010-2), 223-245.

Rodriguez Martinez, F., Sanchez Escolano, L.M. (2016): "Ciudades medias y nuevas perspectivas de desarrollo regional en el litoral mediterraneo andaluz". Boletin de la Real Sociedad Geografica, CLI, 181-214.

Ruiz, J.L. (2004): "Patrimonio y desarrollo local en Andalucia". Boletin de la Asociacion de Geografos Espanoles, 38, 101-114.

Sanchez Escolano, L.M. (2013): "Diagnostico territorial para el desarrollo local. El caso del levante almeriense". En Rodriguez Martinez, F. (Coord.): Desarrollo local en tiempos de crisis: ?El retorno a los recursos endogenos? Granada, Universidad de Granada, 465-477.

Sanchez Escolano, L.M: (2015): "Los problemas de la planificacion y el desarrollo territorial en la comarca de Tabernas (Almeria)". Ager, revista de estudios sobre despoblacion y desarrollo rural, 19, 147-180. DOI: 10.4422/ager.2015.11

Sanchez Escolano, L.M. (2016): Ciudades medias y articulacion espacial en el litoral mediterraneo andaluz (1950-2014). Nuevas tipologias urbanas para el diagnostico y el desarrollo territorial. Granada, Universidad de Granada.

Sanchez Picon, A. (1992): La integracion de la economia almeriense en el mercado mundial (1778-1936). Almeria, Instituto de Estudios Almerienses.

Sanchez Picon, A. (2011): "Ejes de desarrollo en el sureste y la Andalucia mediterranea (1800-2000)". Historia Contemporanea, 42, 261-302.

Suarez, E. (2015): Riparia. La historia del parral en la provincia de Almeria. Madrid, Circulo Rojo.

Torres, M. P. (1972): "Bayarque (Almeria). Contribucion al estudio geografico del valle del Almanzora". En Jose Manuel Casas Torres (1944-1969). Veinticinco anos de docencia universitaria. Homenaje a una labor. Zaragoza, Tipo-Linea, 319-378.

Vazquez, A. (2002): Endogenous Development, London-New York, Routledge.

Vazquez, A. (2007): "Desarrollo endogeno. Teorias y politicas de desarrollo territorial". Investigaciones Regionales, 11, 183-210.

Zoido, F. (2002): "Andalucia, cohesion y diversidad territorial". Scripta Nova, revista electronica de Geografia y Ciencias Sociales, Vol. VI, 128, 1 de noviembre de 2002.

6.2. Fuentes

Censos de Poblacion y Vivienda (1981, 1991, 2001, 2011). Instituto Nacional de Estadistica, Madrid.

Encuesta de Poblacion Activa (EPA), IV trimestre de 2015. Ministerio de Trabajo. Madrid.

Padron Municipal de Habitantes, Sistema de Informacion Multiterritorial de Andalucia (SIMA). Junta de Andalucia, Sevilla.

Iniciativa Alvelal: www.alvelal.es

Diario Expansion: www.expansion.com

Luis Miguel Sanchez Escolano (1)

(1) Departamento de Geografia Humana. Facultad de Filosofia y Letras. Universidad de Granada. E-mail: lmsescolano@ugr.es

Recibido: 12 de diciembre del 2016 / Enviado a evaluar: 28 de febrero del 2016 / Aceptado: 24 de mayo del 2016

Aviso: Ilustracion(es) no disponible(s) por restriccion de derechos de autor

Leyenda: Figura 1. Mapa de la comarca del Almanzora (Almeria).

Leyenda: Figura 2. Cargadero de mineral de Los Canos, junto a la antigua via del ferrocarril GuadixAlmendricos, hoy via verde (Seron).

Leyenda: Figura 3. Marca y lema comarcal en los anos del boom inmobiliario (Alcontar).

Leyenda: Figura 4. Restos de la burbuja inmobiliaria, agricola y plataforma de energia solar (Cantoria).

Leyenda: Figura 5. Campo de almendros y parque eolico (Seron).

Leyenda: Figura 6. Bodega Alto Almanzora (Lucar),

Leyenda: Figura 7. Cantera de marmol y entorno rural en Cobdar.
Tabla 1. Evolucion de la poblacion municipal, 1981-2011.

            1981     1991     2001    2011     1981-2011   Var. (%)
                                               1981 =
                                               100

Albanchez   1.003    682      618     745      74,3        - 25,7
Albox       10.113   10.010   9.795   10.885   107,6       7,6
Alcontar    774      629      611     624      80,6        - 19,4
Arboleas    1.430    1.519    1.727   4.534    317,1       217,1
Armuna de   368      376      308     347      94,3        - 5,7
A.
Bacares     395      313      284     286      72,4        - 27,6
Bayarque    283      245      221     224      79,2        - 20,8
Cantoria    3.530    3.309    3.206   3.849    109,0       9,0
Chercos     371      324      294     301      81,1        - 18,9
Cobdar      436      283      214     161      36,9        - 63,1
Fines       1.448    1.621    1.858   2.227    153,8       53,8
Laroya      200      115      107     167      83,5        - 16,5
Lijar       572      535      521     462      80,8        - 19,2
Lubrin      2.478    2.017    1.670   1.666    67,2        - 32,8
Lucar       729      780      803     883      121,1       21,1
Macael      5.018    5.976    5.814   5.951    118,6       18,6
Olula del   4.837    5.734    6.101   6.486    134,1       34,1
R.
Oria        2.767    2.454    2.197   2.587    93,5        - 6,5
Partaloa    505      410      434     867      171,7       71,7
Purchena    1.865    1.715    1.630   1.731    92,8        - 7,2
Seron       3.655    3.012    2.467   2325     63,6        - 36,4
Sierro      707      559      452     433      61,2        - 38,8
Somontin    609      478      515     522      85,7        - 14,3
Sufli       246      257      246     245      99,6        - 0,4
Taberno     850      1.056    991     1.123    132,1       32,1
Tijola      3.761    3.642    3.777   3.824    101,7       1,7
Urracal     402      328      340     336      83,6        - 16,4
Zurgena     2.140    2.102    2.070   3.067    143,3       43,3
TOTAL       51492    50481    49271   56858    110,4       10,4

Fuente: Elaboracion propia a partir de los Censos de Poblacion y Vivienda.

Tabla 2. Principales indicadores socioterritoriales, 2015.

             Poblacion   Edad     Pobl < 20   Pobl > 65   Tasa de
                         media    (%)         (%)         paro (%)

Albanchez    805         53,0     12,4        39,8        8,2
Albox        11.429      43,0     18,7        19,8        17,0
Alcontar     570         51,0     10,2        30,0        10,5
Arboleas     4.670       53,9     11,3        39,8        9,7
Armuna de    332         48,0     13,9        28,0        13,4
A.
Bacares      278         53,4     10,4        33,1        10,4
Bayarque     216         51,8     11,6        32,4        18,6
Cantoria     3.580       48,1     15,0        27,9        19,5
Chercos      275         47,5     14,9        27,3        22,6
Cobdar       183         53,0     7,1         33,9        16,4
Fines        2.143       40,4     19,6        14,3        26,7
Laroya       178         44,3     14,0        18,5        24,7
Lijar        431         48,4     13,2        27,6        21,2
Lubrin       1.568       52,5     11,9        36,8        15,5
Lucar        772         47,3     17,0        26,6        17,0
Macael       5.676       41,6     19,4        16,4        22,8
Olula del    6.259       40,4     21,8        14,8        25,5
R.
Oria         2.428       50,3     12,2        31,1        9,0
Partaloa     673         54,2     12,0        37,7        7,5
Purchena     1.686       43,6     19,3        19,6        21,6
Seron        2.167       47,5     15,2        27,5        15,2
Sierro       392         48,9     12,8        25,8        23,4
Somontin     492         49,4     13,4        27,2        12,8
Sufli        252         46,8     13,9        20,2        16,2
Taberno      1.000       49,7     12,7        31,3        11,2
Tijola       3.701       41,4     6,0         18,1        19,0
Urracal      336         49,0     11,3        25,3        11,9
Zurgena      3.030       50,5     13,4        32,3        16,5
TOTAL        55.522      48,2     15,8        24,1        16,6

Fuente: Elaboracion propia a partir del Padron Municipal de
Habitantes, SIMA, Diario Expansion-EPA.
COPYRIGHT 2017 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Sanchez Escolano, Luis Miguel
Publication:Anales de Geografia de la Universidad Complutense
Date:Jul 1, 2017
Words:8810
Previous Article:Espacios ajardinados privados y su incidencia en el consumo de agua en Espana. Estado de la cuestion.
Next Article:Turberas y deforestacion: la evolucion del paisaje a traves de las fuentes documentales (Bonales de Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters