Printer Friendly

El uso de las TRIC y el choque cultural en la escuela. Encuentros y desencuentros entre maestros y alumnos.

The use of IRCT and the cultural shock in school. Meeting points and conflicts among teachers and students

1. Introduccion

Este articulo analiza lo que se ha denominado como "brecha digital generacional", especialmente la distancia cultural existente entre los llamados "nativos" e "inmigrantes" digitales (Busquet et al., 2012). Y focaliza su mirada en como esta brecha digital provoca una serie de conflictos entre jovenes y adultos (profesores) en el entorno educativo. Estamos asistiendo a una etapa de profundos cambios que inciden especialmente en el ambito educativo y en el ambito cultural. Nos enfrentamos a entornos mediaticos mutantes, pero tambien a distancias culturales (y digitales) en constante transformacion. Mientras la educacion formal obligatoria sigue estando dominada por una comprension tradicional del concepto de alfabetizacion, las nuevas formas de alfabetizacion digital, aquellas que potencian habilidades y competencias propias de la revolucion digital, se ejercitan en las practicas culturales digitales que los jovenes llevan a cabo en sus contextos de ocio y, por consiguiente, en entornos de naturaleza informal (Aranda, Sanchez-Navarro y Tabernero, 2009; Jenkins y Deuze, 2008). En dichos entornos el aprendizaje es, a menudo, fruto de la colaboracion y cooperacion entre iguales, y la cultura juvenil se convierte en una cultura de la virtualidad real (Castells, 2009). Asi, mientras los adultos generalmente separan lo digital de lo analogico, es decir, lo virtual de lo presencial, para los jovenes, todo forma parte de una unica dimension: "la realidad". No hay separacion entre la vida que tenemos presencialmente y la vida virtual. Como afirma Manuel Castells, vivimos con Internet.

En tan solo quince o veinte anos, la revolucion que han provocado las TRICs comporta un cambio radical en las posibilidades de creacion, difusion y participacion cultural de los jovenes y adolescentes. Usamos el acronimo TRIC en sustitucion de TIC ya que al estudiar el uso social de las nuevas tecnologias nos parece imprescindible centrar la atencion en la dimension relacional (Gabelas, Marta y Aranda, 2012). Ciertamente la nocion de TIC puede comportar un cierto determinismo tecnologico totalmente ajeno a nuestra perspectiva de analisis. Estas tecnologias contribuyen a modificar las relaciones interpersonales entre los propios jovenes, y con las posibilidades de comunicacion que ofrece la Red, se propicia una transformacion en las relaciones sociales. La mensajeria instantanea y las redes sociales han ampliado la capacidad de mantenerse en contacto y ofrecen mas oportunidades para crear y aumentar vinculos sociales gracias a la reduccion o eliminacion de la distancia o el tiempo. Pero se trata de un campo de analisis nuevo, de unas practicas nuevas y esto provoca desconocimiento e incomprension por parte de unos y otros.

2. Marco teorico

2.1 La juventud como categoria de analisis

En la investigacion que hemos llevado a cabo y que presentamos en este articulo, consideramos imprescindible superar ciertos topicos a partir de una premisa fundamental: el concepto de joven es un constructo social y, por consiguiente, no esta biologicamente determinado. Tampoco ser joven es una categoria exclusivamente definida por ser un no-adulto y un no-nino, sino que posee una entidad propia, y de esta manera asume unas categorias especificas (Griera y Urgell, 2002). Entendemos la juventud como el tiempo de la vida de una persona que comprende desde el final de la infancia hasta el inicio de la edad madura. La juventud ha existido siempre, aunque la duracion de este periodo y su intensidad ha variado substancialmente en el tiempo y el espacio. Sin embargo, la transicion de la infancia a la madurez constituye un complejo proceso de desarrollo de caracter fisico y cognitivo en que cada momento presenta necesidades y caracteristicas diferenciadas (Mauri y Figueras, 2012).

En las sociedades actuales se ha prolongado el periodo de escolarizacion y se ha retrasado significativamente la insercion socio-laboral de los jovenes. Se constata que la ninez se acaba antes (tanto en los ninos como en las ninas), pero la juventud se alarga mucho mas alla de la mayoria de edad. Se confirma un proceso de extension forzosa de la juventud en nuestra sociedad debido a la extension del periodo formativo y educativo (Busquet y Medina, 2013). Otro indicador de este fenomeno de extension de la etapa de juventud es el aumento progresivo de la edad media de abandono del hogar familiar, que en el caso de los jovenes espanoles, se situa aproximadamente en 29 anos, frente a paises como Finlandia, donde sus jovenes se independizan con 23 anos (Moreno, Lopez y Segado, 2012). Resulta complicado acceder a una determinada madurez propia de la edad adulta sin haber abandonado el hogar familiar, ya que existen una serie de situaciones tipicas de la vida adulta que no se ponen en funcionamiento si se permanece dentro de la "crisalida" que conforma la unidad familiar.

Debemos estar atentos y vigilantes respecto a las ideas y nociones que han cobrado un amplio protagonismo en la investigacion relativa al tema que nos ocupa (nativos digitales, generacion red, generacion Einstein, etc.). Dichas nociones son muy sugerentes, pero conllevan un cierto peligro de etiquetaje de los jovenes (?nativos?) y, a su vez, de estigmatizacion social de los mayores (?inmigrantes o analfabetos?). A pesar de que a menudo hablamos de la juventud como si se tratara de un grupo social uniforme, se constata la existencia de una gran diversidad de situaciones y perfiles de jovenes. Javier Elzo, en El silencio de los adolescentes (2000), afirma que no existe ni la juventud ni la adolescencia como una categoria uniforme de analisis. Propone una tipologia de las diferentes "edades de la juventud": pre-adolescencia (12-14 anos), adolescencia (15-17 anos), juventud (18-24 anos) y juventud prolongada (25 a 29 anos). Pero hay que tener en cuenta como es de cambiante lo que consideramos como joven. En esta decada transcurrida desde la publicacion de esta tipologia lo que se considera ser joven se ha alargado, segun algunos expertos, hasta los 34 anos. Como se afirma en uno de los ultimos estudios en profundidad realizados sobre la juventud esta situacion continua en permanente cambio.

"La peculiaridad cultural de la dependencia familiar jovenes espanoles, en combinacion con las caracteristica de un Estado del Bienestar deficitario en politicas de juventud, explicarian en parte el mantenimiento de una pauta de emancipacion residencial relativamente homogenea entre los jovenes durante los ultimos veinte anos. Esto no ha sido un impedimento para que se empiecen a vislumbrar nuevas formas de independencia y autonomia en relativo aumento, como los hogares unipersonales encabezados por jovenes o bien las parejas cohabitantes. No obstante, el agravamiento de la situacion economica y laboral de este colectivo a raiz de la crisis puede estar cambiando el paradigma de la juventud prolongada como eleccion por el paradigma de una juventud prolongada por imposicion. Por eso, en este estudio nos centramos, cuando los datos lo permiten, en el colectivo de 16 a 34 anos, ya que consideramos que las transiciones a la vida adulta se han prolongado hasta una edad cada vez mas tardia" (Moreno, Lopez y Segado, 2012: 15-16).

La juventud como actor social y como problema de estudio hace su aparicion en la segunda mitad del siglo XX. A partir de entonces deja de ser un simple adjetivo y se convierte en un sujeto politico y cultural. Se trata de un nuevo actor social que reclama mas participacion en la vida publica. A lo largo de los anos sesenta y setenta, los jovenes, entendidos como un nuevo sujeto social, toman la palabra y ocupan el escenario publico (Merino, 2010: 39). Algunos de los factores que son causa de la consolidacion de la juventud como objeto de analisis y que, por tanto, merecen ser estudiados en toda su complejidad, son los siguientes (Busquet y Medina, 2013; Feixa, 1998):

a) Estado del bienestar, crecimiento economico y proteccion social. La consolidacion del estado del bienestar en buena parte de Europa o el crecimiento economico sostenido y el aumento de la proteccion social en el conjunto de los estados avanzados durante el ultimo siglo, es uno de los factores mas influyentes en la consolidacion de la juventud como un sector con una creciente capacidad adquisitiva y de consumo, a pesar de las dificultades para integrarse en el mercado laboral.

b) El nacimiento de un mercado adolescente (teenage market) ha conllevado la creacion de un espacio de consumo especificamente destinado a la adolescencia y la juventud, que ha devenido un grupo de capacidad adquisitiva creciente. Aparecen nuevos productos (videojuegos, smartphones, tablets, peliculas, ropa deportiva, etc.) dirigidos a los jovenes que -a pesar de la crisis- disponen de cierto poder adquisitivo y tiempo libre. Muchas marcas han pensado en productos (diseno y precios ajustados) dirigidos exclusivamente a los jovenes; o, incluso, se han articulado marcas enteras en funcion de un consumo continuo y a bajo precio.

c) Crisis de la autoridad patriarcal y transformacion de las estructuras familiares. Este segundo aspecto tiene una importancia capital al observar fenomenos como el alargamiento de la estancia en el hogar familiar. La crisis de la autoridad patriarcal ha provocado, progresivamente, durante las ultimas decadas, que las relaciones de desigualdad entre hombre y mujer hayan disminuido, pero no han desaparecido ni mucho menos. Uno de los aspectos en que se ha notado mas esta progresiva crisis de un modelo patriarcal es en las relaciones verticales (padres-hijos/hijas).

d) Cambios en el sistema educativo y en el mundo laboral. El alargamiento de la estancia en instituciones educativas aleja a los jovenes del sistema productivo y hace que tomen distancia respecto a las relaciones de clase vividas en su familia de origen. La escolarizacion generalizada y el retraso que se produce en el ingreso en el mundo laboral hace que muchos jovenes se queden mucho tiempo en casa de los padres y adopten unas pautas de identidad mas fundamentadas en el ocio que en el trabajo. La situacion de crisis y las dificultades que tienen los jovenes para acceder al mundo del trabajo explican en buena parte el alargamiento del tiempo de estancia en el domicilio de los padres.

En definitiva, podemos decir que en funcion del origen familiar, el nivel educativo y las circunstancias laborales, podemos hablar de diferentes tipos de jovenes. En realidad -como se constata en la investigacion que hemos llevado a cabo- existen diferencias notables entre distintos tipos de jovenes que demuestran una disposicion y un nivel de habilidades muy distintas para hacer frente a la "sociedad de la informacion".

2.2. Nativos versus inmigrantes digitales

El termino brecha digital se ha convertido en un objeto de estudio recurrente en el ambito de las ciencias sociales. Debemos ser cautos. La nocion de brecha digital (digital divide) es controvertida y ha suscitado muchas dudas y discusiones entre los mismos especialistas. Diversos autores (Prensky, 2001; Tapscott, 1998; Castells, 2009; Livingstone, 2009, 2011; Marta y Gabelas, 2013; Marta, Martinez y Sanchez, 2013) han hecho referencia, de manera explicita o implicita, al termino brecha digital para designar las diferencias existentes en el uso de las TIC entre inmigrantes y nativos digitales (Millennials, Generacion Net, i-generacion, etc.). Don Tapscott (1998), nos habla de la generacion Net cuyos miembros crecen rodeados de artefactos digitales. Marc Prensky, en Digital natives, digital immigrants (2001), considera que las nuevas generaciones de estudiantes han cambiado radicalmente a principios del siglo XXI y presentan una naturaleza singular.

El nativo digital, nacido despues de 1990, forma parte de la primera generacion que ha crecido en un entorno tecnologico y digital normalizado, que ha interactuado con esta tecnologia desde pequeno y entiende las TIC como la cosa mas natural del mundo (para ellos es inconcebible el mundo actual sin dichas herramientas). Esta muy familiarizado con el uso de las herramientas y demuestra un buen dominio, a menudo intuitivo, de las TRIC. En este sentido se refuerzan lo que Castells (2009) ha denominado como comunidades virtuales. Son comunidades formadas por miembros con intereses comunes, con objetivos o valores que comparten. La nocion de comunidad virtual pone de manifiesto la existencia de apoyos tecnologicos que fomentan la sociabilidad, que son diferentes de otras formas de interaccion social pero no inferiores a ellas. Los dos tipos de sociabilidad se refuerzan. Internet permite la conexion entre personas o grupos en diferentes partes del mundo que quieren desarrollar proyectos personales; proyectos que den sentido a sus vidas y que superen los limites que marcan las relaciones mas locales centradas en la familia, el grupo de amigos o los companeros del trabajo.

"Hay claramente una cultura joven emergente, en la que los usos ludicos, exploratorios y de sociabilidad son mas importantes que los usos instrumentales. (...) Asi pues, los jovenes utilizan Internet sobre todo para lo que les motiva personalmente: su sociabilidad, sus intereses personales y sus preferencias relacionadas con el ocio. Los de mediana edad a menudo se interesan mas por la informacion general y la utilizacion de los instrumentos para introducir mejoras en su entorno laboral y profesional" (Castells et al., 2007: 112).

En contraposicion, el inmigrante digital es una persona nacida antes de la popularizacion de las tecnologias digitales y que, a pesar de que pueda manifestar una buena voluntad y disposicion, experimenta, a menudo, una cierta incomodidad y dificultad a la hora de usarlas. Pero no es necesariamente un problema de incompetencia ante las nuevas tecnologias para el mundo adulto; a menudo se trata de una especie de barrera mental o psicologica ante un uso diferente por parte de las generaciones mas jovenes. Vemos, por tanto, que se produce, a menudo, una barrera motivada por la distancia e (in)comprension que provocan las nuevas practicas de actores sociales con estilos de vida diferentes; una barrera que no se debe estrictamente a la competencia o incompetencia tecnologica.

De la investigacion llevada a cabo dentro del proyecto AUSTICA se desprende que no existe una sola brecha digital. Existen distintos tipos de brechas digitales; y estas brechas digitales, lejos de mantenerse constantes, evolucionan en el tiempo. Existe una primera brecha digital relacionada con el acceso y una segunda brecha relacionada con el uso y apropiacion de las tecnologias de la relacion, la informacion y la comunicacion (TRIC). El termino "brecha digital" (digital divide) empezo a ser utilizado en los Estados Unidos en referencia a las desigualdades sociales surgidas a medida que se desarrollaba el uso de los ordenadores y de Internet. En un primer momento se entendia la brecha digital como la distancia provocada, con el advenimiento de la denominada "Sociedad de la informacion", entre los individuos que tenian acceso a las TICs y los que no lo tenian. En una primera fase, por tanto, la palabra "acceso" estaba presente en casi todas las definiciones de brecha digital. Tener acceso (o no tener acceso) era una cuestion vital para mantenerse incluido o excluido de la "sociedad de la informacion". La primera brecha, como acabamos de ver, se da en el primer momento de implantacion de las TIC. El reto entonces era asegurar que las conexiones se extendieran en todas las regiones del planeta. Esta brecha se (re)producia, sobre todo a nivel geografico, entre regiones "conectadas" y regiones "desconectadas".

La segunda brecha digital no responde tanto a las condiciones de acceso. Para su superacion, el acceso es una condicion necesaria, pero no suficiente. El factor clave es el grado de competencia digital (digital literacy) y el dominio que los individuos acreditan de las TRIC, relacionado con la capacidad de apropiacion y domesticacion de la tecnologia. Para superar esta brecha es capital el nivel de conocimiento y las habilidades necesarias para hacer un uso de calidad. Esta segunda brecha se produce cuando los sistemas de conexion garantizan, teoricamente, un acceso universal a la Sociedad de la Informacion, pero persisten diferencias notables en el uso social de las TRIC. Para superar la segunda brecha digital no solo cabe dotar de ordenadores y acceso a Internet, sino que es imprescindible desarrollar todo el proceso de aprendizaje TIC en la comunidad.

2.3. Las TRIC y los nuevos escenarios educativos

La rapida aceleracion de los ritmos de vida tiene profundas implicaciones culturales y una gran repercusion en el mundo educativo. En las ultimas decadas se hace patente una profunda crisis de los modelos sociales y educativos, asi como una creciente sensacion de incomprension e incertidumbre por parte del mundo adulto. Esta situacion no es nueva. A nivel mundial, a finales de la decada de los sesenta y, sobre todo, a partir de la decada de los setenta diferentes informes europeos abordaron la relacion entre las grandes transformaciones economicas, sociales y del espacio mediatico y su distancia abismal con el entorno educativo (Faure et al., 1974). A traves del concepto de Educacion Permanente ponian de manifiesto una cierta crisis de los sistemas educativos. Era necesario abrir la escuela a otra manera de ensenar-aprender (Perez Tornero, 2005; Tucho, 2006; Orozco, 1999; Ballano, 2010).

En los albores del siglo XXI, las causas de este desconcierto son multiples y complejas; asi como dificiles de identificar y de diagnosticar. A su vez, no afectan unicamente a la escuela como entorno educativo, sino que se hacen patentes tambien en los hogares. Una de las problematicas mas relevantes que comparten padres y profesores es la poca disponibilidad de tiempo y la fuerte tension que comportan los compromisos laborales, impidiendo--en muchos casos--una funcion clave en unos y en otros: el proceso de acompanamiento de ninos y jovenes en su progresivo desarrollo cognitivo y emocional. A veces algunos adultos sienten la tentacion de "dimitir" o abdicar de su responsabilidad educativa.

Otro de los cambios mas significativos es la alteracion de uno de los supuestos basicos de todo proceso educativo: la transmision de conocimientos, habitos y pautas de comportamiento de los adultos a los mas pequenos. Esta logica ha permitido una cierta estabilidad social y una continuidad historica de las formas culturales a traves de los siglos. No obstante, a partir de la segunda mitad del siglo XX observamos que, en ciertas circunstancias, se da una inversion de estos principios ancestrales. Por ejemplo, con la irrupcion de las culturas juveniles de los anos sesenta y setenta, los jovenes se rebelan contra los modeles culturales recibidos, se emancipan de los modelos culturales heredados y elaboran sus propias formas y estilos de vida en contraposicion a los valores y las formas de su entorno social mas inmediato.

Sin embargo, la inversion de los principios ancestrales a los que nos referimos van mucho mas alla de estos mecanismos de resistencia juvenil con respecto a las formas culturales hegemonicas; tiene que ver, tambien, con una reformulacion de los conceptos de educacion y cultura, asi como del constructo social de infancia. Por una parte, la re-significacion de la nocion de educacion como proceso permanente ha puesto el acento en las habilidades y capacidades (competencias clave) necesarias para un pleno desarrollo de la vida social y personal, mas que en los tradicionales contenidos culturales transmitidos y evaluados en el marco de la Educacion Formal. A este hecho, cabe sumar que la conciencia de una necesaria competencia digital (Aguaded, 2011; Buckingham, 2005; Ferres, 2006, Ferres y Piscitelli, 2012; Jacquinot, 1999; Marta y Grandio, 2013; Masterman, 1993; Momino, Sigales y Meneses, 2008)--dentro y fuera de las escuelas--esta comportando rapidamente la percepcion de un cierto distanciamiento, ya no cultural sino digital, entre ninos y adultos.

De este modo, la infancia y la adolescencia, antano considerada como "tabula rasa" y, por consiguiente, como condicion propia de una etapa de la vida pre-social; se situa en la actualidad, en una posicion de creciente protagonismo social. Se constata que de la mano de las transformaciones en el espacio mediatico y en el entorno educativo, la percepcion social de la infancia y la adolescencia no escapa a paradojas: de una parte, se la considera vulnerable e inocente frente al espacio mediatico; de la otra, se presentan a los mas pequenos ya no como receptores pasivos y vulnerables ante los media; sino como generacion activa y, ademas, experta en este nuevo entorno cultural (Sanchez-Navarro y Aranda, 2011, 2013; Crescenzi, Arauna y Tortajada, 2013; Dezuanni y Monroy, 2012; Ballano, 2010). Ya se ha reflejado en diferentes estudios que la "cultura audiovisual" de los mas jovenes es (a pesar de que la mayoria son "autodidactas") notablemente superior a los adultos con los que conviven (Busquet et al., 2012). No obstante, estos conocimientos, a menudo intuitivos y de marcado cariz instrumental, necesitan ser complementados por una cierta educacion o acompanamiento de caracter reflexivo que requiere de la figura de un adulto. Como recuerda Ballano, estos datos coinciden con investigaciones anteriores, como las llevada a cabo por Livingstone y que ponen igualmente de manifiesto la discordancia entre el acceso y el estudio/formacion/reflexion con respecto a estos aparatos tecnologicos (Aguaded, 2008, 2011; Aparici, 2010; Domingo y Marques, 2011; Ferres, Aguaded y Garcia, 2012; Livingstone, 2009, 2011; Ballano, 2010).

Paralelamente a este fenomeno, en el contexto espanol, se adopta, a menudo, un punto de vista mas proteccionista que reflexivo en cuanto a la relacion que se establece entre jovenes y medios. Este hecho se hace patente no solo en la escuela, tambien en la familia. Las actitudes de temor y desconfianza frente a los nuevos inventos en el campo de los medios de comunicacion social no suponen ninguna novedad. El descubrimiento y aplicacion de los nuevos medios tecnologicos de difusion cultural ha ido siempre acompanado, junto a la fascinacion que provoca la novedad, de manifestaciones de temor y de desconfianza.

Durante los ultimos anos se produjo un proceso de "insercion" de las tecnologias en las escuelas (por cierto, estancado o finiquitado con el alargamiento de la crisis en el estado espanol). Actualmente, en el ambito de la investigacion en educacion mediatica se manifiesta un gran escepticismo ante los proyectos de tecnologizar las aulas (tal y como se han llevado a cabo hasta el momento), ya que su implementacion responde mas a una voluntad politica que a una propuesta rigurosa para promover un cambio real en la practica educativa. Si la introduccion de las tecnologias no se acompana de un cambio en las metodologias y practicas lo que se consigue es reproducir un modelo educativo transmisivo, alejado de las pautas filosoficas que comporta el trabajo por competencias en las aulas.

3. Metodologia

El objeto principal del proyecto AUSTICA es analizar la distancia cultural generacional; provocada, en parte, por el grado de conocimiento y uso de las Tecnologias de la Relacion, la Informacion y la Comunicacion (TRIC). Concretamente se pretende comparar cuales son las diferencias mas importantes en el acceso, apropiacion y uso de dichas herramientas por parte de los jovenes-adolescentes y preadolescentes y sus padres y maestros. Para ello, hemos seguido una estrategia de triangulacion metodologica vehiculada en cuatro fases:

1. Una fase inicial de recopilacion documental y bibliografica fundamentada en los conceptos clave de brecha digital, distancia cultural generacional y usos y apropiaciones de las denominadas TIC; de la que se desprende, en segunda instancia, el marco teorico y el estado de la cuestion del proyecto, completados con la realizacion de entrevistas exploratorias a expertos y profesionales del ambito que nos ocupa.

2. Una fase central de la investigacion, pivotada por la realizacion de los grupos de discusion en 5 ciudades espanolas.

3. Una fase de caracter cuantitativo que tiene por objeto comprobar y verificar las hipotesis de trabajo y los resultados de la fase anterior.

4. Una fase final de conclusiones globales del estudio, que parte de esta triangulacion de metodologias y que se encuentra todavia en curso.

En este articulo nos centraremos en el analisis de los conflictos que provoca la brecha digital intergeneracional principalmente en el contexto escolar y, por consiguiente, entre maestros y alumnos. Para ello, partiremos de los resultados obtenidos en la fase central de la investigacion y, concretamente, a partir de la realizacion de 30 grupos de discusion llevados a cabo entre octubre de 2011 y marzo de 2012 en cinco ciudades del estado espanol (Santiago de Compostela, Sevilla, Zaragoza, Madrid y Barcelona). Participaron en ellos un total de 120 jovenes y 60 adultos (padres, madres y profesores), ofreciendonos una vision amplia del fenomeno en una parte importante del territorio espanol.

En la presente fase queremos destacar la relevancia otorgada a la investigacion cualitativa, que nos ha permitido dar la voz a los adultos y tambien a los adolescentes y contrastar sus experiencias y puntos de vista (Busquet, Medina y Sort, 2006). Al realizar el trabajo de campo hemos querido evitar proyectar nuestra mirada sesgada sobre las nuevas generaciones. Lejos de basarnos en sospechas e intuiciones, disponemos de material suficiente para acercarnos a sus experiencias y vivencias y contrastarlas con las voces adultas, tanto en el entorno familiar como en el escolar; y siguiendo los requisitos metodologicos que requiere la investigacion cualitativa (Berganza y Ruiz, 2005; Garfinkel, 1967; Busquet, Medina y Sort, 2006).

Entre las principales decisiones metodologicas que han pautado la realizacion de los grupos de discusion cabe destacar las siguientes: la seleccion de las ciudades en las que se ha desarrollado la investigacion se ha hecho teniendo en cuenta su alta o baja intensidad de penetracion tecnologica. Se han tomado como referencia datos obtenidos a partir de la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologias de la Informacion y Comunicacion en los hogares (INE, 2009). En dicha encuesta anual se observan importantes diferencias de penetracion tecnologica entre 2003 y 2010. Asi, algunas comunidades autonomas como Cataluna, Madrid o Aragon se encuentran, en el momento de realizacion del trabajo de campo, significativamente por encima de la media. Otras como Andalucia o Galicia, en cambio, estan a la cola en cuanto a penetracion tecnologica en el conjunto del estado.

A su vez, se han seleccionado dos Institutos de Educacion Secundaria (IES) por ciudad, todo ellos centros publicos con excepcion de un centro concertado en Zaragoza; los centros han sido seleccionados teniendo en cuenta el nivel socioeconomico predominante en las familias de los estudiantes. Los grupos de discusion han contado con un total de tres participantes masculinos y tres femeninos seleccionados por el propio profesorado del centro. Cada grupo de discusion ha sido registrado y transcrito; finalmente, la duracion media de los grupos de discusion ha sido de 45 minutos. En cada una de las ciudades (Santiago de Compostela, Sevilla, Zaragoza, Madrid y Barcelona), se han realizado un total de 6 grupos de discusion; obteniendo un total de 30 grupos de discusion, 6 grupos por ciudad y 10 grupos por poblacion seleccionada: estudiantes de ESO (12-14 anos), estudiantes de Bachillerato (15-17 anos) y adultos.

En el diseno de las dinamicas propias del grupo de discusion (objetivos, conceptos clave, dimensiones de trabajo, etc.) jugaron un papel muy relevante las diversas fases desarrolladas con anterioridad en el marco de nuestro proyecto de investigacion. Son precisamente estas actuaciones previas, englobadas en lo que denominamos como fase inicial (recopilacion documental y bibliografica, estado de la cuestion, marco teorico y entrevistas exploratorias con expertos y profesionales) las que permitieron construir los protocolos o guias de trabajo que facilitaron tanto la conduccion del dialogo como la concrecion de los principales interrogantes existentes en el ambito de estudio que aborda nuestra investigacion.

Finalmente, para la realizacion de los grupos de discusion se ha trabajado partiendo de una doble guia de analisis de los grupos de discusion; una para jovenes y otra para adultos:

4. Resultados

1. Los jovenes hacen un uso de las TRIC y de las redes sociales muy diferente al que hacen los adultos. Asi pues, los jovenes utilizan Internet y participan en las redes sociales de manera sui generis, sobre todo para lo que los motiva personalmente: para potenciar las relaciones personales, la sociabilidad, sus preferencias en el ocio, etc. El uso que hacen los jovenes contrasta con la disposicion de la mayor parte de los adultos, que hacen un uso mas instrumental vinculado al mundo laboral o a las tareas domesticas. En este punto, se constata que la distancia digital entre adultos y jovenes (y tambien entre jovenes) es, fundamentalmente cultural.

2. Mientras que para los adultos las nuevas tecnologias y los espacios sociales online son un "mundo aparte", para los jovenes estos espacios conforman una parte mas de su realidad. Para ellos, no existe una vida real y una vida virtual. Las dos dimensiones de la realidad se han fundido en una para desconcierto de los adultos, que no siempre estan en condiciones de guiarles, ni saben como acompanarles en este camino. De hecho, de la investigacion llevada a cabo se desprende que muchos adultos viven la inmersion en las nuevas tecnologias acompanados por los mas jovenes y sus demandas; no solo en el contexto familiar, tambien en el escolar.

3. Nativos versus inmigrantes. De los grupos de discusion llevados a cabo se desprende que la capacidad de aprendizaje de las nuevas generaciones es notable sobre todo desde el punto de vista instrumental. No obstante, se constatan importantes diferencias en el uso de las TRIC segun distintos grupos de jovenes. El uso real de las TRIC depende de las necesidades psicologicas y culturales de los adolescentes. A su vez, cabe tener presente que las competencias tecnologicas dependen fundamentalmente del entorno familiar y del capital cultural y educativo. De manera que entre los propios jovenes que han intervenido en el estudio se constatan diferencias muy acusadas. En este punto, todos los grupos identifican la existencia de una cierta distancia o brecha digital.

4. El factor relacional del uso tecnologico juvenil. Como ya han puesto de manifiesto otros estudios, para los jovenes las redes sociales son un espacio de socializacion vital, donde aprenden habilidades, destrezas y saberes basicos necesarios para desarrollarse como ser humano competente: conocerse, presentarse, "construir" la identidad, compartir gustos o aficiones (Ito y Boyd, 2008). Los espacios en linea ofrecen oportunidades para mostrar cuestiones relacionadas con la moda, el gusto, el cotilleo, etc. Las redes sociales son conceptualizadas, por tanto, como espacios de convivencia cotidiana.

5. El desarrollo de aprendizajes y competencias tecnologicas por parte de los jovenes se realiza generalmente de forma autodidacta o de forma compartida, con amigos, companeros y eventualmente con algunos adultos. Perciben que conocen y utilizan la totalidad de la oferta tecnologica y, por regla general, se consideran a si mismos como mas habiles en el manejo de las tecnologias de lo que consideran a sus adultos cercanos, tanto padres como profesores. En este punto, se constata que los jovenes y adolescentes demuestran una mayor habilidad instrumental que destreza informacional. Este uso y apropiacion se producen de manera primordial durante el tiempo libre. Este aprendizaje esta orientado preferentemente a la sociabilidad, la relacion y la identidad en contextos de ocio. En este punto, si bien los adultos tienden a considerarlos como altamente creativos en la red, son pocos los jovenes que consideran que su perfil se adapte a esta categoria. Por regla general, se conciben a si mismos como simples lectores o participantes en los entornos virtuales.

6. Los adultos mitifican las aptitudes de los jovenes. Los jovenes tienen una alta capacidad de aprendizaje sobre todo desde el punto de vista instrumental. Tambien demuestran habilidades para la ejecucion multitarea. Se confirma, por ejemplo, que se perciben capaces de mantener tres o cuatro ventanas abiertas al mismo tiempo y de articular el uso de distintos medios y dispositivos de forma simultanea. Pero como hemos dicho anteriormente no todos los jovenes son iguales. Se constatan diferencias muy acusadas en las formas de aprendizaje y en los usos. Los chicos y chicas no tienen un don especial (no han nacido ensenados), sencillamente han crecido en un entorno digital en el cual pronto se familiarizan con el uso de las TRIC, y asi lo perciben ellos mismos y algunos de sus profesores.

7. La percepcion que tienen los adultos sobre la competencia digital de los jovenes es diferenciada segun su propia vinculacion con la tecnologia. Se constata que son los adultos que se consideran a si mismos como carentes de habilidades tecnologicas los que mas tienden a mitificar la competencia digital de los jovenes. En otros casos, si bien los perciben como habiles en el dominio instrumental, los consideran poco criticos en la discriminacion de fuentes de informacion y poco cuidadosos en el uso de la informacion de Internet para fines educativos. Concretamente, se detectan cuatro categorias de percepcion adulta con respecto a la competencia digital de los jovenes: Aquellos adultos que hacen un mayor uso de las tecnologias perciben a los jovenes como aprendices rapidos, agiles y desenvueltos. Intercambian sus conocimientos con ellos, les previenen de los riesgos y, en muchos casos les piden ayuda. Aquellos adultos que tienen poca relacion con las nuevas tecnologias han aumentado su vinculacion paralelamente al saber de sus hijos o alumnos. Admiran sus capacidades y a menudo reciben ayuda de los mismos. En tercer lugar, aquellos adultos menos formados (los conocidos, a menudo, como analfabetos digitales) parecen depositar en el saber de sus hijos o alumnos un cierto "pensamiento magico". Creen que saben mucho, aunque desconocen cuales son los usos reales que hacen de los entornos virtuales. Finalmente, cabe agregar una cuarta categoria de casos excepcionales y minoritarios. Por un lado, los que no permiten ningun uso de las nuevas tecnologias en la escuela y el hogar; y por otro, los que se consideran "casi adictos" y facilitan a sus alumnos e hijos entornos de aprendizaje formal e informal en los que juega un papel relevante el componente ludico.

8. Desencuentros educacionales. Los jovenes perciben las ensenanzas de las TIC que imparten los centros de educacion formal como un mero aprendizaje instrumental que les aporta muy poco. Tienen la impresion de que sus propios saberes (de origen no formal e informal) superan generalmente los contenidos impartidos por parte de los centros educativos. Los jovenes se muestran mas o menos condescendientes con la falta de pericia de sus familiares (y les "perdonan las vida"), pero son particularmente criticos con lo que podemos llamar la "incompetencia digital" de algunos de sus maestros. Esto es importante ya que contribuye a erosionar la legitimidad de la institucion escolar y debilita, sin duda, la autoridad del maestro.

9. Se constata, por tanto, la existencia de un choque de legitimidades entre la "cultura escolar" y la "cultura popular digital" de los jovenes. Mientras que los chicos y las chicas expresan una cierta desazon por la falta de interes de los centros escolares en la cultura digital a la que ellos acceden a traves de Internet y de las redes sociales, se observa, por parte del cuerpo docente, una gran desconfianza y cierta descalificacion por las formas de relacion y participacion cultural online que realizan los jovenes. De la investigacion llevada a cabo se desprende que tambien muchos jovenes califican su apropiacion y uso de las TIC como una "perdida de tiempo"; obviando, por tanto, las posibilidades que les brindan las redes y las nuevas habilidades y competencias que adquieren a traves del ocio y la comunicacion en red (Jenkins y Deuze, 2008). Los maestros y maestras perciben a los jovenes como habiles en el dominio instrumental, pero poco criticos en la discriminacion de fuentes de informacion y poco cuidadosos en el uso de la informacion de Internet para fines educativos (se denuncia a menudo el uso y abuso del corta y pega). La resolucion de este conflicto es un reto fundamental para la escuela del siglo XXI y pone de manifiesto, en definitiva, la necesidad de no obviar el necesario acompanamiento que los jovenes requieren (y a menudo demandan) de los adultos, tanto en la escuela como en el hogar.

10. Demanda de acompanamiento adulto y escasa percepcion del riesgo. Los jovenes lamentan la falta de informaciones claras y contundentes sobre el tema de la seguridad y el uso general y seguro de las redes sociales, y cuestionan a partir de esta falta de informacion los contenidos academicos que reciben. Concretamente, conciben que la mayoria de los adultos desconocen las complejidades del entorno virtual y, por consiguiente, no pueden aportarles informacion al respecto; a su vez, muchos lamentan, en el entorno escolar, la falta de espacios de dialogo y de confianza. A menudo se sienten evaluados y censurados. En este punto, se detecta una percepcion ingenua y limitada sobre el tipo de riesgos derivados de un mal uso de los espacios virtuales de ocio y sociabilidad. En general, los jovenes desconocen los riesgos vinculados con la propia imagen, la reputacion, la integridad y la identidad, vinculados a la perdurabilidad de las fotografias y de los datos que comparten en la red. Mas concretamente, los jovenes discriminan y diferencian--no siempre de la misma manera--tres riesgos en el uso: El primero, es el referente a la fiabilidad de la fuente de informacion, que consideran que es fruto del acompanamiento adulto, principalmente del llevado a cabo desde el entorno escolar. El segundo, es el referente al interlocutor desconocido, que consideran como un tema recurrente en el entorno y acompanamiento familiar; aunque, en el caso de los estudiantes de ESO, tambien en el escolar, a traves de sesiones de trabajo con especialistas en la gestion de conflictos relacionados con menores en la red. El tercer riesgo al que hacen referencia es el relativo al descontrol de la propia imagen; que es el menos percibido por los jovenes. Concretamente, buena parte de los mas pequenos (los de ESO)--tanto chicos como chicas--afirman que tienden a colgar casi impulsivamente (sin filtro) todas las imagenes que registran con sus dispositivos moviles cuando estan en contextos de ocio con sus amigos o companeros. En este punto, en los estudiantes de Bachillerato se detecta un mayor control de su imagen y, sobre todo, del endurecimiento de las condiciones de acceso a determinados contenidos de su identidad digital en redes sociales; aunque obviando, en muchos casos, los riesgos vinculados a la perdurabilidad de las imagenes.

5. Discusion

La brecha digital es una realidad: hay una diferencia fundamental en la manera en como se utiliza la tecnologia por diferentes grupos de poblacion de distintas edades (Aranda, Sanchez-Navarro y Tabernero, 2009; Sanchez-Navarro y Aranda, 2013). Sin embargo, no debemos mitificar o sobrevalorar la capacidad de las nuevas generaciones. Tampoco podemos infravalorar la capacidad de los adultos. Existe un cierto peligro de estigmatizacion social cuando son calificados de inmigrantes o analfabetos.

La brecha digital, tal y como hemos puesto de manifiesto a lo largo de este articulo es movil y, por consiguiente, se encuentra en un proceso continuo de mutacion y redefinicion (Busquet et al., 2012). Si en una primera etapa, el concepto de brecha digital estaba principalmente condicionado por el acceso o la falta de acceso y, por consiguiente, a la inclusion o exclusion con respecto a los entornos digitales; en la actualidad, la investigacion en relacion a este objeto de estudio revela la necesidad de poner el acento, cada vez mas, en el aspecto cualitativo (y no cuantitativo) de la brecha digital. Es decir, la brecha digital se situa, cada vez menos en los indices de acceso y cada vez mas en las condiciones de apropiacion y uso. Este aspecto es especialmente relevante para comprender el choque cultural (y la distancia digital) que se produce en la escuela y, en consecuencia, los encuentros y desencuentros entre maestros y alumnos. A su vez, este aspecto pone de manifiesto que las causas profundas de dichos conflictos no dependen exclusivamente del factor tecnologico; por consiguiente, nuevamente la distancia digital identificada es, en muchos casos, una distancia generacional cultural, que tiene mucho que ver con las necesidades y los intereses que vehiculan las formas de uso y apropiacion de las TIC (Ito y Boyd, 2008; Busquet et al., 2012).

De la investigacion llevada a cabo se desprende la existencia de multiples factores que inciden en la brecha digital: el genero, la generacion, el nivel cultural y educativo, etc. En este articulo hemos focalizado el interes en la brecha digital en el entorno escolar, pero lo cierto es que, si bien pudiera parecer que este tipo de brecha digital es exclusivamente generacional, contrariamente se detectan multiples dimensiones entre las que hemos destacado las distancias (culturales) notables que existen entre los propios adultos y tambien entre los propios jovenes. El fenomeno que analizamos es complejo y, en este punto, las etiquetas, los topicos y los mitos existentes en torno a los denominados nativos e inmigrantes digitales no ayudan en el estudio de los conflictos digitales en el entorno escolar o familiar.

Las tecnologias que nos ocupan aqui son tecnologias de la informacion y de la comunicacion, pero cada vez mas, tecnologias de relacion (Gabelas, Marta y Aranda, 2012); y es este tercer elemento lo que las diferencia cada vez mas, lo que refuerza las distancias entre los jovenes y sus adultos y, en buena parte, lo que a menudo motiva los desencuentros que se producen en la escuela o en el hogar. En la discusion sobre la brecha digital y los conflictos generacionales existen multiplicidad de dimensiones que pueden enriquecer la investigacion y comprension del fenomeno que nos ocupa. En este punto, un resultado significativo que se desprende de los grupos de discusion--tanto de jovenes como de adultos--es que la iniciacion en redes sociales antes, incluso, de la edad minima indicada se realiza, en multiplicidad de ocasiones, con un consentimiento y acompanamiento adulto. Por consiguiente, se detectan espacios de confianza, dialogo y negociacion que sientan las bases para una comprension mas realista (y menos dramatica) de la distancia generacional y, sobre todo, de la incorporacion de los mas pequenos al entorno virtual en el contexto familiar. Sin menoscabo de los casos en los que algunos padres o abuelos se adentran en el laberinto de las redes sociales e Internet de la mano de los mas pequenos.

En el contexto escolar queda, sin embargo, un amplio camino por recorrer para incorporar ese factor relacional de las TIC en las aulas. Mientras los entornos virtuales sean espacios de prohibicion (y no de dialogo, negociacion y apropiacion) sera dificil acortar las distancias que provocan el choque de legitimidades entre "cultura escolar" y "cultura popular digital" que se desprende de los resultados de la investigacion.

A su vez, uno de los principales retos se situa, tambien, en el terreno de las nuevas competencias basicas que cabe esperar que adquieran estos jovenes a traves del acompanamiento en el ambito de la educacion formal. De hecho, las carencias que detectan los profesores en la competencia digital de sus alumnos no parece ser una prioridad de los programas de estudios ni se encuentra con facilidad un espacio para su tratamiento y refuerzo en las aulas (Aparici et al., 2010; Ballano, 2010;). Que la educacion en los entornos digitales sea concebida, a menudo, como una educacion puramente tecnologica e instrumental es, tambien, un motivo mas de frustracion entre los alumnos. Estos ultimos se cuestionan, a menudo, que es lo que les puede aportar la escuela para desarrollarse mejor en este nuevo entorno digital que forma parte de su realidad cotidiana. Este aspecto, tal y como hemos subrayado con anterioridad, es especialmente relevante ya que contribuye a erosionar la legitimidad de la institucion escolar y genera nuevos espacios de desencuentro entre profesores y alumnos.

6. Conclusiones

Las resultados de este estudio nos permiten afirmar que esta brecha digital generacional existe y en algunos casos se incrementa continuamente. Es por ello que hablamos de brecha movil que cambia constantemente tanto en el tiempo como en el espacio.

Se detecta, a menudo, un discurso muy extendido sobre los peligros que comporta el uso de las TIC especialmente por parte de los jovenes y adolescentes. La prensa, por ejemplo, se hace eco de los conflictos y las situaciones de peligro que conlleva la sociedad de la informacion. Se crean incluso situaciones de alarma o de "panico moral". Se habla mucho de problemas de acoso, acecho a la intimidad, pornografia. Tambien se habla de adiccion a los videojuegos o de dependencia a las redes sociales, etc. Y, si bien es cierto que la aproximacion a las TRIC requiere de una actitud sensible y responsable ante estos nuevos riesgos, debemos evitar los extremos tecnofobicos y apostar por una normalizacion de los procesos de apropiacion y uso. El acceso y participacion en las redes--como se constata en nuestro trabajo--tiene una clara dimension socializadora y ludica. Creemos que no se puede continuar negando el potencial didactico del juego y el valor socializador que puedan tener las TRIC. Desde nuestra perspectiva, se trata de una actividad cotidiana que, como cualquier otra, conlleva riesgos y requiere asumir responsabilidades.

Recomendamos, por tanto, actitudes mas abiertas y comprensivas por parte de los adultos. En la medida de lo posible, los adultos deben estas dispuestos a colaborar y acompanar a los jovenes tanto en el contexto familiar como escolar. Si bien es cierto que los jovenes demuestran (y ademas reconocen) una cierta habilidad para llevar a cabo una primera aproximacion instrumental de caracter intuitiva frente a cualquier dispositivo tecnologico, tambien es cierto (y en muchos casos son conscientes) de lo positivo de contar con el acompanamiento y asesoramiento adulto, sobre todo en lo relativo a un uso seguro de las redes sociales.

Estamos convencidos que los primeros resultados obtenidos en el proyecto nos permitiran abrir la puerta a nuevas lineas de investigacion sobre las nuevas formas de convivencia y educacion, donde los medios, la tecnologia y las redes no son solamente concebidos como instrumentos que hay que aprender a utilizar, sino como entornos de convivencia que existen, que son caracteristicos de la sociedad del siglo XXI, y que es necesario comprender a un nivel mas vivencial.

Doi: 10.14198/MEDCOM2013.4.2.06

7. Referencias bibliograficas

[1] AGUADED, J.I; TIRADO, R. (2008). Los centros TIC y sus repercusiones didacticas en primaria y secundaria en Andalucia, Educar, no. 41, pp. 61-90.

[2] AGUADED, J.I. (2011). Media education: An Internacional Unstoppable Phenomenon. The Work of the UN, Europe and Spain in the Field of Edu- communication", Comunicar, vol. 19, no. 37, p. 7.

[3] APARICI, R. et al. (2010). La educacion Mediatica en la escuela 2.0. Recuperado el dia 20 de octubre de 2013, http://www.airecomun.com/sites/all/files/materiales/educacion_mediatica _e20_julio20010.pdf

[4] ARANDA, D.; SANCHEZ-NAVARRO, J.; TABERNERO, C. (2009). Jovenes y ocio digital. Informe sobre el uso de herramientas digitales por parte de adolescentes en Espana. Barcelona: Editorial UOC.

[5] BALLANO, S. (2010). El papel de los medios de comunicacion y las TIC en la educacion formal. Aportaciones para la concrecion de la alfabetizacion mediatica. Malaga: II Congreso Internacional AE-IC.

[6] BERGANZA CONDE, M.R.; RUIZ SAN ROMAN, J.A. (2005). Investigar en comunicacion. Guia practica de metodos y tecnicas de investigacion social en comunicacion. Madrid: McGraw-Hill.

[7] BUCKINGHAM, D. (2005). Educacion en medios. Alfabetizacion, aprendizaje y cultura contemporanea. Barcelona: Paidos.

[8] BUSQUET, J.; BALLANO, S.; MEDINA, A.; URIBE, C. (2012). "La dinamica de la Brecha digital entre Jovenes, Padres y Profesores en Espana". En Garcia, A. (Ed.) Comunicacion, Infancia y Juventud. Situacion e investigacion en Espana. (pp. 39-55). Barcelona: UOC.

[9] BUSQUET, J; MEDINA, A.; SORT, J. (2006). La recerca en comunicacio. Que hem de saber? Quins passos hem de seguir? Barcelona: UOC.

[10] BUSQUET, J; MEDINA, A. (2013). Invitacio a la sociologia de la comunicacio. Barcelona: Editorial UOC.

[11] CASTELLS, M. (2009). Comunicacion y poder. Madrid: Alianza.

[12] CASTELLS, M. et al. (2007). La transicion a la sociedad red. Barcelona: Ariel.

[13] CRESCENZI, L.; ARAUNA, N. y TORTAJADA, I. (2013). Privacy, self- disclosure and self-image of Spanish teenagers on social networking sites. The case of Fotolog" en: Communication and Society/Comunicacion y Sociedad, vol. XXVI, n. 2, pp.65-78.

[14] DEZUANNI, M. & MONROY, A. (2012). "Prosumidores interculturales": la creacion de medios digitales globales entre los jovenes. Comunicar, 38, 59- 66. DOI http://dx.doi.org/10.3916/C38.

[15] DOMINGO, M. & MARQUES, P. (2011). Aulas 2.0 y uso de las TIC en la practica docente. Comunicar, 37, 169-175, DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C37-2011 -03-09

[16] ELZO, J. (2000). El silencio de los adolescentes. Madrid: Temas de Hoy. Bilbao: Fundacion BBV.

[17] FEIXA, C. (1998). De jovenes, bandas y tribus. Barcelona: Ariel.

[18] FAURE, E. et al. (1974). Aprender a ser. La educacion del futuro. Madrid-Milan: Alianza/Unesco.

[19] FERRES, J., AGUADED, I. & GARCIA, A. (2012). La competencia mediatica de la ciudadania espanola: dificultades y retos. Icono14, 10 (3), 23-42. DOI: 10.7195/ri14.v10i3.201.

[20] FERRES, J. (2006). La competencia en comunicacio audiovisual: proposta articulada de dimensions i indicadors. Quaderns del CAC, num. 25, pp. 9-17.

[21] FERRES, J.; PISCITELLI, A. 2012. La competencia mediatica: propuesta articulada de dimensiones e indicadores. Comunicar, vol. 12, no. 38, pp. 75- 82. Recuperado el dia 10 de octubre de 2013, DOI http://dx.doi.org/10.3916/C38-2012-02-08.

[22] GABELAS, J. A., MARTA, C.; ARANDA, D. (2012). Por que las TRIC y no las TIC. COMeIN, 9. Recuperado el dia 23 de octubre de 2013,http://www.uoc.edu/divulgacio/comein/es/numero09/articles/Article -Dani-Aranda.html

[23] GARFINKEL, H. (1967). Studies in Ethnomethodology. Englewwod-Cliffs (N.J.): Prentice-Hall.

[24] GRIERA, M. M.; URGELL, F. (2002). Consumiendo religion. Nuevas formas de espiritualidad entre la poblacion juvenil. Barcelona: Fundacio "la Caixa".

[25] ITO, M. y BOYD, D. (2008). Hanging Out, Messing Around, and Geeking Out: Kids Living and Learning with New Media. Cambridge, London: The MIT Press.

[26] JACQUINOT, G. (1999). Educar en los medios de comunicacion para favorecer la democracia". Comunicar, num. 13, pp. 29-35.

[27] JENKINS, H. y DEUZE, M. (2008). Convergence Culture. Convergence: The International Journal of Research into New Media Technologies, vol. 14, no 1, 5-12.

[28] LIVINGSTONE, S. (2009). Young People in the European Digital Media Lanscape. Sweden: International Clearinghouse on Children, Youth and Media.

[29] LIVINGSTONE, S. (2011). Perspectiva democratica y critica. Concepciones convergentes sobre alfabetizacion, Infoamerica, no. 5, pp. 25-36.

[30] MARTA, C.; GRANDIO, M.M. (2013). Analisis de la competencia audiovisual de la ciudadania espanola en la dimension de recepcion y audiencia, Communication & Society/Comunicacion y Sociedad, Vol. 26, n. 2, pp. 114-130.

[31] MARTA, C; GABELAS, J. (2013). Habitos de consumo televisivo de ficcion entre los universitarios que estudian Comunicacion. Revista de Comunicacion SEECI, no. 31, Julio 2013. Madrid. Universidad Complutense, recuperado el 19 de octubre de 2013, en la siguiente direccion: http://www.ucm.es/info/seeci/Numeros/Numero 31/DATOS31.html

[32] MARTA, C.; MARTINEZ, E.; SANCHEZ, L. (2013). La 'i-Generacion' y su interaccion en las redes sociales. Analisis de Coca-Cola en Tuenti. Comunicar,40, vol. XX, 41-48.

[33] MASTERMAN, L. (1993). The Media Revolution. Canadian Journal of Educational Communication, vol. 22, pp. 5-14.

[34] MAURI DE LOS RIOS, M. y FIGUERAS MAZ, M. (2012). Juventud y discurso mediatico. El tratamiento periodistico de las personas jovenes en los medios de Cataluna. Revista Mediterranea de comunicacion, 3, pp. 39-58. Recuperado el dia 22 de octubre de 2013, http://mediterranea-comunicacion .org/index.php?journal=Mediterranea&page=article&op=view&path[]=29&path[]=33

[35] MERINO, L. (2010). Nativos digitales: Una aproximacion a la socializacion tecnologica de los jovenes. Tesis doctoral. Universidad del Pais Vasco.

[36] MOMINO, J.M; SIGALES, C.; MENESES, J. (2008). La escuela en la sociedad red. Internet en la educacion primaria y secundaria. Barcelona: Ariel.

[37] MORENO, A.; LOPEZ, A.; SEGADO, S. (2012). La transicio dels joves a la vida adulta. crisi economica i retard en l'emancipacio. Barcelona: Obra Social "La Caixa".

[38] OROZCO, G. (1999). Educacion para la Recepcion y valores democraticos en America Latina. Comunicar, num. 13, pp. 23-27.

[39] PEREZ TORNERO, J.M (2005). Hacia un nuevo concepto de educacion en medios. Comunicar, no 24, pp. 21-24.

[40] PRENSKY, M. (2001). Digital natives, digital immigrants. On the Horizon, 9(5). Recuperado el dia 10 de octubre de 2013, http://www.marcprensky.com/writing/prensky%20%20digital%20natives,%20 digital% 20immigrants%20-%20part1 .pdf.

[41] SANCHEZ-NAVARRO, J. & ARANDA, D. (2011). Internet como fuente de informacion para la vida cotidiana de los jovenes Espanoles. El profesional de la informacion, vol. 20, no.1. Recuperado el dia 23 de octubre de 2013 http://eprints.rclis.org/15332/1 /032- 037.pdf.

[42] SANCHEZ-NAVARRO, J.; ARANDA, D. (2013). Messenger and social network sites as tools for sociability, leisure and informal learning for Spanish young people". European Journal of Communication, no.1, pp. 67-75. DOI: 10.1177/0267323111432411.

[43] TAPSCOTT, D. (1998). Creciendo en un entorno digital: La generacion net. Bogota: McGraw-Hill.

[44] TUCHO, F. (2006). La Educacion en Comunicacion como eje de una Educacion para la Ciudadania". Comunicar, no. 26, pp. 83-88.

Dr. Jordi BUSQUET-DURAN Profesor Titular. Universitat Ramon Llull. Espana. jordibd@blanquerna.url.edu

Dr. Alfons MEDINA-CAMBRON * Profesor Titular. Universitat Ramon Llull. Espana. alfonsomc@blanquerna.url.edu

Dra. Sonia BALLANO-MACIAS * Personal investigador. Universitat Ramon Llull. Espana. Soniabm@blanquerna.url.edu

Fecha de recepcion: 31/10/2013

Fecha de revision: 23/11/2013

Fecha de preprint: 09/12/2013

Fecha de publicacion final: 30/12/2013
Tabla 1. Guias de contenidos Focus Group

Guia de contenidos           Guia de contenidos
Focus Group jovenes          Focus Group adultos

Percepcion sobre el          Percepcion sobre el conocimiento
  conocimiento y             y utilizacion de las tecnologias
  utilizacion de las         (propio y de los jovenes)
  tecnologias (propio y
  de los adultos)
Competencia                  Competencia
Trabajo colaborativo         Sociabilidad
Sociabilidad                 Intereses formales o informales
Intereses formales o         Trabajo/Escuela/Colaboracion
  informales                   -obligaciones
Escuela--obligaciones
  formales
Uso creativo                 Uso creativo
Percepciones de control,     Control, orientacion, conocimiento
  orientacion conocimiento   Percepciones de riesgo
Percepciones de riesgo       Espacios de intercambio con los
                               jovenes

Fuente: Elaboracion propia

Tabla 2: Categorias de analisis Focus Group

Categorias de analisis          Categorias de analisis
Focus Group jovenes             Focus Group adultos

J1 Conocimiento y uso           A1 Percepcion sobre el
  TICs                          conocimiento y uso de los TICs por
J2 Competencia: cuanto            los hijos/alumnos
  sabes, quien te enseno,       A2 Competencia: cuanto sabes,
  como aprendiste                 quien te enseno, como aprendiste
J3 Trabajo colaborativo           (los adultos)
J4 Sociabilidad                 A3 Que TICs utilizas (adulto):
J5 Intereses especificos          plataformas vinculadas a
J6 Escuela--encargos              cuestiones personales o
  formales                        cuestiones laborales/
J7 Niveles de interaccion         profesionales
J8 Percepcion de                A4 Niveles de interaccion:
  control--quien y                percepcion sobre los hijos/
  como--de que (economico,      A5 Niveles de interaccion:
  temporal, de contenido,         alumnos percepcion sobre
  de acceso ...)                  ellos mismos
J9 Percepcion del riesgo        A6 Control: como se establecen
  (sobre privacidad, imagen,      los limites en casa/escuela,
  identidad, integridad ...)      de que y por que (economico,
J10 Percepcion sobre los          temporal, de contenido, de
  adultos y las TICs              acceso ...)
                                A7 Percepcion del riesgo
                                  (privacidad, imagen, identidad,
                                  integridad.) y preocupaciones
                                  sobre los usos
                                A8 Espacios de intercambio con
                                  los jovenes

Fuente: Elaboracion propia
COPYRIGHT 2013 Universidad de Alicante. Grupo de investigacion Comunicacion y Publicos Especificos
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Busquet-Duran, Jordi; Medina-Cambron, Alfons; Ballano-Macias, Sonia
Publication:Revista Mediterranea de Comunicacion
Date:Dec 1, 2013
Words:9890
Previous Article:Recepcion, audiencias y consumo cultural en Venezuela (periodo: 2000-2011).
Next Article:La cultura de la participacion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters