Printer Friendly

El uso de la fuerza contra el Estado Islamico en Irak y Siria: problemas de fundamentacion juridica.

The use of force against Islamic State in Syria and Iraq: problems of legal basis

I. INTRODUCCION

En verano de 2014, el Estado Islamico controlaba extensas areas en Siria e Irak, incluidos importantes nucleos urbanos. En respuesta a la solitud de ayuda de Irak se formo una coalicion internacional, liderada por Estados Unidos, que empezo a actuar militarmente contra el Estado Islamico a finales de septiembre de 2014. El uso de la fuerza contra el Estado Islamico (EI) por la coalicion ha renovado el debate sobre conceptos nucleares del regimen juridico de la legitima defensa, entre ellos la posibilidad de calificar como ataque armado determinadas acciones de actores no estatales que no resultan imputables a un Estado (1). De admitirse tal posibilidad, y la practica internacional parece apuntar en ese sentido, surge la cuestion de la actitud del Estado en que se refugia el actor no estatal, cuyo territorio soportara el ejercicio del derecho de legitima defensa.

Los Estados participantes en la campana militar contra el Estado Islamico asi como Irak y Siria, en cuyo territorio se desarrollan las operaciones militares, han tenido que manifestar su posicion juridica sobre la calificacion de los ataques del EI y las reacciones permitidas en Derecho internacional. Las declaraciones emitidas por Jefes de Estado o de Gobierno, u otros representantes estatales, y la correspondencia con el Consejo de Seguridad informando de las acciones militares emprendidas, o denunciando los ataques sufridos, pueden contribuir a orientar el desarrollo de las normas o de su interpretacion en una determinada direccion. Discernir cuando los comportamientos y declaraciones responden a consideraciones politicas y cuando manifiestan una conviccion juridica resulta, sin embargo, complicado (2). La fluidez del escenario en Siria e Irak, las reacciones estatales en respuesta a nuevos acontecimientos anaden una complejidad adicional. Aunque la practica reciente presenta ambiguedades e inconsistencias que no invitan a extraer conclusiones definitivas sobre el alcance y significado de las normas implicadas (3), en ocasiones parece reflejar la consolidacion de ciertas tendencias. A veces esta tan impregnada de consideraciones referidas a la excepcionalidad de las circunstancias que resulta dificil contemplar su generalizacion (4).

Desde el principio, Estados Unidos y algunos paises arabes condujeron ataques aereos contra el EI, tanto en Irak como en Siria, invocando el derecho de legitima defensa colectiva en apoyo de Irak. Los demas paises occidentales de la coalicion limitaron sus operaciones al territorio iraqui. Este hecho, unido al enfasis de numerosos paises en el consentimiento de Irak como base juridica de sus acciones, podia ser interpretado como incertidumbre o rechazo de la posibilidad de operar licitamente mas alla del territorio de Irak (5). Un ano mas tarde, tras los atentados de 13 de noviembre en Paris, reivindicados por el EI, y la adopcion por el Consejo de Seguridad de la resolucion 2249, otros paises occidentales de la coalicion empezaron a efectuar ataques aereos tambien sobre territorio sirio. Dos fundamentos nuevos son invocados como base juridica de las operaciones contra el EI, el derecho de legitima defensa individual de algunos miembros de la coalicion y la resolucion 2249 del Consejo de Seguridad, de 20 de noviembre de 2015.

El objetivo del presente trabajo es analizar las posturas adoptadas por los Estados en relacion con los dos elementos ya apuntados del ejercicio del derecho de legitima defensa, que son centrales en el presente caso. En primer lugar, las condiciones para calificar ataques efectuados por actores no estatales como <<ataque armado>> y, en tales supuestos, los requisitos para ejercer la legitima defensa sobre el Estado en cuyo territorio se encuentra el grupo del que proceden. Con caracter previo se expone sinteticamente el contexto en que se desarrolla el uso de la fuerza contra el Estado Islamico asi como algunos aspectos de su evolucion. Se procede despues a analizar las bases invocadas por los Estados como fundamento juridico de sus operaciones militares contra el Estado Islamico: el consentimiento o la invitacion de Irak, en cuanto Estado victima de los ataques, el ejercicio del derecho de legitima defensa individual y colectiva y, por ultimo, la controvertida resolucion 2249 (2015) del Consejo de Seguridad.

II. Origen y evolucion del estado islamico: de filial de Al Qaeda a <<proto-estado>> terrorista (6)

El actual Estado Islamico tiene sus origenes en la organizacion yihadista creada por Zarqawi en 2003, con ocasion de la guerra de Irak, para luchar contra las fuerzas estadounidenses y contra el gobierno de mayoria chii que se estableceria a continuacion. La relacion de Zarqawi con los lideres de Al Qaeda estuvo marcada por profundas divergencias que desembocarian finalmente en la ruptura. Tras la desvinculacion de Al Qaeda, la rapida expansion territorial del Estado Islamico y la violencia empleada en el proceso singularizaron la percepcion del grupo terrorista como una amenaza excepcional, situada en un plano diferente al de las restantes grupos (7).

1. El caracter iraqui del grupo y su vinculacion formal con Al Qaeda

En el ano 2004, el grupo de Zarqawi quedo afiliado formalmente a Al Qaeda adoptando el nombre de Al Qaeda en Irak (AQI), pese a las diferencias que les separaban en cuanto a sus prioridades inmediatas. Ambos compartian la retorica comun del terrorismo global contra los regimenes totalitarios y corruptos de los paises musulmanes de Oriente Medio, asi como contra Estados Unidos y demas paises occidentales que les proporcionan respaldo militar y economico. Diferian respecto a los objetivos a corto plazo: Zarqawi pretendia promover la revolucion violenta en los paises de mayoria musulmana, mientras Al Qaeda postulaba primero el enfrentamiento con Estados Unidos y occidente. La vinculacion de ambas organizaciones obedecio a razones de conveniencia: mientras Zarqawi ganaba en proyeccion, que redundaria probablemente en una mayor afluencia de recursos y combatientes, Al Qaeda establecia una filial en Irak, entonces principal escenario de la yihad, en un momento de particular debilidad.

Tras la muerte de Zarqawi, en 2006, el nuevo lider Abu Hamza, unifico AQI con otros grupos. La entidad resultante cambio su denominacion a Estado Islamico de Irak (ISI, por sus siglas en ingles) conservando su condicion de filial local de Al Qaeda. Cuando muere Abu Hamza en un ataque estadounidense, en el ano 2010, el grupo ya se encontraba muy debilitado debido a la reforzada presion militar de Estados Unidos, que tambien habia sabido aprovechar la oposicion al ISI de algunos sectores sunies, apoyando y financiando las milicias denominadas <<Consejos del Despertar>>.

La politica sectaria del Primer Ministro Al Maliki, el control de las diferentes instituciones civiles y militares por miembros de su partido chii, agravo las tensiones entre las diferentes minorias. Se trataba de un gobierno enfrentado a los sunies, tanto seculares como islamistas, a los kurdos e incluso a los sectores chiies de la oposicion (8). En particular, la exclusion de los sunies seculares genero un ambiente receptivo para la propaganda del Estado Islamico de Irak (9). La expansion del grupo se veria favorecida adicionalmente por la completa retirada de las tropas estadounidenses de Irak, en el ano 2011 (10). Cuando estallo el conflicto en Siria, en 2011, la direccion del ISI se mantuvo inicialmente al margen prefiriendo concentrar sus acciones en Irak. La prolongacion y el agravamiento del enfrentamiento de la poblacion mayoritariamente suni con un gobierno dominado por la minoria alawita, secta chii, constituia sin embargo un escenario particularmente idoneo para establecer un nuevo frente

de la yihad. Varios miembros sirios del ISI fueron enviados al norte de Siria, a mediados del 2011, bajo el mando de Al Golani. Este grupo recibio el apoyo de Al Zawahiri, que envio operativos de Al Qaeda para colaborar. Era el origen del Frente al Nusra, que iria creciendo con miembros procedentes tanto de Siria como del extranjero. La pasividad del regimen sirio, mas interesado en combatir a la oposicion moderada, facilito la consolidacion del grupo y su control de una extension cada vez mayor del territorio sirio.

2. La implicacion en el conflicto sirio y el auge del Estado Islamico

El conflicto de Siria habia pasado a ser el principal foco de atraccion de numerosos <<combatientes>> extranjeros. En abril de 2013, Abu Bakr alBaghdadi, el lider del ISI, intento restablecer su autoridad sobre el grupo sirio y anuncio la unificacion con al-Nusra para formar el Estado Islamico de Irak y el Levante (EIIL) (11) declarando que al-Nusra constituia una mera extension del Estado Islamico de Irak. Esta decision unilateral choco con la oposicion de los lideres de Al Nusra: Al Golani declaro la directa sumision de su grupo a Al Qaeda y recurrio a Al Zawahiri para que resolviera la controversia. En mayo de 2013 Al Zawahiri se pronuncio en contra de la unificacion, senalando que Siria constituia el espacio propio del frente al Nusra y que Baghdadi debia limitarse a actuar en Irak, instando a ambos grupos a cooperar (12). La proposicion fue rechazada por Baghdadi que, en verano del 2013, emprenderia acciones militares tanto en Irak como en Siria (13). En este ultimo pais ataco de manera sistematica a otros grupos armados antigubernamentales, modificando de este modo el panorama de la insurgencia siria (14).

Varios acontecimientos del ano 2013 acabarian dando el impulso final al ascenso del Estado Islamico. En Irak, la dura represion de manifestaciones sunies por parte de los cuerpos de seguridad, y la violenta detencion de un parlamentario suni que habia manifestado su apoyo en el mes de diciembre, acentuo el sentido de discriminacion y persecucion de la poblacion suni.

La captura de Faluya por las fuerzas del Estado Islamico de Irak y Levante, a principios de 2014 (15), marco el inicio de una rapida campana que culminaria en junio de ese mismo ano, con la conquista de Mosul (16), la segunda ciudad de Irak, y Tikrit, en la inmediata proximidad de rutas principales de comunicacion (17). Quedaban bajo control del EIIL importantes recursos economicos, infraestructura esencial y puestos estrategicos de la frontera con Siria. El 29 de junio de 2014 el grupo paso a denominarse simplemente Estado Islamico, significando con ello la voluntad de establecer un califato en el territorio bajo su dominio (18). Baghdadi se autoproclamo califa y lider de todos los musulmanes, estableciendo su capital en la ciudad siria de Raqqa (19). En octubre, el Estado Islamico habia tomado posiciones en las afueras de Bagdad e inicio el asedio de la ciudad siria de Kobani, de poblacion mayoritariamente kurda y proxima a la frontera con Turquia, ante la pasividad del Estado vecino.

Para designar al grupo en su forma actual se utilizan diferentes terminos. En los medios anglofonos, la denominacion mas habitual es ISIS (Islamic State in Irak and Syria) o ISIL (Islamic State in Irak and Levant). El equivalente en castellano es Estado Islamico de Irak y Levante (EIIL), utilizado en la version oficial de los documentos de Naciones Unidas en espanol. Tambien es conocido como Daesh, la transcripcion del acronimo arabe utilizado por sus detractores y que el grupo considera peyorativo. Este trabajo utiliza la denominacion asumida por el grupo en cada etapa que es, en la actualidad, la de Estado Islamico (EI).

Como indica su denominacion, el Estado Islamico aspira a crear una verdadera estructura estatal: retener el control del territorio que ocupa en Siria e Irak y ampliar su extension; consolidar su poder economico y militar con el proposito, entre otros, de borrar lo que considera fronteras artificiales de Oriente Medio y estados arabes disfuncionales (20). La existencia y actividad del EI representa un fuente de inestabilidad no solo para los paises cuyo territorio controla parcialmente, Siria e Irak, sino para toda la region especialmente para paises vecinos como Turquia, Jordania, Libano y Arabia Saudi (21).

En otro plano, la determinacion y audacia que han caracterizado las acciones militares del EI han servido de motivacion para grupos yihadistas que operan en zonas en conflicto donde amplias porciones de territorio no estan bajo control efectivo del gobierno central, por ejemplo Libia, Nigeria y la zona del Sahel (22).

Por ultimo, el EI ha demostrado su capacidad para inspirar tambien ataques terroristas de grandes proporciones, como los efectuados en Tunez, Turquia y en paises europeos como Francia. Su ideologia radical, la desmedida violencia que emplea, y esa posibilidad de alentar de manera mas o menos directa atentados en paises muy distantes, ha tenido el efecto de aglutinar en su contra a buen numero de Estados y actores no estatales. Al mismo tiempo, la division entre chiis y sunis, las aspiraciones nacionalistas kurdas, las luchas de poder entre las potencias regionales, particularmente Arabia Saudi e Iran, pero tambien Turquia (23), asi como sus alianzas con los grandes poderes, Estados Unidos (24) y Rusia, impiden una cooperacion plena, y por tanto eficaz, entre los enemigos del Estado Islamico (25).

III. La solicitud de asistencia militar contra el estado islamico por irak: intervencion militar por invitacion Y consentimiento del estado territorial

La mayoria de Estados de la coalicion internacional han justificado su intervencion contra el Estado Islamico como respuesta a la expresa solicitud de ayuda formulada por las autoridades iraquies. El significado y alcance del consentimiento, no obstante, deben ser matizados en funcion de las circunstancias concurrentes.

1. La solicitud de asistencia militar por el gobierno iraqui y el condicionamiento de la respuesta aliada

En la solicitud de ayuda de Irak, tambien en la respuesta de Estados Unidos y del resto de paises, se pueden distinguir dos fases. En la primera, antes de la caida de Mosul en manos del EIIL el 8 de junio de 2014, Irak habia solicitado la asistencia militar de algunos paises, Estados Unidos especialmente, en el marco de convenios bilaterales (26). El Primer Ministro Al Maliki habia instado a Estados Unidos a efectuar bombardeos aereos o ataques mediante drones contra objetivos del EIIL en su territorio. Al amparo del Acuerdo marco estrategico con Irak, Estados Unidos envio personal militar en funciones de inteligencia y entrenamiento de las fuerzas iraquies y kurdas, excluyendo expresamente la participacion en misiones de combate, y proporciono igualmente equipamiento y municion (27). La Administracion estadounidense, sin embargo, se nego a emprender los ataques solicitados por el Primer Ministro argumentando que solo un gobierno iraqui representativo estaria en condiciones de combatir eficazmente al EIIL y recibir el apoyo de otros aliados. El Primer Ministro iraqui habia ignorado reiteradamente los requerimientos que le habia dirigido Estados Unidos urgiendole a formar un gobierno representativo conforme a las exigencias de la propia constitucion iraqui. Al Maliki era visto como responsable de la crisis en buena medida, al haber alimentado con sus politicas sectarias la radicalizacion entre miembros de las minorias marginadas (28).

La negativa a intervenir de Estados Unidos conocio excepciones. El 8 de agosto, la Casa Blanca anuncio el desarrollo de una campana de ataques aereos de precision con dos objetivos: por un lado, la proteccion del personal e instalaciones estadounidenses en Erbil, la capital de la region autonoma del Kurdistan iraqui (29) y, por otro, el apoyo humanitario a la poblacion yazidi refugiada en las montanas de Sinjar, poniendo fin a un asedio del EI (30) que entranaba elevado riesgo de genocidio (31). Esta campana limitada de ataques aereos apoyando la accion de fuerzas kurdas e iraquies sobre el terreno mejoro la crisis humanitaria especificamente contemplada y freno el avance yihadista hacia el kurdistan. Fuera de esos supuestos, la prestacion de cobertura aerea contra el EI siguio supeditada a la previa constitucion de un gobierno representativo y tambien a la formacion de una amplia coalicion internacional (32).

En la segunda fase, cuando la perdida de Mosul agudizo la necesidad de recibir una ayuda militar adecuada, el gobierno iraqui llevo la situacion al Consejo de Seguridad, mediante carta de 25 de junio de 2014, pidiendo a las Naciones Unidas y a la comunidad internacional que reconocieran <<la amenaza excepcionalmente peligrosa a la que se enfrenta tanto nuestro pais como la comunidad internacional en su conjunto>> y solicitando ayuda en forma de <<adiestramiento militar, tecnologia avanzada y las armas necesarias para impedir que los terroristas creen bases de operaciones y zonas de seguridad>>. Una asistencia, subrayaba, que debia <<ser compatible con los acuerdos bilaterales y multilaterales y respetar plenamente la soberania nacional>>. La carta se habia referido previamente a las atrocidades cometidas por el EIIL, a su avance territorial y enfatizaba el agravamiento de la situacion debido a los ataques operados por la organizacion desde bases situadas en Siria (33).

La formacion de un nuevo gobierno en Irak con Al Abadi como Primer Ministro, el 11 de agosto de 2014, desbloqueo la situacion. En septiembre, el Presidente Obama anuncio su decision de formar una coalicion militar contra el Estado Islamico, con el objetivo de <<debilitar y finalmente destruir el EI mediante una estrategia (...) integral e ininterrumpida>> (34). El nuevo gobierno de Irak, el 20 de septiembre de 2014, recurria de nuevo al Consejo de Seguridad manifestando su consentimiento expreso para recibir asistencia militar en forma de <<cobertura aerea en coordinacion con las fuerzas armadas iraquies y de conformidad con el derecho internacional>> (35). Subrayaba, ademas, que el hecho de que el Estado Islamico hubiera establecido <<un cobijo fuera de las fronteras del Iraq>> representaba una amenaza directa para Irak y le habia llevado a solicitar a Estados Unidos que dirigiera las iniciativas internacionales destinadas a <<atacar los lugares donde se encuentra el EIIL y sus bastiones militares, con nuestro expreso consentimiento>> (36). Mientras tanto, la coalicion internacional habia ido tomando forma mediante las iniciativas diplomaticas desarrolladas con ocasion de la cumbre de la OTAN en Gales, del 3 a 4 de septiembre y, sobre todo, en la Conferencia sobre la paz y la seguridad en Irak, celebrada el 15 de septiembre en Paris, con la asuncion de compromisos concretos por los paises participantes (37). Satisfechos los dos requisitos a los que Estados Unidos habia condicionado la reanudacion de cobertura aerea, el presidente Obama anuncio el inicio de una campana de ataques aereos contra objetivos del EI. La declaracion presidencial, de 23 de septiembre de 2014, subraya que las operaciones contra el Estado Islamico de Estados Unidos abarcarian tanto Irak como Siria y menciona a los cinco Estados arabes de la coalicion (Arabia Saudi, Emiratos Arabes Unidos, Jordania, Bahrein y Qatar) dispuestos a actuar tambien sobre territorio sirio (38).

La declaracion emitida a tal efecto anunciaba igualmente el comienzo simultaneo de ataques contra el grupo Khorasan, integrado por <<experimentados operativos de Al Qaeda en Siria>>, con el objeto de detener planes terroristas contra Estados Unidos y sus aliados (39).

2. La intervencion por invitacion y el consentimiento del Estado: requisitos de validez

En principio, la intervencion militar de un Estado en el territorio de otro Estado que asi lo ha solicitado es licita en Derecho internacional (40). Se trata de un corolario del principio de la soberania de los Estados que cuenta con el respaldado de una amplia practica estatal, como ha tenido ocasion de subrayar la Corte Internacional de Justicia (41). Los trabajos de codificacion de la Comision de Derecho Internacional concurren en este mismo sentido, al recoger el consentimiento <<valido de un Estado a la comision por otro Estado de un hecho determinado>> como circunstancia que excluye la ilicitud de un comportamiento que, en si mismo, es contrario al Derecho internacional (42). La definicion de agresion propuesta por la Asamblea General tambien parte, implicitamente, de la licitud de la intervencion militar consentida cuando enuncia entre los supuestos de agresion <<la utilizacion de fuerzas armadas de un Estado que se encuentran en territorio de otro Estado con el acuerdo del Estado receptor, en violacion de las condiciones establecidas en el acuerdo o la prolongacion de su presencia en dicho territorio despues de terminado el acuerdo>> (43).

Ahora bien, la intervencion consentida debe respetar una serie de condiciones para ser licita. La practica internacional, relativamente clara y uniforme respecto a algunas, no resulta concluyente en otras suscitando interpretaciones divergentes. La interpretacion de los requisitos relacionados con la nocion de consentimiento estatal parece ser objeto de un amplio consenso doctrinal. En el comentario al articulo 20 del Proyecto de articulos sobre responsabilidad internacional, la Comision de Derecho Internacional (CDI) ha senalado que, para determinar la validez del consentimiento, deben examinarse aspectos como la identificacion del organo que puede manifestar el consentimiento a una intervencion militar, o la eventual relevancia de la <<legitimidad del gobierno>> (44). La CDI no aportaba respuestas a esas cuestiones, que no constituian materia del Proyecto de articulos, pero si fijo condiciones que debian concurrir necesariamente para la validez de consentimiento: ser otorgado libremente, de manera clara y efectiva, y no estar viciado por error, fraude, corrupcion o coaccion (45). Cuando el consentimiento del Estado que solicita la intervencion militar reune esas caracteristicas, la intervencion sera valida mientras permanezca dentro de los limites del consentimiento manifestado. Asi lo recoge el Instituto de Derecho Internacional en su resolucion sobre <<Asistencia militar solicitada>> (46).

Por lo que se refiere a la autoridad de la que procede la solicitud de asistencia, existe igualmente un amplio consenso doctrinal en cuanto a la exigencia de que el consentimiento sea emitido por el gobierno formal del Estado, y de que se trate de un gobierno efectivo (47). La valoracion puede resultar problematica cuando, como sucede en el presente caso, el gobierno formal ha perdido el control efectivo sobre parte del territorio estatal. La postura que parece prevalecer en la practica es que un gobierno sigue representando al Estado mientras no haya sido desplazado totalmente del poder y conserve, al menos, un control parcial. En este sentido, la relevancia otorgada en la practica reciente a la legitimidad y la representatividad del gobierno frente a criterios puramente formales favorables a las autoridades establecidas (48) no llega hasta el punto de aceptar la invitacion a intervenir de un gobierno legitimo pero totalmente desprovisto de toda efectividad (49), salvo previa autorizacion del Consejo de Seguridad (50).

La asistencia militar a los grupos rebeldes, por el contrario, constituiria una violacion del principio de no intervencion. En este sentido se ha pronunciado expresamente la Corte Internacional de Justicia (51), reconociendo la admisibilidad de la intervencion a peticion del gobierno de un Estado y rechazandola a peticion de la oposicion:

<<it is difficult to see what would remain of the principie of non-intervention in international law if intervention, which is already allowable at the request of the government of a State, were also to be allowed at the request of the opposition.>> (52)

Cuando la solicitud de asistencia militar es formulada por un gobierno en el marco de una guerra civil para hacer frente a las fuerzas rebeldes, la doctrina se divide. Para un amplio sector doctrinal, en caso de guerra civil, la asistencia militar de terceros Estados al gobierno violaria el principio de no intervencion y el derecho de autodeterminacion de los pueblos (53). Es la postura asumida por el Instituto de Derecho Internacional en su resolucion sobre <<El principio de no intervencion en guerras civiles>>, en la que se enuncia la prohibicion de prestar asistencia militar a cualquiera de las partes en una guerra civil (54). Para otro sector, semejante prohibicion carece de respaldo tanto en el Derecho internacional clasico (55) como en la practica mas reciente. A juicio de estos autores, la asistencia militar externa al gobierno solo quedaria prohibida en caso de reconocimiento del estatuto de beligerancia al grupo o grupos insurgentes pues <<la beligerancia reconocida por terceros paises produce todos los efectos ordinarios de la neutralidad>> (56). Cuando no hay reconocimiento de beligerancia, seria licito intervenir militarmente en una guerra civil a peticion del gobierno central pero no de los rebeldes, como ya se ha senalado (57).

En la practica, puede resultar conflictiva la misma determinacion de que una situacion constituye un supuesto de disturbios internos, en los que resultaria licita la intervencion militar a solicitud del gobierno pero no de la oposicion, o una guerra civil, donde, como se ha senalado, la practica estatal no ofrece un significado claro y la doctrina permanece dividida.

3. Valoracion de la solicitud de intervencion militar del gobierno de Irak

A la luz de las consideraciones apuntadas, ninguno de los aspectos problematicos suscitados, como la perdida de control efectivo sobre parte del territorio por parte del gobierno, su cuestionada legitimidad, o la posible prohibicion de asistencia militar externa a las partes en una guerra civil, parece comprometer la validez del consentimiento del gobierno iraqui ni la licitud de la intervencion. Las conclusiones de la doctrina en este sentido son practicamente unanimes (58).

Desde la perspectiva de quienes consideran ilicita la intervencion militar a invitacion del gobierno en casos de guerra civil, el conflicto entre el gobierno iraqui y el Estado Islamico no entraria en tal categoria. La naturaleza del Estado Islamico no responde propiamente a la de un movimiento insurreccional iraqui, que pretenda desplazar al gobierno en el poder (59). Se trata, de un grupo terrorista incluido como tal en listas elaboradas por Estados y organizaciones internacionales. Al mismo tiempo no es un fenomeno meramente interno: desarrolla actividades fuera de las fronteras iraquies, cuenta con bases de operaciones en territorio sirio, donde se refugia y desde donde efectua ataques contra Irak y sus objetivos trascienden el conflicto en Irak (60).

En cualquier caso, si la invitacion formal del gobierno iraqui puede considerarse base juridica para justificar la licitud de los ataques realizados por la coalicion en territorio iraqui, no cabe aplicar el mismo argumento a las operaciones militares en territorio sirio. Los argumentos juridicos para justificar la licitud de las operaciones militares sobre Siria son mas complejos y controvertidos.

IV. La legitima defensa como base juridica de la accion militar contra el estado islamico

Aunque el gobierno iraqui haya dejado constancia de su <<expreso consentimiento>> a los ataques de la coalicion internacional contra <<los lugares donde se encuentra el EIIL>> situados <<fuera de las fronteras iraquies>>, la intervencion por invitacion no puede legitimar la accion militar fuera del territorio del Estado cuyo gobierno solicita la intervencion. El uso de la fuerza en respuesta a la solicitud del Estado victima de un ataque armado que procede del exterior introduce en el ambito de la legitima defensa colectiva, contemplada en el art. 51 de la Carta de las Naciones Unidas.

La iniciativa de formar una coalicion para combatir contra el Estado Islamico conto con un amplio respaldo y el compromiso de asistencia de numerosos paises. Sin embargo, el unico pais occidental que efectuo ataques aereos sobre territorio sirio desde el principio de la campana fue Estados Unidos. Los demas Estados europeos y Canada confinaron sus intervenciones militares a los objetivos del EIIL en suelo iraqui, aunque no cuestionaron la licitud de las operaciones militares estadounidenses en Siria (61).

Esta opcion puede deberse a razones de distinta indole, politicas, economicas u operativas. Lo relevante a efectos del presente trabajo es determinar si responde a consideraciones de naturaleza juridica: si los Estados actuaron solo sobre territorio iraqui por falta de conviccion en cuanto a la solidez de las bases juridicas para intervenir licitamente en Siria.

Estados Unidos cuenta con una larga practica que muestra un claro posicionamiento favorable al ejercicio del derecho de legitima defensa individual y colectiva frente a actores no estatales.

Por el contrario, antes de participar en la coalicion contra el Estado Islamico, pocos Estados europeos habian contemplado expresamente tal posibilidad, y siempre en terminos muy prudentes (62). La amplia participacion en la campana contra el EI ha modificado esta situacion tras un breve proceso de evolucion no exenta de ambiguedades y contradicciones.

1. Consideraciones previas: estado de la practica internacional sobre legitima defensa frente a actores no estatales

La reivindicacion del derecho de legitima defensa para fundamentar los ataques contra el EI en Siria, reproduce dos de los elementos que fueron objeto de controversia en relacion con los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. En primer lugar, si el ataque ejecutado por un actor no estatal puede ser calificado como <<ataque armado>> a efectos del ejercicio de la legitima defensa. En segundo lugar, y en la medida en que para ejecutar un ataque desde el exterior contra un Estado los actores no estatales deben haberse refugiado o establecido bases de operaciones en el territorio de otro Estado, si el derecho de legitima defensa se puede ejercer sobre el territorio de ese Estado y en que condiciones.

1.1. La calificacion de los usos de la fuerza por actores no estatales, y no imputables a un Estado, como <<ataque armado>>

Antes de los atentados del 2001, la posibilidad de calificar el comportamiento de actores no estatales como un <<ataque armado>> a efectos de la aplicacion del articulo 51, solo habia sido admitida de manera aislada en la doctrina (63). La procedencia estatal del ataque armado parecia considerarse en practica y doctrina mayoritarias una condicion implicita, en la medida en que la legitima defensa es una excepcion al principio de la prohibicion del uso de la fuerza por los Estados en sus relaciones internacionales consagrado en el art. 2.4 de la Carta. En cualquier caso, esa fue la interpretacion ofrecida por la Corte Internacional de Justicia en el asunto de las actividades militares y paramilitares en Nicaragua:

<<it may be considered to be agreed that an armed attack must be understood as including not merely action by regular armed forces across an international border, but also <<the sending by or on behalf of a State of armed bands, groups, irregulars or mercenaries, which carry out acts of armed force against another State of such gravity as to amount to>> (inter alia) an actual armed attack conducted by regular forces, <<or its substantial involvement therein.>> (64)

Varios aspectos del pronunciamiento merecen ser destacados. La Corte exige que exista cierta conexion entre el actor no estatal y un Estado para que el uso de la fuerza por el primero pueda ser calificado como <<ataque armado>> a los efectos del articulo 51 de la Carta. Recurriendo a la definicion de agresion de la resolucion 3314, la Corte contempla dos modalidades de conexion: el <<envio por el Estado o en su nombre>> del grupo armado, o la <<sustancial participacion>> del Estado en los usos de la fuerza armada del actor no estatal contra otro Estado (65). En el primer supuesto, los ataques realizados por el actor no estatal serian imputables al Estado; en el segundo, no necesariamente. La sentencia no determina en que consiste la <<sustancial participacion>> pero si excluye del concepto comportamientos como <<la asistencia a los rebeldes en forma de provision de armas o apoyo logistico o de otra naturaleza>> (66). Para un amplio sector doctrinal, la sentencia expresaba la interpretacion del derecho consuetudinario reflejada en la practica internacional hasta ese momento y del pronunciamiento de la Corte se derivaba que la conducta del Estado que proporciona refugio territorial al grupo armado no alcanzaria el umbral necesario para calificar el uso de la fuerza por ese grupo no estatal como un ataque armado a los efectos del articulo 51 (67). Esta restrictiva interpretacion de la Corte sobre el alcance de la nocion <<sustancial participacion>> tambien suscito criticas de algunos de los jueces (68) y de parte de la doctrina, considerando que le habia otorgado un significado mas restringido (69), pero que debia ser aplicado desde entonces (70).

Conviene destacar que la sentencia, incluso en esa postura restrictiva, ampara la equiparacion de ciertos usos de la fuerza por actores no estatales que no son imputables a un Estado a un ataque armado a efectos del ejercicio del derecho de legitima defensa siempre que exista un grado suficiente de implicacion estatal en los mismos. Del razonamiento de la Corte, pero tambien de las explicaciones proporcionadas por los jueces disidentes, se desprende que una tolerancia pasiva de la presencia de un grupo en el propio territorio no constituiria esa <<participacion sustancial>>.

La practica estatal posterior parece desviarse de los parametros senalados por la Corte Internacional de Justicia en el asunto Nicaragua. No existen la uniformidad ni la coherencia necesarias para afirmar la cristalizacion de una nueva interpretacion de la nocion de legitima defensa, pero si parece haberse extendido una postura mas flexible en cuanto a la admisibilidad de la legitima defensa frente a usos de la fuerza por actores no estatales que no son atribuibles a un Estado (71). La practica estatal opera una distincion entre el ejercicio de la legitima defensa contra un actor no estatal en el territorio de otro Estado y el uso de la fuerza contra el Estado mismo desde el que opera el actor no estatal (72). En el primer supuesto, al informar al Consejo de Seguridad de las acciones adoptadas en virtud del articulo 51, los Estados ponian de relieve que sus acciones habian sido dirigidas contra las instalaciones y los miembros del grupo armado (73). Se abria paso en la practica la reivindicacion de un derecho a adoptar medidas defensivas frente a los ataques realizados desde un pais vecino <<que no quiere o no puede>> impedir que su territorio sea utilizado con tales fines (74). Las reacciones del resto de Estados ante estas pretensiones no reflejan que tales posiciones hayan obtenido un respaldo claro y mayoritario.

1.2. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la reaccion de la comunidad internacional

La reaccion de la comunidad internacional ante los atentados del 11 de septiembre, manifesto un amplio reconocimiento del derecho a ejercer la legitima defensa individual y colectiva en respuesta a los atentados de Al Qaeda. Del reconocimiento del derecho de legitima defensa se desprende la aceptacion de tales atentados, ejecutados por actores no estatales, como el <<ataque armado>> previsto en el articulo 51 de la Carta (75).

El intenso debate doctrinal suscitado mostro la existencia de un sector proclive a la admision de esta interpretacion y de otro sector que cuestionaba esa calificacion juridica (76). Uno de los elementos problematicos, como se ha visto, era la calificacion de los actos terroristas como ataque armado rationae personae, por proceder de un actor no estatal y no resultar imputables a un Estado (77).

Cabe interpretar que las resoluciones 1368 y 1373 del Consejo de Seguridad, al reconocer el <<derecho inmanente de legitima defensa individual o colectiva de acuerdo con la Carta>> aceptaban implicitamente el ejercicio de este derecho sobre el territorio de otro Estado, aunque el comportamiento del actor no estatal no resultara atribuible a dicho Estado (78). No obstante, la innegable conexion que existia entre el regimen Taliban y el grupo Al Qaeda impone cierta cautela. Los atentados del 11 de septiembre no eran imputables al gobierno Taliban porque este no habia estado directamente implicado en su organizacion ni en su ejecucion, tampoco poseia el grado de control necesario para que le resultaran atribuibles desde la perspectiva del derecho de la responsabilidad internacional del Estado (79). No obstante, el gobierno Taliban otorgaba refugio a Al Qaeda en violacion de sus obligaciones internacionales, tanto las derivadas de las resoluciones vinculantes del Consejo de Seguridad solicitando la entrega de Bin Laden (80), como la obligacion general que incumbe a todo Estado <<de abstenerse de organizar, instigar, ayudar o participar ... en actos de terrorismo en otro Estado o de consentir actividades dentro de su territorio encaminadas a la comision de dichos actos ... cuando impliquen recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza>> (81). El gobierno Taliban, por ultimo, ignoro el ultimatum estadounidense que exigia el cierre de las bases de Al Qaeda y la entrega de Bin Laden y demas dirigentes de Al Qaeda (82). Estados Unidos, al informar al Consejo de Seguridad del inicio de la operacion militar en Afganistan en ejercicio del derecho de legitima defensa contra Al Qaeda, se refirio el apoyo del regimen taliban afgano (83).

En definitiva, aunque la implicacion del gobierno taliban no alcanzaba el umbral establecido por la CIJ en el asunto Nicaragua para que los atentados del 11 de septiembre pudieran calificarse como ataque armado, la comunidad internacional acepto de manera practicamente unanime el derecho a usar la fuerza en legitima defensa frente a los mismos.

Se planteaba la cuestion de si la respuesta internacional a los atentados del 11 de septiembre era reflejo de la evolucion hacia una postura mas flexible en cuanto al grado de implicacion estatal necesario para calificar como ataque armado usos de la fuerza por actores no estatales (84).

El grado de vinculacion del gobierno afgano con la organizacion terrorista, a la que apoyaba ademas de proporcionarle refugio territorial, la excepcionalidad de los ataques y el reconocimiento por el Consejo de Seguridad del derecho de legitima defensa con caracter previo a su ejercicio, singularizan de tal modo el caso que limitan su valor como precedente. Se ha propuesto, en ese sentido, que solo cabria ejercer el derecho de legitima defensa ante ataques de magnitud similar o si el Consejo de Seguridad lo reconoce en el caso concreto (85). El analisis de la practica posterior a 2001 muestra un mayor numero de supuestos de Estados que responden frente a los ataques de actores no estatales Estado invocando el derecho a usar la fuerza en legitima defensa cuando el Estado vecino <<no puede o no quiere>> impedir el uso de su territorio por el grupo armado. El grado de conexion entre gobierno y actor no estatal existente en cada caso varia, desde la imposibilidad de evitar la presencia territorial del grupo, a la tolerancia pasiva o un mayor grado de apoyo. Y tambien varia la reaccion de la comunidad internacional, sin que sea posible inferir un claro posicionamiento juridico de los Estados.

La opinion consultiva de la CIJ en el asunto sobre las consecuencias juridicas de la construccion de un muro en los Territorios palestinos ocupados, en 2004, supuso un reves para esta interpretacion mas flexible del derecho de legitima defensa. Un ano mas tarde, en el asunto relativo a las actividades militares sobre territorio del Congo, en el caso que enfrentaba a la Republica Democratica del Congo (RDC) con Uganda, la Corte parecia reafirmar la interpretacion restrictiva del asunto Nicaragua.

En el primer asunto, el problema de si la nocion de <<ataque armado>> a efectos del ejercicio de la legitima defensa incluye los ataques de actores no estatales ocupa un lugar central. Israel habia invocado su derecho de legitima defensa frente a ataques terroristas cometidos por grupos no estatales palestinos basandose en las resoluciones 1368 (2001) y 1373 (2001) del Consejo de Seguridad (86). El dictamen de la Corte Internacional de Justicia, tras citar el articulo 51 de la Carta, senalo que dicho articulo reconocia <<la existencia de un derecho inmanente de legitima defensa en caso de ataque armado por un Estado contra otro Estado>> (87) para concluir a continuacion que Israel no podia invocar las resoluciones 1368 y 1373 en su apoyo porque ejercia el control sobre los territorios de donde procedian los atentados terroristas, a diferencia de los atentados contemplados en las resoluciones citadas, que habian sido efectuados desde el exterior (88). Pese al tenor literal del pronunciamiento reproducido, la Corte parecia rechazar el argumento israeli de la legitima defensa no porque los ataques provinieran de un actor no estatal sino porque no procedian del exterior. Implicitamente, la Corte estaba otorgando relevancia a las resoluciones 1368 y 1373 para interpretar el alcance de la legitima defensa, aunque sin proporcionar ningun criterio orientativo adicional (89).

En el asunto de las actividades armadas sobre territorio del Congo, Uganda pretendia justificar su ocupacion de una superficie significativa de territorio congoleno (90) invocando su derecho de legitima de defensa frente a una serie de ataques armados. Al analizar las circunstancias de hecho, la Corte subrayo que los <<ataques armados>> a los que especificamente se referia Uganda en ese argumento no provenian de las fuerzas armadas del Congo sino de un grupo rebelde enfrentado al gobierno ugandes (ADF), que no se daban los requisitos para que su conducta resultara atribuible a la RDC y que, por consiguiente, <<no concurrian las circunstancias de hecho y de derecho necesarias para el ejercicio de un derecho de legitima defensa por Uganda contra la RDC>> (91). Los dos parrafos dedicados a motivar el rechazo de esta pretension ugandesa parecian descartar la posibilidad de calificar como <<ataque armado>> los usos de fuerza armada por actores no estatales, aunque en terminos muy confusos. Aunque las circunstancias del caso y algunos puntos de las memorias de las partes ofrecian ocasion para analizar del problema, la Corte descarto sorprendentemente la relevancia del derecho de legitima defensa en el caso, declarando innecesario pronunciarse sobre varios aspectos del mismo suscitados por las partes (92). A pesar de lo cual, del pronunciamiento se desprende implicitamente una respuesta negativa a la cuestion que la Corte pretendia soslayar, reafirmando la postura restrictiva adoptada en el asunto de las actividades militares y paramilitares en Nicaragua (93).

En esta situacion, el enfrentamiento del Estado Islamico con el gobierno de Irak desde sus posiciones en territorio sirio e iraqui, y la respuesta armada de la coalicion militar encabezada por Estados Unidos contra el EI plantea de nuevo las condiciones para que los Estados definan su posicion respecto a los problemas analizados.

2. Las posturas sobre el uso de la fuerza en legitima defensa contra objetivos del Estado Islamico en Siria

En el presente caso, los actos del Estado Islamico no son atribuibles al Estado en que se refugia (Siria), de hecho la entidad terrorista combate al gobierno sirio. Nos encontramos ante un Estado al que no resulta atribuible la conducta del grupo, que tampoco le presta apoyo pero que carece de la capacidad para poner fin a sus acciones armadas.

2.1. Derecho de legitima defensa colectiva en apoyo de Irak, e individual de algunos miembros de la coalicion internacional

Los titulos juridicos aducidos por los Estados participantes en la coalicion han experimentado una evolucion al hilo de determinados acontecimientos.

a) La posicion de Estados Unidos: derecho de legitima defensa individual (con matices) y colectiva

El 23 de septiembre de 2014 Estados Unidos informo al Consejo de Seguridad de las acciones militares emprendidas contra el Estado Islamico sobre territorio sirio, fundamentando su intervencion en dos bases juridicas. En primer lugar, el ejercicio de la legitima defensa colectiva en apoyo de Irak. El primer parrafo de la carta menciona los continuos ataques efectuados por el EIIL contra Irak a traves de su frontera con Siria y la peticion del gobierno iraqui para que Estados Unidos dirigiera <<los esfuerzos internacionales destinados a atacar los emplazamientos y bastiones militares del EIIL en Siria>> (94). En segundo lugar, la carta invoca, de manera vaga, el derecho de legitima defensa individual y colectiva ante la amenaza que el EIIL y otros grupos terroristas en Siria representan para <<muchos otros paises>>, incluidos los Estados Unidos y sus aliados.

Al no contar con el consentimiento de Siria para operar sobre su territorio, Estados Unidos procedio a una elaboracion mas detallada para justificar el ejercicio de la legitima defensa:

<<los Estados deben ser capaces de defenderse, de conformidad con el derecho inmanente de legitima defensa, individual o colectiva, reflejado en el articulo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, cuando, como ocurre en este caso, el Gobierno del Estado donde se encuentra la amenaza no quiere o no puede impedir que su territorio se utilice para realizar los ataques.>> (95)

Aunque Estados Unidos habia invocado el derecho de legitima individual y colectiva de Estados Unidos y otros paises frente al EI, en el presente caso senala haber adoptado <<medidas militares proporcionadas y necesarias>> solo con el objeto de eliminar la amenaza actual que el EIIL representa para Irak.

Situandose en otro plano, Estados Unidos informaba de que habia <<emprendido acciones militares en Siria contra elementos de Al-Qaeda conocidos como el grupo Khorasan para hacer frente a la amenaza terrorista que representan para los Estados Unidos y [sus] socios y aliados>> (96). Estas acciones separadas emprendidas por Estados Unidos a titulo individual, sin previo requerimiento del gobierno iraqui ni participacion de la coalicion, son justificadas alegando el ejercicio del derecho de legitima defensa individual (de Estados Unidos) y colectiva (de los aliados de Estados Unidos que sean objetivo de tales grupos terroristas). Ahora bien, para que las operaciones militares contra estos grupos queden efectivamente amparadas en esta legitima defensa individual, o colectiva pero desvinculada de Irak, Estados Unidos tiene que demostrar la existencia de una amenaza real e inminente de ataques terroristas por parte de los mismos (97). La unica informacion que se da a este respecto es que son <<elementos de Al Qaeda>>. Esta argumentacion enlaza mas bien con la reivindicacion de un derecho de legitima defensa preventiva frente a amenazas latentes. Una concepcion que traspasa los limites comunmente aceptados del derecho de legitima defensa, que contempla la respuesta frente a un ataque consumado o inminente, pero no ataques preventivos contra una amenaza mas remota (98).

b) Francia: el paso de la legitima defensa colectiva a la legitima defensa individual

La declaracion realizada por el Presidente Hollande tras los primeros ataques franceses contra posiciones del Estado Islamico en Irak, el 19 de septiembre de 2014, invoco la solicitud de ayuda formulada por Irak como justificacion para poner en marcha una campana de ataques aereos con el fin de debilitar al grupo terrorista y de proporcionar apoyo a las autoridades iraquies (99). Aunque Francia restringio sus operaciones militares a objetivos del EI situados en Irak, tal limitacion territorial no respondia a reservas juridicas sobre la licitud de operar en Siria segun se desprende de las declaraciones del Ministro Frances de Asuntos Exteriores>> (100).

Un ano despues las autoridades francesas extendieron sus ataques a las areas del territorio sirio controladas por el Estado Islamico. En la notificacion dirigida al Consejo de Seguridad, Francia invocaba nuevamente las disposiciones del art. 51 de la Carta, pero sin especificar si estaba procediendo a titulo de la legitima defensa individual o colectiva (101). La mencion a la solicitud de asistencia de Irak permite interpretar que se amparaba solo en la legitima defensa colectiva. En contrapartida, la observacion de que los actos terroristas del Estado Islamico constituyen no solo una amenaza para la paz y seguridad internacionales, segun se recoge en varias resoluciones del Consejo de Seguridad, sino tambien una <<amenaza directa y extraordinaria para la seguridad de Francia>> podria suscitar dudas. Dudas que pueden ser descartadas a posteriori, pues las declaraciones de diferentes autoridades francesas tras los atentados del 13 de noviembre de 2015 en Paris, confirman que el discurso juridico frances se habia basado hasta ese momento solo en la legitima defensa colectiva.

El Presidente Hollande, en una intervencion ante el Parlamento tres dias despues de los atentados, caracterizo los actos terroristas como <<actos de guerra>>, declaro que el pais habia sido victima de una agresion y que, por consiguiente, Francia se encontraba en <<estado de guerra>> contra el Estado Islamico (102). El Presidente frances activo igualmente, por primera vez desde su institucion, la clausula de legitima defensa colectiva establecida en el art. 42.7 del Tratado de la Union Europea (103). El Ministro de Defensa explico ante el Parlamento la evolucion juridica de la situacion: la legitima defensa colectiva, en la que se habia apoyado inicialmente Francia para asistir a Irak se veia complementada en lo sucesivo por el derecho de legitima defensa individual. La resolucion 2249 (2015) del Consejo de Seguridad, anadia, proporcionaba una legitimidad adicional a la actuacion francesa que quedaba enmarcada dentro del Derecho Internacional y del respeto a la Carta de las Naciones Unidas (104).

c) Reino Unido: la solicitud de asistencia y la legitima defensa colectiva e individual

El documento que expone la posicion juridica del gobierno britanico respecto a las acciones militares contra el Estado Islamico en Irak, invoca como fundamento juridico el consentimiento del Estado territorial, admitido en el Derecho internacional como excepcion al principio de prohibicion del uso de la fuerza en las relaciones internacionales (105). Durante meses Irak habia solicitado la asistencia de la comunidad internacional para luchar contra el EIIL y para proteger su territorio y a su poblacion; en agosto de 2014 habia dirigido una peticion especifica en este sentido a Reino Unido y el 20 de septiembre habia remitido una carta al Consejo de Seguridad que recogia su expresa peticion de asistencia militar prestada bajo la forma de ataques aereos efectuados por una coalicion internacional bajo direccion de Estados Unidos. Un conjunto de circunstancias que, a juicio del gobierno britanico, proporcionaban <<una base juridica clara e inequivoca para el despliegue de personal y material militar por Reino Unido con el fin de emprender acciones militares apara atacar emplazamientos y bastiones militares del EIIL en Irak>> (106). El Parlamento aprobo la propuesta del gobierno y autorizo bombardeos aereos contra el Estado Islamico en territorio iraqui, en el entendimiento de que no se extenderian a Siria sin someter nuevamente la cuestion al Parlamento (107). Reino Unido, en consecuencia, cino sus ataques aereos a objetivos situados en Irak durante mas de un ano (108).

La posicion juridica expuesta en el documento, sin embargo, no refleja plenamente la postura Reino Unido. La referencia exclusiva a la peticion y el consentimiento de Irak evoca la figura de la intervencion por invitacion. Sin embargo, al informar al Consejo de Seguridad <<de conformidad con el articulo 51 de la Carta de las Naciones Unidas>>, de las medidas adoptadas en respuesta a los requerimientos de ayuda del gobierno iraqui, Reino Unido justifico sus acciones en <<la legitima defensa colectiva del Iraq, en el marco de los esfuerzos internacionales encabezados por los Estados Unidos>> (109). Desde el principio su participacion en la campana militar contra el Estado Islamico descanso en la legitima defensa colectiva de Irak. La peticion de asistencia por el gobierno iraqui, que considerada aisladamente remite a la figura de la intervencion militar por invitacion, es mencionada por Reino Unido en cuanto requisito para el ejercicio de la legitima defensa colectiva en apoyo de Irak, Estado victima del ataque.

Interpretacion que se ve reforzada con ocasion de la extension de los ataques a Siria. A lo largo del ano 2015 el Gobierno barajo en varias ocasiones la posibilidad de acudir de nuevo ante la Camara con ese objetivo (110). Finalmente, la propuesta de ampliar los ataques aereos contra el Estado Islamico a territorio sirio fue llevada al Parlamento y aprobada el 2 de diciembre de 2015 (111).

Con caracter previo, el Comite de Asuntos Exteriores de la Camara de los Comunes, habia presentado un informe analizando, entre otros aspectos, las posibles bases juridicas de las operaciones militares contra el EI. Nuevamente, la base juridica de las operaciones en Irak es enfocada desde la perspectiva de la invitacion del gobierno territorial, un enfoque no viable en el caso de Siria por lo que era necesario buscar fundamentos juridicos alternativos (112), reducidos a la existencia de una resolucion del Consejo de Seguridad autorizando el uso de la fuerza (113) o al ejercicio del derecho de legitima defensa. En el momento de presentacion del informe el Consejo de Seguridad no habia adoptado aun ninguna resolucion sobre este aspecto. Por lo que se refiere al derecho de legitima defensa, aunque otros Estados integrantes de la coalicion internacional ya habian emprendido ataques aereos en Siria invocando el ejercicio del derecho de legitima defensa de Irak en su apoyo, el Comite juzgo que no existia una formulacion satisfactoria de la legitima defensa que demostrara su aplicabilidad al enfrentamiento con el EI en Siria (114). Por esta razon, el informe concluia que antes de solicitar la aprobacion del Parlamento para extender las operaciones aereas a Siria el gobierno deberia explicar, entre otros aspectos, como afrontaria los problemas juridicos derivados de la ausencia de una resolucion del Consejo de Seguridad (115).

Desde la publicacion del informe hasta la remision de la respuesta por parte del Primer Ministro, diferentes acontecimientos habian contribuido a una transformacion significativa de la situacion. Entre ellos, la escalada en la intensidad de los ataques del EIIL fuera de Siria e Irak, incluidos los cometidos el 13 de noviembre en Paris, y la adopcion unanime por el Consejo de Seguridad de la Resolucion 2249, de 20 de noviembre de 2015.

La respuesta del Primer Ministro al Comite, por lo tanto, abordo la fundamentacion juridica de la eventual extension de la campana aerea a Siria en un contexto nuevo. Cabe resenar, por lo que se refiere al valor de la resolucion 2249 del Consejo de Seguridad, que el Primer Ministro no la invoco como base juridica para extender los ataques contra el Estado Islamico en Siria. Tras citar los parrafos que contienen la unanime determinacion de que el EIIL <<constituye una amenaza mundial sin precedentes para la paz y la seguridad internacionales>> y la exhortacion dirigida a los Estados para que <<adopten todas las medidas necesarias ... para prevenir y reprimir los actos terroristas cometidos especificamente por el EIIL>> (116) no derivo conclusion alguna. Se limito a proponer el derecho de legitima defensa individual y colectiva como <<base juridica clara>> para la accion militar contra el EI en Siria (117).

La argumentacion del Primer Ministro subraya la continuidad entre las acciones contra el Estado Islamico en Siria y en Irak: el fundamento juridico de las acciones militares en Siria era el mismo que servia de base para las efectuadas en Irak, es decir, el derecho de legitima defensa colectiva de Irak. La unica razon por la que el Reino Unido no habia participado directamente en acciones militares sobre territorio sirio era el compromiso del gobierno de no hacerlo sin antes obtener la autorizacion del Parlamento. De hecho, desde octubre de 2014 habia empezado a contribuir con los esfuerzos de la coalicion en Siria mediante misiones de vigilancia aerea y de inteligencia. Esta ampliacion de la contribucion britanica respondia a la constatacion de la estrecha relacion entre la presencia y actividades del EIIL en Siria y sus continuos ataques en Irak, y tambien de que el regimen de Assad no queria o no podia emprender las acciones necesarias para poner fin a los ataques del Estado Islamico en Irak (118). Aunque no emprendiera acciones militares contra el EIIL en Siria, habia dejado constancia ante el Consejo de Seguridad de su pleno apoyo a las acciones de la coalicion <<que tienen por objeto poner fin a los continuos ataques contra el Iraq ... mediante ataques contra los emplazamientos y bastiones militares del EIIL en Siria, como medidas necesarias y proporcionales>> (119).

Al mismo tiempo, la respuesta del Primer Ministro incorporaba una base juridica adicional: el derecho de legitima defensa individual del Reino Unido, y eventualmente colectiva en favor de otros aliados, contra el Estado Islamico. La argumentacion utilizada procede gradualmente. Por un lado, deja constancia de que el EI representa una amenaza fuera de Irak y de Siria por su capacidad para planificar ataques contra Reino Unido y sus aliados en otras partes del mundo. A continuacion, hace referencia a la Resolucion 2249 mediante la que el Consejo de Seguridad se hace cargo de la situacion y, tras condenar los ataques del Estado Islamico en ciudades de diferentes paises, exhorta a los Estados a prevenir tales ataques. Finalmente, concluye que la campana del EI contra Reino Unido y sus aliados habia alcanzado el umbral de un <<ataque armado>> legitimando por consiguiente el ejercicio de la fuerza en legitima defensa para prevenir nuevos ataques (120).

2. La posicion de Siria: consentimiento del Estado territorial y ejercicio del derecho de legitima defensa contra un actor no estatal

Los Estados que cuestionan la licitud de los ataques de la coalicion contra las bases del Estado Islamico en Siria forman un grupo reducido. En el se encuentran la propia Siria y sus aliados tradicionales, Iran y Rusia. El Ministro ruso de Asuntos Exteriores, en respuesta al inicio de la campana de la coalicion contra el EI en Siria y a la declaracion del Presidente de Estados Unidos, senalo:

<<tales acciones se pueden realizar unica y exclusivamente dentro del marco del derecho internacional. Esto supone no una 'notificacion' unilateral de los ataques, sino la presencia de un consentimiento claramente explicito del gobierno de Siria o la adopcion de la correspondiente resolucion del Consejo de Seguridad de la ONU.>> (121)

Similar fue la reaccion del Presidente de Iran, para quien las acciones eran ilicitas por no contar con la autorizacion de las Naciones Unidas ni con el permiso de Siria, a diferencia de las intervenciones realizadas en Irak a invitacion del gobierno iraqui (122).

El regimen de Al Assad ha subrayado reiteradamente que los ataques de la coalicion internacional sobre las bases del EI en su territorio son ilicitos porque no cuentan con su consentimiento (123). Antes del inicio de la campana militar sobre el territorio de Siria, un miembro del gobierno sirio ya habia senalado ante los medios de comunicacion que cualquier intervencion extranjera en Siria constituiria un acto de agresion a menos que hubiera sido aprobada por Damasco, subrayando la disposicion del gobierno sirio para cooperar con cualquier Estado con el fin de luchar contra el Estado Islamico (124). La sesion celebrada por el Consejo de Seguridad el 19 de septiembre de 2014 fue ocasion para que el representante sirio reafirmara

<<que toda iniciativa internacional de lucha contra el terrorismo debe basarse en el pleno respeto de la Carta y las disposiciones y los principios del derecho internacional, en particular aquellos que respaldan la soberania de los Estados. En consecuencia, es preciso coordinar a un alto nivel con el Gobierno de Siria todo esfuerzo digno de credito que se realice para combatir el terrorismo.>> (125)

Desde entonces, el gobierno sirio ha rechazado constantemente la licitud de las acciones militares de la coalicion en Siria, manifestando su oposicion a cualquier afirmacion contenida en informes de la Organizacion que comporte una legitimacion de las mismas (126).

Inicialmente Siria no denuncio los ataques de la coalicion contra el Estado Islamico ante el Consejo de Seguridad. Dejaba constancia de su oposicion, como se ha senalado, pero sin llevar la situacion al Consejo. Las primeras denuncias contra acciones de la coalicion fueron presentadas al Consejo transcurrido mas de un ano desde el inicio de la campana militar y pueden agruparse en dos grandes categorias. La primera engloba las reacciones de Siria en rechazo de los fundamentos juridicos invocados por los Estados de la coalicion como base de sus acciones. Con leves variaciones de forma, tres son los elementos centrales de la posicion formulada por Siria. En primer lugar, la incongruencia de la invocacion del consentimiento de un tercer Estado, Irak, como base para intervenir sobre territorio sirio (127). Estrechamente vinculado se encuentra el argumento referido a la incompatibilidad de la campana militar con la Carta y con las resoluciones pertinentes del Consejo se Seguridad, <<en particular las resoluciones 2170 (2014), 2178 (2014) y 2199 (2015), en las que se pone de relieve que los Estados deben respetar la unidad, la soberania y la integridad territorial de la Republica Arabe Siria>> (128) y de la mas especifica resolucion 2249 (2015) (129). En segundo lugar, la <<distorsionada>> interpretacion del derecho de legitima defensa en que se escudan las acciones de la coalicion (130). Por ultimo, el hecho de que el ejercito sirio ha luchado de modo continuado con los grupos terroristas presentes en su territorio (Estado Islamico, el Frente Al-Nusra y otras organizaciones asociadas con Al-Qaida) y de que en esta lucha el gobierno esta abierto a la colaboracion con cualquier otro agente (131). Aseveraciones aparentemente dirigidas a neutralizar el eventual recurso al argumento de que Siria <<no puede o no quiere>> poner fin a las acciones del Estado Islamico desde su territorio.

En la segunda categoria se encontrarian las denuncias formales dirigidas por Siria al Consejo de Seguridad relativas a acciones concretas de la coalicion contra la infraestructura economica, industrial y de servicios (132) o contra unidades militares de Siria (133). Cabe destacar que el gobierno sirio ha informado al Consejo de Seguridad, y condenado, los ataques terroristas cometidos en su territorio (134), tambien las incursiones terrestres y otros tipos de ataques efectuados por las fuerzas armadas turcas (135). Sin embargo, Siria nunca ha denunciado ante el Consejo los bombardeos de la coalicion que no afectan a infraestructuras o instalaciones de servicios basicos. Esto no significa que se refrende su legitimidad. Como se ha senalado Siria ha afirmado de modo constante que las acciones armadas de la coalicion sobre su territorio carecen de todo fundamento juridico en Derecho Internacional, pero concilia esta postura de principio con la ausencia de protesta ante ataques efectivamente dirigidos contra el Estado Islamico.

V La resolucion 2249 (2015) del Consejo de Seguridad: unanimidad sobre un contenido minimo y ambiguedad en cuanto a su significado

El Consejo de Seguridad se pronuncio sobre la situacion en agosto de 2014 mediante la resolucion 2170 (2014) (136), en la que se refiere el efecto desestabilizador de la presencia del Estado Islamico y del Frente Al-Nusra (FAN) sobre Siria e Irak y los demas paises de la region, observando finalmente que representaban una amenaza para la paz y seguridad internacionales. Situandose en el marco del capitulo VII el Consejo paso a condenar las acciones terroristas del Estado Islamico, las violaciones de derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas por el grupo y adopto una serie de medidas, vinculantes unas, otras en terminos exhortacion, para luchar contra el grupo en diferentes ambitos: financiacion, propaganda, reclutamiento y circulacion de miembros del grupo, corte de cualquier forma de suministro de recursos economicos y militares. La resolucion 2178, adoptada por unanimidad, aprobo diferentes medidas de lucha contra el terrorismo en virtud del capitulo VII, subrayando <<la particular y urgente necesidad de aplicar la presente resolucion a los combatientes terroristas extranjeros asociados con el EIIL, el Frente Al-Nusra y otras celulas, entidades afiliadas o grupos escindidos o derivados de Al-Qaida>>. Estas primeras resoluciones del Consejo se situan dentro de la linea de la lucha contra el terrorismo internacional inaugurada por la resolucion 1373 (2001) de 28 de septiembre (137).

1. Efectos de las resoluciones del Consejo de Seguridad en el derecho de legitima defensa

La resolucion 2249 (2015) del Consejo de Seguridad, adoptada por unanimidad a partir de una propuesta presentada por Francia tras los atentados de Paris, adopta un enfoque diferente (138), mas proximo al de la resolucion 1267 (2001), aunque tambien con alguna diferencia significativa.

Una caracteristica que las separa es que la resolucion 2249 (2015) no menciona explicitamente el derecho de legitima defensa. Tal omision no significa que el Consejo de Seguridad repudie en el presente caso la invocacion del derecho de legitima defensa colectiva, o individual y colectiva, como base juridica de las operaciones armadas llevadas a cabo por diferentes Estados en Siria (139). El Consejo de Seguridad esta facultado, si lo considera necesario, para rechazar, limitar y poner fin al ejercicio del derecho de legitima defensa, conforme al articulo 51 in fine. Pero la practica del Consejo pone de manifiesto que su decision en ese sentido debe ser clara (140), circunstancia que no concurre en el presente caso. De hecho, aunque no contenga una referencia expresa a la legitima defensa, algunas afirmaciones de la resolucion 2249 parecen avalar la concurrencia de los requisitos que justifican su ejercicio.

En primer lugar, la parte dispositiva de la resolucion comienza con una condena energica de los ataques terroristas cometidos por el Estado Islamico (141), y refiriendose al grupo terrorista el Consejo de Seguridad <<observa que tiene la capacidad y la intencion de realizar nuevos ataques>> (142). El ejercicio del derecho de legitima defensa colectiva en favor de Irak sobre territorio sirio no necesita demostrar que el Estado Islamico tiene capacidad e intencion de efectuar nuevos ataques. El grupo ocupo, y retiene, por la fuerza parte del territorio iraqui y este solo dato justifica el ejercicio del derecho por parte de Irak y de sus aliados. En un escenario donde el enfrentamiento entre el Estado Islamico y las fuerzas armadas de los Estados territoriales reviste las caracteristicas de un conflicto armado en curso, los ataques aereos de la coalicion pueden desarrollarse de manera continuada, sin necesidad de identificar un ataque previo del Estado islamico que los justifique. Dentro de la vaguedad con que esta formulado el parrafo, la referencia especifica a <<horrendos ataques terroristas>> que han sido cometidos por el Estado Islamico fuera del teatro de operaciones de Siria e Irak, la observacion de que el EI ha demostrado la capacidad e intencion de cometer nuevos atentados de similares caracteristicas, apuntan mas bien al reconocimiento eventual de un derecho de legitima defensa individual del Estados victima de tales atentados. Resulta dificil admitir que las dimensiones de los atentados del 13 noviembre en Francia, justifiquen el uso de la fuerza contra el Estado Islamico en Siria, o en Irak, invocando el derecho de legitima defensa individual, aunque se anada la consideracion de que el Estado Islamico ha demostrado su capacidad e intencion de seguir cometiendo ataques, e incluso tomando en consideracion los atentados sufridos por Francia con posterioridad a la adopcion de la resolucion. Sin profundizar en este aspecto, la gravedad del ataque y la posibilidad de acumular una serie de ataques a efectos de esa valoracion, no se puede dejar de senalar lo problematica que resulta la asercion francesa, al igual que las del Reino Unido y de Estados Unidos, del derecho de legitima defensa individual. Se explica, en este sentido, la busqueda de una fuente de legitimidad adicional, como una resolucion del Consejo de Seguridad que declare que se reunen las condiciones para el ejercicio de legitima defensa individual, siguiendo en esto una de las lineas interpretacion del la resolucion 1368 en relacion con los atentados del 11 de septiembre (143).

La declaracion del representante de Francia ante el Consejo de Seguridad tras la aprobacion de la resolucion confirmaria que esa era la intencion de Francia al someter el proyecto de resolucion:

<<Los atentados del 13 de noviembre constituyeron un acto de agresion armada contra Francia. Nuestras medidas militares, de las que hemos informado al Consejo de Seguridad desde el principio, que estaban justificadas como medidas de legitima defensa colectiva, pueden en adelante fundamentarse igualmente en la legitima defensa individual, de conformidad con el articulo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. Sobre la base de esta resolucion historica del Consejo de Seguridad, Francia proseguira y aumentara sus esfuerzos para movilizar a toda la comunidad internacional a fin de vencer a nuestro enemigo comun.>> (144)

En segundo lugar, el Consejo de Seguridad no solo no pone freno a las operaciones estatales contra el Estado Islamico sino que las alienta. En efecto, en el parrafo 5 de la resolucion 2249, el Consejo:

<<Exhorta a los Estados Miembros que tengan capacidad para hacerlo a que adopten todas las medidas necesarias, de conformidad con el derecho internacional, en particular la Carta de las Naciones Unidas (...) sobre el territorio que se encuentra bajo el control del EIIL, tambien conocido como Daesh, en Siria y el Iraq, redoblen y coordinen sus esfuerzos para prevenir y reprimir los actos terroristas cometidos especificamente por el EIIL (...), asi como el Frente Al-Nusra, y todas las demas personas, grupos, empresas y entidades asociados con Al-Qaida y otros grupos terroristas designados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (...) y erradiquen el cobijo que han establecido en partes importantes del Iraq y Siria.>> (145)

La exhortacion a adoptar <<todas las medidas necesarias>>, siguiendo la linea de interpretacion antes propuesta, se puede entender como un reconocimiento generico de la licitud de las operaciones militares que se emprendan contra el EI, siempre que procedan <<de conformidad con el derecho internacional y la Carta de la ONU>>. El llamamiento queda circunscrito adicionalmente en cuanto al sujeto contra el que los Estados puede dirigir sus medidas, el Estado Islamico, y al territorio donde se pueden realizar tales medidas, el territorio de Siria e Irak que se encuentra bajo control del Estado Islamico. La resolucion parece reservar un trato diferente al Frente Al-Nusra, y demas grupos y entidades asociados con Al-Qaeda, frente a los cuales anima a coordinar los esfuerzos estatales para prevenir y reprimir sus acciones, erradicando los refugios territoriales con que cuentan en Siria e Irak. Cual sea el alcance practico de la distincion queda por determinar.

En definitiva, la resolucion 2249, parece estar anticipando a los Estados su valoracion de que concurren los requisitos para que ejerzan su derecho de legitima defensa en respuesta a ataques terroristas del Estados Islamico mediante operaciones dirigidas contra la organizacion terrorista en las areas que ocupa de Siria e Irak. No se concede con ello carta blanca para cualquier tipo de actuacion. El Consejo, en efecto, apostilla que los Estados deben proceder <<de conformidad con el derecho internacional, en particular la Carta de las Naciones Unidas>>. Si se acepta esta interpretacion, el Consejo de Seguridad estaria reaccionando de una forma que probablemente no tenga precedentes, ante <<la amenaza sin precedentes para la paz y la seguridad internacionales>>, que a juicio del Consejo representa el Estado Islamico.

2. La resolucion 2249 (2015) como eventual base juridica para la accion contra Estado Islamico y otros grupos terroristas

Podria considerarse que la cualificada gravedad de la situacion hubiera recomendado la adopcion de medidas coercitivas en virtud del articulo 42. Resulta evidente, sin embargo, que las posturas contrapuestas de los miembros ermanentes del Consejo respecto al regimen sirio hubiera abocado al fracaso una iniciativa en este sentido. La resolucion no adopta medidas coercitivas que incluyan la autorizacion del uso de la fuerza y por lo tanto no proporciona en si misma una nueva base juridica, un titulo autonomo para usar la fuerza contra el Estado Islamico (146).

Es modo de proceder habitual en el Consejo determinar que una situacion constituye una amenaza para la paz y seguridad internacionales (art. 39 de la Carta), situarse explicitamente en el marco del capitulo VII y <<autorizar>> a los Estados, y organismos regionales en su caso, a <<utilizar todos los medios necesarios>> para restablecer el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales. En el presente caso, el Consejo de Seguridad efectua la determinacion prevista en el articulo 39, en los siguientes terminos:

<<Determinando que, por su ideologia extremista violenta, sus actos terroristas, sus ataques constantes, flagrantes, sistematicos y generalizados dirigidos contra la poblacion civil ... el Estado Islamico en el Iraq y el Levante (EIIL, tambien conocido como Daesh) constituye una amenaza mundial sin precedentes para la paz y la seguridad internacionales,

Recordando que el Frente Al-Nusra y demas personas, grupos, empresas y entidades asociados con Al-Qaida tambien constituyen una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.>> (147)

La resolucion 2249 utiliza igualmente la expresion <<adoptar todos los medios necesarios>>, y en este sentido esta contemplando el uso de la fuerza por parte de los Estados. En el preambulo, el Consejo de Seguridad se habia mostrado <<decidido a combatir por todos los medios esta amenaza sin precedentes para la paz y la seguridad internacionales>>. En definitiva, utiliza terminos de diferentes disposiciones del capitulo VII y algunas de las expresiones mas significativas a las que recurre el Consejo de Seguridad cuando autoriza el uso de la fuerza, pereo la resolucion carece de elementos esenciales. Los pronunciamientos relevantes del dispositivo no han sido enmarcados expresamente dentro del capitulo VII. Tampoco se utiliza los terminos <<decide>> y <<autorizar>>, a los que recurre el Consejo cuando adopta medidas coercitivas en virtud del articulo 42, en su lugar se formula una <<exhortacion>> a actuar (148).

La ambiguedad del texto permite dar cabida a interpretaciones contrapuestas, algo indispensable para que la resolucion pudiera ser adoptada por unanimidad. En este sentido, la resolucion es invocada por los Estados de la coalicion en apoyo de la licitud de sus ataques aereos en territorio sirio (149). En ella se apoyan tambien Siria y Rusia con el fin contrario, el de impugnar la licitud de los ataques aereos de la coalicion realizados sobre Siria sin el consentimiento del gobierno. Hay que tener presente que el texto propuesto por Francia tuvo que incorporar las <<importantes enmiendas>> (150) presentadas por Rusia antes de ser aprobado, entre ellas la referencia expresa al respeto de la Carta de la ONU. La clausula, que podria ser entendida como un mero recordatorio, para Rusia estaba cargada de significado. Conforme a la declaracion del representante ruso en el Consejo de Seguridad, <<la resolucion de Francia es un llamamiento politico mas que una peticion de cambiar los principios juridicos en los se basa la lucha contra el terrorismo>> (151).

Las reiteradas protestas formuladas por Siria ante la pretension de invocar la resolucion 2249 como fundamento juridico de los ataques realizados por los Estados de la coalicion, resume esta interpretacion:

<<En la resolucion 2249 (2015) del Consejo de Seguridad se destaca el respeto por la soberania, la integridad territorial y la independencia politica de todos los Estados de conformidad con la Carta. No se aprobo en virtud del capitulo VII de la Carta y no faculta a los Estados Miembros a emplear la fuerza militar ni les solicita que la empleen.>> (152)

Llegados a este punto cabe interrogarse que finalidad persigue la adopcion de la resolucion 2249. De manera incuestionable, la resolucion reconoce la amenaza excepcional, <<sin precedentes>>, que el Estado Islamico supone para la paz y seguridad internacionales, tanto para los paises donde tiene sus bases, Siria e Irak, como para otros paises por su capacidad e intencion de seguir efectuando ataques terroristas. Es un aspecto en el coinciden las declaraciones de los miembros del Consejo de Seguridad tras la adopcion de la resolucion. Todos los Estados perciben singularmente la amenaza que el terrorismo representa o puede representar para los mismos, y la voluntad de expresar la solidaridad con Francia tras los atentados de noviembre, aunque la resolucion tambien condena otros atentados del Estado Islamico, facilito la rapida aprobacion del texto propuesto. Tambien es incuestionable que la resolucion hace un llamamiento generalizado a los Estados para combatir al Estado Islamico, utilizando todos los medios a su alcance conforme al orden juridico internacional. Queda por determinar el valor de tal llamamiento.

Este es el significado no controvertido de la resolucion, en el que concurren todos los miembros del Consejo. En los demas aspectos, la ambiguedad con que esta redactada la resolucion permite, como se ha expuesto, interpretaciones opuestas.

VI. Conclusiones

Al hilo de las reflexiones sobre el alcance juridico de la resolucion 2249 del Consejo se iran formulando las conclusiones extraidas a lo largo del trabajo.

La resolucion 2249, no adopta medidas coercitivas en virtud del capitulo VII de la Carta y, por lo tanto, no aporta una base juridica autonoma para el uso de la fuerza contra el Estado Islamico y demas grupos terroristas en Siria e Irak. Las unicas bases serian el consentimiento de Irak, en relacion con los objetivos presentes en territorio iraqui y con las matizaciones apuntadas en su momento, y el ejercicio de la legitima defensa colectiva para los objetivos ubicados en territorio sirio. Irak, y Siria en su caso, pueden estar legitimados para el ejercicio del derecho de legitima defensa individual frente al Estado Islamico mas cuestionable es la admisibilidad de este titulo para los demas paises de la coalicion.

La resolucion 2249 ha sido invocada por la mayoria de los Estados de la coalicion al informar al Consejo de Seguridad de las acciones emprendidas en el ejercicio de la legitima defensa contra el Estado Islamico en Irak. Su aprobacion representaba para algunos paises un respaldo legitimador del ejercicio del derecho de legitima defensa individual de los Estados victimas de ataques del EI desvinculada de la solicitud de asistencia de Irak. Esta indudable ampliacion de la base juridica original para el uso de la fuerza viene acompanada de dos limites. Uno de caracter subjetivo (solo contra el Estado Islamico) y otro de caracter territorial (solo en las zonas de Siria e Irak bajo el control del Estado Islamico). Puede que esta singularizacion persiga una finalidad garantista, al crear un contexto tan definido limita la posibilidad de generalizar los efectos de la resolucion.

Hemos anticipado como, a nuestro juicio, es una interpretacion ajustada a la finalidad declarada de Francia y al lenguaje de la declaracion ... con la salvedad de que la declaracion no menciona explicitamente el derecho de legitima defensa. Al mismo tiempo, aceptar esta interpretacion no equivale a reconocer en general la licitud del uso de la fuerza por los Estados de la coalicion, sea a titulo de legitima defensa individual o colectiva. La remision de la resolucion a las normas de derecho internacional y a las disposiciones de la Carta sirve para contener las interpretaciones potencialmente innovadoras, como habia senalado Rusia.

La remision a un marco juridico cuyo contenido es objeto de interpretaciones profundamente distintas en la practica internacional y en la doctrina, no en si misma particularmente clarificadora. Algunos de los elementos de la resolucion, sin embargo, apuntan aspectos en los que la practica internacional parece revestir una mayor uniformidad.

La situacion descrita en el trabajo, los ataques efectuados por el Estado Islamico en Irak y en Siria y la respuesta armada de la coalicion internacional, tambien de Rusia a solicitud de Siria, parecen reflejar una superacion de la interpretacion de la Corte Internacional de Justicia sobre los requisitos de ejercicio de la legitima defensa contra actores no estatales. La practica internacional refleja que los Estados invocan la legitima defensa para reaccionar frente a los ataques de grupos armados no imputables a un Estado y en los que tampoco hay una participacion sustancial de un Estado. En algunos casos, el Estado territorial ofrece cierto apoyo al grupo armado o lo tolera. En otros, el grupo opera en areas fuera del control del Estado o que, como en el presente caso, ha pasado a controlar por la fuerza ante la oposicion ineficaz del Estado territorial. La actitud del Estado en cuyo territorio se refugia la entidad terrorista y desde donde efectua ataques es uno de los elementos mas controvertidos en Siria. Estados Unidos y los paises de la coalicion alegan que Siria <<no puede o no quiere>> poner fin a los ataques y presencia del Estado en su territorio. Siria, por el contrario, afirma que pone medios eficaces y se declara dispuesta a cooperar, por lo que rechaza que el uso de la fuerza contra el Estado Islamico en su territorio sea licito sin contar con su consentimiento. Siendo irreconciliables en cuanto a la apreciacion de los hechos, la postura de Siria manifiesta implicitamente su acuerdo sobre la sustancia de la norma propuesta por los miembros de la coalicion: la admisibilidad del derecho de legitima defensa contra un actor no estatal cuando el Estado en cuyo territorio se encuentra no puede o no quiere poner fin a su presencia o a sus actividades.

RECIBIDO: 30 DE SEPTIEMBRE DE 2016 / ACEPTADO: 13 DE OCTUBRE DE 2016

DOI: 10.15581/010.32.141-188

Pilar Pozo Serrano

Profesora Titular de Derecho Internacional Publico y Relaciones Internacionales

Universidad de Valencia

pilar.pozo@uv.es

* Este trabajo ha sido realizado en el marco del proyecto de investigacion I+D+I Der 2015-64205-R (MINECO/FEDER) concedido por el Ministerio de Economia y Competitividad.

(1) Tambien afecta a otras nociones esenciales en la legitima defensa, como necesidad y proporcionalidad, y aspectos especificamente relacionados con el concepto de <<ataque armado>>, como su inminencia y gravedad.

(2) Diferentes iniciativas han intentado aportar claridad en este ambito mediante la formulacion de principios que podrian considerarse asentados en la practica, en unos casos, o que podrian servir como punto de partida de un debate posterior. En este sentido, Chatham House Principles of International Law on the Use of Force in Self-Defence, Leiden Policy Recomendations on Counter-Terrorism and International Law y los principios propuestos por D. BETHLEHEM en el American Journal of Internacional Law (<<Self-Defence Against an Imminent or Actual Armed Attack by Nonstate Actors>>, AJIL, vol. 106, n. 4 [2012], pp. 769-767, posteriormente precisados en su respuesta a los comentarios recibidos, en <<Principles of Self-Defence--A Brief Response>>, AJIL, vol. 107, n. 3 [2013], pp. 579-585).

(3) En este terreno, los analisis doctrinales adoptan un tono eminentemente tentativo, apuntando algun autor que los intentos de clarificar las normas sobre el derecho de legitima defensa contra actores no estatales son prematuros (Hakimi, M., <<Defensive Force Against Non- state actors: The State of Play>>, 91 International Law Studies, vol. 91 [2015], pp. 1-31, p. 3).

(4) Flasch, O., <<The Legality of the Air Strikes against ISIL in Syria: New Insights on the Extraterritorial Use of Force against Non-State Actors>>, Journal on the Use of Force and International Law, vol. 3 (2016), n. 1, 37-69.

(5) Arimatsu, L. y Schmitt, M. N., <<Attacking 'Islamic State' and the Khorasan Group: Surveying the International Law Landscape>>, Columbia Journal of Transnational Law Bulletin, vol. 53, n. 1 (2014), p. 9; Ruys, T. y Ferrero, L., Divergent views on the content and relevance of the Ius ad Bellum in Europe and United States? The case of U.S-led military coalition against 'Islamic State', 10 de febrero, 2016, p. 6 (disponible en http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.2731597).

(6) A proposito de esta evolucion del grupo como organizacion terrorista hacia la insurgencia y, por ultimo, una aparente proto-estatalidad, vid. Barrett, R., The Islamic State, The Soufan Group, Nueva York, noviembre 2014, p. 4.

(7) Una amenaza <<sin precedentes>> para la paz y seguridad internacionales, en expresion de la resolucion 2249, de 20 de noviembre de 2015, del Consejo se Seguridad.

(8) Khedery, A., <<Iraq in Pieces. Breaking Up to Stay Together>>, Foreign Affairs, 22 de septiembre de 2015.

(9) Sin fuerzas suficientes para seguir actuando como una insurgencia, el grupo paso a efectuar atentados terroristas. A lo largo del ano 2012, el ISI ataco varias prisiones para liberar y reagrupar a sus operativos con el fin de reconstituir el grupo, ahora bajo mando de Abu Bakr al Baghdadi. En verano de 2013 comenzaron sus ataques sistematicos contra los miembros de las fuerzas de seguridad iraquies asi como el proceso de expansion territorial (Barrett, R., The Islamic State ..., cit., p. 12).

(10) Byman, D. y Williams, J., <<ISIS vs. Al Qaeda: Jihadism's global civil war>>, The National Interest, 24 febrero, 2015, p. 4.

(11) Denominado frecuentemente ISIL, o ISIS, por sus siglas en ingles.

(12) Al Jazeera, <<Qaeda chief annuls Syrian-Iraqi jihad merger>>, 9 de junio de 2013, disponible en <www.aljazeera.com/news/middleeast/2013/06/2013699425657882.html>.

(13) Finalmente, en febrero de 2014, el lider de Al Qaeda procedio a romper publicamente los vinculos del EIIL con la organizacion central (BARRETT, R., The Islamic State, cit., p. 12).

(14) El grupo de Baghdadi detuvo a todos los activistas, civiles, lideres de otros grupos rebeldes que se le opusieron o cuestionaron su liderazgo, y combatio contra al Nusra en sus feudos principales, Raqqa y Aleppo. Los enfrentamientos entre el EIIL y otros grupos armados, de mayor o menor intensidad, son frecuentes. Sobre este particular, vid. AbouZEID, R., Syria's uprising within an uprising, European Council on Foreign Relations 16 de enero, 2014, disponible en <www.ecfr.eu/article/commentary_syrias_uprising_within_an_uprising238>; Byman, D. y WILLIAMS, J., <<ISIS vs. Al Qaeda ...>>, cit.

(15) Ademas de Faluya, otras ciudades importantes de la provincia de Anbar fueron quedando bajo control del EIIL como Haditha, Al Qaim, fronteriza con Siria, y Hit. Transcurrieron mas de dos anos antes de que Faluya pudiera ser recuperada por las fuerzas iraquies con el apoyo de la coalicion internacional, el 26 de junio de 2016 (pagina oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, <www.diplomatie.gouv.fr/en/country-files/iraq/events/article/iraq- retaking-of-thecity-of-falluja> [26-06-16].

(16) Ante la ofensiva yihadista buena parte de los miembros del Ejercito iraqui huyo de la ciudad, abandonando abundante material militar, incluido armamento pesado y vehiculos. El desmoronamiento del Ejercito ponia de manifiesto la gravedad de la situacion y la incapacidad del gobierno de Irak para hacer frente a la crisis en solitario. Las Fuerzas Armadas iraquies tambien habian sufrido el sectarismo del Primer Ministro, que purgo a la oficialidad para eliminar a potenciales oponentes. La consiguiente disminucion de mandos preparados, desmotivacion y desorden pudieron contribuir a su colapso ante una insurgencia excelentemente entrenada (Laub, Z., Islamic State, Council on Foreign Relations Backgrounders, 10 agosto 2016).

(17) European Parliamentary Research Service, Briefing, The international coalition to counter ISIL/ Da'esh, PE 551.330, 17 de marzo de 2015, p. 3.

(18) El reconocimiento de su liderazgo en el mundo musulman es marginal, algunos grupos yihadistas establecidos en diferentes paises han declarado su apoyo y sumision al Estado Islamico, otros se han limitado a manifestar su reconocimiento por los exitos alcanzados en el campo de batalla, y entre sus enemigos declarados se encuentran los regimenes de la region y los grupos armados de la oposicion siria (Barrett, R., The Islamic State, p. 18).

(19) European Parliamentary Research Service, Briefing, Understanding the rise of ISIL/Da'esh (the 'Islamic State'), PE 551.329, 17 de marzo de 2015.

(20) Ahram, A. I. y Lust, E., <<The Decline and Fall of the Arab State>>, Survival, vol. 58, n. 2 (2016), pp. 7-34.

(21) De manera grafica se ha senalado que el Estado Islamico es percibido por la familia real Saudi como solo una molestia, no como una amenaza vital. Pese a la campana de atentados contra objetivos gubernamentales y chiis, las dimensiones y recursos del Estado Islamico no son suficientes para generar la alarma. En este sentido, Bunzel, C., The Kingdom and the Caliphate. Duel of the Islamic States, Carnegie Endowment for International Peace, Washington, 2016.

(22) European Parliamentary Research Service, The international coalition ..., cit., p. 2.

(23) Reino Unido, House of Commons, Foreign Affairs Committee, The extension of offensive British military operations to Syria, Second Report of Session 2015-16, HC 457, 3 de noviembre de 2015, p. 7.

(24) Estados Unidos y Rusia mantienen una posicion radicalmente opuesta respecto al regimen de Al Assad. Este elemento no solo lleva a la adopcion de diferentes cursos de actuacion contra el Estado Islamico sino, lo que es mas importante, a sustentar estrategias para la resolucion del conflicto sirio dificiles de conciliar en la practica. Estados Unidos considera, y esto es relevante en la concepcion de la legitima defensa frente a actores no estatales, que el presidente sirio <<ha demostrado que no puede ni podra reprimir esa amenaza, incluso al adoptar medidas que benefician el reclutamiento que llevan a cabo los extremistas>> (Consejo de Seguridad, 7565a sesion, 20 de noviembre de 2015, S/PV.7565, p. 4).

(25) En este sentido, Fronson, J. y Simon, S., <<ISIS: The Dubious Paradise of Apocalipse Now>>, Survival, vol. 57, n. 3 (2015), pp. 7-56. Los autores analizan la naturaleza del Estado Islamico, los factores que han alimentado la rapida expansion y los puntos debiles de la organizacion, para evaluar a continuacion las estrategias de lucha contra el EIIL y sus perspectivas de exito. Queda fuera de los limites de este trabajo la valoracion juridica de la ayuda militar de Estados a los grupos de la oposicion siria, pero la cuestion surge de modo ineludible al analizar la licitud del uso de la fuerza en su territorio. El inicio de las operaciones militares de Rusia contra el Estado Islamico, a solicitud y en coordinacion con el gobierno de sirio hacen resaltar mas, si cabe, la ausencia de dicho consentimiento en la campana de la coalicion.

(26) Las bases de la cooperacion entre Estados Unidos e Irak se encuentran en dos tratados adoptados en la misma fecha, el 17 de noviembre de 2008, se trata del Strategic Framework Agreement for a Relationship of Friendship and Cooperation between the United States of America and the Republic of Iraq, que remite para aspectos especificos de defensa y del estatuto del personal militar al Agreement Between the United States of America and the Republic of Iraq On the Withdrawal of United States Forces from Iraq and the Organization of Their Activities during Their Temporary Presence in Iraq.

(27) The White House, Office of the Press Secretary, Statement by the President on ISIL, 10 de septiembre, 2014 <www.whitehouse.gov/the-press-office/2014/09/10/statement-president-isil- 1>.

(28) Sobre este aspecto, vease el analisis de Fronson, J. y Simon, S., <<ISIS: The Dubious Paradise ...>>, cit., pp. 7-56.

(29) The White House, Office of the Press Secretary, Background Briefing by Senior Administration Officials on Iraq, 8 de agosto de 2014, <www.whitehouse.gov/the-press- office/2014/08/08/background-briefing-senior- administration-officials-iraq>. En este caso, la nota informativa senala explicitamente que la autorizacion presidencial del uso de la fuerza esta abierta a intervenciones posteriores en la medida en que se detecten amenazas para el personal o instalaciones estadounidense en cualquier parte del pais.

(30) Durante el mes de agosto, el Estado Islamico se habia apoderado de Sinjar y poblaciones cercanas, cometiendo matanzas entre sus habitantes, mayoritariamente yazidies. El exodo de las minorias de la zona, principalmente yazidies y cristianos iraquies, asi como el asedio al que fueron sometidas por el EI, creo una situacion de emergencia humanitaria y las denuncias de posible genocidio por alguna organizacion humanitaria y por miembros de la Administracion estadounidense. Una acusacion tambien formulada por Irak ante el Consejo de Seguridad al comunicar la grave amenaza a la que se encuentra sometido y solicitar la asistencia de la comunidad internacional (Doc. S/2014/440, 25 de junio de 2014).

(31) Background Briefing on Iraq, 8 de agosto de 2014, cit.

(32) Una coalicion en la que se consideraba de esencial importancia la participacion de estados arabes (vid., Statement by the President on ISIL, cit.)

(33) Doc. S/2014/440, 25 de junio de 2014, Annex to the letter dated 25 June 2014 from the Minister for Foreign Affairs of Iraq addressed to the Secretary-General. En otro momento se pide que los Estados adopten medidas contra las actividades dirigidas a facilitar el reclutamiento para el grupo y contra sus redes de apoyo de financiero, mediatico y de otra naturaleza.

(34) Statement by the President on ISIL, cit. El discurso delinea los cuatro elementos de la estrategia de lucha contra el terrorismo del EIIL. En primer lugar, una campana de ataques aereos sistematicos alli donde se encuentren los terroristas, dejando abierta la opcion de efectuar ataques fuera de Irak. En segundo lugar, asistencia militar a las fuerzas que combaten contra el EI sobre el terreno. Lo que se traduce, senala a continuacion, en un incremento de la ayuda militar a las fuerzas de la oposicion en Siria, quedando excluida la posibilidad de contar con el regimen de Assad, del que afirma que nunca podra recuperar su perdida legitimidad. En tercer lugar, el recurso a los mecanismos de lucha contra el terrorismo de que Estados Unidos dispone para prevenir ataques del EI, que comprenden instrumentos contra la financiacion del grupo, mejora de la informacion, contrarrestar su ideologia y frenar el flujo de terroristas desde y hacia Oriente Medio.

(35) Naciones Unidas, Consejo de Seguridad, Annex to the letter dated 20 September 2014 from the Permanent Representative of Iraq to the United Nations addressed to the President of the Security Council, S/2014/691, 22 de septiembre de 2014, segundo parrafo).

(36) Ibidem.

(37) Ministere des Affaires etrangeres et du Developpement international, Conclusiones de la Conferencia Internacional sobre Paz y Seguridad en Irak (Paris, 15 de septiembre de 2014), <www.diplomatie.gouv.fr/es/ fichas-de-paises/irak/eventos/article/conclusiones-de-la-conferencia>. La conferencia conto con la presencia de los siguientes paises y organizaciones internacionales: Alemania, Arabia Saudi, Bahrein, Belgica, Canada, China, Dinamarca, Egipto, Emiratos Arabes Unidos, Espana, Estados Unidos de America, Francia, Irak, Italia, Japon, Jordania, Kuwait, Libano, Oman, Paises Bajos, Qatar, Noruega, Republica Checa, Reino Unido, Rusia, Turquia, Liga de Estados Arabes, Organizacion de las Naciones Unidas y la Union Europea. Los participantes en la Conferencia, ademas de manifestar su satisfaccion por la formacion de un nuevo gobierno en Irak, declararon que el Estado Islamico representaba una amenaza para Irak y <<para la comunidad internacional en su conjunto>> y manifestaron su compromiso de proporcionar al nuevo gobierno iraqui toda la asistencia necesaria en su lucha contra el grupo, incluida <<una ayuda militar apropiada>> (Conclusiones, apartado 4).

(38) Estados Unidos comenzo proporcionando apoyo aereo, entrenamiento y municion al Gobierno Regional del Kurdistan de Irak y al Gobierno de Irak y otros Estados tambien efectuaron ataques aereos para detener el avance del Estado Islamico en territorio de Irak. El Departamento de Defensa de Estados Unidos adopto para la operacion el nombre de Inherent Resolve, fijandose por objetivo <<eliminar el grupo terrorista ISIL y la amenaza que representan para Irak, para la region y para el conjunto de la comunidad internacional>>. (Informacion disponible en la pagina oficial de la operacion, Combined Joint Task Force Operation Inherent Resolve, Fact Sheet, <www.inherentresolve.mil/About>). En el caso de Espana, el Congreso autorizo la participacion espanola en la operacion conforme a la solicitud del Consejo de Ministros de 10 de octubre de 2014. Sobre la contribucion espanola, ver la informacion publicada en la pagina oficial del Estado Mayor de la Defensa, Ministerio de Defensa de Espana, Operacion Inherent Resolve, <www.emad.mde.es/MOPS/042-Iraq-IR/>.

(39) The White House, Office of the Press Secretary, Statement by the President on Airstrikes in Syria, 23 de septiembre de 2014, <www.whitehouse.gov/the-press- office/2014/09/23/statement-president-airstrikes-syria>.

(40) Es una cuestion pacifica en la doctrina, aunque sin ignorar la posible concurrencia de circunstancias que afecten a su validez, vid. en este sentido Doswald-Beck, L., <<The Legal Validity of Military Interventention by Invitation of the Government>>, British Yearbook of International Law, vol. 56 (1) (1986), p. 189; Gray, C., International Law and the Use of Force, Oxford, OUP, 2008, p. 80; DinsTEIN, Y., War, Agression and Self-Defence, Cambridge, Cambridge, Univ. Press, 2011, p. 118; Corten, O., Le droit contre la guerre. L'interdiction du recours a la force en droit international contemporain, Paris, Pedone, 2008, p. 389.

(41) La Corte abordo el tema por vez primera en Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua (Nicaragua v. United States of America). Merits, Judgment. I.C.J. Reports 1986, p. 14, y reitero sus conclusiones en Armed Activities on the Territory of the Congo (Democratic Republic of the Congo v. Uganda), Judgment, I.C.J. Reports 2005, p. 168. El razonamiento de la CIJ en este ultimo asunto parte implicitamente de la premisa de que, en caso de demostrarse la concurrencia del consentimiento de la Republica Democratica del Congo (RDC) a la intervencion militar de Uganda en su territorio, tal intervencion seria licita. En una cumbre celebrada el 8 de agosto de 1998, la RDC habia acusado publicamente a Uganda de estar invadiendo su territorio. La Corte estimo que, si habia existido un consentimiento anterior de la RDC, debia considerarse retirado a partir de la fecha en que formulo la denuncia (I.C.J. Reports 2005, p. 199, par. 53). Uganda intento justificar su presencia y actividades militares posteriores a esa fecha, invocando de nuevo el consentimiento de la RDC durante un periodo de tiempo, recogido en varios Acuerdos. La Corte estimo que los tratados invocados regulaban aspectos del armisticio alcanzado, proceso de retirada de las tropas extranjeras y normalizacion de relaciones, pero no constituian consentimiento por parte de la RDC a la intervencion ugandesa, con la excepcion de la presencia militar en una region fronteriza contemplada en el acuerdo de Luanda (I.C.J. Reports 2005, p. 211, par. 105).

(42) Proyecto de articulos sobre la responsabilidad internacional del Estado por hechos internacionalmente ilicitos, art. 20. Ver Informe de la Comision de Derecho Internacional, Asamblea General, 56 periodo de sesiones, Suplemento no. 10 (A/56/10), 2001. El comentario al articulo 20 menciona en varias ocasiones diferentes modalidades de intervencion militar (establecimiento de una base militar, establecimiento de tropas extranjeras) como ejemplos de comportamientos cuya ilicitud queda excluida por el consentimiento del Estado territorial.

(43) Asamblea General, Resolucion 3314 (xxix), Definicion de la agresion, 14 de diciembre de 1974, Anexo, articulo 3. e).

(44) La negativa de Estados Unidos a prestar una modalidad de asistencia especificamente solicitada por el Primer Ministro Al Maliki (los ataques aereos contra el EI) mientras no procediera a la formacion de un gobierno inclusivo, no equivale a un rechazo pleno de su legitimidad. El gobierno estadounidense se mostro severamente critico con sus politicas discriminatorias y condiciono su implicacion en operaciones aereas a la formacion de un nuevo ejecutivo, pero mientras tanto colaboro con el gobierno de Irak en la lucha contra el EIIL proporcionando ayuda militar de otro tipo.

(45) Ibidem.

(46) Instituto de Derecho Internacional (IDI), Problemes actuels du recours a la force en droit international. Sous-groupe C: Assistance militaire sollicitee, Sesion de Rodas, 2011, articulos 4 y 6. El contenido de la intervencion cubierta por la invitacion puede ser muy variado, el articulo 2 de la Resolucion circunscribe su alcance a <<situations of internal disturbances and tensions, such as riots, isolated and sporadic acts of violence and other acts of a similar nature, including acts of terrorism, below the threshold of non-international armed conflict in the sense of Article 1 of Protocol II Additional to the Geneva Conventions relating to the Protection of Victims of Non-International Armed Conflicts of 1977>>. A continuacion senala que el objetivo de la asistencia militar es <<to assist the requesting State in its struggle against non-State actors or individual persons within its territory, with full respect for human rights and fundamental freedoms.>>

(47) Brownlie, I., International Law and the Use of Force by States, Oxford, Clarendon Press, 1963, pp. 317-27; CORTEN, O., Le droit contre la guerre ..., cit., pp. 403-415.

(48) Weller, M., <<Striking ISIL: Aspects of the Law on the Use of Force>>, ASIL Insights, vol. 19, n. 5 (2015).

(49) Gray, C., International Law ..., cit., p. 92.

(50) CORTEN, O., Le droit contre la guerre ..., cit., pp. 441-442.

(51) En el asunto de las actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua, la Corte determino que el principio de no intervencion prohibia <<intervenir, directa o indirectamente, con o sin uso de la fuerza armada, en apoyo de la oposicion interna en otro Estado>> (I.C.J. Reports 1986, p. 108, para. 206).

(52) I.C.J. Reports 1986, p. 126, para. 246.

(53) Es la interpretacion que CORTEN extrae tras un detallado analisis de practica estatal (Le droit contre la guerre ..., cit., pp. 448-482).

(54) IDI, Resolution on the Principle of Non-Intervention in Civil Wars, sesion de Wiesbaden, 1975, articulo 2. A los efectos de la resolucion, la nocion de guerra civil comprende los conflictos armados no internacionales y aquellos conflictos que surjan dentro del territorio de un Estado en los que se enfrenten el gobierno establecido con uno o varios movimientos insurreccionales o, en ausencia de un gobierno formal, varios grupos se disputen el poder del Estado habiendo alcanzado la lucha armada cierta entidad por su intensidad y extension (art. 1).

(55) Su contenido habia quedado recogido en gran medida por la resolucion adoptada por el Instituto de Derecho Internacional el 8 de septiembre de 1900, en la sesion de Neuchatel, titulada Droits et devoirs des Puissances etrangeres, au cas de mouvement insurrectionnel, envers les gouvernements etablis et reconnus qui sont aux prises avec l'insurrection.

(56) Ibid., art. 7. El texto pone de manifiesto el caracter voluntarista del reconocimiento de beligerancia. Aunque los terceros Estados solo pueden reconocer el estatuto de beligerancia si se cumplen una serie de requisitos, no estan obligados a otorgar tal reconocimiento aunque tales requisitos se cumplan (art. 8).

(57) Entre otros, Dinstein, Y., War, Agression ..., cit., p. 119. La <<beligerancia>> es una nocion juridica compleja, se ha resaltado lo inusual de su reconocimiento y la incertidumbre en cuanto a algunos de sus elementos. Como ha senalado Fernandez Liesa, la intrincada situacion de la guerra civil espanola contribuyo a poner de manifiesto algunos de estos problemas contribuyendo al retroceso de la nocion (<<La guerra civil espanola y del derecho internacional>>, La complejidad de la figura y la incertidumbre en cuanto a sus repercusiones REDI, n. 1, vol. LXI [2009], pp. 76-78) hasta caer en desuso (Lootsteen, Y. M., <<The Concept of Belligerency in International Law>>, Military Law Review, vol. 166 [2000], pp. 109-141).

(58) En este sentido, Arimatsu, L. y Schmitt, M. N., <<Attacking 'Islamic State' ...>>, cit., p. 6; Byrne, M., <<Consent and the use of force: an examination of 'intervention by invitation' as a basis for US drone strikes in Pakistan, Somalia and Yemen>>, Journal on the Use of Force and International Law, vol. 3, n. 1 (2016), pp. 97-125, p. 102; De Hoog, A., <<Restrictivist Reasoning on the Ratione Personae Dimension of Armed Attacks in the Post 9/11 World>>, Leiden Journal of International Law, vol. 29 (2016), pp. 19-42, p. 42; Ruys, T. y Ferrero, L., Divergent views ..., cit.; Flasch, O., <<The Legality of the Air Strikes ...>>, cit., p. 38; Egan, B., <<International Law, Legal Diplomacy, and the Counter-ISIL Campaign: Some Observations>>, International Law Studies, vol. 92 (2016), pp. 235-248, p. 238; Martin, J. C., <<Les frappes de la France contre l'EIIL en Syrie, a la lumiere de la resolution 2249 (2015) du Conseil de securite>>, Questions of International Law (2016), pp. 3-14.

(59) Mas controvertida resulta la licitud del la asistencia militar estadounidense a algunos grupos de la oposicion siria. Estados Unidos descarto toda colaboracion con el Presidente Assad, <<un regimen que aterroriza a su propia poblacion y que nunca recuperara la legitimidad que ha perdido>>, optando en su lugar por <<reforzar a la oposicion como mejor contrapeso>> al Estado Islamico (Statement by the President on ISIL, cit). En este sentido, vid. Schmitt, M. N., <<Legitimacy versus Legality Redux: Arming the Syrian Rebels>>, Journal of National and Security Law & Policy, vol. 7, pp. 139-159). A proposito de la nocion de <<legitimidad>>, el autor hace un llamamiento a la cautela antes de usarla como justificacion de comportamientos contrarios al derecho internacional. En este caso, advierte <<the United States needs to be comfortable with the prospect of contributing to the crystallization

of a customary norm allowing other states to arm rebel groups in similar circumstances before it proceedes>> (p. 159).

(60) En este sentido Ruys, T. y Ferro, L., Divergent views ..., cit., p. 6; ArimaTSU, L. y SchmiTT, M. N., <<Attacking 'Islamic State' ..., cit., p. 7.

(61) Vid., Ruys, T. y Ferro, L., Divergent views ..., cit., pp. 12-13; Akande, D., <<The Airstrikes against Islamic State in Iraq and the Alleged Prohibition on Military Assistance to Governments in Civil Wars>>, EJIL Analysis, 2 febrero 2015, <www.ejiltalk.org/the-airstrikes-against- islamic-state-iniraq-and-the-alleged- prohibition-on-military-assistance-to-governments-in-civil-wars/>.

(62) La Doctrina de Defensa de Holanda, publicada por el Ministerio de Defensa holandes en 2005, establece en el apartado relativo al derecho de legitima defensa: <<An armed attack primarily involves operations by regular forces in the territory of another nation. Other cases, such as terrorist actions, can also be regarded as such under certain circumstances>> (Netherlands Defence Doctrine, Ministry of Defence, The Hague, p. 33). El Libro Blanco del gobierno frances sobre la seguridad interior frente al terrorismo, adopta un enfoque similar (Secretariat General de la Defense Nationale, La France face au terrorisme: Livre Blanc du Gouvernement sur la securite interieure face au terrorisme, Parias, 2006, p. 95). La practica estatal no ofrece demasiados ejemplos, para un analisis de documentos e informes elaborados en el seno de diferentes organizaciones internacionales, vid. Ruys, T., <<Armed Attack>> and Article 51 of the Charter: Evolutions in Customary Law and Practice, Cambridge, Cambridge University Press, 2010, pp. 445-446.

(63) Dinstein y Tomuschat, por ejemplo, habian defendido esta postura (vid. Dinstein, Y., War, Agression and Self-Defence, Cambridge, Cambridge University Press, 3d ed. 2001 pp. 213-215; Tomuschat, C., <<International Law: Ensuring the Survival of Mankind on the Eve of a New Century. General Course of Public International Law>>, Recueil des Cours de l'Academy de Droit International, vol. 281 (1999), pp. 9-438, pp. 215-216).

(64) I.C.J. Reports 1986, p. 103, par. 195.

(65) Resolucion 3314 (XXIX), Definicion de la agresion, 14 de diciembre de 1974, art. 3 g).

(66) I.C.J. Reports 1986, p. 104, par. 195. En esos otros supuestos, la Corte senala que el Estado involucrado actuaria en contra del principio de no intervencion.

(67) Gray, C., The Use of Force ..., pp. 175-7.

(68) Vid, las opiniones disidentes de los jueces Schwebel (I.C.J. Reports 1986, pp. 259-527, en par. 171) y Jennings (ibid., pp. 528-46, en pp. 543-4).

(69) Bermejo Garcia, R., El marco juridico internacional del uso de la fuerza: ambiguedades y limites, Pamplona, Civitas, 1993, pp. 287-9; Dinstein, Y., War, Agression ..., cit., pp. 209, 221.

(70) Resulta ilustrativa la opinion separada de la juez Higgins en la opinion consultiva de 2004: <<There is, with respect, nothing in the text of Article 51 that thus stipulates that self-defence is available only when an armed attack is made by a State. That qualification is rather a result of the Court so determining in Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua ... While accepting, as I must, that this is to be regarded as a statement of the law as it now stands>> (Legal Consequences of the Construction of a Wall in the Occupied Palestinian Territory, Advisory Opinion, I.C.J. Reports 2004, pp. 207-18, par. 33, las cursivas son del original).

(71) En este sentido, Ruys, T., <<ArmedAttack>> ..., cit., p. 494, que acompana a su conclusion el analisis de un amplio elenco de supuestos de la practica internacional (pp. 368-485)

(72) En este segundo caso, los Estados trataban de demostrar una implicacion del Estado territorial en los ataques llevados a cabo por el grupo armado suficiente para soportar el ejercicio de la legitima defensa. En este sentido, el comunicado dirigido por Estados Unidos al Consejo de Seguridad, sobre el ataque llevado a cabo en Tripoli, en respuesta <<a los actos contra ciudadanos e instalaciones estadounidenses>> dirigidos por Libia durante un prolongado periodo, en particular el atentado efectuado en Berlin occidental, en octubre de 1986 (Consejo de Seguridad, Carta de fecha 14 de abril de 1986 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Representante Permanente interino de los Estados Unidos de America ante las Naciones Unidas, S/17990, 14 de abril de 1986).

(73) A titulo de ejemplo, puede verse la justificacion proporcionada por Estados Unidos de los ataques aereos realizados contra una instalacion usada para producir armas quimicas en Sudan y campos de entrenamiento en Afganistan, en respuesta a los atentados cometidos por la organizacion de Bin Laden contra las embajadas estadounidenses en Nairobi y Dar es Salaam, en 1998 (Consejo de Seguridad, Carta de fecha 20 de agosto de 1998 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Representante Permanente de los Estados Unidos de America ante las Naciones Unidas, S/1998/780, 20 de agosto de 1998). Particularmente ilustrativas son las explicaciones proporcionadas por Turquia a proposito de ciertas operaciones emprendidas en territorio de Irak contra grupos terroristas que operaban desde bases establecidas en ese pais. Aunque las incursiones turcas habian comenzado en 1991, el gobierno no habia proporcionado justificacion ante el Consejo de Seguridad. En 1995, tras una serie de acciones de cierta envergadura, el gobierno de Turquia remitio una comunicacion al Consejo. En ella se senalaba que Turquia no podia requerir al gobierno de Irak para que cumpliera su obligacion de impedir que su territorio fuera utilizado para preparar ataques terroristas contra Turquia, porque el gobierno de Irak no ejercia un control efectivo en la zona norte del pais. Turquia senalo que sus intervenciones, breves y de alcance limitado, no podian ser consideradas como una violacion de la soberania de Irak: <<No cabe esperar que ningun pais permanezca impasible mientras ve amenazada constantemente su propia integridad territorial por los flagrantes ataques transfronterizos de una organizacion terrorista establecida en un pais vecino y que funciona desde alli, si ese pais no es capaz de poner fin a tales ataques>> (Consejo de Seguridad, S/1995/605, Carta de fecha 24 de julio dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el encargado de negocios interino de la mision permanente de Turquia antes las Naciones Unidas, 24 de julio de 1995).

(74) Vid. el escrito dirigido por Turquia al Consejo de Seguridad citado en la nota anterior.

(75) Las posiciones adoptadas por la OTAN (Declaracion del Consejo del Atlantico Norte, 12 septiembre de 2001, Press Release 2002/124, disponible <www.nato.int/docu/pr/2001/p01- 124e.htm>) y por la Organizacion de Estados Americanos (vid., Organizacion de Estados Americanos, Resolucion: Amenaza terrorista en las Americas, de 21 de septiembre de 2001 OEA/Ser.F/II.24, RC.24/RES.1/01) afirman expresamente que los atentados justificaban el ejercicio del derecho de legitima defensa colectiva. El Informe elaborado a peticion del entonces Secretario General de la ONU, Kofi Annan por el Grupo de alto nivel sobre las amenazas, los desafios y el cambio, titulado Un mundo mas seguro: la responsabilidad que compartimos, califica la respuesta a los atentados del 11 de septiembre como <<campana militar de legitima defensa contra el regimen de los talibanes encabezada por los Estados Unidos>> (cfr. Doc. A/59/565, de 2 de diciembre de 2004, p. 20, par. 14).

(76) Cassese, A., <<Terrorism is Also Disrupting Some Crucial Legal Categories of International Law>>, EJIL, vol. 12 (2001), 993-1001, p. 996.

(77) Tambien se habia cuestionado su calificacion como ataque armado rationae materiae. Algunos autores abordaron este aspecto senalando que las excepcionales dimensiones de los atentados efectuados el 11 de septiembre (por los medios empleados, el numero de victimas y la destruccion ocasionada) asi como el hecho de que uno de ellos tuviera un objetivo claramente militar, el Pentagono, justificaria su calificacion como <<ataque armado>> en el sentido del articulo 51 de la Carta (en este sentido, ElSEMANN, P.M., <<Attaques du 11 septembre et exercice d'un droit naturel de legitime defense>>, Bannelier, K. et al. (eds.), Le droit international face au terrorisme, pp. 239-248; BERMEJO Garcia, R., <<El Derecho Internacional frente al terrorismo: ?Nuevas perspectivas tras los atentados del 11 de septiembre?)>>, Anuario de Derecho Internacional (2001), pp. 5-24).

(78) Como se ha puntualizado, el reconocimiento del derecho de legitima defensa en las resoluciones 1368 (2001) y 1373 (2001) debe entenderse limitado a la situacion concreta considerada por el Consejo, no como un reconocimiento generalizado del derecho de los Estados a responder a los atentados terroristas mediante el uso de la fuerza armada. En este sentido, ROBERTS, A., <<Afghanistan and International Security>>, en Schmitt, M. N. (ed.), The War in Afghanistan: A Legal Analysis, International Law Studies, vol. 85, Naval War College, 2009, p. 15. Al reconocer el derecho de legitima defensa, el Consejo de Seguridad despejaba cualquier duda que pudiera suscitarse respecto a su postura ante una eventual intervencion militar de Estados Unidos (Reisman, W. M., <<International Legal Dynamics and the Design of Feasible Missions: The Case of Afghanistan>> The War in Afghanistan: A Legal Analysis, International Law Studies, vol. 85, Naval War College, 2009, p. 63).

(79) De hecho, los argumentos de Estados Unidos no plantean que los atentados del 11 de septiembre hubieran sido cometidos por orden o bajo control del gobierno afgano, o que le fueran imputables por otras razones.

(80) Resolucion 1267 (1999) de 15 de octubre y resolucion 1333 (2000), de 19 de diciembre.

(81) Cfr. Resolucion 2625 de la Asamblea General, de 24 de octubre de 1974, sobre la Declaracion de los principios del Derecho Internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperacion entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

(82) The White House, Address to a Joint Session of Congress and the American People, 20 de septiembre, 2001.

(83) Consejo de Seguridad, Carta de fecha 7 de octubre de 2001 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Representante Permanente de los Estados Unidos de America ante las Naciones Unidas, S/2001/946, 7 de octubre, 2001.

(84) Moir, L., <<Action Against Host States of Terrorist Groups>>, Weller, M. (ed.), The Oxford Handbook of the Use of Force in International Law, 2015, Oxford, OUP, pp. 720- 36, p. 726.

(85) Exigiendo un ataque de escala similar, Cassese, A., <<Article 51>>, J. P. Cot y A, PELLET (ed.), La Charte des Nations Unies, Paris, Economica, 2005, pp. 1329-61, y el previo reconocimiento del Consejo de Seguridad, Gray, C. <<The Use of Force and the International Legal Order>>, en M. Evans, International Law, 4a ed., OUP, 2014, citados por Ruys, T., <<Armed Attack ...>>, cit., p. 442.

(86) I.C.J. Reports 2004, p. 194, par. 138.

(87) I.C.J. Reports 2004, par. 139. Pese a la afirmacion de la Corte, el articulo 51 no estipula expresamente que solo se puede ejercer la legitima defensa frente a un ataque armado realizado por otro Estado. Varios jueces criticaron esta afirmacion de la opinion consultiva, vid. I.C.J. Reports 2004, Opinion separada de la juez Higgins, p. 215, par. 33; Opinion Separada del Juez Kooijmans, pp. 229-30, par. 35; Opinion Separada del Juez Buergenthal, pp. 242-43, par. 6.

(88) El pronunciamiento no resulta enteramente coherente. Inicialmente, el argumento que parece descartar la pertinencia del derecho de legitima defensa invocado por Israel es el hecho de que los ataques emanen de un actor no estatal, y la Corte se basa en el tenor literal del art. 51 de la Carta, que no contiene una estipulacion expresa en ese sentido. A renglon seguido, sin embargo, se senala que las resoluciones 1368 y 1373 invocadas por Israel en su apoyo, y que si parecen admitir la legitima defensa frente a ataques de actores no estatales, no resultan aplicables al caso porque los ataques contra Israel no proceden del exterior.

(89) En este mismo sentido, Ruys, <<Armedattack ...>>, cit., p. 474-5.

(90) Armed Activities on the Territory of the Congo (Democratic Republic of the Congo v. Uganda), Judgment, I.C.J. Reports 2005, p. 168. En grafica sintesis, la Corte se refiere al control de <<aeropuertos y poblaciones [de la RDC] situados a varios cientos de kilometros de la frontera de Uganda>> para senalar que, aunque se hubieran dado las condiciones de ejercicio del derecho de legitima defensa, dificilmente se podria considerar que las acciones de Uganda son proporcionadas a los ataques transfronterizos ante los que pretendidamente responden (p. 224, par. 147).

(91) I.C.J. Reports 2005, p. 224, par. 147.

(92) En este sentido, vid. Ruys, T., Armed Attack ..., cit., pp. 480-5, y bibliografia citada.

(93) I.C.J. Reports 2005, par. 140, 145. La Corte habia resaltado previamente que los objetivos de la operacion militar emprendida en suelo congoleno, tal y como los enuncia el documento oficial el Alto Mando ugandes, tienen un caracter eminentemente preventivo (<<proteger los legitimos intereses de Uganda en materia de seguridad>>, <<evitar que el vacio politico en el Congo no afecte de modo adverso a Uganda>> entre otros) y no hace referencia a que Uganda haya sido victima de ataques armados previos por parte de la RDC.

(94) Naciones Unidas, Consejo de Seguridad, Carta de fecha 23 de septiembre de 2014 dirigida al Secretario General por la Representante Permanente de los Estados Unidos de America ante las Naciones Unidas, S/2014/695, 23 de septiembre, 2014.

(95) Ibid. La carta de Irak, sin embargo, habia eludido mencionar expresamente a Siria optando en su lugar por una enigmatica referencia a los <<lugares donde se encuentra el EIIL>>.

(96) Ibidem.

(97) Arimatsu, L. y Schmitt, M. N., <<Attacking 'Islamic State' ..., cit., p. 14.

(98) Tanto el Informe del Grupo de alto nivel sobre las amenazas, los desafios y el cambio, (Doc. A/59/565, de 2 de diciembre de 2004; par. 188), como el Informe del Secretario General titulado Un concepto mas amplio de libertad: desarrollo y derecho humanos para todos (Doc. A/59/2005, de 21 de marzo de 2005) afirman explicitamente que el articulo 51 de la Carta contempla la legitima defensa tanto frente a ataques ya consumados como frente a ataques inminentes (par. 124), pero no frente a amenazas latentes (par. 125). Esta es la posicion que cuenta con un mayor apoyo doctrinal en la actualidad, vid. al respecto Deeks, A., <<Taming the Doctrine of Pre-Emption>>, Weller, M. (ed.), The Oxford Handbook of the Use of Force ..., cit., pp. 661- 677.

(99) Presidence de la Republique, Declaration du President au sujet de l'Irak, 19 de septiembre de 2014 (disponible en el sitio oficial de la presidencia de la Republica francesa, <www.elysee.fr/declarations/article/declaration-du-president-au-sujet-de-l- irak>).

(100) Tanto en Irak como en Siria, habia declarado el Ministro, los ataques contra el Estado Islamico descansarian en el mismo fundamento juridico <<la posible legitima defensa, a titulo del articulo 51>> (Ministerio frances de Asuntos Exteriores, Declarations officielles de politique etrangere du 23 septembre 2014, Conference de presse de M. Laurent Fabius, ministre des Affaires etrangeres et du Developpement international; Nueva York, 22 de septiembre de 2014, disponible en http://basedoc.diplomatie.gouv.fr/vues/Kiosque/FranceDiplomatie/kiosque. php?fichier=bafr2014-09-23.html#top)

(101) Consejo de Seguridad, Cartas identicas de fecha 8 de septiembre de 2015 dirigidas al Secretario General y al Presidente del Consejo de Seguridad por el Representante Permanente de Francia ante las Naciones Unidas, S/2015/745, 9 de septiembre de 2015. El 7 de septiembre el Presidente de la Republica habia anunciado la decision de ampliar el teatro de operaciones de las intervenciones francesas a Siria. El 27 de septiembre tuvieron lugar los primeros ataques aereos contra bases del Estado Islamico en territorio sirio. Tras los atentados de Paris, de 13 de noviembre, el Presidente frances anuncio la intensificacion de las operaciones aereas contra el EI y el despliegue de un grupo aeronaval en el Mediterraneo oriental (informacion disponible en la pagina oficial del Ministerio de Defensa frances, <www.defense.gouv.fr/operations/irak- syrie/chronologie/ chammal-retour-sur-les-dates-cles-de-l-intervention-militaire-francaise-au- levant>.

(102) Francia, Senat, Message de Francois Hollande, President de la Republique au Parlement, 16 de noviembre de 2015, disponible en <www.senat.fr/evenement/archives/D46/hollande.html>. En el mismo discurso informaba de que habia efectuado un ataque aereo contra un puesto de mando del EIIL en la ciudad siria de Raqqa y de que se incrementarian las operaciones militares contra el Estado Islamico en Siria.

(103) La solicitud de asistencia recibio el apoyo unanime de los Estados miembros en la reunion del Consejo de Asuntos Exteriores de la Union Europea, celebrada en Bruselas, los dias 16 y 17 noviembre de 2015.

(104) En este mismo sentido, vid. la intervencion del representante frances ante el Consejo de Seguridad tras la adopcion de la resolucion 2249 (S/PV.7565, 20 de noviembre 2015, 2).

(105) Reino Unido, Prime Minister's Office, Policy Paper, Summary of the Government Legal Possition on Military Action in Iraq against ISIL, 25 de septiembre de 2014.

(106) Ibidem.

(107) Reino Unido, House of Commons, Debate, 26 de septiembre de 2014, Col. 1255.

(108) La unica accion militar realizada antes de recibir la aprobacion parlamentaria para operar en Siria reviste un perfil diferente. Reino Unido efectuo un ataque letal selectivo mediante una aeronave tripulada por control remoto, invocando su derecho de legitima defensa para actuar contra un nacional britanico, miembro del EIIL, acusado de haber planificado y de seguir planificando atentados contra el Reino Unido y otros paises. En el ataque, efectuado el 21 de agosto de 2015, ademas del operativo que constituia su objetivo, murieron otros dos miembros del EIIL, uno de los cuales tenia tambien nacionalidad britanica. Vid. la explicacion del Primer Ministro ante el Parlamento, en Reino Unido, House of Commons Debates, 7 de septiembre de 2015, col. 25.

(109) Consejo de Seguridad, S/2014/851, 26 de noviembre de 2014.

(110) House of Commons, Foreign Affairs Committee, The extension of offensive British military operations to Syria, Second Report of Session 2015-16, HC 457, 3 de noviembre de 2015, p. 5-6. Aunque el gobierno britanico no necesita formalmente obtener la autorizacion del Parlamento para emprender acciones militares, se ha instaurado esta costumbre que se intenta respetar siempre que sea posible (ibid.).

(111) Probablemente la influencia de la derrota sufrida por el Ejecutivo en 2013, cuando el Parlamento voto en contra de su propuesta de realizar ataques aereos contra el regimen de Assad en respuesta a la utilizacion de armas quimicas, llevaria a retrasar la presentacion de una nueva iniciativa (House of Commons, Debate, 2 de diciembre, 2015, Col. 321 y ss).

(112) Aunque el regimen de Assad habia mostrado cierta tolerancia ante los ataques de la coalicion sobre objetivos del Estado Islamico en Siria, a diferencia de Irak no habia formulado una invitacion a la coalicion internacional para actuar en su territorio. Por otro lado, desde noviembre de 2012, el gobierno britanico reconocia a la Coalicion nacional de las fuerzas revolucionarias y de la oposicion sirias y no al Presidente Assad, como unico representante legitimo del pueblo sirio. En este sentido, una invitacion procedente del gobierno de Assad no resolveria el problema. Esta era tambien la posicion de Estados Unidos y Francia, si bien Rusia y China seguian reconociendo el regimen de Assad como unico gobierno legitimo (House of Commons, Foreign Affairs Committee, HC 457, cit., ap. 18).

(113) A juicio de los autores del informe este era el escenario mas deseable, tanto desde la perspectiva juridica como politica, porque la adopcion de una resolucion por el Consejo de Seguridad <<requeria la negociacion entre todas las partes y un compromiso para alcanzar una respuesta consensuada>>. (House of Commons, Foreign Affairs Committee, HC 457, cit., ap. 19).

(114) Ibid., ap. 20.

(115) Ibid., ap. 35.a.iii).

(116) Reino Unido, Memorandum to the Foreign Affairs Select Committee, Prime Minister's Response to the Foreign Affairs Select Committee's Second Report of Session 2015-16: The Extension of Offensive British Military Operations to Syria, noviembre de 2015, p. 15, <www.parliament.uk/documents/ commons-committees/foreign-affairs/PM-Response-to-FAC-Report-Extension-of- Offensive-British-Military-Operations-to- Syria.pdf>.

(117) Ibidem.

(118) Ibid, p. 16.

(119) S/2014/851, 26 de noviembre de 2014, cit.

(120) Prime Minister's Response to the Foreign Affairs ..., cit., p. 17.

(121) Ministerio de Asuntos Exteriores, Declaracion del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en relacion con los ataques en el territorio de Siria, 23 de septiembre de 2014 (disponible en la pagina oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federacion de Rusia, <www.mid.ru/es/kommentarii_predstavitelya/ -/asset_publisher/MCZ7HQuMdqBY/content/id/669677>).

(122) NBC News, 23 de septiembre de 2014, Iran Leader Criticizes U.S. Strikes on ISIS in Syria, Calls Them Illegal, <www.nbcnews.com/storyline/isis-terror/iran-leader- criticizes-u-s-strikesisis-syria-calls-them- n209536>.

(123) <<Syria's President Speaks. A Conversation With Bashar al-Assad>>, Foreign Affairs, 16 de febrero de 2015 (disponible en <www.foreignaffairs.com> interviews/2015-01-25/syrias- presidentspeaks)..

(124) <<Syria warns against foreign intervention>>, Aljazeera, 11 de septiembre 2014. Pocos dias despues del inicio de los ataques de la coalicion, a principios de octubre de 2014, en sus observaciones escritas a un Informe del Secretario General, reiteraba su apoyo a <<todos los esfuerzos internacionales para combatir el terrorismo>> siempre que respetaran el derecho internacional y la soberania nacional (Asamblea General-Consejo de Seguridad, A/69/411- S/2014/705, 1 de octubre de 2014, par. 21). En otra reunion del Consejo de Seguridad, de 19 de noviembre de 2014, se referia a la alianza establecida por algunos Estados <<fuera del marco de las Naciones Unidas y sin un mandato del Consejo de Seguridad para llevar a cabo ataques aereos contra el ISIL en Siria y el Iraq>>. (Consejo de Seguridad, 7316a sesion, S/PV.7316, 19 de noviembre de 2014, p. 36).

(125) Consejo de Seguridad, 7271a sesion, 19 de septiembre de 2014, S/PV.7271, 19 de septiembre de 2014, p. 46.

(126) En este sentido, vid. las observaciones formuladas a proposito del Informe del Secretario General sobre la aplicacion de las resoluciones del Consejo de Seguridad por todas las partes en el conflicto sirio (S/2015/962), en las que <<rechaza los intentos de los autores del informe de legitimar las operaciones militares que lleva a cabo en Siria la denominada coalicion dirigida por los Estados Unidos de America>> que violan de forma flagrante el derecho internacional. Se opone igualmente a la pretension de equiparar las operaciones de la coalicion con las realizadas por la Fuerza Aerea Rusa, que constituyen una respuesta a la solicitud oficial formulada por el Gobierno sirio y comunicado a las Naciones Unidas (S/2015/1006, de 30 de diciembre de 2015, par. 7).

(127) Consejo de Seguridad, S/2015/719, 21 de septiembre de 2015. Siria respondia a las cartas con las que el Reino Unido (S/2015/688, de 8 de septiembre de 2015) y Australia (S/2015/693, de 9 de septiembre de 2015) habian informado al Consejo de Seguridad de los ataques armados que iban a emprender y del fundamento juridico en que se apoyaban. En el mismo sentido, vid. Asamblea General-Consejo de Seguridad, A/70/385-S/2015/727, 22 de septiembre de 2015 y A/70/673-S/2015/1048, 4 de enero de 2016, par. 4.

(128) Vid. S/2015/719, 21 de septiembre de 2015.

(129) A/70/673-S/2015/1048, 4 de enero de 2016, par. 6. El gobierno sirio, ha reivindicado constantemente que para <<luchar contra el terrorismo en el territorio sirio es necesario que exista una estrecha cooperacion y coordinacion con el Gobierno sirio>>, ibid., par. 4

(130) S/2015/719, 21 de septiembre de 2015; A/70/385-S/2015/727, 22 de septiembre de 2015 y A/70/673-S/2015/1048, 4 de enero de 2016, par. 4.

(131) S/2015/719, 21 de septiembre de 2015; A/70/385-S/2015/727, 22 de septiembre de 2015 y A/70/673-S/2015/1048, 4 de enero de 2016, par. 2.

(132) En este sentido, vid. S/2015/851, 16 de noviembre de 2015; A/70/671- S/2015/1043, 30 de diciembre de 2015, A/70/654-S/2015/1014, 7 de enero de 2016; S/2016/31, 12 enero 2016; S/2016/174, 2 de marzo de 2016. La mayoria de las comunicaciones de Siria al Consejo incluyen una clausula en virtud de la cual Siria se reserva el derecho de exigir las pertinentes reparaciones de los paises responsables. Para una estimacion de los danos causados en instalaciones de petroleo y gas por los bombardeos de la coalicion desde el inicio de la campana hasta el 31 de marzo de 2016, vid., S/2016/343, 20 de abril de 2016.

(133) Consejo de Seguridad, S/2015/933, 8 de diciembre de 2015.

(134) Vid., a titulo de ejemplo, Consejo de Seguridad, S/2015/132, 25 de febrero de 2015; S/2016/415, 11 de mayo de 2016, a proposito los <<atentados terroristas indiscriminados que algunos grupos terroristas armados han perpetrado en barrios residenciales pacificos de la ciudad de Alepo en estas dos ultimas semanas>>.

(135) Consejo de Seguridad, S/2015/998, de 21 de diciembre de 2015.

(136) Consejo de Seguridad, S/RES/2170 (2014), 15 de agosto de 2014.

(137) En la Resolucion 1373 (2201), el Consejo de Seguridad establecia un conjunto de obligaciones para los Estados miembros con el objeto de suprimir la financiacion del terrorismo y de mejorar la cooperacion internacional en la lucha antiterrorista, situandolas en el marco del capitulo VII.

(138) Aunque tambien conecta con las resoluciones centradas en los diferentes mecanismos de lucha contra el terrorismo internacional, al manifestar la necesidad de actualizar la Lista de sanciones del Comite 1267 para tener en cuenta la amenaza que representa el Estado Islamico (punto 7 del dispositivo).

(139) En este mismo sentido, Martin, J.-C., <<Les frappes de la France contre l'EIIL en Syrie>> Questions of International Law, vol. 24 (2016), pp. 3-14, p. 10.

(140) La practica muestra que el Consejo de Seguridad ha rechazado reivindicaciones de legitima defensa condenando usos de la fuerza, o que ha puesto fin a su ejercicio exigiendo cese de las hostilidades, pero tambien que algunas medidas coercitivas adoptadas por el Consejo de Seguridad pueden coexistir con el ejercicio de la legitima defensa. En este sentido, Schachter, O., <<United Nations Law in the Gulf Conflict>>, American Journal of International Law (1991), p. 456; Bermejo Garcia, R., El marco juridico ..., cit., pp. 312-322; Corten, O., Le droit contre la guerre ..., 707-718; DinsTEIN, Y., War, Agression ..., cit., pp. 236-9.

(141) Una condena generalizada acompanada de la mencion expresa a los cometidos en la ciudad tunecina de Susa el 26 de junio de 2015, en Ankara el 10 de octubre, en el Sinai el 31 de octubre, en Beirut el 12 de noviembre y en Paris el 13 de noviembre (par. 1).

(142) En el primer parrafo del dispositivo el Consejo de Seguridad. <<1. Condena inequivocamente en los terminos mas energicos los horrendos ataques terroristas perpetrados por el EIIL, tambien conocido como Daesh, que tuvieron lugar el 26 de junio de 2015 en Susa (Tunez), el 10 de octubre de 2015 en Ankara, el 31 de octubre de 2015 sobre el Sinai, el 12 de noviembre de 2015 en Beirut y el 13 de noviembre de 2015 en Paris, asi como todos los demas ataques perpetrados por el EIIL, tambien conocido como Daesh, incluidos los casos de toma de rehenes y asesinatos, observa que tiene la capacidad y la intencion de realizar nuevos ataques y considera que todos esos actos de terrorismo constituyen una amenaza para la paz y la seguridad>>.

(143) Esta invocacion de la legitima defensa individual refleja un acercamiento con la postura de Estados Unidos en este ambito juridico.

(144) Consejo de Seguridad, 7565a sesion, 20 de noviembre de 2015, S/PV.7565, p. 2.

(145) Resolucion 2249 (2015), par. 5.

(146) En este sentido, Martin, J-C., <<Les frappes de la France ...>>, cit., p. 13; Akande, D. y Milanovic, M., <<The Constructive Ambiguity of the Security Council's ISIS Resolution>>, EJIL: Talk!, 21 de noviembre, 2015, <www.ejiltalk.org/the-constructive-ambiguity-of- the-securitycouncils-isis-resolution/> ...

(147) Consejo de Seguridad, S /RES/2249 (2015), Resolucion 2249, de 20 de noviembre, parrafos quinto y sexto del preambulo.

(148) En esta misma linea se pronuncia Hilpold, P., <<The fight against terrorism and SC Resolution 2249 (2015): towards a more Hobbesian or a more Kantian International Society?>>, Indian Journal of International Law, vol. 55, n. 4 (2015), pp. 535-555, p. 542.

(149) Entre otras, vid. las referencias a la resolucion 2249(2015) en comunicados dirigidos al Consejo de Seguridad por Belgica (S/2016/523, de 9 de junio de 2016, Belgica invoca como titulo de la legitima defensa colectiva en relacion con Irak y de los Estados que hayan sufrido ataques del EI), Dinamarca (S/2016/34, 13 de enero de 2016) y Reino Unido (S/2015/928, de 3 de diciembre, que invoca su derecho de legitima defensa individual o colectiva).

(150) Segun la calificacion del propio representante de Rusia, con la que se deja claro la relevancia acordada a su inclusion en el texto de la resolucion (Consejo de Seguridad, 7565a sesion, 20 de noviembre de 2015, S/PV.7565, p. 5.)

(151) Consejo de Seguridad, 7565a sesion, 20 de noviembre de 2015, S/PV.7565, p. 5.

(152) Cartas identicas de fecha 29 de diciembre de 2015 dirigidas al Secretario General y a la Presidenta del Consejo de Seguridad por el Representante Permanente de la Republica Arabe Siria ante las Naciones Unidas, A/70/673-S/2015/1048, 4 de enero de 2016, par. 6.
COPYRIGHT 2016 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Pozo Serrano, Pilar
Publication:Anuario Espanol de Derecho Internacional
Date:Jan 1, 2016
Words:23640
Previous Article:La incidencia del <> en la seguridad energetica europea. Especial referencia al sector del gas.
Next Article:La accion concertada de la Comunidad Internacional para la proteccion del patrimonio cultural en conflictos armados: Mali como paradigma.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters