Printer Friendly

El tetrapylon de Caparra. Vision historica y grafica.

RESUMEN: Se ofrece una vision historica de las interpretaciones del tetrapylon de Caparra desde el siglo XVI a comienzos del XX. Tambien se establece un resumen de las intervenciones realizadas y una secuencia de las representaciones de este monumento a lo largo del tiempo.

Palabras clave: Caparra. Tetrapylon. Arqueologia. Historiografia.

The tetrapylon of Caparra. Historical and graphical view

ABSTRACT: In this paper a historical review of the interpretation made around the tetrapylon of Caparra from XVIth to early XXth century is presented. The accomplished diggings seasons and the sequence of representations of this monument trough time are also summarized.

Key words: Caparra. Tetrapylon. Archaeology. Historiography.

**********

Han sido numerosos los trabajos que han tenido como objetivo el estudio del tetrapylon de Caparra. En su mayoria fueron realizados en el momento en que el monumento se alzaba solitario en medio de un camino cercado de muros de piedra seca que se estrechaba aun mas por una exuberante vegetacion. Las representaciones graficas desde Accursius hasta Laborde, pasando por la que ilustra la carta de Ponz, no diferian demasiado de las primeras ocasiones en las que tuve ocasion de conocer el monumento en la decada de los sesenta, poco despues de las excavaciones que dirigieron los profesores F. Jorda y J. M. Blazquez desde el entonces Seminario de Arqueologia de la Universidad de Salamanca (1).

La posibilidad que tuvimos algunas decadas mas tarde de intervenir arqueologicamente a lo largo de diferentes campanas de excavacion en el yacimiento de Caparra y en su puesta el valor dentro del proyecto "Alba Plata", hizo que fuese retrasando abordar un analisis mas exhaustivo del tetrapylon. Este hecho era intencionado, puesto que deseaba realizarlo una vez que pudiera contemplarse no como un monumento aislado, sino contextualizado y cuando pudiera establecerse una lectura mas coherente dentro de la trama urbana lo mas proxima a su construccion. Poco podria haberse anadido en los primeros anos de trabajos cuando seguia siendo el unico elemento emergente de lo que constituyo en su dia el municipium flavium caparensis. La lectura que puede hacerse ahora mas contextualizada del monumento permite anadir algunos elementos mas a ese analisis historico que habra de ser aun mas exhaustivo y del que ahora solo se aporta este avance del mismo.

El analisis de las diversas representaciones graficas desde Accursius hasta Laborde y ya las primeras fotografias desde principios del siglo xx a la actualidad ofrecen una diversidad de visiones del monumento, a las que es preciso unir las descripciones y las denominaciones populares que ha tenido a lo largo del tiempo. Todo ello permite una reconstruccion inversa de las actuaciones que pudieran llamarse "conservadoras" siguiendo las modas de cada momento.

1. Las visiones del monumento

Es posible que desde el mismo momento de la ejecucion del tetrapylon de Caparra se convirtiera en un edificio emblema de la ciudad en el momento de su conversion en municipium. Pero tambien de que existieran en otras ciudades de su entorno otros similares, como pudiera pensarse de las cimentaciones que existen a la entrada del foro de Conimbriga, aunque en este caso articulado con las mismas edificaciones de el (2). Sea como fuere las noticias al mismo han sido recurrentes desde la Baja Edad Media a traves de menciones indirectas en la mayor parte de los casos. Vulgarmente fue conocido como "las torres", tal como lo manifiestan diversos documentos de esa epoca y siguientes, practicamente hasta el siglo XVIII en que empieza a ser considerado arco triunfal. En otros momentos, en especial en los siglos XVI al XIX el interes de Caparra estuvo marcado por la epigrafia, desde que Ciriaco de Ancona incluyera entre los epigrafes de estas ruinas una serie de ellos clasificados como falsos, pero que se han ido repitiendo mimeticamente por casi todos los autores hasta el CIL (3).

El tetrapylon en cuestion aparece citado ya en el Fuero de Plasencia en un deslinde, teniendo en cuenta que la via de la Plata que recorre la ciudad y circula bajo el se convirtio en la Edad Media en el limite entre los reinos de Castilla y de Leon, en el de las jurisdicciones senorial del duque de Alba y real de la tierra de Plasencia, en el de las diocesis de Coria y Plasencia y de dos terminos municipales (4):
   Mojones del ejido de Caparra.-- El primero mojon
   del ejido de Caparra, dende en par de las Ventas, a dar a
   un canto horadado. Y dende, por el linde de la laguna,
   de mojon en mojon, a dar donde estan las encinas que
   tienen cruces. Y dende, en su derecho, a dar al lindon
   cerca de la puerta de la villa de Caparra, y entra por
   dicha puerta, a dar, de mojon en mojon, a la torre de
   cuatro puertas, que esta en medio de la calzada y la calzada
   ayuso, a dar al primer mojon.


La siguiente mencion de la que existe noticia corresponde a Accursius, aproximadamente de 1525, cuando viaja por esta zona y recopila inscripciones latinas de esta y de otras ciudades, a la par que deja constancia de su presencia con un diseno del monumento (5)
   urbs olim Capera, nunc decem domumculae tantum quibus
   nomen las ventas de Caparra. Urbe Capera media
   arcus cui nomem vulgo Las Torres, in cuius parte altera
   inter duas columnas laeuo latere inscriptio talis litteris
   conditissimis et grandioribus.


Gaspar de Castro lo considera un monumento funerario, acaso por la formula testamento f. que aparece en la inscripcion dedicatoria de M. Fidius Macer (6).
      Muchas muestras vi aqui de haber sido un pueblo
   senalado, aunque agora sino son ciertas ventas todo lo
   demas esta poblado de encinas. Queda hoy un arco de
   muy hermosa estructura edificado en quadro de manera
   que por cada lado hacer arco, y de todos quatro nace
   una bobeda sobre la qual se vee un gran pedazo de argamasa
   macizo despojado del ornamento que tubo de piedra,
   y asi de este como de las letras que hay en uno de
   los pilares del arco parece haber sido sepulcro de algun
   principal de aquel lugar; esta encima del camino de la
   Plata y las letras que tiene son estas ...


Memeranus, acaso por referencias indirectas cita la presencia del tatrapylon como arco triunfal (7):
      Apud eas ventas de Caparra adhuc unus alius arcus
   trinphalis est parvus et sine inscripctione. Apud diversoria
   quae ventas de Caparra vocant in arcu triunphali quadrisio.


Ramberto (8):
      All' ultima venta di Capera sta un' arco sopra quattro
   pilastri con la tribuna, nel quale stanno queste lettere ...


En las Relaciones Topograficas de Felipe II, en el apartado de la villa de Granadilla, se hace mencion al tetrapylon y a una de las puertas de la ciudad que aun quedaba en pie (9):

23. ... Ay una torre cayda que estan agota quatro pilares enhiestos con sus quatro harcos de canteria y pasa por debajo el camino de la plata y esta tanbien una portada de canteria q. devia ser alguna puerta de dicha cibdad.

El P. Francisco de Coria, ya en el siglo xvn vuelve a mencionar el arco, ofreciendo una funcion de arco triunfal, a la vez que establece una comparacion con otros existentes en Roma (10):
      Entre los muchos y grandes edificios que tuvo esta
   ciudad, perseveran en pie un arco grande de sillares de
   canteria a la traza y manera de Arco triunfal, como los
   que se ven en Roma, y tambien un edificio o pedazo de
   Castillo fuerte de sillares de canteria con quatro grandes
   portadas o arcos puestos en forma de cruz, en los quatro
   lienzos del edificio, correspondientes las unas a las otras,
   ay ni mas ni menos una Puente mal trazada del tiempo,
   la qual es obra de Romanos.


Pero como en otras menciones su presencia quedaba empanada por la del otro arco correspondiente a una de sus puertas, acaso la que daba entrada-salida a la via en direccion hacia el S, que como se sabe estuvo en pie hasta 1728 ano en que fue destruido por vecinos de Guijo de Granadilla para reaprovechar sus sillares (11). La mencion a esta puerta de Caparra aparece frecuentemente en la documentacion tanto o mas que la del tetrapylon.

Precisamente quien ofrece la noticia de esa destruccion es Quiroga y Loaysa cuando en 1769, en un memorial a la corona en el que recomienda la repoblacion de Caparra (12):
      Y asi mismo porque aun oy permanece un Arco que
   se compone de 4, que unidos y formados sobre 4 pilares
   cierran con vistosa y fuerte arquitectura dejando en lo
   alto un plan, donde han nacido algunas retamas, y una
   encina, que sin embargo de lo que trabajan sus raices no
   desunieron las piedras por el especial enlace que tienen.


Sin duda fueron los viajeros espanoles y extranjeros que circularon a traves de la via de la Plata en el siglo xvI los que ofrecieron una valoracion al tetrapylon, rodeado todavia de otros edificios de los que solo sus ruinas han llegado a la actualidad. Tambien sera preciso valorar con precision la representacion de esta en esos momentos, ya que muchos de ellos debieron de exagerarla en sus narraciones.

La historiografia arqueologico del siglo XVIII contribuyo a crear una vision diferente de la ruina. Ponz, pese a no haber estado en sus proximidades y conocerlo solo a traves de documentos, incluye una lamina que sirvio para dar a popularizar el monumento.

Velazquez es parco en la descripcion del mismo, solo una alusion a haberlo disenado--acaso se trate de la lamina que uso mas tarde Ponz, como ocurre con otras emeritenses--y a la epigrafia del entorno, tal como el mismo senala en el envio de las ilustraciones, repitiendo la idea de arco de trofeo, la misma consideracion que le merece el dystilo de Zalamea (13):
   ... remito a V. S. los ultimos disenos de las antiguedades
   descubiertas en esta provincia; que son, el puente, fortaleza
   Romana, Circo i otro Acueducto de Merida; el Puente sobre el tajo
   junto a las Ventas de Alconetar; las Puertas y muros de Coria; un
   Sarcophago o Sepulcro junto a Plasencia; dos tropheos, uno en
   Caparra y otro en Zalamea de la Serena ...


La vision que permitio un conocimiento mas universal fue sin duda la de Laborde, lo mismo que la valoracion que realiza sobre el. A partir de ese momento se convierte en un elemento arqueologico mas conocido, pero sin que se intervenga en el, a diferencia de otros yacimientos peninsulares (14).
      Arc de triomphe a Caparra

      ... C'est un arc triomphe ouvert des quatre cotes, et forme de
   deu voutes qui se coupent a angle droit. Sa construction es bonne;
   il est en granit, comme la plupart des monuments antiques de
   l'Estremadure. Une colonne decore chacun des angles des faces
   principales: deux pilastres servent des pieds-droits a l'arc, dont
   l'archivolte prend naisance sur les socles qui surmontent les
   chapiteaux. L'entablemaent de l'edifice est entierement degrade, et
   ii ne reste plus que le massif de l'attique. A chaque cote des
   faces principales deux pedestaux, destines originairement a porter
   des staues, font corps avec le reste de l'edifice, et portent sur
   le fut du pilastre et de la colonne. Les faces laterales son
   decorees de quatre pilastres, et l'interieur de huit autres qui se
   touchen aux aretes des angles saillantes. On voit, sur un des
   piedestaux de la face exposee au couchant, une inscription assez
   bien conservee, que nous rapporterons a la planche des
   inscriptions. On distingue aussi entre quelques unes des pierres de
   la voute des crampons qui servent probablement, dans l'origine, a
   suspendre des trophes.

       Plan et elevation de l'arc de triomphe de Caparra

       Cette planche, qui offre les projections horizontale et
   verticale de l'arc decrit ci-dessus, n'a pas besoin d'explication:
   on l'a represente tel qu'il du etre dans le principe, et les cotes
   suffisent pour donner, sur les details de l'architecture, tous les
   renseignements que l'on peut desirer.


A fines del siglo XIX y comienzos del xx existe un relativo interes en la conservacion y en la realizacion de excavaciones arqueologicas en su entorno por parte de algunos estudiosos locales, de las autoridades provinciales e incluso la creacion de una sociedad hispano-francesa para la realizacion de excavaciones. Es en esos momentos cuando se realiza una primera intervencion en el monumento a juzgar por las parcas noticias que ofrece Paredes Guillen y por la comparacion de algunas fotografias suyas y las siguientes que incluye Melida en el Catalogo Monumental de la Provincia de Caceres. La zona intervenida fue la boveda de arista, y en especial la dislocacion de algunos de los sillares que constituian la clave de la misma. No dejan de ser interesantes las apreciaciones realizadas por Paredes Guillen a comienzos del siglo xx sobre el monumento y el interes que para el siempre tuvo este yacimiento urbano. Los intentos de realizar excavaciones son variados, pero, desgraciadamente, jamas llegaron a llevarse a cabo. El hecho de que el gobernador civil visitara las ruinas en 1900 y que un acaudalado senador del Reino quisiera invertir en las intervenciones arqueologicas no dieron el fruto que el deseaba para convertir Caparra en una Pompeya espanola. Otro tanto ocurrio con los intentos de crear una sociedad hispano-francesa para tal fin a propuesta de Pierre Paris pero que a el no le parecieron nunca acertadas por motivos patrioticos (15).
      No puedo continuar con estas minuciones, pues seria largo. El Sr.
   Gobernador al ver rapidamente el que llaman Arco de Triunfo, contra
   la opinion de los que creen que fuera de Roma, no se podia
   triunfar, o conceder el honor del triunfo; las muchas piedras
   interesantes de las ruinas que alli se hallan esparcidas y juntas,
   y opinando quizas como yo que la ciudad fue destruida violentamente
   por los Barbaros y alli se encuentra sepultada con sus riquezas,
   como Pompeya, fue impresionado fuertemente y esta dispuesto a
   gestionar se lleve a cabo una exploracion formal de sus ruinas, que
   daria por resultado formar un museo provincial importante; pero por
   noticias recogidas y resonantes en las mismas ruinas, parece que un
   particular, opulento capitalista y senador del Reino solicita hacer
   por su cuenta la exploracion, con la esperanza de gran provecho, y
   yo me felicito por ello, porque crei no la aceptara ni llegaria a
   emprenderse si no fuese por algun extranjero, que ademas de hacer
   un buen negocio, nos privase en beneficios de su pais de una gran
   riqueza arqueologica que contiene aquellas ruinas.

      Bueno seria enriquecer nuestro museo provincial con los objetos
   que se recogieran, pero creo que sera mucho mejor que, despues de un
   estudio detenido, se emprendiera la exploracion como en Pompeya,
   dirigida a poner en descubierto las calles y edificios importantes
   de la ciudad y formar en ella misma un museo de sus restos.


Carta de Vicente Paredes a Juan Sanguino (16),
      [...] Ayer recibi carta de Caparra diciendome que para el otono
   emprenderemos la reparacion de los arcos con arreglo al apunte que
   les he remitido para que manden la escalera de hierro de Sevilla.


Vicente Paredes a Juan Sanguino (17).
      ... Mr. Paris estuvo aqui solo veinte y cuatro horas ... Me
   propuso que me encargara de las excavaciones en Caparra que se
   harian por cuenta de ellos, yo no he querido comprometerme por las
   razones de patriotismo que V comprendera que hay que quedar a
   salvo, y luego que se salven veremos.


[FIGURA 1 OMITIR]

[FIGURA 2 OMITIR]

Melida visito Caparra de la mano de Paredes y su impresion no es todo lo gratificante que cabria esperar, tanto por el estado en que se hallaba el monumento en aquellos momentos, como por la falta de recursos para acometer una excavacion que pusiera de manifiesto el potencial arqueologico de las inmediaciones. Sus impresiones, antes de plasmarlas en el Catalogo Monumental que por esas fechas ya le habia sido encargado, las plasma en la prensa, como alegato en defensa del tetrapylon y contra el olvido en que permanecia (18):
      ... Es un singular monumento, de planta rectangular, casi
   cuadrada, con un arco en cada lado y lo interior del templete
   cubierto con una interesante boveda de cruceria. La fabrica es
   de hormigon con revestimiento de silleria granitica bien labrada.
   El arco del frente o cara exterior y del opuesto lado, se abren
   entre columnas adosadas a los pilares y en estos por el dicho frente
   resaltan dos pedestales, para estatuas que hace mucho tiempo faltan.
   En el neto de uno de los pedestales una inscripcion indica que el
   monumento fue erigido en cumplimiento de disposicion testamentaria
   por Marco Tidio [sic] Macer, a la memoria de "Boloseano".

      Falta el remate del monumento, que alguien ha supuesto afectaba
   forma de piramide, forma que la arquitectura clasica copio de la
   oriental.

      La perdida de esa cubierta es justamente lo que acarrea la ruina
   de tan interesante construccion. Se de cierto que cuando llueve se
   filtra el agua por entre las piedras de la boveda y por entre ellas
   resbala y cae. ?Es licito ante este mal aguardar a que el arco
   caparense sea declarado monumento nacional, para que entonces el
   Gobierno remedie el dano?

      Preciso es abrir los ojos a la realidad.

      En el caso presente el remedio es facil: basta proteger el arco
   con una cubierta de cemento impermeable, lo cual puede hacerse a
   poca costa.


Las siguientes intervenciones corresponden ya a las de Floriano en las inmediaciones, precisamente en la zona en que fue hallada la inscripcion dedicada a Iupiter que el identifico con un espacio de rara morfologia y que fue fruto de excavacion. Como tal templo ha permanecido en la bibliografia arqueologica, cuando en realidad parece tratarse mas bien de la curia municipal (19).

Las excavaciones realizadas por A. Floriano en el entorno excluyeron al tetrapylon, aunque no dejan de ser interesantes sus observaciones y la documentacion grafica que aporto. Poco despues fueron protegidas en virtud de la Ley de 1931 como Monumentos Nacionales junto con el supuesto templo de Iupiter y el puente sobre el rio Ambroz, que entonces ofrecia un aspecto muy diferente al de la actualidad.

Recientemente, A. Nunnerich-Asmus publico una monografia sobre el monumento en 1996 en la que se justifica su cronologia flavia a partir del analisis de los elementos morfologicos que ofrece el tetrapylon en la actualidad, si bien queda desgajado del asentamiento en que fue elevado (20).

Pero sin duda alguna el mayor interes que ha concentrado el tetrapylon ha sido en el epigrafe que exhibe en uno de los podios del frente SW que ha supuesto infinidad de lecturas y conjeturas tanto sobre su correcta lectura como por la interpretacion de quien fuera su constructor y el papel jugado por las elites locales en el proceso de municipalizacion (21) y monumentalizacion de la epoca flavia, tal como se ha puesto de relieve reiteradamente en el proceso de propaganda personal de las mismas. Accursius, Gaspar de Castro, Velazquez, Ponz, Masdeu, Cean, Viu, Guerra, CIL, Melida, Floriano, Blazquez, Garcia y Bellido, Etienne y Mayet (22).

[FIGURA 3 OMITIR]

Sobre otra posible inscripcion, hoy desaparecida, en el podio situado a la izquierda de la conservada, la de Iulia Luperca. Esta inscripcion, por haberse grabado sobre un unico sillar, hizo posible que fuera cambiada de lugar tal como denuncio ya en su dia Accursius (23) y muchos de los restantes viajeros y anticuarios que la localizan en Plasencia, o por error transmitido a traves de Franco, en Brozas. El hecho que la inscripcion de Bolosea dispusiera el texto en varios sillares constituyo la salvaguarda para que permaneciera in situ, pese a los intentos ya antiguos de desgajarla del lugar original en que todavia se halla. Vieron o citaron esta ultima Gaspar de Castro; Luis de Toro; Morales y Tercero; Constanzo; Guerra; Viu; Hubner; Blazquez; Garcia y Bellido, entre otros (24). Sobre los cambios sigue el mismo trayecto que otras de la misma procedencia (25).

[FIGURA 4 OMITIR]

[FIGURA 5 OMITIR]

2. Proceso arqueologico, intervenciones y visiones del tetrapylon

No parece que el monumento soportara ningun tipo de intervencion destinado a su conservacion en el pasado. Acaso todo lo contrario desde el paulatino cese de las funciones urbanas de Caparra desde el periodo tardo-antiguo, cuando se inicio el proceso de abandono. Posiblemente ya en esos momentos fuera despojado de los elementos marmoreos que debieron de servir de soporte de las inscripciones situadas en la zona del atico para reaprovecharse para diversos usos, especialmente para la obtencion de cal.

El diseno que nos ha dejado Accursio sirve como elemento que marca un hito grafico para el conocimiento del monumento y en el proceso de desmonte de esos elementos ha sido practicamente nulo desde entonces. Los intentos de arrancar los sillares que portaban la inscripcion dedicada a Bolosea y a Fidio no dieron los resultados esperados, aunque sean manifiestas las marcas de la palanca para conseguirlo. En cambio si facilito la extraccion de la inscripcion de Iulia Luperca por hallarse grabada sobre un unico sillar y asi cambiarse de emplazamiento hasta su definitiva perdida en Plasencia donde Hubner pudo verla cuando paso por alli.

Las restantes imagenes del tetrapylon muestran un mantenimiento de la traza muy similar a la actual. Pero no hay que olvidar que en todas ellas, excepto en la de Laborde, solo se muestra el aspecto externo del mismo, sin mostrar la zona interior en la que se halla la boveda. A ella hay escasas menciones, aunque constituya el principal elemento monumental desde el punto de vista arquitectonico. Resulta extrano que los dibujantes de Laborde no realizasen ningun diseno de ella o de los arranques de la misma. Habra que esperar a las primeras fotografias, las realizadas por Paredes Guillen en torno al cambio de siglo para observar con cierto detenimiento los sillares que forman la boveda y la deplorable situacion en que se hallan, con amenaza de desprendimiento. Esa primera actuacion conservadora debio llevarse a cabo hacia 1904, segun la noticia epistolar que ofrece Paredes a Sanguino (vid. supra) acerca de la adquisicion de una escalera que permitiera la ejecucion de la obra, aunque no conste en ningun lugar en que consistio. No obstante, a traves de las series fotograficas es posible reconstruir las actuaciones en el interior de la boveda de arista, tratando de buscar el encaje primitivo de las piezas de granito, inicialmente dislocadas, que la componian (Fig. 1) (26).

Las fotografias de Melida en el Catalago Monumental de Caceres constituyen la primera muestra de esa primera intervencion (Fig. 2). Las de Floriano, realizadas durante sus excavaciones de 1929-1930, dejan entrever que los sillares fijados anos antes han comenzado a desprenderse de nuevo (Fig. 3).

A partir de ese momento vuelve a cernirse el silencio hasta la decada de los sesenta del siglo xx, en que se intervino con la reposicion mediante un mortero de cal y hormigon de los sillares que faltaban, concretamente en la clave de la boveda. A la vez se cerro, como se ha podido observar a traves de fotografias aereas, una grieta que recorria el opus caementicium que cierra la zona superior del tetrapylon. Esta grieta permitia el descenso de las humedades y fue cerrada mediante hormigon, lo cual ha provocado nuevos problemas en la conservacion. Esta intervencion conservadora fue dirigida por Gonzalez Valcarcel, segun una noticia de corresponsal hallada en la prensa de la epoca, ya que no consta dato alguno de ella en la Direccion General de Bellas Artes del entonces Ministerio de Educacion Nacional (Figs. 4 y 5).

[FIGURA 6 OMITIR]

[FIGURA 7 OMITIR]

La siguiente intervencion fue realizada a comienzos de la decada de los anos ochenta. Consistio en anadir sendos podios cuya altura y anchura se adivinaban en los pilares que miran hacia el NE, en direccion Salamanca que fueron desmontados en una fecha indeterminada y que Garcia y Bellido supuso habian servido como soportes de sendas estatuas ecuestres. Las dimensiones para realizar la reposicion se lograron de las adarajas que quedaban en los pilares y de la cimentacion hallada por Blazquez durante las intervenciones de los anos sesenta (Figs. 6 y 7). En esta reposicion de volumenes se realizo mediante el uso de piedra artificial, tipica en las restauraciones de la epoca en que se llevo a cabo. Tal medida, aunque contribuyo a la alteracion de los volumenes conocidos tradicionalmente del monumento, sin embargo, permitio una lectura mas coherente del edificio debidamente caracterizada por colores y texturas distintas a las de los materiales de construccion originales, no obstante la orientacion hacia el NE ha facilitado la presencia de colonias de liquenes que contribuyeron con el tiempo transcurrido a uniformar demasiado esta intervencion con las primeras.

En 1996 la Consejeria de Cultura de la Junta de Extremadura emprendio un analisis meticuloso del monumento destinado a corregir algunos problemas arquitectonicos, como la grieta observada que permitia el acceso de humedades en una de las aristas de la boveda, asi como otras patologias. El Prof. Garcia de Miguel de la Universidad Complutense de Madrid realizo un meticuloso analisis que consistio en el estudio de los paramentos y en la degradacion del monumento concluyendo que en gran medida ese deterioro era debido a la presencia de una elevada salinidad como producto del empleo de hormigon en una de las intervenciones previas e igualmente se pudo comprobar la existencia de pigmentaciones que habian servido de patina original al monumento. Esas zonas coloreadas solo se hallan en lugares muy concretos del mismo, donde ha sido posible su conservacion al abrigo de las inclemencias meteorologicas, en especial las de pluviosidad. En aquellos momentos se realizo tambien un analisis fotogrametrico para la Conserjeria de Cultura de la Junta de Extremadura.

[FIGURA 8 OMITIR]

[FIGURA 9 OMITIR]

Las descripciones anteriores ofrecen visiones muy diferentes entre si, sobre todo porque quienes las realizaron se hallaban mediatizados por la funcion que quisieron otorgar al monumento: trofeo, arco triunfal, sepulcro, torre, etc. Sin embargo las visiones graficas ofrecen una mayor objetividad y sobre todo el estado de conservacion que apenas ha variado desde el diseno a vuelapluma de Accursius en su cuaderno de notas, tomado directamente del natural. De el parece existir una copia, la utilizada por Garcia y Bellido en su articulo pero que reproduce con toda minuciosidad la del original (27) (Fig. 8).

La siguiente reproduccion del mismo corresponde al dibujo realizado por Velazquez y que aprovecho, como en otros casos, Ponz para incluirlo en su Viage (Fig. 9). Este mismo, no incluido aqui, lo aprovecha Viu con ligeras modificaciones en el paisaje. Laborde realizo el que debio de tener mayor repercusion con algun pequeno error, acaso imputable al grabador, en el numero de las dovelas que forman el arco representado, el que se orienta al SW y que aun mantiene la inscripcion de Bolosea. Ademas, incluye en la lamina siguiente, un intento de reconstruccion y una planta del mismo (Figs. 10 y 11).

En el Semanario Pintoresco Espanol de 1848 se incluye un dibujo que pretende ser un remedo del de Laborde, incluyendo algunas figuras en sus inmediaciones. Pero lo mas interesante es el hecho de que ya aparezcan muradas las inmediaciones (28) (Fig. 12).

Al arquitecto de Plasencia V. Paredes Guillen se debe un dibujo en el Archivo Historico Provincial de Caceres, reproducido en la edicion de un manuscrito suyo sobre bovedas (29). Acaso este dibujo tecnico, sin fechar, correspondiera a la ejecucion de la restauracion citada (Fig. 13). A este mismo autor corresponden las primeras fotografias, que se sepa, del monumento. La Figura 4 reproduce una ampliacion de la zona de la boveda en la que se aprecia la dislocacion de los elementos que la configuraban. A partir de este momento la generalizacion de la fotografia hace incontrolable el numero y procedencia de las mismas como ilustracion de trabajos arqueologicos como de otros de tipo turistico.

Dado el titulo de esta introduccion historiografica del monumento acaso no sea el lugar mas oportuno para adelantar una propuesta sobre la fecha de construccion en relacion directa con el contexto conocido hasta el momento, pero si indicar que tales elementos vienen a corroborar una vez mas la cronologia propuesta de epoca flavia. En la actualidad se trabaja sobre un analisis de la modulacion del edificio del que se adelantan algunos datos.

Se trata de la perfecta ordenacion urbanistica que tuvo lugar en los momentos de su construccion ex novo, fuera de la primitiva localizacion de la Capara prerromana, cuyo emplazamiento situa Paredes en el sitio conocido como La Villeta, no lejos de la actual, que fue citada por Melida y conocida tambien por Schulten (30). De esa fundacion coetanea o ligeramente posterior a la creacion de la via de Merida a Salamanca quedan restos suficientes para pensar que el nuevo oppidum stipendiarium fue concebido con total ordenacion ortogonal, como si de una ciudad se tratara. Incluso es posible que desde entonces se realizara la correspondiente reserva de suelo urbano para la instalacion de sus correspondientes espacios y otros servicios que no necesariamente fueron desarrollados en esa fase inicial. En esta misma fase fue disenado y ejecutado el foro, concebido mediante un espacio abierto rematado por un area sacra destinada a algun templo en posicion central y una entrada monumentalizada mediante tres vanos y cerrada cada uno de ellos mediante dos amplias valvae (31). La central se situaba justo en el punto en que la via, convertida en decumanus, entroncaba perpendicularmente con el kardo que se habia iniciado en la puerta SE. La anchura media del decumanus es de 10,59 m y se halla, como se deriva de las excavaciones, flanqueado por porticos a partir de los cuales se accedia a las viviendas y tabernae situadas a ambas margenes de la via. El paralelo mas proximo geograficamente para este tipo de instalaciones forenses se halla en Conimbriga, donde se observan perfectamente la existencia de las fases augustea y flavia (32). Ambas, como otras ciudades hispanas, debieron de poseer la consideracion en sus origenes de small town, concebidas como centros de redistribucion comercial y de ordenacion territorial de la provincia de Lusitania antes de llegar a convertirse en respectivos municipios en el momento flavio (33).

[FIGURA 10 OMITIR]

[FIGURA 11 OMITIR]

[FIGURA 12 OMITIR]

[FIGURA 13 OMITIR]

El decumanus se vio notablemente restringido en su anchura original al construirse el tetrapylon, que poseia unas dimensiones de 2,11 por 2,11 m en cada uno de los pilares que soportan el tabernaculum que parece intenta representar. El resultado es la reduccion del paso a 4,22 m en el vano central y a poco mas de un metro en los dos laterales, menos de 1,30 aproximadamente de media. Es decir, el tetrapylon fue realizado con posterioridad a la construccion del espacio forense cerrado, pero manteniendo siempre el mismo patron metrologico de 0,264 m. Este equivalia a la misma altura del tetrapylon (40 pies de altura) para el ancho de la via, o viceversa, el tetrapylon adopto para su altura la anchura de la via que era preexistente. De esa manera se construyo sobre el modulo de un cuadrado formado por la ambos pilares mas el vano central de base y de altura hasta donde finalizan las dovelas centrales de cada arco, un total de 32 pies. La altura total del monumento podria considerarse asi hasta alcanzar un remate de los 40 pies (Fig. 14).

En las inmediaciones estuvo situado el miliario de la milla CX desde Merida, correspondiente a una refaccion de epoca de Neron del ano 58 (34). Tras su muerte y la posterior damnatio memoriae, el miliario fue cortado en varios tambores que sirvieron para instalar, una vez construido el tetrapylon, los ejes de las 6 valvae en una posicion interior en la plaza del foro y no sobre lo que inicialmente constituyo el limen inferum de los tres vanos de acceso. Inicialmente las puertas podian abrirse tanto hacia el interior de ese espacio, como hacia el exterior, pero tras la construccion del monumento, el espacio dejado entre el y el muro impedia tal accion y fue preciso realizar tal rectificacion. El hecho de que se utilizara el miliario de Neron implica su amortizacion simbolica y una fecha ante quem para la ejecucion del monumento (Fig. 15).

[FIGURA 14 OMITIR]

[FIGURA 15 OMITIR]

Prueba igualmente su ereccion tras el foro el hecho de que las fachadas proximas a ese espacio y al kardo no se hallen monumentalizadas mediante la adicion de semi-columnas adosadas cerca de las esquinas en los pilares de soporte de la boveda, si bien desde el vial habia de ser perfectamente visible, aunque reducida sin duda su visibilidad por los edificios urbanos que formaban las esquinas correspondientes a una domus y a las termas publicas.

La vision del tetrapylon en su contexto original debio de quedar, pues, notablemente constrenida por los edificios proximos e igualmente muy diferente a la que hasta hoy poseiamos de el, totalmente exenta y aislada de cuantos edificios le circundaron en los momentos inmediatos a su ereccion a fines del s. 1 d.C.

Sobre el significado del tetrapylon situado en el centro geometrico del antiguo oppidum convertido en sede del municipium flavium caben varias interpretaciones, aunque todas ellas quedan restringidas a su consideracion simbolica, de ornato urbano y de tratarse de una concesion privada que M. Fidius Macer hizo a su ciudad en el momento de la municipalizacion, coincidente con otras acciones de carecer evergetico de otros ciudadanos caparenses entre los que cabe citar a Albinus (35), a L Valerius Vegetinus o a P. Me[...] Ligustinus, y a los anonimos constructores de las termas publicas e incluso del anfiteatro situado extramuros (36). Pero excepto Valerius Vegetinus, que consagra el templo de Iupiter, los demas decantaron su propaganda hacia servicios practicos a la nueva comunidad municipal con una nueva conduccion de aguas, las termas o el posible anfiteatro. Sin embargo la actividad de Fidius Macer se oriento hacia construcciones simbolicas como el tetrapylon o el aediculum al que debio de pertenecer la inscripcion en tabula ansata a la diosa con culto local, Trebaruna.

El primer caso que nos ocupa ahora debio de querer simbolizar, a pesar del tiempo trascurrido, el punto desde el cual tuvo lugar la primitiva orientatio de Caparra mediante la construccion de un tabernaculum petrificado sobre el primitivo mundus cuya memoria ya se habia perdido y como recuerdo de una fundacion que habia seguido fielmente las prescripciones inaugurales. Como se senalo anteriormente la orientatio no hizo sino seguir el tramo ascendente de la via romana que a lo largo de 7.500 km mantiene una direccion constante SW-NE hasta la salida de la ciudad por la puerta NE que la cambiara hacia el E durante 2.300 km y de nuevo retomara la primera indicada. De ese modo las esquinas correspondientes a los pilares SE y NW del tetrapylon se orientan respectivamente al S y N

geografico. Acaso para cenir la circulacion de la via por esa area urbana se tuvo muy en cuenta la topografia local primitiva, siguiendo un pequeno valle que fue preciso regularizar en el momento de realizar las construcciones urbanas. De hecho en la zona N del foro se observan una serie de muros que no sirvieron sino de substrucciones necesarias para dotar de solidez. Este hecho se repite en la zona contraria, donde se situaron las termas, lo cual permitio crear sin demasiados problemas los hipocausta (Fig. 16).

[FIGURA 16 OMITIR]

La excavacion que realizo Blazquez en el tetrapylon demuestra que los pilares orientados en direccion Salamanca poseen mas hiladas de cimentacion que los otros dos que miran hacia el S. Todas las circunstancias anteriores denotan un cuidado aprovechamiento de las peculiaridades topograficas locales para la instalacion urbana. Igualmente facilito esta topografia original el drenaje a traves de la red de cloacas que circulaba paralelamente a la via entre las tabernae y el complejo termal para luego circular, una vez pasado el tetrapylon, bajo la misma via (37).

Es preciso senalar por ultimo en este sentido, que la situacion del area sacra del foro se halla emplazada en una cota sensiblemente mas elevada, a modo de terraza, se realizo igualmente aprovechando un escalon topografico natural justo en donde comienzan a surgir los granitos. Acaso esta circunstancia fuera aprovechada desde el primer momento para la construccion de un criptoportico como remate en phi del foro, muy similar en su composicion, creemos, al que han ofrecido las excavaciones del foro de Conimbriga.

Como otros edificios de la misma serie, pero de diferentes cronologias, se situa en el vial mas importante de la ciudad, aunque en este caso aparezca situado en una posicion central de la misma, en el punto de acceso al lugar mas simbolico, el foro.

Fecha de aceptacion de la version definitiva: 21-09-06

Enrique CERRILLO MARTIN DE CACERES

Universidad de Extemadura

(1) Blazquez, J. M. (1965): Caparra. Excavaciones Arqueologicas en Espana no 34. Madrid; id. (1966): Caparra. Excavaciones Arqueologicas en Espana no 54. Madrid; id. (1968): Caparra. Excavaciones Arqueologicas en Espana no 67. Madrid.

(2) Alarcao, J. y Etienne, R. (eds.) (1977): Eouilles de Conimbriga, I, L'Architecture. Paris. p. 106.

(3) Gimeno Pascual, H. (1997): Historia de la investigacion epigrafica en Espana en los siglos XVI y XVII a la luz del recuperado manuscrito del Conde de Cimera. Zaragoza, p. 140, con toda la bibliografia.

(4) Sanchez Loro, D. (1985): Historias Placentinas ineditas. Caceres, Primera Parte, Volumen A, pp. 115-117.

(5) Apud Hubner: C.I.L. II, pp. 100 y 105.

(6) Castro, G.: "Carta a Antonio Agustin, auditor de la Rota, dandole noticia de varias inscripciones romanas de Hispania. Copia del siglo XVIII", RAH 9-6002-9, ff. 292v-293.

(7) Apud Hubner: CIL II, p. 100.

(8) Apud Hubner: CIL II, p. 105.

(9) "16. Los edificios senalados que tuviese el pueblo y los rastros de antiguas edificaciones", Relaciones Topograficas de Felipe II. Granadilla; cfr. Campos Fernandez de Sevilla, F. J. (2003): "Las Relaciones Topograficas de Felipe II: Indices, fuentes y bibliografia", Anuario juridico y economico escurialense, 36, pp. 439-574.

(10) Descripcion e Historia General de la Provincia de Estremadura que trata de sus antiguedades y grandeza y cosas memorables que en ella han aconttezido en sucesion de tiempo de el principio de la fe y gerarquia eclesiastica, predicacion del evangelio y fundazion de sus Yglesias y Obispados con otras cosas de notta. Compuesto por Fray Francisco de Coria de la Provincia de San Gabriel de Descalzos de San Francisco en Sevilla a 20 de henero de 1608.

(11) Cerrillo, E. y Bejarano, A.: "La puerta SE y la muralla romana de Caparra", e.p.

(12) Archivo Historico Nacional, leg. 4049.

(13) Archivo de la Real Academia de la Historia CAG/9/7980/5 (41) y "Viaje a Extremadura", Biblioteca de la RAH, CAG/9/ 7980/5 (42); Celestino, J. y Celestino, S. (2000): Comision de Antiguedades de Real Academia de la Historia. Extremadura. Catalogo e indices. Madrid, pp. 104-108.

(14) Laborde, A. de (1806-1820): Voyage pittoresque et historique de l'Espagne. Paris.

(15) Paredes Guillen, Vicente (1901): "Excursion a Caparra', Revista de Extremadura, t. III, p. 374.

(16) Carta de Vicente Paredes a Juan Sanguino, Plasencia, 3 de agosto 1904, en Cerrillo, E.: "Correspondencia de V. Paredes Guillen y J. Sangino Michel", e.p.

(17) Carta de 1 hoja en folio menor. Membrete. Papel rayado. Vicente Paredes. Arquitecto. Plasencia 26 [...], en Cerrillo, E.: "Correspondencia de V. Paredes Guillen y J. Sanguino Michel", e.p.

(18) Melida, J. R.: "Cosas extremenas: El Arco de Caparra", Diario de Caceres, lunes, 10 de enero de 1916.

(19) Cerrillo, E.; Alvarado, M. de; Molano, J. y Castillo, J. (1995): "Excavaciones en el foro de Caparra: la curia". En Extremadura Arqueologica V, Homenaje a M. Gil-Mascarell Bosca. Caceres-Merida, pp. 196-209; Cerrillo, E. (1999): "Forum municipii flavii caparensis", Empories, 51, pp. 77-92.

(20) Nunnerich-Asmus, A. (1996): El arco cuadrifonte de Caparra (Caceres), Anejo de Archivo Espanol de Arqueologia. Madrid.

(21) Sobre este proceso: Gonzalez Herrero, M. (2002): "M. Fidius Fidi f. Quir(ina) Macer, benefactor en Capera", Gerion, 20, pp. 417-433; Ead. (2004): "Prosopografia de Praefecti fabrum originarios de Lusitania", Revista Portuguesa de Arqueologia, 1, pp. 365-384; Andreu Pintado, J. (2004): "Apuntes sobre la Quirina tribus y la municipalizacion flavia de Hispania", Revista Portuguesa de Arqueologia, 7, 1, pp. 343-364; id. (2004): Munificencia publica en la Provincia de Lusitania (siglos I-IV d.C.). Zaragoza, p. 90; Curchin, L. A. (1983): "Personal Wealth in Roman Spain", Historia, 32, p. 277; Abascal, J. M. y Espinosa, U. (1989): La ciudad hispano-romana. Privilegio y poder. Logrono, p. 184; Blazquez, J. M. (1993): "El evergetismo en la Hispania romana". En Homenaje Academico a D. Emilio Garcia Gomez. Madrid, pp. 371-382; Floriano, A. C.: "Excavaciones en Caparra", p. 275; Blazquez, J. M. (1965): Caparra, p. 59; Etienne, R. y Mayet, F.: "De nouveau sur Capera-Caparra", Revue des Etudes Anciennes, 73, pp. 388-389; Garcia y Bellido, A. (1972): "El tetrapylon de Capara (Caparra. Caceres)", AEspA, 45-47, p. 45; Guichard, P.: "Domitien et les cites d'Hispania: les promotions a l'ordre equestre des notables issus des municipes Flaviens", Pallas, 40, p. 254; Nunnerich-Asmus, A.: El arco cuadrifronte de Caparra (Caceres), op. cit., p. 39.

(22) Accursius, M.: Hispania, XXVII; Velazquez, L. J.: Observaciones del viaje de Extremadura y Andaluzia Provincia de Extremadura de Leon parte del reino de Leon, RAH 9-418-1; Ponz, A. (1784): Viage de Espana, VIII; Masdeu. J. F. (1799): Historia Critica de Espana, t. XIX. Madrid, no. 2214, p. 680; de Conca, Antonio: Descripctione Odeoporica della Spagna, tomo 3, pp. 32-45, Caparra, no ha sido posible consulta directa; Cean, A. (1832): Sumario de las antiguedades romanas que hay en Espana, en especial las pertenecientes a las Bellas Artes por D ... Madrid; Viu, J. de (1846): Coleccion de inscripciones y antiguedades de Estremadura por ..., bajo los auspicios de la Sociedad de Monumentos Historicos y Artisticos de Caceres. Caceres; id. (1852): Estremadura. Coleccion de sus inscripciones y monumentos, seguida de reflexiones importantes sobre lo pasado, lo presente y el provenir de estas provincias, por D... 2a. Madrid; CIL II, 834, con todas las referencias anteriores; Floriano, A.: "Excavaciones en la antigua Capera, Caparra (Caceres)", AEspA, XVII, p. 270; Etienne, R. y Mayet, F.: "De nouveau sur Capera-Caparra", Revue des Etudes Anciennes, 73, pp. 388-389.

(23) Accursius: "Olivae in pariete Petri Scherda, literas semipedalibus et ornatissimiis".

(24) Castro, G.: Carta a Antonio Agustin, auditor de, cit., "en Caparra"; Toro, L. de: Placentiae Urbis et eiusdem episcopatus descriptio, Ad Illmum. et generosossomum D. Martinum de Corduba eiusdem electum episcopum Dertosanum, A Loysio Toreo Autore, Ah. 1573, en Descripcion de la ciudad y obispado de Plasencia por Luis de Toro, fisico y medico de plasencia del siglo XVI, presentada y comentada por Marceliano Sayans Castanos, Plasencia, 1961, p. 54; Morales y Tercero: no. 14. "en la esquina de las dichas casas de D. Antonio de Vargas, que mira al medio dia"; Constanzo, C.: Coleccion de Lapidas y otros Monumentos Antiguos, descubiertos y averiguados en esta Villa de Caceres, sus inmediaciones, y en otras Poblaciones de la Provincia de Estremadura hasta hoy Primero de Junio de este ano de Mil ochocientos por D. Claudio Constanzo, Socio de la Academia de la Historia, Caceres 1836, ms. no. 42, en Brozas; Guerra, F. L.: "Franco pone tambien en Brozas una, que creo la trae igualmente Constanzo, y cuyo contenido es: Jualiae Lupercae Medius Macer uxori", p. 40; Viu, J. de: Extremadura, op. cit., p. 101; CIL II, 835; Garcia y Bellido, A.: "El tetrapylum", op. cit., pp. 45-47.

(25) Cerrillo Martin de Caceres, E. (2006): "Monumentalizacion del foro de Caparra a traves de la epigrafia". En Vaquerizo, D. y Murillo, J. F. (eds.): El concepto de lo provincial en el mundo antiguo, Homenaje a Pilar Leon Alonso, I. Cordoba, pp. 407 y ss.

(26) Paredes Guillen, V. (1901): "Excursion a 90). Caparra", Revista de Extremadura, 3, pp. 375-378.

(27) Agradezco a M. Mayer el haberme facilitado una copia del mismo.

(28) Plaza, F. W.: "El arco de Caparra", Semanario Pintoresco Espanol, 3 de septiembre de 1848, pp. 281-282. Se trata de un dibujo de cuyo autor se dice fue tomado "por un distinguido artista".

(29) Tratado de bovedas sin cimbra, Vicente Paredes Guillen; estudio y transcripcion: Francisco Pizarro Gomez y Jose Sanchez Leal, Badajoz: Consejeria de la Fomento de la Junta de Extremadura, 2004, vol. II.

(30) Melida, J. R. (1924): Catalogo Monumental de Espana. Provincia de Caceres. Madrid, I, p. 96.

(31) Cerrillo Martin de Caceres, E. (1998): "Forum municipii flavii caparensis", Empuries, 51, pp. 77-92.

(32) Alarcao, J. y Etienne, R. (eds.): Fouilles de Conimbriga, op. cit., pp. 87 y ss.

(33) Cerrillo, E. (2000): "Capara, municipio romano". En Sociedad y cultura en Lusitania romana, Actas de la IV Mesa Redonda Internacional Merida, pp. 155-164; Perez Losada, E (2002): "Entre a Cidade e a Aldea: estudio arqueohistorico dos 'aglomerados secundarios' romanos en Galicia", Brigantium, 13, pp. 15-348.

(34) Puerta Torres, C. (1995): Los miliarios de la Via de la Plata. Tesis Doctoral. Madrid, pp. 397-400, con toda la bibliografia anterior.

(35) Stylow, A. U. (1986): "Apuntes de epigrafia de epoca flavia en Hispania", Gerion, 4, p. 303.

(36) Cerrillo Martin de Caceres, E.: "Monumentalizacion del foro de Caparra", op. cit., pp. 407 y ss.

(37) Este hecho se pudo reconocer en parte durante las excavaciones realizadas por C. Perez de Atrium, S.L., Conservacion y Restauracion de Bienes Culturales en 2003 con objeto de sanear y drenar el area de las termas.
COPYRIGHT 2006 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Martin De Caceres, Enrique Cerrillo
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2006
Words:8209
Previous Article:Nuevos teonimos indigenas hispanos. Addenda y corrigenda. II. La religiosidad de la prehistoria hispana Segun F. Jorda.
Next Article:Modelos de poblamiento rural en la provincia de Salamanca (Espana) entre la Antiguedad y la alta Edad Media (1).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |