Printer Friendly

El sistema de espacios publicos en un ambito metropolitano complejo: el caso del Gran Santiago.

[en] The system of public spaces in a metropolitan scope complex: The case of Great Santiago

[fr] Le svsteme de espaces publics dans un complexe region metropolitaine: Le cas de Gran Santiago

Sumario. 1. El espacio publico en la actualidad. 1.1. Hacia un concepto de espacio publico. 1.2. Tipologias de espacios publicos: calles, plazas y parques. 2. La configuracion de Santiago de Chile como una ciudad difusa. 3. La situacion del espacio publico en el Gran Santiago. 4. Hacia un sistema de espacios publicos metropolitanos en el Gran Santiago. 5. Conclusiones y reflexiones finales. 6. Referencias bibliograficas.

1. El espacio publico en la actualidad

1.1. Hacia un concepto de espacio publico

El espacio publico urbano constituye una importante plataforma que durante muchos anos, y al igual que la planificacion urbana, se ha dejado relegado a un segundo plano dentro de las prioridades de la administracion publica. En el ultimo tiempo, han resurgido los estudios que lo ponen en el centro del debate sobre como planificar ciudades que permitan que sus habitantes puedan alcanzar el mayor desarrollo humano posible, otorgando igualdad de oportunidades y calidad de vida.

A la hora de definir el concepto, las distintas disciplinas lo conciben de manera diferente. Desde una perspectiva juridico instrumental, resulta un dispositivo indispensable para acceder satisfactoriamente a la propiedad privada (Lopez de Lucio, 2000), mientras que para arquitectos y constructores puede ser definido como aquellos "espacios no construidos, no afectados por grandes infraestructuras, y ubicados en el interior o proximos a sectores reservados para construcciones" (Leon, 1998, pag. 28).

Sin embargo, estas definiciones resultan demasiado simplistas para un territorio que actua como vector constructor de las relaciones sociales, ya que en el "se materializan diversas categorias abstractas como democracia, ciudadania, convivencia, civismo, consenso" (Delgado, 2011, pag. 9), tratandose de un espacio de expresion y apropiacion social que otorga identidad a la ciudad y fomenta la participacion de la ciudadania en cuestiones comunitarias (Perahia, 2007).

El espacio publico es una determinante de la forma de la ciudad, ya que tiene un rol de ordenador del urbanismo y de la trama urbana, condicionando los grandes ejes, plazas, parques urbanos y todas las manzanas y espacios privados (Borja, 2000). Desde una aproximacion juridica, el espacio publico moderno surge a partir de la separacion legal entre la propiedad privada urbana y la propiedad publica, pero el propio dinamismo de la ciudad y del comportamiento de sus habitantes puede crear espacios publicos que no estaban juridicamente previstos para serlo, ya que "lo que define la naturaleza del espacio publico es el uso y no el estatuto juridico. El espacio publico supone, pues, dominio publico, uso social colectivo y diversidad de actividades" (Segovia y Jordan, 2005: pag. 18).

El espacio publico esta profundamente politizado. De acuerdo con Hannah Arendt es aqui donde se desarrolla la trama de los asuntos humanos y se tolera el desorden como algo necesario para su funcionamiento (Sahui, 2001). Es un espacio de representacion que permite el despliegue de los movimientos politicos u otros grupos sociales, cuando al mismo tiempo significa las representaciones del espacio, a partir del control y homogeneizacion que aplican los aparatos estatales (Mitchell, 1995). Se trata de un lugar de encuentro, pluralidad y diversidad donde se ejerce el derecho a la ciudad, como un mecanismo esencial para crear socializacion en la ciudad (Lefebvre, 1968; Borja y Muxi, 2000; Sahui, 2001; Sennett, 1977).

El espacio publico es ademas el lugar de formacion de la ciudadania y de un regimen democratico, lo que de acuerdo a Habermas pudo comenzar a construirse desde el momento en que la burguesia se cuestiono la forma de los gobiernos de la epoca y comenzaron a surgir "nuevas instituciones (y tambien espacios), que se convierten en centros de poder democratico y ciudadania" (Salcedo, 2002, pag. 9). Es asi como el espacio publico es una plataforma de poder, vigilancia y control social, siendo tambien disciplinario.

En este contexto, uno de los movimientos reivindicativos es el del derecho a la ciudad, el cual busca remodelar la ciudad de una manera distinta al actual desarrollo urbano capitalista. Esta transformacion urbana basada en la absorcion de plusvalias es la causante de una "destruccion creativa" que en la gran mayoria de ocasiones perjudica a las clases menos acomodadas al desposeerlas de sus espacios de origen (Harvey, 2008).

El objetivo general del presente trabajo consiste en analizar la situacion del espacio publico en la ciudad difusa, utilizando como caso de estudio el Gran Santiago, conurbacion capital de Chile. Se desprenden como objetivos especificos, realizar una revision teorico conceptual en torno a los espacios publicos urbanos; y localizar y cuantificar los espacios publicos en cada nivel territorial asociado a la ciudad estudiada.

1.2. Tipologias de espacios publicos: calles, plazas y parques

Las ciudades latinoamericanas han entendido la calle exclusivamente como un sistema de circulacion vehicular, dejando a un lado los espacios peatonales. Han tendido a entenderse como espacios aislados, sin considerar que se trata de sistemas que forman un tejido, integrandose a los espacios publicos (Borja y Muxi, 2000; Farrando, 2012).

La calle constituye un importante elemento dentro del sistema de espacios publicos urbanos, y muchas veces, gracias a la existencia de otros servicios como la presencia de mobiliario urbano, puede convertirse en un importante lugar de encuentro.

Sin embargo, el lugar de encuentro por excelencia es la plaza, que se trata a su vez de una de las formas mas antiguas de espacio publico, teniendo tambien una significancia simbolica. Es un lugar de recreacion, descanso y dialogo, pero tambien de confrontacion en forma de movimientos de resistencia perpetuados por grupos que carecen de un espacio politico, cuya finalidad es buscar reconocimiento y representacion a traves de la esfera publica (Harrison & Swain, 1999; Grinberg, 2013). De hecho, algunas de las mas relevantes movilizaciones sociales ocurridas durante la Primavera Arabe y el movimiento 15M espanol tuvieron como foco de actuacion plazas tan simbolicas como Tahrir (El Cairo, Egipto) o la Puerta del Sol (Madrid, Espana). Estas plazas se han convertido en simbolo de una modernidad que busca un espacio politico mas democratico, donde todos sean representados. El hecho de contar con un espacio virtual paralelo (redes sociales) donde los flujos de comunicacion son mas horizontales que jerarquicos, ayuda a que las plazas y las calles sean espacios aun mas ideales para unas movilizaciones que cuentan con el apoyo, la informacion y la experiencia de otros movimientos simultaneos (Walliser, 2013).

En cuanto a la plaza hispanoamericana, esta tiene su origen en la Plaza Mayor, espacio central de las ciudades donde se emplaza la iglesia y la casa real. De aqui deriva la idea de la Plaza de Armas, instaurada en el Nuevo Mundo (Harrison & Swain, 1999).

En la actualidad, las plazas han cambiado su morfologia, a pesar de que siguen manteniendo su principal funcion como articuladoras de la vida social urbana. Ahora es posible apreciar pequenas plazas en barrios residenciales, dotadas de areas verdes de buena calidad, que permiten la recreacion, el encuentro y la vida social (Borja y Muxi, 2000).

Los parques urbanos, por su parte, constituyen grandes espacios publicos destinados a la recreacion y a la satisfaccion de diversas necesidades que experimentan unas sociedades cada vez mas urbanas, ademas de ser espacios abiertos de importancia estrategica para mejorar el bienestar de los urbanitas, en especial en las grandes ciudades (Chiesura, 2004; Reyes y Figueroa, 2010).

Desde un punto de vista ambiental, los parques urbanos generan un tipo de externalidades positivas para la ciudad, las cuales estan relacionadas con las funciones que realizan los ecosistemas, al mejorar las condiciones ambientales y suponer un elemento positivo para la sociedad en un entorno proximo. Entre los principales servicios ambientales que generan las areas verdes, sean de caracter publico o privado, esta la reduccion de la contaminacion acustica, la purificacion del agua y de la atmosfera, la regulacion de la temperatura mediante la generacion de islas de frescor, la promocion de la ventilacion, el control de la erosion, la regulacion de las inundaciones y la constitucion del habitat de numerosa avifauna, lo que ayuda al mantenimiento de la diversidad genetica (Robinette, 1972; Chiesura, 2004; Cvejic et. al, 2015).

Desde una perspectiva social, las areas verdes urbanas generan beneficios psicologicos relacionados con la reduccion del estres y el aumento del sentimiento de paz y tranquilidad a traves de la contemplacion. Otros beneficios sociales son la recreacion, el turismo, la apreciacion estetica, y sobre todo, su relevancia como lugares de integracion e interaccion social, especialmente en la escala de barrio o comuna (Chiesura, 2004; Reyes y Figueroa, 2010; Cvejic et. al, 2015).

Asi pues, los espacios verdes urbanos ayudarian a "mantener ecosistemas viables y los beneficios asociados al bienestar humano, y en ultimo termino a la sustentabilidad ambiental" (Vasquez, 2016, p.65).

2. La configuracion de Santiago de Chile como una ciudad difusa

Las grandes ciudades latinoamericanas, en general, comparten una historia comun asociada a los diversos procesos historicos que le han dado una morfologia determinada. Borsdof (2003) plantea un modelo basado en el caso de Santiago de Chile, donde distingue cuatro periodos de urbanizacion de la ciudad.

Una primera epoca colonial estructura la vida urbana en torno a la Plaza de Armas, situacion que con la independencia sufre sus primeras transformaciones. Con la llegada de inmigrantes desde Europa, aparecen nuevas modas urbanisticas que fueron conformando ejes como bulevares donde se asentaron las clases mas acomodadas, lo que configuro una ciudad sectorial.

Posteriormente, se produjo lo que el autor denomina como ciudad polarizada, donde la politica de industrializacion por sustitucion de importaciones (ISI), significo la llegada de grandes contingentes de migrantes desde el campo. Con ello, como senala De Ramon (1992), tanto la ciudad como el Estado no dieron abasto para satisfacer la demanda de vivienda, motivo por el cual las personas de menor poder adquisitivo se establecieron primeramente en conventillos del casco historico de la ciudad. Esta tipologia de vivienda consistio en la subdivision de antiguas residencias de personas acomodadas, que durante este periodo comenzaron a migrar hacia el sector nor-oriente de la ciudad, abandonando los antiguos palacetes del centro, mudandose a viviendas de mayor tamano bajo el paradigma de la Ciudad Jardin, planteada por Ebenezer Howard.

De acuerdo con las aproximaciones historiograficas mas clasicas, durante este periodo se consolidan numerosos ejes que operan bajo logicas similares hasta el dia de hoy. Se conforman, entonces, cordones industriales, cordones de miseria y cordones de riqueza (De Ramon, 1992). Los dos primeros, generalmente al sur de Santiago, mientras que los ultimos, principalmente en el sector nor-oriente de la ciudad. Ademas de los conventillos, en la periferia inmediata se instalan numerosas "poblaciones callampa" que consisten en asentamientos ilegales de personas en su mayoria llegadas recientemente del campo. Asi, se da origen a una ciudad rica, que hace un fuerte contraste con la ciudad pobre.

El ultimo periodo, y que sigue vigente hasta la actualidad, se trata de la ciudad fragmentada. Con la Politica Nacional de Desarrollo Urbano de 1979, aprobada tras el Golpe de Estado, se liberalizo el mercado de suelos, lo cual reafirmo los patrones de segregacion socio-espacial anteriormente conformados. Las viviendas sociales se siguieron construyendo en areas perifericas. A su vez, se erradicaron tanto los asentamientos ilegales como los conjuntos de vivienda social construidos en el sector nor-oriente para satisfacer la demanda de personas que vivian en poblaciones callampa de esa area de la ciudad y que el gobierno socialista pretendia realizar como su mayor esfuerzo para terminar con esta segregacion (Colodro, 2014).

En las decadas de los ochenta y noventa, se termina por consolidar una ciudad fuertemente segregada, donde comenzaron a proliferar los barrios cerrados y los centros comerciales que restan vigor al centro tradicional. Con ello ocurre, entonces, una degradacion del centro de la ciudad, y una fuerte migracion hacia las comunas de la periferia, ocurriendo un proceso de suburbanizacion (Fuentes y Sierralta, 2004). Esta tendencia, se explica principalmente por la disminucion del tamano de los hogares, la creciente percepcion de inseguridad y violencia entre la poblacion, la demanda de viviendas nuevas y pretensiones de invertir en infraestructura para que la ciudad logre competitividad global y las migraciones intra-urbanas, que generan a su vez patrones de segregacion (Ortiz & Morales, 2002; Heinrichs, Nuissl & Rodriguez Seeger, 2009).

En el Santiago contemporaneo aparecen nuevos procesos, asociados sobre todo al fenomeno de la periurbanizacion. Surge la denominada "ciudad infiltrada" en las areas rurales, al mismo tiempo que se generan "ciudades valladas", las cuales pretenden proporcionar la mayor cantidad de servicios posibles sin la necesidad de trasladarse al asentamiento principal, el cual cumple el rol exclusivo de generar empleo y satisfacer necesidades que el condominio cerrado es incapaz de suplir (Hidalgo, Borsdorf y Sanchez, 2007; Naranjo, 2009). Se genera, entonces, una fuerte segregacion social, la que no necesariamente va acompanada de segregacion espacial, ya que en la misma periferia y en distancias muy cercanas, tienden a construirse las viviendas sociales que proporciona el Estado, en su busqueda por tierras lo mas economicas posibles (Hidalgo, 2004).

3. La situacion del espacio publico en el Gran Santiago

A partir de los numerosos procesos que han ocurrido en la ciudad de Santiago, se tiene la conformacion de una ciudad difusa, asociada a una fuerte metropolizacion y conurbacion con las ciudades vecinas de Quilicura, Maipu, San Bernardo y Puente Alto. Existe una fuerte segregacion socio-espacial, la cual es resultado de numerosas politicas publicas e injerencias tanto del Estado como del mercado a lo largo de la historia reciente de la ciudad.

La conformacion de esta ciudad difusa es una consecuencia del proceso de periurbanizacion, que "involucra la formacion de asentamientos dispersos, con algunos rasgos urbanos, mas alla de los limites fisicos de la aglomeracion continua representada por la urbe tradicional" (Hidalgo et al., 2005: pag. 106). Se trata asi de una morfologia urbana que se desarrolla a costa del suelo rustico, el cual pierde esta condicion transformandose en un espacio urbano cada vez mas dinamico que no se genera solamente en el borde de la ciudad, sino que crece de forma dispersa extendiendose hacia las areas rurales que circundan la ciudad.

Desde la fundacion de las ciudades hasta comienzos del siglo XIX, fue la plaza la gran fuerza centripeta integradora de la sociedad urbana, ya que funcionaba como epicentro de todos los acontecimientos importantes y como eje principal para la modelacion del crecimiento de la ciudad. Es el "espacio publico preeminente, fuente y simbolo de poder civico, con una larga tradicion como centro cultural de la ciudad" (Low, 2005: pag. 2).

Sin embargo, en la actualidad, esta imagen de la plaza como fuente y simbolo de poder es anacronica, al menos para el caso chileno y, mas concretamente, para el caso de Santiago. Segun Valera (2008), el espacio urbano ha pasado a tener una nueva definicion, ya que ahora son los espacios privados los que representan el escenario y motor de la vida social de una ciudad. El incremento de la sensacion de inseguridad, asi como la dificultad tanto de mantener determinadas normas civicas como de gestionar adecuadamente el conflicto, son cada vez mas preponderantes en la sociedad urbana chilena, que ve generalizarse un sentimiento de agorafobia urbana o miedo hacia los espacios publicos, comun para todo el continente americano (Garcia, 2005). Esta vision de la ciudad como un espacio conflictivo, inseguro y desordenado, donde lo diferente y lo heterogeneo debe ser excluido o segregado, provoca que la clasica imagen de la ciudad como espacio de interaccion y de diferencia este amenazada (Dammert, 2004).

Las elevadas tasas de crecimiento economico registradas durante el periodo 1985-1998 por un lado, que produjeron entre otras cosas un incremento del empleo, una intensificacion de las politicas sociales y un descenso de las tasas de pobreza e indigencia, y por otro lado la progresiva apertura de Santiago de Chile al mundo, al ir convirtiendose en una capital de "clase mundial", van acompanadas de la consolidacion de otros fenomenos como la segregacion, la fragmentacion y el temor ciudadano, que a su vez puede derivar en la configuracion de la "no ciudad" (De Mattos, 2002).

En cuanto a los anillos de jerarquia territorial, en Santiago se configura un primer anillo pericentral o interior, el cual se configura a partir del ferrocarril "de cintura" (Gobierno de Chile, 2003). Se genera, entonces, una suerte de cicatriz urbana, en torno a la cual se localizan infraestructuras y actividades productivas, que con el paso del tiempo deprimieron y privaron de desarrollo a los municipios pericentrales. De acuerdo con el Censo de Poblacion y Vivienda del ano 2002, una caracteristica comun de todas las comunas que quedan al exterior de este anillo y al interior del metropolitano (exceptuando Providencia) es la perdida de poblacion intercensal (entre -0,17% y -0,05%, y entre -0,05% y 0% para el caso de Cerrillos) experimentada para el periodo 1992-2002, traducida en una migracion intercomunal hacia las comunas perifericas (Gobierno de Chile, 2003).

El anillo metropolitano, confinado por la circunvalacion Americo Vespucio es una autopista que, con casi 70 kilometros de longitud, rodea la ciudad por la periferia. Se consolida con el Plan Regulador Intercomunal de Santiago (PRIS), instrumento aprobado en 1960. Comenzo a construirse en 1962 y la obra culmino en 1987, cuando el Oriente y el Norte de la ciudad se unieron en la Cuesta de la Piramide. Los planificadores que disenaron esta obra pensaron en tres objetivos principales, relacionados con mejoras en las condiciones de accesibilidad urbana, el fomento de subcentros perifericos y la contencion de la expansion fisica de la urbe (Sabatini y Arenas, 2000).

En este sentido, este anillo envuelve una parte de la ciudad que se expandio notoriamente a partir de la decada del 60, anticipando subcentros que se crearian en torno a esta misma circunvalacion, siguiendo el modelo de ciudad polinuclear planteado por Ullman y Harris en 1945, donde se generan nucleos en los cuales se implantan diversas actividades en una estructura celular (Becerril-Padua, 2000; Penalver, Pargas y Aguilera, 2000).

Por su parte, al exterior del anillo metropolitano, es posible encontrar un nuevo limite muy dificil de definir y caracterizar. En las areas mas proximas, y en torno a ejes conformados a partir de la conurbacion, es posible encontrar los municipios para efectos de este trabajo, se denominan como "metropolitanos". Sin embargo, y a pesar de lo anterior, algunos municipios mezclan actividades tanto urbanas como rurales.

Es asi como se configuran los espacios periurbanos, que corresponden a lugares donde se cristalizan los procesos que instalo el capitalismo global: fragmentacion social, segmentacion espacial, ausencia de politicas publicas y avance del mercado inmobiliario" (Puebla, 2009: pag. 139). Se crea una ciudad difusa y fragmentada en terminos espaciales y socioeconomicos, siendo un espacio complejo y flexible ante las intervenciones humanas, produciendose un continuo rururbano transicional (Rodriguez y Winchester, 2004; Precedo, 2004; Puebla, 2009).

En terminos metodologicos, la presente investigacion complementa la revision bibliografica y la reflexion teorica con el analisis de datos espaciales. Para ello se considero la utilizacion de Sistemas de Informacion Geografica, a traves de geoprocesos en el software ArcGis 10.3. Asi, se combinaron diversos catastros realizados por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, actualizados a traves de imagenes satelitales de Google Earth al ano 2014. Dichas coberturas corresponden a las manzanas urbanas, que contemplan exclusivamente los espacios privados, y por otro, las areas verdes, previamente categorizadas como parques, plazas, rotondas, bandejones y avenidas parque. Luego, a traves de los procesos mencionados, se trabajaron dichas capas, hasta obtener una cobertura final referente exclusivamente a los espacios publicos del Gran Santiago.

Asi, se trata de un trabajo de caracter descriptivo y analitico, a partir de la extraccion de datos cruzados con informacion referente a las distintas escalas metropolitanas y las diferencias tipologicas y cuantitativas de espacios publicos que se presentan en cada nivel, que finalmente caracterizan la vida urbana y las funciones de los espacios urbanos contenidos al interior de los distintos anillos de la metropolis

En este sentido, el area de estudio contemplada corresponde a todas las comunas de la Provincia de Santiago, a las que se suman San Bernardo y Puente Alto, considerando exclusivamente sus areas incorporadas al continuo urbano. Se excluyen del analisis los parques periurbanos y demas ciudades tipo "satelite", que sin embargo forman parte de la conurbacion funcional. Dicha delimitacion se explica por la complejidad que presentan los espacios periurbanos tanto en terminos de caracterizacion como de funcionalidades y usos, sobre todo en el contexto chileno, que se encuentran en un estado de vacio legal (Mansilla, 2016), por lo que dicho analisis se escaparia del foco principal de este trabajo.

4. Hacia un sistema de espacios publicos metropolitanos en el Gran Santiago: desde lo central hasta lo periurbano

Tal como se explico anteriormente, el Gran Santiago se constituye a partir de la sumatoria de ciudades y otros espacios urbanizados desde el fenomeno de la metropolizacion. En ese sentido, se trata de un mosaico de retazos urbanos, con administraciones locales independientes, fuertemente segregado en terminos socioeconomicos y de equipamientos, concentrando la mayor cantidad de actividades en torno al eje Alameda--Providencia--Apoquindo, en lo que Colodro (2014) denomina "eje de la globalizacion".

Dentro de la totalidad del area urbana del Gran Santiago, tan solo un 4% de su superficie corresponde a la comuna de Santiago (centro); un 39% son espacios pericentrales y un 56,9% son metropolitanos. Un 0,1% del area estudiada corresponde a municipios clasificados absolutamente como periurbanos. En este sentido, cabe destacar que dentro de los municipios clasificados como "metropolitano" se suman numerosos espacios periurbanos no incluidos en el presente analisis, como lo son por ejemplo areas de San Bernardo, Maipu y Quilicura, donde conviven actividades rurales con urbanas, y que dan origen a la denominada ciudad difusa (Naranjo, 2009; Hidalgo, Borsdorf y Sanchez, 2007).

Cada una de estas areas se encuentra confinada por circunvalaciones viales, las cuales tienen por objetivo mejorar la movilidad dentro de la ciudad. Sin embargo, el origen de estos anillos tiene que ver con la planificacion urbana historica, y el avance de la urbanizacion, tal como se observa en la Figura No. 1. Por su parte, la Tabla No. 1, caracteriza cada uno de los anillos y sus arterias principales.

Teniendo en consideracion el Gran Santiago como una sola unidad, los resultados revelan que la mayor parte de espacios publicos corresponden a aquellos destinados a la circulacion y la movilidad (Figura No. 2), teniendo las calles una participacion del 77,9%, mientras que las rotondas representan tan solo el 0,1% del espacio publico analizado. El 21,9% restante corresponde a espacios verdes y de esparcimiento. Aqui, un 13,9% se trata de parques, cifra considerable en una ciudad con fuertes inequidades en cuanto a la accesibilidad a las areas verdes publicas (Colodro, Salazar y Rehner, 2015). Esta situacion se corrobora con la participacion de tan solo un 5,4% de las plazas, que finalmente se tratan de aquellas areas verdes mas proximas a los barrios, y por tanto, a las personas. Finalmente, el resto de espacios verdes y de esparcimiento corresponden a avenidas parque y bandejones (3). Estos ultimos tienen un uso meramente decorativo u ornamental, de modo que no juegan un rol en lo que se refiere a interaccion social.

En terminos de proporcion entre la participacion de cada uno de los niveles territoriales en el total del area urbana, y la cantidad de espacios publicos, se tiene una situacion de correspondencia. El Centro cuenta con un 3,8% de los espacios publicos y un 4% de la superficie urbana; el Pericentro, con un 37,6% de los espacios publicos, y un 39% de la superficie urbana. Los municipios Metropolitanos, por su parte, aportan con un 54,8% de los espacios publicos al Gran Santiago, abarcando un 56,9% de su superficie. El periurbano aporta con un 0,04% de los espacios publicos analizados y abarca un 0,1% del territorio estudiado.

De acuerdo con lo anterior, es posible visualizar las proporciones en la Figura No. 3, a traves de un esquema que representa los espacios publicos en los distintos niveles territoriales en el Gran Santiago. Es asi, como se tiene que en todos los casos, es un minimo aquel destinado a areas verdes y espacios para el esparcimiento, existiendo una marcada prioridad por aquellos utilizados para la circulacion y la movilidad, como lo son calles y aceras.

A pesar de lo anterior, se visualizan fuertes contrastes en cada uno de los niveles territoriales. Como se aprecia en la Tabla No. 2, el municipio de Santiago tiene una composicion de tipologias de espacios publicos que difiere profundamente de las demas escalas de analisis. Mas de un cuarto de sus espacios publicos corresponden a parques, lo que se corresponde con su natural centralidad y antiguedad. La ciudad de Santiago mantuvo su forma compacta, de reducida extension espacial hasta el primer tercio del siglo XX. Abarcaba lo que actualmente corresponde al municipio de Santiago, a lo que se sumaban pequenos filamentos en torno algunos ejes recien inaugurados, y La Chimba, perteneciente al municipio de Recoleta (De Ramon, 1992).

Es por ello que los espacios publicos mas consolidados se localizan en el triangulo fundacional (confinado por la autopista Central, Cardenal Jose Maria Caro, la Plaza Baquedano y la Alameda del Libertador Bernardo O'Higgins). En este sentido, destacan lugares tradicionales como la Plaza de Armas, la Alameda y otros parques fundados posteriormente como el Cousino (actual O'Higgins), el cerro Santa Lucia y la Quinta Normal. Es asi como son las razones historicas y la centralidad lo que los convierten en espacios emblematicos, entendiendose como espacios publicos ideales para la representacion de ideas. No es casual, entonces, que la Alameda y la Plaza Baquedano sean escenario de manifestaciones sociales de todo tipo.

En relacion a los parques, aquellos localizados en el centro de Santiago cumplen una funcion a escala metropolitana, atrayendo usuarios de practicamente todos los demas municipios (Colodro, Salazar y Rehner, 2015).

Otra situacion particular que se genera en el municipio de Santiago tiene que ver con la existencia de paseos peatonales, los cuales son practicamente inexistentes en el resto de comunas del Gran Santiago, exceptuando aquellas que operan como areas centrales (es posible encontrar algunos en Providencia, Estacion Central, Recoleta, Las Condes y Vitacura).

Cabe resaltar los contrastes que se generan a partir de la cicatriz que produce la Alameda. Al norte, se ha mantenido el centro politico y administrativo, mientras que el sur ha tenido una predominancia habitacional y otras actividades de caracter mas industrial. Destacan en este sentido, barrios como Matta y San Vicente, donde conviven actividades del sector secundario, mediante la construccion de factorias, talleres y bodegas, con vivienda tradicional. En general, se trata de sectores deprimidos en terminos comerciales, que han tenido cierta revitalizacion a traves de la construccion de departamentos. Sin embargo, a pesar de esta situacion, la falta de arraigo y de espacios publicos de calidad tampoco ha asegurado una mejora significativa de la calidad espacial de estos barrios.

En relacion a las demas tipologias, se puede observar cierta correspondencia de proporciones entre el nivel Pericentral y los espacios Metropolitanos. Las plazas, por ejemplo, destacan en los municipios pericentrales, lo cual se explica principalmente por el hecho de que la mayoria de sus urbanizaciones son de caracter mas bien historico, lo cual dentro del paradigma del higienismo, debia ir acompanado de pequenas areas verdes (Booth, 2013). En aquellos espacios definidos como Metropolitanos, la mayor presencia del condominio cerrado, ademas de urbanizaciones que surgieron a partir de la toma ilegal de terrenos, explica la mayor carencia de areas verdes, situacion de la cual se exime el Cono Oriente o de Alta Renta.

El Cono de Alta Renta corresponde a aquella porcion del Gran Santiago compuesto por las administraciones territoriales Providencia, Nunoa, La Reina, Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea. Se trata de aquellos urbanizados a partir de ejes en los cuales se fueron estableciendo desde el segundo tercio del siglo XX, las clases mas acomodadas de la ciudad. Si bien, existen pequenos bolsones de pobreza, ademas de areas destinadas exclusivamente al comercio, o a la residencia de la clase media, en general son municipios que se componen por familias de ingresos medio-altos y altos.

Esta fuerte segregacion socio-espacial, y el establecimiento de los grupos mas acomodados en esta porcion de la ciudad, ha derivado en una fuerte inequidad de equipamientos de todo tipo, ya que desde la teoria economica, las actividades comerciales han tendido a establecerse en aquellos sectores donde la demanda es mas intensa. Ademas de lo anterior, los municipios del Cono de Alta Renta, al tener ingresos mas elevados, tienen una mayor disposicion a la construccion, mejora y mantencion de sus espacios publicos, a lo que se suman exigencias mayores en cuanto a estandares de calidad.

Dado que el Cono de Alta Renta posee municipios tanto a nivel pericentral como metropolitano, en proporciones mas o menos equitativas, es que no fueron analizados de forma segregada en el presente analisis. Sin embargo, y teniendo en cuenta lo anterior, la situacion que se genera en estos municipios no puede ser generalizada a los demas del Gran Santiago, ya que difieren profundamente, sobre todo a la hora de hacer estudios referentes a la calidad de los espacios publicos, atributo que no forma parte de los objetivos del presente trabajo.

En cuanto a la cantidad de espacios publicos, las areas pericentrales como aquellas metropolitanas comparten caracteristicas similares, sobre todo en relacion a la distribucion de las distintas tipologias. En ambos casos se da la existencia de grandes avenidas que facilitan la movilidad sobre todo mediante vehiculos privados, asi como una proporcion considerablemente menor de parques en relacion al Centro. A pesar de esta situacion, es tanto en el Pericentro como en los municipios Metropolitanos donde se asienta la mayor superficie de parques, como es el caso del Cerro San Cristobal (Parque Metropolitano de Santiago), el Parque Metropolitano Sur (municipio de San Bernardo), Parque Bicentenario, Araucano, Cerro Renca, Padre Hurtado, entre otros.

En este sentido, cabe destacar que las mayores inequidades se generan en relacion a la calidad de los espacios publicos, sobre todo teniendo en consideracion el Cono Oriente en contraste con los demas municipios. Aqui, las comunas de Providencia y Nunoa, en su calidad de pericentrales, cumplen la funcion de asentar barrios tradicionales, oficinas profesionales, sedes de empresas, consultorios medicos y una ajetreada vida comercial, que da dinamismo sobre todo durante los dias de semana a traves de las avenidas Providencia e Irarrazaval. Hacia el interior, destaca la existencia de una alta densidad habitacional, complementada con avenidas arboleadas, amplias aceras dotadas de bancas y luminaria decorativa.

Los municipios clasificados como Metropolitanos dentro del Cono Oriente como Las Condes, Vitacura, La Reina y Lo Barnechea prolongan en cierto sentido la existencia de espacios publicos de alta calidad en algunos sectores, mientras que en otros domina la privatopolis inmobiliaria (Hidalgo, et. Al., 2008). En estos casos, se trata de la urbanizacion mediante condominios cerrados, desmembrando la trama urbana, los tejidos sociales y la vida de barrio.

Los municipios pericentrales se caracterizan por ser un interesante laboratorio urbanistico, donde se cristalizaron en el territorio las distintas teorias que iban surgiendo con el pasar del tiempo. Es asi como es posible encontrar un palimpsesto fisico, asi como un mosaico de espacios que se han configurado a partir de las distintas transformaciones socio-territoriales que los han afectado, con poblaciones higienicas, ciudades jardin, construcciones palaciegas, unidades habitacionales del Movimiento Moderno, y edificios de los mas diversos estilos arquitectonicos. Sin embargo, y a pesar de lo anterior, quitando el caso del Cono de Alta Renta, en el resto de municipios pericentrales y metropolitanos de Santiago, predominan espacios publicos de bajo valor estetico. En general, los barrios santiaguinos se caracterizan por estar fragmentados y mal cuidados, dando una sensacion de inseguridad.

Por ultimo, se obtiene como resultado la Figura No. 4, cartografia en la cual se localizan todos los espacios publicos existentes en el Gran Santiago, clasificados de forma tipologica, y divididos segun jerarquia territorial de cada uno de los municipios estudiados.

5. Conclusiones y reflexiones finales

De acuerdo con lo analizado en el presente trabajo, es posible concluir que los espacios publicos han tenido un rol predominantemente ausente en la planificacion urbana, asi como en las prioridades de las autoridades. De ello, se derivan las fuertes inequidades existentes en relacion a los distintos niveles territoriales, asi como de los enormes contrastes en cuanto a la calidad de los espacios publicos entre el denominado Cono de Alta Renta y el resto de la conurbacion del Gran Santiago.

El espacio publico constituye una vital plataforma de interaccion social, siendo a su vez un vector de integracion. En una sociedad fuertemente segregada como la chilena estas carencias se hacen patentes, de modo que resulta urgente intervenir la ciudad, si es que esta se entiende desde una logica que la pone en el centro de las transformaciones sociales.

Desde una aproximacion cuantitativa, de la presente investigacion se rescata que:

* El centro, por motivos historicos, tiene una mayor proporcion de espacios publicos destinados como espacios verdes y de esparcimiento, contando con parques de relevancia y alcance metropolitano.

* El pericentro y los espacios metropolitanos, por su parte, por tener un mayor peso territorial son aquellos lugares en los que se concentra la mayor cantidad de areas verdes en la ciudad; sin embargo, en relacion proporcional, destinan la mayor parte de sus espacios publicos a la circulacion y movilidad.

* El Cono Oriente constituye una excepcion, contando con una mayor cantidad de espacios publicos. Asimismo, estos espacios son de mayor calidad. Su posicion de centralidad economica hace que se trate de territorios consolidados, bien cuidados y mantenidos. Hay diferencias tambien entre los espacios pericentrales y metropolitanos. Los primeros operan dando funciones comerciales, y los segundos mas bien residenciales. Ello, sumado a las distintas epocas de proyeccion y construccion, hace que tambien existan contrastes entre los conjuntos Providencia --Nunoa, Las Condes--Vitacura--La Reina, y el caso aparte de Lo Barnechea, de urbanizacion mas reciente.

Por otra parte, cabe destacar que este trabajo solo pretende hacer una primera aproximacion a la situacion cuantitativa de los espacios publicos en los distintos niveles territoriales de una conurbacion de las caracteristicas y magnitud del Gran Santiago. En este sentido, resulta necesario complementarlo con estudios que logren caracterizar a los espacios publicos en relacion a su calidad. Finalmente, se pretende que estos aportes logren concientizar a las autoridades de nivel local (comunal), metropolitanas (intendencia) y del nivel central (ministerios) con el objeto de hacer mayor enfasis y destinar mas recursos en lograr que el espacio publico se integre a nivel multiescalar y permita llegar con equipamientos urbanos de igual calidad a todos los sectores de la poblacion.

http://dx.doi.org/ 10.5209/AGUC.55956

6. Referencias bibliograficas

Becerril-Padua, M. (2000). Policentrismo en las ciudades latinoamericanas. El caso de Santiago de Chile. XXII Latin American Studies Association Congress.

Booth, Rodrigo. (2013). Higiene publica y movilidad urbana en el Santiago de 1900. ARQ (Santiago), (85), 52-61.

Borja, J; Muxi, Z. (2000). Espacio publico, ciudad y ciudadania. Barcelona.

Borsdorf, A. (2003). Como modelar el desarrollo y la dinamica de la ciudad latinoamericana. Eure (Santiago), 29(86), 37-49.

Cvejic, R., K. Eler, M. Pintar, S. Zeleznikar, D. Haase, N. Kabisch & M. Strohbach (2015). A typology of urban green spaces, ecosystem provisioning services and demands. Green Surge. Disponible en internet: http://greensurge.eu/

Chiesura, A. (2004). The role of urban parks for the sustainable city. Landscape and urban planning, 68(1), 129-138.

Colodro, J. (2014). ?Localizar o erradicar? Reflexiones en torno a la geografia de la miseria, identidad territorial y exclusion social en paises del Cono Sur. Boletin Electronico de Geografia No. 2.

Colodro, J., A. Salazar y J. Rehner (2015). Areas verdes metropolitanas, planificacion territorial e (in)justicia ambiental en Santiago de Chile. Anales de la Sociedad Chilena de Ciencias Geograficas. Pag. 141-150.

Dammert, L. (2004). ?Ciudad sin ciudadanos? Fragmentacion, segregacion y temor en Santiago. Eure (Santiago), 30(91), 87-96.

Delgado, M. (2011). El espacio publico como ideologia. La Catarata: Madrid.

De Mattos, C. (2002). Santiago de Chile de cara a la globalizacion: ?Otra ciudad?. Revista de Sociologia e Politica, Curitiba, 19, 31-54.

De Ramon, A. (1992). Santiago de Chile (1541-1991): Historia de una sociedad urbana. Fundacion MAPFRE.

Farrando, J. (2012). La calle, tan sencilla y tan compleja. Paisea: revista de paisajismo, (21), 8-13.

Fuentes, L.; Sierralta, C. (2004). Santiago de Chile, ?ejemplo de una reestructuracion capitalista global? Revista EURE--Revista De Estudios Urbano Regionales, 30 (91).

Garcia, A. (2005). Miedo y privatizacion de los espacios publicos. ?Hacer o deshacer la ciudad? En Coloquio de Geografia Urbana VII. Barcelona.

Grinberg, L. L. (2013). The J14 resistance mo (ve) ment: The Israeli mix of Tahrir Square and Puerta del Sol. Current Sociology, 61(4), 491-509.

Gobierno de Chile (2003). Anillo Interior de Santiago: Una nueva forma de hacer ciudad. Santiago de Chile.

Harvey, D. (2008). El derecho a la ciudad. New left review, 53, 23-39.

Harrison, F.; Swain, B. (1999). Guia de Diseno del Espacio Publico. Ministerio de Vivienda y Urbanismo, LOM Ediciones, Santiago de Chile.

Heinrichs, D.; Nuissl, H.; & Rodriguez, C. (2009). Dispersion urbana y nuevos desafios para la gobernanza (metropolitana) en America Latina: el caso de Santiago de Chile. EURE (Santiago), 35(104), 29-46.

Hidalgo, R. (2004). De los pequenos condominios a la ciudad vallada: las urbanizaciones cerradas y la nueva geografia social en Santiago de Chile (1990-2000). Eure (Santiago), 30(91), 29-52.

Hidalgo, R.; Borsdorf, A. (2009). El crecimiento urbano en Europa: conceptos, tendencias y marco comparativo para el area metropolitana de Santiago de Chile. Estudios geograficos, 70(266), 181-203.

Hidalgo, R.; Borsdorf, A.; Sanchez, R. (2007). Hacia un nuevo tejido rururbano: Los megaproyectos de ciudades valladas en la periferia de Santiago de Chile. Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales, (39).

Hidalgo, R., et. al. (2008). Tipologias de expansion metropolitana en Santiago de Chile: Precariopolis estatal y Privatopolis inmobiliaria. Scripta Nova Vol. XII Num. 270(113).

Hidalgo, R.; Salazar, A.: Lazcano, R.: Roa, F.: Alvarez, L.; Calderon, M. (2005). Transformaciones socioterritoriales asociadas a proyectos Residenciales de condominios en comunas de la periferia del Area Metropolitana de Santiago. Revista Invi, 20(54).

Lefebvre, H. (1968). El derecho a la ciudad. Peninsula: Barcelona.

Leon Balza, S. F. (1998). Conceptos sobre espacio publico, gestion de proyectos y logica social: reflexiones sobre la experiencia chilena. EURE (Santiago), 24(71), 27-36.

Lopez de Lucio, R. (2000). El espacio publico en la ciudad europea: entre la crisis y las iniciativas de recuperacion. Implicaciones para Latinoamerica. Revista de Occidente, 105-121.

Low, S. (2005). Transformaciones del espacio publico en la ciudad latinoamericana: cambios espaciales y practicas sociales. Revista Bifurcaciones, 5.

Mansilla, P. (2016). Los instrumentos del desorden: Estado y actores subnacionales en la produccion de los espacios periurbanos. Persona y Sociedad. Vol. XXVII, No. 2, 41-68.

Mitchell, D. (1995). The end of public space? People's park, definitions of the public, and democracy. Annals of the association of american geographers, 85(1), 108-133.

Naranjo, G. (2009). El rol de la ciudad infiltrada en la reconfiguracion de la periferia metropolitan de Santiago de Chile. Estudios Geograficos, Vol. 70, No. 266.

Ortiz, J.; Morales, S. (2002). Impacto socioespacial de las migraciones intraurbanas en entidades de centro y de nuevas periferias del Gran Santiago. EURE (Santiago), 28(85), 171-185.

Penalver, L.; Pargas, L.; Aguilera, O. (2000). Pensar lo urbano: teorias, mitos y movimientos. Universidad Los Andes.

Perahia, R. (2007). Las ciudades y su espacio publico. IX Coloquio Internacional de Geocritica. Los problemas del mundo actual soluciones y alternativas desde la geografia y las ciencias sociales. Universidade Federal do Rio Grande do Sul.

Precedo, A. (2004). El modelo de desarrollo comarcal. Boletin de la Asociacion de Geografos espanoles, (38), 29-46.

Puebla, G. (2009). Caracterizacion del periurbano en paises centrales y perifericos a traves de cuatro autores: breve recopilacion y analisis bibliografico. Breves Contribuciones del Instituto de Estudios Geograficos, (21), 135-155.

Reyes, S.; Figueroa, I. M. (2010). Distribucion, superficie y accesibilidad de las areas verdes en Santiago de Chile. EURE (Santiago), 36(109), 89-110.

Robinette, G. (1972). Plants, people, and environmental quality: A study of plants and their environmental functions. US Department of the Interior, National Park Service.

Rodriguez, A., & Winchester, L. (2004). Santiago de Chile: una ciudad fragmentada. Santiago en la globalizacion: ?una nueva ciudad?, 115-136.

Sabatini, F.; Arenas, F. (2000). Entre el Estado y el mercado: resonancias geograficas y sustentabilidad social en Santiago de Chile. EURE (Santiago), 26(79), 95-113.

Sahui, A. (2002). Hannah Arendt: Espacio publico y juicio reflexivo. Signos filosoficos, (8), 241-263.

Salcedo, R. (2002). El espacio publico en el debate actual: Una reflexion critica sobre el urbanismo post-moderno. EURE (Santiago), 28(84), 5-19.

Segovia, O., & Jordan, R. (2005). Espacios publicos urbanos, pobreza y construccion social. CEPAL.

Sennett, R. (1977). The fall of public man. New York and London: WW Norton and Company.

Vasquez, A. E. (2016). Infraestructura verde, servicios ecosistemicos y sus aportes para enfrentar el cambio climatico en ciudades: el caso del corredor ribereno del rio Mapocho en Santiago de Chile. Revista de geografia Norte Grande, (63), 63-86.

Walliser, A. (2013). New urban activisms in Spain: Reclaiming public space in the face of crises. Policy & Politics, 41(3), 329-350.

Jonathan Uri Colodro Gotthelf (1); Jon Cadierno Gutierrez (2)

Recibido: 10 de abril del 2016 / Enviado a evaluar: 31 de julio del 2016 / Aceptado: 16 de diciembre del 2016

(1) Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS). Pontificia Universidad Catolica de Chile. E-mail: jucolodr@uc.cl

(2) Universidad del Pais Vasco. E-mail: joncardieron@gamil.com

(3) Concepto utilizado en Chile para definir areas verdes de forma alargada, dispuestas en el centro de avenidas y que se distinguen de los bulevares dado que no son lo suficientemente anchos como para incluir sendas e ingreso de personas, cumpliendo un rol exclusivamente ornamental desde el punto de vista social.

Leyenda: Figura 1. Periodos de urbanizacion y anillos de circunvalaciones viales en el Gran Santiago

Leyenda: Figura 3. Esquema proporcional de espacios publicos en las distintas escalas territoriales del Gran Santiago

Leyenda: Figura 4. Espacios publicos en el Gran Santiago, clasificados segun tipologia y jerarquia territorial
Tabla 1. Caracterizacion de los anillos de centralidad en el Gran
Santiago

Anillo          Arterias                    Caracteristicas

Pericentral     Cardenal Jose Maria         No es percibido
                Caro--Presidente            efectivamente como un
                Balmaceda--Matucana--       anillo que de continuidad
                Exposicion--Buzeta--        al desplazamiento
                Isabel Riquelme--Avenida    vehicular, estando
                Vicuna Mackenna.            construido, mas bien, por
                                            ejes de escala
                                            metropolitana, que en
                                            ciertos puntos convergen
                                            y confinan el municipio
                                            de Santiago.

Metropolitano   Circunvalacion Americo      Planificada originalmente
                Vespucio (Autopistas        como circunvalacion, y
                Vespucio Norte y Vespucio   convertida posteriormente
                Sur)--Avenida Ossa.         en autopistas que en un
                                            futuro proximo se veran
                                            consolidadas con la
                                            construccion del ultimo
                                            trayecto (Vespucio
                                            Oriente).

Periurbano      Se trata de un anillo difuso, e imposible de
                caracterizar, dado que la ciudad carece de
                suficiente planificacion en relacion a su
                expansion espacial futura. El anillo periurbano ha
                constituido un ejercicio en el cual se han
                planteado diversas posibilidades, pero no se ha
                materializado en acciones concretas.

Fuente: Elaboracion propia.

Tabla 2. Porcentaje destinado a cada tipologia de espacio publico en
las distintas escalas de analisis en el Gran Santiago

                  Centro   Pericentro   Metropolitano   Periurbano

Espacios verdes
y de
esparcimiento

Parque             26,2       4,6            5,1           0,0
Plaza              3,7        7,7            5,0           0,0
Avenida Parque     0,0        0,0            0,2           0,0
Bandejon           3,4        2,9            2,0           0,0

Espacios de
circulacion y
movilidad

Calles y aceras    66,7       84,6          87,6          100,0
Rotondas           0,0        0,2            0,1           0,0
                  100,0      100,0          100,0         100,0

Fuente: Elaboracion propia.

Figura 2. Distribucion tipologica de espacios publicos en el Gran
Santiago

Parque            13,9%
Plaza             5,4%
Avenida Parque    0,3%
Bandejon          2,3%
Calles y aceras   77,9%
Rotondas          0.1%

Fuente: Elaboracion propia.

Nota: Tabla derivada de grafico segmentado.
COPYRIGHT 2017 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ESTUDIOS E INVESTIGACIONES
Author:Colodro Gotthelf, Jonathan Uri; Cadierno Gutierrez, Jon
Publication:Anales de Geografia de la Universidad Complutense
Date:Jan 1, 2017
Words:7932
Previous Article:Transformaciones espaciotemporales de la Reserva Natural Laguna de Sonso (Colombia) desde mediados del siglo XX a principios del siglo XXI.
Next Article:La predictibilidad en la gestion de riesgos naturales: un enfoque epistemologico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters