Printer Friendly

El retrato de Ruben Dario por Tomas J. Leal da Camara. una amistad lusoamericana apenas recordada.

Ruben Dario's portrait by Tomas J. Leal da Camara. Luso-American Friendship just Remembered

Tomas J. Leal da Camara (1876-1948) --dibujante, caricaturista, cartelista, pintor, disenador de interiores y de mobiliario-- de nacionalidad portuguesa, estuvo autoexiliado en Espana entre 1898 y 1900. En su anecdotario destaca el haber sido uno de los protagonistas, durante esa estancia madrilena, de la disputa de los escritores Ramon del Valle-Inclan y Manuel Bueno, con el perjuicio de la manquedad del primero. Madrid y Paris seran las capitales en las que el artista luso residira mas tiempo durante su larga permanencia fuera de Portugal.

No fueron muchas las amistades portuguesas y brasilenas de Ruben Dario, a pesar de que siempre demostro interes por ambos paises y, desde 1896, como critico literario, destaco su atencion por el ambito cultural luso eligiendo al poeta Eugenio de Castro para cerrar las diecinueve semblanzas de escritores que componen Los raros, y, pasado el tiempo, persistio en tal curiosidad que cierra con su "Graca Aranha" en el Mundial de julio de 1913.

Por tal circunstancia, habria que tenerse en cuenta el temprano trato de Dario con el joven portugues Leal da Camara, a partir de la estancia del poeta nicaraguense en Madrid, en su segundo viaje a Europa, en 1899.

Tomas, nacido en Panjim (Nova Goa, India), de padres portugueses, y residente desde nino en Lisboa, llego por vez primera a Madrid, autoexiliado, con veintiun anos. Fue un urgente viaje debido a la amenaza de destierro por delito de imprenta, por sus caricaturas antigubernamentales y en contra de la monarquia en publicaciones portuguesas como D. Quixote, Os Ridiculos, A Marselheza y A Corja. El dibujante, urgido por ese inminente riesgo de detencion, desembarco en Madrid trayendo consigo unicamente lo puesto y su repleto cartapacio de dibujos. Pero Leal da Camara, gracias a su caracter abierto y a la evidente calidad de lo que mostraba de su trabajo, fue relacionandose con gente de las letras, del arte y del periodismo --entre ellos, Ramon del Valle-Inclan o Camilo Bargiela-- que le manifestaron una abierta simpatia por su pais, porque admiraban la cultura portuguesa y porque tenian ciertos conocimientos de las gentes y tierras lusas.

Ruben, por segunda vez en Espana, tras desembarcar en Barcelona el 8 de diciembre de 1898, ya estara en Madrid a comienzos de 1900, ocupandose de la corresponsalia de La Nacion. Y pronto, ademas de sus cronicas semanales para America, empezo a colaborar en publicaciones madrilenas como La Vida Literaria, El Album de Madrid o Madrid Comico, en cuyas redacciones coincidio con Leal da Camara. El poeta y el dibujante empezaron a tratarse cordialmente, encontrandose con frecuencia en los cafes de la Puerta del Sol, en particular en el salon del Cafe de La Montana.

Con la mano sobre el hombro de Dario

El testimonio escrito de tal amistad, una valoracion de la valoracion de la etapa primera de la obra de Leal da Camara por parte de Dario, es temprano, y quizas es esta mencion critica en cronica enviada a la prensa de Buenos Aires, la primera que sobre del dibujante luso, como caricaturista, se publico fuera de Portugal y, al tiempo, de las primeras, junto a las de Camilo Bargiela y Tomas C. Duran, que en Espana se ocupaban de Leal da Camara en esa etapa de 1898 a 1900.

Y como prueba grafica, sus presencias en las fotografias hechas en la comida de homenaje a Enrique Gomez Carrillo. Se la ofrecia La Vida Literaria, cuya direccion convocaba a los amigos del cronista en el restaurante Niza de La Bombilla. El guatemalteco, residente en Paris, donde era consul de su pais, pasaba unos dias en Madrid para publicitar su novela Del amor, del dolor y del vicio. Este joven escritor empezaba a colaborar decididamente en revistas literarias y periodicos espanoles.

[ILLUSTRATION OMITTED]

Ruben Dario, amigo de Gomez Carrillo desde 1889, habia vuelto a encontrarse con algunas de sus amistades espanolas de su primera estancia en Madrid en 1892, y ahora las nuevas presentaciones le estaban procurando mas companeros, sobre todo entre la promocion joven; y entre estos, un veinteanero caricaturista portugues, autoexiliado por motivos politicos, con quien pronto simpatiza.

En abril, en efecto, habrian de aparecer retratados juntos en La Vida Literaria (1), en una de las fotografias (2) tomadas al grupo de comensales en dicha comida homenaje. Habian acudido, invitados por el propio cronista o por La Vida Literaria, conocidos y colaboradores de la revista. Alejandro Sawa y Ruben Dario ocuparon los puestos principales. En el momento de las fotografias, en torno a Dario y Sawa, sentados en sillas centrales, posaron los presentes. Leal da Camara, con chaqueta y corbata de lazo, !jovencisimo aspecto y simpatica sonrisa!, de pie, colocado inmediatamente detras de Ruben y Alejandro, tiene colocada su mano derecha en el hombro del poeta americano.

Ruben, "estava invisivel por ter passado a noite a ouvir um poema de Villaespesa"...

Otra noticia de este trato nos situa en el 15 de septiembre de este 1899. Comenta Leal da Camara en carta familiar que "un jornal italiano reprodujo una caricatura mia. Dijomelo Ruben Dario, el cual me lo arranjara" (3).

Detalle que delata la cordial relacion, la respetuosa admiracion, del artista luso con el poeta americano, es la noticia del propio Leal da Camara referida al nicaraguense en el suceso personal mas ruidoso de su estancia en Madrid en 1899: el reto a duelo de Leal da Camara, tras una discusion de trasfondo politico, al joven aristocrata, periodista, Lopez del Castillo. Leal da Camara, ofendido por lo que considero ofensas a Portugal por parte del literato espanol, lo desafia, situacion que indirectamente, al poco, habria de tener dramaticas consecuencias en la persona de Valle Inclan.

En entrevista de 1945 de Leal da Camara para la prensa portuguesa, entre los detalles de su evocacion de la estancia en Madrid de 1898 a 1900, inevitablemente menciona aquel desafortunado suceso que le concernio: la manquedad de Valle-Inclan. Y en sus declaraciones, con cierta sorpresa para el conocedor de los detalles de aquella historia de desafios y discutidos lances de honor, se nombra a Ruben Dario, convirtiendo al nicaraguense en otro personaje en torno a aquellas ofensas entre Leal da Camara y Lopez del Castillo.

Al recordar los dias de aquel caso que "deu que falar em Madrid", confirma que el reproche de Valle-Inclan a Manuel Bueno durante la discusion del cafe de La Montana, y que termino con el bastonazo que hirio el brazo de don Ramon, fue por haber aceptado "ser testemunha do duelo", "Leal es un nino y ese duelo es un infanticidio, un crimen". Anade Tomas que, muy sorprendido a la manana siguiente de su encontronazo en el paseo de Recoletos con Lopez Castillo, tras leer la carta en la que se le urgia a concertar el duelo, acudio a hablar con Ruben. Sin duda, la edad y prestigio del poeta, y su misma condicion de foraneo, movieron al portugues a recurrir a su consejo. Aun lejanisimas las circunstancias en ese 1945, Leal da Camara afirma: "Procurei para tal o Ruben Dario que estava invisivel por ter passado a noite a ouvir um poema de Villaespesa" (entrevista en el Diario de Lisboa, 1947), frase que es discreta deferencia para solo aludir a una de las bien regadas veladas poeticas --las "tertulias" en casa del andaluz se prolongaban mucho...--, y, por consiguiente, una de las resacas del vate durante su temporada en Madrid. Asi Ruben aparece tambien entre los dramatis personae de esta cuestion de honor de Leal da Camara y, de rebote, de Valle-Inclan en el Madrid de 1899. Un incidente personal que, enmarcado como anecdota, habla de la dificil estancia, como exiliado politico, del artista portugues en Madrid y del ambiente artistico y literario del Madrid finisecular.

En 1916, recordara Jose Frances sobre estos anos:
   Podemos, por lo tanto, fijar exactamente la fecha en que Leal da
   Camara empezo a publicar sus dibujos en Espana. Y precisamente en
   La Vida Literaria que representaba entonces el periodico moderno,
   arbitrario, renovador de las viejas preceptivas esteticas, [...]
   Aun convulsa la patria por el desastre colonial, [...] Imaginaos
   que comenzaban a destacarse, junto a los hombres ya citados, los
   de Unamuno, Baroja, Martinez Ruiz, Valle-Inclan, Bueno, Ruben
   Dario, Villaespesa, Machado. [...] Poco mas de veinte anos tenia
   entonces el caricaturista portugues, [...] En Madrid, Leal da
   Camara convivio con los artistas, con los escritores que habian de
   ser los futuros maestros.


"La caricatura" de Ruben Dario en 1899. "Sus deformaciones recuerdan las imagenes de los espejos concavos y convexos"

En "La cuestion de la revista. La caricatura", fechado el 24 de junio de 1899, se halla inserto un comentario de Dario sobre Leal da Camara. Esta larga cronica estuvo destinada, primero, a los lectores bonaerenses de La Nacion, y, luego, fue recogida en Espana contemporanea de 1901 (4).

En aquellos dias del verano de 1899, Ruben mostro su cronica a Leal da Camara antes de enviarla. Contenia un corto juicio sobre su obra grafica, insertas en unas apreciaciones generales sobre las revistas espanolas finiseculares y sus ilustradores. Y como la obra de Leal, a esta altura del ano, aun no era muy abundante ni habia celebrado exposicion alguna, Dario se basa primordialmente en lo que del humorista portugues habia visto en publicaciones periodicas madrilenas y en lo que Leal directamente le mostrase del contenido de su cartapacio, tanto algunos originales de su obra publicada en Lisboa como dibujos ineditos que habia firmado en Madrid.

Dario, tras repasar la situacion de las revistas en Espana, en comparacion con las americanas y europeas, se pregunta cual era la razon de que en Espana no prospere estas publicaciones, como en Inglaterra o Francia, achacandolo a la falta de cultura. Y de la caricatura, en estas publicaciones, observa que "tiene por campo una o dos paginas de cada "almacen" o revista ilustrada. Casi siempre la politica y la actualidad es lo que forma el argumento", asegurando que "no existe hoy un caricaturista como el famoso [Francisco] Ortego (5), por ejemplo. Como todo, la caricatura ha degenerado tambien". Cita a Luque, Padro, Perea y Alaminos, como dibujantes de "caricatura politica", asi como a Mechachis, Cilla, Angel Pons y Rojas.

Cuando valora la calidad media de estos --"casi todos los actuales dibujantes, se proveen de inventiva y de rasgos felices en las revistas de otras naciones"--, su aprobacion apenas se la concede a Apel.les Mestres (6) y a Pellicer, y se limita a citar, entre los mas jovenes, a Moya, Sileno (Gedeon), Rojas, Sancha ("sobresale en la satira politica. Sancha se ha hecho un puesto especial; apoyado en el Fligene Blatter, y deformando, hace cosas que se imponen. Sus deformaciones recuerdan las imagenes de los espejos concavos y convexos; es un dibujo de abotargamientos o elefantiasis; monicacos macrocefalos e hidropicas marionetas."), Marin ("estudia mucho, y apoyado en Forain, hace excursiones al bello pais de Inglaterra. Es un erudito de lo moderno, un simpatico artista, cuyo modelo principal debe de ser una elegantisima y singular mujer, apasionada de D'Annunzio y fascinada por Paris") y Leal da Camara ("portugues, joven, de indiscutible talento, dibuja en Madrid, un tanto desganado, con el pensamiento puesto en Jossot, a quien conoce, y animado por el espiritu de Cruikshank (7), a quien seguramente ignora.").

A Sancha y a Leal da Camara, que gozaban de sus simpatias, por considerarlos aun en una etapa de formacion y porque los trato en aquellos meses con mayor asiduidad, son los unicos de los que se atreve a precisar las influencias y admiraciones que observa en sus caricaturas. Efectivamente, son estos dos dibujantes, sumando el nombre de Marin, a pesar de las influencias que les atribuye, los favorecidos por la opinion de Dario. Al nombrar al portugues, por una parte, lo aprecia como artista "de indiscutible talento", elogio que comparte con Francisco Sancha y Ricardo Marin. Y por otra parte, ese "desganado" aplicado a Tomas Julio, parece indicar que ya por esas fechas el artista, al igual que Sancha, unicamente piensa en como marchar a Paris.

En la revista Vida y Arte, 1900

Desde que Gomez Carrillo tuvo la idea de fundar la revista Vida y Arte conto con la colaboracion de Leal da Camara como director artistico. Ya Leal habia manifestado al cronista su intencion de dar el salto a Paris y no dudamos de que el guatemalteco lo animase.

De las colaboraciones de Leal da Camara en esta publicacion modernista, la principal fue el diseno de la cubierta: friso de cabecera, sobre fondo de lazadas florales, rostro de semiperfil de mujer, con grandes ojos que miran frontalmente, peinada la abundante cabellera a dos bandos, sobre la que comienza la modernista caligrafia del nombre de la publicacion. Y entre las varias vinetas, una al final del poema "Era un aire suave" de Ruben Dario, que aparece en la pagina cuarta, firmada con las iniciales de Leal: un negro corazon, en el centro, del que emanan unos efluvios, a modo de laceria de irregulares lineas paralelas (8).

En Paris "L[acute accent]Assiette au beurre". "Cosas de Espana" y de Portugal, interpretadas por Leal y Sancha.

En su primer tiempo parisiense, durante el final de 1900 y en 1901, Leal recupera el trato con Dario, quien se habia instalado en el piso de Gomez Carrillo, del Fauburg Montparnasse.

En cronica del guatemalteco, desde Paris para El Liberal (Madrid). "Tres dibujantes ibericos", del 29 de abril de 1901, Gomez Carrillo, tras una breve introduccion, habla de Sancha, Solar de Alba y Leal da Camara, "los artistas que en el mundo de los crayons cosmopolitas representan nuestra raza. Los tres son jovenes". De Leal da Camara comenta:
   A Leal da Camara supongo que tambien le comparan sus amigos con
   los maestros mas admirables, y especialmente con Caran d'Ache. El
   incienso, empero, no le nubla la vista. Cada uno de sus dibujos
   indica un progreso, por pequeno que sea, un progreso en la
   ejecucion, en el metier, en lo acabado de la parte exterior, en
   fin. En su parte psicologica, la misma risa ruidosa y clownesca
   persiste, sin refinarse. Pero no persistira mucho tiempo, no.
   Estudioso, modesto, apasionado de su arte llegara a reir menos y a
   sonreir mas, y a sonreir mejor.


La prevision se cumplio. En su evolucion, Leal da Camara reconsidera sus retratos, aplicandoles una remozada factura, y ensayando con el color, con el empleo del oleo. Personaliza sus "psicologias", dentro de su persistente sencillez de rasgos, dando una mayor carnosidad a los volumenes, agudizando lo que Camilo Bargiela habia apuntado perspicaz parrafo de su critica de mayo de 1900 (9):
   Si yo fuera hombre iracundo, como algunos suponen, me vengaba
   cruelmente del luso, dibujando su caricatura literaria, que a fe
   es facil de hacer. Figuraos un cuervo con el pico torcido, y os
   formareis la idea exacta de Leal da Camara. Si, ese es Leal: un
   cuervo que acude al olor de la carne... viva, para clavar el pico
   y buscar el alma de sus victimas.

   Las caricaturas personales que traza Leal da Camara, no valen por
   el parecido que guardan con el original ni por la simplicidad
   elegante de la linea que de ambos caracteres participan; valen por
   la psicologia estereotipada a punta de lapiz en los rasgos
   fisonomicos del caricaturizado. ?Psicologias en caricatura?


Eran meses de nuevas amistades y de idas a las redacciones ofreciendo su colaboracion, de la primeras peticiones de las revistas ilustradas, la ocasion de las exposiciones en las galerias "Weil" o "Montmartre" o de los ocasionales encargos, algunos tan anecdoticos como el de la inesperada presentacion que un amigo le hizo de un ruso que dirigia una volandera publicacion revolucionaria, antizarista. Aquel conocido de la rue d'Assas, en habitacion de un hotel frente al Petit Louxemburg, que le pidio una caricatura del zar, resulto ser Trotski. Y pronto, entre las sarcasticas caricaturas de Leal da Camara, en su popular serie de postales, apareceran tanto el zar como el kaiser Guillermo II (10).

Leal habia empezado a colaborar en la revista satirica LAssiette au beurre (11). La firma de Leal da Camara aparecio muy pronto, coincidiendo con las de Jossot, Caran d'Ache, Grandjouan, D'Ostoya, Max Radiguet, Delannoy, Roubille, Ricardo Flores, Paul Iribe, Galanis, Hradecky, Edouard Bernard, Valloton, etc.

A Ruben Dario, tanto como amigo como por sus ideas y puesto diplomatico, le llamaria la atencion, al poco, la primera portada sobre la monarquia espanola en LAssiette au beurre, en el numero 70, del 2 de agosto, "Cosas de Espagne", en la que presentaban dibujos sus dos jovenes amigos, Sancha y Leal. Un monografico que firmaban Gose, Sancha (12), Camara y Grandmontagne. A color, de medio cuerpo, de frente, el caricaturizado retrato de un joven Alfonso XIII con corona. Y ademas la caricatura del pretendiente carlista al trono, "Don Carlos", cuya leyenda reza: "--Au fait, a quoi pretend-il? Son neveu, mari de la princesse des Asturies, est l'heritier presomptif. Le jeu est fait ! Rien ne va plus ! >>. A la que se suman, las caricaturas del rostro --en blanco y negro, sobre fondo de color azul, y trazos en trama en rojo-- de "Le petit pere Sagasta": "--Le Mossieu Thiers de la future Republique espagnole", como contrapunto a la que presenta el retrato, con casco militar con penacho, del "General Weyler", al que inmediatamente se le relacionaba con la represion en Cuba, "Un Monstre". Y como contraportada, un esperpentico dibujo "feista" de Leal da Camara: un gran frasco, con una forma humanoide monstruosa o un aborto en su interior, cuya tapa es una corona borbonica.

El retrato de Dario por Leal da Camara en 1902

En 1901, Garnier Freres habia publicado con el titulo Espana contemporanea una seleccion de trabajos periodisticos de Dario sobre sus impresiones espanolas, presentados antes en La Nacion de Buenos Aires. Y contenia la citada cronica "La cuestion de la revista. La caricatura", de 24 de junio de 1899.

Leal da Camara releia, ahora en libro, con renovada curiosidad, este volumen con las cronicas en que Dario retrataba la Espana finisecular que el habia conocido. Articulos con estampas --"Carnaval", "La joven literatura", "La Espana negra", "Semana Santa", "?Toros!", "Una exposicion", "La fiesta de Velazquez", "Libreros y editores", Los inmortales", "Una novela de Galdos", "El modernismo", "El cartel en Espana", "Jacinto Octavio Picon", etc.-- que le recordarian muchas de sus mismas vivencias y a gente amiga.

Y mientras Dario opino sobre la caricatura en 1899, en aquellos frecuentes encuentros entre amigos en los cafes de la Puerta del Sol, su propio rostro, su pausado gesto, tuvo que haber sido uno de los objetivos para un lapiz tan agudo como el de Leal da Camara. !Esa rotunda figura de aire indoamericano!, que, por otra parte, tantas tentaciones descriptivas habrian de despertar entre escritores.

Lejos estaba la publicacion en Espana de la que seria la caricaturizacion literaria mas mencionada, y de las que, de haberla conocido el poeta, menos gracia le hubieran hecho al poeta: la incluida por Ramon del Valle-Inclan, en 1920, en Luces de bohemia, la puesta en boca del esperpentico vejete de Hispalis, "Don Latino. --Alla esta como un cerdo triste" o la repartida en las acotaciones de la escena novena de este esperpento:
   Un cafe que prolongan empanados espejos. Mesas de marmol. Divanes
   rojos. [...] rincon donde esta sentado y silencioso Ruben Dario.
   [...] Finalmente su mascara de idolo se anima con una sonrisa
   cargada de humedad. [...] el gesto de idolo evocador de terrores y
   misterios. [...] Ruben sale de su meditacion con la tristeza vasta
   y enorme esculpida en os idolos aztecas.


Se diria que cuando se plantea el retrato del poeta, al releer lo escrito por Dario sobre Sancha y sobre el en "La caricatura" de 1899, hubiese sopesado para la ejecucion de su retrato del poeta algo de la estetica que el critico americano habia juzgado como propia de los dibujos de Sancha --"Sus deformaciones recuerdan las imagenes de los espejos concavos y convexos; es un dibujo de abotargamientos o elefantiasis; monicacos macrocefalos e hidropicas marionetas"-- y la influencias a lo Jossot y Cruikshanf (13) que habia senalado para el mismo. Pero, a la postre, sin recurrir a los extremos de dichos recursos, Leal da Camara comprueba que con un somero acercamiento al amigo se captaba lo real de la encarnadura fisica que encerraba la sensibilidad lirica mas poderosa del mundo hispanico. Leal da Camara se adelantaba a Valle-Inclan con un retrato que, en este caso, si pudo haberlo visto el poeta centroamericano.

De 1902 es el retrato de Dario, por Leal da Camara, que se conserva en la CasaMuseu del pintor en la localidad de Rinchoa, en Portugal. Una imagen de Ruben Dario escasamente divulgada --salvo en publicaciones recientes de la Camara Municipal de Sintra--, debido tal vez a no haberse concedido importancia a la relacion del nicaraguense con el artista luso o por el posible rechazo a lo que podria enjuiciarse como excesiva caracterizacion realista del aspecto fisico del centroamericano.

[ILLUSTRATION OMITTED]

Un posible boceto de Ruben Dario, realizado en aquella anterior temporada madrilena de 1899 a 1900, pudo quedar entre los apuntes de Leal da Camara y haber sido acicate para una nueva recreacion al oleo, para una definitiva y desprejuiciada caricaturizacion del vate amigo, fiado en su seguridad estilistica de ahora (14).

Con un oleo, sobre contraplacado, de 41x 71cm (15), Tomas Julio plasmo el busto de Dario, en semiperfil, con simplificado rasgo naturalista, componiendo un retrato al filo de la caricatura. Posiblemente el retrato, captado en su absoluta entidad mestiza, menos idealizado entre los hechos en vida al poeta. Firmado y fechado, en la parte inferior izquierda aparece el nombre "Ruben Dario".

Vestido con negra levita, Ruben luce anudada corbata de lazo de color burdeos sobre blanco cuello. Un reluciente sombrero de copa, objeto del atuendo convertido, como prolongacion del rostro, en motivo central, cubre un craneo de encrespado pelo castano y cae sobre la frente hasta la linea de las cejas. Carnosas orejas y una achatada gran nariz, la cara de Dario, de prominente mandibula con abultados mofletes, la define un bigote lacio y una escasa barba con tupido menton a lo chivo. Y como si Leal da Camara quisiese recluir en el interior del poeta toda la fuerza del misterio y el milagro de su sensibilidad y capacidad lirica, cierra casi por completo sus inclinados ojillos indianos.

1912, en Lisboa con Dario. !Adios, Maestro!, en el embarque de Ruben a America

El martes 3 de abril de 1912 se homenajeo en Paris "al maestro de la poesia castellana", que iba a emprender una gira por America, en compania de Alfredo Guido, de Javier Bueno --"joven escritor redactor de Mundial y Elegancias"-- y del fotografo Boye. Una cena en el Cafe Riche a la que asistio "lo mas selecto y lo mas prestigioso de la intelectualismo hispano-americano residente en Paris". Segun la resena del Mundial del mes de mayo, Ruben Dario, con esos companeros, marcharian "en breve a tierras de lengua espanola y a tierras de lengua portuguesa, en embajada de saludo cordial y demostracion de agradecimiento, a cuantos acogieron favorablemente estas revistas hermanas".

En este 1912 Leal da Camara, que habia tenido muchas ocasiones de saludar en Paris a Dario, tendra ocasion de saludar al maestro, en el comienzo de esta gira, en su propia Lisboa. Unos saludos de bienvenida a Portugal y, al poco, una afectuosa despedida resumiran lo que habia sido la amistad del luso con el poeta nicaraguense. De ese reencuentro y del ultimo adios quedo constancia, escrita y grafica, gracias a Javier Bueno, el reportero del periplo, en los cuadernos del 14 de junio y del 16, agosto, en "El viaje del Mundial", la cronica en que Bueno resena, ilustrada con fotos de Boye, del paso Ruben Dario y Alfredo Guido por la capital lisboeta.

No estaba ya Leal da Camara en Francia cuando se empieza a publicar Mundial, en noviembre de 1911, ni cuando Dario en junio de 1912 emprende el viaje americano. Hacia poco que Tomas, apasionado republicano, habia decidido regresar a Portugal, tras la proclamacion de la Republica. !Muchas iniciativas por desarrollar a favor del nuevo Portugal! Entusiasmado por la caida de la monarquia y la instauracion de un gobierno republicano en su patria, se olvida de Paris y, de golpe, lleno de proyectos, redobla su actividad artistica en su pais.

Se habia notado la ausencia de Leal da Camara en aquellas revistas ilustradas francesas y belgas que habian desplegado su carrera de artista grafico. Como tampoco se interesa por que su nombre figurase entre los ilustradores que llegaron a colaborar en el Mundial, como Gose, Simont, Lelong, Xaudaro, Orazi, Falgas, Castelluci, Vazquez Diaz, Parys, Baste, Syrovy, F. Viscal, etc.

Pero un dia, Leal da Camara, que habia estado muy ocupado en las ultimas semanas con el montaje de una exposicion de su obra en Lisboa, se entera de que, por tren, llegaria Ruben Dario a Lisboa, a la estacion del Rocio, y se alojaria en el vecino hotel Avenida Palace. El poeta, recibido por el embajador de Nicaragua, ya tenia programada al detalle la visita: conocer la ciudad, un detenido paseo por Sintra, y una recepcion en la Legacion de Nicaragua, en casa del Ministro Planas Suarez, a la que estuvieron invitados autoridades locales, parte del cuerpo diplomatico acreditado en la capital, y algunas personalidades de las letras y la politica. Y entre los encuentros particulares, la presentacion del viejo escritor Antonio Alburquerque, que lo guia por rincones lisboetas; el saludo al joven dramaturgo Alfonso Gayo y el encuentro con Leal da Camara, a quien Bueno, amigo suyo en Paris, le dedica un apartado en su resena del viaje:
   Una de las personalidades mas salientes y mas simpaticas del
   elemento intelectual de Portugal es sin duda Leal da Camara. Leal
   da Camara no es solo un artista del lapiz, el caricaturista que
   hizo famoso su nombre en Paris, en Madrid y en el mundo entero
   sino que tambien es escritor fuerte, original y hondo.

   Eran fechas, como precisa Bueno, en que Leal da Camara exponia en
   salas del Teatro Nacional, a pasos de donde se alojaba Dario, una
   coleccion de sus obras, muestra que acaba de ser visitada por el
   Presidente de la Republica.

   ?Que decir de las caricaturas, de los cuadros de Leal da Camara?
   Todo el mundo los conoce: la coleccion de LAssiette au beurre, de
   Paris, esta llena de las muestras de ingenio de este artista, que
   no es portugues sino cosmopolita. Resultarian pobres cuantos
   elogios hiciera de los cuadros que a Da Camara inspiraran O
   Baptismo y Casembour, del gran poeta Guerra Junqueiro, la vida de
   Paris, la miseria, la politica y el estado actual de su pais.

   Solamente desconocen los publicos a Leal da Camara, bajo esa nueva
   fase de su arte, el mobiliario artistico y barato. En un extremo
   del sillon habia un armario, varis sillas, una mesa, un divan de
   rincon y una estanteria del mas modesto pionero tan original, tan
   artistico todo que sentiamos deseo de arrojar nuestro ajuar por la
   ventana, y sustituirlo por muebles "camareanos". Eran complemento
   de esos muebles, vasijas campesinas, cuyo valor absoluto apenas si
   son de unos cuantos sentimos, y cuyo valor relativo, todo colocado
   por la mano de Leal, era incalculable. Leal da Camara, sin seguir
   la huella de William Morris, que en Inglaterra quiso generalizar
   el arte, quiere que aquellos que por sus escasas fuerzas
   economicas no puedan adornar sus hogares con cosas lujosas y
   bellas encuentren en la modestia el ornato y el confort.

   "No dedico esta exposicion al rico, porque ese facilmente puede
   adquirir el mobiliario que le conviene --dice Leal da Camara.
   Dedico estos muebles, hechos del mas democratico pino, a la
   observacion de aquellos que tienen poco y que sienten la necesidad
   de crear una casa pobre, pero que corresponde a sus deseos de
   Arte. Cada pueblo tiene su mobiliario de arte. Las casas inglesas,
   las mas pobres, tienen sus estantes colgados de cordones, de los
   cuales penden cortinas de telas decorativas, muchas veces
   ocultando una mala cama. Las sillas fueron ciertamente dibujadas
   por un artista, y en las paredes, colgadas en elegante armonia,
   lindas estampas de deportes, caricaturas de Hassal o de Cecil
   Aldin. En la casa francesa, segun el temperamento de la raza, el
   mobiliario es de curvas sensuales, y en las paredes no es raro ver
   algunos grabados de los periodicos humoristicos. [...] El pobre
   pueblo portugues, sobre todo en las ciudades, abandonado a su
   desgracia secular por todas las iniciativas, y solo considerado
   bueno para el trabajo y para la especulacion politica, no tiene
   una casa agradable."


Afirma Javier Bueno que Ruben Dario hizo "grandes elogios de la iniciativa del admirable artista portugues, quien nos anuncio que, para el proximo ano, prepara "la caricatura para la cocina" o "la quimica aplicada a la cocina del pueblo".

Finalizada la corta estancia de Dario en Lisboa, embarcan el "Hollandia", que "estaba fondeado en plena ria del Tajo". Fueron despedidos por muchos "amigos y admiradores" que les acompanaron hasta los ultimos minutos. ?Y el mestre Leal da Camara? ?Donde estaba a las tres de la tarde, que no habia acudido? ?Se habia despedido ya, debido a lo cerrado del horario del visitante, de Ruben y de Javier, poeta y periodistas amigos, durante la visita a su exposicion? No. Simplemente se le habia hecho muy tarde, !un monton de pequenos inconvenientes surgidos aquella manana! Sonreirian Dario o Bueno... !Este entranable Tomas, a quien le ocurren tantas cosas, siempre al filo de la puntualidad! Leal da Camara nunca se rendia ante sus imprevistos. Y algunos instantes antes de emprender la emprender el barco su salida de la bahia, cuenta Bueno: "vino en un bote velero, y tuvimos el gusto de estrechar por ultima vez la mano del gentil artista" (16). !Como se iba a marchar el poeta amigo de su Lisboa sin despedir al admirado poeta! Quizas el palpito de que podria ser la ultima vez.

Cuatro anos despues, en abril de 1916, en un nuevo viaje a Madrid, en dias en que, a pocas semanas del fallecimiento de Ruben Dario, aun se rememoraba al nicaraguense como precursor de la renovacion poetica en lengua espanola, Leal da Camara tuvo ocasion de evocar sus vivencias en el trato con el poeta, al encontrarse nuevamente con amigos de entonces. Santiago Vinardell, que lo habia tratado a Leal desde el Paris de 1893, ahora director de La Tribuna, escribia (17):
   Fuimos muchos, en este Madrid [...], los que anduvimos por las
   calles acongojados y llenos de pesadumbre aquel dia en que se supo
   la muerte de Ruben Dario, y comentaba la carta de Rafael Huidobro,
   desde Nicaragua, a Amado Nervo, que se habia divulgado entre los
   amigos de la capital espanola, en la que se ampliaban las
   circunstancias de la muerte del vate entre los amigos de Ruben
   Dario, que en Espana somos legion, y para Espana misma, al tiempo
   que convocaba a todo tipo de homenajes en honor del poeta.


Paris consagro al artista portugues, pero aquella estancia espanola entre 1898 y 1900 le habia servido de fuerte impulso, de autoafirmacion, tras su primera salida de Portugal. Para Tomas J. Leal da Camara, de los grandes artistas de la vanguardia del dibujo, de la caricatura, del cartel y de la decoracion de interiores del siglo XX, la capital espanola represento un inolvidable capitulo de su desarrollo artistico. Un Madrid que lo habian constituido principalmente sus amistades, y entre ellos, Ruben Dario, uno de sus excepcionales criticos valedores, el gran poeta del Modernismo hispanico a quien supo mirar de frente y retratar con incisivo y seguro pincel.

doi: 10.5209/rev_ALHI.2011.v40.37352</DO>

BIBLIOGRAFIA

DARIO, Ruben. 2009 Espana contemporanea. Paris: Garnier Freres, [1901], pp. 182-192.

GAVILANES, Emilio. 2009 "Vida y obra de Camilo Bargiela", en Luciernagas, Sevilla: Renacimiento.

GONZALEZ MARTEL, J.M. 2004 "Carteles publicitarios de Leal da Camara en la revista Mundo Grafico de 1914", Varia Escrita. Cuadernos de Estudos Arquivisticos, Historicos e documentais, No 11, Sintra. 2005 "El testimonio fotografico de un homenaje en abril de 1899" y "Vida y Arte, una primera revista literaria de Gomez Carrillo para el mundo hispanico", en Enrique Gomez Carrillo, cronista y director de publicaciones periodicas. Guatemala: Oscar de Leon Palacios, pp. 50-56 y pp. 67-104. 2009 "Leal da Camara y Valle-Inclan: un testimonio epistolar sobre sendos lances de honor en 1899", Madrygal:12. 2010a "El caricaturista portugues Leal da Camara ante la critica modernista (1898-1900)", Journal of Hispanic Modernism. Revista digital del Modernismo hispanico 1. 2010b "Perez Galdos y Leal da Camara. Un artista modernista portugues retrata y entrevista a don Benito en 1916", Moralia 9.

MELIM DE SOUSA, Elvio Joao. 2005 De Residencia Privada a Casa-Museu de Leal da Camara. Um Percurso Singular. Sintra: Edicao da Camara Municipal de Sintra.

__y CARDOSO, Luis. 2008 "Leal da Camara Cartazista", Beira Alta, vol. LXVII.

__y REIS, Luciano. 2010 Textos biograficos de...: Leal da Camara. Retrospectiva. Catalogo da Exposicao. Sintra: Camara Municipal.

Juan Manuel GONZALEZ MARTEL

(1) La Vida Literaria, No 7, Madrid, 18.02.1899, pp. 118-119.

(2) Leal da Camara, "Homenaje a Enrique Gomez Carrillo". Orla, para fotografia de grupo. Firmada. 19'5x24., No 15, La Vida Literaria, 20.04.1899, pp. 248-249.

(3) 'me lo conseguira'. Epistolario, No 380. Casa-Museu Leal da Camara.

(4) Obra reeditada en 1907 y 1917, en Mundo Latino, vol. 19.

(5) Algunos le llamaron el Gavarni espanol. Fueron muy conocidas las que presentaba en la revista Museo.

6 Barcelona (1854-1936).

7 George Cruikshank (1792-1878).

(8) Idem, "Vida y Arte, una primera revista literaria de Gomez Carrillo para el mundo hispanico", Enrique Gomez Carrillo, cronista y director de publicaciones periodicas. Guatemala: Oscar de Leon Palacios, 2005, pp. 67-104.

(9) El Globo, Madrid, 18.05.1900.

(10) De 8 de agosto, en el numero 19 de L[acute accent]Assiette au beurre aparece "Les Souverains", con comentario --"La seul chose qui m'embete, c'est d'etre leur college"-- sobre el Kaiser Guillermo II.

(11) Hebdomadaire, aparecido entre marzo de 1901 y octubre de 1912, de unas 16 paginas, con impresion en color. Exponente de la caricatura social y politica, y de costumbres, de inicial tendencia anarquizante. Colaboraron mas de 220 ilustradores y 73 autores comentaron los sucesivos numeros.

(12) Curiosamente, el dibujo titulado "Souvenir de la guerre cubaine", con la reina madre y el rey de Espana, es el primer dibujo antimonarquico que presenta Sancha en Francia. Aparece dos caricaturizados personajes, la Reina regente aconsejando a su hijo Alfonso, protegidos ambos por un muro, cual alto parapeto, hecho de sacas de dinero. La madre le dice: "--Quoi qu'il arrive, il faut assurer l'avenir ! Je vais vite envoyer tout ca dans une banque de New York".

(13) Vease J. M. Gonzalez Martel, "La caricatura de Leal da Camara ante la critica modernista: Ruben Dario, Camilo Bargiela y Tomas C. Duran", Journal of Hispanic Modernisme, No 1, 2010, pp. 67-84.

(14) En enero de 1901, gracias a su amistad con Francisco Sancha, que habia empezado a colaborar en esta revista parisina, tenemos dibujos de Leal da Camara en el periodico humoristico parisino Le Rire.

(15) Fue elegida, como pieza No 9, en el Catalogo de la Exposicion en Lisboa en 1947.

(16) Una foto, de cuerpo entero, de "Leal da Camara a bordo del Hollandia" ilustra el articulo.

(17) La Tribuna, Madrid, 29.03.1916.
COPYRIGHT 2011 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gonzalez Martel, Juan Manuel
Publication:Anales de la Literatura Hispanoamericana
Article Type:Report
Date:Jan 1, 2011
Words:6596
Previous Article:Dos poemas politicos de Ruben Dario.
Next Article:Nicaragua en los cuentos de Ruben Dario.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters