Printer Friendly

El reconocimiento de palabras y el acceso lexico: revision de modelos y pruebas experimentales.

1. INTRODUCCION

En el presente trabajo, pretendemos dar cuenta de las complejidades involucradas en el reconocimiento de palabras. Su naturaleza radica en que, a pesar de responder a un acto linguistico, los procesos cognitivos que subyacen a el son variados y, principalmente, de naturaleza psicologica. En efecto, la comprension del discurso se enmarca dentro de una serie de habilidades mentales superiores, porque conllevan actos conscientes y sistematicos que originan cambios de estado, de lo que se colige que no hay actividad aleatoria en dicho acto. Una de las formas de ilustrar este proceso ha sido mediante la metafora de la computadora: mente y cerebro son dos dimensiones de una maquina que computa los estimulos del mundo exterior. Por una parte, el segundo termino corresponde a un sistema fisico y biologico, mientras que, por otra parte, el primero se configura como un mecanismo abstracto capaz de almacenarlos y procesarlos.

El reconocimiento de palabras, por lo tanto, se constituye en un proceso que sucede en la mente y activa contenidos, tanto en la memoria de largo plazo como en la de trabajo. Reconocer una palabra conlleva la activacion de estructuras representadas en el cerebro del sujeto a traves del acople de estimulos externos (auditivos o visuales), mediante unidades sublexicas (fonemas, silabas, morfemas) y recursos morfologicos como la derivacion y la composicion. En este punto, el sujeto la transforma en una representacion de salida que se caracteriza por integrar la informacion fonologico-ortografica, morfologica, sintactica y semantica de acuerdo a las reglas de la lengua. El producto, finalmente, es un objeto mental nuevo de dos niveles: uno formal y uno semantico.

2. EL RECONOCIMIENTO DE PALABRAS

La identificacion de palabras se convierte en el primer peldano de la comprension del lenguaje. Su emergencia requiere de tres clases de informacion que actuan entrelazadamente a partir del saber (o la competencia) y el actuar (discriminacion del contexto de empleo de dicha palabra). La informacion estimular esta circunscrita a las caracteristicas fonemicas y ortograficas y constituye en la "puerta acceso" al lexico, dado que es el input que el reconocimiento requiere. La informacion lexica incluye silabas y morfemas, los que permiten construir una palabra de acuerdo a las reglas de combinacion de cada una de estas unidades sublexicas; finalmente, la informacion contextual, activa los significados y las palabras de acuerdo al contexto de produccion o emision.

Los factores senalados anteriormente dependen de una serie de representaciones parciales que las activan. La representacion fonologica, la primera dentro de este proceso ascendente, da cuenta de la estructura segmental, que distingue una palabra de otra en la cadena hablada o bien los componentes de una unidad lexica; la representacion ortografica, activada en los procesos de lenguaje escrito, transforma los estimulos visuales en fonologicos, estableciendo la equivalencia con el lenguaje oral; la representacion morfologica asigna la funcion gramatical de la pieza lexica dentro de la cadena hablada o del texto escrito. La representacion sintactica permite asignar el patron de empleo contextual, es decir, el orden determinado dentro del texto. Los dos ultimos elementos estan relacionados con el significado propiamente tal: la definicion misma y los terminos asociados. Estos distintos niveles configuran un fenomeno complejo en la representacion del lexico en la memoria de los individuos: su organizacion no se limita solo a un repertorio de palabras y un significado asociado, sino que conlleva una serie de otros elementos que activan o inhiben dichos significados. Por ejemplo, el conocimiento de la representacion ortografica permitira al sujeto discernir si la palabra corresponde o no al repertorio de la lengua propia. En terminos practicos, permite la discriminacion entre palabras y pseudopalabras en pruebas experimentales, como la tarea de decision lexica. Tambien la confluencia de los aspectos foneticos y ortograficos permite analizar la familiaridad lexica en un individuo mediante prueba de nombrado (Naming Task), puesto que tanto mas ajena sea la representacion ortografica, mas dificil sera la conversion grafema-fonema y, consecuentemente, mas lento el reconocimiento. Variables como concrecion e imaginabilidad estan intimamente relacionadas con las dimensiones semanticas de la palabra, ya que, como veremos mas adelante, entregan informacion sobre lo precisa o amplia que pueda ser la informacion contenida en ella. Finalmente, la configuracion de campos semanticos y de sinonimos de la palabra organiza el lexicon, lo que deriva en su disponibilidad en la memoria del sujeto, la que puede ser medida mediante pruebas de priming, ya sea en contexto o en palabras aisladas (Haberlandt 1994); esta facilitacion en la activacion de una palabra esta relacionada con las zonas compartidas por el significado.

2.1. TEORIAS DE ACCESO LEXICO

Las teorias de acceso lexico explican la forma como el cerebro procesa los estimulos visuales o auditivos y reconoce las palabras. En una primera clasificacion, se encuentran los modelos de caracter directo e indirecto. Los primeros postulan que las palabras se reconocen apenas se presenta el estimulo, sin que sea necesaria la activacion de niveles previos o simultaneos; a la inversa, los modelos indirectos proponen que el acceso lexico ocurre por medio de una serie de niveles. Por otra parte, los modelos pueden ser concebidos, bajo la concepcion de su "arquitectura", como seriales o interactivos. Los primeros postulan que las palabras se activan a traves de una secuencia de procesos ascendentes, mientras que los segundos sostienen que dichos procesos ocurren en paralelo, es decir, dos o mas procesos pueden suceder en forma simultanea o bien no necesariamente obedecen a una secuencia ascendente, sino que niveles superiores pueden apoyar la activacion de los inferiores (Alameda, Dominguez y Alvarez 1999).

Uno de los modelos mas influyentes en el acceso lexico es el Modelo del Logogen, propuesto por Norton en 1969. Dicho modelo es considerado como interactivo y directo e introduce la nocion de "activacion". Su principal caracteristica son los "logogenes", que representan al lexico en la memoria. Los logogenes se almacenan como entradas simbolicas, equivalentes a recipientes o casillas que, conforme reciben informacion estimular, se llenan hasta el momento cuando la informacion es suficiente para activar uno especifico. El reconocimiento no siempre ocupa la misma cantidad de informacion, sino que es variable; asi, una palabra frecuente requiere de menos estimulos para ser reconocida, mientras que una infrecuente requerira de un proceso mas extenso para su reconocimiento. Tambien se debe considerar que, al activarse una particula, se activan tambien otros logogenes que comparten ciertas similitudes tales como longitud de silaba, grafemas, fonemas, etc. Este hecho es de vital importancia, pues desencadenara una serie de efectos al momento de describir el proceso de activacion lexica: se producen una serie de fenomenos, tales como la frecuencia lexica, el efecto de lexicalidad, el efecto de longitud y el efecto priming. Cada uno se ha verificado por medio de pruebas experimentales, generando tiempos de reaccion caracteristicos para cada uno de ellos (Alameda et al. 1999; Perea y Lupker 2004; Perea, Rosa y Gomez 2005; Carreiras y Perea 2005).

El Modelo de Busqueda, propuesto a partir de los trabajos de Rubinstein y colaboradores en 1971 y que desarrolla Forster en sus trabajos de 1976 y 1990 (para una extensa revision, vease de Vega 1999) concibe el acceso lexico de otra manera. La principal nocion de este modelo es la metafora de la biblioteca, que postula que las palabras deben ser buscadas ordenadamente en la memoria, lo que convierte al modelo en indirecto y serial; en este ultimo punto, recoge los supuestos del modularismo fodoriano en cuanto al flujo unidireccional de la informacion estimular. El modelo cuenta con tres archivos perifericos que permiten el proceso de busqueda: un archivo ortografico, que permite el rastreo de las entradas visuales; el fonologico, destinado a las entradas auditivas y el semantico, para la produccion de palabras. Utilizando la informacion de estos archivos, se produce una busqueda ordenada de los rasgos, lo que explica el efecto de la frecuencia: las palabras de mayor frecuencia estaran mas facilmente disponibles. Sin embargo, dicha ordenacion no se define segun la entrada completa, sino a partir de caracteristicas fonologicas u ortograficas; en otras palabras, la frecuencia de los rasgos organiza la ordenacion hasta que la entrada correcta sea seleccionada. Posterior a ese momento, las caracteristicas sintacticas y semanticas quedan disponibles cuando se activa el archivo central o principal (Belinchon, Riviere e Igoa 1992).

En el caso de los efectos experimentales, el Modelo de Busqueda explica la frecuencia a traves de la distincion palabra versus pseudopalabra, pues la ultima arroja tiempos de reaccion mayores, debido a que la busqueda exhaustiva de la forma es infructuosa. El mayor tiempo de procesamiento implica que la busqueda se realiza con toda la forma dentro del lexicon mental del sujeto, ya que si se descartara la forma solo por su compartimento inicial, la latencia de rechazo seria menor. Por otra parte, el efecto priming se explica por la conexion entre la representacion semantica y el archivo central. De esta forma, el efecto que produce profesor en escuela se explica porque escuela se vale de las referencias cruzadas que tiene con profesor, por lo que no requiere ser procesada por el archivo periferico, lo que redunda en menores tiempos de latencia.

Una tercera forma de entender el procesamiento del lexico es a traves del Modelo de Cohorte, propuesto por Masrlen y Wilson en 1984. Se ubica en un espacio intermedio entre los modelos de activacion--Morton--y los de busqueda--Forster--, pues ofrece una explicacion mixta consistente en una primera parte autonoma, encargada de activar un conjunto finito de candidatos lexicos (la cohorte) a partir de las propiedades foneticas. Seguidamente, se inicia el proceso interactivo que inhibira a los candidatos cuyas caracteristicas sean incompatibles hasta activar solo la entrada lexica correspondiente. En este modelo, el momento de reconocimiento inequivoco de la palabra es el llamado "punto de unicidad" y que sucede cuando ha terminado la etapa de acustico-fonetica. La principal objecion que se ha hecho a este modelo es respecto del efecto frecuencia, ya que, para explicar por que ante un punto de unicidad se activa primeramente la palabra de mayor frecuencia (ca*ta / ca*ta), se incorpora el concepto de activacion; sin embargo, no hay suficiente sustento empirico que lo justifique Lo mismo sucede con los errores, especialmente cuando se produce un fallo perceptivo que afecte la porcion inicial de la palabra: en casos como carro-tarro, no se puede producir correccion porque la cohorte inicial contiene candidatos que comienzan por [carr-] y no por [tarr-] (Belinchon et al. 1992).

2.2. OPERACIONES EN EL RECONOCIMIENTO DE PALABRAS

Los modelos comentados mas arriba explican el procesamiento a partir de diferentes enfoques. No obstante las discrepancias, es posible apreciar cierto consenso en distinguir las siguientes etapas del proceso de reconocimiento lexico:

a) Contacto lexico inicial: en este primer momento, se produce la percepcion de la entrada lexica ya sea en el plano auditivo u ortografico. Esta activacion rara vez termina en la seleccion de una palabra de forma biunivoca, puesto que es comun la activacion de vecinos lexicos.

b) Activacion: el contacto inicial gatillara la excitacion o inhibicion de aquellas entradas con las que el estimulo comparta caracteristicas. Se debate si la diferencia en la excitacion de los rasgos obedece a alguna caracteristica del vecindario; no obstante, el efecto de la frecuencia explica la mayor disponibilidad, por lo que redundara en la seleccion de la palabra debida. Asimismo, desde una perspectiva interactiva, el contexto en el cual se presenta la palabra favorece dicha seleccion.

c) Seleccion: esta etapa se caracteriza por el abandono de los candidatos menos adecuados, a traves de una activacion diferencial consistente en que, a partir de la informacion sensorial que no es pertinente a la entrada buscada, los candidatos son descartados. Otra forma de explicar el paso de la seleccion es mediante la disminucion de la cohorte y una tercera forma de explicarlo es a traves de la lista de frecuencia.

d) Reconocimiento: es la culminacion de los pasos anteriores, corresponde al momento en que la palabra seleccionada se aprueba sin duda ni error. Belinchon y colaboradores (1992) exponen las diferentes formas de asumir este reconocimiento tanto para los modelos conexionistas como para los autonomos; no obstante, toda correccion surgida a partir de la informacion sintactica, semantica y pragmatica, se considerara "poslexico" y no debe ser incluido en las operaciones de reconocimiento.

e) Acceso al lexico: el acceso lexico se define como el momento en que quedan disponibles las caracteristicas lexicas no activadas previamente. Cada modelo establece una forma propia para dicho acceso: los modelos autonomos proponen que estas caracteristicas se activan cuando ha concluido el proceso de reconocimiento formal, mientras que los conexionistas proponen que esta activacion es simultanea al reconocimiento. Este ultimo rasgo implicaria que un individuo puede acceder a la informacion semantica antes de terminar de reconocer la palabra.

3. EL LUGAR DEL LEXICO EN LA COMPRENSION LECTORA

Las diferentes teorizaciones en el campo de la lectura han llevado a la formulacion de varios modelos de comprension. Las conclusiones de los trabajos experimentales han permitido establecer estrechas relaciones entre las habilidades del lector y las caracteristicas del texto, tal como se pueden observar en el cuadro propuesto por McNamara y Magliano (2009):

Tal como se puede observar, las caracteristicas se han organizado en cuatro grupos: el A, donde se ubica un lector estrategico y un texto con facilidad de procesamiento; el B, donde se ubica un lector con un bajo desempeno estrategico y un texto facil de procesar; el C, encontraremos un lector con pocas habilidades estrategicas y un texto dificil de procesar, lo que derivara en procesos de comprension basicos y centrados en la estructura de superficie; finalmente, el peor desempeno sera en el cuadrante D, donde confluyen un lector poco estrategico y un texto de dificil procesamiento, lo que inevitablemente derivara en la sensacion de no comprension por parte del lector.

Perfetti y Adlof (2012) proponen un modelo que organiza el procesamiento del vocabulario desde el ingreso del estimulo en el input visual hasta la comprension propiamente tal. En el esquema siguiente, se expone la propuesta de un sistema de conocimiento de la lengua que transita desde el sistema ortografico al linguistico, donde el lexico tiene una posicion intermedia entre las unidades minimas y los procesos de comprension. El proceso de los estimulos visuales, en el caso de la lectura, activa las unidades fonologicas y ortograficas que derivaran en palabras con el valor semantico, morfologico y estructural debido para activar el proceso de comprension. La interconexion entre el lexico como constituyente del sistema ortografico y la comprension esta mediada por el conocimiento general.

En este sistema, los procesos superiores dependen y se desarrollan a partir de la identificacion de las palabras, de ahi su valor fundamental para la comprension. El estudio de la identificacion de las palabras ha puesto en evidencia los errores que se producen en la comprension a partir de la asociacion con significados inadecuados. Seguidamente, estas diferencias se reflejan en el desempeno de buenos y malos comprendedores, especialmente en estos ultimos, con serias debilidades en el control explicito de palabras, dada la exigencia del adecuado funcionamiento de los niveles inferiores por parte de los superiores.

Por lo tanto, la comprension lectora puede abordarse desde dos prismas: la lectura de palabras--lo que implica basicamente la decodificacion--y la comprension del lenguaje, que busca establecer el sentido de las palabras. La lectura y la comprension de palabras son pilares fundamentales--aunque no suficientes--para caracterizar a un lector competente; si bien ambos elementos estan correlacionados, son disociables, tal como sucede cuando alguien lee en otro idioma (Adlof, Perfetti y Catts 2011). De este modo, la union de decodificacion, vocabulario y comprension configuran lo que Perfetti (2010) formula como el triangulo dorado de la comprension. En esta representacion, se ilustra la relacion causal entre los factores senalados anteriormente con ciertas restricciones:

Tal como se observa en la figura, el triangulo no esta formado por flechas y flujos interconectados, sino que se producen relaciones mas o menos estrechas entre cada uno de ellos. En primer lugar, la relacion entre la decodificacion y el vocabulario es directa e interdependiente: la decodificacion exitosa contribuye a recuperar significados familiares, establecer enlaces entre palabras no familiares y su contexto y, finalmente, el conocimiento del significado facilita la conexion palabra-texto. En la evidencia empirica, se ha demostrado que los lectores con menos habilidades en la decodificacion tienen dificultades para el reconocimiento de palabras poco familiares, ya que un proceso incompleto impide el establecimiento de la representacion especifica de la palabra.

Por otra parte, la relacion entre el vocabulario y la comprension tambien esta en una relacion de dependencia mutua: la comprension depende del conocimiento de las palabras al ser leidas. Lo anterior supone que acceder al lexico en diferentes contextos es una habilidad que debe estar debidamente desarrollada. Del mismo modo, en los malos comprendedores, la comprension apoyara la identificacion de palabras, siempre que la palabra desconocida este en un segmento del texto de modo tal que el significado pueda ser derivado.

Respecto de la relacion entre codificacion y comprension, Perfetti (2010) senala que no hay una relacion causal en ambas direcciones, pues el efecto de la decodificacion en la comprension esta mediado por el significado de la palabra decodificada, sino que la relacion es indirecta, pues la correcta decodificacion ayuda a la identificacion de palabras, mientras que entre mas automatizado es el proceso de decodificacion, la comprension cuenta con mas recursos cognitivos para el procesamiento.

A partir de estos supuestos, se espera identificar las relaciones que Perfetti postula en el triangulo dorado:

a) La habilidad de la comprension lectora esta afectada por la habilidad en la decodificacion y la de vocabulario.

b) La habilidad lexica sera afectada por la comprension y la decodificacion.

c) La decodificacion (entendida como reconocimiento de palabras) estara condicionada al conocimiento del vocabulario.

3.1. VALORES LEXICOS

El acceso al lexico, como se ha expuesto, obedece a ciertos procesos cognitivos que activan o inhiben los estimulos y estan condicionados a factores extra cognitivos que, por los efectos que producen, tienen una especial relevancia psicolinguistica. Esto quiere decir que los sujetos emplean toda informacion disponible para reconocer palabras en los contextos de lectura.

El primer factor considerado es la frecuencia lexica, que se define como la tasa de uso de una palabra en la lengua. Este valor encuentra su origen en la Ley de Zipf, formulada en la primera decada del siglo XX y que postula que la frecuencia es una funcion lineal en una escala de frecuencias, lo que equivale a que una palabra se vuelve frecuente por su uso frente a un conjunto reducido de palabras y uso minimo del resto (Belinchon et al. 2005). La importancia de este valor ha quedado demostrada en pruebas empiricas de decision lexica, nombrado y rastreo de movimientos oculares. Del mismo modo, la frecuencia ha sido considerada por los principales modelos de reconocimiento de palabras precisamente para explicar las diferencias en los tiempos de activacion lexica. La evidencia psicolinguistica arroja que las palabras de mayor frecuencia lexica son mas facilmente reconocidas por los sujetos (Balota y Chumbley 1984); sin embargo, la frecuencia, combinada con la longitud de la palabra--que en el caso del espanol se mide en silabas--, ofrece diferencias en los tiempos de procesamiento, lo que redundara en la facilitacion u obstruccion de la comprension. La frecuencia lexica no funciona por si misma para activar una palabra en el lexicon de un sujeto; la significancia de la entrada lexica tambien juega un papel combinado, pues los sujetos emplean cualquier atisbo de informacion para discriminar palabras de pseudopalabras. Esto mismo explica que las palabras de baja frecuencia demoren mas en ser procesadas, ya que no solo estan mas alejadas de la memoria de trabajo, sino que el nivel de informacion que contienen es tan bajo que pueden hasta confundirse con pseudopalabras (Balota 1994). Tambien hay evidencia de que el reconocimiento de palabras en lectores avanzados sucede en forma encapsulada (Fajardo et al. 2012), lo que implicaria que, en el caso de lecturas mas especializadas, las palabras propias de una disciplina ofrecen una ruta de acceso que depende menos del contexto. Aun con esta salvedad, las diferencias en la velocidad de reconocimiento siguen dependiendo de la frecuencia. Por ejemplo, un sujeto puede reconocer una palabra con una velocidad que varia entre 200 y 400 ms, y en contextos de premura lectora, hasta en 200 ms.

La frecuencia lexica no incide aisladamente en el lexicon de un sujeto, sino que se conjuga con dos elementos adicionales: la familiaridad y la concrecion. Ambos son valores subjetivos que dependen, por una parte, del empleo relativo que el sujeto haga de la palabra y, por otra parte, de la informacion semantica de la que disponga para comprenderla. La familiaridad se define como la impresion subjetiva de escuchar, leer o usar una palabra determinada y suele ser medida mediante escalas aplicadas a los hablantes. Efectivamente, hay alta correlacion entre la frecuencia y la familiaridad, pues entre mas frecuente es una palabra en su uso, el sujeto la puede percibir como mas familiar (Balota y Chumbley 1984; Balota 1994). En ese mismo sentido, los efectos de esta variable pueden convertirse en un predictor importante en las tareas de reconocimiento. Por lo tanto, dichas interacciones podrian llevar a varias premisas: este indice subjetivo no implica que el sujeto conozca la acepcion de la palabra, pero el hecho de saberla familiar deberia facilitar la tarea de decision o de nombrado, por una parte y, por otra, de caracter textual, que las palabras que configuran un determinado genero discursivo podrian ser facilmente accesibles mas por el hecho de ser familiares que frecuentes y que una alta familiaridad no necesariamente constituiria un correcto conocimiento de las palabras.

El tercer factor que incide en el procesamiento de palabras es la concrecion. Los conceptos de concreto y abstracto estan basados en sistemas representacionales concebidos a partir de propiedades diferentes: la concrecion se entiende como un referente perceptible por los sentidos (Balota 1994). Las palabras concretas ofrecen una ventaja cognitiva al momento de ser procesadas, en comparacion con las palabras abstractas, debido a la facilidad de asociar la representacion semantica con la percepcion. Por lo tanto, en la concepcion mas clasica, las palabras que representan objetos perceptibles sensorialmente son clasificadas como concretas, mientras que aquellas que no tienen un vinculo directo con la realidad percibida se consideran abstractas.

Abstraccion y concrecion son dos factores que deben ser considerados al momento de indagar sobre las habilidades lexicas. Una de las razones para tal consideracion esta en que la concrecion, junto con la alta frecuencia y la familiaridad, son facilitadores del reconocimiento lexico. En el caso de la concrecion, la caracteristica es inherente a la adquisicion de la lengua, toda vez que los sustantivos concretos son los primeros que se adquieren (Monsalve y Cuetos 2001). Si bien esta es una diferencia cuantitativa, existe una diferencia cualitativa que es la diferenciacion en los principios de organizacion de palabras concretas y abstractas (Crutch y Warrington 2004; Fajardo et al. 2012). El efecto de la abstraccion se ha investigado especialmente en sujetos con lesiones neurologicas que han afectado su capacidad de procesar palabras abstractas, las que, a diferencia de las palabras concretas, carecen de referentes sensibles, tienen baja disponibilidad de informacion contextual y cuentan con menor soporte semantico. Estas caracteristicas han derivado en que palabras abstractas y concretas obedecen a principios de organizacion diferentes. Para explicar esta problematica, Paivio (1991) propone la "Teoria de codigo dual", la que explica dicha organizacion de palabras concretas y abstractas a traves de una relacion ortogonal entre los sistemas simbolicos y los sistemas sensorio-motores, que estan directamente relacionados con las nociones de abstraccion y concrecion en las palabras. De esta forma, una palabra no necesariamente encontrara un referente en el sistema sensorio-motor, por lo que debera buscar la informacion respectiva en el sistema simbolico. Estos dos sistemas son funcionalmente independientes y no se presuponen para activarse, lo que trae consigo efectos en la recuperacion de las palabras, debido al recorrido que debe efectuar la entrada lexica en los tres niveles de procesamiento que propone la teoria.

No obstante lo anterior, estas variables estan lejos de agotar la discusion y la investigacion cientifica. En este contexto, Iliev y Axelrod (2016) proponen la precision como una medida de abstraccion basada en la cantidad de informacion computada por el sujeto, lo que quiere decir que los conceptos "abstracto" y "concreto" son niveles de informacion semantica de las palabras:

El cuadro anterior ilustra como la cantidad de informacion puede tener un rol paradojal al momento de ser procesada: una palabra concreta tiene mucha informacion, lo que lentificaria su decision, no asi las abstractas, que por tener una menor carga referencial--incluida la experiencia directa--la facilitaria.

Entonces, la discusion sobre la inclusion de estas variables lexicas en la evaluacion de la lectura se justifica plenamente. La frecuencia lexica permite organizar en un primer gran grupo las palabras que los estudiantes novatos deben enfrentar; considerar que solamente esta variable es la que afecta el reconocimiento y la comprension, sin embargo, constituiria una vision incompleta del problema. Al incluir familiaridad y concrecion, incorporamos elementos adicionales que permitiran entender mejor el problema de investigacion, puesto que las interacciones que se producen entre ellas nos pueden entregar cierta claridad en la forma de reconocer palabras.

4. TECNICAS EXPERIMENTALES DE PROCESAMIENTO LEXICO

Haberlandt (1994) compara el procesamiento de un texto con las luces de un tablero que se activan a medida que obedecen a una secuencia determinada. En el caso de la comprension, esta activacion esta directamente relacionada con los conceptos procesados a medida que se avanza en la lectura a partir de los significados activados y los conocimientos previos. Por su parte, Perea y Rosa (1999) refuerzan el interes cientifico por el reconocimiento visual de palabras porque reviste una importancia fundamental en la psicologia de la lectura por ser el proceso basico sobre el cual se sustentan los demas procesos de comprension. En el caso de la evaluacion de lectura y de las habilidades lectoras, ha estado centrada principalmente en metodos a posteriori (Vega y Cuetos 1999), justificada sustancialmente por su economia tanto en los recursos involucrados, como en la aplicacion colectiva. Estas tecnicas dan cuenta del proceso final de la tarea lectora, pero no entregan mayores datos sobre como se ha llegado a tal resultado. Por otra parte, la tecnicas en curso estan centradas en medir los tiempos que los sujetos invierten en procesar palabras u oraciones, normalmente presentadas en un monitor y sobre los cuales se esperan respuestas que son ingresadas y procesadas informaticamente. La latencia entre la visualizacion del estimulo y la respuesta--conjuntamente con la precision de la misma--refleja el tiempo necesario para el procesamiento de la informacion. Dicho de otra manera, la latencia en la respuesta se convierte en la variable dependiente, cuya interpretacion sera diversa segun las peculiaridades del diseno de investigacion. Las principales ventajas de las tareas de decision radican en que permiten controlar la eleccion, niveles y tiempo de las pruebas, lo que ha traido consigo una amplia serie de hallazgos en el acceso lexico y procesos de comprension lectora (Haberlandt 1994).

Una de las pruebas experimentales mas usada durante decadas para medir los procesos cognitivos implicados en el reconocimiento de palabras en el codigo escrito ha sido la tarea de decision lexica (TDL). Generalmente, se disenan con decenas o cientos de estimulos. Debido a la velocidad de presentacion de estos estimulos, los procesos tienden a ser automaticos y, por ende, se homologa al procesamiento de la lectura natural. En una tarea de decision lexica normal, se consideran las caracteristicas que inciden en el procesamiento normal de las palabras, a saber: largo de la palabra, regularidad ortofonica, vecindario lexico, frecuencia silabica, frecuencia lexica, imaginabilidad, transparencia morfologica, profundidad ortografica y bilinguismo (Katz et al. 2012). Katz y colaboradores (2012) trabajaron en una tarea de decision lexica para establecer si dicha tarea, junto con la prueba de nombrado, estan condicionadas por la decodificacion o el reconocimiento visual de palabras; tambien se plantearon el problema si la fluidez lectora se correlaciona con la velocidad de nombrado o reconocimiento en la TDL y, en tercer lugar, si el tamano del lexicon de un sujeto se correlaciona con el desempeno en dichas pruebas. Estos problemas psicolinguisticos orientan una serie de enfoques sobre la relacion entre vocabulario y la comprension: en la medida en que se disponga de datos sobre la organizacion del lexicon en individuos, podremos establecer correlaciones con su desempeno lector, ya que los tiempos de recuperacion lexica permiten proyectar las dificultades de comprension que pudieran producirse, precisamente porque hay vacios lexicos o bien ciertas configuraciones del vocabulario que inhiben falsamente la recuperacion de palabras. Por lo tanto, la TDL, junto con la tarea de priming, permiten detectar la activacion y rastrearla en el curso temporal, por lo que se convierte en una oportunidad para pesquisar el dinamismo de los cambios durante la activacion del lexicon.

En la situacion experimental, el sujeto debe responder si el estimulo visual corresponde a una palabra o no. Para aquello, el investigador prepara una serie de estimulos--en la forma de cadena de letras--de acuerdo a las reglas fonotacticas y morfologicas de la lengua investigada. El objetivo de esta tarea es verificar el reconocimiento del estimulo en el lexico mental a partir de la activacion de los grafemas, que derivan en diferentes tiempos de reaccion que reflejan la diferencia entre palabras de alta y baja frecuencia. Por consiguiente, las variables trabajadas son, principalmente, el tiempo y la precision de la respuesta.

La TDL se convierte, por lo tanto, en una interesante herramienta para establecer los procesos involucrados en la decodificacion de palabras; por lo mismo, en su implementacion, los investigadores han desarrollado los experimentos de acuerdo a los requerimientos de sus hipotesis de estudio y, por lo tanto, no es facil encontrar una "receta" a la hora de disenarla para otra hipotesis. Por ejemplo, la decision frente al estimulo palabra/no palabra exige que el sujeto pulse una u otra tecla programada como respuesta afirmativa o negativa. Otra forma de establecer la decision es por medio de la variante go/no go, donde solo se responde en caso afirmativo; en el caso de que el sujeto descarte la palabra, despues de una cantidad de tiempo fijada por el investigador, el programa computacional continuara con el siguiente estimulo. Estas variantes en la metodologia de respuesta pueden tener diferentes utilidades: en el caso de sujetos con sus capacidades motoras y cognitivas normales, la seleccion de respuestas pulsando teclas diferentes es habitual, mientras que en sujetos con ciertas limitaciones, se prefiere la segunda.

En cuanto a los aspectos metodologicos de la TDL en particular y las pruebas cronometricas en general, se debe configurar una medida de tiempo para evitar el procesamiento estrategico, que surge producto de los reiterados ensayos, la reiteracion de patrones o bien de la tendencia a la adivinacion de quien participa en los experimentos. Esta medida de tiempo se llama, en ingles, stimulus onset asynchrony (SOA) y consiste en la manipulacion que el investigador efectua de la distancia temporal entre la presentacion de uno y otro estimulo en la TLD, ? bien, entre el prime y el target en el caso de la prueba de priming (Haberlandt 1994). En el caso de la decision de significados para palabras ambiguas, la evidencia senala que un SOA sobre 200 ms mantiene activos ambos significados; en el caso de tiempos superiores, el significado relacionado se selecciona y se mantiene activo. Por lo tanto, en el diseno de experimentos que buscan indagar sobre la disponibilidad lexica, es muy recomendable que los tiempos en la secuenciacion de los estimulos esten espaciados sobre 500 ms de modo tal que la latencia del estimulo anterior no genere un efecto no controlado al momento de aparecer el siguiente.

4.1.- EVIDENCIAS EN TDL

Una tarea de decision lexica debe organizar sus estimulos de modo que permitan medir solamente los factores pensados en el diseno experimental. Si bien, como se ha sostenido, velocidad y precision son las variables medidas, dichas variables estan sujetas al control de aspectos como la frecuencia lexica, el numero de silabas, la constitucion silabica, el vecindario lexico y el efecto priming que puede afectar tanto la ortografia como el significado del estimulo. Los investigadores recurren a listas normadas de palabras, generadas a partir de investigaciones preliminares para seleccionar y organizar los estimulos sin descuidar las variables senaladas anteriormente (Bleasdale 1989; Perez, Campoy y Navalon 2001; Katz et al. 2012); asimismo, se recurre al empleo de diccionarios de frecuencias lexicas para el mismo fin.

Kroll y Merves (1987) prepararon tres experimentos con TDL para comparar la velocidad y precision de la respuesta en palabras concretas y abstractas a partir de los postulado en la Teoria del codigo dual de Pavio. Los aspectos teoricos de la discusion en este trabajo se sustentan en evidencias obtenidas en sujetos con dano en el hemisferio cerebral izquierdo, la diferencia en la capacidad y un lexicon especial para las palabras concretas ubicado en el hemisferio cerebral derecho. El objetivo de este experimento fue establecer las diferencias en los patrones eran consistentes o no con un sistema unico o multiple de memoria y si el codigo dual permite presuponer la existencia de sistemas de memoria para palabras comunes y palabras para propositos especificos.

En lo que respecta a la implementacion, en el primer experimento se configuraron listas cerradas de palabras concretas y abstractas, subdivididas a su vez en cuatro bloques de 25 palabras, junto con 25 pseudopalabras. Los estimulos fueron calibrados en frecuencia y extension grafemica y el orden de presentacion de los cuatro bloques fueron contrabalanceados entre sujetos. En el caso del segundo experimento, se consideraron listas mixtas de palabras--mitad concreta, mitad abstracta--, mientras que en el tercero se presentaron alternadamente listas de palabras concretas y abstractas. El procedimiento para los tres experimentos consideraba un punto de fijacion de 100 ms seguido de un espacio en blanco de 400 ms, para despues presentar el estimulo durante 200 ms, y los sujetos respondieron a traves de un dispositivo computacional. En el caso de este experimento, el participante toma la decision lexica despues de que el estimulo desaparecio, lo que implica que el procesamiento de la cadena de letras sucedio en los primeros 200 ms y la decision ocupo, en promedio, sobre 500 ms. La ventaja de esta metodologia reside en que, al desaparecer el estimulo, la respuesta del sujeto esta menos expuesta a factores poslexicos y, consecuentemente, refleja de mejor manera el proceso de activacion en la memoria. Esta opcion metodologica, no obstante, no esta exenta de critica, por cuanto la exposicion tan breve al estimulo podria incidir en que el acceso lexico no se verifique cabalmente, ya que los aspectos semanticos no se activan hasta tiempo muy superiores (Camargo y Hederich y Buitrago 2001).

El trabajo de Millis y Bution (1989), a su vez, buscaba establecer la relacion entre polisemia, como la cantidad de definiciones de las que un determinado sujeto es capaz de pensar para una palabra. El estudio se propuso establecer ciertas relaciones entre frecuencia y polisemia que no eran lo suficientemente robustas. En la discusion teorica sobre la materia, se sostiene que la relacion entre los significados de diccionario y la frecuencia depende del adecuado control que se haga sobre los estimulos. Esto nos orienta a que definir correctamente la secuenciacion de los estimulos dara mayor consistencia. Para tal efecto, no deben cruzarse conceptos como polisemia o familiaridad. Para el experimento, Millis y Bution partieron del supuesto de que familiaridad y frecuencia estan altamente correlacionadas, por lo que las palabras escogidas tenian indices muy diversos respecto de la primera variable. Asimismo, en la seleccion de las palabras, participaron en un estudio normativo previo 17 sujetos que clasificaron las palabras en una escala de 1 a 7 y se les requirio una acepcion para cada una de ellas. En la implementacion misma del experimento, los investigadores programaron, igual que en el experimento de Kroll y Merves, el punto de fijacion durante 500 ms para atraer la concentracion del sujeto; inmediatamente despues de esto, se presento el estimulo hasta que el sujeto respondiera, pulsando dos teclas previamente definidas por los investigadores: una tecla al lado derecho del participante para decidir afirmativamente y otra a la izquierda para decidir pseudopalabra; despues de la decision, se dejo un espacio en blanco de 1000 ms. Los materiales del experimento fueron cuarenta palabras y cuarenta pseudopalabras; los sujetos, asimismo, respondieron diez ejercicios de practica similares antes de contestar el experimento. En el caso de los dos experimentos sucesivos, los autores solo cambiaron la cantidad de palabras y mantuvieron el proceso anteriormente detallado. En este experimento, ya encontramos una diferencia respecto del primero en cuanto a la presentacion y duracion de los estimulos, la forma como el sujeto responde y los tiempos que median entre cada una de las decisiones. Los resultados no son comparables por cuanto cada uno de los experimentos buscaba comprobar hipotesis diferentes: en el trabajo de Kroll y Merves, los tiempos de reaccion promediaron 696 ms para palabras concretas y 716 para abstractas; en el de Millis y Bution, los tiempos fueron de 589 ms para las palabras polisemicas y 676 para aquellas con un significado.

5. COMENTARIOS DE CIERRE

El estudio de la comprension lectora ha generado una riquisima evidencia a lo largo de mas de medio siglo de investigacion psicolinguistica. Se han desarrollado modelos de comprension y enfoques evaluativos y, no obstante, las criticas que se han formulado a diversas tecnicas, la incidencia del lexico en la comprension mantiene toda su vigencia e interes cientifico. Las investigaciones tanto en ingles como en espanol han provisto de evidencia tanto en el ambito educativo, a traves de sujetos en edad escolar; en el ambito clinico, con sujetos con alguna dificultad linguistica a causa de dano neurologico y tambien en sujetos normales. En la medida en que las tareas de comprension lectora se especializan en determinados grupos de individuos para explicar fenomenos muy especificos, se requeriran de disenos de investigacion dedicados para dar cuenta de dichos problemas. No obstante, tampoco se puede dejar de considerar el empleo de tecnicas mas sofisticadas, como el registro de movimientos oculares (Eye Tracking), potenciales evocados (ERP) o resonancia magnetica funcional (fMRI), lo que ha derivado en un conocimiento mas acabado de los procesos neurologicos involucrados en la comprension del lenguaje. Sin embargo, a pesar de esta ventaja, lo invasivo de algunas de estas tecnicas o su alto costo economico otorga a la TDL una ventaja al momento de realizar experimentos.

La seleccion de los reactivos para los experimentos lexicos requiere que el investigador controle variables como el largo de silaba, la conformacion de la silaba inicial, la frecuencia lexica, la familiaridad y la concrecion, entre las variables linguisticas mas relevantes. La interaccion de todos estos elementos permitira entender de diversa forma la organizacion lexica en los sujetos, ya que los tiempos de reaccion dejan entrever su disponibilidad o bien su ausencia. En el caso de la ensenanza superior, entender los procesos que subyacen a la lectura se tornan muy relevantes, puesto que desde el enfoque de la literacidad, conocer el lexico y la lecturabilidad de lo que los universitarios leen facilita el diseno de programas de alfabetizacion academica coherentes con las necesidades de los sujetos, puesto que las falencias en los desempenos lectores estan asociadas con la deficiente activacion de las palabras y, consecuentemente, con los resultados en la lectura.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ADLOF, SUZANNE, CHARLES PERFETTI, Y HUGH CATTS. 2011. Developmental Changes in Reading Comprehension: Implications for Assessment and Instruction. En S. Jay Samuels y Alan Farstrup (eds.). What Research Has to Say About Reading Instruction, pp. 186-214. International Reading Association.

ALAMEDA, JOSE, ALBERTO DOMINGUEZ y CARLOS ALVAREZ. 1999. El reconocimiento de las palabras: procesamiento ortografico y silabico. En Manuel de Vega y Fernando Cuetos (eds.). Psicolinguistica del espanol, pp. 89-130. Madrid: Trotta.

BALOTA, DAVID A. 1994. Visual word recognition. En Morton A. Gernbacher (ed.). Handbook of psycholinguistics, pp. 303-358. San Diego, California: Academic Press.

BALOTA, DAVID y JAMES CHUMBLEY. 1984. Are lexical decisions a good measure of lexical access? The role of word frequency in the neglected decision stage. Journal of Experimental Psychology: Human perception and performance 10(3): 340-357.

BELINCHON, MERCEDES, ANGEL RIVIERE y JOSE IGOA. 1992. Psicologia del lenguaje. Investigacion y teoria. Madrid: Trotta.

BLEASDALE, FRASER. 1987. Concreteness-dependent associative priming: Separate lexical organization for concrete and abstract words. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition 13(4): 582-594.

CAMARGO, ANGELA, CHRISTIAN HEDERICH y ZULMA BUITRAGO. 2001. Analisis de dos tareas de acceso al lexico. Revista Folios 14: 79-91.

CARREIRAS, MANUEL, LUDOVIC FERRAND, JONATHAN GRAINGER y MANUEL PEREA. 2005. Sequential effects of phonological priming in visual word recognition. Psychological Science 16(8): 585-589.

CRUTCH, SEBASTIAN y ELIZABETH WARRINGTON. 2004. Abstract and concrete concepts have structurally different representational frameworks. Brain 128(3): 615-627.

CRUTCH, SEBASTIAN, SARAH CONNELL y ELIZABETH WARRINGTON. 2009. The different representational frameworks underpinning abstract and concrete knowledge: Evidence from odd-one-outjudgements. The Quarterly Journal of Experimental Psychology 62(7): 1377-1390.

FAJARDO, ADRIANA, JANETH HERNANDEZ y ANGELA GONZALEZ. 2012. Acceso lexico y comprension lectora: un estudio con jovenes universitarios. Revista electronica de investigacion educativa 14(2): 25-33.

HABERLANDT, KEITH. (1994). Methods in reading research. En MortonAnn Gernsbacher (ed.). Handbook of psycholinguistics, pp. 1-31. San Diego: Academic Press

ILIEV, RUMEN y ROBERT AXELROD. 2016. The Paradox of Abstraction: Precision Versus Concreteness. Journal of Psycholinguistic Research 46(3): 1-15.

KATZ, LEONARD, LARRY BRANCAZIO, JULIA IRWIN, STEPHEN KATZ, JAMES MAGNUSON y D. H. WHALEN. 2012. What lexical decision and naming tell us about reading. Reading and writing 25(6): 1259-1282.

KROLL, JUDITH y JILL MERVES. 1986. Lexical access for concrete and abstract words. Journal of Experimental Psychology:Learning, Memory, and Cognition 12(1): 92-107.

MCNAMARA, DANIELLE y JOE MAGLIANO. 2009. Toward a comprehensive model of comprehension. Psychology of learning and motivation 51: 297-384.

MILLIS, MICHELLE y SCOTI BUTION. 1989. The effect of polysemy on lexical decision time: Now you see it, now you don't. Memory & Cognition 17(2): 141-147.

MONSALVE, ASUNCION y FERNANDO CUETOS. 2001. Asimetria hemisferica en el reconocimiento de palabras: efectos de frecuencia e imaginabilidad. Psicothema 13(1): 24-28.

PAIVIO, ALLAN. 1991. Dual coding theory: Retrospect and current status. Canadian journal of psychology 45(3): 255-287.

PEREA, MANUEL y EVA ROSA. 1999. Psicologia de la lectura y procesamiento lexico visual: Una revision de tecnicas experimentales y procedimientos de analisis. Psicologica 20: 65-90.

PEREA, MANUEL Y STEPHEN LUPKER. 2004. Can CANISO activate CASINO? Transposed-letter similarity effects with nonadjacent letter positions. Journal of memory and language 51(2): 231-246.

PEREA, MANUEL, EVA ROSA y CONSOLACION GOMEZ. 2005. The frequency effect for pseudowords in the lexical decision task. Perception & Psychophysics 67(2): 301-314.

PEREZ, MIGUEL [ALFA]., GUILLERMO CAMPOY Y CONRADO NAVALON. 2001. Indice de estudios normativos en idioma espanol. REMA 6(2): 85-105.

PERFETTI, CHARLES. (2007). Reading ability: Lexical quality to comprehension. Scientific studies of reading 11(4), 357-383. PERFETTI, CHARLES y JOSEPH STAFURA. 2014. Word knowledge in a theory of reading comprehension. Scientific Studies of Reading 18(1): 22-37.

PERFETTI, CHARLES y LESLEY HART. 2002. The lexical quality hypothesis. En Verhoeven, Ludo y Carsten Elbro y Pieter Reitsma (eds.). Precursors of functional literacy, pp 189-213. John Benjamins Publishing Company.

PERFETTI, CHARLES Y SUZANNE ADLOF. 2012. Reading comprehension: A conceptual framework from word meaning to text meaning. En Sabatini, John, Elizabeth Albro y Tenaha O'Reilly (eds.). Measuring up: Advances in how we assess reading ability, pp. 3-20. New York: Rowman & Littlefield Education.

PERFETTI, CHARLES. 2010. Decoding, vocabulary, and comprehension. En McKeown, Margaret y Linda Kuncan (eds.). Bringing reading research to life, pp. 291-303. New York: The Guilford Press.

VEGA, MANUEL DE y FERNANDO CUETOS. 1999. Psicolinguistica del espanol. Madrid: Trotta.

Miguel Bargetto Fernandez (*)

Universidad de Concepcion, Chile

Bernardo Riffo Ocares (**)

Universidad de Concepcion, Chile

(*) Para correspondencia, dirigirse a: Miguel Bargetto Fernandez (mbargetto@udec.cl), Jorge Alessandri 1160, Concepcion, Chile.

(**) Para correspondencia, dirigirse a: Bernardo Riffo Ocares (bernardo@udec.cl), Casilla 160-C, Correo 3, Concepcion.
COPYRIGHT 2019 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fernandez, Miguel Bargetto; Ocares, Bernardo Riffo
Publication:Boletin de Filologia
Date:Jan 1, 2019
Words:8056
Previous Article:El demostrativo el/aquel como antecedente de las relativas oblicuas: evolucion y condiciones de uso/THE DEMONSTRATIVE EL/AQUEL AS ANTECEDENT OF THE...
Next Article:Introduccion a la lexicografia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters