Printer Friendly

El que quiere el fin quiere los medios. Naturaleza humana y republicanismo en Maquiavelo y Rousseau.

Introduccion

Uno de los pasajes mas celebres de El contrato social (a partir de ahora es) es sin duda aquel en que Rousseau habla de Maquiavelo como de un preceptor del pueblo y presenta El principe como un libro para republicanos, aun cuando para una buena parte de la opinion publica de entonces y de ahora este escrito no pueda ser visto sino como el libro de cabecera de los tiranos.

No son muchas las alusiones que hace Rousseau de Maquiavelo en el es, apenas una mencion explicita dentro del texto en el apartado III.6 y cinco referencias en igual numero de pies de pagina. En la mencion explicita del texto Rousseau califica a Maquiavelo de republicano, como ya se ha dicho, y en las diferentes notas de pie de pagina se refiere a diferentes problemas de la vida republicana que ambos coinciden en destacar, como el efecto de las divisiones internas en las republicas (nota II.3), el vinculo entre legislacion y religion (nota II.10), el compromiso de Maquiavelo con la libertad (nota III.6), la contribucion de la libertad para el progreso de los pueblos (nota III.10), y la funcion de los tribunos en el gobierno romano (nota Fuera del es, en sus otros escritos, Rousseau menciona a Maquiavelo tan solo en dos ocasiones. Una de ellas en El discurso sobre la economia politica (a partir de ahora dep), en donde define a la economia politica popular como aquella en donde existe una clara unidad de interes entre el pueblo y sus jefes, lo cual ejemplifica con la obra de Maquiavelo; y la segunda en el Emilio, en donde Rousseau critica la poca fidelidad que Maquiavelo tiene como historiador. (1)

Independientemente de que Rousseau recibe y muestra claramente la influencia que ejercieron en sus ideas otros grandes pensadores como Hobbes, Grocio, Locke o Montesquieu, la influencia de Maquiavelo, a pesar de las pocas alusiones explicitas a este, es determinante en una gran cantidad de aspectos basicos de su teoria, asi como ha sido relevante para la posteridad la interpretacion que el hiciera del pensador florentino. Rousseau no solo se remite a los mismos pensadores clasicos que inspiraron a Maquiavelo, sino que tambien elige a Roma como uno de los casos mas recurrentes y utilizados para la comprobacion de sus ideas, tal y como lo habia hecho este.

Tanta es la proximidad que hay en aspectos fundamentales del pensamiento politico de ambos autores que si bien no se encuentra en parte alguna de los escritos de Maquiavelo la popular frase que con tanta insistencia se le atribuye: "el fin justifica los medios", en los escritos de Rousseau se encuentra una muy similar a esta, practicamente equivalente: "el que quiere el fin, quiere los medios", (2) la cual da cuenta no solo de la complejidad del problema y la polemica que la relacion entre los medios y los fines tiene en la accion politica y en el plano moral, sino tambien la aceptacion por parte de Rousseau de la indisolubilidad de esta asociacion.

Del mismo modo, asi como Burckhardt califico al Estado renacentista como una obra de arte en tanto que era producto del calculo, la reflexion y el diseno, distinguiendo a Maquiavelo como el ejemplo mas tipico de esta iniciativa creadora, Rousseau asumio con total claridad y plenitud que el Estado, en tanto producto de convenciones y acuerdos humanos, no podia ser visto sino como una obra de arte, aportando muy probablemente el sitial desde el cual un siglo despues Burckhardt contemplara al Estado renacentista. (3)

Ademas, no por anecdotica deja de ser relevante la motivacion que guio a estos dos autores a la reflexion y la escritura politica. En la misma introduccion al Libro i del es, Rousseau expresa con gran sinceridad que si fuera principe o legislador no perderia el tiempo en escribir lo que debia hacerse, simplemente lo haria. Por otro lado, es de sobra conocida la parte de la biografia de Maquiavelo que lo llevara a recluirse en su estudio para pensar y escribir de politica, lo cual muy probablemente no hubiera hecho de haber podido seguir en el servicio publico de la Republica de Florencia. Asi, los dos escriben de politica sin haberselo propuesto, como si se tratase de un accidente de la fortuna.

Como puede observarse, entre ambos autores existe una serie de paralelismos, coincidencias y contraposiciones dignos de explorar, y muchos de ellos se deben a la influencia que ejercio Maquiavelo sobre Rousseau. En las siguientes paginas se exploran dos aspectos fundamentales a los que ambos confirieron gran interes y que evidencian las similitudes y divergencias que hay entre uno y otro.

La naturaleza humana

En la historia del pensamiento politico moderno hay pocos autores tan celebres por sus reflexiones sobre la naturaleza humana como Maquiavelo y Rousseau. Pero tambien hay muy pocos que puedan formar una mancuerna tan dispar a este respecto. Maquiavelo es, sin duda alguna, el maximo exponente de la concepcion etica que postula la maldad congenita de la naturaleza humana. Rousseau, por su parte, es el paradigma de la bondad del genero humano, la defensa ilustrada del mito del buen salvaje. (4)

Tanto en El principe como en los Discursos sobre la primera decada de Tito Livio (a partir de ahora Discursos), obras que Rousseau conocia muy bien y cita textualmente en el CS, Maquiavelo postula reiteradamente la perversidad natural del genero humano. Por ejemplo, en el capitulo XVII de El principe, en donde trata la cuestion de si es mejor para un principe ser amado que temido, concluyendo que si no es posible tener ambas cosas es mejor ser temido, lo dice en un tono que ha adquirido tintes proverbiales "Porque de la generalidad de los hombres se puede decir esto: que son ingratos, volubles, simuladores, cobardes ante el peligro y avidos de lucro". (5) A lo que inmediatamente despues, en el capitulo XVIII, cuando enuncia el controvertido precepto de que un principe puede faltar a la palabra dada cuando asi lo considere necesario, confirma su sentencia diciendo "Si los hombres fuesen todos buenos, este precepto no seria bueno; pero como son perversos y no la observarian contigo, tampoco tu debes observarla con ellos". (6)

En los Discursos abundan las reiteraciones de este juicio. Desde la primera linea del Proemio del Libro i dice "Aunque por la naturaleza envidiosa de los hombres". Y luego, en el capitulo 3 de este mismo libro continua "Como demuestran todos los que han meditado de la vida politica y los ejemplos de que esta llena la historia, es necesario que quien dispone una republica y ordena sus leyes presuponga que todos los hombres son malos". (7)

Ocurre todo lo contrario con Rousseau. No hay pensador antiguo o moderno que con mas ahinco proclame la bondad natural del hombre, o al menos que se reconozca y prestigie por ello. Sin embargo, a diferencia de Maquiavelo, quien consistente y coherentemente sostiene la maldad del hombre, Rousseau exhibe ciertas ambiguedades, incongruencias y contradicciones.

Por principio, habria que advertir que a pesar de ser su obra politica mas importante, no se encuentra en todo el es referencia alguna a la naturaleza moral del hombre. Mas aun, si se observa con detenimiento, se vera que son muy pocas las ocasiones que Rousseau se refiere explicitamente al tema en otras de sus obras relevantes. Una de ellas es el Emilio, en donde plantea que el hombre es naturalmente bueno, por lo que considera fundamental que su pupilo, Emilio, "Sepa que naturalmente es bueno el hombre, sientalo en si, y juzgue de su projimo por si mismo; empero vea como deprava y pervierte la sociedad a los hombres". (8) Hay tambien otras menciones explicitas de este juicio que se encuentran en escritos de menor relevancia teorica, como en "Las ensonaciones del paseante solitario" [a partir de ahora Ensonaciones], en donde dice "Oh senor [...] con que sencillez habria demostrado que el hombre es naturalmente bueno y que solo por las instituciones se vuelven malvados los hombres". (9)

Como puede verse, son pocas las ocasiones en las que Rousseau emite clara y explicitamente este juicio. Ciertamente, en algunos otros pasajes ofrece y abona argumentos que podrian ayudar a sostener esta afirmacion. Por ejemplo, en el Discurso sobre las ciencias y las artes (a partir de ahora DCA), que por lo demas constituye todo un alegato en contra de la evolucion del genero humano, el cual fue emprendido para responder a la pregunta que planteara la Academia de Dijon acerca de si ?el restablecimiento de las ciencias y las artes ha contribuido a modificar o corromper las costumbres? Rousseau no vacilo en responder que si, que las ciencias y las artes han corrompido, degenerado y debilitado al genero humano. En este Discurso, Rousseau plantea no solo que las ciencias y las artes han engendrado los mayores vicios del genero humano, sino que incluso podia hacerseles responsables del decaimiento de Atenas y Roma. Incluso en la parte conclusiva del texto se lanza en contra de inventos como la misma imprenta, que a su juicio solo eternizan las extravagancias del genero humano, y ademas arremete contra las mismas bibliotecas, que preservan objetos tan daninos como los libros.

Evidentemente, sorprende que este tipo de ideas sean expresadas por un filosofo que se considera maxima expresion de la Ilustracion, inspirador de la Revolucion francesa, genio de la modernidad. Asi, a partir de las multiples expresiones de Rousseau en contra del progreso, los libros, los intelectuales, las ciencias y las artes, y su exaltacion de la vida sencilla, del hombre comun, del campesino y del pueblo, bien podria ser tomado no como un representante de la Ilustracion, sino del romanticismo. (10)

Incluso puede pensarse que los constantes disgustos, choques, polemicas y distanciamientos de otras figuras prominentes de la Ilustracion como Voltaire, Diderot o D'Alembert no solo se debieron a la misantropia de la que el mismo Rousseau presume en sus escritos autobiograficos, sino que pudieron obedecer tambien en buena medida a la divergencia de opiniones sobre temas relevantes de sociologia y politica.

No obstante, a pesar de que la afirmacion sobre la bondad natural del genero humano y la perversidad del orden social es la postura mas difundida, no es la unica opinion de Rousseau al respecto. Aunque la tesis sobre la bondad natural del genero humano se repite en varios pasajes de su obra, igualmente hay otros tantos en donde se hace una afirmacion diferente, contradictoria en alguna medida.

En el mismo Emilio, por ejemplo, dificilmente pueden conciliarse proposiciones como la anteriormente citada, que postula la bondad natural del hombre y la depravacion a la que lo conduce la sociedad, con este pasaje "Las instituciones sociales buenas son las que mejor saben borrar la naturaleza del hombre, privarle de su existencia absoluta, dandole una relativa, y trasladando el yo, la personalidad, a la comun unidad, y solamente en el todo sea sensible". (11)

Para abundar mas, dificilmente pueden conciliarse afirmaciones como "el mas apreciable de los bienes no es la autoridad, sino la libertad". (12) con la de que "el hombre es mas libre en el pacto social que en el estado de naturaleza". (13)

Como puede verse, no resulta tan sencillo extraer del pensamiento de Rousseau una opinion clara al respecto. Si el mayor bien para el hombre fuera el de la libertad y esta se garantizara solo en el orden social, entonces, el estado de naturaleza no puede ser un estado deseable para el hombre, ni su pretendida bondad sera real, pues careceria del mas preciado bien para su existencia.

Ya en el Discurso sobre el origen de la desigualdad (a partir de ahora DOD) Rousseau habia deplorado el efecto que produce en el ser humano el estado social, haciendolo debil, timido, servil. Mas aun, ahi mismo habia afirmado sin matiz alguno no solo que los ricos eran los mayores beneficiaros del orden social al gozar de una institucion politica que protegia todos sus privilegios, sino que ellos mismos habian sido los arquitectos de tal ordenamiento. No obstante, esta exaltacion del estado de naturaleza no corresponde con muchas afirmaciones que se harian despues en el propio Emilio y el CS.

Ademas, es conveniente aclarar que no solo se trata de un problema propiciado por la evolucion de su pensamiento, ya que dentro del mismo CS esta presente esta ambiguedad. Tanto el Emilio como el es se publicaron en 1762, aunque la escritura del primero precedio a la del segundo. No obstante, en el es no hay rastro de la presuncion de Rousseau acerca de la bondad natural del genero humano, y mucho menos del efecto perverso y corruptor de la sociedad. Por el contrario, ahi escribe "Este transito del estado de naturaleza al estado civil produce en el hombre un cambio muy notable, al sustituir en su conducta la justicia al instinto y al dar a sus acciones la moralidad que antes les faltaba". (14)

Como queda expuesto, aqui el estado de naturaleza no brinda mas que una pobre existencia al individuo, privandolo de cualquier posible moralidad, por lo que ni siquiera hay la posibilidad de que el hombre sea bueno o malo, simplemente esta dominado, esclavizado por sus instintos.

Mas adelante, y para reforzar esta impresion, dice "Aquel que ose emprender la obra de instituir un pueblo debe sentirse en estado de cambiar, por decirlo asi, la naturaleza humana [...] de alterar la constitucion del hombre para reforzarla". (15)

No puede haber contradiccion mas clara. Como puede verse, en algunos casos Rousseau sacraliza el estado de naturaleza, lo convierte en el paraiso de la bondad humana, pero en otros lo denuesta, lo descalifica, para postular en cambio al estado civil como la unica alternativa etica, material y civilizatoria para la humanidad. Mas aun, si en el DOD Rousseau habia senalado a los ricos como los principales beneficiarios del orden politico, en el es afirma contundentemente que el poder politico se ejerce en beneficio de todos los gobernados. A diferencia de otros contractualistas, como Hobbes y Locke, que habian partido de un estado de naturaleza mas o menos igualitario para justificar ciertas desigualdades en el orden civil, Rousseau realiza una extrapolacion mediante la cual ubica la igualdad no en el estado de naturaleza, sino que la hace consecuencia del orden social, la convierte en una derivacion convencional del orden civil, con lo que sienta uno de los fundamentos mas poderosos de las instituciones democraticas modernas, de sus practicas igualitarias y de la universalizacion de la ciudadania que la acompana. (16)

Evidentemente, muchas de estas contradicciones se deben a la ambiguedad con la que Rousseau describio el estado de naturaleza. En el es, por ejemplo, lanzo una dura critica en contra de Hobbes y su conocida interpretacion del estado de naturaleza definido sencillamente como un estado de guerra. Sin embargo, el mismo Rousseau presenta en el Ensayo sobre el origen de las lenguas (a partir de ahora EOL) un estado de naturaleza desgarrado por la guerra, de innegable factura hobbesiana. (17) Mas aun, en la Carta a Beaumont (a partir de ahora CB) parece apartarse del conocido esquema bipolar del estado de naturaleza vs estado civil, tan caracteristico de los contractualistas clasicos, para proponer en su lugar un esquema de tres pasos; el primero que corresponderia a un estado de naturaleza en donde los individuos se encuentran aislados y guiados solo por sus instintos, por lo que ahi no hay valoracion moral alguna, ni bondad ni maldad; el segundo, en donde continua privando un estado natural, pero donde aparecen los primeros indicios de una sociabilidad que, sin motivo o justificacion alguna, se presenta como justa y ordenada, basada en una moralidad buena; y el tercero, caracterizado ya por la presencia de un estado social donde aflora el interes personal, que actua en demerito del bien publico, y donde los hombres ya no son buenos, ahora son malos. (18)

A raiz de un esquema de este tipo, pareciera que el estado natural "ideal" de Rousseau es el de una socialidad limitada, sin demasiada proximidad. Solo en un estado de este tipo el hombre puede existir relacionandose interponiendo una prudente distancia con sus semejantes, pero sin aproximarse demasiado, sin compararse con los demas, sin emprender el inevitable juego de suma cero que, de acuerdo a Rousseau, ineludiblemente define a la sociedad y que precisamente desencadena el conflicto y la maldad.

Como se ha mostrado antes, no existen semejantes ambiguedades en el pensamiento de Maquiavelo. Su valoracion de la maldad natural humana es enfatica, absoluta, inequivoca.

La distincion es pertinente y relevante debido a que la definicion y caracterizacion de la naturaleza humana es esencial en la filosofia politica, particularmente desde la perspectiva contractualista; entre otras cosas, de ello depende en buena medida el caracter mismo que se le atribuya a la asociacion politica, a la magnitud del poder del Estado. Hobbes, por ejemplo, de una manera muy similar a la de Maquiavelo, asumia una maldad natural congenita en el genero humano, por lo que no veia otro medio para su propia preservacion que el establecimiento de una autoridad tan imponente y amenazadora como el Leviatan.

Maquiavelo, por su parte, asumia que la naturaleza perversa del hombre podia ser domenada por un principe temible y enmendada por la accion civil de las leyes. En este sentido, le confiere al Estado una funcion moralizante fundamental: si el hombre es malvado por naturaleza, las leyes, la autoridad del principe, y las condiciones de la asociacion politica podran hacerlo bueno, incluso infundirle virtud. Consecuentemente, para Maquiavelo la esencia de la politica radica en esta tension dinamica que se establece entre el hombre natural y el hombre politico; una fuerza lo impulsa a la corrupcion y la perversidad, y la otra hacia la integracion y la confraternidad. La ley y orden politico pueden salvar asi al hombre de su miseria moral.

De ahi que las ambiguedades y contradicciones en el pensamiento de Rousseau no permitan establecer tan claramente conclusiones de este tipo. No obstante, a pesar y por encima de estas indefiniciones, podria convenirse en que la parte mas vigorosa de su teoria tal vez sea aquella en la que coincide con Maquiavelo, es decir, cuando afirma su conviccion de que la asociacion politica ejerce una poderosa influencia benefica en el ser humano; que solo a traves de ella el hombre accede a la civilizacion, la moralidad y la igualdad, y que sin lugar a dudas el poder politico se ejerce en beneficio de los gobernados.

Solo asumiendo esta interpretacion se puede rescatar al Rousseau que reconocia el condicionamiento reciproco entre la moral y la politica; al Rousseau que asumia la capacidad de las instituciones politicas para cambiar la naturaleza del hombre, como lo habia expresado en el fragmento ya citado del Emilio, o como lo dice en un pasaje del DEP todavia mas revelador "Si bueno es emplear a los hombres tal cual son, mejor es aun tornarlos tal y como se necesita que sean [...] Cierto es que a la larga los pueblos son como los hacen los gobiernos". (19) Una forma de entender el funcionamiento de las instituciones politicas que quedaria plasmada en sus escritos mas pragmaticos, como el Proyecto de constitucion para Corcega (a partir de ahora Proyecto) y las Consideraciones sobre el gobierno de Polonia y su proyecto de reforma (a partir de ahora Consideraciones), en donde dejaba en claro que para estos paises tan importante era encontrar la forma de gobierno mas adecuada como que el Estado construyera un pueblo y una nacion a la imagen de su aspiracion. (20)

El republicanismo

Maquiavelo y Rousseau tambien ocupan en la tradicion del pensamiento politico moderno los primerisimos lugares por su vocacion republicana. Ambos tuvieron diferentes motivos para ello, aunque tambien comparten algunas motivaciones similares.

Por principio, habria que notar que el republicanismo de ambos tiene dos caracteristicas esenciales: una se refiere a la eleccion de la republica como la mejor forma de gobierno, y la otra al republicanismo como relacion de la entidad publica frente a los individuos.

Por lo que respecta a la eleccion de la republica como la mejor forma de gobierno, habria que decir que hay algunas variaciones en la concepcion de uno y otro.

Para Maquiavelo, la republica es una forma de gobierno asociada intimamente a la libertad, a la libre participacion de un amplio numero de ciudadanos en las tareas del gobierno, por lo que es diametralmente distinta a la monarquia, en donde el gobierno es un asunto que le compete fundamentalmente a uno solo, de hecho, esta es la formula que da inicio a El principe: "Todos los Estados, todas las dominaciones que han ejercido y ejercen soberania sobre los hombres son republicas o principados". (21)

Como puede verse, son dos formas de gobierno claramente distintas, excluyentes podria decirse, aunque unidas por una escala de gradacion dependiendo de la influencia que tengan los individuos en la vida publica. Asi, una republica puede convertirse en una monarquia cuando un ciudadano ilustre dentro de ella adquiere una importancia desproporcionada, lo cual conduce naturalmente a un cambio de la forma de gobierno, y a la inversa, una monarquia puede convertirse en una republica cuando los ciudadanos deciden recobrar la libertad que entregaron o les fue arrebatada por una persona que concentro el maximo poder politico.

Es claro que Maquiavelo es republicano, y lo es por muchos motivos: porque lo considera un gobierno de una vida mas larga que la de los principados; porque hay mas libertad para los ciudadanos; se forman mas hombres virtuosos; se produce mas riqueza; se eligen a mejores magistrados; y porque en ellos hay mas estabilidad, prudencia y certeza. Sin embargo, no duda en afirmar que un Estado puede asumir una u otra forma de gobierno de acuerdo con las circunstancias; dependiendo de cual se adapte mejor a sus condiciones vigentes y cual este realmente a su alcance. Esto implica sencillamente que la misma monarquia puede ser una forma de gobierno util y conveniente para un Estado que requiera un gobierno de este tipo.

Asi, Maquiavelo asume abiertamente que el gobierno y la forma que este adquiera es un instrumento al servicio del hombre, un instrumento por medio del cual puede dar el orden apropiado a la sociedad, el cual no siempre sera el ideal, el mas deseado, dado que en muchas ocasiones sera preciso adoptar uno determinado. De este modo, Maquiavelo no admite un compromiso incondicional con la republica. Mas aun, siguiendo muy de cerca a Polibio, considera inevitable el ciclo politico que tienen que seguir todos los Estados, recorriendo las distintas formas de gobierno que aquel enumeraba hasta regresar al punto de partida.

A pesar de la nitidez que habia alcanzado esta clasificacion de las formas de gobierno con Maquiavelo y Montesquieu, separando enfaticamente la republica de la monarquia, Rousseau sume nuevamente en la ambiguedad este concepto al darle una valoracion ambivalente. En algunos pasajes asume la clasificacion de las formas de gobierno que habia establecido Maquiavelo, distinguiendo claramente a la republica de la monarquia, sin embargo, en uno de los pasajes de su obra mas conocida, el CS, altera notablemente esa definicion del concepto de republica para definirla simplemente como una forma de gobierno en donde impera la ley. Desde esta optica, la republica y la monarquia no son formas de gobierno distintas y excluyentes, la misma monarquia puede ser una republica, siempre y cuando el poder se ejerza respetando la ley. (22)

Es probable que Rousseau heredara de Bodino la ambiguedad del concepto de republica, y con toda seguridad tambien lo seguia a el cuando insistia en distinguir y separar claramente la soberania del gobierno; es decir, al depositario del poder soberano de su representacion. El primero, para que fuera legitimo, no podia recaer mas que en la voluntad general, la cual solo podia expresarse a traves de la ley, de ahi que hubiera una concatenacion automatica entre la voluntad general, la soberania, la legitimidad, la ley y la republica, entendida esta ultima como el imperio de la ley. Mediante este encadenamiento Rousseau identifica a la republica con la voluntad soberana, encadenandolas mediante un eslabon irrompible, y si Maquiavelo habia admitido la posibilidad de que la soberania recayera en el principe o bien en los ciudadanos, Rousseau negaba de forma rotunda esta dicotomia para establecer la relacion directa entre la soberania y una republica democratica.

Ciertamente, estamos frente a lo que podriamos llamar el ultimo eslabon en la transicion al moderno concepto de soberania. Si bien para Maquiavelo y muchos otros autores que le precedieron la nocion de soberania tenia el proposito de establecer una distincion dentro del Estado entre unos individuos y otros, es decir, entre los poseedores del poder soberano y los que estaban sometidos a el, para Rousseau la soberania no es una nocion que permita distinguir las prerrogativas de unos individuos con respecto a otros, sino la manera de distinguir entre el todo y la parte, a la entidad colectiva frente al individuo. El soberano ya no es una persona definida, sino una entidad colectiva que se coloca por encima de los individuos.

Maquiavelo, en circunstancias distintas y en una epoca previa a la de Bodino, no hizo distincion alguna entre la soberania y el depositario. Es imposible saber si de haber conocido la distincion que hiciera clasica Bodino la habria incorporado a sus opiniones, aunque hay suficientes motivos para responder negativamente. Observador atento de los acontecimientos politicos y sus relaciones causales, para el la soberania estaba intimamente asociada al ejercicio cotidiano del poder politico; el poder soberano y el poder en accion formaban una unidad indivisible, eran atributos del poder que se reforzaban mutuamente. Rousseau, para fundamentar la legitimidad del Estado y en busca de argumentos para atribuir el ejercicio simbolico del poder a una universalidad de ciudadanos sometidos al poder factico de un determinado conjunto de ellos, recurrio a la disociacion sugerida por Bodino, para asi admitir el gobierno de los pocos sin ceder la facultad y capacidad de accion politica de los muchos, atribuyendoles un poder que, si bien parecia sumido en el letargo y la inoperancia, presumia superior y omnipotente.

Trasladandolo a un lenguaje mas contemporaneo, podria decirse que las preocupaciones fundamentales de Maquiavelo giraban en torno a la gobernabilidad de los Estados, mientras que a Rousseau lo que le interesaba en mayor medida era la legitimidad de estos. Maquiavelo creia que la primera responsabilidad de un Estado era mantenerse, conservar su integridad y estabilidad, de ahi que los gobernantes tuvieran a su disposicion la mayor cantidad de los recursos factibles para lograrlo. En todo caso, esta discrecionalidad estaba ampliamente justificada dado que la conservacion del Estado brindaria el mayor bien, la preservacion de gobernantes y gobernados. En cambio, Rousseau atribuia al Estado como primera responsabilidad el que fuera legitimo, el que todos sus mandatos se ajustaran a la ley, expresion de la voluntad general, concrecion del asentimiento universal de los ciudadanos.

Esto no implica, desde luego, que uno y otro no se ocuparan tanto de darle viabilidad a los Estados como de dotarlos de las suficientes bases de aceptacion. Sin embargo, si puede distinguirse el acento diferente puesto por cada uno de ellos.

En general, la teoria politica posterior a Rousseau no incorporo su conceptualizacion de republica como gobierno de la ley, conservando la tipologia que habian contribuido a establecer Maquiavelo y Montesquieu. Sin duda, Rousseau acertaba al otorgar al cumplimiento de la ley una contribucion tan importante para el funcionamiento del Estado moderno, como ya lo habia prefigurado Montesquieu, pero distorsiono el significado del concepto de republica innecesariamente.

Maquiavelo tambien considera importante el imperio de la ley. Bien sabida es su formula de que un Estado bien ordenado descansaba sobre dos grandes pilares: las buenas leyes y las buenas tropas. Pero el cumplimiento de esta no bastaba para definir una forma de gobierno, como lo hace Rousseau.

No obstante, habria que reconocer que en lo que respecta a la naturaleza de la ley y su relacion con el orden social hay una diferencia fundamental entre ambos autores, una diferencia que bien podria ser concebida como uno de los transitos mas importantes que dieron origen a las bases juridicas de los estados modernos. Mientras que para Maquiavelo las leyes tienen y deben poseer una elevada correspondencia con las costumbres de un pueblo, por lo que la conducta de los gobernantes debe tratar de ajustarse de la mejor manera posible a ellas, (23) para Rousseau las costumbres son ciertamente una fuente de la ley, pero la base fundamental de ellas se encuentra y debe hallarse en la voluntad vigente y manifiesta de un pueblo. En Rousseau, la fuente sustancial del derecho transita de las costumbres y tradiciones de un pueblo a la voluntad explicita y clara de este, haciendo de la ley, mas que una base de integracion, un instrumento de cambio y accion.

Rousseau tambien es republicano, como Maquiavelo. Por principio, ambos coinciden en su reprobacion de cualquier forma de gobierno que incorpore el principio hereditario, ya sea una aristocracia o una monarquia, mas aun, a pesar de que los dos consideran a esta ultima como un recurso valido para implantar el orden dentro de un Estado, coinciden tambien en que bajo este gobierno se presenta la mayor dificultad para que los intereses del pueblo y de los gobernantes coincidan.

Rousseau declara su republicanismo desde el mismo Proemio del DOD y, con las ambiguedades ya senaladas, desarrolla esta idea en todo el Libro III del es. De manera similar a Maquiavelo, asume que las formas de gobierno tambien son un instrumento al servicio de los hombres, por lo que no toda forma de gobierno es apta para una sociedad determinada. Influido mayormente por Montesquieu en esta materia, asume que el criterio determinante de la forma de gobierno de una sociedad lo establece el tamano, lo cual se resume en esta formula: entre mayor sea el numero de habitantes, menor debera ser el numero de gobernantes. Asi, un Estado populoso debera ser gobernado por una monarquia, y uno pequeno por una democracia. (24)

Este criterio parece ser el que aplica cuando en las Consideraciones les recomienda a los polacos conservar su monarquia como la forma de gobierno que mas les conviene. Y de la misma manera, parece ajustarse a el cuando en el Proyecto aconseja a este pais adoptar el gobierno democratico. Sin embargo, no parece cenirse a este mismo principio cuando en el DOD declara que le habria gustado nacer en un pais democratico, por considerarlo el mejor gobierno; y tampoco lo hace cuando en las Cartas escritas desde la montana (a partir de ahora CEM) afirma sin condicionamiento alguno que la mejor forma de gobierno es la aristocracia. A diferencia de lo que habia dicho en el capitulo III.8 del es y de varios de sus otros escritos ya citados, en estos dos pasajes se declara partidario de la democracia y la aristocracia, alternativamente, y sin restriccion alguna. (25)

Mas aun, en el mismo es, en el capitulo III.10, afirma que uno de los dos motivos que conducen a la degradacion de los Estados es la reduccion del numero de gobernantes, es decir, cuando se pasa de la democracia a la aristocracia y de esta a la monarquia. Aunque retoma parte de la teoria del ciclo de las formas de gobierno planteada por Polibio y Maquiavelo, introduce una notable modificacion al concebir que una vez que inicia la tendencia de cambio y se llega a la monarquia no hay retorno, no recomienza el ciclo, sino que se presenta la ruina, el fin del Estado. Curiosamente, como apoyo de su afirmacion cita el ejemplo de Roma, y de manera mas llamativa aun, cita al propio Maquiavelo como si compartiera esta interpretacion, lo cual esta lejos de la lectura que este hiciera de la historia romana. (26)

Por lo que se refiere a la segunda dimension del republicanismo antes mencionada en la que coinciden ambos autores, la relacion de la entidad publica con los individuos, habria que especificar tambien sus respectivas variaciones.

Esta dimension del republicanismo se refiere a la conviccion de ambos autores acerca de que la fuerza y virtud de un Estado radica en que se de prioridad a los asuntos publicos con respecto a los particulares. Es decir, anteponer el bien del Estado, el bien publico, al bien del individuo.

La virtud de un pueblo, cualidad de la mayor relevancia para Maquiavelo, radicaba precisamente en esta prelacion. Cuando Maquiavelo habla de las causas que engrandecen a las ciudades al principio del Libro ii de los Discursos dice "La causa es facil de entender: porque lo que hace grandes las ciudades no es el bien particular, sino el bien comun. (27) A lo que poco antes habia adelantado y como las republicas bien ordenadas deben mantener al erario rico y al ciudadano pobre". (28) Ejemplo de ello citaba el propio caso de Cincinato, quien despues de ser consul y dictador se retiro a trabajar su modesta parcela de tierra sin esperar o buscar mayores glorias o riquezas. Ademas de este, son muchos los pasajes que podrian citarse en donde Maquiavelo se refiere a la prioridad que debe tener el bien publico sobre el privado, de donde se desprende claramente esta vocacion republicana.

Rousseau no solo coincide plenamente con Maquiavelo en este aspecto, sino que es muy probable que lleve esta exigencia todavia mas lejos. Afirmaciones como las anteriormente citadas de Maquiavelo pueden encontrarse con profusion en sus obras. El primer parrafo del famoso capitulo XV del Libro III del es CS inequivoco "Tan pronto como el servicio publico deja de ser el principal asunto de interes de los ciudadanos y prefieren servir con sus bolsillos a hacerlo con su persona, el Estado se halla proximo a su ruina". (29) Ademas, en el Proyecto habia afirmado "En una palabra quisiera que la propiedad estatal llegara a ser tan grande, tan fuerte, y la de los ciudadanos tan pequena, tan debil, como ello sea posible". (30)

Habria que advertir que paralelamente a la prioridad que Rousseau le confiriera a la propiedad publica, reconoce tambien la importancia de la propiedad privada. Evidenciando la muy relevante influencia que tambien ejercio sobre el Locke, confiere al derecho de propiedad un caracter fundamental debido a que lo considera una extension de la libertad individual. Tal pareciera que Rousseau ve en este la extension del hombre natural pacifico que trabaja su parcela, aislado de la sociedad, que este es su recurso para mantener su independencia frente al Estado, sentando las bases de una sociedad de pacificos productores agricolas autosuficientes.

Maquiavelo y Rousseau coincidian en que el conjunto de los ciudadanos debia anteponer el bien publico al propio, y si habian de destacar algunos ciudadanos con respecto al resto, era del todo preferible que lo hicieran por medios publicos y no privados, por los servicios prestados al Estado antes que por los favores concedidos a los individuos en lo personal. Rousseau siguio a Maquiavelo en esto de manera puntual, al grado de que en el Proyecto y en las Consideraciones establecio toda una estructura de servicio publico destinada a despertar la admiracion y respeto por parte del resto de los ciudadanos. (31)

?Que tan frecuente o factible es encontrar este tipo de virtud diseminada entre la poblacion? Ambos coincidieron en que es muy dificil. Aunque Maquiavelo se refirio a ello en varias ocasiones, es muy probable que sea Rousseau quien mas atencion le haya puesto.

Podria decirse que, en conjunto, la teoria politica de Rousseau se concentra precisamente en buscar la manera de integrar y hacer coincidir el interes personal con el interes publico. Asumiendo por principio que uno y otro marchan por rumbos distintos, el cometido fundamental de un recurso heuristico como el contrato social es, si no lograr que el individuo le de prioridad al interes publico, al menos que pueda fundirlo con su interes personal, de manera que buscando uno, se propicie el otro.

No obstante, la insistencia de Rousseau por buscar darle prioridad al interes publico, muchas veces alcanzo tintes extremos. Un ejemplo de ello pueden vislumbrarse en la anecdota que cita de la mujer espartana que pierde en la batalla a sus cinco hijos, quien al conocer simultaneamente la noticia sobre su muerte y la victoria obtenida sobre el ejercito enemigo, corre al templo no a llorar a sus hijos, sino a dar gracias a los dioses por la victoria obtenida. Para Rousseau, ese es el ejemplo de una buena ciudadana, que hace del amor a la patria su pasion dominante, como el se los pide a los polacos en las Consideraciones. Al parecer, para Rousseau, no habria nada de tragico en el sacrificio de Ifigenia. (32)

?Cual es el limite que el individuo podria anteponer en su servicio al Estado? Para Rousseau no parece haber ninguno, lo cual le ha valido ser identificado como precursor del totalitarismo, enemigo de la libertad, antagonista del pluralismo. Como lo dice Benjamin Constant; con Rousseau deja de ser relevante la cuestion de a quien se le entrega el poder, ya que el meollo radica en la cantidad de poder que se entrega. (33)

Tanto en el es como en el Emilio, Rousseau deja en claro esta demanda de entrega completa e incondicional al Estado. Sin embargo, en esos escritos apenas se menciona uno de los instrumentos mas efectivos para conseguir semejante entrega: el de la opinion publica, el cual muy probablemente sea uno de los aspectos a los que se le haya prestado menor atencion en su teoria.

En la Carta a D'Alembert (a partir de ahora ea) describe tres instrumentos para influir en las costumbres del pueblo: mediante la fuerza de las leyes, el imperio de la opinion y la atraccion del placer. (34) Una buena parte de esta carta esta dedicada a explicar la importancia de la opinion publica en la regulacion de la conducta ciudadana. De ahi que considere que la forma en que se divierte y entretiene el pueblo es de la mayor importancia, debido a que de esa manera se modelan las costumbres y opiniones de los ciudadanos. (35)

Rousseau era plenamente consciente de que la vida en sociedad de los seres humanos determinaba en buena medida que el individuo viviera a traves de los otros, por lo que su opinion resultaba trascendente. En los gobiernos democraticos este efecto se potenciaria, tal como Tocqueville podria comprobarlo despues en la realidad americana. Si bien este aspecto esta poco desarrollado en el es o en el Emilio, se le da una muy amplia consideracion en la CA, en el Proyecto y en las Consideraciones, al grado de que en estas proponga que uno de los instrumentos de control sobre los monarcas sea la opinion que los ciudadanos se formen sobre su reinado, la cual se expresaria post mortem, para lo cual se deberia dejar expuesto el cuerpo de este por un tiempo determinado, con el fin de que se le diera la sepultura que mereciera dependiendo del veredicto publico que se hubiera expresado en ese lapso.

En el Proyecto y en las Consideraciones expone que no solo el monarca y los servidores publicos sean sometidos al control de la opinion de los ciudadanos, sino tambien los propios ciudadanos, es decir, que se cree un clima de vigilancia e inspeccion mutua, exigiendoles al resto la entrega al servicio publico que uno mismo debe ofrecer.

Ciertamente, Rousseau lidia con mucho esfuerzo con la pluralidad de opiniones, considera que debilita la voluntad general, que la aspiracion debe apuntar hacia la unanimidad. (36) Es bien conocido el pasaje del CS en donde Rousseau desaprueba la existencia de asociaciones parciales dentro del Estado, ya que distorsionaban la voluntad general. La unica manera que veia para contrarrestarlas era multiplicandolas. El mismo Maquiavelo habia advertido que algunas divisiones debilitaban a la republica, mientras que otras la fortalecian, no obstante, a diferencia de Rousseau que miraba con desagrado estas divisiones y aspiraba a lograr una republica cohesionada y fuertemente unida, Maquiavelo creia que una disputa de baja intensidad entre las diversas partes de la sociedad garantizaba los espacios que le correspondian a una y otra, es decir, consideraba dichas divisiones como una condicion de la libertad republicana. (37)

El mismo mecanismo del contrato social no es un ejercicio de deliberacion sino de introspeccion. Rousseau jamas penso que hubiera manera de conciliar el interes personal con el interes publico, y menos aun que se pudiera anteponer este al primero, por lo que busco que los seres humanos al querer hallar al primero se toparan con el segundo. Por esta razon, la voluntad general debia ser siempre recta, en tanto que no hay manera de que una persona en su sano juicio busque danarse o se imponga leyes presumiblemente injustas. (38)

Maquiavelo se enfrento al reto de garantizar la justicia e imparcialidad de la ley, para lo cual se habia atenido al aprendizaje de los antiguos, que confiaron en el legislador fundacional como fuente de todo derecho. Sin embargo, Maquiavelo admitia que asi como la creacion de la ley requeria del juicio unitario de un sabio legislador, asi la conservacion de este estatuto legal debia ser confiado a una asamblea. En el fondo, Rousseau tambien reconoce la imposibilidad de que la justicia e imparcialidad de la ley se logre por una via distinta a la del juicio unitario, pero ante la imposibilidad de recurrir a un legislador fundacional como lo realizaban los antiguos, o a la invitacion de un gobernante extranjero como lo hacian las republicas italianas renacentistas, la figura del contrato aparecia como el medio para subsanar tal carencia.

El mundo antiguo tambien ejercio una poderosa influencia en la concepcion sobre la libertad de ambos. Es muy conocido el pasaje de El principe en que Maquiavelo plantea que "la finalidad del pueblo es mas honesta que la de los grandes, queriendo estos oprimir y aquel no ser oprimido". (39)

Aqui puede observarse no solo que la concepcion de la libertad es diferente para un bando y para otro, sino que Maquiavelo considera mas honesta la concepcion de la libertad del pueblo, es decir, simplemente no ser oprimido. Asi, puede verse una fuerte carga de negatividad en ello, es decir, concebir la libertad mas para impedir la intrusion de otro en los asuntos personales que como atribucion para emprender algo. (40)

En Rousseau tambien puede apreciarse una carga de negatividad similar. Para el "La libertad no consiste tanto en hacer lo que dicta la propia voluntad cuanto en no estar sometido a la de otro, asi como en no someter la voluntad de otro a la nuestra". (41) Como puede observarse, en ambos existe la conciencia de que la libertad no es tanto la ausencia de restricciones como la garantia de no intervencion. Un concepto de libertad que se concentra en el autocontrol del propio espacio vital, en la garantia de la mas completa autonomia moral.

En aras de esa autonomia es que Rousseau considera tan importante no estar sometido a la voluntad de otro como no someter a nadie a la propia, liberar al individuo no unicamente de la servidumbre sino tambien de la dialectica del amo y del esclavo. Asi, el tan citado pasaje del cs en donde se dice "que quienquiera se niegue a obedecer la voluntad general sera obligado a ello por todo el cuerpo. Esto no significa sino que se le obligara a ser libre" (42) y que ha sido leido de tantas maneras, puede tener en esta su mejor interpretacion.

En este sentido, no debia prestarse con tanta suspicacia el que Rousseau reclame para el Estado la capacidad de obligar a los individuos a acatar la voluntad general, o al menos no debia ser ese el principal motivo de recelo que tradicionalmente ha despertado el poder absoluto que Rousseau le atribuye. En el fondo, permanecera siempre la cuestion fundamental de como se constituye la voluntad en general, de la categoria de verdad, infalibilidad y rectitud que Rousseau le atribuye. He aqui el principal foco de atencion al que se debia dirigir la critica, pues el argumento que permite conferir un poder ilimitado al Estado.

El preceptor del pueblo

Como se ha visto, la influencia ejercida por Maquiavelo en Rousseau puede apreciarse en muchas opiniones y temas tratados por este ultimo, tal como se ha mostrado en las paginas anteriores con algunos de los mas relevantes, como la naturaleza humana y el republicanismo.

Por otro lado, la teoria politica de Maquiavelo dificilmente podria encapsularse en una simple formulacion parecida al fin justifica los medios. Es evidente que Maquiavelo no rehuyo jamas recomendar o prescribir acciones crueles y violentas para alcanzar determinados objetivos politicos y sociales, pero seria bastante parcial y limitado ver en ellos los unicos fines o los fines ultimos que persiguen semejantes acciones.

De la misma manera, aunque Rousseau considero que la unica forma de garantizar la libertad y la concordia social era adoptar como medio especifico la concesion de un poder absoluto e irresistible a la voluntad general, es probable que no haya reparado lo suficiente en que semejante imperativo podia conducir a una esclavitud peor de la que queria liberar al genero humano, por lo que habria que advertir que en el terreno social y politico no siempre la conexion entre medios y fines se da de manera directa y univoca.

A pesar de ello, Rousseau siguio muy de cerca las reflexiones de Maquiavelo. No obstante, dificilmente podria presentarse a Maquiavelo como un preceptor del pueblo, tal como el lo queria. Y tampoco hay duda de que los republicanos tendrian mucho que aprender en El principe, aunque no sea este el publico al que estaba dirigido el libro, ya que era un texto para principes, para aspirantes a serlo o para quien pretendiera aconsejarles. Y era un libro, como los otros de Maquiavelo, que concebian al gobierno como un medio para mejorar la vida de los ciudadanos de un Estado, por lo que habia que manipularlo, ajustarlo, e implantarlo de acuerdo con las necesidades de la sociedad.

Fecha de recepcion: 25/03/2011

Fecha de aceptacion: 05/08/2011

ROBERTO GARCIA JURADO, Departamento de Politica y Cultura, Universidad Autonoma Metropolitana, Xochimilco, Mexico, arcia@correo.xoc.uam.mx

(1) Veanse los libros de Jean Jacques Rousseau, Contrato social. Madrid, Espasa, 2003; Discurso sobre la economia politica. Madrid, Tecnos, 2001, p. 13; y Emilio. Mexico, unam, 1975. T. II, p. 50.

(2) J. J. Rousseau, Discurso sobre la economia politica, p. 35; Contrato social, p. 66.

(3) Jacob Burckhardt, La cultura del Renacimiento. Mexico, Porrua, 1984.

(4) Para algunos, y no sin razon, este es uno de los aspectos que producen mas tension entre ambos. (Lionel A. Mckenzie, "Rousseau's Debate with Machiavelli in the Social Contract" en Journal of the History of Ideas, vol. 43, num. 2, abril-junio, 1982.)

(5) Nicolas Maquiavelo, Il principe. La mandragola. Varese, Luigi Reverdito, 1995, p. 89.

(6) Ibid p. 92.

(7) N. Maquiavelo, Discursos sobre la primera decada de Tito Livio. Madrid, Alianza, 2005, pp. 27 y 40.

(8) J. J. Rousseau, Emilio, t. II. p. 46.

(9) J. J. Rousseau, Las ensonaciones del paseante solitario. Madrid, Alianza, 2008, p. 197; vease tambien una formulacion similar en la "Carta a Beaumont", en J. J. Rousseau, Escritos polemicos. Madrid, Tecnos, 1994. p. 61.

(10) Incluso podria decirse que Rousseau no se sentia un intelectual, sino un hombre sencillo, comun, un hombre del pueblo y para el pueblo. Se puede consultar al respecto el texto de Alan Bloom, "Jean-Jacques Rousseau", en Leo Strauss y Joseph Cropsey, comps., Historia de la filosofia politica. Mexico, foe, 1996; tambien los capitulos ii y iii de Bernhard Groethuysen, J. J. Rousseau. Mexico, foe, 1985; e Irving Babbitt, Rousseau and romanticism. Nueva York, Meridian, 1959.

(11) J. J. Rousseau, Emilio, p. 5.

(12) Ibid., p. 73.

(13) Ibid., p. 401.

(14) J. J. Rousseau, El contrato social, p. 52.

(15) Ibid., p. 72.

(16) Vease la exposicion sobre la genesis de la autonomia moral en el mundo moderno y la aportacion realizada por Rousseau a ello en J. B. Schneewind, La invencion de la autonomia. Una historia de la filosofia moral moderna. Mexico, foe, 2009. Tambien Isaiah Berlin, La traicion de la libertad. Seis enemigos de la libertad humana. Mexico, FCE, 2004.

(17) J. J. Rousseau, Ensayo sobre el origen de las lenguas. Bogota, Norma, 1995, cap. IX. Durkheim vislumbro esta contradiccion en el pensamiento de Rousseau, pero no la llevo hasta sus ultimas consecuencias; vease Emile Durkheim, Montesquieu y Rousseau, precursores de la sociologia. Madrid, Tecnos, 2000.

(18) J. J. Rousseau, Carta a Beaumont, pp. 62-63. Se puede consultar tambien Jose R. Recuero, La libertad en Rousseau y Kant. De la teoria a la practica. Madrid, Biblioteca Nueva, 2004.

(19) J. J. Rousseau, El discurso sobre la economia politica, pp. 18-19.

(20) J. J. Rousseau, Proyecto de constitucion para Corcega. Consideraciones sobre el gobierno de Polonia y su proyecto de reforma. Madrid, Tecnos, 1988.

(21) N. Maquiavelo, Il principe ..., p. 31.

(22) La primera utilizacion del concepto de republica puede verse en el mismo Contrato social, p. 103; en el Proyecto de constitucion para Corcega, p. 9 y en las Consideraciones sobre el gobierno de Polonia ..., pp. 73 y 144; y la segunda se desarrolla ampliamente en el capitulo ii.6 del Contrato social.

(23) Maquiavelo expreso de diferentes maneras lo dificil que resultaba para los hombres aceptar nuevas leyes, debido fundamentalmente a que la mayor parte de ellos las asociaba intimamente a las sentencias dadas por los antiguos jurisconsultos (J. J. Rousseau, Discursos ..., pp. 28 y 34).

(24) Joseph Moreau, Rousseau y la fundamentacion de la democracia. Madrid, Espasa-Calpe, 1977.

(25) Ryan P. Hanley, "Enlightened Nation Building: The 'Science of the Legislator' in Adam Smith and Rousseau", en American Journal of Political Science, vol. 52, num. 2, abril, 2008; y Arthur Melzer, "Rousseau's Moral Realism: Replacing Natural Law with the General Will", en The American Political Science Review, vol. 77, num 3, septiembre 1983.

(26) Vease la formulacion del ciclo de las formas de gobierno en N. Maquiavelo, Discursos ..., pp. 37-38; y la cita que hace Rousseau de ello en el Contrato social, III.9, pp. 114-115.

(27) J. J. Rousseau, Discurso sobre la economia politica, p. 196.

(28) Ibid., p.127.

(29) J. J. Rousseau, El contrato social, p. 123. Poco despues Rousseau agrega "Cuanto mejor se halla constituido el estado, mas prevalecen los asuntos publicos sobre los privados en el espiritu de los ciudadanos", p. 124.

(30) J. J. Rousseau, Proyecto de constitucion para Corcega, p. 39.

(31) N. Maquiavelo, Discursos sobre la primera decada de Tito Livio, p. 391; la Historia de Florencia, p. 352; y las Consideraciones sobre el gobierno de Polonia., p. 116.

(32) Rousseau refiere la anecdota de la mujer espartana en el Emilio, p. 6.

(33) Constant fue sin duda uno de los criticos mas tempranos de Rousseau. En sus escritos mas importantes como los Principios de politica; De la libertad de los antiguos comparada con la de los modernos, y Del espiritu de conquista se aprecia la misma critica sobre el otorgamiento del poder politico ilimitado que Rousseau confiere a la voluntad general. Vease Benjamin Constant, Escritos politicos. Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1989; M. E. Brint, "Jean-Jacques Rousseau and Benjamin Constant: A Dialogue on Freedom and Tyranny", en Review of Politics, vol. 47, num. 3, julio 1985; Robert Nisbet, "Rousseau and Totalitarianism", en The Journal of Politics, vol. 5, num. 2, mayo 1943; Luc Ferry y Alain Renaut, Filosofia politica III. De los derechos del hombre a la idea republicana. Mexico, FCE, 1997 y Margaret Canovan, "Arendt, Rousseau, and Human Plurality in Politics", en The Journal of Politics, vol. 45, num. 2, mayo 1983.

(34) J. J. Rousseau, Carta a D'Alembert. Madrid, Tecnos, 1994, p. 27.

(35) Judith Shklar le ha dedicado un amplio e interesante capitulo de su libro a este tema. Men and citizens. A study of Rousseau's social theory. Londres, Cambridge University Press, 1985, cap. 3.

(36) Sobre los criterios de unanimidad y mayoria, asi como la influencia que recibio en ello Rousseau de parte de Grocio y Pufendorf vease Melissa Schwartzberg, "Voting the General Will: Rousseau on Decision Rules", en Political Theory, vol. 36, num. 3, junio 2008.

(37) L. A. Mckenzie, op. cit. y Patrick Riley, "The General Will Before Rousseau", en Political Theory, num. 4, vol. 6, noviembre, 1978.

(38) M. Canovan, op. cit.; Katrin Froese, "Beyond Liberalism: The Moral Community of Rousseau's Social Contract", en Canadian Journal of Political Science, vol. 34, num. 3, septiembre, 2001; David Estlund, "Democratic Theory and Public Interest: Condorcet and Rousseau Revisited", en The American Political Science Review, vol. 83, num. 4, diciembre, 1989. Tambien puede verse la opinion contraria que sobre este aspecto sostiene Ernst Cassirer, Rousseau, Kant, Goethe. Filosofia y cultura en la Europa del siglo de las luces. Madrid, FCE, 2007.

(39) N. Maquiavelo, Il principe ..., p. 17. Maquiavelo lo expreso reiteradamente y de diferentes maneras. Una de ellas se encuentra en la Historia "porque queriendo el pueblo vivir segun las leyes y queriendo los poderosos imponerse a estas, no es posible que vayan al unisono" (Historia de Florencia, p. 93.)

(40) Vease el amplio analisis que hace John P. McCormick sobre la relacion entre el pueblo los nobles en "Machiavellian Democracy. Controlling Elites with Ferocious Populism", en American Political Science Review, vol. 95, num. 2, junio, 2001.

(41) J. J. Rousseau, Cartas escritas desde la montana, p. 176; formulaciones similares se encuentran en Discurso sobre la economia politica, pp. 110 y 194.

(42) J. J. Rousseau, El contrato social, pp. 51-52.
COPYRIGHT 2012 Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia Jurado, Roberto
Publication:Revista En-Claves del Pensamiento
Date:Jul 1, 2012
Words:9709
Previous Article:Acoso sexual en Mexico: analisis y propuestas.
Next Article:Fuentes de estres y su influencia en la adaptacion psicologica en jovenes con adversidad economica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters