Printer Friendly

El principio de laicidad en la educacion en Francia y en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos: entre el universalismo frances y el reconocimiento al margen nacional de apreciacion del TEDH.

"L'esprit vit dans les pratiques multiformes de la vie sociale, dans la culture humaine comprise en sa richesse. L'art, la science, la philosophie, par exemple, representent des formes de la vie spirituelle au meme titre que la religion mais selon des figures diferentes. Lesprit reside sans doute dans la foi, mais il vit egalement dans la pensee rationnelle, lactivitecreatrice de lartiste, et plusgeneralement dans la culture. La religion na donc pas le monopole de la spiritualite"

Henri Pena- Ruiz (2003, 30)

INTRODUCCION

La laicidad en el derecho frances es un concepto que ha marcado la manera de estructurar la relacion y la forma como el Estado se ha relacionado con los cultos, y ha sido un pilar esencial de la configuracion del Estado frances fundado, ademas de la laicidad, en la igualdad, la libertad y la fraternidad. Su construccion fue producto de las discusiones que tuvieron lugar a finales del siglo XIX y principios del siglo xx, y que se materializo a traves de la ley de laicidad de 1905 que determino que el Estado no podia financiar ningun tipo de culto.

Para el profesor Mejan, la palabra laicidad es un neologismo que significa "ni eclesiastico, ni religioso" (1960, 201). Pena-Ruiz, por su parte, indica que

el origen etimologico de la palabra "laicidad" se deriva del termino griego laos que designa la unidad de una poblacion considerada como un todo indivisible. La unidad del laos es simultaneamente un principio de libertad y un principio de igualdad. La igualdad se funda sobre la libertad de conciencia, reconocida como la primera (2003, 21).

Para Prelot, la laicidad debe entenderse "como la ausencia de confesionalismo en los servicios publicos" (2008, 597). Segun el mismo autor sus tres principios son: "la libertad individual de conciencia y de religion, la neutralidad del Estado y la ausencia de reconocimiento de religiones sometidas a un regimen de derecho comun" (p. 598).

La laicidad podria definirse como un principio de derecho politico de neutralidad del Estado en el cual deben preservarse la libertad de conciencia, la igualdad y la libertad de escoger un culto en un espacio de universalidad y convivencia. Esta trilogia de derechos debe enmarcarse en una clara y palmaria distincion entre el Estado y los cultos. En el presente articulo se demostrara como el principio de laicidad en Francia se fundamenta en una concepcion universal frente a la manera como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) fundamenta su accion interpretativa y aplicativa de este concepto haciendo reiterado uso de la doctrina del margen nacional de apreciacion.

Para ello, en la primera parte se desarrollara la laicidad en la educacion francesa desde una perspectiva universalista. En la segunda parte se planteara la vision de la laicidad en la educacion segun la jurisprudencia del TEDH fundada en el margen nacional de apreciacion.

No sera objeto de esta contribucion el analisis de las tensiones que surgen en el estudio de la laicidad con otros derechos o con sus componentes internos.

LA LAICIDAD EN LA EDUCACION EN FRANCIA: UNA APUESTA POR UNA PERSPECTIVA UNIVERSALISTA

El universalismo en la laicidad como respuesta juridica en Francia

Historicamente, la laicidad (1) es uno de los principios sobre el cual se funda la republica francesa. Su analisis no se limita al tema educativo, sino a multiples aspectos entre los cuales se destaca el ejercicio libre de cultos, la libertad de conciencia y su corolario, la libertad de expresion.

En el tema educativo objeto de la presente contribucion, Francia construyo un dispositivo incluyente en el siglo XIX (2) a partir de la Ley del 28 de junio de 1833, liderada por el ministro de la Educacion Francois Guizot (De Broglie, 1990, 144-191; Rosanvallon, 1985, 231-255), que permitio que la ensenanza fuera un servicio publico de caracter gratuito. Con posterioridad, se expidio la Ley del 15 de marzo de 1850 liderada por el ministro Falloux (3) que permitia la posibilidad de formar una escuela de ensenanza secundaria y que la ensenanza primaria fuera encargada al clero, consintiendo una educacion privada atada al cuerpo de la Iglesia. Esta manifestacion legislativa se extendio a la ensenanza secundaria a traves de la Ley del 12 de julio de 1875 en los albores de la tercera republica francesa (4). Con posterioridad, al decir del profesor Fialaire (Fialaire y Mondielli, 2005, 465), la laicidad como elemento de separacion del Estado y la iglesia se estructura a traves de la accion de Jules Ferry quien promovio las leyes del 28 de marzo de 18825 y del 30 de octubre de 1886.

Para el profesor Debeyre (1960, 317), en la tercera republica se establecen tres caracteristicas en temas de la ensenanza. La primera es la gratuidad, la segunda la obligacion que surge para los padres de permitir la educacion de sus hijos y, la ultima caracteristica es la laicidad. Frente a esta ultima debe simplemente remitirse a la Ley del 9 de diciembre de 1905 que consagra que la republica francesa asegurara en la educacion la libertad de conciencia y la neutralidad frente a los cultos, negando cualquier tipo de preferencia por los mismos. La razon de esta decision se encontraba en el caracter conflictual de la Historia de Francia del siglo XIX. Las disputas y guerras se plantearon en el marco de la pluralidad de credos, religiones e ideologias, lo que llevo a proscribir las diferencias y fundarse en otro de los principios constituyentes de la republica francesa: la igualdad.

En el transcurso del siglo XX, la laicidad se habia acendrado en la sociedad francesa bajo el manto de una suerte de universalismo que giraba en torno a una neutralidad predicada hacia los profesores y otra planeada a los educandos para quienes la educacion era una invitacion a la unidad y no al comunitarismo. Esto hizo que incluso cierta utilizacion de signos de ostentacion fuera proscrita de las aulas de clase.

Debeyre, en su excelente articulo escrito en el ano de 1960, trae ciertos apartes de los debates parlamentarios al momento de aprobarse la ley sobre la laicidad en 1905 y algunas decisiones del Consejo de Estado frances sobre el tema. En cuanto al primer punto debe destacarse lo senalado por el comisario del gobierno Tardieu en 1908:

... Supongamos, dice, que en una leccion de historia, el institutor debe abordar algunos hechos historicos con cierta severidad para unos y indulgencia para los otros, lo que parecera a los padres de familia, un discurso marcado por la injusticia y la parcialidad; ahora supongamos que a proposito de una leccion de moral, el instituto se encuentra abocado a exponer razones filosoficas que llevan a los estudiantes a dudar de la existencia de Dios y a negarlo. En ese caso existira un hecho lamentable, una falla por cuanto el institutor se introdujo en un debate que le es ajeno, que confundira a los estudiantes. La sancion en este caso no debe ser la de separarlo de su funcion administrativa. Contrario sensu, cuando el mismo profesor en lugar de explicar los principios de su estudio, lo hace de manera grosera o injuriosa a traves de definiciones irreverentes o grotescas sobre Dios, sobre las religiones, sobre los ministros de cultos, tendremos ante nosotros no una falta administrativa sino una falta personal (Debeyre, 1960, 351) (traduccion libre del autor).

Esta manifestacion de la epoca en que se expide la ley que sirve de base para establecer la laicidad como elemento de neutralidad del Estado frente a los cultos y como fundamento de defensa de la libertad de conciencia permite observar la preocupacion de las autoridades francesas para romper las diferencias marcadas por la ideologia, las ideas politicas y, sobre todo, por la pertenencia a ciertas religiones. Es una forma de comprender el lugar de produccion de esta idea que se materializa en un texto legislativo y que permite entender que la laicidad juega un rol de equilibrio entre diferentes posturas religiosas o politicas existentes.

Con el tiempo, la Ley de 1905 (6) se fue decantando a traves de la multiplicidad de casos decididos por parte del Consejo de Estado a mediados del siglo xx. Una de las decisiones mas relevantes segun el profesor Fialaire fue la del Abbe Bouteyre en la cual se valido la prohibicion realizada en un concurso de agregacion a un sacerdote que queria ingresar como profesor de ensenanza secundaria (7), decision que segun el mismo profesor Fialaire fue modificada en un caso similar por el Tribunal Administrativo de Paris el 7 de julio de 1970 (Fialaire y Mondielli, 2005, 480) (8).

Con posterioridad, el 25 de julio de 1939, el Consejo de Estado en el caso Dlle Beis considero que era ilegal la decision tomada por un director de academia de ensenanza de rechazar su nominacion por cuanto era egresada de un establecimiento confesional, lo que no garantizaba la laicidad. Esta linea de pensamiento fue seguida por el Consejo de Estado en el caso de Dlle Pasteau del 8 de diciembre de 1948, en el cual se declaro ilegal la decision del Ministerio de Educacion frances de licenciar a esta asistente social escolar por sus opiniones religiosas. Misma postura sostuvo dos anos despues el Consejo de Estado en el caso de Dlle Jamet, 3 de mayo de 1950. Con estas decisiones se establece que el hecho de pertenecer a algun grupo religioso o poseer alguna ideologia no es suficiente para ser excluido del sistema educativo en tanto se es institutor. En cuanto a los alumnos el Consejo de Estado, en sentencia del 22 de marzo de 1941, anulo una resolucion del ministro de Educacion nacional que fijaba en 14%, en el entonces departamento de Argelia, el numero de estudiantes judios por establecimiento. La razon del Consejo de Estado era justamente que esa exclusion atacaba el principio de laicidad y fomentaba el comunitarismo (9). Decisiones como las anteriores han sido tomadas como precedentes por parte del Consejo de Estado--a pesar de que el sistema legal frances no es parte de un sistema de fuentes propio del common law--, que las ha replicado en casos como el Dlle Marteaux en el cual se recordo que podria tenerse algun tipo de ideologia o creencia en el servicio publico sin llegar a expresarlo en el ejercicio del mismo, evento que se presento con el uso por parte de esta servidora publica de signos de ostentacion (10).

Desde el punto de vista constitucional, el articulo 1 de la Constitucion de 1946, constitutiva de la cuarta republica, indico: "Francia es una republica indivisible, laica, democratica y social". En igual sentido, el articulo 13 reafirmo el compromiso del Estado frente a la ensenanza publica. Estas disposiciones fueron replicadas en la Constitucion de 1958 de la Quinta Republica, agregando que deben respetarse todas las creencias a partir de la igualdad. En el articulo primero se lee que la Constitucion: "... asegura la igualdad frente a la ley de todos los ciudadanos sin distincion de origen, raza o de religion. Se deben respetar todas las creencias" (11).

Con el paso del tiempo, el asunto de la laicidad en terminos educativos se ha complejizado en Francia, producto de la descolonizacion de los anos sesenta que produjo una entrada masiva de inmigrantes venidos de diferentes puntos africanos, quienes a su vez trajeron su cultura, sus ideas y sus lenguas a territorio frances. Esta circunstancia--que desde ningun punto de vista es negativa--se enlazo con el fracaso del proceso republicano de integrar esos grupos llevando a la construccion de culturas comunitarias que a pesar de estar constituidas por ciudadanos franceses, rechazan el pais por excluyente.

Ante esta constatacion, y el enfrentamiento con el terrorismo islamico argelino producto de los atentados en Paris de los anos setenta, ochenta y noventa, se estructura una resistencia de los musulmanes en aras de la proteccion de su cultura. Esto se plantea de nuevo como consecuencia del ataque de Al-Queda contra Estados Unidos en el mes de septiembre de 2001.

La resistencia tiene manifestaciones especificas frente a la aplicacion del principio de laicidad en las escuelas publicas francesas, teniendo en cuenta que los miembros de la comunidad musulmana envian a sus hijos a la escuela republicana francesa con vestimentas ostentatorias, lo que plantea un desafio para la nocion de laicidad forjada a finales del siglo XIX.

En ese orden de ideas, el Consejo de Estado frances de nuevo se pronuncio a traves de una consulta el 27 de noviembre de 1989 indicando que la laicidad en su componente de la educacion debia fundamentarse en la neutralidad derivada de los programas y en la libertad de conciencia de los alumnos. En igual sentido, se abordo la pregunta en torno a la incompatibilidad del uso de signos religiosos frente al principio de laicidad. En ese punto, el Consejo de Estado considero que los alumnos tenian el derecho de manifestarse y expresar sus creencias religiosas al interior de los establecimientos escolares. Empero, el Consejo de Estado establecio dos limites al uso de esos signos que justificarian una sancion en el establecimiento escolar: i) la existencia de provocaciones o de una incitacion al proselitismo y ii) la existencia de problemas de orden publico y de alteracion del funcionamiento del servicio (12).

Ante la dificultad en la aplicacion de esa decision del Consejo de Estado el primer ministro Eduard Balladur, en la segunda presidencia de Francois Miterrand, bajo la egida de su ministro de Educacion, Francois Bayrou, presento una circular el 20 de septiembre de 1994 por medio de la cual se considero que el uso de signos ostentatorios dentro de un establecimiento escolar era un elemento de proselitismo. Por ello, en la circular se solicita a los Consejos de Administracion de las escuelas la prohibicion de estos signos en el seno de los establecimientos.

El profesor Fialaire trae a colacion dos decisiones de la Corte Administrativa de apelacion de Nantes. En la primera, el tribunal considero que el uso de emblemas religiosos vulneraba la Ley de 1905 por cuanto desconocia la libertad de conciencia y la neutralidad del servicio publico. Una segunda decision del Tribunal se planteo al pronunciarse sobre la decision de retirar un crucifijo de la sala de deliberaciones de la Alcaldia de la comuna de Vallet. El tribunal acepto que se retirara la cruz de la sala, pero que se dejara en una vitrina por considerarse que era patrimonio historico de la Comuna. Interesantes decisiones para entender como se ha aplicado la Ley de 1905 (13).

En el ano 2000, como se senalo con anterioridad, el Consejo de Estado, en el caso el Dlle Marteaux (14), indico que un servidor publico no podia portar ningun signo ostentatorio por cuanto afectaba con ello el principio de laicidad y violaba la neutralidad del Estado. En un reporte preparado por el Consejo de Estado en el ano 2004 (15) indica que la laicidad debe declinarse a traves de tres principios: la neutralidad del Estado, la libertad religiosa y el respeto del pluralismo.

Con estos antecedentes se profiere la Ley 2004-228 del 15 de marzo de 2004 (16) que en el articulo L-141-5-1 establece la prohibicion de signos ostentatorios en los establecimientos educativos. Esta ley plantea la necesidad de contrarrestar los comunitarismos dentro de la sociedad francesa que fraccionarian la sociedad poniendo en juego los pilares que sustentaron la instauracion de la Republica. Esto hace que los mismos estudiantes se abstengan de expresar de forma ostensible sus creencias religiosas.

El 19 de noviembre de 2004, el Consejo Constitucional frances considero que el hecho de que Francia fuera una republica laica implicaba la "prohibicion de que cualquiera se prevaliera de sus creencias religiosas para no acatar las reglas comunes que rigen las relaciones entre las colectividades publicas y los particulares". Debe indicarse que esta decision del Consejo Constitucional permite no solo el respeto de la libertad de conciencia de los estudiantes, sino el respeto del libre ejercicio de los cultos garantizado por la ley de cultos proferida en el ano 1901. Ese mismo ano, como lo recuerda el profesor Prelot, se expide la circular del 18 de mayo en la cual se indica que: "... los signos y vestimentas que son prohibidos son aquellos que permiten el reconocimiento inmediato de su pertenencia religiosa tales como el velo islamico, la Kippa o una cruz manifiestamente excesiva" (Prelot, 2008, 597; Fialaire y Mondielli, 2005, 484).

Estas decisiones tomadas en el ano 2004 plantean serias reflexiones en torno a la imposicion de una sancion por el hecho de usar signos ostentatorios. Debe tenerse en cuenta que la decision del Consejo de Estado en el ano 1989 planteaba de forma objetiva un tratamiento proporcional eficaz frente a esta espinosa cuestion y es el de entrar a demostrar que el uso de esos signos ostentatorios, en el caso concreto, planteaba una provocacion o una incitacion al proselitismo, o generaba problemas de orden publico y de alteracion del funcionamiento del servicio educativo.

La Corte de Casacion francesa confirmo la postura radical de la ley aceptando, en una sentencia del 21 de junio de 2005--Mlle Fatima--(17), la argumentacion planteada por un establecimiento escolar que procedio a expulsar una alumna por portar un velo en su rostro conforme al contrato de asociacion escolar. El maximo tribunal frances considero que la exclusion no era contraria a la libertad de conciencia de los alumnos ni de sus convicciones religiosas.

El 5 de diciembre de 2007 el Consejo de Estado, siguiendo su propia jurisprudencia, considero que la exclusion de una alumna de una escuela publica por negarse a utilizar una "bandana" se encontraba conforme con el articulo L-131-2 del Codigo de Educacion y el articulo 2 del Protocolo 1 a la CEDH (18).

La prohibicion de uso de cualquier signo distintivo tuvo un nuevo desenlace en el ano 2010 tomando en cuenta que el gobierno de Nicolas Sarcozy le solicito al Consejo de Estado una consulta en torno a un proyecto de ley que buscaba la prohibicion de cualquier tipo de vestimenta que ocultara el rostro en el espacio publico y no solo en los lugares donde se prestara un servicio publico. En el reporte del Consejo de Estado (19) se indico que la prohibicion de vestimentas de ese tipo seria constitucional, siempre y cuando se exigiera en lugares donde se prestara un servicio publico y no en cualquier lugar. Esa decision apoyaba la idea de aplicar esa suerte de prohibicion en cualquier establecimiento educativo, retomando el espiritu de la Ley 2004-228 del 15 de marzo de 2004. Con posterioridad, por parte del gobierno que preside el primer ministro Francois Fillon, se sometio a consideracion del Parlamento el proyecto de ley--que el Consejo de Estado cuestiono en parte--logrando su aprobacion. La Ley del 14 de septiembre de 2010 fue demandada ante el Consejo Constitucional por parte del presidente de la Asamblea Nacional y el presidente del Senado arguyendo parte de los argumentos esgrimidos por el Consejo de Estado, esto es, la posible violacion del derecho a la libre circulacion y la libertad de expresion.

El Consejo Constitucional del 7 de octubre de 2010 (20) indico que la ley era constitucional fundamentando su decision en los valores de la republica francesa, en la seguridad de los ciudadanos y en el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres. Con esto, el debate de la laicidad queda definido desde un punto de vista universal, poniendo en riesgo los derechos que se invocaban como violados por parte del Consejo de Estado. Frente a los establecimientos escolares, cuya discusion es parte de esta reflexion academica, la situacion quedo atada legalmente a lo decidido en el ano 2004.

Esta forma de entender el asunto lleva a la conclusion invocada por el profesor Fialaire en la medida en que mas alla de ese tipo de sancion que le voltea la espalda a la jurisprudencia del Consejo de Estado, debe "plantearse una revision del pacto de 1905 no en su finalidad, pero en sus modalidades de aplicacion, postulando una restriccion de la fe en la esfera privada de la conciencia" (Fialaire, 2003, 122).

Como se observa en esta resumida y razonada historia de la laicidad en Francia, el principio unificador ha sido uno de los elementos que ha determinado la ensenanza publica en el pais. La libertad de conciencia ha jugado un rol determinante en el desarrollo de la figura. Historicamente esto se explica por la necesidad de aplacar las heridas producidas durante todo el siglo XIX. Tomando en consideracion lo anterior, se procedera en la segunda seccion de esta primera parte a explicar el origen del universalismo que caracteriza el modelo laico frances.

El universalismo en la laicidad como postura republicana en Francia

El universalismo y el pluralismo han sido, en los ultimos anos, las posturas sobre las cuales se ha construido el debate de los derechos humanos. Este debate en Francia ha girado en torno al universalismo, en especial cuando se trata el tema de la laicidad. Estas dos posturas se han desarrollado a traves de una fuerte argumentacion teorica planteada desde el derecho, la sociologia, la antropologia, la historia, la ciencia politica y lo que se ha denominado en las dos ultimas decadas los estudios culturales.

Desde el derecho se han estructurado posiciones universalistas. En ellas se ha denotado la ausencia de entendimiento de las estructuras sociales, lo que ha generado una reaccion desde otros lugares del conocimiento contra esas posturas generales y abstractas que no reconocen la diversidad y el entendimiento incluyente de sus posturas. Asi, pues, la universalidad se ha entendido como aquella figura teorica en la cual todas las personas tienen sus derechos y deberes de forma igualitaria, sin posibilidad de reconocimiento de particularidades.

Para los universalistas decir universalidad implica imponer unas condiciones preestablecidas desde un lugar de produccion especifico, lo que de entrada plantea el punto de partida de los relativistas en cuanto a la aplicacion de los derechos humanos. El origen de esa postura se encuentra en la vision dada por el filosofo aleman Emmanuel Kant quien en su texto Vers la paix perpetuelle (Kant, 2001) formulo la racionalidad y la moral en cuanto a las forma de establecer las relaciones entre los Estadosnacion nacientes. La posicion kantiana derivada del liberalismo naciente que se fundo en la igualdad y la libertad evitaba la confrontacion con las minorias, concepto anacronico para el epoca, en tanto su surgimiento se evidencio luego de la descolonizacion en la decada de los sesenta en el siglo XX.

Perez Luno plantea que los derechos humanos deben fundamentarse "en un ethos universal, sintesis de valores multinacionales y multiculturales; un ethos que haga posible la comunicacion intersubjetiva, la solidaridad y la paz" (2002, 38). Esta posicion formula la realizacion de los derechos humanos desde la centralidad universalista, partiendo de la base de una directriz impuesta que sintetiza la cultura. En ese orden de ideas, dicha postura plantea una suerte de inmovilidad serial dentro de un discurso de dominacion entre dos polos opuestos de la oposicion binaria universalista-relativista.

El universalismo formula criticas fundadas contra el relativismo de los derechos humanos en cuanto senala que este ha servido como mecanismo justificativo de su violacion por parte de regimenes no democraticos que utilizan su discurso cultural para evitar el cumplimiento de los derechos humanos dentro de sus territorios. Con asiduidad plantean que acciones como la ablacion--mutilacion del clitoris femenino--o la lapidacion de las mujeres por infidelidad repugnan criterios de humanidad que no pueden ser excusados bajo paradigmas culturales. Estas excusas son refutadas bajo el entendido de que existe la distincion entre el pluralismo cultural que plantea la existencia de multiples tradiciones e instituciones politicas y culturales y el relativismo cultural que plantea que todas las formas culturales poseen identico valor (Perez Luno, 2002, 41). Esta ultima posicion es refutada por los universalistas en el entendido de que no conciben la igualdad formal entre las diferentes culturas, sino, por el contrario, el escalamiento valorativo del centro hacia la periferia.

Giusti, al mostrar el avance de los argumentos planteados por el universalismo, indica que la postura relativista al defender su posicion parcial de los derechos humanos "necesita de una concepcion moral y juridica que trascienda los limites de su propia tradicion, es decir, que ofrezca una alternativa de convivencia con las otras posiciones que por principio excluye" (2007, 304). Otro de los postulados rebatibles del particularismo o relativismo tiene que ver con que el esfuerzo regulatorio se enmarca dentro del comunitarismo lo que implica que su estructura interna se determina en cuanto existan relaciones con sus iguales, pero se excluyen los que no pertenezcan a su grupo. Sobre este punto debe traerse a colacion el articulo del profesor Steven Lukes en el cual explica diversos tipos de sociedades

teoricas frente a los derechos humanos, dentro de las cuales se plantea el comunitarismo21. En el se propende hacia el multiculturalismo y se practica la politica del reconocimiento. Empero, dentro de esta postura se encuentran varios problemas entre los cuales se destaca el dilema inclusion-exclusion, el relativismo y la desviacion (Lukes, 1998, 29-46), que para el caso que nos ocupa es vital en tanto que, al interior de este, los comunitarios que no se sientan identificados dentro del grupo son desarraigados.

Otro critico como el profesor Rajagopal considera que el universalismo ha sido construido desde la centralidad del discurso politico, es decir, ha sido "apolitico, juridico y no ideologico" (2005, 242). De hecho, considera que la forma como el regionalismo ha pretendido hacer frente a la barrera centralista se ha enmarcado en las construcciones emergentes dentro de los mismos tratados en los cuales se prescribe la posibilidad de regimenes excepcionales a las condiciones de normalidad que se establecen dentro de los mismos instrumentos internacionales.

Para Rajagopal, la centralidad ha sido construida desde el derecho, por ello:

no es accidente que la mayoria de todas esas criticas relativistas hayan venido de la filosofia, la antropologia y los estudios feministas, es decir, fuera del derecho. Los escritos juridicos, en su mayoria, han mantenido el coro universal. Ello se debe al hecho de que los juristas de los derechos humanos, al igual que la mayoria de los juristas, tienden generalmente a mirar hacia dentro y a destacar los aspectos normativos, teoricos y judiciales de los derechos humanos que estan al lado del universalismo. Los antropologos, los cientificos politicos y los actores de otras disciplinas que trabajan en el campo de los derechos humanos tienden a destacar los aspectos politicos y antagonicos de las luchas de los derechos humanos. Los juristas buscan la armonia y la sintesis a partir de principios generales, mientras que otros profesionales se centran en las diferencias y lo concreto (Rajagopal, 2005, 242).

Esta posicion de Rajagopal debe ser entendida como una forma de mostrar la simbiosis que debe existir entre diversas ciencias sociales para entender el desarrollo y la aplicacion de los derechos humanos. Es la manera de finiquitar el dialogo de sordos. Bajo ese esquema es posible encontrar la vacuidad de las normas generales y abstractas frente a realidades palpables que materializan sus diferencias. Empero, el universalismo es la base esencial sobre la cual se funda el principio de laicidad en la educacion francesa. Para la jurisprudencia desarrollada por el Consejo de Estado y el Consejo Constitucional esta vision no solo se defiende por ser el fundamento de la formacion de la republica francesa, sino porque es en el marco de un solo centro como se puede construir un modelo de ciudadano fundado en principios de igualdad, libertad y fraternidad. Es en el ambito de ese centro como se integran otras formas culturales sin entenderlas subalternas, pero adecuandose al modelo de sociedad en la que se viva. Es dentro del escenario de lo propio que se descubre al otro y no en el mundo del anarquico eclecticismo.

LA LAICIDAD EN LA EDUCACION EN LA JURISPRUDENCIA DEL TEDH: UNA APUESTA POR UNA PERSPECTIVA PARTICULARISTA

La laicidad frente al tema educativo en la jurisprudencia del TEDH ha sido tratada con mucha cautela. Sus decisiones han estado marcadas por el reconocimiento del margen nacional de apreciacion de los Estados, doctrina que se funda en el particularismo, es decir, en la capacidad que tenga cada Estado parte de la Convencion Europea de Derechos Humanos en interpretar y aplicar los derechos humanos dentro de su territorio. El margen ha sido reconocido por parte del TEDH en multiples casos, en especial cuando no existe la posibilidad de encontrar un consenso frente a un derecho o situacion juridica particular. Sus limites son justamente el consenso derivado de las normas consagradas en la Convencion y de la jurisprudencia del TEDH que permite la construccion de estandares para el respeto y la proteccion de los derechos humanos en el continente europeo. Para efecto de desarrollar esta segunda parte del articulo se abordaran dos aspectos. El primero hara referencia al margen nacional de apreciacion desde el punto de vista de su abordaje teorico. El segundo aspecto tomara en cuenta la manera como el TEDH ha desarrollado el tema de la laicidad frente a la educacion, evento que ha tratado tomando en cuenta la libertad de conciencia consagrada en el articulo 9.

El margen nacional de apreciacion: una justificacion de la particularidad

La nocion del margen de apreciacion puede ser definida como el campo de accion e interpretacion de los derechos fundamentales a cargo de las autoridades soberanas del Estado y de los jueces internacionales. Este campo no es ilimitado sino que se encuentra delimitado por el campo de proteccion del derecho.

Arai Takahashi lo define, por su parte, como la posibilidad para el gobierno de evaluar situaciones practicas y, al mismo tiempo, de aplicar disposiciones inscritas en los tratados internacionales relativos a los derechos humanos (2002, 2). Sobre este aspecto, Mahoney piensa que la doctrina puede ser vista como el resultado natural entre la difusion y la aplicacion estandarizada de valores de la Convencion. Para el doctrinante, la doctrina sirve para tomar en cuenta cuestiones culturales y sociales en una sociedad dada (1990, 1).

Kastanas, por su parte, la define asi:

Concepto de geometria variable en el cual los contornos son definidos por la jurisprudencia que permite a los grandes organos de Estrasburgo acordar una posibilidad convencional de apreciacion de la legalidad interna por parte de las autoridades estatales y a las medidas tomadas por parte del Estado para concretizar, derogar o restringir las libertades garantizadas por la CEDH (1996, 16).

Callewaert, a su turno considera esta nocion como aquella en la cual "se deja, en efecto, a las autoridades nacionales el cuidado de apreciar la necesidad y la amplitud de ciertas injerencias dentro de las libertades consagradas por la CEDH" (2000, 52).

Con estas concepciones doctrinales es dable indicar que el margen nacional de apreciacion debe ser comprendido como un reducto o "criterio" (Garcia Roca, 2010, 377) de interpretacion y aplicacion de los derechos humanos atribuido al Estado por parte de los tribunales regionales. Su existencia se encuentra justificada por la ausencia de un consenso entre los diferentes Estados parte dentro de los tratados, lo que hace que los tribunales regionales esten impedidos para la posible construccion de una regla de interpretacion unificada.

Para efectos de desarrollar la nocion se tendra en cuenta la existencia de dos ordenes, el interno y el internacional (22). Teniendo esto presente, las profesoras Delmas Marty e Izorche indican que el margen conlleva el reconocimiento de diversos ordenes y sistemas juridicos (2001, 925). Extendiendo ese razonamiento, el margen de apreciacion podria dividirse en dos: uno de caracter interno y otro de caracter externo.

El primero podria definirse como aquel que permite un dialogo entre el derecho interno y el derecho internacional a partir de principios fundadores que el Estado adapta dentro de su ordenamiento. Esto se presenta, a nuestro juicio, en el caso en que el Estado firme y ratifique los instrumentos internacionales de derechos humanos, obligandose a respetarlos y garantizarlos. En algunos casos, la aplicacion de estas disposiciones permite una importante maniobrabilidad del Estado en su adaptacion.

En cuanto al segundo, la situacion difiere. En este escenario, el Estado se ve confrontado a la aparicion de la jurisdiccion internacional que surge por la accion de los denunciantes de violaciones de derechos humanos quienes activan los tribunales regionales que protegen de forma subsidiaria estos derechos a traves del principio de proporcionalidad con el cual se determina la idoneidad, la necesidad y la proporcionalidad, en sentido estricto, de las medidas de restriccion tomadas por parte del Estado. El TEDH, desde una perspectiva externa, se refiere al margen nacional de apreciacion como el espacio limitado de interpretacion que tiene el Estado frente a los derechos fundamentales.

Decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH): materializacion del particularismo

En pleno uso de la doctrina del margen nacional de apreciacion, el TEDH ha tratado sobre este complejo tema (23). Es asi como en multiples ocasiones se ha pronunciado sobre el derecho a la instruccion o educacion a la luz de la CEDH y del articulo 2 del Protocolo 2. El TEDH, desde su fundadora jurisprudencia sobre el asunto linguistico belga (24), determino que debia propenderse por el respeto al pluralismo educativo, elemento que se funda en la existencia de una sociedad democratica, derivado de los fundamentos de la CEDH. En el marco de ese pluralismo educativo se indico que desde ningun punto de vista era posible justificar la no construccion de escuelas para ninos de origen Wallon (francofonos) para la ensenanza y la instruccion en su lengua materna. En el marco de esa nocion de pluralismo educativo, el TEDH ha sido muy cuidadoso de imponer un criterio para no contrariar la nocion de laicidad a la francesa, o turca o italiana, entre otras.

En la sentencia Karaduman contra Turquia del 3 de mayo de 1993, el TEDH considero que no es contrario al espiritu del articulo 9 de la CEDH--libertad de conciencia--el hecho de subordinar la entrega del diploma en una universidad laica al hecho de presentar por parte de la estudiante una fotografia de identidad con un foulard islamico. Para el TEDH esta decision de la Universidad turca no constituyo una injerencia en el ejercicio de la libertad de conciencia y religion, otorgandole una interesante relevancia al margen nacional de apreciacion. En el asunto Refah Partisi contra Turquia, retomando a Karaduman, se indico "que las universidades laicas pueden reglamentar la manifestacion de ritos y simbolos, planteando sus restricciones de lugar y de forma en el marco de asegurar la pluralidad educativa y el respeto de los derechos de estudiantes de diferentes creencias" (25).

El TEDH, en el caso Dahlab contra Suiza el 15 de diciembre de 2001 (26), determino que recaia en el margen nacional de apreciacion del Estado suizo y, por ende, no violaba la libertad de conciencia la decision de excluir del trabajo a una institutriz por haber usado foulard islamico en el ejercicio de su trabajo, desconociendo el principio de laicidad ya que "... es dificil conciliar el uso del foulard islamico con el mensaje de tolerancia, respeto del otro y el derecho a la igualdad y no discriminacion que debe transmitirse en una democracia a los alumnos". Esta ratio decidendi fue seguida por el TEDH en el caso Kurtulmus contra Turquia (27), en la cual el tribunal considero propio del margen nacional de apreciacion la decision de la Universidad de Estambul de expulsar a una profesora por el uso de foulard islamico en el ejercicio de sus funciones.

En el marco de esa misma linea de jurisprudencia se presento el asunto Leyla Sahin contra Turquia (28) en el cual el TEDH considero que una circular del rector de la Universidad de Estambul que prohibia a los estudiantes tomar cursos o estancias o seguir trabajos dirigidos si tenian la cabeza cubierta o tenian barba, se encontraba conforme con el articulo 9 de la CEDH por cuanto debian tomarse en cuenta las tradiciones nacionales y reconocerse el margen nacional de apreciacion turco en la materia.

Con posterioridad, el TEDH confirmo la ratio decidendi de Karaduman a traves de la decision Kose y 93 mas contra Turquia (29) en la cual considero que el uso de ese tipo de vestimentas en el seno de un establecimiento educativo se constituiria en una presion para los estudiantes que no practiquen esa religion. Esta postura laica de Turquia y aceptada por el TEDH se confirmo a traves de la sentencia proferida por la Corte Constitucional turca en el caso Durban el 5 de junio de 2008 (30), cuando el maximo tribunal constitucional anulo una ley de revision constitucional que incluia una modificacion al articulo 42 estatuyendo que "nadie puede ser privado de utilizar su derecho a la educacion superior por ninguna razon que no este inscrita en la Constitucion". El Tribunal considero que la reforma implicaba un atentado contra el principio de laicidad--clausula petrea--en el sentido que liberalizaria el uso de vestimentas ostentatorias de caracter religioso dentro de establecimientos educativos.

Estas posturas del TEDH denotan un respeto frente a las decisiones nacionales en cuanto a la manera como se entiende el principio de laicidad, es decir, un esquema similar al existente en Francia, donde en el seno de un establecimiento debe predicarse una neutralidad del Estado. En ese punto han recaido las decisiones del TEDH contra Turquia y Suiza.

En el ano 2007 el TEDH le permitio a Noruega y Turquia el uso de margen nacional de apreciacion bajo el entendimiento de la laicidad en torno al tipo de educacion que reciben los estudiantes. Fue asi como, en el caso Folgero contra Noruega y Hasan y Eylem contra Turquia, se determino que no desconocia la CEDH y el articulo 2 del Protocolo 1 si existia en los establecimientos escolares ensenanza religiosa, siempre que de forma paralela existiera una ensenanza de sustitucion o un sistema que no obligara a los padres a manifestar sus convicciones religiosas o filosoficas. En el caso Noruego, los padres de un menor exigian que eximieran a su hijo de la ensenanza del cristianismo, mientras que en un caso turco, los padres solicitaban excluir a su hija de la ensenanza del islam sunita por cuanto eran de la confesion Alevis.

En esa misma linea de pensamiento se presento un caso que confronta la forma como ha sido entendida la laicidad como neutralidad del Estado en el caso Lautsi y otros contra Italia (31), en el cual el TEDH considero que el hecho de tener crucifijos en los muros de las aulas de clase en los establecimientos publicos en Italia no violaba el articulo 9 de la CEDH. El Tribunal, en su razonamiento, indico que no existia prueba de que la fijacion de este tipo de signos ostentatorios en un aula de clase afectara el proceso de formacion de jovenes.

Esta decision demuestra que el TEDH considera que los asuntos relativos a la laicidad se determinan de forma nacional. Aun asi, creemos que el TEDH deberia hacer un esfuerzo e imponer unos estandares de respeto a ese deber de neutralidad del Estado frente a la libertad de conciencia y religion. La imposicion de una absurda carga de la prueba pone en riesgo la existencia de Estados laicos y privilegia una peligrosa tesis en torno a la construccion de Estados clericales.

Por ahora, la sensacion que produce esta reciente decision es que el TEDH dejara al arbitrio de cada Estado decisiones que tengan que ver con su rol frente al tema religioso y educativo. El testimonio de las decisiones del TEDH plantea una unidad y un plegamiento a los argumentos pergenados por los Estados demandados.

CONSIDERACIONES FINALES

La concepcion de la laicidad francesa como principio de derecho politico se fundamento en la necesidad de buscar un escenario de convivencia y neutralidad en el cual todos los ciudadanos, sin excepcion, pudiesen convivir independientemente de su conviccion ideologica o religiosa. Esa concepcion se explica en una clara separacion de roles del Estado y la Iglesia. De ahi que el principio de laicidad sea parte uno de los pilares en los que se fundamenta la republica francesa, acompanado de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

El surgimiento del terrorismo islamico por la accion de sus antiguas colonias y de la lucha mundial contra Al-Queda configuro una reaccion frente a la aplicacion de la laicidad en Francia llevando a modificar lo que el Consejo de Estado frances habia senalado el 27 de noviembre de 1989 cuando abordo la pregunta en torno a la incompatibilidad del uso de signos religiosos frente al principio de laicidad. En ese punto, el Consejo de Estado considero que los alumnos tenian el derecho de manifestarse y expresar sus creencias religiosas al interior de los establecimientos escolares. Empero, el Consejo de Estado establecio dos limites al uso de esos signos que justificarian una sancion en el establecimiento escolar: i) la existencia de provocaciones o de una incitacion al proselitismo, y ii) la existencia de problemas de orden publico y de alteracion del funcionamiento del servicio (32). Esta postura se radicalizo a traves del articulo L-141-5-1 de la Ley 2004-228 del 15 de marzo de 2004 (33) que establece la prohibicion de signos ostentatorios en los establecimientos educativos. Observada la laicidad en su recorrido historico en Francia, debe indicarse que sus objetivos se han cumplido, a pesar de su postura extrema marcada por los ultimos quince de anos de historia republicana en los cuales la proscripcion y no la permision han sido la regla.

Asi pues, la postura francesa de la laicidad es universal y, por ende, permitio, a pesar de la ley de 2004--y de la ley de 2010 que prohibe el uso de cualquier tipo de vestimenta que oculte el rostro en el espacio publico y no solo en los lugares donde se prestara un servicio publico--, plantear una manera de inclusion, que a pesar de los altos y bajos en la historia del siglo xx, ha permitido la construccion de un modelo estatal en el campo de la educacion, lo que conlleva una integracion ciudadana fundada en valores no religiosos, sino sociales y ciudadanos (34).

El TEDH, por su lado, ha sido temeroso frente a las invocaciones de la laicidad que involucren violacion al articulo 9 de la CEDH, planteando que cada Estado tiene un margen nacional de apreciacion para resolver los conflictos que surjan alrededor de esta espinosa cuestion. Esta justificacion tiene dos inconvenientes. El primero que deja al arbitrio de los Estados la interpretacion de la laicidad entendiendola como un corolario de la sociedad democratica, que segun el mismo TEDH se compone del pluralismo, la tolerancia y el espiritu abierto y, en segundo lugar, se aceptan posturas clericales en Estados democraticos que rayan en fenomenos excluyentes como se explico frente al caso Lautsi contra Italia.

En sintesis, y derivado de las anteriores glosas, el presente articulo demostro como el principio de la laicidad en Francia se fundamenta en una concepcion universal frente a la manera como el TEDH fundamenta su accion interpretativa y aplicativa de este concepto haciendo reiterado uso de la doctrina del margen nacional de apreciacion.

Creemos que el TEDH debe entender la laicidad como principio de neutralidad y de proteccion de la sociedad democratica--elemento definitorio y sustento de la CEDH--, y dejar de lado su temor por tratar este tema. Con ello podremos entender que la laicidad es la base de una sociedad libre en la cual se alcancen los valores comunes por todos. Como indica el profesor Pena-Ruiz:

... la vision universal no es opuesta al pluralismo que la vuelve posible a partir de la separacion juridica entre el Estado y las iglesias. Su funcion es liberar el juzgamiento personal de toda tutela. Esto permite a la sociedad tomar distancia. Con ello se permite una suerte de espejo de la cultura universal (Pena-Ruiz, 2003, 25 y 41).

BIBLIOGRAFIA

Arai-Takahashi, Y., 2002. "The margin of appreciation doctrine and the principle of proportionality in the jurisprudence of the ECHR", en Intersentia.

Bauberot, J., 1990. La laicite, quel heritage?, de 1789 a nos jours, Geneve, Labor et fides.

Bottin, M., 2005. "La liberte religieuse en France, ou les paradoxes de la laicite", Quaderni di diritto e politica ecclesiastica.

Burgorgue-Larsen, L. y Debout, E., 2005. "Le port du voile a l'Universite, libres propos sur l'arret Leyla Sahin c". Turquie del 10 Nov, en RTDH, 2006, p. 183 y ss.

Callewaert J., 2000. "La subsidiarite dans l'Europe des droits de l'homme: La dimension substancielle", en L'Europe de la subsidiarite, Bruylant, Bruxelles.

Cengiz, Mehmet, s. f. The protection of laicism in Turkey and the turkish Constitucional Court: The example of the prohibition on the use of the islamic veil in higher education, en www.ialsnet.org/newsletter/ articles/ConLaw/uzun.pdf

De Broglie, 1990. G. Guizot, Paris, Ed. Perrin.

Debeyre, G., 1960. "L'enseignement public", en La laicite, Paris, Presses Universitaire de France.

Delmas-Marty, M. et Izorche, M., 2001. "Marge nationale d'appreciation et internationalisation du droit: reflexions sur la validite formelle d'un droit commun pluraliste", in Revue de droit de Mc Gill, vol. 46.

Dubet, F., 2004. L'ecole des chances. ?Qu'est-ce qu'une ecole juste?, Paris, Editions du Seuil et la Republique des Idees.

Fialaire, J. y Mondielli, E., 2005. Droits fondamentaux et libertes publiques, Paris, Ellipses.

Fialaire, J., 2003. "Les missions des chefs d'etablissements et les regles de responsabilite", en Cahiers administratifs et politistes du Ponant, num. 9.

Garcia Roca, J., 2010. El margen de apreciacion nacional en la interpretacion del Convenio Europeo de derechos humanos: soberania e integracion, Madrid, Thomson Reuters-Civitas.

Gargarella, R., 1999. Las teorias de la justicia despues de Rawls, Barcelona, Paidos.

Giusti, Miguel, 2007. "Las criticas culturalistas de los derechos humanos", en Francisco Cortes y Miguel Giusti (eds.). Justicia Global, derechos humanos y responsabilidad, Bogota, Siglo del Hombre Editores, Centro de Estudios filosoficos de la Pontificia Universidad Catolica del Peru, Instituto de Filosofia e Instituto de Estudios Politicos de la Universidad de Antioquia.

Grondeux, J., 2000. La France entre en Republique, 1870-1893, Paris, Livre de Poche.

Hauriou, A., 1960. "Forces religieuses", en La laicite, Paris, Presses Universitaire de France.

Kant, E., 2001. Vers la paix perpetuelle, Paris, Hatier.

Kastanas, E., 1996. Unite et diversite: Notions autonomes et marge d'appreciation des Etats dans la jurisprudence de la Cour Europeenne des droits de l'homme, Bruylant.

Lukes, S., 1998. "Cinco Fabulas sobre los derechos humanos", en De los Derechos Humanos, Madrid, Trotta.

Mahoney, P., 1990. Judicial activism and judicial self-restraint in the European Court of Human Rights, 11 HRLJ 57, 66-68.

Malauire, P., 2004. Laicite, voile islamique, reforme legislative, la loi du 15 mars 2004, JCP, Ed, G, I, 124, num. 14, 31 mars.

Mayeur, J-M., 2005. La separation des Eglises et de l'Etat, Paris, Ed de l'Atelier.

Mehmet Rifat, L'arret Turban de la Cour Constitutionnelle turque, Paris, RFDA, Dalloz, 26 annee- bimestrielle, num. 3, mai-juin 2010, pp. 472-488.

Mejan, F., 1960. "La laicite d'etat en droit positif et en fait", en La laicite, Paris, Presses Universitaire de France.

Olinda, A. D. y Picheral, C., 1995. "La theorie de la marge d'appreciation dans la jurisprudence de la Convention Europeenne des droits de l'homme", in RTDH.

Pena-Ruiz, H., 2003. Quest-ce que la laicite, Paris, Folio Actuel.

Perez Luno, A-E., 2002. La Universalidad de los derechos humanos y el Estado constitucional, Bogota, Universidad Externado de Colombia.

Poulat, E., 2010. La laicite a lafrancaise, Paris, Ed. Fayat.

Prelot, P-H., 2008. "La laicite", en Dictionnaire des droits de l'homme, sous la direction de Joel Andriantsimbazovina, Helene Gaudin, Jean- Pierre Marguenaud, Stephane Rials y Frederic Sudre, Paris, Puf.

Rajagopal, B., 2005. El Derecho Internacional desde abajo. El desarrollo, los movimientos sociales y la resistencia del tercer mundo, Bogota, ILSA.

Renucci, J-F., 2007. Traite de droit europeen de droit de l'homme, Paris, PUF.

Rosanvallon, P., 1985. Le moment Guizot, Paris, Ed. Gallimard.

Sudre, F., J-P, Marguenaud, J., Andriantsimbazovina, A. Gouttenoir y M. Levinet., 2009. Les grands arrets de la Cour Europeenne des droits de l'homme, 5e edition, Paris, PUF.

Weill, G., 2004. Histoire de l'idee laique en France au XIX siecle, Paris, Hachette.

JURISPRUDENCIA

Decisiones judiciales en Francia

Conseil d'Etat, Abbe Bouteyre, decision del 10 de mayo de 1912.

Conseil d'Etat, decision del 3 de mayo de 2000. Conseil d'Etat, Decision consultiva 27 de noviembre, 1989.

Cour administrative d'appel de Nantes, decision del 4 de febrero de 1999.

Cour administrative d'appel de Nantes, decision del 12 de abril de 2001.

Cour de Cassation, decision del 21 de junio de 2005. Conseil d'Etat, Decision- Ghazal- del 5 de diciembre de 2007.

Conseil d'Etat, Reporte Etude relative aux possibilites juridiques d'interdiction du port du voile integral del 25 de marzo de 2010.

Conseil Constitutionnel, Decision 2010-613 DC del 7 de octubre de 2010.

Decisiones del TEDH y de la Corte Constitucional de Turquia

TEDH, Asunto linguistico belga c. Belgica, sentencia del 23 de julio de 1968.

TEDH, Kjeldsen y otros contra Dinamarca, sentencia del 7 de diciembre de 1976.

TEDH, Asunto Dahlad c. Suiza, sentencia del 15 de febrero de 2001.

TEDH, Asunto Refah Partisi c. Turquia, sentencia del 13 de febrero de 2003.

TEDH, Asunto Leyla Sahin c. Turquia, sentencia del 10 de noviembre de 2005.

TEDH, Asunto Kurtulmus c. Turquia, sentencia del 24 de enero de 2006.

TEDH, Asunto Emine Arac c. Turquia, sentencia del 24 de enero de 2006.

TEDH, Asunto Lautsi c. Italia, sentencia de Camara del 3 de noviembre de 2009.

TEDH, Asunto Lautsi c. Italia, sentencia del 18 de marzo de 2011.

Corte Constitucional de Turquia, E.2008/16, K/2008/116 del 5 de junio de 2008.

DOCUMENTOS

Constitucion de Francia del 4 de octubre de 1958. Conseil d'Etat, Rapport public 2004. Un siecle de laicite, 2004.

Francisco Roberto Barbosa Delgado

Profesor e investigador, Departamento de Derecho Constitucional, Universidad Externado de Colombia; investigador asociado-colaborador, Universite de Nantes (Francia)

Correo electronico: francisco.barbosa@uexternado.edu.co

(1) Para una historia general de la laicidad en Francia vease Jean Bauberot (1990). En igual sentido vease M. Bottin (2005).

(2) El profesor Andre Hauriou (1960, 38), en su articulo "Forces religieuses", indica que justamente en los anos treinta del siglo XIX se establecieron acuerdos entre el liberalismo economico y las ideas nacientes de democracia. Esto permite pensar en la existencia de leyes como la presentada por el ministro de Instruccion Francois Guizot de 1933.

(3) Sobre esta ley clerical de educacion Victor Hugo, siendo parlamentario, planteo la siguiente critica, "Voila longtemps deja que la conscience humaine se revolte contre vous et vous demande: Qu'est-ce que vous me voulez? Voila a longtemps deja que vous essayez de mettre un baillon a l'esprit humain. Et vous voulez etre les maitres de l'enseignement ! Et il n'y a pas un poete, pas un ecrivain, pas un philosophe, pas un penseur, que vous acceptiez !Et tout ce qui a ete ecrit, trouve, reve, deduit, illumine, imagine, invente par les genies, le tresor de la civilisation, l'heritage seculaire des generations, le patrimoine commun des intelligences, vous le rejetez!. Si le cerveau de l'humanite etait la devant vos yeux, a votre discretion, ouvert comme la page d'un livre, vous y feriez des raturez!", citado por Pena-Ruiz (2003, 49-50).

(4) Sobre la ensenanza que se ofrecia en ese momento en la republica vease Grondeux (2000, 99-110).

(5) En esta ley se establece la prohibicion de utilizar signos religiosos en los edificios publicos.

(6) Esta ley fue escrutada recientemente por el profesor Emile Poulat (2010).

(7) Conseil d'Etat, Abbe Bouteyre, decision del 10 de mayo de 1912, en Fialaire y Mondielli (2005, 480).

(8) Ibidem.

(9) Estas decisiones del Consejo de Estado frances son resenadas por G. Debeyre (1960, 351).

(10) Conseil d'Etat, 3 de mayo de 2000, en http://www.conseil-etat.fr/cde/node.php?pageid=162

(11) Articulo 1 de la Constitucion de Francia del 4 de octubre de 1958, en http://www.legifrance.gouv.fr/html/constitution/constitution2.htm#preambule

(12) Conseil d'Etat, Decision consultiva del 27 de noviembre de 1989, AJDA en febrero de 1999 y del 12 de abril de 2001, citadas y glosadas por el profesor Jacques Fialaire, en Fialaire y Mondielli (2005, 481).

(13) Cour administrative d'appel de Nantes, decisiones del 4 de febrero de 1999 y del 12 de abril de 2001, citadas y glosadas por el profesor Jacques Fialaire, en Fialaire y Mondielli (2005, 466).

(14) Conseil d'Etat, Decision del 3 de mayo de 2000, en http://www.conseil-etat.fr/cde/node.php?pageid=162. Esta decision sirvio de base para la expedicion de una circular del Ministerio de Educacion Nacional del 18 de mayo de 2004.

(15) Conseil d'Etat, Rapport public 2004. Un siecle de laicite, 2004, en http://www.conseil-etat.fr/cde/node. php?pageid=162

(16) Esta ley es el producto de dos comisiones. La primera, creada el 4 de junio de 2003, fue organizada por la Asamblea Nacional sobre "la cuestion de signos religiosos en la escuela", encabezada por el presidente de la Asamblea, Jean Louis Debre. La segunda fue instalada por el presidente de la Republica, Jacques Chirac, el 3 de julio de 2003 y fue presidida por Bernard Stasi. El 11 de diciembre de 2003 se presento el resultado a traves de un informe publico en el cual se defendio la neutralidad de la escuela y se insto a promover una ley que proscribiera la utilizacion de signos ostentarios en la escuela. Para un estudio sobre esta ley vease el articulo de Philippe Malauire (2004). De igual forma vease Renucci (2007, 206).

(17) Cour de Cassation, Decision del 21 de junio de 2005, en http://www.courdecassation.fr/jurisprudence_2/

(18) Conseil d'Etat, Decision Ghazal del 5 de diciembre de 2007, en http://www.conseil-etat.fr/cde/node. php?pageid=162

(19) Conseil d'Etat, Reporte "Etude relative aux possibilites juridiques d'interdiction du port du voile integral", del 25 de marzo de 2010, en http://www.droitpublic.net/spip.phpiarticle2881.

(20) Conseil Constitutionnel, Decision 2010-613 DC del 7 de octubre de 2010, en http://www.conseil-constitutionnel. fr/conseil-constitutionnel/francais/les-decisions/acces-par-date/decisions-depuis-1959/2010/2010-613-dc/decisionn-2010- 613-dc-du-07-octobre-2010.49711.html

(21) Acerca del culturalismo vease un estado del arte del debate que sobre ese aspecto evidencia el profesor Roberto Gargarella (1999, 125-159).

(22) Los profesores Olinda y Picheral manifiestan que la doctrina le permite precisar al organo de control en debida forma los limites respectivos en los cuales tanto el mismo, como los Estados, pueden actuar (1995, 602).

(23) Para el seguimiento de la jurisprudencia no solo se usaron sus textos consultados en la pagina web http://www. echr.coe.int/echr/Homepage_FR. En igual sentido se utilizo el texto de Sudre et al. (2009). De este texto se utilizo el capitulo 5 escrito por Michel Levinet "Libertes de pensee" (pp. 572-603). En igual forma, se utilizo el texto de Renucci (2007, 191-210).

(24) TEDH, Asunto linguistico belga c. Belgica, sentencia del 23 de julio de 1968, en http://www.echr.coe.int/echr/ Homepage_FR

(25) TEDH, Asunto Refah Partisi c. Turquia, sentencia del 13 de febrero de 2003 parr. 92, en http://www.echr.coe.int/ echr/Homepage_FR

(26) TEDH, Asunto Dahlad c. Suiza, sentencia del 15 de febrero de 2001. Esta decision tomo como elemento precedente el caso del TEDH, Kjeldsen y otros contra Dinamarca, del 7 de diciembre de 1976 en el cual se indico que cualquier adoctrinamiento religioso o filosofico en los establecimientos escolares seria contrario al articulo 2 del Protocolo 1 de la CEDH.

(27) TEDH, Asunto Kurtulmus c. Turquia, sentencia del 24 de enero de 2006, en http://www.echr.coe.int/echr/Homepage_FR

(28) TEDH, Asunto Leyla Sahin c. Turquia, sentencia del 10 de noviembre de 2005, parr. 109-116. Sobre esta decison vease el excelente comentario de Burgorgue-Larsen y Debout (2005, 183).

(29) TEDH, Asunto Emine Arac c. Turquia, sentencia del 24 de enero de 2006, en http://www.echr.coe.int/echr/Homepage_FR

(30) Corte Constitucional de Turquia, E.2008/16, K/2008/116 del 5 de junio de 2008, en Mehmet Rifat (2010, 472-488) y Mehmet Cengiz (s. f.).

(31) TEDH, Asunto Lautsi c. Italia, sentencia del 18 de marzo de 2011, en http://www.echr.coe.int/echr/Homepage_FR. Esta decision del tribunal en pleno revoco la decision del mismo TEDH del 3 de noviembre de 2009 (Decision de una de las Camaras del TEDH).

(32) Conseil d'Etat, Decision consultiva del 27 de noviembre de 1989; ajda, febrero de 1999 y del 12 de abril de 2001, citadas y glosadas por el profesor Jacques Fialaire, en Fialaire y Mondielli (2005, 481).

(33) Vease supra nota 25.

(34) Vease sobre este punto Dubet (2004).
COPYRIGHT 2011 Universidad Externado de Colombia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:EUROPA
Author:Barbosa Delgado, Francisco Roberto
Publication:Observatorio de Analisis de los Sistemas Internacionales (OASIS)
Article Type:Author abstract
Date:Jan 1, 2011
Words:10128
Previous Article:Crisis en Costa de Marfil: antecedentes internos e implicaciones internacionales.
Next Article:Los suenos de reformar las politicas contra las drogas y el regimen internacional de control de drogas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters