Printer Friendly

El princeps y la constitucion. Actualidad de un debate historiografico.

PRINCEPS AND THE CONSTITUTION. A CURRENT HISTORIOGRAPHICAL DEBATE.

En el Bimilenario de la muerte de Augusto *

Rem publicam ex mea potestate in senatus populique Romani arbitrium transtuli, <<transferi los asuntos publicos, de mi potestad, a la decision del Senado y del Pueblo Romano[mucho mayor que], declaro en Roma el fundador del regimen que llamamos Imperio * (1). La formula encuentra eco en las monedas acunadas en los anos a que hace referencia (28-27 aC): LEGES ET IVRA P(opulo) R(omano) RESTITVIT (2), y en los historiadores de la primera generacion imperial: prisca illa et antiqua rei publicae revocata, <<aquella forma antigua y original 7de la Republica fue restaurada[mucho mayor que] (3). Algunas generaciones despues, otros historiadores tendran claro que la Republica no habia sido restaurada entonces y hablaran en cambio del poder de uno solo, esto es, de la monarquia (4). Estaba planteada asi una discusion que ha proseguido en la historiografia moderna.

Ha de recordarse que, en el texto citado, Augusto habla del fin de las guerras civiles y de la situacion de poder excepcional de que estaba investido, <<por consentimiento de todos y sobre todo[mucho mayor que] (per consensum universorum potens rerum omnium (5)), hasta que, como dice, transfirio la res publica a Senado y Pueblo; esto es, renuncio a ese poder extraordinario--en los idus de enero del 27. Recibio a cambio ciertos poderes formales, complementados el 23 aC y en alguna otra occasion (6). En el episodio del 27 recibio el nombre de Augusto y, desde entonces--sostendra--, su auctoritas fue superior a la de cualquier otro, pero su potestas no fue mayor que la de otros magistrados que fueron sus colegas en cada caso (7).

La cuestion ha sido la de la naturaleza y limites del poder que a partir de ese momento ejercio Augusto. En la historiografia de lengua inglesa se hablo de los constitutional settlements del 27 y del 23, pero una fuerte corriente entre los historiadores--al menos desde la II Guerra mundial--ha considerado ingenuo o irrelevante el tratamiento <<constitucionalista[mucho mayor que] del tema--porque en la intencion y en la obra de Augusto contaria solo el poder de hecho. Sin embargo, desde Mommsen, fue tradicional la aproximacion juridical (8). Estas interpretaciones seran revisadas a continuacion.

Como es natural, la <<situacion[mucho mayor que] de cada historiador ha influido en su vision del problema de Augusto. Epocas mas tranquilas han tenido menor sensibilidad por lo excepcional y han tendido a privilegiar la norma; el poder personal ha podido ser loado o vituperado, segun los casos. Los ecos de las diferentes interpretaciones han podido percibirse asi en posteriores controversias politicas.

Es inevitable comenzar por la obra fundacional de Theodor Mommsen sobre el romisches Staatsrecht. Mommsen veia en el Principado una derivacion de la magistratura constituyente extraordinaria de tiempos republicanos, representada especificamente por el decenvirato que habia dictado (en los primeros tiempos de la Republica) la Ley de las XII Tablas; por las dictaduras de Sila y de Cesar y por el triunvirato investido el ano 43 aC por la lex Titia, del cual formo parte el mismo Octaviano. Este tipo de magistratura era <<anticonstitucional, si se quiere, y sin embargo al mismo tiempo constitucional[mucho mayor que] (verfassungswidrigen und doch wieder verfassungsmassigen), decia Mommsen, sentando una paradoja en la que solo posteriormente se ha reparado (9). Magistratura creada por ley, mas que implicaba la suspension del orden legal vigente y que tenia por mision establecer nuevas leyes (leges scribere) y organizar la comunidad (rem publicam constituere). Siendo el poder constituyente ilimitado por su propia esencia--advierte Mommsen--., quien juzgaba si se habia cumplido tal mision era su propio titular (10). Pues bien, el que a continuacion iba a llamarse Augusto, unico sobreviviente de los triunviros, renuncio a este poder excepcional en los idus de enero del 27 y <<puso en vigor la nueva organizacion dada a la comunidad[mucho mayor que] (11).

La descripcion de Mommsen puede chocar: quien ignorase que los triumviri rei publicae constituendae surgieron de la guerra civil y cayeron--dos de ellos--en la guerra civil; y desconociese que en el ajuste politico del ano 27 aC se ha visto justamente la fundacion de una monarquia (12), pensaria que los hechos referidos no eran mas que actos juridicos normales: un magistrado al que se ha conferido un mandato especial--pero no sin precedentes--cumple su cometido y renuncia al mismo. Tal puede ser la perspectiva formal del derecho publico.

Cierto, reconocia Mommsen, la definicion formal y oficial del Principado como gobierno del Senado y del Pueblo era una formula casi tan vacia como la de libre gobierno del pueblo, aplicada al gobierno del Senado en el periodo precedente (13). No era menos cierto que el poder del Principe habia sido organizado de tal modo que, desde el punto de vista del Staatsrecht, el Principado no se podia calificar de monarquia; ni siquiera de monarquia temperada. El termino que le cuadraba era el de <<diarquia[mucho mayor que], dyarchie: es decir, el poder dividido entre el Senado y el representante del pueblo que era el Principe. Es claro que el regimen imperial llego a ser en verdad una monarquia bajo Diocleciano y Constantino; pero hay tantas diferencias entre este regimen y el principado de Augusto como entre este y la antigua Republica (14).

En cuanto al Senado, era el souverane Senat der Principat. Mommsen aclaraba que la organizacion politica de Augusto fue un compromiso entre el poder ilimitado del Senado, de fines de la Republica, y la autocracia de Cesar. Este compromiso ha constituido el <<regimen constitucional[mucho mayor que] (der verfassungsmassige Zustand) del principado augusteo (15). No solo eso, sino que, mientras pueblo y Estado llegan a ser nociones ideales, que no tienen otra expresion practica que el Senado, este vio reconocida formalmente su soberania:
   La dyarchie se manifeste dans les institutions en ce que le senat a
   la preponderance, en qualite de representant juridique actuel du
   peuple, dans tous les actes qui viennent directement de la
   souverainete et que, dans les diverses branches de
   l'administration, tantot les deux pouvoirs les plus eleves agissent
   en commun, tantot les spheres de competences sont divisees entre le
   prince et le senat, et tantot aussi tous deux sont concurremment
   competents dans certains domaines, la puissance imperiale etant
   alors constamment la plus forte. L>autorite du senat est legale et
   perpetuelle et, dans l'intervalle des principats, le vide est
   comble de droit par l'intervention du senat ... (16)


Es verdad, por fin, que el Principado no era una magistratura en el sentido tradicional republicano, si se entiende por esta la magistratura limitada por la colegialidad y la anualidad (17). Pero si lo era, arguia Mommsen, si se concibe la magistratura como emanacion y organo de la comunidad soberana. El principado pues, <<tal y como Augusto lo organizo[mucho mayor que] (lo que excluye la evolucion ulterior del regimen imperial), fue en esencia una magistratura; una magistratura que, a diferencia de la constituyente, no estaba fuera de la ley y sobre ella, sino limitada y regulada por la misma ley (18). Mommsen observaba que la comunidad no habia perdido del todo sus derechos soberanos, especialmente el elegir a los magistrados y legislar: <<lo unico que sucedio fue que el principe tomo participacion en los mismos dentro de ciertos limites fijados por la ley[mucho mayor que] (19).

En parte por la auctoritas de Mommsen, la aproximacion <<constitucionalista[mucho mayor que] al problema del Principado era dominante en las primeras decadas del siglo XX. Apenas iniciado el siglo, Guglielmo Ferrero, en su Grandezza e decadenza di Roma, presentaba, consecutivamente a Actium, el <<restablecimiento de la Republica[mucho mayor que]. En la nueva republica, el princeps, inspirado en las ideas expresadas por Ciceron en De Republica, no seria muy diferente al contemporaneo presidente de los Estados Unidos (20).

En cambio, para Eduard Meyer, en una conferencia de 1903, recogida luego en sus Kleine Schriften, la posicion que ocupaba el princeps en la republica romana se parecia mucho a la del rey de Prusia en el contemporaneo Reich--analogia en la que, desde luego, Meyer no desconocia la posicion dominante del estado prusiano en la federacion alemana-; admitia asimismo que era una posicion dificil de definir por la teoria politica (21). Esbozando las ideas que luego iban a encontrar mayor desarrollo en Caesars Monarchie und das Principat des Pompejus (1918), Meyer destacaba el contraste entre Cesar y su supuesto continuador, Augusto, quien estaba en cambio mas cerca de Pompeyo. Augusto renuncio a las ideas cesarianas de monarquia absoluta, expansion universal y nivelacion juridica de ciudadanos y subditos, y opto por una politica de paz y por la conservacion de la Republica (22).

Meyer no ve problema en admitir que el poder triunviral, pese a su apariencia legal, era una usurpacion; que, expirado el triunvirato el 33, el poder de Octaviano se baso en un golpe de estado--si bien legitimado a posteriori por el juramento de las ciudades de Italia y de Occidente. El problema es explicar porque el vencedor de las guerras civiles, cuando hubiera podido permitir que se siguieran acumulando sobre su persona nuevos y mas altos honores, desecho en cambio esos honores y se oriento, cada vez mas, hacia las formas republicanas, tomando en consideracion para todo al Senado; y porque, finalmente, renuncio a los poderes extraordinarios que ejercia (23). Meyer piensa que Augusto era sincero cuando sostenia que queria restaurar la Republica; que, en consecuencia, hizo cuanto estaba de su parte por devolver prestigio y dignidad al Senado--puesto que en el Senado se habia radicado, en el hecho, el gobierno republicano. Pero el Senado no estaba ya a la altura de los problemas planteados por el Imperio; el retorno puro y simple a las antiguas instituciones era sencillamente imposible. <<El gobierno del Imperio obligaba a la Republica a reconocer sus mas apremiantes necesidades[mucho mayor que]; pero el imperium proconsulare y el poder tribunicio estaban todavia dentro del orden republicano. Tenia razon Mommsen cuando daba el nombre de diarquia a esta nueva constitucion; pero en ella, la primacia formal correspondia al Senado, cuyo servidor es el Principe. Mas, dira Meyer, la Republica seguia fallando en el cumplimento de sus tareas, porque no tenia ni podia tener los organos y las instituciones necesarios para resolverlas. La posicion del princeps llegaria asi a ser dominante, dejando en la sombra a los demas organos del estado (24):
   La esencia del nuevo orden, tal como Augusto lo concebia, consiste
   en que el primer ciudadano asume el deber de intervenir a favor del
   estado donde quiera que fallan los organos regulares de este. Se
   concentran en su persona, por tanto, todo un conjunto de
   atribuciones del mas diverso orden, que van plasmandose poco a poco
   en la unidad del principado ... (25)


Otra cosa, por supuesto, fue la evolucion del regimen imperial. Sera Diocleciano, al cabo de tres siglos, quien realice el programa de Cesar (26).

Los historiadores ingleses reunidos en la primera edicion de la Cambridge Ancient History seguian a la historiografia alemana en la aproximacion <<constitucionalista[mucho mayor que]. H. Stuart Jones interpretaba la conservacion por parte de Augusto del mando de las tres grandes <<provincias imperiales[mucho mayor que], despues de la <<restitucion[mucho mayor que] del ano 27, como una commission del Senado y del Pueblo de Roma (27). Stuart Jones sostenia que, sin duda, la intencion de Augusto era continuar el proceso mediante el cual siempre en Roma se habian creado nuevos organos politicos o administrativos, cuando se les necesitaba, al lado de los antiguos. En el hecho, es evidente que el princeps no podia conservar su autoridad a menos que el ejercito estuviese bajo su mando; y su uso del praenomen Imperatoris, aunque era un apelativo personal y no un titulo oficial, destacaba la relacion entre las tropas y su imperator.
   But this does not alter the fact that the legal basis of the new
   constitution was the conferment upon the princeps of a special
   commission by the Senate and People of Rome (28).


En el mismo volumen de Cambridge, Frank E. Adcock sostenia que, mientras la dictadura de Cesar habia sido una reductio ad absurdum de las formas constitucionales romanas, Augusto se propuso que la vieja republica fuera una realidad, en la medida de lo posible. Pero la posicion de un moderator rei publicae--al estilo de lo que queria Ciceron--quedaba por debajo de su capacidad y no satisfacia las necesidades de su generacion. Augusto quiso gobernar como un servidor del Estado, el mas poderoso pero no el unico; y aunque el Senado no estaba a la altura de todas las tareas que recaian sobre Roma, lo dejo a cargo de una parte de ellas y echo sobre sus hombros el resto. Formalmente era una comision, sobre la que era responsable ante el Senado y el Pueblo. Llamar a la constitucion del Principado una diarquia es erroneo--repara Adcock-; porque no hubo division de poderes, solo una division del trabajo (29). Con todo, si bien el Principado no puede ser llamado ni una monarquia, en el sentido conocido en la Antiguedad, ni una autocracia ni una tirania militar--y en este sentido puede ser considerado republicano--, es claro que Roma sufrio un cambio en el regimen del Senatus populusque Romanus (30).

Pero por la misma epoca cambiaba la corriente principal de la historiografia. En 1939 Ronald Syme publicaba The Roman Revolution, destinada a abrir nuevas perspectivas en el entendimiento de la fundacion del regimen imperial. Era una obra que se queria unconventional y escrita desde el lado antoniano y republicano; como sus maestros declaraba a Salustio, Asinio Polion y Tacito, <<all of them Republican in sentiment[mucho mayor que] (31). Habia un peligro, decia su autor, en ser indulgente con la persona y hechos de Augusto; ciertamente, Syme no lo era (32). En parte, condicionaba la vision que Syme tenia de Augusto el auge de los fenomenos totalitarios en la Europa continental de esos anos--el advenimiento de Hitler al poder en Alemania, la consolidacion del regimen fascista en Italia, la <<constitucion de Stalin[mucho mayor que] en la Union Sovietica-; a lo menos dos de ellos, el fascismo y el nacional-socialismo, podian apelar a la figura de Augusto como un precedente de las modernas experiencias autoritarias (33). Syme declaraba asimismo su apartamiento de toda la linea interpretativa del Staatsrecht y del <<constitucionalismo[mucho mayor que], interesandose por la realidad del poder y desdenando las formas o fachadas legales (34)--tambien en acuerdo, por lo demas, con posiciones teoricas de las primeras decadas del siglo XX35.

La <<revolucion romana[mucho mayor que] habia consistido en la captura implacable del poder y en la transferencia violenta de la propiedad por parte del lider de una faccion--Octavio, o Augusto. Para Syme no tenia sentido distinguir entre la etapa revolucionaria del Triunvirato, epoca de ilegalidad, de proscripciones y guerra civil, y el Principado, supuestamente <<constitucional[mucho mayor que], a partir del 27. No hubo ruptura en la continuidad.
   Domination is never the less effective for being veiled. Augustus
   applied all the arts of tone and nuance with the sure ease of a
   master (36).


Sin embargo, la <<restauracion de la Republica[mucho mayor que] no fue simplemente una comedia solemne, actuada por un hipocrita. Por la seguridad de su propia posicion, el heredero de Cesar tenia que dejar de ser el lider de una faccion revolucionaria y ganarse a los representantes de la vieja nobleza; no como servidores de un despota arbitrario, sino como colaboradores de un aparentemente revivido orden republicano. Las conquistas de la Revolucion se mantendrian y se daria garantias a las clases propietarias. La faccion se iba a transformar en un partido nacional y la Italia desgarrada, en una nacion, con un gobierno estable (37).

Comparados con la dictadura de Cesar y los poderes triunvirales, los poderes recibidos por Augusto el 27 eran modestos. Pero la insistencia en las bases legales de ese poder, en los precedentes en la practica constitucional (Pompeyo) o en la teoria politica (Ciceron), solo puede llevar a <<schematism and a dreary delusion[mucho mayor que], advierte Syme. Mas alla y por encima de las prescripciones legales estaba la auctoritas, esa influencia no basada en la ley, sino en la costumbre y en la cual el mismo Augusto pretendia basar su preeminencia. Syme enuncia los tremendous resources de que llego a disponer el jefe revolucionario: la calidad de divi flius, la clientela de la plebe urbana, el control de las ejercitos, la recomendaciones en las elecciones, la riqueza; Augusto era ciudadano y magistrado para los senadores, imperator para los soldados, un dios en las provincias. Sobre todo, estaba a la cabeza de un partido amplio y organizado, como fuente de promocion y patronazgo (38).

El <<segundo ajuste constitucional[mucho mayor que] de algunos historiadores, el ano 23--cuando Augusto renuncia al consulado y recibe la potestad tribunicia--, es una <<crisis en el Partido y el Estado[mucho mayor que] para Syme. Pero el sentido de esta crisis radico en la decision de que el regimen no seria una monarquia hereditaria: Augusto sacrifico a su joven sobrino y yerno, Marcelo, en quien muchos veian un eventual sucesor, y aseguro al <<partido[mucho mayor que]--Agripa, Livia--su parte en el esquema de poder. El velado coup d'etat, reservando para el Principe la tribunicia potestas--el indefinido poder civil, verdadero arcanum imperii--y dandole un colega en el gobierno, establecio mas firmemente aun el regimen imperial (39).

En los anos de la inmediata posguerra, continuando trabajos de la epoca previa, Franz Altheim publicaba una historia general de Roma que incide, naturalmente, en el tema del origen del Principado (40). El autor llama la atencion sobre el concepto de consensus universorum, empleado por Augusto (R.G. 34.1) para calificar su situacion antes del ajuste del ano 27. Si Augusto, en ese momento, tenia <<poder sobre todas las cosas[mucho mayor que] (potitus rerum omnium) (41), el consensus universorum es el fundamento; pero, ?a que alude concretamente?

Altheim sostiene que, desde luego, la potestas de que habla Augusto en ese pasaje, que le permitia el control de los asuntos publicos, no es la de triunviro, que el mismo declara haber ejercido, antes de esa fecha, por diez anos consecutivos; luego, hasta el 33 o 32 (R.G. 7.1.). Potestas y potitus rerum omnium derivan del <<consentimiento de todos[mucho mayor que] que aparece inmediatamente antes, en la misma frase. Pero el consensus universorum no nace del juramento prestado a Octaviano por las ciudades de Italia y las provincias occidentales, y no constituye tampoco un acto formal de derecho politico. Altheim aproxima la formula de Res Gestae a un pasaje de Veleyo Paterculo que narra la recepcion de Augusto en Italia a su vuelta de Actium: omnium hominum, aetatium, ordinum exceptus sit (42); y recuerda pasajes en Tito Livio en que se emplea una formula virtualmente identica: consensus omnium. Las leyes de la XII Tablas fueron aprobadas por el <<consentimiento de todos[mucho mayor que], como si las hubieran propuesto todos, aun antes de que los Decenviros las presentaran a los comicios (43). Fue en virtud del <<consentimiento de todos[mucho mayor que] que Camilo, desterrado, fue elegido imperator por el ejercito romano refugiado en Veyes despues del desastre galico; aunque tambien se tuvo el cuidado de consultar al Senado (44).
   El consensus deroga en este caso ordenamientos estatales
   anteriores, pero se subraya al propio tiempo su observancia
   escrupulosa. El pasaje en cuestion revista importancia, porque
   revela que el consensus se traduce en realidad en esta ocasion en
   eleccion del jefe del Estado y otorgamiento al mismo de sus poderes
   (45).


Livio, introduciendo estos pasajes en su historia, recoge ideas y sentimientos de su propia epoca, dice Altheim. El consensus refleja en el el acontecimiento augustiano contemporaneo. Tanto en el caso de Augusto como de Camilo, el consensus de los ciudadanos sirve de fundamento a una potestas. Pero en ambos casos, observa el autor, el caracter revolucionario del acto de investidura resulta atenuado por la observancia que el jefe designado de esa manera presta a las instituciones existentes. Camilo no asume la dictadura antes de recibir la confirmacion legal, de parte del Senado, de la revocacion de su destierro y de su designacion. Augusto pone el poder recibido por consensus en manos del Senado, para luego recibir los honores que menciona en las Res Gestae, entre ellos el apelativo de Augustus (R.G. 34.2). Es en ese contexto que el Principe afirma su preenminencia por auctoritas y la igualdad con sus colegas en potestas. Asi, son el titulo y la condicion de <<augusto[mucho mayor que] que explican una auctoritas excepcional en el Estado (46). Altheim recuerda, de una manera que Syme no hace, el valor de los factores <<ideologicos[mucho mayor que] y religiosos, por sobre las formalidades juridicas, pero sin desconocer estas completamente.

Despues de la II Guerra Mundial, y especificamente a partir de la segunda edicion de The Roman Revolution (1952), la obra de Syme alcanzo una gran influencia; por lo menos en la historiografia de lengua inglesa, llego a representar la nueva ortodoxia (47).

Una obra colectiva dedicada a Augusto, editada en 1990 bajo la direccion de Kurt A. Raaflaub y Mark Toher, vino a constituir una especie de dialogo con Syme; naturalmente, entre otros aspectos, se planteaba el tema del reassessment de una obra despues de cincuenta anos (48). La personalidad de Augusto es nuevamente valorizada (49), y se ve en el al constructor de una verdadera alternativa a la crisis, triunfante porque supo mostrarse como el principal defensor de la res publica (50). Se puede destacar en especial la contribucion deWalter Eder, quien, tomando pie de una expresion de Syme, el Principado como <<binding link[mucho mayor que] entre Republica e Imperio, destaca el poder de la tradicion--esto es, la tradicion republicana--en la configuracion de ese lazo. La fijacion con la monarquia como forma de Estado no deja que la fuerza operativa de esta tradicion sea apreciada (51). Ya durante el periodo del Triunvirato Octaviano mostro sensibilidad hacia las ideas republicanas; y mas aun despues de la victoria sobre Antonio. La dificultad radico en encontrar un compromiso entre las pretensiones del princeps de reconocimiento por su papel unico en la Republica, incluyendolos servicios que le habia prestado, y las demandas de la tradicion (52).

El problema de una <<epoca de Augusto[mucho mayor que] y de la consideracion de Augusto como <<fundador[mucho mayor que] del Imperio--esto es, de sus instituciones--es planteado por John Anthony Crook, en la nueva edicion del volumen correspondiente al Augustan Empire en la coleccion de Cambridge. Advierte Crook sobre el peligro de sucumbir a la <<thematic temptation[mucho mayor que] que hace ver en las instituciones el resultado de un plan, y no emergiendo, incompletas y tentativas, de las vicisitudes de una historia politica continua (53).

Crook tiene, pues, una aproximacion sobria y <<minimalista[mucho mayor que] al tema, evitando atribuir a Augusto un espiritu de sistema o dar a los incidentes una significacion desproporcionada. Augusto retuvo el poder, dice, en tanto satisfizo a los varios elementos del cuerpo politico: los ejercitos, que esperaban en su mayoria su desmovilizacion en terminos convenientes; la plebe de Roma, demasiado vasta, politizada y volatil para ser ignorada, y lo que sobrevivia de la clase gobernante, sin la cual no se podia mantener un imperio (54). Pero no hubo tal cosa como <<the constitutional settlement of 27 B.C.[mucho mayor que]; los principales elementos del sistema, el imperium proconsulare maius y la tribunicia potestas no surgieron de una vision global, sino como respuestas a situaciones politicas especificas. Bastaba en la coyuntura del 27 (y aun antes) un retorno a la normalidad (<<business-as-the-usual[mucho mayor que]), despues de anos de anormalidad. La provincia de Augusto--los poderes formales que tomo para si--pudo ser en su vastedad <<unrepublican[mucho mayor que]; sin embargo, habia un modo de expresar esa superioridad abrumadora en conceptos alentadoramente familiares: la soberania investida por el Senado y el Pueblo, ninguna institucion politica incompatible con el mos maiorum:
   And not a colossal confidence trick, for who, amongst those who
   mattered, could have been taken in? (55)


A la insistencia de los autores (como Syme) que piden que se mire, mas alla de la <<fachada[mucho mayor que] de la autoridad, a la <<realidad[mucho mayor que] del poder, Crook objeta que autoridad y poder estan inextrincablemente mezclados en la vida politica efectiva. Sostener que la ultima posibilidad de coercion--por ende, de poder--radicaba para Augusto en el control del ejercito, equivale a un truism, dice el autor, porque la cuestion reside en como Augusto llego a tener la lealtad de los ejercitos (56). Propone pues el concepto de <<legitimacion[mucho mayor que], teniendo presente que la legitimidad y el poder politico radican no solo en ejercitos e impuestos, sino tambien en las percepciones y creencias de los hombres (57).

Crook se inclina por un Augusto, en mas de algun sentido, apegado a los mores Maiorum (58). En definitiva, el profesor de Cambridge valoriza el papel de las instituciones, creencias y valores en la sociedad romana; en suma, de la <<ideologia[mucho mayor que] que comparten gobernantes y gobernados (aunque el no utiliza esta palabra):
   ... The constitutional forms in which the ruler's power was
   expressed ... interacted with the 'brute realities' by creating
   boundaries of normal conduct: the clothing helped to define the
   role (59).


Una vision equilibrada del fundador del Principado se encuentra tambien en Werner Eck, profesor de la Universidad de Colonia. Octaviano, triunfante despues de Actium, no puede haber tenido intencion de abandonar el poder. Por consiguiente, habia que encontrar una forma de gobierno que preservara esencialmente ese poder. Pero la monarquia franca y abierta era inviable. Ni siquiera los partidarios de Octaviano la favorecerian, porque solo en un sistema como el que habian conocido podian hacerse una idea aproximada de las posiciones que ambicionaban (60). De ahi la <<devolucion del gobierno al Senado y el Pueblo[mucho mayor que]. No obstante, Augusto gano mas de lo que perdio; su situacion habia sido legalizada y su auctoritas servia como <<ideological camouflage[mucho mayor que] para ocultar el hecho de que era el unico gobernante (61).

Sin embargo, Augusto no quiso debilitar al Senado y a los magistrados senatoriales. Practicamente todos los hombres en posiciones de poder y responsabilidad en la politica, el ejercito o la administracion eran senadores, tal como bajo la Republica. Parecian haberse dado las condiciones para que el Senado mantuviera su papel como centro del poder politico; sin embargo, paradojicamente ocurrio lo contrario. Si asi ocurrio, fue por el servilismo de los senadores, mas que por las reformas legales, senala Eck (62).

Hablar de <<constitucion[mucho mayor que], en sentido moderno, en relacion con Augusto, o con Roma antigua en general, es, estrictamente, anacronico (63). Cuando los historiadores modernos emplean un termino semejante para el periodo republicano, quieren decir habitualmente mos maiorum. Sin embargo, hay un problema <<constitucional[mucho mayor que] en el origen del Principado.

Como es notorio, auctoritas y potestas son conceptos insoslayables en cualquier analisis de la <<constitucion[mucho mayor que] romana, y se les ha visto en esta revision aparecer recurrentemente para explicar la situacion de poder de Augusto. Al respecto, resulta sugerente la reflexion sobre estos terminos en la obra del filosofo Giorgio Agamben. Para Agamben, el sistema juridico de Occidente se caracteriza por la tension entre un elemento normativo y juridico, al que llama potestas, y uno anomico y metajuridico, la auctoritas; ambos se articulan y llegan al punto de su maxima tension en el <<estado de excepcion[mucho mayor que]. El mismo significa el vacio juridico, la anomia, la suspension del derecho, que vanamente quiere llevarse de nuevo al ambito del derecho. Agamben afirma que las democracias occidentales, a lo menos desde la I Guerra mundial, tienden a vivir normalmente bajo formas de estado de excepcion. El estado de excepcion ha llegado a ser el paradigma de gobierno (64).

Tras pasar revista a los que considera precedentes romanos del estado de excepcion (iustitium, senatus consultum ultimum (65), Agamben recuerda las dificultades de los juristas para definir la auctoritas y subraya, con Andre Magdelain, que la auctoritas no se basta a si misma, que supone una actividad extrana que ella valida, autorizando o ratificando (66). La auctoritas es una <<potencia que acuerda la legitimidad[mucho mayor que] (Magdelain) y parece actuar como una fuerza que reactiva la potestas, pero tambien la suspende (en los casos de <<estado de excepcion[mucho mayor que]). Es decir, la auctoritas condiciona el derecho, pero no rige formalmente como derecho. Ejemplos que pone Agamben son el iustitium, que implica la suspension del orden juridico, y el interregnum, en el que (nuevamente en terminos de Magdelain) <<la constitucion se encuentra en suspenso[mucho mayor que] por la muerte o abdicacion de los consules y entonces, auspicia ad patres redeunt, <<los auspicios vuelven a los patres[mucho mayor que], y estos--los senadores patricios, segun se acepta habitualmente--proceden a elegir un primer interrex que abre el camino para salir de la acefalia (67).

Los patres--interpreta Agamben--pueden reactivar la potestas vacante, no por un poder recibido del pueblo o de un magistrado, sino por una condicion personal: su auctoritas, precisamente. Del mismo modo se puede entender la auctoritas de Augusto. Apunta el filosofo que el fundador del Imperio pretendio tambien ser considerado optimi status auctor, donde auctor no tiene el sentido de <<fundador[mucho mayor que], sino el de [mucho menor que]garante[mucho mayor que]. Con Magdelain, nuevamente, el termino remite a la idea de transferencia de la res publica: Augusto seria el auctor de los derechos devueltos al pueblo y al Senado en la ocasion ya recordada:
   Si Augusto recibe del pueblo y del senado todas las magistraturas
   (sic), la auctoritas esta ligada en cambio a su persona y lo
   constituye como auctor optimi status, como aquel que legitima y
   garantiza toda la vida politica romana.


De esta manera, el Principado es, no una magistratura, sino una forma extrema de la auctoritas (68). Agamben sostiene la continuidad de la auctoritas principis con los conceptos aplicados en su dia a Mussolini y a Hitler (69), asi como con el concepto weberiano de <<carisma[mucho mayor que], y, desde luego, con el <<estado de excepcion[mucho mayor que].

Auctoritas suele tener una connotacion ideal--o <<ideologica[mucho mayor que]--y por ello son muchos los autores que preferirian dejarla de lado para atenerse a la sola potestas--el poder, que es siempre un hecho--o, simplemente, hablar de dominatio. El famoso pasaje de Res Gestae 34.3 puede ser entendido, entonces, como la idealizacion, por el propio Augusto, de su situacion de poder. Como vemos, Agamben invierte las perspectivas: segun el, en tanto potestas tiene una connotacion juridica--y Mommsen hubiera estado de acuerdo--., auctoritas es <<anomica[mucho mayor que] y <<metajuridica[mucho mayor que]. A partir de estas ideas, sin embargo, seria mas facil entender la auctoritas de Augusto como fundamento de su poder y del sistema que, finalmente, construyo. La auctoritas, asi entendida, es el verdadero <<poder constituyente[mucho mayor que], nocion que siempre ha sido problematica para los autores que han tratado del tema del origen del Principado.

No es la <<constitucion[mucho mayor que], a la que el princeps se apega o de la que se distancia, en mayor o en menor grado; es ese poder, implicito en su auctoritas y confundido con ella, lo que le permite clausurar el ciclo de guerras civiles y rem publicam constituere. La auctoritas de Augusto es el poder constituyente, para la Revolucion o para la Contrarrevolucion.

doi: 10.15691/07176864.2014.001

Articulo recibido: 13 de enero de 2014

Articulo aprobado: 20 de febrero de 2014

Bibliografia

Fuentes primarias:

Brunt, P.A, /Moore, J.M. (ed.) (1967): Res Gestae Divi Augusti: the Achievements of the Divine Augustus. Oxford University Press, 1967.

Cooley, Alison E. (2009): Res Gestae Divi Augusti. Text, Translation, and Commentary. Cambridge University Press, New York, 2009.

Fuentes secundarias:

Adcock, Frank E. (1934): <<The Achievement of Augustus[mucho mayor que], en Cook, S.A., Adcock, F.E., Charlesworth, M.P.: The Augustan Empire 44 B.C.--A.D. 70, CAH (1a ed.), Cambridge, 1966 (1934), pp. 583-606.

Agamben, Giorgio (2005): Estado de excepcion. Adriana Hidalgo Editora, Buenos Aires, 2004, 2005.

Alfoldy, Geza (1993): <<Two Principes: Augustus and Sir Ronald Syme[mucho mayor que]; en Athenaeum vol, 81 1993 Fasc. 1, pp. 101-122.

Altheim, Franz (1961): Historia de Roma. Uteha, Mexico, 3 vs., 1961-1964 (Romische Geschichte. 3 vs., de Gruyter, Berlin 1948-1958).

Crook, John A.(2008): <<Augustus: power, authority, achievement[mucho mayor que], en Bowman, A.K., Champlin, E., Lintott, A.: The Augustan Empire 43 B.C.--69 A.D., CAH (2a ed.), vol. X, Cambridge University Press, 1996 (2006, Cambridge Histories Online, 2008), pp. 113-146.

Eck, Werner (2012): The Age of Augustus. Blackwell, Malden (MA), 2007, 2012 (Munchen, 1998).

Eder, Walter (1993): <<Augustus and the Power of Tradition: The Augustan Principate as Binding Link between Republic and Empire[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, 1993.

Ernout, A. & Meillet, A.: Dictionnaire Etymologique de la Langue Latine. Histoire des mots, Paris, Klincksieck, 1959 (4a ed.).

Ferrary, Jean-Luis (2001): <<A propos des pouvoirs d'Auguste[mucho mayor que], Cahiers Glotz, Xll, 2001, p. 101-154

Ferrero, Guglielmo (1907): Grandeur et decadence de Rome. Paris, t. IV. 1907; t. V, 1902 (=Grandezza e decadenza di Roma, 5 v., Milano, 1901-1907).

Galsterer, H.: <<A Man, a Book, and a Method: Sir Ronald Syme's Roman Revolution after Fifty Years[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, 1993.

Linderski, J.: <<Mommsen and Syme: Law and Power in the Principate of Augustus[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, 1993.

Lintott, Andrew (2009): The Constitution of the Roman Republic, Oxford 2009 (1999).

--(1968): Violence in Republican Rome, Oxford, 1968.

Magdelain, Andre: lus Imperium Auctoritas. Etudes de Droit romain, Ecole Francaise de Rome, Roma, 1990.

Meier, Christian: <<C. Caesar Divi filius and the Formation of the Alternative in Rome[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, 1993.

--Caesar. A Biography. Basic Books, New York, 1996 (1982).

Meyer, Eduard (1955): <<El emperador Augusto[mucho mayor que], en El historiador y la Historia Antigua. Estudios sobre la Teoria de la historia y la historia economica y politica de la Antiguedad. Fondo de Cultura Economica, Mexico, 1955, pp. 359-400 (= Kleine Schriften zur Geschichtstheorie und zur wirtschaftlichen und politischen Geschichte des Altertums, Halle, 1910).

Mommsen, Th. (1891): Le droit public romain, t. VII. Le peuple et le Senat. Paris, 1891 (= Romisches Staatsrecht, III, 2, Burgerschaft und Senat, Leipzig, 1887-1888).

--(1894): Le droit public romain. t. IV. Les magistratures, Paris, 1894 (=Romisches Staatsrecht, 2, I, Leipzig, 1887-1888).

--(1896): Le droit public romain. t. V. Le principat. Paris, 1896 (=Romisches Staatsrecht, II, 2, Leipzig, 1887-1888).

--(1942): Compendio del derecho publico romano. Buenos Aires, Impulso, 1942 (=Abriss des romischen Staatsrechts, Leipzig, 1893; 1963).

Raaflaub, Kurt A. & Toher, Mark (ed.): Between Republic and Empire. Interpretations of Auguste and His Principate. University of California Press, Berkeley & Los Angeles, 1993 (1990).

Raaflaub, Kurt A. & Samons Il, Loren J.: <<Opposition to Augustus[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, 1993.

Robertson, Erwin (2002): <<Las posibilidades del poder. Agripa y Mecenas[mucho mayor que], en AA.VV., Querer--Poder--Deber en la Antiguedad, Santiago, Universidad Metropolitana de Cs. de la Ed., 2002, pp. 189-214.

Salmon, E.T. (1956): <<The Evolution of Augustus' Principate[mucho mayor que], en Historia: Zeitschrift fur Alte Geschichte, Vol. 5, No. 4 (Nov., 1956), pp. 456-478.

Schmitt, Carl (1982): Teoria de la Constitucion. Alianza Ed., Madrid, 1982 (Verfassungslehre, 1928).

Stuart Jones, H. (1934): <<Senatus Populusque Romanus[mucho mayor que], en Cook, S.A., Adcock, F.E., Charlesworth, M.P.: The Augustan Empire 44 B.C.--A.D. 70, CAH (Ia ed.), Cambridge, 1966 (1934), pp. 159-81.

--(1934): <<The Princeps[mucho mayor que], en Cook, S.A., Adcock, F.E., Charlesworth, M.P.: The Augustan Empire 44 B.C.--A.D. 70, CAH (ia ed.), Cambridge, 1966 (1934), pp. 12758.

Syme, Ronald (1939): The Roman Revolution. Oxford University Press, 2002 (1939).

Wells, Colin (1984): The Roman Empire, Fontana, Glasgow, 1984 (1988).

Yavetz, Z (1993): <<The Personality of Augustus: Reflections on Syme's Roman Revolution[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, 1993.

* Una version de este trabajo se leyo en la Jornada de Humanidades: <<El Mundo Clasico y su trascendencia en la actualidad[mucho mayor que], Universidad de Santiago de Chile, 17-19 de Junio de 2013.

(1) Res Gestae Divi Augusti, 34.1

(2) Aureus del 28 aC, en el British Museum (BM CM 1995.4-1.1).

(3) Veleyo Paterculo, Historia Romana 2.89.3. Sin embargo, algunos contemporaneos de Augusto, como Nicolaos de Damasco y Estrabon, podian tener otra impresion: cf. E.T. Salmon, <<The Evolution of Augustus' Principate[mucho mayor que], Historia: Zeitschrift fur Alte Geschichte, Vol. 5, No. 4 (Nov., 1956), p. 458.

(4) Tacito, Annales 1.2: munia senatus magistratuum legum in se trahere, <<(Augusto) se arrogo las funciones del Senado, de los magistrados, de las leyes[mucho mayor que]. Casio Dion 53.17.1: a)kribh\j monarci/a kate/sth, [mucho menor que]se establecio estrictamente una monarquia[mucho mayor que]. Sobre el problema del poder en la perspectiva de Casio Dion, cf E. Robertson, <<Las posibilidades del poder. Agripa y Mecenas[mucho mayor que], en AA.VV., Querer-Poder-Deber en la Antiguedad, Santiago, Universidad Metropolitana de Cs. de la Ed., 2002, pp. 189-214.

(5) Res Gestae, Ibid.

(6) Augusto siguio ejerciendo el consulado, continuamente, hasta el 23. El 27 recibio un imperium acotado a las provincias militarmente mas importantes (Casio Dion 53.12)--considerado tradicionalmente, desde Mommsen, un imperium 'proconsular'--y el 23, la tribunicia potestas, segun Tacito un nombre para ejercer el poder con algun titulo (Annales 3.56).Augusto declaro que no habia aceptado ninguna magistratura contra morem maiorum (Res Gestae 6.1).

(7) R.G. 34.3: post id tempos, auctoritate omnibus praestiti, potestatis autem nihilo amplius habui quam ceteri, qui mihi quoque in magistratu conlegae fuerunt (edicion de A. Cooley Res Gestae Divi Augusti. Text, Translation, and Commentary. Cambridge University Press, New York, 2009).

(8) Cf. infra. <<The rejection of Mommsen's legalistic approach has at times been carried to luxuriant and even ludicrous lengths during the past quarter of a century, and it is not surprising if a reaction should now have set in[mucho mayor que]: Salmon op. cit., p. 456. <<Earlier generations of scholars have been unduly concerned about 'the constitutional position of Augustus'. This is a legacy of the nineteenth--and early twentieth--century obsession with constitutional forms and constitutional history[mucho mayor que]; C. Wells, The Roman Empire, Fontana, Glasgow, 1984, p. 54.

(9) Cf. G. Acamben, Estado de excepcion. Adriana Hidalgo Editora, Buenos Aires, 2004, 2005, infra.

(10) Mommsen Le droit public romain. t. IV, Paris, 1894, pp. 434-67; id., Compendio del derecho publico romano. Buenos Aires, Impulso, 1942, pp. 260-61.

11 Id., 1942, p. 263. Discusion sobre el tipo de poder que estaba ejerciendo entonces Octaviano, si el triunviral (que, estrictamente, habria expirado en 33 aC) o algun poder de hecho: id. 1894, pp. 444-45.

(12) Cf. n. 4.

(13) Mommsen, 1896, p. 4.

(14) Ibid., pp. 5-6.

(15) Ibid., Le droit public romain, t. VII. Paris, 1891, pp. 484-485.

(16) Ibid., pp. 495-96. Mommsen observa que la expresion Senatus PopulusqueRomanus adquiere pleno uso durante el Principado: id., pp. 489-91. El historiador detalla (Ibid.) los poderes que conserva el Senado, incluyendo su participacion (formal) en la nominacion y deposicion de un emperador.

(17) <<L'idee de competence fixe, qui est l'essence de la magistrature republicaine, recoit dans le principat une telle extension qu'il n'y a pas, en fait, une grande distance entre une pareille limitation et l'absence de limites[mucho mayor que]; 1896, p. 4

(18) Ibid. 1942, pp. 265-66, y 1896, pp. 6 y ss. Desde luego, Mommsen aborda el problema de la exencion de la ley; precisamente porque se reconocian sujetos a las leyes, los principes de la casa Julia se han hecho dispensar por el Senado de prescripciones de derecho privado; el principio princeps legibus solutus est (Ulpiano) se adopto en el derecho imperial posterior en el sentido que si un acto juridico del emperador contradecia leyes vigentes, se entendia que comportaba la dispensa de las mismas; Ibid., pp. 7-10 y n. 3 p. 8.

(19) Ibid., 1942, p. 277.

(20) Ferrero Grandeur et decadence de Rome. Paris, t. IV. 1907, pp. 272, 279-80; V, 1902, pp. 133-40.

(21) MEyER <<El emperador Augusto[mucho mayor que], en El historiador y la Historia Antigua. Estudios sobre la Teoria de la historia y la historia economica y politica de la Antiguedad. Fondo de Cultura Economica, Mexico, 1955, p. 363.

(22) Id., p. 383. Meyer, en oposicion a las tendencias de la historiografia de la epoca a subrayar factores generales, destacaba la relevancia de la personalidad de Augusto, y asimismo queria comprender su obra como un <<proceso de desarrollo[mucho mayor que], mas que detenerse en los resultados del mismo: id., pp. 361, 365.

(23) Ibid., pp. 373-74.

(24) Ibid., pp. 384-392.

(25) Ibid., p. 398.

(26) Ibid., p. 400.

(27) Stuart Jones, <<The Princeps[mucho mayor que], en S.A.Cuok, F.E. Adcock, M.P. Charleswurth: The Augustan Empire 44 B.C.-A.D. 70, CAH1, Cambridge, 1966 (1934), p. 129.

(28) Id., <<Senatus Populusque Romanus[mucho mayor que], en Cook, Adcock, Charlesworth: The Augustan Empire 44 B.C.-A.D. 70, CAH1, Cambridge, 1966 (1934), pp. 160-161. Si en el curso de la historia hubo momentos en que las legiones o los pretorianos impusieron su voluntad al Senado, esos hechos fueron claramente extra-constitutional, y evidentemente no contemplados por Augusto como parte de su sistema, precisaba Stuart Jones (Ibid.).

(29) Adcock, <<The Achievement of Augustus[mucho mayor que], en Cqqk, Adcock, Charleswqrth: The Augustan Empire 44 B.C.A.D. 70, CAH1, Cambridge, 1966 (1934), p. 587.

(30) Ibid., pp. 589-90. Si la potestad tribunicia era una comision, observa el autor, no era facil ver [mucho menor que]how any alternative commission to anyone else was possible[mucho mayor que]. El gobierno de las provincias era tal, [mucho menor que]that the only practicable alternative to one princeps was another[mucho mayor que]; Ibid.

(31) SyME The Roman Revolution. Oxford University Press, 2002 (1939), pp. vii y 7.

(32) Ibid., p. 2. En las paginas de R. R. Augusto suele ser descrito como <<a chill and mature terrorist[mucho mayor que] (191), <<the military and monarchic demagogue[mucho mayor que] (337), <<he was capable of dissimulation and hypocrisy, if ever a statesman was[mucho mayor que] (454), <<for power he had sacrificed everything[mucho mayor que] (524). Pero: [mucho menor que]in his ambition he had saved and regenerated the Roman People[mucho mayor que] (524).

(33) Cf. Kurt A.Raaflaub / Mark Toher (ed.), Between Republic and Empire. Interpretations of Auguste and His Principate.University of California Press, Berkeley & Los Angeles, 1993 (1990) pp. xiv-xv. En 1937-38 la Italia mussoliniana celebro el bimilenario de Augusto: cf CooLEy op. cit., pp. 51-55. Algunos historiadores alemanes aplicaban el concepto de Fuhrer al princeps: Wilhelm Weber, Princeps (Stuttgart, 1936) y Werner Schurr, Augustus (Lubeck, 1934), cit. en Raaflaub & Toher op. cit., pp. 3, 27 y 43.

(34) SyME, pp. vii, 3, 7. <<What is commonly called the'Rechtsfrage', and interminably discussed, depends upon a 'Machtfrage'[mucho mayor que]: p. 48 n. 1.

(35) Cf E. Robertson, Prosopografia y Revolucion. La 'Revolucion romana' de Ronald Syme, en Corti, P. et al. (ed.), ?Que hace el historiador? Vina del Mar, Universidad Adolfo Ibanez (por publicarse).

(36) Syme, pp. 2-3.

(37) Ibid., pp. 3-4.

(38) Ibid., pp. 321-23.

(39) Ibid., cap. xxiii, pp. 331 y ss. <<The two pillars of his rule, proconsular imperium and the tribunician powers, were the Revolution itself--the Army and the People[mucho mayor que]; Ibid., p.337.

(40) Altheim, Historia de Roma. Uteha, Mexico, 3 vs., 1961-1964.

(41) La reconstruccion de Res Gestae 34.1 hecha por Mommsen daba la lectura potitus rerum omnium, que es la que sigue Altheim. La nueva reconstruccion, potens (supra, n. 5 y Cooley op. cit., p. 257-58), da un valor concesivo a la frase, segun Cooley (<<although by everyone's agreement I had power over everything[mucho mayor que], Ibid.). Sin embargo, esto no afecta el planteamiento de Altheim (cf. otra traduccion y comentario en PA. Brunt / J.M. Moore Res Gestae Divi Augusti: the Achievements of the Divine Augustus. Oxford University Press, 1967).

(42) VELEyo 2.89.1: <<recibido por todos los hombres, de todas las edades y de todos los ordenes[mucho mayor que].

(43) T. Livio 3.34.5.

(44) Ibid., 5.46.7. Otro ejemplo citado por Altheim, Livio 5.46.7.

(45) Altheim, 2, p. 158.

(46) Ibid. pp. 159-60. Para la relacion etimologica augustus--auctoritas Altheim se remite a Jean Beranger, Recherches sur l'aspect ideologique du principat (Basilea, 1953).

(47) Raaflaub & Toher, op. cit. pp. xv-xvi.

(48) Cf. H. Galsterer <<A Man, a Book, and a Method: Sir Ronald Syme's Roman Revolution after Fifty Years[mucho mayor que]; Z. Yavetz, <<The Personality of Augustus: Reflections on Syme's Roman Revolution[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, op.cit.

(49) Yavetz, op. cit., passim y p. 41.

(50) C. Meier, <<C. Caesar Divi filius and the Formation of theAlternative in Rome[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, op. cit. Cf. Meier, Res publica amissa (Wiesbaden, 1966), donde el autor elabora el concepto de <<crisis sin alternativa[mucho mayor que] como diagnostico de la epoca final de la Republica, e id., Caesar. A Biography. Basic Books, New York, 1996 (1982).

(51) W. Eder, <<Augustus and the Power of Tradition: TheAugustan Principate as Binding Link between Republic and Empire[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, op. cit., p. 80.

(52) Eder, passim. Ver tambien Raaflaub y L.J. Samons, <<Opposition to Augustus[mucho mayor que], en Raaflaub & Toher, op. cit. p 80.

(53) J.A. Crook <<Augustus: power, authority, achievement[mucho mayor que], en A.K. Bowman, E. Champlin, A.Lintott: The Augustan Empire43 B.C.--69 A.D., CAH2, vol. X, Cambridge University Press, 1996 (2006), p. 70.

(54) Ibid., p. 73.

(55) Ibid., pp. 76-79 y 118.

(56) Ibid., pp. 113-14.

(57) Ibid., p. 117, citando a Hopkins, Conquerors and Slaves. Sociological Studies in Roman History, 1978.

(58) Crook tiene que abordar el problema de la lex de imperioVespasiani, que implicaria que ya a Augusto habia sido reconocido un poder discrecional, de una vez por todas. A su juicio, este testimonio no prevalece contra la idea, contenida en Casio Dion, del otorgamiento sucesivo de poderes particulares. La formula princeps legibus solutus, si aplicada a Augusto, reconocidamente se refiere a las leyes sobre la familia: Ibid., pp. 118-121.

(59) Id., p. 121.

(60) W. Eck, The Age of Augustus. Blackwell, Malden (MA), 2007, 2012 (Munchen, 1998), pp. 47-8.

(61) Ibid., pp. 53-4. Es importante la observacion de que, aunque ha sido comun, siguiendo a Casio Dion y a Mommsen, creer que Augusto recibio entonces un imperium proconsular, ello no era necesario. Le bastaba el imperium que ya tenia como consul para gobernar las tres provincias que le fueron asignadas. Eck apunta que Augusto tuvo el imperium proconsular cuando renuncio al consulado el 23. Una recientemente descubierta inscripcion de Espana menciona entre sus titulos el de proconsul; id. p. 64.

(62) Ibid., pp. 86-87 y 120.

(63) Como ha mostrado Carl Schmitt, la cuestion del <<poder constituyente[mucho mayor que] solo se plantea con la Revolucion Francesa: Schmitt Teoria de la Constitucion. Alianza Ed., Madrid, 1982, pp. 93-99.

(64) Agamben op. cit., pp. 23 y ss., 154-158.

(65) Ibid., pp. 85 y ss. El senatus consultum ultimum de la tardia Republica ha sido considerado generalmente el equivalente de un <<estado de excepcion[mucho mayor que], pero ello no hace unanimidad entre los especialistas. Cf. A. Lintutt, The Constitution of the Roman Republic, Oxford 2009, pp. 89-93, e id., Violence in Republican Rome, Oxford, 1968, pp. 153-159. Sobre el iustitium, Ibid. Menos evidente aun es el caso del interregnum (infra).

(66) En el ambito del derecho privado, la auctoritas (auctorfio) es la validacion de un acto juridico que en si mismo no es valido por provenir de un incapaz; o la garantia otorgada al adquirente de la propiedad. En el derecho publico, la auctoritas patrum es la ratificacion por los Patres de un voto de los comicios. Cf A. Magdelain, Ius Imperium Auctoritas, Ecole Francaise de Rome, Roma, 1990, passim, y Ernout & Meillet, Dictionnaire Etymologique de la Langue Latine, Paris, 1959, s.v. augeo--es, auxi, auctum, augere).

(67) Agamben, pp. 137-145. Magdelain emplea expresiones como <<la constitution est en suspens[mucho mayor que], <<la Republique est en somneil[mucho mayor que], <<le droit republicain est momentanement aboli, seul le droit sacre s'applique[mucho mayor que], refiriendose al periodo de interregnum, pero, por cierto, sin las implicaciones de Agamben (Magdelain, op. cit., pp. 357, 359).

(68) Agamben, pp. 148-150 y 145. Agamben cita tambien a Magdelain, Auctoritas principis (Paris, 1947).

(69) <<Las cualidades de Duce o de Fuhrer estan inmediatamente ligadas a la persona fisica y pertenecen a la tradicion biopolitica de la auctoritas y no a la juridica de la potestas[mucho mayor que] (Agamben, p. 151). El autor alude a los trabajos de la epoca sobre la Fuhrung o Fuhrertum, pero hubieran convenido mas a su tesis la obras de W. Weber o de W. Schurr sobre Augusto (vid. n. 33), que no cita.

Erwin Robertson R. *

Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educacion, Santiago

* Profesor de Historia Antigua Universidad Metropolitana de Cs. De la Educacion, Licenciado en Ciencias Juridicas y Sociales. E-mail: erwinrob@yahoo.es
COPYRIGHT 2014 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Robertson R., Erwin
Publication:Intus-Legere Historia
Article Type:Report
Date:Aug 31, 2014
Words:8880
Previous Article:Algunas reflexiones sobre el periodico "El Sheik" en Costa Rica.
Next Article:La perdida de Espana: el topico de la lamentacion y el sentido providencial en la Cronica Mozarabe del 754.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters