Printer Friendly

El pasado que no pasa: Cortocircuitos en las politicas de la memoria en Croacia.

The past that does not happen: Short-circuits in the politics of memory in Croatia

Desde que las fuerzas especiales de la policia croata tocaron la puerta de un anciano residente en Karlovac (ciudad cercana a Zagreb), la relacion de Croacia con su propio pasado, en algo, ha cambiado. De hecho, aquel senor de 91 anos es Josip Boljkovac, un ex partisano, responsable, desde 1945, de la Ozna (Odjel za zastitu naroda, Policia Secreta yugoslava), figura importante del Partido comunista croata y, finalmente, en 1990, Ministro del Interior de la Croacia de Franjo Tudman. Fue acusado de haber ordenado, como responsable de la Ozna, el asesinato de 21 civiles de Duga Resa en la primavera de 1945. Sin embargo, no es casual que la eleccion de llevar a cabo la detencion de Boljkovac, el 2 de noviembre de 2011, haya coincidido con el inicio del mayor proceso por corrupcion en la historia reciente croata, el cual, involucraba al ex primer ministro Ivo Sanader y al ex jefe de partido, fundado por Tudman, la Hdz (Hrvatska demokratska zajednica, Union Democratica Croata). (1)

A traves de este marginal, pero revelador acontecimiento, se condensan en un enredo, casi indisoluble, los nudos de la historia y de la memoria como del pasado y del presente de Croacia. Para empezar a desatar este nudo, que implica inevitablemente a la esfera politica, es imposible no retornar a la experiencia historica que todavia influye--en diferentes formas, pero, de igual modo omnipresente--en la escena publica europea: la Segunda Guerra Mundial con sus multiples y persistentes legados. No obstante, el caso croata, como el de muchas de las republicas de la ex Yugoslavia, fue influenciado, o mejor, fue drasticamente redefinido por las guerras de los anos noventa.

En un sentido muy general, Yugoslavia--como una gran parte de Europa (Castellano y Franzinetti, 2008; Traverso, 2010)--ha basado la memoria publica de la Segunda Guerra Mundial sobre un doble fundamento: el olvido de las experiencias mas controvertidas y la glorificacion de la lucha partisana. (2) Por un lado, la imagen de la guerra implicaba la exclusion o remocion de algunos aspectos de esta, que en la posguerra podian romper o disgregar la idea de la "hermandad y unidad" de los pueblos yugoslavos. Estos aspectos tenian que ver con las diversas formas de colaboracionismo que surgieron despues del ataque aleman en abril de 1941: el caso del Estado independiente croata (Nezavisna drzava Hrvatska, Ndh), comandado por Ante Pavelic con apoyo de Hitler y de Mussolini, fue sin duda el ejemplo mas notable de aquel colaboracionismo. Por otro lado, la exaltacion de la lucha partisana se dirigia--en una forma especificamente yugoslava--al papel decisivo del movimiento de liberacion interno, a diferencia de los otros paises de la Europa centro-oriental, en los que la derrota de las fuerzas del Eje fue principal o casi exclusivamente dirigida por la Armada Roja.

Si bien en cierto que la memoria publica croata, en el marco yugoslavo, se ha caracterizado por tener fuertes analogias con las de otros paises europeos, tambien es cierto que despues de los acontecimientos de 1989-1991 la misma memoria publica croata, ahora en la base de las instituciones del estado soberano, ha tenido una relacion mas complicada y menos homogenea con las tendencias politico-culturales del resto de Europa. En general, en Croacia como en otras partes, se puede afirmar, con Judt, que la "historia escrita por los vencedores" ha sido sustituida por la "historia escrita por las victimas". En lo particular, el caso croata, a pesar de ser signado como la excepcionalidad yugoslava en la Guerra Fria, puede ser abordado junto con los procesos de formacion de los nuevos estados nacionales, o bien, de restauracion de la soberania nacional respecto al control sovietico, que, desde 1990, han marcado el panorama politico en Europa centro-oriental. Por el contrario, se puede sostener que la memoria croata (como la de las otras Republicas ex yugoslavas) fue remodelada por la disolucion de Yugoslavia y por la experiencia de la guerra de 1991 a 1995.

La memoria publica en la Croacia de Tudman

Las politicas de la memoria de la Croacia de los anos Noventa han pasado a traves del papel y la mediacion de Tudman, "el padre de la patria"; sin embargo, estas se refieren a aspectos o experiencias politico-culturales en parte preexistentes. La construccion de la nueva identidad croata, de la cual la reelaboracion de la memoria publica hizo parte, fue de hecho la cristalizacion de tres orientaciones profundamente diferentes y articuladas en momentos sucesivos: la experiencia del Estado independiente croata y la herencia politica ustasa desde 1941; los acontecimientos de la "Primavera croata" de 1971 y su legado nacionalista; la eleccion del sistema pluripartidista y la disposicion para la formacion de una nueva entidad estatal no solo por parte de los nacionalistas del Hdz a partir de 1990-1991.

El comun denominador de estas tres orientaciones era la voluntad de construir un Estado "puramente croata". No es casual que fuera casi obvio, incluso sin graves implicaciones, recurrir (en el transcurso de 1990) al ejemplo de otra experiencia previa de construccion del Estado independiente croata, como la de 1941, ignorando, mas o menos deliberadamente, sus vinculos con la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini, asi como su papel en las politicas de exterminio en contra de las poblaciones no croatas de la zona. De aquella experiencia surgio todo un simbolismo impregnado de referencias al pasado ustasa, como por ejemplo la recuperacion de la moneda (la Kuna) y la bandera nacional (sahovnica). (3) Ademas, como veremos mas adelante, una parte de la nueva toponimia hacia referencia a figuras prominentes pertenecientes al Estado independiente croata. Finalmente, la nueva lengua croara tendia a retomar el lexico corriente de la epoca del Ndh, que habia caido en desuso durante el periodo de la posguerra bajo el dominio yugoslavo.

Por otro lado, este nuevo idioma derivaba de la obsesion por la pureza de la lengua nacional, que habia animado la "Primavera croata" (4) de 1971 y que habia sido la base de la consecuente explosion nacionalista. Este idioma se distanciaba de la lengua oficial (el serbo-croata o el croata- serbo), el que se habia propuesto como forma de comunicacion general entre los diferentes pueblos yugoslavos. En el ambito de la "Primavera croata", de la que hicieron parte destacados exponentes de la politica, una de las figuras de renombre fue la del futuro presidente de la Republica Tudman, el cual habia sido arrestado y encarcelado. No es causal entonces que en 1990-1991 se dieran numerosas referencias a 1971, como una forma de legitimacion de las reivindicaciones nacionales: en particular, las vicisitudes de Tudman tendian a reescribir, a posteriori, el destino de una comunidad nacional entera, encarnando, en la figura de su lider, un camino de martirio y de redencion, de opresion y de liberacion. (5)

La redefinicion de la identidad nacional, que encontraba en la construccion de una nueva memoria publica uno de sus momentos esenciales, era parte integral del proceso de formacion del nuevo Estado nacional. Sobre este terreno el caso croata no se puede comparar con las experiencias de los otros paises de Europa centro oriental, que en aquellos anos tambien enfrentaron problemas similares. Si embargo, no se puede olvidar la especificidad de un Estado, como el croata, el cual promovia sus reivindicaciones nacionales dentro de una sociedad multietnica: si hasta 1990 las diferentes comunidades nacionales estaban tuteladas por el mismo estatus de pueblo, (6) consagrado en las constituciones yugoslavas anteriores (en particular por la ultima Constitucion de 1974), las cosas cambiaron rapidamente despues de ese momento. De hecho, con la Constitucion del 22 de diciembre de 1990, Croacia se convirtio oficialmente en un Estado nacional, en el que el estatus de "pueblo" le pertenecia solo a los croatas, en tanto que los serbios quedaron reducidos a la condicion de minoria nacional, perdiendo, de este modo, el anterior estatus de "pueblo constitutivo" (konstitutivni narod) garantizado por la Constitucion yugoslava (Jovic#, 2009).

Precisamente este pasaje de la redefinicion del concepto de "pueblo" fue la base del posterior conflicto. De hecho, para los croatas no solo se trataba de crear un nuevo Estado nacional, del cual estos serian el unico pueblo constitutivo, sino, y sobre todo, de "reequilibrar" sobre bases puramente etnicas (a traves de despidos) la presencia del componente serbio en todas las esferas de la vida publica del pais (policia, educacion, administracion pubica, roles gerenciales y, de manera general, en la elite politica, economia e intelectual), incluso donde estos constituian (numerica y etnicamente) una mayoria.

Por este motivo, los materiales de la nueva memoria nacional se filtraron a traves de un doble criterio de integracion y exclusion. (7) El primero se referia a la memoria de la experiencia del Estado independiente croata, que fue recuperada al interior de la nueva memoria post-1990; el segundo se vinculaba con el pasado comun yugoslavo, en el cual los serbios de Croacia eran percibidos como una expresion residual, que debia ser eliminada. Estos dos criterios se tradujeron, en primer lugar, en la remodelacion de la toponimia de la ciudades croatas, llevando a la eliminacion de nombres y de calles que hacian referencia a la herencia yugoslava o antifascista, o bien, a la cultura y la politica serbia. Uno de los ejemplos mas llamativos tuvo como teatro una de la plazas principales de Zagreb, que, en septiembre de 1990, de "Plaza de las victimas del fascismo" (Trg Zrtava fasizma) paso a llamarse "Plaza de los grandes croatas" (Trg hrvatskih Velikana). Frecuentemente los nuevos nombres de la toponimia croata traian a la luz el pasado ustasa del Estado independiente croata, presente en algunas ciudades hasta la fecha. (8) Del mismo modo, las estatuas y los monumentos antifascistas (alrededor de 3.000) que recordaban las victorias y las victimas de la Segunda Guerra Mundial fueron demolidos, eliminados o danados (Hrzenjak, 2002). (9)

Este conjunto de movimientos politicos y simbolicos, que se vinculaban explicita o implicitamente con el Ndh, alimentaron la ambiguedad de las intenciones de la politica de Tudman: por un lado, a los ojos de los croatas, se vio como una inevitable operacion de legitimacion del nuevo Estado nacional a traves de la referencia de la experiencia estatal anterior, que traducia en realidad el "sueno milenario" de la "nacion croata"; por el otro, a los ojos de la poblacion serbia en Croacia, aparecia como el retorno de las condiciones politicas y culturales que, entre 1941 y 1945, permitieron el asesinato masivo y la destruccion de la comunidad serbia. Las diferentes lecturas que emergieron de la politica del Hdz contribuyeron a ampliar la ruptura ente las memorias nacionales de las dos comunidades, creando las condiciones para un enfrentamiento que pronto se transformaria en armado y que opuso, entre otras cosas, las diferentes representaciones de la Segunda Guerra Mundial. Por el contrario, desprovisto de cualquier ambiguedad ideologica, y excepcional en comparacion con el panorama europeo contemporaneo, fue la sistematica eliminacion de los libros de las bibliotecas, realizada a principio de los anos noventa: libros escritos en serbo-croata o en cirilico (cuyo uso fue oficialmente prohibido), textos escritos por autores serbios o que suscitaban las sospechas de las autoridades por su contenido ideologico (libros con tintes socialistas y marxistas) o pro yugoslavos (se documenta la destruccion de 40.000 copias de la Enciclopedia yugoslava). Con actos demostrativos que no dejaban dudas sobre las intenciones "depurativas" de estas operaciones, muchos de estos libros fueron quemados en las plazas publicas de las ciudades mas pequenas (Kangrga, 30.03.1998; Matvejevic#, 10.11.2001; Lesaja, 2012). (10)

Revisionismo historiografico

Paralelo a la construccion de la nueva identidad nacional, y en funcion de esta, los anos noventa en Croacia tambien estuvieron caracterizados por una ola de revisionismo historico e historiografico. A diferencia de los procesos mas amplios de revisionismo historiografico, que involucraron a muchos de los paises europeos en el curso de los ano ochenta--de los cuales el mas conocido sigue siendo el caso aleman del Historikerstreit (1986-1987)--y que pusieron en el centro del debate algunos temas de la Segunda Guerra Mundial, en el caso Croata el revisionismo historiografico se manifesto mas tarde y funciono-- casi exclusivamente--como elemento constitutivo del nuevo Estado nacional (drzavotvorstvo). (11) En este sentido, diferia del revisionismo historiografico serbio, tanto por los tiempos como por las formas en que se posiciono en la escena politica. De hecho, en Serbia, las primeras obras revisionistas se pueden ubicar en la primera mitad de los anos ochenta (o, incluso, a finales de los anos setenta), alcanzado su cima con la publicacion del conocido "Memorandum" de la Academia de las Ciencias y de las Artes de Belgrado (Srpska Alademija Nauka i Umetnosti, Sanu) en 1986 (Ramet, 2002: 19-21). A partir de los anos ochenta, la intencion de una parte de la historiografia serbia (la revisionista) era mostrar la "predisposicion genocida" (genocidnost) del pueblo croata, (12) retomando, en primer lugar, la experiencia traumatica del campo de concentracion de Jasenovac, donde fueron asesinados decenas de miles de ciudadanos serbios, junto con judios y romanies (entre 1941 y 1945), (13) amplificando desmesuradamente el numero de victimas. El debate historiografico sobre la Segunda Guerra Mundial se reabrio "oficialmente", situandose esta vez--como se observo a traves de la reflexion de Tony Judt-exclusivamente desde el punto de vista de las victimas de ese conflicto. En las antiguas republicas yugoslavas esto significaba, inevitablemente, fortalecer y exacerbar las divisiones nacionales que Tito habia intentado cautelosamente evitar mientras estuvo vivo, reconociendo los riesgos que habria causado una discusion sobre estos temas. De hecho, el fracaso en la elaboracion del duelo de la Segunda Guerra Mundial fue lo que causo las manipulaciones (por una parte del periodismo y de la historiografia "no academica") sobre el numero de victimas, lo que contribuyo a exacerbar las tensiones nacionales a finales de los anos ochenta. (14)

Sin embargo, la historiografia croata, sobre todo la oficial (academica), durante los anos ochenta se mantuvo fuera del debate del revisionismo historiografico y permanecio al margen de los impulsos que, sobre ciertos temas, provenian tanto del exterior--de la "diaspora" fuertemente influenciada por los entornos ustasa y del nacionalismo croata---, como del interior (especialmente desde Serbia), encerrandose en lo que mas tarde se llamo "el silencio" de los academicos croatas (Petrungaro, 2006). Esto creo la posibilidad de llenar este "vacio" con trabajos periodisticos (o pseudohistoricos) de naturaleza nacionalista (y por tanto revisionistas), entre los cuales el mas importante fue, sin dudas, el escrito por Franjo Tudman: La deriva de la realidad historica. El debate sobre la historia y sobre la filosofia de la violencia (Bespuea povijesne zbiljnosti. Rasprava opovijesti ifilozofiji zlosilja), publicado en 1989. (15) Con este libro, Tudman se transformo en el principal promotor del revisionismo historiografico croata, presentandose, por primera vez, como historiador profesional (fue director del Instituto para la historia del movimiento obrero de Zagreb entre 1961-64; en 1965 obtuvo el titulo de doctor en historia, permaneciendo siempre por fuera de los circulos academicos de Zagreb) y despues, como un nuevo lider politico del emergente, (o mejor, reemergente) nacionalismo croata. De hecho, en 1989 se creo el partido Hdz, del cual Tudman seria su lider hasta su muerte (1999), quien a su vez se propuso para las primeras elecciones politicas libres, en la primavera de 1990 como la unica opcion nacional (y nacionalista) (Orlic# a, 2011 y Orlic# b, 2011).

Precisamente esta ambigua superposicion de roles (entre lo historico y lo politico), que se alimentaron mutuamente, caracterizo el trayecto de Tudman y explico su particular "teoria" de las politicas futuras de memoria en Croacia. En su Deriva de la realidad historica Tudman se centro sobre dos elementos principales: el analisis de la violencia--que en ocasiones asumio justificaciones inaceptables para algunas masacres que tuvieron lugar en nombre de la Nacion--y el redimensionamiento del numero de victimas del Estado independiente croata en el campo de concentracion de Jasenovac. Ambos elementos se insertaron en un marco mas amplio de caracter negacionista, cuando no abiertamente antisemita, a partir del lenguaje inequivoco que utilizaba el autor. (16) En realidad, la cuestion judia en el libro de Tudman fue funcional para minimizar los crimenes del Estado independiente croata, lo que representaba en si el verdadero objetivo de su trabajo. De hecho, un parte sustancial del libro se dedica a "desmantelar" una de las piedras fundantes de la memoria publica yugoslava, es decir las 700.000 victimas de Jasenovac. (17) Su conclusion era que "en el campo de Jasenovac perdieron la vida algunas decenas de miles de prisioneros (probablemente 3-4.000), principalmente romanies, luego judios y serbios, e incluso croatas" (Tudman, 1989: 316) invirtiendo, de este modo, el orden (numerico) de las victimas, que eran principalmente serbios.

Durante la campana electoral, en febrero de 1990, Tudman continuo en el camino del revisionismo, recordando en varias ocasiones el pasado del Estado independiente croata, entendido "no solo como una creacion fascista, sino tambien como una expresion de las aspiraciones seculares del pueblo croata en su lucha por un Estado independiente". (18) Como se menciono al comienzo del articulo, justamente la necesidad de crear formas de continuidad con la pasado "nacional" llevo a Tudman a recuperar algunos elemento del pasado de la Ndh (como la moneda, la terminologia militar y burocratica, como las denominaciones de las instituciones estatales), mientras que tomo distancia de su vinculo con el III Reich.

Sin embargo, la estrategia mas eficaz, elaborada por Tudman en el ambito de la construccion de una nueva memoria publica, fue la de la llamada pacificacion de todos los croatas (es decir, de la reconciliacion nacional), tomada en prestamo, de la lectura de las obras de Vjekoslav Maks Luburic# (uno de los principales exponentes de la ustasa, como tambien responsable del campo de Jasenovac), de una idea original de Francisco Franco (Hudelist, 2004). De hecho Luburic, quien habia logrado huir de Yugoslavia al final de la guerra mundial evadiendose de la justicia y de la captura internacional como criminal de guerra, encontro refugio (como Pavelic y otros criminales ustasa) en la Espana de Franco, donde elaboro-- continuaba luchando por la "Croacia independiente"--el concepto de la reconciliacion nacional, mas tarde retomado por el mismo Tudman. Su intencion era superar las divisiones ideologicas al interior del pueblo croata, las cuales habian conducido a la guerra civil durante la Segunda Guerra Mundial y, con ello, reunir a los ustasa y los partisanos (es decir, a sus hijos y nietos) en la lucha comun para la creacion del Estado nacional independiente. Este tipo de estrategia hizo que, a partir de los anos noventa, las politicas de la memoria en Croacia se fundara, simultaneamente, sobre el antifascismo (y sobre el movimiento de liberacion) y sobre el recuerdo (directo o indirecto) del pasado del Nhd (como la ultima formacion de un Estado nacional), que el mismo movimiento de liberacion habia combatido desde 1941 hasta 1945, creando, de esta manera, una especie de cortocircuito en las memorias publicas. Esta aparente esquizofrenia, aunque lineal en su logica nacional, fue particularmente visible en los manuales de historia.

El analisis de los manuales de historia para las escuelas medias y secundarias en Croacia permite observar, por un lado la esencia de lo que puede ser definido como revisionismo historiografico y, por el otro, las modalidades de la construccion de una nueva identidad nacional (Budak, 2004; Koren, 2009). La caracteristica principal es la forma en la que se trata de representar la continuidad (desde el siglo VII) de la "nacion" croata, en la que las dos formas de la Yugoslavia (la monarquica 1918-1941 y la socialista 1945-1990) son representadas como rupturas y discontinuidades, mientras que las otras realidades, narradas como "nacionales", son descritas de modo apologetico y acritico, como en el caso del Estado independiente croata (1941-1945). Las palabras de la historiadora Agneza Szabo, responsable de los manuales de historia croatas, son indicativas:

No se debe olvidar [en los manuales] que la creacion del Estado independiente croata al principio tuvo un gran peso, porque los croatas cultivaban la esperanza y la oportunidad de crear un Estado moderno croata, cosa que es, ademas, su derecho. Por tanto, cuando hablamos del Ndh, no podemos representarlo como un Estado que persiguio a los judios, a los serbios, y tambien a los croatas. Desafortunadamente, esto es cierto y no se puede justificar, pero el Ndh no fue solo esto. Ndh fue un Estado reconocido a nivel internacional, con posibilidades de desarrollo industrial, economico y, sobre todo, cientifico y cultural (Szabo en Vec#ernji list, 01.04.1996).

Junto a las "continuidades nacionales", en los nuevos manuales de historia tambien emerge con claridad la idea de la "pacificacion nacional" promovida por Tudman: se reinstala de este modo el cortocircuito en el cual se exalta, por un lado, las decisiones del Zavnoh (19) y del Avnoj (20)--maxima expresion del poder antifascista en Croacia y Yugoslavia, al frente del movimiento de liberacion--porque se refieren a la creacion de Croacia en los territorios que todavia estan bajo su soberania estatal; (21) mientras que, por el otro lado, se reduce al minimo la descripcion de los crimenes ustasa durante la Segunda Guerra Mundial, poniendo, por el contrario, el acento en los realizados por los cetnici y los partisanos. Estos ultimos, al igual que los "comunistas", se transformaron en una categoria metahistorica (presente hasta nuestros dias), sin una clara identidad nacional, destinada unicamente a representar al enemigo ideologico que es un "otro" respecto al "nosotros", dotado, en vez, de una clara pertenencia nacional. De este modo, algunas figuras historicas--no comparables a los "grandes nombres de la Patria", en lo que respecta a la nacionalidad croata--se transformaron, simplemente, en "comunistas" o "partisanos", mientras que los otros, a pesar de haber sido partisanos y comunistas, son definidos, ante todo, como croatas. (22)

Asimismo, las elecciones lexicales ofrecen indicios relativos a las modalidades de construccion de una nueva narracion historica, basada sobre la idea de continuidad nacional: el termino "ejercito croata" (hrvatska vojska), por ejemplo, es utilizado para describir las formaciones militares croatas en diferentes periodos, registrando en un mismo proceso, sin solucion de continuidad, a las formaciones del Estado independiente croata de la Segunda Guerra Mundial y las de la "guerra patriotica" (Domovinski rat) de los anos noventa. De manera mas general, el proceso de legitimizacion de las elecciones politicas y militares de la Croacia de Tudman paso a traves de la definicion y el uso de representaciones que se referian directamente a las experiencias de la Segunda Guerra Mundial. No es sorprendente, entonces, que en muchos manuales, la misma guerra de los anos noventa sea representada como una pura y simple continuacion de la Segunda Guerra Mundial, en la que los croatas y los serbios tienden a representarse a si mismos como ustasa y c#etnici. Es particularmente llamativa la descripcion del enemigo en los anos noventa como "ejercito Cetnic-Bolchevique" (c#etnic#ko-boljsevic#ka vojska)--definicion con la que se asocian en forma, totalmente antihistorica, los dos irreductibles enemigos del Estado independiente croata en la guerra de 1941-1945. Lo paradojico radica en el hecho que los c#etnici y los comunistas--a los ojos de los croatas de los anos noventa confundidos en una misma categoria--combatieron amargamente entre si, durante toda la Segunda Guerra Mundial.

Conmemoraciones publicas

Muchos caminos (si no todos) de la memoria croata pasan por Bleiburg. De hecho, esta pequena ciudad austriaca fue teatro, en 1945, de un acontecimiento que habia sido eliminado de la memoria yugoslava durante toda la posguerra y que se transformo en foco de atencion publica desde principios de los anos noventa. En aquellos dias--una semana despues de la rendicion del Tercer Reich y de la entrada de las tropas partisanas yugoslavas a Zagreb--los lideres del ejercito del Estado independiente croata, junto con sus familias, se negaron a rendirse, tomando la decision de retirarse hasta la frontera esloveno-austriaca donde se entregarian a los Aliados. Sin embargo, los britanicos rechazaron la oferta de rendicion por parte de la Nhd, bajo el argumento de que los mismos debian rendirse en presencia del ejercito yugoslavo (contra quienes habian combatido en la guerra); a su vez, a este ultimo habia reunido una masa importante de militares y civiles que huian de Croacia--a la que se unieron otras formaciones colaboracionistas (eslovenas, serbias y montenegrinas), buscando la salvacion del previsible ajuste de cuentas--, llevando a cabo algunas ejecuciones sumarias e iniciando las llamadas marchas de la muerte hacia las carceles yugoslavas (Goldstein, 2008). Aunque la mayor parte de las victimas perdio la vida durante las marchas o dentro de las carceles, Bleiburg se convertiria en el centro simbolico de los acontecimientos que vendrian a ejercer una fuerte influencia en la memoria croata. (23)

De hecho, en el periodo yugoslavo, Bleiburg fue el destino de peregrinacion de algunas minorias nostalgicas, que cultivaban un culto memorial semiclandestino, prohibido oficialmente por el Estado. En su mayoria eran veteranos y familiares de combatientes del Estado independiente croata (muchos de ellos pertenecientes a la diaspora croata de la posguerra), que buscaban perpetuar la memoria y salvaguardar su legado. Con los cambios radicales de principios de los noventa, Bleiburg, de lugar de la memoria de unos cuantos, paso a convertirse en el espacio de martirio de toda una nacion, asumiendo un valor claramente politico y publico e instando a la participacion de los mas altos cargos del Estado y de la Iglesia Catolica croata. En cierto modo, la memoria de los eventos de Bleiburg represento un material inmediatamente disponible, para las nuevas instituciones soberanas, para construir la nueva identidad nacional. En las ceremonias publicas que se establecieron desde los anos noventa, la presencia de simbologia ustasa era ampliamente visible, integrandose en la disposicion escenografica de la memoria. En este sentido, los recuerdos de la vieja guerra se mezclaron con las demandas psicologicas y politicas de la nueva guerra, ofreciendo la posibilidad de establecer una conexion profunda, si no una verdadera continuidad entre la una y la otra, a traves de la conmemoracion de los caidos por la patria croata. La memoria de Bleiburg estaba completamente integrada en las intenciones de los que combatian la nueva guerra, para vengar a los caidos de 1945 y para espantar la amenaza de un nuevo "martirio nacional".

En 1995--en ocasion del quincuagesimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial--y, por lo tanto, de Bleiburg--el Parlamento croata proclamo el 15 de mayo dia de la memoria de las victimas croatas caidas en la lucha por la independencia. Un parlamentario, Nedjeljko Mihanovic, explico el significado de esta decision, senalando, una vez mas, que la "croaticidad y el Estado croata se construyeron [...] sobre la base del secular martirio nacional [...] y, de esta manera, la muerte nacional croata se convierte en el inicio de una nueva vida nacional y de un nuevo futuro" (Vjesnik, 16.05.1995).

Paradojicamente, un Estado que, segun la Constitucion, se remitia a la tradicion antifascista ratificaba de este modo la memoria de las "victimas" que eran todo menos antifascistas. En este sentido, desde entonces Bleiburg encarno el mito del martirio nacional, logrando con eficacia--mas no sin serias contradicciones-manipular la conciencia historica de lo que habia ocurrido en 1945; a traves de ese mito, de hecho, los combatientes del Estado independiente croata se transformaron en "victimas", mientras que las figuras de los otros colaboracionistas, involucrados en los mismos hechos, fueron completamente olvidadas. En anos mas recientes, la responsabilidad por la muertes de 1945 se le ha atribuido a un regimen comunista que aun no se habia establecido: las victimas de Bleiburg, en este caso, son retratadas no como las ultimas victimas de la Segunda Guerra, sino como las primeras victimas del naciente regimen totalitario. Con esta superposicion de perspectivas historicas, reconstruidas a posteriori, se trato de acercar a Croacia a los paises de Europa Central, en nombre de la experiencia comun de la opresion comunista, acreditando con ello la pretension de representar un camino de disidencia anticomunista.

Paralelo a la conmemoracion de Bleiburg (y a las de la "guerra patriotica" de los anos noventa), que siguen representando el eje de la identidad nacional, se agrego en el marco de la memoria publica las conmemoraciones de Jasenovac. Sin embargo, estas han tenido un camino mas tortuoso porque era mas dificil de sobreponer sobre la imagen que la nueva Croacia queria dar de si misma. De hecho, como ya se ha mencionado, se trataba de conmemorar a las victimas de ese mismo Estado independiente croata que se celebraba en Bleiburg, reactivando aquel cortocircuito de la memoria del cual se ha hablado en el curso del texto. Durante mucho tiempo, Jasenovac fue relegado a los margenes de la memoria publica, conmemorado (por lo menos en el curso de los anos noventa) casi exclusivamente por asociaciones antifascista y por algunas victimas del campo, con escasa y esporadica presencia politica. Solo despues de la muerte de Tudman y de la transicion al nuevo gobierno de centro-izquierda en el anos 2000, un Primer ministro croata, en este caso Ivica Racan, participo por primera vez (en abril de 2002) de una conmemoracion oficial en Jasenovac. Desde ese entonces y, sobre todo, despues de la eleccion de Stjepan Mesic como jefe de Estado, la atencion sobre Jasenovac se hizo cada vez mas evidente. De hecho, a partir de 2003--cuando fue el primer Presidente del Estado en participar en la conmemoracion publica de Jasenovac--Mesic inauguro una personal batalla politica sustentada exclusivamente sobre valores antifascistas, en clara oposicion a las politicas de Bleiburg. En general, podemos afirmar que, despues de la muerte de Tudman en 1999, se abrio un proceso de lento y progresivo cambio en las politicas publicas en Croacia. Lo que incluyo un especial distanciamiento del pasado ustasa y una reformulacion de la identidad, ratificada--al menos a nivel oficial--por la admision de Croacia en la Union Europea, efectuada en julio de 2013. El ultimo y mas tenaz baluarte de las politicas de los anos noventa esta representado por la Iglesia catolica, la que intenta preservar la identidad nacional tal como la habia concebido Tudman.

No obstante, los esfuerzos realizados en la direccion opuesta, dirigidos a superar no solo las controversias de la Segunda Guerra Mundial, sino tambien las de las politicas de los anos noventa han producido resultados confusos. En particular, la reciente absolucion de los generales croatas por la Corte internacional de la Haya no solo complico el proceso de revision historiografica y el replanteamiento publico de las responsabilidades croatas en las guerra de secesion de Yugoslavia. De hecho, sin dudar del merito de la sentencia, relativa a la acusacion de los crimenes de guerra, en contra de Ante Gotovina y Mladen Markac, no se puede omitir la reaccion de la opinion publica y de la clase dirigente croata, la cual acogio con entusiasmo la noticia de la liberacion de los que son identificados como heroes de la patria, pero que estuvieron a cargo de la operacion militar que condujo, directa o indirectamente, a la drastica reduccion (y casi desaparicion) de la minoria serbia en el territorio croata. (24) En este clima de recuperada unidad y unanimidad nacional (y nacionalista) sera mucho mas dificil lidiar con los hechos que marcaron la constitucion del Estado croata en los anos noventa.

Bibliografia

Budak, N. (2004). Post-socialist historiography in Croatia since 1990, en U. Brunnbauer (Ed.), Re(Writing) History --Historiography in Southeast Europe after Socialism (pp. 128-164). Munster: LIT.

Castellano, C. & Franzinetti, G (2008). Memorie, fonti, giustizia. Dopo la guerra fredda. Quaderni storici. (128).

Goldstein, I & Hutinec, G. (2007). Neki aspekti revizionizma u hrvatskoj historiografiji devedesetih godina XX stoljec#a--motivi, metode i odjeci. Revizija proslosti na prostorima bivse Jugoslavije: zbornik radova, (187-210). Sarajevo: Institut za Istoriju.

Goldstein, I. (2008). Hrvatska 1918-2008. Zagreb: EPH.

Goldstein, I. (2009). Alcune considerazioni sulla storiografia croata: dallo "spirito di partito" al revisionismo degli anni Novanta, Qualestoria, 37(2), 5-29.

Goldstein, S & Goldstein, I.(2011). Jasenovac i Bleiburg nisu isto. Zagreb: Novi liber.

Hudelist, D. (2004). Tudman: biografija. Zagreb, Profil.

Hrzenjak, J. (2002), Rusenje antifasistic#kih spomenika u Hrvatskoj 1990-2000. Zagreb: Savez antifasistic#kih boraca Hrvatske.

Jovic#, D. (2009). Yugoslavia. A State That Withered Away. West Lafayette: Purdue UP.

Judt, T. (2007). Dopoguerra. Come e cambiata l'Europa dal 1945 a oggi. Milano: Mondadori.

Kangrga, M. (30 marzo de 1998). Hrvatski knjigocid. Barbarizam i Renesansa. Feral Tribune.

Koren, S. (2009). Nastava povijestu izmedu historije i pamc#enja. Hrvatski udzbenici povijesti o 1945. godini, en Kultura sjec#anja: 1945. En S. Bosto y T. Cipek (Eds.), Povijesni lomovi i savladavanja proslosti (pp. 239-263). Zagreb: Disput.

Lesaja, A. (2012). Knjigocid. Unistavanje knjiga u Hrvatskoj 1990-ih. Zagreb: Profil.

Matvejevic#, P. (10 de noviembre de 2001). Nasi talebani. Jutarnji list.

Napolitano, G. (10 febrero de 2007). Intervencion del presidente de la Republica Giorgio Napolitano con motivo de la celebracion del "Dia del Recuerdo". Recuperado de: http://presidenti.quirinale.it/elementi/Continua.aspx? tipo=Discorso&key=930).

Orlic#, M. (2011). Il 1989 nello specchio jugoslavo: la "generazione che ha fallito". en A. Panaccione (Ed.), Venti anni dopo (1989-2009) (pp. 155-165). Milano: Unicopli.

Orlic#, M. (2011). Dal postcomunismo al post-jugoslavismo. L'Asssociazione per l'iniziativa democratica jugoslava, en A. D'Alessandri y A. Pitassio (Eds.), Dopo la pioggia. Gli stati della ex Jugoslavia e l'Albania (1991-2011) (pp. 169-185).Lecce: Argo.

Pavlakovic#, v. (2008). Filtrando con il fascismo: l'eredita ustasa e la politica croata negli anni Novanta, en L. Bertucelli y M. Orlic# (Eds.). Una storia balcanica. Fascismo, comunismo e nazionalismo nella Jugoslavia del Novecento (pp. 174-205). Verona: Ombre corte.

Petrungaro, S. (2006). Riscrivere la storia. Il caso della manualistica croata (1918-2004). Aosta: Stylos.

Ramet, S.P. (2002). Balkan Babel. The Disintegration of Yugoslavia from the death of Tito to the fall of Milosevic. Boulder: Westview.

Snyder, T. (2011). Terre di sangue. L'Europa nella morsa di Hitler e Stalin. Milano: Rizzoli.

Traverso, E. (2010). L'histoire comme champ de bataille. Interpreter les violences du XXe siecle. Paris: la Decouverte.

Tudman, F. (1981). Nationalism in contemporary Europe. New York: Columbia UP.

Tudman, F. (1989). Bespuc#a povijesne zbiljnosti. Rasprava o povijesti i filozofij zlosilja. Zagreb: Matica hrvatska.

Ugresic#, D. (2002). Kultura lazi. Zagreb: Konzor.

Zerjavic#, V. (1992). Opsesije i megalomanije oko Jasenovca i Bleiburga. Gubici stanovnistva Jugoslavije u drugom svjetskom ratu. Zagreb: Globus.

Notas

(1) Sobre los hechos vinculados a Boljkovac vease "Jutarnji list", 2 de noviembre de 2011. El 28 de noviembre de 2011, bajo decision de la Corte constitucional croata, Boljkovac fue puesto en libertad, debido a que su arresto fue considerado inconstitucional.

(2) Como ha destacado Tony Judt: "La Europa de la inmediata posguerra fue construida o se fundo sobre una deliberada distorsion de la memoria, sobre el olvido como estilo de vida. Por el contrario, despues de 1989, fue reedificada sobre un exceso compensatorio de memoria: una rememoracion publica institucionalizada como pilastra fundante de la identidad colectiva" (Judt, 2007: 1021)

(3) El tablero de ajedrez (sahovnica) es un viejo simbolo nacional que ha estado presente en los diferentes escudos, tanto antes como despues, del Estado Independiente croata. Sin embargo, la opcion de colocarlo dentro de la bandera nacional en 1990 retomaba un uso impuesto por el Ndh. La continuidad simbolica se atestigua en la reproduccion del tablero de ajedrez con el cuadrado blanco inicial reemplazado, en diciembre de 1990, por el cuadrado rojo inicial (Pavlakovic#, 2008)

(4) Lo que se entiende por "Primavera croata" nace a finales de los anos sesenta como una corriente reformista al interior de la Liga, y que pronto se transformo en un movimiento de masas (Maspok), que asumio cada vez mas caracteristicas nacionalistas, poniendo su atencion en la posicion del pueblo y en la lengua croata dentro de los marcos federales. Las franjas mas radicales del movimiento llegaron a exigir una ampliacion de la Republica croata, incluyendo a los croatas de la Bosnia--Herzegovina, solicitando la admision de Croacia en la ONU, asi como el control directo de la policia y el ejercito. Si bien estas medidas mas extremas no fueron aceptadas, desde 1971 se adoptaron reformas constitucionales, las cuales fueron refrendadas por la Constitucion de 1974, las cuales reconocian una mayor autonomia de las republicas individuales. Los exponentes nacionalistas de la "Primavera croata" (entre ellos Tudman) fueron arrestados.

(5) Es importante recordar el camino de Tudman incluso antes de 1971: combatio como partisano en la Segunda Guerra Mundial, y luego se convirtio en el general mas joven del Ejercito Popular Yugoslavo. A principios de los anos cincuenta se mudo a Belgrado, donde asistio a la Academia Militar. Recien a comienzos de los anos sesenta regreso a Zagreb, donde emprendio el camino de los estudios historicos, convirtiendose en director del Instituto para la historia del movimiento obrero en Croacia (Institut za historiju radnickoga pokreta Hrvatske).

(6) La Constitucion yugoslava reconocia a seis pueblos constitutivos (serbios, croatas, eslovenos, macedonios, montenegrinos y musulmanes) un estatus igual en todas las Republicas, independientemente del hecho de si dentro de cada republica representaran la mayoria o la minoria (vease los articulos 245 y 249 de la Constitucion de la RFSY de 1974). Para los musulmanes bosnios fue acunado el termino Musulman, con letra mayuscula, para definir al pueblo de Bosnia y Herzegovina, incluso si estos no eran necesariamente de fe musulmana.

(7) La escritora croata Dubravka Ugresic ha definido este doble proceso como el "terror del recuerdo" y el "terror del olvido"; "Ambos procesos aparecen en funcion de la construccion del nuevo Estado, de la nueva verdad. El terror del recuerdo es la estrategia con la cual se instaura la continuidad de la identidad nacional (la que se presupone fue interrumpida); el terror del olvido es la estrategia con la cual se quiere destruir la identidad "yugoslava" y la posibilidad de su nueva reconstruccion" (Ugresic#, 2002: 103)

(8) Es el caso de Mile Budak, uno de los principales ideologos del movimiento ustasa, cuyo nombre todavia esta presente en la calles de algunas ciudades croatas (especialmente en Eslavonia), a pesar de la decision del Parlamento croata en 2003 de borrar su nombre de todas las calles dedicadas a el.

(9) Cabe senalar que este fenomeno no afecto a Istria, donde permanecieron intactos casi todos los monumentos, asi como los nombres de las calles y plazas.

(10) Sobre el "libricidio" en Croacia vease el articulo del filosofo M. Kangrga (30.03.1998), quien fue procesado por haber denunciado este fenomeno. Otro famoso intelectual y escritor, Predrag Matvejevic# (10.11.2001), fue procesado y condenado por haber escrito en el diario croata "Jutarnji list"--en el contexto de la guerra estadounidense en Afganistanel articulo Nasi talebani (Nuestros Talibanes), en el que criticaba a algunos escritores nacionalistas por haber fomentado la guerra.

(11) Este termino fue ampliamente usado por la historiografia croata, ya que se considero "menos negativo" que el termino revisionismo. (Goldstein y Hutinec, 2007: 189)

(12) Vease, entre otros, los trabajos de Dobrica C#osic#, Veselin Duretic#, Velimir Terzic#.

(13) Jasenovac es una pequena ciudad sobre el rio Sava donde se ubico, durante la Segunda Guerra Mundial, el comando de todos los campos de concentracion (y exterminio) bajo el control de la Ndh. Comenzo a funcionar inmediatamente despues de la creacion del Estado independiente croata, en el verano de 1941, y se componia de varios campos que desempenaban diferentes funciones: fue el lugar de la muerte de la mayor parte de los serbios y de los romanies (y en parte de los judios), fue el campo de transito para los judios destinados a otros campos de exterminio y campo de trabajo forzado por los croatas antifascistas y opositores politicos. Alrededor de 90.000 personas fueron asesinadas en Jasenovac, en su mayoria serbios, judios y romanies.

(14) Timothy Snyder se refiere al caso serbio: "las guerras de los anos noventa en Yugoslavia comenzaron, en parte, porque los serbios estaban convencidos de que en la Segunda Guerra Mundial varios de sus conciudadanos habian sido asesinados en un numero superior al documentado" (Snyder, 2011: 457)

(15) Este libro estuvo precedido por otra obra suya muy importante: Nationalism in contemporary Europe (1981).

(16) En el texto son comunes las expresiones como "judaismo mundial", "politica judeo-nazi" junto a la banalizacion de los terminos "Holocausto" y "Solucion Final", asi como la presentacion de los judios como verdugos y no como victimas". (Petrungaro, 2006: 276)

(17) Sobre las victimas de Jasenovac existe todavia un debate muy algido. La misma area en la que se ubicaba el campo de concentracion durante la Segunda Guerra Mundial, se encuentra ahora dividida entre dos Estados: a un lado del rio Sava, en el territorio croata, esta la ciudad de Jasenovac (junto al complejo memorial), mientras que al otro lado del rio esta la Republika Srpska (parte de la confederacion de Bosnia y Herzegovina) con su parte museistica. Basta recorrer unos cientos de metros, a ambos lados del rio, para notar las diversas "verdades" de Jasenovac: mientras en la Republica Serbia se sigue proponiendo la cifra de 700.000 victimas (elaborada por la historiografia yugoslava y sostenida, hasta los anos ochenta, por las otras Republicas), en Croacia se decidio hacer tabula rasa--siguiendo las presiones negacionistas y revisionistas de los anos noventa--y reiniciar la cuenta desde cero, incluyendo como "victimas" solo a aquellos que fueron efectivamente asesinados dentro de las puertas del campo y para los cuales existe una documentacion establecida. Siguiendo este enfoque, hasta la fecha se ha registrado una cifra aproximada de 82.000 victimas (teniendo en cuenta que se trata de un trabajo en progreso); dejando, no obstante, abiertas muchas cuestiones, como por ejemplo, con que categoria tratar a los asesinados (que no fueron pocos) en el camino hacia el campo, o, como "constatar", con la documentacion solicitada por la direccion del campo, a aquellas victimas cuyos descendientes estan hoy en Serbia (tras las guerras de los anos noventa) y que no tienen la voluntad o la posibilidad de dirigirse a Croacia o, de forma aun mas extrema, aquellos que no tuvieron descendencia o cuyas familias fueron completamente exterminadas.

(18) Esta frase, entre las mas citadas por los historiadores y analistas, fue pronunciada en el discurso de Franjo Tudman en ocasion de la primera asamblea del Hdz, celebrada en Zagreb el 24 de febrero de 1990. El aspecto mas discutido de esta frase, mas alla de la referencia directa al Ndh, fue la idea de las "aspiraciones pluriseculares del pueblo croata", aludiendo a los eventos de 1102, recordando al mismo duce Ante Pavelic con motivo de la creacion del Estado independiente croata en abril de 1941 (Goldstein, 2009: 19-20)

(19) Zemaljsko antifasistic#ko Vijec#e Narodnog Oslobodenja Hrvatske (Consejo Territorial antifascista de liberacion nacional de Croacia)

(20) Antifasistic#ko Vijec#e Narodnog Oslobodenja Jugoslavije (Consejo antifascista de liberacion nacional de Yugoslavia).

(21) La reivindicacion de estas decisiones emergio con especial enfasis en la disputa diplomatica entre el presidente croata Stjepan Mesic y el presidente italiano Giorgio Napolitano en febrero de 2007, con motivo de las conmemoracion del "Dia del Recuerdo", cuando el presidente Napolitano declaro: "ya en el desencadenamiento de la primera ola de violencia ciega en esas tierras, en el otono de 1943, se entrelazaron 'justicialismo sumario y tumultuoso, paroxismo nacionalista, rivalidades sociales y un plan de erradicacion' de la presencia italiana de lo que fue, y dejo de ser, la Venecia Julia. Por lo tanto, hubo un movimiento de odio y de furia sanguinaria, y un diseno anexionista eslavo, que prevalecio sobre todo en el Tratado de Paz de 1947, y que asumio los siniestros contornos de una 'limpieza etnica'". (Napolitano, 10.02.2007). Estas palabras de Napolitano fueron leidas por Mesic como claros "elementos de racismo abierto, revisionismo historico y revanchismos politico" que podian poner en discusion el Tratado de Paz de 1947 y los Acuerdos de Osimio.

(22) Un caso muy elocuente es el de Andrija Hebrang, comunista y partisano, que se convirtio, principalmente, en croata (y, por tanto, uno de "nosotros"), ya que el mismo fue victima del regimen comunista (toda la cuestion se explica solo a traves del elemento nacional, en lugar del ideologico, como de hecho sucede). Por el contrario, la historia mas reciente de Josip Boljkovac, representa muy bien el procedimiento inverso: a pesar de haber sido el primer Ministro del Interior de Croacia al inicio de los anos noventa--y por tanto ministro de Tudman---hoy se lo describe solo con el adjetivo "comunista", por lo tanto fuera del "nosotros" y sin ninguna calificacion nacional.

(23) El debate en torno al numero de victimas sigue siendo muy intenso y fluctuante, como en el caso de Jasenovac, que va desde unas pocas decenas de miles hasta varios cientos de miles en las versiones mas extremas. La historiografia mas imparcial estima que el numero total de victimas fue de alrededor de 45.000 personas de nacionalidad croata. (Zerjavic#, 1992; Goldstein y Goldstein, 2011)

(24) Los generales Gotovina y Markac fueron los comandantes de la operacion militar "Tempestad", con la cual Croacia reconquisto las Krajinas (ocupadas militarmente por formaciones serbias) en agosto de 1995: despues de esta operacion cerca de 150.000 serbios abandonaron la Krajina. Si este abandono configuro un verdadero caso de "limpieza etnica" por parte del ejercito croata contra la poblacion civil serbia es, todavia, una pregunta abierta, alimentada por dos sentencias de signo opuesto. De hecho, el Tribunal Internacional se pronuncio el 15 de abril de 2011 con una sentencia en primera instancia que reconocia todas las acusaciones y condenaba a Gotovina y Markac a 24 y 18 anos de prision, respectivamente. En la apelacion, el 16 de noviembre de 2012, el mismo Tribunal emitio una condena de absolucion para los dos generales, los que fuero, en consecuencia, liberados.

Mila Orlic

Universidad de Rijeka (Croacia)

orlicmila@gmail.com

Recibido: 10 de octubre de 2018 | Aceptado: 29 de octubre de 2018 | Publicado: 4 de enero de 2019

https://doi.org/10.24215/23468971e079
COPYRIGHT 2019 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Orlic, Mila
Publication:Trabajos y Comunicaciones
Date:Jan 1, 2019
Words:8258
Previous Article:El legado del comunismo en Polonia: memorias, nostalgia e indiferencia.
Next Article:La politica de la historia y la ley de memoria en Rusia.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters