Printer Friendly

El mambo y el cha cha cha llegaron en avion.

La llegada de Perez Prado a Mexico no paso desapercibida pero tampoco causo sensacion. Como ya venia con hambre de triunfar, inmediatamente grabo con un grupo de soneros mexicanos (Alfonso Espinoza Rovirosa, maracas; Galo Almazan, bongoes; Carioca, tumbadora; Felipe Chia, bajo) y el timbalero cubano Yeyo Tamayo los numeros "Tacuba", "Jose", "Maupome" y "El Manicero". "!Que rico mambo!" fue el primero en popularizarse a fines de 1949. Su manera de frasear, de utilizar la sincopa, estaba precisamente en arreglos anteriores como en la guaracha "El caballo y la montura".

[ILUSTRACION OMITIR]

Sorprende el cambio musical que dio el pianista al encontrarse con trompetistas mexicanos de la altura de Chilo Moran, Daniel Flores, Agustin Garcia, La Tina, y Lupe Montes, entre otros. Con ellos pudo alcanzar las notas agudas que han caracterizado sus mambos. Su seccion percusiva tambien estaba "durisima" con El Jarocho Femando Sandoval en el bajo, el bongocero Ramoncito Castro, Modesto Duran en la conga y Yeyo Tamayo en los timbales. Una seccion ritmica con la calidad de esos musicos no se ha vuelto a reunir. Y por lo tanto, ninguna de las sucesivas orquestas de Perez Prado han sonado igual.

Los mitos de Perez Prado Damaso Perez Prado tiene ya un libro especialmente dedicado a el, a su musica y, en general, a su vida y milagros. Se trata de Perez Prado y el mambo del escritor Carlos J. Sierra, publicado en 1995 y en cuya primera edicion halle algunas omisiones. Al ponerme en contacto con el autor por medio de Silvestre Mendez, le hice las observaciones del caso y accedio a corregir esos errores documentales para la segunda edicion. Asimismo, le proporcione una copia de la entrevista que le hicieron a Damaso en Radio UNAM y que falto en su libro. Como al cerrar este libro aun no aparecia la segunda edicion corregida y aumentada del libro de Carlos J. Sierra, creo que es de interes para el lector afecto al tema de los musicos migrantes cubanos que se quedaron en Mexico, transcribir las notas que le hice a Carlos y que publique en las revistas Tiempo Libre y Ahi, lo unico que puedo anadir a su magnifico libro.

Se ha insistido en que Perez Prado, cuando debuto en el Teatro Margo hizo su debut general en Mexico, pero es un mito, parte de lo que ya va haciendose leyenda en torno de ese excelente musico que revoluciono la musica popular afroantillana. Meses antes de ese mitico debut, un domingo de enero de 1950, despues de una precampana de carteles--facsimiles gigantes de telegrama--que anunciaban su arribo desde Panama para su debut en el Salon Brasil, se presento en ese lugar ubicado a un par de cuadras del Cine Cosmos, tal como se resena en ?Tormenta roja sobre Mexico?, novela de quien esto escribe y aquello presencio y de la cual ofrece a continuacion algunos fragmentos del celebre debut:

[ILUSTRACION OMITIR]
   Damaso debuta, como
   los novilleros, un
   soleado domingo a las
   cinco en punto de la
   tarde. Arriba a la puerta
   del Brasil, vestido con
   un traje de gabardina
   amarillo huevo--saco
   muy largo, pantalon de
   embudo--, camisa
   negra, corbata blanca,
   zapatos de dos colores y
   tocado con una boina
   vasca amarilla. Entrada,
   cinco pesos. Alterna con
   un grande del son
   mexicano: Chucho
   Rodriguez.

   Hay unos treinta fanaticos dandole la bienvenida a
   Damaso y este ordena que entren todos gratis. Sin
   proponerselo, el musico gana una claque entusiasta que
   lo acompanara en su triunfo sin paralelo.

   Desfilan, impecables en su atuendo pachuco, los
   tarzanes de La Playa, del Colonia; copetudos del
   Marro, elegantes del Esmeril y del Angel, sayos del
   Floresta; flor de gandalleria, las cabelleras
   envaselinadas despiden cardillo, los padrotes de fama
   hablan calo, dejandose ver, irresistibles, permitiendo
   que sus guizas compren las entradas, envueltas ellas en
   un vaho aromatico de intensidad mareante.

   !Y con ustedesss, Damaso Perez Prado, el Rey del
   Mambo! De la boca de Damaso brota un sonido gutural
   y su orquesta irrumpe con saxofones roncos, apagados,
   que van en crescendo hasta explotar en un agudo
   sostenido en la trompeta de Chito Moran; son los
   primeros compases del mambo "Jose", su rubrica
   musical.

   Esa tarde tambien, Perez Prado muestra un nuevo modo
   de llegarle al publico, entregandose a el, complaciendo
   sin reticencias sus caprichos. El hombrecito de
   amarillo dirige pateando el aire, gesticulando, va y
   viene frente a su orquesta, emite sonidos guturales que
   pronto seran conocidos en el mundo entero. A las diez
   de la noche, el director y sus musicos, agotados, tocan
   el ultimo mambo, el infinitamente repetido esa tarde:

   "!Que rico el mambo!". Al terminar, afonico,
   sudoroso, consciente de haber hecho un debut
   afortunadisimo, Perez Prado se quita la boina, escribe
   en el forro su autografo y la tira al publico, que corea,
   exige, insistente, frenetico: !otraaa, otraaa!, arroja casi
   toda su ropa y asi, como un novillero en tarde de
   apoteosis, es conducido en hombros hasta su coche.


Otro de los mitos creados a Perez Prado es el que se refiere a su expulsion del pais. En el libro de Sierra no se soslaya el hecho, pero tampoco se precisa; es atribuido a envidias y politiquerias, asi en abstracto. La version que en aquel entonces circulo extraoficialmente fue que Damaso habia compuesto un mambo con la musica del himno nacional. Asi se trato de justificar lo injustificable, pero es version para bobos. Oficialmente, porque estaba actuando en el rodaje de una pelicula sin permiso de Gobernacion. En el libro de Sierra aparece un Perez Prado que tenia que pedir permiso hasta para ir al bano. Probablemente era asi, su principal enemigo era el lider de los musicos, el gangster cetemista Venus Rey, quien no acababa de creer que el mambo fuese un exito universal y su inventor un hombre a quien en pocos meses le sonreia la fama y la fortuna. La verdad es que Venus Rey no era tan poderoso como para promover y realizar la expulsion del cubano. Ni politica ni comercialmente: en politica era solo uno mas de los corruptos lideres cetemistas lambiscones de Fidel Velazquez; comercialmente no era mas poderoso que Emilio Azcarraga Vidaurreta, mandamas de la XEW, y de Mariano Rivera Conde, mandamas de la RCA Victor. ?Que paso entonces? ?A quien ofendio Perez Prado?

Yo entreviste a Damaso en las oficinas que mantenia en Insurgentes, frente Holbein, pues deseaba desmitificar esos puntos oscuros para mi novela antes citada . Lo de su debut en publico ya quedo aclarado, incluso le pregunte con quien habia alternado ese domingo en el Salon Brasil, lo cual yo no recordaba (habian pasado treinta anos), y fue el quien me lo preciso. Cuando tocamos el punto de su expulsion se mostro reticente, pero le explique que no estaba entrevistandolo para periodico o revista alguna, sino para una novela que tardaria cuando menos cinco anos en publicarse (me equivoque, tardo quince anos y cuando eso sucedio Damaso ya no vivia); entonces lo cuestione acerca de la version que corrio por alli de 1952, acerca de que el culpable habia sido Miguel Aleman Valdes, mujeriego ex-presidente, quien estaba lanzado con Leonora Amar, una bellisima vedette brasilena quien llego a Mexico en 1945, filmo un par de peliculas y en 1948 fue lanzada por Cantinflas en El Mago, pelicula que le dio enorme popularidad; despues intervino en otras cintas y cuando Damaso estaba en la cima del triunfo pretendio contratarla para sus giras internacionales. Cuenta la leyenda que ya para ese entonces la brasilena sostenia torrido romance con el ex-presidente, quien vio en Damaso un rival que podria alejar de el a su belleza sudamericana de la cual estaba clavadisimo. Tal parece que la bella se inclinaba mas por su carrera y la fama al lado de Damaso; el Rey de! Carnaval Jarocho decidio cortar por lo sano expulsando al musico. Asi se lo dije a Damaso y asi lo reconocio, haciendo hincapie de que no fuese publicado periodisticamente, pues estaba escarmentado de los lios. Cuenta la leyenda que, finalmente, al enviudar, Aleman se caso con la brasilena y vivio con ella hasta el fin de sus dias en su humilde choza junto a Chapultepec y que hoy es la sede de la Fundacion Miguel Aleman, cuyos objetivos son tan misteriosos que rara vez se le cita.

[ILUSTRACION OMITIR]

En el libro mencionado se recogen algunas opiniones sobre la personalidad del Rey del Mambo. Cuenta la difunta Margo Su que Damaso era intratable, egoista y caprichoso. Lo que paso entre ellos dos fue que, Damaso, al darse cuenta del valor comercial de su musica, no se dejo explotar por Margo, de ahi su rencor. A mi me consta que Damaso era un hombre simpatico y generoso. Incontables veces entre a los bailes donde tocaba, gracias a que en la puerta hacia que entraramos sin pagar a un piquete de fanaticos suyos, y en innumerables ocasiones nos dio pases de su puno y letra para el Margo.

Como ya quedo dicho, falto en el libro de Sierra la larga y exhaustiva entrevista que le hicieron a Damaso en Radio UNAM con motivo de los treinta anos del mambo; todo lo que me dijo Damaso coincide, a excepcion hecha, claro esta, del asuntillo de la brasilena; es el unico testimonio fidedigno del nacimiento del mambo y de cuanto se narra alrededor de el.

En mi novela ya citada narro otras anecdotas de Damaso, pero ademas, la primera parte lleva el titulo de "En tiempo de mambo", y cada capitulo tiene como epigrafe la letra de un mambo. De hecho fue la manera como discurri rendirle merecido homenaje a un hombre y su tiempo (2).

En avion tambien llegaron Enrique Jorrin y Ninon Mondejar, con sus respectivas orquestas y en poco tiempo el cha cha cha eclipso al mambo. No es nada raro, en la historia musical popular este ciclo se viene repitiendo desde tiempo inmemorial. De hecho, falta un libro dedicado al cha cha cha y su tiempo, el cual, tarde o temprano alguien habra de escribir y publicar.

(1) Cf. Gonzalo Martre (con la colaboracion de Silvestre Mendez), Rumberos de ayer. Musicos cubanos en Mexico (1930 a 1950), Instituto Veracruzano de Cultura, Primera edicion, 1997. El texto que aqui publicamos corresponde a un capitulo de este libro.

(2) Damaso murio en Mexico, el 14 de septiembre de 1989.

Gonzalo Martre, pseudonimo de Mario Trejo Gonzalez (Metztitlan, Hidalgo, 1928). Escritor y periodista satirico mexicano. Se inicio en la literatura en 1967, en el periodismo en 1976. Fue editorialista de Excelsior durante 20 anos. Fue socio fundador y segundo presidente de la "Asociacion Mexicana de Ciencia Ficcion y Fantasia" (1996-1998). Fundador de la cofradia de lectores "La Tinta Indeleble". Subdirector de la revista virtual satirica literaria "La Rana Roja". En 2012 recibio el Premio a! Merito Artistico del Estado de Hidalgo 2012, que es la presea mas alta que concede dicha entidad federativa a sus artistas.
COPYRIGHT 2014 Confluencia, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:MUSICA
Author:Martre, Gonzalo
Publication:Archipielago
Date:Jan 1, 2014
Words:2016
Previous Article:Utopya tu eres el teatro.
Next Article:Aporte a la antropologia y la historia Panamenas.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters