Printer Friendly

El laberinto gnostico.

Creo que lo que llamamos nuestra sombra, aqui, en la tierra, es nuestra sustancia verdadera ... Creo que nuestro cuerpo no es sino las heces de nuestra mejor parte.

Herman Melville, Moby Dick (2).

Ante la quietud, lo inflexible, lo inmutable, el orden o el cosmos, los gnosticos traeran el desorden como una proyeccion del desgobierno de sus vidas en sus propias creencias. Su actitud sera la de negar radical, violentamente, que el mundo que vemos, palpamos u oimos tenga el sentido que el discurso greco-cristiano, dominante en los primeros siglos de nuestra era, imponia desde el prestigio del pedestal de las estatuas. Derribar esas estatuas, hacerlas anicos y esbozar una sonrisa de satisfaccion sobre los destrozos fue su primer objetivo. Los gnosticos se plantaron en mitad del laberinto, no quisieron seguir ni a derecha ni a izquierda, solo encontraron muros que obstaculizaban su ansia de hallar la salida, asi que miraron hacia adentro y despues hacia arriba, y en las dos direcciones solo vieron el cielo. Y el cielo no tenia muros, ni barreras, ni limites, ni fronteras. Asi que decidieron pasar su vida mirando hacia arriba. Pero sus cuerpos nunca salieron del laberinto.

Quizas la primera pregunta que podriamos hacernos es ?en que mundo, bajo que premisas o ideas, en que situacion politica o social surge el gnosticismo? Los mas importantes de los grupos gnosticos aparecieron en los primeros siglos del cristianismo en la parte oriental del Imperio romano, es decir, en ese Oriente tan civilizado al que Alejandro Magno (356-323 a. e. c) y sus generales (los diadocos) habian ensenado a hablar--y a pensar o a sentir--en griego. Este pupilo de Aristoteles (384-322 a. e. c.) emprendio campanas victoriosas hasta el rio Indo acabando con la hegemonia militar persa, al tiempo que logro asimilar, mediante una inteligente politica de matrimonios mixtos, a las elites persas, babilonia o egipcia a la cultura de los nuevos conquistadores. Su empresa fue un exito durante siglos, dejando a los romanos un terreno abonado para su posterior dominacion militar y politica, aunque no cultural: la cultura de las elites, tambien la de los mismos romanos, continuo siendo de hecho griega.

(...) La expansion supranacional de la cultura griega, a raiz de las conquistas de Alejandro, dara lugar a lo que se conoce como periodo helenistico. Con la Roma imperial esta realidad cambiara los significados de Oriente y Occidente, siendo propiamente Grecia solo una pequena parte occidental del gran Oriente griego. El gnosticismo sera un movimiento religioso e intelectual que tendra su auge en el siglo dos, cuando este mundo helenistico entre en una profunda crisis de valores por la irrupcion de una nueva religion, el cristianismo, que pasara de secta judia a religion oficial del Imperio romano (3). Aunque tambien puede pensarse que el cristianismo, incluso el mas ortodoxo, en su labor de sintesis entre el logos helenico y el monoteismo judio, fue, en realidad, el gnosticismo triunfante que tacho de hereticos al resto de sistemas gnosticos. Desde Pablo de Tarso (ca. 5-67 e. c.) esta nueva religion estara impregnada de elementos propiamente gnosticos. No deja de resultar sugerente la afirmacion de Adolf von Harnack (1851-1930) sobre la diferencia entre el cristianismo gnostico y el cristianismo catolico: el primero representaba una "helenizacion aguda" de las creencias monoteistas, mientras que el segundo consistia en la "helenizacion cronica" de las mismas (4).

EL UNIVERSO ORDENADO

Ahora bien, ?a que se oponen estos pensadores gnosticos?, ?que es lo que les resulta tan insoportable como para declararse en rebeldia?, ?cuales eran los valores o las ideas que se les hacian tan insoportables? Principalmente, se oponian con desesperacion rabiosa a una idea que era mucho mas que una idea, era toda una configuracion intelectual que actuaba como cimiento del mundo helenico. Nos referimos a la idea de kosmos. Los gnosticos van a plantear contra esta fe, contra esa religion del racionalismo grecorromano, un desafio contundente. Una rebelion que, sin embargo, se nos aparece como huerfana pues nacio enfrentada a los prestigiosos padres que inauguraron la filosofia clasica, esos venerables abuelos del pensamiento occidental que aun son objeto de devocion en las academias del mundo occidental.

Ante una tradicion ideologica tan avasalladora, reverenciada por sus grandes resultados intelectuales, que actuaba como un poderoso "agente conservador" (5), el gnosticismo se propuso como una antitesis orgullosa. Los gnosticos estaban, en cierto modo, atentando contra una de las formas de esa piedad familiar tan rigida y tan caracteristica de la mentalidad helenica, la misma piedad que mas tarde--y hasta hoy--pasara a ser uno de los estandartes del mundo greco-cristiano. Y, como no podia ser de otra manera, la impiedad merecia el mas severo de los castigos. De ahi que quede tan poco de las fuentes originales del gnosticismo, y que ese poco que conocemos de sus argumentos filosoficos o religiosos se lo debamos a los que fueron sus pios perseguidores.

El kosmos era un concepto al que una larga tradicion griega le habia otorgado la mas alta dignidad religiosa. Todo lo relacionado con el conllevaba el respeto y la admiracion, se trataba de una idea plena de connotaciones positivas en la cultura helenica. Esto es asi porque significaba "orden" en general, un atributo que era aplicado no solo al mundo, sino tambien a una casa, a una ciudad, a un grupo o a una vida (6). En el mundo griego algo se ennoblecia, adquiria rasgos sagrados, cuando estaba ordenado. Debemos tener en cuenta que si se usaba la palabra kosmos para hacer referencia al universo, este concepto no denotaba el Todo como suma cuantitativa de lo existente, sino su cualidad de totalidad ordenada.

(...) El universo era considerado como el ejemplo mas sublime del orden, y era, ademas, la causa de los diferentes ordenes particulares que deben imitar las dos caracteristicas definitorias del modelo primario: la belleza y la racionalidad (7). Es decir, lo bello y lo racional alcanzaban en el universo su manifestacion mas pura y elevada. La armonia de los movimientos celestes era considerada en el mundo griego clasico como la prueba visible de un orden intrinsecamente divino. Este era el motivo por el que Platon (ca. 427-347 a. e. c.), en una de sus habituales proyecciones omnipotentes, consideraba al kosmos como un "viviente provisto de alma y razon", sin rastro de maldad o mezquindad, algo propio de seres inferiores como los humanos, quienes deben aspirar a esa bondad ordenada en grado sumo (8). En esto, como en tantas otras cosas, su discipulo Aristoteles mantuvo las ensenanzas de su maestro, despreciando los asuntos humanos al considerarlos como una parte degradada de la inagotable y racional belleza del kosmos:
      Seria absurdo considerar la politica o la prudencia como lo mas
   excelente, si el hombre no es lo mejor del cosmos ... Y nada
   cambia, si se dice que el hombre es el mas excelente de los
   animales, porque tambien hay otras cosas mucho mas dignas en la
   naturaleza que el hombre, como es evidente por los objetos que
   constituyen el cosmos (9).


(...) En su ultimo dialogo, Las leyes, Platon vincula explicitamente kosmos y organizacion politica. Los gobernantes ideales, aquellos que actuan segun el modelo de los dioses que "han de regir perpetuamente el universo entero", se asemejan, de algun modo, "a los aurigas de carros que rivalizan entre si o los pilotos de navios" (10). Pero, quizas sea mejor, como apunta el filosofo, compararlos con los "jefes de un campamento [militar]", o en todo caso, con "medicos prevenidos, en relacion con el cuerpo, contra la guerra que promueven las enfermedades" (11), lo que nos da una idea de la antiguedad de las metaforas corporales en la filosofia politica occidental.

Lo que, tras el velo de una argumentacion racional, nos quiere decir el Ateniense (12) es que una ciudad necesita de un jefe, de un fuerte poder ejecutivo, que se comporte como el general de un ejercito, esto es, que extinga cualquier posible disidencia y extienda la disciplina ante la posibilidad siempre presente de que haya que enfrentarse con algun peligro que arruine la polis o que la lleve a la tan temida disolucion. El orden de la ciudad debe, ante todo, imitar el orden cosmico:
      El que se ocupa del universo tiene todas las cosas ordenadas con
   miras a la preservacion y a la virtud del total, mientras que cada
   una de las partes de este se limita a ser sujeto u objeto, segun
   sus posibilidades, de lo que le sea propio. Y cada una de estas
   cosas, hasta en la mas pequena escala, tiene en cada acto o
   experiencia unos regidores (13) encargados de realizar un perfecto
   acabamiento incluso en la mas minima fraccion (14).


(...) Esta vision griega contrasta fuertemente con la tradicion judia, no solo porque en ella esta presente la creencia en que Yahve, un unico locus de omnipotencia, creo el mundo ex nihilo, lo que suponia un autentico tabu en el helenismo--una cultura incapaz de pensar la nada--, sino muy especialmente por la alta consideracion del hombre como cima de la creacion. Para el judaismo, los cuerpos celestes no son divinos ni perfectos, sino unicamente materia sin vida y, por lo tanto, inferiores en dignidad a cualquier animal, ya no digamos al ser humano (15). La divinizacion del cosmos no podia tener ningun sentido para un hebreo, puesto que el concepto de naturaleza, de una realidad fisica con leyes independientes a la voluntad del creador, es ajeno a la Tora (16).

En los territorios helenizados de Oriente Medio, y ya en los primeros siglos de la era cristiana, el sentimiento de pertenencia y de identidad que ligaba a la ciudadania con sus espacios publicos mas proximos, y que caracterizo a la polis clasica, habia quedado muy erosionado (17). Ahora las autoridades politicas quedaban muy alejadas, fuera de la vista y del oido del ciudadano corriente, que lo mas cerca que estaba del poder politico era contemplando una estatua, es decir, el cuerpo petrificado de algun emperador o de un monarca local aliado del Imperio. La personificacion del poder se ira consolidando bajo la dominacion romana, al tiempo que los emperadores iran adquiriendo una veneracion religiosa.

(...) El efecto de las escuelas cinicas y epicureas en la cultura politica helenistica habia sido el de disolver los vinculos estrechos entre el ciudadano y la polis. El pensamiento postaristotelico habia servido para romper el cordon umbilical (18) que unia a las personas con la ciudad en la que habian nacido y pasaban su vida (19). El estoicismo que, a pesar de su origen griego, pasaria a convertirse en una especie de corriente filosofica oficial del Imperio romano, elaboro su devocion cosmica o universalista cuando el sentimiento de extranamiento entre los ciudadanos y sus gobernantes estaba ya muy asentado.

La enorme expansion del escenario politico no altero, sin embargo, la doctrina clasica de la interrelacion armoniosa entre el todo y las partes. Pero esta si dejo inevitablemente de dar cuenta de la situacion cotidiana del ciudadano que habitaba una nueva polis ampliada hasta casi todo el mundo conocido. Ahora esa gran ciudad sera nada menos que el cosmos, y ser ciudadano del universo, un cosmopolita, no solo sera una aspiracion filosofica sino una realidad que podia abrumar a unos seres humanos sin referencias mas cercanas.

(...) A los hombres y mujeres del Imperio se les proponia alegremente que se integraran en el kosmos como partes de un todo omnipotente, teniendo ellos en su interior un componente tambien divino, un logos que los emparentaba con un universo sabio e infinitamente virtuoso. En el fondo, estas declaraciones deberian sonar a los ciudadanos del Imperio como las ordenes de un director de escena en un montaje teatral de proporciones gigantescas. Al fin y al cabo, la principal mision del ciudadano seria a partir de ahora la representacion lo mas fiel posible de su rol en la sociedad, un rol predeterminado por la providencia cosmica.

(...) La analogia entre el kosmos y el ciudadano hace que este se encuentre en medio de un desvario en el que ha perdido por completo el control de su vida. La ascension vertiginosa de la polis al cosmos en la civilizacion helenistica dejaba desorientados, y un tanto abandonados, a individuos para los que el gobierno de sus vidas aparecia impuesto nada menos que por la fuerza de las estrellas. El sentimiento de indefension ante estas energias descomunales, que debian ademas soportarse pasivamente, estaba llamado a producir un terremoto en el plano de las creencias. La protesta se elevara a los cielos, sera un grito desesperado con los adornos de la filosofia griega y de las nuevas corrientes religiosas orientales, y se llamara gnosticismo.

LA GRAN NEGACION

"La actitud gnostica es principalmente negacion" (20), asi de categorico se pronunciaba Henri-Charles Puech (1902-1986), historiador frances y especialista en los movimientos gnosticos. Sin embargo, cuando un lector actual quiere aproximarse a estas formas de pensamiento y religiosidad de la Antiguedad tardia se da cuenta de que tanto los filosofos paganos como los primeros intelectuales del cristianismo se afanaron constantemente en negar radicalmente las explicaciones que sobre la divinidad, el mundo, el tiempo o la situacion del hombre en el mundo ofrecian estos pensadores heterodoxos.

(...) No hay que dejar de lado el hecho de que el cristianismo de los primeros tiempos aspira a convertirse en un sustituto valido de la religiosidad helenistica. Por esta razon, ya desde las epistolas de Pablo de Tarso, primero judio helenizado y despues converso cristiano, la Redencion que predicaba esta nueva religion era vista como una paidagogia, pues relataba la historia sagrada de la salvacion "como un medio pedagogico del que Dios se sirve para formar y educar poco a poco a la humanidad y conducirla a una gloriosa madurez" (21). La aparicion de Jesucristo se situara en el centro de la historia, y marcara el paso hacia un futuro mas perfecto: el Antiguo Testamento progresa hacia el Nuevo Testamento. En este progreso inevitable se hacia necesaria la superacion de la ya caduca ley mosaica (22).

(...) La sangre derramada por Jesus de Nazaret en la cruz tambien simboliza, en la interpretacion paulina, el final de una primera etapa en la historia de la salvacion de los hombres. Con ella se cumplio el final de la antigua alianza entre Yahve y el pueblo judio. Habia llegado la hora de un contrato mas universalista, alejado de deidades tribales, que integrara a todos los ciudadanos del cosmos, los cosmopolitas. Nos referimos a ese mundo helenistico tan ancho y tan avanzado que Pablo se encargara de recorrer anunciando el final de una epoca y el reparto de una herencia a quienes estuvieran dispuestos a seguirle (23).

(...) Los gnosticos, en cambio, haran saltar por los aires tanto la concepcion cristiana del tiempo--rectilinea y progresiva, con un principio y un final absolutos--como la helenica, basada en un modelo circular e inmutable sin ningun sentido historico especifico (24). Para ellos, la aparicion de Cristo supone entrar en contacto con una verdad que anula tanto la historia como el kosmos. Ambos son imposturas que nos encadenan a un mundo cruel y despiadado.

Al contrario que para Pablo y sus seguidores cristianos mas ortodoxos, los gnosticos pensaran que el Antiguo Testamento ni anuncia ni predispone nada. Con la venida del Salvador, el tiempo se rompe en dos partes que se contradicen y de las que la segunda es la sana y disuelve a la enfermedad que suponia la primera. Los profetas de las escrituras hebreas eran, para el gnosticismo, los aliados del Demiurgo, o lo que es lo mismo, de un Dios impostor que ha creado un cosmos lleno de maldad, suciedad y sufrimiento. La divinidad que trajo Jesus supone una novedad absoluta que rompe para siempre el encantamiento con el que estamos apegados a la materia, una mera ilusion optica, y al tiempo, un triste sucedaneo de la eternidad. Las creencias absolutamente trascendentes del gnosticismo no solo seran anticosmicas, tambien seran antihistoricas (25). Habia llegado el momento de escapar de esta carcel de los sentidos, de este "abismo infernal" que llamamos mundo, de esta "noche de la carne" y despertar a una vida no de los cuerpos sino del espiritu (26).

CONOCIMIENTO SALVADOR

Las persecuciones a las que fueron sometidos por la Iglesia oficial hace que existan muy pocos testimonios y escritos directos de autores gnosticos (27). Las fuentes casi exclusivas para el conocimiento del gnosticismo en su epoca de esplendor provienen de los heresiologos eclesiasticos, los oponentes de los gnosticos, fundamentalmente de dos de ellos: Ireneo de Lyon (ca. 130-202 e. c.) e Hipolito de Roma (ca. 170-236 e. c.). Sin embargo, hay que anadir que el primero de ellos, Ireneo--quien, procedente de Esmirna, acabaria sus dias como obispo en tierras Galas--, escribio su popular Adversus Haereses (28) (Contra las herejias) alrededor del ano 180 e. c., esto es, contemporaneamente al surgimiento de los mismos movimientos a los que tan fieramente se opuso. Sobre la enorme variedad de ideas entre los gnosticos, Ireneo comentara burlonamente que estos pasaban su vida "dando a luz, cada dia, en la medida que pueden, alguna cosa nueva: ya que nadie es 'perfecto' entre ellos, si no ha 'dado frutos' en enormes mentiras" (29).

(...) La palabra gnosticismo, que se ha usado para agrupar a estas sectas consideradas hereticas por los primeros padres de la Iglesia, deriva de gnosis, termino griego que designa el "conocimiento". Pero no es un conocimiento cualquiera, de un ambito concreto de la sociedad o del mundo natural, sino el conocimiento de Dios, es decir, la forma mas elevada posible de sabiduria que un ser humano pueda alcanzar. Su fin explicito se dirigia a alcanzar la salvacion a partir de unas doctrinas solo conocidas por los miembros de estas corrientes espirituales. En palabras de Puech, diriamos que la gnosis "es un conocimiento absoluto que salva por si mismo ... el gnosticismo es la teoria de la obtencion de la salvacion por el conocimiento" (30).

El objeto ultimo de la gnosis, como decimos, es Dios. Pero los efectos de tal conocimiento son la transformacion completa del alma del conocedor. Conocimiento y salvacion se implican mutuamente, guardan una relacion de identidad, objeto y sujeto se funden en una fantasia omnipotente proyectada desde el mundo interno del seguidor de estas doctrinas. Esto guarda cierta relacion con la theoria griega, si bien esta mantiene mas distancia con el objeto de sus desvelos. En la theoria, la relacion cognitiva entre sujeto y objeto es "optica", es decir, se establece una relacion visual pero la forma o modelos ideales no se ven alterados por la vision (31). El conocimiento gnostico, en cambio, supone una entrega activa del conocedor a la divinidad y en este proceso de union mistica, el alma (psyche) saldra depurada, purgada de mezclas impuras con la materia corporal, y convertida en espiritu (pneuma) (32).

Dejemos que sea Ireneo quien nos cuente como entendian los valentinianos, una de las principales escuelas gnosticas, esta experiencia de reciprocidad entre conocimiento y salvacion espiritual:
      La perfecta redencion consiste para ellos en el mismo
   conocimiento de la grandeza indecible. Puesto que la deficiencia y
   la pasion han existido por la ignorancia, por medio del
   conocimiento es destruida toda substancia proveniente de aquella,
   de tal modo que es la gnosis redencion del hombre interior. Pero no
   la conciben corporal, pues el cuerpo es corruptible, ni
   psiquicamente, puesto que el alma procede de la deficiencia y es
   como la casa del espiritu; por tanto, tambien la redencion tiene
   que ser espiritual. El hombre interior, el espiritual, es redimido
   por medio del conocimiento, y a los tales les basta con el
   conocimiento de todas las cosas. Esta es la verdadera redencion
   (33).


LA RAIZ SIN PRINCIPIO

Si hay un rasgo que sobresale en el gnosticismo en todas sus variantes es la oposicion que se establece entre el cosmos (la Creacion) y Dios. Al Dios de los gnosticos no se le puede en modo alguno responsabilizar del mal que existe en nuestro mundo, un mundo que, en definitiva, no es otra cosa que una manifestacion material de ese mal. Dios no ha creado el cosmos, ni lo dirige. De hecho, cualquier relacion que se estableciera entre esta divinidad y el mundo material solo serviria para manchar la extrema pureza del Dios de los gnosticos. Su trascendencia es absoluta: se situa mas alla del cosmos y sin ningun contacto con el mismo. Ademas, el mundo no lo conoce, permanece en la ignorancia completa de la existencia de este Dios, el unico digno de tal nombre.

Su unico compromiso con el mundo--y compromiso es un termino quizas inadecuado--es la salvacion de los espiritus encerrados en el, para procurar su huida de esta prision de los sentidos. Esta salvacion se lograria, como hemos apuntado antes, por medio del conocimiento de este Dios "extranjero", "desconocido", "inefable", "oculto", "extrano", ajeno tanto a la cotidianidad como a la historia de los humanos y de la cosas que nos rodean (34). "Puesto que la Deficiencia nacio porque ellos [los hombres] no conocian al Padre, por eso, cuando llegaron a conocer al Padre, la Deficiencia vuelve a la no existencia de forma instantanea" (35). Entonces, la salvacion, nuestra posibilidad de alcanzar la verdad que nos permita escapar de la esclavitud del tiempo y el espacio, esta en nuestras manos, siempre que sigamos sus doctrinas para iniciados, esas que nos quitaran las telaranas de los ojos.

Ireneo comienza su exposicion sobre los valentinianos--la principal corriente del gnosticismo cristiano helenista (36)--con estas palabras sobre el Dios trascendente:
      Habia, segun dicen, un Eon perfecto, supraexistente, que vivia
   en alturas invisibles e innominables. Llamanle Pre-Principio,
   Pre-Padre y Abismo, y es para ellos inabarcable, es su manera de
   ser e invisible, sempiterno e ingenito.

      Vivio infinitos siglos en magna paz y soledad. Con el vivia
   tambien Pensamiento, a quien denominan asimismo Gracia y
   Silencio (37).


Podemos observar como en la descripcion de Ireneo sobresalen los rasgos negativos respecto a esta sustancia primordial: no se le puede ver, ni nombrar ni abarcar. Tampoco tiene edad ni es generada por nada. Su unica companera es Ennoia, el pensamiento sin palabras, silencioso, cuyo unico contenido es la divinidad misma y sus potencialidades infinitas. Es decir, nos encontrariamos ante un Dios sin ninguna necesidad externa, autosuficiente y anterior a cualquier modalidad de comunicacion. El Dios gnostico existia antes de la palabra, del logos, que es un instrumento humano, no divino. La unica teologia posible ante tal divinidad es una teologia negativa (38): cualquier atributo positivo sacado del ambito de los sentidos equivaldria a manchar la perfeccion de esta deidad.

(...) Lo unico que podemos conocer, en realidad, es que primordialmente solo existian Abismo y Silencio. De hecho, sera el Silencio la "matriz" del primer "conyugio" (syzygia): Intelecto (Nous), elemento masculino, y Verdad (Aletheia), elemento femenino, de los que surgiran el total de treinta emanaciones (tambien llamados "eones") que formaran el resto del Pleroma (39) o plenitud de la divinidad, una region superior del universo separada radicalmente del cosmos en el que nos movemos y vivimos los mortales.

El Pleroma, al que tambien se le conoce como Totalidad o Todo (40), incluiria los diferentes aspectos o caracteristicas de la divinidad, en un orden jerarquico y descendente, siendo el Intelecto, el primero en ser emitido, el unico con la capacidad de contemplar el Abismo, "la raiz sin principio" (41), mientras que los demas eones aspiran y desean acceder a esa contemplacion. Algo que, no obstante, les esta vedado.

LOS ESPIRITUS ELEGIDOS

(...) Cuando alguien accedia al conocimiento o gnosis del Dios verdadero, el Otro inefable, encontraba una puerta oculta al resto de los mortales deficientes en su ignorancia, entraria en un recinto iluminado de acceso exclusivo para los gnostikoi. Esta presuncion les permitia estar y no estar a la vez en el cosmos compartido con los demas seres humanos. Aunque vivian entre los condenados, ellos ya estaban salvados: el mismo conocimiento de las realidades superiores y autenticas los habia salvado de la tirania cosmica de los arcontes, los angeles que dominaban el mundo y controlaban la heimarmene, "el destino universal". Es decir, la gnosis por si misma nos liberaba de unas leyes cosmicas que actuaban como las cadenas que nos sujetaban a esta vida esteril, inautentica (42), que encerraban el espiritu (pneuma) en un gigantesco recinto sin barrotes. Un espejismo que producia una falsa sensacion de libertad, cuando, en realidad, el ser humano vivia encerrado para cumplir una cadena perpetua por el mero hecho de haber nacido.

Para la doctrina valentiniana, los hombres estan compuestos de las mismas tres sustancias que componen a Sophia Achamot, la sabiduria inferior arrojada del Pleroma. Por una parte, fueron creados "a imagen y semejanza" del Demiurgo, el Dios adorado por judios y cristianos, y que no es otra cosa que un engendro de Sophia, pues fue creado sin contacto con las realidades espirituales. A imagen de su parte material, a semejanza de su parte psiquica (43), pero el Demiurgo no podia insuflar a sus criaturas ninguna parte espiritual, ya que el mismo carecia de ella. Finalmente, tanto los hombres psiquicos como los materiales--siendo estos ultimos la especie mas degradada--fueron revestidos con "una tunica de piel" a la que conocemos como "carne sensible" (44).

Sin embargo, al Demiurgo le paso desapercibido el "retono" espiritual que su desconocida Madre habia introducido en alguno de los hombres. Este elemento divino--procedente del parto de Sophia ante la contemplacion de los angeles que acompanaban al Salvador--, fue "ocultamente" colocado en algunas criaturas, sin que el Demiurgo "se diera cuenta", con el fin de que, "sembrado a traves de el [el Demiurgo] en el alma, que de el procede, y en este cuerpo material, siendo gestado y habiendo crecido en ellos, se halle dispuesto a la recepcion del perfecto Logos" (45).

El Demiurgo no podia conocer de ningun modo a este "hombre espiritual": "puesto que desconocia a la Madre, desconocia tambien su descendencia" (46). Este hombre espiritual es el hombre que habitaba en el interior del alma de los gnosticos. Se trataba, por tanto, de una chispa divina que, aunque encerrada bajo la carne y el alma, procedia del Pleroma superior y extrano o ajeno al mundo. Por esa razon, los gnosticos se denominaban a si mismos pneumatikoi, es decir, los que poseen el espiritu. Se constituiran en un grupo de hombres superior por naturaleza a las otras dos clases de humanidad: los "psiquicos", esto es, los judios y los cristianos ordinarios, los simples "creyentes", que aunque tienen alma, no cuentan con espiritu; y, mas inferiores aun, los "hylicos", encadenados y sometidos al cuerpo y la materia (47), es decir, los paganos (48).

(...) Hemos de anadir, sin embargo, que la utilizacion del termino pneuma para designar esta chispa divina y trascendente escondida y recubierta tanto por el soma como por la psyche no es una creacion exclusivamente gnostica. Tambien es de uso comun en el Nuevo Testamento, especialmente en las epistolas de Pablo de Tarso (49). Como senala Hans Jonas (1903-1993), "el significado griego de psyche, con toda su dignidad, no era suficiente para expresar la nueva concepcion de un principio que trascendia todas las asociaciones naturales y cosmicas unidas al concepto griego" (50).

(...) Los gnosticos seguiran a Pablo en la creencia de que los hombres materiales no pueden de ningun modo recibir la salvacion, no estan preparados para ello al carecer de pneuma: "Lo material ... perece por necesidad, por cuanto no puede recibir ningun soplo de incorruptibilidad ... la materia no es capaz de salvacion" (51). Pero, ademas, en las doctrinas valentinianas, la salvacion no se deriva de la conducta, sino de la esencia. Ya hemos dicho como los hombres materiales la tienen absolutamente vetada; en cambio, los psiquicos, aunque no pueden alcanzar la gnosis perfecta, pueden, siempre que observen una buena conducta (52), alcanzar una beatitud psiquica, es decir, en la Mediedad, entre el cosmos y el Pleroma. Solo el hombre espiritual se salvara absolutamente, gracias a la simiente espiritual que porta en su interior.
      Del mismo modo que lo terreno no puede participar en la
   salvacion, porque no es capaz de recibirla, asi tambien lo
   espiritual ... no puede recibir la corrupcion, cualesquiera que
   sean las obras a las que se entregue. El oro arrojado en el barro
   no pierde su belleza, sino que conserva su propia naturaleza,
   puesto que el barro en nada puede perjudicar al oro; asi afirman
   acerca de si mismos que, aunque se entreguen a cualquier tipo de
   obras materiales, no pueden recibir ningun dano ni perder la
   subsistencia espiritual (53).


Como no podia ser de otra forma, esta creencia fundamental del gnosticismo tendra fuertes implicaciones en su vision de la moralidad y la virtud civica.

MAS ALLA DEL BIEN Y DEL MAL

(...) El gnostico solo esta comprometido con una realidad absolutamente trascendente, con un Dios desconocido, inefable, apartado tanto de los cuerpos (soma) como de las almas (psyche) de los seres humanos. El no las ha creado ni derivan de su existencia. Solo el pneuma es una propiedad divina. Por lo tanto, los nomoi, las leyes y normas que rigen la ciudad y la moralidad publica no cuentan para los conocedores del reino del espiritu. Al contrario, respetarlas supondria la sumision al Demiurgo, a un creador ignorante de su posicion subordinada. Una posicion inaceptable cuando uno se encuentra entre el limitado numero de los elegidos, "las normas del reino no espiritual no pueden obligar a aquel que pertenece al espiritu" (54).

La salvacion que el gnostico tiene asegurada comporta una autentica liberacion de las cadenas que le unen al tiempo y al espacio mundano. Es una liberacion en un doble sentido: una libertad negativa, eleutheria, "desprendimiento o emancipacion de la tirania del Destino y de la esclavitud del cuerpo y la Materia"; y una libertad de signo positivo, exousia, "poder absoluto o licencia de hacer cuanto nos plazca" (55). Clemente de Alejandria (ca. 150-215 e. c.), uno de los fundadores de la filosofia cristiana (56), se mostrara escandalizado con la prepotencia moral de los seguidores de las corrientes gnosticas:
      Dicen que son por naturaleza hijos del primer Dios. Luego sacan
   ventaja de su noble abolengo y de su libertad y viven como les
   apetece. Su voluntad es quedar libres de todo dominio, y en su
   deseo de placer se consideran senores del sabado y superiores a
   todas las razas de hombres a fuer de hijos del rey (57).


Como unos principes caprichosos, henchidos de arrogancia, se sentian con todo el derecho de renunciar a acatar el nomos que sujetaba a los mortales. Su argumento antinomico era tanto una superacion del platonismo--que si aceptaba las ensenanzas mundanas como un paso previo para dirigir la mirada al estrato superior de las ideas eternas--, como una superacion asimismo de la creencia judia en un Dios creador del mundo. Los "angeles que crearon el mundo" (58) someten a los cuerpos a las leyes fisicas y a las almas a las normas morales y politicas, esclavizando de esta manera tanto a nuestra parte material como psiquica. Para maestros gnosticos como Basilides o Carpocrates (59), o grupos como los cainitas, las leyes de la ciudad no serian otra cosa que la vertiente psiquica del dominio de los arcontes, los aliados del Demiurgo, identificando a este con Yahve, creador y legislador, el Dios de los judios, en el que siguen creyendo por ignorancia el resto de los cristianos.

(...) Mezclando la filosofia pagana con las creencias judias, los gnosticos rechazaran en bloque los preceptos que emanan de los codigos legales de ambas perspectivas. Su pneuma, su yo autentico, no puede someterse a unas normas hechas para seres ignorantes y deficientes, en suma, indignos por no haber accedido a la gnosis de Dios. Ellos no pertenecen a la naturaleza, por lo tanto, se encuentran liberados de la heimarmene, de la tirania cosmica. La violacion de la ley es, en este sentido, un signo de virtud gnostica. O dicho de otra manera, el vicio emancipa al espiritu, la virtud nos esclaviza. Al atribuir recompensas o castigos, elogios o rechazos a determinadas acciones, la virtud niega la libertad del espiritu, expone al gnostico al rechazo o la aprobacion de la ignorante mayoria social y le dicta reglas de conducta que no le pertenecen (60).

CONTRA YAHVE

(...) El desprecio al Dios de la Tora hebrea es uno de los temas mas recurrentes en las muy diversas corrientes del gnosticismo cristiano. En realidad, no se le reconoce su papel como divinidad por derecho propio y, en practicamente todas las escuelas y autores solo se le considera como una deidad subalterna o el principe de los angeles que crearon este mundo material, cuya existencia es en si misma una tortura para los seres espirituales. El Dios judio es, en pocas palabras, el alcaide de la prision cosmica. Un carcelero soberbio que tiene la arrogancia de autoproclamarse como el unico Dios, a pesar de no disponer de ningun atisbo de gnosis divina.

Con ese platonismo tan incrustado en las ensenanzas valentinianas, que les hacia ver la tierra como un criatura degradada de un mas alla de modelos perfectos, los gnosticos defendian que la ignorancia del Demiurgo hebreo le llevo a hacer el cielo, "sin conocer Cielo alguno, y formo el hombre sin saber del Hombre, e hizo aparecer la tierra desconociendo la Tierra ... asi en todo ignoraba los modelos de las cosas que hacia" (61). Era, en definitiva, un Demiurgo "insensato y necio", que "no sabe lo que hace ni lo que elabora" (62). Es decir, un ser que no merece adoracion porque se trata nada mas que de "una Potencia muy separada y muy distante de la Potestad suprema que esta sobre todas las cosas, e ignorante del Dios que esta por encima del universo" (63). En el gnosticismo cristiano apreciamos, por tanto, una pronunciada animadversion hacia Yahve hasta el punto de que algunos autores como Satornilo llegaran a decir que Cristo, "el Salvador", vino al mundo "para destruir al Dios de los judios" y a todos los demas arcontes (64).

(...) Con Marcion de Sinope (ca. 85-160 e. c.) el dualismo entre los dos dioses alcanza la que quizas sea su expresion mas acabada. Por un lado habria un dios desconocido, extracosmico, amoroso y bueno, que se apiada de unas criaturas que no son suyas, a las que no le liga nada, ni siquiera una chispa divina extraviada en tiempos inmemoriales. Por otro lado, estaria Yahveh, el dios judio, un creador que somete al universo y a sus criaturas a una legislacion inflexible, causante, en ultimo termino, de la maldad y el sufrimiento humano. El marcionismo dinamita cualquier puente entre estas dos divinidades y deja al judaismo como una religion opresiva y atrasada. Una creencia que necesita ser superada si de verdad el ser humano quiere salvarse y encontrar felicidad fuera del mundo.

El gnosticismo cristiano, con su recurrente desprecio a la religion judia--a su Dios, a sus leyes, a sus profetas o a su concepcion de la vida social y politica--abre la puerta de par en par al "antisemitismo metafisico" (65), algo que, sin embargo, no se diluyo con la desaparicion de los pensadores y grupos gnosticos. Si hacemos caso a Gershom Scholem (1897-1982)--quien vivio las consecuencias de esa fobia en su pais natal--, esta variante intelectual del odio a los judios "continuo reafirmandose dentro de la Iglesia Catolica y de sus descendientes hereticos a lo largo de toda la Edad Media" (66).

http://dx.doi.org/10.5209/rev_FOIN.2013.v13.43083

(1) Este trabajo ha sido elaborado a partir de extractos de mi tesis doctoral en curso sobre las fantasias de omnipotencia en el ciudadano y el Estado.

(2) Herman MELVILLE, Moby Dick, trad. de Enrique Pezzoni, Random House Mondadori, Barcelona, 2001 (2a edicion de bolsillo, 2012), p. 78.

(3) Hay que tener en cuenta, sin embargo, la existencia de una gnosis judaica que se desarrollo en el siglo primero, con influencias del platonismo, cuyas primeras muestras se encuentran en las alegorias de Filon de Alejandria (15/10 a. e. c.-45/50 e. c.). Sus miembros mas destacados fueron Cerinto, Dositeo y, especialmente, Simon Mago. Vease Jose MONTSERRAT TORRENTS, "Introduccion general", en Los Gnosticos, vol. I, Gredos, Madrid, 1983, pp. 21-32.

(4) Hans JONAS, La religion gnostica. El mensaje del Dios extrano y los comienzos del cristianismo, trad. de Menchu Gutierrez, Siruela, Madrid, 2003, p. 70. Vease tambien Henri-Charles Puech, "El problema del gnosticismo", en En torno a la Gnosis I, trad. de Francisco Perez Gutierrez, Taurus, Madrid, 1982, pp. 191-192.

(5) JONAS, La religion gnostica, p. 259.

(6) Ibid., p. 261.

(7) Ibid., p. 262.

(8) PLATON, Timeo, trad. de Francisco Lisi, Gredos, Madrid, 1992, 30c, p. 173.

(9) ARISTOTELES, Etica Nicomaquea, trad. de Julio Palli, Gredos, Madrid, 1989, VI. 7.

(10) PLATON, Las Leyes, trad. de Jose Manuel Pabon y Manuel Fernandez-Galiano, Alianza, Madrid, 2002, 905e, p. 519.

(11) Ibid., 905e, pp. 519-520.

(12) En Las Leyes, el protagonista del dialogo no es Socrates, como en los mas famosos dialogos platonicos, sino un personaje llamado el "Ateniense", que formula las teorias del autor.

(13) El termino griego original es archontes que, mas tarde, servira a los gnosticos para designar a las potencias malvadas con las que el Demiurgo controla nuestro mundo terrenal.

(14) Ibid., 903b, p. 515.

(15) "The Bible presents the creatures in an ascending order. Heaven is lower than earth. The heavenly light-givers lack life; they are lower than the lowliest living beast ... Sun, moon, and stars precede the living things because they are lifeless: they are not gods. What the heavenly lights lose, mans gains: man is the peak of creation". [La Biblia presenta las criaturas en un orden ascendente. El cielo es inferior a la tierra. Las luminarias celestiales carecen de vida; son inferiores a las mas inferiores de las bestias vivientes ... el sol, la luna y las estrellas preceden a los vivientes porque son inertes: no son dioses. Lo que las luminarias celestes pierden, lo gana el hombre: el hombre es la cima de la creacion]. Leo STRAUSS, "Jerusalem and Athens: Some Preliminary Reflections", en Peter EMBERLEY, Barry COOPER (eds.), Faith and Political Philosophy, Pennsylvania State University Press, 1993, p. 116.

(16) Ibid., pp. 113, 126.

(17) Ya desde el periodo posterior a las conquistas de Alejandro Magno, "[t]he kind of political activity ... was very different from that of the days when the Greek polis was really independent ... for many reasons, ranging from the search for greater security to the creation of new civic values, the cities of the hellenistic world were compelled to change the pattern of public life". [El tipo de actividad politica ... era muy diferente a aquella de los dias en que la polis griega era realmente independiente.por muchas razones, desde la busqueda de mayor seguridad a la creacion de nuevos valores civicos, las ciudades del mundo helenistico fueron obligadas a cambiar el modelo de vida publica]. Frank W. WALBANK, The Hellenistic World, Revised Edition, Harvard University Press, Cambridge, 1992, pp. 141-142.

(18) Homero describe como en los enfrentamientos entre aqueos y troyanos, los guerreros de cada bando portaban con si unos escudos que, en la traduccion que manejamos, son adjetivados como "umbilicados", sugiriendonos quiza una relacion muy honda, casi maternal, entre ese instrumento de proteccion y su portador: "Y ellos [aqueos y troyanos], cuando encontrandose a un mismo sitio vinieron, / chocaron junto escudos y junto lanzas y animos de hombres / de coraza de bronce, y los umbilicados escudos / pegaron uno a otro, y se alzo mucho el fragor del combate". HOMERO, Iliada, version de Ruben Bonifaz Nuno, UNAM, Mexico D. F., 2008, libro VIII, vv. 60-63, p. 133.

(19) Para una descripcion del proceso de perdida de compromiso politico en el cinismo y el epicureismo puede consultarse Sheldon S. WOLIN, Politics and Vision, Expanded Edition, Princeton University Press, Princeton, 2004, pp. 70ss. Andre Laks y Malcom Schofield abren su libro sobre este tema senalando que "[t]hese intellectual postures have sometimes been seen as appropriate and indeed inevitable responses to the decline of the polis in the age of the Hellenistic kingdoms: no polis, no political philosophy". [Estas posturas intelectuales han sido vistas a veces como las respuestas apropiadas y, de hecho, inevitables a la decadencia de la polis en la epoca de los reinos helenisticos: sin polis, no hay filosofia politica]. Andre LAKS and Malcolm SCHOFIELD (eds.), "Introduction", en Justice and Generosity. Studies in Hellenistic Social and Political Philosophy, Cambridge University Press, Cambridge, 1995, p. 1.

(20) Henri-Charles PUECH, "La gnosis y el tiempo" (1952), en En torno a la Gnosis I, p. 268.

(21) Ibid., p. 284.

(22) "De este modo queda abrogada la ordenacion precedente, por razon de su ineficacia e inutilidad, ya que la Ley no llevo nada a su perfeccion, pues no era mas que introduccion a una esperanza mejor, por la cual nos acercamos a Dios". Hebreos 7: 18-19.

(23) Para Pablo, Jesucristo era "el mediador de una nueva Alianza; para que interviniendo su muerte para remision de las transgresiones de la primera Alianza, los que han sido llamados reciban la herencia eterna prometida. Pues donde hay testamento, se requiere que conste la muerte del testador". Hebreos 9: 15-17.

(24) Vease la exposicion clasica en PLATON, Timeo, trad. de Francisco Lisi, Gredos, Madrid, 1992, 37c-38c, pp. 181-183.

(25) PUECH, "La gnosis y el tiempo", p. 298.

(26) Ibid., p. 300.

(27) Esta situacion cambio un tanto desde el descubrimiento en 1945 de una importante coleccion de manuscritos gnosticos, escritos en diversos dialectos coptos, en la poblacion egipcia de Nag Hammadi. Estos codices datan de los siglos tres y cinco, es decir, son posteriores a la epoca del gnosticismo clasico, al que nos referimos en estas paginas. Dos expertos en este campo, Hans Jonas y Jose Montserrat Torrents, consideran que, a pesar de tratarse de un importante hallazgo, estos documentos no anulan los escritos de los heresiarcas cristianos. Al contrario, confirman su descripcion de las doctrinas gnosticas. Por su parte, Jose Montserrat cree que la biblioteca gnostica de Nag Hammadi "desperto grandes esperanzas entre los investigadores ... Ahora bien, a medida que se avanza en el conocimiento de la biblioteca aumentan las perplejidades y aun el desencanto ... Por mas interesante que sea su contenido, su problematica conexion con el resto del mundo antiguo disminuye su valor aclaratorio y comprobatorio respecto al gnosticismo clasico. En resumidas cuentas, resulta mas interesante para una tipologia de la gnosis que para una historia del gnosticismo". MONTSERRAT TORRENTS, "Introduccion general", p. 21. Vease tambien JONAS, La religion gnostica, p. 310.

(28) Eric Voegelin consideraba a esta obra "un tratado sobre el tema [el gnosticismo] que debe seguir consultando el estudiante que quiera entender las ideas y los movimientos politicos modernos". Eric VOEGELIN, La nueva ciencia de la politica, Katz, Buenos Aires, 2006, p. 155.

(29) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", trad. de Jose Montserrat Torrents, en Los Gnosticos, vol. I, I 18, 1, p. 185.

(30) PUECH, "La gnosis y el tiempo", p. 289.

(31) En la clasica argumentacion de Platon, de este modo, el ser humano, encarcelado en un mundo de apariencias, conseguiria "con ayuda de la razon y sin intervencion de ningun sentido" llegar a "liberarse de las cadenas" y "volverse de las sombras hacia las imagenes y el fuego y ascender desde la caverna hasta el lugar iluminado por el sol". PLATON, La Republica, trad. de Jose Manuel Pabon y Manuel Fernandez-Galiano, Alianza, Madrid, 2002, 532a-b, p. 439.

(32) JONAS, La religion gnostica, p. 69.

(33) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 21, 4, p. 195.

(34) PUECH, "La gnosis y el tiempo", p. 291-292.

(35) Evangelio de la Verdad, 24: 28-32. Citado en Jonas, La religion gnostica, p. 328.

(36) "El valentinismo es, con mucho, la mas importante de las corrientes gnosticas. Para Ireneo, era la gnosis tout court. Sus ramificaciones se extendieron por Oriente y Occidente, alcan zando el valle del Rodano y el Norte de Africa". MONTSERRAT TORRENTS, "Introduccion general", p. 56. Valentin, el fundador de esta corriente, era originario de Egipto y pasaria de Alejandria a Roma alrededor del 140 e. c. En Alejandria habria tenido contacto tanto con la filosofia y mitologia paganas como con las doctrinas cristianas y judias. Se consideraba parte de la Iglesia romana, aunque mantenia un doble lenguaje en sus ensenanzas: uno para el publico general y otro, esoterico, para los iniciados en su escuela. "Su doctrina exoterica se adaptaba a la regla de fe de la Iglesia episcopal. Fue Ireneo quien puso mano en los escritos internos de la escuela y denuncio su heterodoxia". Ibid., p. 58.

(37) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 1, p. 91. La actividad de los creadores del mundo antes de la creacion ya habia sido planteada antes por los estoicos, vease por ejemplo CICERON, Sobre la naturaleza de los dioses, trad. de Angel Escobar, Gredos, Madrid, 1999, libro I, cap. 9, pp. 87-89.

(38) JONAS, La religion gnostica, p. 307.

(39) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 1, pp. 91ss. Vease tambien otra descripcion de la formacion del Pleroma, fundamentalmente coincidente, en HIPOLITO DE ROMA, "Refutacion de todas las herejias", VI, 29: 2-8, pp. 141-144. El termino Pleroma evoca a la plenitud de la que habla Pablo de Tarso en sus epistolas, ver Efesios 1: 23 y Colosenses 1: 19 y 2: 9.

(40) JONAS, La religion gnostica, p. 207.

(41) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 2, 2, p. 98.

(42) JONAS, La religion gnostica, pp. 77-78.

(43) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 5, 5, p. 122. Se trata de un exegesis libre de Genesis 1: 26.

(44) Ibidem.

(45) Ibid., I 5, 6, pp. 122-123.

(46) Ibidem.

(47) PUECH, "La gnosis y el tiempo", p. 287. Vease tambien JONAS, La religion gnostica, p. 78.

(48) Valentin era originario de Alejandria, una ciudad en la que, como en otras tantas de la parte oriental del Imperio romano, convivian cristianos, judios y paganos. Esta antropologia parece responder a la situacion social y a las afinidades religiosas de las corrientes gnosticas.

(49) "[N]inguna condenacion pesa ya sobre los que estan en Cristo Jesus. Porque la ley del espiritu que da la vida en Cristo Jesus te libero de la ley del pecado y la muerte. Pues lo que era imposible a la ley, reducida a la impotencia por la carne, Dios, habiendo enviado a su propio Hijo en una carne semejante a la del pecado, y en orden al pecado, condeno el pecado en la carne, a fin de que la justicia de la ley se cumpliera en nosotros que seguimos una conducta, no segun la carne, sino segun el espiritu ... las tendencias de la carne llevan al odio a Dios: no se someten a la ley de Dios, ni siquiera pueden; asi, los que estan en la carne, no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no estais en la carne, sino en el espiritu, ya que el Espiritu de Dios habita en vosotros". Romanos 8: 1-4, 7-9. Vease tambien, por ejemplo, 1 Corintios 15: 44, 46-49.

(50) JONAS, La religion gnostica, p. 156.

(51) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 6, 1, pp. 124-125.

(52) Ibid., I 6, 2, p. 126.

(53) Ibidem.

(54) JONAS, La religion gnostica, p. 291.

(55) PUECH, "La gnosis y el tiempo", p. 316.

(56) El otro fundador sera Origenes (185-254). Vease Werner JAEGER, Cristianismo primitivo y paideia griega, Fondo de Cultura Economica, Madrid, 1995, pp. 71ss.

(57) CLEMENTE DE ALEJANDRIA, "Stromata", III, 4, 30, trad. de Jose Montserrat Torrents, en Los Gnosticos, vol. II, Gredos, Madrid, 1983, p. 392. Enfasis anadido.

(58) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 23, 3, p. 203.

(59) No se conocen las fechas exactas de la vida de estos pensadores, aunque se sabe que desarrollaron su actividad en la primera mitad del siglo dos.

(60) Vease JONAS, La religion gnostica, p. 291-292.

(61) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 5, 3, p. 119.

(62) HIPOLITO DE ROMA, "Refutacion de todas las herejias", VI, 33, p. 151.

(63) IRENEO DE LYON, "Contra las herejias", I 26, 1, pp. 218-219. Vease tambien HIPOLITO DE ROMA, "Refutacion de todas las herejias", VII, 33, p. 218. Esta descripcion es atribuida al gnostico Cerinto.

(64) Ibid., I 24, 2, p. 208.

(65) Gershom SCHOLEM, "La redencion a traves del pecado", en El misticismo extraviado, trad. de Monica Sifrim, Lilmod, Buenos Aires, 2005, p. 107.

(66) Ibidem.
COPYRIGHT 2013 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Papeles de Investigacion
Author:Dorado, Juan
Publication:Foro Interno
Date:Jan 1, 2013
Words:8796
Previous Article:David A. Teegarden, Death to tyrants! Ancient Greek Democracy and the Struggle against Tyranny.
Next Article:La vida de Castruccio Castracani; un exemplum de innovacion en la tradicion republicana.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters