Printer Friendly

El imaginario colectivo kumiai y sus recursos naturales.

Introduccion

El grupo indigena kumiai pertenece a la familia linguistica yumana (Laylander, 1991:32) y a la llegada de los europeos en el siglo xvi ya ocupaban el territorio que despues de 1848 paso a ser el suroeste de los Estados Unidos de America y el noroeste de Mexico. Los kumiai quedaron divididos al trazarse la nueva frontera geopolitica entre los dos paises, despues de la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848.

A pesar del mencionado tratado internacional, las relaciones de parentesco permanecieron vigentes entre los indigenas. Bibiana Santiago senala que lo que "daba cohesion a la rancheria indigena era basicamente la familia, al no formar pareja con un miembro de ella, buscaban en otras rancherias o en los ranchos o pueblos aledanos" (Santiago, 2005:419). De esta manera, explica Santiago, las redes indigenas continuaron al vincularse con las otras rancherias tanto del sur de California como del norte de Baja California. Eso explica que en las reservaciones indigenas de Campo, Viejas, Santa Isabel y Manzanita en el estado de California haya gente kumiai (Santiago, 2005:34).

Esta es la razon por la cual los miembros de este grupo indigena continuaron viviendo en esta region transfronteriza, adoptando nuevas estrategias para adaptarse a este cambio drastico, entre ellas "la reelaboracion de una ancestral movilidad en un contexto transnacional, la reinvencion de un tipo de comunidad multi-indigena y transnacional y, tercero, la manufactura de una identidad colectiva y multivariable" (Garduno, 2004:41). (2) A pesar de este contexto, este trabajo solo alude a los indigenas kumiai que viven en territorio mexicano.

El objetivo de esta investigacion es correlacionar la observacion realizada y documentada mediante geoposicionador (gps) y registro fotografico, con las notas de campo y el conocimiento generado para los ecosistemas visitados con el grupo indigena que los ocupa, en un intento por describir las representaciones sociales que los indigenas kumiai hacen de algunos de sus recursos naturales, a partir de una cotidiana y prolongada interaccion con la naturaleza.

Para ello coincidimos con el antropologo ambiental Robert Netting cuando senala en su libro Cultural ecology (1986) que "la interaccion con la naturaleza ha sido ciertamente la preocupacion practica de mayor duracion para la humanidad, y debe haber formado uno de sus primeros ejercicios intelectuales" (Netting, 1986:1-2). Simon Schama, en su historia ambiental Landscape and memory (1995), nos proporciono orientacion metodologica, pues para el: "Los paisajes son cultura, antes que ser Natura; constructos de la imaginacion proyectados en madera, agua y roca" (Schama, 1995:61).

Por tal motivo, en las conclusiones de este trabajo utilizamos como categorias de analisis para describir las representaciones sociales detectadas la clasificacion de Schama: maderas (encino), agua y roca, y anadimos una cuarta, fauna silvestre, representada por la serpiente, en este caso, la vibora de cascabel.

Entre el mito y la representacion social

La teoria de las representaciones sociales data de mucho tiempo atras. Para Gilberto Gimenez "procede de la sociologia de Durkheim y ha sido recuperada por la escuela francesa de la psicologia, bajo el liderazgo de Serge Moscovici" (Gimenez, 2007:25).

Sin embargo, para Moscovici, Durkheim se quedo corto en el desarrollo del concepto, por lo que su discusion acerca de las diferencias y similitudes entre mito y representacion social resultan pertinentes para el analisis del imaginario colectivo kumiai.

Mientras el mito, para el hombre llamado primitivo, constituye una ciencia total, una filosofia unica donde se refleja su practica, su percepcion de la naturaleza de las relaciones sociales, para el hombre llamado moderno la representacion social solo [sic] es una de las vias para captar el mundo concreto, circunscripta en sus fundamentos, circunscripta en sus consecuencias (Moscovici en IEP, 2002:2).

Pero los indigenas kumiai entrevistados para este trabajo no son hombres "primitivos", sino ciudadanos mexicanos modernos que saben leer y escribir, incluso con una educacion superior a la elemental. En la actualidad es comun considerar al mito como una forma arcaica y primitiva de pensar y ubicarse en el mundo, subestimandolo como anormal o inferior, incluso negandose a reconocerlo (IEP, 2002:2).

Algo similar sucede con las representaciones sociales, aunque no estamos de acuerdo con esta concepcion pues estas representaciones son, como senalan algunos estudiosos, "excrecencias normales de nuestra sociedad" que tendran que sufrir transformaciones "para convertirse en parte de la vida cotidiana de la sociedad humana" (IEP, 2002:2).

Para Gilberto Gimenez, la representacion social es "una vision funcional del mundo que permite al individuo o al grupo conferir sentido a sus conductas y entender la realidad a traves de su propio sistema de referencias y, por lo mismo, adaptarse a dicha realidad y definir en ella un lugar para si" (Gimenez, 2005:407). Por ello clasificamos como "representacion social" a las narrativas explicativas de los kumiai y a la forma en que las relacionan con sus recursos naturales y su entorno natural.

Ubicacion

El territorio kumiai se encuentra ubicado en la esquina noroeste del estado de Baja California y de Mexico. Se asienta principalmente en el municipio de Tecate, con ocupaciones en el de Ensenada. Los informantes de esta investigacion viven en las comunidades kumiai de San Jose de Tecate, Neji, San Jose de la Zorra, La Zorra, La Huerta, Canada de los Encinos (Antonio Necua), asi como en el Valle de las Palmas y el ejido El Porvenir. La cultura kumiai esta asentada en un territorio cuyo centro geografico son los 32[grados] de latitud Norte y los 116[grados] de longitud Oeste.

La region registra una temperatura media anual de 16[grados]C con 250 milimetros de precipitacion pluvial anual (mppa) (inegi, 1995:62-63). Lugares con menos lluvia que este han sido considerados tradicionalmente como "deserticos" (Roberts, 1989:15). El clima en general es de tipo "mediterraneo", seco templado con lluvia invernal mayor al 36% o BSh-2 (Meigs, 1994:56).

Los sitios donde hicimos registros de altitud estuvieron, el mas bajo, en la "cabeza de vibora 2", en San Jose de la Zorra, con 335 metros sobre el nivel del mar (msnm); y el mas alto en el "aguaje de la mujer", en La Huerta, con 1009 msnm, para una altitud media de 672 msnm.

El paisaje montanoso aqui esta constituido por cerros, colinas, valles intermontanos, canadas humedas, veredas y caminos serpenteantes que llevan a sitios de diversas altitudes, pero siempre con un paisaje abrupto, con vegetacion del chaparral de montana, costero y desertico (Delgadillo, 1998). Destacan las enormes rocas de granito y aguajes o manantiales naturales de los que ha dependido, y depende aun, la vida de los kumiai.

[ILUSTRACION OMITIR]

El ecosistema

Desde la vision botanica, (3) la ubicacion del territorio kumiai tradicional abarca dos regiones del chaparral californiano: el chaparral costero "desde los 20 a los 500 msnm" y el chaparral de montana "a partir de los 700 msnm hasta los limites de los bosques de coniferas" (Delgadillo, 1998:179-180). Sin embargo, los linderos entre ambos no son precisos. Es comun el traslape de los dos ecosistemas produciendo un ecotono, esto es, un lugar que comparte especies que caracterizan a distintos ecosistemas. Esta aclaracion se debe a que encontramos en territorio serrano kumiai algunos elementos del chaparral desertico como la biznaga, la jojoba, el canutillo, el mezquite dulce y la una de gato.

El calificativo comun de "chaparral" se utiliza en Mexico cuando la vegetacion predominante es chaparra, esto es, de baja estatura. En este caso es asi, con la notoria excepcion del arbol de encino, Quercus agrifolia, omnipresente en todos los sitios que visitamos y que en Baja California crece por debajo de los 2000 msnm (Wiggins, 1980:135). En este ecosistema, el encino vive solamente en los planos que acumulan suficiente humedad de lluvia, asi como en las canadas humedas y manantiales, pues no prospera ni en los cerros ni en las colinas. Otros arboles encontrados, aunque de escasa presencia, fueron el sauce, el alamo y el tapiro (sauco).

Chaparral de montana

Los sitios kumiai registrados pertenecen al segmento de menor altitud de este ecosistema estudiado. En ellos estan ausentes los pinos pinoneros, Pinus monophylla y P. quadrifolia, asi como la huata, Juniperus californica, plantas caracteristicas del chaparral de montana. No obstante, los informantes entrevistados manifestaron conocerlos y hacer uso de ellos. Esto nos permite inferir que los kumiai han conocido y viajado por una extensa area geografica mas alla de su ecosistema, haciendo uso de sus recursos, flora y fauna silvestre. Lo confirma Bibiana Santiago al senalar que el grupo kumiai se organizo comunitariamente para recorrer una red de espacios donde obtenia diversos alimentos (Santiago, 2005:41):

Los miembros del grupo, de acuerdo a la temporada de cosecha de algun alimento o para la pesca, se trasladaban a otros sitios de la zona de influencia kumiai. Para el acceso a sus recursos, los indigenas fueron trazando un camino a los lugares donde habia alimentos silvestres: bellota, pinones, agave, frutas y semillas de estacion y donde podian encontrarse conejos, venados y ratas. Conocian bien el terreno ya que lo habian recorrido, recolectando frutos, cazando, por la sierra y el valle, bajando al Oceano Pacifico hasta Jasay (Rosarito) por productos marinos (Santiago, 2005:38).

Debido a la existencia perene de agua de los manantiales y el terreno plano de los valles y canadas intermontanos, es probable que los kumiai vivieran y enterraran a sus muertos a menor altitud, justo en los sitios registrados. El concepto cultural de fitogenesis 4 distingue y explica para si el porque los arboles viven a mayor altitud unos de otros, tal como nos lo revela el informante Juan Aguiar Emes: "Los arboles de la sierra vienen de todos los cantiles de La Rumorosa. (5) El pino se quedo en la sierra, el pinonero en La Huerta y el encino en Necua".

Antonio Necua

Desde la tumba de Antonio Necua (Gregorio Necuar), (6) a 708 msnm, se divisa hacia el sur la Sierra Blanca con 1100 msnm. Sobre su filo se observan pinos muy altos de la especie Pinus coultieri (Delgadillo, 1998:223), no pinoneros, pero si utilizados culturalmente. El informante Agustin Dominguez Ortiz, de Canada de los Encinos, nos aclaro: "Son guerreros que marchan sobre la sierra". Este significado cultural es producto de una representacion social kumiai. Es una interpretacion subjetiva de su paisaje serrano.

Este sitio, el cual es un verdadero bosque de encinos--Quercus agrifolia y algunos arboles de Q. chrysolepis-, fue el unico lugar donde observamos plantas muy desarrolladas de uva cimarrona, Vitis girdiana. Desde esta altitud, 680 msnm, se divisan los vinedos de L. A. Cetto, en el Valle de Calafia, donde cepas europeas de Vitis han tenido gran exito en la elaboracion de vino. Las uvas europeas en los valles y las nativas en el cerro.

El unico lugar donde se hallo la hiedra venenosa, Rhus diversiloban, fue en las inmediaciones del sepulcro del lider kumiai. Esto es importante pues al comentar este hallazgo al informante Juan Aguiar Emes, habitante del sitio denominado "donde bailo el muerto", comento que a el la hiedra no le afectaba: "me ruedo sobre ella y no me pasa nada". Esto a pesar de que, segun expertos, "el contacto con ella causa una seria inflamacion en la piel" (Raven, 1966:30). Roberts avala la aseveracion de este informante pues senala que la hiedra venenosa Rhus radicans, otra especie de este mismo ecosistema, "[...] produce severo dolor al contacto y dermatitis causada por el aceite de sus hojas y ramas. Los indios--anade--pueden ser inmunes a esta erupcion [de la piel]" (Roberts, 1989:104).

Roberts confirma pues la aseveracion de Aguiar Emes de que un prolongado contacto e interaccion con el medio ambiente puede producir inmunidad en los individuos que lo habitan. En lo personal, en varias ocasiones hemos sido victima del efecto "urticaria" de ambas plantas y conocemos sus molestos efectos. Otra vez aparece la representacion que el indigena elabora para describir su relacion con esta planta toxica.

Segun declaracion de Agustin Dominguez Ortiz, en este mismo encinar de parras silvestres y hiedras venenosas hubo, hasta mediados del siglo xx, asentamientos kumiai. Asi lo atestiguan los cimientos de piedra y ruinas de paredes de adobe, localizadas en los 688 msnm.

Una de las canadas de este bosque de encinos tiene todavia importante cantidad de lena de encino que, junto con la de manzanita, Arctostaphylos spp., y la de huata, Juniperus californica, constituyen el mejor combustible de este ecosistema. A pesar de ello, no observamos tala de encino. Al parecer, solo utilizan madera muerta. Ramas secas y arboles decrepitos que apuntan a un uso sustentable de estas especies maderables y valiosas en el mercado regional. Asi lo corrobora el testimonio de una mujer kumiai de Pena Blanca, (7) quien narra:

Subian los hombres a los cerros y las mujeres tambien, subia con ellos un anciano para irlos orientando [...] ensenandoles lo bueno y lo malo, el respeto, no solo a la persona, sino el respeto a la naturaleza [...] "Tu cortas lena, pero no tumbes el arbol verde: el arbol verde conservalo, porque es oxigeno, te esta dando muchas cosas, ese no lo destruyas [...] Nosotros no destruimos, amamos la naturaleza" (Santiago, 2005:432-433).

De acuerdo con Delgadillo, las plantas de uso combustible son: el chamizo, Adenostoma fasciculatum var. Fasciculatum; la manzanita, Arctostaphylos glandulosa var. Crassifolia; la huata, Juniperus californica; el mezquite, Prosopis glandulosa var. Torreyana; y el encino, Quercus agrifolia y Quercus dumosa (Delgadillo, 1998:324).

San Jose de la Zorra

La comunidad kumiai que visitamos localizada a menor altitud fue San Jose de la Zorra. Ubicada entre los 335 y los 365 msnm es un valle profundo, rodeado de colinas y montanas de 800 a 900 msnm en todo su alrededor. Ahi encontramos dos especies botanicas que no existen en los demas sitios: la identificada como "bellotita dulce" por Teodora Cuero en una fotografia digital; y el toyon, para el cual los kumiai entrevistados no tuvieron nombre local. Esta especie, en ingles hollywood tree, es la que le dio el nombre a Hollywood, la meca del cine en el estado de California (Roberts, 1989).

En este paisaje registramos, con gps y fotograficamente, un sitio crematorio en los 338 msnm. Curiosamente, en el lugar donde los antepasados del informante Gregorio Goyito Montes fueron cremados las rocas no estan ennegrecidas como era de esperarse. Tal vez lo ahumado ha desaparecido con el tiempo, debido a la erosion del agua y el viento.

Las rocas de granito tienen un acomodo tal que recuerdan la figura de un ataud: una forma propia para colocar un cadaver humano, orientado de este a oeste. Era comun que los difuntos fueran sepultados con la cabeza hacia el este (oriente) y los pies hacia el poniente (occidente). Todas las tumbas que observamos en los panteones de esta region tienen la cruz hacia el este, por el oriente, donde sale el sol.

Los informantes nos dicen que de ese lado, nnak, "por donde sale el sol" (Ochoa, 1977:95), se colocaba la cabeza del difunto. Los pies hacia el poniente, wik (Ochoa, 1977:95). Es valido, entonces, dilucidar que la orientacion particular de este promontorio rocoso, bajo el omnipresente encino, tuvo un uso cultural activo en el pasado, y solo pasivo-simbolico en el presente. En el sitio hay una piedra con mortero y hasta la mano de piedra para moler.

San Jose de la Zorra tambien es la zona en donde se puede interpretar el mito o leyenda de la serpiente, rescatada hace cien anos por Thomas Talbot Waterman (Waterman, 1910:340), quien reprodujo el mito de creacion cosmogonica de estos indigenas, en el cual la serpiente tiene un papel fundamental. En esta ocasion, el informante Gregorio Goyito Montes, reconto el viaje de la serpiente: "La serpiente viajo, desde el monticulo donde descanso, hasta donde ahora reposa su cabeza [602 minutos] hacia el oeste".

De acuerdo con nuestra deduccion, ese rastro quedo marcado en la colina del sur que no tiene nombre: una franja de roca blanca fragmentada que destaca entre lo oscuro del chaparral. Al investigar, encontramos que el mito que rescato Waterman coincide con nuestra conjetura: "El hombre emprendio el regreso y el monstruo [refiriendose a la serpiente] camino tras el, pasando de montana en montana y dejando una gran raya blanca en todas partes por donde pasaba. Esta raya todavia puede verse" (Waterman en Martinez, 2003:101).

[ILUSTRACION OMITIR]

A escasos metros de esta roca senalada por el entrevistado ya citado como "cabeza de vibora", encontramos otra piedra con mayor parecido aun, que nombramos "nuestra vibora dos". En este territorio se han detectado varias especies de serpientes: culebras y viboras. Las culebras tienen la cabeza conica hasta su nariz, sin cuello, mientras que las viboras la tienen "cuadrada" y con cuello. Ademas tienen un cascabel en la punta de su cola que las culebras no tienen.

Por esta razon, seria mas acertado que los kumiai llamasen vibora y no serpiente o culebra a estos monolitos de granito. Por regla, las culebras no son venenosas ni tienen cascabel; en cambio, las viboras (viviparas) si. La excepcion es el coralillo, Micruroides euryxanthus, que es una culebra venenosa sin ser crotalo. Las viboras de cascabel pertenecen a la familia "crotalida", pues son crotalos, como lo es la serpiente que sostiene en el pico el aguila dorada del Escudo Nacional.

En este territorio se aprovecha toda la vibora de cascabel: su carne como alimento, o para su venta a farmacias naturistas que la compran deshidratada y la venden asi o la muelen y expenden en forma de polvo para diversos usos curativos. La cabeza de la vibora capturada suele enterrarse para evitar el contacto con su veneno. El cascabel de su cola se conserva como amuleto o como objeto decorativo.

Norma Meza Calles, otra de las entrevistadas, nos aclaro: "En Pena Blanca [otro sitio sagrado kumiai], los hombres se juntaban para decidir su vocacion. En wiy telpejs [Pena Blanca] hay una cueva donde vive una serpiente con alas". Esto coincide con el testimonio de Josefina Lopez, otra indigena kumiai: "Y pues aqui estoy yo, la india blanca, cuidando la Pena Blanca. Arriba hay una serpiente gigante que sopla muy fuerte y no deja que nadie suba a lo alto" (Garduno, 2006: 148), lo que nos ratifica el uso simbolico y material de la serpiente en la cultura kumiai.

Resulta claro que los kumiai no ven, y no quieren que veamos, a la vibora como una especie biologica mas. Elaboran toda una representacion social con ella que les permite explicar desde un accidente geologico, hasta la existencia en su vida cotidiana de monstruos alados de su imaginario colectivo.

Neji y La Huerta

Doce kilometros al este de Pena Blanca hay otra roca de gran significacion para este grupo indigena. La tradicion oral cuenta que alli vivio una vieja, N'ji, que fue un centinela que se hizo piedra, por eso su pueblo se llama Ui N'ji, o la "Piedra Neji", como tambien se le llama al lugar. Debido a su vecindad con el historico rancho Las Juntas, tambien recibe el nombre de Juntas de Neji.

Entre estos dos geosimbolos serranos hay algunos manantiales naturales en los cuales, segun contaba la indigena kumiai Delfina Cuero, "las brujas colocan piedras especiales. Quien bebe de ellos, escucha voces y ve cosas" (Shipek, 1968:49).

Los sitios sagrados kumiai en el area de Neji y La Huerta son los de mayor elevacion de todos los registrados, entre 790 y 1005 msnm. Es una zona tipica del chaparral de montana, con predominio de encino, chamizo, vara colorada, valeriana y encinillo. Como casi todos los lugares visitados, el piso esta cubierto con alfilerillo, cola de zorra y torito, especies menores y secas durante los meses de junio y julio.

Pero en estos espacios identificamos vegetacion que no esta presente en el resto del territorio kumiai. En el panteon de Neji detectamos varias plantas de cholla; en el panteon de La Huerta identificamos las especies exoticas de laurel rosa, eucalipto y piocha. En el wakeruk, "lugar donde llorar a los muertos" (Teodora Cuero), hay un mezquite, un alamo seco a la vista y tambien una biznaga. Las plantas exoticas seguramente fueron llevadas al lugar. Pero el mezquite y la biznaga, a pesar de la mayor altitud, son especies del chaparral desertico de menor altitud.

Al no haber mezquites y biznagas en el paisaje circundante, suponemos que quiza tambien fueron llevados en forma de semillas, pechita y fruto, alimentos que germinaron en el area, resultado tal vez de un posible intercambio en el pasado con los grupos kiliwa y pai-pai que viven en el chaparral desertico. (8)

En el "aguaje de la mujer", principal fuente hidrica de La Huerta, crece yerba del manso, planta comun en todos los sitios humedos de la sierras de Juarez y de San Pedro Martir. En el sitio "paredes viejas", en la cercania de Antonio Necua, se observo un cardon, Pachycereus prynglei, especie propia del Desierto Central. Igualmente, en el "aguaje de las higueras" sobre el canon del Burro, en el rancho La Aurora, el manantial tiene tres palmas robustas, propias tambien del Desierto Central.

Deducimos que en La Aurora, su origen puede deberse a intercambios del pasado con grupos cochimies o incursiones propias. El pequeno fruto de esta palma, Washingtonia robusta, mide de cuatro a siete milimetros (Roberts, 1989:94), es comestible y sirvio de alimento a los grupos nativos californianos (Aschmann, 1967). De la presencia del cardon y de las palmas en estas latitudes se infiere un intercambio cultural en tiempo desconocido.

Propuesta de analisis

De acuerdo con el trabajo ya citado de Simon Schama, el paisaje natural kumiai es uno enteramente cultural, nocion que coincide con la de Robert Netting. El uso simbolico que los kumiai hacen de sus recursos naturales se explica utilizando la teoria de las representaciones sociales de Moscovicci.

Como todo grupo humano asentado en un ecosistema en particular, la vida y vision del mundo de los kumiai ha girado en torno al medio natural del que depende su subsistencia: el arbol encino, la vibora de cascabel, la roca de granito y el agua, los cuatro elementos naturales que tienen un profundo significado para este grupo etnico. Veamos como representan a cada uno de ellos.

El Encino

En todos los sitios registrados hay--o tienen a la vista--encinares de Quercus agrifolia. Aunque viven literalmente entre estos arboles, es curioso que en el discurso kumiai de los informantes entrevistados el encino no parece ser importante, excepto cuando mencionan su fruto, la bellota, que comen de distintas maneras. Sus casas estan en los encinares. Son su techo, sombra, alimento.

A pesar de que los entrevistados no lo manifestaron asi, hay una estrecha relacion kumiai-encino. Es una asociacion tan solida como la del maiz y la cultura mesoamericana o como la union total entre el papago y el sahuaro.

Los papago comen el fruto del sahuaro: el arbol representa a sus guerreros fallecidos; la bebida que fabrican con el fruto es indispensable en el rito del vino, que se realiza para que vuelva a llover. De las varillas del esqueleto del sahuaro hacen sus techos y hasta sus feretros. En la cultura papaga, la asociacion hombre-sahuaro reune la condicion "globalmente ambiental", en el sentido planteado por el especialista britanico Raymond Williams: "Un estilo de vida completo, material, intelectual y espiritual" (Sardan y Loon, 2005:29).

Lo mismo sucede con el encino, el arbol sagrado cuyo fruto es uno de los principales alimentos de los kumiai. Los encinos son punto de referencia, fuente de sustento como alimento y de energia para menguar el frio o cocer alimentos (Santiago, 2005:41). Un cuento kumiai denominado "El viaje de los arboles sagrados" confirma esta representacion social:

Hace muchos anos salieron del cantilar de La Rumorosa el pino, el pinon y el encino. Despues de mucho caminar se canso el pinon, quedandose a vivir en la parte mas alta de la sierra; siguieron caminando el pino y el encino. Casi llegando al poblado de La Huerta, donde aun viven los indios kumiai, se canso el pino, conociendose a este lugar como Pino Bailador [...] Por ultimo, el encino siguio su camino pues tenia la intencion de llegar a todas las tribus kumiai para darles la bellota con que preparan su alimento, de tal manera que llego a todas las comunidades de la costa. Por eso actualmente, todas las comunidades kumiai cuentan con encinos para preparar el atole de bellota (Munoz, 1996:11).

En los testimonios recolectados durante los cuatro dias de trabajo de campo, los kumiai entrevistados no demostraron tener plena conciencia de la importancia del encino para ellos, pero la tumba de su maximo lider esta dentro de un bosque ancestral de encinos. "Aqui nadie vive ahora. Aqui vivieron nuestros antepasados", nos asegura Agustin Dominguez Ortiz. Esta reverencia tacita al arbol aumenta en importancia debido a que gracias a esos encinares se recarga el acuifero del que dependen para vivir.

Otro uso simbolico del encino se revela en otra expresion del mismo informante: "Este es el encino mas grande de todos", posando su mano derecha sobre el voluminoso tronco del encino mas grueso jamas visto por estos investigadores.

El encino es, pues, techo (como fronda y madera), alimento (su bellota), agua (captor de lluvia), oxigeno (como fotosintetizador), anticontaminante (eliminador de co2) y energia (combustible). Este conocimiento es representado socialmente por los kumiai mediante la sacralidad. Para ellos "[...] constituye una ciencia total, una filosofia unica donde se refleja su practica, su percepcion de la naturaleza de las relaciones sociales" (Moscovici en IEP, 2002:2). El encino es, sin duda, el elemento material mas importante de su cultura ambiental, el icono del paisaje kumiai.

En el Recetario indigena de Baja California (Pinon, 2000) aparecen tres recetas para hacer atole de bellota. Elementales, todas tienen los mismos ingredientes: bellota seca y agua. Una de ellas agrega miel. Los informantes de Pinon Flores fueron Guadalupe Osuna Cuero, de Neji; Maria Emes Boronda, de Antonio Necua; y Teodora Cuero, de La Huerta (Pinon, 2000:38-40), lugares y apellidos familiares durante nuestra recoleccion de datos.

En la investigacion de Jorge Enrique Lucero Juarez sobre el mismo tema (Lucero, 1995:76), la caracterizacion nutricional de la "bellotita dulce", Quercus dumosa, y de la bellota amarga, Quercus agrifolia, mencionadas por Teodora Cuero en nuestra recoleccion de datos, aparece de esta manera:
Caracteristicas    Bellota dulce    Bellota amarga
nutrimentales           (%)               (%)

Humedad                  3.34            63.76
Minerales                2.48             2.24
Fibra cruda             45.20            63.61
Carbohidratos           10.13            10.45
Lipidos                 22.51            15.67
Proteinas               12.45             8.03
Calorias               292.91           214.95


A diferencia de las recetas de Pinon Flores, Lucero explica un proceso de preparacion que incluye lavado, cocido, tostado y molido para la elaboracion de la harina de bellota, con la que cocinan el atole de bellota, tanto de la dulce como de la amarga. En otro texto, Fermin Barajas relata con detalle todo el ritual que se lleva a cabo para preparar el atole de bellota, desde la recoleccion de las bellotas, el tamano de las mismas, la epoca de recoleccion y los diferentes pasos del procedimiento hasta obtener un "rico atole con ligero sabor a nuez" (Santiago, 2005:438-439).

Respecto de la bellota dulce, Roberts investigo la distribucion geografica del genero Quercus en la costa del Oceano Pacifico entre el sur de California y el norte de Baja California y concluyo que la bellotita dulce, Q. dumosa, solamente existe entre Puerto Nuevo y Ensenada, Baja California (Roberts, 1995:95), que es el lindero oceanico y oeste del territorio kumiai, lo cual corrobora su presencia.

Los bosques siempre han constituido poderosas representaciones sociales a lo largo de la historia del hombre. Simon Schama (1995) establece tres categorias de analisis: los bosques (woods), el agua (water) y la roca (rock). En nuestro estudio, el encino seria, en principio, el equivalente a woods.

Pero woods es un concepto mas amplio para Schama pues comprende el reino vegetal, muchas especies de plantas, asi como la fauna silvestre que las habita. Como complemento a la categoria de encino, debemos agregar que hay otras especies presentes en casi todos los sitios registrados. Por ejemplo, la valeriana ocupa un espacio importante de su territorio y estaba en inflorescencia en junio-julio. Otros vegetales notorios en el paisaje kumiai son el chamizo, el lentisco y el toloache.

La valeriana tiene usos medicinales; los indios de California la usaban para banar a los recien nacidos (Moore, 1989:18). Los cahuilla (9) la toman como te para aliviar el dolor durante el embarazo (Moore, 1989:20). Un te hecho de sus hojas es bebido para el reumatismo y la tos (Roberts, 1989:240).

Las ramas del chamizo, ademas de ser utiles como escoba, eran masticadas por los indios para calmar el dolor de dientes (Roberts, 1989:158). En el caso del lentisco, sugar bush en ingles, sus pegajosas y rojizas frutas estan cubiertas con un exudado dulce que los indios aprovechan como azucar (Roberts, 1989:102).

En cuanto al toloache, las semillas eran consumidas en ritos ceremoniales por los habitantes originales del suroeste. Dosis cuidadosamente reguladas producen alucinaciones, pero las sobredosis pueden ser fatales (Wiggins, 1980:513).

Cortes Rodriguez (1994) encontro que el grupo kiliwa de Santa Catarina utilizaba algunas de las plantas observadas en el paisaje kumiai para fines curativos: el alamo para torceduras, dislocaciones y picaduras de insectos; la salvia para aliviar calenturas, colicos menstruales y gripe; la yerba del manso para controlar la diarrea, los colicos menstruales, la gripe, la tos, los dolores de cabeza y de garganta; la jojoba para eliminar llagas y caspa; el mezquite como purgante, para la calentura y para infecciones de los ojos; el tapiro (sauco) para curar tambien las calenturas y la gripe en ninos (Cortes y Venegas, 2011).

Sobre este topico, Owen afirma:

[...] aun cuando en la actualidad [1959] se sufre del olvido y de un gran abandono de las practicas herbolarias tradicionales por parte de estos grupos, su concepcion general de salud y su atencion es una combinacion entre los patrones generales de la cultura yumana (incluyendo a los grupos que habitan en Estados Unidos) y los elementos que han adquirido a partir de su propia historia de contactos, a partir de su propio proceso de aculturacion (Owen en Garduno, 1994:225). (10)

La vegetacion rastrera seca en junio-julio tambien estuvo presente en todos los lugares visitados. Aunque los informantes nombraron a cuatro especies --cola de zorra, alfilerillo, mostaza y torito--, no pudimos hacer una identificacion botanica de ellas durante nuestro recorrido.

Esta relacion de las especies vegetales con mayor presencia en los sitios kumiai visitados conforma el concepto woods de acuerdo con el esquema de Schama.

La vibora, a' wi

La serpiente, termino generico que abarca a todos los ofidios, siempre ha tenido importancia en las culturas nativas del planeta. Una serpiente, prensada por el pico del aguila dorada, indico al pueblo mexica donde asentarse.

Pero al entrar en detalles morfologicos sobre los ofidios en territorio kumiai, tenemos que sustituir el uso del sustantivo serpiente por el de vibora (Ochoa, 1977:58) o, para ser aun mas precisos, por el de vibora de cascabel.

La cabeza del crotalo que aparece en el escudo nacional se asemeja a la de los monolitos ubicados en San Jose de la Zorra, los cuales tomaron esa apariencia por la erosion del agua y el aire. Esta es la razon por la cual los kumiai los nombran "cabeza de serpiente". Sin embargo, debido a lo ya mencionado, seria mas apropiado que les llamasen "cabeza de vibora".

[ILUSTRACION OMITIR]

La franja de roca blanca fragmentada ondulante como el rastro de una serpiente que registramos en la colina sur de San Jose de la Zorra, asi como la cueva de la serpiente "alada" de Pena Blanca a la que hace referencia Norma Meza, aluden a una ser mitico peligroso y temido. Podemos interpretar que la representacion social del reptil es la de una serpiente peligrosa, evidentemente una vibora de cascabel, venenosa por naturaleza.

Esto se refuerza al confirmar la presencia en nuestra region de estudio de tres especies de crotalos: Crotalus mitchelli, C. viridis y C. ruber (MacMahon, 1998:456-459). Los kumiai no distinguen especies. Aluden al genero solamente.

La vibora tiene dos usos activos en esta cultura indigena. El de mito o leyenda, como forma internalizada de cultura; y el objetivado mediante su caza o captura para uso alimenticio o medicinal. Cabe mencionar que ninguna de las tres especies identificadas en esta region kumiai se encuentra "en peligro de extincion", solo "bajo proteccion especial", (11) lo que podria interpretarse como un rasgo de uso sustentable del recurso.

La roca

La tercera categoria de analisis de Schama, la roca, tiene tambien un poderoso significado en el territorio kumiai. Algunas de sus representaciones sociales mas destacadas son rocas: Pena Blanca, Neji, el crematorio, la franja de roca blanca fragmentada ondulante que semeja el rastro de la vibora y su cabeza, la piedra "donde platicaban los viejitos", asi como la "piedra mujer". En suma, jat tliau, o muchas piedras (Ochoa, 1977:49).

Si bien sus caserios estan en los valles, terreno plano poblado de encinares, los cerros que los rodean son pedregosos, plagados de rocas graniticas de todos tamanos y formas, constituyendo un amplio repertorio material para el imaginario colectivo kumiai. Por generaciones han elaborado representaciones sociales que dan sentido a su existencia, asignando a las rocas tareas e identidades que han transmitido a sus descendientes mediante la historia oral.

Si bien algunos vestigios de construcciones antiguas observadas en Antonio Necua y La Aurora contienen rocas de granito como cimientos, o marcando circulos perimetrales, en la actualidad es raro ese material en sus viviendas, pues predomina el material constructivo moderno: tabique de concreto, ladrillo, vigas, tablas de madera importada, lamina y carton de yeso. En las ruinas de las viviendas ubicadas en el lugar sagrado de Antonio Necua observamos vestigios de paredes de adobe, pero al pertenecer al siglo xx obedecen a la influencia occidental.

De la misma manera, no podemos pasar por alto el uso insustituible de la roca en forma de mortero y mano, (12) como el registrado fotograficamente en "el crematorio".

Muchas rocas graniticas en campo abierto tienen depresiones ocasionadas por manos de piedra para moler semillas, como las registradas principalmente en San Jose de Tecate. No observamos puntas de lanza, flecha, cuchillos o raspadores de piedra durante el trabajo de campo, pero es bien sabido el uso que tuvieron para sus antepasados.

El agua

El agua es el elemento natural mas importante para cualquier ser vivo, sobre todo en una region ubicada en la frontera con el desierto. Los kumiai no dan muestra de haber padecido por su ausencia. Registramos manantiales naturales en todos los sitios visitados. Veneros fluyendo hasta formar corrientes de agua. Observamos muy poco ganado y relativa abundancia de vida silvestre en su entorno. Todo esto en el contexto de la sequia de la ultima decada. La unica falta de agua detectada fue el caso del informante Gregorio Montes, quien abandono su casa tradicional en el poblado para trasladarse a una casa movil a un lado de una canada con agua, a fin de darle de beber a su ganado.

Si bien el uso material de este recurso pasa inadvertido por rutinario, su uso simbolico aparece en su discurso con fuerza y vigencia. El aguaje del encinar de Antonio Necua ha generado creencias trasmitidas de generacion en generacion. "Al caballo que bebe agua de este aguaje se le tuerce el pescuezo", sentencia Agustin Dominguez Ortiz. Pero aclara que tal efecto le ha sucedido a los caballos ajenos que llegan al lugar, no a los equinos propiedad de los kumiai.

Asi, mediante una representacion social del agua, crean un agua selectiva que solamente afecta a invasores. Agua que nace de la tierra donde descansa su lider historico, que nos atrevemos a interpretar como un agua "guardian". Desde las estribaciones de Pena Blanca, la entrevistada Norma Meza Calles cuenta la leyenda de Jalkutat. Cuando observabamos el profundo y largo canon del Alamo, nos senalo el lugar donde antes de la crecida de 1980, resultado de las copiosas lluvias de ese periodo, habia pozas, lagunas naturales que almacenaban agua que bajaba de la sierra de Juarez.

"Por las tardes, salia Jalkutat del agua, a ver a la gente. No les hacia dano. Cuando olia a lodo era que habia salido Jalkutat a ver a la gente. Tenia el cuerpo cubierto de escamas verdes. Pero las lluvias del 80 se lo llevaron al mar. Desde entonces no ha vuelto a salir".

El intempestivo olor a lodo tuvo esa explicacion, quiza por siglos. Si vuelve a haber pozas, seguramente seguira la tradicion oral contando y recontando el mito de Jalkutat. Aqui no parece importarles la ausencia de las pozas de agua dulce. Otorgan mayor significado a la perdida de Jalkutat. El uso simbolico del elemento natural sobrepasa a la necesidad material y vital del liquido. En El Alamo es mas importante la ausencia del personaje mitico que el abrevadero para sus bestias, al menos en el discurso de esta informante. Desde las estribaciones de Pena Blanca, con ayuda de binoculares, vimos alamos secos en esta profunda canada, testigos de tiempos mas humedos.

Como nos informaron en Neji, en los manantiales de la region las brujas colocan piedras especiales. Quien bebe de ellos, "escucha voces y ve cosas" (testimonio de Delfina Cuero ya citado). De nuevo aparece el concepto del "agua magica", materia prima para chamanes y brujas, con lo que ratificamos que otorgan mayor significado al uso simbolico que al de subsistencia. Sin esos manantiales no habria kumiai.

El "aguaje de la hechicera", frente al cerro donde descansa "la mujer de piedra", era evadido por las ninas por temor a la hechicera. "Le sacabamos la vuelta", confiesa Norma Meza Calles. Es curioso que siendo el agua el elemento natural de mayor importancia, haya sido historicamente senalado como peligroso. ?Se trata de una representacion social mas equivalente a una estrategia de conservacion? ?Politica anticontaminante y de sustentabilidad? ?Prevencion de abatimiento y sobreexplotacion?

La fuente hidrica mas importante en este territorio kumiai es el "aguaje de la mujer", en La Huerta. El nombre le viene porque en el se "aparece" una mujer (Teodora Cuero). Una vez mas, surge la subjetividad en esta creencia local. Al ser una comunidad activa, con intenso intercambio cultural con sus vecinos y el resto del mundo, el manantial, administrado hoy por la Comision Nacional del Agua (Conagua), refleja en su entorno una gran variedad de plantas cultivadas para sombra, ornamento y economia domestica.

Este contexto parece cubrir y hasta opacar el significado del bautizo original del manantial. Es como si la presencia del Estado administrando el recurso hidrico sustituyera al mito conservador tradicional basado en el miedo.

Conclusion

Con esta correlacion de datos cuantitativos y cualitativos hemos intentando hacer una descripcion de las representaciones sociales que los indigenas kumiai elaboran para sus recursos naturales y elementos paisajisticos mas importantes. Esto nos lleva a concluir que los miembros de este grupo indigena son entes serranos en estrecha convivencia con su ecosistema, que no han producido degradacion ambiental significativa ni extincion de especies. Tal como senala Bibiana Santiago, el legado de estos grupos indigenas es el conocimiento del ecosistema, aprendizaje que utilizaron para satisfacer sus necesidades (Santiago, 2005:42).

Mediante representaciones sociales del paisaje y de los elementos naturales que forjan su cultura e identidad, en un territorio bien delimitado, el encino, la vibora, la roca y el agua constituyen la materia prima de su vida material e inmaterial.
Apendice 1

Flora

Nombre comun proporcionado       Nombre cientifico
por informantes kumiai

Chaparral costero y montana

Encino                           Quercus agrifolia
Lentisco                         Rhus laurina
Valeriana                        Eriogonum fasciculatum
Yerba santa                      Eriodictyon lanatum
Chamizo                          Baccharis sarathroides
Chamizo vara colorada            Adenostoma sparsifolium
Chamizo vara prieta              Adenostoma fasciculatum
Mangle                           Rhus ovata
Hiedra venenosa                  Rhus diversiloba
Toloache                         Datura inoxia
Uva cimarrona                    Vitis girdiana
Crucecilla                       Ceanothus spp.
Tapiro                           Sumbucus mexicana
Toyon                            Heteromeles arbutifolia
Yuca                             Yuca shiudigera
Bellotita dulce                  Quercus dumosa
Encinillo                        Quercus dunni
Manzanita                        Arctostaphylo glauca
Salvia                           Artemisa tridentata
Yerba del manso                  Anemopsis californica

Chaparral desertico

Mezquite                         Prosopis glandulosa
Una de gato                      Acacia greggii
Biznaga                          Ferocactus acanthodes
Jojoba                           Sidmonsia chinensis
Agave                            Agave spp.

Exoticos

Eucalipto                        Eucalyptus spp.
Laurel                           Nerium olander
Piocha                           Melia azedarach
Pino salado                      Tamaris spp.

Elementos vegetales de posible interaccion cultural

Cardon                           Pachycereus pringley
Palma robusta                    Washingtonia robusta

Apendice 2

Fauna

Nombre comun proporcionado    Nombre cientifico
por informantes kumiai

Codorniz de California        Calipepla californica
Correcamino                   Geocoxys californianus
Zopilote                      Catharthes aura
Huilota                       Zenaida macroura
Halcon cola roja              Buteo jamaiciencis
Cernicalo                     Falco sparverius
Azulejo                       Aphelocoma coerulescens
Cenzontle                     Mimus poliglotos
Ardilla de roca               Citelius beecheyi
Conejo                        Silvilagus audubonii
Liebre                        Lepus californianus
Lagartija                     Uta stansburiana
Vibora de cascabel            Crotalus mitcheli, C. viridis, C
Langostino, probablemente     Procambarus clarkii


Bibliografia

Aschmann, Homer (1967), The central desert of baja california: demography and ecology, Riverside, Manessier Publishing Company.

Baja Almanac Publishers (s/f), Mexico's land of adventure. Baja California Almanac, Las Vegas, Baja Almanac Publishers Inc.

Cortes Rodriguez, Edna Alicia (1994), Analisis del conocimiento tradicional de la flora medicinal de la comunidad indigena de Santa Catarina, Mexico, tesis de maestria, Facultad de Ciencias, Universidad Autonoma de Baja California.

--y Francisco Raul Venegas Cardoso (2011), "Conocimiento tradicional y la conservacion de la flora medicinal en la comunidad indigena de Santa Catarina, B.C. Mexico", en Ra Ximhai, vol. 7, num. 1, enero-abril, pp. 117-122.

Delgadillo, Jose (1998), Floristica y ecologia del norte de Baja California, 2a ed. corregida y aumentada, Mexicali, Universidad Autonoma de Baja California.

Garduno, Everardo (2006), "Mujeres yumanas: Genero, etnicidad y lucha por la tierra", Loreto Rebolledo y Patricia Tomic (coords.), Espacios de genero. Imaginarios, identidades e historias, Cuadernos del CIC-Museo, Mexicali, Universidad Autonoma de Baja California, pp. 139-153.

--(2004), "Cuatro ciclos de resistencia indigena en la frontera Mexico-Estados Unidos", Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe, num. 77, octubre, pp. 41-60.

--(1994), En donde se mete el sol ... Historia y situacion actual de los indigenas montaneses de Baja California, Mexico, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Gimenez Montiel, Gilberto (2007), "El desierto como territorio, paisaje y referente de identidad", Culturales, vol. III, num. 5, pp. 7-42, enero-junio.

--(2005), Teoria y analisis de la cultura. Problemas teoricos y metodologicos, tomos I y II, Mexico, Conaculta, Instituto Coahuilense de Cultura.

INEGI (1995), Estudio hidrologico del estado de Baja California (Hydrological study of Baja California State), Mexicali, Instituto Nacional de Geografia e Informatica, INEGI.

Laylander, Don (1991), "Organizacion comunitaria de los yumanos occidentales: una revision etnografica y prospecto arqueologico", Estudios Fronterizos, nums. 24 y 25, enero-abril/mayo-agosto, pp. 31-60.

Lucero Juarez, Jorge Enrique (1995), Determinacion de la calidad nutricional de la flora utilizada como alimento por el grupo etnico kolew de Arroyo de Leon, B.C., tesis de maestria, Facultad de Ciencias, Universidad Autonoma de Baja California.

MacMahon, James A. (1998), Deserts. National audubon society nature guides, Nueva York, Alfred A. Knopf Inc.

Martinez, Pablo L. (2003), Historia de Baja California. Edicion critica y anotada, Mexicali, UABC, Instituto Sudcaliforniano de Cultura, xi ayuntamiento de La Paz, Administracion Portuaria Integral de Baja California Sur.

Meigs III, Peveril (1994), La frontera misional dominica en Baja California, Mexicali, SEP, UABC (Coleccion Baja California: Nuestra Historia, vol. 7).

Moore, Michael (1989), Medicinal plants of the desert and canyon west: a guide to identifying, preparing, and using traditional medicinal plants found in the deserts and canyons of the west and southwest, Santa Fe, Museum of New Mexico Press.

Moscovici, Serge (1979), "La representacion social: un concepto perdido", en IEP (Instituto de Estudios Peruanos), Taller interactivo: Practicas y representaciones de la nacion, Estado y ciudadania en el Peru, Lima, Instituto de Estudios Peruanos.

Munoz Aldama, Ofelia Guadalupe (1996), Asi me contaron los abuelos... Mitos, leyendas y cuentos kumiai, Tijuana, Instituto Nacional Indigenista.

Netting, Robert M. (1986), Cultural ecology, prospect heights, Waveland Press Inc.

Ochoa Zazueta, Jesus Angel (1977), Pi-'a o'mat k'miai wi. Esta es la escritura k'miai, Mexicali, Universidad Autonoma de Baja California.

Oswalt, Wendell H. (2009), This land was theirs, Nueva York, Oxford University Press.

Raven, Peter H. (1966), Native Shrubs of Southern California, Berkeley, University of California Press.

Roberts, Norman C. (1989), Baja California plant field guide, La Jolla, Natural History Publishing Company.

Roberts, Fred M. (1995), Illustrated guide to the oaks of the southern californian floristic province: the oaks of coastal southern california and northwestern Baja California, Mexico, Encinitas, F.M. Roberts Publications.

Pinon Flores, Irais (2000), Recetario indigena de Baja California, Mexico, Conaculta (Coleccion Cocina indigena y popular, num. 34).

Santiago Guerrero, L. Bibiana (2005), La gente al pie del Cuchuma. Memoria historica de Tecate, Tijuana, Instituto de Investigaciones Historicas-UABc, Fundacion La Puerta, A.C.

Sardan, Ziauddin y Boris van Loon (2005), Estudios culturales para todos, Madrid, Paidos.

Schama, Simon (1995), Landscape and memory, Nueva York, Vintage Books.

Shipek, Florence C. (1968), The autobiography of Delfina Cuero. A diegueno indian, Los Angeles, Dawson's Book Shop (Baja California Travel Series, 12).

Semarnat (2002), Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-2001, Mexico, Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Waterman, Thomas T. (1910), "The religious practices of the Diegueno Indians", American Archaeology and Ethnology, vol. 8, num. 6, marzo 30, pp. 271-358.

Wiggins, Ira L. (1980), Flora of Baja California, Stanford, Stanford University Press.

Articulo recibido el 24 de junio de 2011

Segunda version recibida el 13 de diciembre de 2011

Articulo aprobado el 16 de enero de 2012

Alberto Tapia Landeros, Investigador del Instituto de Investigaciones Culturales Museo de la UABC, miembro del Cuerpo Academico Indigenas y Globalizacion. Correo electronico: altapialanderos@gmail.com.

Aide Grijalva, Investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UABC, miembro del Cuerpo Academico de Estudios Sociales. Correo electronico: aidegrijalva@gmail.com.

(1) Los informantes fueron: Norma Meza Calles, Teodora Cuero, Agustin Dominguez Ortiz, Juan Willie Aguiar Emes, Gregorio Goyito Montes y Andres Vega.

(2) Josefina Lopez Meza, descendiente kumiai de Pena Blanca, senala "Antes donde quiera se visitaba la gente y todos hablaban el idioma [...] los que estaban en Estados Unidos, que vivian en el otro lado venian; tengo familiares en Jamul, en Jacumba, en Viejas, en Santa Isabel". Entrevista realizada por Bibiana Santiago, el 18 de abril en 2001, en Valle de las Palmas. (Santiago, 2005: 420).

(3) Los apendices 1 y 2 registran los nombres cientificos de las plantas y animales que se mencionan en este trabajo.

(4) Fitogenesis: de fito, planta o vegetal, y genesis, origen. Origen de plantas o vegetales.

(5) La Rumorosa es un poblado de la parte norte de la sierra de Juarez, en la cima de profundos cantiles que descienden hasta el piso del desierto.

(6) Segun Meigs, el apellido del ultimo capitan de estos indigenas era Nicuarr (Meigs, 1994:210).

(7) Entrevista a Josefina Lopez Meza.

(8) Se denomina chaparral desertico a la zona de transicion entre el chaparral de montana y la vegetacion propia del desierto. Segun Delgadillo, esta ubicada entre los 1000 y 1300 msnm (Delgadillo, 1995:180).

(9) Los indigenas cahuilla vivieron en la ribera del lago Cahuilla, del que hoy solo queda el mar interior de Salton Sea, en el sureste del estado de California, Estados Unidos. Descendientes de ellos aun viven en Palm Springs, California (Oswalt, 2009: 239).

10 Para mayor informacion sobre este tema, vease la obra de Everardo Garduno, En donde se mete el sol ... Historia y situacion actual de los indigenas montaneses de Baja California (1994: 224-246).

(11) Semarnat, Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-2001.

(12) Se llama "mano" de metate o mortero, a la piedra de figura apropiada para tomarla con una mano y triturar las semillas contra la superficie del metate o mortero.
COPYRIGHT 2012 Universidad Autonoma de Baja California
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Tapia Landeros, Alberto; Grijalva Aide
Publication:Estudios Fronterizos
Date:Jan 1, 2012
Words:8529
Previous Article:Crisis y recuperacion economica en los estados de la frontera norte. Un analisis de los ciclos economicos.
Next Article:Lectores y formacion de ciudadanias en Mexico. Observaciones sobre el Programa Nacional Salas de Lectura del Conaculta.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |