Printer Friendly

El fundamento linguistico del pensamiento de Adam Smith.

The Linguistic Foundation of Adam Smith's Thought.

I. INTRODUCCION.

Consideraciones sobre la formacion original de los lenguajes es, aparte de La Teoria de los sentimientos morales (1759) y La riqueza de las naciones (1776), la unica obra firmada que Smith publico en vida. Sus otras publicaciones fueron anonimas, postumas o apuntes de asistentes a sus clases. Dada su importancia, resulta llamativo el escaso interes que ha despertado entre el publico castellano, lo mismo que las aun no traducidas Lecciones sobre retorica, de las cuales la tercera recoge un resumen (1). Este escaso interes es problematico, pues Consideraciones esta llamada a jugar un papel importante como nucleo integrador en el proceso contemporaneo de recuperacion de la base filosofica de la obra de Smith, ensombrecida por sus valores economicos.

Adam Smith publico Consideraciones en 1761, adjuntandola en 1767 a la tercera edicion de La teoria de los sentimientos morales. Un mal anfitrion segun Plank, opinion compartida por Swearingen, para quien Smith, con su racionalismo taxonomico, concedio poca atencion al lenguaje como condicion necesaria de la sociedad humana (2). Para nosotros esto es incorrecto porque interpreta Consideraciones descontextualizandola del resto de la obra de Smith. A partir del contexto global de su produccion como escritor y profesor, se pueden alcanzar conclusiones diferentes, como hicieron McKenna y Otteson. Segun el primero, para Smith el estudio del lenguaje era previo al de la etica, mientras que para el segundo Consideraciones afino el metodo filosofico desarrollado en el resto de su obra (3).

Creemos que Consideraciones es relevante para interpretar de una manera mas integral la obra de Smith al menos por tres motivos: en primer lugar, porque conecta las Lecciones sobre retorica con La teoria de los sentimientos morales, a traves de la identificacion de la conciencia dialogica como la base de la comunicacion y del juicio moral; en segundo lugar, porque aclara la base linguistica de la formula del intercambio, importante a partir de las Lecciones sobre jurisprudencia, y define la estructura basica de su desarrollo historico, importante en La riqueza de las naciones; y, en tercer lugar, porque ayuda a establecer mas solidamente las relaciones entre la economia y la etica a traves de la ley de los cuatro estadios de desarrollo social, integrando con ello planteamientos de La teoria de los sentimientos morales y de La riqueza de las naciones.

Para mostrar eso hemos identificado y analizado, en lo que sigue, cuatro temas fundamentales presentes en Consideraciones: primero, la necesidad yla importancia de la ayuda mutua, base historica de toda socializacion; segundo, la formula basica de toda interaccion humana, que adopta la forma "dame aquello que necesito y tendras esto que necesitas"; tercero, la hipotesis del desarrollo desde una sintesis inarticulada hacia un analisis articulado, que le proporciono un esquema basico en el que ubicar todos los procesos historicos; y, cuarto, las condiciones para el surgimiento de una conciencia dialogica y una comunicacion teatralizada, de las que surgio una relacion humana basada en la simpatia.

Como conclusion, veremos que la interpretacion de la obra de Smith a partir de Consideraciones realza la condicion semiotica y artificial del ser humano en tanto que ser social (puesto que el lenguaje es algo construido por nosotros y, segun Smith, la sociedad solo es posible por el lenguaje), su papel activo en la construccion de una vida cada vez menos sometida a las restricciones naturales y, por eso mismo, a las leyes de un mercado identificado con el sistema del mundo newtoniano. La propia naturaleza abierta del metodo de investigacion de Newton, a lo que Smith, segun mostro Leonidas Montes (4), fue sensible gracias, seguramente, a las objeciones que su amigo Hume opuso a la posibilidad de la certeza en las cuestiones de hecho (a diferencia de lo que sucedia con las relaciones entre ideas (5)), le permitian adoptar esta posicion a la vez creativa y legalista, segun la cual el mercado lo produce el ser humano porque es un animal semiotico, de manera que, para bien o para mal, se hace el autor de lo que llega a ser y, con ello, mas responsable ante si mismo y ante la naturaleza que tutela.

II. LA OMNIPRESENCIA DE LA NECESIDAD.

Tras asistir a la tercera de las Lecciones sobre retorica, el anonimo oyente de Smith anoto que "dos salvajes que se encontraron y pasaron a residir en el mismo lugar muy pronto se procuraron signos para denotar los objetos mas frecuentes y que mas les interesaban" (6). Esos objetos fueron la cueva que habitaron, el arbol que los alimento o la fuente de la que bebieron, todos ellos de importancia vital. El oyente que anoto esto, como algunos analistas posteriores de Consideraciones, interpreto la teoria del lenguaje de Smith en terminos denotativos (7). Sin embargo, Consideraciones aporta anadidos notables. Por un lado, se trata de salvajes "criados lejos de las sociedades humanas y a los que nunca se ha ensenado a hablar", introduciendose con ello la conjetura roussoniana del primitivo aislado y solitario; por otro lado, lo que buscaban era "hacer inteligibles el uno al otro sus necesidades comunes, pronunciando ciertos sonidos siempre que pretendieran denotar ciertos objetos" (8). Sus signos, pues, no denotaron inmediatamente objetos sino necesidades, las cuales no son un estado del mundo sino una situacion del sujeto (9).

Smith no creyo, en realidad, en la existencia humana del primitivo aislado, pues sin lenguaje, que es nuestra caracteristica distintiva, no habia humanidad (10). El lenguaje surgio como un recurso para expresar una situacion carencial y conseguir ayuda a traves de la reciprocidad, constituyendose como el instrumento fundamental del proceso socializador. Este recurso humano surgio de nuestra necesidad de dirigir la conducta ajena para lograr ayuda, pues los humanos, como afirmo Smith en sus Lecturas sobre jurisprudencia, estamos por naturaleza "en una condicion mucho mas desvalida y necesitada con respecto al mantenimiento y la comodidad" de nuestra vida que el resto de los animales, encontrando "que en todo hace falta mejora" (11). Sobre esta base, presento el desarrollo historico desde las necesidades hasta las superficialidades como algo que respondia al esfuerzo por minimizar las primeras, incluso en culturas tan sofisticadas como la britanica o la francesa de mediados del siglo XVIII, de manera que "todas las artes se han inventado y mejorado para suplir las necesidades de comer, beber, vestirse y alojarse" (Smith incluye entre estas artes las ciencias, el derecho, el gobierno, la sabiduria e, incluso, la virtud) (12). "Cueva", "arbol" y "fuente" seguian siendo, pues, las palabras fundamentales incluso en las sofisticadas sociedades comerciales (13).

Estas reflexiones, que se hallaban justo antes del tratamiento de la division del trabajo en las Lecturas sobre jurisprudencia y que mostraban la naturaleza esencial de la sociabilidad humana, Smith las dio por supuestas en La riqueza de las naciones (en 1776, cuando publico su magna obra, Consideraciones ya llevaba quince anos publicada, de ellos nueve como acompanante de La teoria de los sentimientos morales), pero no en el primer parrafo del Borrador previo de dicha obra, donde anoto que, solo con su trabajo, el individuo no podria conseguir "su alimento, vestido y albergue, no digo para disfrutar de los mayores lujos, sino ni siquiera para satisfacer los apetitos naturales que tendria el campesino mas austero en cualquier sociedad civilizada" (14). La condicion antropologica del ser humano, el animal necesitado, era, pues, la vida en sociedad, de manera que la especie humana solo fue viable porque comenzo a comunicar sus necesidades a traves del lenguaje, poniendo en practica una cooperacion que, sin anularlas, las satisfacia. Consideraciones, por lo tanto, deberia leerse como el punto de partida de la obra que mas apreciamos de Smith, La riqueza de las naciones, cuyo tema esencial es, en el fondo, la necesidad humana y la manera mas rentable y universal de satisfacerla.

III. LA FORMULA BASICA DE LA INTERACCION LINGUISTICA.

La trama economica que Smith analizo tan minuciosamente en La riqueza de las naciones tenia como base una formula linguistica utilizada en las Lecciones sobre jurisprudencia y en el Borrador previo. A partir del hecho de que el ser humano, por ser el animal necesitado, debia recurrir a la ayuda de los otros, identifico en las Lecciones una propension general al trueque y una inclinacion "natural" a persuadir a los demas de la conveniencia del intercambio (15). Con esta situacion, que verbalizo en el Borrador como "dame aquello que quiero y tendras esto que quieres", (16) nuestro autor abrio Consideraciones, definiendola en La riqueza de las naciones como "la consecuencia necesaria de las facultades de la razon y el lenguaje" (17).

Si verbalizamos el encuentro entre los salvajes al comienzo de Consideraciones obtendremos dicha formula, lo mismo que si verbalizamos cada interaccion en cada fase del desarrollo social, incluida la comercial (18). La riqueza de las naciones es, de hecho, una extraordinaria estructura surgida de la multiplicacion de esta celula linguistica original. Pensemos en el ejemplo que puso Smith del abrigo de lana de un jornalero, obra colectiva del pastor, el ganadero, el cortador de lana, quien usa unas tijeras producidas entre el minero, el constructor del horno de fundicion, el lenador que obtiene la madera de la que surge el carbon, el fabricante de ladrillos, el albanil, el fraguador o el herrero, el clasificador de la lana, el que la recoge, el peinador, el que la tine, el hilandero, el tejedor, el batanero, el sastre, el mercader, el transportista, los disenadores de maquinas como el telar o el molino o los constructores de barcos, cuerdas y velas implicados en el transporte de los tintes (19).

Tales conexiones podian ampliarse hasta abarcar todo el sistema productivo, al que se podria aplicar la formula linguistica basica con independencia de su simplicidad o complejidad. Siguiendo el esquema de evolucion de la "ley de los cuatro estadios", al principio es algo simple y personal: un salvaje cazador hace mejores arcos en menos tiempo que otros salvajes, los intercambia ocasionalmente por algun venado y acaba por dedicarse a fabricarlos (20). En terminos verbales, este salvaje diria a otro: "dame el venado que necesito y te dare el arco que necesitas". Despues, en las fases mas desarrolladas, mediatizadas por el dinero, todo llega a ser mas complejo, pero la formula se mantiene, pues el dinero solo es el intercambiador universal (21). Por ejemplo, cuando en la confeccion de panos un fabricante adquiere un tinte a cambio de una suma de dinero, es como si le dijera al comerciante: "dame el tinte que necesito y te dare lo que te permite conseguir lo que necesitas", y asi sucesivamente. Aunque la formula linguistica surge en la interaccion entre individuos, la relacion entre Estados tambien la sigue, pues con ellos sucede, segun Smith, lo mismo que con los individuos (22). Asi, por ejemplo, cuando este detecto las principales ventajas del descubrimiento de America y de un pasaje a las Indias Orientales a traves del cabo de Buena Esperanza, para el los dos eventos mas importantes de la historia de la humanidad, interpreto que esa union de las dos partes mas distantes del mundo les permitia "aliviar sus necesidades reciprocas", lo que casi repetia la afirmacion inicial de Consideraciones (23). La formula linguistica basica, pues, fue el principal agente de la globalizacion socioeconomica en el mundo moderno, extendiendose a todo el sistema social, que era una inmensa red linguistica basada en la carencia (24).

El hecho de que nuestra naturaleza carencial nunca se superase, estando presente incluso en la adquisicion de lo superfluo, fue una causa fundamental del aumento progresivo del consumo, que requirio y estimulo un proceso creciente de division del trabajo, lo cual nos conduce a la pauta fundamental del desarrollo historico, que Smith expuso con claridad en Consideraciones.

IV. LA HIPOTESIS DEL DESARROLLO.

Consideraciones proporciono a La riqueza de las naciones la celula basica de toda comunicacion, pero tambien un modelo estructural para la historia humana, pues Smith afirmo que la historia del lenguaje se basaba en decisiones humanas, pero tambien en que estas decisiones producian consecuencias "sin intencion ni prevision por parte de los que establecieron el ejemplo originalmente, quienes nunca trataron de crear una regla general. Esta se estableceria por si misma insensible y gradualmente" (25). En este capitulo partimos de la interpretacion que Otteson, apoyandose en Keller, hizo de este parrafo, en el que detecto el origen de la idea de que los actos humanos tenian consecuencias que eran el producto de la accion, pero no del diseno, humanos (26). Es parte de la idea mas famosa de La riqueza de las naciones, pues, segun Otteson, dio lugar a la metafora de la mano invisible. Este tema de las consecuencias no planificadas de la accion humana esta muy presente en Smith, no solo en el sentido positivo caracteristico de la citada metafora, donde el egoismo individual genera beneficios colectivos, sino que tambien le permitio desentranar aspectos oscuros de los procesos humanos, comenzando con la propia conclusion de Consideraciones, donde el desarrollo analitico de los lenguajes modernos los hizo optimos para el conocimiento a costa de la libertad estetica de los lenguajes antiguos, mas plasticos (27). Esto tuvo una manifestacion mas dramatica cuando, en el Libro V de La riqueza de las naciones, Smith opuso a los beneficios de la division del trabajo, presentados en el Libro I, el dano que producia entre los obreros que se subordinaban a ella (28). La educacion y la estetica, que tanto interesaron a Smith, podrian paliar estos efectos negativos, lo que se muestra en su defensa de la poesia grecolatina al final de Consideraciones (29). Fue una via que siguio despues, por ejemplo, Friedrich Schiller en sus Cartas sobre la educacion estetica de la humanidad.

Nosotros creemos que el lenguaje le proporciono a Smith, en cualquier caso, un modelo basico, segun el cual la historia discurre desde unas situaciones de homogeneidad no estructurada hacia otras de heterogeneidad muy estructurada. El texto fundamental que soporta esto es una comparacion del lenguaje con las maquinas al final de Consideraciones, donde Smith (que por entonces estaba interesado en la historia de los mecanismos, como mostro en sus Lecciones sobre Jurisprudencia (30)), tras indicar que en las maquinas mas primitivas cada parte tenia su propia fuente motora y que en las mas modernas dichas fuentes se reducian todo lo posible, gracias al desarrollo de formas mas sofisticadas y especializadas de transmision de los movimientos, afirmo que lo mismo sucedia con el lenguaje. Al principio, cada palabra cumplia varias funciones, pero con el tiempo se fueron especializando, de manera que "un conjunto de palabras era capaz de ocupar el lugar de aquel numero infinito, de modo que cuatro o cinco preposiciones y media docena de verbos auxiliares podian responder al mismo fin que todas las declinaciones y conjugaciones de los lenguajes antiguos" (31).

Con respecto a la homogeneidad original no estructurada, segun Smith (quien seguia en esta afirmacion a Rousseau), los lenguajes antiguos fueron sinteticos porque el salvaje estaba mas proximo a la naturaleza, cuyos fenomenos eran realidades globales. Una palabra era entonces como una oracion y el conjunto de fenomenos no se diferenciaba en distintas partes componentes. Por ejemplo, segun afirma, "en la naturaleza la idea o concepcion de Alejandro paseando es tan completa y perfectamente simple como la de Alejandro no paseando" (32). Es decir, Alejandro y su accion no son diferentes, son una misma realidad. Frente a eso, los lenguajes modernos se fueron haciendo cada vez mas analiticos, segmentando la realidad con una artificialidad creciente (33). Ejemplifico esto interpretando la palabra venit como si en su origen hubiera significado algo asi como "el leon viene", es decir, un hecho integrado en el que no se separaban el leon, su movimiento ni su direccion; sin embargo, puesto que en el lenguaje moderno decimos: "el leon se mueve hacia nosotros", separamos artificialmente el leon, su movimiento y su direccion (34). Por lo tanto, si comparamos el latin con el lenguaje moderno, concluiremos que mientras mas analitico sea un lenguaje (y mas artificial la cultura que lo produce), mas separado se hallara de la sintesis natural original. Esta multiplicacion artificial de las partes del lenguaje exigio la estandarizacion de su forma y su uso, con una sintaxis mas rigida (35). Mientras que las palabras en una oracion latina podian variar su posicion sin deformar su significado, eso no era posible en los lenguajes modernos, mas articulados. El aumento de las partes, su estandarizacion y su rigor compositivo definieron, pues, la evolucion del lenguaje (36). Esta pauta fue estructuralmente la misma que Smith utilizo en su analisis historico de la division del trabajo, que tambien se desarrollo a partir de una sintesis primitiva, con su libertad en la disposicion secuencial de las operaciones productivas (la misma persona lo hacia todo), hacia un analisis mas articulado en las sociedades comerciales, en las que el trabajo se ordenaba segun una sintaxis temporal rigurosa y predeterminada (con momentos asignados a personas diferentes).

Aunque Smith dudo de la existencia del primitivo aislado, como hipotesis contra-factica, con la que tambien inicio Consideraciones, representaba al ser humano sintetico y completo, que hacia por si mismo todo lo necesario para garantizar su subsistencia. En este estado imaginario, afirmo, cada individuo disfrutaria del producto integro de su trabajo, sin que mediasen patrones, usureros o recaudadores (37). Era una ficcion roussoniana que utilizo en las Lecciones sobre jurisprudencia y que en La riqueza de las naciones presento como previa al nacimiento del lenguaje, puesto que dicho salvaje no necesitaria persuadir a nadie, marcandose con ello el hipotetico comienzo de la historia de nuestra especie, que ha sido una historia de colaboracion:

"En aquel estado primitivo de la sociedad en el que no existe la division del trabajo, los intercambios son escasos y cada persona se autoabastece [...] Cada hombre procura satisfacer mediante su propio trabajo las necesidades ocasionales que tenga" (38).

Smith fue el principal formulador de lo que se conoce como "ley de evolucion historica de los cuatro estadios", segun la cual la sociedad progreso siguiendo la pauta caza, pastoreo, agricultura y comercio (39). La hipotesis del salvaje sintetico y autosuficiente se ubicaria al comenzar la epoca de los cazadores, al final de la cual se iniciaria un leve proceso, imperfecto e intermitente, de distincion analitica de las ocupaciones, que Smith ejemplifico, como vimos, con un cazador que comenzo a intercambiar arcos (40). Aunque en el contexto de su argumento a Smith no le preocupaba fijar con precision la posicion historica del evento, era la epoca de transicion de la caza al pastoreo, pues quien fabricaba el arco podia obtener a cambio por el, ademas de presas salvajes, ganado domestico. No era, sin embargo, la epoca pura del pastoreo, pues para que la fabricacion de arcos pudiera ser una ocupacion viable tenia que haber una demanda minima de ellos, es decir, la caza debia aun resultar economicamente fundamental. La division de las ocupaciones surgio, por lo tanto, en la transicion entre la caza y el pastoreo, es decir, despues de establecido el lenguaje, el cual, segun Smith, fue el unico vinculo social entre los cazadores (41), quienes en la epoca de transicion al pastoreo pudieron utilizar la formula basica de toda interaccion, ahora ya en una version de intercambio puramente economico, que seria: "dame un venado (o ganado) que necesito y te dare un arco que necesitas". Si los arcos ofertados fueron mas efectivos que los usados previamente por el demandante, este cazaria mas y la situacion economica se estabilizaria. En ese momento, con todo, la sintesis todavia predominaba, pues el artesano, ademas de usar sus propios arcos para cazar, recolectaba la madera con la que los hacia, la trabajaba, montaba y cambiaba el producto finalizado, una situacion de la que Smith, como Rousseau, detecto vestigios en zonas rurales, alejadas del influjo urbano (42).

Como sucedio con el lenguaje (en el que los verbos impersonales se escindieron, de manera artificial segun Smith, en dos partes especializadas: sujeto y verbo personal) y en conexion con ello, la especializacion y la division del trabajo se fueron haciendo cada vez mas intensas. Sobre todo, con el desarrollo de las comunicaciones y el crecimiento y aumento de la influencia de las ciudades, habitadas por multitudes que interactuaban intensamente entre si, la especializacion de los oficios se consolido definitivamente (43). A esta primera fase urbana de diferenciacion de las ocupaciones, ya tematizada por Platon (44), que alcanzo su maximo desarrollo en las ciudades renacentistas occidentales, le siguio otra, de division interna de cada oficio, que definio el mundo en el que Smith vivia.

La especializacion de las ocupaciones estaba completamente consolidada en el siglo XVI, algo que se puede ver en el Libro de los oficios de Amman (1568), una buena muestra de su diversidad en una ciudad comercial del Renacimiento como Nuremberg, donde los oficios estaban separados, pero los talleres estaban poco divididos. Entre sus xilografias la fabricacion de alfileres aparece como un trabajo especifico, aunque el artesano hace toda la tarea salvo el empaquetado, que corresponde a una figura femenina, seguramente su esposa. En el poema de Hans Sachs que acompana la imagen se enumeran las operaciones de las que el maestro se ocupa, que abarcan todo el proceso de fabricacion (45). De estos talleres renacentistas Smith dijo que "el trabajo estaba probablemente mucho menos subdividido y la maquinaria era mucho mas imperfecta que en la actualidad" (46).

Una de las cosas mas conocidas de la historia de la economia es que Smith recurrio al citado oficio como introduccion a las virtudes de la division del trabajo, pero no lo es tanto que en las Lecciones sobre jurisprudencia lo situo en el marco de un proceso historico que iba desde la sintesis primitiva mas completa hasta el analisis moderno mas exhaustivo. Comenzo, con una imagen tan inverosimil como la del salvaje primitivo, conjeturando como seria el equivalente en este oficio del armero primitivo; prosiguio analizando el trabajo de un maestro artesano, como el ilustrado por Amman; y acabo en el taller moderno, donde el proceso se dividia en dieciocho fases, segun aparecia en la entrada "Epingle" de la Enciclopedia (47).

Como decimos, Smith comenzo su analisis historico con la conjetura del primitivo, aunque se trataba de un caso estudiadamente mas complejo que la simple fabricacion de un arco o unas flechas: "Supongamos que un hombre excava el mineral de la mina, lo separa y lo mezcla, lo funde, y prepara los hornos y fragua el bronce en barras, las convierte en alambre, corta este alambre, forma la cabeza, y etc., etc.; dificilmente sera capaz de hacer un alfiler en el plazo de un ano" (48). El sorprendente resultado seria que ese alfiler se venderia, si consideramos solo el trabajo de producirlo y no tenemos en cuenta la demanda, que podria aumentar su precio, por seis libras.

El siguiente momento se corresponde con una etapa mas analitica, cuando los oficios ya se habian separado. En este momento, afirmo Smith, "Si supusieramos que la mayor parte del trabajo se le entrega hecho, y si se le da el bronce convertido en alambre, y que realiza todas las diversas operaciones requeridas para convertirlo en alfileres, no seria capaz de hacer mas de 20 alfileres al dia" (49). En esta segunda fase, la conformacion de la materia prima era un oficio diferente y el artesano se concentraba en el montaje de los alfileres, cada uno de los cuales no se podia vender por menos de un penique. Esta fase, que se corresponde con la epoca reflejada por Amman, es la que Smith introduce como antecedente preparatorio de las bondades de la division del trabajo en La riqueza de las naciones, donde no contemplo la conjetura mas radicalmente sintetica de la primera fase (50).

En un tercer momento, el proceso analitico dio un paso mas hacia la division interna de los oficios, algo que en el mundo occidental se consolido definitivamente en la epoca de Smith, quien nos introdujo, de la mano de Diderot, en los talleres mas evolucionados de su epoca (51). Las Lecciones sobre jurisprudencia nos permiten comprender mejor el proceso historico, que condujo al paso final, segun el cual el fabricante de alfileres dividia el trabajo "entre muchas manos; uno corta el alambre, otro afila un extremo para colocar la cabeza, 3 o 4 estan empleados en hacer la cabeza, uno la pone, otro hace la punta, otro lo dora y otro lo clava en el papel" (52). El resultado final era que se empleaban 18 personas que fabricaban 36.000 alfileres al dia (2.000 alfileres por persona), pudiendose vender un alfiler por 1/24 de penique (53).

Si el trabajo del artesano de Amman se podia equiparar con el idioma latino, muy sintetico y poco estructurado formalmente, gracias a su sistema de declinaciones, el trabajo minuciosamente dividido del taller moderno que presentaba la Enciclopedia era analitico, estructurandose segun una secuencia temporal rigurosa, como los lenguajes modernos.

Con su analisis del lenguaje Smith no solo introdujo, pues, como veiamos al comienzo de este apartado, la idea de los efectos impremeditados del comportamiento humano, sino tambien algo estructuralmente mas definido, a saber, la pauta evolutiva que seguian dichos efectos, incluido el trabajo y la transformacion de los recursos naturales (54). La historia que expuso en Consideraciones anticipo la ley del desarrollo que Herbert Spencer creyo descubrir casi un siglo despues, consistente en la evolucion desde una homogeneidad incoherente hacia una heterogeneidad coherente (55). No queremos decir que Smith fuera un evolucionista, pero dicha ley define bastante bien la pauta que identifico cuando expuso que, al hacerse el lenguaje progresivamente mas heterogeneo en sus partes, cada vez mas numerosas y especializadas, tuvo que hacerse por eso mismo cada vez mas coherente y sintacticamente definido. Para Smith esta pauta definia la estructura fundamental de todo proceso historico, comenzando con el salvaje autosuficiente y acabando con la complejidad social de las ciudades modernas, conectadas entre si a traves del comercio. No pensamos que sea solo una analogia entre el lenguaje y la economia, sino, mas bien, una hipotesis diacronica global, segun la cual la historia humana comenzo cuando un salvaje, comprendiendo su propia desproteccion, empezo a decirle a otro, cuyo desamparo tambien comprendia: "dame aquello que necesito y te dare esto que necesitas".

Segun Dugald Stewart, la funcion principal de lo que el denomino "historia conjetural", que se mostraba con toda su pureza en Consideraciones, era elucidar "por que etapas graduales se ha efectuado la transicion de los esfuerzos mas simples de la naturaleza inculta hasta un estado de cosas tan maravillosamente elaborado [artificial] y complejo" (56), una manera de proceder que Smith extendio a La riqueza de las naciones, estableciendose Consideraciones como su marco metodologico. Meek, analizando esta interpretacion, afirmo que la historia era mas conjetural en Consideraciones que en La riqueza de las naciones, pues, aunque compartian la idea de la similitud de respuestas ante situaciones similares, en La riqueza de las naciones la historia era mas factual y el marco dentro del cual se organizaban los datos (la teoria de los cuatro estadios) mas convincentemente realista (57). No obstante, nosotros creemos que en Consideraciones Smith introdujo una hipotesis mas potente para la organizacion de los datos, a saber, el desarrollo desde una homogeneidad incoherente hacia una heterogeneidad coherente, dentro del cual se podia integrar, como un medio de conexion con datos mas empiricos, dicha teoria de los cuatro estadios.

La influencia de Consideraciones sobre el pensamiento de Smith no se agota con esto. Como vamos a ver a continuacion, hay un ultimo nivel, que creemos mas relevante.

V. EL SURGIMIENTO DE LA CONCIENCIA DIALOGICA Y DE LA CONDUCTA TEATRALIZADA.

La comunicacion linguistica puso en marcha dos dimensiones fundamentales del proceso de socializacion, las cuales alcanzaron su manifestacion mas compleja y sofisticada con el comportamiento etico y empresarial de los sujetos modernos: la conciencia dialogica y la teatralizacion de la conducta (58).

1. La conciencia dialogica.

Al inicio de Consideraciones dos salvajes, carentes de lenguaje y no socializados, se encuentran y comienzan a comunicar sus necesidades mediante los objetos que las satisfacen, para ayudarse mutuamente. La comunicacion tuvo que ser reciproca y el cambio de condicion que se produjo tuvo que afectar a ambos salvajes. Eso lo exige la formula basica del lenguaje que genero el proceso de socializacion, cuya funcion no fue solo expresiva y denotativa, sino tambien apelativa. Esta formula linguistica implicaba que el hablante se pusiera en el lugar del oyente, en la medida en la que aquel debia comprender las necesidades de este; y que el hablante permitiera al oyente colocarse su lugar, en la medida en la que este tambien debia comprender las necesidades de aquel. Los papeles de hablante y oyente debian ser intercambiables desde el principio; por muy basicamente que eso sucediera, ambos tenian que desdoblarse en dos espectadores y dos actores sociales, dos papeles vistos desde dentro, cuyas relaciones estructurales se comprendian y compartian (59). Con esto se anunciaba la estructura del comportamiento moral descrita en La teoria de los sentimientos morales, pero tambien la del comportamiento economico expuesta en La riqueza de las naciones (60).

Smith afirmo que solo podemos asumir la conducta ajena si nos ponemos en el lugar de la persona que evaluamos, aunque sin olvidar que valoramos "la vista de usted segun mi propia vista, su oido por mi oido, su razon por mi razon, su resentimiento por mi resentimiento, su amor segun mi amor. No tengo ni puedo tener otra forma de juzgarlos" (61). Para juzgar lo que ve otro el sujeto tiene que ponerse en su lugar y ver con sus propios ojos lo que el otro ha visto con los suyos. Es decir, tiene que reducirlo a un papel que pueda asumir, hacerse actor. Como mostro Diderot, un actor era un sujeto que, sin dejar de ser quien era, lograba ver el mundo como lo veia otro sujeto; que, sin abandonar su identidad individual, podia adoptar la de otro (62). Segun Smith, en nuestra vida social obramos asi cotidianamente porque convertimos a los demas en papeles que tratamos de asumir.

El germen de esto estaba en el primer parrafo de Consideraciones, pues Smith tambien podria haber dicho que solo podemos juzgar el hambre de otro por nuestra hambre, su sed por nuestra sed o su desamparo por el nuestro, que fueron, precisamente, las experiencias fundamentales a las que se referian los primeros sustantivos en Consideraciones. Solo podemos comprender el hambre de otra persona si, por decirlo asi, recreamos lo mejor posible su estomago con el nuestro, lo cual nos movera a auxiliarla. Esta interesante idea mostraba que, en terminos epistemologicos, el sujeto smithiano era una suerte de salvaje roussoniano que solo se tenia a si mismo, si bien a traves del lenguaje esta conciencia solitaria se volvio dialogica (63).

Ese fue el primero de los tres momentos (Frazer detecto cinco (64)) en el camino de la conducta teatralizada. El segundo se basa en que si hay lenguaje debe haber reciprocidad, es decir, la otra persona tambien debe ser un actor que, considerandome un papel a asumir, se pone en mi pellejo. El tercero consiste, finalmente, en que cada sujeto se pone en el lugar del otro cuando este se pone en el lugar de su otro, que es el sujeto de partida (65), lo cual, en La teoria de los sentimientos morales, fue un momento crucial en el desarrollo del comportamiento moral:

"[...] aprobamos o desaprobamos nuestra propia conducta si sentimos que, al ponernos en el lugar de otra persona y contemplarla, por asi decirlo, con sus ojos y desde su perspectiva, podemos o no podemos asumir totalmente y simpatizar con los sentimientos y moviles que la influyeron" (66).

Es una teoria enrevesada, casi hegeliana. Cuando actua, el sujeto es consciente de estar interpretando un papel que el otro tratara de asumir; con ello, para el sujeto el otro es un papel que consiste, en realidad, en verlo a si mismo como otro papel, de manera que el sujeto ha de comportarse como un actor que asume al otro que lo asume y en el momento en el que lo asume. Por ejemplo, si tiene hambre y quiere que el otro lo ayude, ha de permitirle que, poniendose en su lugar, comprenda la intensidad de su carencia y la honestidad de su comunicacion. Para ello, tiene que anticipar como sera asumido, viendose a si mismo con los ojos del otro y, asi, planificar su puesta en escena. Esto era muy semiotico, dado que presuponia y desarrollaba las reflexiones de Condillac, quien mostro que el comportamiento de un salvaje, carente, en principio, de intencion comunicativa, se institucionalizo y controlo al influir sobre otro salvaje de manera recurrente, con lo cual el gesto espontaneo se volvio signo voluntario y la conciencia solitaria se volvio dialogica (67). Esta conciencia dialogica, surgida de la formula elemental del lenguaje, era la que estructuraba el comportamiento y la evaluacion morales en La teoria de los sentimientos morales. Se comprende, con ello, que Smith afrontara el origen del lenguaje en la tercera de sus Lecciones sobre retorica, cuyo tema central era la comunicacion, y que incluyera el tema, definitivamente, en la tercera edicion de La teoria de los sentimientos morales. El elemento conector era la nocion de "persuasion", que no implica necesariamente manipulacion, sino tan solo deseo de convencer mostrando, hasta donde es posible, la intimidad de la propia situacion (68).

La importancia concedida a los recursos puestos en practica para convencer explica el tipo de aproximacion a la retorica en sus Lecciones sobre retorica, donde Smith abandono la exposicion tradicional, centrada en las figuras linguisticas, para centrarse en la efectividad comunicativa (69). El principio fundamental que adopto fue la necesidad de que el hablante mostrara su condicion personal de la manera mas clara posible, lo que exigia tener en cuenta la situacion del destinatario que debia asumir su discurso. Es decir, quien hablaba debia ponerse en el lugar de aquel a quien se dirigia, para que este pudiera ponerse, a su vez, en el lugar de aquel. Puesto que el publico de dichas lecciones lo constituian sus contemporaneos escoceses, cada vez mas vinculados con Inglaterra, Smith se centro adecuadamente en el uso correcto y efectivo del idioma ingles moderno, lo que requeria la comprension de su posicion en la historia del lenguaje como una lengua especialmente analitica y estructurada (70).

De ese entramado retorico procedia La teoria de los sentimientos morales, donde Smith escribio que deseamos mejorar nuestra situacion vital para "ser observados, atendidos, considerados con simpatia, complacencia y aprobacion", ganando o manteniendo, con ello, "el respeto de nuestros pares, nuestra reputacion y posicion en la sociedad en la que vivimos" (71). El sujeto representa su papel social de la manera mas clara posible porque desea ser aprobado y, para ello, debe facilitar que el espectador pueda ponerse en su lugar, comunicando su condicion y convenciendo de que es digno de aprobacion. La interaccion moral se articulaba, por lo tanto, en el marco de la conciencia dialogica abierta por el lenguaje.

Hablar y persuadir eran para Smith actividades complementarias, una facultad y un instinto humanos del que carecian los demas animales, como expuso al final de La teoria de los sentimientos morales:

"El deseo de ser creidos, el deseo de persuadir, de encabezar y dirigir a otras personas, parece ser uno de nuestros deseos naturales mas intensos. Acaso sea el instinto sobre el que se funda la facultad del habla, la facultad caracteristica de la naturaleza humana" (72).

En el caso del lenguaje, persuadir quiere decir guiar, convencer sin violencia al otro para que nos ayude a satisfacer alguna necesidad (73). En gran medida, la parte de las Lecciones sobre jurisprudencia que trataba sobre "la policia" puede considerarse una continuacion de esta propuesta de La teoria de los sentimientos morales, especialmente la argumentacion relacionada con la division del trabajo (nucleo duro de La riqueza de las naciones), la cual se explicaba en parte porque el ser humano, "que continuamente necesita la ayuda de los otros, debe recurrir a algunos medios para procurar su ayuda. Esto no lo hace solo mediante la zalameria y la cortesia; no espera la ayuda, a menos que pueda devolverla en beneficio de quien se la presta, o que pueda aparentar que asi sera" (74).

El proceso humano de socializacion comenzo con la formula fundamental de la comunicacion linguistica. Esta formula no materializaba solo una ventaja para el hablante (actor), sino que ponia en escena algo beneficioso tambien para el oyente (espectador), por lo que la dimension de persuasion resultaba crucial (75). No debia ser solo algo ventajoso, sino evidente y reflexivamente tal, de la misma manera que el comportamiento no solo debia ser moral, sino ostensiblemente (es decir, retoricamente) moral. La apariencia era, por lo tanto, algo que importaba, no solo en la moral, sino tambien en la economia, donde el otro debia ser convencido de que el intercambio le reportaria beneficios (76).

2. La comunicacion teatralizada.

La formula linguistica basica, con la condicion dialogica que le subyacia, tenia que derivar hacia formas teatralizadas de persuasion, es decir, hacia la introduccion del mayor numero posible de elementos semioticos complementarios del lenguaje hablado (77). Esto es algo que estaba presente in nuce en el intercambio original entre los dos salvajes que comenzaron a hablar, quienes, como mostraron Condillac y Rousseau, complementaron la palabra con el grito, el gesto y el movimiento de su cuerpo, usandose en las sociedades modernas complementos adicionales.

Creemos pertinente hacer aqui referencia brevemente a la Investigacion sobre la mente humana (1764), donde Thomas Reid trato por extenso del lenguaje, identificando en el dos dimensiones: natural (lo que hoy denominamos elementos paralinguisticos, cinesicos y proxemicos) y artificial (signos arbitrarios y convenciones del habla y la escritura). Reid creia que en la sociedad moderna la segunda dimension se impuso a la primera, habiendo quedado esta reducida a las artes, de lo cual se lamentaba, creyendo que si durante un siglo se aboliera el lenguaje hablado y escrito "todo hombre llegaria a ser pintor, actor y orador" (78). En relacion con esto, cuando estaba definiendo sus ideas sobre el origen del lenguaje, Smith tambien estaba investigando sobre los sentidos externos, alabando la comparacion de Berkeley entre lenguaje de la vision y el de la palabra (79), lo que mostraba su interes tanto en los lenguajes "naturales" como en los artificiales, respecto a lo cual creia, a diferencia de Reid, que en nuestra cotidianeidad moderna no se habia producido la reduccion de lo natural a lo artificial, sino una compleja integracion de ambos en un empeno comunicativo comun (80).

En su biografia de Smith, Stewart afirmo que a este le interesaron los metodos de composicion escenica y la historia del teatro por "su conexion con los principios generales de la mente humana" (81). De hecho, entre los ejemplos usados en La teoria de los sentimientos morales para ilustrar nuestro comportamiento cotidiano muchos provienen del teatro, que proporciono a esta obra ejemplos y tipos morales (82). Dada la importancia del atrezo como complemento de los personajes, nos parece evidente que Smith no pensaba que nuestro lenguaje hubiera abandonado los elementos no verbales, que se habrian refugiado en el arte, sino que para el la comunicacion cotidiana era un todo complejo e integrado, como quedo claro cuando en clase, refiriendose a los conceptos fundamentales de su retorica de la comunicacion, dijo que eran "tan aplicables a la conversacion y a la conducta como a la escritura" (83).

Smith disentia de Reid, ademas, en relacion con la naturalidad de los lenguajes que se habian refugiado en el arte, pues, segun su hipotesis del desarrollo, el lenguaje era cada vez mas artificial (84). Las artes imitativas eran para el un artificio cultural integrado, a traves del diseno, en una cotidianeidad cada vez mas elaborada, algo debido a la transformacion historica de la sociedad segun la pauta caza, pastoreo, agricultura y comercio, con el aumento de la propiedad privada y de las interacciones entre personas, aunque el esquema dialogico instaurado con el surgimiento lenguaje se mantenia como nucleo inalterado. Los dos salvajes iniciales, dentro del escenario del bosque, contaban con los movimientos de su cuerpo, los gestos de su rostro y los sonidos que podian emitir para hacer creible ante el otro su estado carencial, pero cuando la sociedad evoluciono hacia el comercio los recursos se volvieron mas complejos y artificiales (85), un mundo de lujosas habitaciones georgianas decoradas primorosamente con telas, porcelanas, cristalerias y muebles en el estilo Adam, pobladas por una fauna numerosa y diversa de vestidos a la moda, complementados con todo tipo de bagatelas y obras de arte. Los recursos comunicativos que conformaban el atrezo cotidiano de los contemporaneos de Smith eran mas numerosos y complejos de lo que se habia visto nunca, conformando un ambiente que el ser humano se habia dado a si mismo y con el que podia comunicar matices antes insospechados. Con todo, su sentido dialogico seguia siendo permitir que los otros comprendieran lo mejor posible nuestro comportamiento para suscitar su simpatia y, con ella, su disponibilidad a ayudarnos. Smith lo dejo claro en varios lugares de La teoria de los sentimientos morales, donde afirmo que nuestro afan de enriquecimiento no tenia una base corporal sino mental, a saber, el deseo de lograr la simpatia de nuestros iguales, por una parte, y el conocimiento de que "los seres humanos estan dispuestos a simpatizar mas completamente con nuestra dicha que con nuestro pesar", por otra (86).

Para muchos analistas la simpatia es, tal vez, el elemento fundamental en la etica de Smith, proveniente de Hume (87). Sin embargo, nosotros no hemos profundizado en ella porque creemos que la simpatia, pese a su importancia innegable, fue para Smith algo derivado, una de las consecuencias no planificadas de la dialogica de la interaccion linguistica, que nos obliga a ponernos en el lugar del otro y al otro a ponerse en el nuestro. Este "ponerse en lugar de" es previo a la respuesta simpatica y exige que el espectador reconstruya la situacion del actor. Esta reconstruccion exige el esfuerzo de la imaginacion, la cual se basa en la manera en la que, a traves del lenguaje, ella misma ha ido estructurando la realidad. Sin esto no podria surgir la simpatia.

Aunque el nucleo dialogico era el mismo, la situacion economica era, por supuesto, diferente, pues el deseo de comunicar el estatus, cada vez mas intenso con el desarrollo social, tuvo claras consecuencias sobre la complejidad y la riqueza de las naciones, aunque, a su vez, fue la riqueza creciente la que permitio que esta manera de comunicar el estatus se generalizara. En este contexto aparecio por primera vez la metafora de la mano invisible en su sentido smithiano (la expresion aparecio anteriormente en su Historia de la astronomia con un significado diferente), para explicar que, cuando los ricos modernos recurrian, para marcar su estatus, a los recursos escenograficos que la artificiosa y superflua sociedad comercial ponia a su servicio, para favorecer con ello que los demas, asumiendo sus papeles, pudieran ver el mundo con sus ojos, gastaban en ello gran parte de su dinero, con lo que se producia una redistribucion de la riqueza, como si "una mano invisible" los condujera "a realizar casi la misma distribucion de las cosas necesarias para la vida que habria tenido lugar si la tierra hubiese sido dividida en proporciones iguales entre todos sus habitantes, y asi sin pretenderlo, sin saberlo, promueven el interes de la sociedad" (88). El gasto que debian asumir para teatralizar dialogicamente sus vidas distribuia, por lo tanto, parte del bienestar que la sociedad comercial generaba (89). Aunque en La riqueza de las naciones Smith valoro esto de una manera diferente, considerando como preferibles la parsimonia y la moderacion en el gasto de los beneficios del capital, a traves de la distincion de dos tipos de gastos superfluos (en objetos consumibles--por ejemplo, una fiesta--y perdurables -por ejemplo, un edificio) llego a unas conclusiones parecidas:

"[...] si el gasto de la fiesta se hubiese invertido en dar empleo a albaniles, carpinteros, tapiceros, mecanicos, etc., una cantidad de provisiones de igual valor habria sido distribuida entre un numero mayor de personas" (90).

Con ello, la dialogica del lenguaje y su teatralizacion, cuya emergencia Smith expuso en Consideraciones, acababa vinculandose, a traves del desarrollo comunicativo de la conducta en La teoria de los sentimientos morales, con la dimension economica en La riqueza de las naciones (91).

La complejidad creciente del proceso historico, desde el encuentro conjetural de los dos salvajes hasta la sociedad comercial ilustrada, se desarrollo a traves de la ley de los cuatro estadios, resultando especialmente importante la ultima fase, la transformacion de la sociedad agricola en comercial. En las sociedades puramente agricolas el excedente productivo era gastado en mantener a una cohorte de siervos y seguidores, pero en las comerciales ese gasto se centraba en el mundo de objetos que rodeaban al rico. Aunque Smith lo definio como un gasto en "la mas pueril, despreciable y sordida de todas las vanidades", estas "baratijas y fruslerias propias para servir mas como juguetes de ninos que como objetivos serios de hombres" eran parte del atrezo que guiaba la observacion y estima hacia el rico, el resultado de una exigencia, impuesta por nuestra condicion dialogica, que multiplicaba constantemente la formula basica del lenguaje (92). Por eso, tambien en La riqueza de las naciones Smith tuvo que acabar reconociendo que tales banalidades producian "una revolucion de la maxima importancia" en el bienestar publico, aunque, paradojicamente, generada otra vez por "personas que no tenian la menor intencion de servir al publico" (93). El egoismo loco, pero explicable, de la vanidad desatada en el sistema de estatus de la sociedad comercial, era, pues, uno de los pilares fundamentales de la posible generalizacion de la felicidad en el mundo moderno.

Todo esto surgio del lenguaje. Cuando los dos salvajes hipoteticos se encontraron se comunicaron, para obtener ayuda, sus necesidades basicas a traves de la denotacion de los objetos que las satisfacian. Con ello surgio la mente dialogica y la actuacion teatralizada, pues cada hablante debia ponerse en el lugar del oyente y persuadirle, al mismo tiempo, de que, poniendose en su lugar, lo ayudase. De esto surgio la dialogica del comportamiento y evaluacion morales en La teoria de los sentimientos morales. Con el proceso civilizatorio, que evoluciono desde la caza hasta el comercio, tanto el lenguaje como la cultura se fueron volviendo mas analiticos y artificiales, aprovechando la segunda la multiplicacion de la cantidad y diversidad de objetos de consumo privado que la economia proporcionaba. Con esto, nuestra naturaleza necesitada se fue encauzando hacia lo superfluo y la persuasion retorica se fue haciendo cada vez mas compleja y eficiente, sobre todo en el nivel de su teatralizacion, generando, a traves de la ley de las consecuencias no planificadas de nuestros actos, un proceso de distribucion de la riqueza hacia abajo, dando Smith con ello una brillante explicacion de las bases comportamentales y economicas de la ostentacion a traves del consumo.

VI. CONCLUSION.

Para Smith la simpatia, como hemos visto, no es una imitacion que provenga de un contagio sentimental, sino un posicionamiento imaginativo en el lugar del otro (94). Al exigirnos, con ello, comprenderlo mejor, el cerebro humano abre la posibilidad de experiencias nuevas en el mundo natural, como la belleza, el desinteres o el amor de seres como Margaret, la madre de Adam Smith, la cual, como afirmo Margal, a diferencia del cervecero o del carnicero, no se relacionaba con su hijo por interes, sino por simpatia. Margal identifico la aproximacion de Smith a la economia a traves del cervecero o del carnicero como algo masculino y, como alternativa, se preguntaba: "?era asi realmente? ?Quien le preparaba, a la hora de la verdad, ese filete a Adam Smith?" (95). La conclusion de su conocida observacion de que su madre no le hacia la cena por interes egoista, sino por amor, es digna de ser tenida en cuenta: "Hemos de decir adios al hombre economico y construir una sociedad que de cabida a una concepcion mas amplia de integradora de lo humano" (96).

Si leemos a Smith a partir de su teoria del lenguaje, el mismo nos proporciona medios para desarrollar la sugerencia de Margal, pues desde el lenguaje la lectura mecanicista que ella hace del newtonianismo de Smith no se sostiene. La ley de las consecuencias impremeditadas de nuestros actos, anticipada en Consideraciones, no afirma que nuestro comportamiento este determinado, sino que sus consecuencias se nos suelen escapar, pese a lo cual seguimos decidiendo como actuar. Aunque el sistema economico desarrollado por Smith fuera legaliforme, segun un modelo constructivo newtoniano (de lo que nosotros, personalmente, no estamos muy seguros), para el no dejaria por eso de ser un producto de nuestras decisiones y, por mucho que no podamos controlar sus consecuencias, no es naturaleza sino cultura. Esta es la base de la relectura que hizo Roberts de la obra de Smith cuando, a partir de una reflexion sobre el surgimiento de nuevas palabras (sin citar, no obstante, Consideraciones, aunque es significativa la naturaleza linguistica de su ejemplo), concluyo que somos nosotros mismos, a traves del impacto acumulativo de una altisima serie de opciones personales, los que decidimos "que es aceptable y que no lo es, lo que es virtuoso y lo que no. Decidimos acerca de todas estas cosas--los fundamentos de la moral y de la civilizacion--del mismo modo que decidimos acerca de que constituye un ingles aceptable" (97). Con esto se da una respuesta moderada a la objecion de Margal, pues al menos se muestra que el egoismo interesado no define el unico modelo aceptable de nuestro comportamiento economico. Smith, de hecho, pensaba que era uno de los posibles, pero no el unico, ni siquiera el mas deseable, como dejo claro en La teoria de los sentimientos morales cuando planteo la posibilidad de que la ayuda mutua tambien procediera del "amor, la gratitud, la amistad y la estima". Es mas, pensaba que, en realidad solo asi "la sociedad florece y es feliz" (98).

Las consecuencias impremeditadas de nuestras acciones no son una causa sino un efecto, son un resultado y no un destino, el producto de un lenguaje que cada vez se aleja mas de la naturaleza y depende mas de nosotros, no de un conjunto de leyes fisicas inmutables. Tal vez la naturaleza nos imponga, como dijo Smith, una piel delicada que nos exige cubrirnos, pero el deseo de vestir un chaleco de seda tenida de celeste con bordados de plata de motivos vegetales es una creacion de nuestra industria y nuestra moda, que tratan de satisfacer deseos dependientes de nuestra condicion de animal social semiotico e inacabado. Quiza nuestro destino sea vestirnos, pero nosotros elegimos como lo hacemos. Del mismo modo, puede que nuestro destino sea ser sociales, pero podemos elegir si lo somos segun el modelo de Mandeville o segun una simpatia mas pura que pueda surgir de la dialogica del lenguaje. No es nuestro destino que el cervecero nos proporcione cerveza por egoismo y no por simpatia, sino el resultado coyuntural de decisiones humanas que se basan en nuestra naturaleza linguistica, y el lenguaje, como se sabe, siempre puede decir otras cosas.

Concluyendo, la dialogica del lenguaje tiene dos consecuencias que trascienden el estado carencial originario del que surgio (99):

1) Puesto que nos pone en el lugar del otro, nos exige dotarlo de humanidad, aunque manteniendo su alteridad.

2) Puesto que exige que nos veamos con los ojos del otro, hace que nos distanciemos de nosotros mismos, permitiendonos controlar mejor nuestra existencia personal, es decir, haciendonos mas libres.

Se trata de dos resultados innegables de la formula linguistica, cuyo surgimiento expuso Smith en Consideraciones. Puesto que el que habla persuade, no imponiendose por la fuerza, sino abriendose al otro y distanciandose de su propia identidad, abre la posibilidad de la belleza, el amor y el respeto como cosas valiosas en si mismas. Podemos persuadir a los demas, o dejarnos persuadir por ellos, no solo de que nos proporcionen comida, bebida o vivienda, cerveza o carne, sino de que valdria la pena que conjuntamente construyeramos un mundo en el que todos vivieramos mejor. Esto seria tambien una consecuencia imprevista de nuestra condicion semiotica, la cual nos impediria afirmar que el capitalismo salvaje (cuyos economistas se han apropiado de Smith como santo patron (100)) sea la ultima palabra humana.

Hace unos anos, Meek afirmo que la epoca centrada en la teoria economica de Smith estaba empezando a ser superada porque el ser humano estaba comenzando a dominar la maquina que, hasta entonces, habia controlado su destino economico (101). Nosotros creemos que esa posibilidad de control creativo es intrinseca al nucleo mas profundo del pensamiento de Smith, al menos si lo enraizamos en Consideraciones. El capitalismo salvaje, que genero esa imagen de una maquina inmisericorde cuyo origen y crisis detecto Meek, es un producto, a la vez, de nuestra naturaleza necesitada y de nuestra condicion semiotica, pero esta misma condicion, a traves de la simpatia generada por la conciencia dialogica, permite concebir que las cosas siempre podrian ser de otra manera, afirmando para empezar, por ejemplo, que el "comercio [...] deberia ser entre las naciones [...] como entre los individuos [...] un lazo de union y amistad" (102).

RECIBIDO: 13 DE FEBRERO DE 2018 / ACEPTADO: 20 DE OCTUBRE 2018

DOI: 10.15581/015.XXII.1.71-100

BIBLIOGRAFIA

Amman, Jost (1973), The Book of Trades, Dover, Nueva York.

Amrozowics, Michael C. (2016), "Adam Smith: History and Poetics", en Berry, Christopher J., Paganelli, Maria Pia, y Smith, Craig (eds.), The Oxford Handbook of Adam Smith, Oxford University Press, Oxford, pp. 143-158.

Berry, Christopher J. (1974), "Adam Smith's Considerations on Language", Journal of the History of Ideas, vol. 35, pp. 130-138.

Brown, Vivienne (1994), Adam Smith's Discourse, Routledge, Londres.

Brown, Vivienne (2016), "The Lectures on Rhetoric and Belles Lettres", en Hanley, Ryan Patrick (ed.), Adam Smith. His Life, Thought, and Legacy, Princeton University Press, Princeton, pp. 17-32.

Buchan, James (2007), Adam Smith and the Pursuit of Perfect Liberty, Profile Books, Londres.

Carrion, Gonzalo (2010), "Imaginacion, metafora y gnoseologia en el pensamiento de Adam Smith", Revista Empresa y Humanismo, vol. XIII, no 1, pp.185-212.

Chandler, James (2016) "Adam Smith as critic", en Berry, Christopher J., Paganelli, Maria Pia, y Smith, Craig (eds.), The Oxford Handbook of Adam Smith, Oxford University Press, Oxford, pp. 126-142.

Christie, John R. R. (1987), "Adam Smith's Metaphysics of Language", en Benjamin, Andrew E.; Cantor, Geoffrey N. y Christie, John R.R. (eds.), The Figural and the Literal, Manchester University Press, Manchester, pp. 202-229.

Condillac, Etienne Bonnot de [1746 (1999)], Ensayo sobre el Origen de los Conocimientos Humanos, Tecnos, Madrid.

Conlin, Jonathan (2016), Adam Smith, Reaktion Books, Londres.

Coseriu, Eugenio (1968), "Adam Smith und die Anfange der Sprachtypologie", en Brekle, Herbert E. y Lipka, Leonard (eds.), Wortbildung, Syntax, und Morphologie, Mouton, La Haya, pp. 46-54.

Cox, Harvey (2016), The Market as God, Harvard University Press, Cambridge/Massachusetts.

D'Alembert, Jean le Ron y Diderot, Denis (eds.) (1755), Encyclopedie ou Dictionnaire Raisonne des Sciences, des Arts et des Metiers, Tome V, Le Breton/Durand/Briasson/Michel-Antoine David, Paris.

D'Alembert, Jean le Rond [1751 (1965)], Discours Preliminaire de l'Encyclopedie, Gonthier, Paris.

Dascal, Marcelo (2006), "Adam Smith's Theory of Language", en Haakonssen, Knud (ed.), The Cambridge Companion to Adam Smith, Cambridge University Press, Cambridge, pp. 79-111.

Debes, Remy (2016), "Adam Smith and the Sympathetic Imagination", en Hanley, Ryan Patrick (ed.), Adam Smith. His Life, Thought, and Legacy. Princeton University Press, Princeton, pp. 192-207.

Diderot, Denis (1990), Paradoja del Comediante y Otros Ensayos, Mondadori, Madrid.

Fleischacker, Samuel (2005), On Adam Smith's Wealth of Nations, Princeton University Press, Princeton.

Frazer, Michael L. (2010), The Enlightenment of Sympathy, Oxford University Press, Oxford.

Griswold, Charles L. (1999), Adam Smith and the Virtues of Enlightenment, Cambridge University Press, Cambridge.

Griswold, Charles L. (2006), "Imagination: Moral, Science, and Arts", en Haakonssen, Knud (ed.), The Cambridge Companion to Adam Smith, Cambridge University Press, Cambridge, pp. 22-56.

Hume, David [1748 (2015)], Investigacion sobre el conocimiento humano, Alianza, Madrid.

Keller, Rudi (1994), On Language Change. The Invisible Hand in Language, Routledge, Abingdon.

Labio, Catherine (2016), "Adam Smith's Aesthetics", en Berry, Christopher J.; Paganelli, Maria Pia y Smith, Craig (eds.), The Oxford Handbook of Adam Smith, Oxford University Press, Oxford, pp. 105-125.

Land, Stephen K. (1977), "Adam Smith's 'Considerations Concerning the First Formation of Languages'", Journal of the History of Ideas, vol. 38, pp. 677-690.

Land, Stephen K. (1986), The Philosophy of Language in Britain, Ams Press, Nueva York.

Mankin, Robert (2008), "Pins and Needles: Adam Smith and the Sources of the Encyclopedie", Adam Smith Review, vol. 4, pp. 181-206.

Margal, Katrine (2016), ?Quien hacia la Cena a Adam Smith?, Debate, Barcelona.

Marshall, David (1986), The Figure of the Theater. Shaftesbury, Defoe, Adam Smith, and George Eliot, Columbia University Press, Nueva York.

McKenna, Stephen J. (2006), Adam Smith. The Rhetoric of Propriety, State University of New York Press, Albany/Nueva York.

McKenna, Stephen J. (2016), "Adam Smith and Rhetoric", en Hanley, Ryan Patrick (ed.), Adam Smith. His Life, Thought, and Legacy, Princeton University Press, Princeton, pp. 387-404.

Meek, Ronald L. (1976), Social Science and the Ignoble Savage, Cambridge University Press, Cambridge.

Meek, Ronald L. (1977), Smith, Marx, and After, Chapman and Hall, Londres.

Montes Lira, Leonidas (2009), "La influencia de Newton en Adam Smith", Anuario Filosofico, vol. XLII, no 1, pp. 137-158.

Otteson, James R. (2002a), Adam Smiths Marketplace of Life, Cambridge University Press, Cambridge.

Otteson, James R. (2002b), "Adam Smith's First Market: The Development of Language", History of Philosophy Quarterly, vol. 19, no 1, pp. 65-86.

Otteson, James R. (2013), Adam Smith, Bloomsbury Academic, Nueva York.

Pauchant, Thierry C. (2017), "Adam Smith's Four Stages Theory of Socio-cultural Evolution: New Insights from His 1749 Lecture", The Adam Smith Review, vol. 9, pp. 49-74.

Phillipson, Nicholas (2010), Adam Smith. An Enlightened Life, Penguin, Londres.

Plank, Frans (1992), "Adam Smith: Grammatical Economist", en Jones, Peter y Skinner, Andrew Stewart (eds.), Adam Smith Reviewed, Edinburgh University Press, Edimburgo, pp. 21-55.

Pocock, J.G.A. (2006), "Adam Smith and History", en Haakonssen, Knud (ed.), The Cambridge Companion to Adam Smith, Cambridge University Press, Cambridge, pp. 270-287.

Rasmussen, Dennis C. (2008), The Problems and Promise of Commercial Society, The Pennsylvania State University Press, University Park/Pensilvania.

Reid, Thomas [1764 (2004)], Investigacion sobre la Mente Humana, Trotta, Madrid.

Reisman, David Alexander (1976), Adam Smith's Sociological Economics, Croom Helm, Londres.

Roberts, Russ (2015), Como Adam Smith puede cambiar tu vida, Antoni Bosch, Barcelona.

Rousseau, Jean-Jacques (1989), Discurso sobre el Origen y los Fundamentos de la Desigualdad entre los Hombres y otros Escritos, Madrid: Tecnos.

Rousseau, Jean-Jacques [1758 (1994)], Carta a D'Alembert, Tecnos, Madrid.

Rothschild, Emma (2010), "The Theory of Moral Sentiments and the Inner Life", The Adam Smith Review, vol. 5, pp. 25-36.

Sayre-McCord, Geoffrey (2015), "Hume and Smith on Sympathy, Approbation, and Moral Judgment", en Schliesser, Eric (ed.), Sympathy. A History, Oxford University Press, Oxford, pp. 208-246.

Schliesser, Eric (2017), Adam Smith. Systematic Philosopher and Public Thinker, Oxford University Press, Oxford.

Smith, Adam [1776 (1981)], An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth ofNations, Liberty Press, Indianapolis.

Smith, Adam [1759 (1982 a)], The Theory of Moral Sentiments, Liberty Press, Indianapolis.

Smith, Adam (1982b), Essays on Philosophical Subjects, Liberty Press, Indianapolis.

Smith, Adam (1982c), Lectures on Jurisprudence, Liberty Press, Indianapolis.

Smith, Adam (1985), Lectures on Rhetoric and Belles Lettres, Liberty Press, Indianapolis.

Smith, Adam [1776 (1994)], La Riqueza de las Naciones, Alianza, Madrid.

Smith, Adam (1995), Lecciones sobre Jurisprudencia, Comares, Granada.

Smith, Adam (1996), Lecciones de Jurisprudencia, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid.

Smith, Adam [1759 (1997)], La Teoria de los Sentimientos Morales, Alianza, Madrid.

Smith, Adam (1998), Ensayos Filosoficos, Piramide, Madrid.

Smith, A. (2017), Escritos preliminares de la Riqueza de las naciones y Consideraciones sobre la primera formacion de las lenguas, Biblioteca Nueva, Madrid.

Smith, Adam (2018), Consideraciones sobre la formacion original de los lenguajes, KRK, Oviedo.

Spencer, Herbert (1946), First Principles, Watts and Co., Londres.

Swearingen, C. Jan (2016), "Adam Smith on Language and Rhetoric: The Ethics of Style, Character, and Propriety", en Berry, Christopher J.; Paganelli, Maria Pia y Smith, Craig (eds.), The Oxford Handbook of Adam Smith, Oxford University Press, Oxford, pp. 159-175.

Turco, Luigi (2010), "Moral Sense and the Foundation of Morals", en Broadie, Alexander (ed.), The Cambridge Companion to the Scottish Enlightenment, Cambridge University Press, Cambridge, pp. 136-156.

Valihora, Karen (2016), "Adam Smith's Narrative Line", en Hanley, Ryan Patrick (ed.), Adam Smith. His Life, Thought, and Legacy, Princeton University Press, Princeton, pp. 405-421.

Vivenza, Gloria (1984), Adam Smith e la Cultura Classica, Il Pensiero Economico Moderno, Pisa.

Wells, George Alberts (1987), The Origin of Language. Aspects of the Discussion from Condillac to Wundt, Open Court, La Salle/Illinois.

(1) Recientemente han aparecido dos traducciones de Consideraciones, la primera de Carrion, G. en Smith, A. (2017), pp. 101-31 y la segunda de Lopez Lloret, J. en Smith, A. (2018), pp. 37-101. Usaremos la ultima.

(2) Plank, F. (1992), p. 22; Swearingen, C. J. (2013), p. 169.

(3) McKenna, S. J. (2006), p. 78; Otteson, J. R. (2013), p. 15.

(4) Montes Lira, L. (2009), pp. 140-151.

(5) Hume, D. (2015), pp. 64-82.

(6) "Two Savages who met together and took up their dwelling in the same place would very soon endeavour to get signs to denote those objects which most frequently occurred and with they were most concerned"; Smith, A. (1985), p. 9. Traduccion nuestra.

(7) Land, S. K. (1977), p. 680; Land, S. K. (1986), p. 142.

(8) Smith, A. (2018), p. 39; Smith, A. (1985), p. 203.

(9) Christie, J. R. R. (1987), p. 208; Conlin, J. (2016), p. 58.

(10) Smith, A. (1997), pp. 586-7; Smith, A. (1982a), p. 336.

(11) Smith, A. (1995), pp. 380-381; Smith, A. (1982c), pp. 334-335; Smith, A, (1996), p. 133; Smith, A. (1982c), p. 487.

(12) Smith, A. (1995), pp. 383 y385; Smith, A. (1982c), pp. 337 y 338.

(13) Phillipson, N. (2010), p. 115.

(14) Smith, A. (2017), p. 133; Smith, A. (1982c), p. 562.

(15) Smith, A. (1995), pp. 395 y 400; Smith, A. (1982c), pp. 347 y 352.

(16) Smith, A. (2017), p. 150; Smith, A. (1982c), p. 571.

(17) Smith, A. (1994), p. 44; Smith, A. (1981), p. 25.

(18) Schliesser, E. (2017), p. 43.

(19) Smith, A. (2017), p. 133; Smith, A. (1982c), p. 562.

(20) Smith, A. (2017), p. 151; Smith, A. (1982c), p. 572.

(21) Smith, A. (1994), p. 374; Smith, A. (1981), p. 290.

(22) Smith, A. (1994), p. 467; Smith, A. (1981), p. 365.

(23) Smith, A. (1994), p. 611; Smith, A. (1981), p. 616.

(24) Conlin, J. (1016), pp. 110-111.

(25) Smith, A. (1018), p. 61; Smith, A. (1985), p. 111.

(26) Conlin, J. (1016), pp. 110-111. Smith, A. (1018), p. 61; Smith, A. (1985), p. 111. (1001a), pp. 16, 11-11 y 164-169; Otteson, J. R. (1001b), pp. 77-81; Keller, R. (1994), pp. 35-8.

(27) Smith, A. (1018), pp. 96-101; Smith, A. (1985), pp. 114-116.

(28) Smith, A. (1994), p. 717-22 (traduccion incompleta); Smith, A. (1981), pp. 781-788.

(29) No seria pertinente abrir un argumento colateral desarrollando mas este tema, el cual esta muy bien tratado por Carrion, G. (2010), pp. 185-212.

(30) Por ejemplo, Smith, A. (1995), pp. 392-394 y Smith, A. (1996), pp. 139-140; Smith, A. (1982c), pp. 346-347 y 491-492.

(31) Smith, A. (2018), p. 93; Smith, A. (1985), pp. 223-224.

(32) Smith, A. (2018), p. 73.

(33) Smith, A. (2018), pp. 72-73 y Smith, A. (1985), pp. 215-216; Rousseau, J. J. (1989), pp. 141-142; Coseriu, E. (1968), pp. 47-50; Berry, Ch.J. (1974), pp. 137-138; Land, S. K. (1986), pp. 154-157; Plank, F. (1992), pp. 41-43.

(34) Smith, A. (2018), pp. 74-75 y Smith, A. (1985), pp. 216-217; Land, S. K. (1977), p. 682.

(35) McKenna, S. J. (2006), p. 83.

(36) Smith, A. (2018), pp. 79-92 y Smith, A. (1985), pp. 218-223; Amrozowicz, M. C. (2013), p. 157.

(37) Smith, A. (2017), p. 135; Smith, A. (1982c), p. 563.

(38) Smith, A. (1995), p. 381 y Smith, A. (1982c), p. 335; Smith, A. (1994), p. 355 y Smith, A. (1981), p. 276.

(39) Meek, R. L. (1976), pp. 106-130; Meek, R. L. (1977), pp. 24-32; Pocock, J. G. A. (2006), pp. 280 287; Rasmussen, D. C. (2008), pp. 92-101; Pauchant, Th. C. (2017), pp. 49-74.

(40) Smith, A. (1994), p. 46; Smith, A. (1981), p. 27.

(41) Smith, A. (1995), p. 238; Smith, A. (1996), p. 18; Smith, A. (1982c), pp. 201 y 404.

(42) Smith, A. (1995), p. 119; Smith, A. (1982c), p. 86; Rousseau, J. J. (1994), pp. 75-77.

(43) Smith, A. (1994), p. 49; Smith, A. (1981), p. 31.

(44) Vivenza, G. (1984), pp. 179-192.

(45) Amman, J. (1973), p. 84.

(46) Smith, A. (1994), p. 335; Smith, A. (1981), p. 261.

(47) D'Alembert, J. le R. y Diderot, D. (1155), pp. 804-808; Mankin, R. (2008), pp. 189-200.

(48) Smith, A. (1995), p. 388; Smith, A. (1982c), p. 341.

(49) Smith, A. (1995), p. 388; Smith, A. (1982c), p. 342.

(50) Smith, A. (1994), p. 34; Smith, A. (1981), p. 14.

(51) D'Alembert, J. le R. (1965), pp. 131-142.

(52) Smith, A. (1995), p. 388; Smith, A. (1982c), p. 342.

(53) En La riqueza de las naciones el numero total de alfileres producidos aumentaba a 48.000, pero el numero de operarios era el mismo (Smith, A. -1994-, p. 35; Smith, A. -1981-, p. 15), coincidiendo con lo expuesto en la Enciclopedia.

(54) Christie, J. R. R. (1987), p. 207.

(55) Spencer, H. (1946), p. 325.

(56) Smith, A. (1998), pp. 250-251; Smith, A. (1982b), p. 292.

(57) Meek, R. L. (1976), pp. 231-235.

(58) Phillipson, N. (2010), p. 165; Fleischacker, S. (2005), pp. 12-15.

(59) Griswold, Ch. L. (2006), p. 23.

(60) McKenna, S. J. (2006), p. 77; Dascal, M. (2006), p. 102.

(61) Smith, A. (1997), p. 66; Smith, A. (1982a), p. 19.

(62) Diderot, D. (1990), pp. 125-126 y 129-130.

(63) Brown, V (1994), p. 75.

(64) Frazer, M. L. (2010), p. 100.

(65) Griswold, Gh. L. (1999), p. 51; Frazer, M. L. (2010), p. 100.

(66) Smith, A. (1997), p. 227; Smith, A. (1982a), pp. 109-110.

(67) Condillac, E. B. de (1999), pp. 153-154; Wells, G. A. (1987), pp. 8-11.

(68) Reisman, D. A. (1976), pp. 55-59; Valihora, K. (2016), p. 418.

(69) Brown, V (2016), pp. 18-20.

(70) Amrozowicz, M. C. (2016), p. 150.

(71) Smith, A. (1997), pp. 124 y 382; Smith, A. (1982a), pp. 50 y 212; Swearingen, C. J. (2016), p. 170.

(72) Smith, A. (1997), pp. 586-587; Smith, A. (1982a), p. 336.

(73) Schliesser, E. (2017), pp. 30-31.

(74) Smith, A. (1995), p. 395; Smith, A. (1982c), p. 347.

(75) McKenna, S. J. (2006), pp. 114-117.

(76) Fleischacker, S. (2005), pp. 49-50.

(77) Marshall, D. (1986), pp. 185-192.

(78) Reid, Th. (2004), p. 115.

(79) Smith, A. (1998), pp. 158-160; Smith, A. (1982c), pp. 156-158.

(80) Rothschild, E. (2010), p. 27.

(81) Smith, A. (1998), pp. 264-273; Smith, A. (1982b), p. 305.

(82) Griswold, Ch. L. (1999), p. 65; Buchan, J. (2007), p. 52.

(83) "[...] equally applicable to conversation and behaviour as writing"; Smith, A. (1985), p. 55. Traduccion nuestra.

(84) Christie, J. R. R. (1987), p. 227;McKenna, S. J. (2006), pp. 98-104; Labio, C. (2016), p. 109; Swearingen, C.J. (2016), p. 160.

(85) Labio, C. (2016), pp. 116-117.

(86) Smith, A. (1997), pp. 123 y 382; Smith, A. (1982a), pp. 50 y 213.

(87) Turco, L. (2010), pp. 146-150; Sayre-McCord, G. (2015), pp. 211-220.

(88) Smith, A. (1997), p. 333; Smith, A. (1982a), pp. 184-185.

(89) Debes, R. (2016), pp. 193-194.

(90) Smith, A. (1994), p. 447; Smith, A. (1981), pp. 348-349.

(91) Griswold, Ch. L. (2006), pp. 45-46.

(92) Smith, A. (1994), pp. 526 y 528; Smith, A. (1981), pp. 419 y 421.

(93) Smith, A. (1994), p. 529; Smith, A. (1981), p. 422.

(94) Chandler, J. (2016), p. 137; Frazer, M. L. (2010), p. 97.

(95) Marcal, K. (2017), p. 27.

(96) Marcal, K. (2017), p. 196.

(97) Roberts, R. (2015), pp. 209-210.

(98) Smith, A. (1997), p. 185; Smith, A. (1982a), p. 85.

(99) Griswold, Ch. L. (1999), pp. 106-108.

(100) Erroneamente segun Cox, H. (2016), pp. 142-175.

(101) Meek, R. L. (1977), p. 187.

(102) Smith, A. (1994), p. 564; Smith, A. (1981), p. 493.

JORGE LOPEZ LLORET

Universidad de Sevilla.

lopezlloret@us.es
COPYRIGHT 2019 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lopez Lloret, Jorge
Publication:Revista Empresa y Humanismo
Date:May 21, 2019
Words:12264
Previous Article:La accion social empresarial como instrumento de Justicia Social: la empresa como garante de los Derechos Humanos.
Next Article:El enfoque del bien comun: Un soporte teorico para las Benefit Corporations.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters