Printer Friendly

El exilio y la diaspora: ?Israel sin templo?

EXILE AND DIASPORA: ISRAEL WITHOUT A TEMPLE?

EXILIO E DIASPORA: ISRAEL SEM TEMPLO?

INTRODUCCION (1)

En noviembre de 2010 se celebro en la Universidad de Granada un Seminario que llevaba por titulo "Enfoques multidisciplinares para entender el judaismo". Sus organizadoras, las profesoras Lorena Miralles y Elvira Martin Contreras, me pidieron intervenir con una ponencia que llevaba por titulo "El judaismo sin Templo. El exilio y la diaspora".

En principio, la propuesta pretendia que desarrollase el binario exilio/ diaspora en la historia del Israel biblico, un tiempo en el que se daba por supuesto que Israel no tuvo templo. Cuando comence a investigar, tope con un articulo de I. Eph'al publicado en 1978, en Orientalia que me hizo replantearme el enfoque con el que estaba orientando el trabajo. El autor hacia notar lo siguiente:
   All the Babylonian sources treated in this study are of an economic
   nature and thus lacking details as to how the minorities maintained
   their identities. Such a phenomenon among communities in exile
   cannot, however, be considered without taking into account the
   possibility of the maintenance of their own cults in foreign lands.
   Thus, for instance, we are well acquainted with the dilemma of the
   Jewish exiles: namely, how to maintain the cult of YHWH in an
   unclean land. This problem became especially acute after the climax
   of centralization of the cult of Josiah, about a generation before
   the deportations from Judah. The few available data suggest two
   approaches to this problem, whose solution was primary for Jewish
   survival in exile. The one approach, represented in Ez 11,16,
   proposed praying in a "temporary sanctuary" as a substitute for the
   original ritual, in the hope of renewing it upon restoration to the
   Holy Land and building the Temple in Jerusalem. The other approach,
   found at Elephantine, offered the possibility of continuing
   worship, even sacrifices, in foreign lands (found in a later period
   also in Onias' temple at Leontopolis. (2)


Es decir, que considerado que no todos los que vivieron el drama de la deportacion experimentaron lo mismo; cabia incluso la posibilidad de que los distintos grupos hubieran intentado mantener algun tipo de templo en el que continuar con la celebracion del culto. Me propuse, entonces, investigar si podiamos hablar de un Israel "sin templo" siempre que nos acercaramos a la realidad de los exilados o emigrados.

UNAS PRIMERAS REFLEXIONES SOBRE EL TITULO PROPUESTO

Sobre "exilio" y "diaspora"

Antes de abordar el objetivo central de nuestro trabajo, nos parece pertinente aclarar algunas cuestiones de vocabulario. (3)

Con frecuencia, "exilio" y "diaspora" son terminos que se utilizan indistintamente para referirse al asentamiento de comunidades judias fuera del territorio de Israel.

En hebreo, gola, o mejor, la raiz glh, tiene dos sentidos: uno transitivo, descubrir; y otro, intransitivo, moverse hacia, que aparece tambien en ugaritico y que en arameo refiere "marchar al exilio" (como arameismo aparece tambien en acadico y en arabe). (4) Es un termino que populariza su uso en la literatura posterior al exilio. Antes del exilio lo encontramos fundamentalmente en el libro del profeta Amos, para referirse al futuro que ve cernirse sobre el Reino Norte y, posiblemente, de ahi pasa a 2R que lo utiliza, precisamente, para dar fe del cumplimiento de la profecia de Amos. (5)

L. Grabbe (6) y otros (7) hacen notar que "exilio" es un termino cargado de significados teologicos e ideologicos y nunca un termino neutral a la hora de referirse a un periodo concreto o a un episodio. Nadie discute que sugiere imagenes relacionadas no solo con la historia del imperio neobabilonio sino tambien con la imagen que el pueblo judio ha tenido de si mismo a lo largo de la historia pero tambien ahora.

N. P. Lemche (8) cree que la distincion entre exilio y diaspora es artificial. El termino gola es el mismo en todos los casos, y significa deportacion, exilio, diaspora.

En una obra reciente de J. R. Ayaso, "diaspora" y galut son los dos terminos con los que tradicionalmente se ha denominado el proceso de dispersion de las comunidades judias por el mundo conocido.

El termino hebreo que se ha utilizado en la tradicion judia es el de galut. Galut y diaspora no son estrictamente sinonimos. Galut, de la raiz judia glh, significa "exilio, deportacion, opresion". No hace falta ser muy agudo para apreciar una diferencia clara entre ambos terminos. Galut siempre tiene matiz negativo, doloroso. Vivir en galut es vivir el desarraigo, sentirse alienado, extrano y perseguido. [...]. Otra diferencia importante es que la vision tradicional (con el uso de terminos como galut o gola) es mas simplista que el modelo de la diaspora, que admite una amplia gama de colores, matices y situaciones, y es el mas adecuado para abordar la realidad compleja de la historia judia. La diaspora fue el resultado de un proceso multiple, no necesariamente traumatico, en que hubo--como he dicho antes--diferentes focos difusores, de la misma manera que sucedio con la expansion del cristianismo. En epoca mas reciente se ha empezado a utilizar en hebreo tambien tefusot, que encontramos por primera vez en un pasaje del Antiguo Testamento que plantea a los biblistas algunos problemas de lectura: Jr 25,34. (9)

En este trabajo tomaremos exilio en su dimension de "forzado" o "forzoso", en relacion con las consecuencias que--para determinados grupos de israelitas-- tuvieron las caidas de Samaria y de Jerusalen. Y hablaremos de diaspora para referirnos a la dispersion como algo "libremente" elegido debido a causas religiosas, politicas y economicas. Aqui, entonces, exilio es a deportacion como emigracion a diaspora.

Sobre "Israel sin templo"

Posiblemente la obra de J. Middlemas, The Templeless Age. Introduction to the History, Literature, and Theology of the Exile, es conocida por muchos. En el Prologo, hace notar como la expresion "sin templo" le parece la que mejor define la experiencia que marco un periodo muy concreto de la historia de Israel: el que media entre el colapso de Jerusalen, en 587 a.C., y la reconstruccion del Templo, alrededor de 515 a.C.:
   It takes seriously concerns raised about the designation of the
   period following the collapse of Jerusalem, in 587 BCE, as the
   "exile". "Templeless" has been chosen, not because it rolls easily
   off the tongue, but because it captures a sense of the time itself,
   the communities that experienced the downfall of Judah, and the
   commonality of the literature at the close of the Sixth Century
   BCE, with previous literary thought and expression. Moreover
   "templeless" points to the period between the two temples and this
   designates a definite time frame (587-515 BCE). (10)


Ahora bien, esta manera de considerar la epoca puede llevar a equivocos, porque el mapa de asentamientos judios que se abre desde la glh a la que se ven forzados los habitantes del Reino Norte, hasta la de los habitantes de Jerusalen, incluye espacios donde no puede hablarse con seguridad de "Israel sin templo". J. Middlemas tiene esto en cuenta y matiza que ese Templo es el de Jerusalen. Sin embargo, nosotros vamos a presentar la riqueza de perfiles del exilio y la diaspora, donde no se puede hablar en general de israelitas "sin templo" y donde el mismo matiz expuesto por J. Middlemas es discutido por algunos autores.

TRES ESPACIOS GEOGRAFICOS EN EL MAPA DEL EXILIO Y LA DIASPORA

Si tenemos presente la riqueza de sentidos que despliegan los terminos exilio y diaspora, y como a lo largo del tiempo Israel vivio en distintas ocasiones y lugares esas dos realidades, vamos a acotar nuestro trabajo en tres escenarios:

1. Si tomamos exilio, y traducimos galut como "exilio, deportacion, opresion", subrayamos su aspecto negativo, doloroso: vivir en galut es vivir el desarraigo, sentirse alienado, extrano y perseguido. Entonces, hemos de dirigir nuestra mirada hacia dos espacios historico-geograficos:

--El del Reino Norte, entre 732 y 722, cuando--como consecuencia de la hostilidad asiria--la poblacion es deportada.

--El del Reino Sur, entre 598 y 582, cuando, como--consecuencia de las hostilidades de Babilonia--la ciudad de Jerusalen es asediada, atacada y destruida, y una parte de la poblacion es deportada.

2. Si tomamos diaspora en sentido de "dispersion", sin que ello comporte connotaciones negativas, y aceptamos la formacion de un abanico de situaciones, lugares y modos de estar de los judios a lo largo de todo el Mediterraneo, dirigimos la mirada principalmente a la presencia de los judios en Egipto y concretamente en la isla de Elefantina, en la primera catarata del Nilo.

3. Si tomamos la expresion "Israel sin templo" en su sentido mas literal, entonces, parece que tenemos que mirar solo al grupo de habitantes de Jerusalen que fueron deportados a Babilonia, donde--al parecer--nunca tuvieron templo.

El espacio geografico de la galut como "exilio, deportacion, opresion"

Reino Norte (11)

El Imperio Asirio ejecuto, en el Reino Norte, dos grandes deportaciones. La primera, en el ano 732 a.C. (Tiglat Pileser III-Pul), y la segunda, en 722 a.C. (Sargon II), fecha de la caida de Samaria y momento en el que el numero de deportados fue mayor.
   La primera deportacion (2R 15,29), reinando Menajen, tambien
   confirmada por fuentes extrabiblicas, se produjo como un efecto mas
   de la campana de Asiria contra los filisteos y afecto al territorio
   de Neftali, Galaad y Galilea.

      La segunda deportacion (2R 17,5-6; 18,11), reinando Oseas, la
   llevo a cabo Sargon ii (y no Salmanasar, como dice el texto
   biblico). Afecto a la poblacion de Samaria, que fue conducida a
   Asiria y establecida en Jalaj, sobre el Jabor, rio de Gozan, y en
   las ciudades de los medos (es decir, al este de Mesopotamia).


En la version del libro de Cronicas, la deportacion del Norte aparece mencionada tres veces:
   1 Cr 5,6: Los descendientes de Joel, en linea directa, fueron
   Semaias, Gog, Simi, Micaias, Reaias, Baal y Beera, jefe de los
   rubenitas, que fue llevado cautivo por Tiglat-pileser, rey de
   Asiria.

   1 Cro 5,22: (22) Muchos enemigos murieron, porque la guerra era de
   Dios. Y se quedaron a vivir en aquellos lugares hasta la epoca del
   destierro.

   1 Cro 5,26: (26) Por esta razon, el Dios de Israel incito a Pul,
   rey de Asiria, es decir, a Tiglat-pileser, quien desterro a los
   rubenitas y gaditas y a la media tribu de Manases; y los llevo a
   Halah, Habor, Hara y al rio Gozan, donde estan hasta el dia de hoy.


En la perspectiva del cronista, que habria combinado las diferentes etapas de la destruccion y el exilio del Norte de Israel en un unico acontecimiento, la deportacion afecto solo a las tribus transjordanas; es decir, se ha omitido totalmente la realidad de la segunda deportacion, la mas importante, que tuvo lugar en el ano 722.

Estas deportaciones asirias constituyeron acciones de doble direccion, por cuanto los israelitas fueron deportados a Asiria y el territorio del Norte, a su vez, fue repoblado con poblacion traida del este de Mesopotamia.

2R 17, 24-30 refiere un dato que es interesante para nuestro trabajo:

[sup.24]El rey de Asiria llevo gente de Babilonia, Cuta, Ava, Hamat y Sefarvaim, y la establecio en las ciudades de Samaria, en lugar de los israelitas. Asi tomaron posesion de Samaria y vivieron en sus ciudades. [sup.25]Pero como esta gente no rendia culto al Senor, cuando comenzaron a establecerse les mando el Senor leones que mataron a algunos de ellos. [sup.26]Fueron entonces a decirle al rey de Asiria: "La gente que has llevado a las ciudades de Samaria para que se establezca alli, no conoce la religion del dios de ese pais y, por no conocerla, el les ha mandado leones que los estan matando." [sup.27]Asi pues, el rey de Asiria ordeno: "Enviad a alguno de los sacerdotes que trajisteis cautivos, para que vaya a vivir alli y les ensene la religion del dios del pais." [sup.28]Entonces uno de los sacerdotes que ellos habian desterrado de Samaria fue y se establecio en Betel, y les enseno a rendir culto al Senor. [sup.29]Pero cada nacion se hizo su propio dios en la ciudad donde habitaba, y lo puso en los santuarios de los lugares altos que habian construido los samaritanos. (2R 17,24-30).

?Por que nos interesa? Porque apunta el mantenimiento de un culto a Yahveh muy mezclado, en el territorio del Norte.

S. Talmon ha defendido una deportacion del conjunto de los habitantes del territorio del Norte y una repoblacion de ese mismo territorio con poblacion extranjera. (12) Sin embargo, esta vision--que concuerda con el "mito de la tierra vacia" construido por el cronista para el exilio judaita--es quizas hoy dificilmente defendible. (13) ?Fue deportada toda la poblacion? ?Cual fue la suerte del resto que no fue deportado?

Como hace notar H. M. Barstad (14), todavia arrastramos las consecuencias de esta vision de las deportaciones como tabula rasa, y se escuchan autores que si bien aceptan que la mayor parte de la poblacion no fue deportada, sostienen sin embargo que dicha poblacion carecia de cultura, religion y organizacion politica propia. Sin embargo, hoy dia, la sola idea de que un sistema social puede ser totalmente aniquilado, tal como suele presentarse en algunos autores, es totalmente inaceptable.

Por otro lado, Y. Magen anota que la cuestion de la permanencia en el Norte de grupos importantes de poblacion atane tambien al origen de los samaritanos, aunque defiende que el rey Josias pudo desplegar una politica de acercamiento hacia esos grupos que no fueron deportados. (15)

No consta, sin embargo, que los que si fueron deportados mantuvieran el culto y las costumbres religiosas de Israel mas alla de sus fronteras. B. Becking hace notar que, a pesar de que hay documentos que atestiguan que la mayor parte de los israelitas siguieron dando a sus hijos nombres que contenian la referencia a Yahveh, sin embargo, parece que la asimilacion cultural y religiosa fue total: "In the Assyrian exile the former Israelites went on to give their children names with YHWH as a theophoric element. But there are also traces of assimilation to the Assyrian culture and to its religion. " (16)

Despues de la destruccion de Ninive, la presion del Imperio Babilonio se hace sentir progresivamente. Posiblemente, se produjeron tres deportaciones:

--Primera, en 598 a.C., durante el reinado de Joaquin (2R 24,10-17). Nabucodonosor deja a Sedecias como rey de Israel. Parece confirmada tambien por las tablillas de Wiseman. (17)

--Segunda, en 589 a.C., cuando Sedecias se levanta contra Babilonia (2R 24,20-25,8) y Nabucodonosor asedia Jerusalen, castigandola duramente. El rey y los oficiales escapan y se dirigen hacia el valle del Jordan, pero son apresados por las tropas babilonias, que los llevan ante Nabucodonosor, quien juzga al rey. Sus hijos son degollados, y el, despues de cegado, es deportado a Babilonia.

--Tercera, en 587-586 a.C. (18) Nebusardan, jefe de las tropas babilonias, dirige una segunda deportacion de poblacion jerosolimitana, destruye el templo y roba todos los utensilios de valor. Como bien hace notar P. R. Ackroyd, la naturaleza exacta de la destruccion que siguio a la toma de la ciudad y el alcance de la devastacion general de Juda y de su poblacion siguen siendo tema de debate. (19) Ahora bien, estas sucesivas deportaciones plantean una serie de interrogantes, de la que dos despiertan para nosotros especial interes:

--En primer lugar, debemos preguntarnos acerca de cuantos fueron deportados y sobre si podemos seguir manteniendo el "mito de la tierra vacia". G. W. Ahlstrom considera que el numero de habitantes de Juda deportados, durante las tres oleadas que hemos anotado, fue relativamente pequeno, alrededor de 4.600. (20) O. Lipschitz entiende que posiblemente, en el territorio, principalmente en las zonas rurales, permanecio un grupo de poblacion. (21)

Parece que el asedio y ataque se dirigio contra Jerusalen y la zona occidental de la ciudad, que fue asaltada por los babilonios. Es probable que los edomitas atacaran la zona del sur; pero el territorio de Benjamin, al norte de Jerusalen, segun los datos arqueologicos, no fue destruido. Por tanto, una buena parte del territorio, en la zona norte, no fue afectado por la guerra.

Ahora bien, los babilonios no reconstruyeron las ciudades asoladas ni las repoblaron. Es posible que las tropas que permanecieron estacionadas en Juda se establecieran en la zona de Mizpa y que ese fuera el centro de la provincia de Samerina a la que fue incorporado Juda. (22)

El tipo de vida en Juda, en ese tiempo, es una cuestion enormemente discutida. Ch. C. Torrey (23) minimiza el desastre de Juda, pero B. Oded (24) sostiene que si bien hubo continuidad entre el final de la monarquia y el tiempo del exilio, el declive cuantitativo y cualitativo fue notable. Juda quedo como una tierra sin estado ni capital; sin ancianos o cualquier tipo de lideres y sin organizacion politica, social o religiosa. No hubo profetas a quienes consultar, ni 0 actividades economicas o comerciales resenables, ni manifestaciones culturales que hayan llegado hasta nosotros. Sin embargo, H. Barstad (25) y J. Blenkinsopp (26) hacen notar que las excavaciones arqueologicas en la zona norte de Jerusalen hablan de la existencia de comunidades estables con ciertos niveles de prosperidad durante todo ese periodo.

Con todo, tengamos en cuenta que aun cuando las primeras decisiones tomadas por Godolias pueden hacer pensar en un deseo de los babilonios de estabilizar la region, desgraciadamente, no podemos saber cual fue la orientacion concreta de la politica babilonia despues del asesinato de aquel.

Por la amenaza que siempre constituia Egipto, Babilonia pudo tener interes en promover la lealtad y la estabilidad del territorio de Juda. Ademas, el deseo de restablecer el comercio, sobre todo, el de algunos productos de lujo provenientes de Juda, pudo llevar a los babilonios a llevar una politica de reconstruccion.

La segunda cuestion que despierta nuestro interes es la siguiente: ?profano Nabusardan el altar del Templo? La Biblia menciona explicitamente la destruccion del altar del santuario de Betel por el rey Josias (rey del Sur presentado muy positivamente por el texto biblico, por haber acometido una importante reforma religiosa) como una imagen totalmente reveladora de la importancia de su reforma (2R 23,15-16). En tiempos de Antioco iv Epifanes (1M 4,38-51), la mencion explicita de la profanacion del altar actua como icono de la gravedad de la situacion.

P. R. Ackroyd considera la profanacion del altar como dato casi seguro, y valora la posibilidad de que pudiera volver a ser consagrado. (27) J. Blenkinsopp, por su parte, desarrolla una hipotesis sobre la posible existencia, en la primera parte del exilio, de dos centros de culto, Mizpa y Betel, pero una vez muerto Godolias, Betel se habria consolidado como centro oficial de culto y habria reconocido incluso una dinastia sacerdotal de ascendencia aaronita:
   While the issue of one sanctuary or two is probably insoluble, the
   explanation which I consider least open to objection is that Mizpah
   served as both the political and the religious centre of the
   province in the early period of Babylonian rule, down to the
   attempted coup d'etat of Ishmael, and that Bethel, for reasons
   unknown, then took over as the imperially designated centre of
   worship. Bethel would then have retained this status into the early
   Persian period, that is, until it lost out to Jerusalem as centre
   of worship. Since we do not know how soon after the fall of
   Jerusalem Gedaliah was assassinated (we are given the month but not
   the year in Jer 41:1), we cannot establish a terminus a quo for the
   change. The archaeological data have suggested that Bethel was
   destroyed at some point in the late Neo-Babylonian or early
   Achaemenid period, but since chronological estimates differ by as
   much as eighty years, we have no sound basis for a terminus ad quem
   either [...]. If, then, the official or state sanctuary of the
   Babylonian province of Judah was at some point in time located at
   Bethel, it can be plausibly suggested that the clergy staffing it
   claimed the name of Aaron for themselves in continuity with their
   forebears during the time of the Northern Kingdom. The thesis that
   Bethel during the Neo-Babylonian and early Persian periods provided
   a pied-a-terre in Judah for Aaronite priests is consistent with the
   reading of the prophetic texts discussed earlier (Jer 41:5; Zech
   7:1-3; Hag 2:14), fits well with what we know about the political
   history of the province under Babylonian and Achaemenid rule, and
   will help to explain why texts from the early Persian period never
   refer to the priesthood of Jerusalem as Aaronite. (28)


?Por que razon nos interesan estas dos preguntas que nos hemos planteado en este apartado? Porque queremos investigar la posible existencia de un grupo mas o menos grande de habitantes de Juda no deportados, quienes podrian haber reanudado el culto en el Templo de Jerusalen. Eso nos ayudaria a matizar el planteamiento que estamos haciendo en este trabajo sobre Israel sin templo. Tengamos en cuenta que Jr 41,4-8 parece dar a entender la pervivencia del culto en el Templo en tiempos de Godolias:

[sup.4]Al dia siguiente del asesinato de Godolias, cuando todavia nadie se habia enterado de lo sucedido, [sup.5]llegaron de Siquem, Silo y Samaria ochenta hombres, que llevaban la barba afeitada, la ropa rasgada y el cuerpo lleno de heridas que ellos mismos se habian hecho. Llevaban ademas cereales e incienso para ofrecerlos al Senor en el templo. [sup.6]Entonces Ismael salio de Mispa a su encuentro, llorando por el camino. Apenas se encontro con ellos, les dijo: "Venid a ver a Godolias, hijo de Ahicam." [sup.7]Pero tan pronto como llegaron al centro de la ciudad, Ismael y sus hombres los mataron y los arrojaron a una cisterna. [sup.8]Sin embargo, diez de los hombres de aquel grupo dijeron a Ismael: "No nos mates; nosotros tenemos trigo, cebada, aceite y miel escondidos en el campo." Entonces Ismael no los mato como a sus companeros. (Jr 41,4-8).

Ahora bien, tengamos en cuenta que Godolias fue nombrado gobernador del territorio en 582 a.C. y se establecio en Mispa; pero fue asesinado por alguno de los descendientes de la dinastia davidica que todavia quedaba en el territorio (2R 25,25), y quienes habian permanecido en Juda, sin haber sido deportados, huyeron a Egipto.

La diaspora egipcia (Jr 43,7-44,30)

[sup.5]Por el contrario, Johanan y todos los jefes militares reunieron a la poca gente de Juda que aun quedaba y que, despues de haber sido dispersada por distintos paises, habia vuelto a Juda para establecerse alli: [sup.6]hombres, mujeres, ninos, las hijas del rey y todas las personas que Nebuzaradan, comandante de la guardia, habia dejado bajo el cuidado de Godolias, incluyendo a Jeremias y a Baruc. [sup.27]Sin hacer caso de la orden del Senor, todos ellos se fueron a Egipto y llegaron hasta la ciudad de Tafnes. (Jr 43,5-7).

Durante la Dinastia egipcia xxvi (672-525 a.C.), numerosos grupos de extranjeros entraron en Egipto y trabajaron como mercenarios del ejercito o como mercaderes. Es muy posible que entre ellos se encontraran tambien judios, de cuya costumbre de emigrar a Egipto, especialmente en tiempos de carestia, tenemos numerosos testimonios biblicos. Probablemente, en el final del periodo monarquico, las poblaciones del Norte y del Sur consideraron que Egipto les ofrecia un lugar a salvo de las contiendas politico-militares en las que se veian inmersas como consecuencia de la presion de los ejercitos asirio y babilonio. (29)

De entre todos los asentamientos, destaca -a mediados del siglo vii a.C.--la instalacion de una colonia judia, originariamente de mercenarios, en la isla de Elefantina, situada en la salida de la primera catarata del Nilo. De esta colonia tenemos abundante informacion gracias a los papiros encontrados en ella desde 1893. Aunque no sabemos cuando fue fundada, los papiros revelan que en el momento de la conquista persa, en 525 a.C., la colonia existia y tenia un santuario que Cambises respeto (cosa que no hizo con los templos dedicados a las divinidades egipcias).

Esa colonia puede remontarse entonces a la epoca de la dinastia saita, predecesora de los monarcas aquemenidas, concretamente, al tiempo de Psametico I. Los documentos encontrados hablan, sin duda alguna, de la matriz judia de la colonia: conocemos los nombres judios de muchos de sus miembros (30), las relaciones que mantenian con Jerusalen, y el culto a Yaho. Las excavaciones lideradas por un grupo de arqueologos alemanes han sacado a la luz, ademas, un posible templo propio de los judios en el corazon de uno de los barrios de la zona sur de la colonia perteneciente al tiempo de la xxvii Dinastia. (31)

El dios a quien dan culto es Yaho, de quien dicen que "es Dios" y tambien "dios del cielo". Junto a el estan situadas otras divinidades muy propias de la zona de Betel, por ejemplo, la Anat. Ante los tribunales han de prestar juramento por el. Y tienen un templo en el que ofrecen sacrificios segun la Ley de Moises, mantienen relaciones con el sacerdocio de Jerusalen y celebran fiestas judias como los Azimos.

El hecho de que en el templo se diera culto a Yahveh y a la Anat puede hacernos pensar en la existencia de la colonia desde antes de la reforma de Josias, que no habria sido asumida por los judios de Elefantina, o en que quizas, simplemente, los fundadores de la colonia fueran oriundos del Reino Norte (32) y que la colonia fue recibiendo despues, como consecuencia de los avatares politicos, poblacion procedente de Judea. (33) Asi, la existencia de esta colonia podria explicar, por ejemplo, que el grupo de la tercera deportacion, la que sigue a la muerte de Godolias, pensase en Egipto como lugar de destino. Segun Jeremias, se asentaron en Tafnes, Menfis, Patros y Migdol (Jr 43,7-8).

En todo caso, hemos de reconocer que en contexto de diaspora, dado que al parecer estos colonos se desplazaron a Elefantina voluntariamente, los judios de esta zona de Egipto si tuvieron templo y mantuvieron un culto basado en la Ley de Moises.

Babilonia

A los deportados a Babilonia se les establecio en la zona del rio Quebar. Ezequiel (3,15) menciona una ciudad al sur de Babilonia, Tel Abib. En Esd 2,59 y Ne 7,61, se citan ademas Tel-Melah, Tel-Harsha, Cherub, Addan e Immer, aunque no se dice donde estaban situadas. Parece que la deportacion tenia como objetivo la ocupacion y rehabilitacion de tierras no cultivadas o de ciudades destruidas. Asi lo explican autores como B. Oded (34) e I. Eph'al. (35)

En opinion de J. Middlemas (36), el exilio en Babilonia puso a Israel en contacto con una cultura muy cosmopolita que fomento el pensamiento y la reflexion, como se ve en la propia literatura biblica. Todo esto favorecio una nueva expresion de su identidad, asi como la posibilidad de integrar lo diferente, en lugar de rechazarlo violentamente. Sin embargo, carecemos de testimonio alguno que nos haga suponer la existencia de un templo levantado en el territorio del exilio para mantener el culto de la ciudad de Jerusalen.

?QUE PODEMOS CONCLUIR?

A la vista de los datos que hemos ido manejando, y manteniendo que exilio y diaspora son terminos que refieren situaciones diferentes, que tienen que ver con lo forzado o no del alejamiento de la Tierra y del Templo, parece que podemos decir que la poblacion del territorio del Norte, que permanecio en el territorio despues de la deportacion del 722 a.C., siguio manteniendo un culto sincretico, como lo habia hecho durante la epoca monarquica. Es posible que algunos de estos grupos bajaran a Egipto, antes y despues del desastre de Juda, y que estuvieran relacionados con el culto en el templo de Elefantina, donde no se conocieron o aceptaron las reformas de Josias.

Los deportados a Asiria, por su parte, no han dejado muchas trazas que permitan identificarlos, y es mas verosimil que se asimilaran con la poblacion autoctona, especialmente si no fueron muchos.

El territorio del Sur, sin embargo, fue desigualmente tratado. La mayor parte de los autores estan de acuerdo en afirmar que Jerusalen y la zona sur de la ciudad fueron ciertamente asoladas y la poblacion esquilmada (especialmente algunos grupos). Ahora bien, no corrio esta misma suerte el territorio de Benjamin, al norte de la capital, donde parece que se situo el centro de la provincia de Samerina en la que fue integrada Juda.

Algunos autores dan como segura la profanacion del altar y, en consecuencia, la inexistencia de cualquier tipo de culto en Jerusalen durante el tiempo del exilio. Para ellos, la hipotesis del mantenimiento de un cierto "culto" en el Templo de Jerusalen, en los primeros tiempos, antes del asesinato de Godolias, es dificilmente defendible. Es decir, el exilio habria sido un tiempo sin culto alguno para quienes permanecieron en la tierra. En este sentido, la hipotesis de J. Blenkinsopp sobre un posible culto en la zona de Mizpa y Betel (que es precisamente eso, una hipotesis), abre nuevas perspectivas en el estudio de este periodo.

Por ultimo, parece totalmente claro que la poblacion del Sur que fue deportada a Babilonia no parece que inaugurara alli ningun templo ni ningun tipo de culto.

Entonces, ?podemos hablar de la existencia de Israel sin templo en algun momento de su historia? A la vista de lo expuesto en este trabajo, solo podemos afirmar con certeza la existencia de dos grupos de israelitas sin templo. En primer lugar, el conjunto de la poblacion del Reino Norte deportada a Asiria, dado que parece que la asimilacion cultural y religiosa fue total. Y, en segundo lugar, y si consideramos la hipotesis de J. Blenkinsopp, el grupo de judaitas deportados a Babilonia, desde el ultimo ataque del Imperio Babilonio contra la ciudad de Jerusalen y contra su Templo, y hasta su reconstruccion en los ultimos anos del siglo VI.

BIBLIOGRAFIA

Ackroyd, Peter R. Exile and Restoration. A Study of Hebrew Thought of the Sixth Century B.C. London: SCM Press Ltd., 1968.

Ahlstrom, Gosta W. The History of Ancient Palestine from the Paleolithic to Alexander's Conquest. Sheffield: Sheffield Academic Press Ltd., 1993.

Ayaso, Jose R. Dos mil anos del historia del pueblo judio. Entre la tierra de Israel y la diaspora. Cordoba: Ediciones El Almendro, 2010.

Barstad, Hans M. History and the Hebrew Bible. Forschungen zum Alten Testament 61. Tubingen: Mohr Siebeck, 2008.

Becking, Bob. The Fall of Samaria. An Historical and Archaeological Study. Leiden-New York-Koln: Brill, 1992.

Blenkinsopp, Joseph. "The Judaean Priesthood During the Neo-Babylonian and Achaemenid Periods: A Hypothetical Reconstruction." The Catholic Biblical Quarterly 60 (1998): 25-43.

Boyarin, Daniel y Boyarin, Jonathan. "Diaspora: Generation and the Ground of Jewish Identity." Critical Inquiry 19 (1993): 693-725.

Carroll, Robert P. "The Myth of the Empty Land." Semeia 59 (1992): 79-93.

Cogan, Mordechai. "Israel in Exile. The View of a Josianic Historian." Journal of Biblical Literature 97 (1978): 40-44.

Eph'al, Israel. "The Western Minorities in Babylonia in the 6th-5th Centuries B.C." Orientalia 47 (1978): 74-90.

Fernandez, Mireya. "Diaspora: la complejidad de un termino." Revista Venezolana de Analisis de Coyuntura 14 (2008): 305-322.

Gowan, Donald E. "The Beginnings of Exile-Theology and the Root glh." ZAW 87 (1975): 204-207.

Grabbe, Lester. Leading Captivity Captive. The Exile as History and Ideology. JSOT Supp Series 278. Sheffield: Sheffield Academic Press: 1998.

Gruen, Erich. "Diaspora and Homeland." En Diasporas and Exiles: Varieties of Jewish Identity, editado por Howard Wettstein, 18-46. Berkeley-Los Angeles-London: University of California Press, 2002.

Hennequin, L. "Elephantine." En Diccionnaire de la Bible, dirigido por L. Pirot, 962-1032. Supplement. Tome deuxieme: Chypre-Exode. Paris : Librairie Letouzey et Ane, 1934.

Lemche, Niels P. The Israelites in History and Tradition. Louisville (KY): Westminster John Knox Press, 1998.

Lipschits, Oded, Knoppers, Gary N. Y Albertz, Rainer (eds.). Judah and the Judeans in the Fourth Century B.C.E. Winona Lake: Eisenbrauns, 2003.

Lipschits, Oded. The Fall and Rise of Jerusalem: Judah under the Babylonian Rule, Winona Lake: Eisenbrauns, 2005.

Maclaurin, E. Colin B. "Date of the Foundation of the Jewish Colony at Elephantine." Journal of Near Eastern Studies 27 (1968): 89-96.

Middlemas, Jill. The Templeless Age. Introduction to the History, Literature, and Theology of the Exile. Louisville-London: Westminster John Knox Press, 1989.

Oded, Bustenay. "Where is the 'Myth of the Empty Land' to be Found?" En Judah and the Judeans in the Babylonian Period, editado por Oded Lipschits y Joseph Blenkinsopp, 70-71. Winona Lake: Eisenbrauns, 2003.

Rosenberg, Stephen G. "The Jewish Temple of Elephantine." Near Eastern Archaeology 67 (2004): 4-13.

Tadmor, Hayim. The Inscriptions of Tiglath-Pileser iii King of Assyria. Jerusalem: Israel Academy of Sciences and Humanities, 1994.

Talmon, S. "Biblical Traditions on the Early History of the Samaritans." En Eretz Shomron. The Thirtieth Archeological Convention, September, 1973, editado por J. Aviram, 19-33. Jerusalem: Israel Exploration Society, 1973.

Toorn, Karel van der. "Anat-Yahu, Some Other Deities, and the Jews of Elephantine." Numen 39 (1992): 80-101.

Torrey, Charles C. "The Exile and Restoration." En Ezra Studies, editado por H. M. Orlinsky, 285-337. Jersey City: Ktav Publishing House, 1970.

Westermann, Claus y Albertz, Rainer. "glh, Descubrir." En Diccionario teologico manual del Antiguo Testamento, dirigido por C. Westermann y Ernst Jenni, Vol. 1, 595-606. Madrid: Cristiandad, 1978.

Wettstein, Howard (ed.). Diasporas and Exiles. Varieties of Jewish Identity. Berkeley-Los Angeles-London: University of California Press, 2002.

Wiseman, Donald J. Chronicles of Caldean Kings (626-556B. C.E.) in the British Museum. London: British Museum, 1956.

(1) Todas las citas biblicas de este trabajo estan tomadas de la version Dios habla hoy, Biblia en espanol actual, edicion interconfesional, edicion basica (2002), Sociedades Biblicas Unidas y Sociedad Biblica de Espana.

(2) Eph'al, "The Western Minorities in Babylonia in the 6th-5th Centuries B.C", 88.

(3) De la necesidad de detenerse en el termino diaspora habla su uso en dos lenguas hoy mayoritarias: "Uno de los aspectos que llama la atencion sobre el tema y que justifica parcialmente la disparidad de usos dados a la palabra diaspora es su reciente incorporacion a los diccionarios, generales y especializados. Es posible observar la ausencia del termino tanto en ingles como en espanol hasta ya avanzada la segunda mitad del siglo xx. La Encyclopedia Britannica, por ejemplo, no tiene entrada para este concepto en su undecima edicion de 1910; lo incluye en 1958, pero solo en su acepcion de cristal de oxido de aluminio. Por su parte, la Enciclopedia of Social Science apenas lo incorpora a finales de los anos sesenta. Hasta 1975, El Webster's New Collegiate define diaspora como el asentamiento de colonias judias dispersas fuera de Palestina, luego de la salida de Babilonia. La misma acepcion se recoge en The New Shorter Oxford English Dictionary, que incluye un nuevo significado, la migracion de la poblacion negra hacia el norte y oeste de los Estados Unidos, entre 1940 y 1950. La situacion en espanol no es muy diferente. En el Manual ilustrado de la lengua espanola, de 1950, no aparece el termino. Tampoco en el Diccionario de ciencias sociales, de 1975, ni en el Diccionario ideologico de la lengua espanola, en su edicion de 1981. Es posible encontrarlo en el Diccionario de la lengua de la Real Academia Espanola, en su decimo novena edicion, donde se ofrecen dos acepciones: la primera, derivada del griego, define diaspora como "la diseminacion de los judios por toda la extension del mundo antiguo, especialmente intensa desde el siglo m a.C."; y una segunda, por extension de la primera, que da cuenta de la "dispersion de seres humanos que anteriormente vivian juntos" (Fernandez, "Diaspora: la complejidad de un termino", 308).

(4) Westermann-Albertz, "glh, Descubrir", 595-606.

(5) Gowan, "The Beginnings of Exile-Theology and the Root glh", 204-207.

(6) Grabbe, Leading Captivity Captive. The Exile as History and Ideology, 128-138.

(7) Carroll, "The Myth of the Empty Land", 79-93. "Exile is a term that implies the perspective of those who have been displaced [...] does not appear that those left in Judah used the term to refer to themselves. Exile also refers to those who returned" (Middlemas, The Templeless Age. Introduction to the History, Literature, and Theology of the Exile, 3-6). Wettstein, Diasporas and Exiles. Varieties of Jewish Identity, 47-57; Boyarin y Boyarin, "Diaspora: Generation and the Ground of Jewish Identity", 693-725; Gruen, "Diaspora and Homeland", 18.

(8) Lemche, The Israelites in History and Tradition, 86-88.

(9) Ayaso, Dos mil anos del historia del pueblo judio. Entre la tierra de Israel y la diaspora, 28.

(10) Middlemas, The Templeless Age, IX.

(11) De imprescindible lectura: Becking, The Fall of Samaria. AAn Historical and Archaeological Study.

(12) Talmon, "Biblical Traditions on the Early History of the Samaritans", 27, citado por Cogan, "Israel in Exile. The View of a Josianic Historian." 40.

(13) "We do not know when the newly arrived people became truly assimilated with the remnants of the indigenous population of Samaria (it's hardly likely that the entire population of the Northern Kingdom went into the exile)." Tadmor, The Inscriptions of Tiglath-Pileser III King of Assyria, 287.

(14) Barstad, History and the Hebrew Bible, 109.

(15) Lipschits, Knoppers y Albertz (eds.), Judah and the Judeans in the Fourth Century B. C.E., 187.

(16) Becking, The Fall of Samaria, 92.

(17) Wiseman, Chronicles of Caldean Kings (626-556B.C.E.) in the British Museum.

(18) "Here the decision between 587-586 is less firm" (Ackroyd, Exile and Restoration. A Study of Hebrew Thought of the Sixth Century B.C., 20, No. 19).

(19) Ibid., 21.

(20) Ahlstrom, The History of Ancient Palestine from the Paleolithic to Alexander's Conquest, 798.

(21) Lipschits, The Fall and Rise of Jerusalem: Judah under the Babylonian Rule, 64.191.

(22) "After the Babylonian conquest, Mizpah replaced Jerusalem, now largely destroyed and depopulated, as the administrative center of the province and the residence of the governor appointed by the Babylonians (2Kgs 25:22-26; Jer 40:6-41:18). The territory of Benjamin suffered much less damage from the conquest and occupation than that of Judah, and the archaeological evidence (always provisional and subject to revision) shows that important sites such as Tell en-Nasbeh (Mizpah), Tell el-Ful (Gibeah?), el-Jib (Gibeon) and Beitin (Bethel) escaped destruction, perhaps on account of strong opposition there to the war party in Judah. (FN7) For practical and strategic reasons, therefore, including the need for open communications with the central and northern regions, Mizpah was the obvious choice for provincial capital at that time." (Blenkinsopp, "The Judaean Priesthood During the Neo-Babylonian and Achaemenid Periods: A Hypothetical Reconstruction", 25-43).

(23) Torrey, "The Exile and Restoration", 285-337.

(24) Oded, "Where is the 'Myth of the Empty Land' to be Found?" 70-71.

(25) Barstad, History and the Hebrew Bible, 112.

(26) Blenkinsopp, "The Judaean Priesthood During the Neo-Babylonian and Achaemenid Periods", 28-29.

(27) Ackroyd, Exile and Restoration, 26.

(28) Blenkinsopp, "The Judaean Priesthood During the Neo-Babylonian and Achaemenid Periods", 34.

(29) Maclaurin, "Date of the Foundation of the Jewish Colony at Elephantine", 93.

(30) De los 200 nombres que aparecen en los papiros, solo 30 son nombres extranjeros o que toman elementos teoforicos de divinidades extranjeras. Todos los demas son nombres teoforicos, especificamente judios que mencionan a Yahveh o a alguno de sus atributos. Ver Hennequin, "Elephantine", 962-1032.

(31) Rosenberg, "The Jewish Temple of Elephantine", 6.

(32) "The style and layout of the Elephantine Jewish Temple suggests that the Jewish mercenaries originated in the former northern kingdom of Israel and not in Judah at the time of Manasseh, or later, during the conquests of Jerusalem." (Rosenberg, "The Jewish Temple of Elephantine", 12).

(33) "The theory here proposed assumes that the Jews and Aramaeans of the colonies at Elephantine and Syene originated predominantly from Northern Israel. The ultimate origins of the Aramaean settlers go back to North Syria. The Jewish character of the Elephantine colony is secondary. It can be accounted for by the Judaean transit of Israelite colonists on their way to Egypt and the secondary influx of actual Judaeans." (Toorn, "Anat-Yahu, Some Other Deities, and the Jews of Elephantine", 80-101).

(34) Oded, "Where is the 'Myth of the Empty Land' to be Found?", 91.

(35) Eph'al, "The Western Minorities in Babylonia in the 6th-5th Centuries B.C.", 82.

(36) Middlemas, The Templeless Age, 141.

* Articulo de reflexion que integra el resultado del trabajo preparado para el Seminario "Enfoques multidisciplinares para entender el judaismo", organizado por la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de Granada. Recibo: 16-10-11. Evaluacion: 14-05-12. Aprobacion: 13-06-12.

Miren Junkal Guevara Llaguno, Doctora en Teologia Biblica y Licenciada en Teologia, Especialidad Historico-Dogmatica, Facultad de Teologia, Universidad de Granada, Espana. Profesora agregada del Departamento de Sagrada Escritura, Facultad de Teologia, Universidad de Granada, Espana; prodirectora del mismo Departamento desde marzo 2009. Correo electronico: junkalguevara@yahoo.es
IMPERIO NEQ-ASIRIQ

ANOS       REY

744-727    Tiglat-Pileser III
727-722    Salmanasar V
722-705    Sargon II

Reino Sur

IMPERIO NEO-ASIRIO

ANOS        REY

705-681     Senaquerib
681-669     Asardadom
669-627     Asurbanipal

[flecha diestra] Destruccion de Ninive, ano 612 a.C.

ANOS        REY

626-605     Nabopolasar
605-562     Nabucodonosor
562-560     Evil-Merodac

NOMBRE COMUN    REINADO

Neceo I         672-664 a.C.
Psametico I     664-610 a.C.
Necao II        610-595 a.C.
Psametico II    595-589 a.C.
Apries          589-570 a.C.
Ahmose II       570-526 a.C.
Psametico III   526-525 a.C.
COPYRIGHT 2012 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:exodo hebreo, destruccion del templo
Author:Junkal Guevara Llaguno, Miren
Publication:Revista Theologica Xaveriana
Date:Jul 1, 2012
Words:7355
Previous Article:"?Donde esta tu Dios?" Apuntes para una reflexion teologica sobre la historia en los albores del siglo XXI.
Next Article:Desafios y tareas de la teologia en America Latina hoy.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters