Printer Friendly

El espiritu de la filosofia moderna en sus rasgos esenciales.

Las grandes areas de la realidad de las que la filosofia se hace cargo son tres: el mundo (o la naturaleza fisica), el hombre y Dios. Kant estudia estas areas (que considera no como objetos reales, sino como ideas de la razon) dentro del analisis critico de la metafisica realizado en la Dialectica transcendental, que constituye la segunda parte de la Logica transcendental de la Critica de la razon pura. Esta clasificacion de los objetos de la filosofia no es original de Kant. Aparece ya en 1719 en una obra alemana de Wolff, titulada Pensamientos racionales sobre Dios, el Mundo y el alma de los hombres (1). Algunos anos despues el mismo autor lleva a cabo una sistematizacion de las ciencias en su Logica (2) de acuerdo al triple objeto de la filosofia. Precedida por la logica, como ciencia propedeutica, la filosofia se divide en teorica y practica. La practica se refiere al estudio de las acciones libres del hombre. La filosofia teorica se compone de ontologia o metafisica general (que estudia las cosas en general) y de metafisica especial, que, a su vez, esta constituida por la psicologia (estudio del alma), la cosmologia (el estudio del mundo) y la teologia racional (referida al estudio de Dios y sus atributos).

Admitido, pues, que la filosofia especulativa se integra por estos tres objetos, hay que considerar ahora el hecho de que en la filosofia moderna cada uno de ellos ha sido empleado como punto de partida de la reflexion filosofica. De la eleccion de uno u otro de estos objetos como punto de partida de la filosofia dependen en gran medida las profundas diferencias que se encuentran en la mayor parte de las escuelas y corrientes del pensamiento moderno.

1. El punto de partida de la filosofia: una caracterizacion previa de las diversas escuelas de pensamiento

Los sucesores de Tomas de Aquino (o si se prefiere los seguidores de la filosofia inspirada en Aristoteles), considerando que el primer objeto de conocimiento humano es el ente sensible, comienzan el estudio de la filosofia a partir del mundo (que no es otra cosa que el conjunto de los entes sensibles). Solo en un segundo momento estudian al hombre, en cuanto este toma conciencia de si mismo reflejamente, al conocer las cosas fisicas. Estos autores admiten, por tanto, que el conocimiento humano del ente sensible es condicion necesaria para el conocimiento propio, de manera que sin aquel no tiene lugar este. Ulteriormente, como causa incausada (o causa absoluta) tanto del ente sensible como de si mismo, se conoce la existencia de Dios y algunos de sus atributos racionalmente accesibles. Asi pues, el iter del proceso cognoscitivo del hombre tiene exactamente la siguiente direccion: comienza en el mundo (conocido directamente), prosigue en el propio yo (conocido reflejamente) y se concluye con Dios (conocido causalmente). Este, en realidad, es un modo de pensar caracteristico de la filosofia clasica (3), pero no ha dejado de tener seguidores en todas las epocas, incluida la edad moderna, aunque en ella no haya sido el predominante. El caso de F. Bacon, un autor ya moderno, que hace suya esta doctrina, lo indica claramente (4).

La gran mayoria de los autores modernos, en cambio, incluyendo en este grupo tanto a los racionalistas como a los empiristas, estiman que el conocimiento se inicia a partir del yo mismo. El yo se aprehende a si mismo en primer lugar, antes de venir en conocimiento de las cosas. Posteriormente el yo descubre en su interior bien ideas (cogitata), bien impresiones sensibles procedentes del exterior. Estas ideas e impresiones indican una realidad cuya existencia no puede ser afirmada inicialmente mas que de un modo problematico, porque una cosa son las ideas (o impresiones) y otra bien distinta son las cosas (con las que aquellas deberan guardar alguna relacion, aunque todavia no se sepa que tipo preciso de relacion). De ahi que una de las tareas mas arduas del filosofo moderno (o mas exactamente, del filosofo que acepta como punto de partida de la filosofia la conciencia) consiste en demostrar la existencia de las cosas. !Demostrar la existencia de las cosas! He aqui uno de los motivos de escandalo de la filosofia moderna. Nadie antes de Descartes habia pretendido demostrar la existencia de aquello que se conoce directamente con evidencia. La necesidad de demostrar la existencia de las cosas fisicas es la contrapartida que el idealismo debe pagar cuando previamente "niega la realidad o declara imposible la existencia de los objetos [...] fuera de nosotros" (5). En definitiva, en palabras de Kant, "no admitir la existencia de las cosas fuera de nosotros sino por fe" es "el escandalo de la filosofia y de la razon universal humana" (6). Naturalmente el cambio profundo de espiritu introducido por Descartes en la filosofia ha trastocado desde entonces el significado de nociones tan fundamentales para la filosofia como son: evidencia, certeza, mostracion y demostracion, pensamiento, realidad, etc. Estos cambios tienen su origen en la eleccion de un nuevo punto de partida para la filosofia: el cogito. Lease, si no, la sexta Meditacion para confirmar cuanto se ha dicho sobre este radical cambio de orientacion filosofica (7), que, es como muy bien se ha dicho, la "revolucion copernicana de Kant" antes de Kant (8). Y si es posible, lease igualmente la Primera Introduccion a la doctrina de la ciencia de Fichte: se advertira que la llamada por este deduccion de la conciencia no es sino el intento cartesiano, debidamente puesto al dia, de demostrar (o, en sentido kantiano, de justificar) la existencia del mundo a partir del yo (9).

Lo importante, en cualquier caso, es advertir que con este tipo de filosofia el centro de gravedad se ha desplazado del mundo a la conciencia. Es lo que Kant, ciento cincuenta anos despues de Descartes, llamara, como se ha indicado ya, el "giro copernicano" de la filosofia, es decir, aquella transformacion consistente en hacer depender de la conciencia la constitucion de los objetos (10) y no al reves, como indica el sentido comun. Descartes y Locke, los mas autorizados representantes de esta segunda manera de entender el inicio y el iter de la filosofia, se diferencian en diversos aspectos, pero coinciden en que en sus respectivas filosofias el punto de inicio es puesto en un hecho de conciencia. En Locke, por ejemplo, la defensa del "principio de inmanencia" (que es la consecuencia resultante de poner en la conciencia el punto de partida de la filosofia) adquiere las dimensiones de una confusion colosal: los terminos idea y cosa se intercambian perfectamente como sinonimos. La filosofia moderna, pues, como heredera de estos grandes autores, puede ser caracterizada como una filosofia de las representaciones de un cogito, sean estas de naturaleza intelectual (ideas) o sensible (impresiones). Racionalismo y empirismo son mas afines entre si de lo que prima facie puede parecer. Autores como Locke y Hume, filosofos pertenecientes a la escuela empirista, dan buena prueba de ello. Con Berkeley esta escuela llega a unas cotas insospechadas: todo lo que existe en la realidad son ideas pensadas y espiritus (divino y creado) pensantes. El mundo desaparece y se transforma en ideas. El mundo es ya unicamente mundo pensado.

Finalmente, una tercera escuela, el idealismo propiamente dicho, partiendo de lo afirmado por Descartes y Locke, avanza ulteriormente y profundiza en sus exigencias. El yo es inicialmente solo conciencia de si mismo. Pero, encontrando en su interior determinados contenidos de conciencia, se debe explicar causalmente su procedencia. Si Descartes (en el libro sexto de las Meditationes de prima philosophia) y Locke (en el libro IV del Essay of Human Understanding) consiguen tras un fatigoso esfuerzo reconquistar demostrativamente (en sentido inverso de la causacion real) la realidad del mundo exterior como fundamento de las representaciones, el idealismo en cambio adscribe este origen a la accion (desconocida por el sujeto empirico, pero que se puede descubrir por analisis filosofico) del yo sobre si mismo. Ahora bien, este yo, filosoficamente descubierto como causa de las representaciones (tanto intelectuales como sensibles), no se escribe ya con minuscula. Es el Yo absoluto o simplemente el Absoluto, con el que el hombre guarda una afinidad tal que no llegaria a constituirse en Absoluto si faltase la mediacion humana. En definitiva, el idealismo, siguiendo los pasos de Spinoza, inicia la andadura de la reflexion filosofica partiendo de Dios, descubriendo despues al hombre y finalmente la naturaleza. Se atribuye a Spinoza la siguiente afirmacion, que expresa muy bien lo que acabamos de decir: "Los escolasticos empezaron a filosofar a partir de las cosas; Descartes, del yo; yo, en cambio, de Dios".

Asi pues, llamando a las tres escuelas vistas filosofia realista, filosofia de la conciencia y filosofia idealista, tenemos que: 1) la filosofia realista parte del conocimiento del mundo, concomitantemente al cual descubre al yo por reflexion y posteriormente alcanza demostrativamente la existencia de Dios; 2) la filosofia de la conciencia, partiendo de la aprehension inmediata del yo, demuestra ulteriormente la existencia de Dios y del mundo a partir de las correspondientes ideas que halla en su interior; 3) finalmente, la filosofia idealista, en continuidad con la filosofia de la conciencia, postula (por medio del concepto de accion) un origen inmanente al propio espiritu de la realidad conocida, que es in re la misma realidad del espiritu, que se va aduenando de si mismo paso a paso, hasta llegar a identificarse (en el Absoluto) ser y pensar. Presentamos estas ideas en el siguiente cuadro:
Filosofia clasica   Mundo--Yo--Dios
Filosofia de la     Yo--Dios--Mundo
  conciencia
  (racionalismo y
  Empirismo)
Filosofia del       Dios--Yo Mundo
  idealismo
  (anticipada por
  Spinoza)


Partiendo de esta caracterizacion inicial, retornemos ahora a la division tripartita de los objetos fundamentales de la filosofia para estudiar los rasgos esenciales de la filosofia moderna en su historia.

2. La nueva vision del hombre: el antropocentrismo

1) En la filosofia moderna destaca con claridad el caracter preponderante que se otorga al hombre. En este sentido se puede hablar de un desplazamiento del teocentrismo medieval al antropocentrismo moderno.

2) El hombre es concebido en el plano gnoseologico como fundamento de las cosas, por encima incluso de Dios, a quien corresponde solamente la mision de garante de la verdad del conocimiento. Este planteamiento es consecuente con el punto de inicio de la filosofia moderna: admitido que el cogito es--en palabras del propio Descartes--el fundamentum inconcussum de la realidad, las cosas (transformadas en ideas) deberan por necesidad reposar sobre este fundamento. Como en la filosofia de Aristoteles no hay accidentes sin sustancia, asi tambien en la filosofia de Descartes no hay un cogitatum sin cogito. Si en la filosofia clasica el fundamento de lo real era el hypokeimenon, es decir, el subjectum o la substantia, ahora en los tiempos modernos la funcion de fundamento es transferida de la sustancia en sentido real al pensamiento. De ahi el cambio profundo de sentido operado por la modernidad en los vocablos subjetivo y objetivo. Lo que antiguamente era llamado subjetivo, que venia a significar lo real en el sentido de cosa o sustancia fuera del pensamiento (res in natura), se muda en la epoca moderna en objetivo, termino que ahora pasa a significar lo verdadero o lo realmente acaecido,
               subjective:   objective:
Clasicamente   real          meramente pensado
               subjective:   objective:
Modernamente   meramente    real
                 pensado


3) Asi pues, rasgo esencial de la filosofia moderna es la primacia del sujeto pensante, nuevo fundamento inconcuso de la realidad de las cosas y fuente exclusiva de toda certeza. De ahi, la confianza depositada en la razon y su consiguiente epilogo: el racionalismo, tanto en sentido gnoseologico como teologico.

4) De otro lado, la razon adopta en la modernidad una caracteristica dinamica reflexiva, que la empuja no a conocer las cosas, sino mas bien a conocerse si misma. Esto es propiamente lo que Kant entiende por filosofia transcendental: "Llamo transcendental a aquel conocimiento que no se ocupa de objetos, sino de nuestro modo de conocer los objetos" (11). De este modo la razon moderna afirma la consiguiente autorreferencialidad del sujeto.

5) Ahora bien, la logica consecuencia de una razon cuya dinamica propia es la reflexividad, o sea, el estar vuelta hacia si (en lugar del movimiento intencional hacia algo distinto de si misma), es la afirmacion de la autonomia como caracter distintivo tanto del conocimiento como del obrar. Un conocimiento autonomo (de la realidad) es lo que preconiza el idealismo. La autonomia refuerza la independencia del sujeto, haciendolo libre en el plano moral y dominador y capaz de explotar todas las cosas en su provecho en el plano tecnico. Es la autonomia o caracter autolegislador de la razon practica (de Kant) y la afirmacion del ser humano como "senor y poseedor de todas las cosas" (de Descartes).

6) La primera cosa por someter y de la cual apoderarse es la naturaleza en su conjunto. El vinculo entre el hombre moderno y naturaleza deja de ser la quieta contemplacion y adopta el caracter activo del dominio. El apetito, la avidez de mundo, que segun Hegel caracteriza el advenimiento de los tiempos modernos, se pone de manifiesto sobre todo en la explotacion de la naturaleza a traves de la nueva ciencia experimental y la tecnica. La modernidad es la epoca del homo faber, nuevo demiurgo, activo y potente transformador de la naturaleza.

3. La nueva vision de la naturaleza: el mecanicismo

7) Hemos dicho que en la edad moderna la contemplacion pierde la dignidad que la caracterizaba en el pensamiento clasico. A ello concurre, ademas del aspecto predominantemente practico o activo del pensamiento moderno, un elemento anadido. No es solo que el filosofo moderno este ocupado en otras cosas. Es que no se ve que se puede contemplar. La naturaleza, a los ojos del filosofo moderno, se ha vuelto muda. La mudez de la naturaleza consiste en que se ha extinguido (o mas bien se ha ofuscado) la palabra, el verbum del que era portadora. Porque la palabra, el verbum es una realidad de indole no material sino formal. No es la materialidad de la palabra (lo que san Agustin llama la voz) lo que cuenta, sino el significado de la palabra; o dicho mas claramente, no es la dimension empirica de las cosas, sino sus dimensiones ontologicas lo que dan profundidad al conocimiento, y ahora, en la modernidad, se ha perdido todo aspecto de lo real que no sea de indole cuantitativa. Por eso se desvanece el significado de las cosas. El libro de la naturaleza de los medievales, lleno de un elocuente lenguaje, pierde ahora su significacion y la capacidad de reenviar a algo distinto de si. Convertida en una realidad opaca, la naturaleza deja de hablar y de remitir a Dios, aquella realidad transcendente, de quien la naturaleza es palabra.

8) Desde finales de la Edad media comienza a emerger en el ambito de la escuela ockhamista una nueva ciencia de la naturaleza, que en simbiosis con el nuevo platonismo, siempre atento a los aspectos matematicos de la naturaleza (y por tanto materiales y cuantitativos), deja de lado las dimensiones ontologicas no matematizables de las cosas, como son la forma, la cualidad y la finalidad. Esta nueva perspectiva teorica sobre la naturaleza recibe el nombre de mecanicismo.

9) Ademas, esta nueva ciencia de la naturaleza, que se consolida en el siglo XVII, llamado el siglo de la "revolucion cientifica", se presenta como el paradigma de la autentica ciencia. Todo otro saber que no posea las caracteristicas de este conocimiento se considerara opinion o fe, es decir, un conocimiento subjetivo (en sentido moderno), que carece de la dignidad de la autentica ciencia. No hay mas ciencia--se dice--que aquel saber riguroso que versa sobre los aspectos cuantitativos y mensurables de la naturaleza fisica. La nocion clasica de ciencia (episteme como saber cierto por causas) se ve asi fuertemente reducida en su extension. Ciencia pasa a significar ciencia experimental.

10) En esta direccion avanza Galileo al mantener tres principios de gran importancia en la constitucion del mecanicismo: la estructura geometrica del universo (12), la incognoscibilidad de la esencia de los cuerpos (13) y la subjetividad de las cualidades, llamadas por el mecanicismo cualidades secundarias (14). En este sentido Galileo es un pensador de gran importancia para el nacimiento del pensamiento moderno. Descartes y Locke dirigiran su pensamiento por la via abierta por el. Posteriormente, Newton, encuadrando en una vision de conjunto los logros precedentes de la fisica, ejercera un influjo profundo sobre Kant, para el que no es concebible una ciencia cuyo metodo no se inscriba dentro de los canones del mecanicismo newtoniano. En este sentido Kant afirma que "en un saber tanto hay de cientifico cuanto en el hay de matematico" (15). Heredero tambien de Galileo, mantendra Kant la incognoscibilidad de la esencia, que contrapuesta al accidente (fenomeno), es ahora llamada noumeno. Naturalmente, estos planteamientos hacen imposible de antemano la metafisica como ciencia verdadera, ya que no es esta un saber sobre la cantidad ni sobre el movimiento, sino sobre los principios primeros de la realidad, tomada esta en toda su amplitud y profundidad. Por eso la metafisica sera rebajada primero de su antigua dignidad de regina scientiarum y finalmente quedara excluida del concierto de las ciencias.

11) En realidad la filosofia moderna propende a pensar que la ciencia no puede ser mas que unica: una unica ciencia que comprende en su interior todas las ramas del saber humano riguroso. La imagen del "arbol de la ciencia", propuesta por Bacon y Descartes, es ilustrativa a este proposito. Como un arbol es uno, aunque lo compongan diversas partes (raices, tronco y ramas), asi tambien la ciencia es una unica ciencia, a pesar de que este compuesta de diversas partes. La unidad de la ciencia procede, ante todo, de que es uno el sujeto cognoscente (y este, no se olvide, es el fundamento de la realidad) y sus facultades de conocimiento. Pero, sobre todo, la unidad de la ciencia descansa sobre el hecho de que el metodo es unico. A diferencia de Aristoteles, para quien el objeto determina el metodo (de manera que hay tantos metodos como objetos diversos), Descartes y Kant sostienen que el metodo precede al objeto. Pero hay que preguntarse por que el metodo de la ciencia debe ser unico. La razon de fondo de la unidad del metodo es que no hay una verdadera diversidad en los objetos que componen la naturaleza, visto que las sustancias fisicas se reducen segun la interpretacion mecanicista a materia y a movimiento. Toda pretendida diversidad de objetos es reconducida por el mecanicismo a diversas configuraciones de una unica materia por obra del movimiento.

12) En la filosofia moderna se habla mucho de metodo. El metodo no es tanto un camino de acceso o una via de conocimiento a las cosas, sino la clave que revela la estructura misma de la realidad y del pensamiento. El metodo no es otra cosa que la sintesis del pensamiento (de naturaleza deductiva) y de la realidad (de estructura matematica). Por eso el metodo no puede ser otro que la mathesis universalis o, lo que es lo mismo, el metodo more geometrico. Este, particularmente en la filosofia racionalista, pero no unicamente, comporta por si solo el logro de la verdad. Asi, Spinoza dira que la verdadera idea es idea verdadera. Entiende con ello Spinoza que la correccion logica del pensamiento (la verdadera idea) asegura por si misma la verdad del mismo (la idea verdadera). De manera semejante piensa Descartes cuando establece que la verdad se determina no por la adecuacion del pensamiento a la cosa, sino por la claridad y distincion con que la conciencia aprehende la intrinseca verdad de una afirmacion.

13) El ideal filosofico moderno de una ciencia unica y omnicomprensiva, lejana de los vinculos de la tradicion y de la autoridad, basada exclusivamente sobre los datos del sentido y sobre las operaciones de la razon, forja su proyecto mas audaz con el Diccionario enciclopedico del saber universal, al que no debe escapar aspecto alguno de la realidad. Este es el tipo de saber al cual aspira el hombre ilustrado. Naturalmente la pretension de un saber tal no se compagina bien con el sentido de la admiracion, que es un saber humilde que reconoce sus propios limites. Pero como el sentido de la profundidad y del misterio desaparecen en esta epoca de las luces, la admiracion dejara de ser la virtud intelectual propia del sabio y pasara a indicar mas bien el vicio de la ignorancia y de falta de instruccion. Los ilustrados, que desean vivamente vencer la supersticion y el fanatismo del pueblo, exigen de los principes y de los gobernantes planes de instruccion, fundaciones de academias y sociedades cientificas. La pedagogia, cultivada por Comenius, Locke, Kant y Pestalozzi, hace su aparicion en esta epoca.

14) Pero la pretension de constituir una ciencia unica se revelara un fracaso, como demuestran bien los dualismos cartesiano (de la res cogitans y res extensa) y kantiano (de naturaleza y libertad). Con el dualismo moderno lo real queda escindido en dos grandes regiones del todo heterogeneas e inconexas, separadas por un abismo infranqueable: la materia mecanicamente determinada y el espiritu libre. El intento de reintroducir la unidad en esta realidad escindida representa la cruz del Kant tardio, que habla de ella como de su "dolor tantalico" (ein tantalisches Schmerz) (16). La razon intima de ser de la tercera y ultima critica kantiana, la Critica del juicio, es justamente esta: unificar, "remendar" las dos regiones (de naturaleza y libertad) de lo real, declaradas inconexas por las respectivas criticas anteriores (la Critica de la razon pura, respecto de la naturaleza, y la Critica de la razon practica, sobre la libertad).

4. La nueva vision de Dios: el deismo

15) En la explicacion de la naturaleza ya nos hemos referido al mecanicismo. El mecanicismo conlleva, entre otras cosas, la exclusion de la finalidad en la naturaleza, que se estima un antropomorfismo proyectado sobre la naturaleza. La esencia de la cosa acaba por identificarse con la idea o "concepto objetivo" del sujeto; y con la esencia, tambien las cualidades sensibles son adscritas a los actos de sensacion de la experiencia del sujeto. Asi, del cuadro clasico de las cuatro causas no quedan sino dos: la causa material y la causa eficiente, es decir, materia y movimiento (entendido este como unicamente como movimiento local o translacion). Ahora bien, un mundo donde la causalidad es exclusivamente eficiente es un mundo cerrado, un mundo en el que las cosas no tienden a nada sino tan solo a conservar una cantidad determinada de movimiento en terminos generales. Es un mundo regulado autonomamente por las leyes necesarias e invariables de la fisica matematica. Ahora bien, si las leyes del universo son invariables, el milagro resulta, como poco, dificil de admitir (17). Un Dios que obrara milagros resultaria, ademas de inconstante, un ingeniero de dudosa calidad, porque su obra exigiria continuas reparaciones. Resulta evidente entonces que el mundo no refleja ya--o al menos lo hace en un modo mucho mas oscuro--la magnificencia del Creador. El mundo del mecanicismo, pues, se desliza poco a poco hacia el deismo, que considera a Dios unicamente como el gran Arquitecto del universo. Una "espiritualidad matematica" se aduena de los corazones en los siglos XVII y XVIII (18). Privado de su vida intima, Dios es considerado solamente como Causa del mundo y como Causa eficiente, o por mejor decir, mecanica. Una vez creada la materia con una precisa cantidad de movimiento local, no teniendo mas que hacer, deja y abandona el mundo a si mismo, sin interferir ulteriormente en su curso, suficientemente asegurado por las leyes de la geometria y la fisica.

16) El deismo es una de las raices de la secularizacion moderna. La secularizacion no debe ser entendida aqui en el sentido de desvinculacion de la filosofia de la actividad de los clerigos, y consecuentemente de las Universidades, vinculadas desde su nacimiento a la Iglesia. Se trata de algo mas profundo, de una secularizacion entendida (y querida) como la progresiva eliminacion de la cuestion de Dios en las modernas imagenes del mundo y del hombre. Es innegable que buena parte del pensamiento moderno se ha ido alejando progresivamente de Dios hasta llegar a las posiciones del panteismo spinoziano, del deismo empirista, del agnosticismo kantiano, del libertinismo (una suerte de ateismo por motivos de indole moral) de los siglos XVII y XVIII y del ateismo militante y "postulativo" de algunas figuras de la filosofia de los siglos XIX y XX.

17) No se puede sin embargo decir que el camino hacia estos resultados finales haya sido unidireccional. En este movimiento de progresiva secularizacion no faltan los motivos cristianos, como se ve en las grandes ideas morales y politicas de la modernidad, como son la participacion democratica, la tolerancia, etc. El lema de la Revolucion francesa: liberte, egalite, fraternite, es el eco de ideas cristianas, pero privadas de su dimension sobrenatural. La secularizacion moderna se debe mas bien a la progresiva exaltacion del hombre, dando erroneamente por supuesto, como si hubiera un antagonismo entre Dios y el hombre, que la exaltacion de este no seria posible sin la humillacion de Aquel. La apoteosis del hombre ha tenido lugar sobre todo en la moral y en la politica. Pero sus fundamentos escondidos son una nueva metafisica y antropologia.

18) En realidad, la idea de Absoluto, que desarrolla un papel de primera importancia en este panorama filosofico, no solo no ha sido borrada en la modernidad, sino que se ha intensificado notablemente, pero transfiriendose de sujeto titular: de Dios al hombre. En este sentido Descartes, retomando motivos anselmianos, cree descubrir en el cogito el revelarse de lo infinito. Y Spinoza lo atribuye plenamente al hombre, en el que Dios piensa y se ama a si mismo. De modo parecido opina Hegel, segun el cual el Absoluto se expresa y se constituye en las actividades superiores que realiza el hombre, especialmente en la razon y en la filosofia. Esta transferencia del absoluto es--en opinion de Zubiri--una de las razones mas poderosas que han movido hacia el ateismo, o, quizas mas exactamente, al endiosamiento del hombre. No se trata tanto de negar a Dios, sino de ponerse de acuerdo sobre quien es Dios. Pero, desde luego, si se afirma que, dado este traslado, el hombre se basta totalmente a si mismo, la cuestion esta ya decidida (19).

19) En cierto sentido la filosofia moderna nace en el siglo XIV con Ockham, con su caracteristico acercamiento nominalista a la realidad y a Dios. El Dios del nominalismo es, sobre todo, Omnipotencia y libertad infinitas (hasta el punto de llegar a ser arbitraria). La voluntad de Dios no esta medida por su esencia. Se produce asi una ruptura entre el bien y la verdad del Ser que se reflejara despues a lo largo de la edad moderna en la teoria del conocimiento, la antropologia y la etica. Por otro lado, la libertad infinita de Dios en su obrar es la causa de la dificultad del acceso racional a Dios, que Ockham pone en tela de juicio e incluso niega. Por eso, a falta de conocimiento racional de Dios, no queda mas via de acceso a El que la fe. Pero esto es el fideismo. Libertad infinita de Dios, desvinculada de su esencia, y fe del hombre que no tiene la capacidad de conocer Dios racionalmente: he aqui dos postulados tipicamente modernos, en los que vienen a coincidir Ockham, Lutero, Descartes y Kant. El nominalismo es tambien el origen historico del voluntarismo moderno, segun el cual, al ser negada la posibilidad de penetrar racionalmente en la esencia de las cosas (como Kant afirma continuamente en la primera Critica), la accion moral queda privada de fundamento y guia racional (cosa igualmente afirmada por Kant en la segunda Critica). El voluntarismo viene asi a ser sinonimo de repudio de la importante virtud de la prudencia, verdadero gozne de articulacion de la vida teorica y practica, ultima de las virtudes especulativas y primera de las virtudes morales.

20) Obligado el Dios cristiano a batirse en retirada por obra del antropocentrismo dominante, dejando tras de si como despojos sus propios atributos, no solo el atributo divino de la infinitud o absoluto sera trasladado al hombre. La insistencia de la filosofia moderna en la idea de progreso, revelada por otro lado en el siglo XX profundamente labil, tiene este mismo sentido. El Progreso tiende a ocupar el puesto antes reservado a la Providencia en su tarea de conducir la historia hacia su cumplimiento y su consumacion. Una suerte de escatologia natural o secularizada se hace presente en la ideologia del progreso. La filosofia misma, en este proceso de transferencia de lo divino a lo humano, no carecera de parecidas atribuciones, volviendose en algunos filosofos un saber de salvacion. Como saber de salvacion, le corresponderia el lugar mas alto entre los saberes. La filosofia, saber de lo absoluto, se convierte en una fe, que no necesita referencias externas ni se relaciona con la transcendencia. Asi han opinado Spinoza y los idealistas. La filosofia se muestra entonces como un saber intramundano e intrahistorico sin mas fundamentos que los que encuentra en el hombre.

21) Impulsada por la secularizacion y el voluntarismo modernos, la politica se desvincula de la moral, convirtiendose en una tecnica para la conservacion y aumento del poder sobre los hombres. Este es el verdadero fundamento de la teoria politica moderna que, desde Marsilio de Padua, pasando por Machiavelli y Hobbes hasta Rousseau, se elabora a partir de identicos principios.

22) Finalmente, tambien la religion olvida su relacion constitutiva con el Dios viviente y tiende a convertirse en una religion natural, o lo que es igual, en una religion racional y filosofica, en un cristianismo sin miste rios ni milagros, ni Escritura divinamente inspirada. Es, como dice Kant, siempre preciso, un cristianismo dentro de los limites de la mera razon, un cristianismo racional. Esta razon dentro de la cual debe quedar circunscrito el cristianismo es la razon practica. En esta perspectiva cristianismo y moral son una y la misma cosa. El cristianismo es razonable--dice Locke--porque se identifica con los mandatos de la razon y de la ley natural (20). A partir de estas premisas el contraste entre pensamiento moderno y religion revelada se hace inevitable. La fe cristiana es consciente de tener un origen y un contenido sobrenaturales, garantizados en ultima instancia por la Encarnacion del Verbo en el hombre-Dios, Jesucristo. Y es justamente esta conciencia la que el iluminismo tratara de oscurecer, como se ve de un modo particularmente claro en Lessing.

Leopoldo Prieto Lopez LC

Ateneo Pontificio Regina Apostolorum (Roma) / Instituto Superior Estudios Teologicos San Ildefonso (Toledo) Plaza de san Andres 3 45002 Toledo

lprieto7@gmail.com

(1) El titulo original completo de la obra es Vernunftige Gedanken von Gott, der Welt und der Seele des Menschen, auch alien Dingen uberhaupt, Frankfurt-Leipzig 1719.

(2) Cf. Philosophia rationalis sive Logica metodo scientificapertractata, Frankfurt 1728.

(3) Entiendo aqui por filosofia clasica, para los fines de este articulo, la sintesis filosofica sustentada en el patrimonio perenne de Aristoteles y Santo Tomas de Aquino.

(4) Es significativa a este proposito la doctrina contenida en su obra, De dignitate et augmentis scientiarum, III, 1: "Philosophia autem Objectum triplex est: Deus, Natura, Homo. Et triplex itidem Radius Rerum. Natura enim percutit intellectum Radio directo ; Deus autem, propter medium inaequale (Creaturas scilicet) Radio refracto', Homo vero, sibi monstratus & exhibitus, Radio reflexo. Convenit igitur partiri Philosophiam in Doctrinas tres: Doctrinam de Numine, Doctrinam de Natura ; Doctrinam de Homine".

(5) KrV, B 274.

(6) Cf. KrV, B, Vorrede, XXXIX: "Der Idealism mag in Ansehung der wesentlichen Zwecke der Metaphysik fur noch so unschuldig gehalten werden (das er in der That nicht ist), so bleibt es immer ein Skandal der Philosophie und allgemeinen Menschenvernunft, das Dasein der Dinge aufier uns (von denen wir doch den ganzen Stoff zu Erkenntnissen selbst fur unsern inneren Sinn her haben) blofi auf Glauben, annehmen zu mussen und, wenn es jemand einfallt es zu bezweifeln, ihm keinen genugthuenden Beweis entgegenstellen zu konnen".

(7) R. DESCARTES, Meditationes de prima philosophia, A.T., VII, 71-90.

(8) Cf. H. J. DE VLEESCHAUWER, Wie ich jetzt die Kritik der reinen Vernunft entwicklungsgeschichtlich lese, en Kant- Studien 54 (1963), 351-368.

(9) Cf. J.G. FICHTE, Erste Einleitung in die Wissenschaftslehre, en J.G. Fichtes sammtliche Werke (hrsg. I.H. Fichte), Bd. I, 417-449.

(10) Kant, que es cauto y no quiere provocar las sospechas de sostener el idealismo radical, como algunos anos despues se le reprochara, dice objetos (inmanentes a la conciencia) y no cosas (transcendentes, y en cuanto tales, incognoscibles).

(11) KrV, B 25: "Ich nenne alle Erkenntnifi transscendental, die sich nicht sowohl mit Gegenstanden, sondern mit unserer Erkenntnifiart von Gegenstanden, so fern diese a priori moglich sein soll, uberhaupt beschaftigt".

(12) Cf. Il Saggiatore, en A. Favaro, Edizione Nazionale delle Opere, VI, 232: "La filosofia esta escrita en este grandisimo libro que continuamente esta abierto ante nuestros ojos--me refiero al universe-, pero no puede entenderse si antes no se aprende la lengua y se conocen los caracteres en que esta escrito. Pues este libro esta escrito en lenguaje matematico y sus caracteres no son otros que triangulos, circulos y otras figuras geometricas sin las cuales es humanamente imposible entender palabra y un vano dar vueltas por un oscuro laberinto".

(13) Cf. Tercera carta a Markus Welser sobre las manchas solares, en A. Favaro, o.c., V, 187: "Puesto que o intentamos penetrar en la esencia verdadera e intrinseca de las cosas naturales o aceptamos el contentarnos con llegar a conocer algunas de sus afecciones. Buscar la esencia lo tengo por empresa imposible y por practica no menos vana, tanto en las sustancias elementales de cada dia como en aquellas remotisimas y celestes [...] Pero si queremos conformarnos con aprehender ciertas afecciones, no me parece que sea imposible el conseguirlo tanto en los cuerpos lejanisimos como en los mas proximos.

(14) Cf. Il Saggiatore, en A. Favaro, o.c., VI, 348: "Por lo que pensando que estos sabores, olores, colores, etc. por parte del sujeto en el que parece que residen, no son otra cosa que puros nombres y tienen solamente su residencia en el cuerpo sensitivo, de modo que, removido el animal, resultan eliminadas y aniquiladas todas estas cualidades".

(15) I. KANT, Metaphysische Anfangsgrunde der Naturwissenschaft, Vorrede, IV, 470: "[...] in jeder Naturlehre nur so viel eigentliche Wissenschaft angetroffen wird, als sich darin Erkenntnifi a priori befindet, so wird Naturlehre nur so viel eigentliche Wissenschaft enthalten, als Mathematik in ihr angewandt werden kann". La cursiva es mia.

(16) Cf. Carta a Christian Garve (21 septiembre 1798), Ak XII, 257.

(17) Cf. R. DESCARTES, Principia philosophiae, II, 36: "Intelligimus etiam perfectionem esse in Deo, non solum quod in se ipso sit immutabilis, sed etiam quod modo quam maxime constanti et immutabili operetur: adeo ut, iis mutationibus exceptis, quas evidens experientia vel divina revelatio certas reddit, quasque sine ulla in creatore mutatione fieri percipimus aut credimus, nullas alias in ejus operibus supponere debeamus, ne qua inde inconstantia in ipso arguatur". Mas explicitas seran las afirmaciones de Locke y Hume contra la posibilidad del milagro.

(18) Cf. R. LENOBLE, Mersenne ou la naissance du mecanisme, Vrin, Paris 1943.

(19) Cf. X. ZUBIRI, Naturaleza, historia y Dios, Alianza editorial, Madrid 1987, 393-394.

(20) Cf. J. LOCKE, The Reasonableness of Christianity, delivered in the Scriptures.
COPYRIGHT 2010 Universidad de Sevilla, Facultad de Filosofia. Campus Ramon y Cajal
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lopez L.C., Leopoldo Prieto
Publication:Themata. Revista de Filosofia
Date:Dec 1, 2010
Words:5867
Previous Article:Acerca de la filosofia: las posibilidades radicales de un antiguo modo de ejercer el pensamiento.
Next Article:Tres concepciones de la libertad: racionalismo, voluntarismo/existencialismo y naturalismo.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters