Printer Friendly

El equivoco de la produccion. Una lectura politica desde la apropiacion.

The production misconception. A political reading of the appropriation

Introduccion

Una caracterizacion frecuentemente empleada en las ciencias sociales para definir corrientes de pensamiento es la que distingue entre conflicto y consenso como ejes para sus analisis y sus propuestas de accion. En un ejercicio de generalizacion que resulta inexacta al detalle, pero suficiente para los propositos del presente trabajo, puede afirmarse que son fundamentalmente las corrientes funcionalistas las que ocupan posiciones en torno al consenso social. En tanto, son las metodologias criticas, especialmente ubicadas a la izquierda en el espectro politico, las que abordan su objeto como esencialmente constituido por el conflicto social, de modo tal que conciben las crisis como expresiones tanto de las luchas como de la complejizacion del despliegue de las propiedades objetivas y subjetivas de las relaciones sociales. El presente documento se adscribe a esta segunda posicion, que reconoce los conflictos no como accidentes en el desempeno de los individuos o las sociedades, sino como una condicion efectiva y permanente en ellos. Desde esta postura, ofrece en un primer apartado el examen de la categoria marxista Modo de Produccion Social como dispositivo para localizar social, historica y epistemologicamente el conflicto central del regimen de reproduccion social. La segunda seccion aborda la propuesta central, de atender el capitalismo como un Modo de Apropiacion, desde los avances experimentados en los estudios de comunicacion, y con atencion a las implicaciones en el ambito politico. Finalmente, se caracteriza la epoca que corre por una forma de dominacion no prevista por Marx: la Subsuncion simbolica como marco y producto de la apropiacion.

El Modo de ProduccionSocial

Reconocemos unaepocapor el conjunto delas configuraciones con que las sociedades construyen sus medios materiales e intangibles para habitar su tiempo y dotarlo de las consecuencias que lo proyectan hasta conformar otra nueva epoca.Asi, todotiempopuede ser entendido solo como aquello en que deviene, en eso en que con todas sus contradicciones se hace presente. Lo mismo vale para toda cronica de las academias:permiten ver como las terminologias que estas emplean son tanto resultado de su encuentro con sus objetos como de las tensiones disciplinarias. Cada epoca cientifica produce los problemas y el instrumental de pensamiento que la definen. Esto se traduce en que el pensar evoluciona con lo pensado y que no hay conquista del pensamiento que no sea resultado de alguna toma de posicion, frente al objeto y frente a las tradiciones que lo postulan y lo trabajan. De ahi que los desplazamientos de los terminos, sean para ocupar posiciones centrales o para perder relevancia, puedan leerse como indicadores de los estados de las luchas academicas. La emergencia de problemas cientificos y de aproximaciones metodologicas atestiguaque ciencias y enfoques son dinamicos e interactuantes. La movilidad de ellos recicla el estatus entre formas que ocupan las posiciones perifericas y que llamaremos terminos, y las centrales, aqui propuestas como categorias.Una epoca de pensamiento se reconoce por los terminos y categorias que pone en marcha y confrontacion, y que le sirven para pensarse a si misma como saldo de las luchas al interior del campo academico (2).

Asi, los nombresapropiaciony produccion constituyen casosespeciales para observar el efecto de arrastre que un posicionamientoefectua sobre su terminologia para recibir luego el impacto de su misma configuracion verbal. Una condicionasi puede observarse con suficiente claridad en el desenvolvimiento del marxismo economico y politico. Es central en ella categoria Modo de Produccion Social (MPS), que alude al arreglo sociotecnico y juridico, principalmente construido por las diversas sociedades a lo largo de la historia para efectos de reproduccion, lo que incluye tanto el sostenimiento de un estado de cosas jerarquico como la profundizacion de los beneficios derivados de este. Asi pues, se encuentra en los intereses de los beneficiarios del MPS invertircuanto haga falta paraproducir el efecto simbolicodenaturalizar un orden que es saldo historico y cultural, es decir, estado finito e institucionalizado del orden social. Dotado este de un doble caracter circular de asimetria e inestabilidad, puede ser acusado por sus funciones de ocultamiento y contradiccion: orden institucional a cargo del resguardo semantico y operativo del desorden legitimado. Desde luego, entre las multiples variedades de conflictos en el amplio arreglo social es posible introducir un orden de pensamiento que discierna epistemologicamente las formas derivadas de las esenciales. Precisiones aparte, cualquier conflicto asentado en la estructura social es expresion esencial de la inviabilidad de un arreglo hecho de diferencias excluyentes. Especificamente, el marxismo coloca en el centro de sus analisis y de su justificacion de revolucion social la oposicion ontologica de las clases y la contradiccion relacional entre trabajo y capital. Si bien todo El capital gira en torno a la intencion de superar estas antitesis en el pensamiento y en su concrecion, el siguiente segmento resulta especialmente significativo:
   La ley de la acumulacion capitalista, fraudulentamente transmutada
   [... ] en ley natural, no expresa en realidad sino que la
   naturaleza de dicha acumulacion excluye toda mengua en el trabajo
   de explotacion a que se halla sometido el trabajo o toda alza en el
   precio de este que pueda amenazar seriamente la reproduccion
   constante de la relacion capitalista, su reproduccion en una escala
   constantemente ampliada. No pueden ocurrir las cosas de otra manera
   en un modo de produccion donde el trabajador existe para las
   necesidades de valorizacion de valores ya existentes, en vez de
   existir la riqueza objetiva para las necesidades de desarrollo del
   trabajador (3).


Como se ve, la condena al caracter inhumano de las condiciones que confrontan al trabajador y las cosas, pasa en Marx por el desmontaje de los dispositivos especialmente tecnicos y economicos que conforman el arreglo 3.Marx (1984) p. 770 y 771. Cursivas en el original.

social con vistas a la acumulacion del capital. El empleo de la categoria modo de produccion designa aqui una condicion general en su presencia y en su alcance, a tono con la naturaleza del capital: "El capital es una relacion natural, universal y eterna; pero lo es si dejo de lado lo especifico, lo que hace de un 'instrumento de produccion', del 'trabajo acumulado', un capital>> (4). En breve, cuanto tiene de oposicional el capitalismo se explica por su caracter de modo de produccionespeci/zco. Todo el aparato historicamente devenido en una configuracion cultural, juridica, politica, economica y tecnica que llamamoscapitalismo, se fundamenta en un modo de producir hecho presente como derrota, ante todo, de otros modos y superacion de aspectos acaso menos productivos de la organizacion humana. Adicionalmente a la adscripcion filosofica necesaria para teneren las formas de relacion las claves de lectura de la historia, resalta en Marx la atencion a la actividad del trabajo como condensadora del quehacer humano,centro de las diferenciaciones y fuente del poder, condensada a su vez en el capital. Probablemente, la categoria MPS pueda recoger sin problema tal caracterizacion del trabajo; sin embargo, convendra inquirir si la categoria logra sostenerse al paso del tiempo frente a las formas cada vez mas complejas que asumen las sociedades capitalistas, al grado de ratificar que el capitalismo es, esencialmente, un modo de producir. Al efecto, habra que retomar la discusion desde la perspectiva de los conflictos centrales en sus objetos y sus estrategias.

Concedido que la primera de las oposiciones constituyentes del capitalismo es la que se da entre trabajo y capital, aun debe examinarse si, correspondientemente, es esta confrontacion la mayor amenaza que hoy dia ocupaa la reproduccion del sistema. De no serlo, o de no resultar evidente que lo sea, habra que considerar si una contradiccion ontologica que no genera la mayor de las confrontaciones puede acusar que la categoria que la hizo emerger ha perdido vigencia o que, mas bien, nunca fue suficientemente acertada. El presente documento voltea hacia el desplazamiento que paulatina, pero insistentemente toma lugar en las luchas al interior del MPS, sobre todo cuando son ponderadas desde lasvivencias de los agentes del capitalismo. De acuerdo con esta lectura, no se trata de que los personificadores delfactor trabajo por fin hayan encontrado las condiciones para, por lo menos, estabilizar sus expectativas a base de la conquista de alguna certidumbre. En cambio, lo que resulta mas probable es que una mecanica de institucionalizacion de las representaciones y espectacularizacion de las aspiracionesde la clase trabajadora y consumidora haya alcanzado los niveles de eficiencia que salvaguardan en ese conflicto la rentabilidad del capital por la via de una apropiacion inedita. Estando lejos, sin embargo, el capitalista individual o la firma de conseguir esas mismas seguridades frente a la competencia, resulta plausible esperar que su figura antagonica principal sea otra que se le asemeja, y que la categoria eminentemente economica produccion-en tanto espacio oposicional-- deba ser llamada a desalojar una posicion central que, en tal caso, no debio asumir.

El Modo de Apropiacion Social

Son diversas las referencias que hace Marx en los Grundrisse a la apropiacion, como un proceso ligado al trabajo, al producto del mismo y a la enajenacion, entre otras figuras de la reproduccion social. Al inicio de su manuscrito senala que "Toda produccion es apropiacion de la naturaleza por parte del individuo en el seno y por intermedio de una forma de sociedad determinada>> (5). La identidad entre los dos procesos dota a la apropiacion de una profundidad temporal e historica. Por una parte, se trata del unico modo en que la humanidad se relaciona productivamente con su medio natural, lo cual no la diferencia suficientemente de otras especies en sus procuraciones de sobrevivencia y reproduccion. Por otro lado, la "forma de sociedad determinada" cala en la historia una configuracion propiamente humana segun la cual el individuo no solo se vincula con la naturaleza apropiandose de ella, sino que se ligatambien a la sociedad en la que se desenvuelve y al tiempo en que vive. Estirando lo necesario la implicacion, puede afirmarse que el individuo mantiene con su sociedad y su tiempo una relacion de apropiacion de ida y vuelta. Puestas asi las cosas, pareceria asunto de mera paciencialocalizar en la propia escritura de Marx la ecuacion "Todo modo de produccion es modo de apropiacion". Sin embargo, tal planteamiento no parece ocurrir, y las consecuencias epistemologicas y politicas hacen cuerpo especialmente en la escuela de pensamiento y accion que Marx instaura.Hablar de modo de apropiacion replantearia la razon de ser del poder y de la organizacion juridica, politica y cientifica de las relaciones sociales, especialmente de dominacion. Descentraria la produccion para colocarla como condicion y estrategia. En El capital, las alusiones a la apropiacion resultan puntualmente dirigidas a nombrar un resultado o, incluso, una implicacion ineludible de la relacion capital-trabajo, antes que a construir una categoria investida de capacidad explicativa por si misma. Es que la historia distingue mas claramente los modos de producir que los de apropiarse, en tanto aquellos son las formas historicas para la concrecion de la apropiacion.

Efectivamente, la elaboracion teorico historica de un MPS responde ala decision de penetrar al proceso economico, y noal arreglo politico, que mejor se deja explicar por la propuesta de un modo de apropiacion. Si el primero se vuelve sensible a los dispositivos, el segundo lo hace respecto a la institucionalizacion de estos. La decision que favorece una categoria sobre otra emana, desde luego, de la identificacion de las fuentes originarias de los conflictos sociales. Esto es, una confrontacion estructural se afinca tanto en el ambito economico como en el politico, en el productivo como en el apropiacional, pero es uno el punto de articulacion para el otro, de modo tal que la casi nula distancia--quiza meramente conceptual- que los separa en una epoca, se amplifica en el tiempo, que siempre revela las asintotas.

Antes de transitar en el presente analisis hacia el orden concreto desplegado en nuestros dias para retomar la disyuntiva planteada-economico o politico; produccion o apropiacion--, conviene ampliar el campo semantico del termino apropiacion, a fin de dotarlo de la complexion que requiere promover el devenir de un termino de denominacion en categoria de pensamiento. Asi, se impone considerar que, a diferencia de la produccion con todo y su creciente complejidad, la apropiacion es un proceso de doble adscripcion. Por una parte, lo apropiado es aquello que ha entrado a regimen de propiedad o pasado a otro; tambien refiere a aquello que ha sido sujeto a adecuacion. Ambos casos suponen un ajuste en el objeto y en el sujeto de la apropiacion. Lo que el idioma reune en un termino, lo destila mediante un reflexivo: apropiar y apropiarse, es decir, conciliar y tomar para si. A escala social e historica, es posible asociar la forma no reflexiva con la estrategia juridica y politica que, como arreglo para los regimenes de operacion, faculta y legitima el acto material especialmente visible en el ambito economico, es decir, el reflexivo de tomar para si. Ya en este recuento la apropiacion se prefigura como la razon de ser de la produccion, y como el orden relacional en el que esta se da y, al hacerlo, se da de un modo preapropiado.

Senala Marx: << Toda forma de produccion engendra sus propias instituciones juridicas, su propia forma de gobierno, etc." (6). Es posible introducir una acotacion de gradualidad al planteamiento: ninguna forma de produccion puede alcanzar su plenitud sin antes contar con las instituciones juridicas y la forma de gobierno que le resulte provechosa. Esta consideracion trae consigo dos consecuencias, la segunda y mas importante de las cuales se expone en la siguiente seccion. Mientras tanto, debe senalarse que una forma de produccion que apropia y se apropia las condiciones juridicas y gubernamentales para ser, es producto de sus apropiaciones y que, en paralelo a las metaforas de la genetica, vale preguntar si la forma de produccion social es un estado intermedio entre dos formas historicas de apropiacion social u ocurre a la inversa. Si, a lo largo de la historia, colocamos en paralelo los grandes actos de apropiacion y de produccion podra parecer una mera cuestion de enfasis poner unos en funcion de los otros, pero bastaria entonces con acudir al planteamiento de que ninguna forma de produccion, frente a otra previa, logra serlo si no es como devenir de ella, mediante la apropiacion de las condiciones necesarias. Visto el asunto desde el otro angulo, periodizar las dos formas en analisis permitiria notar como un ciertoarregloapropiacional, en las cuentas de la clase en pos del poder, antecede al arribo del modo de produccion. Incluso, las irrupciones de los posibles--apropiaciones ya por derecho propio- suelen fallar en sus primeros intentos por establecerse y desmantelar las condiciones favorables a las formas de produccion disputadas. En breve, puede notarse una mayor consistencia en la seriacion apropiar para producir para apropiarse, que en la nocion producir para apropiar(se) para producir. Finalmente, vale hacer notar la cercania conceptual y operativa que la acumulacion tiene respecto a la apropiacion:mas inmediata que la que guarda con la produccion.

La tercera subsuncion

La concepcion de Marx del capital como trabajo preterito sobrevenido constituye un ejercicio relacional entre dos componentes distintos en esencia que requiere, en principio una lectura capaz de entender que, si el trabajo deviene capital, lo hace como superacion forzada de una oposicion ontologica por la via de la subsuncion del primero en el segundo y de la acumulacion de ambos y de su relacion conflictiva. A tono con la graduacionque introdujimos en el cierre del apartado anterior, en su celebre Capitulo VI inedito de El capital, Marx distingue dos grandes epocas del capitalismo, una incipiente y la otra plena, segun sea la profundidad y la modalidad de la subsuncion del trabajo en el capital. Un primer recuento, de caracter logico, arroja la necesidad de suponer estas dos formas de relacion primero como formal y luego como concreta, esta mas profunda que aquella. Una segunda aproximacion, historica, confirma una complexion juridica, mercantil y hasta culturalmente sostenida del capitalismo inicial, y otra posterior, asentada en el arreglo tecnico que cierra las sujeciones anteriores y que permite hablar logica e historicamente de Modo de Produccion Capitalista. Asi, Marx propone una subsuncion formaly otra real como constituyentes de sendas epocas del capitalismo. El paso de la una a la otra queda argumentado como sigue:
   La caracteristica general de la subsuncion formal sigue siendo la
   directa subordinacion del proceso laboral--cualquiera que sea,
   tecnologicamente hablando, la forma en que se lleve a cabo-- al
   capital. Sobre esta base, empero, se alza un modo de produccion no
   solo tecnologicamente especifico que metamorfosea la naturaleza
   real del proceso de trabajo y sus condiciones reales: el modo
   capitalista de produccion. Tan solo cuando este entra en escena se
   opera la subsuncion real del trabajo en el capital (7).


Vale la pena efectuar un par de observaciones. En primer lugar, la afiliacion materialista del autor, que concede existencia al sistema de las formas para afirmarlas en seguida en funcion de su concrecion, lo que permite proponer que un capitalismo formal que deviene real expresa que los conflictos en las formas arrojan como saldo conflictos formales/concretos. Una segunda observacion merece el planteamiento de que la subsuncion real deriva de la disponibilidad y asentamiento de un modo tecnico tal que el proceso de trabajo y sus condiciones reales metamorfosean, lo que supone que como saldo de las confrontaciones ontologicas se tiene la emergencia de nuevas naturalezas. Leido el asunto desde la perspectiva de la confrontacion, cada epoca de subsuncion puede tenerse como hoja de balances: las perdidas de una clase son ganancias en su contraparte en los ordenes de la materialidad y de las naturalezas de cuanto esta en juego. Asi, el estrechamiento de las capacidades juridicas y de competitividad de los trabajadores en el regimen formal o real de subsuncion se corresponde con la ampliacion de las instituciones a favor del orden sobreviniente. Del mismo modo, la perdida de control del proceso laboral por parte de los asalariados es la medida de la conquista tecnico cientifica y organizacional de la produccion por parte de los capitalistas. Lo que el corte logico e historico obvia es la disponibilidad del trabajo en ambas epocas, atribuible en la lectura aqui propuesta, a la voluntad de ser de la clase subsumida. Se trata de un filon que, si bien la temporalidad decimononica no resaltaba, introduce una variable apropiacionalque desacredita el cierre al que apunta el paso de la modalidad formal a la real, de lo abstracto a lo concreto.

La segunda de las consecuencias de admitir la gradacion en el tiempo a la instalacion de la <<forma de produccion>>--enunciada al cierre de la seccion precedente--, demanda inquirir si alguna vez el capitalismo alcanza un cierto estado de plenitud, no por la impensable superacion de sus conflictos, sino por la estabilizacion de ellos o, digamos, por el asentamiento de una correlacion de fuerzas suficiente para declarar con Marx el Modo de Produccion Capitalista como la clave central de su propia epoca. Al efecto, se hace necesario trasladar la observacion a nuestro tiempo, articulada en la voluntad de ser de individuos que no necesitaban saberse de una clase para perseverar.Es esta voluntad la que las formas de subsuncion dejaron intacta o aprovecharon para instalarse. Lo primero que ha de examinarse es si la explicacion de la subsuncion real como producto de una configuracion sociotecnica alcanza para dar cuenta de la complejidad presente en el ambito de la economia capitalista y en el arreglo cultural, juridico e institucional que interactua con aquel. Ademas, conviene preguntar si las contradicciones que el capital debia afrontar con los mecanismos propios de la subsuncion real son, actualizacion mediante, aproximadamente los mismos que ahora tienen vigencia. Ello supone evaluar, en ultima instancia, si el tiempo ha fortalecido o desgastado la plausibilidad de la apuesta a favor de la tecnica aplicada a la produccion, a despecho de la juricidad e institucionalidad en la base de la apropiacion: si el arreglo capitalista es mas economico que politico. Entendido que el presente documento persigue instalar la propuesta de la categoria apropiacion en el espacio que ocupa la produccion, es de esperarse que la argumentacion siguiente verse sobre las razones para evaluar como equivoca la lectura productivista y para regatear al capitalismo la suficiencia del modo sociotecnico propio paraalcanzar un estado de plenitud. Se ofrece, pues, una aproximacion politica de esta proposicion central del marxismo, mayormente obviada en sus aplicaciones presentes.

Visto que la lectura del problema desde la categoria produccion alcanza para postular una forma de subsuncion llamada real--eufemismo por fortuna mas cercano a realizadaque opuesto a irreal--, hemos deexaminar el asunto desde la apropiacion en la epoca presente. Un rasgo que destaca de inmediato es que hoy resulta posible, e incluso necesario, hablar de apropiaciones en sen tido pleno. El termino goza de ubicuidad en discursos academicos y programas de investigacion en el campo de la comunicacion. En este, la designacion ha favorecido el sentido de la adecuacion, en especial de los usos de los aparatos, contenidos y formatos de las llamadas industrias culturales. En la presentacion a su investigacion sobre la categoria Apropiacion social en America Latina, senala Isabel Neuman:
   Este trabajo fue inspirado por una larga trayectoria de
   observaciones de como la gente de nuestros paises usa los bienes
   culturales y las mercancias que no son producidas al interior de
   sus economias y practicas culturales; y como desarrollan sus mundos
   de vida en estructuras formales institucionales que han sido
   disenadas para otros mundos de vida, mas sin embargo, en su forma
   mas raigal, estas comunidades prevalecen en sus idiosincrasias (8).


En estepasaje destaca la observacion de un corrimiento del modelo de consumo capitalista hacia otro en el que las estructuras formales institucionales son asunciones culturalizadas. Efectivamente, una propiedad semantica de la categoria apropiacion es que designa algo que ocurre al interior del proceso de trabajo tanto con el trabajador como con la mercancia, y algo que ocurre en la esfera del consumo. Es en este espacio donde, consentido, negociado o resistido, el ejercicio de dominacion constituye una nueva forma de sometimiento que llamaremos Subsuncion simbolica, ya no solo del trabajo en el capital, sino de los mecanismos generales de reproduccion en el capital. En generales incluimos los materiales como concreciones ultimas, pero en especial nombramos las formas juridicas, institucionales y todos los recursos dedisponibilizacion para la asuncion de posiciones sociales, entre los que destaca la produccion social de la creencia (9) y el gusto (10). En tanto tension, algo han ya recuperado los conceptoshegemonia y contrahegemonia, de amplia circulacion en los estudios criticos de la comunicacion, especialmente nutridos por las obras de Gramsci y Althusser. Aprovechado el primero para el estudio de los usos de los medios de comunicacion (11),su obra ofrece una lecturafina de las caracteristicas complejas de la sociedad y su relacion conflictiva con el Estado y sus aparatos. Convendra declarar ese itinerario afin, mas no paralelo al examen produccion - apropiacion que en el presente documento interesa.

Para ser una marca de epoca, cualquier forma de subsuncion ha de dar cuenta de una configuracion inedita en la historia, tal que dicha configuracionalcance para explicar la esenciay proyeccion de su epoca. Se trata de un doble requisito que la subsuncion real, con asiento en la produccion, cumple ahora solo al costo de considerar una muy larga fase en la que la complejidad presente no desborda el ambito productivo ni introduce nuevas relaciones o conflictos esencialmente distintos a los decimononicos: una peticion costosa epistemologicamente en un escenario de disputas academicas que tiene mucho de politico. Dicho sea de paso, es posible que sea este el punto donde mas acusadamente los marxistas hayan quedado cortos en la actualizacion del pensamiento propio de su escuela. Pues bien, mediante un examen desde la propuesta de apropiacion, siempre intentando mantener la vision marxista del conflicto, resulta inmediato que, en tanto arena de encuentros y desencuentros, detras de los ejercicios de apropiacion externos al capital, operan mecanismos de metaapropiacion (12). Segun esta, la soberania apropiacional en los actos de consumo es, efectiva y eficientemente, una practica institucionalizada de subsuncion: la apropiacion por unos pocos de las apropiaciones diferenciadas y diferenciadoras de muchos. Su naturaleza es simbolica no solo porque la apropiacion de que se trata descansa en creencias y gustos para consumir y volverse consumible en procesos densos como el laboral, sino porque corre especialmente a cuenta de ramas economicas de baja materialidad, a saber, los sistemas de comunicacion y los sistemas financieros. Son sus instituciones las que, a pesar de encontrarse a suficiente distancia del espacio de la produccion material privilegiado por Marx, usufructuan cada vez mas los productos de la acumulacion en tanto que, con mas frecuencia, pueden ser vistos en el centro de las crisis capitalistas. El distintivo de nuestra epoca es la densificacion politica--par de la acumulacion economica como mecanismos de crecimiento especifico--, que revela como conflictivas mas no contradictorias las relaciones entre el capital productivo y las instituciones del Estado o ramas economicas como los sistemas financiero y de comunicacion. La siguiente configuracion corresponde a un modo logico e historico de la subsuncion simbolica -que subsume la real como esta subsumio la formal--.En ella:

* El capitalismo contiene un modo de producir, engendrar riqueza y acumular, en vecindad con otro de apropiarse, que desborda al primero y eventualmentelo subsume.

* El espacio de la produccion enfrenta nuevas formas de oposicion que prueban que la complejidad social vuelve inestables los esquemas de lucha y dominacion.

* La apropiacion y la metaapropiacion colocan el espacio del consumo al centrode la definicion de los conflictos, sus modos deevolucionar y de ser conjurados.

* Dominadashasta cierto punto las apropiaciones del sector trabajador, las formas del capitalismo son cada vez menos resultado de la oposicion ontologica entre capital y trabajo, que de las luchas entre capitalismo productivo y sectores de poder ajenos a el.

* Los sistemas financiero y de comunicacion se distinguen por su capacidad de movilizar los recursos y reconfigurar las apetencias, todo esto sin ser suficientemente percibidos en sus acciones, al tiempo que son valuados como imprescindibles en la construccion de un sistema social viable.

* Las instituciones que conforman el Estado, con sus recursos ejecutivos, legislativos y judiciales varian a conveniencia su distancia de las necesidades de reproduccion de todos los sectores capitalistas.

* Un rentismo tanto capitalista como estatalista que deriva su poder del posicionamiento en una conformacion jerarquica construida y sostenida estrategicamente, disputa la riqueza al sector productivo mediante acciones de expansion no respaldada de liquidez, de configuracion de las demandas y de regulacion para la apropiacion.

Si descriptores como los recien anotados son, efectivamente, signos de nuestros tiempos y contradicen el modo de produccion prevaleciente al grado de ponerlo en crisis, sin tratarse de contradicciones constitutivas como las que oponen capital a trabajo, entonces el asunto plantea un problema epistemologico que justifica alguna refundamentacion. Un capitalismo total pero agobiado por la emergencia de nuevas propiedades, correlaciones e incertidumbres, solo puede haberselas generado el mismo a partir del ejercicio de su naturaleza.

Conclusiones

Ha sido la intencion del presente estudio proponer unrecentramiento de la apropiacion, ahora mas disponible desde la aparicion de procesos ineditos, pero, mas senaladamente, gracias a la constitucion de nuevas disciplinas y corrientes de pensamiento, abocadas a sus propios problemas, pero suficientes para renovar planteamientos--como todos--caducables. Charles Sanders Peirce (13) planteaba que la claridad de las ideas en su grado mayor comprende las implicaciones practicas de ellas.En este caso, ha importado comparar los efectos de centralidad de dos categorias interiores a una misma corriente, a fin de estimar sus potenciales heuristicos en tanto utilidades de pensamiento. El ejercicio de valoracion que aqui hace un alto y recuento, no ha pretendido descalificar un aparato analitico potente, inaugurado por Karl Marx, sino actualizarlo y, desde el presente, recorrer el centro de las lecturas de los constituyentes de las epocas.

Recuperar la categoria apropiacion supone avanzar por arreglos academicos adicionales para abordar y, deseablemente, incidir en las formas en que debe desenvolverse nuestra sociedad. Uno que esta llamado a jugar un papel refundacional es el que deriva de la ciencia politica. Cercana al derecho, comparte con este su reclamo de propiedad de los objetos Estado, regulacion, institucion, conflicto, orden y poder, entre otros. En su atencion a los problemas economicos hasta ahora asociados a--y, en muchos casos, disociados de--la produccion, un pensamiento politico comunicacional ha de abordar, no como anomalias, sino como complejidades asuntos como las crisis, expansiones financieras, externalidades, acreedurias (aquello que en la parte es apropiacion, en la contraparte es metaapropiacion o, juridicamente, acreeduria) y disponibilidades sociales. Ya la disciplina economica ha avanzado en su acercamiento a lo politico desde el regulacionismo (14) y el institucionalismo (15). Lo que se requiere ahora es que la ciencia politica cruce el puente que la teoria de la comunicacion tiende con la apropiacion, para dar los pasos al necesario encuentro. Asi comoexiste ya la propuesta de un Modo Social de Comunicacion16, es necesario avanzar en la constitucion academica de un Modo Politico Capitalista.

DOI 10.7770/RCHDYCP-V4N3-ART656

RECEPCION: 02/11/2013 * ACEPTACION: 02/11/2013

Referencias

BECERRA, Jesus. El orden de la comunicacion. I La produccion de lo social. Mexico: Universidad Autonoma de Zacatecas, 2009. 183 p.

BOURDIEU, Pierre. Les regles de l'art. Genese et strucure du champlitteraire. France: Editions du Seuil, 1998. 558 p.

BOURDIEU, Pierre. La distincion. Criterio y bases sociales del gusto (Traduccion de Ruiz, Maria del Carmen). Mexico: Taurus, 2002a. 566 p.

BOURDIEU, Pierre. Leccion sobre la leccion (Traduccion de KAUF, Thomas). Barcelona: Anagrama, 2002b. 61 p.

BOYER, Robert. Crisis y regimenes de crecimiento: una introduccion a la teoria de la regulacion (Traduccion de Brousse, Irene). Argentina: Mino y Davila /CeilPiette Conicet, 2007. 122 p.

HOOPES, James (ed.).Peirce on signs.Writings on semiotic by Charles Sanders Peirce. United States of America: The University of North Carolina Press, 1991. 278 p.

JEANNOT, Fernando (coord.). Las instituciones del capitalismo occidental. Eficiencia e ineficiencia adaptativas. Mexico: Universidad Autonoma Metropolitana, Azcapotzalco/Sisifo, 2010. 485 p.

MARX, Karl. El capital (Traduccion de ScARon, Pedro). Mexico: Siglo XXI Editores, 1984 (Tomo I, Libro primero). 378 p.

MARX, Karl. El capital. Libro I Capitulo VI inedito (Traduccion de ScARon, Pedro). Mexico: Siglo XXI Editores, 2001. 165 p.

MARX, Karl. Elementos fundamentales para la critica de la economia politica (Grundrisse) 1857-1858 (Traduccion de ScARon, Pedro). Mexico: Siglo XXI Editores, 2007. 500 p.

MORAES, Denis de. Hegemonia cultural, comunicacao e poder: notas sobre a contribucaogramsciana. En Cruz, Valerio (Ed.). Economia politica da comunicacao. Estrategias e desafios no capitalismo global. Sao Leopoldo: Editora Unisinos, 2008. p. 17-28.

NEUMAN, Maria Isabel. Construccion de la categoria <<Apropiacion social>>. En Quorum Academico, Volumen 5, Numero 2, Julio--diciembre 2008. Venezuela: Universidad del Zulia, 2008. p. 67-98.

JESUS BECERRA VILLEGAS (1) Universidad Autonoma de Zacatecas. Zacatecas, Mexico

(1.) Profesor Investigador de la Unidad Academica de Ciencia Politica de la Universidad Autonoma de Zacatecas. Zacatecas, Mexico. Correo: jebevi@gmail.com.

(2.) Bourdieu (2002b) p. 26.

(3.) Marx (1984) p. 770 y 771. Cursivas en el original.

(4.) Marx (2007) p. 6 y 7.

(5.) Marx (2007) p. 7.

(6.) Marx (2007) p. 8.

(7.) Marx (2001) p. 72. Cursivas originales.

(8.) Neuman (2008) p. 68.

(9.) Bourdieu (1998) p. 279.

(10.) Bourdieu (2002a).

(11.) Morales (2008) p. 23.

(12.) BeceRRa (2009) p. 46.

(13.) Hoopes (1991) p. 169.

(14.) BoyeR (2007).

(15.) Jeannot (2010).

(16.) BeceRRa(2009)p.45.
COPYRIGHT 2013 Universidad Catolica de Temuco
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Becerra Villegas, Jesus
Publication:Revista Chilena de Derecho y Ciencia Politica
Date:Dec 1, 2013
Words:5770
Previous Article:Control in limine de admisibilidad en el derecho chileno ante el juez de familia y derechos fundamentales procesales.
Next Article:La delimitacion entre el principio <> y la presuncion de inocencia en el proceso penal espanol.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters