Printer Friendly

El encuentro de dos mundos en la obra de Isabel Allende Ines del alma mia.

1. Introduccion

La figura de mujeres inscritas en el mundo narrativo hispanoamericano contemporaneo resulta ser una fuente inagotable de caracter y fuerza narrativa. En particular, debido a la fuerza de sus convicciones a la hora de establecer un punto de vista centrado en el feminismo. Es asi que Isabel Allende interpreta una parte fundamental de esta vision de lo femenino a traves de la mirada y narracion de una mujer en la historia de la conquista de Chile. Esta mujer de nombre Ines Suarez, vuelve a la vida en un relato de la memoria historica, bajo el titulo Ines del alma mia. Una novela publicada en agosto del 2006, que narra los recuerdos que ella trae a su memoria en su vejez y en las cercanias de la muerte. Podemos senalar que, la historia de Ines de Suarez, (en el libro la nombran Ines Suarez, a secas), conviviente de Pedro de Valdivia (1500--Diciembre 25, 1553) en Chile, comienza a partir de los recuerdos que ella realiza en su vejez y ad portas de la muerte. La narracion esta estructurada sobre la base de una larga carta de Ines Suarez dirigida a Isabel, la hija de Rodrigo de Quiroga. Es una narracion que transporta al lector a traves de los vaivenes de la historia y la memoria, fruto de una generosa reflexion de la vida de esta mujer singular. El libro esta dividido en 6 partes: Europa (1500-1537); America (1537-1540); Viaje a Chile (1540-1541); Santiago de la Nueva Extremadura (1541-1543), Los Anos Tragicos (1543-1549) y la Guerra de Chile (1549-1553), todos ellos precedidos de dibujos originales de obra epica La Araucana escrita por Alonso de Ercilla y Zuniga (1533-1594), obra escrita en la segunda mitad del siglo XVI durante las Guerras de Arauco.

La obra de Allende es el relato historico de la vida de Ines Suarez en Santiago de Nueva Extremadura. Una historia contada de las memorias que recrean su vida miserable en Espana, el matrimonio terminado en fracaso, la permanente lucha por huir del hogar, (su abuelo la queria en el convento o que lo cuidara hasta el final de sus dias); las vicisitudes corridas en el interminable viaje a America en busca del marido y las no menos penosas peripecias en el suelo descubierto por Cristobal Colon. Este articulo pretende no solamente introducir algunos elementos criticos sobre la vision historica de Isabel allende, sino que, tambien traer a la memoria la figura de Ines Suarez y su relato o carta autobiografica dirigida a la hija de Rodrigo Quiroga, Isabel. Este escrito, ademas, presenta algunos puntos que son parte de un tema expuesto en clases para alumnos del master de espanol de la universidad Fu Jen el ano 2012, como parte del curso y proyecto de investigacion en el Consejo Nacional de Ciencias bajo el titulo de: "La literatura femenina en escritoras mujeres contemporaneas en Latinoamerica. Por ultimo, esta presentacion, introduce la realidad del encuentro entre dos culturas, la cultura espanola de Ines y lo que llego a conocer, vivir y comprender en el Reino de Chile en pleno siglo XVI. La vida de Ines Suarez ofrece algunos puntos que consideramos pertinentes en una lectura y vision critica que podemos encontrar en este encuentro de culturas o la llamada interculturalidad, un tema que resulta popular en nuestros dias. Este articulo pretende desarrollar los siguientes puntos: Un primer capitulo sobre la figura de Ines Suarez bajo el titulo Un viaje a lo desconocido, un segundo capitulo titulado Las memorias y un reencuentro con el amor; un tercer capitulo El encuentro de dos culturas: entre la realidad y la ficcion.

2. Un viaje a lo desconocido

Es interesante senalar, que Isabel Allende lleva a cabo una descripcion narrativa basada en la historia o documentos de la Conquista de Chile, en un relato que presenta la protagonista en forma de carta autobiografica. En dicha carta que explica los pormenores de una parte importante de la vida de Ines Suarez en Espana. Podemos elevar la siguiente pregunta: ?Que es aquello desconocido que revela las memorias de Ines? Esta interrogante encuentra una cierta respuesta en lo que esta mujer narra desde un principio en sus cartas. Su vida en Europa en los anos 1500 a 1537. Cuando describe su infancia y juventud en lugares y tiempos dificiles que permite descubrir una vida dificil en su ninez, infancia y el correr de los anos. En los comienzos del libro asoma la descripcion en primera persona que narra los hechos desde un tiempo presente en el llamado Nuevo Mundo: "Soy Ines Suarez, vecina de la leal ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, en el Reino de Chile, en el ano de 1580 de Nuestro Senor. De la fecha exacta de mi nacimiento no estoy segura, pero, segun mi madre, naci despues de la hambruna y la tremenda pestilencia que asolo a Espana cuando murio Felipe el Hermoso" (1). El comienzo del libro no permite augurar lo que luego sera aquella experiencia dura y descripcion de una realidad hostil que experimenta la expedicion de Pedro de Valdivia en medio de tormentos a traves del desierto chileno. Y lo que llegara a ser la propia experiencia de la autora de la carta, cuando parte en direccion al Nuevo Mundo tras los pasos de su marido Juan de Malaga que encuentra la muerte en el Nuevo Reino. Dicho mundo se encuentra para el espanol aventurero en el otro lado inexplorado de la tierra. A decir verdad, lo nuevo, lo no explorado y la busqueda de la gloria no deja de lado aquello fundamental, que es el encuentro con otra cultura. Sin embargo, la escritora chilena no intenta desarrollar este encuentro desde lo desconocido como una puerta abierta a un dialogo con lo que no se conoce. No es su intencion porque ella dedica paginas de su libro a un relato que transcurre en gran parte por la cronica historica. Y solamente encontramos algunos dialogos que permiten al lector volver a la realidad de la novela, es decir, que dan vida a la realidad historica y a la ficcion.

Ahora bien, el relato senala como parte de un viaje a lo desconocido, aquello que podemos conocer a traves del relato de la historia de la Conquista de Chile. Podemos citar en breve algunos pasajes de La Araucana poema epico del autor Alonso de Ercilla y Zuniga (1533-1594), poema que se publico en su primera parte en 1569, posteriormente la segunda en 1579 y la tercera parte en 1589 en la ciudad de Madrid. El autor recoge en su narracion el paisaje de Chile y describe en muchos versos la realidad de los indigenas y de su tierra de manera retorica, algo muy propio de su tiempo:
   Admironos la forma y la extraneza
   de aquella gente barbara notable,
   la gran selvatiquez y rustiqueza,
   el fiero aspecto y termino intratable,
   la espesura de montes y aspereza,
   y el fruto de aquel suelo miserable:
   tierra yerma, desierta y despoblada,
   de trato y vecindad tan apartada.

   Preguntamosle alli, si, prosiguiendo,
   la tierra era adelante montuosa;
   respondionos el viejo sonriendo
   ser mas aspera, dura y mas fragosa,
   y que asi la montana iba creciendo
   que era imposible y temeraria cosa
   romper tanta maleza y espesura,
   puesta alli por secreto de natura.

   Pasamos adelante, descubriendo
   siempre mas arcabucos y brenales,
   la cerrada espesura y paso abriendo
   con hachas, con machetes y destrales;
   otros con picos y azadon rompiendo
   las penas y arraigados y matorrales,
   do el caballo hostigado y receloso
   afirmase seguro el pie medroso.

   Nunca con tanto estorbo a los humanos
   quiso impedir el paso la natura
   y que asi de los cielos soberanos,
   los arboles midiesen el altura;
   ni entre tantos penascos y pantanos
   mezclo tanta maleza y espesura,
   como en este camino defendido,
   de zarzas, brenas y arboles tegido.

   Admironos la forma y la extraneza
   de aquella gente barbara notable,
   la gran selvatiquez y rustiqueza,
   el fiero aspecto y termino intratable,
   la espesura de montes y aspereza,
   y el fruto de aquel suelo miserable,
   tierra yerma, desierta y despoblada,
   de trato y vecindad tan apartada.
      (Cantos 652-653)


Esta es la tierra que descubre a su llegada el Conquistador Pedro de Valdivia y la mirada inocente de Ines Suarez tiempo mas tarde. Una mirada inocente, la de Ines, que no alcanza a comprender la totalidad de una realidad asombrosa y absorbente frente a sus ojos. En dicha realidad, Ines, de acuerdo con el relato ficcional de Allende, se convierte en la escritora de su propia historia (2). Una historia--que tiene como contexto lo descrito previamente en el poema epico de Alonso de Ercilla--, en la que ella menciona al respecto su interes por participar en las campanas de guerra, "Quise acompanar a Rodrigo (3)--a quien Dios tenga en su santo seno--en su ultima batalla contra la indiada mapuche, pero el no me lo permitio". "Estas muy vieja para eso, Ines," se rio. "Tanto como tu," respondi, aunque no era cierto, porque el tenia varios anos menos que yo" (Allende 15). El viaje de Ines al Nuevo Mundo, seguramente atraviesa por todas las peripecias y dificultades que los conquistadores encontraron a su paso por las tierras conquistadas. Resulta interesante la cronica que lleva a cabo Ines en su descripcion de los tormentos que experimentan Pedro de Valdivia y su expedicion por el desierto de Chile. Dicho relato, no desmerece lo que narra en su lecho de muerte Diego de Almagro el descubridor de Chile, en la ciudad del Peru, de la penosa travesia por lugares infernales en busca del Nuevo Reino (89-91). Ines describe luego, su viaje con Pedro de Valdivia y los preparativos para el sufrimiento que los esperaba (149); y comienza su relato senalando,
   !Que largo y arduo el camino del desierto! iQue lento y fatigoso el
   paso! iQue caliente la soledad! Transcurrian los dias largos,
   iguales, en una sequedad infinita, un paisaje yermo de tierra
   aspera y piedra dura, oloroso a polvo quemado y ceniza de espino,
   pintado de colores encendidos por la mano de Dios. (150)


Y, luego Ines continua su narracion diciendo: "Pedro y yo avanzabamos a pie horas y horas, conduciendo a nuestros caballos por las bridas, para no cansarlos. Hablabamos poco, porque teniamos la garganta ardiente y los labios resecos, pero estabamos juntos y cada paso nos unia mas, nos conducia tierra adentro, al sueno que habiamos sonado juntos y que tantos sacrificos costaba: Chile" (150-151). Por otra parte, hay que indicar que este viaje a lo desconocido tambien, represento en la pluma de Allende, una puesta en escena de la naturaleza libre e independiente por parte de Ines. Desde antes de su partida de Espana, y la preparacion de su viaje al Nuevo Mundo, ella comenzo el aprendizaje de oficos domesticos, como por ejemplo, coser, cocinar, curar, ya que tales oficios contribuyeron a su competencia para sobrevivir en su propia patria y le sirvieron para sobrevivir en lugares y espacios inhospitos. Es el caso, por ejemplo, como lo relata la novela y la narracion de la propia Ines. Durante el viaje transatlantico hacia el Peru, las habilidades para cocinar y curar son un medio de supervivencia,
   Llego un dia en que empezamos a pasar hambre. Entonces me acorde de
   las empanadas y convenci al cocinero, un negro del norte de Africa
   con el rostro bordado de cicatrices, para que me facilitara harina,
   grasa y un poco de carne seca, que puse a remojar en agua de mar
   antes de cocinarla. De mis propias reservas aporte aceitunas,
   pasas, unos huevos cocidos, picados en trocitos, para que
   cundieran, y comino, una especia barata que da un sabor peculiar al
   guiso. (61)


Este Nuevo Mundo se asemeja al europeo con la idea de un paraiso de abundancia. Sin embargo, a partir de 1501, en uno de los tantos viajes a estas tierras, "El Nuevo Mundo es, para los europeos, un espacio naturalmente hostil, caotico, desordenado, incontrolable y desconocido que, sin embargo, oscila entre dos extremos: puede estar lleno de riquezas o completamente desertico" (Guardia 726). Allende relata en su novela a este repecto lo que sigue: "En este Nuevo Mundo el aire es caliente, propicio a la sensualidad, todo es mas intenso, el color, los aromas, los sabores; incluso las flores, con sus terribles fragancias, y las frutas, tibias y pegajosas, incitan a la lascivia" (95). "Es una tierra que no solamente mana leche y miel com la tierra prometida en el Antiguo testamento o descrita como un vergel; es tambien en el relato de Ines en boca de los conquistadores, del territorio mapuche, Estamos hablando del desierto mas arido del mundo" (129), que, "Era un pasisaje aspero, de inmensa crueldad". (151)

En esta tierra inhospita, Ines ofrece al lector una habilidad particular. Y dicha habilidad la coloca en el centro del orden de una realidad que emerge en pleno desorden frente a los ojos del espanol. Este orden responde a su intuicion para descubrir conspiraciones. Por ejemplo, durante la travesia por el desierto, Ines muestra sus dotes de hospitalidad con aquellos hombres que llegan a su campamento con la idea de asesinar a Valdivia,
   Decidi tratar a los cinco inoportunos visitantes con las mayores
   consideraciones, para que entraran en confianza y bajaran la
   guardia hasta que volviera Pedro. Por lo pronto, los atiborre de
   comida y en la garrafa del vino puse suficiente adormidera para
   tumbar a un buey, porque no queria escandalo en el campamento; lo
   ultimo que convenia era tener a la gente dividida en dos bandos,
   como podia ocurrir si de la Hoz establecia dudas sobre la
   legitimidad de Valdivia. (158)


Mas alla de este proposito de proteger a Valdivia, nos encontramos con otra habilidad de la cual Allende se sirve para describir en su mirada historica del rol que cumple Ines, cuando senala la disposicion organizativa de esta mujer: por ejemplo en la fundacion de Santiago de Nueva Extremadura y en lo que dice relacion con la defensa de esta. Aqui nos situamos tambien en el aporte de la mujer que quiere resaltar Allende, ademas de cuidar de la salud de los heridos. Ines juega un papel preponderante en al construccion del chile colonial, como muy bien lo senala la novela, "A mi me toco reponer la salud de los heridos y enfermos y hacer lo que mas me gusta: fundar. No lo habia hecho antes, peroapenas clavamos la primera estaca en la plaza descubri mi vocacion y no la he traicionado [...]; Asumi con porfia el trabajo de fundar, que en el Nuevo Mundo corresponde a las mujeres. Los hombres solo construyen pueblos provisorios para dejarnos alli con los hijos, mientras ellos continuan sin cesar la guerra contra los indigenas del lugar". (194)

Allende lleva a cabo un relato donde la figura femenina cobra un interes particular en todo aquello que dice relacion con la domesticacion de lo no conocido en aquellas tierras. Es decir, del papel de una mujer que organiza a los habitantes de la nueva aldea establecida de forma de recrear una vida civilizada. En la reflexion que lleva a cabo sobre aquello que rodea el entorno de la nueva fundacion, Ines senala: "Han debido transcurrir cuatro decadas de muertos, sacrificios, teson y trabajo para que Santiago tenga la pujanza de la que hoy goza. No he olvidado los tiempos en que fue apenas un rancherio que defendiamos con diente y garra" (194). En el contexto de todo esto, emerge la figura de esta mujer que organiza la vida y a su gente en una comunidad de apoyo, de la alimentacion, vestido, el cultivo del maiz y trigo, etc. Tambien se preocupa por aprender recetas curativas con la plantas que alli se encuentra, atender partos, es decir negociar con los indigenas del lugar,
   Catalina y yo, valiendonos de senas y palabras en quechua, saliamos
   a comerciar por los alrededores. Asi conseguimos aves y guanacos,
   unos animales parecidos a las llamas, que dan buena lana, a cambio
   de chucherias sacadas del fondo de mis baules, o de nuestros
   servicios de sanadoras. Teniamos buena mano para componer huesos
   rotos, cauterizar heridas y atender partos; eso nos sirvio. En los
   rancherios de los indigenas conoci a dos machis o curanderas que
   intercambiaron yerbas y encantamientos con Catalina y nos ensenaron
   las propiedades de las plantas chilenas, diferentes a las del Peru.
   (199)


Ines Suarez goza de gran aceptacion en todos los circulos de la incipiente ciudad de Santiago. En medio de discusiones sobre forma de elegir al proximo gobernador de Chile, teniendo en cuenta que a la muerte de Francisco Pizarra en el Peru, se levantaron voces para buscar acuerdos de un nuevo gobernador. Valdivia no las tenia todas consigo a la hora de elegir un nuevo representante. Es asi que Ines aprovecha su relacion con capitanes importantes, "Aproveche mi amistad con Rodrigo de Quiroga y Juan Gomez para echar a correr la idea de que Valdivia debia ser nombrado gobernador. A los pocos dias ya no se hablaba de otra cosa en Santiago, tal como yo calculaba" (200). Ella, en el instante cuando el nombre de Valdivia asoma, menciona en su cronica: "Tres veces debieron insistir, hasta que le sople a Pedro que bastaba de hacerse rogar, porque sus amigos podia fastidiarse y acabar nombrando a otro; [...]. Entonces es digno aceptar: ya que todos lo pedian, el no podia oponerse, la voz del pueblo es la voz de Dios acataba humildemente la voluntad general para servir mejor a su majestad, etcetera" (201). Luego del nombramiento de Valdivia, ella se convierte a su vez--nombrada por el--, en la gobernadora: "Valdivia designo a Monroy y su teniente gobernador y yo pase a ser la Gobernadora, asi con mayuscula, porque es el cargo que la gente me ha dado durante cuarenta anos" (201). Sin lugar a dudas, Ines ocupa un lugar especial en la incipiente sociedad de Santiago, todo aquello valorizado por el rol que le cabe en su capacidad organizativa, influencias no solamente entre sus pares, sino que tambien con los indigenas, hombres y mujeres con los cuales ella entra en contacto. Sin lugar a dudas, todo esto se lleva a cabo o tiene como contexto la Guerra de Arauco, donde la lucha por sobrevivir y la muerte, reconocen la valia de esta insigne mujer.

2. Las memorias y un reencuentro con el amor

Si bien es cierto, Allende escribe esta novela colocando a Ines Suarez en un lugar destacado, desde el momento en que ella se convierte en el narrador por excelencia. Es decir, Ines escribe sus memorias conociendo todos los hechos, como narradora en primera persona en gran parte del relato. Ella cuenta en su cronica parte importante de la historia de Chile. Es asi como lo quiere la autora del libro. Ines destaca por la energia en la lucha, la construccion y la organizacion de una nueva sociedad en medio de lo desconocido que resulta para ella dicha realidad. Sin embargo, en medio del fragor de la batalla, se da mana y tiempo para narrar sus aventuras amorosas desde el instante en que deja Espana, y encuentra el amor y el romance con su querido Pedro de Valdivia. Ines recuerda que su primer amor estaba condenado al fracaso desde un primer momento, ya que desafortunadamaente, Juan de Malaga (su primer marido), no resulto lo que ella esperaba, es decir, no fue una relacion duradera. Siendo Juan un hombre bien parecido:
   No se daba la molestia de ser seductor, [...] porque bastaba su
   presencia de chulo fino para excitar a las mujeres; desde los
   catorce anos, edad en que empezo a explotar sus encantos, vivio de
   ellas. Riendose, decia que habia perdido la cuenta de los hombres a
   quienes sus mujeres habian puesto cuernos por su culpa y las
   ocasiones en que escapo enjabonado de un marido celoso. "Pero eso
   se ha acabado ahora que estoy contigo, vida mia", agregaba para
   tranquilizarme, mientras con el rabillo del ojo espiaba a mi
   hermana. (21)


De esta relacion, la autora en boca de su narradora, especula de la relacion amorosa, es decir del encuentro sexual de Ines con su marido, cuando invita al lector a entrar en el juego sexual de la narracion, seguramente para atraer al lector de la cronica o hecho historico en un relato sabroso:
   Juan junto hojas para hacer un nido, se quito el jubon, para que me
   sentara encima y luego me enseno sin prisa alguna las ceremonias
   del placer. Habiamos llevado aceitunas, pan y una botella de vino
   que le habia robado a mi abuelo y que bebiamos en sorbos traviesos
   de la boca del otro. Besos, vino, risa, el calor que se desprendia
   de la tierra y nosotros enamorados. Me quito la blusa y la camisa y
   me lamio los senos; dijo que eran como duraznos, maduros y dulces,
   aunque a mi me parecian mas bien ciruelas duras. Y siguio
   explorando con la lengua hasta que crei morir de gusto y amor.
   Recuerdo que se tendio de espaldas sobre las hojas y me hizo
   montarlo, desnuda, humeda de sudor y deseo, porque quiso que yo
   impusiera el ritmo de nuestra danza. Asi, de poco y como jugando,
   sin susto ni dolor, termine con mi virginidad. (22-23)


Ahora bien, la relacion con Pedro de Valdivia, fue una relacion que trastorno a ambos, desde el principio, ya que fue una pasion desenfrenada que luego dio paso al amor. En circuntancias muy particulares llego a conocer a Valdivia, y fue aquel momento en palabras de Ines, una noche, en que la vida de Pedro de Valdivia y la mia se definieron (115). Y luego, el relato de la protagonista continua: "Sorprendida, porque nunca imagine que la suerte me asignaria a alguien tan importante como Valdivia, procedi a estudiarlo de pies a cabeza en la luz amarilla de la lampara. Me gusto lo que vi: ojos azules como el cielo de Extremadura, facciones viriles, rostro abierto aunque severo, fornido, buen porte de guerrero, manos endurecidas por la espada pero de dedos largos y elegantes" (115). Ines confiesa su amor por el conquistador extremeno y en su relato pleno de romanticismo, aquel, que ella penso se habia quedado en su patria en el silencio de una nina enamorada del amor, pero sin haber realmente logrado su objetivo, despierta en brazos de Valdivia y encuentra la satisfaccion mas alla de su relacion con Juan que en sus propias palabras indica: Mi relacion con Juan fue carnal y la de el (Valdivia) con Marina, espiritual; la nuestra llego a ser completa (116). Su relacion con Pedro la llevo al paroxismo de la locura. En sus propias palabras: "La relacion con Pedro de Valdivia me trastorno. No podia vivir sin el, un solo dia sin verlo me afiebraba, una noche sin estar en sus brazos era un tormento. Al principio, mas que amor fue una pasion ciega, desatada, que por suerte el compartia, de otro modo yo hubiese perdido el juicio. Mas tarde, cuando fuimos superando los obstaculos del destino, la pasion dio paso al amor". (120)

Una pasion que sobrevivio a todo tipo de pruebas, incluso la acusacion de una sociedad en tierras conquistadas por aquella relacion considerada en concubinato. Ya que consideraron la conducta de Ines, temeraria y escandalosa para la epoca. Mas alla del relato de esta relacion de Pedro y su conviviente inserta en la lucha de la guerra de Arauco, el ultimo parrafo de la novela sirve como corolario de aquella relacion de amor y pasion a todas luces. Aun en un tiempo de reflexion--cerca de su muerte--Ines que sufre con el continuo relato de la terrible muerte de Valdivia (359-360), contada por una india mapuche, enferma, recuerda como Pedro soportaba su horrendo fin, "[...] a la distancia mi alma lo acompanaba y lloraba por el y por todas las victimas de esos anos. Cai postrada con vomitos tan intensos y fiebres tan ardientes, que temieron por mi vida. En mi delirio oia con claridad los alaridos de Pedro de Valdivia y su voz despidiendose de mi por ultima vez: 'Adios, Ines del alma mia ...'". (361)

3. El encuentro de dos culturas: entre la realidad y la ficcion.

Podemos indicar que en la interaccion cultural tiene que ver con una historia, tradiciones, costumbres, fiestas, etc. Todo esto enmarcado en un contexto en el cual como lo senala Joao Vicente Ganzarolli de Oliveira, "los registros graficos constituyen herramientas de gran valor para la comprension del pasado de una cultura" (4). Dicho pasado o cultura puede tener diversas acepciones, por ejemplo, de algo complejo en su constitucion, incluye conocimiento, creencias, arte, moral, el derecho, las costumbres, habitos tambien adquiridos por el hombre y la mujer en cuanto miembros o parte esencial de una sociedad, en el tiempo o epoca que sea. En esta realidad, podemos senalar que, nos situamos en el plano de la interaccion que requiere por su parte una interrogacion intercultural, que permite al lector entrar en el plano de la sensibilizacion y conciencia para la identificacion de los elementos culturales, para lo cual son utiles las actividades de busqueda y descubrimiento, como recoger informacion, aportar datos, senalar, recordar, distinguir, reconocer, etc. Ademas, existe la posibilidad cierta de la interpretacion y conocimiento de los elementos culturales para la apropiacion de esa informacion cultural, a traves de las acciones de comparar, analizar y reflexionar sobre la propia cultura, al mismo tiempo que clasificar, categorizar, opinar y explicar las percepciones para elaborar y estructurar los significados y, por ultimo comprension, aceptacion, respeto y valoracion positiva de esas diferencias. (5)

A partir de esta breve presentacion de algunos elementos que componen la realidad de interculturalidad o encuentro de culturas, es posible senalar desde la lectura e interpretacion de la novela de Allende varias consideraciones. En primer lugar, Ines cumple su rol como mediadora intercultural. Sin embargo, es preciso mencionar la asistencia de otras mujeres en su vida en pleno proceso de encuentro con una nueva cultura. De acuerdo con el relato, Ines esta acompanada de mujeres indigenas, como bien lo indica Rocio Quispe-Agnoli, mujeres que se someten al desarraigo y viajan con los espanoles. Entre ellas sobresalen Catalina, la sirviente india que recibio como parte de su encomienda en Cuzco, y Cecilia, una princesa inca cristianizada que se habia unido al conquistador Juan Gomez. Catalina es una mujer india mayor que Ines reconoce como sabia, leal, efectivamente instintiva y con poderes magicos que le permitia hacer predicciones y hablar con los muertos (Guardia 727), en el texto de Allende, Ines menciona lo que sigue:
   Me asignaron tres indias de servicio, dos jovenes y una de mas edad
   que habia adoptado el nombre cristiano de Catalina y llegaria a ser
   mi mejor amiga [...] Nada se de la vida de Catalina antes de la
   llegada de los espanoles al Peru; no hablaba de su pasado, era
   desconfiada y misteriosa. Baja, cuadrada, de color avellana, con
   dos trenzas gruesas atadas a la espalda con lanas de colores, ojos
   de carbon y olor a humo, esta Catalina podia estar en varios
   lugares al mismo tiempo y desaparecer en un suspiro. Aprendio
   castellano, se adapto a nuestras costumbres, parecia satisfecha de
   vivir conmigo y un par de anos mas tarde insistio en acompanarme a
   Chile. (106-107)


Catalina le enseno varias practicas curativas, uso de yerbas medicinales, etc. Tambien llego a ser su mejor amiga y confidente, especialmente en decisiones importantes como lo que tocaba a su vida sentimental con Valdivia. La narradora menciona en realcion a esto: "Catalina vivio conmigo muchos anos, cuido de mi salud, me previno de peligros y me guio en decisiones importantes. La unica promesa que no cumplio fue la de acompanarme en la vejez, porque se murio antes que yo" (108). Ines en su cronica menciona de Cecilia lo que sigue: "Era muy joven y bella, con facciones delicadas, casi infantiles, de corta estatura y delgada, pero resultaba imponente, porque poseia la altivez de quien ha nacido en cuna de oro y esta acostumbrada a ser servida" (134). Es interesante senalar que Cecilia cumple un rol de mediadora intercultural desde el momento en que deciden viajar a Chile. Desde el inicio, cumple con una mision de traductora oficial, "Vitacura se presento con tres horas de retraso, de acuerdo con el protocolo de los incas, como nos explico Cecilia" (196). La decripcion continua: "Iba adornado con plumas de muchos colores, portaba una pequena hacha de plata en la mano, signo de su mando, e iba rodeado de su familia y varios personajes de su corte, al estilo de los nobles de Peru" (196). Cecilia ofrece un ritual de negociacion con los mapuche: "que es inutil suplicar a lo mapuche, jamas podran hacerlos hablar. Los incas lo intentaron muchas veces, pero ni las mujeres ni los ninos se quiebran en el tormento [...]" (204), esta pieza de informacion sirve a Ines para que ella a su vez se la comunique a Valdivia, quien encontrara la forma de parlamentar con los jefes mapuche. (204-205)

Un elemento importante en el contexto de la interculturalidad o encuentro de dos culturas es el del aprendizaje de la lengua del lugar. Por lo que a Ines, se le presenta una oportunidad especial de aprender el mapudungun, lengua de los mapuche, cuando conoce a Felipe o Felipillo6, "como llamaban al joven mapuche que se convirtio en la sombra de Pedro y llego a ser una figura familiar en la ciudad, mascota de los soldados" (253), como ella menciona su experiencia del aprendizaje de esta lengua por razones practicas y estrategicas. Aunque, el contacto con Felipe no fuera del gusto del sirviente indio, "Con el pretexto de las clases de mapudungun--una imposicion casi intolerable para el, porque me despreciaba por ser mujer--, averigue buena parte de lo que se sobre los mapuche" (253). El conocimiento que logra alcanzar Ines en su relacion de aprendizaje con Felipe, depues de todo tiene que ver con ciertas practicas militares que adquiere la mujer de los mapuche, a pesar que Valdivia le comunica a ella, que dichas practicas o el ejercicio de la guerra se asocia solamente y exclusivamente con el varon. Sin embargo, Ines descubre la importancia del domesticar el Nuevo Mundo. Y ella se introduce en este ejercicio, a pesar de que el conquistador intenta por todos los medios de disuadirle incluso con serios enojos. Ines lo menciona de esta manera:
   [...] pero ?quien era yo para objetar la estrategia de un soldado
   avezado como el? Cada vez que intentaba disuadirlo de una decision
   militar, porque el sentido comun me lo mandaba, se ponia furioso y
   terminabamos enojados. (223)


Valdivia reacciona con fuerza y descalifica a Ines, por cierto todo esto desde el punto de vista de la situacion militar, de conquista y de fundar ciudades. El juicio de Pedro es a todas luces brutal: "Las mujeres no pueden pensar en grande, no imaginan el futuro, carecen de sentido de la Historia, solo se ocupan de lo domestico y lo inmediato", me dijo una vez, a proposito de esto, pero debio retractarse cuando le recite la lista de todo lo que yo y otras mujeres habiamos contribuido en la tarea de conquistar y fundar" (223). En este proceso de conocimiento de la realidad militar en el contexto de la guerra de Arauco o de la Conquista. Ines juega un papel preponderante. Ya que en el ano de 1541 el rol que cumplio esta mujer fue fundamental para proteger y salvar en parte la ciudad de Santiago. Es esta realidad en donde la mujer coloca a prueba sus conocimientos del lugar y parte de las tecnicas de guerra de los mapuche, algo que pudo aprender en sus clases con el joven Felipe. Del que conocio varias practicas y costumbres, previo al instante en que este muchacho escapa del control de Valdivia y se une nuevamente a su pueblo, llegando a ser un gran guerrero. En el relato de Allende, durante la campana sobre Santiago, cuando Valdivia se habia marchado, Ines nota manchas oscuras en la lejania cerca del rio. Algo le indica, o es su intuicion, de lo que se avecina sobre ellos, "Descendi a saltos, seguido por el perro y corri a la casa de Rodrigo de Quiroga, en el otro extremo de la plaza. Desperte al indio de guardia, que dormia atravesado en el umbral de lo que un dia seria la puerta y le ordene que convocara al capitan de inmediato" (227). La duda o el miedo que asalta a Ines se ve confirmado por Rodrigo, quien a medio vestir le comenta a ella: "--No hay duda, dona Ines, esas sombras son masas de gente que avanzan hacia aca. Juraria que son indios cubiertos con mantas negras" (227). En este relato tambien encontramos la participacion de aquellas mujeres indias que acompanan a Ines:
   Catalina, mis mujeres y yo habiamo alcanzado a organizamos con lo
   habitual, trapos, carbones, agua y aceite hirviendo, vino para
   desinfectar y muday para ayudar a soportar el dolor. Otras mujeres
   estaban preparando ollas de sopa, calabazas con agua y tortillas de
   maiz, porque la batalla iba para largo. (229)


Ines y sus mujeres junto al resto de los que se encontraban en plena batalla para defender la ciudadela, tuvieron que esmerarse en atender a los heridos, ademas de defender con su porpia vida aquel reducto. En este momento, Ines se transforma en una mujer furiosa, cuando se da cuenta del destrozo de todos aquello que habia costado tiempo y esfuerzo, hacer crecer y criar para la manutencion de los habitantes de ciudad de Santiago de Nueva Extremadura. El texto grafica esta realidad en palabras de la propia mujer,
   Con un rugido, que se me escapo de las entranas, sali al encuentro
   de los indigenas, aunque no llevaba puesta la armadura que Pedro me
   habia regalado, ya que no podia atender a los heridos inmovilizada
   dentro de aquellos hierros. (230)


Ines presenta un estado que roza la locura, "Creo que llevaba el cabello erizado y que lanzaba espumarajos y maldiciones, como una arpia; debi de presentar un aspecto muy amenazador, porque los salvajes se detuviero por un momento y enseguida retrocedieron unos pasos, sorprendidos" (230). En un instante, y luego de atender a muchos heridos, Ines se calza la armadura del cadaver de Lopez: "Tome la espada de Lopez, porque no pude encontrar la mia, y sali a la plaza" (232). Luego, el relato se enciende en el fragor de una lucha donde Ines juega un papel preponderante, en el caso de siete caciques rehenes del gobernador. Con gritos y percibiendo que esta accion podria causar desconcierto y temor entre los mapuche, ordena matarlos sin contemplacion: "--iMatadlos a todos!--ordene a los guardias en un tono imposible de reconocer como mi voz. Tanto los presos como los centinelas quedaron pasmados" (234). Y ella sin dudar un instante, como lo menciona su relato: "Y entonces enarbole la pesada espada a dos manos y la decargue con la fuerza del odio sobre el cacique que tenia mas cerca, cercenandole el cuello de un solo tajo. [...] El hecho es que en cuestion de minutos habia siete cabezas por tierra. Que Dios me perdone. Cogi una por lo pelos, sali a la plaza a trancos de gigante, me subi en los sacos de arena de la barricada y lance mi horrible trofeo por los aires con una fuerza descomunal, y un pavoroso grito de triunfo, que subio desde el fondo de la tierra, me atraveso entera y escapo vibrando como un trueno de mi pecho". (234-235)

Gracias al arrojo de esta singular mujer, se salvo Santiago de Nueva Extremadura. Ella adquiere una fuerza varonil en extremo, como una gran guerrera, sin embargo, aparece como una fuerza sin control y sin sentido en medio del fragor de la lucha. El reconocimiento de tal valor lo menciona el relato en boca de Rodrigo de Quiroga: "--Dona Ines ... gracias al Altisimo ...--murmuro a punto de echarse a llorar de extenuacion.--Quitaos la armadura, don Rodrigo, para que os curemos--replique.--Pense que ... iDios mio! Vos salvasteis la ciudad, dona Ines. Vos pusisteis en fuga a los salvajes" (239). El relato continua con la valoracion que lleva a cabo Allende de aquella mujer de un temple especial y de las mujeres que le acompanaron en aquel momento de la historia. Y las paginas siguientes destacan el servicio en tiempos de inviernos dificiles sirviendo y apoyando codo a codo a soldados y yanaconas. (250-251)

Conclusion

La novela de Isabel Allende conjuga varios aspectos que dicen relacion con una narracion que versa sobre la historia, ademas, de ser un relato que navega por los avatares del romance, la conquista y la tragedia. Sin dejar de mencionar, por supuesto, el enfasis que coloca su autora en una cronica contada por una mujer con ciertos ribetes de especulacion y ficcion. Sin lugar a dudas, que la cronica que narra hechos singulares de una mujer llamada en la historia de Chile Ines Suarez, puede captar la atencion del lector que se acerca a traves de esta novela a la creacion de hechos, acciones y experiencias que desbordan los limites de una simple historia de amor y de romance. Tambien, encontramos en la lectura de las paginas de la novela de Allende un viaje llevado a cabo por "mujeres viajeras", no solamente en el caso de Ines, sino que, tambien aquellas mujeres que se le unen en su viaje desde la ciudad del Cuzco. Este punto, tiene gran relevancia el dia de hoy en varios estudios que se llevan a cabo sobre el papel de estas mujeres que por diferentes motivos cruzaron los umbrales de su propia cultura en busqueda de nuevos horizontes debido a diversas razones. Es el caso de escritora tales como Gabriela Mistral, Isabel Allende, Silvia Ocampo, por nombrar algunas, que abren variadas perspectivas en un tema interesante. Aquel de mujeres viajeras que escapan a una realidad opresiva, encontrando oportunidades de nuevas experiencias o bien de desarraigo de la propia cultura en un encuentro con una nueva y distinta. Cumplen en gran parte una funcion de mediadoras en el campo de la cultura, si bien, en el caso de Ines Suarez, su mision tambien penetra el campo de la colonizacion junto al rol de las mujeres indias, en la pluma de Allende que rescata la cronica historica, una narracion de romance y pasion junto al humor y la ironia algo de lo que gusta explotar el caracteristico estilo de la escritora chilena.

Es necesario concluir afirmando que, Isabel Allende posee una destreza en su narracion notable, ya que a traves de las paginas de esta novela Ines del alma mia envuelve al lector con una rapidez singular, que no puede desentenderse con facilidad y recorrer con gran ansiedad las paginas de este libro, encantado por el magnetismo que coloca su autora. No es facil apartarse de una lectura que entretiene, que puede emocionar, hacer reir y pensar, sobremanera en la realidad de la historia de Chile, su conquista y aquellos heroes y especialmente heroinas que deambulan a pesar del tiempo en nuestra conciencia. Especialmente, por la relacion que se puede establecer hasta nuestros dias con este encuentro de dos culturas, con muchos sinsabores, alegrias, romances, muerte, pero con una leccion hacia el futuro del papel de muejres inscritas a la par que sus congeneres masculinos. Y aqui hay una gracia por parte de la autora que conjuga su creatividad narrativa con la novela historica. Y es que en nuestra opinion, esta recreacion historica que lleva a cabo Isabel Allende y su personaje central Ines Suarez puede servir perfectamente como un libro de guia y ayuda en la ensenanza de la historia chilena. La autora enfatiza en su escrito, el paso historico por el Peru y la historia de Chile en sus primeros movimientos. Es una escritura solida donde la ficcion se entremezcla asimismo con lo real para convertirse en ayuda suficiente de interes sobre el tema principal de esta novela. Por ultimo, es interesante recalcar que aquella especial y afiebrada relacion amorosa entre el conquistador Pedro de Valdivia e Ines Suarez alcanzaba ribetes de una relacion profunda y que duraria hasta el final de sus existencias. Incluso en aquel fatidico momento de la tortura y muerte de Valdivia contada por mujeres indigenas. Ines menciona encontrarse enferma con fiebre y vomitos en el mismo instante en que el conquistador y su amante es sometido a torturas. Allende y su narrador lo indican de esta manera al dar termino a su libro, "En mi delirio oia con claridad los alaridos de Pedro de Valdivia y su voz despidiendose de mi por ultima vez: 'Adios, Ines del alma mia...'". (361)

(1) Isabel Allende. Ines del alma mia. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2006, p. 13.

(2) Sara Beatriz Guardia. Viajeras entre dos mundos. Rocio QuispeAgnoli. "Mediadoras interculturales frente al silencio: de la "carta a la princesa Juana" de Isabel De Guevara (1556) a Ines del alma mia de Isabel Allende (2006)". Santiago: CEHMAL, 2001, p. 724.

(3) Rodrigo Quiroga, viajo al Peru y participo en la exploracion del Gran Chaco en la expedicion de Diego de Rojas. Anos mas tarde llego a Chile acompanando al grupo dirigido por el conquistador Francisco de Aguirre, al que se unio en Atacama, junto a Francisco de Villagra y a Pedro de Valdivia, en marcha de la conquista de Chile. Capitan de plena confianza de Pedro de Valdivia, participo en las acciones militares de la conquista de Chile, durante la primera parte de la Guerra de Arauco. Se le entrego la mano de Ines de Suarez, pues Pedro de Valdivia se vio obligado a dejarla por orden de Pedro de la Gasca a peticion de los enemigos de Valdivia que lo habian denunciado por tener una relacion extramarital. Quiroga no tendria hijos con ella, aunque tuvo una hija anterior a su matrimonio.

(4) Joao Vicente Ganzarolli de Oliveira. "Cultura latinoamericana: lenguaje e identidad". Revista Andina, 17 (1999), p. 235.

(5) Nora Vergara Legarra. "La literatura en E/LE: cuentos breves y desarrollo de la interculturalidad en el aula de E/LE". Universidad Antonio de Nebrija, Master en Ensenanza del espanol como Lengua Extranjera (junio de 2006), p. 6.

(6) La historia de Chile lo describe de la siguiente manera: Lautaro fue hijo de un cacique mapuche de la zona de las selvas de Carampangue y el Tirua. La historia dice que Lautaro fue capturado por las fuerzas espanolas, y puesto al servicio de Pedro de Valdivia. Durante este tiempo, Lautaro tuvo la suerte y la inteligencia para aprender las tecnicas de guerra de los espanoles. De esta manera aprendio los modos de utilizar la caballeria, el uso de las armas y, mas importante aun, de observar las debilidades tacticas de los propios espanoles, de esta manera pudo Lautaro convencer a los mapuche de la vulnerabilidad del conquistador eliminando la creencia de que estos poseian cualidades divinas.

Bibliografia

Allende, Isabel. Ines del alma mia. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2006.

Cantos de Alonso de Ercilla. Introduccion de Hugo Montes. Santiago de Chile: Editorial del Pacifico, 1956.

Ganzarolli de Oliveira, Vicente Joao. "Cultura latinoamericana: lenguaje e identidad". Revista Andina, 17 (1999), p. 235.

Guardia, Beatriz Sara. Viajeras entre dos mundos. Quispe-Agnoli, Rocio. "Mediadoras interculturales frente al silencio: de la "carta a la princesa Juana" de Isabel De Guevara (1556) a Ines del alma mia de Isabel Allende (2006)". Santiago: CEHMAL, 2011.

Vergara Legarra, Nora. "La literatura en E/LE: cuentos breves y desarrollo de la interculturalidad en el aula de E/LE". Universidad Antonio de Nebrija, Master en Ensenanza del espanol como Lengua Extranjera (junio de 2006), p. 6.
COPYRIGHT 2015 Fu Jen University, College of Foreign Languages & Literatures (Fu Jen Ta Hsueh)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Chandia, Miguel Angel Gonzalez
Publication:Fu Jen Studies: literature & linguistics
Article Type:Essay
Geographic Code:3CHIL
Date:Sep 1, 2015
Words:7233
Previous Article:L'ecriture proustienne: pourrait-on appeler proust un ecrivain de "stream(s) of consciousness"?
Next Article:Individualismo y colectivismo en la familia occidental y oriental.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters