Printer Friendly

El ecumenismo romano desde la perspectiva de la historiografia griega: Dionisio de Halicarnaso.

RESUMEN: La figura de Dionisio de Halicarnaso representa un caso privilegiado para el estudio del ecumenismo romano, si se considera que se trata de un concepto recibido de la civilizacion griega, potenciado gracias al imperialismo romano que en gran medida servia de tema basico para su obra historiografica. En la formacion del Principado, vista desde la cultura griega, Dionisio de Halicarnaso se hace portavoz de la herencia que recoge la tradicion de Roma como ciudad griega. En Dionisio se sintetizan, en un sola imagen ideologicamente configurada, los elementos del programa augusteo, desde la perspectiva de la parte oriental del Mediterraneo.

Palabras clave: Ecumene, Dionisio de Halicarnaso, Historiografia Griega, Ideologia.

ABSTRACT: The figure of Dionysius of Halicarnassus is a privileged case for the study of Roman ecumenism, if we consider that it is a concept received from Greek civilization and strengthened thanks to Roman imperialism, which to a large extent served as the basic theme of his historiographical work. In the formation of the Principality, seen from Greek culture, Dionysius of Halicarnassus becomes a spokesman for the legacy that takes into account the tradition of Rome as a Greek city. In Dionysius the elements of the Augustan program are synthesized in a single ideologically formed image, from the perspective of the eastern Mediterranean.

Key words: Ecumene, Dionysius of Halicarnassus. Greek historiography, Ideology.

**********

La figura de Dionisio de Halicarnaso representa un caso privilegiado para el estudio del ecumenismo romano, si se considera que se trata de un concepto recibido de la civilizacion griega, potenciado gracias al imperialismo romano que en gran medida servia de tema basico para su obra historiografica. Su biografia intelectual responde igualmente a esta definicion. Fue profesor de Retorica en Roma, donde estuvo en contacto con la literatura latina (1). Alli se mostro partidario del estilo atico tradicional y esperaba que este renaciera gracias a los romanos. Representa un ejemplo del espiritu del clasicismo propio de la epoca de Augusto, consistente en volver, con el apoyo imperial, a la Grecia que habia florecido bajo la hegemonia de la Atenas del siglo v para superar en cambio la decadencia representada por las monarquias helenisticas, que en la cultura de manifestaba en los estilos asiaticos (2). Para el, el modelo clasico se basa sustancialmente en el discurso conservador de Isocrates, que tiende a alejarse de las masas populares y a aproximarse a las concepciones democraticas de Solon y Clistenes, lejos de la llamada democracia extrema, tan temida en el siglo IV, frente a lo que busca una definicion del helenismo como conservadurismo (3). Dionisio, Sobre los oradores antiguos, I, 2, habla de esta transformacion hacia el aticismo como de una metabole, una autentica revolucion (4), lo que se debe a que los dirigentes romanos han optado por administrar el estado segun la arete(I, 3) (5). En correspondencia, la hegemonia romana se asimila asi por los griegos como recuperacion del clasicismo, frente a la servidumbre de los esclavos que caracteriza los sistemas despoticos (Historia antigua de Roma, I 4, 2-3). Dionisio atribuye por ello a los colonos que participan en la fundacion de Roma una condicion mas digna incluso que Livio (I 8, 5-6) o Plutarco, Vida de Romulo, 8, 5-6, como hombres libres que han huido de la tirania (6). Como despotismo y como tirania trata a los reyes del Helenismo, que son los que odian la hegemonia romana. Asimismo prefiere Dionisio la Teologia romana frente a los mitos griegos (II 20, 2), dado que sirve de apoyo a las leyendas de los origenes propias de la propaganda augustea. La mitologia se presta mas a interpretaciones fantasticas, y no filosoficas. Por razones similares contrapone la educacion romana, cuyo origen atribuye a Romulo (I 20, 4), a la griega, que libera a los ninos muy pronto de la tutela paterna (7).

En la formacion del Principado, vista desde la cultura griega, Dionisio de Halicarnaso se hace portavoz de la herencia que recoge la tradicion de Roma como ciudad griega. Heraclides del Ponto, segun Plutarco, Vida de Camilo, 22, cuenta que, cuando tuvo lugar la invasion de Italia conducida por Breno, llego hasta Grecia el rumor del suceso y de la ocupacion, en el sentido de que habia llegado de occidente la noticia de que un ejercito desde los hiperboreos habia tomado una ciudad griega llamada Roma. La identificacion como griega parte pues de las tradiciones derivadas de la colonizacion y de la presencia griega en la Peninsula Italica. Segun progresa el poder politico y la riqueza cultural de Roma, crece su asimilacion a la civilizacion griega por parte de los griegos mismos (8).

Dionisio de Halicarnaso, escritor que en la epoca de formacion del Imperio fue el autor de una Historia Antigua de Roma (9), recupera de manera intensa la consideracion de Roma como ciudad griega. Su proposito se define como el de hacer la realidad romana aceptable para los griegos conquistados. La conquista no ha significado, segun esta interpretacion, mas que la hegemonia de una ciudad griega sobre otras. Los romanos no esclavizan, sino que conceden la ciudadania y fundan colonias (10). Segun I 9, 4, la fundacion de Roma se caracterizo por la acogida de los que llegaban, por la concesion de ciudadania a los vencidos y por el hecho de que los esclavos liberados pasaran a ser ciudadanos. De acuerdo con ello, se exalta el aspecto helenizante de la figura de Augusto, al darle a los origenes de Roma, sobre los que Augusto sustenta su restauracion, una imagen completamente griega, en clara oposicion a las versiones etruscas sobre los primeros tiempos de Roma. Para el, en cambio, los etruscos son gentes procedentes del norte. En general, Roma significaba, desde su fundacion, el equilibrio entre la esclavitud y la libertad, lo que en gran parte explica la estabilidad de la ecumene romana imperial (11).

En Dionisio se sintetizan, en un sola imagen ideologicamente configurada, los elementos del programa augusteo, desde la perspectiva de la parte oriental del Mediterraneo. Desde aqui se ha trasladado a occidente la hegemonia, que Roma obtiene precisamente por su helenidad (12). Roma culmina el proceso de desarrollo alternativo de los diversos imperios, pues, desde un lugar exterior a los centros tradicionales, se encuentra en condiciones de venir a superponerse a la antigua tradicion y a superar, de este modo, la diversidad. Roma se hace asi unificadora del mundo enfrentado por los conflictos, creadora por ello de la ecumene, concebida como un espacio que abarca el Oceano (I 3, 3), mas alla de las Columnas de Heracles.

El primer helenismo llega a Roma a traves del proceso de colonizacion. A esa epoca remonta sus raices el culto de los Dioscuros, que esta ya instalado en el s. v, como se ve en su participacion en la batalla del Lago Regilo. Habia sido introducido desde las ciudades coloniales de la Magna Grecia, como resultado del proceso de desarrollo de la hegemonia cultural griega que caracteriza en general esa epoca en todo el Mediterraneo. Se presentaron a Postumio en la batalla y se pusieron al mando de la caballeria romana. Luego aparecieron en el Foro junto al templo de Vesta. Dionisio de Halicarnaso, VI (13), cuenta que el acontecimiento se celebra con una procesion que viene del templo de Marte, fuera de la ciudad, en la que los participantes recorren el Foro hasta el templo de los Dioscuros, al estilo de la procesion que se celebra en la ceremonia del triunfo. Se trata de la procesion de los que tienen un caballo publico. La adopcion del culto de los Dioscuros se interpreta como una senal de la helenizacion del patriciado romano relacionada con el origen de la caballeria (14). Las gentes se apoyan en el prestigio de la Grecia colonial. Augusto por su parte renovo el ritual de la procesion, que ya en su epoca habia dejado de celebrarse.

En la misma linea se halla la adopcion de la Afrodita de Erice y la presencia de la Venus Ericina, asi como el culto de la Vallis Murcia en el Circo, como lugar de iniciacion (15). La Venus Ericina se identifica con la madre de Eneas y se superan asi las posibles connotaciones punicas, que poco a poco van quedando anuladas en el imaginario mitico relacionado con el mundo de las colonizaciones (16). Las familias troyanas se convierten en las depositarias de la tradicion relacionada con Venus. El emporio, lugar de encuentro de los viajeros procedentes de diferentes espacios del Mediterraneo, se define como centro de cultos griegos, con la presencia de Heracles. De la misma manera se implanta el culto de Proserpina en el Tarentum, localizado en el extremo occidental del Campo de Marte, junto al puente Vittorio Emanuele (17). El proceso de la primera helenizacion coincide con la constitucion en Roma de una ideologia de la dominacion interna versus la dominacion externa, es decir, con los primeros pasos de la estructuracion social del arcaismo romano que se vierte hacia la imposicion sobre los vecinos.

Para Posidonio lo griego era un concepto cultural que podia atribuirse a todo el que reconociera la superioridad de su cultura, como Ciceron (18). Asi convergen las ideas de algunos griegos con la de algunos romanos. La helenidad puede convertirse en ideologia romana. Igual que luego para Dionisio y para Estrabon, la unica forma que tenian los romanos de ejercer la hegemonia era adoptar la cultura griega (19). La base del Imperio estaba en la asimilacion de lo griego por los romanos desde el punto de vista de los griegos filorromanos, como expresa Dionisio de Halicarnaso, I 60-62: todo en los origenes de Roma es en definitiva griego. Los pueblos originarios eran griegos, como los aborigenes, que eran griegos de Arcadia, los pelasgos de Tesalia, los companeros de Evandro, los miembros de la expedicion de Heracles, y los mismos troyanos, que parten de Arcadia junto con Atlas, padre de Electra, que se habia casado con Zeus y de ahi habia nacido Dardano, el que construyo Troya.

Para Dionisio, importa poner de relieve que la grandeza de Roma viene desde sus origenes, no solo desde sus victorias sobre Macedonia o Cartago (I 4-5) (20). Los griegos desconocen la antigua historia de Roma y consideran a los romanos como barbaros, que han llegado a la supremacia gracias a la Fortuna, lo que escribieron para complacer a los reyes barbaros que odian la supremacia romana. Se establece asi una actitud polemica contraria al mundo helenistico. Dionisio quiere difundir una idea correcta de la ciudad, para que los griegos no se indignen por la sumision. Defiende por ello la necesidad de conocer a los hombres piadosos de los origenes de Roma.

Pero lo griego se difunde gracias a los romanos, como el clasicismo retorico, segun Dionisio, en Antiguos oradores, 1-3 (21). Para Estrabon (IX 2, 2), los romanos pudieron someter a los griegos por su capacidad de asimilacion del helenismo, que se convierte asi en un instrumento de la violencia simbolica capaz de funcionar paralelamente a la coercion.

Por otra parte, Dionisio de Halicarnaso (IV 23-24) hace una serie de consideraciones, a traves de Servio Tulio, sobre la practica de la manumision y explica que en principio estaba unida a la concesion de la ciudadania que los romanos proporcionaban con tal facilidad a los extranjeros. Para el rey, la manumision deberia por el contrario permitir el desarrollo de las clientelas. Las formas de dependencia desarrolladas en el mundo helenistico tras la crisis de la ciudad estado necesitan el apoyo romano, desde que los reyes tomaron la via de la demagogia como defensores de los oprimidos. Ese era precisamente el aspecto que elogiaba Filipo V, la transformacion de los esclavos liberados en ciudadanos. Para algunos de los griegos de la epoca, habia que manumitir a los esclavos, pero dejarlos en situacion de convertirse en clientes, como los libertos, obligados a prestar servicios a los patronos (22). No se trataba de que el ciudadano de condicion economica servil recuperara los derechos propios de la ciudad estado, lo que significaria volver a la situacion anterior a la intervencion de Filipo II, que habia controlado el panorama exterior e interior de las ciudades. La esperanza de las oligarquias griegas ante la intervencion romana y el establecimiento del Imperio contemplaba la posibilidad de controlar a las masas de las ciudades y someterlas al trabajo, pero sin necesidad de afrontar los peligros de la esclavitud mercancia, que se identificaba con la pirateria que se desarrollaba en el Mediterraneo oriental y con las revueltas de esclavos sometidos a las penosas condiciones descritas por Diodoro, III 12, 1-3. La creacion de ciudadanos a partir de los libertos haria que la descendencia de los libertos quedara como clientela (23, 6). Costumbre sagrada que se conserva hasta sus tiempos, termina Dionisio. A continuacion alaba el sistema romano de la manumision.

Por otra parte, Dionisio trata el tema de los plebeyos como una division entre ricos y pobres (II 8-9), notables por nacimiento, dignos de elogio por su virtud y ricos. Servio los distinguio de los <<insignificantes>> (asemon), humildes, (tapeinon) y pobres. Los llamo plebeyos, que los griegos llaman <<demoticos>>. Dice que el modelo de Romulo era la constitucion ateniense, y se refiere a la division, atribuida a Teseo, en eupatridas y agroikoi, sin mencionar a los demiourgoi. El demos griego aparece como clase dependiente, representado exclusivamente por campesinos, que no participan en ta koina. Los plebeyos (demoticos) estaban excluidos de la religion, la politica y la justicia, por falta de ocio (ascholous), tenian que dedicarse a la agricultura, el pastoreo y los oficios para evitar la stasis, que se produce en otras ciudades por el ultraje de los superiores y la envidia. Son los potenciales dependientes de Aristoteles, que trataba de someter a los que realizaban trabajos banausicos. Aqui se trata simplemente de hallar el sistema por el que los dependientes dejen de ser conflictivos. Roma habria encontrado la solucion al sistema de dependencia de los libres. Entrego los demoticos a los patricios, pero permitio que los eligieran los plebeyos. Mejoro la antigua costumbre griega, con inclusion de los penestas tesalios y los thetes atenienses, todos llamados pelatas; los thetes trabajaban por latreia. Romulo llamo a estas relaciones patroneia. Servio Tulio (IV 20, 1) completo el sistema cuando compenso la carga tributaria de los ricos al hacerlos senores de toda la politeia y excluyo a los pobres de ta koina sin que los demoticos se dieran cuenta, pues seguian funcionando las asambleas, pero por medio del sistema de votacion dio a los ricos el dominio sobre las decisiones.

Los plebeyos se consideran al borde de la esclavitud, por ejemplo en VI 82, 3, en el discurso de Sicinio: <<os conformais con ser esclavos>>. Establece asi limitaciones a la ciudadania (V 13, 1), que se concede solo de modo excepcional y por meritos. Se trata de este modo de conservar las limitaciones para los derechos civicos de los manumitidos.

Con respecto a las reivindicaciones de tierras, Dionisio menciona los repartos de Tulo Hostilio (III 1, 4-5). En la peticion de Espurio Casio (VIII 68-76), se le contrapone la respuesta de Apio Claudio, por la que se conceden en regimen colectivo, como en las colonizaciones, para acabar con la demagogia.

En cualquier caso, Dionisio destaca la capacidad de la Historia de Roma para llegar siempre a la solucion pacifica, en la epoca de los Graco y en la epoca de las guerras civiles. Vinculada a ello se encuentra la importancia destacada de las relaciones entre historia interna e historia externa, entre la historia de la hegemonia y la de los conflictos sociales. La concordia favorece la expansion, con lo que se unifican la fuerza de las armas y la concordia que proporciona la vida justa y prudente de cada ciudadano (II 3, 4), tal como se expone en el discurso de Romulo en el momento de elegir el regimen politico para la nueva ciudad. La discordia en cambio dificulta la expansion, porque los pobres quieren que se los premie con la libertad (V 64, 2) y es necesaria la ayuda plebeya. Ahora bien, la guerra se utiliza igualmente para calmar los conflictos internos (VI 23, 1) y acabar con la stasis. Pero el demos desempena un papel imprescindible para la hegemonia y en cada ocasion se trata de buscar el modo de ganarse su adhesion.

El desarrollo del poder personal se vincula igualmente a la capacidad para el ejercicio del evergetismo. El autor percibe los peligros que pueden derivarse de la aparicion del personaje salvador, porque su fuerza viene del apoyo de los pobres, lo que sin duda pretende ofrecerse como argumento contra los despotas helenisticos del estilo de Perseo o Antioco III. Apio Claudio en cambio se apoya en sus hetairoi y clientes (VIII 90, 1). Como siempre existe el peligro de la tirania, el poder personal debe circunscribirse a condiciones muy precisas, que encuentran sus modelos en el historia de Roma, desde sus origenes en la monarquia modelica de Romulo, que se basa en la concordia y, ademas, acaba con la stasis, hasta Augusto. Incluso las medidas que afectaban a las practicas matrimoniales permiten que se conciba como un precedente del fundador del Principado.

La imagen de la Republica se presenta igualmente como modelo de concordia entre patricios y plebeyos, lo cual es posible porque los poderosos carecian de aspiraciones tiranicas. En los momentos de peligro el regimen republicano encontro su salvacion en Augusto, que tuvo la virtud de no definirse como rey. Asi, el sistema ideal es el que ofrece control autoritario sin tirania. Es muy posible que las relaciones establecidas por Dionisio entre Tarquinio el Soberbio y Aristodemo de Cumas dependan de la tradicion analistica, que exalta asi la peculiaridad romana de la Republica como representacion de la sintesis entre libertad y autoridad (23). De este modo se integra la historia de Roma en las tradiciones griegas hostiles a los tiranos.

En conclusion, Roma se define en Dionisio como heredera y superadora de la diversidad cultural del mundo griego. La pretension de explicar la epoca de Augusto provoca la necesidad de remontarse a los origenes para definir mejor ese papel, basado en el helenismo originario. El objetivo es la busqueda de un equilibrio entre el sistema helenistico, que mantiene a las poblaciones libres sometidas, y el sistema esclavista dotado de la practica de la manumision y la ciudadania. Los griegos deben seguir el modelo romano y someterse para ello voluntariamente a la hegemonia, sobre todo en su punto culminante representado por Augusto, creador de la unidad que permite escribir la Historia romana como Historia griega (24). Asi, la ecumene se materializa con Augusto, pero sobre los modelos griegos, por ser Roma una ciudad griega.

Fecha de aceptacion definitiva: 24-09-2008

BIBLID [0213-2052(2008)26;39-45]

Domingo PLACIDO SUAREZ

Universidad Complutense. Madrid

e-mail: placido@ghis.ucm.es

(1.) PLACIDO, D.: <<Introduccion>>, a Dionisio de Halicarnaso, Historia Antigua de Roma, Madrid, Gredos, 1984.

(2.) GABBA, E. <<The Historians and Augustus>>, E Millar, E. Segal, Caesar Augustus. Seven Aspects, Oxford, Clarendon Press, 1984, 65.

(3.) SWAIN, S. Hellenism and Empire. Language, Classicism, ad Power in the Greek World, AD 50-250, Oxford, Clarendon Press, 1996, 21-27.

(4.) GALINSKY, K.: Augustan Culture. Ah Interpretative Instroduction. Princeton University Press, 1998, 9; pp. 340-341.

(5.) FORTE, B.: Rome and the Romans as the Greek saw them. Roma, American Academy in Rome, 1972, p. 201.

(6.) FROMENTIN, V.:ad loc.. Paris, Les Belles Lettres, 1998.

(7.) CANFORA, L.: <<L'educazione>>, Storia di Roma. IV. Caratteri e morfologie, Turin, Einaudi, 1989, p. 739.

(8.) S.: SETTIS, <<Un'arte al plurale. L'impero romano, i Greci e i posteri>>, Storia di Roma. IV. Caratteri e morfologie. Turin, Einaudi, 1989, p. 834.

(9.) Segun la traduccion de la BCG.

(10.) PLACIDO: <<Introduccion>>, p. 17

(11.) SCHIAVONE, A.: La storia spezzata. Roma antica e Occidente moderno. Roma-Bari, Laterza, 1996, p. 72.

(12.) GABBA, E.: <<Storici geci e impero romano>>, Storia di Roma. Il L'impero mediterraneo. 3 La cultura e l'impero. Turin, Einaudi, 1992, p. 629.

(13.) ANDO, C.: Imperial Ideology and Provincial Loyalty in the Roman Empire. Berkeley, Los Angeles, Londres, University of California Press, 2000, pp. 326-327.

(14.) TORELLI, M. : Lavinio e Roma: riti iniziatici e matrimonio tra archeologia e storia. Roma, Quasar, 1984, p. 210.

(15.) COARELLI F:. Il Foro romano. I. Periodo arcaico. Roma, Quasar, 19862, pp. 85-89.

(16.) PLACIDO, D.: <<Los viajes griegos arcaicos a Occidente: los procesos de mitificacion>>, en FERNANDEZ URIEL, P.; GONZALEZ WAGNER, C. y LOPEZ PARDO, E: Intercambio y comercio preclasico en el Mediterraneo. Actas del I coloquio del CEFYP (Madrid, 9-12 de noviembre. 1998). Madrid, Centro de Estudios Fenicios y Punicos, 2000, pp. 267-270.

(17.) COARELLI, E: Guida archeologica di Roma. Verona, Mondadori, 19752, p. 239.

(18.) DESIDERI, P.: <<Lo spazio dell'Europa nella storiografia di Posidonio>>, en URSO, G. (ed.): Integrazione, mezcolanza, rifiuto. Incontri di popoli, lingue e culture in Europa dall'Antichi all'umanesino. Roma, L'Erma di Bretschneider, 2001, pp. 129-144.

(19.) FERRARY, J.-L.: Philhellenisme et imperialisme: aspects ideologiques de la conquete romaine du monde hellenisqtique, de la seconde guerre de Macedoine a la guerre contre Mithridate. Roma, Ecole francaise de Rome, 1988, p. 623.

(20.) DESIDERI, P.: <<Passato e presente nella storiografia greca alto-imperiale>>, Chaire. II reunion de historiadores del mundo griego antiguo. Homenaje al profesor Fernando Gasto. Sevilla, Scriptorium, 1997, p. 368.

(21.) GABBA, E.: Dionysius and the History of Archaic Rome. Berkeley-Los Angeles-Oxford, Universtiy of California Press, 1991, pp. 24-34.

(22.) PLACIDO, D.: <<Introduccion>>, Dionisio de Halicarnaso. Historia Antigua de Roma. Madrid, Gredos, 1984, p. 17.

(23.) GALLIA A. W.: <<Reassessing the "Cumaean Chronicle": Greek Chronology and Roman History in Dionysius of Halicarnassus>>. JRS, 97, 2007, p. 60.

(24.) MONTANARI, F.: ,,La letteratura greca in eta imperiale>>, Storia di Roma. II L'impero mediterraneo. 3 La cultura e l'impero. Turin, Einaudi, 1992, p. 596.
COPYRIGHT 2008 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Placido Suarez, Domingo
Publication:Studia Historica. Historia Antigua
Date:Jan 1, 2008
Words:3923
Previous Article:La <> como mecanismo de inclusion y exclusion.
Next Article:Ecumenismo romano: entre utopia y realidad.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters