Printer Friendly

El dragon y la mazacoatl criaturas del infierno en un exemplum en nahuatl de Fray Ioan Baptista.

Durante el primer siglo de dominacion espanola, los frailes mendicantes de las tres Ordenes, que por ese entonces se disputaron el adoctrinamiento de los naturales, emprendieron una feroz lucha contra el adversario del dios que los enviaba. Ese ente en el que se sintetizaban todas las facetas de la maldad y que gracias a sus argucias habia logrado sumir a los "indios" en las tinieblas de los cultos "idolatricos'. Una verdad evidente desde la posicion que habian adoptado los europeos para mirar y conquistar al otro.

Cada Orden, de acuerdo con su regla y sus inclinaciones teologicas, confecciono estrategias para que los nativos abjuraran del Demonio y se apegaran a la Iglesia de la manera mas rapida que fuera posible. Los franciscanos, como lo fue Ioan Baptista, montaron su proyecto de transformacion del "indio" en la educacion y sus escuelas, por varias peculiaridades, fueron espacios donde frailes y naturales pudieron intercambiar algunos de sus saberes, a pesar de la explotacion de unos y el predominio de otros, la mortandad de tantos y las multiples diferencias en pensamiento y accion que les marcaban distancia.

De estas escuelas conventuales y del Colegio de la Santa Cruz en particular, en cuyas aulas los posibles dirigentes de las sociedades indigenas tuvieron acceso a lo mas pulido de las letras de Occidente, salieron varios hombres que, ademas de dedicarse a la docencia y al gobierno, colaboraron con los religiosos en la tarea, nada sencilla, de traducir el cristianismo a las lenguas nativas. (1) Un complejo proceso del cual destacare aqui uno de sus muchos aspectos.

El infierno y los exempla

Otro de los recursos que emplearon los religiosos, desde los primeros tiempos de la evangelizacion novohispana, para alejar a los naturales de sus supuestos vinculos con el Demonio, fue la predicacion de las penas del Infierno de todas las formas que les fue posible imaginar, (2) inspiradas en diversas fuentes; entre ellas, los exempla de raigambre medieval.

Los exempla eran historias que, amparadas en la autoridad del sabio que las compilo y en las de las personas que las vieron y oyeron, servian a los hombres de la Iglesia para probar la veracidad de los preceptos cristianos a traves de un testimonio que mostraba las circunstancias y el destino de las buenas y las malas conductas. (3) Solian nutrirse de anecdotas y sucesos cercanos a las personas a las que estaban dirigidos, pues, a pesar de que circulaban en formas bastante fijas, los predicadores los dotaban del sabor local y de los recursos retoricos necesarios para que no perdieran efectividad. En ellos se hallaba cifrada una figura, o loci, que permitia vincular el acaecer cotidiano de los mortales con los fines ultimos del hombre, la historia de la Redencion y el "presente intemporal" de las normas cristianas. Imagenes de virtudes y vicios, de recompensas y castigos, que debian llevara los oyentes, de subito, a la conversion. (4)

Los primeros exempla novohispanos de los que se tiene noticia fueron aquellos que formaron parte de las "representaciones" teatrales en lenguas indigenas que introdujeron los franciscanos. (5) Y tanto en el "modelo de ejemplo" (neixticuilmachiotl) llamado Juicio Final de 1533, atribuido a fray Andres de Olmos, como en los autos que adornaron las festividades de la ciudad de Tlaxcala en 1538, descritos por Motolinia, se hicieron presentes, en lengua nahuatl, exempla que contenian condenas a la embriaguez, la hechiceria y la lujuria y que retrataban la vivida imagen de los sufrimientos infernales. (6)

Los religiosos estuvieron dispuestos a todo, inventaron complicadas tramoyas, encendieron hogueras y quemaron su propia carne (7) para que el Infierno de sus sermones adquiriera dimensiones, sonidos, hedores y calores y los naturales entendieran asi la magnitud del sufrimiento que les aguardaba en su posible destino. Sin embargo, y como lo atestigua el texto del Juicio Final, ese Infierno de los autos en nahuatl no era identico al europeo; pues en su traduccion y representacion se emplearon gran cantidad de elementos nativos que lo transformaron. Se le dio el nombre de Mictlan ("Lugar de muertos"), un espacio-tiempo subterraneo y nocturno, en el que se internaban muchos muertos nahuas, y, del mismo modo, se coloco en su interior, a manera de verdugos y demonios, a diversos seres que para los mesoamericanos pertenecian al dominio de la tierra, la fertilidad y la oscuridad.

Un exemplum de fray Ioan Baptista

En 1599 aparecio el Confessionario en lengua mexicana y castellana. Con muchas advertencias muy necesarias para los confesores de fray Ioan Baptista. Como otros textos de este franciscano su Confessionario fue el fruto de los trabajos de muchos hombres; entre ellos, algunos miembros destacados de su Orden (Olmos, Sahagun, Basacio, Molina y Mendieta) que legaron a sus hermanos sus escritos en materia de evangelizacion y varios estudiosos nahuas, de los que tomo consejo y traducciones de pasajes enteros (Hernando de Ribas, Ioan Berardo, Diego Adriano, Francisco Baptista de Contreras, Estevan Bravo, Antonio Valeriano, Pedro de Gante y Augustin de la Fuente), segun su propio testimonio. (8)

En sus obras sobre la Confesion (9) fray Ioan Baptista se preocupo por dotar a los sacerdotes de mejores instrumentos para la imparticion del sacramento de la Penitencia a los naturales y por demostrar que los franciscanos, quienes conocian su lengua y sus "antiguallas", debian conservar los privilegios que, en lo referente a la administracion de los sacramentos, aun poseian. (10) A diferencia de fray Alonso de Molina, Baptista dirigio su Confessionario a los hombres de la Iglesia y no a los penitentes, pues, en su opinion, solo los religiosos sabian como cuestionar a los "indios" para que estos fueran capaces de reconocer sus pecados. Fray Ioan Baptista pensaba tambien que la atricion, es decir, el temor al castigo eterno, era un don de Dios y una disposicion suficiente para acercarse al sacramento de la Penitencia, pues la absolucion convertiria ese miedo en arrepentimiento verdadero y sincero; (11) por ello, no dudo en incluir en el largo prologo de su Confesionario varios exempla, en los que se describen las penas infernales, como un medio para compeler a los nahuas a llevar a cabo una buena confesion. (12)

Ioan Baptista equiparo los exempla a los huehuetlahtolli, para el, esas platicas ceremoniales nahuas contenian pautas de conducta cercanas a las virtudes que promovia el cristianismo, (13) de ahi que este fraile se empenara en la difusion de huehuetlahtolli cristianizados (14) y de exempla en lengua nahuatl como herramientas de conversion. En apariencia, unos y otros reprendian y fomentaban ciertos comportamientos; sin embargo, los sistemas ontologicos y eticos que les servian de cimiento eran radicalmente distintos, (15) asi como diversas eran tambien las concepciones de la palabra en las que se hallaban inmersos. (16)

El mas extenso de los "ejemplos" que Ioan Baptista integro en su Confesionario narra la vision, que tuvieron dos frailes, de los tormentos que padecia en el Infierno una mujer que murio, luego de haber recibido la absolucion, sin haber confesado un pecado de incesto. Una vision infernal que resalta por el detalle con el que son presentados los suplicios de esa desdichada de acuerdo con cada una de las faltas que cometiera en vida. (17) Hasta el momento he localizado dos versiones en latin de dicho "ejemplo": una, aparece en la primera fuente que da cuenta de este relato, la Scala Coeli del dominico Jean Gobi, compuesta en la primera mitad del siglo XIV, una obra que fue objeto de numerosas copias y ediciones; (18) la otra, forma parte de una compilacion jesuita que circulo en el siglo XVII. (19) Asimismo puede hallarse otra version en nahuatl en el Promptuario manual mexicano del padre Ignacio de Paredes (1759). (20) Por otro lado este exemplum, en sus versiones europeas, debio de ser una de las fuentes que nutrieron el Juicio Final atribuido a Olmos, pues algunos pasajes resultan muy cercanos.

Los autores del texto nahuatl nombraron al exemplum, tetzahuitl, es decir, prodigio. Un termino que remite a diversos "portentos", manifestaciones de divinidades que, como Tezcatlipoca, se hacfan presentes ante los hombres para probar la fortaleza de su corazon y modificar su "destino". (21) El tetzahuitl era un signo de la existencia de un desequilibrio que podia acarrear desgracias a las personas. (22) Y aunque este vocablo pudo generar lecturas indigenas, muy distintas a las que pretendia el fraile, es probable que los autores lo hayan empleado para indicar que, los religiosos que presenciaron los tormentos de la mujer aparecida, hicieron frente a un suceso extraordinario, concrecion de una transgresion y al que los todos debian temer y tener por "aguero" para no correr con la misma suerte de la mujer pecadora.

El exemplum-tetzahuitl da inicio con un comentario de como el Demonio aprieta la garganta a las "mujerzuelas" (23) para que no se confiesen cuando hasta ellas llegan los sacerdotes; fragmento que no se encuentra en el texto latino, ni en la version de Paredes. Los autores indican tambien que lo sucedido a esta mujer fue contado y puesto en orden por dos frailes, uno discipulo de Santo Domingo y otro de San Francisco de nombre Bernardino de Bustis. (24) Despues se expone la manera en que la "malvada" mujer principal (cihuapilli) se acerco a confesarse con uno de esos religiosos, sin saber que de lejos otro fraile veia salir de su boca diversas sabandijas mientras se confesaba; alimanas que volvieron a entrar en su cuerpo cuando ella decidio ocultar que habia sostenido relaciones con un familiar suyo.

Mas tarde los dos frailes se reunieron de nuevo y contaron sus experiencias del dia, se percataron entonces de que algo grave habia ocurrido con esa mujer y regresaron alarmados en su busqueda. Al llegar a su casa, esta habia fallecido y los religiosos, conmovidos, se dedicaron a orar y ayunar para que Dios les permitiera ver que habia sido de la mujer muerta en pecado. Luego de tres dias Dios los fortalecio para que resistieran la vision del "ejemplo" (in tetzahuitl in neixcuitilli) y pudieran contarlo al resto de los hombres.

De este modo vino a su presencia la desventurada mujer montada sobre una mazacoatl que, junto con otras serpientes, lagartijas, comadrejas, coaties, zorrillos, sapos, perros y otras fieras de fuego, se dedicaba a afligir cada una de las partes de su cuerpo. Ante la espantosa escena los religiosos demandaron de la mujer una explicacion de sus sufrimientos y ella tuvo que relatar con lujo de minucias, y entre alaridos, cada una de las faltas que le valieron las torturas. En seguida el confesor le exigio que declarara cuales eran las transgresiones que conducian al Mictlan y ella respondio que las mujeres llegaban al el por cuatro cosas: el falso testimonio, el arreglo fisico, la hechiceria (que en este caso consiste en la adivinacion al echar granos de maiz y la alcahueteria) y la confesion que solian realizar vanamente. (25)

Por ultimo la cihuapilli y sus verdugos vuelven a las entranas del Mictlan y otro predicador amonesta a los "indios" que escuchan este "ejemplo" y ven las estampas alusivas, (26) motivado por el amor que les tiene, para que no actuen como la mujer, cuyos padecimientos acaban de conocer, y digan al confesor todas y cada una de sus faltas, ya que no saben en que instante los visitara la muerte. (27)

Seres del Mictlan, criaturas del infierno

El primer habitante de ese Mictlan "infernalizado" que se hace presente en este exemplum es el Tlacatecolotl (buho humano), una voz que se convirtio a mediados del siglo XVI en convencion para aludir al Demonio cristiano y que parece haber designado en otros tiempos a toda una clase de especialistas en el control de las fuerzas "sobrenaturales" y en la utilizacion de ellas para perjudicar a los hombres. (28) Los "buhos humanos" tenian entre sus "nahuales" a los tecolotes (aves emisarias del "Lugar de los muertos"), una caracteristica que los hacia temibles y agentes de enfermedad. Es probable, que, como ocurre hoy dia entre los nahuas de la Huasteca, el Tlacatecolotl haya sido tambien una deidad dual, protectora y destructora a la vez. (29) Con el correr de la evangelizacion el Tlacatecolotl sufrio la suerte de la mayoria de las deidades y ritualistas nativos, fue satanizado, colocado en calidad de enemigo del dios que guiaba a los cristianos en su expansion sobre el mundo. En particular, experimento el proceso de metamorfosis demoniaca que recayo en todos los seres que pertenecian, desde la perspectiva indigena, al inframundo, ese ambito subterraneo pletorico de fertilidad, oscuridad y descomposicion.

El exemplum relata tambien como diversas sabandijas, imagenes del pecado, salieron de la boca de la mujer cuando esta se confesaba. La mas importante de ellas es una serpiente mazacoatl (serpiente-venado), el mismo ser que despues se convierte en su infernal montura, escogida, desde la optica catolica, para representar el pecado sexual y en cuyo sitio la fuente latina hablaba de un dragon.

El dragon servia como simil del Demonio pues era considerado, por los europeos, la "mayor de las serpientes", por ello recorrio la literatura hagiografica y ejemplar como una de tantas formas que solia adoptar el Maligno para atacar y castigar a los seres humanos, a pesar de que tambien poseia otras valencias simbolicas. (30) La mazacoatl fue seleccionada para ocupar su sitio y servir asi de loci (o figura) en el que se conectaban el pecado principal de esa inujer y la forma en la que dicho comportamiento era reprendido en el Infierno gracias a sus connotaciones sexuales en el mundo indigena; ya que el exemplum es muy claro en relatar que la mazacoatl, en la que aparece montada la cihuapilli, se dedicaba a quemar sus entranas (ihtic), su piel (nenehuatl), su cuerpo (nacayotl), sus muslos (metzcuauhyotl), sus espinillas (o tibias, tlanitztli) y los huesos de su cadera (queztepolli), (31) a causa de la disposicion que tuvo para "la vida de regocijo" (aahuilnemiliztli), es decir, en el nahuatl de los evangelizadores, la lujuria.

Los autores escogieron a la mazacoatl (serpiente-venado), una vibora con "cuernos", para ser la encarnacion del Demonio y la describieron como un ser venenoso, (32) al igual que el Diablo, si bien ninguna de las serpientes que llevaban este nombre, segun el Codice Florentino, poseia esta cualidad. (33) En cambio, la carne de la mazacoatl era utilizada por los nahuas para aumentar la potencia sexual de los varones; (34) con lo que queda claro que este reptil tenia nexos con la sexualidad desde la perspectiva indigena y que por eso le adjudicaron la tarea de destruir la parte baja del cuerpo de la mujer. (Figura 1). De este modo la mazacoatl, una serpiente ligada a los poderes de reproduccion del interior de la tierra, (35) fue transformada en un verdugo infernal, un incubo (36) americano, siendo al mismo tiempo un tzitzimitl coleletli.

[FIGURA 1 OMITIR]

En varias fuentes del siglo XVI las tzitzimimeh se muestran como seres "femeninos" del crepusculo que anunciaban la destruccion y que podian descender a la tierra con el fin de devorar a los hombres. (37) Klein las encuentra asociadas a Cihuacoatl y a otras deidades teluricas y procreadoras. Su iconografia "las" o "los" hace verse como seres descarnados de la region de los muertos, (38) con higados prominentes que revelan su exceso de "pasiones" biliosas (de ihiyotl), (39) y que son capaces de atacar al Sol en momentos de oscuridad, sobre todo, antes de la ceremonia del Fuego Nuevo, con "la piedra y el palo", (40) elementos propios del castigo.

Tzitzimitl es una palabra extendida por gran parte de Mesoamerica, cuya etimologia nahuatl es muy incierta; (41) y aunque no resulte incorrecto pensarlas como seres esqueleticos del inframundo y el cielo nocturno, generadoras de vida, para muchos nahuas, hoy dia, son tambien "malos aires" y "concentraciones de envidia" que pueden danar a la humanidad cuando el Sol esta ausente. (42) Naturaleza dual de las oscuras entranas de la tierra, que nutren y devoran, que fue opacada, en el siglo XVI, cuando los evangelizadores utilizaron y difundieron tzitzimitl y coleletli (un vocablo que comunmente se parea con el anterior) como nombres de demonios. (43)

Ademas del Tlacatecolotl y la mazacoatl tzitizimitl coleletli aparecen en el exemplum una legion de criaturas que hacen gemir de dolor a la desventurada mujer. Todas ellas fueron convertidas en entes del Averno gracias a la utilizacion, como modificador, de la particula "tle", raiz de la voz nahua que nombraba al fuego (tletl); una formula que fue utilizada por muchos autores de textos cristianos en lengua nahuatl durante el siglo XVI para convertir a distintos elementos del mundo indigena y a otros que eran traducciones aproximadas de seres y cosas europeas en agentes de tormento infernal. (44) Asi las cosas, unas "lagartijas de fuego" (tlecuetzpaltin) tienen el cometido de morder y afligir la cabeza de la cihuapilli incestuosa, por causa de los adornos con los que se cubrio para ser admirada por la gente; unos "sapos de fuego" (tletamazoltin) le chupaban los ojos, pues los dedico a mirar con codicia y no los recato de las cosas mundanas; un "punzon de fuego" (tletepotzmitl), sagittae ignitae (en latin), penetraba sus oidos, ya que se deleito con palabras de regocijo y de burla (ahuillatlahtolli, camanaltlahtolli) y su boca era calcinada por una llama de fuego azufrosa (tlequiquiztlaltica) que de alli mismo salia, puesto que de ella solo habian emanado palabras, cantos y besos, vanos y perversos. Dos serpientes tecuhtlacozauhqui la asfixiaban y le desgarraban los senos, pues habia penmitido los malos "tocamientos". Tambien sus brazos y manos eran mutilados, mordidos y asados por "fieras" y "perros de fuego" (tletequanime, tlechichime, tleizcuintin), por haberlos cubierto de adornos y por no haberlos tendido a nadie con caridad.

La mayoria de las contrapartes europeas de todos estos animales eran consideradas "sabandijas", criaturas repulsivas que perjudicaban al hombre y que se encontraban en el estrato mas bajo de la Jerarquia de los Seres, algunas de ellas habian sido tenidas por sagradas por los pueblos paganos y por ello era usual encontrarlas, desde los relatos de los Padres del Desierto, como formas que adoptaba el Diablo para tentar a la creacion preferida de Dios. (45) Fray Diego Valades, por ejemplo, incluyo en su Retorica Christiana un grabado en el que exponia a los naturales las daninas seducciones del pecado a partir de las imagenes de sapos, culebras, dragones y perros, "animales perniciosos para destruccion nuestra". (Figura 2). (40)

[FIGURA 2 OMITIR]

Junto con todos los animales y objetos ya mencionados y que, de alguna manera, eran equivalentes a otros que poblaban los infiernos del imaginario europeo, en el exemplum del Confessionario de Ioan Baptista se hace alusion a otros seres que hieren la cabeza de la cihuapilli: "comadrejas", "coaties" y "zorrillos de fuego" (tlecocozatin, tleepame y tlepepezotin); animales que no aparecen en las versiones latinas ni en la de Paredes. De acuerdo con las descripciones del Codice Florentino, el pezotli (coati) era un animal extremadamente gloton, las comadrejas tenian un excremento muy hediondo y el zorrillo poseia una orina que olia a "muerto", "miquizhiialtic", segun los informantes nahuas, o a "cosa infernal", segun Sahagun. (47)

Esta extrana inclusion me lleva a suponer que los autores del exemplum no pusieron a todos estos seres a fungir como verdugos infernales por un mero azar o coincidencia. Esos mamiferos, cuyo excremento y orina eran muy hediondos, evocan, ciertamente, la fetidez propia de la morada de Luzbel y, al mismo tiempo, recrean con su presencia la expresion axixpan cuitlapan (en la orina, en el excremento) que Olmos empleo con profusion para designar al Infierno. (48) Designacion que tampoco era fortuita pues en las fuentes coloniales y en la iconografia prehispanica el vientre subterraneo de la tierra, el senorio de Mictlantecuhtli, era un lugar donde de la putrefaccion, la suciedad y los restos oseos se generaban los nuevos seres que poblarian la superficie. (49) Liga entre corrupcion y procreacion que los evangelizadores interpretaron en negativo.

Desde este punto de vista tambien puede anadirse que la lagartija y el perro formaban parte, en la tradicion nahua, del viaje de los muertos por los distintos niveles del Mictlan (segun el Apendice al Libro III de la Historia de Sahagun), que los sapos eran manifestaciones de las fuerzas humedas de Tlaloc y que muchas serpientes eran, y son, identificadas por los mesoamericanos con los poderes de crecimiento que brotan de la tierra y por ello, quiza, las diosas madres de la epoca prehispanica las portaban como atributo. (50) La "llama de fuego" (tlecuezallotl) que los autores colocaron en la boca de la infeliz cihuapilli puede recordar, aunque lejanamente, a Cuezaltzin, uno de los aspectos de la deidad del fuego, que en otro texto doctrinal se uso para designar a un demonio. (51)

Todas estas "coincidencias" deben alertar al lector acerca de las cuidadosas selecciones que llevaban a cabo los autores de los textos de evangelizacion; pues si se pone atencion en las cosas que los frailes y los "indios" gustaban poner en sus infiernos puede llegar a notarse que las criaturas, que daban movimiento al Mictlan de este exemplum, no solo eran parecidas a aquellas que solian retorcerse en el Infierno de los cristianos, sino que ademas tenian que ver con varias de las manifestaciones de una tierra que los mesoamericanos consideraban un ser hambriento, frio y nocturno que paria la vida de la fetida putrefaccion. Por todo lo anterior, en mi opinion, este tetzahuitl, obra de Ioan Baptista y de varios letrados nahuas, es testimonio tanto de la continuidad americana que tuvieron los exempla, como de la premeditada "infernalizacion" que sufrieron, a manos de los traductores, muchos seres que, en la percepcion mesoamericana del mundo, eran valorados de formas muy diversas al caracter negativo que se les confiere en este texto, pues pertenecian, de alguna manera, a los ambitos de la tierra y del fuego, entidades productoras y consumidoras de vida ajenas a las nociones cristianas de bondad y maldad.

Un infierno de palabras nuevas

A diferencia de la brevedad y la concision con que en el exemplum proveniente de la Scala Coeli se enumeran los pecados y los castigos de esa mujer, aquellos que lo volcaron al nahuatl abundaron, con prolijidad, sobre cada una de las circunstancias, transgresiones y padeceres que marcaron aquella "aparicion"; pues para explicitar y matizar una gran cantidad de pormenores los autores confeccionaron neologismos, comenzando por aquellos que convertian a ciertos animales en seres infernales (tle-tamazoltin, tle-tequanime, tle-chichime, etcetera), y los expusieron en construcciones paralelas.

Retomando, en cierto sentido, el estilo de los huehuetlahtolli que el mismo Ioan Baptista difundio, ya "cristianizados", los exempla de su Confessionario adoptan la cadencia y la precision propios de las expresiones pareadas y los difrasismos que tanto gustaban a los nahuas. A traves de varios procedimientos, los autores, describieron detalles, ampliaron sentidos y crearon nuevos conceptos a partir de la conjuncion de dos, o mas, locuciones. Entre ellas resalta in tetzahuitl in neixcuitilli (el "portento", el ejemplo); difrasismo en el que se cuajaron varias de las connotaciones que un tetzahuitl evocaba y que un exemplum medieval podia traer a la memoria (un suceso extraordinario, manifestacion de lo sobrenatural, que impactaba a los hombres y del cual se debia tomar una ensenanza).

Para finalizar resaltare un pequeno fragmento de este exemplum, con la intencion de mostrar la estructura nahua en que fue vertida esta horrida historia y como a partir de construcciones paralelas los autores hicieron hincapie en ciertos asuntos que, a los evangelizadores a finales del siglo XVI, les interesaba inspirar: el temor al pecado y al sufrimiento tangible que este podia provocar:
   In tliltique
   in tecuhtlacozauhque tecocohua
   ma quiyahualoque
   in quilpitoque noquech [26v]
   in cenca nechcocopachohua
   in cenca nechpatzmictia:
   yhuan nechichihualquaqua,
   nechichihualquequetzoma,
   yhuan nechichihualcocotona,
   nechichihualchichina,
   yehuatl ic nitlatzacuitilo,
   yc cenca nitlaihiyohuiltilo,
   ipampa ca cenca onicnec,
   cenca onicnotequiti
   in ahmo pinahuizco,
   ahmo nemamatcay,
   ahmo qualli
   ahmo yectli notlamatoquiliz,
   yhuan notenahuatequiliz:
   noyhuan cenca niteyelpaquia
   in iquac nechichihualanaya
   nechichihualtzitzquiaya
   in notlahuililocaycnihuan,
   in notlahtlacolecapohuan.

   Las negras,
   las serpientes tecuhtlacozauhqui, que afligen a la gente,
   ya rodean,
   cinen mi cuello,
   ellas mucho me estrujan con dolor,
   ellas mucho me oprimen,
   y me muerden los senos,
   me despedazan los senos,
   y me pellizcan los senos,
   me chupan los senos;
   con ello soy castigada,
   con [ello], mucho, soy hecha padecer,
   porque mucho quise,
   mucho me di al oficio,
   no hubo verguenza,
   no hubo pena,
   [ante los] no buenos,
   no rectos,
   de mis tocamientos
   y mis abrazamientos,
   tambien mucho [los] alegre suciamente
   cuando me cogian los senos,
   me agarraban los senos,
   mis perversos amigos,
   mis companeros de pecado.


Gracias a un complicado juego de sustituciones y neologismos varios letrados nahuas y fray Ioan Baptista convirtieron a diversos seres, asociados por los naturales con lo terrestre y lo nocturno, en demonios que infligian terribles dolores a una mujer que cometio un incesto y no lo dio a conocer al confesor; al hacerlo no solo adaptaron la fuente latina a la retorica y los usos indigenas, sino que transformaron, en cierta medida, el mensaje que el fraile intentaba trasmitir.

Los autores de este "ejemplo" conservaron la figura medieval que ligaba una falta a un castigo especifico y el sentido de la moraleja cristiana. Manipularon con cuidado el caracter subterraneo y sexual de diversos seres, segun el pensamiento indigena, y produjeron un ambivalente retrato del Mictlan. Un Mictlan cristiano, incandescente y digno de las mejores pesadillas que el imaginario europeo ha podido producir, pero un Mictlan indigena a la vez, poblado por los mismos seres que antano, repleto de oscuridad, peligro, putrefaccion y regeneracion. Antes de que los demonios fueran introducidos en sus cavernas, el Mictlan de los nahuas era uno de los extremos espaciotemporales del mundo, un sitio donde las normas y el equilibrio se rompian, donde la sexualidad se salia de los cauces que la sociedad marcaba y los difuntos tenian que atravesar el vientre de una tierra, hiriente y devoradora, en medio de violentas pruebas reflejo de la disgregacion del ser y la descomposicion. (52)

El minucioso recuento de las torturas, por su parte, parece dejar en claro que ocultar ciertas cosas a los confesores puede traer a las personas nefastas consecuencias; sin embargo, quien puede asegurar en que Mictlan pensaban los nahuas que llegaron a escuchar este "ejemplo" si las palabras con las que fue construido evocaban, para ellos, otras imagenes distintas al suplicio eterno. Desde su perspectiva Ioan Baptista intentaba convencer a sus feligreses nahuas de que el Mictlan era el Infierno y de que sus habitantes eran solo demonios despiadados que portaban distintos disfraces. Las interpretaciones indigenas, en cambio, pudieron ser muchas, incluso pudo llegarse a entender lo opuesto, que el Infierno de los predicadores era el Mictlan del que hablaban los antepasados, aunque dibujado de un modo mucho mas caluroso y doloroso. La publicacion misma de este y otros exempla, de igual tenor, en el Confessionario de fray Ioan Baptista indica tambien que a principios del siglo XVII la gran mayoria de los nahuas no construia su subjetividad a partir de los parametros cristianos, pues eran incapaces de realizar un examen de conciencia como el sacramento de la Penitencia lo exigia y era necesario que los frailes, como habia ocurrido ya en los primeros anos de la evangelizacion, los aterrorizaran para mantenerlos mas o menos fieles a la Iglesia de Cristo, "como el perro al amo", aplicando aqui estas palabras de Olmos. (53)

En esta epoca la evangelizacion era todavia una obra no concluida y los textos doctrinales en lengua nahuatl un venero rico de multiples lecturas, interpretaciones y apropiaciones, pues fueron el fruto del dialogo creativo de unos hombres que estuvieron dispuestos a combinar sus ideas para reinventar angeles y demonios y acercar el cristianismo al resto de la poblacion nativa. Ninguna de las partes, inmiscuidas en este proceso, fue pasiva, tanto los frailes, como los traductores nahuas, seleccionaron y adoptaron aquello que era coherente con su propia maneta de entender lo viejo y lo nuevo, lo que a cada cual le vino con su lengua, su tradicion y su tierra y lo que cada quien fue capaz de aprender de ese otro con el que la colonizacion lo hizo convivir. La interaccion de estos hombres se manifiesta en el encuentro y el desencuentro de sus imaginarios y sus palabras; el dragon infernal y la sexual mazacoatl, como ellos mismos, a veces se alejan y a veces se confunden sin remedio.

ANEXO 1

EXEMPLUM CXXII CONFESSIONEM IMPERFECTAM FACIENS SCIENTER FAEMINA SUBITU MORITUR & DRACONEM EQUITANS IN HORRIBILI SPECIE POST MORTEM VIDEBATUR. (1)

[1] Legitur in Scala Coeli: Duo Praedicatores iban per viam, quorum unus erat Poenitentarius Domini Papae & sanctus homo & alter multum innocens & pius.

[2] Cum ergo irent per viam & ad quoddam castrum venissent, in quo erat mulier, quae adulterium commiserat cum quodam de parentela sua & propter enormitatem peccati & erubescentiam humanam x.j. annis absque confessione tenuerat, illa dum vidisset istos fratres extraneos in Ecclesia celebrantes, dixit intra se: Isti non congnoscent te, nec unquam redibutad partes istas & ideo istis dices pecatum.

[3] Celebrata missa ad Poenitentarium accesit stante socio suo ex oppositocum peccata sua confiteretur, ad quamlibet expressionem unius peccati unus bufo exibat de ore eius & saltando exibat Eclesiam.

[4] Tandem confesis omnibus peccatis, cum venisset ad illud, prae verecunda noluit confiter & dum absolveretur a Poenitentario & ipsa vellet recedere, focius Poenitentarij vidit, quod omnes illi bufones cum alio maiori & enormioris formae turmatim ingressi sunt os mullieris & ventrem.

[5] Recessit mullier non confesso pecato, recedunt & fratres. Et cum per unam leucam iuissent, socius Poenitentiarij ei revelauit visionem, quad viderat de mulliere confitente. Qui territus & tristis dixit. Celauitaliquid in confesione. Et cum redissent ut eam converteren, eam suffocatam & mortuam invererunt:

[6] Qui contristati modo miriabili, cum ieiunio & orationibus coeperunt implorare divinam clementiam, ut dignaretur oftendere quid significaretur per visionem ostentam.

[7] Tertia die apparuit eis mulier equitans super draconem & duo serpens crudeles accingentes collum eius, fuggentes eius vbera, duo bufones terribliles erant super oculos eius, ac de ore eius ignis sulphureus expirabat, duo canes devorabant crudeliter manus eius. Et duae sagittae ignitae immittebantur per aures eius in capite eius lacertae stabant.

[8] Quam cum vidissent fratres, territi corruerunt. Tunc illa: Nollite timere, amici Dei, nam ego sum illa maledicta mulier, quae fui vobis alia die confessa. Et quia celaui in confessione tale peccatum sum adiudicata perpetuo huic poenae.

[9] Tunc Poenitentiarius: Adiuro te per Deun vivum & verum Christum, ut informes me de duobus dubijs Primum est, quid significat haec diversitas poenarum?

[10] Tunc illa. Lacertae capitis sunt in punitionem ornamentorum capitis, Bufones oculorum in punitionem corruptorum aspectuum. Sagittae ignitae in punitionem diffamationum, cantationum & immundorum verborum. Serpentes fuggentes ubera in punitionem, quia suistinui immundus tactus. Sed crudelitas canum in punitionem tactuum immundorum, quia bona dedi, dequibus sustentari pauperes poterant Christi, meis amatoribus: Equito super draconem, qui inexpressibili dolores cruciat & comburit omnes tibias & omnia viscera mea in punitionem immundorum operationum.

[11] Tunc Poenitentiarius: Rogo vt soluas secundum dubium meum, scilicet, quae sunt peccata, ex quibus gentes hodie magis damnatur.

[12] Tunc mulier. Hodie homines per omnem viam peccati ad infernum descendum, fed mulieres per quatour genera pecatorum, per peccatum luxuriae, per peccatum vani ormatus & pictionis, per peccatum sortilegij & per erubescentiam confessionis.

[13] Cum ergo interrogaretur, si posset iuuari, draco cum miriabili crucitatu elevas eam ad infernum portauit.

(1) Tomado de Ioannis Maioris, Magnum speculum exemplorum ..., Duaci, Ex officina Baltazaris Balleri Typographi iurati, sub circino auneo, 1633, p. 177-178. La traduccion es mia, asi como la numeracion y division de los parrafos que espero faciliten el cotejo entre las versiones.

ANEXO 2

"EJEMPLO TERRIBLE DE UNA MUJER PRINCIPAL QUE SE CONDENO POR NO HABER CONFESADO UN PECADO DE INCESTO, LA QUAL ES ATORMENTADA EN TODAS LAS PARTES DE SU CUERPO." (1)

[1] [21v] INIC MATLACTLAMANTLI. Cap. oncan motenehua occentlamantli tetzahuitl in huel temamauti in huel tehuihuiyotz itechpa in ce cihuapilli in zan no oquipinauizcauh oquimauhcacauh in zan centetl temictiani tlahtlacolli.

[2] Miequintin oncate in cihuapopul in chachalaca in tzatzi, in tlatetohua, popoloca umpa tianquizco in umpa caltzalan, in umpa calla:

[3] auh in ihcuac ixpantzinco neci in [22r] teyolcuitiani, inic oncan moyolchipahuazque yhuan moyectilizque, yuhquimma quincocopachohua, quinquechmatilohua, yhuan quinnenepililpia quinnontilia in tlacatecolotl, inic ahmo huelmelahuac moyolcuitizque zan inic umpa yazque mictlan yhuan oncan cemihcac polihuizque.

[4] Izcatqui in tlein ipan mochiuh ce cihuapilli in oquipinahuizcauh oquimauhcacauh in zan centetl temictiani tlahtlacolli. Cayuh quitecpancapohua ce tlacatl temachtiani Sancto Domingo teupixqui in motenehua Discipulo, yhuan occe tlacatl sanct Francisco teupixqui in itoca fray Bernardino de Bustis. Omemin teupixqui mononotzazque in nohuiyan mohuicazque in quitemachtizque ihuan quiteilhuizque quitecaquitizque in temactilizteutlahtolli.

[5] In ce tlacatl teyolcuitiani catca icatzinco in Sancto Padre tohueyteopixcatzin Papa, in quimohuelitili ca in nohuiyan teyolcuitiz, yhuan teteochihuaz itechpa in zazo quemani tlahtlacolli inic ixpan neyolcuitiloz neyolmelahualoz. Auh in occe tlacatl huel yecyollochipahuac yhuan ahquentechihuani. Auh y ye temachtitihui y ye quitecaquititihui in ihiyotzin itlahtohzin Dios.

[6] Ce [teopan] ipan calaquico in huey cihuapilli mocuiltonohuani [22v] motlacamati, in huecauhtica ahmo yc omoyolcuiti in centetl temictiani tlahtlacolli, inic ytech oacic itech otlahtlaco in oc ichpuchtli ce tlacatl yhuayolqui.

[7] In oquimonittac in teopixque cenca yc omoyollauh in cihuapilli, yhuan cenca yc pahpac, oahahuix, oquimoyollapanilli oquimoyollotili oquimihtectili in DIOS im mamelahuac moyolcuiti, immamoyolmelahua ixpantzinco in teyolcuitiani,

[8] ihtic oquihto.

No tle onax, tlein onicchiuh, zan nitlamattiuh, ma ninoyolcuiti, ma ninoyolmelahua ixpantzinco in ce Padre in nican moquixtia, ma nen niquimimacaz, ma nen ninomauhti, ca ahmo nechiximati, ahmono niquimiximati, ca nel zan huitze, zan nenenque zan quiztiquiza.

[9] Niman ye moyolcuitia ceme imixpan in Padreme in teyolcuitiani. Inoc moyolcuitia cihuapilli in occe teopixqui in zan telpochtli in huel yollochipahuac, hueca omotlanquaquetz cenca quimotlatlauhtiliaya in DIOS: auh in ipalnemohuani oquimottitili oquimonextilili in quemani in ineyolcuitiliz in cihuapilli.

[10] Ca in ihquac in cihuapilli quitenquixtiaya in cecentetl temictiani tlahtlacolli, in icamac quizaya cecentetl tequani temamauhti yuhquin in tamazoltin cenca tliltic cenca catzahuac, niman umpa [23r] hualquizaya in teupan Yglesia hualchocholotihuiya in quiyahuac.

[11] Auh in ye quitenquixtitiuh in huey tlahtlacolli in ayayc yc omoyolcuiti cenca temamauhti mazacohuatl oquihualquixti in itzontecon, in huel hualnecia in huahnixtiaya, yuhquim ma ycamac hualquizaznequi. Auh in ihcuac oquimoteochihuili in Padre, niman yenoceppa ocalac, omocuep in iihtic cihuatl: yehica oquixpacho in temictiani tlahtlacolli, oquipinahuizcauh, oquimauhcacauh, in ahmo huel omotlahpalo inic moyolcuitiz, zan oquitlapopolti in Diablo tlacatecolotl.

[12] Yc in ixquichtin hualquizca in tamazoltin yenoceppa muchitin omocuepque oilotque, yhuan quihuicaticalacque incenca temamauhti mazacohuatl, in yuh achtopa umpa yihtic catca.

[13] Auh in oyaque in otlatlalcahuique in ayamo huel quitoca in teopixque, in telpuchtli oquipolihui (2) oquicaquiti in teyolcuitiani in izquitlamantli oquittac in ihquac omoyolcuiti in oicentzontlahueliltic cihuapilli.

[14] Auh in Padre in teyolcuitiani yccenca omomauhti omizahui, oquihto.

Ac azomo nelli in omoyolcuiti, azo zan tlapictli, azo cequi tlahtlacolli oquitlati.

[15] Niman yc ohualmocuepque ohualilotque in teopixque in ihuicpa cihuapilli, [23v] inic in teyolcuitiani quipohuiliz in cihuapilli in tlein oquittac in tlein oquizahui intehuical, yhuan inic quitlatlauhtiz quinepechtequiliz im ma melahuac moyolcuiti, im macatle quipinahuizcahua im macatle quixpacho in itlahtlacollapilchihuatl: im ma nel quenami in cenca temamauhti.

[16] Auh in ihquac oncan oquizaco, quitlatlanque in quen moyetztica in cihuapilli: quimilhuique in ichan tlaca in quenin omomiquili in cihuapilli yye eilhuitl, ca zan nima ihquac in omoyolcuiti.

[17] In oyuhquicacque in teopixque cenca yc omotequipachoque omoyolitlacoque, yhuan cenca otlaocoxque: niman ye nezahualiztica, tlahcatlaqualizcahualiztica ipan mixquetza, yhuan ipan tlahtohua, ipampa tlatlatlauhtia in cihuapilli, imma quimocnoittili in DIOS, im ma quimopalehuili in ianima, yhuan ma quimmonextilili in campa oquimotlaxili in ipalnemohuani.

[18] Oquimonequiltzino in DIOS in quimmohuelcaquili in intlatlatlauhtiliz inic muchi tlacatl oncan mozcaliz oncan mihmatiz, auh yyeyuh eilhuitica tlatlatlauhtia in teopixque, oquimmottiti oquinhualmonextili in cihuatlahueliloc, ipan yetinemi huey [24r] mazacohuatl in tzitzimitl coleletli in cenca temamauhti teyhizahui, yhuan tehuihuiyotztequacecepouh, in cenca quitlayhiyohuiltiaya quiciammictiaya.

[19] In nohuiyan itzontecontitech, miequintin tlecuetzpaltin, ahnozo tlecocozatin, tlepepezotin, yhuan tleepame incenca iztlacyo que tenqualacyoque, yhuan alahuacayoque temictiani, quitotopotzaya, yhuan quiquaquaya quitlatlantequia.

[20] Noyhuan in onteixti ixtelolo ipan cacatca onteme temamauhtique tletamazoltin tletapayaxtin in quiquaya in quixpachichinaya, yhuan quimomotzoloticatca inixtelolo.

[21] Auh in onteixti inacaz huel yc tetentimania, yc cacacatzcatimania y tepuzmitl nanalquiztimania.

[22] In icamac hualquizaya in cenca temamauhti tlecuezallotl cenca ihyac in cenca tetzonhuitec, yuhquim ma xoquiyac tlequiquiztlalli ycamac huahnolonia in cenca palancaihyac.

[23] [24v] Omentin temamauhtique tequan cocohua tecuhtlacozauhque, iquech quinahuatectoya yc quechilpitihuitze: yhuan in ichichihual quitlanquequechiaya yhuan quintlanpipitzohuaya inic quichichiya, yhuan yuhquin quichi[chi]hualcocotonaya, yuhquin quichichihuahzatzayanaya.

[24] Noyhuan omentin cenca temamauhtique tletequanime cacolpantzatzayana, yuhquin quitzotzomonia.

[25] In iomexti yma quiquequetzontihuitze quicampoxotihuitze, quiquaquatihuitze, quitlatlanquechitihuitze in onteme tlechichime in tleizcuintin in cenca tetoneuhque techichinatzque.

[26] INIC MATLACTLAMANTLI OCE. Cap. oncan motenehua in tlein quinezcayotia in izquitlamantli tetlaihiyohuihiliztli, yc tlaihiyohuiltilotihuitz in tlahtlacohuani cihuatl.

[27] Auh niman yc cenca mizahuique motetzahuique in Padreme yuhquim mictihuetzque: tel oquimochicahuili in DIOS inic quittazque in tetzahuitl in neixticuilli inic itechpa [25r] temachiloz yhuan tenonotzaloz, inic ahmo cempolihuizque DIOS itlachihualhuan,

[28] niman ic oquilhui oquitlatlani in teyolcuitiani. Itencopatzinco in Dios ma xitechilhui ma xitechyolpachihuiti ac tehuatl, yhuan tleyn tayco, tlein ticnequi.

[29] In cihuatlahueliloc oquilnilhui inic oquinnanquili Itlazotzitzihuan dios ixquich ihuelitzin, macamo ximomauhtican, yehica huelnelli ca nehuapol in onotlahuelihic nicihuapilli nicatca, ca nehuapol y yeohuiptla mixpantzinco zan nen zan tlapic oninoyolcuiti, ahmo camacicayotica, yehica muchipa nictlatiaya in notlahtlacol, in iquac ninolcuitiaya:

[30] No tehuatzin onimitznotlatilili in cenca huey notlahtlacol, ca nohuanyolqui onotechacic, onocamahuilti: auh yehica zan onicpinahuizcauh zan onicmauhcacauh in ahmo niquihtopolo, in ihquac yeohuiptla nican otimoquixti, in nopan omitzmaxitilico in Dios inic ma'qzaz'qa [sic] nanima:

yc ipampa y ye nitlaihiyohuia, im mictlan, auh ayc tlamiz ayc tzonquizaz in notlaihiyohuiz, in notenehuiz, in nochichinaquiz.

[31] Auh in Padre zan itencopatzinco in Dios oquitlateutoca[te]nehuili in cihuatl in quilhuiz [25v] in quimelahuiliz in quicaquitiz ihuan quinonquapohuiliz in tlein quinezcayotia inizquitlamantli: tetlaihiyohuiltiliztli, yhuan tonehuiztli chichinaquiztli yc tolinili tlaihiyohuiltilo.

[32] Otlananquili in oicentzontlahueliltic cihuatl oquito.

In tlecuecuetzpaltin in huel aixnamiquiliztin quitonehua quichichinatza, yhuan quitlaihiyohuiltia in notzontecon ypampa yn ahmo ixyeycauhqui yhuan zan ilihuiz inechichiuh inecencahualiz, yhuan inequalnextiliz inemahuiznextiliz notzontecon, in huel mahuiztic inic ninotzonilpiaya nonoyecaxtlahuaya inic nechpaccaittazque in occequintin.

[33] In tletamazoltin cenca quitlaihiyohuiltia cenca quitonehua quichichinatza in nixtelolo, ypampa in ahmo huel onicpix in ahmo huel ninihmatcatlachix in zan huel onicmahuizma: onicqualittac, onicyequittac in zan ilihuiz tlalticpacayotl: ihuan in quenmanian niteixelehuiaya ninoteycohiaya, zace ahmo yc nicnoyectenehuili in Dios in izquitlamantin in itlachichihualhuan in onechmottitili, yhuan onechmomahuizoltili.

[34] In tletepozmitl in nonacazco aactoc, nanalquiztoc, yc nitlatzacuiltilo yn nitlaihiyohuiltilo [26r] in onicpaccacac ahuillatlahtolli in camanaltlahtolli, in tlellahtolli ihuan in techicoihtoliztli, tetepotzihtoliztli, tetentlapiquiliztli, tepan aahuiyaliztli, yhuan ahmo niquintlacahualti inixpan techicoihtohuaya teteputzihtohuaya.

[35] C'an noyuhqui in tlequiquiztlaltica tlexoquiyayaliztica tlatzacuiltilo, yhuan cenca tlaihiyohuitilo tonehualo, chichinatzalo in nocamac, ipampa in zantlapic tlateutocatenehualiztli, in zan tlapic Cruz iquetzaloca, yhuan ychicoihtolocatzin yteputzihtolocatzin Dios, yhuan ipampa in tepihauhti tlahtolli in tetlahtacolixcomaquiliztli, yhuan teahuilquixtiliztli tcmahuizpololiztli, yhuan ipampa in zan ilihuiz huehuetzquiztli tecamanalhuiliztli, yhuan zan ne[n]quizqui pahpaquilizcuicatl, ahuilcuicatl: no impampa in tetlayehi tlahui[li]locatennamiquiliztli, yhuan ipampa in ixquich in zan ilihuiz tlahtolli, yhuan tliltic catzahuac, yequene ahmo melahuac nenonotzaliztlahtolli, in ahmo nicnocahuahi, yhuan ahmo oquicahualiztlama in nocamac.

[36] In tlihique in tecuhtlacozauhque tecocohua ma quiyahualoque inquilpitoque noquech [26v] in cenca nechcocopachohua in cenca nechpatzmictia: yhuan nechichihualquaqua, nechichihualquequetzoma, yhuan nechichihualcocotona, nechichihualchichina, yehuatl ic nitlatzacuitilo, yc cenca nitlaihiyohuihilo, ipampa ca cenca onicnec, cenca oiticnotequiti in ahmo pinahuizco, ahmo nemamatcay, ahmo qualli ahmo yectli notlamatoquiliz, yhuan notenahuatequiliz: noyhuan cenca niteyelpaquia iniquac nechichihualanaya nechichihualtzitzquiaya in notlahuililocaycnihuan, in notlahtlacolecapohuan.

[37] In tletequanime in nechquaqua, yuhquinma quitzatzayana quitzotzomonia nacol, ca yc nitlatzacuiltilo yc nidaihiyohuiltilo ipampa in ahmo niquintlaocoli im motolinia in icnotlaca, in ahonehua in ahommaci.

[38] In tlechichime in quitlantotopotza y[n] omexti noma, yc nitlatzacuiltilo yc cenca nitlaihiyohuihilo ipampa in ayac onimazouh ayc oniquitlaqualti ayc oniquimatliti, zan ya oniquiquixti oniquimix oniquitopeuh yc oniquintelchiuh in inetolinicahuan, in inecnomatzahuan totecuiyo Jesu Christo: noyhuan ipampa ca tlahtlacollaelehuiti[ca] pahpaquiliztica oniccencauh onicqualnexti [27r] teocuitlamatzatzaztica yhuan tlazochalchiuhtica.

[39] Inin cenca huey tequani alahuacayo iztlacyo, tequalacyo mazacohuatl, in tzitzimitl coleletli, in yyacahuitzticayo, in itzoyolticayo, in ipan nomotlaliz in ipan niyetiuh in nechmamatiuh, ahehualiztli ahixnamiquiliztli inic quitlatia yhuan quichichinohua quitlecomonia in ixquich nihticca, yhuan noneneuh, nonacayo, yhuan notlanitz, yhuan nometzquauhyo, yhuan noqueztepol: ipampa in tetlanentequiliztli (3) in temacohhuiliztli, (4) yhuan nemecatiliztli teyelpaquilizti ahuilnemilizotl: auh muchipa nechtlaihiyohuihiz cemihcac nechichinatzaz, ayc tlamiz ayc tzonquizaz in notlaihiyohuiliz in nonetoliniliz in notoneuhcapololiz, ipampa ca onicnoteopohuili in Dios, auh in ahmo ma melahuac yc ni[no]yolcuiti

[40] Auh in omocauh cihuatl, in aocmo nahuati in zan mauhcatzatzitica, mauhcatecoyouhtica, nocuel ceppa oquitlatlani inteuolcuitiani, cuix huel ticmati incatlehuatl tlahtlacolli in occenca tlapanahuiya in chihualo, inic umpa huilohua Mictlan?

[41] Otlananquili in cihuatl quihto. [27 v]

In cenca miequintin oquichtin in nepapan tlahtlacolli yc milacatzohua yc motzonhuazhuia, yc ipampa centelchihualo cemixnahuatilo, yhuan umpa Mictlan tlazalo. Auh y[n] yehuantin cihua zan nauhtlamantli in occenca yc tlahtlacohua yc tlapilchihua inpampa tlatzontequili[lo], yhuan Mictlan tlazalo.

[42] Inic centlamantli y yehuatl in imilihuiztlahtol in intechicoihtoliz, inteahu[i]aliz, intemahuizpololiz, intetentlapiquiliz.

Inic ontlamantli, yehuatl in ahmo ixyeyecauhqui in innechichihualiz, in innecencahualiz, in innequalnextiliz yhuan innechipahualiz.

Inic etlamantli yehuatl in tlahpohualiztli, tlaolchayahualiztli, ahnozo tetlachihuiliztli tetlahuynonochiztli.

Inic nauhtlamantli yehuatl zantlapic tlaixpanaliztica neyolcuitiliztli neyolmelahualiztli, in zan ipampa huey pinahuaztli quipinahuizcahua, yhuan quimauhcacahua in intlahtlacol.

[43] Yequene oquilhuiinteyocuitiani, ma xitechilhui cuix huel tipalehuiloz tlatlatlautiliztlica, yhuan tlahuenchihualiztica tlahuemmanaliztica?

[44] Cenca temamauhti teyzahui yc otlananquili otzatzic, oquito. Onocentzontlahuelihic ca niman ahmo huelitiz im palehuilozque in mictlan [28r] tlaihiyohuitoque, ca aocmo tepalehuilizpan aocmo teycnelilizpan.

[45] Auh niman yciuhca in tequanmazacohuatl umpa quihuicac yhuan umpa quicalaquito im Mictlan yc ompoliuhtihuetz.

[46] In tichristiano y yehuecauh ticpinahuizcauhtiuh in notlahtlacol in ahmo melahuac yc timoyolcuitiznequi, ma xiquilnamiqui ma ipan ximoyolnonotza, in quezquipan omitzmoyollotili in Dios inic melahuac timoyolcuitiz, ca nel ayac quimotelchihuilia, yhuan ayac in macamo quimihtectilia inic monemiliz cuepaz, inic monemiliz quahiliz inic ahmo cemicac polihuiz, auh zan ahmo ticez, zan ahmo titlacaquiznec.

[47] Cenca tle ticmati ma nen mopan mochiuh, in yuh ipan muchiuh inin tetlaocoltilahelcihuatl.

[48] Cuix ticmati azo mopan yohuaz, azo timoztlatiz, azo tihuiptlatiz, ahnozo niman axcan timomiquiliz timopolihuitiz: cuix huel timotzinquixtiz, cuix huel timomacahiz timochimalcaaltiz in ixpantzinco Dios, in macamo titlalhuiloc, in macamo tinechmachtiloc, in ahnozo ahmo tilhuiloc ticaquitiloc immoneohuitililiz ira monohuicanaquiliz in ipan tinemi in ipan tohuiti?

[49] Auh inic huel timoyolmelahuaz, ticmocahualtiz in ixquich [28v] nemauhtiliztli, macamo timopinahuizpoloz, macamo timotlapololtiz: zan xiquilnamiqui ca y tehuatzin Padre in teyolcuitiani, huel nelli mottatzin, cenca mitzmotlazotilia, cenca mitzmotlaocoliliznequi, mitzmopalehuiliznequi, inic chipahuaz inic momaquixtiz immanima, ca niman ahtle yc mitztoltiniz, zan itencopatzinco in Dios mitzmopohpolhuililiz in ixquich motlahtlacol, intla huel melahuac ticpohuiliz.

(1) Ioan Baptista, Confessionario en lengua mexicana...., Mexico en Santiago Tlatilulco, Casa de Melchior Ocharte, 1599, f.21v-28v (el titulo le fue dado por el autor en su tabla de materias). La transcripcion y la traduccion son mias, asi como la numeracion y division del texto, cuyo fin, como en el caso anterior, es facilitar el cotejo con la version en espanol.

(2) Leer oquilhui.

(3) Lease tetlanenequiliztli.

(4) Leer temacochhuiliztli.

ANEXO 1

EJEMPLO 122

MUJER QUE HACE CONFESION IMPERFECTA Y QUE DE SUBITO MUERE, ES VISTA, DESPUES DE MUERTA, MONTADA SOBRE UN DRAGON DE HORRIBLE ASPECTO.

[1] Se lee en la Scala Coeli: Dos predicadores iban por el camino; uno era penitenciario de nuestro Senor el Papa, hombre santo, y el otro era muy inocente y piadoso.

[2] En virtud de que iban por el camino llegaron a un castillo en el que estaba una mujer que cometio adulterio con alguno que era de su parentela y por la enormidad de su pecado y de la verguenza humana 11 anos ha que tuvo confesion, cuando ella vio a estos frailes extranjeros celebrando en la iglesia, dijo dentro de si: "Estos no te conocen, ni jamas regresaran a estos lugares, luego diles a estos tus pecados".

[3] Celebrada la misa, al Penitenciario alcanzo, mientras su companero se quedaba del lado opuesto [y] sus pecados confesaba [la mujer], a cada expresion de un pecado un sapo salia de su boca y saltando salia de la iglesia.

[4] Habiendo confesado todos sus pecados, como venia el mayor, por su verguenza no lo confeso y mientras la absolvia el Penitenciario y presto se disponia a partir, el companero del Penitenciario vio, como todos los sapos, junto con uno grande y de enorme forma, entraban en la boca y el vientre de la mujer.

[5] La mujer salio, no confeso el pecado, se retiraron los frailes. Por el camino se encontraron en un lugar, el companero del Penitenciario le revelo la vision, de como vio que la mujer se confeso.

Aterrado y triste dijo: ciertamente escondio algo en la confesion. Regresaron para convertirla y la encontraron asfixiada y muerta.

[6] Se entristecieron de modo admirable, con fuerza y plegarias comenzaron a implorar la clemencia divina para que fueran dignos de obtener el significado de la vision recibida.

[7] Al tercer dia aparecio la mujer montada sobre un dragon y dos crueles serpientes le apretaban el cuello y le chupaban sus senos, dos sapos terribles estaban sobre sus ojos, de su boca fuego sulfuroso espiraba, dos perros devoraban cruelmente sus manos y dos flechas de fuego atravesaban por sus orejas, en su cabeza estaban lagartijas.

[8] Cuando esto vieron los frailes, aterrados se derrumbaron. Ella les dijo: "No teman amigos de Dios, pues yo soy la mujer maldita que el otro dia ante usted me confese y por haber escondido en confesion aquel pecado soy condenada a estas penas perpetuas."

[9] Dijo el Penitenciario: "Te conjuro por Dios el vivo y verdadero Cristo a que me informes de dos dudas. La primera: "?Que significa cada una de tus diversas penas?"

[10] Ella dijo: "Las lagartijas en mi cabeza son en castigo por los adornos de la cabeza; los sapos de los ojos en castigo por las miradas corruptas; las flechas de fuego en castigo por las difamaciones, canciones y palabras inmundas; las serpientes que chupan mis senos en castigo por haber aceptado inmundos tocamientos; la crueldad de los perros en castigo por los tactos inmundos [y] por los nmchos bienes [que tuve] de los cuales [debi] sustentar a los pobres de Cristo, amados mios; monto sobre un dragon que inexpresables dolores [me] hace padecer y quema todas mis tibias y todas mis visceras en castigo por mis inmundas operaciones."

[11] Dijo el Penitenciario: "Te ruego resuelvas mi segunda duda, a saber, ?cuales son los pecados por los que las personas se condenan mas?"

[12] Dijo la mujer: "Los hombres por toda causa de pecados descienden al Infierno, pero las mujeres por cuatro generos de pecados: por el pecado de la lujuria, (1) por el pecado de los adornos y las pinturas, por el pecado de los sortilegios y por verguenza para confesarse."

[13] Luego le preguntaron si podian ayudarla, [pero] el dragon, que de modo admirable la hacia padecer, la levanto y la llevo al Infierno.

(1) En la version del siglo XIV en vez del pecado de la lujuria se menciona el pecado de la "lengua" (Jean Gobi, La Scala Coeli ..., Exemplum No. 249, p. 269-270).

ANEXO 2

"EJEMPLO TERRIBLE DE UNA MUJER PRINCIPAL QUE SE CONDENO POR NO HABER CONFESADO UN PECADO DE INCESTO, LA QUAL ES ATORMENTADA EN TODAS LAS PARTES DE SU CUERPO." (1)

[1] [21v] Capitulo Decimo. Donde se expresa otro tetzahuitl, que bien espanta a la gente, que bien hace tiritar a la gente, acerca de una mujer principal [que] solo dejo por verguenza, [que] solo dejo por miedo [dentro de si], una sola "transgresion asesina". (2)

[2] Hay muchas mujerzotas, que hablan fuerte, (3) que gritan, que replican [y] cuchichean alla en el mercado, alla entre las casas, alla donde abundan las casas.

[3] Y cuando aparecen ante el [22r] confesor, para que alli limpien su corazon y se restablezcan, de esta manera les prensa el gaznate, les aprieta la garganta, les ata la lengua y las enmudece el tlacatecolotl, (4) para que no se confiesen verdaderamente; solamente para que alla vayan, al Mictlan, (5) donde por siempre se perderan.

[4] He aqui lo que le sucedio a una mujer principal que dejo por verguenza, que dejo por miedo [dentro de si], solo un "pecado mortal". En verdad asi lo cuentan en orden una persona, maestro [y] sacerdote de Santo Domingo, que se dice Discipulo, y otra persona, sacerdote de San Francisco, cuyo nombre es Bernardino de Bustis. Los dos sacerdotes se consultaran, en todas partes se acompanaran, ensenaran y diran, divulgaran a la gente la palabra divina de ensenanza.

[5] Una persona [la primera] era confesor, por el Santo Padre, nuestro gran sacerdote Papa, podia en todas partes confesar y absolver (6) de cualquier "pecado", por eso, frente a el, se da a conocer el corazon, se endereza el corazon. (7) La otra persona [era] de corazon limpio e inocente. Ya van a ensenar, ya van a divulgar el aliento, la palabra, de Dios.

[6] En un templo vino a entrar la gran mujer principal, rica, [22v] prospera, [la que] durante largo tiempo no confeso un "pecado mortal", pues tuvo parte, peco, cuando todavia era doncella, con un varon, una persona [que era] su pariente.

[7] Vio por alla a los sacerdotes [y] mucho se alegro la mujer principal, mucho se regocijo y estuvo contenta. Dios la indujo, la inspiro, [...] (8) [para que] verdaderamente se confesara, enderezara el corazon, delante del confesor.

[8] [Ella] dijo en su interior:

"?Que hice?, ?que hice? Solo voy embaucando. Que me confiese, que enderece el corazon, delante del Padre, el que aqui cumple con su deber; que en vano les tema, que en vano me asuste. En verdad no me conocen, tampoco yo los conozco; en verdad solo vienen, solo son caminantes, solo pasan con rapidez.

[9] En seguida ya se confesaba frente a uno de los padres, el confesor. Mientras se confesaba la mujer principal el otro sacerdote, [que era] solo un muchacho, [que era] de muy limpio corazon, lejos se hinco [y] mucho oraba a Dios. Y "Aquel por quien se vive" (9) le hizo ver, le mostro de que manera [era] la confesion de la mujer principal.

[10] Cuando la mujer principal declaraba cada uno de sus "pecados mortales", de su boca salian, [por] cada uno, una fiera espantosa, como sapos muy negros, muy sucios; luego de alla, [23r] del templo Iglesia, surgian, venian huyendo hacia afuera.

[11] Y ya iba a declarar la gran transgresion, hasta ahora nunca confesada, [cuando] una muy espantosa mazacohuatl hacia aca saco su cabeza, hacia aca bien aparecia, hacia aca espiaba, como que de su boca queria emerger. Entonces la absolvio el Padre; en seguida, ya otra vez, entro, se volvio dentro de la mujer [la serpiente], porque escondio el "pecado mortal", lo dejo por verguenza, lo dejo por miedo, no se atrevio a confesarse; solo la convencio el Diablo tlacatecolotl.

[12] Por eso todos los sapos que habian salido, otra vez, todos se dieron la vuelta, se regresaron y entraron junto a la muy espantosa mazacohuatl, asi como antes dentro de ella [la mujer] estaban.

[13] Se fueron, se apartaron, [pero] aun no habian atravesado [el pueblo] los sacerdotes, [cuando] el muchacho le dijo, le dio a conocer, al confesor cada una de las cosas que vio cuando se confeso la extremadamente desgraciada (10) mujer principal.

[14] A causa de esto el Padre, el confesor, mucho se espanto, se sorprendio, dijo:

"Alguien falsamente se confeso, acaso [fue] fingido, acaso alguna transgresion escondio."

[15] En seguida, por ello, se dieron la vuelta, regresaron los sacerdotes hacia la mujer principal, [23v] para que el confesor le contara a la cihuapilli lo que vio, lo que sorprendio, a su acompanante, y para suplicarle, rogarle, que verdaderamente se confesara, que nada dejara por verguenza, que nada escondiera, de sus faltas. Sin embargo, lo que [ocurrio] en verdad mucho espanta a la gente.

[16] Cuando alli vinieron a salir, preguntaron como estaba la mujer principal. Les dijeron, las personas de su casa, de que manera murio la cihuapilli hace tres dias, despues de que se confeso.

[17] Asi lo oyeron los sacerdotes [y] por eso mucho se preocuparon, se apenaron y mucho se entristecieron. En seguida, con ayuno, con abstinencia de alimento, por ella se ofrecen, hablan en su favor y ruegan por causa de la mujer principal, [para] que Dios la vea con misericordia, ayude a su alma y les muestre donde la arrojo "Aquel por quien se vive".

[18] Lo consintio Dios, escucho con benevolencia sus suplicas, para que todas las personas [de] alli saquen provecho [y] de alli tomen cordura; durante tres dias rezaron los sacerdotes [y] les hizo ver, les mostro, a la mujer perversa [que] anda estando sobre una gran [24r] mazacohuatl, la tzitzimitl coleletli, la que mucho espanta a la gente, la que sorprende a la gente, la que hace tiritar a la gente y la que hace entumecer, la que mucho la hacia padecer, la mataba de cansancio.

[19] En todas partes de su cabeza muchas lagartijas de fuego o comadrejas de fuego, coaties de fuego y zorrillos de fuego, muy venenosos, babosos, resbaladizos y que matan a la gente, la asaban, la mordian y la cortaban con los dientes.

[20] Tambien en sus dos ojos estaban dos espantosos sapos de fuego, sapillos de fuego, los que la mordian, le chupaban los ojos y le estaban apretando sus ojos.

[21] Y sus dos orejas estaban bien llenas, estaban apretadas, por un punzon (flecha de metal) [que] las estaba penetrando de un lado a otro.

[22] De su boca emergia, la llama de fuego muy apestosa, muy golpeadora de cabeza, asi como el pestilente pedazo de azufre que de su boca salia, el cual era muy fetido. (11)

[23] [24v] Dos espantosas fieras, hirientes serpientes tecuhtlacozauhqui, su cuello estaban abrazando,[asi] vienen atandole el cuello, y sus senos los mordian y los roian con los dientes porque la mamaban, de modo que le pellizcaban los senos, de modo que le desgarraban los senos.

[24] Tambien dos fieras de fuego, muy espantosas, le desgarran los brazos, de esta manera la mutilaban.

[25] Sus dos manos las vienen despedazando, las vienen adentellando, las vienen comiendo, las vienen mordiendo dos perros de fuego, dos canes de fuego, que mucho causan dolor a la gente, que hacen sufrir a la gente.

[26] Capitulo Undecimo. Donde se expresa lo que significa cada padecimiento con el que viene siendo hecha padecer la mujer "pecadora'.

[27] Entonces mucho se asustaron, se aterrorizaron, los Padres, como si de repente murieran; pero Dios los fortalecio para que vieran el tetzahuitl, el ejemplo, para que [a partir] [25r] de el sea ensenado y sea advertido, para que no se pierdan completamente las criaturas de Dios.

[28] En ese momento le dijo, le pregunto, el confesor: Por la voluntad de Dios dinos, danos satisfaccion: ?quien eres tu?, ?que te pasa?, ?que quieres?

[29] La perversa mujer les dijo, asi les respondio: "Amados de toda la bondad de Dios, no vayan a asustarse, puesto que es bien cierto que "la misera de mi" fui una mujer principal per-versa." "Ciertamente "la misera de mi" ante ayer frente a ti solo en vano, solo sin proposito, me confese; no dije la verdad con mi boca, porque siempre escondia mi transgresion cuando me confesaba".

[30] "Tambien tu fuiste al que le escondi el mas grande de mis "pecados", que mi familiar conmigo tuvo parte, conmigo se regocijo; puesto que solo lo deje por verguenza, solo lo deje por miedo, no lo dije, cuando ante ayer, aqui, tu cumpliste con tu deber, Dios te hizo llegar a mi para que [...] (12) mi alma; por esta causa ya padezco en el Mictlan y nunca terminara, nunca acabara, mi pena, mi dolor, mi afliccion".

[31] El Padre solo por voluntad de Dios, le menciono el nombre de dios, a la mujer [para que] le dijera [25v], le declarara, le dieta relacion y le relatara lo que significa cada uno de [los] padecimientos, dolores y sufrimientos con que es afligida y es atormentada.

[32] Respondio la mujer "extremadamente desgraciada", dijo:

"Las lagartijas de fuego, las que son bien insoportables, atormentan, afligen y hacen padecer a mi cabeza; por causa de que no [fue] austero y [fue] con desvario el adorno, el aparejo, el hermoseamiento y el atavio de mi cabeza, que por mi era tan estimado, pues cenia y peinaba con hermosura mi cabeza para que me miraran con alegria los otros."

[33] Los sapos de fuego mucho hacen padecer, mucho atormentan, afligen, a mis ojos; por causa de que no pude recatarlos, no pude mirar con bondad, pues solo pude apreciar, ver bien y mirar recto a las cosas desordenadas del mundo (mundanas) y algunas veces [las] codiciaba, deseaba; de manera que no alabe a Dios [por] todas las criaturas suyas, [con las que el] me beneficio y me honro.

[34] El punzon de fuego en mis orejas esta entrando, esta penetrando; con el soy castigada, soy hecha padecer, [26r] porque de buena gana oi la palabra de regocijo, la palabra burlona, la palabra de fuego y la murmuracion, la difamacion, el falso testimonio, las burlas sobre la gente, y no los reprendi, [sino que] frente a ellos murmuraba y difamaba.

[35] Tambien con el azufre, con el hedor del azufre, es castigada y mucho es hecha padecer, es atormentada, es afligida, mi boca, a causa de que solo en vano [tome] la mencion del nombre de Dios, solo en vano [tome] el alzamiento de la Cruz, (13) y [por causa] de la mala habladuria, la calumnia que alguien hace [en nombre de] Dios, y por causa de la palabra humillante, el reproche de los "pecados" y [la] difamacion, [la] infamia y por causa de la broma, la burla irreflexiva, y [por el] inutil canto de gozo, [el] canto de regocijo; tambien por causa del perverso beso repugnante y por causa de todas las vanas palabras, negras, sucias, y finalmente por consejo torcido, [de los que] no me abstuve y no defendi a mi boca.

[36] Las negras serpientes tecuhtlacozauhqui, que afligen a la gente, rodean y cinen mi cuello, [26 v] ellas mucho me estrujan con dolor, ellas mucho me oprimen y me muerden los senos, me despedazan los senos y me pellizcan los senos, me chupan los senos; con ello soy castigada, con ello mucho soy hecha padecer, por causa de que mucho quise, mucho me di al oficio, no hubo verguenza, no hubo pena (14) ante los no buenos, los no rectos, de mis tocamientos y mis abrazamientos; tambien mucho alegre suciamente a la gente cuando me cogian los senos, me agarraban los senos mis perversos amigos, mis companeros de pecado.

[37] Las fieras de fuego, las que me muerden, de esta manera mutilan, desgarran mis brazos; en verdad con esto soy castigada, soy atormentada, porque no tuve misericordia de los desamparados, los huerfanos, los pobres, los que viven en necesidad.

[38] Los perros de fuego [son] los que asan con los dientes mis dos manos, con ello soy castigada, con ello mucho soy atormentada, porque a nadie extendi la mano, nunca alimente, nunca di de beber, solo saque, [...], (15) empuje, asi desprecie a los afligidos, los humildes, de nuestro senor Jesucristo. Tambien [sufro] a causa de que con codicia perversa, con gozo, adorne, embelleci, [mis manos] [27r] con anillos de oro y con chalchihuites preciosos.

[39] Esta enorme fiera, resbaladiza, ponzonosa, venenosa, serpiente mazacoatl, la tzitzimitl coleletli, en su punta, en su trasero, me asiento, en ella voy estando, ella me va llevando, accion inevitable, accion insoportable; pues quema y abrasa, llena de fuego, todo lo que esta dentro de mi y mi piel, mi carne y mis espinillas, mis muslos y mis huesos de la cadera; por causa del deseo hacia otros, el abrazamiento 16 y el amancebamiento, la sucia alegria, [la] lubricidad. (17) Y siempre me hara padecer, siempre me afligira, nunca terminara, nunca acabara, mi padecimiento, mi miseria, mi afliccion, porque angustie a Dios pues en falso me confese."

[40] Y ceso la mujer, ya no habla fuerte, solo esta gritando de miedo, esta aullando de miedo. Luego, otra vez, pregunto el confesor: "?Por casualidad puedes saber cual es el "pecado" que mas sobrepasa [a los otros], para que uno vaya alla al Mictlan?"

[41] Respondio la mujer, dijo: [27v]

"Muchos hombres por diversas transgresiones se revuelven, caen en la trampa [y] por ello son despreciados, son completamente condenados y arrojados alla al Mictlan. Y las que son mujeres solo por cuatro cosas mucho mas yerran, cometen vicios y a causa de ellos son sentenciadas y arrojadas al Mictlan.

[42] La primera es su palabra irreflexiva, su calumnia, su burla, su difamacion, su falso testimonio.

La segunda es que su adorno, su aparejo, su hermoseamiento, su limpieza, no es mesurada.

La tercera es la prediccion, [la] adivinacion al echar granos de maiz, o bien [los] encantamientos, [la] alcahueteria.

La cuarta es la confesion, el enderezamiento del corazon, que [hacen] sin proposito, con disimulos; solo a causa de la gran verguenza, dejan por verguenza y dejan por miedo [dentro de si] su "pecado."

[43] Finalmente dijo el confesor: "anda dinos si por casualidad seras ayudada con ruegos, con limosnas y con ofrendas." (18)

[44] Muy espantoso, escandaloso [fue] como respondio, grito, dijo: "Soy extremadamente desgraciada, porque no podran ser ayudados, los que en el Mictlan [28r] estan tendidos sufriendo; ya no [hay nada] en [su] favor, ya no [hay nada] en [su] beneficio."

[45] Y luego, apresuradamente, la feroz mazacohuatl, alla la llevo y alla fue a meterla, al Mictlan, para que alla se perdiera con rapidez.

[46] Tu que eres cristiano, [desde] hace tiempo vas dejando por verguenza tu transgresion, puesto que en falso quieres confesarte. Pero recuerdalo, en ello reflexiona, en cuantas veces te inspiro Dios para que te confesaras verdaderamente; en verdad nadie [debe] despreciarlo y nadie [...], (19) para que tu vida cambie, para que tu vida se vuelva buena, para que no, por siempre, se pierda [solo porque] tu no quisiste, no quisiste comprenderlo.

[47] Pon mucha atencion no vaya a sucederte, asi como a ella le sucedio, a esta mujer [que] enoja [y] entristece a la gente.

[48] Acaso sabes si tal vez llegaras a la noche, si tal vez llegaras a manana, si tal vez llegaras a pasado manana o si quiza en este instante moriras, te perderas. (20) Acaso puedes retroceder, acaso puedes [...], (21) escudarte, delante de Dios. [Acaso] no fuiste alumbrado, no fuiste ensenado, quiza no fuiste advertido, no fuiste enterado, [de] tu peligro, tu dificultad, en la que vives, en la que "andas".

[49] Para que bien endereces el corazon, abandones todo [28v] temor; [para] que no seas avergonzado, [para] que no te sientas perdido, solo recuerda que el, el Padre, el confesor, es tu verdadero padre, mucho te ama, mucho quiere hacerte misericordia, quiere ayudarte, para que se limpie, para que se salve, tu alma. Luego, por eso, nada te apenara, solo por voluntad de Dios se te perdonaran todos tus "pecados" si, en verdad, se los cuentas.

(1) En esta version al espanol del exemplum he tratado de conservar, en la medida de lo posible, la estructura del texto nahuatl, llena de expresiones paralelas, por ello puede llegar a considerarse demasiado literal y repetitiva. En el caso de los honorificos no segui esta tendencia y decidi omitir su traduccion para no hacer mas engorrosos algunos pasajes del texto. Aprovecho para agradecer a Michel Launey las observaciones a una de las primeras versiones de esta traduccion.

(2) El vocablo tlatlacolli (dano o transgresion) aludia para los antiguos nahuas a muchos tipos de comportamiento reprobados por la sociedad que implicaban la ruptura del equilibrio interno del infractor y de aquellos que lo rodeaban. En el discurso de evangelizacion fue empleado como "pecado" y por ello acompanada de temictiani (el que mata a alguien) se convirtio en "pecado mortal", es decir, aquellas faltas que, por su gravedad, de acuerdo al catolicismo conducen al Infierno. Sobre la diferencia entre las nociones de pecado y tlatlacolli puede verse Burkhart, op. cit., p. 27-34.

(3) Como el ave chachalaca.

(4) Buho humano". Expresion usada a partir de mediados del siglo XVI para referirse al Demonio cristiano.

(5) "Lugar de muertos".

(6) Teyolcuitia (reconocer el corazon de la gente) y teteochihua (hacer divino a alguien) fueron usados por los evangelizadores como "confesar" y "absolver o dar la bendicion a alguien" respectivamente (Molina, op. cit., 11, f. 100r).

(7) Es decir, confesarse.

(8) Ignoro el significado del verbo mihtectili.

(9) Ipalnemohuani (Aquel, o aquello, por quien se vive). Nombre dado al Dios cristiano.

(10) Centzontlahueliltic (400 veces desgraciada), el numeral centzon intensifica la magnitud del adjetivo.

(11) Para evocar distintos niveles de hediondez los autores recurrieron a cuatro adjetivos: ihyac (apestoso), tetzonhuitec (que golpea la cabeza) que se aplica a los olores muy intensos que provocan dolores de cabeza, xoquiyac (hediondo a pies) y palancaihyac (hediondo a podredumbre).

(12) Desconozco a que palabra corresponde la abreviatura ma'qzaz'qa.

(13) Supongo que se refiere a persignarse.

(14) "No hubo verguenza, no hubo pena", traducciones provisionales de ahmo pinahuizco, ahmo nemamatcay.

(15) Desconozco el significado de oniquimix.

(16) Temacochuiliztli, accion de abrasar a alguien, proviene de macochtli, la parte interna de los brazos.

(17) Ahuilnemilizotl, forma abstracta de ahuilnemiliztli, vida de regocijo, vida de placer, nombre que los religiosos usaron para la lujuria.

(18) Tlahuenchihualiztli (accion de hacer algo por ofrenda), tlahuenmanaliztli (accion de ofrecer algo por ofrenda).

(19) Vease arriba nota 8.

(20) Notable cambio de tono en la predica, pues en estas y algunas de las frases que siguen el sacerdote relator del "ejemplo" se dirige a sus feligreses nahuas empleando formas en reverencial.

(21) Desconozco el sentido de timomacaltiz.

BIBLIOGRAFIA

ALCANTARA ROJAS, Berenice, El Infierno en la evangelizacion de la Nueva Espana, Mexico, 1999. (Tesis de Licenciatura en Historia, UNAM-FFyL).

--, "Fragmentos de una evangelizacion negada. Un "ejemplo" en nahuatl de fray Ioan Baptista y una pintura mural del convento de Atlihuetzia", en Anales del Instituto de Investigaciones Esteticas, Mexico, UNAM-IIE, 1998, n. 73, p. 69-85.

ARAMONI, Ma. Elena, Talokan tata, talokan nana, Mexico, CNCA, 1990.

ARRONIZ, Othon, Teatro de evangelizacion en la Nueva Espana, Mexico, UNAM, 1979.

BAEZ-JORGE, Felix y Arturo Gomez Martinez, Tlacatecolotl y el diablo. (La cosmovision de los nahuas de Chicontepec), Xalapa, SEC-Gobierno del Estado de Veracruz, 1998.

BURKHART, Louise M., The Slippery Earth: Nahua-Christian Moral Dialogue in Sixteenth Century Mexico, Tucson, University of Arizona Press, 1989.

DAKIN, Karen, "Huesos en el nahuatl: etimologias yutoaztecas", Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, UNAM-IIH, 1996, vol.26.

DEHOUVE, Daniele, "Un dialogue de sourds: les Colloquios de Sahagun", en Les rituels du dialogue. Promenades ethnolinguistiques en terres amerindiennes, Nanterre, Societe d'ethnologie, 2000, p. 199-234.

--, Rundigero el borracho y otros exempla medievales en el Mexico virreinal, Mexico, CIESAS/UIA/Miguel Angel Porrua, 2000.

ESTRADA DE GERLERO, Elena Isabel, "La demonologia en la obra grafica de fray Diego Valades", en Iconologia y sociedad en el arte colonial hispanoamericano. XLIV Congreso internacional de americanistas, Mexico, UNAM-IIE, 1987.

--, "El teatro de evangelizacion", en Teatros de Mexico, Mexico, Banamex, 1991.

FLORES ESTRELLA, Josefina Hitsuri, Juan Bautista, franciscano, Mexico, 1998. (Tesis de Licenciatura en Historia, UNAM-FFyL).

GOBI, Jean, La Scala Coeli, edicion (del incunable de Ulm, 1480) de Marie-Anne Polo de Beaulieu, Paris, Centre National de la Recherche Scientifique, 1991.

HORCASITAS, Fernando, El teatro nahuatl, epocas novohispana y moderna, Mexico, UNAM-IIH, 1974.

IOAN BAPTISTA, A Iesu Christo N. S. ofrece este sermonario en lengua mexicana ..., Mexico, En casa de Diego Lopez Davalos y a su costa, 1606.

--, Confessionario en lengua mexicana y castellana. Con muchas advertencias muy necesarias para los confesores, Mexico en Santiago Tlatilulco, Casa de Melchior Ocharte, 1599.

--, Advertencias para los confesores de los naturales, 2 v., Mexico en Santiago Tlatilulco, Casa del Melchior Ocharte, 1600.

--, Huehuetlahtolli. Platicas morales de los indios para adoctrinar a sus hijos, en mexicano, (Mexico en Santiago Tlatilulco, Casa de Pedro de Ocharte, 1600) en: Huehuetlahtolli. Testimonios de la antigua palabra, introd. de Miguel Leon-Portilla, vers. de los textos nahuas de Librado Silva Galeana, Mexico, V Centenario del Encuentro de dos mundos, 1987.

JOHANSSON K., Patrick, "Escatologia y muerte en el mundo nahuatl precolombino", Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, 2000, v. 31, p. 149-184.

KLEIN, Cecelia F., "Wild woman in colonial Mexico: an encounter of european and aztec concepts of the other", en Reframing the Rennaissance, New Haven, Yale University Press, 1995.

--, "The devil and the skirt. An iconographic inquiry into the prehispanic nature of the tzitzimimeh", en Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, 2000, v. 31, p. 17-61.

LE GOFF, Jacques, "Les temps de l'exemplum", en L'imaginaire medieval, Paris, Gallimard, 1985, p. 99-102.

LOPEZ AUSTIN, Alfredo, Tamoanchan y Tlalocan, Mexico, FCE, 1994.

--, Cuerpo humano e ideologia. Las concepciones de los antiguos nahuas, 2v., Mexico, UNAM-IIA, 1990.

--, "Cuarenta clases de magos del mundo nahuatl", Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, UNAM-IIH, 1967, v. 7, p. 87-88.

LUJAN LOPEZ, Leonardo y Vida Mercado, "Dos esculturas de Mictlantecuhtli encontradas en el recinto sagrado de Mexico-Tenochtitlan", Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, UNAM-IIH, 1996, v. 26, p. 41-80.

MAIORIS, Ioannis, Magnum speculum exemplorum, et plvsquam centum, auctoribus, pietate, doctrina et antiquitate venerandis, varijsque historijs, tractatibus et libellis excerptum, ab anonimo quodam, quicirciter annum Domini 1480 vixisse deprechenditur, Duaci, Ex officina Baltazaris Balleri Typographi iurati, sub circino auneo, 1633.

MALAXECHEVERRIA, Ignacio, Bestiario Medieval, Madrid, Siruela, 2000.

MINOIS, Georges, Historia de los Infiernos, Barcelona, Paidos, 1994.

MOLINA, Fray Alonso de, Vocabulario en lengua castellana y mexicana y mexicana y castellana, edicion facsimilar de la de 1571, Mexico, Porrua, 1992.

MOTOLINIA, Fray Toribio de Benavente, Historia de los indios de Nueva Espana, 5a. ed., Mexico, Porrua, 1990.

OLMOS, Fray Andres de, Tratado sobre los siete pecados mortales, 1551-1552. Los siete sermones principales sobre los siete pecados mortales y las circunstancias y fin de cada uno por modo de platicas, ed. de Georges Baudot, Mexico, UNAM-IIH, 1996.

--, Auto del Jucio Final, presentacion de Margarita Mendoza Lopez y traduccion de Fernando Horcasitas, Mexico, INBA, 1983.

PALAFOX, Eloisa, Las eticas del exemplum. Los castigos del rey don Sancho IV. El conde Lucanor y el Libro del buen amor, Mexico, UNAM-Instituto de Investigaciones Filologicas, 1998.

PALMER, Barbara D., "The inhabitants of Hell: devils", en Clifford Davison (editor), The iconography of hell, Michigan University: Medieval Institute, 1992, p. 21-40.

PAREDES, Ignacio de, Promptuario manual mexicano [...] contiene quarenta y seis platicas con sus exemplos, y morales exhortaciones, y seis sermones morales, acomodados a los seis domingos de la Cuaresma ..., Mexico, Imprenta de la Biblioteca Mexicana, 1759.

PURY-TOUMI, Sybille de, De palabras y maravillas. Ensayo sobre la lengua y la cultura de los nahuas (Sierra Norte de Puebla), Mexico, CNCA/CEMCA, 1997.

RICARD, Robert, La conquista espiritual de Mexico, Mexico, FCE, 1986.

RUSSELL, Jefrey Burton, El principe de las tinieblas. El poder del bien y del mal en la historia, Santiago de Chile, Ed. Andres Bello, 1994.

SAHAGUN, Fray Bernardino de, Florentine Codex. The General History of the Things of New Spain, edicion y traduccion de Charles Dibble y Arthur J. O. Anderson, Santa Fe, New Mexico, The School of American Research and the University of Utah, 1950.

--, Historia General de las Cosas de la Nueva Espana, edicion de Josefina Garcia Quintana y Alfredo Lopez Austin, Mexico, CNCA, 2000.

SANDSTROM, Alan R., Corn is our blood: culture and ethnic identity in a contemporary Aztec indian village, [Norman], University of Oklahoma, 1991.

TAUBE, Karl, "La vasija de pulque de Bilimek. Saber astral, calendarios y cosmologia del posclasico tardio en el Mexico central", en De hombres v dioses, Mexico, El Colegio de Michoacan/El Colegio Mexiquense, 1997, p. 128-148.

VALADES, Fray Diego, Retorica Christiana, introd, de Esteban T. Palomera, Mexico, UNAM/FCE, 1989.

VORAGINE, Santiago de, La leyenda dotada, Madrid, Alianza Editorial, 1982, II t.

(1) Los textos catequeticos en lengua nahuatl, por ejemplo, evidencian que este traslado implico interesantes innovaciones en la forma y el contenido del mensaje cristiano que seria difundido al resto de la poblacion nativa; ya que tanto las palabras indigenas cambiaron su sentido, al ser usadas para dar cuenta de nuevos asuntos en los contextos ineditos creados por la introduccion de generos discursivos europeos, como las ideas cristianas se transformaron, al ser vertidas en terminos y formas nahuas y verse enriquecidas por otros significados y connotaciones. Acerca de este proceso de traduccion, conocido como nahuatlizacion del cristianismo, y los cambios que este produjo en el tipo de doctrina que llego a los nahuas puede verse el estudio de Louise M. Burkhart, The Slippery Earth: Nahua-Christian Moral Dialogue in Sixteenth Century Mexico, Tucson, University of Arizona Press, 1989.

(2) Vease Berenice Alcantara Rojas, El infierno en la evangelizacion de la Nueva Espana, Mexico, 1999 (Tesis de Licenciatura en Historia, UNAM-FFyL), cap. 3. Debe destacarse que los frailes no siempre expusieron el Infierno con la misma vehemencia. Este era un recurso entre otros a los que podian acudir los predicadores dependiendo de su postura personal frente a los logros de la evangelizacion y de la forma en la que se concibieran las calidades morales e intelectuales de los naturales.

(3) Sobre algunas caracteristicas de los exempla medievales vease: Jacques Le Goff, "Les temps de l'exemplum", en L'imaginaire medieval, Paris, Gallimard, 1985, p. 99-102; Eloisa Palafox, Las eticas del exemplum. Los castigos del rey don Sancho IV. El conde Lucanor y el Libro del buen amor Mexico, UNAM-Instituto de Investigaciones Filologicas, 1998 (en especial la introduccion) y Daniele Dehouve, Rundigero el borracho y otros exempla medievales en el Mexico virreinal, Mexico, CIESAS / UIA / Miguel Angel Porrua, 2000 (tambien la introduccion).

(4) Palafox, op. cit., p. 9-13 y 19-25; Le Goff, op. cit., p. 100 y Dehouve, op. cit., p. 14-24.

(5) Los autos participaban de una tradicion que se remonta al "teatro de los misterios" medieval, eran una continuacion de la liturgia e incorporaban a los naturales en su construccion, pues ellos eran los redactores de los textos, los actores y los realizadores de toda la imagineria de dichas representaciones, vease: Fernando Horcasitas, El teatro nahuatl ..., Mexico, UNAM-IIH, 1974. p.107-115; Othon Arroniz, Teatro de evangelizacion en la Nueva Espana, Mexico, UNAM, 1979. p. 20-21; y Elena Isabel Estrada de Gerlero, "El teatro de evangelizacion", en Teatros de Mexico, Mexico, Banamex, 1991, p. 23.

(6) El Juicio Final versaba sobre la condenacion en el Infierno, luego de la ultima lucha entre Cristo y su Adversario, de una mujer que habia cedido a su lujuria y despreciado el sacramento del Matrimonio. Mujer "india" que es llevada, al final de la trama, a padecer por siempre en un "temazcal de fuego", tle-temazcalli (Fray Andres de Olmos, Auto del Juicio Final, Mexico, INBA, 1983, p.43). Asimismo los hombres que participaron en la procesion de Corpus Christi que recorrio la ciudad de Tlaxcala en 1538 pudieron apreciar como San Francisco invoco a los demonios para que llevaran a su oscura morada a un borracho que salio "cantando muy al propio que los indios cantaban cuando se embeodaban" y a unas hechiceras que "con bebedizos en esta tierra muy facilmente hacen mal parir a las prenadas", quienes habian tenido la imprudencia de interrumpir al santo. "De esta manera fueron representados y reprendidos algunos vicios en este auto. El infierno tenia una puerta falsa por donde salieron los que estaban dentro; y salidos pusieronle fuego, el cual ardio tan espantosamente que parecio que nadie se habia escapado, sino que demonios y condenados todos ardian y daban voces y gritos las animas y los demonios; lo cual ponia mucha grima y espanto aun a los que sabian que nadie se quemaba." (Fray Toribio de Benavente Motolinia, Historia de los indios de la Nueva Espana, Mexico, Porrua, 1990. p. 73-74).

(7) Fray Antonio de Roa solia caminar sobre carbones encendidos y arrojarse agua y resina hirviendo, mientras que fray Luis "Caldera" aventaba al fuego a diversos animales (vease Robert Ricard, La conquista espiritual de Mexico, Mexico, FCE, 1986, p. 104).

(8) Vease el prologo de fray loan Baptista a su [...] Sermonario en lengua mexicana, Mexico, En casa de Diego Lopez Davalos y a su costa, 1606.

(9) Confesionario en lengua mexicana y castellana. Con muchas advertencias muy necesarias para los confesores, Mexico en Santiago Tlatilulco, Casa de Melchior Ocharte, 1599 y Advertencias para los confesores de los naturales, 2 v., Mexico en Santiago Tlatilulco, Casa del Melchior Ocharte, 1600.

(10) Josefina Hitsuri Flores Estrella revisa algunas de las caracteristicas de la obra de este fraile en Juan Bautista, franciscano, Mexico, 1998 (Tesis de Licenciatura en Historia, UNAM-FFyL.).

(11) Alcantara, op. cit., cap. 6.1.

(12) Cabe mencionar que el auge mismo de los exempla, como parte de la predicacion de los mendicantes, se hallo ligado al desarrollo de la confesion auricular, luego del Concilio de Letran de 1215, pues esta exigia que los hombres y las mujeres aprendieran a educar su memoria, para encontrar en sus recuerdos todos aquellos actos, omisiones y deseos que pudieran ser pecaminosos a la luz del catolicismo (Le Goff, op. cit., p. 101).

(13) En uno de los "ejemplos" Ioan Baptista considero adecuado calificar al sacerdote Cesareo [de Heisterbach], la autoridad de quien provenia el relato, como "huehuetlahtolih-cuilohuani" (escritor de palabra antigua). Ioan Baptista, Confessionario ..., f. 9v.

(14) Vease fray Ioan Baptista, Huehuetlahtolli. Platicas morales de los indios para adoctrinar a sus hijos, en mexicano (Mexico en Santiago Tlatilulco, Casa de Pedro de Ocharte, 1600) en: Huehuetlahtolli. Testimonios de la antigua palabra ..., Mexico, V Centenario del Encuentro de dos mundos, 1987.

(15) Vease Burkhart, op. cit., p. 26-29.

(16) Sobre las diferencias entre la polemica persuasiva europea, en la que un maestro, desde su posicion de poseedor de la verdad, hacia uso de distintos ejemplos para convencer a sus discipulos y los "discursos ceremoniales" por medio de los cuales los nahuas, gracias a un intercambio de palabras dejadas por los antiguos, evocaban posibles desordenes y los conjuraban para reinstaurar el equilibrio del inundo puede verse Daniele Dehouve, "Un dialogue de sourds: les Colloquios de Sahagun", en Les rituels du dialogue ..., Nanterre, Societe d'ethnologie, 2000, p. 199-234. (Existe una version al espanol en Estudios de Cultura Nahuatl, 33).

(17) Di a conocer una primera traduccion y comentario de este "ejemplo" en Alcantara, El infierno ..., cap. 6.3 y Apendice.

(18) Jean Gobi, La Scala Coeli, edicion (del incunable de Ulm, 1480) de Marie-Anne Polo de Beaulieu, Paris, Centre National de la Recherche Scientifique, 1991. Exemplum No. 249 (p. 269-270).

(19) Ioannis Maioris, Magnum speculum exemplorum, et plusquam centum, auctoribus, pietate, doctrina et antiquitate venerandis, varijsque historijs, tractatibus et libellis excerptum, ab anonimo quodam, quicirciter annum Domini 1480 vixisse deprechenditur, Duaci, Ex officina Baltazaris Balleri Typographi iurati, sub circino auneo, 1633. Exemplum CXXII, p. 177-178.

(20) Ignacio de Paredes, Promptuario manual mexicano [...] contiene quarenta y seis platicas con sus exemplos, y marales exhortaciones, y seis sermones morales, acomodados a los seis domingos de la Cuaresma ..., Mexico, Imprenta de la Biblioteca Mexicana, 1759. Platica 27, f. 215r -217r.

(21) Dehouve, Rundigero ..., p. 36, 120 y 122.

(22) Burkhart, op. cit., p. 71-72.

(23) Cihuapopol, literalmente "mujerzotas".

(24) El jesuita Maior, autor de la compilacion de exempla del siglo XVII ya mencionada, declara que este exemplum se lee asi en la Scala Coeli de Jean Gobi, este a su vez afirmo haberlo oido de un "predicador digno de fe". Por su parte el Padre Paredes, como Ioan Baptista, vuelve a atribuirlo a Bernardino de Bustos; franciscano italiano que a fines del siglo xv fue reconocido por la severidad de los sermones con los que movia a los fieles a la Penitencia y que fue, seguramente, uno de los principales promotores de este "ejemplo".

(25) Ioan Baptista, Confessionario ..., f. 27v.

(26) Fray Ioan Baptista aconsejo a los predicadores que les repartieran estampas, en las que se presentaban de forma mas viva las imagenes descritas, mientras les leian a los nahuas estos "ejemplos". Estas "estampas" no aparecen en el Confessionario, quiza lo mas cercano que se conserve sea una pintura mural inspirada en otro de los "ejemplos" traducidos por Ioan Baptista y varios letrados nahuas, vease Berenice Alcantara Rojas, "Fragmentos de una evangelizacion negada. Un "ejemplo" en nahuatl de fray Ioan Baptista y una pintura mural del convento de Atlihuetzia", Anales del Instituto de Investigaciones Esteticas, Mexico, UNAM-IIE, 1998, No. 73, p. 69-85.

(27) Ioan Baptista, Confessionario ..., f. 28r.

(28) Alfredo Lopez Austin, "Cuarenta clases de magos del mundo nahuatl", Estudios de Cultura Nahuatl, v. 7, Mexico, UNAM-IIH, 1967, p. 87-88.

(29) Una discusion mas exahustiva sobre las caracteristicas del Tlacatecolotl en los textos de evangelizacion y en las fuentes historicas compuestas por frailes en el siglo XVI puede encontrarse en Alcantara (El infierno ..., cap. 6.3), donde se recuperan las aportaciones de Burkhart (op. cit., p. 43-44) y de Felix Baez-Jorge y Arturo Gomez Martinez (Tlacatecolotl y el diablo. La cosmovision de los nahuas de Chicontepec, Xalapa, SEC-Gobierno del Estado de Veracruz, 1998, passim), entre otros autores.

(30) Vease Ignacio Malaxecheverria, Bestiario Medieval, Madrid, Siruela, 2000, cap. v. 15; Santiago de Voragine, La leyenda dotada, Madrid, Alianza Editorial, 1982 (en especial la vida de Santa Margarita) y Barbara D. Palmer, "The inhabitants of Hell: devils", en Clifford Davison (editor), The iconography of hell, Michigan University: Medieval Institute, 1992, p. 21-40.

(31) Queztepolli, de acuerdo con Alfredo Lopez Austin, es el nombre que se daba a ciertos huesos de la cadera: el extremo superior del femur, el cuello y los dos trocanteres (Cuerpo humano e ideologia ..., Mexico, UNAM-IIA, 1990, v. 2, p. 181); no obstante, el contenido del texto me hace pensar que los autores lo emplearon en un sentido mas general, vinculado con la sexualidad, por eso lo traduje como cuadril (anexo 2).

(32) "Inin cenca huey tequani alahuacayo iztlacyo, tenqualacyo mazacohuatl, in tzitimitl coleletli. Esta enorme fiera resbaladiza, ponzonosa, venenosa mazacoatl, la [que es] tzitzimitl, coleletli." (Baptista, Confessionario ..., f. 27r).

(33) Fray Bernardino de Sahagun, Florentine Codex. The General History of the things of New Spain, edicion y traduccion de Charles Dibble y Arthur J. O. Anderson, Santa Fe, New Mexico, The School of American Research and the University of Utah, 1950, libro XI, cap. 5.

(34) "De la carne desta usan los que quieren tener potencia, para tener cuenta con muchas mujeres. Los que la usan mucho o toman demasiada cantidad, siempre tienen el miembro armado, y siempre despiden simiente y mueren dello". Sahagun, Codice Florentino ... libro 11, cap. 5, parrafo. 4. Este caracter sexual que le valio a la mazacoatl caer en el Infierno cristiano tambien ha sido notado por Burkhart (op. cit., p. 45-46).

(35) En la tradicion oral de los nahuas de la zona de Cuetzalan, Puebla, por ejemplo, la serpiente mazacuata (mazacoatl) es mensajera y portadora de las riquezas del inframundo Tlalocan. Vease Ma. Elena Aramoni, Talokan tara, talokan nana, Mexico, CNCA, 1990, p. 154.

(36) Demonios lascivos que, entre otras actividades, aparecen en la tradicion popular medieval como los encargados de violar incesantemente a las lujuriosas en el Infierno. Ademas en los relatos infernales europeos es bastante frecuente la aparicion de una serpiente que se dedica a devorar el sexo de las mujeres lujuriosas, vease Georges Minois, Historia de los Infiernos, Barcelona, Paidos, 1994, p. 268-271.

(37) En una platica ceremonial, dedicada a las deidades acuaticas para alejar la sequia, los nahuas solian decir: "No sea que se haga verdad aquello que mucho temieron los ancianos, las ancianas, lo que por tradicion supieron que sobre nosotros sucederia, que vinieran a descender los tzitzimime, que vinieran a destruir la tierra, a devorar a los macehuales." (Sahagun, Historia General ..., libro vi, cap. 8).

(38) Cecelia F. Klein, "Wild woman in colonial Mexico: an encounter of european and aztec concepts of the other", en Reframing the Rennaissance, New Haven, Yale University Press, 1995. p. 254 -255 y de la misma autora "The devil and the skirt. An iconographic inquiry into the prehispanic nature of the tzitzimimeh", Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, UNAM-IIH, 2000, v. 31, p. 17-61.

(39) Leonardo Lopez Lujan y Vida Mercado, "Dos esculturas de Mictlantecuhtli encontradas en el recinto sagrado de Mexico-Tenochtitlan", en Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, UNAM-IIH, 1996, v. 26, p. 41-80.

(40) Karl Taube, "La vasija de pulque de Bilimek. Saber astral, calendarios y cosmologia del posclasico tardio en el Mexico central", en De hombres y dioses, Mexico, El Colegio de Michoacan/El Colegio Mexiquense, 1997, p. 128-148.

(41) Karen Dakin ha llegado a proponer que el morfema tzi puede provenir del protoyutoazteca * tzuh-, "hueso"; lo que haria posible su traduccion por "huesudito", pues voces cognadas en otras lenguas de la misma familia significan "muerto", "cadaver" y "espiritu del muerto" (Karen Dakin, "Huesos en el nahuatl: etimologias yutoaztecas", Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, UNAM-IIH, 1996, v. 26, p. 315).

(42) Los nahuas de Amatlan, en la Huasteca, llaman "tsitsimitl" a las ancianas que sirven a los "espiritus" del Mictlan y que pueden hacer que estos ataquen a los hombres (Alan R. Sandstrom, Com is our blood ..., [Norman], University of Oklahoma, 1991, p. 253); mientras que algunos nahuas los consideran seres que se hayan en las fronteras de los espacios habitados por el hombre y que desean constantemente devorarlos, al mismo tiempo aparecen como ancestros de una edad anterior (Sybille de Pury-Toumi, De palabras y maravillas ..., Mexico, CNCA/CEMCA, 1997, p.93-122). Convendria en este sentido realizar una cuidadosa revision y comparacion del extendido ciclo mitico alrededor del "dios nino del maiz", donde una anciana tzitzimitl hace tambien su aparicion.

(43) Klein, "The devil ...", p. 50-51.

(44) Alcantara, El infierno ..., cap. 5.1 y 6.3. El unico ser de estos infiernos en nahuatl que desde antiguo llevaba la raiz "tle" como parte de su nombre era la tlepapalotl (mariposa de fuego) que en el Auto del Juicio Final atormenta las orejas de la mujer pecadora. La tlepapaiotl, la mariposa nocturna que busca la luz del fuego y muere en ella, llego a ser utilizada en el discurso moral indigena para aludir a las personas enojadas que se acarrean su propia desdicha (vease Burkhart, op. cit., p. 95).

(45) Vease Palmer, op. cit., p. 22; Minois, op. cit., cap. 10 y Jefrey Burton Russell, El principe de las tinieblas ..., Santiago de Chile. Andres Bello, 1994, p. 69, 89 y 149-153.

(46) Fray Diego Valades, Retorica Christiana, Mexico, UNAM/FCE, 1989, f. 215 y p. 491. Vease tambien Elena Isabel Estrada de Gerlero, "La demonologia en la obra grafica de fray Diego Valades", en Iconologia y sociedad en el arte colonial hispanoamericano ..., Mexico, UNAM-IIE, 1987.

(47) Sahagun, Florentine Codex ..., libro XI, cap. 2, parrafo 28 y cap. 5 parrafo 41 y 42.

(48) Alcantara, El infierno ..., cap. 6.1.

(49) Los antiguos nahuas usaban un mismo verbo (itlacahui) para aludir a la concepcion de un ser humano y a la putrefaccion. Vease Alfredo Lopez Austin, Cuerpo humano ..., p. 336 y Patrick Johansson K., "Escatologia y muerte en el mundo nahuatl precolombino", Estudios de Cultura Nahuatl, Mexico, UNAM-IIH, 2000, v. 31, p. 149-184.

(50) Alfredo Lopez Austin, Tamoanchan y Tlalocan, Mexico, FCE, 1994, p. 112, 132, 147 y 197-201 y Klein, "The devil ...", p. 41-45.

(51) Fray Bernardino de Sahagun, Colloquios y doctrina cristiana con que los doce frailes ..., Mexico, UNAM-IIH, 1986, p. 92 y 172-175 y Alcantara, El infierno ..., cap. 6.3.

(52) Para una descripcion mas a fondo de las caracteristicas del Mictlan en el pensamiento de los pueblos nahuas de acuerdo con las practicas funerarias prehispanicas, la iconografia y las fuentes del siglo XVI puede consultarse el amplio estudio de Natalie Ragot, Les au-delas azteques, Oxford, Archaeopress, 2000 (BAR International Series, 881) y Alcantara, El infierno ..., cap. 4.

(53) Fray Andres de Olmos, Tratado sobre los siete pecados mortales ..., Mexico, UNAM-IIH, 1996, p. 197.
COPYRIGHT 2005 UNAM (Estudios de Cultura Nahuatl)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alcantara Rojas, Berenice
Publication:Estudios de Cultura Nahuatl
Date:Jan 1, 2005
Words:15419
Previous Article:El oro azteca y sus conexiones con el poder, la fertilidad agricola, la guerra y la muerte *.
Next Article:Yancuic nenonotzaliztli itechpa in xochitl in cuicatl: nuevo dialogo de flor y canto *.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters