Printer Friendly

El cadaver de Maximiliano (segunda parte).

AHORA LE OFRECEMOS LA CONCLUSION DE ESTA INTERESANTE HISTORIA SOBRE EL EMPERADOR MAXIMILIANO Y EL ITINERARIO DE SUS RESTOS MORTALES.

En las Memorias de Concepcion Lombardo, viuda de Miguel Miramon, resguardadas en el archivo del Centro de Estudios de Historia de Mexico Carso, se puede leer una dolorosa queja sobre el doctor Licea, encargado del embalsamamiento del cuerpo del emperador Maximiliano: "ese medico quiso sacar partido del delicado encargo y despues de exponer a la vista de cuanto lo quisieron ver [el cadaver] y poner a la venta pedazos de la ropa con que fue fusilado asi como cabello y barba". Claramente vemos que era una venganza de Concepcion contra el medico que habia traicionado a su esposo.

Los cuerpos de los tres fusilados, Maximiliano, y los generales Miramon y Mejia, fueron depositados despues de su embalsamamiento en la casa del licenciado Munoz Ledo, designada en esos anos como Palacio de Gobierno. Por el diario de Concha Miramon sabemos que posteriormente los cadaveres fueron expuestos en el templo de Santa Teresa, en la capilla lateral.

A diferencia de los cuerpos de Miramon y Mejia, el de Maximiliano fue trasladado a la Ciudad de Mexico por el Camino Real. Eran tiempos de lluvias y los caminos en ocasiones lodosos provocaron que "en las inmediaciones de Arroyo Zarco, en el arroyo de San Sebastian se volco el carro que conducia el cuerpo del senor archiduque, y lo mismo sucedio en una acequia inmediata a la hacienda de Ahuehuetes". La desgracia fue para el trabajo de embalsamiento que se estropeo por la lluvia y la labor del doctor Licea no sirvio.

Al llegar a la capital se volvio a intervenir el cadaver y se lo preparo nuevamente. El proceso se extendio desde el 13 de septiembre hasta el 4 de noviembre y fue realizado por los medicos Agustin Andrade, Rafael Ramiro Montano y Felipe Buenrostro, en la capilla de San Andres. Fueron 70 horas de trabajo. Acompanaron la operacion medica los doctores austriacos Basch y Szaenger. (1)

Segun Jose Maria Marroqui, se afirmaba que un ano despues, el 19 de junio de 1868, se celebraban las exequias en recuerdo de Maximiliano, Miramon y Mejia, en la misma capilla donde permanecio el cadaver del archiduque. El sermon lo predico el padre jesuita Mario Cavalieri y segun se dice, se excedio en criticas al partido republicano y al propio gobierno por lo que se decidio la demolicion de la capilla pues se sabia que era punto de reunion de algunos simpatizantes del imperio.

El cadaver permanecio en la capilla de San Andres hasta el 12 de noviembre. Tiempo atras, el 25 de agosto de 1867 desembarco en el puerto de Veracruz el vicealmirante austriaco el baron Guillermo Tegethoff, quien habia acompanado a Maximiliano en su viaje a Brasil como almirante y ayuda de campo. Habia sido comisionado por el emperador Francisco Jose para reclamar y recoger los despojos de Maximiliano. (2)

A las cinco de la manana del 12 de noviembre de 1867, una fuerza de 300 caballos se detuvo a las puertas del hospital de San Andres. Dos carruajes: el funebre, cubierto en su interior con cortinas negras, y una diligencia. A pesar de la hora, mucha gente supo la noticia y salio de sus casas para ver pasar el contingente. Entre el silencio de la hora, la oscuridad de la ciudad y el sonido de las herraduras de los caballos la solemnidad se hizo presente.

El cuerpo de Maximiliano "vestia de negro y reposaba sobre cojines de terciopelo, en un ataud de palo de rosa, elegante y primorosamente trabajado". Sobre la tapa estaba labrada una cruz en relieve, en la cual se entrelazaron algunas hojas de vina. El ataud estaba depositado a su vez sobre una caja de zinc que no permitia la entrada del aire. El carruaje que se encaminaba hacia Veracruz fue acondicionado tanto en el interior como el exterior de tal forma que el movimiento del viaje no provocara sacudidas que pudieran lastimar los restos del archiduque. (3)

En la Ciudad de Mexico el cortejo funebre recorrio las calles de Vergara, Coliseo, Coliseo Viejo, Monterillas, Jesus y el Rastro hasta salir por la garita de San Antonio Abad (hoy las calles de Bolivar, Pino Suarez y Calzada San Antonio Abad).

El viaje a Veracruz se prolongo por 12 dias. El 24 de noviembre, a las 12 de la manana, el cortejo llego a Boca del Potrero y el 25 al caer la tarde al puerto de Veracruz. Finalmente salio el cuerpo de Maximiliano en la fragata Novara, que fue convertida en una especie de capilla funebre ambulante. Eran tres cajas que encerraban el cadaver: la interior de plomo, la intermedia de madera y la exterior de metal blanco, que pesaban 800 libras. (4)

El 16 de enero de 1868 por la noche, es decir 21 dias despues, la fragata Novara llegaba al puerto de Trieste, a orillas del mar Adriatico. Llego acompanada de buques de guerra de la marina austriaca y algunos vapores. Por ferrocarril llegaron desde Viena los archiduques Carlos Luis, Luis Victor, Leopoldo y Ernesto para asistir a la ceremonia luctuosa. A las ocho de la manana del siguiente dia se izaron las banderas y se iniciaron las salvas funebres.

Asi concluyo la historia del emperador. Su cadaver fue llevado a la cripta de los capuchinos, al panteon imperial, donde hasta el dia de hoy reposan sus restos, la historia que lo hizo trascender. Vivio un engano, pues pensaba que el pueblo mexicano lo necesitaba y pronto se dio cuenta del olvido de Napoleon III, de su soledad en tierras mexicanas, pero tambien del enamoramiento que tuvo por tierras tan lejanas donde hubiera querido vivir sin el titulo.

MANUEL RAMOS MEDINA

Director del Centro de Estudios de Historia de Mexico Carso. Historiador. Distinguido como Caballero de la Orden de Artes, Ciencias y Letras por el gobierno frances. Colabora en Contenido desde 2008.

(1.) Jose Maria Marroqui, La ciudad de Mexico, Tip. y Lit. La Europea, de J. Aguilar y Vera, 1900, p. 366.

(2.) Manuel Ramos Medina, Cronica de un cadaver: Maximiliano de Austria, en La definicion del Estado Mexicano 1857-1867, Archivo General de la Nacion, Mexico, 1999. pp. 97-110.

(3.) Ibidem, P. 104

(4.) Miguel Gonzalez, Funerales del principe Fernando Maximiliano, en Calendario historico de Maximiliano para 1869, Mexico, 1868.
COPYRIGHT 2017 Editorial Contenido, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ramos Medina, Manuel
Publication:Contenido
Date:Aug 1, 2017
Words:1152
Previous Article:De pipa y guante: el Jockey Club: este emblematico edificio del centro historico de la ciudad de Mexico recuerda la vida y costumbres de una epoca ya...
Next Article:Zocalo: el corazon de Mexico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters